La costa noroeste de EE.UU. enfrenta el riesgo de sufrir un tsunami similar al que arrasó la costa norte de Japón en 2011.

La costa noroeste de EE.UU. enfrenta el riesgo de sufrir un tsunami similar al que arrasó la costa norte de Japón en 2011.

Cascadia, la falla que “amenaza con provocar un gran terremoto y tsunami en EE.UU.”

La falla de San Andrés, que recorre de norte a sur el estado de California, es una de las más estudiadas del planeta y también la más temida en Estados Unidos.
Lo que muchos no saben es que, un poco más hacia el norte, frente a la costa noroeste del país, existe otra falla que, según los científicos, en un futuro próximo provocará un megaterremoto todavía mayor que el que se originó en la de San Andrés en 1906 y que devastó la ciudad de San Francisco.

Se trata de la falla submarina de Cascadia que, con una longitud de más de 1.100 kilómetros, abarca desde la provincia canadiense de la Columbia Británica hasta el norte de California.
Se encuentra en la zona de subducción de la placa de Juan de Fuca y la placa Norteamericana, y no fue hasta mediados de los años 80 que los científicos fueron conscientes del peligro que presenta, siendo capaz de provocar sismos de una magnitud superior a los 9 grados, acompañados de tsunamis similares al que arrasó la costa norte de Japón en 2011.
El desconocimiento que existe sobre esta falla quedó demostrado con el revuelo que causó hace unos días la publicación de un artículo en la revista The New Yorker.

La falla submarina de Cascadia se encuentra en el Cinturón de Fuego del Pacífico, donde ocurren el 90% de los terremotos del planeta.

La falla submarina de Cascadia se encuentra en el Cinturón de Fuego del Pacífico, donde ocurren el 90% de los terremotos del planeta.

En él en varios investigadores informaban de que en las próximas décadas esperan que la ruptura de Cascadia provoque en los estados de Washington y Oregón la que prevén será la mayor catástrofe natural de la historia de EE.UU.

El terremoto de 1700
Lo poco que se sabe de esta falla se debe a que la última vez que dio lugar a un megaterremoto fue en el año 1700, cuando la costa noroeste de EE.UU. estaba poblada por tribus indígenas que no dejaron ningún registro escrito de ese evento, que causó un tsunami que llegó hasta las costas de Japón.
Ahora, gracias al estudio de los sedimentos costeros, los científicos han podido determinar que la falla de Cascadia ha hecho temblar la tierra más de 40 veces en los últimos 10.000 años, provocando sismos superiores a los 9 grados con un intervalo de unos 500 años, aunque también se han dado con una diferencia de tan sólo 200 años.
Ya hace más de 300 años del último megaterremoto -que se calcula tuvo una magnitud de entre 8,7 y 9,2 grados- y los expertos advierten que el noreste de EE.UU. no está preparado para una catástrofe de ese tipo.

Seattle se encuentra entre las cioudades que resultarían afectadas por un sismo provocado por la falla de Cascadia.

Seattle se encuentra entre las cioudades que resultarían afectadas por un sismo provocado por la falla de Cascadia.

Según cálculos de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias de EE.UU. (FEMA, por sus siglos en inglés), si se produce una ruptura total de la falla, el sismo y posterior tsunami que provocará se cobrará la vida de más de 13.000 personas, afectando seriamente ciudades como Seattle, Olimpia, Portland y Salem.
Además, hará que más de un millón de personas deban abandonar sus hogares y dañará seriamente infraestructuras básicas como puentes y carreteras, interrumpiéndose el suministro eléctrico y de agua en algunas zonas durante semanas o incluso meses.
Los científicos aseguran que la mayor parte de la destrucción la provocará el tsunami, que alcanzará la costa en apenas 20 minutos, afectando un área inundable en la que viven más de 70.000 personas, y en la que no existen refugios verticales para resguardarse de unas olas que se prevé alcancen varios metros de altura.
Otro factor que preocupa a los expertos es que la mayor parte de edificios de la región -con una población de unos siete millones de personas- no fueron construidos para soportar un sismo como el que puede provocar la falla de Cascadia, incluyendo muchos que albergan hospitales, escuelas o estaciones policía y bomberos.

Más fondos

“Me sorprende la atención que ha recibido el artículo de The New Yorker, ya que la información que contiene no es nueva. Su autora ha hecho un buen trabajo resumiendo lo que puede suceder en la costa noroeste del país, aunque el tono es un poco alarmista”, asegura en conversación con BBC Mundo William Steele, portavoz de la Red Sísmica del Noroeste del Pacífico, con sede en Seattle.

La falla de San Andrés es mucho más conocida entre el público que la de Cascadia.

La falla de San Andrés es mucho más conocida entre el público que la de Cascadia.

La población sabe que vivimos en una zona de terremotos, aunque no creo que estén preparados para un sismo como el que puede provocar la falla de Casacadia, del que no se tiene memoria reciente”.
Steele asegura que “en las áreas costeras susceptibles de ser inundadas por un tsunami se tienen que construir más áreas de evacuación verticales” para que aquellos que no tengan tiempo de escapar, se puedan resguardar.
Además, el experto cree que se han de poner más fondos a disposición de las comunidades locales para que se preparen, ya que considera que “no tiene sentido que el dinero les llegue una vez el terremoto y el tsunami hayan ocurrido”.
“Hay que empezar a pensar en cómo combinar recursos estatales y federales para preparar a las comunidades que resultarán impactadas”.

La costa noroeste de EE.UU. carece de refugios verticales en los que la población se pueda refugiar en caso de tsunami.

La costa noroeste de EE.UU. carece de refugios verticales en los que la población se pueda refugiar en caso de tsunami.

“Otro tema que creo importante es que infraestructuras esenciales como escuelas y hospitales sean construidas fuera de las zonas inundables”, apunta Steele, señalando que Oregón se ha aprobado la construcción de instalaciones de ese tipo en áreas que se prevé serán impactadas por un tsunami.

No es una ciencia exacta
Timothy Walsh, experto del Servicio Geológico del estado de Washington, hace hincapié en que el cálculo de los intervalos en los que ocurren los terremotos no es una ciencia exacta y señala que, debido a ello, el megaterremoto de Cascadia “podría ocurrir hoy mismo o dentro de varios siglos”.
En conversación con BBC Mundo Walsh explica que las tribus que viven en la costa de Washington tienen en su tradiciones orales historias sobre este tipo de eventos, por lo que se toman más en en serio que el resto de la población el riesgo que presenta la falla de Cascadia.
El experto apunta que las autoridades locales cada vez son más conscientes de los peligros que enfrenta la región, motivo por el cual el año próximo van a organizar un gran simulacro de terremoto y tsunami que va a involucrar a los servicios de emergencia de Washington, Oregon y la Columbia Británica.

Los científicos prevén que las olas del tsunami alcancen varios metros de altura.

Los científicos prevén que las olas del tsunami alcancen varios metros de altura.

Además, confía en que cuando la tierra vuelva a temblar, en el noroeste de EE.UU. esté ya en funcionamiento un sistema de alerta temprana similar al que ya existe en Japón desde hace años y que actualmente está en pruebas.

JAIME GONZÁLEZ
BBC Mundo, Los Ángeles, @bbc_gonzalez

IA1Un futuro en el que las máquinas sean tan inteligentes como los hombres es algo que la humanidad ha soñado e imaginado durante décadas. Personas como Ada Lovelace o Alan Turing, pioneros de la informática moderna, ya fantasearon con algo así. Pero ¿cuáles son las implicaciones reales de “crear” inteligencia?

Los esfuerzos y la visión de Turing y Lovelace fueron clave en la invención durante el siglo XX de los primeros ordenadores. A los suyos se unieron los de otros como Gordon Moore, Robert Noyce, John von Neumann o Tim Berners Lee y muchos más. El de todos en su conjunto hace que ahora que despega el siglo XXI nos encontremos ante un abismo, cada vez más cercano e inmediato, en el que las máquinas serán mejores que el hombre en la única que el hombre ha hecho mejor que el resto de especies en el planeta: pensar.

Cuando las máquinas gobiernen la Tierra
IA2
Antes de seguir es interesante definir exactamente qué entendemos como inteligencia artificial. En su nivel más básico, la realidad es que la inteligencia artificial no es algo esencialmente nuevo. Uno de los mejores ejemplos es el que miles de personas llevan en sus muñecas y bolsillos con asistentes como Siri, Cortana o Google Now. Una inteligencia artificial, Deep Blue, fue también la que en 1996 derrotó por primera vez a un ser humano, Gary Kasparov, jugando al ajedrez.

Pero tanto Siri y similares o Deep Blue, aunque son capaces de superar y mejorar a la inteligencia humana en ámbitos muy concretos no lo son globalmente. Tampoco “piensan” en el sentido auténtico de la palabra ni son capaces de generar pensamientos o ideas a menos que hayan sido programados para ello. Tampoco tienen una consciencia, simplemente no ejecutan tareas mejor que nosotros.

Sobre esa inteligencia en un ámbito concreto, irónicamente lo cierto es que los seres humanos tampoco somos superiores en ese sentido, y cuanto más avanza la humanidad menos parecen serlo.

Dicho de otro modo: durante todo el siglo XX, el grado de especialización y de complejidad en las diversas disciplinas técnicas y científicas creció de manera tan acelerada que provocó un cambio progresivo desde un modelo con “grandes inventores” (Edison y la bombilla, Gutenberg y la imprenta) a otro donde las grandes invenciones surgen en realidad de un esfuerzo colaborativo. Internet y el smartphone son buenos ejemplos, no hay un inventor claro y definido, aunque sí haya figura claves que a su vez se nutren de avances y mejoras anteriores a ellos.

Lo mismo ocurre con la comunidad científica y médica: muchos avances son o bien realizados en conjunto o bien se apoyan en descubrimientos anteriores. Es lógico al fin y al cabo, cuanto más aumenta la especialización, más díficil es para el ser humano ser experto globalmente. Surge así el concepto de “Superinteligencia”. Una superinteligencia se define a menudo también como “Probablemente la última cosa que el ser humano necesite inventar”.

Un futuro apasionante y preocupante, al mismo tiempo
IA3
Una superinteligencia domina varias áreas y además las domina por igual. La presencia de una tecnología así probablemente multiplicase los avances en otras áreas muy distintas. Es además, capaz de ser replicada (y potencialmente replicarse a sí misma), autónoma, con consciencia, capaz de aprender y por tanto de ser cada vez más poderosa. Una superinteligencia es puro intelecto,y no está atada tampoco a las afecciones más pasionales y sentimentales del ser humano.

Eso no es necesariamente “malo”. En realidad, uno de los principales problemas cuando afrontamos e imaginamos la inteligencia artificial somos, irónicamente, nosotros mismos. Imaginamos las máquinas como una proyección mecanizada del propio ser humano. Y probablemente no sea el modelo más inteligente a seguir.

La ciencia-ficción ha tratado el tema de manera equivocada

Una máquina no tiene por qué tener la psique humana y por tanto no tiene por qué sentirse incómoda siendo un esclavo que sirva a la humanidad (como sí se sentiría un humano, obviamente). Para bien o para mal, las máquinas no necesitan compartir nuestra emociones ni nuestros sentimientos.

Partiendo de esa base, la mayoría de argumentos de ciencia ficción, comenzando por Terminator, no tendrían demasiado sentido. Una máquina no tiene por qué sentir un impulso de superioridad, por ejemplo, o un concepto intrínseco de raza que le lleve a “sublevarse”. La cuestión es que en el momento en el que se entra a hablar de probabilidades, como es el caso, y de un futuro más bien ambiguo es normalmente porque todavía pertenece, para bien o para mal, a la ciencia-ficción.

Que no acabe de estar del todo claro, sin embargo, no significa que no tenga que haber una genuina preocupación en torno a cómo vamos a manejar la inteligencia artificial. La creación de esa superinteligencia probablemente sea un evento comparable al de la imprenta, el descubrimiento de américa o el propio internet. Y lo más delicado, como mencionaba antes, probablemente no ocurra sin más y de golpe, sino como consecuencia de unas invencinoes previas.

Conexión humano-máquina: cerebros en la nube

De esas invenciones, las más inmediatas en el horizonte son el coche autónomo de Google, que ya ha comenzado a funcionar y todo tipo de conexiones humano-máquina. Para 2030, una de las personas que mejor predijo el comienzo del siglo XXI desde los 90, Ray Kurzweil, ha vaticinado algún tipo de conexión cerebral entre humanos y la nube, eso permitiría no sólo “subir” información mental a la misma sino también nutrirse de manera casi inmediata de todo su conocimiento. Su libro, La era de las máquinas espirituales, un título parcialmente basado en una definición de Ada Lovelace, es una gran lectura para entender y ampliar esto.

Stephen Hawking también avisaba hace poco sobre el potencial inmediato y los peligros que una superinteligencia podría ocasionar. Para Hawking, lo preocupante no es si inicialmente somos capaces de controlarla, algo que se da prácticamente por sentado, sino si podremos hacerlo a largo plazo cuando y evitar que esa superinteligencia se vuelva contra nosotros.

Figuras como Elon Musk, o Bill Gates, han realizado donaciones millonarias y gestiones a diversos fondos para favorecer que esa futura inteligencia artificial se convierta en algo beneficioso para la humanidad, en lugar de algo peligroso. Para intentar manejar de la manera más precisa posible ese cuchillo de doble filo.

Los dilemas éticos que plantea

Esa superinteligencia no será una persona, pero podrá realizar acciones al mismo nivel que una real. Y lo más importante: muchas de ellas lo hará mejor. Eso plantea algunos dilemas éticos interesantes.

Uno de los clásicos y más populares es aquel que plantea un coche capaz de frenar y ajustar su velocidad para salvar la vida tanto de peatones como de pasajeros. En un momento determinado, se encuentra en la particular situación en la que si frena bruscamente conseguirá salvar la vida de 5 personas en un paso de peatones a unos metros por delante, si lo hace, con todo, volcará matando al único pasajero en su interior. ¿Qué debería hacer el coche, no frenar y salvar la vida de 1 persona o hacerlo y salvar la de 5 seres humanos pero no la de su legítimo dueño? Es una pregunta delicada, con dimensiones éticas muy complejas pero que da a pie a otra más interesante ¿Cómo codificaremos las máquinas para que nunca se vuelvan contra la humanidad?

Con una superinteligencia el principal dilema es que el ser humano se enfrentaría, por primera vez en su historia, a algo que es exponencialmente más inteligente que él. Toma un poco de tiempo entender las dimensiones reales de la paradoja, pero las consecuencias pueden ser aterradoras.

La guerra contra las máquinas
IA4
Hay una gran variedad de niveles intelectuales en el ser humano, desde superdotados a gente rematadamente idiota, pero todos nos movemos dentro de un abanico lo suficientemente estrecho como para que el entendimiento sea común. Imaginemos ahora cómo nos ve, por ejemplo, un chimpancé, o un gorila, incluso un delfín. La diferencia en coeficiente intelectual no es “tan” elevada, pero a nivel práctico somos esencialmente dioses. Resulta curioso comparar cómo verá el hombre a un máquina capaz de superarlo intelectualmente en múltiplos cada vez mayores. Y lo mejor: capaz de aprender y ser cada vez más avanzada.

Esa superinteligencia, como exponen las hipótesis de Nick Bostrom, podría volverse en algún momento tan superior que acabe suponiendo la extinción del ser humano. No por un deseo de hacer el mal, en sí, sino porque no seamos capaces realmente de manejarlas o de pararlas.

Futuro incierto. Futuro apasionante. Futuro aterrador.

Aquí entra otro concepto interesante: la explosión de la inteligencia. Hasta ahora, y pese a los avances técnicos derivados fundamentalmente de la progresión de la Ley de Moore el principal limitante ha sido irónicamente la propia inteligencia humana. Pero, ¿qué ocurrirá cuando una máquina adquiera el suficiente nivel de inteligencia como para aprender del entorno y replicarse a sí misma? Ese es el concepto que recoge la singularidad. A partir de la singularidad, el crecimiento y el avance de la inteligencia artificial vendrá determinado por la propia inteligencia de la máquina creando más máquinas, no por la del ser humano.

El trabajo de personas como Ray Kurzweil y Vernor Vinge se ha centrado durante años en elucubrar sobre qué ocurrirá en el momento en el que aparezca la singularidad. Su conclusión: no lo sabemos. Cuando ocurra las posibilidades pueden propulsar a la raza humana hasta límites y extremos que nunca antes ha alcanzado o pueden condenarla a la extinción. Y hasta que esa singularidad no ocurra, la Inteligencia Artificial seguirá siendo apasionante y escalofriante a partes iguales.

CARLOS REBATO

Imagen: Andrea Danti/Shutterstock.

Depositphotos_10139885_s-585x306Este pasado fin de semana hablé sobre los controvertidos Hombres de Negro en la Conferencia anual de la MUFON en Ohio, junto con James Fox, que disertó sobre el tema de los ovnis y los medios de comunicación, y Terry Ray, quien habló sobre el tema de los orbes misteriosos. Al final del evento, un par de personas se acercaron a mí y me preguntaron sobre la cuestión de la “divulgación OVNI”.

La cuestión de la divulgación continuó siendo objeto de debate después de que la conferencia hubiera terminado y todo el mundo pasó un buen rato así. Claramente existe una gran frustración en la ufología por la falta de divulgación por parte de quien pueda esconder sensacionales informes secretos sobre los ovnis. Para que quede registrado, -como señalé en la conferencia-, no creo, en absoluto , que el gobierno de Estados Unidos está ocultando datos.

Mucho más probable es, en mi opinión, que toda la cuestión esté supervisada por algún organismo profundamente oscuro, -como sus reservados fondos-, y que no tiene que rendir cuentas ante nadie. Y, teniendo en cuenta un par de cosas más, creo que es muy probable que la gran mayoría de la gente en el gobierno, el ejército y los servicios de inteligencia no sepan absolutamente nada al respecto.

Sean cuales sean sus o mis pensamientos sobre ello, y a pesar de años de demandas en las que “el gobierno nos dice lo que sabe”, el hecho es el movimiento de divulgación no ha llegado a ninguna parte. Lo único que ha logrado es un fracaso del cien por cien. Y eso no es nada de qué enorgullecerse. Inevitablemente, esto provoca que la gente del movimiento de divulgación grite y grite aún más e insista en que no se nos dice la verdad. Pero, hay otro aspecto que no deberíamos olvidar.

La No-revelación no es sólo el enfoque adoptado por lo que quiera que sea esta “agencia en la sombra”. Es también el enfoque adoptado por las inteligencias detrás del fenómeno OVNI en sí. Una y otra vez he escuchado relatos en el sentido de que “los extraterrestres están aquí para ayudarnos”. Bueno, tal vez ellos son alienígenas y tal vez están aquí para ayudarnos. Pero, por otro lado, ¿dónde está la evidencia?

Estoy cansado y me pone enfermo eso de la brigada de “amor y luz” (en sus ropas de colores brillantes, sandalias hippies, y sus cutres nombres de la Nueva Era) que nos dice que, en lugar de mostrarse abiertamente a nosotros, los extraterrestres benevolentes están trabajando maravillosamente tras las bambalinas para hacer un mundo mejor para nosotros. ¿De verdad? Una vez más, ¿dónde está la evidencia? El hecho es que el mundo está en un tremendo estado y las cosas no están nada mejor.

disclosure-570x462Casi todo el mundo en la ufología conoce esa pregunta tan gastada: ¿Por qué los extraterrestres no aterrizan en el jardín de la Casa Blanca y se revelan a sí mismos? Algunos podrían considerar que es una pregunta lógica, pero yo creo que es absolutamente inútil, por una razón específica. No hay nada en la historia del fenómeno OVNI que sugiera  que tal posibilidad nunca ha estado en juego. Esa imaginería, de alienígenas que aterrizan en relucientes naves y hablan con el presidente y el pueblo, es la nuestra. No la suya. Viene de la cultura popular, el mundo de la ciencia ficción, y nuestras propias suposiciones con respecto a cómo los extraterrestres reales podrían actuar.

Si el fenómeno OVNI es no sólo extraterrestre, sino realmente extraterrestre,  -casi incomprensible-, entonces no hay razón para pensar o suponer que sus procesos de pensamiento, objetivos o enfoques comunicativos, serían un reflejo de los nuestros. Es como esas ridículas historias del presidente Dwight D. Eisenhower, en la década de 1950, firmando un tratado con los alienígenas para que pudieran hacer lo que quisieran en nuestro planeta, a cambio de nuestro acceso a la tecnología extraterrestre.

¡Vaya montón de basura! ¿Alguien realmente piensa que una todopoderosa raza de seres de alguna lejana galaxia del sistema solar necesitaría siquiera, conseguir un pacto para lograr sus metas? ¡Por supuesto que no! Harían lo que demonios quisieran hacer, y no tendríamos ninguna manera en absoluto para detenerlos o influir en ellos.

Por lo tanto, lo que en realidad tenemos, -en lugar de tratados, aterrizajes frente al presidente, y revelación-, es un fenómeno que es tan genuinamente extraño que sigue un camino que es prácticamente incomprensible para nosotros, que explicaré en el párrafo siguiente. Hay, -en mi opinión -, dos razones por las que no tenemos, y no tendremos, la revelación OVNI.

Está claro que lo que está detrás del fenómeno OVNI (extraterrestres, entidades interdimensionales, criptoterrestres, o algo completamente más allá de nuestro entendimiento actual), tiene un enfoque decididamente único en su contacto con la raza humana. Para los otros no existe algo similar a la película Últimatum a la Tierra. Su enfoque es interactuar con la gente, en un grado sorprendentemente íntimo, a nivel individual.

imagesimages (1)Encuentros cercanos de un tipo profundamente personal, sincronicidades sin fin, y vidas que en algunos casos son rápida y radicalmente cambiadas durante la noche son partes esenciales de la exposición al fenómeno OVNI.

No se equivoquen, hay un fenómeno  OVNI real y hay un verdadero plan en marcha. Pero, es un plan que se nos escapa. Y es uno en el que no se producirá una revelación mundial sobre la naturaleza y la intención de las inteligencias de los ovnis, porque no tienen intención de hacerlo. Su enfoque cauteloso de transformar vidas a nivel individual continuará, al igual que lo ha hecho desde los días en que el fenómeno se manifiestó en las formas de dioses, ángeles, demonios, hadas, duendes y quién sabe qué más.

Precisamente lo que todo esto persigue o está destinado a lograr es, por supuesto, un misterio. Pero no veo ninguna señal de cambio en el horizonte. La gente continuará teniendo tener experiencias extraordinarias, causantes de un cambio de paradigma, en los tramos solitarios de la carretera a altas horas de la noche, o mientras acampa en el bosque, o incluso en su propia casa en la oscuridad de la noche. Pero ET no va a sentarse con el Presidente a tomar café y rosquillas.

En cuanto a la razón por la que el ya mencionado “organismo en la sombra” no revelará (su informes ovni), todo es muy simple. Ellos saben, y están petrificados por el hecho, que el fenómeno OVNI tiene, -como he señalado anteriormente-, la capacidad de interactuar potencialmente con todos y cada uno de nosotros en persona, en un momento dado, y alterar nuestra percepción individual, modos de pensar, y el futuro por completo. No por una guerra agresiva o revelación mundial, sino irrumpiendo en nuestro entorno personal como mejor les parezca. Y no se les puede detener.

Los organismos militares, -en todo el planeta-. están acostumbrados a tratar con enemigos potenciales de manera que ellos pueden entender. Si el fenómeno OVNI amenazara al estilo de El Día de la Independencia / La Guerra de los Mundos, sería preocupante para los que guardan los secretos, pero tendrían una idea sobre lo que se estaban enfrentando. El saber que hay algo por ahí que es tan ajeno, tan profundamente desconcertante, y que, -prácticamente con el movimiento de una mano-, pueda seleccionar a todos y cada uno de nosotros y transformarnos, aterroriza a los guardianes del secreto.

Es por eso que no se producirá la revelación: (A) el fenómeno opera de una manera y con un orden del día, que no requiere la revelación; y (B) las personas cuyo trabajo es mantener alejado todo esto de nosotros están, francamente, asustados de revelar lo que saben y sospechan.

El movimiento de divulgación OVNI necesita un buen puñetazo en la cara para hacerle despertar y darse cuenta de que no se trata sólo de tratar de obtener que “el gobierno nos diga la verdad.” Es mucho más controvertido que eso. Y yo estaré más que feliz de propinar ese golpe. O golpes.

NICK REDFERN (9/6/2015)

Naqsh-e Rostam, provincia de Fars, Irán. (Wikimedia Commons) - See more at: https://www.ancient-origins.es/noticias-lugares-antiguos-asia/naqsh-e-rustam-las-antiguas-tumbas-los-poderosos-reyes-persas-002653#sthash.69fPijg4.dpuf

Naqsh-e Rostam, provincia de Fars, Irán. (Wikimedia Commons)

Naqsh-e Rustam es uno de los lugares más espectaculares e imponentes del antiguo Imperio Aqueménida, formado por las colosales tumbas de los reyes persas que se remontan hasta el primer milenio a. C. Naqsh-e Rustam se mantiene en pie, como recuerdo permanente de lo que antaño fue un poderoso imperio que dominó una parte significativa del mundo antiguo. Naqsh-e Rustam se localiza a 5 kilómetros (3 millas), aproximadamente, al noroeste de Persépolis, la capital del antiguo Imperio Aqueménida (persa). Excavado sobre la fachada de una sierra considerada sagrada en la época Elamita consta de las tumbas talladas en la roca de los reyes de la Dinastía Aqueménida y de sus familias, datadas en los siglos IV y V a. C., así como de relieves lujosamente decorados tallados por los Sasánidas en el siglo III d. C. Además de ser una necrópolis real, Naqsh-e Rustam se convirtió en el principal centro ceremonial para los sasánidas hasta el siglo VII d. C. –

Naqsh-e Rustam al amanecer (Wikipedia)

Naqsh-e Rustam al amanecer (Wikipedia)

Naqsh-e Rustam es un lugar que ya fue empleado antes de la llegada de los aqueménidas, como evidencian un relieve pre-aqueménida (posiblemente elamita) y un gran número de viejas tumbas. Aunque este relieve haya sido tallado sobre otro relieve sasánida, todavía puede distinguirse sobre el extremo derecho posterior del relieve el retrato de un hombre, con un sombrero cuya punta señala hacia delante y una vestimenta larga parecida a un vestido (sin vestir los típicos ropajes aqueménidas o sasánidas). Según algunas fuentes, esta figura habría sido asociada por el pueblo con Shahnameh, el héroe mítico de las escrituras de ” el libro de los reyes “, llamado Rustam, de ahí el nombre de este lugar.

Naqsh-e Rustam fue llamado así por la legendaria figura de Rustam, quien aparece representado aquí matando a Esfandyar. Miniatura medieval persa. (en.wikipedia.org) -

Naqsh-e Rustam fue llamado así por la legendaria figura de Rustam, quien aparece representado aquí matando a Esfandyar. Miniatura medieval persa. (en.wikipedia.org) –

La mayor parte de los relieves, sin embargo, datan de los primeros años del período sasánida. En el siglo III d. C., los sasánidas, vasallos del Imperio Parto que acabaron por derrocar a sus señores, eran un nuevo poder que se alzaba en oriente. Para legitimar su gobierno, los sasánidas procuraron vincularse con el antiguo Imperio Aqueménida (persa), y se consideraron como sus sucesores directos. Una de las cosas que hicieron para alcanzar este objetivo fue tallar relieves en Naqsh-e Rustam. Las tumbas de Naqsh-e Rustam, que parecen cruces, pertenecieron a la familia real aqueménida, y fue esto lo que atrajo a los sasánidas al lugar. Estas tumbas son cámaras funerarias talladas en la pared de roca de una colina y cada una contenía un sarcófago. Sin embargo, aún se duda sobre si los cuerpos fueron colocados directamente en estos sarcófagos o si antes fueron expuestos en ‘una torre de silencio’. Además, se cree que todas las tumbas fueron saqueadas y profanadas tras la invasión de Alejandro Magno en el siglo IV a. C. Una de las tumbas pertenece a Darío I, tercer rey del Imperio Aqueménida, según aparece escrito sobre la identificación trilingüe en el exterior del sepulcro. Encima de la fachada en cruz de la tumba de Darío se ubica un panel con un relieve.

Relieve Sasánida de Naqsh-e Rustam mostrando el triunfo de Shapur I sobre el Emperador Romano Valeriano y Felipe el Árabe. (Wikimedia Commons)

Relieve Sasánida de Naqsh-e Rustam mostrando el triunfo de Shapur I sobre el Emperador Romano Valeriano y Felipe el Árabe. (Wikimedia Commons)

El relieve representa a Darío, con las manos levantadas en un claro gesto de adoración, de pie sobre un pedestal con tres escalones, delante de un altar. La piedad del rey le concede la protección divina, como refleja el disco alado de Ahuramazda (el dios de la fe Zoroástrica), flotando sobre su cabeza. El relieve también proclama la fuerza del Imperio Aqueménida, puesto que toda la escena se apoya sobre portadores de trono que representan las 28 naciones bajo el Imperio.

La tumba de Darío I en Naqsh-e Rustam (Wikimedia Commons) - See more at: https://www.ancient-origins.es/noticias-lugares-antiguos-asia/naqsh-e-rustam-las-antiguas-tumbas-los-poderosos-reyes-persas-002653#sthash.69fPijg4.dpuf

La tumba de Darío I en Naqsh-e Rustam (Wikimedia Commons)

Las otras tres tumbas de Naqsh-e Rustam son las de los sucesores de Darío, Jerjes I (486-465 a. C.), Artajerjes I (465-424 a. C.) y Darío II (423-404 a. C.). Esto está basado en el hecho de que la disposición de estas tumbas está copiada de la de la tumba de Darío. Sin ningún tipo de inscripción ni pruebas adicionales, las identidades de los propietarios de dichas tumbas son mera especulación. Otras tumbas reales, de forma similar, pueden ser encontradas en Persépolis. Estas tumbas, talladas en la vertiente rocosa de Kuh-i-Rahmat, se piensa que pertenecen a los últimos reyes Aqueménidas, manifestándose en ellas la gran influencia ejercida por las sepulturas de Naqsh-e Rustam.

Kuh-e Rahmat, la montaña en la que los Aqueménidas, al excavar la roca, crearon el monumento de Qadamgah, aún en pie en la actualidad. Fotografía de Pontocello, 2009. (Wikimedia Commons)

Kuh-e Rahmat, la montaña en la que los Aqueménidas, al excavar la roca, crearon el monumento de Qadamgah, aún en pie en la actualidad. Fotografía de Pontocello, 2009. (Wikimedia Commons)

Después de la caída del Imperio Aqueménida, no se construyeron más tumbas en Naqsh-e Rustam. Como mencionamos más arriba, los sasánidas intentaron vincularse a los aqueménidas mediante relieves tallados sobre las paredes de roca de Naqsh-e Rustam. Los temas de los relieves son variados y fueron tallados entre los siglos III y IV d. C. por diferentes gobernantes sasánidas. Uno de los relieves más famosos es el de la victoria de Shapur I sobre los emperadores romanos Gordiano III, Valeriano y Felipe el árabe. Otros relieves incluyen la investidura de Ardashir I (el primer relieve tallado en el lugar) y el relieve ecuestre de Hormizd II (el último en ser tallado).

La investidura de Ardashir I. (Wikimedia Commons)

La investidura de Ardashir I. (Wikimedia Commons)

DHWTY

Traducción: Mariló T. A.

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Aquí no valen las reglas convencionales...

Aquí no valen las reglas convencionales…

Podría pasarle a cualquiera. Tal vez estás tratando de encontrar un nuevo planeta habitable para la humanidad, o quizá sólo saliste a dar un largo paseo y resbalaste.
Sean cuales sean las circunstancias, en algún momento podemos encontramos frente a la pragunta: ¿qué sucede cuando alguien caes en un agujero negro?

Probablemente piensas que acabarías aplastado, o tal vez hecho añicos. Pero la realidad es mucho más extraña que eso.
En el instante en el que entraras en el agujero negro, la realidad se dividiría en dos. En una de ellas serías incinerado inmediatamente. Y en la otra te sumergirías en el agujero, totalmente ileso.
Y es que los agujeros negros son lugares en los que las leyes de la física que conocemos pierden sentido. Vas a tener que tener un poco de paciencia para entenderlo…

La curvatura del tiempo y el espacio

Una estrella que se quedó sin combustible puede producir la densidad necesaria para crear una curvatura del tiempo y el espacio.

Una estrella que se quedó sin combustible puede producir la densidad necesaria para crear una curvatura del tiempo y el espacio.

El físico teórico alemán Albert Einstein nos enseñó que la gravedad es efecto o consecuencia de la geometría curva del espacio-tiempo. Los cuerpos dentro de un campo gravitatorio siguen una trayectoria espacial curva, aun cuando en realidad pueden estar moviéndose según líneas de universo lo más “rectas” posibles a través un espacio-tiempo curvado.

Así que, debido a un objeto suficientemente denso, el espacio-tiempo puede curvarse tanto que termina conformando un agujero a través de la propia estructura de la realidad.
Una estrella grande que se quedó sin combustible puede producir el tipo de densidad necesaria para crear el agujero en cuestión. Como se dobla bajo su propio peso y explosiona hacia dentro, el espacio-tiempo se curva junto a ella.
Así, el campo gravitatorio se vuelve tan fuerte que ni siquiera la luz puede escapar de él. Y, como consecuencia, la zona en la que solía estar la estrella oscurece por completo; se vuelve un agujero negro.
El límite exterior del agujero es su horizonte de sucesos, el punto en el que la fuerza gravitatoria contrarresta precisamente los esfuerzos de la luz para escapar de ella. De ir más allá de éste, ya no habría escapatoria posible.
El horizonte de sucesos se llena de energía. Los efectos cuánticos en el borde crean corrientes de partículas calientes que se irradian en el universo. Esto se conoce como radiación de Hawking, por el físico Stephen Hawking, quien predijo el fenómeno. Con el tiempo suficiente el agujero negro irradiará toda su masa y desaparecerá.

El campo gravitatorio se vuelve tan fuerte que ni siquiera la luz puede escapar de él.

El campo gravitatorio se vuelve tan fuerte que ni siquiera la luz puede escapar de él.

Cuanto más te adentres en el agujero negro, más curvo se hará el espacio, hasta que, en el centro, se convertirá en infinitamente curvo. Es la particularidad del fenómeno. El espacio y el tiempo dejan de ser ideas con sentido y las leyes de la física, tal como las conocemos, ya no son aplicables.
Así que, ¿qué es lo que ocurre si accidentalmente caes en uno de estas aberraciones cósmicas?

Dos visiones

Comencemos preguntando a tu compañera espacial — la llamaremos Anne —, quien mira con horror cómo te sumerges en el agujero mientras ella se mantiene a salvo en el exterior. Desde donde ella flota las cosas están a punto de enrarecerse.
A medida que aceleras hacia el horizonte de eventos, Anne comienza a ver que te estiras y contraes, como si mirara a través de una lupa gigante.
Es más, cuanto más cerca estás del horizonte más lentamente pareces avanzar, como a cámara lenta.
Quieres decirle que estás bien, pero no puedes gritarle, ya que no hay aire en el espacio..

El borde de un agujero negro podría ser una bola de fuego.

El borde de un agujero negro podría ser una bola de fuego.

Quizá podrías enviarle señales en morse con la luz de tu iPhone (hay una aplicación para eso).
Sin embargo, tus palabras le llegan cada vez más lentamente, mientras la frecuencia de las ondas de luz son cada vez más bajas: “Bien, b i e n, b i e n…”.
Al llegar al horizonte, Anne te ve congelado, como si alguien hubiera pulsado el botón de pausa.
Y tú sigues allí, inmóvil, tendido en la superficie del horizonte mientras el calor, cada vez mayor, comienza a engullirte.
Según Anne, estás siendo borrado lentamente por el estiramiento del espacio, la interrupción del tiempo y el fuego de la radiación Hawking. Antes incluso de cruzar hacia la oscuridad del agujero negro, eres reducido a ceniza.
Pero antes de planear tu funeral, olvidémonos de Anne y miremos la escena desde tu punto de vista.

Nada

Ahora, ocurre algo aún más extraño: nada.
Navegas directamente hacia el destino más siniestro de la naturaleza sin ni siquiera recibir un golpe, un empujón, sin que nada te tire.

El horizonte de los sucesos no es una barrera sólida.

El horizonte de los sucesos no es una barrera sólida.

Esto se debe a que estás en caída libre y, por lo tanto, no hay gravedad. Algo que Einstein llamaba su “pensamiento más feliz”.
Aunque si el agujero negro fuera más pequeño tendrías un problema. La fuerza de gravedad sería mucho más fuerte en tus pies que en tu cabeza, por lo que te estirarías como un espagueti.
Pero tienes suerte y es un agujero enorme, millones de veces mayor que el sol. Así que las fuerzas que podrían volverte espagueti son suficientemente débiles como para ignorarlas.
De hecho, en un agujero negro suficientemente grande podrías vivir el resto de tu existencia de forma bastante normal.
¿Pero cuán normal sería en realidad, dado que estarías siendo absorbido a través de la ruptura de la continuidad del espacio-tiempo, arrastrado contra tu voluntad, sin opción de volver atrás?
Pero cuando piensas en ello, todos conocemos el sentimiento, no por nuestra experiencia con el espacio sino con el tiempo. Éste sólo avanza, nunca retrocede. Y esto no es solo una analogía.
Los agujeros negros deforman el espacio y el tiempo de una forma tan extrema que dentro del horizonte de estos fenómenos ambas dimensiones intercambian papeles.

Con el tiempo, el agujero desaparecerá.

Con el tiempo, el agujero desaparecerá.

En cierto sentido, es el tiempo lo que realmente tira hacia adentro. No se puede dar la vuelta y escapar del agujero, del mismo modo que no se puede regresar al pasado.
En este punto querrás parar y preguntarte a ti mismo lo siguiente: “¿Qué diablos ocurre con Anne? ¿Si te estás congelando dentro del agujero negro, por qué insiste en que te quemaste por la radiación antes de llegar al horizonte? ¿Está alucinando?”.
Pues no, no está alucinando.

Cuestión de información

Es más, Anne está siendo perfectamente razonable. Desde su punto de vista estás siendo reducido a cenizas en el horizonte.
De hecho, las leyes de la naturaleza requieren que permanezcas fuera del agujero negro como se ve desde la perspectiva de Anne.
Esto se debe a la física cuántica exige que la información nunca se puede perder. Cada bit de información que da cuenta de tu existencia tiene que permanecer en el exterior del horizonte, para que no se rompan las leyes de la física de Anne.

Una vez que caigas adentro no habrá vuelta atrás.

Una vez que caigas adentro no habrá vuelta atrás.

Pero por otro lado las leyes de la física también dictan que navegues a través del agujero sin que te encuentres con partículas calientes ni nada fuera de lo normal. De lo contrario, estarías violando el pensamiento más feliz de Einstein y su teoría de la relatividad.
Así que las leyes de la física necesitan que estés a ambos lados del agujero; fuera convertido en una pila de cenizas y dentro vivito y coleando.
Sin embargo, una tercera ley dice que la información no puede ser clonada. Así que tienes que estar en dos lugares pero sólo puede haber una copia tuya.
De alguna manera, las leyes de la física nos apuntan hacia una conclusión que parece bastante absurda.
Los físicos llamaron a este enigma exasperante la paradoja de información del agujero negro. Pero por suerte, en la década de 1990 encontraron una manera de resolverlo

Ojos que no ven

Leonard Susskind, profesor de física teórica de la Universidad de Stanford, Estados Unidos, se dio cuenta de que no había tal paradoja porque nadie nunca ve tu clon.
Anne sólo ve una copia de ti. Tú sólo ves una copia tuya. Y Anne y tú nunca comparáis los apuntes.

Nadie sabe exactamente qué hay dentro de un agujero negro.

Nadie sabe exactamente qué hay dentro de un agujero negro.

Además, no hay un tercer observador que pueda ver el interior y el exterior del agujero simultáneamente. Así que ninguna ley de la física se rompe.
A menos que quieras saber cuál de las dos historias es la verdadera. ¿Estás realmente vivo o muerto?
El gran secreto que los agujeros negros revelaron es que no existe ese concepto de realidad. Lo real depende de quién pregunte. Así, existe la realidad de Anne y la tuya. Fin de la historia.
Bueno, casi.

Espeluznante acción a distancia

En verano de 2012 los físicos Ahmed Almheiri, Donald Marolf, Joe Polchinski y James Sully, conocidos como AMPS, idearon un experimento mental que amenazaba con hacer añicos todo lo que creíamos saber acerca de los agujeros negros.
Estos científicos se dieron cuenta de que la solución de Susskind se basaba en el hecho de que cualquier desacuerdo entre Anne y tú estaba mediado por el horizonte de sucesos.
No importaba si Anne vio la versión desafortunada, tú siendo dispersado en el espacio por la radiación Hawking, porque el horizonte le impedía ver la otra versión, tú flotando dentro del agujero negro.

Partículas que se encuentren a gran distancia pueden resultar "mezcladas" misteriosamente.

Partículas que se encuentren a gran distancia pueden resultar “mezcladas” misteriosamente.

¿Pero qué si hubiera una manera de que ella averiguara lo que hay al otro lado del horizonte sin cruzarlo?
La relatividad ordinaria diría que eso no es algo absolutamente imposible, sino que la mecánica cuántica hace las reglas un poco difusas.
Según ésta, Anne podría echar un vistazo al otro lado del horizonte usando un truco que Einstein llamó “espeluznante acción a distancia”.
Esto ocurre cuando dos conjuntos de partículas que están separados en el espacio se “mezclan” misteriosamente. Son parte de un todo indivisible, por lo que la información necesaria para describirlas no se puede encontrar uno solo de los conjuntos, sino en los espeluznantes enlaces que hay entre ellas.
La idea del colectivo AMPS consistía en algo así:
Digamos que Anne recogía cierta información cerca del horizonte y llamémosla A.
Si su historia fuera correcta y tú estuvieras muerto, A se mezclaría con un poco de información B, que es también parte de la caliente nube de radiación.
Por otro lado, si tu historia es la verdadera y está vivo y bien en el otro lado del horizonte de sucesos, entonces A debió haberse mezclado con una información algo diferente, C, que se encuentra en algún lugar del interior del agujero negro.

Los agujeros negros pueden absorber material de estrellas cercanas.

Los agujeros negros pueden absorber material de estrellas cercanas.

Aquí viene lo bueno: cada bit de información sólo puede ser mezclado una vez. Eso significa que A sólo puede combinarse con B o con C, no con ambos.

Entonces, ¿qué?

Así que volvemos a estar donde empezamos: ¿Qué ocurre cuando caes en un agujero negro? ¿Te deslizas al interior y vives una vida normal, gracias a una realidad que, extrañamente, depende de quien la ve? ¿O nada más llegar al horizonte de sucesos colisionas con un cortafuegos mortal?
Nadie conoce la respuesta y se ha convertido en una de las cuestiones más polémicas de la física fundamental.
Si la verdadera naturaleza de la realidad yace oculta en alguna parte, el mejor lugar en el que buscarla es en un agujero negro.
Aunque quizá sea mejor mirar desde fuera. Al menos hasta que aclaren la cuestión del fuego.
O enviar a Anne dentro. De todas formas, ahora es su turno.

AMANDA GEFTER
BBC Earth

Ruinas y cráter de Tajte Soleiman, Trono de Salomón, Irán. 2006. Foto cedida: Urek Meniashvili (en.wikipedia.org)

Ruinas y cráter de Tajte Soleiman, Trono de Salomón, Irán. 2006. Foto cedida: Urek Meniashvili (en.wikipedia.org)

Entre los siglos III y VII, la nación conocida hoy como Irán formaba parte del Imperio Sasánida, el gran rival de Roma en Oriente. Bajo este imperio el Zoroastrismo fue reconocido como religión oficial y numerosos santuarios zoroástricos fueron construidos por los gobernantes sasánidas como símbolo de su piedad. Uno de los más importantes de estos santuarios se erigió en el lugar conocido como Tajte Soleiman.
Tajte Soleiman (que significa ‘El Trono de Salomón’) se localiza al oeste de Azerbayán, en el extremo noroeste de Irán, en un valle situado a unos 2.000 m  sobre el nivel del mar, rodeado de montañas. En medio del valle se eleva unos 60 m por encima de la llanura circundante, una plataforma de entre 350 y 550 m de altura. Sobre ella se asienta un lago alimentado por aguas subterráneas. Dichas aguas, saturadas de minerales, ni son potables ni pueden albergar vida alguna. A unos 3 km al oeste del lugar se alza un viejo volcán, llamado Zendane Soleiman (que se traduce como ‘El Prisionero de Salomón’). Según cuenta una leyenda popular, el rey Salomón solía encadenar a los monstruos en el interior del cráter, a unos 100 m. de profundidad. Teniendo en cuenta lo maravilloso de este paisaje natural, no debe extrañar que Tajte Soleiman fuera percibido como un lugar místico para los antiguos habitantes de la zona.

Las místicas ruinas de Tajte Soleiman, “Trono de Salomón”. 2005. Foto por: Ahadagha (en.wikipedia.org)

Las místicas ruinas de Tajte Soleiman, “Trono de Salomón”. 2005. Foto por: Ahadagha (en.wikipedia.org)

La región de Tajte Soleiman era considerada sagrada. Dicha condición ya era reconocida allí, antes incluso de la llegada de los sasánidas. Alrededor del área Zendane Soleiman han sido descubiertas ruinas de templos y lugares santos. Estos restos de construcciones han sido datados en el primer milenio a. C. y están relacionados con los Manas,  que dominaban la región entre los siglos IX y VII  a. C. El cráter volcánico estuvo en el pasado lleno de agua (pero más tarde se desecó) circunstancia que, probablemente, atrajo a los Manas para construir sus templos y lugares santos allí. Con la llegada de los sasánidas a la región, a lo largo del siglo V, Zendane Soleiman perdió importancia en favor de Tajte Soleiman. Hacia la mitad de ese mismo siglo, durante el reinado de Piruz, dio comienzo la construcción del lugar. Durante el siglo siguiente, durante los reinados de Cosroes I y Cosroes II, fue construido en Tajte Soleiman un santuario real zoroástrico. Este santuario se convirtió en uno de los más importantes del Zoroastrismo albergando en su interior el Adur Gusnasp: fuego sagrado de la orden más alta y uno de los tres grandes fuegos que el Zoroastrismo creía existentes desde el alba de la creación. Los sasánidas también edificaron en Tajte Soleiman un templo al culto de Anahita, una poderosa diosa asociada con el agua.

Zendane Soleiman, 2006, foto by: Ahadagha (en.wikipedia.org)

Zendane Soleiman, 2006, foto by: Ahadagha (en.wikipedia.org)

Para defender este espacio religioso tan importante, los Sasánidas levantaron a su alrededor un muro de 13 metros de alto, con 38 torres y dos entradas -una al norte y otra al sur-. Sin embargo, estas defensas no fueron suficientes para rechazar al ejército bizantino que atacó el lugar como venganza por la incursión sasánida en su territorio. Por consiguiente, Tajte Soleiman fue destruido en el año 627. Los siglos posteriores fueron tranquilos para Tajte Soleiman, que se convirtió en una población formada por campesinos. Sólo en el siglo XIII, durante un breve período, recuperó algo de su gloria pasada.

Hermosa pintura de los sasánidas en la que podemos observar la habilidad de Bahram Gur con el arco, circa 1430, artista Maulana Azhar,  imagen de dominio público del Met Museum. (Wikimedia Commons)

Hermosa pintura de los sasánidas en la que podemos observar la habilidad de Bahram Gur con el arco, circa 1430, artista Maulana Azhar, imagen de dominio público del Met Museum. (Wikimedia Commons)

Para entonces, el Imperio Sasánida ya hacía mucho tiempo que había desaparecido y la región se hallaba bajo el control del  Iljanato, perteneciente al Imperio Mongol, pero que más tarde formaría estado propio. Durante el reinado del Abaqa, segundo monarca mongol del Ilajanato, los campesinos que residían en Tajte Soleiman fueron expulsados y sobre las ruinas del antiguo santuario se construyó un palacio para el Jan. Además de nuevas estructuras, también se reconstruyeron algunas de las antiguas. Sin embargo, a mediados del siglo XIV, el lugar fue abandonado de nuevo tras el fallecimiento del Iljan y la invasión Timurid. El lugar quedó en ruinas y olvidado para ser redescubierto en el siglo XIX. En el siglo XX se iniciaron trabajos arqueológicos en el lugar  y en el año 2003 Tajte Soleiman fue designada Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Hermosa fotografía de una simbólica talla zoroástrica, tomada bajo un impresionante cielo rojo, Farvahar. Persépolis, Irán. Fotografía tomada por Roodiparse, 2008.  (en.wikipedia.org)

Hermosa fotografía de una simbólica talla zoroástrica, tomada bajo un impresionante cielo rojo, Farvahar. Persépolis, Irán. Fotografía tomada por Roodiparse, 2008. (en.wikipedia.org)

DHWTY

Traducción: Mariló T. A.
Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso

Fuentes
Boyce, M., 1983. Ādur Gušnasp. [Online]
Disponible en: http://www.iranicaonline.org/articles/adur-gusnasp-an-atas-bahram-see-atas-that-is-a-zoroastrian-sacred-fire-of-the-highest-grade-held-to-be-one-of-
Huff, D., 2002. Taḵt-e Solaymān. [Online]
Disponible en: http://www.iranicaonline.org/articles/takt-e-solayman
Martin Gray, 2014. Takht-e Suleiman. [Online]
Disponible en: http://sacredsites.com/middle_east/iran/takhte_suleiman.html
Richards, F., 2015. 10 of the best ancient ruins … that you’ve probably never heard of. [Online]
Disponible en: http://www.theguardian.com/travel/2015/apr/06/10-best-ancient-ruins-cambodia-peru-china-italy
UNESCO, 2015. Takht-e Soleyman. [Online]
Disponible en: http://whc.unesco.org/en/list/1077

diaporoswi1Parece que por fin ha quedado resuelta la incógnita del infame espectáculo montado acerca de las llamadas “diapositivas de Roswell”. Y tal y como, -desde el momento en que empezaron a salir a la luz las noticias sobre las mismas-, alertaron algunos de los respetables investigadores de estos temas, como José Antonio Caravaca, el asunto tenía toda la pinta de ser un nuevo fraude, un error colosal, o una manera más de hacer dinero con los subsiguientes libros, conferencias, etc. Como demuestra Caravaca, -y reconoce el mismo Anthony Bragalia-, en su último artículo, la diapositiva muestra la momia de un niño de dos años del asentamiento de Mesa Verde, de los enigmáticos anasazi.

diaporoswi2

La lectura de la nota, que según Dew, Bragalia, Schmitt, Carey y Maussan era imposible, pese a los esfuerzos realizados, resultó ser una de las tantas inexactitudes cometidas por los responsables de esta chapuzera investigación... (Imagen cortesía J. Ritzmann) Tomado del blog de José Antonio Caravaca http://caravaca.blogspot.com.es/2015/05/diapositivas-de-roswell-fin-de-la.html

La lectura de la nota, que según Dew, Bragalia, Schmitt, Carey y Maussan era imposible, pese a los esfuerzos realizados, resultó ser una de las tantas inexactitudes cometidas por los responsables de esta chapuzera investigación… (Imagen cortesía J. Ritzmann)
Tomado del blog de José Antonio Caravaca http://caravaca.blogspot.com.es/2015/05/diapositivas-de-roswell-fin-de-la.html

En las imágenes mostradas el 5 de mayo, se mostraba una nota a los pies del supuesto extraterrestre. Según Adam Dew, Bragalia, Don Schmitt, Tom Carey y Jaime Maussan su lectura era imposible, pese a los esfuerzos realizados. Sin embargo, en pocos días, otro grupo independiente de investigadores, (José Antonio Caravaca, Isaac Koi, Nab Lator, Lance Moody, Tim Printy, Curt Collins, Tim Hebert, Paul Kimball, Gilles Fernandez, Chris Rutkowski, Roger Glassel y S. Miles Lewis), ha logrado descifrarla y, como dice Caravaca, poner fin a la historia.

MEROE1LAS PIRÁMIDES OLVIDADAS DE SUDÁN

De un primer vistazo uno podría pensar que la imagen de al lado pertenece a algún punto de Egipto, pero no. En realidad son pirámides construidas en la actual Sudán, en la conocida como ciudad de Meroe, a unos 200 kilómetros de la capital, Jartum. Los conflictos del país han relegado al olvido a este tesoro arqueológico único.

meroe2Mientras millones de turistas visitan cada año las pirámides de Egipto, las de Sudán están prácticamente desiertas. Y eso pese a ser igualmente patrimonio mundial de la UNESCO. Los constantes conflictos bélicos y políticos en el país, junto a las sanciones que la comunidad internacional mantiene contra su gobierno y presidente, el general Omar al-Bashir (casi 30 años en el cargo), hacen que apenas haya turistas en la zona. Se calcula que solo unos 15.000 turistas visitan Sudán cada año.

meroe3Estas pirámides son una auténtica joya de la arqueología. Tienen entre 6 y 30 metros de altura y fueron construidas hace más de 2.000 años, entre el año 700 y 300 ac. Se erigieron durante el Reino de Kush, y sirvieron como residencia principal de los gobernantes de la época en la región de Nubia, conocidos como los Faraones Negros. Su construcción se realizó combinando elementos decorativos de la época de los egipcios, griegos y romanos. El paso del tiempo, los conflictos y los saqueadores han hecho que su conservación hoy deje mucho que desear.

meroe4Recientemente el fotógrafo Mosa’ab Elshamy de la agencia Associated Press visitó la zona y captó estas imágenes de un lugar en el mundo tan único cómo tristemente olvidado.

MIGUEL ANGEL MÉNDEZ

Fotos: AP

meroe5meroe6meroe7meroe8meroe9

GEN1Un grupo de científicos chinos ha conseguido modificar, de manera activa y dirigida, una parte del genoma de embriones humanos, algo que no sólo no se había hecho nunca hasta ahora sino que abre la puerta a toda una serie de consecuencias, tanto científicas como morales y éticas.

Durante los últimos años, las herramientas que permiten editar el genoma humano han ido volviéndose cada vez más avanzadas. En cierto sentido, y sobresimplificándolo, permiten “copiar” y “pegar” partes del genoma para introducir las modificaciones deseadas. Se había conseguido curar enfermedades congénitas en algunos ratones, por ejemplo.

Pero hasta ahora, la mayoría de iniciativas en humanos pasaban por la mera posibilidad de alterar la carga genética de una persona, no llevarlo a cabo, que es lo que un grupo de investigadores chinos de la universidad de Yat-sen han realizado y publicado posteriomente.

El equipo trató de modificar el genoma de un embrión no viable que llevaba una enfermedad mortal congénita de la sangre. Los resultados fueron mixtos. Para realizarlo se utiliza una tecnología conocida como CRISPR que en esencia corta las partes de ADN que interesan (y que contienen la enfermedad) y las sustituye posteriormente con otros fragmentos.

El problema es que CRISPR aún no tiene el nivel de precisión deseado y el cambio concreto produjo mutaciones no deseadas en otras partes de la cadena. CRISPR tiene el potencial para ser uno de los avances médicos más importantes de la historia, pero hasta que esté complemente lista varios científicos están pidiendo que estudiemos detalladamente todas las consecuencias que modificar libremente el genoma humano pueda implicar.
GEN2
No sólo a nivel inmediato, alterar la carga genética de un humano podría tener consecuencias para dos, tres incluso más generaciones posteriores. Cualquier enfermedad cuyo origen radique en un gen podría ser, hipotéticamente, eliminada. También podría ser el origen, en un futuro, de seres humanos diseñados a medida, perfectos y genéticamente mejorados. Como en GATTACA.

CARLOS REBATO

antpeopleLa semana pasada, revelé aquí que allá por 2012, me dieron unos exhaustivos archivos, notas y correspondencia de la fallecida ufóloga Kathy Kasten. También señalé que, como los archivos de Kathy muestran, gran parte de su investigación se centró en el estudio de las afirmaciones de una de las personas que fue contratado para estudiar los cuerpos misteriosos según los informes que se encuentran fuera de Roswell, Nuevo México, en julio de 1947, y que fue William Randolph Lovelace II, un hombre con un prestigioso historial y que trabajó tanto con la NASA como con los militares estadounidenses.

Pero heredé algo más de esos fascinantes archivos: repetidas referencias a las leyendas de la “gente hormiga” (específicamente relacionadas con los curiosos cadáveres encontrados en el Rancho Foster, en el condado de Lincoln). Si no estás enterado de la controversia, es probable que digas: “¿Eh? ¿Gente hormiga? Bueno, deja que te explique.

La historia de la “Gente Hormiga” es parte integral de la leyenda, historia y mitología de los indios hopi del norte de Arizona. La sabiduría tradicional hopi habla de cómo, en tiempos muy, muy antiguos, la Tierra sufrió una serie de cataclismos terribles (o ciclos) que se manifestaron en las formas de Edades de Hielo, inundaciones masivas, y posiblemente incluso desastrosas inclinaciones polares.

Así es la historia, los hopi bien podrían haber sido exterminados cuando el mundo estaba en proceso de enorme cambio, si no fuera por la ayuda prestada por una raza de misteriosos y diminutos seres humanoides. Dijeron que viven bajo tierra, en ciertas partes del suroeste de Estados Unidos. Eran, por supuesto, la “Gente Hormiga”.
cavernous
Según las leyendas, en su mayor parte la “Gente Hormiga” se mantuvo lejos de la raza humana, que en gran parte fue inconsciente de la existencia del extraño mundo bajo las profundidades. Sin embargo, en ocasiones la “Gente Hormiga” saldría a la superficie, y también de vez en cuando, ofrecían su ayuda. Así, poco a poco, la “Gente Hormiga” llegó a ser conocida y las leyendas comenzaron debidamente.

Es importante señalar que no fueron llamados la “Gente Hormiga” sólo porque vivieran bajo tierra, en extensos y profundos túneles sinuosos. No. También era porque a pesar de ser humanoides, se parecían de alguna forma a las hormigas, sobre todo por sus rostros y sus delgadas extremidades.  Por supuesto, uno no tiene que ser un genio para saber que algunos de los llamados “grises” de las abducciones alienígenas superficialmente parecen similares a insectos. Probablemente ya supones a dónde voy con todo esto.

Vamos a retroceder: gracias a una serie de fuentes “interesantes”, Kathy Kasten fue tras la pista de la conexión entre William Randolph Lovelace y los cuerpos de Roswell. En algún momento de su investigación (y, por lo que yo puedo decir, no fue antes de 2002) las fuentes de Kathy le proporcionaron datos que le llevaron a centrar gran parte de su trabajo en las leyendas de la “Gente Hormiga”, en concreta relación con la posibilidad  de que mientras Roswell bien podría haber sido un evento que involucrara entidades no humanas, pudieran no ser necesariamente extraterrestres.

En ese sentido, lo que Lovelace y otros pudieron haber descubierto no fueron extraterrestres de un mundo lejano, sino una raza de entidades antiguas de aquí,  de la Tierra, aunque vivían casi exclusivamente bajo tierra, en deliberado sigilo. Fuera de sus excursiones secretas y breves a la superficie. Y, posiblemente, incluso a los cielos, utilizando algo parecido a algún robusto dirigible artesanal, uno de los cuales podría haber estallado y esparcido un extraño material similar al papel de aluminio y una serie de entidades enanas muertas en el suelo del desierto, y que se fueron rápidamente recuperadas de unas conmocionadas fuerzas militares estadounidenses. Así nació la duradera leyenda del “ovni estrellado” de Roswell.
ufo03-570x325
Puede sonar como el argumento perfecto para la nueva y próxima serie de Expendiente X. Pero, vale la pena señalar que se trata de un escenario que ha surgido en varias ocasiones anteriores. En 2010, Anomalist Books publicó el último libro del fallecido Mac Tonnies:The Cryptoterrestrials (Los Criptoterrestres). Altamente polémico e incitador a la reflexión a partes iguales, el libro se centró en la idea de que los ovnis no son productos de razas alienígenas, sino de un muy antiguo pueblo terrestre que habita bajo tierra y que se hace pasar por extraterrestres para camuflar su verdadera identidad.

Tönnies especuló que los criptoterrestres probabeblemente son muy pobres, pero utilizan el subterfugio, la tecnología del estilo de holograma, y ​​organizaron encuentros que a nosotros nos pareciera otra cosa. Incluso teorizó también que podrían haber hecho uso de naves similares a enormes globos. Y en este mismo caso, de los criptoterrestres utilizando globos en misiones encubiertas, Tönnies dijo:

“El aparato que se estrelló cerca de Roswell en el verano de 1947, lo que fuera, contó con propiedades al menos superficialmente como las filas de globos de gran altitud en últimamente citados como explicación por la Fuerza Aérea. Los desacreditadores, por supuesto, se ha aferrado a la falta de alguna forma reveladora  de componentes de ‘alta tecnología’ se encuentran entre los restos para descartar la posibilidad de que el accidente fuera otra cosa que un caso de identificación errónea; ni siquiera el mayor Jesse Marcel, el oficial de inteligencia que abogaba por un origen extraterrestre del inusual aluminio y vigas estructurales, mencionó nada remotamente parecido a un motor o  generador de energía”.

Mac continuó destacando que los criptoterrestres podrían no ser tan científica y tecnológicamente avanzados como ellos preferirían que nosotros pensáramos: “La hipótesis criptoterrestre ofrece una alternativa especulativa: tal vez el artefacto de Roswell no fuera de alta tecnología. En efecto, podría haber sido un dispositivo de vigilancia a bordo de globos derribado por una tormenta, pero eso no conduce lógicamente a decir que era uno de los nuestros”.

Como también señaló: “Al producirse un hallazgo tan preocupante, el secretismo de la Fuerza Aérea comienza a tener sentido “.

Sólo tal vez, los criptoterrestres de Tönnies y la “Gente Hormiga” de los hopi que Kathy Kasten perseguía eran/son uno y lo mismo. Y luego está la historia de Walter Bosley. Antiguo miembro de la Oficina de Investigaciones Especiales de la Fuerza Aérea, Bosley ha revelado una historia interesante y notable que le contó su propio padre, también de la USAF, y que trabajó en temas relacionados con el programa espacial de los Estados Unidos.

De acuerdo con la historia relatada por Walter, sí, un evento muy importante y altamente anómalo se produjo a algunos kilómetros de la ciudad de Roswell, Nuevo México. No sólo el accidente no tenía nada que ver con extraterrestres, dijo el padre de Walter, sino que tampoco tenía nada que ver con nosotros.

WBOSLEY
En una sesión informativa en la base de Wright-Patterson, al padre de Walter le dijeron, en esencia, lo mismo sobre lo que Mac Tonnies teorizó, a saber, que Roswell representaba el accidente de un artefacto pilotado por antiguos humanoides que vivían dentro de la Tierra, en profundas y ocultas moradas cavernosas. Sólo de vez en cuando aparecían en la superficie, por lo general siendo muy cautelosos para enmascarar su presencia, es decir, hasta que uno de sus bastante simples aparatos se estrelló a las afueras de Roswell y les mostró como lo que son.

Y, por último, todo esto me lleva a la cuestión de lo que, sin duda, ha sido el tema más controvertido en la ufología de los últimos dieciocho meses más o menos: las llamadas “diapositivas de Roswell”. Ahora bien, yo no sé lo que las diapositivas muestran: un alienígena, una momia, un humano deformado, o un muñeco. Pero, una cosa que me intriga es la cara del humanoide. Échale un vistazo, a la luz de todo lo anterior. Tiene un aspecto como de hormiga y un cuerpo largo y delgado.

Haciendo de abogado del diablo, me pregunto: ¿el secreto que rodea a Roswell realmente proviene del descubrimiento por parte de los militares estadounidenses de extraterrestres muertos, allá por 1947? ¿O podría ser que existe el secreto debido a algo aún más controvertido y, en muchos sentidos, francamente escalofriante? Es decir, que algo antiguo, no humano y muy inteligente se esconde por debajo de nosotros, y, en julio de 1947, su fachada fue finalmente desvelada?

NICK REDFERN