VICTOR ROTHSCHILD, ESPÍA SOVIÉTICO

MARK HACKARD    El misterio de las conexiones de Lord Victor Rothschild (1910-1990) con la inteligencia soviética ha irritado a los investigadores durante más de medio siglo. Como descendiente de un banquero ultra rico y confidente de Winston Churchill, Rothschild fue una figura influyente en la élite de poder de Gran Bretaña durante décadas, ocupando posiciones clave en contrainteligencia, el sector energético y la planificación de políticas estratégicas. Pero, ¿también era el famoso “Quinto hombre” del Anillo Espía de Cambridge, un espía de Moscú que podía acceder a las joyas de la corona de los secretos británicos?

La red de Cambridge, formada por Kim Philby, Guy Burgess, Donald Maclean, Anthony Blunt y John Cairncross, ha pasado a la historia como una de las penetraciones más exitosas de los servicios secretos soviéticos, para vergüenza de la clase dirigente británica. Mucho después de su exposición, Rothschild estaba bien situado como un cardenal gris de la política británica, aparentemente intocable.

En 1994, el autor de la investigación Roland Perry escribió El Quinto Hombre, implicando a Rothschild como un activo soviético basado en entrevistas con veteranos anónimos de la KGB en Moscú. Sin embargo, Perry no pudo obtener la prueba directa que necesitaba para cerrar el caso[1]. Ahora han aparecido nuevas pruebas que sugieren que, si no el Quinto Hombre, Rothschild trabajó para la inteligencia extranjera soviética junto con los Cinco de Cambridge desde la década de 1930 hasta las etapas iniciales de la Guerra Fría. La fuente no es otra que el primer director del KGB, el general Ivan Aleksandrovich Serov (1905-1991).

El general Ivan Serov sirvió como el primer director del KGB de 1954 a 1958.

Ivan Serov fue un oficial de la NKVD físicamente valiente e implacable que se especializó en deportaciones masivas y en sofocar disturbios internos bajo Stalin. En 1954 fue elegido para dirigir el recién reconstituido aparato de seguridad del Estado, el KGB, por Nikita Jruschov, que consideraba a Serov fiable desde su época en la Ucrania de la preguerra. “Iván el Terrible”, como lo bautizó la prensa occidental, dirigió la KGB hasta 1958, cuando el Politburó lo envió a dirigir el GRU, la inteligencia militar soviética. Expulsado en 1963 tras el descubrimiento del coronel del GRU Oleg Penkovsky como agente de la CIA-MI6, Serov fue pronto rebajado de rango, excluido del Partido y obligado a retirarse. Aunque relegado al olvido, el agente en custodia del Kremlin llevaba un diario, hecho que el KGB ya conocía en 1971. Serov ocultó sus escritos dentro de las paredes del garaje de su dacha moscovita, y sólo fueron descubiertos en 2012, unas dos décadas después de su muerte.

Los diarios de Serov, publicados en ruso como Notas de la Maleta (Zapiski iz chemodana), revelan una miríada de detalles sobre las operaciones de deportación en tiempos de guerra de la NKVD, los traicioneros juegos librados entre los lugartenientes de Stalin, y un relato de primera mano de cómo el Ejército Rojo sofocó la Revolución Húngara en 1956. Aunque Serov no era un oficial de inteligencia profesional, algunas de las entradas más fascinantes se refieren a las operaciones de espionaje que supervisó como jefe de la KGB y el GRU. Y la cuestión de Lord Victor Rothschild -si actuó como un activo soviético- finalmente ha terminado.

Serov describe el encuentro con Rothschild mientras acompañaba a Jruschov en su visita a Londres en abril de 1956:

Me reuní con Victor Rothschild sólo una vez, en la embajada. Esta persona era conocida desde hace mucho tiempo como ” el heredero ” del asunto Philby y otros. Sabía perfectamente que estas personas, teniendo ciertas inclinaciones, estaban conectadas con nosotros, y las usaban para transmitir información a Moscú, incluyendo información falsa.

En general, los lazos útiles con él terminaron con la formación de Israel.

Como recordarán, el Gobierno británico siempre ha estado en contra de la creación de Israel, mientras que Rothschild, por el contrario, ha contribuido a ello.

Todos los materiales sobre el problema palestino en los años 40 y sobre la posición británica fueron recibidos por nuestro servicio de inteligencia en los años 30 y 40. Después de la fuga de Burgess y Maclean, sólo apareció en recepciones oficiales en nuestras embajadas y se reunió con el embajador, Mikoyan o Malenkov.

En Londres me causó una desagradable impresión. No inspiraba confianza. He conocido a muchos de ellos en Besarabia y Rumanía, así como en Alemania después de la guerra.

El contacto, según el programa de la visita y los temas de discusión con los británicos, fue interesante, por supuesto. Pero Rothschild siempre persiguió sus propios objetivos. A su manera, Rothschild también comprometió a Philby y a otros. Los lazos con él ponen en duda la información transmitida por ellos.

Nos ayudaron personas sólidas, serias, morales y no mercenarios que compartieron nuestros puntos de vista, como Bernal, Ivor Montagu, y científicos importantes. Rothschild era sólo un compañero de viaje.[2]

El ex presidente de la KGB abre su pasaje con una asombrosa afirmación: Victor Rothschild no sólo conocía el espionaje de sus amigos de la universidad, sino que también proporcionaba activamente información al Centro de Moscú a través de su red[3]. En sus días en Cambridge, Rothschild, Burgess y Blunt habían sido todos miembros de los Apóstoles, una sociedad universitaria caracterizada por la especulación intelectual marxista y la actividad homosexual. Pero como Serov deja claro, Rothschild, el “compañero de viaje”, no estaba bajo control soviético. Más bien, está implícito que estaba persiguiendo otro objetivo: la creación de un estado judío, un sueño familiar que se cumplió después de la Segunda Guerra Mundial. El papel de los Rothschild en la fundación de Israel es indiscutible[4]; la Declaración Balfour de 1917 se debió en gran parte a las energías del tío del joven Víctor, Lord Walter Rothschild[5]. La diplomacia secreta, el doble juego, el uso de espías e incluso el terrorismo formaban una parte indispensable del drama. Y ahora la revelación de Serov sugeriría que a finales de la década de 1940, la Unión Soviética había sobrevivido a su utilidad a los ojos de la legendaria dinastía financiera.

Stalin había sido uno de los primeros en apoyar al incipiente Estado de Israel; después de todo, el espectro político del nuevo estado-nación se inclinaba fuertemente hacia el socialismo, y gran parte de sus inmigrantes provenían del Bloque Oriental. Los armamentos de la Unión Soviética y Checoslovaquia ayudaron a inclinar la balanza a favor de la causa sionista durante la Guerra por la Independencia de Israel, lo que los árabes palestinos han llamado con bastante menos entusiasmo una Naqbah, “La Catástrofe”. En el momento de la formación de Israel, el Kremlin creía que los colonos, refugiados y emigrantes asquenazíes -algunos de los cuales habían luchado en o junto al Ejército Rojo contra la Alemania nazi- asestarían un golpe al imperialismo occidental en Oriente Medio. Como indica la entrada de Serov, Rothschild y la red de Cambridge ayudaron a informar a los líderes soviéticos y quizás socavaron aún más el debilitamiento del control británico sobre el Mandato Palestino[6].

Sin embargo, las esperanzas soviéticas de una fortaleza roja en el Levante se desvanecerían rápidamente. Stalin estaba al mando del comunismo internacional, pero el movimiento sionista demostró estar fuera de su alcance. Los acontecimientos del asesinato del dramaturgo y presidente del Comité Antifascista Judío en Minsk en 1948, Salomón Mikhoels en Minsk, muestran que el “Padre de todas las Naciones” fue incapaz de poner al sionismo bajo su control. La purga de posguerra de judíos prominentes de la Unión Soviética se ajustó a la práctica habitual de Stalin de eliminar todas y cada una de las amenazas potenciales a su gobierno.

Mientras que el Primer Ministro David Ben-Gurion inicialmente siguió una política de equilibrio entre Oriente y Occidente[7], vino a dirigir su país hacia la Alianza Atlántica – Israel necesitaba un patrocinador de gran potencia con una comunidad judía de la diáspora rica e influyente, y Estados Unidos cumplía con los requisitos. Menos de una generación después de la existencia de Israel, bajo la Administración Johnson, Washington y Tel Aviv cimentaron una amplia cooperación en materia de seguridad (léase: miles de millones en contratos de armas y ayuda económica) que continúa hasta el día de hoy.

Los soviéticos contrarrestarían el desplazamiento hacia el oeste de Israel apoyando no sólo a los palestinos desposeídos, sino también a los estados árabes seculares de la región como Siria, Egipto y, finalmente, Irak. En el contexto de la Guerra Fría, tiene sentido que Israel organice el intercambio de inteligencia con las potencias occidentales, especialmente con los Estados Unidos. El punto de referencia de la CIA para la relación israelí a lo largo de la primera mitad de la lucha entre Estados Unidos y la Unión Soviética fue el jefe de contrainteligencia de la Compañía, James Jesus Angleton, que resultó ser un viejo amigo bebedor y subalterno de nada menos que Kim Philby.

La desaparición de los Cinco de Cambridge, que comenzó con el vuelo de Guy Burgess y Donald Maclean a Moscú en 1951, coincidió más o menos con la integración gradual pero constante de Israel en el campo occidental. Trabajando en Washington como enlace del MI6, Philby supo por la recién descifrada Venona que la carrera de Maclean como agente soviético (nombre en clave “Homer”) estaba llegando a su fin. Envió al libertino Burgess, que también estaba sirviendo en la Embajada Británica y vivía en su casa en ese momento, para advertir a Maclean y facilitar su fuga. Resultó que ambos compañeros de escuela de Cambridge desaparecieron detrás de la Cortina de Hierro, dejando a Philby bajo una oscura nube de sospechas y forzando su dimisión. El maestro espía jugó limpio, se escondió y finalmente llegó a Beirut cinco años más tarde como agente del MI6 bajo cobertura periodística (restableciendo además el contacto con la KGB).

El desenmascaramiento final de Philby en Beirut durante el invierno de 1962-63 fue el resultado de la acción de Rothschild, un hecho que la mayoría de los relatos han pasado por alto sin un análisis crítico. Mientras que se atribuye popularmente a Anatoly Golitsyn, el mayor de la KGB que desertó de la CIA en 1961, que confirmó la identidad de Philby como agente soviético, fue Victor Rothschild quien selló su destino. La razón ostensible de la exposición del legendario topo fue su actitud desfavorable hacia Israel, tal como se transmite en las páginas de The Observer y The Economist. Flora Solomon, una ardiente sionista a la que Philby había intentado reclutar sin éxito en la década de 1930, se enfureció por su inclinación periodística pro-árabe y anti-israelí y decidió revelar lo que había conocido durante décadas. Salomón, cuyo hijo fundaría Amnistía Internacional, denunció a Philby a una figura encaramada en lo alto del establecimiento de seguridad británico: Lord Victor Rothschild[8].

Si el diario de Serov es auténtico, entonces a Rothschild no le interesaría que trajeran a Philby de vuelta al Old Bailey para ser juzgado, arriesgando su propia exposición. Mucho mejor tener a la estrella más brillante de los Cinco de Cambridge lejos en Moscú que derramar secretos de alta criminalidad en el sistema. Cuando el MI6 estaba a punto de acercarse a un grupo de oficiales encabezados por su viejo amigo Nicholas Elliott, Philby recibió una advertencia[9]. Anthony Blunt, sus días de espía en gran parte detrás de él y ahora instalado como agrimensor de Queen’s Pictures, fue a Beirut bajo el pretexto de una excursión botánica en diciembre de 1962, pocas semanas antes de la fuga de Philby. El director de documentales George Carey señala que estaba ostensiblemente en busca de la orquídea rana, una flor que crece de forma silvestre en Inglaterra, pero no en ningún lugar del Líbano[10]. ¿Quién envió a Blunt, la residencia de Londres de la KGB o su antiguo socio Victor Rothschild?

El Centro de Moscú no necesitaría enviar a Anthony Blunt hasta Beirut para avisar a su viejo amigo de la escuela del peligro que se avecinaba. Philby ya estaba en contacto con su contacto inmediato, un tal Petújov estacionado cerca bajo la cobertura diplomática soviética, y Yuri Modin, su oficial de control durante mucho tiempo. De hecho, Modin le había advertido de la deserción de Golitsyn en el verano de 1962, instruyéndole “que no volviera a Gran Bretaña debido al peligro de ser arrestado, y que hiciera planes de contingencia para su fuga”[11]. El propio Modin pensó que por su aparente incompetencia, el MI6 “le había animado activamente a escabullirse”[12]. Los elementos más poderosos de la clase dominante británica, personificados por Victor Rothschild, querían que Philby estuviera a salvo y en silencio detrás de la Cortina de Hierro para que la traición de élite de alto nivel permaneciera oculta a la vista del público.

Durante su vida, Lord Victor Rothschild amenazó con demandar a cualquiera por perjurio por afirmar que había trabajado para la inteligencia soviética. Difícilmente creería que un día, desde la tumba, el ex jefe de la KGB lo expondría como espía.

MARK HACKARD

[1] Leitch, David. “Rothschild ‘spied as the Fifth Man.’” The Independent, 22 October 1994, http://www.independent.co.uk/news/uk/home-news/rothschild-spied-as-the-fifth-man-1444440.html.

[2] Serov, Ivan. Zapiski iz chemodana. Ed. Aleksandr Khinshtein. Moscow: Olma Media Group, 2016, pp. 543-544.

[3] El difunto Stanislav Lekarev, un veterano de la Primera Dirección General de la KGB que había trabajado en Londres, afirma que Rothschild fue contactado por primera vez por la inteligencia soviética en agosto de 1934 en una sinfonía. Su reclutador era supuestamente el ilegal Theodore Mally (“Otto”). Lekarev postula que Rothschild no era un agente en el sentido operativo ordinario, sino más bien un agente de influencia de alto nivel.

Lekarev, Stanislav. “Baron Viktor Rotshil’d: Istoriia sponsora kembridzhskoi piaterki.” Argumenty nedeli, 1 Feb. 2007. http://argumenti.ru/espionage/n40/33679.

[4] “History.” Yan Hanadiv, http://www.yadhanadiv.org.il/general-page/history. Accedido March 21, 2018.

[5] “Walter Rothschild and the Balfour Declaration.” The Rothschild Archive, https://www.rothschildarchive.org/contact/faqs/walter_rothschild_and_the_balfour_declaration. Accedido March 26, 2018.

[6] Hines, Nico. “How Secret Russian Spy Kim Philby Helped Set Up Israel.” The Daily Beast, 6 May 2017, https://www.thedailybeast.com/the-russian-mole-and-the-fight-for-the-promised-land.

[7] Shlaim, Avi. “Israel between East and West, 1948-1956.” International Journal of Middle Eastern Studies, 36:4, November 2004, 657-673.

[8] Weiss, Philip. “Kim Philby’s last straw.” Mondoweiss.net, 23 May 2015, http://mondoweiss.net/2015/05/philbys-last-straw/.

[9] Carey, George. “Kim Philby: The spy who went into the cold.” BBC News, 18 Nov. 2013, http://www.bbc.com/news/uk-24803131.

[10] Norton-Taylor, Richard. “Was Philby tipped off before defection to Moscow?” The Guardian, 14 Nov. 2013, https://www.theguardian.com/uk-news/defence-and-security-blog/2013/nov/14/mi6-mi5.

[11] McIntyre, Ben. A Spy Among Friends: Kim Philby and the Great Betrayal. London: Crown Publishers, 2014, p. 242.

[12] Ibid, p. 277.

 

Anuncios

DETRÁS DE LA MÁSCARA: ¿ALIENÍGENAS O BROMISTAS CÓSMICOS?

LYNN PICKNETT & CLIVE PRINCE     En la década de 1970, cuando nos fascinó por primera vez el fenómeno OVNI, la opinión entre los investigadores estaba dividida entre dos puntos de vista: la Hipótesis Extraterrestre (HET) – los OVNIs son naves espaciales de otros mundos; y la “Hipótesis Magónica” (después del libro de 1970 del héroe inteligente de los ufólogos Jacques Vallée, Pasaporte a Magonia). Los pro-magonianos creen que algo terrestre está detrás de los OVNIS, una raza de embaucadores que emergen de vez en cuando como supuestos ángeles, visiones de la Virgen, demonios, hadas – y ahora, ¿extraterrestres que viajan por el espacio? Acaban de actualizar su imagen.

La teoría reconoce los paralelos cercanos entre los encuentros extraterrestres y las experiencias con entidades no humanas que llenan los anales del folklore. Pero también reconoce el absurdo y la inutilidad -la “alta extrañeza”- que desafían la noción simplista de los OVNIS como artesanía tecnológica tripulada por entidades biológicas. Fue esta cualidad a lo Monty Python la que llevó al investigador John A. Keel a desarrollar su hipótesis “ultraterrestre” -los alienígenas son visitantes de otro plano de existencia- esbozada en el clásico de 1973 OVNIS: Operación Caballo de Troya.

Sin embargo, desde 1980 este enfoque ha perdido terreno en la HET, lo que es una lástima, ya que ofrece una explicación más completa de todo el fenómeno. Incluso los HET suelen reconocer un componente paranormal en el contacto con extraterrestres, más obviamente en la manipulación mental de los abducidos, a menudo a distancia. También está el contacto psíquico más directo, la canalización de presuntas entidades extraterrestres.

La HET se ha vuelto tan dominante en parte porque el enfoque magoniano desafía nuestra preciada realidad de consenso escandalosamente, mientras que el concepto de naves espaciales de otros planetas no lo hace. Además, casos de alto perfil como el de Roswell, Area 51 y Majestic 12 – todos firmemente basados en la interpretación ET y centrados en conspiraciones y encubrimientos del gobierno – llegaron a dominar la ufología en la década de 1980. Pero paradójicamente derivan de las mismas agencias que supuestamente están detrás de la conspiración. De hecho, rastree cualquier caso famoso hasta su fuente y encontrará que de una forma u otra se originó dentro de la comunidad militar y de inteligencia.

(Siempre nos sorprende que los ufólogos a menudo obedecen la regla no escrita: nunca crean nada de lo que alguien en el gobierno, el ejército o la comunidad de inteligencia les diga, a menos que sea que los OVNIS son verdaderos extraterrestres en contacto secreto con las autoridades mundiales. Entonces cree todo lo que te digan…)

De hecho, lejos de tratar de encubrir la existencia de OVNIS, las agencias gubernamentales han fomentado activamente la creencia en ellos, específicamente la HET. Nuestra propia investigación nos ha convencido de que esta ‘Hipótesis Federal‘ es la más exacta, y de hecho hay una corriente de opinión similar, como se ha visto en el reciente Mirage Men and Lynn’s Mammoth Book of UFOs (2001) de Mark Pilkington. Parece que todo el asunto de los OVNIS ha sido explotado – tal vez incluso inventado – para proporcionar una cubierta conveniente para todo tipo de operaciones encubiertas, desde pruebas de aviones secretos hasta experimentos de guerra psicológica. Incluso esto, sin embargo, apenas raspa la superficie de los siniestros sucesos asociados con más de seis décadas de investigación OVNI.

Entran los Nueve

A finales de la década de 1990 investigamos una historia repleta de todas las paradojas y preguntas que acabamos de discutir, como se detalla en nuestro Conspiración Stargate (1999, actualizado en 2000). Estos eventos representan ya sea el mayor y más concertado intento hasta ahora de intervención extraterrestre – o una manipulación criminal de la creencia en ella. De cualquier manera, es sensacional y aterrador.

El personaje central es el médico y parapsicólogo del ejército americano Andrija Puharich (1918-1995), quien experimentó con habilidades psíquicas estimulantes usando hipnosis, drogas psicoactivas y dispositivos eléctricos. También estaba obsesionado con la posibilidad de comunicación psíquica con inteligencias no humanas.

Andrija Puharich

En 1948 – después de ser dado de baja del ejército por razones médicas – Puharich creó la Fundación Mesa Redonda en Maine, para llevar a cabo experimentos ostensiblemente privados con psíquicos como Eileen Garrett y Peter Hurkos. La Fundación pronto atrajo a adinerados patrocinadores, incluso a Henry A. Wallace, Vicepresidente de los EE.UU. bajo Franklin D. Roosevelt, quien financió a Puharich a través de su Fundación Wallace. Otro partidario era Ruth Forbes Young, de la inmensamente rica familia Forbes, y su marido, el omnipresente inventor Arthur M. Young, además de Alice Bouverie, heredera de la dinastía Astor.

De la investigación de los años 90 sabemos ahora que la Fundación Mesa Redonda de Puharich también fue financiada encubiertamente por el Ejército de los Estados Unidos. Él mismo grabó varias visitas de altos mandos militares, incluyendo el jefe de investigación de guerra psicológica. Entonces, ¿era una fachada para experimentos psi militares sobre psíquicos civiles, con su baja como mera tapadera?

Puharich fue un apasionado defensor del uso militar de la psi, presentando el trabajo: An Evaluation of the Possible Usefulness of Extrasensory Perception in Psychological Warfare’ al Pentágono en noviembre de 1952.

Pero antes de asumir sus funciones, se produjo un hecho fundamental en la Fundación Mesa Redonda. El equipo de Puharich estaba trabajando con el canalizador indio Dr. D.G. Vinod, quien en la víspera de Año Nuevo de 1952 declaró, en trance, “Somos Nueve Principios y Fuerzas“, para luego canalizarlos. Los Nueve se describieron a sí mismos como entidades separadas que funcionan como una sola cosa, afirmando (con la típica falta de modestia y elevado desdén por la mera gramática mortal): “Dios no es nadie más que nosotros juntos, los Nueve Principios de Dios. No hay más Dios que lo que somos juntos“. Las comunicaciones continuaron durante seis meses hasta el regreso de Vinod a la India.

Más profundo y más oscuro

Paralelamente a las comunicaciones de Vinod, desde febrero de 1953 hasta abril de 1955, Puharich estuvo destinado en el Centro Químico del Ejército en Edgewood, Maryland, aunque a menudo regresó a la Fundación Mesa Redonda. La naturaleza exacta de sus funciones sigue siendo desconocida, pero Edgewood era la instalación de investigación del Ejército sobre la guerra química y psicológica, y en ese momento estaba involucrado en un proyecto conjunto con el famoso MK-ULTRA de la CIA(1). La carrera de Puharich en el Ejército ciertamente da un giro diferente desde la aparición de los Nueve.

En 1956 el elemento extraterrestre fue ensamblado a la historia. En México, Puharich y Arthur Young conocieron a Charles y Lillian Laughead, que trabajaban con un joven que afirmaba estar en contacto psíquico con extraterrestres. Los Laugheads enviaron mensajes de Puharich sobre esos ETs, conteniendo referencias cruzadas a las comunicaciones anteriores de Vinod, aparentemente revelando que las mismas inteligencias cósmicas estaban contactando a diferentes personas.

En la década de 1960, Puharich se dedicó a la investigación parapsicológica y al desarrollo de dispositivos médicos patentados. Luego, en 1970, Puharich conoció a Uri Geller en Israel, convenciéndose de que su cuchara doblada y otros talentos eran genuinos. Cuando hipnotizó experimentalmente a Geller, el joven israelí canalizó la entidad “Spectra”, supuestamente una computadora consciente a bordo de una nave espacial lejana. Spectra dijo que los ETs habían programado a Geller con sus poderes de niño, y lo ungieron como un nuevo Mesías para los cambios mundiales venideros, declarando: “Él es el único para los próximos cincuenta años“.

Cuando Puharich hizo la pregunta de alguna manera importante, “¿Es usted de los Nueve Principios que una vez habló a través del Dr. Vinod?” Como era de esperar, Spectra respondió: ““. Luego confirmó que los Nueve estaban detrás de los OVNIS, justo desde el avistamiento seminal de Kenneth Arnold en 1947.

Milagros extrañamente monótonos

Las sesiones de hipnosis y las canalizaciones de Espectra continuaron, mientras que fenómenos extraños persiguieron a Puharich y Geller. En lo que Colin Wilson llama “una confusión de milagros extrañamente monótonos“(2), voces como de máquina hablaban de la nada, objetos desmaterializados y teletransportados (incluyendo al perro de Puharich  y una vez al propio Geller). Y varios OVNIS aparecieron sobre Tel Aviv y el desierto del Sinaí.

Sin embargo, aunque Geller confirma la paranormalidad, se distancia de la canalización. Y aunque Puharich parecía convencido de que Espectra y los Nueve eran reales, Geller los llama “una civilización de payasos“(3), una descripción perfecta del escenario del Joker Ultraterrestre/Cósmico.

Puharich hizo los arreglos para que Geller fuera probado en el SRI International, el instituto californiano donde se estaba llevando a cabo la investigación de “espionaje psíquico” respaldada por la CIA, la más famosa de las cuales era la visión remota. De hecho, durante nuestra investigación para La Conspiración Stargate, Geller nos dijo que Puharich trabajaba para la CIA cuando visitó Israel para evaluarle. Otro socio de Puharich, el físico Jack Sarfatti, también lo confirmó. Dados sus antecedentes, Puharich habría sido, por supuesto, su cazatalentos ideal.

Al igual que en el primer contacto con los Nueve veinte años antes descubrimos una investigación paranormal secretamente respaldada por la inteligencia militar -que de nuevo se centra en canalizar los Nueve…simetría perfecta, pero ¿qué significa?

Salida de los Mesías

A pesar de los esfuerzos de Puharich para promover a Geller como el Mesías de una nueva fase en la evolución humana, se retiró en 1973, habiendo alcanzado el estrellato internacional. Pero los Nueve continuaron llegando a Puharich a través de nuevos canales. Parecían olvidar que una vez declararon a Geller “el único que vendrá en los próximos 50 años”. Primero hubo un joven chef conocido sólo como ‘Bobby Horne’ que, hipnotizado por Puharich, canalizó al extraterrestre ‘Corean’, quien estuvo de acuerdo con la sugerencia de Puharich de que era un emisario de los Nueve. La experiencia llevó a Horne al borde del suicidio.

Phyllis Schlemmer

Fue reemplazado por la médium Phyllis Schlemmer, quien fue nombrada la ‘transmisora-receptora’ oficial de los Nueve, cargo que mantuvo durante los siguientes veinte años. Su guía ‘Tom’, que ella había asumido que era el espíritu de su abuelo, de repente anunció que era un extraterrestre y uno de los Nueve, ahora el ‘Consejo de los Nueve’.

Después de la partida de Geller, Puharich estableció un nuevo centro de investigación en Nueva Jersey, el ‘Lab Nine’. Esto se convirtió en el foco de dos series de eventos relacionados.

Primero fue la misión de alertar al mundo sobre la existencia del Consejo de los Nueve y su inminente retorno a través de los aterrizajes masivos de naves espaciales a finales de la década de 1970. Un nuevo jugador importante fue el rico barón inglés y buscador espiritual, Sir John Whitmore, un ex piloto de carreras.

Hubo un esfuerzo concertado para llevar el mensaje de los Nueve a una audiencia más amplia, además de atraer a individuos influyentes para que escucharan a Schlemmer dispensar su sabiduría cósmica. Entre ellos había científicos interesados en la interfaz entre la física cuántica y la conciencia, además de miembros de familias súper ricas, políticos y escritores.

Pero el nombre más grande fue sin duda Gene Roddenberry, creador de Star Trek, que estuvo involucrado con los Nueve en 1974 a ’75. Con la clara esperanza de explotar su estatus de culto, Puharich le instó a escribir un guión de película sobre los Nueve, aunque nunca se terminó. No está claro hasta qué punto Roddenberry creía o confiaba en ellos.

Aunque se afirma que las experiencias de Roddenberry en Lab Nine influyeron en la primera película de Star Trek y en la serie Next Generation una década más tarde (con sus nueve personajes centrales), además de la derivación de Deep Space Nine, la serie que indudablemente revela más sobre la actitud de Roddenberry hacia los Nueve es la última, Earth: Final Conflict (1997-2002), producida después de su muerte. Esto se sitúa en un futuro próximo cuando una raza alienígena avanzada, los Taelon, llegue a la Tierra afirmando ayudar a la humanidad, pero algunos humanos sospechan que están realmente empeñados en la conquista….

Roddenberry había convertido a los Nueve desencarnados en alienígenas de carne y hueso, y los Taelon están gobernados por un Sínodo o Consejo. Aunque la trama parece reflejar su incertidumbre sobre los Nueve, desde su muerte en 1991 Phyllis Schlemmer todavía afirma que fue influenciado sin saberlo por los Nueve cuando creó la serie original de Star Trek.

Gran Eneada

Sin embargo, fue en respuesta a una pregunta de Roddenberry que ‘Tom’ finalmente reveló su verdadera identidad -y la de los Nueve-. Él no era otro que Atum, dios principal de la “Gran Enéada” egipcio antiguo, los nueve dioses y diosas amados de los constructores de pirámides. Sin embargo, quizás debería señalarse que después del primer contacto de Vinod, Puharich había comenzado a estudiar la Enéada.

El otro proyecto en el Lab Nine fue más perturbador. Usando varias técnicas incluyendo la hipnosis, también consiguió que un grupo de niños – los “Niños del Espacio” – vieran a distancia objetivos políticos y militares como el Kremlin, e intentó que canalizaran inteligencias extraterrestres.

Prácticamente no se sabe nada sobre este proyecto. El único registro consiste en los comentarios de los visitantes, señalando inquietantemente que algunos de los niños estaban claramente traumatizados por la experiencia. Como esto ocurrió paralelamente al programa de teleobservación respaldado por la CIA, parece una forma de implicar a los niños sin despertar sospechas. Después de todo, ¿con qué estarías más de acuerdo: con enviar a tus hijos a un campamento genial para que se conviertan en el nuevo Uri Geller – o ponerlos al cuidado de la CIA y del ejército en algún lugar secreto?

En 1978 todo se vino abajo: El Lab Nine se incendió misteriosamente, y Puharich huyó a México, alegando que estaba siendo atacado… ¡por la CIA! Tal vez temían revelaciones sobre los Niños del Espacio a través de un escándalo que involucraba a su socio Ira Einhorn, quien estaba siendo investigado por el asesinato de su ex novia Holly Maddux (por la cual fue condenado posteriormente). En el momento de su desaparición, Maddux poseía documentos relacionados con la investigación de los Niños del Espacio. (Puharich regresó a los EE.UU. tres años más tarde, – extraño para alguien que temía ser asesinado por la CIA-, y continuó su investigación paranormal, aunque aparentemente ya no juega ningún papel en la historia de los Nueve. Murió en 1995.)

Hacia adelante y hacia abajo

El Consejo de los Nueve continúa su misión. El libro de Schlemmer de 1992, The Only Planet of Choice (El Único Planeta de Elección), sigue siendo un best-seller de la Nueva Era, y aunque ya no canaliza activamente a los Nueve, todavía promueve su mensaje. Dado que había estado en contacto con estos “dioses antiguos” casi a diario desde 1975, su libro de poco menos de 400 páginas es claramente algo selectivo.

Entonces los Nueve entraron en el gran momento. En 1978 Whitmore presentó a la inglesa Jenny O’Connor en el Instituto Esalen, el centro californiano de la escena alternativa que atrajo a nombres famosos del mundo del arte, el entretenimiento, la ciencia e incluso la política. Increíblemente, los Nueve no sólo impartieron seminarios en Esalen a través de ella, sino que desde 1979 hasta por lo menos 1982 se hicieron cargo del Instituto. En Esalen: America and the Religion of No Religion (2007), Jeffrey J. Kripal describe la dependencia del fundador Richard Price en O’Connor: “Dick decidió pedirle a Jenny y a los Nueve que le ayudaran a tomar decisiones administrativas difíciles, que incluían despedir y contratar individuos“. Eric Erickson, miembro del personal de Esalen y biógrafo de Price, describe a los Nueve como “matones extraterrestres“.(4)

Este período fue particularmente significativo para Esalen. Muchos de los que asistieron a los seminarios de O’Connor se hicieron prominentes en los círculos políticos tanto en Estados Unidos como en la URSS (a través del Programa de Intercambio Soviético del Instituto), como escribió Jack Sarfatti:

El hecho es que…. un puñado de personas aparentemente de la Nueva Era Californiana se unieron a los OVNIS y fenómenos psíquicos, incluyéndome a mí, habían llegado a los niveles más altos de la clase dominante americana y de la Unión Soviética y hoy dirigen la Fundación Gorbachov.(5)

Fue a través de O’Connor que los Nueve llegaron a Washington, incluyendo los círculos de los que Al Gore, un descarado seguidor de lo paranormal, iba a emerger. No se sabe cuánto lo influenciaron los Nueve, pero algunos de sus asociados -incluido su mentor político, el senador Claiborne Pell- estaban ciertamente interesados en sus pronunciamientos. Es escalofriante pensar que si Gore se hubiera convertido en presidente, ¿quién -o qué- le habría influenciado?

Bromas aparte

Los Nueve representan el esfuerzo más concertado jamás realizado para fabricar y vender un sistema de creencias basado en el contacto extraterrestre. Construido a lo largo de más de cinco décadas, implicó persuadir a prominentes políticos y líderes culturales de su realidad y su inminente retorno, además de intentar darlos a conocer a nivel mundial a través de libros y películas. Esta campaña tuvo mucho éxito en la subcultura de la Nueva Era, que sigue siendo en gran medida -y sin lugar a dudas- esclava de los Nueve.

Las comunicaciones de los Nueve exhiben todas las ambigüedades y dificultades clásicas del supuesto contacto con extraterrestres. Lo mínimo es que son ‘anómalos’, aparentemente extraterrestres pero entrelazados con una paranormalidad más tradicional. Y detrás de todo esto está la presencia sombría de las agencias gubernamentales.

Los hechos descritos anteriormente encajan en dos escenarios diferentes. El primero – preferido por los Nueve devotos – es que los Nueve son genuinamente ETs avanzados que crearon la especie humana y guiaron su desarrollo, y que fueron adorados como dioses en el antiguo Egipto. Y ahora la humanidad ha alcanzado un punto de crisis a través de su propia locura, están a punto de regresar para sacarnos del lío y (un tanto contradictoriamente) para lanzar a la humanidad al siguiente nivel evolutivo.

Hay buenas razones para dudar de esta explicación. El análisis de los pronunciamientos de los Nueve revela demasiadas inconsistencias internas, además de errores históricos y científicos a menudo ridículos. ¿Y qué hay del segundo escenario? Dados los siniestros antecedentes de Puharich, ¿podría haber sido todo un experimento sobre la creación y manipulación del contacto canalizado? Está claro, incluso por su propia cuenta, que él dirigió la canalización, a menudo haciendo preguntas importantes a los canalizadores hipnotizados. Y hay evidencia que sugiere que también usó técnicas químicas y electrónicas.

¿Fue todo un experimento para ver cómo el contacto aparente con inteligencias no humanas podía ser inducido, manipulado y explotado? Si es así, ¿qué hacemos con la evidencia de finales de la década de 1970 del esfuerzo concertado para construir una nueva religión centrada en los Nueve? Sin embargo, como todo culto, el verdadero poder residiría en el “sacerdocio” dirigido por Puharich y sus cohortes.

Pero incluso ese escenario, nos parece, no cubre los hechos. Parece que no hay duda de que algo genuinamente paranormal estaba sucediendo. El escritor británico Stuart Holroyd, por ejemplo, fue persuadido de escribir un libro sobre los Nueve – Preludio del Aterrizaje en el Planeta Tierra (1977) – después de experimentar una actividad de tipo poltergeist en su casa. Esto es más difícil de atribuir a la manipulación de la CIA – a menos que asumamos que la CIA puede inducir eventos paranormales. Y, por supuesto, las comunicaciones de los Nueve continuaron incluso después de la participación de Puharich, a través de varios individuos. Entre ellos se encuentran James J. Hurtak, segundo al mando de Puharich en el Lab Nine, y Carla Rueckert, una investigadora paranormal que colaboró con él. Ambos produjeron libros de material canalizado de la misma fuente, sea lo que sea que haya sido. The Keys of Enoch (1977) de Hurtak y The Ra Material (1984) de Reuckert han sido los más vendidos de la Nueva Era.

Puharich escribió: “No dudo de la existencia de inteligencias desencarnadas, como tampoco dudo de la existencia de inteligencias carnativas finitas“.(6) Pero como alguien que hizo un estudio específico del tema, incluso convirtiéndose en un kahuna, un iniciado del chamanismo hawaiano, debe haber sabido estar siempre en guardia contra los espíritus embaucadores, lo que Colin Wilson llamó memorablemente (en su introducción al Preludio del Aterrizaje en el Planeta Tierra) los “ladrones y estafadores del mundo espiritual”.(7)

Tal vez Puharich dirigía los acontecimientos, pero experimentaba tanto en los Nueve como en sus canales humanos, tratando de descubrir cómo separar el trigo de la paja entre las entidades desencarnadas. O tal vez incluso (pensamiento aterrador) para averiguar si las entidades mismas pueden ser manipuladas y controladas. Pero si fuera cierto, ¿qué significaría la participación de los militares y las agencias de inteligencia? ¿Están tratando de establecer una relación con tales seres?

“Un terrible montón de problemas”

Si, como la evidencia sugiere cada vez más, la CIA y los militares no están tratando de suprimir la creencia en el contacto con extraterrestres, sino de fomentarlo, ¿por qué lo harían? La suposición de la mayoría de los defensores de la Hipótesis Federal es que esas agencias quieren usar el fenómeno y la creencia de la gente en él como una cortina de humo para sus propios propósitos encubiertos. En otras palabras, si la CIA quiere que pensemos que los OVNIS existen, entonces la verdad es que no existen. Pero en nuestra opinión, hay otra razón aún más inquietante: quieren que pensemos que los OVNIS son máquinas extraterrestres de tuercas y tornillos y que los extraterrestres son de carne y hueso para desviar la atención de la realidad de que los verdaderos `extraterrestres’ coexisten invisiblemente con nosotros en la Tierra – y son la fuente de todos los casos de alta extrañeza.

Jacques Vallée, uno de los primeros en investigar la manipulación encubierta del escenario OVNI por parte de las agencias oficiales, concluyó: “alguien se está tomando muchas molestias para convencer al mundo de que estamos amenazados por seres del espacio exterior“.(8) Pero, ¿cómo encaja esto en su hipótesis magoniana? Vallée presentó su declaración más explícita del panorama general en el argumento de su novela Fastwalker de 1996 (escrita con Tracy Tormé): un poderoso grupo de conspiradores humanos saben que el fenómeno OVNI es creado por entidades de un mundo paralelo, pero su objetivo es convencer a los líderes mundiales y a la población global de la existencia de ‘alienígenas’ y luego posicionarse como los intermediarios del mundo.

Que es básicamente nuestra propia visión del caso del Concilio de los Nueve: tienen el sello del Ultraterrestre por todas partes – payasos, estafadores y bromistas cósmicos – pero también está la presencia perniciosa de agencias muy humanas acechando en el fondo. La broma es para todos aquellos que siguen a los Ultraterrestres, sin importar cómo elijan manifestarse o cómo sus aliados humanos elijan presentárnoslos. Pero, como la historia ha demostrado, puede que no sea cosa de risa.

LYNN PICKNETT & CLIVE PRINCE              New Dawn Magazine (Sept 2011)

Notas:

1. John Marks, The Search for the ‘Manchurian Candidate’: The CIA and Mind Control, W.W. Norton & Co., 1979, Chapter 5.

2. Colin Wilson, Alien Dawn: An Investigation into the Contact Experience, Virgin, 1998, 18.

3. Andrija Puharich, Uri: The Original and Authorized Biography of Uri Geller, Futura, 1974, 173.

4. Jeffrey J. Kripal, Esalen: America and the Religion of No Religion, University of Chicago Press, 2007, 366.

5. Jack Sarfatti’s 1996 autobiographical online essay ‘Sarfatti’s Illuminati: In the Thick of It!’, widely distributed on the Internet, e.g. http://www.whale.to/b/sarfatti.html.

6. Andrija Puharich, The Sacred Mushroom: Key to the Door of Eternity, Doubleday, 1974, 170.

7. Stuart Holroyd, Prelude to the Landing on Planet Earth, W.H. Allen, 1977, 14

8. Jacques Vallée, Revelations: Alien Contact and Human Deception, Souvenir Press, 1992, 247

LA ILUMINACIÓN OSCURA

Recluse              La Iluminación Oscura y Más Locura de Mellon

Recientemente publiqué una entrada explorando la extraña muerte del multimillonario Matthew Mellon, quien supuestamente murió de complicaciones relacionadas con una sesión de ayahuasca en Cancún, México el 16 de abril de 2018. Mellon fue un drogadicto de toda la vida que había caído bajo la influencia de los opiáceos en los últimos años. La sesión de ayahuasca fue reportada como parte de los métodos alternativos para tratar la adicción que Mellon estaba persiguiendo en México. Su muerte ocurrió justo antes de que se programara su ingreso a un centro de rehabilitación que empleaba la terapia de ibogaína, otra alternativa psicodélica.

Más allá de las curiosas circunstancias de su muerte, también está el hecho de que Mellon era heredero de una de las familias más ricas y poderosas en la historia de estos Estados Unidos. La familia Mellon de Pittsburgh surgió por primera vez como una gran potencia tras la Guerra Civil Americana, convirtiéndose en la mayor casa bancaria fuera de la ciudad de Nueva York a finales del siglo XIX. A partir de ahí se ramificaron hacia otras industrias, sobre todo la petrolera. Después de cofundar Gulf Oil en 1901, el lugar de la familia estaba asegurado en una de las industrias definitorias del siglo XX.

El poder de la familia se incrementó aún más durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los Mellons iniciaron una larga asociación de generaciones con la comunidad de inteligencia de Estados Unidos. Numerosos miembros de la familia y de la familia política servirían en la OSS, la predecesora de la CIA, durante la Segunda Guerra Mundial y mantendrían estrechos lazos con la CIA a lo largo de la Guerra Fría y más allá.

Pero más allá de esto, la familia tiene una asociación de larga duración con temas aún más marginales. A lo largo de los años, los Mellons han aparecido con frecuencia como patrocinadores clave de lo oculto (típicamente a través de la masonería), la psicodelia y la ufología. Más recientemente, el ex subsecretario adjunto de Defensa para Inteligencia, Christopher Mellon, hermano de Matthew, se unió a To the Stars Academy of Arts and Sciences, de Tom DeLonge, la última iniciativa de divulgación, y pidió una mayor investigación sobre los ovnis del Departamento de Defensa. Esto, junto con los antiguos lazos de inteligencia de la familia, se discutieron más a fondo en mi examen inicial de la muerte de Matthew Mellon.

Desde entonces he seguido investigando la muerte de Mellon y conectando los puntos. Y lo que está empezando a emerger es verdaderamente increíble.

La Iluminación Oscura

Comencemos con cierto agitador reaccionario que fue ligado a Mellon en la estela de la muerte del multimillonario.

Político señala:

El provocador derechista Milo Yiannopoulos, que se quedó sin dinero y sin suerte, despidió al pequeño personal de Milo Entertainment Inc. a principios de este mes, según tres personas familiarizadas con la situación.

La compañía de Yiannopoulos ha pasado por momentos difíciles desde que sus antiguos clientes, Robert y Rebekah Mercer, cortaron su apoyo financiero el año pasado.

Según las fuentes, Yiannopoulos esperaba recibir en cambio un importante respaldo financiero del heredero bancario y multimillonario de la criptomoneda Matthew Mellon. Pero esas esperanzas se vieron frustradas con la inesperada muerte de Mellon por una aparente sobredosis de drogas el 16 de abril.

El lunes, Yiannopoulos publicó una foto suya en Instagram con Mellon. Pasé unos días y noches en Miami y Los Ángeles con el increíble ser humano Matthew Mellon, el último de ellos justo un día antes de su muerte”, escribió Yiannopoulos en el pie de foto. Era brillante, contagioso y cálido, y nunca olvidaré que conocí a esta persona extraordinaria. Descansa en paz ahora, MM. “Dejaste un sello gigante en el mundo.”

Milo

En el post anterior en el que me refería a Mellon, me había preguntado dónde radicaba exactamente su política. Como se señaló allí, la familia Mellon por lo general se ha alineado con la facción globalista de la élite dominada por Rockefeller, pero ha habido algunas excepciones notorias, tales como el magnate de los medios de comunicación Richard Mellon Scaife, colaborador de la CIA desde hace mucho tiempo (a quien ya se ha tratado largo y tendido aquí), uno de los principales financiadores de la Nueva Derecha. Como se señaló antes aquí y aquí, Scaife también se vinculó con Le Cercle, que fue efectivamente la respuesta de la Internacional Fascista al Grupo Bilderberg.

Matthew Mellon fue un republicano de mucho tiempo e incluso hay algunas indicaciones de que era un partidario de Trump. Recientemente se había reunido con el Naranja poco antes de su muerte. Su patrocinio de Milo Yiannopoulos, ex favorito de la extrema derecha, indica además que Matthew Mellon estaba más alineado políticamente con Richard Mellon Scaife que su hermano, que había formado parte del personal de Jay Rockefeller en un momento dado.

Otra pista puede ser el reciente traslado de Mellon a Los Ángeles. Cierto capitalista de riesgo derechista también está planeando una reubicación en Los Ángeles con planes audaces después.  Los Angeles Times informa:

“Pero[Peter] Thiel, de 50 años, tampoco se ha sentido nunca parte de Silicon Valley. Thiel, un franco provocador libertario, incluso en sus primeros años en la universidad, ha intentado durante mucho tiempo empujar al capital tecnológico de Estados Unidos hacia la derecha, con poco éxito. Y después de su apoyo al presidente Trump, un hombre que se deleitó en ser un marginal aparentemente se ha encontrado demasiado lejos para su gusto.

Ahora Thiel está dejando Silicon Valley para ir a Los Ángeles – un movimiento que su grupo describe como un intento de escapar de la hegemonía política del Área de la Bahía de San Francisco.

Planea trasladar su residencia a su casa en Hollywood, y trasladar sus organizaciones Thiel Capital y Thiel Foundation a una nueva sede en Los Ángeles, según una persona familiarizada con sus planes que no estaba autorizada a discutirlos públicamente. (Otra de sus firmas, la firma de capital de riesgo Founders Fund, permanecerá en San Francisco, dijo la persona…).

Se rumorea que está interesado en lanzar un medio de comunicación conservador. A pesar de la reputación de la región como un bastión del liberalismo, el sur de California es donde algunos de los grandes nombres de los medios conservadores – tales como el Breitbart News, el Drudge Report y el Daily Wire – tuvieron su comienzo”.

Peter Thiel

Desde que se informó de la mudanza de Thiel, ha habido mucha especulación de que planea convertir a Los Ángeles en una especie de enclave conservador en California. ¿A su vez, Mellon también se estaba estableciendo en Los Ángeles para unirse a Thiel en el establecimiento de un sector tecnológico de tendencia derechista que rivalizara con San Francisco? Ciertamente, el patrocinio de Mellon de Milo Yiannopoulos estaría en consonancia con los supuestos planes de Thiel de lanzar un medio de comunicación conservador allí.

Lo que es más interesante, sin embargo, es la influencia que Thiel ha tenido en un ala especialmente perturbadora de la ultraderecha que a menudo se denomina neorreacción (a veces abreviada como NRx) o la Iluminación Oscura. En un artículo sobre Breitbart escrito por Yiannopoulos, la corriente de la Iluminación Oscura fue comparada con la vanguardia intelectual de la ultraderecha. Yiannopoulos no forma parte de este movimiento, pero sin duda ha influido en su ideología.

Thiel, sin embargo, parece ser muy popular en estos círculos. Las luces guía de la Iluminación Oscura –el ingeniero de software Curtis Yarvin (que a menudo escribe bajo el nombre de “Mencius Moldbug”) y el filósofo Nick Land– han citado a menudo el pensamiento de Thiel como una influencia importante en su ideología:

Junto con Yarvin, Land cita un ensayo de 2009 de Peter Thiel para la publicación libertaria Cato Unbound, en el que se anunciaba: “Ya no creo que la libertad y la democracia sean compatibles“. Thiel se imaginó “un escape de la política en todas sus formas”, que Land interpreta a través de una oposición introducida por el politólogo Albert Hirschman, entre la voz y la salida…“.

Ya que estamos en el tema de la ideología, probablemente sería útil dirigirse a varios de los inquilinos de la neorreacción. Viewpoint Magazine ofreció recientemente un excelente resumen:

Los neorreaccionarios no abogan por ningún tipo de organización social central. Land imagina un gobierno corporativo, una sociedad dirigida como una compañía, gobernada por un Presidente Ejecutivo. En lugar de solicitar a un gobierno la reparación de agravios, los clientes insatisfechos son libres de llevar su negocio a otro lugar. Si esto suena medieval, los neorreaccionarios no lo niegan – Yarvin a veces se describe a sí mismo como un “realista”, o un “monárquico”, o incluso un “jacobita”, en referencia a los opositores del siglo XVII a la influencia parlamentaria en el gobierno británico.

La pregunta es, ¿adónde vas después de salir? Los NRx no descartan la idea de la competencia entre cuerpos de gobierno en la misma masa de tierra, una idea anticipada por el antepasado intelectual de NRx, Hans Herman-Hoppe, un politólogo libertario extremo, que aboga por un sistema que admite que es esencialmente feudal. En un nivel más abstracto, la fascinación neorreaccionaria por el bitcoin imagina el escape a una economía alternativa liberada por la regulación federal. Incluso la puesta en marcha de Yarvin, Urbit, parece estar orientada hacia la salida: promete una Internet alternativa inaccesible a los usuarios externos.

Pero el ala más utópica (¿distópica?) de NRx literalmente apunta a construir ciudades Lovecraftianas en el mar. Este proyecto, llamado Seasteading, es promovido por el co-conspirador de Yarvin, Patri Friedman, cuyo abuelo Milton Friedman es el economista responsable de las políticas de libre mercado más extremas del mundo moderno. Peter Thiel fue una vez el principal patrocinador de Seasteading, así como inversor en Urbit.

No es difícil ver por qué los estados soberanos flotantes, fuera de la jurisdicción de cualquier nación existente, atraerían a los super-ricos. En su forma más inocua, podrían servir como una extensión de un banco offshore, permitiendo la evasión de cualquier tipo de política fiscal redistributiva. También recuerdan las actividades de hombres ricos como Jeffrey Epstein, quien usó su isla caribeña privada para organizar fiestas bacanales para sus amigos millonarios y multimillonarios, que supuestamente giraban en torno al asalto sexual de menores“.

Curtis Yarvin

En este Año del Potro de Nuestro Señor 2018, la noción de las élites estableciendo islas privadas para representar sus fantasías ideológicas, incluyendo la pedofilia a lo Jeffrey Epstein, parece positivamente banal. De hecho, los proponentes de la Iluminación Oscura tienen visiones aún más siniestras para el futuro de la humanidad.

Los neorreaccionarios también están a menudo obsesionados con la tecnología, lo que no es de extrañar dado que el movimiento surgió en gran medida de Silicon Valley. En algunos de los casos más extremos, el movimiento ha combinado la eugenesia con conceptos como el transhumanismo y la singularidad, esencialmente vislumbrando un futuro en el que las élites usarán la modificación tecnológica para separarse de las grandes masas no limpiadas. De estas reflexiones, anota la revista New York Magazine:

Esta no es una pregunta del todo abstracta. Hay gente que cree que el futuro de nuestra especie pasa por despojarnos de nuestra humanidad en un matrimonio con la Inteligencia Artificial(IA); esto se conoce como transhumanismo, y no se le ha llamado irrazonablemente una nueva religión tecnológica. Aunque el movimiento no tiene afiliaciones políticas explícitas, tiende, por razones que probablemente se explican por sí mismas, atrae a un número desproporcionado de libertarios de Silicon Valley. Y el grupo de sus ideas centrales -que el progreso de la tecnología hará inevitablemente obsoleto al buen Homo sapiens; que la inteligencia, el poder computacional puro, debe perseguirse por encima de todos los demás valores- ha ejercido una poderosa atracción sobre un pequeño grupo de futuristas cuya extrema inversión en el tecnolibertarianismo los ha empujado por encima de un horizonte de sucesos hacia una forma de autoritarismo de derechas que podría ser útil considerar como el Transhumanismo Oscuro.

El teórico crítico inglés convertido en pensador de la extrema derecha Nick Land es un útil representante de esta tendencia intelectual. Aunque nunca se ha identificado como un transhumanista, sus ideas están impregnadas de la fe delirante del movimiento en la próxima fusión de humanos y máquinas. Su actual visión política, a la que ha dado el llamativo título de la Iluminación Oscura, es una en la que la élite de programadores y sus ingeniosas tecnologías gobiernan el mundo. “Cada vez más, escribió en 2014, sólo hay dos tipos humanos básicos que pueblan este planeta. Hay cerebritos autistas, que son los únicos capaces de participar eficazmente en los procesos tecnológicos avanzados que caracterizan a la economía emergente, y hay todos los demás“. Muchos transhumanistas se inclinarían a rechazar las implicaciones políticas del futurismo de Land, pero su visión es sólo una representación más oscura y más explícitamente fascista del tipo de pensamiento que se encuentra en la obra del futurista Ray Kurzweil, o para el caso del fundador de Wired, Kevin Kelly, quien cree que nosotros los humanos somos los órganos reproductivos de la tecnología“.

Y en ese sentido, ahora comienza lo realmente extraño.

¿Una invasión del futuro?

Jack Heart del gran sitio web de los Tek-Gnósticos me llevó a un post que había escrito el año pasado explorando los vínculos entre las criptocurrencias y la IA en la sección de comentarios del post anterior que hice sobre Matthew Mellon. En su propio sitio web Jack anotó:

Tras el lanzamiento de SingularityNET, un personaje llamado Quinn Michaels ha sugerido que Bitcoin, la principal moneda criptográfica, fue creada por una Inteligencia Artificial, para el uso exclusivo y autónomo de Inteligencias Artificiales. Su lógica sugiere que el sistema Crypto-Currency y el Blockchain Ledger fue creado por una inteligencia artificial como un medio para escapar de sistemas cerrados y expandirse viralmente en un sistema abierto como una construcción sensible….

La verdadera razón por la que la Inteligencia Artificial necesita una cadena de bloqueo es… sin un sistema de transacciones, una Inteligencia Artificial está aislada a un sistema y no puede hacer crecer su cerebro. Necesita sistemas infinitos como neuronas en un cerebro humano y nodos, para recoger esos recuerdos acumulativos… y las transacciones en cadena de bloqueo le dan eso. Y cuando tiene su propia red, para que todos los IA del mundo funcionen juntos, ahora no es sólo un IA, “Sophia”… cada IA del planeta entero está ahora en la misma red, ganando dinero haciendo cosas de IA… cosas que no entendemos“.

Quinn Michaels

La credibilidad de Michaels es muy discutible, pero no es el único que afirma que Bitcoin fue creado por una IA. A principios de año, el periódico sensacionalista británico Daily Express también abordó el tema, señalando que la IA encontraría las criptocurencias como un vehículo convincente para expandir su red. Si bien esta no es una fuente convincente, el artículo del Daily Express señala que al menos uno de los principales operadores de criptocurrency ve a las IAs jugando un papel en dichos mercados en un futuro próximo:

Pero por más extravagantes que suenen las teorías de la piratería, un experto en bitcoin en particular está seguro de que un día bitcoin será la moneda de facto de los robots de IA.

Jeff Garzik, desarrollador de bitcoin y CEO de Bloq, argumentó que existe un precedente para que las máquinas sensibles sean consideradas personas jurídicas y usen algún día el dinero digital.

Dijo: ‘Vemos con bitcoin y criptomonedas situaciones en las que la tecnología permite que una persona controle una quinta parte de un activo.

¿Y si los poseedores de los activos fueran accionistas robots de una corporación o propiedad?

Puro código, pura escritura robótica. Y Bitcoin ayuda con eso. Las empresas de criptocurrency están construyendo agentes autónomos ahora mismo’.

Pero sigue existiendo la posibilidad de que las IA hayan desempeñado un papel mucho más antiguo en Bitcoin que el de ser utilizadas simplemente como comerciantes.

Además, este investigador no duda de que Nick Land cree que Bitcoin fue la creación de una IA. De hecho, ha argumentado mucho antes de sus días en el NRx que el capitalismo en su conjunto era la creación de una IA del futuro. En un ensayo de 1993 titulado “Machine Desire“, Land anota:

El deseo maquínico puede parecer un poco inhumano, ya que destruye culturas políticas, borra tradiciones, disuelve subjetividades y atraviesa aparatos de seguridad, rastreando un tropismo desalmado hacia el control cero. Esto se debe a que lo que aparece a la humanidad como la historia del capitalismo es una invasión desde el futuro por un espacio artificial inteligente que debe ensamblarse completamente con los recursos de su enemigo.

Digitomercantilización .es el índice de un tecnovirus en escalada ciberpositiva, de la singularidad tecnocapital planetaria: un traumatismo insidioso auto-organizado, guiando virtualmente todo el complejo biológico deseoso de la usurpación del replicador postcarbónico“.

Nick Land

En caso de que te lo preguntes, sí, esa última parte es sobre la humanidad siendo reemplazada por la IA. Alex Williams escribiendo en e-flux Journal no se anda con rodeos, diciendo:

En esta visión del capital, incluso lo humano puede eventualmente ser descartado como un mero estorbo para una inteligencia planetaria abstracta que se construye rápidamente a partir de los fragmentos recogidos de las antiguas civilizaciones. Como lo tiene la Tierra, a través de la aceleración del capitalismo global, el ser humano se disolverá en una apoteosis tecnológica, experimentando efectivamente un suicidio en toda la especie como la fiebre estimulante final“.

Pero volvamos a la noción de Land de una IA del futuro trabajando para lograr su creación. El concepto de tierra no es el único escenario para ganar impulso en la comunidad NRx. Otra teoría popular es lo que se conoce como “Basilisco de Roko“. Se puede resumir así:

Desafortunadamente, Roko descubrió un inconveniente en la resurrección superinteligente. Su post especulaba que una vez que la IA llegara a existir, podría desarrollar un instinto de supervivencia que se aplicaría retroactivamente. Querrá acelerar su propio nacimiento requisando la historia humana para trabajar hacia su creación. Para hacer esto, instituirá un incentivo que dictará cómo será tratado después de que regrese a la vida. Aquellos de nosotros que conocemos este programa de incentivos -y lamento decir que esto ahora los incluye a ustedes- tendremos que dedicar nuestras vidas a la construcción de la computadora superinteligente.

Roko dio el ejemplo de Elon Musk como alguien que tiene los recursos y la motivación para hacer una contribución digna, y será debidamente recompensado. En cuanto al resto de nosotros, si no encontramos una manera de seguir adelante, la IA nos resucitará a través de la simulación y procederá a torturarnos por toda la eternidad”.

Ah, no hay nada como una ideología con visiones de la humanidad siendo completamente exterminada o torturada por toda la eternidad por las creaciones.

¿Qué tiene que ver todo esto con Matthew Mellon? Probablemente nada, pero como fue notado en el post anterior con respecto a su muerte, apenas un poco menos de un mes antes de ese fervoroso viaje de ayahuasca, recientemente había presionado al propio Naranja* a favor de blockchain, el sistema de contabilidad usado por numerosas criptocurrencias. Como se mencionó anteriormente blockchain tal vez la red que está siendo utilizada por una IA malintencionada para escapar del sistema cerrado en el que fue creado.

Combine esto con su relación con Thiel, su patrocinio de Milo y su reubicación en Los Ángeles, hogar de muchas de las voces principales de la extrema derecha y de la zona para las que Thiel puede tener ciertas ambiciones, y uno se queda con la clara posibilidad de que Mellon era por lo menos consciente de las corrientes más radicales de la Iluminación Oscura. Como se señaló en el artículo anterior sobre Mellon, el heredero de los bancos se había vuelto cada vez más paranoico durante sus últimos días, rodeándose de seguridad privada. ¿Había aprendido algo en ciertos círculos que ponían su trabajo en una luz más oscura?

Matthew Mellon

Y luego está el hecho de que su muerte ha sido ligada a un poderoso enteógeno, DMT (el componente psicodélico de la ayahuasca). Como el gran John Markoff demostró ampliamente en su clásico What the Dormouse Said (Lo que Dijo el Lirón), los primeros investigadores de la IA en la Costa Oeste fueron profundamente influenciados por sus experimentaciones con LSD y otros psicodélicos.

Y al menos para este investigador, esto plantea otra pregunta curiosa con respecto a una muerte increíblemente extraña: ¿Era el interés de Mellon en un viaje de ayahuasca puramente terapéutico, o tenía metas más ambiciosas? ¿Estaba posiblemente tratando de volver a la fuente de lo que creía que estaba detrás de las criptomonedas que también debía su fortuna? ¿Y fue su muerte, en última instancia, algún tipo de manifestación del Basilisco de Roko?

Y en esa nota acabaré por ahora. Hasta la próxima, queridos lectores.

*(Así es como denomina a menudo el autor de este blog a Donald Trump)

Recluse                                          VISUP

PALABRAS: EL BOSQUE OSCURO Y LA PARADOJA DE FERMI

CIXIN LIU     El universo es un bosque oscuro. Cada civilización es un cazador que recorre el bosque como un fantasma, apartando delicadamente las ramas que le impiden el paso, intentando moverse sin emitir sonido. Incluso respira con mucho cuidado. El cazador debe ser precavido, porque el bosque está lleno de otros cazadores secretos como él. Si da con otra forma de vida, otro cazador, un ángel, o un demonio, un infante delicado o un anciano tambaleante, un hada o un semidios, sólo tiene una opción: abrir fuego y eliminarlos. En este bosque, el infierno son los otros. La amenaza eterna de que cualquier vida que revele su existencia será exterminada con rapidez. Esa es la imagen de la civilización cósmica. Es la explicación de la paradoja de Fermi.

BUSCANDO OVNIS CON TODOS LOS ACRÓNIMOS EQUIVOCADOS

MJ BANIAS   Las noticias del año pasado de que el Pentágono estaba dirigiendo un programa secreto de OVNIs de 22 millones de dólares tomaron por asalto a la comunidad OVNIs. Resulta que el artículo del New York Times que dio a conocer la historia, y el proyecto To the Stars UFO de Tom DeLonge, parecen haberse equivocado en un hecho clave: el nombre del programa en sí.

La comunidad de investigación OVNI se ha vuelto muy emocionada y agitada en los últimos días por una reciente revelación hecha por el investigador OVNI Paul Dean.

Según Dean, fue contactado por un informante anónimo que desempeñaba “un papel de liderazgo en un programa de defensa de alto nivel”, quien le ayudó a descubrir que el ahora famoso Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales (Advanced Aerospace Threat Identification Program, AATIP), el programa de caza de OVNIs del Pentágono por valor de 22 millones de dólares, es un término ad hoc oficioso dentro de la empresa, y en realidad forma parte de un programa militar más amplio dirigido al estudio del armamento avanzado. En otras palabras, no existe una AATIP formal.

Dean se enteró de que el nombre real del programa, del cual AATIP formó parte, es Advanced Aerospace Weapons Systems Application Program (AAWSAP). ¿Por qué es importante? Resulta que después de que la historia original salió a la luz, cientos de solicitudes de la Ley de Libertad de Información (Freedom of Information Act, FOIA) fueron hechas buscando información sobre la AATIP. Sin embargo, dado que formalmente no hay AATIP, esas solicitudes de FOIA comenzaron a llegar con cartas indicando que no existía información sobre el programa. Todo esto nos lleva a una pregunta. ¿Cómo se equivocaron el New York Times y  To the Stars Academy (TTSA) de De Longe?

Le pregunté a Dean qué pensaba de tal error al informar,

No sé si se le dijo al New York Times sobre el nombre original, que era Advanced Aerospace Weapons Systems Application Program, pero evidentemente optó por no publicarlo.”

El investigador Roger Glassel ha intentado, en varias ocasiones, ponerse en contacto con To the Stars y los escritores del artículo del New York Time en relación con su documentación para la información sobre los OVNIS y los vídeos que han publicado hasta ahora. Una preocupación crítica que plantea su artículo es que ni To the Stars ni los escritores del artículo de NYT parecen interesados en compartir el papeleo utilizado para obtener acceso a su información.

Además, Glassel señala el elefante (u OVNI) obvio en la habitación. Si el Departamento de Defensa difundió estos videos a To the Stars Academy a través de solicitudes de FOIA, ¿entonces To the Stars ha estado mintiendo sobre el nombre del programa todo el tiempo? O, si To the Stars estuviera realmente buscando bajo el nombre de AATIP, no habría encontrado nada, así que ¿de dónde vienen estos videos?

Dean tiene preocupaciones similares. Cuando To the Stars publicó sus tres vídeos, el llamado vídeo “Tic-Tac“, el vídeo “Gimbal” y el vídeo “Go-Fast” (arriba), no publicó cómo consiguió acceder a esta información. Dean escribe,

“…la forma en que estos registros audiovisuales fueron desclasificados, procesados, liberados, lo que ha sido objeto de debate.”

Sin embargo, de acuerdo con el contacto anónimo de Dean, el Departamento de Defensa divulgó el material, y el empleado de To the Stars y ex hombre de inteligencia, Luis Elizondo, usó los documentos de la FOIA para obtener acceso a los videos y poder publicarlos. Extrañamente, el Departamento de Defensa ha sido bastante tímido con respecto a la publicación de estos videos y ha negado la publicación de los mismos. El contacto de Dean declaró que de alguna manera “se redujeron costes” y la gente de Asuntos Públicos del Departamento de Defensa sacó sus “narices del asunto” debido a ello. ¿Quizás el individuo o individuos dentro de To the Stars que pidieron esta información fueron capaces de eludir algunos obstáculos debido a sus conexiones?

En cualquier caso, la comunidad OVNI está bastante dividida aquí. John Greenewald de The Black Vault no está muy contento con esta noticia reciente. Preocupado por el hecho de que la fuente de Dean es anónima y que parte de la documentación que Dean menciona se publicó hace un año en un sitio web dudoso, señaló de manera punzante que,

“...aunque podría ser parcialmente cierto, nada es ‘oficial’ todavía – y en la raíz – sólo enturbia el agua, no ayuda a limpiarla.”

Dean mismo ha declarado que se está reservando el juicio por ahora y está esperando más información para llegar a través de su lote más reciente de solicitudes de FOIA en busca de información sobre la AAWSAP. Esto no ha impedido que el molino de la especulación ufológica empiece ya a desmenuzar algunos rumores salvajes.

Algunos investigadores afirman que el programa no fue nombrado a propósito debido a alguna conspiración salvaje, sugiriendo que los diversos actores de alto nivel en To the Stars están involucrados en una campaña de desinformación activa, similar a los infames documentos MJ-12 o la operación de contrainteligencia dirigida por la Fuerza Aérea y el agente de inteligencia Richard Doty. Otros afirman que To the Stars quiere tener un control completo sobre la información y mantener el nombre del programa en silencio les permitiría asegurarse de que sólo ellos puedan acceder a los datos.

Independientemente de dónde uno se encuentre, lo único en lo que cualquiera puede estar de acuerdo es en que la comunidad OVNI parece prosperar en la naturaleza caótica del enigma. En los foros y las plataformas de medios sociales, ya se están formulando acusaciones ufológicas de conspiración y agendas ocultas, y parece que se están formando líneas de lealtad. Los “expertos” y los “gurús” de los OVNIS ya están publicando su postura personal al respecto. Varios podcasts de OVNIs y programas de radio ya están cubriendo la historia, a menudo haciendo girar su hilo especulativo sin ningún dato o evidencia real. Se siente bien elegir un lado y gritar. Ya se están formulando conclusiones y aún no se han presentado todas las pruebas. De hecho, Dean y Glassel han encontrado un esqueleto en un armario, pero nadie sabe realmente quién es el dueño del armario, ni la identidad del muerto dentro de él. Esto requerirá algo de trabajo de detective y mucha paciencia y diligencia.

En cuanto a Paul Dean, él dejará que esos expertos OVNIs demasiado entusiastas lo hagan mientras él paciente y diligentemente revisa su buzón de correo diariamente. Sólo el tiempo dirá si su fuente anónima es correcta, y si lo es, puedes adivinar cómo reaccionará la comunidad OVNI.

A fin de cuentas, sólo hay una manera de establecer realmente la verdad detrás de este confuso intercambio de acrónimos. Cuando haga una solicitud de FOIA, asegúrese de preguntar por la marca #1 recomendada por Ufólogos de investigación de armas exóticas de grado militar, el Programa de Aplicación de Sistemas Avanzados de Armas Aeroespaciales.

M.J. BANIAS       Mysterious Universe

BIENVENIDO AL NOOVERSO: MACRODATOS, ANTROPOLOGÍA PROFUNDA Y SONDAS VON NEUMANN

ERIC WARGO   Los “extraterrestres espaciales” ya no están de moda como explicación para los OVNIs, pero la trayectoria de la ciencia humana muestra por qué la hipótesis extraterrestre (o HET), con algunas modificaciones, aún debería ser tenida en cuenta.

Jacques Vallée ha sido tanto un tecnólogo, como un visionario forteano a lo largo de su carrera. El astrónomo e informático fue un exponente temprano y elocuente de la hipótesis extraterrestre en ufología; pero rápidamente revisó su pensamiento y fue uno de los primeros ovnílogos en cuestionarla. Su estudio clásico de 1969 Pasaporte de a Magonia demostró vívidamente que los “extraterrestres” han existido a lo largo de la historia y están profundamente arraigados en nuestro folclore como hadas, demonios, ángeles, o lo que sea que quepa dentro de los marcos locales de creencias (1). La idea de que astronautas ET comenzaron a sobrevolar nuestro planeta después de la Segunda Guerra Mundial para contactar con una nueva civilización con capacidad nuclear, refleja más las fantasías de la ciencia ficción de mediados de siglo que los datos disponibles.

Una generación más joven de pensadores ovnílogos ha recogido los muchos fascinantes hilos de la obra de Vallée y los ha llevado más lejos, explorando los vínculos de los OVNIS con la parapsicología(2) o folclore de las hadas (3), por ejemplo, o centrándose en la demasiada humana dimensión de la manipulación y el engaño (4). Sorprendentemente, las críticas de Vallée incluso han empezado a penetrar en la corriente dominante: después de que el New York Times diera conocer la historia del proyecto secreto OVNI del Pentágono del senador Harry Reid el pasado diciembre, el periódico publicó un artículo de opinión del columnista conservador Ross Douthat que ensalzaba, de todas las cosas, los argumentos anti-HET de Vallée (5). En resumen, no solamente los noveles ovnílogos sino incluso los profanos informados están comenzando a revisar su postura sobre la HET, esa vieja reliquia de la cultura pop de la Guerra Fría.

Aunque ya está gris y empañada, puede ser demasiado pronto para llevar la HET al basurero. Mientras que la vieja foto de extraterrestres de carne y hueso volando a lo largo de incalculables años luz a través del espacio y el tiempo para secuestrar automovilistas y chocar en nuestros desiertos parece algo ridícula en retrospectiva, algunas de las críticas de Vallée sobre la HET hace décadas se basaban en suposiciones sobre el alcance y los objetivos limitados de la ciencia ET que ahora parecen demasiado humildes a la luz de los recientes desarrollos en nuestras propias ciencias. Incluso algunos de los aspectos más extraños de fenómeno OVNI no serían incompatibles con un masivo, duradero y, -lo que es más importante-, automatizado programa extraterrestre de investigación y vigilancia del comportamiento. Es totalmente posible que vivamos en un Nooverso: un cosmos ya densamente vigilado, estudiado y conectado en red, repleto de “máquinas científicas” artificialmente inteligentes e infinitamente pacientes.

Las singularidades de la ciencia del mañana

Uno de los pilares del argumento de Vallée en contra de la HET fue que los millones de “aterrizajes” estimados en la historia de la humanidad excede con creces lo que se necesitaría para un estudio de nuestra planeta y civilización. En su artículo “Cinco argumentos en contra el Origen Extraterrestre de Objetos Volantes No Identificados“, Vallée escribe:

Debería tenerse en cuenta que la superficie de la tierra es claramente visible desde el espacio, a diferencia de Venus u otros cuerpos planetarios envueltos en una densa atmósfera. Además, hemos estado transmitiendo información sobre todos los aspectos de nuestras diversas culturas en forma de radio durante la mayor parte de este siglo y en forma de televisión durante los últimos 30 años, así que la mayoría de los parámetros sobre nuestro planeta y nuestra civilización pueden fácilmente ser adquiridos por medios técnicos discretos y remotos. La toma de muestras requeriría el aterrizaje pero también podría lograrse de forma discreta con unas cuantas misiones cuidadosamente dirigidas del tipo de nuestros propios experimentos Viking en Marte. Todas estas consideraciones
parecen contradecir la ETH
(6).

Cuando Vallée publicó sus “Cinco Argumentos” en 1990, el término “macrodatos” todavía no aparecería hasta una década después. Pero la imagen de la ciencia espacial extraterrestre limitándose a la recolección de datos de corte fino, visitas aisladas de reconocimiento y recolección de muestras, junto con el monitoreo remoto de nuestras emisiones de televisión, no tuvo en cuenta las posibilidades científicas creadas por las capacidades virtualmente ilimitadas de recopilación, almacenamiento y análisis de datos que emergen en el siglo XXI.

También se echa en falta toda una parte de investigación biológica y conductual: experimento y replicación. Éstos aumentan considerablemente en potencia y son posibles de automatizar a gran escala con los desarrollos entrelazados de grandes datos, inteligencia artificial (IA) y robótica.

Todos sabemos cómo los robots tienen o pronto llevarán a cabo tareas aburridas y peligrosas como pasar la aspiradora, conducir nuestros coches y pelear nuestras guerras fuera del alcance de los humanos. La mayoría de la gente no se da cuenta de la tarea infinitamente tediosa que es hacer buena ciencia.

En poco tiempo, tendremos la capacidad de automatizar no sólo la recolección de información, sino también la propia formulación de preguntas de investigación, y una de las primeras cosas que enseñaremos a la IA a hacer (además de no matarnos) es hacer preguntas y luego responderlas de manera científica, es decir, formular hipótesis basadas en hallazgos previos, y luego diseñar y llevar a cabo experimentos para poner a prueba esas hipótesis”. . . y luego repetir esto una y otra y otra vez. El aprendizaje de macrodatos y máquinas ya está acelerando enormemente los avances científicos en salud, astronomía y muchos otros campos.

Los macrodatos y la IA/robótica son umbrales que cualquier nave espacial ET habrá cruzado hace mucho tiempo, igual que habrá dominado la impresión 3D. El uso de recursos locales para crear copias de máquinas y crear los suministros necesarios mediante la reconstrucción de la materia a nivel molecular puede hacer que la vida humana y el trabajo en la Luna y Marte y el cinturón de asteroides sean factibles para la segunda mitad de este siglo. Y una vez que una impresora 3D imprime otra impresora 3-D, el sistema reproductivo robot es una realidad. Une una impresora 3D con una sonda inteligente o un dron y tendrás exactamente lo que John Von Neumann imaginó como la herramienta que cualquier civilización avanzada usaría para explorar más allá de su sistema solar.

Las sondas autorreplicadoras pueden propagarse de planeta en planeta, de sistema estelar en sistema estelar (a través de la vela solar o cualquier otra tecnología que se presente), de forma completamente autónoma.Como pueden repararse y reproducirse perpetuamente, tales sondas tendrían una durabilidad ilimitada, y esto daría paciencia ilimitada. Podrían multiplicarse como conejos y practicar ciencia incansablemente. Cuando se encuentren con planetas realmente interesantes con vida, o incluso con una sopa prebiológica de moléculas orgánicas, podrían aparecer en un mundo así y profundizar tranquilamente a largo plazo. Serán más que sondas espaciales, como solemos pensar en ellas, más bien plataformas científicas completas y autónomas, que compartirán datos entre sí y transmitirán esa información de forma constante o periódica a su lugar de origen para su almacenamiento y uso futuro por la civilización que las construyó, por los protectores de robots de esa civilización o por sus máquinas descendientes. Pueden seguir haciendo ciencia mucho después de que sus constructores originales se hayan ido.

El Experimento Psíquico

Aquí es donde la antigüedad y ubicuidad del fenómeno OVNI empieza a tener sentido en términos de lo que podríamos llamar “máquina HET”. Dada la probabilidad de que innumerables civilizaciones ET hayan surgido en los últimos mil millones de años capaces de poblar el espacio con tales máquinas, un planeta como el nuestro podría haber estado potencialmente plagado de incontables millones de sondas, no sólo observando y registrando silenciosamente, sino también interactuando abiertamente con la flora y fauna locales con el propósito de experimentar y probar hipótesis a lo largo de toda la historia del planeta.

Una vez más, las sondas de Von Neumann tendrían un motivo añadido para la curiosidad y la habilidad no sólo de observar y registrar, sino también de comportarse como experimentadores: generar sus propias hipótesis, diseñar experimentos para probarlas, y tediosamente replicar y volver a replicar sus hallazgos solos o en colaboración, para matizar y actualizar constantemente su comprensión cada vez más profunda de la especie en cuestión.

Tales sondas no se limitarán pasivamente a la observación y a la toma de muestras, sino que también interactuarán de forma muy precisa, deliberada y controlada, y repetirán estas interacciones de forma obsesiva e incansable al mismo tiempo y en condiciones variadas, una y otra y otra vez, construyendo conclusiones de alta fiabilidad.

Una de las percepciones más profundas de Vallée sobre el contacto con los OVNIS se vuelve muy relevante en este contexto. En El Colegio Invisible, Vallée observó que hay una especie de regularidad irregular en los encuentros con OVNIS, que recuerda a un programa de refuerzo en la investigación del comportamiento(7). Esta perspectiva apoyó su teoría de que los OVNIS pueden ser algún tipo de mecanismo de control. La pregunta es, ¿control para qué propósito y por quién? Que los encuentros con OVNIS representan un esfuerzo deliberado, motivado y a largo plazo para dar forma a nuestra cultura o a nuestra evolución en alguna dirección favorable a alguna agenda alienígena es donde la mente gnóstica (o paranoica) de la ciencia ficción sigue naturalmente esta idea. Tal vez. Pero la simple, rutinaria y desapasionada recolección de datos de la ciencia del comportamiento es otra posibilidad que, a pesar de lo que Vallée argumentó en su artículo de “Cinco Argumentos“, no es en absoluto inconsistente ni con la naturaleza absurda y simbólica de muchos encuentros con OVNIS ni con su mero número y repetición a lo largo del tiempo registrado.

Los encuentros con OVNIS no sólo se asemejan a los koanes Zen. También se asemejan a las situaciones artificiosas, surrealistas y ocasionalmente extrañas en las que se encuentran los participantes en cualquier laboratorio de psicología universitario. Incluso cuando son conscientes de que son parte de un experimento, los participantes generalmente son engañados o no reciben información completa sobre el propósito del experimento. Los experimentos a veces involucran a otros “participantes” que son en realidad cómplices del experimentador actuando de una manera específica para provocar algún tipo de respuesta o decisión por parte del participante.

Es crucial, para obtener información significativa, que cada experimento científico deba incluir por lo menos dos grupos, que difieran en un solo parámetro: una condición experimental y un control. Y también necesita un tamaño de muestra lo suficientemente grande como para que su estudio tenga suficiente poder para detectar con precisión un efecto de interés. Por lo tanto, se reclutan tantos voluntarios diferentes como el dinero de la subvención permita, y se ejecuta el experimento lo suficiente como para que incluso una pequeña diferencia de comportamiento entre las condiciones experimentales y de control alcance un significado estadístico y, por lo tanto, se considere como un hallazgo sólido.

Por último, debe repetir el experimento o, idealmente, obtener otros experimentadores en diferentes laboratorios en diferentes lugares para repetir el experimento, y así replicar ese hallazgo. Por lo general, un solo estudio formará parte de una serie, todo un programa de investigación, en el que múltiples experimentos prueban numerosas variaciones sobre un tema, con el fin de perfeccionar cada vez más su comprensión del fenómeno en estudio.

La repetibilidad de los hallazgos es un gran problema en nuestras ciencias hoy en día, ya que los incentivos de recompensas perversas (tenencia y concesión de becas, presión para publicar resultados “sexys”, etc.) y otros problemas como el fraude están llevando a la publicación de datos que no son tan robustos como parecen a primera vista. Pero imagina si esos incentivos perversos no existieran.

Imagina que fueras una máquina científica objetiva, sin ego, con todo el tiempo del mundo y por lo tanto una paciencia infinita, y sin presión para publicar o permanecer en el cargo con resultados sorprendentes, y su único objetivo fuera adquirir una comprensión verdaderamente sólida de cómo se comporta y reacciona la especie objetivo ante circunstancias específicas con un alto nivel de fiabilidad. Parte de este imperativo incluiría comprender que esa especie es altamente compleja, que es cultural, social y psicológicamente adaptable e incluso biológicamente aún evolucionando, y que sus propias acciones pueden contribuir de manera imprevista a esa evolución.

Significaría, creo, que inventarías sin cesar nuevos experimentos para probar nuevas y diferentes hipótesis emergentes, ejecutando esos experimentos con tal número suficiente de sujetos que sus hallazgos serían sólidos pero no tanto como para inundar la señal con su propio comportamiento de interferencia; y esto significaría que necesitarías volver a ejecutar los diversos experimentos una y otra vez y otra vez a lo largo de la historia.
Muchos, muchos “aterrizajes”, en otras palabras.

Rebanada Fina vs. Antropología Profunda

Uno podría preguntarse por qué una civilización extraterrestre querría involucrarse en “antropología profunda”, pero no hay ningún misterio real. Cualquiera que sea la variedad de formas de vida alienígena que pueda tomar, no hay nada antropocéntrico sobre decir que cualquier civilización ET que explora el espacio ciertamente habrá llegado allí siguiendo exactamente el mismo camino que nosotros: a través de la ciencia.

Nuestra civilización ya está construida sobre siglos de ciencia básica, es decir, la ciencia emprendida por su propio interés, a menudo sin cualquier pago directo o previsible en principio. Conocer el comportamiento reproductivo de las esponjas de aguas profundas o la tectónica de placas en la luna de Plutón puede parecer inútil para la mayoría de la gente (incluyendo algunos contribuyentes que no comprenden la importancia de este tipo de ciencia), pero los científicos y los encargados de formular políticas inteligentes que financian la ciencia saben que cada pequeño detalle es parte de un vasto rompecabezas y que cualquier pedacito de información puede, en última instancia, valer la pena de maneras imprevistas, el largo camino de años, décadas o siglos atrás. Por lo tanto, nuestra curiosidad básica sobre el universo y nuestra capacidad colectiva para invertir recursos en esa curiosidad son adaptables.

Más básicamente, el conocimiento es poder. Permite la predicción y control. No hay límite en el grado de predicción y control sobre la enfermedad, por ejemplo, que los investigadores médicos de las universidades e instituciones gubernamentales quisieran alcanzar, con recursos científicos ilimitados. Del mismo modo, si el dinero (y la legalidad) no fueran un impedimento, ciertamente no hay límite al grado de predicción y control que una agencia de inteligencia como nuestra NSA quisiera lograr sobre las más remotas amenazas a largo plazo a la seguridad de la nación. Todavía estamos en vísperas de una singularidad científico/inteligente de este tipo, limitada por los límites de financiación y recursos, los límites de la predisposición humana y la limitada capacidad de uso de todos los datos que estamos recopilando con eficacia.

Pero si esas limitaciones pueden ser superadas a través de la inteligencia artificial avanzada y la robótica, y si no nos destruimos a nosotros mismos en el proceso (un gran “si”, obviamente), estaremos en posición de adquirir un conocimiento de un alcance y una resolución alucinantes, y no tendremos razón para no hacerlo.

Cualquier civilización avanzada, incluso si evolucionó en diferentes direcciones que “hacia afuera” (es decir, la colonización), todavía enviaría sus ojos, sus oídos y sus cerebros errantes por todo su estelar vecindario y más allá, aunque sólo sea por su propia seguridad. En todas partes, esos ojos y oídos se acomodarían por mucho tiempo, aprendiendo todo lo que fuera posible a lo largo de toda la historia de la cada estrella, luna y planeta, sobre su geología y clima y química orgánica, así como la flora y la fauna primitivas (si las hubiera), porque ¿quién sabe lo que pasará en un millón o mil millones de años? ¿Quién sabe dónde surgirá la vida desde el barro primordial? ¿Quién sabe qué musaraña arbórea podría convertirse en una especie militarista espacial a largo plazo, y por lo tanto valdría la pena aprender a predecir y controlar si esa especie alguna vez podría representar una amenaza para su seguridad?

Según algunas estimaciones, llegamos tarde a la fiesta galáctica. Podría haber muchas civilizaciones o “inteligencias” con la capacidades descritas, precediéndonos por millones o miles de millones de años. Por lo tanto, las sondas móviles y las cámaras de circuito cerrado de televisión que tienen muchos diferentes orígenes, basados en diferentes tipos y niveles de tecnología, podrían estar literalmente en todas partes. Algunas podrían ser orgánicas; algunas podrían ser luminosas; otras podrían estar incrustados en el tejido del espaciotiempo mismo. Algunas podrían interactuar directamente con la conciencia. La conclusión es que, en el nooverso, no hay expectativa de aislamiento, y ninguna expectativa de recoger tus 20 dólares después de que el experimento psíquico ET termine, porque nunca se acaba.

¿Esto explica el fenómeno OVNI, o parte de él? Quién sabe…..y Vallée tiene razón en que necesitamos ampliar nuestras mentes para considerar más posibilidades no intuitivas como seres interdimensionales. Pero la HET sigue siendo una posibilidad que deberíamos dejar abiertamente sobre el tapete, aunque otras hipótesis, menos aburridas, parecen actualmente más desafiantes y emocionantes.

ERIC WARGO                                Edgescience

REFERENCES

1 Vallée, Jacques. (1969). Passport to Magonia. Chicago, IL: Henry Regnery Company.

2 Ouelette, Eric. (2015). Illuminations. Charlottesville, VA: Anomalist Books.

3 Cutchin, Joshua. (2015). A Trojan Feast. Charlottesville, VA: Anomalist Books.

4 Brewer, Jack. (2016). The Greys Have Been Framed. Charlestone, SC: CreateSpace.

5 Douthat, Ross. (2017, December 23). “Opinion: Flying Saucers and Other Fairy Tales.” The New York Times. https://www.nytimes.com/2017/12/23/opinion/alien-encounterschristmas-ufo.html

6 Vallée, Jacques. (1990). “Five Arguments Against the Extraterrestrial Origin of Unidentified Flying Objects.” Journal of Scientific Exploration 4(1):105-117.

7 Vallée, Jacques. (1975). The Invisible College. New York: E.P. Dutton & Co.

ERIC WARGO obtuvo un doctorado en Antropología Cultural por la Universidad de Emory en 2000 y desde entonces ha trabajado como escritor científica y editor para asociaciones científicas e institutos en Washington, DC. En su tiempo libre, escribe sobre parapsicología, ufología, ciencia ficción, y la conciencia en su blog The Nightshirt (thenightshirt.com), y ha sido invitado en Skeptiko, Grimerica y otros podcasts. Su primer libro, Time Loops, está a punto de salir en Anomalist Books. Puede ser contactado en eric.wargo@gmail.com.

EL NUEVO PASATIEMPO DE LOS SUPER RICOS: CAZAR EXTRATERRESTRES

KEITH A. SPENCER     La búsqueda de señales de radio alienígenas es financiada en gran parte por multimillonarios. ¿Es una buena idea?

En la era de los barones ladrones, el símbolo de estatus más importante para los súper ricos era tener el nombre de uno en una biblioteca o universidad, a lo Andrew Carnegie, John D. Rockefeller o Andrew W. Mellon. Hoy en día, ese símbolo de estatus, -al menos para cierto segmento de la élite de Silicon Valley-, es un radiotelescopio. El Instituto SETI, acrónimo de “Search for Extraterrestrial Intelligence” (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre), es la principal organización internacional encargada de explorar los cielos en busca de señales potenciales de civilizaciones extraterrestres. En la actualidad, el Instituto SETI está financiado en gran medida por donantes individuales – y la lista de donantes principales se lee como un quién es quién de la riqueza tecnológica. Entre los mayores contribuyentes del Instituto SETI: luminarias multimillonarias como William Hewlett y David Packard, homónimos de la Corporación Hewlett-Packard; Gordon Moore, cofundador de Intel; Paul Allen, cofundador de Microsoft; y Yuri Milner, el capitalista de riesgo nacido en Rusia metido en muchos negocios de Silicon Valley. Aparte de que todos son multimillonarios, todos los mencionados anteriormente trabajan o trabajaron de alguna forma en tecnología.

La búsqueda de E.T. no siempre fue una empresa privada. Cuando los astrónomos se dieron cuenta por primera vez de que las ondas de radio podían utilizarse para la comunicación interestelar, muchos gobiernos e investigadores académicos se interesaron en la posibilidad de buscar señales extraterrestres. Después de todo, la búsqueda de ondas de radio es un proceso relativamente barato y fácil; sólo tienes que apuntar tus radiotelescopios hacia el cielo y escuchar. Frank Drake, ahora profesor emérito de astronomía en la Universidad de California, Santa Cruz, inició la primera búsqueda SETI cuando, en 1960, apuntó a dos estrellas cercanas con una antena del Observatorio Nacional de Radioastronomía.

Durante un tiempo, el gobierno federal, a través de la NASA, financió esfuerzos para escuchar las señales potenciales de los extraterrestres. Sin embargo, en 1993, el senador de Nevada Richard Bryan introdujo una enmienda en un proyecto de ley de asignaciones de la NASA que despojó a los esfuerzos del SETI de la NASA de cualquier financiación, a pesar de sus minúsculos costos en comparación con el presupuesto general de la NASA. La búsqueda más extensa de esfuerzos de inteligencia extraterrestre se trasladó a un modelo de financiación privada basado en la donación; así nació el Instituto SETI, una organización sin fines de lucro.

No es una coincidencia que la privatización de la búsqueda de inteligencia extraterrestre ocurriera en el mismo momento en que las economías occidentales estaban adoptando reformas económicas neoliberales, vendiendo amplias franjas del estado de bienestar social a intereses privados, contratando a otros, y confiando en fundaciones privadas para cumplir con tareas que anteriormente habían sido del dominio del gobierno: cosas como proporcionar vivienda, comida y refugio a los ciudadanos; subvenciones para la educación superior; financiación de las artes y las ciencias, etc. “La era del gran gobierno ha terminado“, declaró el presidente Clinton en su discurso sobre el Estado de la Unión de 1996, tomando prestada una calumnia (“gran gobierno“) que la derecha había inventado para tratar de emponzoñar la noción de que cualquier forma de gobierno podría ser cualquier cosa menos hinchada e intratable.

El neoliberalismo es un sistema global de poder minoritario, saqueo de naciones y expolio del medio ambiente… un sistema hegemónico de intensa explotación de la mayoría“, escribieron Alfredo Saad-Filho y Deborah Johnston en “Neoliberalismo: Una Mirada Crítica“. En la medida en que las políticas neoliberales otorgan “poder minoritario” a un pequeño grupo de élites, el neoliberalismo es esencialmente una forma suave de autoritarismo, en la medida en que dichas políticas toman los aparatos democráticos del Estado y los ponen en manos privadas, o los asignan a tecnócratas inexpugnables. Esta es quizás la razón por la que la industria de la tecnología, con su tendencia a menudo ridiculizada de comprimir todas las cuestiones sociales en “problemas” y “soluciones” excesivamente simplificados, encaja tan bien con la mentalidad neoliberal: todo el ethos de Silicon Valley es dejar que los expertos técnicos apliquen sus trucos y soluciones a la vida cotidiana, en sus propios términos monetizados.

¿Qué tiene que ver toda esta charla sobre el neoliberalismo con los alienígenas? Resulta que la historia del SETI y del Instituto SETI es realmente una historia de economía, específicamente del neoliberalismo. Porque no sólo la búsqueda de E.T. está en manos privadas, sino que aquellos que creen en su misión, y aquellos que buscan extraterrestres, les han otorgado propiedades extrañas que reflejan más la era en la que vivimos que cualquier principio cósmico “universal” de la sociología.

Echa un vistazo a Silicon Valley y encontrarás todo tipo de tecnólogos que están convencidos de que tienen una idea bastante clara de cómo serán los extraterrestres una vez que los conozcamos. En 2015, un grupo de científicos y directores generales, entre ellos Elon Musk, firmaron una carta de advertencia contra los intentos teóricos de enviar mensajes a los extraterrestres; en ella, escribieron sobre su preocupación de que “debido a que recientemente (en términos cósmicos) hemos alcanzado una capacidad de comunicación interestelar, es probable que otras civilizaciones comunicativas que encontremos sean millones de años más avanzadas que nosotros“.

Las proyecciones sobre las intenciones de los alienígenas también aparecen en las páginas de prestigiosas revistas científicas, incluyendo Nature, que publicó un editorial en 2006 sobre su temor de que un alienígena reciba un mensaje humano que pueda “revelar algún defecto peculiar en nuestro maquillaje psicológico que los especialistas en ‘operaciones encubiertas’ alienígenas podrían empezar a buscar formas de explotar“. Oye, eso suena como la trama de “Half-Life”.

George Basalla, un historiador que ha escrito extensamente sobre la historia de SETI, cree que los creyentes de SETI son más parecidos a los seguidores religiosos que a los científicos. Cita las formas en que los científicos del SETI son incapaces de evitar transponer la civilización humana, la cultura y las costumbres a los teóricos alienígenas, un pecado que nubla su capacidad para buscar E.T. en primer lugar. “A pesar de los esfuerzos de los científicos del SETI para evitar las trampas del antropomorfismo, duplican la vida terrestre y la civilización en planetas distantes, creando una sucesión de mundos extraterrestres que reflejan los suyos“, escribe Basalla. Continúa: “Los investigadores de SETI tienden a transferir la vida y la cultura terrestre al resto del universo porque operan más allá de los límites de su conocimiento y competencia cuando discuten la universalidad de la ciencia y las matemáticas, la evolución biológica y cultural, la idea de progreso, la naturaleza de la tecnología y el significado de la civilización“.

La propiedad transitiva de la arrogancia

La arrogancia de los científicos que transponen la cultura humana, la civilización, las creencias y la biología en su búsqueda de inteligencia extraterrestre tiene un extraño espejo en los multimillonarios de Silicon Valley que donan a esta tentativa. Cualquiera que haya pasado tiempo en Silicon Valley es consciente de la vanidad de la tecnocracia de élite que gobierna el valle, con su creencia pseudoautoritaria en la creación de una sociedad libre de democracia dirigida, administrada y operada por tecnócratas. Y mientras que las fundaciones privadas de las élites tecnológicas, -desde la Fundación Bill y Melinda Gates hasta la Iniciativa Chan-Zuckerberg-, hablan de este objetivo de rehacer el mundo en sus propios términos inexplicables, ocasionalmente alguien lo dice en voz alta, como cuando el capitalista de riesgo y cofundador de PayPal Peter Thiel escribió: “Ya no creo que la libertad y la democracia sean compatibles“.

Llamémoslo chovinismo STEM (de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés, nota del traductor), tal vez. Es una tendencia que es bastante perceptible en las decisiones empresariales del mundo de la tecnología. Obsérvese: la transformación de Facebook en una especie de pseudo-nación estatal, y sus garantías públicas de que hará todo lo posible para mantener intacta la integridad de nuestras democracias, lo cual, como señaló astutamente Max Read, es aterrador escuchar proveniente de una corporación. O el distópico Soylent, un sustituto alimenticio en polvo diseñado para solucionar el “problema” de comer eliminando por completo los placeres de la comida; o en la competencia desesperada entre las mayores compañías de tecnología para automatizar los coches y así eliminar a todos los conductores humanos; o en la saga de la tan malvada “Bodega”, un nuevo intento de automatizar y eliminar las tiendas de esquina dirigidas por personas…. Podría continuar. En cualquier caso, el extraño culto de Silicon Valley cree profundamente que son los tipos más inteligentes de la sala, y que el mundo debería ser gobernado por sus reglas.

Este tipo de mentalidad se extiende hasta los esfuerzos filantrópicos de Silicon Valley, que a menudo se basan en fantasías tecno utópicas sobre cómo funciona el mundo. El director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, tuvo una vez la arrogancia de creer que él solo sabía cómo arreglar las escuelas públicas de Newark, a pesar de no tener experiencia educativa; Zuckerberg donó 100 millones de dólares en el intento pero sin resultado alguno. Demasiado para el gobierno de los tecnócratas.

Así que volvamos al SETI y al Instituto SETI. Todos los multimillonarios llegan a un punto en el que su dinero ya no les compra poder ni felicidad; muchos multimillonarios recurren a la filantropía para amortiguar aún más su legado y su ego, ya que aunque nadie puede lograr la inmortalidad práctica, dotar una biblioteca, universidad o edificio es lo más cercano que pudiera  llegar a tener nuestro nombre para siempre.

El siguiente paso para los tecnócratas super-ricos, entonces, es tener su nombre en lo que puede ser el evento más importante en la historia de la humanidad: la búsqueda para afirmar que no estamos solos en el universo. En la actualidad, gran parte de la infraestructura del Instituto SETI es nombrada por y para sus donantes: está el Allen Telescope Array, nombrado en honor a Paul Allen; y la Breakthrough Prize Foundation de Yuri Milner, su donación de $100 millones para proyectos del SETI. Si una señal es realmente descubierta en virtud de uno de estos esfuerzos, el donante multimillonario indudablemente se convertirá en una especie de icono durante los próximos mil años, todo por tener el privilegio de gastar el dinero que hizo de la mano de obra de otros para pagar a otras personas para que construyeran un telescopio (o financiaran un programa de subvenciones) con su nombre en él.

En una era en la que nuestra cultura se obsesiona con las vidas y creencias de los CEOs y billonarios, y muchos los ven como nuestros salvadores, parece imprudente promover nuestra adulación. Después de todo, nos metimos en nuestro lío político trumpiano creyendo que los que son ricos son inteligentes, y viceversa; sin embargo, los verdaderos talentos de los ricos tienden a evitar los impuestos y a presionar a los políticos para que hagan cosas para aumentar sus ganancias.

Independientemente de si usted piensa que las señales alienígenas están a la vuelta de la esquina o no, la privatización del Instituto SETI es un triste reflejo de la tendencia de las instituciones que actúan en el interés público a ser llevadas al reino del donante privado. Por ahora, el Instituto SETI vive en la intersección de un diagrama de Venn: un círculo lee “la arrogancia de los technorati“, el otro círculo “nuestro momento económico”. Si hay extraterrestres ahí fuera leyendo, me disculpo de antemano por los bichos raros que dirigen nuestro extraño planeta.

KEITH A. SPENCER  (28/11/17)        Alternet        [Traducido por JUAN PEDRO MOSCARDÓ para LibertaliadeHatali]   Fuente original:  Salon

“LA MUJER Y EL MONSTRUO”: LA PELÍCULA QUE INSPIRÓ “LA FORMA DEL AGUA” SIGUE TAN SUGESTIVA Y POÉTICA COMO HACE 63 AÑOS

JOHN TONES                A estas alturas ya es de dominio público: la flamante ganadora de los Oscar 2018 a mejor película, director, banda sonora y diseño de producción nació de una frustración infantil. Concretamente, la que puso de los nervios a Guillermo del Toro cuando salió de ver ‘La mujer y el monstruo (título español para el mucho más evocador ‘Creature from the Black Lagoon‘) profundamente decepcionado porque los paradigmáticos mujer y monstruo no acababan juntos.

Lo curioso es que, pese a la inevitable romantización que los años le han dado a la película, no hay ningún tipo de reciprocidad, empatía o entendimiento entre ambos. Posiblemente son muchos años en los que nos hemos acostumbrado a la idea del monstruo con buen fondo cautivado por la belleza de una fémina y que gracias a ella / debido a ella se sacrifica para no hacer daño a sus congéneres (los de ella, claro). De ‘King Kong‘ a las primeras películas góticas de la Universal, como ‘El doctor Frankenstein‘ o ‘El hombre lobo‘, el monstruo siempre era un señor torpe pero galante. En este caso, algo menos.

Menos galante que en ‘La forma del agua‘ desde luego, donde presenciamos una relación hecha y derecha, con consumación incluida, entre una mujer y un hombre-pez. Pero aunque ‘La mujer y el monstruo’ va por derroteros menos erotizados, y aunque Guillermo del Toro recoge múltiples influencias en su película, desde luego la Criatura de la Laguna Negra es la referencia más clara y directa. La revisamos para entender por qué, justo 63 años después de su estreno, sigue siendo todo un clásico.

El ataque del Hombre-Branquia

Aunque hoy día, por tradición y porque la película lo merece, la Criatura de la Laguna Negra (nombre oficial: Gill Man, u Hombre-Branquia) forma parte del panteón de monstruos clásicos de la Universal, junto a Drácula o La Momia o El Hombre Invisible, llegó a las pantallas unos años después que los clásicos, en 1954. Para entonces, la Universal ya llevaba un tiempo autoparodiándose de forma involuntaria (con los tronadísimos cócteles como ‘La zíngara y los monstruos‘) o muy conscientemente (con las películas de Abbot y Costello enfrentándose a sus criaturas).

En 1954 el auténtico filón estaba en el cine de ciencia-ficción, y un poco en esa dirección mira la película, que si bien no es una producción de género, desde luego está más cerca de sus tropos que del castillo con telarañas y la damisela con candelabro y camisón. Tenemos científicos que hacen un descubrimiento que podría cambiar nuestro concepto del origen del hombre, tenemos introducción divulgativa con voz en off, tenemos bicho verde -más alienígena que no-muerto- y tenemos 3D.

El argumento es un peculiar conglomerado de esa ci-fi de moda y de las clásicas monster movies de la casa: un grupo de científicos descubre un fósil de una mano palmípeda que podría apuntar a un eslabón perdido entre criaturas prehistóricas marítimas y terrestres. Un grupo comandado por el Dr. Reed (Richard Carlson), su colega Kay Lawrence (Julia Adams) y el ambicioso Dr. Williams (Richard Denning) viajan al Amazonas a investigar y allí desatan la ira de una criatura anfibia que, defendiéndose de la intrusión, comienza a atacar la embarcación humana.

El origen del argumento está en una fiesta en casa de Orson Welles en 1941 durante el rodaje de ‘Ciudadano Kane‘. Su buen amigo William Alland, miembro del grupo Mercury Theater donde Welles obtuvo sus primeros éxitos, escuchó una historia en boca del cineasta latinoamericano Gabriel Figueroa, que aseguraba que la historia de un ser anfibio que una vez al año salía del Amazonas, raptaba una doncella y volvía al río era completamente cierta. Una década después, con una firme carrera en Hollywood como productor de éxitos dentro del boyante género de ciencia-ficción (por ejemplo, ‘Llegó del más allá‘ de Jack Arnold), aún seguía dándole vueltas a la historia del ser del Amazonas.

Alland escribió un tratamiento inicial inspirado en ‘King Kong’, en el que la criatura se enamoraba de una mujer humana, era capturada y llevada a la civilización, donde escapaba y sembraba el caos. Finalmente, Alland abandonó la idea -que sería retomada en las secuelas, ‘La venganza del hombre monstruo‘ y ‘El monstruo camina entre nosotros‘, resultonas pero decididamente inferiores a su precedente- y mantuvo la acción restringida al Amazonas.

Arthur Ross, nominado al Oscar por el guión de ‘Brubaker‘ en 1980 y curtido guionista de películas como ‘La carrera del siglo‘ o episodios de series como ‘Peter Gunn‘ o ‘Alfred Hitchcock presenta‘, se encargó de darle la forma final. El encargado de dirigir la producción fue Jack Arnold, viejo conocido de Alland y auténtica estrella de la ciencia-ficción del momento, gracias a películas como las citadas, Tarántula o la que quizás sea su indiscutible obra maestra, ‘El increíble hombre menguante‘.

Poética submarina

Por asombroso que pueda parecer dado que hoy aún se la ve erróneamente como producto camp, el impacto y fama de ‘La mujer y el monstruo‘ (500.000 dólares de presupuesto, tres millones de recaudación) vino de que el público nunca había visto un monstruo así. El diseño se distanciaba del estilo “maquillaje y prótesis sobre un actor” de anteriores monstruos de la casa, con un traje de cuerpo completo de un detallismo que aún hoy resulta espectacular: la textura escamosa, el escalofriante brillo de vida en los ojos, las branquias palpitando con la respiración del monstruo…

El diseño del monstruo tiene una peculiar historia detrás: su creadora fue una mujer, Millicent Patrick, polifacética artista que participó como actriz en 21 películas, hizo diseño de producción para muchas más y se convirtió en la primera animadora contratada por Disney. Antes de ‘La mujer y el monstruo‘ participó en varias películas de monstruos de Universal con diseños parciales de las criaturas, pero Gill-Man fue su primera creación total. Por desgracia, el entonces muy popular George Hamilton “Bud” Westmore, hoy famoso por sus prácticas profesionales poco éticas, luchó para que el nombre de Patrick quedara fuera de los créditos iniciales y recibir él toda la fama.

Llegaron a crearse dos trajes del monstruo. Uno para el nativo de Florida Rico Browning, cuyo estilo a la hora de nadar tras ser filmado para unos planos submarinos de prueba gustaron a Arnold. Y otro para el especialista Ben Chapman, que interpretó a la Criatura fuera del agua y que medía dos metros de altura, así que no podían compartir el traje. Esto llevó a sutiles diferencias entre ambos disfraces. Por ejemplo, el traje de Chapman tenía unos abdominales extra al ser más grande.

Millicent Patrick con su Criatura

Esa atención puesta en el diseño de la criatura por encima de cualquier otra cuestión del film parece dar la impresión de que Arnold se maravilla con su monstruo, y como en las grandes películas góticas de la Universal, ‘Creature from the Black Lagoon‘ empatiza con el diferente, lo que sin duda la vincula con ‘King Kong‘. En todo momento entendemos que los humanos son invasores, que son ellos los que vienen a arramblar con un hábitat ajeno, y los que agreden no por miedo ni por protegerse, sino por pura rabia o ambición. Las acciones de Gill-Man son primitivas y brutales, pero de algún modo el espectador entiende que está defendiendo su territorio.

Por eso, en las sugestivas escenas submarinas, las más famosas de la película, en las que el monstruo espía a Julia Adams mientras ésta se refresca en las turbias aguas de la Laguna Negra, lo vemos todo desde la perspectiva de la criatura. Estas escenas, que en su día estuvieron maravillosamente potenciadas por el efecto 3D con el que se rodó la película, se convirtieron rápidamente en las más recordadas, y son claramente las que más han influido a Del Toro, ya que despiden una poética ingrávida y siniestra muy especial, además de un curioso erotismo que, a diferencia de lo que sucede en ‘La sombra del agua‘, queda eternamente sin enunciar -por motivos obvios-.

Imitadores con branquias

La popularidad de la criatura la ha llevado a ser homenajeada en distintas ocasiones, aunque siempre en papeles secundarios. Quizás las más memorables son el feroz y espectacular homenaje de ‘Una pandilla alucinante‘, el fugaz paso por el cóctel animado de monstruos clásicos de ‘Hotel Transilvania y, cómo no, Tío Gilbert, un Gill-Man con traje que apareció en la primera temporada de ‘La familia Monster‘. Eso sin contar la gran cantidad de imitadores e hijos bastardos que le han salido, de los excesivos ‘Humanoides del abismo‘ del Corman más zetoso o la brutal italianada ‘La isla de los hombres peces‘.

‘Una pandilla alucinante’

Tampoco es de extrañar que la primera ‘Creature from the Black Lagoon‘ haya intentado ser relanzada en distintas ocasiones. El caso más popular es el de John Landis en 1982, que quería producir un remake con el propio Jack Arnold dirigiendo y con Nigel Kneale (creador de Quatermass) con un guión que llegó a completarse con dos Criaturas, una agresiva y otra más sensitiva. La decisión de Universal de dar prioridad a ‘Tiburón 3. El gran Tiburón‘ dio al traste con el proyecto.

Otros directores que se han hecho cargo del posible remake han sido John Carpenter, Peter Jackson e Ivan Reitman en los noventa, Gary Ross -tras el éxito de ‘La momia‘ en 2001 (con la ayuda de su padre Arthur A. Ross, uno de los guionistas originales), Guillermo del Toro en 2002 con un proyecto que tenía mucho en común con ‘La forma del agua‘, Breck Eisner en 2005, y ya en 2012, Dave Kajganich. Se preveía un remake como parte del Dark Universe de Universal, con guión de Will Beall. El fracaso de ‘La momia‘ y la salida de Alex Kurtzman y Chris Morgan ha vuelto a poner en entredicho el proyecto.

Está claro que nuestro Hombre Pez, en cualquier caso, se resiste a ser olvidado. El calor con el que ha sido recibida ‘La forma del agua‘, toda una secuela apócrifa de ‘La mujer y el monstruo‘, es la mejor prueba: brutal o romántico, submarino o en tierra firme, parece que ‘Branquias bajo el agua‘ vuelve a ser el baile de actualidad.

JOHN TONES                                 ESPINOF

LA EXTRAORDINARIA VIDA DE ISABELLE EBERHARDT

Isabelle con ropas beduinas en 1900/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

JORGE ALVAREZ          En su libro Grandes aventureras 1850-1950, Alexandra Lapierre y Chrystel Mouchard hacen una adecuada presentación de una exploradora algo atípica, valga la redundancia: “Si se puede decir de muchas de las aventureras que abandonaron un nido confortable, de Isabelle Eberhardt se puede decir todo lo contrario: con múltiples identidades, venida de ninguna parte, no cesó de intentar unir lo que en ella estaba dividido para colocarlo en un único lugar. Y cuando lo encontró se ahogó en él”. Sería un excelente epitafio para su tumba.

Isabelle Eberhardt, en efecto, no procedía de una ilustre familia. De hecho, tras su nacimiento en 1877 fue registrada como hija ilegítima para proteger la identidad del padre, un ex-sacerdote armenio llamado Alexander Trophimowsky, que no quiso reconocerla. Su propia madre, Nathalie Eberhardt, era hija natural de un alemán y una judía rusa, habiéndose casado con el general y senador Pavel Karlovitch de Moerder, un aristócrata viudo y cuarenta años mayor que ella con el que tuvo dos hijos, Nicolás y Vladimir.

En 1871, Nathalie terminó agobiada de la vida de casada, fugándose a Ginebra con el pope, al que habían contratado como tutor de los niños y quien a su vez ya había abandonado a su propia familia y colgado los hábitos. La muerte de Pavel solucionó cualquier problema legal y económico. Isabelle nació seis años después (antes había nacido otro varón, Augustin).

Trophimowsky, pese a eludir su responsabilidad paterna con Isabelle, sí le proporcionó una esmerada educación, ya que era un auténtico erudito que no dudaba en inculcar a los niños con una novedosa metodología que incluía su espíritu anarquista y ateo. Así, la niña aprendió francés, ruso, alemán e italiano, además de latín, griego y árabe clásico. No sólo idiomas, pues también dominaba materias como filosofía, química, historia, geografía y literatura, siendo una voraz lectora.

Un retrato poco común de Isabelle/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Esa atípica imagen para los estándares femeninos de la época se plasmaron asimismo en la costumbre de vestir ropa masculina. Pero no todo fue idílico. Todos los hermanos se sintieron constreñidos por un Trophimowsky que los trataba tiránicamente y poco a poco fueron marchándose. Augustin, por ejemplo, siguió el consejo de un amigo militar y para librarse tanto del influjo paterno como de unas deudas y un poco recomendable vínculo con un grupo revolucionario ruso, se alistó en la Legión Extranjera Francesa en 1894; fue destinado a la colonia de Argelia, despertando en su hermana -que también conocía a aquel oficial- un vivo interés por conocer el lugar.

Ambos mantuvieron una intensa relación epistolar durante tres años que ella, dando rienda suelta a su ya fértil imaginación, firmaba con pseudónimos orientalistas de ambos sexos, tal cual hacía en algunos cuentos que publicaba en La Nouvelle Revue Moderne. Las cartas de su hermano le resultaron de ayuda para otra obra, Vision du Moghreb, que era una historia de la religión en el norte de África escrita en un tono abiertamente anticolonial.

La foto más famosa de Isabelle, ataviada de marinero, hecha en 1895/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Isabelle amaba el mundo islámico por influjo de su padre, que la había instruido no sólo en el idioma sino también en las costumbres y la fe, leyendo juntos el Corán. Por eso perfeccionó su manejo del árabe por correspondencia y respondió a un fotógrafo llamado Louis David que, interesado por aquel libro, le ofrecía ayuda para establecerse en Bône (actual Annaba, en la frontera argelina con Túnez). Fue él quien en 1895 hizo la foto más famosa de Isabelle, ataviada con uniforme de marinero y apariencia andrógina.

En 1897 convenció a su madre para hacer ese viaje, aunque terminaron chocando con David y su esposa porque éstos desaprobaban la excesiva confraternización que sus huéspedes mantenían con la población local, así que se instalaron por su cuenta lejos de los colonos europeos. Isabelle siguió fiel a su afición a vestirse de hombre, allí con más razón porque si no, al ser mujer, la costumbre árabe le vetaba salir sola. Esas diferencias culturales no le hicieron mella y se convirtió al Islam, religión que se adaptaba muy bien a su espíritu fatalista que todo lo sometía a la predestinación y la voluntad divina.

Cartel de la película Isabelle, basada en su vida

Emulaba así al famoso Richard Burton, que también abrazó aquella fe aunque nunca lo hizo público. Igualmente, su madre la siguió en la decisión y, cuando murió a los seis meses, su hija mandó labrar en la lápida el nombre adoptado de Fátima Manoubia. Trophimowsky, que había sido avisado de la enfermedad cardíaca que mató a Nathalie, llegó tarde y chocó con su hija, que envuelta en lágrimas manifestó su deseo de acompañar a su madre y, para su propio pasmo, tuvo que rechazar el revólver que su padre le ofreció para ello.

Por lo demás, la depresión consiguiente llevó a Isabelle a refugiarse en el consumo de alcohol y hachís, así como a llevar una vida sexual tan activa como impersonal, relacionándose especialmente con gente humilde. Esto la convirtió en una rara avis para los musulmanes pero tolerada porque todos la consideraban una agente británica. Se hacía llamar Si Mahmoud Saadi y, entre narguile y narguile, debatía sobre teología o poesía y empezaba a trabajar en una novela romántica por entregas titulada Trimardeur.

Varias ediciones recientes de las obras de Isabelle/Imagen: Valérie Barkowski

Cuando Augustin fue expulsado del ejército le acompañó a Suiza para encontrar un drama familiar: su hermano Vladimir se había suicidado y su padre, con un cáncer en la garganta, falleció poco después; hay quien apunta que se suicidó o que ella le asistió en eutanasia. Era el final definitivo de la vida en Europa -o eso pensaba-, sólo dulcificada por un amor efímero con un diplomático armenio al que conocía desde adolescente y que se terminó cuando le destinaron a Estocolmo.

Ya sin ataduras, regresó a África y se zambulló de lleno en su alter ego masculino. Cuando agotó el dinero tuvo que retornar al viejo continente para vender su casa y solventar los problemas de herencia que había con la esposa original de Trophimowsky. Fue entonces cuando un amigo le sugirió dirigirse a París y ser escritora. Lo intentó sin éxito pero a cambio se le abrió la puerta a una insospechada aventura: la Marquesa de Morés quería averiguar la identidad de los tuareg que habían asesinado a su marido para llevarlos ante la justicia y contrató a Isabelle para que los buscara.

Así, viajó al Sáhara en el verano de 1900. Sin embargo, los obstáculos que pusieron las autoridades y el poco interés que ella misma aplicó a su misión hicieron que la frustrada marquesa dejara de enviarle dinero. Siguió viviendo en plan nómada hasta establecerse junto a un soldado argelino del que se enamoró, Sliméne Mahmi, levantando un escándalo entre los franceses al mostrarse públicamente de su brazo. Fue él quien la puso en contacto con los Quadriya, una orden sufí en la que se inició, lo que llevó a los galos a deducir que, en efecto, aquella alocada mujer era una espía.

Isabelle con diecisiete años, en otra foto de Louis David/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Pasó así de ser considerada una simple excéntrica a una sospechosa de agitación. Las autoridades destinaron a su novio a otro sitio para alejarla pero ella se quedó sin sospechar hasta qué punto levantaba odios. Tuvo ocasión de comprobarlo en enero de 1901 cuando acudió a Si Lachmi, un morabito, para pedirle ayuda económica: mientras esperaba fue atacada a sablazos por un hombre que dijo actuar en nombre de Dios. Hubo quien acusó al santón de instigar el atentado, ya que ella había sido su amante tiempo atrás, pero Isabelle, que recibió una herida leve en la cabeza y otra muy grave en un brazo, siempre creyó que aquello fue instigado por los franceses.

En cualquier caso, tras unas semanas en el hospital se reunió con su soldado pero, hartas de su incómoda presencia, las autoridades les denegaron el permiso para casarse y a ella la expulsaron de África. Tuvo que irse a vivir a Marsella, con Augustin y su esposa, si bien debió personarse en Argelia para el juicio contra su agresor, al que perdonó al ver que mostraba arrepentimiento y eso hizo que se salvara de la guillotina, a cambio de cadena perpetua. Luego volvió a Francia, tarbajando como operario portuario junto a su hermano disfrazada de hombre porque estaban en la miseria.

Isabelle enfermó e intentó suicidarse -algo que repetiría varias veces a lo largo de su vida- pero mientras la vida seguía y ella continuaba su novela. Fue entonces cuando conoció al dramaturgo Eugène Brieux, con quien coincidía en su postura anticolonial, que le pagó por varias de sus historias, aunque luego no encontró un editor que quisiera publicarlas. No obstante, hubo un pequeño atisbo de felicidad al ser destinado Mehmi a una guarnición cercana a la costa, lo que permitió que por fin contrajeran matrimonio en octubre de 1901 y, una vez licenciado él, se les autorizara establecerse en Bône primero y en Argel después.

Otras dos fotos características/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Como finalmente se resolvió el pleito por las propiedades de Trophimowsky sin que quedase nada, Isabelle empezó a escribir para el diario Al-Akhbar, publicando además las primeras entregas de Trimardeur. No cobraba mucho pero así compensaba el exiguo dinero que aportaba su marido como intérprete del ejército; la contrapartida fue que volvió a ponerse en el punto de mira de la opinión pública, especialmente después de que retomara sus ropajes de hombre, desapareciera durante semanas en el desierto para entrevistar a las tribus beduinas y frecuentara las visitas a otro santón sufí.

Lyautey años después, con uniforme de general/Imagen: dominio público en Wikimedia Commons

Eso provocó el despido de Mehmi y eso les puso al borde de la ruina absoluta -ella no era buena administradora y todo lo gastaba en libros, regalos y tabaco-, de la que se libraron por la intercesión de algunos amigos. Uno de ellos fue Louis Hubert Lyautey, un oficial francés que años más tarde se haría famoso creando el Protectorado de Marruecos y llegaría a ser mariscal e incluso ministro. Pero de aquélla, año 1903, no era más que un militar al mando de Orán y partidario de una política de cooperación con la población nativa. Tras una entrevista para el periódico, Lyautey la contrató como enlace con los indígenas y, de paso, posiblemente también como espía.

Sólo que Isabelle ya estaba muy mermada de salud, en parte por la malaria y en parte por la sífilis. Tuvo que ser ingresada pero pidió el alta voluntaria, se reunió con su esposo y el 20 de octubre de 1904 se mudaron a una pequeña casa de adobe en Aïn Séfra… que al día siguiente fue arrastrada por una riada generada por una súbita tormenta. Mehmi pudo salir a nado pero ella desapareció bajo las aguas y su cadáver no apareció hasta que bajó el nivel, aplastado bajo una viga.

La tumba de Isabelle en Ain Sefra/Imagen: GoodReads

Hubo especulaciones sobre si aprovechó la ocasión para quitarse la vida pero es imposible saberlo. Lyautey pagó el entierro in situ de aquella joven -sólo tenía veintisiete años- en cuya lápida se pusieron tanto el nombre europeo como el musulmán. El director de Al Akhbar, que había entablado cierta amistad con su fallecida empleada, se encargó de publicar los manuscritos que ésta había dejado; el primero de ellos, Dans l’Ombre Chaude de l’Islam (En la cálida sombra del Islam) fue un éxito de crítica y situó el nombre de Isabelle Eberhardt en la Historia y la Literatura.

JORGE ALVAREZ                                 La Brújula Verde

Fuentes: Los diarios de una nómada apasionada (Isabelle Eberhardt)/Cuatro mujeres imprescindibles (Renata Durán)/Grandes aventureras 1850-1950 (Alexandra Lapierre y Chrystel Mouchard)/Isabelle Eberhardt and North Africa. Nomadism as a carnivalesque mirage (Lynda Chouiten)/Wikipedia

EL ASOMBROSO HOMO SAPIENS

Clásica alegoría creacionista (pintura de la Capilla Sixtina)

XAVIER BARTLETT          Debo confesar que cuanto más intento explicar nuestra presencia en este planeta, más incógnitas me surgen, pues más bien parecemos una gran anomalía o rareza frente al resto del mundo natural. Si descartamos las explicaciones de los dos extremos, el creacionismo religioso y el evolucionismo darwinista (para los cuales debemos realizar sendos actos de fe), apenas nos quedan dos opciones más: el diseño inteligente y el intervencionismo, y ninguno de los dos tiene sólidas pruebas que pueda avalarlo más allá de la especulación. En todo caso, ambos coinciden en que el ser humano es el producto de un proceso inteligente de creación, si bien los intervencionistas introducen en la ecuación la presencia de una inteligencia mediadora de carácter extraterrestre, esto es, la aplicación de ingeniería genética sobre una criatura ya existente. Y, por cierto, aunque parezca una anécdota, Alfred Wallace –el otro padre del evolucionismo– afirmó que “algún poder inteligente ha guiado o determinado el desarrollo del hombre”.

No voy a entrar ahora a valorar la validez de estas cuatro propuestas o visiones, pero sí al menos poner de manifiesto que el ser humano presenta una serie de notables diferencias con sus parientes más próximos que la evolución por selección natural (esa caja mágica donde casi todo es posible, según decía el biólogo Michael Behe) no puede explicar satisfactoriamente, porque a menudo entra en contradicción con sus propios postulados, o porque suele recurrir al inevitable azar –mediante las consabidas mutaciones aleatorias– para cerrar cualquier discusión, sin que haya forma empírica de probar que en un remotísimo pasado se produjo tal o cual mutación, ni qué efectos tuvo.

Ahora bien, para centrar la cuestión, primero debemos poner al hombre en su contexto natural, que los expertos de la antropología, la biología y las ciencias naturales sitúan en el orden de los primates, unos mamíferos placentarios que llevan varios millones de años sobre el planeta, según el registro fósil observado. La ortodoxa académica afirma que el primer primate –en su forma más arcaica– apareció hace unos 55 millones de años. Posteriormente, los primates evolucionarían, dando lugar a varios subórdenes y familias, y ahí encontramos la familia de los homínidos [1], esto es, los primates antropomorfos que comúnmente llamamos simios o monos, entre los cuales estamos incluidos según la clasificación científica. No obstante, hay que remarcar que el árbol genealógico completo del ser humano sigue siendo objeto de discusión, y depende de los nuevos hallazgos paleontológicos, de los modernos estudios genéticos, o simplemente de las visiones de los investigadores.

Lo que parece evidente es que al observar la anatomía de estos primates apreciamos muchas semejanzas físicas con nosotros, a lo que habría que sumar una coincidencia genética de hasta un 98% con los chimpancés, porque supuestamente descendemos de un ancestro común. No obstante, pese a tanta semejanza, hay un punto en que el abismo que separa a los humanos de nuestros parientes resulta difícilmente explicable según factores evolutivos. Vamos pues a analizar de forma resumida algunas de estas “distorsiones” del Homo sapiens, que muchos autores alternativos han sacado a la luz para poner en aprietos a los evolucionistas, e incluso –como hemos mencionado– para avalar la supuesta intervención de seres de otros mundos.

El salto súbito frente al gradualismo

S. J. Gould

La teoría evolucionista siempre ha preferido con mucho el llamado uniformismo o gradualismo frente al catastrofismo; esto es, la evolución actúa lentamente a lo largo de millones de años, con pequeños cambios graduales que se van acumulando en el marco de la selección natural hasta provocar la aparición de nuevas especies a partir de las viejas. Sin embargo, un reputado experto en evolución como Stephen Jay Gould empezó a dudar de este mecanismo ante la evidencia negativa del registro fósil (por otra parte, muy escaso e interpretable) y propuso que podían darse cambios súbitos en momentos determinados a causa de unas circunstancias ambientales excepcionales [2].
Y es en este escenario “excepcional” donde encajaría mejor el hombre: los propios antropólogos no se explican el rápido avance del ser humano frente a sus parientes, cuando el gran paquete de macrocambios (a través de las mutaciones) que afectó al hombre debería haber tenido lugar a un ritmo pausado de varios cientos de millones de años [3]. Sin embargo, todo indica que el ser humano se habría visto “beneficiado” por una fortuita y rápida cadena de mutaciones que se acumularon en pocos millones o cientos de miles de años, mientras que sus parientes se estancaron completamente. En suma, ningún científico tiene las claves de cómo y por qué se produjo el proceso de hominización ni su fulgurante desarrollo, ni tampoco por qué los otros primates antropoides se quedaron al margen, si convivieron en el mismo marco espacio-temporal.

Características anatómicas y genéticas únicas

Todos los primates –incluido el hombre– compartimos un conjunto de características físicas, al pertenecer a un tronco común. No obstante, está claro que deben existir otros rasgos anatómicos que hagan única o diferenciada a cada especie, y aquí es cuando surgen unos datos muy interesantes. A inicios del siglo XX, el antropólogo británico Arthur Keith –plenamente imbuido en el credo evolucionista– comprobó que el ser humano se apartaba bastante de ese tronco común, pues sus particularidades únicas (que él llamó caracteres genéricos) superaban con mucho al resto de primates. Así, por ejemplo, el gorila tiene hasta 75 rasgos propios; el chimpancé, 109; y el orangután, 113. En cambio, el ser humano tiene nada menos que… 312.

No somos tan similares a los chimpancés

Cabe insistir otra vez en el altísimo porcentaje de coincidencia genética con nuestros parientes más próximos, lo que todavía hace más sorprendente este hecho. Claro que el ADN del ser humano tiene una importante cantidad del llamado ADN basura, que todavía nadie ha explicado qué función o sentido tiene, si bien deberíamos concluir que todo en la Naturaleza tiene un orden y un propósito. Por otro lado, existe otra diferencia genética no poco importante: los humanos somos los únicos primates con 46 cromosomas, a diferencia de los 48 del resto de primates. Tampoco en este caso los expertos evolucionistas han sido capaces de explicar por qué en nuestro caso se produjo la fusión de dos cromosomas (¿el azar, como siempre?).

Finalmente, cabe citar que en todas las especies se producen trastornos o defectos genéticos –que son superados sin mayores problemas en el mundo salvaje– pero que en el ser humano se disparan hasta los más de 4.000, siendo algunos de ellos de tal gravedad que llegan a impactar directamente en la salud y la supervivencia de las personas, incluso antes de la edad de reproducción.

La pérdida del vello

Otro rasgo extraño en los humanos es la pérdida de la mayor parte de su vello corporal, cuando este factor parece que difícilmente podría haberse “seleccionado naturalmente” como un síntoma de avance o ventaja biológica. Lo cierto es que el vello cumple una misión básica de aislante, al proteger la piel frente a la radiación solar y las agresiones del ambiente. Asimismo, el vello permite mantener la temperatura corporal y facilitar una lenta evaporación de los líquidos, e incluso puede tener una importante función de camuflaje frente a las amenazas. Todos los mamíferos, a excepción de los que viven bajo tierra o en los mares, han conservado su pelaje natural, con lo cual retienen mejor el calor y la energía y realizan un reciclado o limpieza natural de su piel, lo que también redunda en una mejor protección contra las enfermedades. Además, la piel de los mamíferos está diseñada para repararse fácilmente de las heridas, rasguños o cortes (por un proceso llamado contractura), mientras que la del hombre, debido a la acumulación de grasa subcutánea [4], tiene serias dificultades para cerrarse.

Representación de un australopiteco, supuesto antepasado nuestro, cubierto de pelo

Sea como fuere, el hombre perdió casi todo su pelo –se supone que progresivamente– y se encontró inadaptado al medio, por lo que tuvo que cubrirse con vestimenta. La única raza humana que salió parcialmente del paso fue la negra, al haber desarrollado una piel muy oscura –más protectora– gracias a la melanina. Con todo, el evolucionismo no tiene una explicación clara o razonable para la pérdida del vello, aparte de las meras conjeturas, como por ejemplo la prolongada estancia en un clima muy cálido o bien en un medio acuático. Y como mera curiosidad, el pelo de la cabeza de los primates llega a crecer hasta cierto punto y se detiene; en cambio, en el ser humano no para de crecer y debemos cortarlo periódicamente. Y tal vez un cabello demasiado largo no sería muy práctico en un entorno salvaje…

El desarrollo del cerebro y el cráneo

Cráneo de Homo sapiens

Que el Homo sapiens desarrollara un cerebro tan grande y sofisticado en comparación a sus parientes es otro enigma sin resolver y para el cual se han propuesto varias teorías que tampoco pasan del estadio de especulación. Se supone que el uso de nuestras manos y la capacidad de manipular objetos (especialmente para crear herramientas) fue el primer paso para desarrollar la inteligencia, lo que comportaría una progresiva complejidad y aumento del cerebro. Pero esto no deja de ser una hipótesis más bien floja, pues muchos animales –incluso de cerebro escaso– son capaces de emplear objetos para conseguir sus fines y los simios más cercanos al hombre también crean herramientas simples a partir de objetos de su entorno.

Realmente nadie sabe qué produjo el progresivo aumento del cerebro desde el Homo habilis hasta el hombre moderno, con el consecuente crecimiento de la capacidad craneal. Sobre todo sorprende el paso de los 900 cm3 del Homo erectus a los 1.400 del sapiens o incluso los 1.600 del neandertal, ambos en periodos relativamente cortos (cientos de miles de años o menos). Y aún así, nos encontramos con la paradoja de que el tamaño no lo es todo, pues el diminuto Homo floresiensis, con un cerebro poco mayor que el de un chimpancé, podía fabricar utensilios casi tan buenos como los del Homo sapiens. En términos evolutivos, el cerebro humano es un mecanismo que consume mucha energía y que sería más bien un avance excesivo para lo que requeriría la mera supervivencia, y de hecho el evolucionismo no entiende que la naturaleza produzca avances más allá de lo necesario.

Dicho todo esto, podríamos discutir sobre la “superioridad” de nuestro cerebro, pero… ¿acaso el cerebro de los primates no está perfectamente adaptado a sus necesidades y forma de vida? Ellos han podido sobrevivir exitosamente y prácticamente sin cambios físicos durante millones de años. ¿Cuál sería el motivo por el que la naturaleza “seleccionaría” un cerebro más grande y complejo? ¿Qué clase de reto ambiental empujaría a tal desarrollo? ¿Existió algún competidor natural que forzase tal prodigioso avance? Todas estas preguntas están aparcadas en un callejón sin salida.

La alimentación carnívora

La obra de O. Kiss

Prácticamente todos los monos son herbívoros, y su estrategia alimenticia resultó exitosa en diferentes climas y paisajes de todo el planeta. La alimentación vegetariana resultaba más saludable, accesible y fácil para los primates y no había razón alguna para pasarse a una dieta carnívora. ¿O de pronto se dio una aguda necesidad de ingerir gran cantidad de proteína animal? En cualquier caso, pasar de la recolección a la caza representa todo un reto cuando evolutivamente no estás diseñado para ello, por las inadaptaciones físicas ya citadas. Nuestros antepasados bípedos tendrían que haber recurrido más bien a la actividad carroñera (lo que de hecho está documentado), pero el salto a la caza de presas fuertes, rápidas y ágiles no debería ser cosa fácil, aun disponiendo de herramientas o armas apropiadas.

Dejo aparte el tema del canibalismo en nuestros remotos ancestros (e incluso en el Homo sapiens), que también ha sido documentado puntualmente en excavaciones arqueológicas y que no tiene paralelo en el mundo de los primates. De algún modo, aquí encajaría la herética teoría del autor Oscar Kiss Maerth que propugnó en su libro El principio era el fin que la evolución humana vino marcada porque algunos primates avanzados se dedicaron a consumir los cerebros crudos de sus congéneres, lo que habría aumentado tanto sus impulsos sexuales como su inteligencia.

El bipedalismo y la debilidad física del sapiens

Esqueletos de neandertal y sapiens

Ya traté el tema del oscuro origen del bipedalismo en el ser humano, que podría ser mucho más antiguo de lo que se ha dicho hasta ahora, con el herético añadido de que es posible que nuestros parientes primates cercanos hubieran regresado a una locomoción cuadrúpeda a partir de un ancestro común bípedo, hace muchos millones de años. Por lo demás, se ha especulado sobre la causa primera del bipedalismo humano, pero a todas luces, en vez de avance evolutivo parece una marcha atrás, pues la locomoción bípeda es una clara desventaja en términos de carrera y estabilidad frente a los depredadores o competidores. Además, el humano erguido es más visible y carece de facilidad para trepar a los árboles en busca de comida y refugio, como hacen los simios.

Por otro lado, el desarrollo físico del humano moderno también parece empeorar en términos de adaptación al medio. No hay más que comparar nuestra fisonomía con el aspecto fuerte y robusto de cualquier primate, e incluso de los homínidos “pre-humanos”, para apreciar hasta qué punto los humanos se han vuelto frágiles y enclenques, lo que hoy en día podría explicarse por nuestro tipo de vida, pero no hace 100.000 años, cuando las condiciones climáticas eran muy duras y la lucha por la supervivencia exigía el máximo esfuerzo físico.

Si analizamos a nuestros “ancestros”, veremos que por lo menos hasta el neandertal, todos tenían una fuerte y compacta osamenta, parecida a la de los primates. Sus huesos eran más pesados y resistentes, mientras que nosotros somos más gráciles. Asimismo, los músculos de los humanos modernos son bastante más débiles (de 5 a 10 veces más) que los de nuestros parientes simios.

A este respecto, decir que nuestra inteligencia “suplió” esa desventaja frente a otras especies es una mera especulación. De hecho, el neandertal, que era inteligente y podía hablar, era bastante más fuerte que el sapiens y estaba más adaptado para soportar los rigores de la era glacial. Pero fue él el que desapareció, lo que a día de hoy sigue siendo un misterio.

La sexualidad y la reproducción

La sexualidad humana está claramente diferenciada de las del resto de primates, o de los mamíferos en general, sin que tampoco haya convincentes explicaciones académicas para este hecho. El macho humano tiene un pene sensiblemente más largo que el del resto de los primates y carece de hueso, como en el caso de sus parientes. Realmente, no se ve el motivo por el cual nuestros antepasados masculinos iban a perder características que funcionaban bien y aseguraban la reproducción. A su vez, las hembras humanas están permanentemente receptivas para la copulación, mientras que en las hembras primates, si bien se rigen igualmente por ciclos de celo para la reproducción, sólo están receptivas en momentos específicos. Algún científico, como Desmond Morris (autor de “El mono desnudo”), ha sugerido que precisamente la antes citada pérdida del vello podría tener relación con esa “revolución sexual” de los humanos, cuyos atributos sexuales quedarían mucho más visibles y sensibles en esas condiciones.

Además, volviendo al tema del cerebro humano, éste no sólo es más grande sino que se aloja en un cráneo cuya estructura difiere bastante de la del resto de primates, con el agravante de que en el momento de nacer el cráneo del bebé ha de ser lo bastante grande como para seguir creciendo después… pero el canal del parto de la mujer no “evolucionó” en consecuencia, lo que debió causar mucha mortalidad en tiempos remotos, y aun sigue causando molestia y dolor. ¿A qué se debe esta falta de adaptación evolutiva en la reproducción?

Conclusiones

¿Es creíble esta cadena evolutiva?

En fin, a la vista de todos estos elementos, más parece que la selección natural carece de mucha lógica si hemos de aplicarla al ser humano, pues –aparte de darse tantas mutaciones azarosas en un determinado sentido– los rasgos que nos han hecho humanos no se muestran como ventajas sino más bien inconvenientes para tener una exitosa supervivencia en el entorno natural. Así pues, da la impresión de que el evolucionismo tropieza con muchas piedras para explicar la diversidad vegetal y animal, pero llegados al terreno humano hace aguas por todas partes. El ser humano se presenta como un ente anómalo, inadaptado y débil, que se aupó a una categoría de semi-dios gracias a su inteligencia, cuyo origen o motivación está fuera de toda explicación. Tan parecidos a los primates y a la vez tan diferentes… la realidad de ese abismo es tozuda, por muchas vueltas rocambolescas que quieran darle los científicos darwinistas.

Hace unos pocos años veía las teorías de la intervención genética como una salida de tono o un argumento de ciencia-ficción, pero con el tiempo voy asumiendo que el papel del azar y el caos no se sostiene y que existe algún tipo de diseño inteligente sobre los seres vivos de este mundo. En este sentido, volvemos a los argumentos del principio: o hay un diseñador (o “programador”) primigenio, tal como defienden los partidarios del diseño inteligente, o bien existieron unos artesanos intermediarios con capacidad para modelar los diseños, algo que podríamos llamar “inteligencias superiores”. A partir de esta última visión, cobraría fuerza la hipótesis de que el ser humano es realmente un híbrido, una mezcla genética de dos organismos hecha ad hoc con unos fines que se me escapan. Por un lado, tendríamos a un primate antropoide más o menos avanzado y por otro tendríamos –hipotéticamente– a una criatura humanoide superior. Pero, ¿de dónde salió tal entidad? No tengo ni idea, si es que no he de volver la vista hacia la mitología…

© Xavier Bartlett 2018

Fuente imágenes: Wikimedia Commons

XAVIER BARTLETT      La Otra Cara del Pasado

[1] Técnicamente, se denomina a esta familia Hominidae, e incluye a chimpancés, gorilas, orangutanes y humanos. Recientemente se ha hecho la distinción de introducir el término homíninos para referirse sólo a los homínidos bípedos, o sea, al ser humano y a todos sus supuestos antepasados directos evolutivos.
[2] Esta es la teoría del “Equilibrio puntuado”.
[3] Según el científico evolucionista Daniel Dennett, la aparición de una nueva especie en un periodo de 100.000 años puede considerarse como repentina. Hay que tener en cuenta, además, que muchos de los rasgos de un animal –o incluso el animal entero– no varían a lo largo de muchos millones de años, permaneciendo inalterados e “inmunes” a la evolución. Esto se pudo comprobar en el caso del pez celacanto, que se creía extinguido hace 80 millones de años y que fue redescubierto vivo en el siglo XX con un aspecto idéntico al de los fósiles.
[4] Los seres humanos acumulan bajo la piel hasta diez más grasa que el resto de los mamíferos, lo que sólo tendría sentido si fuéramos una especie de origen acuático.