¿RESPONDERÁ RUSIA AL FAROL DE EEUU?

GORDON DUFF   Estados Unidos amenaza con una guerra en Siria. El Wall Street Journal dice que las tropas rusas serán atacadas. Aunque esta historia del 10 de septiembre de 2018 es falsa, hay un método siniestro detrás de ella.

Trump quiere una guerra con Rusia, una guerra que cree que Rusia luchará a medias, unos pocos barcos hundidos, unos pocos aviones derribados, ninguna tropa de tierra americana, quizás con Trump capaz de usar su arsenal secreto de armas biológicas y químicas y también las negadas armas nucleares tácticas.

Trump ha declarado desde hace tiempo que ama la guerra, de hecho ama la guerra nuclear. Trump nunca sirvió en el ejército y no sabe nada de la guerra ni del sufrimiento. El amor ciego y delirante a la guerra es fácil para los privilegiados.
Trump está seguro de que Rusia retrocederá, actuará con cordura y moderación, cosas que ya no están en la caja de herramientas de Estados Unidos. Rusia será aplastada para siempre, más allá de las sanciones, empujada a desmilitarizarse,
desnuclearizarse, convertirse en el estado títere que Estados Unidos imaginó con la caída de la Unión Soviética.

Estados Unidos necesita aplastar a Rusia ahora, algo que discutiremos. El tiempo es importante, y para Washington, el reloj está corriendo y Rusia debe ser aplastada tan pronto como sea posible. La tarea principal de Trump, como cada vez lo ven más y más analistas, no es aplastar a Irán, sino aplastar a un hombre, Vladimir Putin.

Alguien le ha dicho a Trump que esto es posible. Además, alguien parece estar
diciéndole a Trump muchas cosas, dándole órdenes, no recibiendo órdenes de él.
Quién está haciendo esto es la verdadera pregunta, el “Estado Profundo” o quizás Israel o una cábala de banqueros guerreros, ejecutivos petroleros y el infame “complejo industrial militar”.

Lo que está claro es que por lo que dicen los Estados Unidos, John Bolton, Nikki Haley, el propio Trump y los principales medios de comunicación de Estados Unidos hace tiempo que se han pasado al terreno de la locura, algo que las encuestas indican que al menos el 61% de los estadounidenses también creen.

Es el secreto peor guardado del mundo que millones de estadounidenses están tan molestos con su propio gobierno que la idea de que Estados Unidos pierda una gran guerra, incluso enfrentando la ocupación, ya no es vista como algo “negativo”. Millones de estadounidenses creen que ya sucedió, en la oscuridad de la noche, elecciones amañadas, funcionarios sobornados, policía militarizada entrenada por Israel, espionaje masivo por Internet, trabajos mal pagados sin salida, un juego amañado, una vida de subsistencia y esclavitud, y el fin de la esperanza.

En Estados Unidos, la ira en el aire es tan espesa que se puede sentir, un trasfondo de rabia asesina, no dirigida contra Rusia o Siria. La mayor parte está dirigida a Donald Trump, mientras que otros que han participado en el “Kool-Aid” culpan a los inmigrantes, a los afroamericanos y a los hispanos o a los liberales y progresistas.

Ahora estamos entrando en una época de vanguardia, no tanto un enfrentamiento de las superpotencias nucleares, sino algo mucho más siniestro. Estados Unidos está demostrando a aquellos que prestan atención que se ha convertido en un manicomio y que las descripciones que salen de los antiguos socios de Trump, la locura delirante atribuida al propio Trump, están ahora desenfrenadas y listas para el Armagedón.

El fanatismo siempre estuvo ahí, la verdadera raíz del 11-S y las guerras desde entonces, basadas en un sistema que exalta la psicopatía encubierta de religión, patriotismo y, lo peor de todo, pureza racial. En el corazón de la “base Trump” están las cosas que todos hemos visto antes, la eugenesia, la supremacía blanca, la identidad racial, la intolerancia o, usando un término que con demasiada frecuencia se aplica mal, el “nazismo”.

Alinear Fuerzas

Rusia está llevando a cabo los ejercicios militares más grandes de la historia reciente, con 300.000 y más participantes, mientras que Estados Unidos también está avanzando en sus fuerzas.

Una cosa está clara, Donald Trump quiere empujar a Rusia a un ataque de represalia contra Estados Unidos y continuamente hace declaraciones extravagantes que amenazan a Rusia. Gran Bretaña y Francia están haciendo lo mismo, pero ni Gran Bretaña ni Francia, ni siquiera los Estados Unidos, son militarmente capaces de hacer otra cosa que no sea disparar a blancos fáciles en Siria.

La armada de Estados Unidos es una “disuasión falsa”, sus barcos se hunden con facilidad, sus aviones portaaviones se derriban con facilidad, siendo la mayoría de ellos de cuarta generación y vulnerables a los ataques aéreos.

Más allá de eso, Estados Unidos está usando tanques desde 1970, sus restos están esparcidos por todo Irak, donde niños pequeños con armas soviéticas anticuadas los habían destruido, lo que recuerda la debacle de Israel en el Líbano en 2006.

Hezbolá mantiene un museo de la armadura israelí destruida en las afueras de Beirut.

La fecha es el 11 de septiembre de 2018. Con la causa actual durante décadas y ahora totalmente desacreditada “Guerra contra el Terror” como una gran controversia, el papel de Israel y Arabia Saudita como tema de continua especulación, Estados Unidos está buscando una nueva guerra.

Según los medios de comunicación, la guerra será contra Siria y se basará en represalias por los ataques con cloro ordenados por el presidente Assad contra su propio pueblo. Los informes en sentido contrario, totalmente censurados por los medios de comunicación estadounidenses y limpiados de Internet por Google y Facebook, se están llevando ahora al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y a la Corte Penal Internacional de La Haya.

Los EE.UU. ignoran ambas instituciones. El asesor presidencial John Bolton amenazó recientemente a los magistrados de la CPI con tomar represalias personales si se presentaba algún caso contra criminales de guerra estadounidenses, incluido él mismo.

Una historia de crímenes

Estados Unidos también se ha retirado de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, aunque los estadounidenses a título individual, entre ellos este escritor, mantienen el estatus de delegados a pesar de las amenazas del Departamento de Seguridad Nacional.

Los Estados Unidos abandonaron durante mucho tiempo la Convención de Ginebra, abandonaron los tratados sobre armas nucleares y espaciales, pero pocos estadounidenses son conscientes de ello, no se celebró ninguna votación, no se informó en los medios de comunicación, no se debatieron las consecuencias.

Las actividades navales de Estados Unidos en el Mar Negro violan tratados allí, y sus amenazas contra Irán por el control legal de esa nación sobre el Estrecho de Hormuz son igualmente ilegales. El apoyo de Trump a la limpieza étnica de los palestinos es un crimen de guerra, al igual que el traslado de la embajada de Estados Unidos en Israel a Jerusalén.

El papel de Estados Unidos en Siria es ilegal, al igual que el papel de Estados Unidos en la guerra contra Yemen. Los ataques con aviones teledirigidos contra Pakistán son ilegales, al igual que la complicidad de la CIA en los ataques en Irán.

Más allá de esto, Estados Unidos ha sido atrapado, particularmente en la cuestión del Laboratorio Nacional de Referencia en Tbilisi, Georgia, de la fabricación y despliegue de armas biológicas.

El programa de entregas de Estados Unidos, que en gran medida se llevó a cabo de manera encubierta desde Trípoli, Libia, a través de la cooperación con el régimen de Gaddafi, violó no sólo las reglas de la guerra, sino que constituyó secuestros y asesinatos en más de 40 naciones. Los inocentes fueron detenidos durante más de una década, sometidos a tribunales militares ilegales, torturados y asesinados, fosas comunes en Polonia, Etiopía, Egipto, Libia y lugares que pocos conocen, mientras que una de los responsables, Gina Haspel, ha sido ascendida a jefe de la CIA.

Moralmente fuera de lugar

Para entender correctamente la amenaza, las nociones anticuadas de la democracia americana o la “decencia cristiana” deben ser abandonadas. En los años 80, una “religión de conveniencia” había suplantado a la mayoría de las normales sectas de cristianismo protestante. Bajo la doctrina herética del “Dominionismo”, surgió una religión paralela al cristianismo, que funde los bosques traseros “hablando en lenguas” y las sectas que manejan serpientes de las regiones primitivas y violentas de los Apalaches asolados por la pobreza con los cultos apocalípticos recién formados centrados en el apoyo al sionismo y a Israel.

Extendiéndose como el fuego salvaje, estos cultos extremistas se centraron en extrañas traducciones erróneas de extraños y contradictorios pasajes bíblicos, que se convirtieron en docenas de sectas pseudo-cristianas “infectando” hasta 45 millones de estadounidenses.

Detrás de todo esto estaba, por supuesto, el extremismo en su estado más puro y las organizaciones políticas dispuestas a explotar a los ignorantes y furiosos a través de líderes religiosos más cercanos a los presentadores de espectáculos y a los ladrones de carnaval.

En la base de todo esto estaban las corrientes subterráneas de la envidia de clase, el odio racial, el resentimiento hacia las mujeres y el miedo, un poderoso brebaje. Alimentando el frenesí estaba una organización de medios de comunicación controlada por extranjeros recientemente legalizada y dirigida por Rupert Murdoch, que se unió a un grupo de entidades corporativas que desde hacía mucho tiempo habían destruido la integridad periodística estadounidense.

Si a esto le añadimos Google y Facebook, sus socios de la NSA y el deterioro de las protecciones individuales bajo la legislación como la Patriot Act, la América que muchos creen que existe está muerta hace mucho tiempo.

El derramamiento de sangre

América está aterrorizada de ver sus aviones y barcos hundidos. Vietnam destruyó la voluntad de Estados Unidos de perder tropas públicamente. Las guerras se libran ahora con mercenarios y terroristas, con misiles y sanciones, con propaganda y bravuconería, sin duda cobardía, y la cobardía bien puede ser la nueva religión de Estados Unidos.

Lo único que detiene a un cobarde y a un matón es una nariz sangrante, esta es la lección del patio de la escuela. Donald Trump es a menudo retratado como un niño. Habla y actúa como un niño mimado y los que le rodean son, a todos los efectos, incluso los que dicen “rebelarse”, simplemente débiles e inadecuados, los perdedores y los descontentos que se esconden detrás de un matón y un tirano.

La situación a la que nos enfrentamos es la de un matón y un cobarde, y para aquellos de nosotros que vivimos en Estados Unidos, el reconocimiento vergonzoso de que el “matón y el cobarde” somos en realidad “nosotros”, o contraatacar.

En el plano interno, la lucha contra la traición se considera una traición. Incluso informar sobre la verdad está penalizado y todo lo que está impidiendo la redada de periodistas reales es la capacidad de Internet para censurar y silenciar o difamar.

Por alguna vaga razón, cualquier oposición a las políticas demenciales de Estados Unidos se considera “antisemitismo”.

Las opciones

Cuando Estados Unidos ataque a Siria, lo que también será un ataque a Rusia, lo reconozcamos o no, hay opciones. Si no se hace nada, sabiendo que Estados Unidos no puede impedir la liberación de Idlib del terror respaldado por Estados Unidos, el mundo estará más seguro por un tiempo.

Desde allí, Estados Unidos pasará a Irán, una base de operaciones contra Rusia. Estados Unidos ya se está moviendo contra Bielorrusia.

Para triunfar, o más apropiadamente, aquellos que controlan a Trump, si es posible controlar a un niño enojado, empujar a Rusia a luchar es el Santo Grial. Viendo a un portaaviones americano hundido, aviones americanos cayendo por el S400, los medios de comunicación esperan gritar “Pearl Harbor” y “11/S”.

Rusia no utilizará su arsenal nuclear y no tiene una economía que sostenga una guerra contra la OTAN. Aunque la OTAN ya ha muerto, aún no ha sido enterrada, empujar a Rusia a una guerra a tiros podría revitalizarla. Francia está a bordo, Macron es una “herramienta” y una “ventaja” probada desde hace mucho tiempo.

Gran Bretaña está totalmente desgobernada, con el loco Boris Johnson listo para tomar el poder.

Estados Unidos cree que China está a una década de la confrontación militar con Estados Unidos. Esto, quizás, impulsa a Estados Unidos a presionar por la guerra ahora más que cualquier otra cosa. Una vez que China tenga más portaaviones, y así es como América mide la potencia, América se sentirá “rodeada” en Asia.

Si Rusia es eliminada ahora, China estará sola. Si Rusia es empujada a la guerra ahora, Europa volverá a caer bajo el dominio de Estados Unidos, como lo hizo en 1945, bajo el dominio de una América que ya no es “americana” de ningún modo, manera, aspecto o forma.

GORDON DUFF                                         NEO

Gordon Duff es un veterano de combate de la Guerra de Vietnam que ha trabajado en temas de veteranos y prisioneros de guerra durante décadas y ha sido consultor de gobiernos que se enfrentan a problemas de seguridad. Es un editor senior y presidente de la junta directiva de Veterans Today, especialmente para la revista online “New Eastern Outlook“.

LA OPERACIÓN GLADIO EN ALEMANIA FEDERAL: ESTRATEGIA DE TENSIÓN Y TERRORISMO DE ESTADO MANUFACTURADO POR LA CIA Y EL BND (1)

BERLÍNCONFIDENCIAL

El terror es más adecuado que cualquier otra estrategia militar para manipular a la población

(Daniele Ganser, historiador)

INTRODUCCIÓN A GLADIO

Tratar de investigar lo que supuso la red Gladio en Alemania viene a ser lo mismo que hacerlo en España, es decir, chocar frontalmente contra el oscurantismo e impunidad del Estado y sus principales cómplices, los aparatos de propaganda mediática. Al contrario de lo que sucedió en Italia, donde tras descubrirse el tinglado terrorista jueces como Felice Casson pusieron contra las cuerdas (o más bien lo intentaron) a los inductores y perpetradores de los crímenes de Estado, en Alemania y España el secretismo oficial y el silencio informativo de los medios hegemónicos es casi absoluto. Pero todavía, al menos en Alemania, a nivel periodístico y de investigación, hay quien se atreve a poner nombre y apellidos al terrorismo de Estado.

Por hacer una introducción previa de Gladio (aunque ya se ha expuesto infinidad de veces en otras entradas, véase la sección Gladio), dicha red, llamada también “stay behind” (retaguardia) fue el nombre clave (asignado a Italia, pero extensible al resto de países de Europa) con el que se dio forma a una organización secreta creada en la “guerra fría” por la OTAN, la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el servicio exterior de espionaje británico (el MI6) y sus filiales europeas (BND, Alemania Federal; el Servicio de documentación exterior y de contraespionaje, en Francia (nombrado así hasta 1982); CESID, España, etc). Se cree que Gladio existió desde 1950 hasta, al menos, 1990 y abarcó prácticamente toda Europa Occidental, incluyendo la “neutral” Suiza, Turquía y España (aunque no formaba parte de la OTAN). El objetivo inicial de Gladio fue contener una irreal invasión soviética utilizando “guerrillas” de extrema derecha actuando como retaguardia de los ejércitos de la OTAN.

En nombre de la lucha contra el comunismo, los EEUU, ayudaron a generar un nivel de agitación política que a veces se acercó más a una guerra civil que a ejecutar tácticas de “asesinatos selectivos”. Los agentes de EEUU y sus cómplices, en particular, en Italia, tomaron el control de las principales agencias gubernamentales, reduciendo la pseudodemocracia italiana a poco más que un terreno de pruebas para la CIA y la Casa Blanca, donde pusieron en práctica las más variadas tácticas terroristas. La campaña encubierta, conocida como Gladio, tomó su nombre de una espada romana de doble filo.

La realidad ante la inexistente y remota posibilidad de una “invasión” del Pacto de Varsovia fue que Gladio se utilizó como arma arrojadiza para impedir la creciente influencia de la izquierda anti-imperialista en Europa occidental utilizando el terrorismo indiscriminado contra civiles para luego echar la culpa a organizaciones terroristas por ellos creadas (oficialmente a la ultraizquierda y actuando como “gladiadores” la ultraderecha). Igualmente, otra faceta en la actividad contrainsurgente de Gladio fue boicotear e infiltrar saboteadores en organizaciones comunistas o movimientos sociales emergentes de izquierda para provocar su división y enfrentamiento.

El propósito, en definitiva, consistió en inocular el miedo en la población para que se deslizara hacia opciones políticas de derechas o extremistas de derecha que eran las garantes de un “Estado policial fuerte” con más seguridad, más policía en las calles, menos libertades y más monitoreo por parte de los servicios de inteligencia. Tal como hoy, ocurre con el terrorismo islámico y por otros motivos exclusivamente geoestratégicos con el fín de mantener la “guerra perpetua” contra un enemigo creado artificialmente (el islam).

En la década de 1950, los partidos comunistas en Francia e Italia empezaron a ganar más y más influencia y, sobre todo, votos en las elecciones generales de un sistema hecho a medida de los capitalistas. La histeria anticomunista en los EEUU le dio a la CIA más poder para expandir y legitimar sus “operaciones secretas ” (como Gladio) en el extranjero. Esta interferencia criminal en los asuntos internos de los Estados soberanos europeos, que se consideraban “aliados de los Estados Unidos” o “Estados amigos”, se produjo a partir de 1947.

La “Guerra Fría” fue creada y exacerbada deliberadamente, desde entonces, por los círculos fascistas estadounidenses y sirvió para legitimar una guerra paramilitar y de propaganda que fue planificada por Washington y ejecutada por otros ultraderechistas, los europeos, donde se invirtieron miles de millones de dólares a tal fín. La manipulación y control de la población mediante el miedo y el terror (especialmente antes de la celebración de unas elecciones) fue considerada como un medio legítimo de la “política exterior” estadounidense y muy bien recibida por los círculos fascistas de Europa.

El historiador suizo Daniele Ganser demostró la existencia de un documento, de fecha 1 de junio de 1959, en el que se afirmaba que el uso de las estructuras paramilitares de Gladio se debía utilizar, si fuese necesario, contra la propia población civil. El texto original en italiano establecía que: “En caso de una emergencia donde se produjesen disturbios civiles en áreas de los países de la OTAN, se procedería al derrocamiento [dar un golpe de Estado militar de corte fascista] del gobierno de turno, y los “gladiadores” se utilizarían como “putschists”, asegurándose de que los grupos “izquierdistas” fueran neutralizados. Esto fue lo que sucedió en Grecia, con el golpe de los Coroneles (planificado por la OTAN-Gladio) y el que pretendíó ejecutar en Italia el fascista Valerio Borghese, el “Príncipe Negro”.

Borghese, que había sido un fanático del fascismo de Benito Mussolini, fue salvado “in extremis” de ser ejecutado por los partisanos italianos gracias al furibundo anticomunista agente de la OSS/CIA, James Jesus Angleton, al poco de terminar la II Guerra Mundial. A Borghese se le encomendó, por la CIA y los servicios de inteligencia italianos, un fallido intento de golpe de Estado en Italia, en 1970, golpe que iba a ser supervisado por el propio presidente norteamericano Richard Nixon. El golpe se vino abajo porque el presidente de Italia, el democristiano Giuseppe Saragat, sabía del plan y estaba dispuesto a declarar la Ley Marcial.

Pero no sólo de golpes de Estado iba a nutrirse la OTAN-Gladio, sino que incluso se propusieron habilitar campos de concentración en la isla de Cerdeña (Italia), donde la OTAN tenía una base de entrenamiento para terroristas de Gladio. Allí la OTAN internaría, después de los golpes militares, a miles de opositores de izquierdas, desconociendo si se procedería a su reeducación o asesinato. Con el golpe de los Coroneles en Grecia no lo necesitaron porque ya se encargó la dictadura militar de asesinar a miles de opositores. Lo que si se sabe es que se confeccionaron listas previas con más de cien mil opositores, sólo en Italia.

Para dar operatividad militar a Gladio se crearon depósitos secretos e ilegales de armas y explosivos por toda Europa, mientras que los integrantes de Gladio eran, entre otros, miembros de fuerzas militares especiales, círculos de inteligencia y extremistas de derecha e incluso delincuentes comunes. En la República Federal de Alemania casi todos los “gladiadores” tenían pasado criminal nacionalsocialista, como miembros de la Wehrmacht, las SS o la Gestapo.

La existencia de los ejércitos clandestinos de Gladio se mantuvo en secreto ante el pueblo y los parlamentos, y en cada país se conocía solo en un pequeño círculo de miembros del gobierno. En los países implicados, el reclutamiento y la gestión de los agentes solía ser asumida por las subdivisiones de los respectivos servicios nacionales de inteligencia, mientras que en la RFA se hizo por un organismo independiente del Servicio Federal de Inteligencia. La autoridad del comando militar estaba bajo el el Comité Clandestino Aliado, en la sede de la OTAN-SHAPE (Cuartel General Supremo de las Potencias Aliadas en Europa).

Gladio estaba dividido en células independientes de modo que la organización no podía ser desmantelada una vez que se produjera la supuesta ocupación soviética. Hoy sólo se puede especular sobre los detalles de su estructura. De acuerdo con una de estas conjeturas, las células respectivas fueron asignadas a un área operativa específica de responsabilidad: doce guerrillas, diez de sabotaje y seis de espionaje cada una, propaganda y movimiento de personas en el área de ocupación.

Según fuentes no muy concretas, Gladio disponía de 622 miembros, la mayor parte de ellos reclutados de movimientos de ultraderecha, pero se cree, en las estimaciones más optimistas, que hubo hasta 15.000 “gladiadores” operativos o en la reserva. Tampoco se han podido verificar los detalles de la cantidad de armamento secreto que fue almacenado (armas y explosivos) clandestinamente en bosques e incluso conventos. Por ejemplo, en Uelzen (en el bosque de Lüneburg Heide, a tiro de piedra de uno de los campos de entrenamiento más grandes de la OTAN en Europa) se encontró uno de los mayores arsenales de armas secretas.

En el proceso de ejecución de los atentados de falsa bandera una red de agencias de inteligencia, distribuyó información engañosa, falsificando pruebas y asignó los crímenes por ellos planificados (y ejecutados muchos de ellos por organizaciones terroristas de extrema derecha) a grupos o terroristas de extrema izquierda. Especialmente en Italia, las Brigadas Rojas, un grupo creado y controlado por la CIA y la inteligencia militar italiana del SISMI, fueron los que se utilizaron como muñeco de pim pam pum.

Pero el enfoque no iba dirigido solamente a un grupeto de terroristas aficionados de ideología marxista-leninista, sino que la diana principal fue desacreditar y desactivar a la izquierda de calle que supuestamente simpatizaba, o no, con “organizaciones revolucionarias de izquierda” y al Partido Comunista italiano, tradicionalmente una opción política fuerte y consolidada en Italia. El papel secreto jugado por otros actores como fueron la masonería, la Propaganda Due de Licio Gelli, o la mafia, aún no se ha dilucidado por completo (ni saldrá a la luz) pero es incuestionable que sirvieron activamente en el frente Gladio, bajo las órdenes directas de la CIA.

Las unidades paramilitares de Gladio probablemente se disolvieron después del anuncio de la operación Gladio por el primer ministro italiano Giulio Andreotti (miembro de Gladio, la mafia y la Logia Masónica P2) y el colapso de la Unión Soviética, en 1990. Aunque la “liquidación oficial” de Gladio en realidad no fue nada más que un proceso de remodelación terrorista ya que se hizo una calculada “transición”, pocos años después, hacia el Gladio B (el islámico) y es posible que parte de sus miembros los dejaran operativos para la recién creada fachada terrorista, aunque para darle realismo a la nueva operación se necesitaban ya otros actores como chivos expiatorios: musulmanes, radicales o no, islámicos. Tal vez por ello es por lo que se haya planificado premeditadamente la entrada sin control de islamistas, y musulmanes en general, a Europa con el fín de justificar los nuevos planes de Gladio B.

Hoy día el debate sobre la trama Gladio (ya no digamos en su versión española) y su criminal ejecutoria es simplemente inexistente en los medios de este país, abundando propaganda inútil y grosera como esta, una narrativa sobre el terrorismo europeo narcotizadora para estupidizar a una masa borrega que no está dispuesta a confrontar las mentiras de Estado y sí a asumir sin rechistar el falso discurso oficial.

Del mismo modo cabría hablar de esos otros poseedores de la pureza ideológica marxista-leninista que creyeron ver (y siguen viendo) a unos “mesías revolucionarios” matando en Europa Occidental en nombre de la causa de la “revolución proletaria”, cuando en realidad no eran nada más que una colección de tontos útiles militando en organizaciones terroristas creadas, amaestradas y conducidas desde el Estado profundo, donde lo único que hacían era ejecutar piezas sacrificables en aras de la estrategia de tensión.

LOS AÑOS 50: EEUU DETRÁS DEL TERRORISMO NEOHITLERIANO ALEMÁN

Para entender el trasfondo geopolítico de la posguerra, hay que decir que Estados Unidos, como potencia ocupante, fue la encargada de construir los servicios secretos y aparatos de seguridad alemanes y tenía poco o nulo interés en eliminar a los nazis en las estructuras burocráticas en la nueva Alemania (Federal), más bien todo lo contrario. Reinhard Gehlen, el hombre escogido para ello, ex jefe de los espías de Hitler en el frente oriental, realizó una considerable metamorfosis después de la guerra: pasó de ser General del Tercer Reich, mimado por Hitler, a ser general estadounidense en un santiamén. Un poco como otro nazi, Wernher von Braun, miembro de las SS de Himmler, que pasó de dirigir mano de obra esclava para sus proyectos nazis de los cohetes V1-V2 a ser el segundo hombre fuerte de la NASA norteamericana.

Gehlen fue comisionado por los norteamericanos para establecer un nuevo servicio de inteligencia en Alemania Federal, que inicialmente se llamó la “Organización Gehlen”. De hecho, nadie hizo más que Gehlen por alimentar los temores de los americanos sobre el “peligro rojo soviético”. Algo que no era de extrañar dada la experiencia como criminal de guerra de Gehlen en la campaña militar de la Alemania nazi en la URSS, donde 4 millones de prisioneros soviéticos murieron estando Gehlen como jefe de los interrogatorios a los oficiales soviéticos capturados, lo que determinó la “suerte” del resto de prisioneros del Ejército Rojo (matándolos de hambre o siendo directamente ejecutados-asesinados).

Documentos de la CIA que fueron publicados en junio de 2006 y 2007, también muestran que entre 1949 y 1955 la Agencia norteamericana estableció estructuras secretas de “Gladio” en Alemania, empleando a ex oficiales de las SS. Uno de estos grupos fue el Servicio Técnico de la Federación Alemana de la Juventud o “Bund Deutscher Jugend” (BDJ), un ejército clandestino operado por las agencias de inteligencia estadounidenses después de la Segunda Guerra Mundial, que estaba compuesto de al menos 3.000 ultraderechistas, veteranos de la Wehrmacht y Waffen SS cuyo objetivo fue desestabilizar mediante el uso del terrorismo fundamentalmente la RDA, pero también la propia RFA. La BDJ fue fundada en 1950 por los ex nazis Erhard Peters y Paul Lüth y su existencia era conocida por las autoridades alemanas (a más tardar) desde 1952.

Uno de los reclutadores de la BDJ fue el criminal de guerra de las SS, de nombre falso, Klaus Altmann (su nombre real era Klaus Barbie conocido en Francia como el carnicero de Lyon, por las masacres que ejecutó en aquella localidad francesa y las miles de deportaciones que ordenó a los campos de concentración). Altmann-Barbie trabajó, en la década de 1950, para el CIC (Servicio de espionaje militar estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial), luego reemplazado por el DIA. Años más tarde Barbie fue reclutado por la CIA para la creación de escuadrones de la muerte en Sudamérica como apoyo a las dictaduras militares del Cono Sur en su lucha para exterminar a opositores políticos de izquierdas.

La “disolución oficial” de la BDJ ocurrió de la manera más inesperada. El 9 de septiembre de 1952, un hombre entró en una estación de policía de Frankfurt y les contó a los agentes una historia sorprendente: dijo que formaba parte de una unidad paramilitar financiada por los estadounidenses que además poseía armas y explosivos, explicando, detalladamente, como a los miembros del grupo se les enseñaba a matar personas sin dejar rastro, cómo esconderse en un bosque y otras técnicas de “insurgencia”.

El hombre se llamaba Hans Otto y había sido un ex oficial de las Waffen SS en la Alemania nazi. En principio, el supuesto propósito de estos ejercicios secretos no despertó sospechas, ya que la justificación para formar tales “milicias” era en el hipotético caso de que la Unión Soviética invadiera y ocupara Alemania, de modo que esos paramilitares actuarían muy parecido a la Resistencia en Francia, dificultando el avance de los ocupantes con “ataques terroristas” y sabotajes.

Pero cuando Otto presentó a la policía una lista de políticos alemanes de la RFA (hasta un un total de 40 personas) potencialmente “asesinables”, en un determinado “día X”, no sólo en caso de una imaginada invasión soviética sino también en el supuesto de un amenazante, para EEUU, cambio de poder político interno en Alemania Federal hacia la izquierda, todo cambió. Los políticos a asesinar pertenecían principalmente al SPD, entre ellos Herbert Wehner, el entonces líder del partido SPD Erich Ollenhauer, el ministro del Interior de Hesse Heinrich Zinnkann y los alcaldes de Hamburgo y Bremen. Todos ellos habían sido clasificados como “anticomunistas poco confiables”.

GEORG AUGUST ZINN, PRIMER MINISTRO DE HESSE (RFA) EN 1952, POR EL PARTIDO SOCIALDEMÓCRATA SPD. PROMOVIÓ LA PERSECUCION DE LA ORGANIZACIÓN NAZI BDJ

El asunto probablemente habría sido silenciado en ese momento si no hubiera sido por un político valiente que lo hizo público: Georg August Zinn, entonces primer ministro de Hesse por el SPD y un convencido antifascista. A pesar de la enorme presión del canciller alemán Adenauer y las autoridades de los Estados Unidos, a Zinn no lograron silenciarle e hizo un encendido discurso en el Parlamento de Hesse, advirtiendo de que estas estructuras secretas “eran la base de las actividades criminales y subversivas que se produjeron en los años veinte y que luego llevaron a la dictadura de Hitler, ya que se habían activado nuevamente”.

Las investigaciones que se iniciaron, gracias al decidido impulso de Zinn, llevaron a escondites de armas y a un campo de entrenamiento en Odenwald, en Hesse. En una redada llevada a cabo por unidades de la policía local en las instalaciones de la BDJ en 1952, se supo que los Estados Unidos habían financiado a la organización con una suma mensual de 50.000 a 80.000 marcos alemanes y le habían suministrado armas, municiones y explosivos. En Odenwald, cerca de Frankfurt am Main, se encontró un almacén de armas con ametralladoras, granadas, artillería ligera y explosivos.

El 30 de octubre de 1952, el BGH (Bundesgerichtshof o Tribunal Federal de Justicia de Alemania, con sede en Karlsruhe) ordenó la liberación de todos los miembros detenidos de la BDJ, sin siquiera haber hablado con los oficiales de policía de Frankfurt o conocer los resultados de su investigación. El asombrado e indignado Georg August Zinn quedó atónito y sólo pudo explicar este comportamiento por el hecho de que los jueces de Karlsruhe actuaron, vía el Ministro de Asuntos para toda Alemania, “por orden de los estadounidenses y que los detenidos trabajaban para EEUU”.

El CIC se hizo cargo de los miembros del BDJ detenidos por la policía alemana y posteriormente negó el acceso de las autoridades de la RFA a los documentos que había confiscado y que estas pensaban utilizar como prueba de cargo por posesión no autorizada de armas y asesinato planificado. Cabe recordar que los agentes del CIC (muchos de ellos luego absorbidos por la CIA) permitieron que cientos de criminales de guerra nazis escaparan en la” línea de las ratas” hacia América Latina, con el apoyo del Vaticano.

Diplomáticos estadounidenses le aseguraron al Ministro Zinn que no había planes para “alterar el clima político” en Alemania Federal, mientras que la CIA se apresuró a restar importancia al caso diciendo que esas listas “arbitrarias” de muertes se “habían creado, sin el conocimiento y el consentimiento de los servicios de inteligencia”. Lógicamente, quien creyese esa patraña de la CIA es que era el más tonto e ingenuo de toda Alemania.

Del conocimiento del canciller Konrad Adenauer de la trama terrorista de la BDJ para asesinar a políticos del SPD resulta impagable y demoledor lo que dijo el entonces ex jefe de la CIA en Alemania Occidental, Peter Sichel: “Adenauer estaba molesto no porque no hubiera sido informado del plan de la BDJ, que lo conocía y además no estaba en contra de esas “actividades”, sino porque dijo que deberían haberse elegido las personas con más cuidado”. Por supuesto, Adenauer negó la existencia de la “lista de la muerte” y formalmente el BDJ fue prohibido en enero de 1953. Pero esto no fue nada más que una estrategia de camuflaje puesto que la BDJ continuó bajo otro nombre y, además, en ese mismo año muchos de sus miembros fueron enviados a la RDA para organizar el “levantamiento de 1953”, donde agitadores y terroristas llegados desde Berlín Occidental intentaron derrocar al gobierno comunista de Wilhelm Pieck, incitando a la población alemana oriental a una rebelión vendida como “popular” por la propaganda del Oeste.

Después de que la RFA se convirtió en miembro de la OTAN, en 1955, Adenauer firmó un anexo secreto al Tratado, mediante el cual Alemania Federal se comprometió a otorgar inmunidad legal a los miembros de la redes secretas nazis de BDJ-Gladio. De este modo, no se podrían iniciar, bajo ningún concepto, procedimientos penales para antiguos nazis y los nuevos que iban a estar al servicio de EEUU. Dicho acuerdo secreto tenía un precedente de impunidad cuando se produjo el amago de golpe de Estado de 1953, en la RFA, que el ex secretario del Ministro de Propaganda de Joseph Goebbels, Werner Naumann, intentó llevar a cabo con un amplio círculo de fervientes nazis. Las implicaciones de este golpe fallido se cree que llegaron hasta el propio Adenauer y altos responsables de la Administración alemana. Pero Naumann y el resto de conspiradores fueron puestos en libertad, a pesar de haber formado parte de un probado (por la autoridad ocupante británica) plan golpista.

Entre los muchos funcionarios ex nazis de alto nivel de la RFA a los que les debió llenar de de gozo la “carta blanca de inmunidad” se encontraban, por citar sólo unos pocos que estaban en lo más alto del poder en la RFA, gente como Hans Globke (un alto funcionario con Hitler en el Ministerio del Interior del Tercer Reich y redactor de las leyes raciales nazis) considerado el ojo derecho o eminencia gris en el gabinete Adenauer. A Globke, falso “opositor” de última hora al régimen nazi, le han blanqueado su expediente todo lo que han podido en Occidente tachándolo suavemente de “personaje controvertido o contradictorio”.

Globke, en Alemania Federal, controlaba los servicios de inteligencia (el BND) en cuya jefatura estaba otro fiel del III Reich señalado más arriba (Reinhard Gehlen) y llevó a los generales de Hitler a la dirección del Bundeswehr (el nuevo ejército de la RFA), como fue el caso del criminal de guerra convicto, Erich Von Mannstein, (quien participó en la invasión de la URSS) o Adolf Heusinger, hombre de absoluta confianza de Hitler, planificador de la masacre de Oradur Sur Glane (645 civiles asesinados por los nazis a sangre fría), en Francia, general del Bundeswehr y presidente del Comité militar de la OTAN. Adenauer protegió totalmente a Globke y evitó que compareciera como testigo en el juicio de Jerusalén contra Adolf Eichmann, el cerebro del Holocausto.

La RDA juzgó y condenó a Globke “in absentia”, bajo la juez Hilde Benjamin, en 1963, aunque tanto para la Alemania neohitleriana como para EEUU, el juicio contra Globke fue “un espectáculo” (sic) que no tuvo legitimidad. Pero el único espectáculo de ilegitimidad, desvergüenza y fascismo fue el de esos dos países que durante más de cuarenta años dieron protección a innumerables criminales de guerra nazis, reclutándoles como terroristas o colocándoles en puestos clave de la Administración militar y de inteligencia estadounidense y civil-militar y de inteligencia en la RFA.

La re-militarización de Alemania Occidental (por los cripto-fascistas) tras su entrada en la OTAN, como vasallo de los Estados Unidos, había comenzado y el resultado condujo finalmente (a pesar del aumento de la prosperidad ganada con el Plan Marshall) tanto a una actitud más hostil y agresiva contra su vecino de la RDA como a las protestas antimilitaristas y antifascistas de 1968.

ESTE ARTÍCULO SE PUEDE REPRODUCIR POR CUALQUIER MEDIO, SIEMPRE QUE SE CITE LA FUENTE ORIGINAL (BERLÍN CONFIDENCIAL) TAL COMO ESTABLECE LA LICENCIA CREATIVE COMMONS. DE LO CONTRARIO, QUEDA PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

REFERENCIAS:
http://www.juergen-elsaesser.de/de/artikel/template_artikel.php?nr=822
http://blog.zdf.de/3sat.Kulturtube/02vor-ort/stammheim-verena-becker-prozess/
http://nhzzs.blogspot.com/2011/06/bnd-und-cia-haben-in-der-tat-die-raf.html
http://www.gerhard-wisnewski.de/modules.php?name=Downloads&d_op=getit&lid=20
http://www.heise.de/tp/r4/artikel/31/31612/1.html
https://jasminrevolution.wordpress.com/2017/11/22/gladio-staybehind-2017-wo-bleibt-der-bericht/
http://nhzzs.blogspot.com/2007/08/raf-terror-vom-staat-gemacht.html
http://friedensblick.de/10883/gladio-nsu-terror/
http://blog.zdf.de/3sat.Kulturtube/02vor-ort/stammheim-verena-becker-prozess/
http://www.3sat.de/page/?source=/kulturzeit/themen/149795/index.htm
https://medienschafe.wordpress.com/tag/cic/
Daniele Ganser: “Los Ejércitos secretos de la OTAN”
Paul L. Williams, Operation Gladio, the unholy alliance between the Vatican, the CIA and the Mafia

BERLÍNCONFIDENCIAL

LA OFICINA DE SEGURIDAD CONOCE A LOS NUEVE Parte I: COSAS EXTRAÑAS

RECLUSE          Los lectores habituales de este blog sin duda están familiarizados con mi serie que examina la misteriosa y muy controvertida Oficina de Seguridad (OS) de la CIA. Allí el lector descubrirá los vínculos entre la OS y muchos de los escándalos más grandes de la CIA, incluyendo el allanamiento de Watergate (anotado aquí, aquí y aquí); los asesinatos de JFK, RFK y MLK (anotados aquí); el misterioso “suicidio” de Frank Olson, conspiraciones patrocinadas por la mafia para asesinar a Castro, el extenso papel de la OS en la Operación CAOS (todo lo cual se señaló aquí); y el papel que desempeñó en varios de los programas de modificación de la conducta de la CIA como BLUEBIRD, ARTICHOKE y QKHILLTOP (señalado aquí, aquí y aquí).

Sidney Gottlieb

La Oficina de Seguridad es a menudo descartada como un componente marginal de la CIA por los investigadores que han optado por centrarse en la mucho más glamurosa Dirección de Operaciones (que incluía el personal de contrainteligencia de James Jesus Angelton, la División de Asesinatos y Actividades Especiales (SAD), centrada en los paramilitares, y el personal del Servicio Técnico (TSS) de Sidney Gottlieb hasta principios de la década de 1960), mucho más para determinar a los buscadores de la verdad. La OS estaba lejos de ser marginal y de hecho parece haber habido una conspiración que duró décadas para encubrir el alcance de los actos sucios de la OS. Esto no es más evidente que en los relatos convencionales del Proyecto ARTICHOKE, en el que se alega que fue incorporado al MKULTRA de Sidney Gottlieb en algún momento entre 1953 y 1955.

Como ya se ha dicho aquí, eso es totalmente falso. El proyecto ARTICHOKE no terminó a mediados de la década de 1950, sino que de hecho continuó hasta 1963, momento en el cual parece haberse dividido en programas sucesores que tal vez no terminaron hasta 1973. Tampoco Sidney Gottlieb y la TSS nunca supervisaron ARTICHOKE. Si bien Gottlieb y la TSS desempeñaron un papel en el llamado “Comité ARTICHOKE”, el proyecto estuvo bajo el control de la Oficina de Seguridad desde su inicio hasta 1963, aparte de un breve período desde finales de 1951 hasta septiembre de 1952, cuando fue dirigido por la Oficina de Inteligencia Científica (OSI). El OSI fue el principal socio de la OS en ARTICHOKE e incluso mantuvo el control de los “aspectos científicos extranjeros” después de que se devolviera el control general a la Oficina de Seguridad.

ARTICHOKE era, en otras palabras, un proyecto totalmente separado del mucho más conocido MKULTRA, y era probablemente mucho más brutal y extraño que los gustos de Gottlieb (y los gustos eran en comparación con la afición de Morse Allen por lo extremo). Mi serie inicial sobre la OS ya cubría los aspectos de brutalidad de este proyecto, señalando que la práctica actual de “métodos de interrogatorio mejorados” y “entregas extraordinarias” es en gran medida un legado de la ARTICHOKE.

Esto no es de extrañar, ya que el objetivo principal de ARTICHOKE era desarrollar lo que inicialmente se denominaban prácticas de “interrogatorio especial”. Pronto, sin embargo, ARTICHOKE se aventuró en actividades aún más exóticas y extrañas. Estoy seguro de que muchos de ustedes son conscientes de que uno de estos objetivos era el “control mental” y que, en general, el historial de la OS a este respecto era heterogéneo (como ya se ha señalado aquí).

Andrija Puharich

Otro era la parapsicología. La OS subvencionó la investigación de J.B. Rhine y sus famosos experimentos de la Universidad de Duke, así como los de Martin Ebon. Pero aún más convincente y misterioso fue su apoyo a la investigación del Dr. Andrija Puharich, a quien el gran Philip Coppens se refirió como “el Padre del Movimiento New Age Americano”. Esto puede ser un poco exagerado, pero no cabe duda de que Puharich tuvo un papel grande pero poco reconocido hasta la década de 1980.

En la serie anterior este investigador no había considerado a Puharich como el objetivo de su investigación aunque parece haber ido mucho más allá del mero control mental y la parapsicología. Este investigador sostiene que parte del propósito de la investigación de Puharich era intentar contactar con una inteligencia no humana.

H. Marshall ChadwellII

Aunque esto puede parecer increíble para muchos, no hay que olvidar que el jefe de la Oficina de Inteligencia Científica durante el apogeo de ARTICHOKE fue H. Marshall Chadwell, un hombre con un interés profundo y bien documentado en los OVNIS. Es bien sabido que Chadwell fue uno de los primeros defensores de las investigaciones de la CIA sobre OVNIS y que estuvo detrás de la creación del infame Panel Robertson. Menos conocida fue la participación de Chadwell en ARTICHOKE, que dirigió brevemente, así como su amistad con Vannevar Bush, que se remonta por lo menos a su tiempo de trabajo conjunto en el Comité de Investigación de la Defensa Nacional de la era de la Segunda Guerra Mundial (todo lo cual se señaló antes aquí).

Aunque la evidencia del interés de la Oficina de Seguridad en los OVNIS es escasa, no cabe duda de que la OS patrocinó la extraña investigación de Puharich sobre ARTICHOKE. Y esta investigación de hecho parece haber sido dirigida hacia lo fantástico: “supersoldados” e incluso establecer contacto con una inteligencia no humana. Esta serie explorará dichas posibilidades y puede revelar una perspectiva verdaderamente perturbadora que subraya los experimentos de modificación de conducta del Pentágono y la CIA.

Pero antes de llegar a todo eso debo considerar primero el contacto de Puharich con una supuesta inteligencia extraterrestre que se refería a sí misma como “Los Nueve” porque ellos están en el corazón de este misterio. Los lectores de este blog desde hace mucho tiempo (y aquellos de ustedes que miran a la barra lateral) son probablemente muy conscientes de que he escrito un post anterior sobre Los Nueve, pero ha pasado mucho tiempo desde entonces y he llegado a información adicional convincente. Pero más allá de eso, el momento de los supuestos contactos de Puharich con Los Nueve es lo más importante, y aquí tendré la oportunidad de esbozar las diferentes épocas.

Orígenes, Vinod y la Fundación Mesa Redonda (1947-1952)

Así que, con la declaración de propósito fuera del camino, sigamos con la historia. Todo comienza con un encuentro casual con “un erudito y sabio hindú de Poona, India” (Uri, Andrija Puharich, p. 13) a quien Puharich conoció por primera vez en algún momento en diciembre de 1951. Este individuo es conocido sólo por la posteridad como “Dr. D.G. Vinod”. No parece existir ningún registro de Vinod fuera de los relatos de Puharich sobre sus encuentros iniciales con Los Nueve, lo que ha llevado a muchos a creer que D.G. Vinod era un seudónimo y no veo ninguna razón para cuestionarlo.

Millen Cooke

Christopher Knowles de The Secret Sun ofrece uno de los mejores relatos de las referencias modernas a Los Nueve que son anteriores a la participación de Puharich en la segunda parte de su esencial serie “The Secret Star Trek”. Allí Knowles anota que una historia publicada en Fantastic Adventures, una revista Pulp editada por el legendario Ray Palmer de Amazing Adventures (y que originalmente publicó los extraños “Shaver Mysteries”), contenía una historia corta de noviembre de 1947 que tenía una extraña semejanza con la última manifestación de Los Nueve. La historia “Hijo del Sol” fue escrita por Millen Cooke bajo el seudónimo Alexander Blade. Cooke tenía un gran interés en el ocultismo y los OVNIs y estuvo profundamente involucrado en la comunidad ocultista de la Costa Oeste durante esta era. Knowles especula que el “Dr. Vinod” pudo haber sido parte de este círculo:

“… La señora Cooke era una experta visionaria. No está claro si su liturgia fue su revelación personal o la de un grupo similar a la Mesa Redonda, pero debe notarse que los Cooke fueron fundamentales para traer a Meher Baba a América, y el misterioso Dr. Vinod bien podría haber sido parte de ese círculo. Todas estas personas parecían conocerse, aunque intercambiaban prácticas y entusiasmo como la gente normal se cambia los calcetines”.

Pero volviendo al asunto en cuestión. El siguiente encuentro de Puharich con Vinod ocurrió dos meses después, en febrero de 1952. En este punto Vinod supuestamente leyó el pasado y el futuro de Puharich. El sabio logró esto agarrando la articulación media del dedo anular derecho de Puharich con sus dedos índice y pulgar derecho mientras silbaba entre sus dientes “como si estuviera tratando de encontrar un tono” (Uri, p. 13). Después de un minuto, más o menos, Vinod comenzó a relatar aspectos detallados del pasado de Puharich y a predecir un futuro prometedor para el científico croata.

Puharich quedó tan impresionado que organizó otra reunión con Vinod, pero esta vez bajo condiciones de laboratorio. Poco menos de cuatro años antes de que Puharich conociera a Vinod, había creado una fundación para estudiar este fenómeno. Tanto esta fundación como sus patrocinadores son muy interesantes.

“… Puharich fundó la Fundación de la Mesa Redonda de Electrobiología en Camden en 1948, una organización cuyo nombre solía abreviarse como Mesa Redonda, o la Fundación de la Mesa Redonda. Así, el hospital o clínica que se había planeado originalmente se convirtió en una especie de instituto de investigación especializado en las ciencias del comportamiento más arcanas, desde la cibernética hasta la percepción extrasensorial, y se trasladó desde el granero -que perdió debido a algunas molestias con respecto a los cebos rojos en la pequeña ciudad de Nueva Inglaterra- a un cuartel algo más grande en una casa de veintidós habitaciones. Uno de los primeros experimentos fue con la psíquica Eileen Garrett, que fue colocada en una jaula de Faraday para probar sus habilidades psíquicas, al igual que otros nombres famosos en el campo como Peter Hurkos y Henry Stone. Con el fin de apoyar su investigación, Puharich se acercó a una variedad de personas para la financiación, incluyendo a Henry Wallace. Wallace había sido Secretario de Agricultura en la Administración de Franklin D. Roosevelt y más tarde su Vicepresidente. Bajo Truman, Wallace había sido Secretario de Comercio, y en 1948 se postuló para Presidente con la candidatura del Partido Progresista. El nombre de Wallace suele asociarse con un escándalo que involucra a un místico ruso, Nicholas Roerich (se le atribuye al propio Wallace la pirámide y el diseño oftálmico que se utiliza en la parte posterior del billete de dólar estadounidense)…

En cualquier caso, Wallace accedió a ayudar a financiar la investigación de Puharich, con un cheque por 4.458.73 de dólares en abril de 1949. Una suma principesca en ese momento. Y visitó la Mesa Redonda -según Eileen Garrett- en 1949-1950.

Otro misterioso donante a la Fundación fue Walter Cabot Paine, de Boston, que donó 3.000 dólares. Cuando un investigador intentó entrevistar a Walter Paine, fue rechazado inmediatamente, y Paine no respondió ninguna pregunta. Arthur Young, el diseñador de Helicópteros Bell y eventual gurú, le dijo al mismo investigador que Paine era un asociado suyo y un ejecutivo petrolero que deseaba permanecer en el anonimato. El Sr. Young estaba siendo un poco falso, ya que estaba relacionado con Walter C. Paine a través del matrimonio. Arthur Young seguiría siendo un amigo cercano y asociado de Puharich durante la década de 1950 y es esta relación la que -en el contexto de todo lo que hemos estado discutiendo hasta el momento- es absolutamente impresionante en sus implicaciones, ya que Arthur Young se casó con una heredera de Forbes, una tal Ruth Forbes Paine, que era descendiente de Ralph Waldo Emerson. En otras palabras, dinero muy viejo, muy blanco. Walter Cabot Paine era hijo de Robert Treat Paine, un acaudalado brahmán de Boston y mecenas del arte que hizo un estudio especial del arte japonés, y era descendiente directo de Robert Treat Paine, firmante de la Declaración de Independencia. W.C. estaba directamente relacionado con el anterior esposo de Ruth Forbes Paine Young, George Lyman Paine (quien también es descendiente de la ‘realeza’ colonial americana, la familia Lyman). Su hijo por ese matrimonio anterior, Michael Paine, se casó con Ruth Hyde.”

(Sinister Forces Book I (Libro I de Fuerzas Siniestras), Peter Levenda, págs. 238-240)

Henry Wallace es, por supuesto, un bicho raro de la derecha conspirativa. Además de su asociación con el místico Nicolás Roerich, también era masón y había incursionado en la Teosofía durante casi una década antes de abandonarla en algún momento de la década de 1930. Sin embargo, siguió siendo un autoproclamado cristiano durante toda su vida.

La presencia de Arthur Young y Ruth Forbes Paine Young, junto con su pariente lejano Walter Cabot Paine, en la lista de donantes son también muy interesantes. Los dos últimos eran, por supuesto, dinero muy antiguo, que se remonta a la época colonial. Y no fueron los únicos “brahmanes de Boston” que se involucraron en el proyecto de Los Nueve, como veremos. Ciertamente, entonces Puharich parece haber estado recibiendo el apoyo de elementos dentro de la rama más antigua de la aristocracia de América.

Pero hay indicios de que Puharich estaba recibiendo contribuciones aún más generosas para su investigación, cuyas fuentes nunca han sido identificadas. Pero esta no era una cantidad insignificante de dinero. El gran Philip Coppens anota: ” La fortuna a menudo caminaba junto a ellos, ya que en 1951 recibió milagrosamente una beca de investigación de cerca de 100.000 dólares para construir una jaula de chapa de Faraday, para probar a Garrett.” Esto es bastante impresionante, teniendo en cuenta que Puharich tenía una formación bastante humilde y, sin embargo, sólo cinco años después de graduarse de la escuela de medicina, aparentemente tenía acceso a una amplia cantidad de fondos para la investigación más bien arcana.

También es interesante notar que Arthur Young estaba viviendo cerca de Filadelfia durante este período y que continuaría manteniendo una residencia con Ruth Forbes Paine Young en esa área en general por muchos años. Como fue notado en mi examen de la Oficina de Seguridad, muchas cosas extrañas parecen haber estado sucediendo en Pennsylvania durante esta era en general. Otro de los socios cercanos de Puharich, con quien se encontraría por primera vez a finales de la década de 1960, Ira Einhorn, también residió en Filadelfia durante años.

Aún más curioso es el hijo de Ruth Forbes Paine Young de un matrimonio anterior, Michael Paine. Como se mencionó anteriormente, Michael Paine se casó con Ruth Hyde. Esta joven pareja se haría amiga de Lee Harvey y Marina Oswald durante su estancia en Dallas a principios de 1963. Marina Oswald y su hijo se mudarían más tarde con Ruth Paine, después de que ella se había separado de Michael, más tarde en 1963 y estaba alojada allí en el momento del asesinato. Hay muchas implicaciones perturbadoras sobre los Paine y sus posibles lazos de inteligencia, a las que me referí antes aquí. También existe la posibilidad de que la Oficina de Seguridad tuviera algún vínculo con los Paine, especialmente con Ruth Hyde Paine, cuyo padre tenía un extenso archivo sobre la OS (como se señaló antes aquí). Pero sigamos adelante.

Primeros contactos con los Nueve (1952-1953)

La siguiente sesión de Puharich con Vinod, esta vez en condiciones de laboratorio, no tuvo lugar hasta el 31 de diciembre de 1952, víspera de Año Nuevo. Por lo que se sabe, valió la pena esperar, ya que éste fue el primer contacto formal que Puharich tuvo con Los Nueve.

“… El 31 de diciembre de 1952, el Dr. Vinod y yo tomamos un avión de Nueva York a Maine. Aterrizamos en Augusta a las 7:30 p.m., y Hank Jackson, el administrador del laboratorio, la Fundación Mesa Redonda, estaba allí para reunirse con nosotros. Condujimos por los caminos rurales en la nieve, charlando todo el camino. Entramos en la gran sala del laboratorio, y sin decir una palabra ni siquiera quitarse el abrigo, el Dr. Vinod se dirigió a la biblioteca y se sentó en un sofá. Hank y yo lo seguimos. Nos dimos cuenta de que había entrado en trance. Nos sentamos frente a él, esperando expectantes. Curiosamente, la casa siempre estaba llena de actividad, pero en esta Nochevieja no había ningún sonido en la casa de niños, hombres, mujeres o animales. Hubo un silencio expectante mientras Hank y yo observábamos a nuestro encantado sabio.

Entonces, exactamente a las 9 P.M., salió de la boca del Dr. Vinod una voz profunda y sonora, totalmente diferente a su propia voz aguda y suave, diciendo en un inglés perfecto sin acento:

Llamo de parte de M: Somos Nueve Principios y Fuerzas, personalidades si se quiere, trabajando en completa implicación mutua. Somos fuerzas, y la naturaleza de nuestro trabajo es acentuar los aspectos positivos, evolutivos y teleológicos de la existencia. Por teleología no me refiero a la teleología de la derivación humana en un concepto multidimensional de la existencia. La teleología se entenderá en términos de una ontología diferente. Para ser sencillos, acentuamos ciertas direcciones que cumplirán el destino de la creación….

Cuando el Dr. Vinod despertó de su trance después de unos noventa minutos de un extraño discurso de los Nueve, no recordaba ni conocía lo que se había dicho. Hank y yo trabajamos durante un mes con el Dr. Vinod, escuchando la profunda sabiduría de los Nueve. Fue una experiencia profundamente conmovedora, y realmente creímos cada palabra que oímos puramente en la evidencia interna. Este trabajo se interrumpió en febrero de 1953 cuando tuve que servir como capitán en el ejército de EE.UU. durante la Guerra de Corea”.

(Uri, Andrija Puharich, pgs. 13-16)

Glen Cove, Maine, donde Puharich y la Fundación Mesa Redonda dirigieron las sesiones iniciales con Los Nueve

Y así terminó la primera de una serie de sesiones de espiritismo que tendrían profundas implicaciones para la historia de los Estados Unidos. Como tal, es en gran medida irrelevante si los Nueve existían o no por su influencia, comenzaría a tener un gran efecto en la cultura popular estadounidense por lo menos a principios de la década de 1960 y continuaría haciéndolo años después en algunas de nuestras franquicias más veneradas. Y ciertamente parecería que las fuerzas poderosas dentro de la esfera pública y privada tendrían un gran interés en ellas. Pero más sobre eso más tarde.

En cuanto a lo que exactamente los Nueve son/fueron, esto es un poco ambiguo. Es comúnmente reportado (incluso por su propio humilde escritor) que ellos inicialmente afirmaron haber sido el Gran Enéada, un grupo de nueve deidades egipcias cuyo centro de culto estaba localizado en Heliópolis. Durante las épocas del Antiguo y Medio Reino solían estar en la cima del panteón del Antiguo Egipto.

Sin embargo, este investigador no ha podido determinar si Los Nueve alguna vez le declararon esto a Puharich. Parecería que Puharich hizo la conexión a través de una serie de sesiones a mediados de la década de 1950 con el psíquico Harry Stone en el que Stone afirmaba estar canalizando a Rahotep, un faraón egipcio de la Dinastía XVII. Puharich creía haber detectado referencias al Enead en algunas de estas sesiones. Parecería que al hacer esta conexión Puharich se convenció de que estas comunicaciones estaban vinculadas a las anteriores con Los Nueve. Pero más sobre las sesiones de Stone en un momento.

Eventualmente los Nueve afirmaron ser una raza extraterrestre del planeta Hoova que ahora estaban ubicados en una nave espacial del tamaño de una ciudad conocida como Spectra. Sin embargo, no parecían existir en forma física (aparte de la nave espacial), sino que habían evolucionado hasta el punto de que habían renunciado a sus cuerpos de carne y hueso hace muchos siglos. En algunos relatos se decía que habían llegado a tal estado que ahora existían fuera del tiempo y del espacio, seres multidimensionales que, sin embargo, seguían interesados en el desarrollo de la raza humana. O algo así.

El siguiente contacto tuvo lugar en febrero de 1953 y para esta sesión Puharich había traído algunas piezas de artillería pesada para unirse a Vinod, Henry Jackson y a él mismo.

“Algunos meses más tarde, el 27 de junio de 1953, la noche de luna llena, Puharich reunió a su alrededor a lo que sería un grupo central de la Fundación Mesa Redonda para otra sesión con Vinod. La membresía de este grupo de nueve miembros –como Los Nueve– es esclarecedora. Henry Jackson, Georgia Jackson, Alice Bouverie, Marcella Du Pont, Carl Betz, Vonnie Beck, Arthur Young, Ruth Young y Andrija Puharich. El Dr. Vinod actuó como médium. Imaginen la Fraternidad del Anillo, con fondos del gobierno y una clasificación de seguridad que era, bueno, ‘cósmica’.

En este grupo, encontramos inmediatamente un Du Pont y un Bouverie. Du Pont se explica por sí misma, pero para aquellos que no tienen una copia del Registro Social de Nueva York a mano, Alice Bouverie nació Ava Alice Muriel Astor, y era descendiente de John Jacob Astor, y la hija del Coronel John Jacob Astor IV, constructor del Hotel Astoria y autor del libro Un Viaje a Otros Mundos (1894); su padre fue también uno de los pasajeros desafortunados a bordo del Titanic cuando se hundió en abril de 1912….

… Henry Jackson era el administrador de Puharich y estaba casado con Georgia Jackson. Carl Beck estaba involucrado en la investigación de energía alternativa, y había visitado el laboratorio de un tal Thomas Henry Molay, un científico mormón y alquimista que vivía en Salt Lake City que afirmaba haber identificado una fuente de “energía libre” que él llamaba “energía radiante”. El desarrollo de fuentes alternativas de energía (a la Nicola Tesla) sería una preocupación de Puharich en los próximos años. (El único miembro de los Nueve originales que el autor no ha podido identificar satisfactoriamente es Vonnie Beck, que puede haber sido el mismo Vonnie Beck que fue piloto de la Marina de los EE.UU. durante la Segunda Guerra Mundial, pero en este momento no hay más información sobre Beck).

(Libro I de Fuerzas Siniestras, Peter Levenda, págs. 244-246)

Algunos puntos: Tener a un ex hombre de la Marina como Beck presente en la sesión de espiritismo tendrá mucho sentido en la próxima entrega, así que esta investigación se inclina a creer que Levenda localizó al individuo correcto. En cuanto a Carl Betz (y no Beck), éste no es el famoso actor, sino un investigador de energías alternativas como indica Levenda. El Henry Jackson presente en la reunión no tiene ninguna conexión, por lo que este investigador puede discernir, con el senador demócrata Henry Jackson, que estuvo cerca del Consejo de Seguridad Americano (ASC, que este investigador ha explorado en profundidad antes aquí).

En cuanto a los de sangre azul, si alguien estaba deambulando, el único de ellos con lazos tenues con Skull and Bones parece ser Ruth Forbes Paine Young. Había al menos un Forbes, John Forbes Kerry, que se convirtió en un Bonesman. El esposo de Ruth Young antes de Arthur Young, George Lyman Paine, tenía parientes consanguíneos con una familia (Lyman) que también podría haber tenido a Bonesmen en sus filas, pero este investigador no ha podido confirmar esto de manera confiable. En general, no había lazos discernibles entre Skull and Bones y esta reunión.

Las dos familias más interesantes son las de Du Pont y las de Astor (via Alice Bouverie). La familia Du Pont había estado muy cerca del régimen nazi, especialmente de IG Farben, con quien casi formaron un cártel conjunto. En cuanto a la familia Astor, la rama británica es especialmente notoria. Al igual que la familia Du Pont, buscaron una relación estrecha con el régimen nazi en los años previos a la Segunda Guerra Mundial. También fueron actores importantes en el infame Grupo de Mesa Redonda.

“… el Grupo de la Mesa Redonda, y más tarde se le llamó, un poco inexactamente, el Conjunto Cliveden, en honor a la finca de Lord y Lady Astor. Entre ellos se encontraban Lord Milner, Leopold Amery y Edward Grigg (Lord Altrincham), así como Lord Lothian, Smuts, Lord Astor, Lord Brand (cuñado de Lady Astor y director general de Lazard Brothers, los banqueros internacionales), Lionel Curtis, Geoffrey Dawson (editor de The Times) y sus asociados. Este grupo ejercía una gran influencia porque controlaba el Rhodes Trust, el Beit Trust, The Times of London, The Observer, la influyente y altamente anónima revista trimestral conocida como The Round Table (fundada en 1910 con dinero suministrado por Sir Abe Bailey y el Rhodes Trust, y con Lothian como editor), y dominaba el Instituto Real de Asuntos Internacionales, llamado “Chatham House” (del cual Sir Abe Bailey y los Astor eran los principales financistas, mientras que Lionel Curtis era el verdadero fundador), el Carnegie United Kingdom Trust, y el All Souls College, Oxford. Este Grupo de Mesa Redonda formó el núcleo de los partidarios de los tres bloques del mundo y se diferenció de los antibolcheviques como D’Abernon en que buscaban contener a la Unión Soviética entre una Europa dominada por los alemanes y un bloque de habla inglesa en lugar de destruirla como querían los antibolcheviques. Las relaciones entre los dos grupos eran muy estrechas y amistosas, y algunas personas, como Smuts, estaban en ambos”.

(Tragedy and Hope, [Tragedia y esperanza], Carroll Quigley, pág. 581)

¿Podría el grupo de Puharich haber sido bautizado con el nombre del Grupo de la Mesa Redonda Británica? Ciertamente esto es una posibilidad y la presencia de un Astor en el grupo plantea estas cuestiones. Pero este investigador no sabe lo cerca que estaba Alice Bouverie de la rama británica de su familia. Como tal, esta es probablemente una perspectiva poco probable, pero curiosa no obstante.

Pero de vuelta a la sesión de espiritismo. A decir de todos, esta fue aún más impresionante que el primero:

“El Dr. Vinod se sentó en el suelo en la postura del loto sosteniendo en sus manos una cuerda de cuentas sagradas, llamadas rakshas. En su regazo había una simple placa de cobre de nueve pulgadas de diámetro. En el suelo a su lado había una pequeña estatua del dios hindú Hanoum. Por lo tanto, el Dr. Vinod estaba en el centro de un círculo formado por las nueve personas mencionadas anteriormente. Entró en estado de trance a las 12:15 A.M. Habló durante unos quince minutos y luego uno de los Nueve, R, habló a través de él, diciendo:

Esta noche queremos crear brahmines en este mundo. Brahmin significa una persona dedicada a Brahman.

En este instante los nueve observadores en la sala totalmente iluminada vieron la aparición, en un momento, de lo que parecía ser un montón de hilos de algodón a un metro del Dr. Vinod. A este observador le pareció que la pila de hilos acababa de salir del suelo de madera. El Dr. Vinod, todavía en estado de trance, se inclinó para recoger los hilos. Cuando las desenredó, dio a luz lazos de cordón de algodón finamente tejido. Le dio uno a cada persona y había exactamente un bucle para cada uno. Pidió a cada persona que deslizara el lazo sobre el hombro derecho y debajo del brazo izquierdo.

Lo que habíamos presenciado era la aparición de una sustancia material de la nada! Todos los presentes estaban seguros de que la gran bola de algodón provenía del suelo y de ningún otro lugar que no fuera el suelo”.

(Uri, Andrija Puharich, pgs. 16-17)

Hanuman

Peter Levenda escribe en el Libro Uno: Los Nueve de Fuerzas Siniestras que cree que la estatua era en realidad de Hanuman, el Rey Mono. Hanuman era aparentemente un ser humano al que se le dieron poderes divinos debido a su devoción y coraje. Por lo tanto, si la estatua era de Hanuman, parecería especialmente apropiada en este contexto.

Así fue la presencia de los brahmines de Boston para una transformación en brahmanes. Aquí hay más detalles sobre este concepto:

“Un brahmin, por supuesto, es la casta más alta del sistema hindú estructurado en castas. Otras castas incluyen guerreros y mercaderes, y también existe la no casta conocida como los Intocables (que generalmente estaban involucrados en oficios considerados inmundos, tales como el manejo de los muertos, la matanza, etc.). Lo que Vinod (o, en realidad, ‘R’) estaba diciendo al grupo reunido es que iban a renacer como brahmines espirituales, encargados de producir un renacimiento místico en la tierra… bajo la tutela de Los Nueve, por supuesto. ‘R’ entonces hizo una alusión a la alquimia y la transformación, y luego una referencia a Buda. Eventualmente, las referencias hindúes y budistas se desvanecieron de las comunicaciones de Los Nueve a favor de discusiones de ‘supersentido’ y otras construcciones filosóficas cuasi-científicas que podrían haber parecido profundas en el contexto de la sesión de espiritismo, pero que hoy, cincuenta años después, hacen una lectura bastante penosa”.

(Libro I de Fuerzas Siniestras, Peter Levenda, pág. 247)

Se desconoce qué fue de este grupo de “brahmines”. Por supuesto, Puharich continuó persiguiendo a Los Nueve durante al menos otras dos décadas y algunos otros participantes continuarían entrando y saliendo de la historia durante unos cuantos años más. Arthur Young, por ejemplo, pudo haber estado con Puharich durante un viaje que hizo a México en 1956 y que aparentemente produjo una comunicación con Los Nueve y Alice Bouverie desempeñaría un papel clave en la siguiente etapa de la interacción de Puharich con Los Nueve antes de su muerte (también en 1956). Pero el resto del grupo parece haberse desviado de la historia. Por supuesto que los Jackson, debido a la ocupación de Henry como ayudante de laboratorio de Puharich, pueden haber jugado un papel más importante y lo mismo es posible de la esposa de Young, Ruth Forbes Paine Young. Pero por lo que este investigador sabe, esto marcó el final de la implicación de Marcella Du Pont, Carl Betz y Vonnie Beck en este drama. Esto también marcó la canalización final de Los Nueve por el Dr. Vinod. De aquí en adelante se localizarán nuevos mediums.

Así, sólo dos de estos “brahmines” (Puharich) y Bouverie pueden vincularse de forma fiable a Los Nueve más allá de la sesión del 27 de julio de 1953. También hay una gran posibilidad de que Arthur Young permaneciera involucrado hasta mediados de la década de 1950. Pero todos los demás parecen haber jugado ya el papel de herederos. Esta no sería la última vez que los Nueve establecerían metas elevadas para sus seguidores que eventualmente serían abandonadas.

Harry Stone y la Carne de Dios (1954)

Rahotep es la figura con los brazos en alto

El siguiente supuesto contacto de Puharich ocurrió en 1954. Este fue el episodio del psíquico Harry Stone mencionado anteriormente. Por lo que este investigador sabe, Puharich nunca parece haber vinculado públicamente este episodio con Los Nueve, aunque hay múltiples indicaciones de Puharich y sus asociados de que hubo una conexión. Que Puharich haya dudado en vincular estos dos acontecimientos es fácil de entender: La supuesta canalización de Rahotep, un antiguo faraón, por parte de Stone estaba estrechamente relacionada con la mosca agarica o amanita muscaria, un hongo alucinógeno. Mientras que Puharich más tarde grabaría estas experiencias en su clásico La seta sagrada, ni el público en general (que entonces salía del macartismo) ni el estado profundo (en el que tales cosas eran altamente clasificadas) estaban listos para que los alucinógenos se vincularan explícitamente a inteligencias no humanas en este punto.

En cuanto a las experiencias de Stone, el gran Philip Coppens señaló:

“En 1954, Puharich recibió una transcripción de lo que Harry Stone había dicho durante un trance. Algunos estaban en inglés, otros en egipcio. La primera vez que esto ocurrió, Harry había estado en el apartamento de la Sra. Davenport en Nueva York. Cuando admiraba un colgante de oro, en forma de estuche, de repente empezó a temblar por todas partes, le miró fijamente a los ojos, se tambaleó por la habitación y luego cayó en una silla”. Lo que fascinaba a Andrija era la descripción en trance que Stone había dado de una planta que podía separar la conciencia del cuerpo físico. Puharich sabía que los antiguos griegos y los chamanes de Siberia tenían una antigua tradición en la que los hombres compartían una planta que podía separar el alma del cuerpo, viajar lejos y luego regresar con un conocimiento que de otro modo era inaccesible para la mente humana. Si era capaz de dominar esta técnica, estaba claro que él y aquellos para los que trabajaba, tendrían una poderosa ventaja sobre sus enemigos. Los dibujos de Stone de la planta parecían hongos, y la descripción que dio fue la del agarico mosca, o amanita muscaria.

Puharich se dio cuenta de que Stone le había dado la respuesta a su problema: este hongo podía mejorar la percepción extrasensorial en los seres humanos. Todo lo que tenía que hacer era encontrarlo y usarlo. En el otoño de 1955, Puharich contaba con un amplio suministro de hongos a su disposición….

Puharich probó a 35 personas sin talento psíquico, pero ninguno reportó nada fuera de lo común. Pero en el caso de Harry Stone, durante una visita de Aldous Huxley, Stone pidió que le administraran el hongo. En lugar de masticar, Stone aplicó el hongo en su lengua y en la parte superior de su cabeza, de manera ritualista. Cinco minutos más tarde se despertó y comenzó a tambalearse como si estuviera muy intoxicado con alcohol. En ese momento, Puharich quería probar si las habilidades psíquicas de Stone habían mejorado. Los resultados fueron positivos. De hecho, no sólo fueron positivos, sino perfectos. Diez de diez. Y no sólo eso, sino también súper rápido. Puharich rápidamente administró una gran dosis de atropina y removió las partículas restantes del hongo de su lengua. En quince minutos, Harry volvió a ser “normal”.

Esta fue, por supuesto, una gran revelación para Puharich y los experimentos fueron detallados en su libro, The Sacred Mushroom. Pero Puharich no fue el único que escribió sobre ello. Aldous Huxley declaró: Pasé algunos días, a principios de este mes, en Glen Cove, en la extraña casa reunida por Puharich […] Harry, el escultor holandés, que entra en trances en la jaula de Faraday y produce guiones automáticos en jeroglíficos egipcios […] sea lo que sea lo que se diga contra Puharich, es sin duda muy inteligente, muy bien leído y muy emprendedor. Su objetivo es reproducir por métodos farmacológicos, electrónicos y físicos modernos las condiciones utilizadas por los chamanes para entrar en un estado de clarividencia itinerante. En Glen Cove han encontrado ocho ejemplares de la amanita muscaria. Esto es muy notable ya que la literatura de la sociedad micológica de Nueva Inglaterra registra sólo un caso previo del descubrimiento de una amanita en Maine. Los efectos, cuando una pieza tan grande como la cabeza de un alfiler, se frota durante unos segundos en la piel del cuero cabelludo, son alarmantemente poderosos, y obviamente se necesitará mucha experimentación muy cautelosa para determinar la dosis correcta de la seta para aumentar la psi”.

Amanita muscaria

Puharich alegó que encontró los especímenes originales de la amanita muscaria usados en sus experimentos cerca de su laboratorio en Maine. Esto ocurrió en 1955, mientras que la mayoría de los esfuerzos de Puharich estaban orientados a localizar muestras en México (al igual que los de la CIA). Naturalmente, los psíquicos habían ayudado a Puharich a localizar estas muestras. Puharich eventualmente diría haber encontrado una manera de cultivarlos para tener un suministro constante para sus experimentos.

Alice Bouverie

También hay indicios de que Puharich estaba llevando a cabo otros experimentos con hongos mágicos en esta época que en gran medida se han ocultado al público, así como el grado de interés oficial en el episodio de Stone. Esto se abordará en un futuro artículo. Por ahora es interesante notar que Alice Bouverie jugó un papel clave en esta serie de eventos también, aparentemente siendo uno de los primeros individuos en localizar una amanita muscaria en los bosques de Maine durante 1955. Casi exactamente un año después ella moriría repentinamente. Otro de los psíquicos de Puharich, en este caso el famoso holandés Peter Hurkos, tuvo la premonición de su muerte poco antes:

“A la mañana siguiente, el 19 de julio de 1956, llegué de nuevo al laboratorio para encontrar a Peter en la cocina tomando una taza de café. Todavía hablaba de la masa luminosa que había visto dos noches atrás. Le pregunté de nuevo lo que pensaba que significaba. Admitió que no tenía idea de lo que significaba, pero que había dejado una huella indeleble en su mente. Mientras hablaba con Peter, sonó el teléfono y contesté. Era el hijo de Alice Bouverie llamando desde Nueva York. Estaba muy tenso, y tajantemente anunció:’Mamá está muerta’. No podía creer lo que oía y le pedí que me repitiera lo que acababa de decir. Repitió: Mamá está muerta, la encontramos en su habitación esta mañana. Aparentemente había muerto en algún momento de la noche. Pensé que querrías saberlo. Estaba tan aturdido que no pude encontrar las cosas correctas que decir. Finalmente le pregunté cuál había sido la causa de la muerte. Dijo que no lo sabía, pero el médico que la había examinado tenía la idea de que probablemente era un derrame cerebral. Estaba en perfecto estado de salud cuando se acostó…

La muerte repentina de Alice siguió siendo inexplicable. El forense describió la muerte como debida a causas naturales, pero no pudo definir ninguna patología que pudiera ser responsable de tal muerte súbita…”

(The Sacred Mushroom, [La seta sagrada], Andrija Puharich, págs. 112-113)

Y así partió otro de los “brahmines” del escenario. Alice Bouverie aparentemente había ayudado a Puharich a localizar una muestra de la amanita muscaria el 6 de julio de 1955 y luego falleció el 18 de julio de 1956. Su contribución había consistido en transmitir un “mensaje jeroglífico” que Harry Stone había recibido el 4 de julio y que Alice había grabado y transmitido a Puharich, justo a tiempo para su improbable descubrimiento el 6 de julio. Se desconoce si estas fechas tienen algún significado, pero están cerca de una sacudida en el estado profundo que será abordado en la próxima entrega y por lo tanto vale la pena señalar en este sentido.

Laughead y Brother Philip (1956)

Peter Hurkos

El siguiente contacto de Puharich de Los Nueve aparentemente surgió como parte de un encuentro casual con una curiosa pareja en México el 26 de julio de 1956. Esto fue, por supuesto, ocho días después de la muerte de Alice Bouverie y una semana después de que a Puharich le hubieran notificado su muerte. En ese momento seguía trabajando con Peter Hurkos, que estuvo presente en el encuentro de Puharich con los Laughead (sí, un verdadero apellido).

“… Puharich seguía bastante ocupado. Se encontró en México con su amigo psíquico Peter Hurkos (y, al parecer, Arthur Young) en julio de 1956 para “ayudar a resolver un problema arqueológico”. Como Puharich estaba involucrado en la localización de drogas que pudieran estimular la habilidad psíquica, parece probable que estuviera allí con Hurkos en esa agenda: ni Puharich ni Hurkos tenían credenciales arqueológicas. Mientras estaban en la ciudad de Acambaro, él y Hurkos se encontraron con una pareja americana de Arizona que finalmente afirmó que habían estado recibiendo instrucciones de los Nueve. Ni Puharich ni Hurkos habían conocido a estas personas antes, pero parece que estaban trabajando con un médium en Arizona que también estaba canalizando a Los Nueve. Para probar esto, enviaron cartas a Puharich al mes siguiente con comunicaciones selladas de Los Nueve que se referían a detalles de las sesiones específicas que Puharich había presidido en Maine. Esta era la prueba que Puharich estaba buscando. Los detalles llegaron a incluir una variación de la fórmula de Transformación Lorentz-Einstein que había formado parte de la primera sesión.

Si no queremos darle a los Nueve el beneficio de la duda, podemos asumir que el médium que trabajaba con la pareja de Arizona –los Laughead of Whipple, Arizona (que de todos modos suena sospechoso— era el mismo Dr. Vinod, ya que nadie más tendría la información…”.

(Libro I de Fuerzas Siniestras, Peter Levenda, pág. 248)

Las conclusiones de Levenda son problemáticas. Por un lado, no se sabe si Arthur Young estuvo de hecho con Puharich. En Uri (que Levenda utilizó como su fuente para este encuentro), Puharich sólo se menciona a sí mismo y a Hurkos como presentes. Por otra parte, la mencionada carta que recibió Puharich afirma que “también se nos ordenó enviar una copia al Sr. y a la Sra. Arthur Young” (Uri, pág. 20), lo que implica que los Laughead estaban de alguna manera al tanto de la participación de Arthur y Ruth Forbes Paine Young con Puharich y Los Nueve. Ciertamente sería lógico deducir de esto que los Laughead eran conscientes de esta conexión porque el mismo Young estaba presente. Teniendo en cuenta que Levenda no parece pensar mucho en los Laughead, no es de extrañar que esta sea su conclusión.

Pero Levenda se equivoca al decir que el Dr. Vinod es el que trabaja con los Laughead. Por un lado, este médium fue descrito como un “joven” involucrado en “la Hermandad de una de las antiguas Escuelas de Misterios de América del Sur” (Uri, p. 18). Esto no concuerda con los relatos limitados que tenemos de Vinod, pero describe a uno de los contactados más conocidos e infames de la década de 1950: George Hunt Williamson.

Aunque Williamson ha sido olvidado en los últimos años, estuvo presente con George Adamski durante su supuesto contacto con el venusiano llamado “Orthon”. Después de este evento Williamson iría a trabajar con el ex fundador de Silver Shirt William Dudley Pelley en su publicación Valor. Durante este período Williamson se dio cuenta de las conexiones ocultas con el misterio del OVNI e incluso afirmó ser capaz de contactar con la inteligencia extraterrestre a través de una tabla Ouija. A mediados de la década de 1950 Williamson era muy activo en Sudamérica, especialmente en Perú, donde exploró extensamente las Líneas de Nazca. Fue en esa época cuando estableció su propio culto a los OVNIS allí, del que los Laughead probablemente formaban parte.

Charles Laughead

Los Laughead tampoco eran extraños a los cultos de contactados. Anteriormente habían estado involucrados con otra supuesta médium y contactada, Dorthy Martin. Parece que fue a través de esta conexión que la pareja conoció a George Hunt Williamson. Al igual que el eventual empleador de Williamson, William Dudley Pelley, Martin parece haber estado cerca del movimiento YO SOY antes de la Segunda Guerra Mundial. Para mucha más información sobre esta red, haga clic aquí.

No puede haber duda de que Williamson era el medio que los Laughead estaban usando cuando supuestamente recibieron comunicaciones de Los Nueve. Considere:

“Notemos que el Dr. Laughead y su esposa son citados en el famoso libro del Dr. Andrija Puharich, Uri Geller. Durante un viaje a México en julio de 1956, los Laughead se encontraron por casualidad, o sincronicidad, con el Dr. Puharich en Acámbaro y le hablaron de “un hombre joven, un canal de voz o médium muy fino” que estaba en contacto con inteligencias extraterrestres que se comunicaban a través de él. Habiendo regresado a casa en agosto en Whipple, Arizona, los Laughead enviaron a Puharich tres mensajes recibidos por este “joven”. Puharich quedó atónito por su similitud con las recibidas por su propio medio, el doctor Vinod. La identidad del “joven”, que estaba ansioso por permanecer en el anonimato, no se conoció hasta la década de 1970.

Fue George Hunt Williamson…”

(The Incredible Life of George Hunt Williamson [La increíble vida de George Hunt Williamson], Michel Zirger y Maurizio Martinelli)

El gran Greg Bishop y el igualmente grande Kenn Thomas confirman este relato de Zirger y Martinelli en este viejo artículo que originalmente apareció en una edición de 1999 de Fortean Times. Por lo tanto, parece haber poca duda sobre la participación de Williamson en la saga de Los Nueve, aunque muchos investigadores todavía parecen evitar hacer esta conexión. Pero una lectura casual del trabajo de Williamson revela más que algunas alusiones a Los Nueve.

Williamson parece creer que el universo fue estructurado de acuerdo al “Espectro de Conciencia” que consistía en nueve niveles. El octavo nivel era el “Universo del Pensamiento”, en el que los seres que lo alcanzaban se movían más allá de la existencia física. El noveno nivel era el “Universo de la Energía”, en el que se podía buscar la unión con el “Espíritu Creativo”.

En la cima de la cosmología de Williamson había seres a los que se refería como “El’s” por la antigua palabra semítica para “dios” o “señor”. Williamson describe a estos seres como sigue:

“Por incontables edades, después de su llegada al planeta Tierra, los’El’s’ habían estado tratando de alcanzar una condición Eterna, es decir, alcanzar un lugar donde no sólo pudieran crear por el mero Pensamiento, sino también escapar de las cadenas de ataduras de la existencia física, para romper para siempre los lazos que los ataban a los planetas y sistemas físicos –la conquista de la Materia, la Energía, el Espacio y el Tiempo. Buscaron los secretos de la atemporalidad que los harían inmortales para marchar a través del tiempo y las estrellas libres y sin trabas”.

(Traveling the Path Back To The Road in the Sky [Viajando por el camino de regreso al camino en el cielo], George Hunt Williamson, pág. 42)

George Hunt Williamson

Curiosamente, Williamson estaba obsesionado con una leyenda Hopi sobre el increíble vuelo de un pájaro azul que regresó de “más allá del cielo”.

“En cada kiva Hopi y junto a cada chimenea Hopi la leyenda de origen está relacionada una y otra vez. La historia también cuenta cómo la gente pensó que podría haber tierra donde llueve `más allá del cielo’ y las cosechas crecerían y todo el mundo volvería a ser feliz. Esto indica la disminución del suministro de agua en Marte y la necesidad de algunas de las personas de emigrar a otro lugar ya que el pequeño suministro no se ocuparía de una gran población. La leyenda habla del jefe y líderes Hopi hablando sobre la situación y decidiendo tratar de averiguar cómo era’el otro lado del cielo’. El jefe convocó a diferentes pájaros y les pidió que volaran hacia el cielo e intentaran atravesar el “agujero”. Los pájaros no pudieron penetrar este “agujero” y cada vez que un pájaro era enviado fracasaba en su misión. Cada nuevo pájaro enviado podía ir un poco más lejos, pero el “agujero” no fue penetrado.

Después de que cada ave regresara sin éxito, el jefe y los líderes hablaron sobre la situación y siempre decidieron hacer otro intento. Finalmente, se eligió el’pájaro azul’ para hacer el viaje. Todo el mundo esperó durante mucho tiempo, y comenzaron a pensar que el’pájaro azul’ se había perdido y que nunca lo volverían a ver. Pasó mucho tiempo, y por fin la gente pudo ver una pequeña mancha en el cielo. Esta mota se hizo cada vez más grande y se acercó más y más a ellos. Pronto pudieron escuchar el canto del’pájaro azul’, y en poco tiempo llegó a la superficie de su mundo seco. Toda la gente se apiñó alrededor y el “pájaro azul” les dijo: Sí, hay un país más allá del cielo. Hay mucha tierra que haría buenos campos, hay mucha agua de manantiales que fluyen, y hay muchas nubes de lluvia”. “

(Viajando el Camino de Regreso al Camino en el Cielo, George Hunt Williamson, pgs. 210-211)

En este contexto Williamson estaba especulando que los Hopi se originaron en Marte y que el ave azul era una nave espacial que pasó a través de un “agujero” presumiblemente en el cielo hacia la Tierra. Aunque esto parece poco probable, este investigador no puede evitar preguntarse si los hombres de la Oficina de Seguridad estaban al tanto de este cuento popular. Ciertamente parecería que BLUEBIRD atravesaría su propio “agujero” (o “Stargate”) y regresaría a los “sabios” que lo habían enviado. Pero sigamos adelante.

Uri (1971-1975)

La siguiente comunicación conocida de Puharich con Los Nueve no ocurrió hasta 1971. Fue en noviembre de ese año que Puharich hipnotizó al famoso mago del escenario israelí Uri Geller y recibió lo que más tarde consideró una comunicación de Los Nueve. Así comenzó el coqueteo más público de Puharich con Los Nueve, culminando en la publicación de Uri en 1974. Esta fue la primera vez que el público en general fue informado de Los Nueve. Por supuesto, Puharich había dejado caer indirectas en The Sacred Mushroom y los elementos básicos de la cultura pop como The Outer Limits y Star Trek ya habían incorporado potencialmente referencias a ellos (para más detalles sobre esto, ver la innovadora serie de Christ Knowles “The Secret Star Trek” en The Secret Sun),

El Dr. Russell Targ (izquierda) y el Dr. Hal Puthoff (derecha), que dirigieron el legendario programa de visión remota de SRI a principios de la década de 1970

Todo comenzó cuando Puharich partió a Israel en 1971 para investigar a Geller, quien ya era un exitoso mago escénico en Israel en ese momento. Pero Geller, por supuesto, afirmaba que sus poderes eran reales y no un juego de manos. Muchos han sospechado durante mucho tiempo que había indicios de inteligencia detrás de la visita de Puharich y esto puede ser cierto. Además de los lazos con el “estado profundo” de Puharich (que serán tratados en la próxima entrega), hay amplios indicios de que Geller ya estaba trabajando para el Mossad en este momento (pasaría a trabajar supuestamente para la inteligencia estadounidense y británica también).

A pesar de todo, Puharich trajo a Geller a los Estados Unidos a principios de la década de 1970. Por un lado, esto le permitió a Uri continuar su carrera escénica en la capital mundial del entretenimiento. Pero por otro lado, Puharich pudo incorporar a Geller al Stanford Research Institute (SRI) y al Lawrence Livermore Laboratory en 1973-1974 y 1974-1975 respectivamente. La prueba inicial de Geller en el SRI fue muy prometedora. Philip Coppens informa:

“En agosto de 1972, Puharich llamó a Geller desde Europa para iniciar el programa de investigación. Geller estuvo de acuerdo a regañadientes. Volaron a Germantown, Maryland, para reunirse con el Dr. Werner von Braun (sólo podemos preguntar por qué), luego a San Francisco, a la Universidad de Stanford, y de vuelta a la Costa Este para reunirse con algunos científicos más. Fue en el Instituto de Investigación de Stanford (SRI) donde se realizó el experimento de visión remota. El proyecto fue coordinado por Russell Targ, especialista en investigación de láser y plasma, y el Dr. Harold Puthoff, especialista en física cuántica. Estaban lo suficientemente impresionados por las cualidades de Geller como para justificar una investigación más a fondo.

Un informe a toda página de los experimentos apareció en el National Enquirer, no reconocido por su enfoque científico: ‘Un joven israelí que aparentemente puede doblar metal con su mente ha pasado por experimentos rígidamente controlados en un instituto de investigación líder. Los mejores científicos que lo probaron admiten que no pueden explicar sus asombrosos “poderes”. Los experimentos fueron “a prueba de trampas” y los científicos reportaron que Geller participó en experimentos donde la probabilidad de que alguien pudiera haber hecho lo que él hizo era de una en un millón, y en otra prueba, una en un trillón”.

Geller sorprendió a los científicos cuando hizo que una balanza colocada en un tarro de campana respondiera como si se le hubiera aplicado una fuerza, sin tocar la balanza. Un registrador gráfico que monitoreaba la balanza mostró que Geller de alguna manera producía una fuerza de diez a cien veces mayor que la que se podía producir golpeando el tarro de la campana, o la mesa, o saltando al piso.

Identificó correctamente, ocho de cada ocho veces, los números mostrados en un dado sacudido dentro de una caja de metal cerrada. Sólo los científicos manipularon la caja, y nadie supo qué número estaba en el dado hasta después de que Geller había hecho sus predicciones, y la caja fue abierta.

Identificó correctamente, ocho de cada ocho veces, los números mostrados en un dado sacudido dentro de una caja de metal cerrada. Sólo los científicos manipularon la caja, y nadie supo qué número estaba en el dado hasta que Geller hizo sus predicciones, y la caja fue abierta”.

Mientras Geller se desempeñaba bien en SRI, las pruebas en Livermore Laboratory se convirtieron en leyenda (o pesadilla, dependiendo del punto de vista de cada uno):

“Lo que iba a convertirse en una histeria creciente, prácticamente una posesión masiva, comenzó cuando uno de los miembros del grupo, un oficial de seguridad, Ron Robertson, estaba hablando por teléfono con Geller, y Geller procedió en medio de la conversación, su voz había cambiado extrañamente y subido una octava, para darle una predicción detallada de tres dramas familiares, todos los cuales le sucedieron al oficial el sábado siguiente. Luego, en el laboratorio improvisado, una cámara infrarroja comenzó a grabar parches inexplicables de radiación en lo alto de una pared. Se pidió discretamente a Kodak, el fabricante de la película, que examinara los resultados. La compañía ni siquiera pudo empezar a explicarlos. Poco después, una grabadora captó una voz metálica peculiar e ininteligible, una voz que nadie había oído cuando la máquina estaba encendida. Cuando Green examinó más tarde la cinta de voz metálica, una de las pocas palabras reconocibles en ella fue el nombre en clave de un proyecto ultrasecreto sin relación, que él conocía, pero que nadie en Livermore podía imaginar.

A medida que Uri se convertía en un accesorio ocasional en el laboratorio, algunos miembros del equipo y sus familias comenzaron a ver alucinaciones o visiones borrosas en 3D, o algo así, de platillos voladores en miniatura, al estilo de un libro de historietas, flotando en el centro de varias habitaciones. Otras visiones que los científicos reportaron, en creciente terror, tomaron la forma de pájaros gigantes, que caminaban a través de sus jardines, o, en el caso de un físico, Mike Russo, y su esposa, el pie de su cama.

Después de unas semanas, otro físico, Peter Crane, llamó al Dr. Green a la CIA, casi desesperado. Green bajó y conoció a Cane en una cafetería en Livermore, cerca del laboratorio. Más tarde conoció a los otros miembros del equipo y se asombró al verlos maldecir y llorar abiertamente mientras describían lo que había estado sucediendo. Décadas más tarde, como médico, Green seguía reflexionando sobre las implicaciones de esta aparente agresión en el estado de ánimo del equipo.

Sabiendo que las alucinaciones en grupo son extremadamente raras, y además, que todo el personal de Livermore afectado, como parte de su autorización de alta seguridad, se sabía que eran inusualmente estables psicológicamente, Green dudó aún más de la teoría de la alucinación. Yo estaba seguro en ese momento, como lo estoy ahora, de que no había patología psiquiátrica”, dice el Dr. Green hoy sobre estos eventos casi extravagantes y extraños de hace 40 años. Me di cuenta rápidamente de que no tenía ninguno de los signos de histeria masiva. No había psicopatología endógena en nombre de los individuos allí. No eran enfermos psiquiátricos. Pero eso no significa que no se hayan muerto de miedo”.

Se puede ver por qué, cuando resulta que Russo, después de contarle a Green lo que había estado sucediendo, recibió una llamada telefónica de la voz metálica, insistiendo en que el grupo Livermore dejara de trabajar en Geller -algo que los científicos, que al fin y al cabo sólo eran voluntarios, hicieron con cierta presteza, y con lo cual el fenómeno se detuvo gradualmente.

Uno de los últimos pero más extremos fenómenos se le apareció a un físico llamado Don Curtis y su esposa. Consistía en un brazo falso holográfico en material de malla gris y estaba flotando en su sala de estar girando como si estuviera en un asador. El brazo no tenía mano, sino un gancho…”

(The Secret Life of Uri Geller [La vida secreta de Uri Geller], Jonathan Margolis, págs. 45-47)

Christopher “Kit” Green

El científico de la CIA mencionado anteriormente era Christopher “Kit” Green. Como se señaló anteriormente, en el momento de estos experimentos Green era miembro de la Oficina de Inteligencia Científica (OSI). El OSI había sido el principal socio de la Oficina de Seguridad en ARTICHOKE, incluso dirigiendo brevemente el proyecto desde finales de 1951 hasta septiembre de 1952. En el momento de los experimentos de Geller, a Green se le encomendó la tarea de realizar una evaluación general de los diversos trabajos de parapsicología realizados por la CIA, sobre todo en SRI. Pero sigamos adelante.
Las cosas parecían ir muy bien para Puharich y Geller. El estrecho colaborador de Puharich (y con el tiempo, un asesino convicto) Ira Einhorn había conseguido un libro para Puharich en el que revelaría los extraordinarios poderes de Uri. Einhorn y supuestamente Geller vieron venir un cambio de paradigma en el que el fenómeno psi se volvería tan científicamente aceptado como la gravedad. Y entonces Uri fue publicado, y todo se fue por la ventana. Chris Knowles describe así la debacle de Puharich:

“… Hay una delgada membrana entre el visionario y el loco, y Puharich pareció cruzarla. Corriendo por los desiertos de Israel persiguiendo hongos y platillos con Uri Geller parecía que algo se le había perdido en el cráneo a Puharich. Y su crisis sería demasiado pública…

La mezcla única de Puharich de locura por los hongos y el síndrome de Jerusalén se explicaría en su biografía de 1974 sobre Uri Geller. El joven israelí ya estaba bajo el creciente escrutinio de los escépticos por sus cada vez más extravagantes afirmaciones de poder psíquico y a Puharich se fue la olla con su loca liturgia en su diario de viajes/cultos de platillos. Este es un pasaje típico:

Hal Puthoff y Russ Targ llegaron a Ossining el 27 de enero para mostrarnos la película que habían hecho de los experimentos con Uri. Nos dijeron que la dirección de SRI había decidido mantenerse firme, apoyar a Hal y Russ, y hacer un anuncio público respaldando sus hallazgos con Uri. Estas fueron noticias conmovedoras para nosotros.

El 2 de febrero estábamos conduciendo desde la ciudad de Nueva York hacia Ossining al mediodía… mientras girábamos en la salida 7A en Elmsford, Nueva York, ambos vimos una imagen bienvenida. Allí, a unos diez metros delante y encima de nuestro coche, estaba Horus. Estaba revoloteando en la lluvia y el aire, revoloteando sobre nosotros para que pudiéramos verlo. Puse el auto en una parada por deslizamiento. Horus se deslizó hacia un árbol muerto cercano, aterrizó y nos miró desde su altura imperial. Qué felices estábamos Uri y yo de verlo, después de todo un año!

Miramos a Horus durante unos diez minutos, luego se deslizó silenciosamente hacia el bosque y desapareció. Uri y yo nos miramos; ambos conocíamos el significado de la apariencia de Horus. Estábamos en peligro otra vez! Pero también estábamos protegidos.

Cuando llegamos a la casa, Uri y yo nos sentamos en mi estudio para discutir nuestra situación. La grabadora empezó a funcionar. Pero esta vez no había ningún mensaje. La grabadora no paraba de sonar, en blanco. Luego apareció una carta en la parte superior de la grabadora. Recogí la carta. Fue fechada en 1949, sin mes ni día.

Era de mi amigo fallecido, el Dr. Eugene Milne Cosgrove… ¿De dónde vino? Con Horus en la escena, y este agudo recordatorio del terror sin nombre de la muerte inminente, ¿qué nos esperaba?

“Ahora, recuerden que se suponía que este libro fue escrito con el fin de hacer que Geller conectara con la comunidad científica y es un ritual oculto tras un encuentro OVNI tras otro”.

Uri Geller & Andrija Puharich

Ciertamente. Y no sólo fue todo tan extraño, sino que Puharich también proclamó que Los Nueve tenían grandes planes para él y para Uri:

“Los misteriosos extraterrestres, de un mundo llamado Hoova, y a veces llamándose a sí mismos Rombo 4D, habían asignado a Puharich y Geller una variedad de tareas, que pondrían a prueba su fe y habilidades. Los Nueve habían dado a la pareja un papel central en la prevención de la guerra, además de convertirlos en soldados de a pie en un gran diseño para la Tierra, que admitieron era principalmente para sus propias necesidades y beneficio, pero que, al mismo tiempo, sería lo más grande que la humanidad había experimentado jamás. Aseguraron a Puharich, a través de Uri, que habían estado dirigiendo su vida y carrera, la de Puharich, durante décadas, así como la de Uri. Explicaron que su nave espacial del tamaño de una ciudad, llamada Spectra, era responsable de los extraños poderes de Uri, y la forma en que la humanidad recibía a Uri Geller determinaría si el programa de desarrollo de la Tierra de Hoova continuaría y cómo, así como el destino general del planeta. Por alguna sutil razón cósmica, Uri fue deliberadamente enviado al mundo bajo el pretexto de un payaso, un acto cómico.”

(La vida secreta de Uri Geller, Jonathan Margolis, pág. 196)

A pesar del destino de la humanidad supuestamente en juego, Geller pronto comenzó a distanciarse de Puharich y a finales de 1975 parece haber abandonado totalmente cualquier pretexto de ser un profeta de Los Nueve. Esto sin duda tenía algo que ver con el hecho de que ser un “acto payaso y cómico” probablemente pagaba mucho mejor que ser el mesías de dioses alienígenas vagamente definidos. Y puede que también haya habido profundas implicaciones políticas, como se explorará en la próxima entrega.

Laboratorio Nueve (197?-1978)

El horror….el horror…

Puharich parece haber estado involucrado en la saga de Los Nueve hasta finales de la década de 1970 a pesar de perder a Geller. En muchos sentidos, esta fue la cúspide de la saga de Los Nueve. Puharich y sus asociados se codearían con una multitud de celebridades y científicos prominentes a lo largo de esta era. Una relación con Gene Roddenberry surgiría en algún momento alrededor de 1975-1976, lo que eventualmente llevaría a que elementos de la historia de Los Nueve fueran incorporados a la franquicia de Star Trek. O eso es lo que dice la historia oficial. En el curso de la innovadora serie “The Secret Star Trek“, Chris Knowles argumenta que tanto Star Trek como el original Outer Limits (así como Incubus) tenían alusiones a The Nine en la década de 1960. Y por supuesto estaba la atroz película de 1977 hecha para la televisión que Roddenberry produjo y co-escribió conocida como Spectre que estaba claramente basada en las desventuras de Puharich y Geller. Pero sigamos adelante.

Y por supuesto, Puharich continuó su búsqueda de más médiums para contactar a Los Nueve. Al parecer, en algún momento a finales de los años sesenta o principios de los setenta, Puharich había establecido una base de operaciones para estos programas. Como todo lo demás relacionado con Los Nueve, fue bastante elaborado.

“… Puharich había comprado -usando los fondos de no se sabe quién- una magnífica casa de 15 habitaciones con seis acres, un arroyo y un estanque en 87 Hawkes Avenue, Ossining, Nueva York. Esto se convirtió en la base de lo que fue, en el apogeo de Uri Geller, un culto virtual a Puharich. El lugar de Puharich era conocido en Ossining como un lugar de reunión de bichos raros, `The Turkey Farm’ o `Lab Nine’.

(La vida secreta de Uri Geller, Jonathan Margolis, pág. 198)

Hasta ese momento Puharich había tenido por lo menos tres médiums conocidos que utilizó para canalizar Los Nueve: Dr. Vinod, George Hunt Williamson (a quien Puharich probablemente nunca conoció, pero que canalizó mensajes de Los Nueve y los envió a Puharich a través de los Laughead) y Uri Geller. Harry Stone también pudo haber estado involucrado, pero Stone canalizó a Rahotep, y no a los Nueve en sí mismos (aunque posiblemente le dio a Puharich una herramienta invaluable en el hongo mágico para contactarlos). Fue en el Laboratorio Nueve donde tuvo reuniones regulares con los dos últimos médiums que usó para contactar a Los Nueve (al menos oficialmente). Una de ellas, una mujer de lo más peculiar, se involucraría con Los Nueve durante años después de que Puharich supuestamente abandonara el proyecto.

“Uno de los personajes más útiles y coloridos con los que Puharich se rodeó en Ossining fue Phyllis Schlemmer (nee Virtue). Nacida de ascendencia italiana e irlandesa en Pensilvania, desde muy temprana edad fue consciente de sus dones como médium. En su colegio católico, los sacerdotes le pedían a menudo que les acompañara en los exorcismos, ya que podía “ver” a los espíritus que poseían dejando a las víctimas. A medida que fue creciendo, canalizó regularmente a varios guías espirituales. Después de la ruptura de su primer matrimonio, se mudó a Florida donde desarrolló su carrera como psíquica, trabajando para la policía y las compañías mineras, e incluso transmitiendo su propio programa de televisión. Ella fundó el Centro Psíquico de Florida en Orlando, una escuela para el desarrollo de los psíquicos, en 1969. Su principal guía espiritual era una entidad llamada “Dr. Fiske”, pero en 1970 apareció un nuevo control llamado simplemente “Tom”. Asumió que debía ser su abuelo Thomas, que murió cuando tenía sólo cinco años.

Phyllis Schlemmer conoció a Puharich en una conferencia a finales de la década de 1960, y los dos estuvieron en contacto regular después. En enero de 1974, un cocinero de Daytona Beach, al que se hace referencia en la literatura de los Nueve sólo con el seudónimo de’Bobby Horne’, se matriculó en el Centro Psíquico de Schlemmer, desarrollando talentos curativos tan notables que lo recomendó a Puharich como posible sujeto de estudio. No iba a ser una recomendación fortuita para el pobre Bobby.

Puharich viajó a Miami para encontrarse con Horne en marzo de 1974. En su primer encuentro… hipnotizó al joven, que comenzó a canalizar una entidad extraterrestre llamada Corean. Puharich estaba encantado, creyendo que había encontrado un digno sucesor de Geller en su búsqueda por establecer un contacto regular con los Nueve. Continuó con varias `entrevistas’ canalizadas con Corean, pero se negó a permitir que el propio Horne escuchara las cintas de estas sesiones, afirmando que esto seguía específicamente las propias instrucciones de Corean. Se decretó que Horne no debía ser informado ni de la identidad de la entidad ni del contenido de sus comunicaciones. Puharich se comportaba de una manera muy poco ética para un hipnotizador, haciendo preguntas obviamente dirigidas a Corean, como si estuviera conectado con Hoova, la civilización supuestamente en contacto con Uri Geller. De hecho, Corean no había mencionado Hoova, pero después se convirtió en un tema regular de discusión para él. Entonces, sorprendentemente, Puharich agravó su ya extraordinariamente poco ético comportamiento implantando una sugerencia posthipnótica en la mente subconsciente de Horne para permitir que Schlemmer continuara poniéndolo en trance en su ausencia de Puharich….

Con Horne reemplazando a Geller como el nuevo’Elegido’, se formó un círculo a su alrededor, con un núcleo formado por Puharich, Schlemmer y Sir John Whitmore, el heredero de una familia aristocrática británica. Educado en la escuela pública y en la academia militar de élite de Sandhurst, más tarde se convirtió en un exitoso piloto de carreras. En el momento de la operación Lab Nine era propietario de casas en Inglaterra y las Bahamas. La primera vez que se involucró seriamente en este extraño montaje fue en abril de 1974; el año anterior había pasado algún tiempo con James Hurtak en California como parte de su círculo íntimo de’discípulos’…

Puharich, Whitmore, Schlemmer y un cada vez más reticente Bobby Horne comenzaron a hacer proselitismo tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña en la primavera y el verano de 1974, aunque mantuvieron el grupo pequeño e íntimo, sin la intención de que explotara en un movimiento de masas, al menos en un futuro inmediato. Mientras tanto, Bobby Horne sufría de una creciente presión de los Nueve, y se esperaba que abandonara todas las demás actividades para seguir al grupo alrededor del mundo y canalizar a cualquier hora del día o de la noche y producir fenómenos casi constantemente. Comenzó a inventar excusas o a no presentarse, e incluso se volvió suicida a medida que las demandas del agotador negocio se salían de control. (Más tarde, Whitmore descartaría despreocupadamente a Horne por mostrar “signos de inestabilidad”). Los Nueve finalmente decidieron dejarlo ir -su segundo fracaso, después de Geller- y anunciaron que a partir de entonces Schlemmer sería su transmisor-receptor, con Tom como su portavoz”.

(La Conspiración Stargate, Lynn Picknett & Clive Prince, pgs. 173-176)

Schlemmer permanecería involucrada con Los Nueve presumiblemente hasta el momento de su muerte en 2013, pero las promociones de ellos se hicieron menos frecuentes después de la década de 1990. Fue en esa década cuando publicó The Only Planet of Choice, supuestamente su manifiesto. Curiosamente, Schlemmer también tenía un vínculo con Pensilvania, pero este investigador ha sido incapaz de encontrar sus huellas.

El uso de Bobby Horne, un cocinero de Daytona Beach, también es interesante. Daytona se encuentra en el Condado de Volusia, una región que ha experimentado su propia cuota justa de alta extrañeza y canalización. Existe, por supuesto, Cassadaga, una comuna espiritualista fundada cerca de DeLand a finales del siglo XIX por miembros de la Iglesia Espirita. Supuestamente se utilizaron guías espirituales para determinar la ubicación del campamento.

HP Lovecraft y RH Barlow a la izquierda con los padres de Barlow a la derecha

Sobre el tema de DeLand, el propio creador del “cuento extraño”, H.P. Lovecraft, también visitaría allí regularmente. Su buen amigo R.H. Barlow era residente. Por supuesto, ha habido algunas reflexiones muy, muy curiosas sobre la naturaleza de la relación de Lovecraft con Barlow, quien durante las visitas a DeLand era un adolescente. Barlow eventualmente se convirtió en el albacea literario de Lovecraft después de su muerte. Barlow se suicidaría a la edad de 32 años en enero de 1951. Pero sigamos adelante.

Holly Maddux

Ahora que he establecido los dos últimos mediums de Puharich de los años de Lab Nine, es el momento de considerar uno de los aspectos más curiosos de la operación de Ossining: los llamados “Space Kids”(Niños espaciales). Este proyecto comenzó en 1975, justo cuando la participación de Puharich en Los Nueve se estaba acabando. Después del ardiente final de este proyecto, Puharich no volvería a tener nada que ver con Los Nueve (al menos públicamente). Pero me estoy adelantando. En primer lugar, consideremos los pocos detalles de que disponemos en relación con este proyecto.

“… Puharich había reunido a una veintena de jóvenes de siete países. Los llamaba’Gellerlings’, o’Space Kids’. Su edad osciló entre los nueve años y el final de la adolescencia. Supuestamente, tenían los poderes psíquicos de Uri Geller. La idea era entrenar a los niños, educarlos sobre sus poderes y cómo usarlos. Puharich también inició sesiones de trance donde intentó averiguar de dónde venían estos poderes. En un libro inédito que escribió sobre este campamento psíquico de verano; imprime porciones sustanciales de estas entrevistas, las cuales, si se pueden creer, parecen indicar que los Space Kids en realidad provienen de lugares sobrenaturales. Los Kids describen extrañas ciudades con trampas de ciencia ficción y afirman ser mensajeros de estas lejanas civilizaciones. Puharich reúne sus pruebas de que llevan mensajes para salvar a la Tierra de la destrucción nuclear.

Muchas de las sesiones fueron bastante benignas. Por ejemplo, Holly Maddux pasó mucho tiempo con una mujer joven simplemente haciendo ejercicios de percepción extrasensorial. Otras veces, sin embargo, a los Space Kids se les pedía que hicieran cosas que les molestaban. Uno de ellos, que tenía catorce años ese verano, dice que comenzó a sospechar de toda la experiencia cuando sus entrenadores le pidieron que observara a distancia en lugares específicos, que dejara su cuerpo y reportara lo que había visto y oído. Lo que le desconcertó fue que los lugares incluían zonas políticamente sensibles, como el Kremlin”.

( The Unicorn’s Secret [El Secreto del Unicornio], Steven Levy, págs. 166-167)

Ira Einhorn

El socio frecuente de Puharich en estos experimentos era el gurú de la Nueva Era Ira Einhorn, con sede en Filadelfia, quien, como se mencionó anteriormente, había ayudado a Puharich a conseguir su libro para Uri. La mencionada Holly Maddux era la novia de Einhorn en ese momento y ayudó en los experimentos. En 1977 Maddux rompió con Einhorn y unas semanas después desapareció. En 1979 su cuerpo descompuesto fue encontrado en un baúl en el apartamento de Einhorn en Filadelfia. Einhorn huiría y fue condenado en rebeldía en 1981.

Einhorn era un experto en recaudar dinero y conseguir donantes ricos para los experimentos de Puharich, como Barbara Bronfman, de la acaudalada familia canadiense. Probablemente con el apoyo de tales fuentes (muchos de los asociados de Einhorn y la Nueva Era de Puharich insistieron durante mucho tiempo en la inocencia de Einhorn) Einhorn fue capaz de esconderse en Europa hasta 1997, cuando se encontraba en Francia. Sin embargo, no fue sino hasta 2001 que fue extraditado a los Estados Unidos.

Otro participante en el programa Space Kids fue la estadounidense Joyce Petschek, de origen británico, que aparentemente se había ganado mucho dinero.

“Durante un tiempo fue compañera de Andrija Puharich, y participó en los experimentos de Space Kids -de hecho, dos de sus propios hijos adolescentes se encontraban entre los jóvenes Geller. Nacida en Estados Unidos, por matrimonio se unió a una rica familia de industriales judíos que habían huido del continente antes de la Segunda Guerra Mundial…”

(Los Secretos del Unicornio, Steven Levy, pág. 195)

Por supuesto, hay una gran cantidad de especulaciones infundadas en internet acerca de lo que las actividades nefastas pueden haber desplegado en el Laboratorio Nueve que involucran a estos niños. A este investigador le gustaría enfatizar que no ha encontrado evidencia de abuso físico o sexual. Lo que es más, que tales cosas se llevaran a cabo en el Laboratorio Nueve parecen bastante improbables. Aunque ciertamente hay evidencia de que Andrija Puharich estuvo involucrado en algunos experimentos cuestionables que involucraron a niños durante la década de 1950 (los cuales serán tratados en la próxima entrega), es poco probable que tratara de recrear tales cosas en el Laboratorio Nueve. Era demasiado abierto y público.

El hecho de que al menos uno de los propios donantes de Puharich (y potencialmente su novia por un tiempo) sometiera a sus propios hijos adolescentes a estos experimentos indica además que eran bastante benignos. Seguramente si Puharich quisiera hacer algo verdaderamente perverso, sería mucho más discreto y no usaría sujetos de prueba que pudieran ser fácilmente rastreados hasta él.

En cuanto a si el estado profundo tenía o no interés en estos experimentos, esto también es difícil de decir. Los acontecimientos que llevarían a la destrucción del Laboratorio Nueve, en agosto de 1978, parecería indicar que al menos alguien en la comunidad de inteligencia quería que Puharich cesara y desistiera, si se puede creer en el propio Puharich. Considere:

“… La casa de tres pisos de Puharich en Ossining, Nueva York, el cuartel general para los alucinantes experimentos de los Space Kids, se había quemado. La única víctima era un perro pastor alemán que había sido abatido por el humo. La policía determinó que el caso fue provocado.

…. La casa de la Avenida Hawkes 87 estaba vacía: Puharich ya se había ido, se rumoreaba que estaba en México. Hablando con sus vecinos, Olver se enteró de extrañas actividades en Turkey Farm , gente de todo el mundo que venía a realizar experimentos no especificados y posiblemente antinaturales…

Olver se puso en contacto más tarde con el investigador de incendios provocados que había investigado el caso para la Compañía de Seguros de Norteamérica. El investigador había llegado a la conclusión de que un posible investigador psíquico, despreciado por Puharich, era el principal sospechoso. Este sospechoso había dejado una vez declaraciones en el contestador de Puharich como, `¡No sé qué me está pasando! “¡Me estoy volviendo loco! Un día se presentó en Turkey Farm y exigió que todos escucharan sus problemas personales. Uno de estos problemas fue, como él mismo explicó, el acoso de los extraterrestres.

…”… el investigador encontró la conversación de Puharich fantástica: “Es digno de mención,” escribió, “que Puharich declaró que ha observado numerosos OVNIS y que se ha comunicado con seres extraterrestres. Aunque Puharich confirmó el extraño comportamiento del aspirante a investigador rechazado, el médico había estado en Los Ángeles durante el incendio, sugirió que el incendio podría haber sido iniciado por la Agencia Central de Inteligencia. Esto habría sido una “advertencia” para él porque había estado circulando evidencia de experimentos soviéticos en guerra psíquica. Puharich habló de enviar informes al presidente Carter y al primer ministro Trudeau detallando cómo los rusos estaban enviando ondas de ELF que estaban “ablandando los cerebros de la gente”. Obviamente, si Puharich hubiera incendiado su casa, ofrecería una coartada más digerible. A pesar del cuento barroco contado por el Dr. Puharich, no encontramos nada que lo implique a él o a los ocupantes de su residencia en la causa del incendio”, escribió el investigador.

(El Secreto del Unicornio, Steven Levy, págs. 218-220)

Casi todo el mundo desestimó las afirmaciones de la CIA de Puharich. Los periodistas e investigadores de la corriente principal, por supuesto, no darían crédito a tales afirmaciones, pero los investigadores de conspiraciones son igualmente despectivos. Pero hay pruebas convincentes de que Puharich estaba realmente asustado por el fuego. Es más, pronto se encontraría en conflicto con uno de los “SuperSeñores” más poderosos del mundo. Esto marcaría la caída permanente de Puharich en desgracia.

A finales de los años ochenta, Puharich estaba casi olvidado y finalmente moriría en la indigencia en 1995. Esta fue una asombrosa caída en desgracia para un hombre que una vez había tenido acceso virtualmente ilimitado a los pasillos más altos del poder, que rutinariamente se codeaba con celebridades, sangres azules y figuras poderosas en el estado profundo.

La pregunta entonces es qué pasó exactamente y qué estaba sucediendo realmente entre bastidores a lo largo de los años en los que Puharich supuestamente cumplió las órdenes de Los Nueve. En la próxima entrega intentaré responder a estas y otras preguntas. Manténgase en sintonía, querido lector.

RECLUSE (12/8/2016)                                                VISUP

MAFIOSOS Parte III: VIVA LAS VEGAS

RECLUSE              Bienvenidos a la tercera entrega de lo que comenzó como una serie centrada en los vínculos con el crimen organizado del presidente Donald J. Trump, alias el Naranja. Esta serie, a su vez, surgió de un blog anterior que escribí hace varios meses que consideraba los vínculos de Trump con una misteriosa compañía de juegos de azar conocida como Resorts International.

Resorts nació de una compañía con sede en Florida conocida como Mary Carter Paint Company, que se estableció a principios de la década de 1960. En ese momento se creía que Mary Carter era un frente de la CIA utilizado para ayudar a los cubanos anticastristas empeñados en derrocar a Castro. En el transcurso de esta serie hemos encontrado a más de unos pocos individuos que viajaron en los mismos círculos. Pero más sobre eso en un momento.

A finales de la década de 1960, Mary Carter se convirtió en Resorts International y estableció un famoso casino en Paradise Island, la primera operación de este tipo en las Bahamas. El casino Paradise Island pronto se convirtió en un destino popular para figuras de Overworld como el entonces presidente Richard M. Nixon y el multimillonario Howard Hughes. También se convirtió en un lugar de encuentro para figuras menos reputadas, tales como el financiero fugitivo Robert Vesco, el Cardenal Paul Marcinkus (antes mencionado), varios asociados de Lansky y Richard Mellon Hitchcock, quien en un momento dado fue el banquero de la operación de contrabando de LSD más grande del mundo.

Howard Hughes

Por esta época, Resorts también estableció su propia compañía privada de inteligencia, conocida como Intertel. Con numerosos “antiguos” veteranos de la inteligencia estadounidense, Intertel adquirió notoriedad por primera vez en 1970 por el papel que desempeñó en el misterioso rescate (o secuestro, según el punto de vista de cada uno) de Howard Hughes. Intertel continuaría funcionando como el propio equipo de seguridad personal de Hughes por el resto de su vida, un período de tiempo en el que pocos verían al aislado multimillonario en carne y hueso.

Resorts también jugarían un papel clave en la apertura de Atlantic City a los juegos de azar legalizados y fue en esta función que el Naranja comenzó su relación con la empresa. Antes de la muerte de fundador de Resorts y largo tiempo presidente ejecutivo James Crosby, Trump llegó a tener amistad con gran parte de la junta e hizo un esfuerzo de adquisición después de la muerte de Crosby en 1986. Trump finalmente terminó como presidente, pero luego se enfrentó a su propia oferta pública de adquisición, que fue organizada por Merv Griffin. Griffin finalmente terminó en Resorts, pero Trump adquirió la joya de la corona de la compañía, el Taj Mahal.

Sin embargo, los Resorts no fueron el primer contacto de Trump con el crimen organizado o el estado profundo. Como se señaló en la primera entrega de esta serie, Trump había iniciado relaciones con el Sindicato a través de las Cinco Familias y la familia del crimen de Filadelfia desde el momento de sus primeros proyectos de construcción a finales de la década de 1970. También terminaría indirectamente en una relación de negocios con el infame detective privado Robert Maheu, un antiguo activo de la CIA que había dirigido el imperio empresarial de Hughes durante más de una década antes de ser “rescatado” por los operadores de Intertel de Resorts.

Una de las figuras más curiosas con la que Trump terminó en la cama fue con Edward “Biff” Halloran, un reputado miembro de la familia Genovese que era dueño de una serie de operaciones comerciales en las áreas de Nueva York/Nueva Jersey y Filadelfia. Halloran llevó pistas de carreras, hoteles y tuvo un monopolio virtual sobre el cemento en el área de Nueva York durante la década de 1980, que fue la base de su relación comercial con Trump. Halloran desapareció misteriosamente en 1996 y no se ha sabido nada de él desde entonces.

Durante la década de 1970, uno de los socios comerciales de Halloran era un joven ambicioso de Kentucky llamado Bradley Bryant. Como se señaló en la segunda entrega de esta serie, Bryant procedería a establecer una elaborada operación de tráfico de drogas y armas que se disfrazó de una operación de seguridad privada conocida como “Executive Protection, Ltd.”.

Robert K. Brown

El socio de Bryant en todo esto era un compatriota de Kentucky conocido como Andrew Carter “Drew” Thornton, un ex paracaidista del ejército de EE.UU. y policía de Lexington con inclinaciones de extrema derecha. Bryant era él mismo un ex-Marine y su operación se apoyó en gran medida en las filas de “antiguos” policías y militares. Con frecuencia reclutaron a través de Soldier of Fortune, una revista mercenaria dirigida por Robert K. Brown, que como ex Boina Verde había participado extensamente en operaciones anticastristas a principios de la década de 1960 en Florida y que puso “asesores militares” de suministro para los esfuerzos de la CIA en América Central durante la década de 1980.

“La Compañía”, como Bryant y Thornton llamaron a su operación, también fue ampliamente considerada por la policía estatal y federal como un frente de la CIA. Y una figura clave en la creación de Bryant y Thornton con su cosecha inicial de clientes fue nada menos que el frecuente socio comercial de Trump, Biff Halloran.

Más allá del Biff

Pero Halloran no era el único vínculo de Trump con Bryant y Thornton. Antes de llegar a eso, sin embargo, debo abordar cómo Bryant se conectó con Halloran en primer lugar. La relación de Bryant con Halloran derivó de contactos entre la nobleza local centrada alrededor del famoso Kentucky Derby.

“… Bradley había obtenido una posición ejecutiva corporativa bien pagada, gracias a su amistad con John Young Brown Jr., el mago de la comida rápida que había hecho millones con su imperio Kentucky Fried Chicken. Bradley había llegado a conocer a Brown cuando su hermana menor Lynne se casó con uno de los mejores amigos de Brown: Dan Chandler. Chandler, el hijo caprichoso del ex gobernador de Kentucky A.B. `Feliz’ Chandler, trabajó para `John Y.’,’ como todos llamaban al imán de pollo, en el negocio de las franquicias. El matrimonio de Lynne Bryant con Dan Chandler marcó la inclusión de Bradley en una generación de sangre azul un poco más antigua y sólidamente arraigada. Chandler y Brown eran como hermanos mayores para Bradley, y su rápida multitud de jet setters y jugadores apelaron a la racha aventurera de Bradley. A través de ellos, Bradley conoció a su futuro socio – un multimillonario de Filadelfia llamado Edward ‘Biff’ Halloran, que era un habitual en el Kentucky Derby. Chandler estaba más que feliz de tomar el crédito por lanzar la carrera de Bradley. Cuando Chandler y Brown presentaron a Bradley a Halloran, Bradley estaba trabajando en Frankfort para los gobiernos estatales – una posición de patrocinio que Chandler había ayudado a Bradley a desembarcar…”.

(The Bluegrass Conspiracy, {La Conspiración de Bluegrass}, Sally Denton, págs. 59-60)

John Y Brown

John Y. Brown no sólo desempeñó un papel clave en el lanzamiento de KFC como una importante cadena alimenticia internacional, sino que también participó en otras cadenas como Roadhouse Grill, Texas Roadhouse y Kenny Rogers Roasters en diversos momentos. Durante la década de 1970, también fue dueño de varias franquicias deportivas profesionales como los Kentucky Colonels, los Buffalo Braves y los famosos Boston Celtics. Luego, en 1980, Brown fue elegido como gobernador de Kentucky justo cuando las operaciones de la Compañía se estaban acelerando.

Para nuestros propósitos aquí, el más convincente de los negocios de Brown fue la compra de la cadena de restaurantes de Lum a sus fundadores, Stuart y Clifford Perlman, a principios de la década de 1970. Antes de la transacción, Lum’s también había sido propietario de Caesars Palace en Las Vegas, que, como se señaló en la segunda parte, más tarde fue utilizado como un lugar de lavado de dinero por la Compañía y otros gangsters a finales de la década de 1970. Oficialmente, los Perlman mantuvieron el control de los Césares después de vender los de Lum, pero desde hace mucho tiempo ha habido acusaciones de que Brown tenía una participación en el casino.

“Menos de un mes después pagó 4 millones de dólares por trescientos restaurantes Lum’s y derechos de franquicia. Lo que comenzó en 1956 como un puesto de perritos calientes en Miami Beach había sido convertido por Clifford y Stuart Perlman en una cadena internacional, enriqueciendo a los hermanos y permitiendo a los zares de las salchichas comprar Caesars Palace en 1969 por cuatro millones de dólares.

A través de una complicada serie de transacciones financieras, John Y. convirtió a Jimmy Lambert en presidente de dos compañías que compraron los restaurantes Lums de Caesars World, Inc. y luego se los vendieron a John Y. Las maquinaciones – que se nublaron aún más por los falsos comunicados de prensa emitidos a los periódicos – fueron escudriñadas por las autoridades de juego de Nevada, que se preguntaban si John Y. estaba adquiriendo un ‘interés oculto’ en Caesars. La especulación aumentó cuando John Y. insistió en que a su lacayo Dan Chandler se le diera una posición ejecutiva en Caesars, amenazando ostensiblemente con llevar su negocio de apuestas a otro casino si Caesars se negaba a emplear a Chandler”.

(La Conspiración de Bluegrass, Sally Denton, pgs. 164-165)

Ese sería el mismo Dan Chandler que presentó a Bradley Bryant a Biff Halloran y que todavía era empleado de Caesars cuando Bradley y Drew Thornton comenzaron a usarlo para lavar dinero de la droga. El ya mencionado Jimmy Lambert también estaba bien conectado en los círculos del crimen organizado, con contactos que incluían a Thornton e incluso a Meyer Lansky. Lambert hizo numerosos viajes a Florida para impresionar a Lansky y sus asociados, mientras se alojaba frecuentemente en propiedades propiedad de John Y.

Lambert y sus conexiones con el crimen organizado eventualmente se convirtieron en un tema importante para John Y. durante su candidatura a la reelección en 1983. En junio de ese año, The New York Times denunció que “Lambert era un mensajero de Brown, que llevaba cientos de miles de dólares desde Las Vegas hasta Kentucky” (The Bluegrass Conspiracy, págs. 309-310), entre otras acusaciones. También salió a la luz que Brown era probablemente un socio silencioso en un club nocturno que Lambert tenía en Cincinnati. Curiosamente, se llamaba Trumps.

Anita Madden

Con todas estas conexiones, ha habido antiguas especulaciones sobre que John Y. Brown estaba familiarizado con las operaciones de la Compañía. Otra figura de la alta sociedad de Lexington, Anita Madden -una amiga de John Y. cuyas lascivos bailes de Kentucky Derby se han vuelto legendarios- también estaba vinculada a la Compañía. Drew Thornton y muchos otros policías de Lexington que se unieron a la Compañía habían brindado seguridad a la Sra. Madden para sus fiestas y hay indicios de que sus vínculos se habían profundizado con la operación –vía Lambert– con el paso de los años. La Sra. Madden será muy importante en una futura entrega, así que téngala en cuenta.

Pero volviendo al asunto en cuestión, a saber, Donald Trump. La cosa es que Trump se había vuelto muy activo en los mismos círculos sociales que muchos de los patrocinadores de élite de la Compañía a mediados de la década de 1970. Probablemente comenzó con la obsesión del Naranja con los casinos.

“Siempre hubo algo acerca de la posibilidad de ser dueño de un casino que intrigó a Donald Trump. Ya en 1976, antes de consumar un solo negocio de bienes raíces en Nueva York, le decía a los periodistas que construiría el casino más grande del mundo en Las Vegas y lo llamaría Xanadu. Para entonces Donald ya había hecho la primera de lo que se convertiría en repetidas peregrinaciones a Las Vegas, no para jugar, sino para visitar el Caesars Palace y las otras granjas de dinero que se extendían a lo largo de la franja”.

(Trump: The Greatest Show on Earth [El mayor espectáculo de la tierra], Wayne Barrett, pág. 202)

Caesars Palace en Las Vegas

Se dice que Trump fue un habitual de Caesars a finales de la década de 1970, cuando, como se señaló en la entrega anterior, era una meca para las figuras del crimen organizado para lavar dinero de la droga. En esa época Bradley Bryant era un habitual allí, mientras que Dan Chandler, su cuñado y un buen amigo de John Y. Brown, ocupaba un puesto ejecutivo en Caesars.

Al menos a principios de la década de 1980 Trump se convertiría en un habitual en el Kentucky Derby, que también atrajo a muchas figuras clave vinculadas a la Compañía, incluyendo a John Y. Brown, Dan Chandler, Jimmy Lambert, Anita Madden y, por supuesto, Biff Halloran. En 1983 Trump fue invitado a la Gala de Derby Eve, organizada por John Y. Brown y a la que también asistieron Bill y Hillary Clinton. Según se informa, en este evento Jimmy Lambert había organizado una considerable cantidad de donaciones a la campaña de reelección de Brown por parte de los Clinton y una cierta figura del crimen organizado.

“En 1996, una biografía publicada de Bill y Hillary Clinton, Partners in Power, revela que Lambert también había sido el conducto de unos 300.000 dólares en efectivo dados al entonces gobernador John Y. Brown por Clinton y el íntimo Dan Lasater de Brown, un millonario de comida rápida y corredores de bonos sospechoso de tener vínculos con el crimen organizado y que más tarde sería condenado por cargos de drogas. Según los registros del FBI, Brown a través de Lambert había pedido un millón de dólares en ese momento, pero Lasater había decidido dar ‘sólo’ 300.000 dólares, transportados en una bolsa de papel marrón a bordo del Lear Jet de Lasater mientras llevaba a los Clinton al Derby de 1983, donde los dos gobernadores y sus esposas socializarían como siempre…”.

(La Conspiración de Bluegrass, Sally Denton, págs. 369-370)

Brown y su entonces esposa, Phyllis George, mantendrían estrechos lazos con los Clinton en los años venideros. Sin embargo, en un futuro inmediato, se mudarían a una de las propiedades de Trump. Después de perder su candidatura a la reelección, Brown y George se convirtieron en algunos de los primeros pilares de Trump Tower, que, como se señaló en la primera parte, se estaba convirtiendo rápidamente en un centro de lavado de dinero por derecho propio.

John Y Brown, Phyllis George and Donald Trump están de pie; Hillary Clinton está sentada a la izquierda

Aunque a menudo se han hecho comparaciones entre Brown y Bill Clinton -y no injustamente, ya que ambos hombres tienen un estilo personal similar-, Brown también parece haber servido de modelo para Trump. Ambos hombres son magnates que no tenían experiencia política antes de ser elegidos. Ambos hombres también se apoyaron fuertemente en la comunidad empresarial para dotar de personal a su administración. Y ambos hombres parecen haber ascendido en las filas gracias a intereses oscuros similares.

Por supuesto, nada de esto representa un arma humeante que vincule a Trump con la Compañía y su red. Pero todo es muy sugerente, no obstante. Trump comienza a hacer peregrinaciones a Las Vegas a mediados de la década de 1970 y a finales de la década su primer gran proyecto de construcción está en marcha. Biff Halloran, un ex socio de negocios de Bradley Bryant, quien ayudó a Bryant a conseguir clientela para la Compañía, lo ayudó enormemente en este proyecto. Halloran es también un asiduo en el Derby de Kentucky y amistoso con John Y. Brown, quien ayudó a Bryant con Halloran en primer lugar. A principios de la década de 1980 Trump se está convirtiendo en la escena del Derby de Kentucky y se está ramificando en la industria de los juegos de azar en Atlantic City. En 1984 John Y se traslada a la propiedad insignia de Trump, que también está comenzando a establecerse como una meca para el lavado de dinero de la misma manera que lo había hecho hace unos años el Caesars Palace.

El amigo íntimo de John Y y cuñado de Bradley Bryant, Dan Chandler, era un ejecutivo de Caesars durante este tiempo y se sospechaba que John Y tenía un interés oculto en el casino. Este reclamo es reforzado aún más por los viajes reportados de Jimmy Lambert a Kentucky desde Las Vegas con pagos por Brown. Y entonces Brown aparece viviendo en otra operación de lavado de dinero que fue construida con la ayuda de su amigo, Biff Halloran.

¿Todo esto es una mera coincidencia?

El titiritero

Y si no, una pregunta convincente es: ¿quién envió a Trump en estas peregrinaciones iniciales a Las Vegas que parecen haber resultado en que él viajara en los mismos círculos fue John Y. Brown?

Aunque no he encontrado evidencia de ello, mi sospecha es que el individuo en cuestión fue el abogado y mentor político de Trump, Roy Cohn. Cohn adquirió notoriedad por primera vez en la década de 1950 cuando se desempeñó como abogado principal de Joseph McCarthy para sus cacerías de brujas comunistas. Aunque esto terminó en la desgracia de McCarthy, Cohn regresó a la ciudad de Nueva York donde estableció una práctica legal altamente lucrativa y comenzó a ser conocido como el principal “arreglador” de la ciudad. La influencia de Cohn era legendaria. También lo eran sus lazos con el crimen organizado.

“Con clientes que iban desde John Gotti hasta los hijos de Carlo Gambino, Cohn presuntamente organizó reuniones de la comisión misma -que incluía a los jefes de las cinco familias del crimen- en su casa de la ciudad. Su más cercano cliente y confidente de la mafia, Tony Salerno, estaba tan involucrado en Atlantic City que se creía que había sancionado los asesinatos del asesino a sueldo que mató al predecesor de Scarfo, jactándose en cintas federales: `Soy el puto jefe, eso es lo que soy. Connecticut es mío; Nueva Jersey es mío”. Un ayudante de Cohn recuerda específicamente una reunión en 1983 en la sala de estar de la casa de la ciudad de Cohn que supuestamente incluía al abogado y a sus dos clientes – Trump y Salerno – justo en el momento en que el concreto de S&A de Salerno estaba construyendo Trump Plaza, la torre residencial de la Tercera Avenida…”.

(Trump: The Greatest Show on Earth, Wayne Barrett, pág. 244)

Tony Salerno

La mencionada Comisión era el órgano rector del Sindicato en el que las cinco familias y otras organizaciones tomaban decisiones sobre sus actividades. Si Cohn estaba sirviendo como anfitrión de tales funciones, él era muy alto en el Sindicato de hecho. Y -como se señaló en la primera parte– era el hombre que había presentado a Trump a Biff Halloran en primer lugar. Naturalmente, ambos hombres eran clientes de Cohn. Cohn también tenía lazos de larga trayectoria con miembros del Sindicato en Las Vegas, como será mencionado en un momento.

Cohn también fue el hombre que puso a Trump en contacto con figuras como Roger Stone y Rupert Murdoch que desempeñarían papeles clave en su ascenso político. De hecho, Cohn parece haber sido una de las figuras principales detrás del surgimiento del imperio mediático de Murdoch en los Estados Unidos. Cohn no sólo consiguió el acceso de Murdoch al Despacho Oval, sino también a la CIA. Consortium News señaló recientemente:

“Rupert Murdoch, el magnate global de los medios de comunicación que ahora es un hacedor de reyes en la política estadounidense, fue traído a esos círculos de poder por el infame abogado y activista Roy Cohn, quien organizó la primera reunión de Murdoch en la Oficina Oval con el presidente Ronald Reagan en 1983, según documentos publicados por la biblioteca presidencial de Reagan.

En una fotografía de la reunión del 18 de enero de 1983, Cohn se muestra de pie e inclinado hacia Reagan, quien está sentado junto a Murdoch. Después de esa reunión, Murdoch se involucró en un proyecto de propaganda financiado con fondos privados para ayudar a vender la línea dura de las políticas centroamericanas de Reagan, según otros documentos. Esa operación de relaciones públicas fue supervisada por el especialista en propaganda de la CIA Walter Raymond Jr. y el director de la CIA William Casey, pero los detalles del papel de Murdoch siguen siendo vagos en parte porque algunos de los registros siguen clasificados más de tres décadas después”.

Roy Cohn (dcha)-Ruppert Murdoch (centro)

Cohn tiene fama de haber estado involucrado en algunas de las operaciones más oscuras de la comunidad de inteligencia estadounidense. Estos lazos probablemente salieron primero a la luz alrededor de 1970 con la publicación del muy controvertido “documento Torbitt”. Este documento alegaba que el asesinato de JFK había sido llevado a cabo por un grupo de hombres del FBI de extrema derecha de la División 5, la NASA, el Comando de Seguridad Industrial de la Defensa y los inevitables ex nazis y figuras del Sindicato. Esta conspiración se organizó en torno a una corporación conocida como Permindex, que más tarde se trasladó a Italia con el nombre de Centro-Mondiale Commerciale. Según Torbitt, Permindex tenía cuatro objetivos principales:

“1. Financiar y dirigir los asesinatos de líderes europeos, del Medio Oriente y del mundo considerados como amenazas al mundo occidental y a los intereses petroleros de los patrocinadores.

2. Proporcionar mensajeros, agentes y gerentes en el transporte, depósito y recanalización de fondos a través de bancos suizos para Las Vegas, Miami, La Habana y sindicatos internacionales de juegos de azar.

3. Coordinar las actividades de espionaje de los Solidaristas y la División Cinco del FBI con grupos que simpatizan con sus objetivos y recibir y canalizar fondos y armas de los financistas hacia los grupos de acción.

4. Construir, adquirir y operar hoteles y casinos de juego en el Caribe, Italia y en otras zonas turísticas…”

(NASA, nazis y JFK, varios, págs. 48-49)

Por supuesto, esto suena notablemente como las operaciones supervisadas por la Compañía (como se describe en la segunda parte de esta serie) y Resorts International (como se mencionó anteriormente). Torbitt destacó a Las Vegas en particular como una pieza clave en las operaciones internacionales de Permindex y como hemos visto hasta ahora, Las Vegas sirvió como una especie de base de operaciones para la Compañía. Y el imperio de negocios de Trump (que fue construido en parte sobre hoteles y casinos) parece haber comenzado con sus peregrinaciones a Las Vegas. Tenga esto en cuenta ya que Las Vegas surgirá una y otra vez a lo largo de esta serie.

Aunque las afirmaciones de Torbitt sobre Permindex siguen siendo muy, muy polémicas, parece casi seguro que la corporación estaba ligada tanto a la comunidad de inteligencia de EE.UU. como a la Internacional Fascista y que ha sido ligada a por lo menos dos asesinatos muy notables.

“…Cuando el anuncio de Permindex se hizo por primera vez en Suiza a finales de 1956, su principal respaldo fue el de un banquero local llamado Hans Seligman. Pero a medida que se realizaba más investigación por parte de los periódicos locales, quedó claro que el verdadero patrocinador era J. Henry Schroder Banking Corporation. Esta información fue bastante reveladora. Schroder había estado estrechamente asociado con Allen Dulles y la CIA durante años. La conexión de Allen Dulles con la familia bancaria Schroder se remonta a los años treinta cuando su bufete de abogados, Sullivan y Cromwell, comenzó a representarlos a través de él. Más tarde, Dulles fue el Director Jurídico del banco. De hecho, cuando Dulles se convirtió en director de la CIA, Schroder’s era un depósito para un fondo de contingencia de cincuenta millones de dólares que los Dulles controlaban personalmente. Schroder’s fue un conducto bienvenido porque el banco se benefició de anteriores derrocamientos de la CIA en Guatemala e Irán. Otra razón por la que comenzó a haber furor sobre Permindex en Suiza fue el hecho de que el fundador del banco, el barón Kurt von Schroder, estaba asociado con el Tercer Reich, específicamente con Heinrich Himmler. El proyecto se estancó en Suiza. Ahora se trasladó a Roma…

…La Junta de Directores estaba formada por banqueros que habían estado atados a gobiernos fascistas, personas que trabajaron en el negocio de los refugiados judíos durante la Segunda Guerra Mundial, un ex miembro del gabinete de Mussolini, y el yerno de Hjalmar Schact, el mago económico detrás del Tercer Reich…”. Había por lo menos cuatro periódicos internacionales que exponían las extrañas actividades de Permindex cuando estaba en Roma. Un problema era la misteriosa fuente de financiación: nadie sabía de dónde venía ni a dónde iba. Otra fue que, según se informa, sus actividades incluían intentos de asesinato contra el Primer Ministro francés Charles de Gaulle. Lo cual tendría sentido ya que el miembro fundador de Permindex, Ferenc Nagy, era un amigo cercano de Jacques Soustelle. Soustelle era un líder de la OEA, un grupo de ex oficiales franceses que rompieron con De Gaulle por su política argelina. Más tarde hicieron varios atentados contra la vida de De Gaulle, de los que la CIA tuvo conocimiento. Una vez más, esta misteriosa fuente de financiación, más los directores neofascistas de derecha, crearon otra ola de controversia. Un periódico escribió que la organización pudo haber sido “una criatura de la CIA… creada para encubrir la transferencia de fondos de la CIA… en Italia para actividades ilegales de espionaje político”. La conexión con Schroder sugiere eso”.

(Destiny Betrayed [El destino traicionado], James DiEugenio, págs. 385-386)

El vínculo de Permindex con el asesinato de JFK se produjo a través de uno de sus miembros más conocidos: el hombre de negocios internacional y el reputado activo de la CIA Clay Shaw. Shaw fue famoso por ser uno de los individuos acusados en la investigación del abogado Jim Garrison en el asesinato de Kennedy en Nueva Orleans. En la película de Oliver Stone, JFK Shaw fue representada por Tommy Lee Jones.

El “documento Torbitt” también alega que Roy Cohn fue un miembro clave de Permindex, pero no he podido confirmarlo. Entre otras cosas, el “documento Torbitt” afirma que Cohn estaba utilizando la Corporación Lionel para canalizar dinero a los intereses del Sindicato en Las Vegas. Inicialmente encontré esta afirmación ridícula, ya que Lionel era conocido principalmente por fabricar juguetes para niños, sobre todo sus legendarios trenes de juguete. Sin embargo, más tarde descubrí que estas afirmaciones tenían cierto fundamento:

“… Roy Cohn, ex asesor principal del senador Joe McCarthy y amigo cercano de Hoover y H. L. Hunt, fue acusado por un gran jurado federal en septiembre de 1963 de ocho cargos en un caso de fraude de acciones…. “La Corporación Lionel de Cohn estaba profundamente involucrada con los intereses de apuestas de Las Vegas, lo que proporcionó la base para su acusación.”

(The Man Who Knew Too Much [El hombre que sabía demasiado], Dick Russell, pág. 523)

HL Hunt

J. Edgar Hoover y el barón del petróleo H.L. Hunt eran supuestamente dos de los principales patrocinadores de la red Permindex, según Torbitt. Hunt, un ex “jugador profesional” que convirtió sus ganancias en la propiedad de la mitad de los campos petroleros en el oeste de Texas, tenía vínculos de larga data con el crimen organizado. Como he notado antes aquí, seguramente fue una figura clave en el asesinato de Kennedy.

Por su parte, el odio de Cohn hacia los Kennedy era bien conocido.

“Fue una decisión inteligente contratar a Cohn, que no sólo tenía la reputación de ser ‘el más duro, el más malvado, el más vil y uno de los abogados más brillantes de Estados Unidos’, sino que también odiaba a los Kennedy, en particular a Bobby, que nunca perdonó a Cohn por haberle llevado al puesto de asesor principal en el subcomité del Senado de Joe McCarthy en 1953…”.

(Némesis, Peter Evans, pág. 235)

Cohn se convertiría en el abogado neoyorquino de Aristóteles Onassis, el magnate naviero griego multimillonario que se casó con la viuda de JFK, Jackie Kennedy, a finales de la década de 1960. Al parecer, esto se hizo por despecho, ya que Onassis también odiaba profundamente a los hermanos Kennedy. En Némesis, el premiado periodista Peter Evans incluso alegó que los Onassis habían puesto el dinero para que Robert Kennedy fuera asesinado en 1968.

Aristoteles Onassis

Los vínculos de Cohn con Onassis nos recuerdan otro famoso documento de conspiración de los años setenta: el Gemstone File. Entre otras acusaciones, Gemstone acusa a Onassis de ser la figura clave detrás de los asesinatos de ambos hermanos Kennedy. También esboza una conspiración similar a la de Torbitt, en la que el Sindicato está en alianza con varios activos de inteligencia estadounidenses y oscuros hombres de negocios internacionales. Curiosamente, Gemstone también alega que Onassis secuestró efectivamente a su principal rival, Howard Hughes, y mantuvo prisionero al aislado multimillonario mientras manejaba furtivamente su imperio de negocios.

Esto sintoniza con las acusaciones que durante mucho tiempo rodearon a Resorts International, señaladas anteriormente aquí, de que el interés en los juegos de azar había secuestrado a Hughes a través de Intertel y estaba reteniendo al recluso multimillonario prisionero mientras supervisaba su imperio de negocios. Es interesante observar que Onassis tiene un vínculo indirecto con Resorts a través de Paul Helliwell, la antigua mano de OSS China que establecería un vasto imperio bancario en el extranjero que la CIA utilizaría para financiar encubiertamente sus operaciones encubiertas. Peter Evans alega que Onassis había conspirado en algún momento con Helliwell y nuestro viejo amigo Mitchell WerBell III (citado en la entrega anterior) para organizar un golpe de estado en Haití.

Más o menos al mismo tiempo, Helliwell también tenía tratos con Resorts.

“El banco [Castle Bank and Trust –Recluse] fue establecido por Paul Helliwell, ex mano de la OSS China con experiencia en inteligencia de narcotráfico. Después de la guerra, Helliwell había dirigido compañías fantasmas de la CIA en Florida. A través de su banco bahameño y de una institución complementaria en Florida, se canalizaron millones de dólares para operaciones militares encubiertas frente a las islas Andros en las Bahamas. Castle también facilitó la evasión de impuestos y, en su capacidad de compañía fiduciaria, votó las acciones de ciertos propietarios no residentes de Resorts International, la principal operación de casino de la era Lansky en Nassau. Cuando uno de sus accionistas se opuso tanto a la forma en que Castle estaba vendiendo sus acciones que demandó al banco, el plan empezó a desbaratarse”.

(Hot Money, R.T. Naylor, pág. 315)

¿Y el accionista que demandó al famoso Castle Bank & Trust de Helliwell? Ningún otro que William Mellon Hitchcock (a quien se citó ampliamente antes aquí), uno de los accionistas más notorios de Resorts.

Aunque todo esto puede parecer una digresión, el Sr. Billy, como los amigos se refirieron a Hitchcock, aparecerá de nuevo en nuestra saga en una función muy sorprendente.

Pero volvamos ahora a Roy Cohn. Aunque no hay nada definitivo que lo vincule con los asesinatos de cualquiera de los hermanos Kennedy, su odio hacia ellos era bien conocido y ya estaba bien conectado en los mismos círculos de la derecha vinculados desde hace mucho tiempo a ambos asesinatos a principios de la década de 1960. También estaba bien establecido con el Sindicato de Las Vegas en ese momento, como lo evidencian las acusaciones que enfrentaba sobre su administración de la Corporación Lionel.

Incluso sin ser miembro de Permindex, está claro que Cohn era una figura extremadamente poderosa y bien conectada, responsable de posiblemente el magnate de los medios de comunicación más poderoso del siglo XXI y, sin duda, el presidente estadounidense más controvertido de este mismo siglo. Incluso más de treinta años después de su muerte, la influencia de Cohn sigue siendo enorme.

Y sin embargo, nada ha explicado hasta ahora la base de su poder. Cohn alcanzó prominencia durante las audiencias de McCarthy, pero mientras que la carrera del artillero de la cola Joe fue arruinada a fondo sobre dichas audiencias, Cohn emergió aún más poderoso que nunca. ¿En qué estaba involucrado Cohn que lo hacía tan codiciado por mafiosos de alto rango y billonarios en igual medida? ¿Eran sus habilidades legales tan buenas, o había algo más?

Este investigador opta por lo último y explorará la fuente probable de la influencia de Cohn en la próxima entrega. Manténgase en sintonía, querido lector.

RECLUSE (11/3/2018)                                               VISUP

VISITANTES EXTRAÑOS Y ESTADOS ALTERADOS

NICK REDFERN      Los Niños de Ojos Negros, Mujeres de Negro, HdN (Hombres de Negro) y más: ¿qué tienen todos ellos en común? Bueno, en más de unas cuantas ocasiones los testigos se encuentran en estados claramente alterados cuando algo sobrenatural y desconocido entra en sus ambientes. Comenzaremos con los niños de ojos negros. Tengo suficientes casos en mis archivos para concluir que muchos incidentes que involucran a los BEC (niños de ojos negros, por sus siglas en inglés, nota de LIBERTALIADEHATALI) no ocurren en lo que llamaríamos un estado normal de conciencia.

En mi próximo libro, Parásitos Paranormales (disponible dentro de unas semanas), me refiero al caso de un hombre llamado Martin, a quien tuve la suerte de conocer. Como apunto en el libro: “Martin sufrió la conmoción de su vida cuando fue confrontado por un niño y una niña, ambos alrededor de los once o doce años de edad y con ojos grandes, negros y de aspecto misterioso. La niña iba vestida con vaqueros y un top negro de manga larga, mientras que el niño llevaba la casi ubicua sudadera con capucha negra. Ambos parecían enfermos y escuálidos y como si necesitaran una comida abundante. Poco sabía Martin que esto era exactamente para lo que estaban allí….

“…Martin afirmó que cuando la niña dijo que no tenían hogar y que necesitaban algo para comer, todo era muy parecido a un ardid – como si hubieran dicho las palabras una y otra vez. Era como un plan cuidadosamente elaborado por su parte. Lo más inquietante de todo es que, por unos momentos, Martin se sintió paralizado -casi hipnotizado- por esos grandes ojos negros. De hecho, me dijo que no podía entender por qué no cerró rápidamente la puerta al ver esos ojos terribles. Martin sólo podía decir que era como si de alguna manera se le impidiera cerrar la puerta a la pareja. Uno podría estar justificado en decir que Martin había sido puesto en un estado de completo control mental…

Una mirada cuidadosa a las experiencias de Albert Bender – el hombre que comenzó en gran medida el fenómeno de los HdN – demuestra que algunos de sus encuentros claramente ocurrieron cuando estaba en un estado de hipnagogia. O, parálisis del sueño, como también se le conoce. En 1956, Gray Barker (escritor, editor, narrador de cuentos chinos y promotor de hechos a menudo distorsionados) escribió un libro sobre las experiencias de Bender. Su título: They Knew Too Much About Flying Saucers (Sabían demasiado sobre platillos voladores). Seis años más tarde, Barker publicó el libro de Bender sobre sus confrontaciones con los Hombres de Negro: Flying Saucers and the Three Men (Platillos voladores y los tres hombres). Una historia extraña, que relataba los supuestos encuentros de Bender con chicas extraterrestres, el siniestro HdN, y un viaje a la Antártida. Aunque Barker era conocido por torcer la verdad, hizo una declaración en 1980 que sugiere que Barker sabía que los encuentros de Bender no sólo eran raros, sino realmente raros. Le dijo al ufólogo Jerry Clark: “Si yo hubiera estado en su habitación mientras él estaba en la Antártida, tal vez lo habría visto acostado en su cama en trance [cursiva mía]”.

Luego hay una cierta experiencia que el difunto Terence McKenna describió. Mientras estaba en la selva amazónica en la década de 1960, McKenna hizo un viaje de un tipo muy raro. Uno de sus contactos en el área sugirió que él – McKenna – debería “observar una porción del cielo donde, según se dice, podría aparecer un OVNI”. McKenna pronto vio aparecer en el horizonte una extraña nube que rápidamente se transformó en un clásico platillo volador de la década de 1950. McKenna habló más tarde de la experiencia: “Reconocí esta cosa. Parecía la tapa final de una aspiradora; exactamente el mismo platillo falso que en las fotos de George Adamski. Esta cosa voló sobre mi cabeza, y era tan falsa como un billete de tres dólares. Sabía que era falso”.

Micah Hanks dice: “Muchas de las culturas chamánicas de todo el mundo que usan rapé e infusiones ricas en DMT en sus rituales describen entidades con las que se encuentran mientras toman el material. De manera similar, los sujetos de prueba en varios estudios de DMT, incluyendo los de Rich Strassman, reportan encontrarse con ‘seres’ similares. Y comunes a ambos grupos son las inquietantes consistencias entre las descripciones de estas entidades. De hecho, algunos creen que estos seres podrían incluso ser ‘embajadores ínterdimensionales’ que vienen a encontrarse con psiconautas en el reino subespacial que permanece entre la realidad y lo que sea que la gente que experimenta un viaje DMT tiende a terminar visitando”.

A esto hay que añadir el caso de Peter Beckman, que tuvo un encuentro con dos HdN de aspecto sombrío -hace unos cincuenta años- mientras tomaba mescalina. En la década de 1970, Shirely Cromartie, que trabajaba en la administración de Nixon, tuvo su propio encuentro con una Mujer de Negro, pero cuando claramente no estaba en un estado de ánimo normal y cuando había sido drogada clandestinamente con algo por la MdN. Puedes encontrar la historia de Cromartie aquí, y la de Beckman aquí.

Finalmente, vale la pena mencionar que tengo informes en archivo que involucran a personas que tuvieron encuentros con los HdN y los BEC, en los que hay un aspecto casi idéntico en todos ellos. Es lo siguiente: las entidades sobrenaturales parecían estar muy sorprendidas de que los testigos pudieran verlos. Era como si estar en un estado alterado le diera a la gente la habilidad de acceder a un reino extraño y a sus criaturas igualmente extrañas; algo que normalmente no verían. Y las propias entidades, en algunos casos, al parecer, tampoco estaban preparadas para el encuentro cara a cara. Esto ha llevado a más de unas cuantas personas a sugerirme que todas estas cosas existen principalmente en un estado de realidad muy ajeno a aquello en lo que existimos. Pero, que en ocasiones, las drogas psicodélicas, los estados mentales alterados, el DMT, el estado de sueño, y más, pueden darnos una visión ocasional y asombrosa de un mundo más allá del nuestro y que es en gran medida inaccesible. Pero, no siempre inaccesible…

NICK REDFERN                                           Mysterious Universe

MAFIOSOS: LA TORRE OSCURA Y MÁS ALLA Parte II

RECLUSE                              Bienvenidos a la segunda entrega de mi examen de la bastante larga asociación del Naranja (como ya he señalado que denomina el autor a veces a Donald Trump, nota de LIBERTALIADEHATALI) con el crimen organizado y otras instituciones aún más siniestras. Esta serie surgió de una entrada anterior que había publicado hace varios meses que detallaba la curiosa saga de Resorts International, una empresa de juegos de azar que se encontró en el centro de una serie de intrigas a lo largo de los años.

Los centros turísticos tenían estrechos vínculos con al menos dos presidentes estadounidenses –Trump y otro controvertido republicano, Richard M. Nixon- además de una galería de delincuentes que incluía a clientes frecuentes como Howard Hughes y el financiero fugitivo Robert Vesco; el barón del LSD William Mellon Hitchcock, que mantenía acciones de la compañía; y las inevitables figuras del Sindicato. También poseía una participación de control en una de las primeras compañías privadas de inteligencia. Se le conocía como Intertel y empleaba a una multitud de “ex” personal de inteligencia estadounidense.

Intertel se encontró en el centro del escándalo a principios de la década de 1970, cuando desempeñó un papel clave en lo que fue un rescate o un secuestro de Howard Hughes de uno de sus casinos de Las Vegas en 1970. En cualquier caso, Hughes estaría estrechamente “vigilado” por los agentes de Intertel por el resto de su vida. Durante este período, a pocos se les permitió siquiera vislumbrar al aislado multimillonario hasta que un cadáver irreconocible que pretendía ser Hughes apareció en 1976.

Intertel aún formaba parte de Resorts a finales de la década de 1970, cuando el interés por los juegos de azar comenzó a impulsar la legalización de los juegos de azar en Atlantic City. Finalmente abriría el primer casino allí y comenzaría la construcción de lo que se convirtió en el Taj Mahal. Fue en este momento cuando Trump se involucró con la entidad, comprando una participación mayoritaria en la compañía alrededor de 1986 y convirtiéndose en su CEO. Eventualmente Trump fue comprado por Merv Griffin, pero mantuvo el control del Taj y se convirtió en una figura clave en la accidentada historia de Resorts.

Pero con Resorts no fue la primera vez que Trump operaba en el ratificado mundo de los espías y el crimen organizado. Como se señaló en la primera entrega de esta serie, Trump ya había establecido amplios vínculos con las Cinco Familias, además de con la familia del crimen de Filadelfia e incluso con la emergente mafia rusa a mediados de la década de 1980.

Entre estos vínculos con el crimen organizado se encuentra un individuo en particular que conduce a otro mundo subterráneo que involucra a una oscura empresa de seguridad privada con sus propios y amplios vínculos con el crimen organizado y las agencias de inteligencia.

Intrigas de la Mafia y Fort Bragg

La última vez que lo dejé estaba detallando las hazañas de Edward “Biff” Halloran, un reputado miembro de la criminal familia Genovese. Halloran, quien era dueño de múltiples negocios, incluyendo un hotel y un hipódromo, había establecido un casi monopolio en la industria del concreto de la ciudad de Nueva York en la década de 1980. Fue en esta capacidad que se involucró con Trump, habiendo proporcionado el concreto para el primer proyecto de construcción de Trump, el Hyatt, además de su edificio insignia, la Trump Tower (que, como se señaló en la primera parte, fue durante mucho tiempo una cama caliente de lavado de dinero para varias organizaciones criminales).

Antes de unirse a Trump, Halloran había contratado a un socio de negocios muy interesante a principios de la década de 1970: Bradley Bryant.

Bryant fue un producto de Lexington, Kentucky, donde se crió en una familia de clase media-alta. Su abuelo era de hecho un ex alcalde de Lexington. Más tarde asistiría a la exclusiva Academia Militar de Sewanee, donde obtuvo muchos contactos en la alta sociedad de Lexington. Se graduó en 1962 y un año después intentó ingresar la Academia Naval de Annapolis, pero fue rechazado. Más tarde se unió a la Infantería de Marina por un tiempo antes de terminar en Filadelfia a finales de la década de 1960, donde trabajó en una empresa.

En 1970, Halloran le pidió a Bryant que dirigiera Armstrong Corporation, un servicio de residuos industriales que Halloran tenía en Filadelfia. La permanencia de Bryant en Armstrong fue muy productiva y aprendió mucho de Halloran. En 1975 fundó su propia empresa y, si bien tuvo éxito, pronto se convirtió en miembro del consejo de administración de un negocio “legítimo”. Poco después comenzó a vender pequeñas cantidades de drogas que el oficial de policía de Lexington Andrew “Drew” Thornton había robado del departamento y sospechaba que las había decomisado. Thornton había asistido a Sewanee con Bryant y los dos habían permanecido como amigos cercanos desde entonces.

Thornton provenía del mismo tipo de formación de clase media alta que Bryant, se codearon con la nobleza de Kentucky cuando era joven, aunque en realidad no formaba parte de ellos. Se había unido a la Policía de Lexington en 1968 y pronto terminó en la primera fuerza de ataque de narcóticos de la ciudad. Muchos creían que este movimiento era para llenar el vacío dejado por el descarrilamiento de una prometedora carrera militar. En 1963 Thornton se había alistado en el ejército estadounidense y había insistido en convertirse en paracaidista.

Esto llevó a que Thornton fuera asignado a la 82ª División Aerotransportada en Fort Bragg, Carolina del Norte. Los lectores regulares de este blog sin duda serán conscientes de la importancia de este movimiento, pero para aquellos que no lo sepan: Además de la 82ª Aerotransportada, Fort Bragg es el hogar de la mayoría de las Fuerzas de Operaciones Especiales de élite de la nación. Tanto el Mando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC) como las Fuerzas Especiales del Ejército (más comúnmente conocidas como Boinas Verdes) tienen su cuartel general allí.

En años más recientes, Fort Bragg también ha estado en el centro de la controversia en torno al potencial adoctrinamiento de la derecha allí. Como se señaló antes aquí, durante los años 90 varias tropas con inclinaciones nazis fueron condenadas por asesinar a una pareja afroamericana en el área cercana. También estuvo presente en Fort Bragg en esa época Wade Michael Page, un supremacista blanco que dispararía contra un templo sij en 2012.

Curiosamente, uno de los principales asesores de seguridad nacional de Trump, el general Keith Kellogg, también estuvo presente en Fort Bragg durante este tiempo, al mando de la antigua unidad de Thornton, la 82ª aerotransportada. Thornton dejó el Ejército en 1965 debido a una lesión que sufrió durante la invasión estadounidense de la República Dominicana ese mismo año. Se dice que Kellogg no se alistó en el ejército hasta el 67, pero gran parte de su historial de servicio parece haber sido recientemente borrado en línea. Se graduó de la escuela secundaria en 1961, un año antes de Thornton, y parece haber decidido una carrera militar debido a su participación en el JROTC mientras estaba en la escuela secundaria, pero lo que hizo entre `61 y `67 y cuando su entrenamiento aéreo en Fort Bragg se llevó a cabo es un misterio. Aunque es altamente improbable, existe la posibilidad de que Thornton y Kellogg se encontraran durante este tiempo.

General Keith Kellogg

También es interesante observar que los extremistas de derecha no fueron los únicos productos de Fort Bragg durante la década de 1990. Durante la primera parte de esa década, muchos de los miembros fundadores del famoso cártel mexicano de la droga Los Zetas también fueron entrenados en el Fort Bragg. Los Zetas, por supuesto, se convirtieron en posiblemente el cártel de drogas más notorio y ciertamente sofisticado que ha operado en México durante casi dos décadas. En todos los aspectos han jugado un papel clave en la desestabilización del país, lo cual es especialmente significativo a la luz de la temprana participación de los Boinas Verdes con base en Fort Bragg en lo que comúnmente se conoce como la Operación Gladio (antes mencionada aquí).

Pero casi dos décadas antes de los Zetas, otro ex-alumno de Fort Bragg ya había establecido una red altamente sofisticada de tráfico de drogas y armas a nivel nacional. Y en ese sentido, volvamos al asunto que nos ocupa.

La Compañía

Basándose en el éxito de los negocios a pequeña escala, Bryant y Thornton pronto expandieron sus operaciones y los resultados finales serían una de las organizaciones de tráfico de drogas y armas más complejas de la época.

“A finales de los setenta, la Agencia Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés)… en Las Vegas se había concentrado en Caesars Palace, la sede de una multimillonaria organización internacional de contrabando de drogas que se llamaba a sí misma “La Compañía”. Ya se tratara de una rama renegada de la CIA, comúnmente llamada “la compañía” en los círculos de inteligencia, o no, se trataba de una empresa altamente sofisticada e impenetrable. La DEA se vio obligada, con cierta vergüenza, a admitir que “La Compañía” superó las capacidades de lucha contra el crimen del gobierno federal. Con el nombre en clave de la investigación de la Operación Jaeger sobre el tráfico de drogas y el lavado de dinero de Caesar’s Palace’, la DEA admitió en un memorando interno altamente confidencial a los superiores de Washington que “la magnitud, el alcance y la complejidad de las operaciones” excedían sus capacidades de campo. En el corazón de la investigación de Las Vegas se encontraba un alto funcionario de Texas llamado Jamiel ‘Jimmy’ Chagra, un narcotraficante estadounidense vinculado a los Patriarca, familia del crimen en Nueva Inglaterra y al Sindicato de Chicago”.

(The Money and the Power {El Dinero y el Poder}, Sally Denton y Roger Morris, pág. 326)

Caesars Palace en Las Vegas

Chagra es una figura de lo más interesante a la que nos dirigiremos en un momento, pero por ahora continuemos con el diseño de “la Compañía”. A mediados de la década de 1970, Bryant y Thornton ya tenían ambiciones de gran alcance, así como los medios para lograrlas.

“Bradley y Drew habían formado Executive Protection Ltd. en 1975 – una corporación propiedad y operada por Bradley Bryant y Drew Thornton a la que se referirían en conversaciones privadas como ‘la Compañía’. Pero no fue hasta 1977 que los dos hombres se sintieron capaces de poner a ‘la Compañía’ en acción a gran escala. Reclutaron agentes, procedentes de un grupo de ex policías y agentes de drogas de varias agencias estatales, locales y federales.

“La Compañía” podría servir para dos propósitos para ellos: proporcionar cobertura para empresas de contrabando de drogas y servir como un servicio legítimo de seguridad privada. Bradley había conocido a docenas de personas, a través de Chandler en Las Vegas y Halloran en Filadelfia, que tenían la necesidad y los medios para pagar cientos de miles de dólares por una sofisticada protección de guardaespaldas. A través de sus aliados en la aplicación de la ley y el mundo de las fuerzas de operaciones especiales, tenían muchos empleados contratados para realizar servicios de seguridad y de narcotráfico.

Mientras tanto, la compañía de seguridad proporcionó una cobertura perfecta para la adquisición de armas, la asimilación de un ejército privado de ejecutores y la obtención de aviones aparentemente necesarios para trasladar a los clientes a países extranjeros, desde los que Bradley y Drew podrían importar marihuana a los Estados Unidos…

Habían pasado varios años amasando las herramientas de su oficio: AR-15s, Uzis, AK-47s, Ingrams, Walther PPKs, cartones de munición, equipos de vigilancia electrónica, miras nocturnas, explosivos, gafas de visión nocturna. Ahora era el momento de ponerlos en práctica.

Bradley afirmó que su primo, Larry Bryant, les ayudaría a aumentar el alijo de armas, utilizando su autorización de seguridad secreta del Departamento de Defensa para malversar alcances y equipos de radar del centro de pruebas de armas altamente restringido de la Marina en China Lake, en el desierto Mojave de California.

Al forjar una sociedad subsidiaria con su colega de policía, Bill Canan, Drew compró una granja remota en un acantilado con vistas al río Kentucky, donde entrenaban a sus empleados en tácticas de guerra de guerrillas y escondían su creciente arsenal de armas.

Bradley y Drew también tenían una base de clientes listos para comprar su producto. Tenían acceso a la clientela de apuestas de caballos de mucho dinero de Kentucky, al grupo Philadelphia Main Line y a los jugadores de Las Vegas. Sus conexiones de sangre azul demostraron ser aún más fuertes de lo que habían anticipado, ya que descubrieron que la sociedad de Lexington era un enorme mercado para las drogas ilícitas. De hecho, era un mercado mayor del que podían abastecer.

Ambos consideraban a Kentucky su activo fuerte y secreto. Kentucky era un refugio de pistas de aterrizaje remotas, inexistentes fuerzas de seguridad, políticos corruptos, aeropuertos laxos y ríos que conducían al Golfo de México”.(The Bluegrass Conspiracy {La Conspiración de Bluegrass}, Sally Denton, págs. 64-65)

un Ingram Mac-10, que juega un curioso papel en nuestra historia

Hay mucho que tomar aquí. Muchas de estas alegaciones serán examinadas en profundidad a lo largo de este blog, pero por ahora me gustaría enfatizar el papel de Biff Halloran en todo esto. Claramente jugó un papel clave en el establecimiento de “la Compañía” con una clientela rica durante los primeros años en el área de Filadelfia. Esto habría sido poco antes de que Halloran empezara a suministrar hormigón a Trump, pero la construcción del Grand Hyatt de Nueva York ya estaba en marcha cuando “la Compañía” estaba en su cima de influencia.

A finales de la década de 1980 Trump desarrollaría una obsesión con la seguridad privada, acumulando lo que a veces se ha descrito como un ejército privado. Durante los años cumbre de la Compañía, Trump probablemente no tenía los medios para tales servicios, pero su camino parece haberse cruzado frecuentemente con el de la Compañía, como veremos.

Antes de seguir adelante, vale la pena destacar de nuevo la escala del alcance de Biff Halloran. No sólo ayudó a crear una organización extremadamente elaborada de tráfico de drogas y armas en sus primeros años, sino que también desempeñó un papel clave en el ascenso de un futuro presidente. Esto es toda una hazaña para un mero miembro de la familia Genovesse. Si a esto le sumamos su oscura desaparición en 1996, nos quedamos con un gran misterio.

Acerca de la Ayuda

Pero volvamos a la Compañía. Empecemos por considerar el personal que Bryant y Thornton reclutaron. Además de numerosos ex-oficiales policiales, también reclutaron de las filas de lo que la gran Sally Denton llamaba la “gente de Soldado de Fortuna”.

“A mediados de la década de 1970, Bradley y Drew se habían involucrado profundamente con lo que se conoce como la gente del SOF – un grupo de asesores militares independientes y mercenarios cuyo líder no oficial es Robert Brown, el editor de la revista Soldier of Fortune. No está claro cómo se desarrolló esa asociación. Dado que tanto Bradley como Drew habían sido tipos militares que se consideraban expertos paramilitares, la pandilla del SOF era un crisol natural. En la convención anual de soldados de la fortuna de Las Vegas, Bradley y Drew entraron en contacto con varios veteranos de Vietnam que buscaban acción. Era el momento, Bradley convenció a Drew en 1977, de usar esos contactos para obtener ganancias. Bajo los auspicios de una empresa de seguridad privada, contratando contratistas independientes a través de los anuncios clasificados en Soldado de Fortuna, encontrarían un séquito de pilotos que no tuvieran miedo de los riesgos y el peligro – pilotos que disfrutaron del desafío de volar bajo el radar en medio de la noche y en remotas pistas de aterrizaje en remotas selvas de países extranjeros para recoger una carga. (The Bluegrass Conspiracy, Sally Denton, pgs. 63-64)

Robert K. Brown

El uso de la revista Soldier of Fortune de Robert K. Brown para reclutar pilotos y mercenarios por Bryant y Thornton es muy interesante. El mismo Brown tiene una larga e intensa historia en operaciones encubiertas y su revista parece haber ayudado a la comunidad de inteligencia estadounidense en esta tarea durante décadas.

Sin embargo, antes de convertirse en editor, Brown era un soldado. Ingresó por primera vez en el Ejército de los Estados Unidos en 1954 y sirvió hasta el año 57. Luego regresó en’64 y participó en Vietnam. En algún momento también fue entrenado en inteligencia. Warren Hinckle y William Turner en su clásica nota de Secretos Mortales “… Brown se graduó en la escuela de contrainteligencia de Fort Holabird, Maryland…” (pág. 180).

Esto es muy interesante. Fort Holabird era conocido específicamente por entrenar a la Corporación de Contrainteligencia del Ejército (CIC, por sus siglas en inglés), que participaba en gran medida en la rama del Proyecto ARTICHOKE del Ejército. Como se señaló anteriormente, los experimentos de ARTICHOKE también se llevaron a cabo en Holabird a mediados de la década de 1950. Desafortunadamente, no he podido determinar cuándo pasó Brown por Holabird.

Cuando Brown fue enviado a Vietnam, se había convertido en Boina Verde. Como se mencionó anteriormente, las Fuerzas Especiales del Ejército tienen su base en el Fuerte Bragg y, por lo tanto, es muy probable que Brown se sometiera a entrenamiento aéreo en el Fuerte Bragg en algún momento como parte de su entrenamiento con Boinas Verdes.

Durante Vietnam, los Boinas Verdes fueron usados extensamente en el polémico Programa Phoenix de la CIA, el cual, según algunos informes, mató hasta 30.000 “insurgentes”. En el clásico de Douglas Valentine The Phoenix Program, Valentine indica que Brown participó en Phoenix y que más tarde fundó los “Phoenix Associates” en 1974 para los veteranos del programa.

Durante su tiempo fuera del servicio a finales de la década de 1950 y principios de la de 1960, Brown ayudó en los esfuerzos por derrocar a Castro entrenando cubanos y reclutando mercenarios estadounidenses en tales esfuerzos. Como era de esperar, Brown también ha sido vinculado al asesinato de Kennedy.

“… según un informe del FBI preparado tras el asesinato de JFK, Brown “informó que había estado activo en asuntos cubanos durante varios años y que durante la primavera de 1963, en relación con la actividad anticastrista, estaba en contacto con el Partido de los Derechos de los Estados Nacionales en Los Ángeles, California. En relación con esto, se puso en contacto con el Dr. Stanley L. Drennan (de North Hollywood, un activista del Partido). Brown declaró que en una ocasión, mientras era invitado en la casa del Dr. Drennan, éste declaró en una conversación general que no podía hacerlo, pero que lo que la organización necesitaba era un grupo de jóvenes para deshacerse de Kennedy, del Gabinete y de todos los miembros de Americanos por la Acción Democrática y tal vez de otras 10.000 personas. Brown declaró que consideraba que la observación era “descabellada”; sin embargo, a medida que Drennan continuaba la conversación, tuvo la impresión de que Drennan podría haber estado proponiéndole este asunto.'”(Spooks {Espectros}, Jim Hougan, pág. 76n)

Brown también se mantuvo activo en varias intrigas después de Vietnam. A mediados de la década de 1970 estaba utilizando a Soldado de Fortuna para reclutar mercenarios para luchar en varias naciones del sur de África, como Rodesia. En la década de 1980 sus esfuerzos se habían acercado a la aprobación oficial. En el Programa Phoenix, Douglas Valentine señala que “… la persona inicialmente elegida por North para reabastecer a los contras fue el ex comandante del SOG John Singlaub, quien al hacerlo trabajó con el editor de Soldier of Fortune Robert Brown…” (pág. 428).

General John Singlaub

Como se señaló antes aquí, el general John Singlaub fue durante mucho tiempo un favorito de la extrema derecha, además de una carrera de décadas en la más negra de las operaciones encubiertas. Singlaub formó parte de la infame camarilla de “cowboys chinos” de antiguos hombres de la OSS que continuaron promoviendo una agenda de extrema derecha durante décadas en la comunidad de inteligencia estadounidense. Otro miembro era el infame traficante de armas Mitchell WerBell III, otro colaborador frecuente de Brown.

WerBell es una figura a la que nos referimos brevemente en el primer post de “Mafiosos” sobre Resorts International. A mediados de la década de 1970, WerBell se asoció con el pícaro financiero Robert Vesco, un invitado frecuente del casino Resorts’ Paradise Island. En un momento dado, Vesco incluso consideró la compra de dicho casino.

Vale la pena detenerse en WerBell por un momento, ya que hay muchas similitudes entre la operación de WerBell y la de la Compañía. Durante años, WerBell ayudó a la CIA y a varios clientes corporativos (WerBell planeó un golpe de estado en Haití en nombre de la CBS durante la década de 1960 que la cadena planeaba filmar mientras estaba en marcha) en el suministro de armas a varios regímenes, además de ayudar en el ocasional golpe de estado. WerBell también estuvo implicado en el tráfico de drogas a veces, pero no tanto como la Compañía.

WerBell

Al igual que la Compañía, WerBell operaba a través de varias corporaciones como Defense Services Inc (que proporcionaba armas y entrenamiento militar a varios regímenes) y Military Armament Corporation (que fabricaba el codiciado Ingram Mac-10 y Mac-11 además de los silenciadores que WerBell diseñó personalmente para las armas). En total, WerBell manejó hasta ocho compañías en un momento dado, proporcionando a sus operaciones un grado de legitimidad a través de clientes corporativos y estatales de buena reputación.

Por supuesto, WerBell también tenía muchos menos clientes de buena reputación. Existen rumores desde hace mucho tiempo de que algunos de estos clientes recibieron entrenamiento especial en el complejo que WerBell poseía en Georgia.

“… La Granja – sesenta acres de belleza ondulante cerca de Atlanta en Powder Springs. Se podría pensar que la falta de imaginación dio a La Granja su nombre, pero no es así. Uno dice ‘La Granja’ de la misma manera que Bela Lugosi podría decir ‘El La-bor-a-torio’; el vacuidad del nombre tiene la intención de insinuar actividades clandestinas incapaces de soportar el peso de la luz del sol. Y, más específicamente, se pretende insinuar (e incluso confundir con) el centro de entrenamiento de la CIA en Camp Peary, Virginia, también llamado La Granja.

Y al igual que su contraparte gubernamental en el norte, WerBell’s Farm no era conocida por sus contribuciones a la agricultura o la ganadería. En cambio, se dedicó a perfeccionar las herramientas y técnicas del francotirador, la contrainsurgencia y el golpe de estado. Armas, hombres y tácticas de guerra fueron probados en el elaborado campo de tiro que sustituyó a un jardín”. (Espectros, Jim Hougan, pág. 29)

un poco de entrenamiento en armas cortas en La Granja

Como se señaló anteriormente, la Compañía tenía su propio recinto curioso, el cual será tratado más adelante en un momento.

Aunque no he encontrado evidencia de una conexión directa entre WerBell y la Compañía, es altamente probable que existiera. Más allá de las similitudes entre ambas operaciones, ambas reclutadas en gran medida por Soldier of Fortune, dirigido por el buen amigo y colaborador frecuente de WerBell, Robert K. Brown. Como se mencionó anteriormente, Ingrams era una de las armas de fuego que la Compañía vendía y WerBell era uno de los mayores distribuidores de Ingrams en la década de 1970. Además, no era muy selectivo sobre a quién los vendía, siempre y cuando fueran convenientemente anticomunistas (como seguramente lo era la Compañía).

Finalmente, Bradley Bryant se trasladó a Savannah, Georgia a finales de la década de 1970 por negocios de la Compañía. La mayoría de las operaciones de WerBell también tenían su base en Georgia, específicamente en Atlanta y sus alrededores. Como tal, parece muy probable que las dos operaciones fueran conscientes la una de la otra. Este investigador sospecha que las operaciones de WerBell pueden incluso haber proporcionado una especie de inspiración a Bryant y Thornton. Pero sigamos adelante.

Las drogas y otros tipos de contrabando

Como se mencionó anteriormente, los primeros proveedores de drogas a gran escala con los que la Compañía se relacionó fueron los hermanos Chagra, Lee y Jimmy. Procedentes de Texas, los hermanos Chagra ganaron notoriedad mientras trabajaban como abogados. Se especializaron en la defensa de los narcotraficantes y eventualmente la tentación de participar en ese comercio en particular se volvió demasiado grande. Para cuando los Chagras se unieron a la Compañía, eran considerados entre los mayores proveedores de drogas ilícitas de la nación.

“La reunión de Bradley Bryant y Jimmy Chagra fue una combinación fortuita de almas afines. Aunque la organización de Bradley y Drew había tenido éxito, no podían haber soñado con una mejor asociación. En 1978 los Chagras fueron considerados por la DEA como los reyes del sistema de distribución de heroína, cocaína, marihuana y armas de fuego más grande del país. Los Chagras no sólo tenían sus propios proveedores de cocaína y marihuana en Colombia, una fuente de heroína libanesa, y conexiones con terroristas de Oriente Medio, sino que sus conexiones con el crimen organizado en Estados Unidos se encontraban en los niveles más altos de la tradicional La Cosa Nostra”.

(La Conspiración de Bluegrass, Sally Denton, pág. 73)

Jimmy Chagra

Se dice que la sociedad entre la Compañía y los hermanos Chagra surgió de los contactos de la mafia de Bradley Bryant en Las Vegas y Filadelfia (es decir, Biff Halloran). Frecuentemente la Compañía y los Chagras realizaban negocios en Caesars Palace en Las Vegas, donde ambas partes solían lavar dinero.

No pasó mucho tiempo después de que la sociedad fuera cimentada, los Chagras comenzaron a caer en desgracia. Comenzó con el asesinato de Lee Chagra en diciembre de 1978, probablemente por orden de la criminal familia Patriarca.

Luego, en 1979, Jimmy Chagra fue acusado por las autoridades federales de tráfico de drogas. Chagra respondió ordenando el asesinato del juez que enfrentaba en la corte, “Máximo” John Wood. ¿El asesino? Charles Harrelson, un socio de la Dixie Mafia que también resultó ser el padre del actor Woody Harrelson. Cuando las autoridades fueron a arrestar a Charles Harrelson por el asesinato de Wood, hubo un breve enfrentamiento. Durante estos momentos tensos, mientras Harrelson estaba drogado con cocaína, confesó el asesinato del juez John Wood… y del presidente John F. Kennedy. Esto ha alimentado la especulación durante años de que Harrelson era uno de los infames “Tres vagabundos” en el Grassy Knoll. Pero estoy divagando.

Alrededor de este mismo tiempo Bradley Bryant también comenzaría a experimentar problemas legales. Tanto Bryant como Jimmy Chagra terminaron usando al mismo abogado, Oscar Goodman, con sede en Las Vegas, que se volvió legendario por su defensa de figuras del crimen organizado mientras ejercía la abogacía. Eventualmente él y su esposa servirían como alcaldes de Las Vegas. Fue durante la época de Oscar como alcalde que Donald Trump abrió su primer hotel en Las Vegas. Goodman ayudaría a Trump a desarrollar el sitio. Pero sigamos adelante.

Oscar Goodman (derecha) con Trump en la ceremonia de corte de cinta para el hotel Trump’s Vegas

Después de la caída de Chagra y el posterior arresto de Bradley Bryant, Drew Thornton estableció otro proveedor: el Cártel de Medellín. Su contacto con los colombianos también fue muy curioso. Su nombre era Bertram Gordon, nominalmente un hombre de negocios internacional. En realidad, Gordon fue una figura clave en el mercado internacional de drogas de la década de 1980.

“La DEA creía que Gordon proporcionaba aviones para todo el cártel de Medellín, la red colombiana de importación y distribución de cocaína responsable del 80 por ciento de la cocaína que entra a Estados Unidos y Canadá. Gordon, según la DEA, trabajó directamente para Carlos Lehder, el multimillonario colombiano convicto cuyo imperio de cocaína era parte de su visión política para desestabilizar a Estados Unidos.

La DEA sabía tanto de Bert Gordon porque Gordon trabajaba para ellos…”

(La Conspiración de Bluegrass, Sally Denton. pgs. 349-350)

Sí, Bert Gordon, vinculado a la misteriosa muerte de Drew Thornton en 1984, también fue informante de la DEA, además de ser un estrecho colaborador de Carlos Lehder, adorador de Hitler. La obsesión de Lehder por el nazismo ha sido descrita anteriormente aquí.

Antes de concluir esta sección, también es interesante observar otra curiosa pieza de contrabando que la Compañía llevó a cabo a fines de la década de 1970, a saber, el robo de armas clasificadas de las instalaciones altamente clasificadas de la Estación Naval de Armas Aéreas de China Lake. Como se mencionó anteriormente, esta hazaña contó con la ayuda del primo de Bradley Bryant, Larry Bryant, un empleado civil del Departamento de Defensa con autorización de Alto Secreto. Aquí hay algunos detalles más sobre los hurtos de Larry y China Lake.

“… Larry Bryant, sobre si había obtenido el equipo militar que le había prometido a Bradley. Estacionado en la Base de la Fuerza Aérea de Nellis en Las Vegas, Larry Bryant poseía una autorización de seguridad nacional para trabajar en sistemas de radar clasificados, y se había ofrecido a proveer a Bradley con sofisticados equipos electrónicos de ocultación de alto secreto del gobierno de China-Lake.

Bradley estaba especialmente ansioso por recibir varios visores de visión nocturna Starlight y Radar IFF, llamado la’Caja Verde'”. La Caja Verde, apodada “amigo o enemigo”, es un artefacto clasificado que los aviones militares de Estados Unidos utilizaban para comunicarse con otras instalaciones militares y países amigos. Un instrumento de este tipo permitiría a los aviones de contrabando de drogas de Bradley entrar y salir de numerosos países de América Central y del Sur, ya que sus aviones enviarían una señal de que eran amistosos, sin recurrir a la comunicación por radio”.

(La Conspiración de Bluegrass, Sally Denton, págs. 83-84)

Después de que los problemas legales comenzaran para los Bryant en 1980, Larry Bryant contó a las autoridades una historia interesante mientras era cuestionado sobre cómo el hardware militar clasificado de China Lake había terminado en posesión de Bradley.

“Afirmó que se habían recuperado varios visores nocturnos del China Lake para intercambiarlos con Libia por un sistema de radar soviético que los libios habían comprado a los rusos. El gobierno de Estados Unidos quería examinar el sistema ruso, según el escenario de Larry Bryant, para duplicarlo. Todos los empleados de China Lake implicados en la desaparición de los artículos eran especialistas de alto secreto en sistemas de radar de largo alcance, tierra-aire, al igual que Larry Bryant.

Larry Bryant sostuvo que la operación encubierta le ahorraría al gobierno de Estados Unidos millones de dólares en costos de investigación y desarrollo. “Somos buenos chicos; trabajamos para el Tío Sam”, dijo uno de los empleados acusados más tarde de robar el equipo”.

(La Conspiración de Bluegrass, Sally Denton, pág. 127)

Específicamente, los Bryant y otros empleados implicados del China Lake afirmaron que los robos fueron sancionados por la CIA. Para cuando los Bryant fueron arrestados, Bradley y Drew Thornton habían estado afirmando que sus operaciones habían sido aprobadas por la CIA durante varios años. Más de unos pocos de los empleados federales encargados de investigar la Compañía habían llegado a conclusiones similares.

Tenga en cuenta las acusaciones relativas a Libia, querido lector, ya que volveremos a este punto en la próxima entrega. Por ahora, hay un aspecto final de la operación de la Compañía que me gustaría tratar antes de concluir.

Triad

Finalmente, llegamos al misterioso complejo que la Compañía operaba en la zona rural de Kentucky. Fue manejado por una corporación fundada por Bryant y Thornton llamada Triad y pronto llamó la atención de los residentes locales y agentes federales por los extraños sucesos allí. Algunos se ocupaban de cuestiones más concretas, como las indicaciones de que el complejo se utilizaba para almacenar armas y realizar actividades de adiestramiento paramilitar.

“Otras agencias federales también habían sido atraídas por rumores sobre el almacenamiento de armas y el entrenamiento de mercenarios en la Triad. Los agentes de aduanas estadounidenses en Nueva York, que estaban monitoreando las actividades del traficante de armas saudí Adnan Khashoggi, consideraron brevemente la posibilidad de que Triad fuera una subsidiaria de la Triad American Corporation de Khashoggi. El hecho de que Khashoggi frecuentaba Lexington agregó combustible a la especulación.

…El FBI en Lexington había recibido informes de que soldados extranjeros de piel oscura y nacionalidad desconocida – posiblemente libios o nicaragüenses – estaban siendo entrenados en Triad en técnicas de guerra de guerrillas. Algunos de los informes sugieren que Triad fue patrocinada por la CIA… La ATF había llevado a cabo una investigación sobre las actividades de Triad que había llegado a la conclusión de que los asistentes al “campo” eran “supervivientes que en ocasiones se visten con ropa militar y juegan a juegos de guerra, es decir, se disparan unos a otros con balas de plástico que contienen tinte rojo parecido a la sangre, se lanzan en paracaídas desde aviones, se entrenan con armas de fuego, etc.”. Triad evidentemente ofrecía entrenamiento en autodefensa, primeros auxilios avanzados, detección de radiación y la perfección de las habilidades de supervivencia individual. Los investigadores de la ATF encontraron que los estudiantes bajaron en rappel desde los acantilados traseros de la granja hasta el lecho del río Kentucky, mientras evitaban el fuego automático. Pero la ATF no encontró `ninguna información que indique ninguna conexión entre la actividad descrita anteriormente y el terrorismo extranjero/doméstico, la guerra de guerrillas y otras actividades que posiblemente violen las leyes de neutralidad”. “

(La Conspiración de Bluegrass, Sally Denton, págs. 114-115)

Cierto. Unos pocos “supervivientes” fueron capaces de conseguir el dinero en efectivo para mantener rentable una operación tan elaborada. Y una amenaza posterior hecha a la policía estatal que se había infiltrado en el recinto -que la Compañía derribaría cualquier otro vuelo de vigilancia que la policía estatal enviara sobre el recinto- fue sólo una broma.

Antes de pasar a otras acusaciones en torno al complejo, es interesante observar su relación con el infame traficante de armas Adnan Khashoggi. Durante años Khashoggi fue un activo clave de la CIA que también pudo haber estado conectado a Le Cercle, una red fascista internacional de cierta notoriedad.

Khashoggi

Khashoggi era también un amigo y algún tiempo rival del Naranja. Se encontraron con frecuencia en los círculos sociales de Nueva York durante la década de 1980 y, según se informa, Trump diseñó el salón de su apartamento en la Torre Trump para que fuera más grande que el que Khashoggi tenía en su apartamento de la Torre Olímpica. Trump finalmente compró el “megayate” de Khashoggi, el Nabila, y lo rebautizó como la Princesa Trump.

Probablemente el aspecto más extraño del complejo deTriad son las acusaciones hechas por el policía estatal Ralph Ross, durante años el investigador principal de Drew Thornton en Kentucky, de actividad oculta en el complejo.

“Coincidentemente, Ralph había estado recibiendo quejas sobre actividades sospechosas en Triad. Los vecinos habían reportado a la policía estatal que un culto de adoradores del diablo frecuentaba la propiedad, y que el constante disparo de armas automáticas podía ser escuchado…”

(La Conspiración de Bluegrass, Sally Denton, pág. 114)

Esto nos lleva a unas aguas realmente embarradas. Como estoy seguro de que los fanáticos del gran David McGowan saben muy bien, ha habido acusaciones por décadas de compuestos de entrenamiento paramilitar esparcidos por toda la nación con un sabor oculto que “entrenó” a varios asesinos en serie.

HenryLee Lucas

Estas acusaciones probablemente se originaron con el infame asesino en serie Henry Lee Lucas, quien en la década de 1980 se reivindicó como miembro de una secta que llamó la Mano de la Muerte. Como se señaló anteriormente, Lucas alegó que este culto fue entrenado en un complejo paramilitar ubicado en los Everglades de Florida. Aunque nominalmente esta afirmación parece ridícula, es importante recordar que los cubanos anticastristas fueron entrenados en campamentos paramilitares en los Everglades por lo menos hasta principios de la década de 1960. Lo que es más, este entrenamiento estaba siendo supervisado en gran parte por los mismos mercenarios que más tarde gravitarían hacia la pandilla de Soldier of Fortune de Robert K. Brown. El mismo Brown fue muy activo en ayudar a los cubanos anticastristas a principios de la década de 1960.

Carlos Lehder, el asociado del Cártel de Medellín que adoraba a Hitler y que terminaría suministrando a Thornton, también tenía una conexión interesante con esta pandilla anticastrista cubana. Durante el apogeo de su influencia, se estableció en Norman’s Cay en las Bahamas, que se utilizó como base para las operaciones de Lehder, así como para el reabastecimiento de cocaína que se enviaba de Colombia a América del Norte. Como se señaló anteriormente, antes de que Lehder tomara posesión de la isla, fue utilizada por cubanos anticastristas y mercenarios estadounidenses para realizar incursiones en Cuba. Robert Vesco, el financiero fugitivo que colaboró con WerBell en la década de 1970 y frecuentó el casino Resorts’ Paradise Island durante esa década, también fue un invitado habitual de Lehder’s en Norman’s Cay durante la década de 1980. Pero volviendo al asunto en cuestión.

Adolfo Constanzo

Como se señaló anteriormente, la afirmación de Henry fue reforzada por el descubrimiento del rancho de Adolfo Constanzo cerca de Matamoros, México (que está directamente al otro lado de la frontera de Brownsville, Texas) en 1989. Constanzo fue un ocultista cubano-estadounidense que se convirtió en una figura importante en el narcotráfico mexicano durante la década de 1980. Se creía que Constanzo y sus seguidores habían realizado sacrificios humanos en este rancho además de almacenar grandes cantidades de contrabando allí. Antes del descubrimiento del rancho, Lucas había alegado que la Mano de la Muerte mantenía un rancho cerca de Matamoros para tales propósitos. También es interesante notar que Constanzo era casi con toda seguridad un afiliado del Cártel del Golfo, al que los mencionados Los Zetas pertenecían originalmente como ejecutores antes de separarse (anotado antes aquí).

Todo esto me lleva a creer que hay fundamento para estas acusaciones de complejos paramilitares. Ciertamente, tanto la Compañía como Mitchell WerBell mantuvieron tales lugares durante la década de 1970 y se informó que habían entrenado a algunas figuras curiosas allí. El supuesto sitio de Henry Lee Lucas en los Everglades de Florida tiene precedencia sobre los sitios utilizados por los cubanos anticastristas a principios de la década de 1960, una red en la que tanto Robert K. Brown como Mitch WerBell estaban profundamente involucrados y, por supuesto, existe la posibilidad de que Constanzo, que nació en Miami a principios de la década de 1960, se criara en esos círculos.

Mientras que esto podría parecer una digresión extraña, yo ampliaría aún más el tema de este culto a los asesinos en serie en la próxima entrega. También se consideran los contactos de Bryant y Thornton en la capa superior de Lexington, así como otros lazos que Trump tiene con la Compañía. Y por último, puede que incluso me ponga a considerar las implicaciones de todo esto. Manténgase en sintonía, querido lector.

RECLUSE(25/02/2018)                                                            Visup

LA MISTERIOSA SAGA DE INDRID COLD

NICK REDFERN                  Mi reciente artículo sobre el Mothman y una historia controvertida que apareció en la edición 2014 de Soldier of Fortune provocó algunos comentarios aquí en Mysterious Universe. También impulsó a una persona a enviarme un mensaje a Facebook, preguntándome cómo sentí que esto impactaba en la historia del máximo “Hombre Sonriente“, Indrid Cold, quien – aunque no está directamente conectado con la saga de Mothman – ciertamente se ha convertido en una parte del rompecabezas general. Bueno, el hecho es que no lo hace, al menos no directamente. Pero, con el asunto de Cold, pensé en compartir con ustedes la extraña historia del hombre mismo (si, en verdad, era un hombre), y de alguien que ha vivido en el área toda su vida. El año pasado, la investigadora paranormal Susan Sheppard me preparó muy generosamente un extenso artículo sobre Mothman, Indrid Cold y mucho más. Así que, con todo esto dicho, ahora te dejaré con Susan, para que cuente la controvertida pero fascinante historia de Indrid Cold:

Se llamaba Woodrow Derenberger, pero todos lo llamaban “Woody”. Fue poco después de las 6 p.m. de la tarde, cuando Woody Derenberger conducía de su trabajo como vendedor de máquinas de coser en J.C. Penny’s en Marietta, Ohio a su granja en Mineral Wells, West Virginia. El viaje a casa estaba nublado y deprimente. Estaba nublando una ligera lluvia.

Cuando Derenberger se acercó a la intersección de la I-77 y la Ruta 47, pensó que un camión remolque lo estaba siguiendo sin las luces encendidas, lo cual era desconcertante, así que se desvió a un lado de la carretera y, para su sorpresa, el camión pareció volar y pareció rodar sobre su furgoneta. Para su sorpresa, lo que Derenberger pensó que era un camión era un OVNI color carbón sin luces. Aterrizó y luego voló unas 10 pulgadas por encima del camino. Para sorpresa de Derenberger, se abrió una escotilla y salió un hombre que se parecía a “un hombre corriente que se veía en la calle, no había nada inusual en su apariencia”.

Excepto que el hombre estaba vestido con ropa oscura y tenía una “sonrisa radiante”. Cuando el hombre procedió a caminar hacia la furgoneta de Derenberger, la “nave” se elevó a unos 40 pies en el aire, donde flotó sobre la carretera. Lo que sucedió a continuación fue inquietante, porque mientras el hombre vestido de oscuro se acercaba al vehículo, Woody Derenberger escuchó las palabras: “No tengas miedo, no quiero hacerte daño, sólo quiero hacerte unas preguntas”. Derenberger se asustó porque mientras el hombre le hablaba a Woodrow sus labios no se movieron. El hombre entonces se movió al otro lado del camión y le dijo a Derenberger que bajara la ventanilla para que pudieran hablar mejor, lo cual hizo. Lo siguiente que se formó en la mente de Derenberger fueron las palabras: “Ahora puedes hablar, o puedes pensar… no hay diferencia, puedo entenderte de cualquier manera”… esto es lo que dijo el hombre oscuro.

Más tarde, cuando Derenberger fue interrogado en la televisión local en vivo, fue escudriñado sobre lo que parecía una contradicción porque si el hombre oscuro se comunicaba a través de un tipo de telepatía mental, ¿por qué necesitaría Derenberger bajar la ventanilla para hablar? ¿No sería más fácil hablar mentalmente?

Woodrow Derenberger explicó que era porque Indrid Cold quería mirarlo directamente mientras hablaban y él sentía que, en realidad, a Cold no le interesaba tanto lo que se decía, sino más bien mantener una comunicación con él. Para Derenberger, ese parecía ser el objetivo de todo esto. Derenberger también notó que cuando Cold le miraba a los ojos, era como si supiera todo acerca de Woodrow Derenberger, y también, si tan sólo pudiera dejar ir su miedo y hacer lo mismo, sentía que también conocería y entendería todo acerca de Cold. En cualquier caso, Cold habló a través de la ventana del lado del pasajero todo el tiempo.

La descripción física de Cold era común. Derenberger lo describió como de unos 35 años de edad, con una complexión recortada, era de unos dos metros de altura, pesaba 185 libras, tenía los ojos oscuros y el pelo oscuro y liso. Cold llevaba un abrigo largo y oscuro y debajo del abrigo Woodrow Derenberger podía ver el tejido de su “uniforme” que brillaba. También describió a Cold como una persona de “tez bronceada”. A lo largo de la conversación, Cold mantuvo una sonrisa congelada y, curiosamente, escondió sus manos bajo sus axilas la mayor parte del tiempo.

Sin embargo, Cold señaló las luces de la ciudad sobre las lejanas colinas de Parkersburg y le preguntó al Sr. Derenberger: “¿Cómo le llamas a eso?” Derenberger dijo: “Eso es Parkersburg y lo llamamos una ciudad”. Cold respondió: “De donde yo vengo, lo llamamos reunión”. Cold añadió más tarde la curiosa afirmación de que “Vengo de un lugar menos poderoso que el tuyo”. Mientras los hombres hablaban, los carros pasaban por debajo de la nave que se movía por encima de la carretera. Los ocupantes aparentemente no sabían que la nave espacial estaba allí. Después de todo, no había luces que se pudieran ver. Cold le preguntó sobre Parkersburg: “¿La gente vive o trabaja allí?”

Woody Derenberger contestó: “Sí, la gente vive y trabaja allí”. “¿Trabaja usted, Sr. Derenberger?” (Woodrow le dijo a Cold su nombre cuando comenzó la conversación)

Derenberger respondió: “Soy un vendedor. Eso es lo que hago. ¿Tienes un trabajo?” Cold respondió: “Sí, soy un buscador”.

Después de eso, la conversación se volvió mundana. Cold pareció notar que Woodrow Derenberger estaba asustado y le comentó al respecto. El Sr. Derenberger dijo que Cold le preguntó: “¿Por qué estás tan asustado? No tengas miedo. No queremos hacerte daño. Verás que comemos y sangramos igual que tú”, y luego añadió una emotiva nota: “Sólo te deseamos felicidad”, que Cold le dijo al hombre asustado más de una vez.

Mientras el Sr. Derenberger era entrevistado en la televisión en vivo por WTAP-TV, atribuyó esta desconcertante declaración a Indrid Cold: “En su debido momento, las autoridades serán notificadas de nuestra reunión y esto será confirmado”. Toda la conversación duró entre cinco y diez minutos y luego Indrid Cold miró dentro del coche de Woody con su sonrisa siempre presente y dijo: “Sr. Derenberger, gracias por hablar conmigo. Nos volveremos a ver.”

Terminó la conversación con “Nos volveremos a ver” y tan pronto como lo hizo la nave espacial volvió a bajar inmediatamente, flotando a unas 10 pulgadas de la carretera. Una escotilla se abrió y un brazo humano se extendió tirando de Cold hacia la nave. La nave entonces despegó unos setenta y cinco pies de altura, hizo un ruido de aleteo y luego salió disparada a una velocidad muy alta. Por unos momentos, Woodrow Derenberger se sentó atónito. Finalmente, puso en marcha su auto y se dirigió a su granja en Mineral Wells, donde su esposa se encontró con él en la puerta. Ya eran poco antes de las 7:00 en punto.

La Sra. Derenberger se encontró con su marido en la puerta. Más tarde dijo que Woodrow “no podría haber estado más pálido si hubiera estado tendido en un ataúd”. Las historias varían pero del relato del Sr. Derenberger su esposa es la que llamó a la policía de West Virginia State, o al menos ella marcó el teléfono. Woodrow Derenberger les dio un breve informe de lo que dijo que había sucedido. Es interesante notar que en el informe inicial, Derenberger llamó al alienígena “Frío”, pero no mencionó “Indrid” hasta más tarde.

Al día siguiente, Derenberger intentó volver al trabajo, pero fue desviado cuando accedió a una entrevista televisiva en vivo sobre su experiencia de la noche anterior con un OVNI con WTAP-TV, la filial de la NBC en Parkersburg, alojada en un pequeño edificio no mucho más grande que un garaje. La entrevista tuvo lugar poco antes del mediodía, cuando Woodrow Derenberger fue interrogado por el veterano reportero Glenn Wilson y el Jefe de Policía de la ciudad Ed Plum, así como por otras fuerzas de seguridad locales, incluido el jefe del Aeropuerto del Condado de Wood. Los representantes de Wright Patterson estaban en camino para entrevistar a Derenberger, pero no se sabe si eso ocurrió.

La entrevista duró unas dos horas y media. La parte en vivo de la transmisión duró menos de una hora y luego se apagaron las cámaras de televisión, y la entrevista continuó fuera de antenadurante una hora más o menos. Durante ese tiempo, Derenberger hizo un dibujo de la nave espacial que describió en su grueso acento de Virginia Occidental como un gris antracita, sin luces y con aspecto de “lámpara de chimenea a la antigua”. (Puede que quieras buscar esto en Google porque no tengo claro a qué se refería). Encontré algunas imágenes interesantes cuando lo hice…Partes de las lámparas pueden parecer OVNIs.

Probablemente una de las declaraciones más curiosas que Woodrow Derenberger hizo acerca de su encuentro con Cold fue, “Y entonces Cold me dijo, te veremos de nuevo…” luego su voz se calla. El jefe de policía Ed Plum preguntó: “¿De verdad crees que lo volverás a ver?” Derenberger respondió: “Creo que sí… creo que lo haré… no lo sé… porque eso es lo que temo.”

Después de esa entrevista, la vida de Derenberger se transformó drásticamente y no para mejor. Cambió de trabajo, desarrolló problemas matrimoniales, se aferró a su iglesia por un tiempo, y luego vinieron las extrañas visitas de hombres vestidos de negro que Derenberger sospechaba que eran algún tipo de grupo oculto de espías del gobierno o incluso de la mafia. No estaba seguro, sólo lo asustaron. Llegaban a su casa, le hacían preguntas simples a Derenberger (algunas tenían que ver con su experiencia con los OVNIS) y luego los Hombres de Negro actuaban de una manera amenazante.

Pero nada era tan increíble como el regreso de Indrid Cold. Al menos, esto es lo que Woodrow Derenberger dijo. Dijo que Cold lo visitó muchas veces en su granja en Mineral Wells. En un momento dado, Derenberger desapareció durante casi seis meses y dijo que estaba “con los extraterrestres”. La población local finalmente se volvió escéptica. La historia del vendedor de máquinas de coser se volvió cada vez más inverosímil. Derenberger incluso afirmó haber sido impregnado por los extraterrestres. En 1967, Woodrow Derenberger declaró haber visitado el planeta natal de Indrid Cold, Lanulos, donde sus residentes caminaban sin ropa. Dijo que los alienígenas vivían en una galaxia llamada Ganímedes donde todo era pacífico y no había guerra. La gente empezó a reírse.

Sin embargo, había extrañas luces parpadeantes en el cielo casi todas las noches y los buscadores de curiosidad acechaban no sólo la modesta granja de Derenberger, sino un área llamada Bogle Ridge, no lejos de Mineral Wells, donde se decía que aterrizaban los alienígenas. El ridículo llegó a ser demasiado. Derenberger, con su familia, se mudó de la zona y permaneció alejado durante décadas. Regresó al Condado de Wood en la década de 1980 y murió en 1990. Woodrow Derenberger fue finalmente enterrado en el cementerio de Mount Zion en Mineral Wells, West Virginia.

John Keel no creía en la historia de los OVNIs de Woodrow Derenberger, así que es misterioso por qué la convirtió en una parte tan grande del libro de The Mothman Prophecies. En la película The Mothman Prophecies el personaje Gordon Smallwood está basado en Woodrow Derenberger, pero el hombre del condado de Wood a menudo aparecía en traje y no en mono. Algunos elementos de su historia hacen creíble que, inicialmente, algo de naturaleza extraordinaria, le sucedió. En primer lugar, su relato es anterior a los avistamientos de Mothman en 12 días. Derenberger habría tenido que haber sido un profeta para saber lo que iba a suceder a continuación, haciendo su historia aún más extraordinaria. Su familia explica que ellos creen que algo de naturaleza sobrenatural sucedió inicialmente, pero él se sumó a la historia para vender libros cuando él autopublicó un libro llamado Visitors from Lanulos (Visitantes de Lanulos) en 1971.

NICK REDFERN                                    Mysterious Universe

MAFIOSOS: LA TORRE OSCURA Y MÁS ALLÁ Parte I

RECLUSE       Hace unos meses publiqué un artículo que examinaba, en parte, el breve control del presidente Donald J. Trump sobre Resorts International. Resorts era una criatura curiosa que sirvió como una especie de puente entre el Mundo exterior y el Inframundo. Además de Trump, también tenía estrechos lazos con otro controvertido presidente republicano: Richard M. Nixon. El benefactor de Nixon, Howard Hughes, también jugó un papel en la saga de los Resorts durante la década de 1970.

Al mismo tiempo que Nixon se deleitaba en el lujoso casino de Bahamas de los Resorts (mientras que Hughes estaba potencialmente prisionero allí), el interés por el juego también empleó la incomodidad de un cercano socio de Lansky y contó entre sus accionistas con William Mellon Hitchcock, un heredero de la familia Mellon que en un momento dado fue el proveedor financiero de la red de LSD más grande del mundo (como se mencionó anteriormente).

Y luego estaba Intertel, una subsidiaria al 100% de Resorts. Intertel era una agencia de inteligencia privada integrada en gran medida por ex hombres del FBI y otros veteranos de la inteligencia estadounidense.

Es más famosa (o notoria, dependiendo del punto de vista de cada uno) por sacar a Howard Hughes de su ático de Las Vegas en 1971 y mantener al multimillonario aislado y bajo llave por el resto de su vida oficial, nominalmente bajo el pretexto de proveer a Hughes de “seguridad”. Probablemente no hace falta decirlo, pero se cree que Intertel ha sido un brazo de la comunidad de inteligencia estadounidense.

Intertel seguía formando parte de Resorts en 1986, cuando Trump adquirió una participación de control en la empresa. Él actuaría como Presidente Ejecutivo de la compañía hasta 1988, cuando la propiedad pasó a Merv Griffin después de que Trump jugara un papel clave en completar la construcción del casino más ambicioso de Resorts, el Taj Mahal, el cual terminó siendo el propietario como parte de su trato con Griffin. Además de los espías, parece que los mafiosos también formaban parte de los Resorts en ese momento. Diablos, incluso Griffin tenía sus propios lazos con la familia Gambino, según el periodista del New York Times Wayne Barrett en Trump: Los tratos y la caída.

Esto ciertamente puso al Naranja en una compañía interesante. Curiosamente, no mucho después de que terminé este blog, surgió un informe de que Steven Bannon, el vergonzoso ex estratega jefe de Trump, había compilado un expediente mientras trabajaba para Ted Cruz en las primarias republicanas que abordaban los vínculos de Trump con el crimen organizado. Bannon finalmente cambió su lealtad a Trump, por lo que el informe nunca ha visto la luz del día. Sin embargo, lo poco que se ha informado al respecto es bastante llamativo. La CNN apunta:

“Un grupo de vigilancia conservador liderado por Bannon trató de desacreditar a Trump en las primeras etapas de las primarias presidenciales republicanas de 2016 al comprar un documento que alegaba que Trump tenía vínculos con mafiosos, según fuentes conservadoras y una copia del documento revisado por CNN.

La investigación de la oposición anti-Trump fue obra del autor Peter Schweizer para el Government Accountability Institute, que cofundó con Bannon en 2012. Describió años de supuestas conexiones comerciales entre las compañías Trump y figuras del crimen organizado, acusaciones que han circulado entre los detractores de Trump durante años….

La GAI está respaldada por la familia Mercer, uno de los mayores benefactores de la campaña de Trump. Rebekah Mercer, la hija del multimillonario de fondos de cobertura Robert Mercer, figura como presidenta del grupo en su sitio web. Pero en 2015, cuando se produjo el documento, los Mercers apoyaban la campaña de uno de los rivales de Trump, el senador Ted Cruz de Texas, y Bannon aún no se había unido a la campaña de Trump.

A principios de 2016, en el apogeo de la lucha primaria republicana, Cruz citó posibles vínculos con la mafia como una razón para que Trump liberara sus impuestos. Cruz y su campaña citaron las noticias publicadas en ese momento como la base para hacer el ataque.”

Steve Bannon

Entre otras cosas, la existencia de este dossier es una prueba más de lo inepta que es realmente la “Resistencia“, ya que los lazos de Trump con el crimen organizado son de hecho legión y los investigadores han pasado décadas estudiándolos. Pero aún más curioso es el hecho de que los lazos del crimen organizado de Trump conducen a una organización con vínculos aún más profundos que Resorts International.

 “Bueno, anoche volaron al hombre gallina en Filadelfia”

Pero antes de llegar a eso, vale la pena notar hasta qué punto las actividades de Trump en Atlantic City estaban relacionadas con la mafia. Esto ya fue tocado brevemente con sus vínculos con Resorts, pero su primer casino en Atlantic City hace que estos vínculos sean aún más evidentes. Para empezar, Trump optó inicialmente por arrendar, en lugar de comprar, el terreno en el que construyó el Trump Plaza Casino de algunas fuentes bastante dudosas. Una de ellas era una compañía conocida como SSG Inc. que presentaba algunas figuras bastante curiosas, entre las que destaca el comerciante de chatarra de Filadelfia Kenny Shapiro. Resulta que Shapiro era muy cercano a la familia del crimen Scarfo.

“… SSG, el verdadero poder era su agente administrativo, el cortador de puros Shapiro, que más tarde sería identificado en los informes de las fuerzas de seguridad como ‘el principal negociante de la mafia’ en Atlantic City en los años ochenta. Fue Shapiro quien controló el secreto interés en Cleveland Wrecking. Su edificio de oficinas de dos pisos justo al lado del Boardwalk se convirtió en un punto de control para los chantajistas visitantes que pasaban por la ciudad. Shapiro canalizaba dinero de la mafia de Filadelfia en docenas de negocios inmobiliarios de Atlantic City, y el agente en treinta de sus transacciones en Atlantic City y sus alrededores no era otro que el hijo del jefe de la mafia, Nicky Scarfo”.(Trump: The Greatest Show on Earth {Trump: El mayor espectáculo de la Tierra}, Wayne Barrett, pág. 207)

Kenny Shapiro

Shapiro también fue el conducto clave entre Scarfo y el desgraciado alcalde de Atlantic City, Michael J. Matthews, quien fue retirado del servicio y encarcelado por cargos de extorsión. Matthews, a instancias de Shapiro, jugó un papel clave en allanar el camino para las apuestas de Trump en Atlantic City. Uno de los primeros pinceles de Trump con el FBI (que el FBI ahora parece haber olvidado convenientemente) surgió de sus tratos con Shapiro y Matthews. Durante el rastro de Matthews, Shapiro supuestamente dejó caer el nombre de Trump durante una sesión cerrada.

“Lo que sea que Shapiro le dijo al gran jurado, aparentemente involucró a los Trumps. Poco después de la aparición de Shapiro, el FBI se enfrentó a Robert Trump en un restaurante en la parrilla sobre los intentos de Trump de contribuir a Matthews a través de subcontratistas de Nueva York o Shapiro. Los agentes consideraron que sus negaciones generales eran engañosas. Los agentes regresaron para otras sesiones, incluyendo una en Trump Tower, con Robert, Donald y John Barry, el ex fiscal asistente que se casó con Maryanne Trump y se convirtió en uno de los abogados principales de Donald en Nueva Jersey. Barry atribuyó la evasión inicial de Robert a la sorpresa. Las diversas discusiones con Shapiro y Sullivan sobre las contribuciones a los candidatos a la alcaldía fueron confirmadas en estas reuniones, pero los comentarios específicos atribuidos a los hermanos Trump atrajeron negaciones apagadas mezcladas con lapsus de memoria. No había duda de que los Trumps habían contemplado donaciones a Matthews e incluso habían pedido la opinión legal de Nick Ribis sobre cómo seguir adelante con ellas”.(Trump: The Greatest Show on Earth, Wayne Barrett, pág. 233)

Shapiro no era el único vínculo de Trump con los Scarfo. También estaba el hijo de Philip “el hombre gallina” Testa, cuya muerte por una bomba de clavos desencadenó la sangrienta guerra de la mafia de Filadelfia de los años ochenta. En medio de dicha guerra el hijo del Hombre gallina hizo un trato muy lucrativo con el Naranja.

“Trump se estaba moviendo simultáneamente, alimentado en parte por el dinero de Harrah, para adquirir el bloque más cercano para el garaje principal del Plaza. Una de las razones por las que ni siquiera pensó en alquilar el sitio fue porque una parcela clave era propiedad de dos hombres que, según su experiencia, nunca podrían cumplir con los estándares del GED: Salvy Testa y Frank Narducci, Jr. hijos de dos jefes de la mafia de Filadelfia que habían sido asesinados en las guerras sangrientas que estallaron en 1980. Narducci y Testa -que encabezaban el escuadrón de asesinos de Nikki Scarfo llamado Jóvenes Verdugos- habían pagado poco más de 195.000 dólares en el verano de 1977 por Le Bistro, un club nocturno de ladrillo de un piso que se encontraba al otro lado de Pacific Avenue, cerca de Donald’s Plaza. Como era de esperar, nunca podrían obtener una licencia de licor para dirigir un club allí; pero de todos modos sólo estaban especulando. Donald pagó 1.1 millones de dólares a finales de 1982 por el sitio, haciendo que el título fuera transferido primero de Testa y Narducci a la secretaria de Paddy McGahn y luego a una entidad de Trump. Los 220 dólares por metro cuadrado que Trump pagó por la propiedad de Testa fue la segunda compra más cara que hizo en la manzana, a pesar de que fue una de las primeras parcelas que compró. Pagó el doble por ella que por otras similares. Mientras que la ruta de la compra a través de la secretaria de McGahn pudo haber sido diseñada para poner cierta distancia entre Donald y la adquisición, Trump más tarde se jactaría en una declaración jurada en un caso judicial con Harrah’s de que él personalmente había ensamblado las parcelas para el garaje, describiendo su participación en el ensamblaje como la “contribución única” y la “habilidad crítica” que aportó a la empresa conjunta con Harrah’s.”.(Trump: The Greatest Show on Earth, Wayne Barrett, pgs. 230-231)

Salvatore Testa

La construcción de Trump Plaza también estaba llena de afiliados de la mafia.

 

 

 

 

“La nube de la mafia de Shapiro, Testa y Gerace que colgaba sobre estos asuntos del Plaza también se extendió a su fase de construcción. Tres subcontratistas tenían afiliaciones perturbadoras con la familia del crimen de Scarfo – incluyendo uno, Robert T. Winzinger, quien finalmente fue acusado y se dice que fue visitado por el propio Scarfo en el Plaza. El presidente del contratista de hormigón de Trump, Joseph Feriozzi, fue acusado por la Comisión Estatal de Investigación de evadir preguntas bajo juramento sobre por qué otorgó este trabajo ilimitado a dos empresas oscuras e inexpertas”.(Trump: The Greatest Show on Earth, Wayne Barrett, pág. 232)

Había algunos otros vínculos del crimen organizado con la construcción del Plaza que se abordarán en un momento. Pero antes de llegar a eso, consideremos una figura final que pasó a ser dueño de una parte de la tierra en la que Trump finalmente construyó el Plaza.

“Aparte de cinco casas privadas ubicadas alrededor de la manzana, la mayor parte del sitio era propiedad de tres grandes grupos de especuladores, unidos por un laberinto de complicados contratos y arrendamientos que se redibujaban cada vez que uno más de los varios propietarios intentaba sin éxito construir un casino allí. Longo tenía sus garras en dos de los tres grupos, y el que no representaba era el desarrollador potencial más reciente, Plaza Hotel Management Group, dirigido por dos negociantes neoyorquinos con credenciales inusuales: el profesor de derecho de Columbia y Yale Robert Lifton y el ex tesorero nacional demócrata Howard Weingrow.

Lifton y Weingrow habían conducido hasta las propiedades de caza del pueblo en 1978, se detuvieron en un estacionamiento que ocupaba parte de la manzana y preguntaron de quién era. “Howard Hughes”, contestó el asistente. Y no estaba lejos de equivocarse. Roberts Maheu, el ex ayudante superior del legendario multimillonario que una vez fue dueño de la mitad de Las Vegas, de hecho había formado una entidad que tenía una buena parte del sitio. Era sólo uno de los misteriosos emisarios de Nevada. También estuvo involucrado el llamativo Grady Sanders. Picado por la propina del encargado del estacionamiento, Weingrow fue a un teléfono público en el Boardwalk y llamó a Maheu en Las Vegas, urgiéndole a volar a Atlantic City al día siguiente. Eventualmente, el grupo Weingrow llegó a un acuerdo para construir un casino con las entidades de Maheu y Sanders. Pero un juez federal emitió una orden judicial permanente en contra de las dos compañías de Maheu después de que supuestamente hicieron declaraciones falsas y engañosas en un intento de aumentar el valor de sus acciones. Así que Lifton, Weingrow y otro socio que trajeron a la empresa tomaron el control del proyecto, con los grupos de Maheu y Sanders asignados a un papel secundario”.(Trump: The Greatest Show on Earth, Wayne Barrett, pgs. 205-206)

Robert Maheu

Trump estaba en efecto arrendando la propiedad de Trump Plaza indirectamente a uno de los detectives privados más sospechosos de todos los tiempos. El nombre de Robert Maheu debería poner inmediatamente en alerta a los lectores habituales de este blog y a los aficionados a las conspiraciones en general.

Maheu, un ex agente del FBI, tuvo una relación especialmente estrecha con la mafia durante décadas. De hecho, Maheu es a quien la CIA recurrió originalmente para que trabajara como intermediario en sus esfuerzos por lograr que la mafia asesinara a Castro. Sin embargo, este no fue el comienzo de la relación de Maheu con la CIA. Como se señaló anteriormente, Maheu tenía vínculos de larga data con la notoria Oficina de Seguridad (OS) de la CIA, el departamento que supervisó el infame Proyecto ARTICHOKE (ALCACHOFA). Parece ser que Maheu fue utilizado por la OS ya a principios de la década de 1950 para ejecutar varias “trampas de miel” (como ésta) para la Agencia antes de que el IP se hiciera cargo de la seguridad de Howard Hughes. Curiosamente, fueron las fuerzas de seguridad de Maheu las que Intertel evitó en su rescate/secuestro de Howard Hughes, como se señaló antes aquí.

No hace falta decir que cuando Maheu se conectó con Trump en Atlantic City no era ajeno al crimen organizado, a los juegos de espionaje y a los multimillonarios excéntricos. Es por lo tanto más que interesante que él estuviera allí en el inicio del imperio de Atlantic City de Trump. Pero siguiendo adelante.

La Torre

Sin embargo, los estrechos vínculos de Trump con el crimen organizado fueron anteriores a su entrada en Atlantic City. De hecho, el edificio emblemático de Trump, la Trump Tower de Manhattan, que ha residido durante mucho tiempo en el corazón de su imperio empresarial, ha sido algo así como una meca para el crimen organizado durante décadas. Al igual que con sus casinos en Atlantic City, la construcción de la Torre Trump estaba llena de cómplices de la mafia. Esto es especialmente cierto en el caso de las empresas de hormigón contratadas por el Naranja. Se creía que un individuo en particular era bastante prominente en una de las Cinco Familias.

“Sin embargo, el uso de concreto puso a Donald a merced de una legión de chantajistas de concreto, ninguno más poderoso que el jefe sindical John Cody. El calvo, voluminoso, de sesenta años de edad, Cody había resistido ocho arrestos, incluyendo uno por intento de violación, y tres condenas. Antes de que se terminara la Trump Tower, sería acusado en un caso federal de extorsión de ocho cargos, acusado de recibir 160,000 dólares en sobornos. Sus asociaciones con la mafia eran tan fuertes que el FBI afirmó que Carlo Gambino, el mafioso más poderoso de Estados Unidos, asistió a la boda de 51.000 dólares de su hijo en Long Island en 1973. Su guardaespaldas, acusado de asesinato y rescatado por el hijo del banquero de inversiones de Cody, fue asesinado a tiros.

Cody era presidente del sindicato líder de la construcción de Nueva York, el Local 282 de los camioneros. Sus miembros conducían los camiones mezcladores de cemento en forma de barril que alimentarían el trabajo de la Torre Trump con sus requerimientos diarios de concreto. Los graves problemas de acceso al sitio -situado en una de las intersecciones más concurridas del mundo y accesible sólo desde el lado estrecho de la calle 56- hicieron que el trabajo dependiera totalmente de la cooperación de Cody. El concreto puede endurecerse si no se usa rápidamente, y los camiones de Cody’s tenían que hacer sus entregas a intervalos precisos a lo largo del día. Una ralentización -cualquier cosa, desde retrasar los vertidos hasta un paro laboral completo- habría causado costosos excesos o incluso el cierre del trabajo.

En el verano de 1980, agentes del FBI que investigaban a Cody le entregaron a Donald una citación exigiéndole que se presentara para ser interrogado en la oficina de Brooklyn de la Fuerza de Asalto contra el Crimen Organizado. La Fuerza de Asalto, que había estado investigando a Cody desde que se hizo cargo del sindicato en 1970, había recibido información de una fuente cercana a Cody de que el líder sindical había forzado a Trump y se había ganado su compromiso de construir un apartamento en laTrump Tower a cambio de la paz laboral durante su construcción. Los investigadores sabían que esto era típico del modus operandi de Cody. Su acusación incluiría un alegato que había sacudido a un promotor por un apartamento de alquiler gratuito de 1.000 dólares al mes en Northshore Towers, un complejo de lujo de Queens donde vivía cómodamente una amante de Cody, Marilyn Taggart. Programado para testificar para el gobierno en el juicio de Cody en 1982, Taggart desapareció poco antes de que comenzara.

Al igual que en la investigación de 1979 de las adquisiciones de Penn Central, Trump apareció en la entrevista sin un abogado y respondió voluntariamente a las preguntas. Negó enfáticamente haberle prometido un apartamento a Cody. Porque todo lo que los investigadores tenían era una acusación suelta, aparentemente de un agente de bienes raíces que había pagado sobornos a Cody, y ya que el edificio estaba tan lejos de completarse que cualquier acuerdo no podía haber sido consumado, los investigadores fueron forzados a abandonar el rastro de Trump”.(Trump: The Greatest Show on Earth, Wayne Barrett, pgs. 185-186)

John Cody

Las otras conexiones de Cody y Trump con el oscuro inframundo de la estafa del cemento de Filadelfia-Nueva York-Nueva Jersey son las más significativas y un punto al que volveremos en un momento, así que tenga presente a Cody.

Pero antes de seguir adelante, enfoquémonos en el significado real de la Torre Trump: a saber, su uso como conducto de lavado de dinero para varios sindicatos delictivos e individuos. Es probable que en esta situación Trump primero forjara lazos con facciones de la mafia rusa. Considere un inquilino particular de la Torre Trump:

“David Bogatin, un miembro de alto nivel de una familia criminal de emigrantes rusos, compró cinco apartamentos en 1984 por 6 millones de dólares. Donald asistió personalmente al encuentro final con Bogatin, donde se reunió con Bogatin y su abogado. Trabajando con el capo de Colombo, Michael Franzese, Bogatin formó parte de un grupo de empresarios petroleros condenados por un fraude récord de evasión de impuestos de la gasolina. Después de que se declarara culpable en 1987, aceptando pagar 5 millones de dólares en impuestos atrasados, Bogatín huyó a Viena antes de ser sentenciado y sigue siendo un fugitivo hoy en día. El estado se apoderó de los apartamentos de la torre de Bogatín, y los fiscales del estado concluyeron que los compró `para lavar dinero, para refugiarse en un escondite y bienes’ y usarlos los fines de semana y `para fiestas. “(Trump: The Greatest Show on Earth, Wayne Barrett, pág. 194)

Parecería que Bogatin era de hecho un miembro de alto rango en la mafia rusa. La Nueva República señaló:

“… Una investigación del Senado sobre el crimen organizado reveló posteriormente que Bogatín era una figura destacada de la mafia rusa en Nueva York. Sus lazos familiares, de hecho, lo llevaron directamente a la cima: Su hermano dirigió una estafa bursátil de 150 millones de dólares con nada menos que Semion Mogilevich, a quien el FBI considera el “jefe de los jefes” de la mafia rusa. En ese momento, Mogilevich, temido incluso por sus compañeros gángsters como ‘el mafioso más poderoso del mundo’, estaba expandiendo su multimillonario sindicato criminal internacional a Estados Unidos”.

Semion Mogilevich

Bogatin no fue el único asociado del notorio Semion Mogilevich que se instaló en la Torre Trump. La Nueva República continúa señalando que a principios de la década de 1990 otro socio era inquilino allí – un tal Vyachelsav Kirillovich Ivankov, un presunto matón de Mogilevich.

Según se informa, Ivankov llegó a los Estados Unidos en 1992 y rápidamente armó un elaborado tinglado de protección reforzado por los veteranos de las Fuerzas Especiales rusas que Ivankov reclutó personalmente. Durante su estancia en Nueva York, antes de su arresto en 1995, fue un huésped frecuente en el casino Taj Mahal de Trump en Atlantic City (el cual, como se señaló anteriormente, fue adquirido de los famosos Resorts International) y tenía un condominio de lujo en Trump Tower. Finalmente fue deportado en 2004 y asesinado en 2009 en Moscú.

Tan recientemente como en 2013 parece que la mafia rusa estaba haciendo chanchullos en la Torre Trump. La Nueva República observa:

“En abril de 2013, poco más de dos años antes de que Trump subiera por las escaleras mecánicas a la planta baja de la Torre Trump para iniciar su campaña presidencial, la policía irrumpió en la Unidad 63A del rascacielos y arrestó a 29 sospechosos en dos pistas de juego. La operación, que los fiscales llamaron “la apuesta deportiva más grande del mundo”, se llevó a cabo en los condominios de la Torre Trump, incluyendo todo el piso 51 del edificio. Además, la unidad 63A -un condominio directamente debajo de uno de propiedad de Trump- sirvió como sede para un “sofisticado esquema de lavado de dinero” que movió un estimado de 100 millones de dólares fuera de la antigua Unión Soviética, a través de compañías ficticias en Chipre, y hacia inversiones en Estados Unidos. La operación entera, dicen los fiscales, estaba bajo la protección de Alimzhan Tokhtakhounov, a quien el FBI identificó como el principal vor ruso estrechamente aliado con Semion Mogilevich. En un solo lapso de dos meses, según la acusación federal, los lavadores de dinero pagaron a Tokhtakhounov 10 millones de dólares.

Tokhtakhounov, que había sido acusado una década antes de conspirar para arreglar la competición de patinaje sobre hielo en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2002, fue el único sospechoso que eludió el arresto. Durante los siete meses siguientes, el jefe del crimen ruso desapareció del radar de la Interpol, que había emitido una alerta roja. Luego, en noviembre de 2013, apareció repentinamente en vivo en la televisión internacional, sentado entre el público en el desfile de Miss Universo en Moscú. Tokhtakhounov estaba en la sección VIP, a pocos asientos del dueño del concurso, Donald Trump.”

Trump Tower

Para ser justos, los rusos no eran el primer sindicato del crimen para funcionar un chanchullo de juego en la Trump Tower. Parecería que la Mafia Americana les había adelantado varias décadas antes.

 

 

 

 

“…. Robert Hopkins, un asociado de la familia del crimen Lucchese que fue arrestado en su suite de apartamentos Trump Tower por ordenar el asesinato de un competidor de apuestas. Mientras que el cargo de asesinato fue desestimado, Hopkins fue condenado por llevar a cabo una de las mayores operaciones de juegos de azar ilegales de la ciudad – tomando en una semana de medio millón de dólares y haciendo números de hasta cien localidades. Los investigadores estatales intervinieron su teléfono de la Torre Trump durante meses, concluyendo que él “controlaba la empresa” desde los apartamentos de la torre”.(Trump: The Greatest Show on Earth, Wayne Barrett, pág. 195)

Al igual que Bogatin, Trump asistió personalmente al final de Hopkins. Se informó de que también había un maletín que contenía unos 200.000 dólares, pero que no se pudo contabilizar en el período posterior.

La importancia de la Torre Trump en el imperio de negocios de Trump no puede ser exagerada. Durante muchos años ha sido la sede de la Organización Trump, mientras que Trump y su familia han mantenido residencias allí desde que se abrió. Cuando Trump comenzó su campaña presidencial en 2016, se anunció en Trump Towers. Después de ganar dicha elección, la Torre Trump fue utilizada como base de operaciones para la entrante Casa Blanca de Trump. Trump acusó al entonces presidente Obama de intervenir las líneas telefónicas de su equipo de transición allí. La Torre Trump es también donde el yerno Jared Kushner y Donald Trump Jr. se habrían reunido con los enviados rusos.

Por lo tanto, mientras que el recuerdo de la Torre está asegurado debido a las intrigas políticas allí, las operaciones de lavado de dinero que se extienden a lo largo de décadas probablemente están mucho más cerca de su verdadero legado.

El Biff

El villano principal en las dos primeras películas de Regreso al Futuro es un matón de la escuela secundaria conocido como Biff Tannen. En la segunda película, se muestra un futuro distónico en el que Biff se ha convertido en un poderoso magnate del juego que ha convertido su ciudad natal en un pozo negro lleno de crímenes. Según se informa, esta versión de Biff se basa en Trump y Atlantic City de la década de 1980. Por lo tanto, es bastante surrealista que uno de los pícaros más dudosos con el que Trump se alió en la década de 1980 fuera apodado “Biff” por sus asociados en la década de 1980.

Biff

Edward “Biff” Halloran era un estrecho colaborador del mencionado jefe sindical John Cody y un reputado miembro de la familia criminal genovesa. Fue condenado por crimen organizado en 1987 y pasó cuatro años en prisión antes de obtener su liberación en 1991 después de declararse culpable de cargos menores. En 1998, a la edad de 57 años, desapareció y desde entonces no se ha sabido nada de él. Naturalmente, su familia alegó que no tenía nada que ver con sus vínculos con el crimen organizado y que su desaparición fue muy probablemente el resultado de algún tipo de accidente automovilístico que sufrió de camino a casa desde Florida. Por supuesto, si el crimen organizado estaba involucrado, su familia probablemente tenía una buena razón para guardar silencio:

“Biff Halloran tenía extensas propiedades petroleras e inmobiliarias, incluyendo un hipódromo en Atlantic City, Nueva Jersey, y estaba buscando a alguien que dirigiera su servicio de limpieza industrial. Individuos familiarizados con la operación de Halloran dijeron más tarde que Halloran necesitaba ocultar su propiedad en la compañía, llamada Armstrong Corporation, debido a los conflictos de interés en la adjudicación de contratos gubernamentales a las empresas de construcción propiedad de la familia de Halloran…”.(La Conspiración de Bluegrass, Sally Denton, pág. 60)

Como veremos, las empresas constructoras de Halloran estaban estrechamente vinculadas a la mafia, lo que proporcionaría un amplio incentivo para que los miembros de la familia que las dirigían se mantuvieran callados. En ese sentido, volvamos nuestra atención al monopolio concreto de Biff y sus vínculos con Trump:

“… Biff Halloran, que había suministrado el hormigón al Hyatt, también recibió el contrato de la Torre Trump. Los conductores de Cody trabajaban para la compañía de Halloran, y los dos estaban tan estrechamente vinculados que Halloran había correspondido con servicios complementarios para Cody en un hotel de Manhattan del que era propietario. De hecho, Halloran había sido interrogado por fiscales federales en Brooklyn acerca de su suite en el hotel y otros pagos a Cody poco antes de hablar con Donald en 1980. Halloran fue otro cliente de Cohn que, según el gobierno, “obtuvo su monopolio sobre el suministro de concreto premezclado a través de la intervención directa” de la mafia, y fue condenado en el caso federal de chantaje con Nick Auletta. Mientras que Halloran, durante la construcción de la Torre Trump, compró a los únicos proveedores de concreto con base en Manhattan y estableció un monopolio virtual, tenía al menos un competidor totalmente independiente en el momento en que se le otorgó el trabajo de Trump”.(Trump: The Greatest Show on Earth, Wayne Barrett, pág. 190)

Aunque a menudo se pasa por alto, Biff Halloran fue una figura extremadamente bien conectada en los círculos del crimen organizado durante esta era. Su conexión con Trump fue especialmente significativa a la luz de otros individuos de mayor reputación que Trump estaba cortejando a principios de la década de 1980. En la próxima entrega consideraremos el turbio mundo subterráneo que Halloran habitaba y las implicaciones que tiene para otros asociados de Trump.

Tenga en cuenta que es todo un viaje a través de la madriguera del conejo, un viaje que se hará entre un grupo paramilitar de derecha teñido de nazi, el supuesto culto al Hijo de Sam y los sucios negocios del principal mentor político de Trump. Manténgase en sintonía, querido lector.

RECLUSE (11/2/2018)                                              VISUP

DENNIS McKENNA ANALIZA EL EXPERIMENTO EN LA CHORRERA A TRAVÉS DE LA LENTE DE UN ENCUENTRO ALIENÍGENA

RED PILL JUNKIE          Dennis McKenna fue abducido por extraterrestres.

Su hermano, el difunto Terence McKenna, se convirtió en el embajador de los extraterrestres -siguiendo los pasos de los Contactados OVNI de los años 50 y 60- a cargo de preparar el terreno para su llegada.

Ambos fueron sometidos a profundos cambios mentales y biológicos que los transformaron efectivamente en híbridos humano-alienígenas.

Esa podría ser una interpretación extraída de las experiencias surrealistas de los dos famosos hermanos durante su pequeña expedición a la selva amazónica en 1971, conocida popularmente como el Experimento de La Chorrera. Podría haber sido fácilmente la conclusión a la que llegaron los investigadores de OVNIS si alguna vez se hubieran molestado en entrevistarlos después de su regreso de Sudamérica; es decir, si los McKennas hubieran decidido omitir el pequeño detalle de que todo su propósito de viajar a Colombia era buscar una versión oral activa de DMT, la sustancia psicodélica más potente conocida por el hombre -oh, y que al no descubrirla, estaban demasiado felices de conformarse con los abundantes grupos de hongos psilocibinos pantropicales que encontraron por casualidad alrededor de la pequeña aldea de la selva en la que se asentaron.

Los miembros del “experimento” en La Chorrera (1974)

Terence sabía muy bien que cuando se trata de la mera mención de sustancias que alteran la mente involucradas antes o después de un intercambio con inteligencias no humanas, los aficionados a los OVNIS son tan puritanos como los archiescépticos a quienes les encanta invocar el estereotipado meme de los ‘elefantes rosas’, para explicar los avistamientos anómalos como resultado de “un trago de más en el pub”. Hizo un aparte para mencionar esto durante su presentación (“Enfoques Chamánicos al OVNI”) en la conferencia de Ángeles, Extraterrestres y Arquetipos en San Francisco, en noviembre de 1987, donde Whitley Strieber y Jacques Vallee también fueron oradores, convirtiéndolo en un hereje entre los herejes:

“(…) Si (Whitley) hubiera precedido su historia con el comentario de que antes de que todo sucediera tomó cinco gramos de hongos, dudo que pudiera habérsela vendido a su madre. Porque en un mundo donde los hongos y otras plantas psicodélicas son absorbidas, tales historias son comunes. ¡No es gran cosa!”

Han pasado 3 décadas desde que Terence, que partió de este planeta el 3 de abril de 2000 -4-3-2(000) para aquellos a los que les gusta comprobar las cosas numerológicas- hizo este punto de contención a la comunidad de investigación OVNI, y sin embargo casi nadie se molestó en escucharlo en medio de todos los gritos entre los que defienden la legitimidad de los documentos del MJ-12, y los que los denunciaron como engaño. “¡No nos hables de tomar drogas para conocer a los extraterrestres, hippie peludo! “¡Queremos saber dónde esconde el gobierno todos los platillos estrellados!”

En ausencia de algo tangible, como un trozo de un disco volador o un cuerpo alienígena encurtido, los OVNIs tuvieron que conformarse con la tangibilidad… de los documentos fotocopiados.

Y sin embargo, lo que tanto los verdaderos creyentes como los escépticos materialistas han fallado en captar, es que la extraña naturaleza del OVNI parece específicamente diseñada para persuadirnos de que ignoremos tales distinciones simplistas -¿es `real’ o `imaginario’? ¿’Psicológico’ o ‘físico’? ‘objetivo’ o ‘subjetivo’? etc- y abrir nuestras mentes a posibilidades más amplias (y más extrañas). Posibilidades en las que ” Ambos/Y ” tiende a dar mejores resultados que ” Cualquiera/O “.

Durante la Breaking Convention en la Universidad de Greenwich en 2017, Dennis McKenna decidió llevar estas ideas ‘ür-hereticas’ a donde su hermano las había dejado, y seguir avanzando en la exploración de los puntos comunes entre los encuentros alienígenas y sus experiencias amazónicas en la década de 1970. El título de su presentación: “El ‘Experimento’ en La Chorrera – Psicosis, Iniciación Chamánica o Encuentro con Extraterrestres”.

Dennis narra 9 paralelismos básicos entre el experimento de La Chorrera (E@LC) y los encuentros extraterrestres ‘estándar’ -entendiendo el término como un paraguas que abarca cualquier supuesta interacción con entidades no humanas, en la que los encuentros angélicos y las apariciones religiosas también podrían incluirse. Estos puntos en común se enumeran a continuación, junto con mi comentario personal sobre ellos:

1 Una ‘historia familiar’ a menudo relacionada con eventos de la niñez, o trauma familiar. En su libro “The Brotherhood of the Screaming Abyss” (La Hermandad del Abismo Chillón) (que recomiendo encarecidamente), Dennis narraba las tensiones familiares que él y su hermano experimentaron mientras crecían en un hogar aparentemente típico de clase media con un veterano de guerra que sufría de TEPT(Trastorno de Estrés Postraumático), además de la pérdida de su madre cuando eran bastante jóvenes, y Terence era en ese momento un fugitivo de la ley. En cuanto a los encuentros con extraterrestres, los investigadores de abducción han señalado que el fenómeno comienza a una edad muy temprana, e incluso parece ocurrir a través de varias generaciones de la misma familia.

2 Un ‘canto de sirena’ – algo que inexorablemente arrastra al ‘contactado’ al encuentro a pesar de su naturaleza aterradora. ¿Cuántas veces hemos escuchado a experimentadores incapaces de explicar por qué decidieron hacer un giro equivocado durante un viaje por carretera, o despertar en medio de la noche para tener una cita nocturna con el Otro? Es tan inexplicable como lo que impulsó a los McKennas y a su grupo a dejar todo atrás para responder al ‘llamado del DMT’ en el inhóspito corazón de la selva. También está el “sentido de misión” del que Mike Clelland habla a menudo, con respecto a la “urgencia” sentida por muchos que reclaman la experiencia del encuentro alienígena para compartir su historia en línea.

3 El “maestro” alienígena, una inteligencia no humana no siempre vista, pero siempre percibida, con un mensaje o información que compartir. Para los McKennas el ‘maestro’ era el espíritu que residía dentro de (o canalizado a través de) los hongos que ingerían diariamente (!) que interpretaban como algo externo a su propia mente. “Canalización’ es de hecho otro término paraguas que está presente tanto en la literatura OVNI como en los relatos espiritualistas de siglos anteriores – llevando a uno a sospechar que las entidades que llegan tanto a los contactados OVNI como a los médiums son la misma cosa.

4 Tiempo perdido – los encuentros parecen ocurrir en un reino atemporal; los contactados informan que regresan a la “realidad” horas, días, a veces semanas, después de sus encuentros. A menudo con poca o ninguna memoria o recuerdos confusos de lo que ha ocurrido. El ‘tiempo perdido’ es ya un elemento arquetípico de la narrativa de los OVNIS gracias al trabajo del difunto Budd Hopkins. Durante la “abducción” de Dennis de la realidad consensual como resultado directo del experimento de La Chorrera, lo que podría haber sido percibido como un colapso psicótico total por un observador externo, fue percibido por él como una “mancha de todo el tiempo”; mientras que Terence pareció permanecer atascado en un “ahora sin tiempo” hasta que ambos lograron gradualmente volver a una percepción “normal” del flujo del tiempo. Aquí la exposición de Dennis se habría beneficiado de mencionar las experiencias cercanas a la muerte (ECM) y cómo las personas que afirman haber visitado otros reinos mientras estaban clínicamente muertas también reportan una sensación de estar “despegadas” del Tiempo, y entrar en una especie de Hiperrealidad.

5 Modificaciones transformativas, psíquicas o físicas. Sondas insertadas en el cerebro o en el ano; objetos implantados en el cuerpo (fenómenos similares también vistos en las iniciaciones chamánicas). La supuesta naturaleza anómala de los llamados “implantes extraterrestres” sigue siendo un tema muy controvertido, y sin embargo, yo, por mi parte, me he hecho oír en algunas entrevistas en podcasts al sugerir que estos objetos encontrados dentro de los cuerpos de los autoproclamados abducidos podrían tener más en común con los estigmas religiosos que con la tecnología extraterrestre, es decir, pueden ser una forma de aporte. Entre los aborígenes australianos, por otro lado, es parte de su tradición chamánica la creencia de que después de desmembrar el cuerpo del chamán, los espíritus lo volverán a juntar pero dejarán dentro de una “piedra mágica” que se convertirá en un talismán para el nuevo chamán, que ya no es un mero mortal sino algo diferente -un “mutante” o “híbrido” si se quiere. Una forma similar de “hibridación” fue buscada por los McKennas cuando se convencieron de que podían combinar las moléculas psicoactivas de psilocibina con su propio ADN utilizando el tono o la frecuencia de sonido adecuados; y las discusiones metafísicas con respecto a la importancia de las “vibraciones” se han convertido en un aspecto tan distintivo de la narrativa de la Nueva Era que ya es un cliché.

6 Conocimiento secreto o esotérico es transmitido. Al contactado se le muestran libros, o tabletas doradas, o manuales técnicos, o máquinas similares a computadoras. Estas son a menudo instrucciones para hacer algo o construir algo. Ejemplos clásicos de este “conocimiento superior” se pueden encontrar en el famoso caso Hill, en el que a Betty no sólo se le mostró un “mapa estelar” por parte del líder de sus captores, sino que incluso se le prometió un “libro” que podría traer de vuelta para ser mostrado como prueba sólida de su terrible experiencia. El libro nunca se le dió, dando paso a la noción, a menudo apoyada por Terence McKenna, de que lo único que se puede traer de vuelta de Fairyland, Magonia, el Inframundo o cualquier otra etiqueta que queramos poner a ese “otro lado” en el que tiene lugar la comunión con entidades no humanas, son las IDEAS. Ya sea que estas nuevas ideas resulten ser pura patraña -como las instrucciones para construir un platillo volador usando principios electromagnéticos como fue instruido por los Hermanos del Espacio (que presumiblemente destruyó muchos graneros en los años 50), la historia secreta de las tribus perdidas de Israel descifrada por John Smith, o la teoría de la Onda del Tiempo Cero inventada por el propio Terence McKenna (que resultó ser drásticamente errónea al predecir el Escatón de la Historia el 21 de diciembre de 2012, de acuerdo con el calendario maya) – o que eventualmente se muestran como información precisa que puede conducir a un progreso tangible –como las ‘visitas angélicas’ de Descartes o el sueño de Kekule que lo llevó al descubrimiento del benceno- es una proposición más delicada de lo que nos llevarían a creer; y eso es porque a menudo en las experiencias paranormales a veces el sujeto recibe al principio pedacitos de información que él o ella puede confirmar fácilmente que es cierta, pero esto parece ser un ‘cebo’ para bajar las barreras escépticas de la persona para que se convenzan del secreto grandioso final – las profecías del Día del Juicio Final o las promesas de llegada de ET que nunca se cumplen.

7 Se entregan regalos. El contactado a menudo recibe un regalo, que imparte conocimiento o poder. En el caso de los encuentros con extraterrestres, los ejemplos de intercambio de alimentos entre entidades no humanas y testigos podrían llenar todo un libro -y de hecho ya se hizo, gracias a mi buen amigo Joshua Cutchin– y en el caso de La Chorrera también encontramos ejemplos de consumibles que parecían alterar significativamente la percepción del consumidor; sólo que los McKennas tuvieron la oportunidad única de recuperar sus “panqueques espaciales” en forma de esporas de hongos, que se difundieron efectivamente a gran escala gracias a la guía de cultivo que (anónimamente) publicaron, no muy diferente de todos los libros que fueron auto-publicados por contactados OVNI en el apogeo de la era moderna de los platillos voladores.

8 El Absurdo. A menudo hay aspectos divertidos o ridículos que hay que encontrar; si se ven, los `extraterrestres’ son pequeños gnomos verdes o azules, o enanos, o payasos, o a veces los más temibles `grises’. A veces los ‘platillos’ son directamente sacados de los comics o reportes de OVNIs desacreditados. Como si los “extraterrestres” quisieran dejar claro que es una especie de broma, todo por diversión. Por “informes desacreditados sobre OVNIS” Dennis está haciendo una clara referencia al supuesto encuentro con ‘platillo volador’ que su hermano Terence tuvo justo después de su intento de crear el ‘objeto trascendental al final del Tiempo’ -un OVNI metafísico, una ‘piedra filosofal’ bioquímica- que era a la vez maravillosa y farsa, ya que el objeto se parecía a los tan discutidos platillos voladores ‘venusianos’ fotografiados por George Adamski en las décadas de los 50 y 60. La calidad de “absurdo por diseño” del fenómeno es algo que he abordado más de una vez, y la naturaleza de auto-negación no sólo de los eventos paranormales sino también de la profunda experiencia religiosa, es algo que la mayoría de los académicos todavía tienen que entender. Por ejemplo, aunque no me cabe duda de que Adamski falsificó el 99% de su material y que las enseñanzas superiores venusianas eran una repetición de la filosofía teosófica, la película que tomó en 1965 mientras estaba en casa de Madeline Rodeffer aún me da una idea; y las “distorsiones” exhibidas por el objeto pueden no ser el resultado de una “distorsión gravitacional” como la que especularon aquellos que estudiaron el metraje, sino un signo de que era una especie de “proyección de pensamiento” o tulpa. Además, se me acaba de ocurrir mientras escribía esta pieza que, en cierto modo, Terence McKenna se convirtió en una especie de portavoz de entidades alienígenas al estilo de Adamski una vez que alcanzó la popularidad mundial; no porque fuera una mente charlatana, sino porque tanto Terence como George eran individuos carismáticos con un “don para la palabra” y claramente disfrutaban de ser el centro de atención -y también porque ambos sufrieron muertes prematuras….

9 Confabulaciones post-encuentro. Esfuerzos obsesivos para explicar lo que pasó. Pérdida de credibilidad a los ojos de amigos y colegas. Un vago y persistente sentido de irrealidad; “las cosas no son lo que parecen.” Dennis explica tanto en la citada presentación como en su libro “Screaming Abyss…” cómo Terence se quedó totalmente conmocionado y consternado tras lo sucedido en La Chorrera, hasta el punto de que al regresar a Berkeley decidió regresar solo a Colombia, pero todo fue en vano porque los hongos que habían aparecido por casualidad durante su visita anterior resultaron ser tan transitorios como los “anillos de hadas” encontrados ocasionalmente por los agricultores en el paisaje irlandés. Se podría decir que Terence McKenna -esa es la persona que solía ser antes del experimento en La Chorrera- nunca regresó de su peregrinación inicial a la selva, incapaz de encontrar su camino a Kansas después de haber sido trasladado a la tierra de Oz, al igual que muchos hombres y mujeres que han tenido roces breves o persistentes con fenómenos inexplicables (ya sea un encuentro cercano, un avistamiento criptado o un ECM) y ver sus vidas transformadas para siempre por estos catalizadores caóticos -a veces no para mejor….

Sí, hay dimensiones desconocidas ahí fuera; hermosas, peligrosas y totalmente extrañas“, concluye Dennis. Estos reinos son accesibles para aquellos valientes (o lo suficientemente tontos) para buscar paso a través de una llave química, pero otras veces el Paisaje Invisible y sus habitantes llegan sin ser invitados, e interrumpen la existencia de innumerables personas que hacen lo mejor que pueden para dar sentido a esta visión liminal a través del espejo. Algunos de esos desventurados individuos han sido quemados en su hoguera o internados en manicomios, mientras que otros han sido ungidos como santos, o reconocidos como curanderos o sumas sacerdotisas por su pueblo -puentes biológicos entre este mundo y el Más Allá.

Y ahora, gracias a la interrupción de Internet y de otras formas de comunicación modernas –tecnologías que tienen una no pequeña deuda con los psicodélicos-, los chamanes, alquimistas y profetas de esta época pueden extender aún más los zarcillos del meme alienígena a todos los rincones del mundo, completamente libres de las limitaciones del espacio y del tiempo ¿suena familiar?

Psicosis, iniciación chamánica o encuentro alienígena. ¿Qué tal ninguno de ello…?

¿O todo lo anterior, mis compañeros magonianos?

“¿Es un platillo volante?” Los jóvenes Dennis y Terence McKenna, antes de su cita con el Destino (alr. 1957)

RED PILL JUNKIE                           Daily Grail

COSMIC AMERICAN: ENTREVISTA CON LA DRA. DIANA WALSH PASULKA

Profesora Diana Walsh Pasulka, autora de ‘American Cosmic: UFOs, Religion, Technology’ (Oxford University Press, 2019).

Diana Walsh Pasulka es profesora de estudios religiosos en la Universidad de Carolina del Norte, Wilmington, y presidenta del Departamento de Filosofía y Letras. Religión. Sus investigaciones se centran en la religión y la tecnología, incluyendo creencias sobrenaturales y sus conexiones con tecnologías y entornos digitales.
Ha sido consultora para películas y televisión, incluyendo The Conjuring (2013), y Conjuring II (2016), entre otras.
El próximo libro de la profesora Pasulka (algo del cual he tenido el privilegio de leer), American Cosmic: UFOs, Religion, Technology, será publicado a través de Oxford University Press a principios del próximo año, y promete ser uno de los más fascinantes e importantes jamás escritos sobre el tema OVNI (aunque su alcance es considerablemente más amplio que los platillos voladores). Diana recientemente se tomó un tiempo fuera de su ocupado horario de enseñanza para responder a algunas de mis preguntas sobre lo ha descubierto en su viaje cósmico…

RG: Su muy esperado libro, American Cosmic, se publicará a principios del próximo año. ¿Qué pueden esperar los lectores?
DWP: El libro realmente me sorprendió, y cambió mis propias expectativas, así que tal vez puedan esperar ser sorprendidos. De hecho, en el último párrafo del último capítulo escribo: “Nunca esperé que terminara así”. Así que, eso debería dar una indicación de que tiene un final inesperado, ya que incluso a mí me sorprendió.

Dicho esto, los lectores deben saber que el libro es como dos libros en uno. Entrevisto a científicos y personas que afirman trabajar directamente con el fenómeno.
Viajo con ellos a lugares como el Vaticano y un supuesto lugar de accidente OVNI en Nuevo México. También presento mi propia investigación sobre cómo las tecnologías de los medios de comunicación impregnan nuestras mentes y cuerpos de una manera imperceptible. Nuestros recuerdos, nuestros cuerpos, y por lo tanto nuestras culturas, son influenciados y formados a través de nuestro uso de y, en particular, las tecnologías de los medios de comunicación. Los humanos co-evolucionan con la tecnología y no es sólo un instrumento que usamos. Al mismo tiempo, los OVNIs impregnan la cultura y se perciben como tecnología avanzada.
El libro es a la vez una historia de mis viajes y el trabajo con científicos que creen en de los fenómenos y crear tecnologías inspiradas en ellos, y un análisis de por qué deciden llamar a este fenómeno extraterrestre, o ultraterrestre, u OVNIs.

RG: ¿Cómo terminó una profesora de Estudios Religiosos en el extraño mundo de los OVNIs?
DWP: Los estudiosos de la religión estudian las comunidades de personas que creen en la inteligencia no humana, en forma de ángeles, deidades, “fuerzas”, bodhisattvas, etc.
Muchas de las personas que tienen experiencias con OVNIS interpretan sus propias experiencias como espirituales o religiosas. Parece que los métodos de este campo se prestan al estudio de la cultura OVNI.

Además, he escrito y publicado sobre la historia católica. Mi último libro era un libro sobre la doctrina católica del purgatorio. Durante la investigación de ese libro me encontré con un montón de registros, de archivos y crónicas, de llamas, orbes, o cometas, básicamente fenómenos aéreos, y realmente me preguntaba sobre ellos.
Empecé una lista de estos registros. En ese momento, un amigo sugirió que estos eran “como OVNIs” y, casualmente, leí el libro de Jeffrey Kripal, Autores de Lo Imposible, y me di cuenta de que estos relatos parecían muy similares. Así es como empecé a estudiar a los experimentadores modernos.

Éxtasis de Santa Teresa, de Bernini

RG: ¿Cuáles son los paralelismos entre las experiencias religiosas clásicas y las modernas? ¿Experiencias OVNI?
DWP: Hay similitudes y muchas diferencias. ¿Podemos afirmar responsablemente que lo que la monja del siglo XVI Santa Teresa de Ávila experimentó como muy extraño, (representada por la estatua del artista Bernini en Roma) es similar a la de lo que muchos experimentadores sienten que experimentan hoy en día, en forma de seres grises o seres brillantes? Personalmente no creo que podamos hacer declaraciones radicales diciendo que sean equivalentes, pero podemos comparar cuidadosamente algunos casos históricos con algunos casos modernos y encontrar paralelismos interesantes.
Por ejemplo, puede estar seguro de que lo que la gente experimenta será interpretado a través de diversos medios como el arte, los libros, y en los tiempos modernos, el cine y documentales, y éstos a menudo tienen poco que ver con lo que la el experimentador inicialmente dijo o pensó de la experiencia. Tu propio libro, Robbie, Silver Screen Saucers, hace un excelente trabajo revelando cómo Hollywood las producciones forman e influyen en lo que creemos sobre el fenómeno.

RG: ¿Qué papel desempeñan los medios de comunicación, en particular los medios de entretenimiento, en moldear las percepciones y expectativas populares del fenómeno OVNI?
DWP: Siguiendo con la pregunta anterior, creo que nuestro trabajo es similar en revelar que, con respecto a la representación de los fenómenos, y considerando la desclasificada y temprana gestión gubernamental de las percepciones públicas de los fenómenos, personas que quieren entender los fenómenos como otros han experimentado harán bien en descartar lo que se presenta en la mayoría de los medios de comunicación, especialmente si hace uso de técnicas de estilo documental.
Mi trabajo revela cómo los medios son capaces de crear “realidad”, si se quiere, usando mecanismos específicos que, en cierto sentido, “engañan” a la mente para que crea que ciertas cosas. Así que, engaños, documentales que hacen uso de imágenes generadas por ordenador, etc., pueden crear una creencia que tiene efectos culturales de largo alcance. La creación de películas que usan la investigación de científicos cognitivos para asegurar que cada escena ilumine los puntos de placer en nuestros cerebros es sólo un caso en el que el público consume medios de comunicación que podrían tener efectos no deseados. Vemos películas que son obviamente ficticios y asumimos que, en todos los frentes cognitivos, sabremos que son ficción. Pero, las tecnologías de los medios de comunicación contemporáneos impregnan nuestras mentes de maneras que no se esperan. Pueden formar recuerdos de eventos que nunca ocurrieron, por ejemplo. No reparamos en efectos como este cuando vemos películas, leemos libros, juegos de video, etc.

RG: ¿Qué posición, si la hay, toma usted sobre el fenómeno OVNI en sí? ¿Usted considera los OVNIS como objetos físicamente reales, construcciones psicosociales, o algo completamente distinto?
DWP: No tengo una posición en este momento. Jacques Vallee ha llamado a los OVNIs ventanas, y me gusta esta idea. Las ventanas son cosas que podemos ver a través, desde una de la habitación o la realidad en otra, sino que también son cosas físicas, también. He trabajado con científicos que creen en los OVNIS como objetos físicos, y he estado en Nuevo México y he visto objetos. ¿Eso me convence que en realidad son artefactos OVNIs? No. Pero, aquí hay un objeto que desconcierta a personas que yo respeto, investigadores científicos cuya formación es impecable, por lo que me hace preguntarme, seguro.
Otra manera de pensar a través del estado ontológico del OVNI es entender que los objetos en sí mismos son difíciles de precisar, en realidad. Los filósofos han sabido de esto durante mucho tiempo y ahora están conversando con los científicos para determinar la metafísica de los objetos físicos. No voy a entrar en esto aquí, pero, en un nivel siento que los avistamientos de OVNIs y la creencia son “alertas”. Nos alertan para que prestemos atención a la tecnología (porque se perciben como tecnología avanzada) y a las cosas que no podemos entender. Creo que está bien ser confundido por ellos. Recuerde que el filósofo ateniense Sócrates fue llamado la persona más inteligente del mundo porque admitió que dijo que no sabía nada. Está bien no tener una posición.

RG: ¿Se consideraría usted una escéptica en su enfoque del tema?
DWP: En el campo de los estudios religiosos los eruditos son generalmente entrenados para estudiar los fenómenos religiosos, las prácticas, las creencias, etc., sin tener en cuenta si existen “objetivamente” (hay excepciones, como en el subcampo de la filosofía de la religión, por ejemplo). Así es como emprendí la investigación para American Cosmic. Pero, hay un problema con la suposición en la cuestión de si uno es un escéptico o un creyente. John Keel, un investigador fascinante, declaró que esa creencia es el enemigo, pero aún estaba completamente involucrado en el estudio de la fenómenos. Yo no lo llamaría escéptico, pero también identificó la creencia como algo que uno debería evitar. ¿Dónde nos deja esto, entonces? Nos deja en una excelente posición, ya que se nos dan las claves para estudiar los fenómenos sin tener que sacar firmes conclusiones al respecto, que inevitablemente serán descubiertas erróneas, en mi opinión. Podemos decir que, cuando la verdad absoluta es un blanco en movimiento necesitamos ser flexibles con nuestras teorías.
RG: ¿Qué cosa por encima de todas las otras tu experiencia con American Cosmic te enseñó sobre ti misma? ¿Ha cambiado tu visión del mundo?
DWP: La experiencia de escribir American Cosmic ha cambiado mi vida. Yo ahora veo mi vida de esta manera: antes de 2012 y después de 2012. Obviamente 2012, en el que empecé a estudiar el tema de los OVNIS, fue un cambio de juego para mi visión del mundo. Como erudita de la religión, yo estaba acostumbrada a los informes de los fenómenos místicos y la gente que creían que estaban en contacto con inteligencia no humana. Mi investigación fue histórica, en la que estudié estas cosas como acontecimientos del pasado. La investigación OVNI me puso en contacto con la religión en formación, con los experimentadores mientras ellos experimentaban estos eventos, y con los tecnólogos de los medios de comunicación que ofrecen estos eventos al público, y para mí ha sido una experiencia electrizante, algo así como observar la creación de un sistema global de creencias, desde la experiencia hasta la representación de la experiencia. Como dijo Carl Jung en su único libro sobre OVNIs, “Tenemos aquí una oportunidad de oro para presenciar cómo una leyenda es formada…”
Jung tenía razón, pero la palabra leyenda no transmite del todo la inmensidad de esto aunque también usó el término “mito viviente”. Mi propia descripción sería que es más como un episodio de Dimensión Desconocida dentro de la que uno no puede escapar, y probablemente ni siquiera quiero hacerlo. Así es como es. Es bastante interesante.

Para saber más sobre el trabajo de la profesora Pasulka, visite su sitio web y su página de Amazon.

ROBBIE GRAHAM                                          Mysterious Universe