ESPÍAS FAMOSOS DEL PAPA. El lado oscuro de la Santa Sede

v2El primer espía de la red conocida como la ‘Santa Alianza’ fue un joven sacerdote enviado por el Papa a la corte de la reina de Escocia, María Estuardo.

El servicio secreto del Vaticano, la mejor red de espías, lleva operando desde el siglo XVI, y sus tentáculos y operaciones extendidas “urbi et orbe” han asesinado a reyes y papas, envenenado a cardenales y príncipes, blanqueado dinero; han promovido golpes de Estado, traficado con armas; han colaborado en la implantación de dictaduras como la de Videla en Argentina, y han cambiado regímenes políticos en algunas zonas del mundo. Algunos de sus componentes reciben en Roma, en un colegio exclusivo, conocido como Russicum, una formación encaminada a esta actividad; otros, la mayoría, actúan de espías sin saberlo, el confesionario con su sagrado secreto y la obediencia debida a la jerarquía les convierte en miembros involuntarios de esta sutil de red de espionaje. Sus objetivos primigenios eran aniquilar las doctrinas heréticas y evitar que las enseñanzas reformistas de Lutero, Calvino y otros protestantes prendieran en el pueblo, pero luego abarcaron también la política de distintos monarcas hasta llegar a confundirse religión y política. Lleva operando como servicio de espionaje desde 1566 y su primera operación se dirigió contra la corriente protestante de Inglaterra con Isabel I. El primer espía de esta red, conocida como la Santa Alianza -como ya apuntamos en la anterior entrega- fue un joven sacerdote enviado por el Papa a la corte de la reina de Escocia, María Estuardo. Se llamaba David Rizzo, era de Génova y estaba muy al tanto en asuntos de estado y política internacional. Debido a su porte y a que dominaba varios idiomas, fue uno de sus primeros agentes. Este sacerdote, para obtener información tanto de la corte inglesa como escocesa y granjearse la confianza de reinas y príncipes, no tardó en convertirse en amante de la reina María de Estuardo. Murió asesinado, quizá por los celos de su marido, el rey consorte.

A este espía religioso y amatorio, le sucedió otro genovés, que en vista de los resultados de su antecesor, metido en la corte, decidió organizarlo con una estructura semejante a la de cualquier organización laica, con sus redes y agentes encubiertos, pertenecientes casi todos ellos a la recién creada orden de la Compañía de Jesús. El  sucesor de David Rizzo se llamaba Ugo Boncompagni. Luego de esa bien organizada e intensa actividad con la que se ganó el beneplácito de toda la curia cardenalicia, llegó a ser nombrado Papa con el nombre de Gregorio XIII (1572-1585): Fue el inventor de lo que hoy conoceríamos como “comandos autónomos”. Eran los primeros pasos de una máquina de poderoso engranaje que se convierte en organización efectiva con el Papa Sixto V (1585-1590). Desde entonces, su actividad se ha extendido por todos los continentes, infiltrándose en las más altas instancias de Estados, empresas y religiones. Pero, antes de proseguir, recordemos los orígenes que ya apuntamos en la anterior entrega.

ORIGEN Y GRANDES INTERVENCIONES

En sus cinco siglos de historia, la Santa Alianza ha participado en los grandes acontecimientos históricos, desde las guerras de España contra el turco, a la expedición de la Armada Invencible. Estuvo implicada en el asesinato de Guillermo de Orange y del Rey Enrique IV de Francia; en la Guerra de Sucesión por el trono español disputado entre el nieto del Rey Sol francés, luego Felipe V, primer rey Borbón en el trono de España, y el hijo del emperador Carlos de Austria, Carlos VI, también candidato al trono español, último descendiente varón de los Habsburgo, rey de Hungría y de Bohemia. La Santa Alianza intervino en el atentado contra el Rey José I de Portugal en 1758; en el ascenso y caída de Napoleón; participó en la guerra de Cuba, en el desastre del imperio español, y en las dos guerras mundiales, implicándose además en la evasión de nazis; ayudó a dictaduras suramericanas y colaboró en la guerra de las Malvinas, y recientemente, aliada con la mafia italiana y la CIA, promovió con dinero negro la caída del régimen comunista en los países del Este. No podemos detenernos en todos estos acontecimientos. Ampliaremos los más relevantes y atractivos por su “guión cuasi novelesco”, y en los que nos afectan por su proximidad temporal y local.

LOS ESPÍAS MÁS FAMOSOS DEL VATICANO

Entre los principales espías del Vaticano, además de los nombrados, cabe destacar a los más famosos: Lamberto Macchi, sustituto de Rizzo; Roberto Ridolfi, James Fitzmaurice, William Parry, Marco A. Massia, Giulio Alberoni, Elejandro de Médicis, Giulio Guarneri, John Bell, Giovanni Da Nicola, etc. Con sus operaciones cambiaron el curso de la historia desde el siglo XVI al siglo XXI.

Algunos jefes de la red de espionaje fueron: Ludovico Ludovisi, Lorenzo Magalori, Olimpia Maidalchini, la única mujer con poder dentro del Vaticano, de la que se cuenta que mandaba casi tanto o más que el propio Papa, Paluzzo Paluzzi, Giovanni Battista Caprara, o Luigi Poggi… Casi todos murieron asesinados o quemados vivos.

Sendas listas podían completarse con muchos más, cuya relación completa puede encontrarse en historiadores y periodistas como Nuzzi, Nino Lo Bello, Corrado Stajano, David Yallop, Richard Hammer, Eric Frattini, Paul Hofmann, y en cualquier Historia de los Papas. Hay pruebas evidentes de que estos jefes de la Santa Alianza ordenaron operaciones encubiertas, asesinatos políticos y religiosos, subvencionaron con dinero negro caídas de regímenes políticos que no les gustaban o encumbraron otros gobiernos afines a sus intereses económicos y religiosos, y multitud de liquidaciones y desapariciones de personajes secundarios o estudiosos que no se ajustaban a la fe marcada por el Santo Oficio.

Creada, recordamos, en 1566 por el Papa Pío V, su primer objetivo fue luchar contra la corriente protestante que nacía en Inglaterra con Isabel I, aliándose al lado de la católica María Estuardo, reina de Escocia y aspirante al trono inglés, a cuyo servicio, confesor, asesor y amante, puso el Papa a su primer espía, David Rizzo.

El Papa Pío V, de nombre de pila Antonio Michele Ghislieri (1504-1572), era dominico y comisario de la Inquisición, hombre austero que aun siendo Papa dormía en un jergón de paja en el suelo, según cuenta su biógrafo, Carlo Castiglioni. Vivía obsesionado por toda clase de herejía o heterodoxia, por lo que fue ascendido como Secretario del Santo Oficio, organismo encargado de velar por el dogma y las correctas prácticas eclesiales. Era muy aficionado a las sociedades secretas, y como tal consideraba al Santo Oficio. Fue general de la Inquisición en Italia durante el pontificado de Julio III (1550-1555), y gracias a sus agentes y a sus centenares de condenas en Como y Bérgamo, ascendió hasta formar parte de la curia, encargado de la que él consideraba la mejor “sociedad secreta”, el Santo Oficio. Este cargo era y es uno de los más poderosos en Roma después del Papa. Casi todos los papables lo han desempeñado, el último Benedicto XVI, actual Papa emérito. El Santo Oficio es el organismo encargado de mantener la fe y las buenas costumbres en el seno eclesial, evitando que sus ovejas se descarríen por ideas y teorías contrarias a las canónicas y atentatorias contra los dogmas establecidos.

Sus ramificaciones se multiplican entre el clero regular y secular, jugando un papel muy importante órdenes religiosas muy poderosas, como los dominicos en la baja Edad Media, sobre todo en su lucha contra la herejía cátara en el Languedoc francés, donde en semanas miles de cátaros fueron quemados vivos.

Como red plenamente en funcionamiento, que escapa a cualquier investigación, ordenó el asesinato en 1610 del poderoso rey francés Enrique IV, aunque la iglesia lo ha negado siempre. Se trataba de otra lucha religiosa semejante a la de Inglaterra con los seguidores de Calvino, la guerra contra los hugonotes, secta protestante, en la que de nuevo religión y política se entremezclan. En Francia, como en Inglaterra, el cisma estaba promovido también por el propio rey. El más célebre de los hugonotes fue Enrique de Navarra, hijo de Juana de Albret, reina de Navarra (1555-1572). El príncipe Enrique se crió con su tío, el futuro rey francés, Francisco I, famoso por su constante belicosidad con el emperador Carlos I de España y V de Alemania. Los servicios secretos del Vaticano en alianza con los de España estuvieron siempre muy al tanto de lo que sucedía en ambas cortes, inglesa y francesa, en la primera, por su nueva religión separatista, que comenzaba a tener influencia y adeptos en Flandes, y en la segunda, por su política belicista contra el emperador español.

“PARIS BIEN VALE UNA MISA”

Entre los asesinatos en nombre de la fe, el primer regicidio ocurrió, pues, el 14 de mayo de 1610; su víctima, el rey Enrique IV de Francia. Llevaba ya un año presintiendo que le iban a matar por su intención de intervenir en Alemania para derrocar a la dinastía católica de los Habsburgo. Al llegar su carroza a las proximidades del palacio de Logueville, seguido de escoltas a pie y a caballo, un supuesto “fanático” católico llamado Jean-François Ravaillac, asaltó la ventana de la carroza real y le asestó al rey dos puñaladas con certera rapidez. Detenido inmediatamente, se descubrió que el asesino llevaba un pergamino, en forma de pañuelo de forma octogonal, con la palabra “Jesús” escrita en los bordes, y en el centro la siguiente frase: “Dispuesto al dolor por el tormento en nombre de Dios”. Se supone que le había enviado el padre jesuita D’Aubigni para que sirviera como una especie de guardia personal de altos personajes y a la par como espía. Era muy probablemente miembro de la Santa Alianza o bien un sicario contratado por ellos. Los servicios secretos del Vaticano y los de España, entonces la mayor potencia mundial, obligaron al rey a abjurar del calvinismo, y así lo hizo, con la conocida sentencia: “París bien vale una misa”, para luego volver a hacerse protestante.

Otra de las primeras intervenciones a gran escala de la red de espionaje vaticana fue en comandita con el servicio secreto montado por el rey español Felipe II en Flandes, donde el protestantismo estaba ganando adeptos y las revueltas contra el imperio se sucedían cada vez con mayor virulencia. Se trataba de vigilar de cerca tanto a franceses como a ingleses y flamencos, y preparar la expedición de la Armada Invencible y las luchas en el Mediterráneo contra el turco. El Papa Pío V y el monarca español, herencia religiosa de su padre el emperador, estaban obsesionados con las herejías y destinados por Dios a combatir el protestantismo -ambos eran acérrimos impulsores de la contrarreforma-, y contra el avance del Imperio Otomano. Los dos, olvidadas las desconfianzas de sus predecesores (los pactos incumplidos, las infidelidades, el saqueo de Roma…) promovieron la Liga Santa en la que intervinieron junto a España y sus territorios en Italia y Flandes, la ciudad-estado de Venecia, Génova y los Estados Pontificios. Al frente de los ejércitos puso el rey, por consejo del Papa, a su hermanastro, don Juan de Austria. De éste dijo el Papa, emulando la cita del Evangelio a Juan el Bautista: “un hombre enviado por Dios que se llama Juan”. El Papa murió poco después de la batalla de Lepanto contra los musulmanes (donde fue herido nuestro insigne Cervantes, conocido por eso como el Manco de Lepanto).

Pío V, admirado por su vida austera y su piedad, por su trato bondadoso y afable, y su defensa de la fe católica, fue canonizado. Nunca dejó de vestir el hábito blanco propio de su orden dominica, y desde entonces lo impuso a sus sucesores.

Y como nota curiosa, prohibió las corridas de toros, los torneos y fiestas con animales: “espectáculos dignos de los demonios y no de los hombres”, bajo pena de excomunión. El “rey Prudente” le hizo caso, aunque luego fuera levantado el veto.

Después de los dominicos, a cuya orden pertenecían los primeros espías, la joven orden jesuítica pasó a desempeñar y desarrollar ese servicio, sobre todo en Francia y Portugal, con uno de sus más famosos espías, el sacerdote jesuita, Gabriel Malagrida, implicado de lleno en el atentado contra el rey José I en 1758, el conocido como “escándalo Távora”. Todavía Lisboa no se había repuesto de los destrozos del terremoto ocurrido tres años antes. Como el palacio real estaba devastado, la corte y grandes familias vivían en lujosas tiendas alejadas de la capital varios kilómetros (el caso de la familia real y su corte en Ajuda), ajenas a la incomodidades y penurias de los lisboetas. El primer ministro, hombre estricto y de absoluta confianza de rey, era Sebastiao de Melo, un plebeyo que había sembrado envidias y mantenía reticencias hacia la vieja nobleza que lo despreciaba. El rey, José I, casado con la princesa española, María Victoria de Borbón, tenía como amante a la bellísima marquesa Teresa Leonor Távora, perteneciente a una de las familias más poderosas de la alta nobleza, desposada con su sobrino Luis Bernardo, heredero y aspirante a la corona portuguesa. Los Távora eran acérrimos enemigos del primer ministro por su sangre plebeya. Ella era devota católica influenciada por su confesor el jesuita Gabriel Malagrida. Una noche, después de estar con su amante, el rey regresaba de incógnito a su tienda, y su carroza fue tiroteada por tres individuos a caballo. Fueron heridos gravemente el rey y su conductor. Nadie sabía que el rey hacía ese trayecto. Solamente ella, su amante, la marquesa de Távora. Dos asaltantes fueron detenidos y confesaron que habían sido contratados por la familia Távora, y el regicidio planeado por el confesor. Toda la familia fue condenada; brazos y piernas rotos a mazazos y luego decapitados públicamente. Fueron desposeídos de sus títulos y posesiones, tanto en Portugal como en ultramar. El jesuita Gabriel Malagrida fue quemado vivo en 1761 públicamente en una plaza de Lisboa y declarada ilegal la Compañía de Jesús. Se supone que sus hijos pequeños y otros infantes de la familia Távora pasaron clandestinamente a España ayudados por padres jesuitas y acogidos por nobles españoles, pero el caso es que de los Távora no ha quedado ni rastro en toda la península ibérica.

Durante la época del cardenal Paluzzi, Malta y España fueron los principales escenarios de operaciones del servicio secreto vaticano. El período que Frattini denomina “Época de intrigas” (1691-1721) se abre con el cónclave de mayor duración, cinco meses de votaciones e indecisiones, por las intrigas para elegir nuevo Papa. A la muerte del breve papado de Alejandro VIII (1689-1691) quedó vacante de nuevo la mitra de Pedro. El cardenal Paluzzi que lleva al frente de la red desde 1676 es uno de los principales opositores a que salga elegido un cardenal que se muestre contrario a ese servicio por temer que el papado pierda su poder tanto terrenal como espiritual. En julio se buscó un consenso con los españoles, principales opositores, saliendo elegido Inocencio XII, procedente de familia noble de Bari, su padre era Grande de España, todavía la mayor potencia mundial. La isla de Malta era entonces un centro de espionaje y contrabando en favor de la flota inglesa, cuyo jefe era un comerciante irlandés, William DeKerry, espía, protestante y contrabandista. Al conocer el Vaticano, junto a la corte española por medio de espías al servicio del cardenal Paluzzi, los sobornos que el irlandés llevaba a cabo para hacerse con las cargas de los barcos españoles, se encargó el mismo Paluzzi de acabar con el contrabandista. Cuatro hombres lo asesinaron al pie de la casa del embajador de Francia. Su cadáver lo arrojaron al Mediterráneo; nunca más se supo ni de él, ni de su red de espionaje y contrabando.

Los últimos años de Paluzzi y el papa Inocencio XII se centraron en la sucesión de la corona española. Uno de los principales intrigantes a que el rey francés Luis XIV pusiera en el trono de España a su nieto, Felipe de Anjou, que luego reinaría con el nombre de Felipe V, inaugurando la casa de Borbón en nuestro país, fue el cardenal Paluzzi. Pero este cardenal no pudo ver cumplidos sus deseos. Paluzzo Paluzzi Altieri Degli Albertoni, maestro de espías durante un treintena años, jefe de la Santa Alianza con los pontificados de Clemente X, Inocencio XI, Alejandro VIII e Inocencio XII, murió envenenado el 25 de junio de 1698 por agentes del servicio secreto de Luis XIV tras un banquete. No existen pruebas documentales de que fuera “mediante envenenamiento por eléboro negro, también conocido como ‘Rosa de Navidad’, una planta muy tóxica que se usaba para envenenar agua, condimentos o puntas de flechas, pero todos los indicios apuntan en este sentido.

A estas intrigas le han venido sucediendo otras que abarcan desde la revolución francesa, pasando por las guerras europeas, hasta la llegada del Papa Benedicto XVI. Intrigas y operaciones que parece que tocan a su fin con el actual Papa Francisco. Operaciones de un servicio secreto que no forman parte del pasado remoto, sino que se han mantenido hasta hace pocos años con el Papa Juan Pablo II, que las promocionó y manejó a través de otra orden, el Opus Dei. Pero eso será en la siguiente “intriga”. Época intensa e intrigante la de estas últimas fechas.

RAMÓN HERNÁNDEZ DE AVILA                                        Nueva Tribuna

ESPÍAS EN EL VATICANO. El lado oscuro de la Santa Sede

espivati2El servicio de espionaje del país más pequeño y más poderoso del orbe no dispone de un nombre sonado, aunque desde hace cinco siglos se le conoce como la Santa Alianza, el espionaje de la Iglesia Católica.
Hasta las instituciones que se consideran sagradas tienen sus partes oscuras, capitales en paraísos fiscales, dinero negro, espías y corrupciones. El Vaticano, como cualquier otro país, pese a ser el más pequeño de mundo, tampoco es ajeno. El Papa Francisco se ha propuesto acabar con ese lado oscuro de una Iglesia que debe ser pobre, ejemplar y comprometida socialmente. Pero no todos los Papas tenían buenas intenciones y, bajo la disculpa de la religión, cometieron y mandaron cometer las mayores atrocidades, extorsiones, negocios ilegales… llegando incluso al asesinato, tanto dentro como fuera de sus muros y basílicas. Una historia de siglos que ha permanecido hasta ayer mismo, con la dimisión por “razones personales” del anterior titular del trono de Pedro, y hoy Papa Emérito, Benedicto XVI. Un lado oscuro que se revivió y multiplicó con el admirado y también controvertido Juan Pablo II, el canonizado -paradojas de la historia- Papa polaco. En varios reportajes desvelaremos el lado oscuro de la institución más duradera de la historia.

UNA LARGA Y SANGRIENTA HISTORIA

La Iglesia Católica es la institución más antigua del mundo. Pervive a través de los siglos pese a los avatares externos, enemigos, cismas, y errores internos, al estar dirigida por humanos. Sus jerarcas atribuyen esta pervivencia a que “es obra divina”; otros, por el contrario, a su perfecta red de espionaje extendida por toda la tierra.

Por mucho que se tambalee, como barca a la deriva en la tormenta, pese a sus fallos y corrupciones, que no han faltado en toda su historia, mantiene su fuerza y poderío como institución, debido quizá, como afirman sus jerarcas, no tanto a que sea obra de Dios dirigida por humanos, cuanto a su red de espionaje, considerada como la mejor de todos los tiempos, y eso que cuenta con menos medios técnicos y logísticos que cualquier otra. ¿Cómo se maneja? ¿Desde cuándo? ¿Cómo puede ser su red tan perfecta y poderosa contando con menos técnica que los demás servicios de espionaje? ¿Es cierto todo lo que se le achaca?: que mató a reyes, envenenó a príncipes y Papas, asesinó a obispos, llevó a cabo crímenes horrendos, promovió golpes de Estado, apoyó a los nazis, evade capitales y blanquea dinero, trafica con armas, y se asocia con la mafia…

Nos adentramos en sus entresijos, en esos pasillos inmensos y oscuros del Estado más pequeño del mundo con el servicio de espías más grande, en los dos siguientes reportajes que irán apareciendo en Nuevatribuna; un tema del que apenas se habla, una organización que ha influido e influye en nuestra historia.

APARECE YA EN LA BIBLIA

Los Libros Sagrados, escritos varios milenios antes de Jesucristo, mencionan ya este servicio cuyo promotor fue nada más y nada menos que Moisés, el padre del pueblo elegido por Dios como se consideraba el pueblo de Israel.

Se entiende por espionaje la obtención de información de manera clandestina o ilegal; información secreta o reservada que no interesa que sea conocida por alguien ajeno a la institución, sea nacional, local, de un organismo o industria. El espionaje ha sido y es empleado en todos los tiempos, sean de paz o de guerra, por todos los países, y no se circunscribe únicamente a proyectos o intenciones de gobiernos sino a la industria y a la investigación.

Actividad tan vieja como la misma historia de la humanidad en cuanto se dividió en tribus, naciones o empresas. Ya en la Biblia se narran los dos tipos principales de espionaje, en tiempos de paz y en tiempos de guerra. En la paz, Moisés, libertador del pueblo hebreo, desde el desierto de Parán, envió a doce espías a explorar y ver cómo era la “tierra de promisión”, para ser luego informado sobre sus características y productos. Se calcula que era alrededor del año 1500 antes de Cristo. El Libro “Números”, capítulo 13, da cuenta de los cuarenta días que estuvieron espiando esa tierra los enviados por Moisés. Su objetivo era “explorar” ese país donde se iban a asentar las doce tribus de Israel; es decir, informarse para informar, enterarse de cómo era la tierra de Canaán. En otros dos de los libros bíblicos se nos describe la historia de las dos primeras espías cuya misión era descubrir y aniquilar a los jefes enemigos: Dalila, que traicionó a Sansón, y Judit, que se introdujo en la tienda de campaña del general Hollofernes, y después de haberse ganado su confianza le cortó la cabeza, según narran sendos libros, el primero, el Libro de los Jueces, capítulo 16, donde Dalila, que corta el cabello al gigante Sansón, figura como agente secreto de los filisteos. Y el segundo, el Libro de Judit, dedicado a la bella Judit y su admirable y arriesgada hazaña. Las primeras mujeres espías de las que se tienen noticias. Son la prehistoria de otras muchas mujeres que después han hecho historia hasta nuestros días con la más conocida de todas ellas, Mata Hari, famosa actriz y bailarina, que murió ejecutada por espionaje en la I Guerra Mundial, hace ahora casi cien años. Las tres, por nombrar las más famosas, tenían algo en común, la belleza y sus dotes de seducción y persuasión. Esas eran sus armas y su técnica. Y de ellas ha copiado mucho la iglesia. Por algo la Biblia es Libro Sagrado, conocido como el Antiguo Testamento, no solamente para la religión judía, sino luego para la cristiana, a la que se añadió el Nuevo Testamento con la vida y enseñanzas de Jesús, el Cristo, o Mesías que vino a la tierra y cuya venida todavía siguen esperando los judíos.

CLASES DE ESPIONAJES

espivati0Hay muchas clases de espionaje, pero se pueden resumir en cuatro apartados: Espionaje bélico, el más conocido por darse en épocas de guerras. Espionaje político, muy extendido en nuestros días, cuyo ejemplo podía ser el famoso caso Watergate de Nixon y sus “fontaneros” espiando los programas del partido demócrata de Kennedy, descubierto por dos periodistas del Washington Post, que le costaría la dimisión al presidente republicano (o con cierta semejanza, por citar uno muy cercano, la chapuza estilo superagente 86, -teléfono de zapato-, montada en la Comunidad de Madrid por el señor Granados, felizmente en la cárcel, cuya cúpula apuntaba a la “señora X”, para informarse de las actividades de compañeros de partido). Espionaje industrial o de investigación, que cada vez se va extendiendo y ampliando en el mundo desarrollado; y el espionaje religioso, del que vamos a hablar a continuación, que con parecer inofensivo externamente, es el mejor organizado, pasa desapercibido, y cuyas acciones se extienden desde hace tiempo a todo el mundo, llegando a abarcar no sólo la situación religiosa, sino también política y económica.

ESPIONAJE RELIGIOSO

espivati1Creado en un principio para vigilar la ortodoxia cristiana y perseguir la herejía, no tardó en identificarse y fusionarse con el espionaje político, incluso con los nazis. Llegó a tener, y mantiene, estrechos vínculos con otras redes de espías de otras naciones, con entidades bancarias, organizaciones mafiosas y entidades masónicas, hasta el punto de llegar a convertirse en la red mejor organizada de todas, que no repara en medios, ni en gastos, ni en personal, ni en acciones criminales. Es notable el auge de misteriosos asesinatos, que en la última época adquirió su culminación saltando de los muros infranqueables del Vaticano a la prensa y finanzas internacionales, sobre todo durante el papado del Papa polaco, Juan Pablo II, etapa conocida en los ambientes secretos como la “época de los asesinos”, cuya acción primera podía ser considerada la muerte de su antecesor en la mitra de Pedro, al mes de ceñirse la tiara, el cardenal Luciani, Juan Pablo I, por las extrañas circunstancias que la rodearon, a sabiendas del afán de dicho pontífice en aclarar cuentas oscuras en paraísos fiscales, obras en inversiones a través del IOR, Instituto para Obras Religiosas, y fuga de capitales del Banco del Vaticano, el conocido Banco Ambrosiano, fundado en junio de 1942 por el Papa Pío XII. Se sospecha que la muerte repentina del Papa Juan Pablo I, se debió a una de sus intenciones más importantes, depurar la corrupción de la curia romana y aclarar sus finanzas, como hoy sigue en las ideas del actual Pontífice, Francisco. Las mismas intenciones por las que, según todos los indicios, se vio obligado a dimitir su antecesor, Benedicto XVI, no tanto por problemas de salud -versión oficial- cuanto de finanzas, inversiones y capitales en paraísos fiscales, así como la investigación sobre las actividades del llamado Sodalitium Pianum, el servicio de contraespionaje de la Santa Alianza, su red oficial de espionaje y sus ramificaciones, tales como la Orden Negra, la Loggia Ecclesia, vinculada a la logia masónica P-2, el Círculo Octogonus, y otras redes de menor importancia pero muy efectivas durante algún tiempo por las ejecuciones llevadas a cabo por los “vicarios” de Cristo, auténticos profesionales del crimen, mejor conocidos como los “sicarios”. Y es que estas instituciones solapadas del Vaticano no respetan ni a reyes ni a Papas.

EL MEJOR ESPIONAJE

Lo califico, sin temor a equivocarme, por coincidir con otras opiniones de expertos, como el mayor espionaje y la mejor información y más completa del mundo actual.

William Casey, director de la CIA con Reagan dijo: “El servicio secreto del Vaticano es la red de espionaje mejor informada del mundo”.Y con él coinciden otros muchos, como el actual director del Mosad, el servicio secreto israelí, considerado de los más perfectos, que dice que el Vaticano les supera. Tal cualidad no hay que atribuirla a su técnica y aparatos, para escucha y vigilancia, quizá de los más elementales, sino a sus innumerables recursos humanos.

Funciona sin necesidad de elementos tecnológicos. Tiene acceso directo a las “almas” de millones de personas en todo el orbe, urbi et orbe. Basta una rejilla y ya está todo hecho y guardado bajo la invisible y sagrada llave del secreto de confesión. La conclusión es lógica: si maneja las conciencias, cómo no va a manejar los pensamientos, las intenciones y las obras. Pero sin profundizar en esta cuestión inherente a la estructura de la Iglesia católica, ciñéndonos al tema propiamente dicho del servicio específico de espías “pro Deo”, vamos a delimitar su historia refiriéndonos a sus principales actuaciones que han cambiado en algunos casos la marcha del mundo y de algunos gobiernos.

LA SANTA ALIANZA O ‘CÍRCULO OCTOGONUS’

El servicio de espionaje del país más pequeño y a la par más poderoso del orbe, no dispone de un nombre sonado, aunque desde hace cinco siglos se le conoce como la Santa Alianza, el espionaje de la Iglesia Católica, es decir, la red de espías del Vaticano. Quizá deba su perfección a que la semilla del cristianismo es la religión judía, cuyo exponente más claro es la Biblia. El cristianismo, como todos sabemos, no deja de ser en sus orígenes una secta del judaísmo, y la historia del pueblo hebreo nos la relata la Biblia, como pueblo elegido de Dios para llevarle a la Tierra Prometida. Si con Moisés, como he apuntado al inicio del reportaje, comenzó la actividad de los espías, es lógico que la iglesia, después de tanto tiempo y con la experiencia acumulada de tantos siglos ininterrumpidos de actuaciones en uno y otro lugar, haya perfeccionado sus redes hasta llegar a ser hoy por hoy, y desde la baja Edad Media en que fue creado, el mejor sistema de todos los espionajes del mundo, el más perfecto, siendo a la vez el que con menos tecnología cuenta. La carencia de técnica logística la suple con sus innumerables agentes repartidos por todos los continentes. Si Jesucristo dijo en el  Evangelio que no se moverá ni caerá un pelo de nuestro cabello sin que lo sepa el Señor, habría que añadir que también lo sabe el Vaticano. El Vaticano sabe todo, y no precisamente por inspiración divina, sino por acción humana en nombre de la divina, y con métodos que muy poco tienen ni de humano ni de divino, como son los asesinatos y el rastro que dejan como advertencia. Ni la mafia les supera. No basta únicamente con el asesinato, sino que debían dar cuenta públicamente de tal crimen dejando una señal y colgando el cadáver, mutilado y torturado, de un puente, o exponiéndolo en lugar visible para que sirviera de lección y escarmiento a los opositores o contrarios a las intenciones e intereses de la Curia Romana. A veces, a modo de asesinos en serie, dejaban incluso la firma, un pañuelo con símbolos como por ejemplo un octógono. De ahí otros nombres con que ha sido identificado tal espionaje: “Círculo Octogonus”.

El primer nombre con el que fue bautizado el servicio de secreto del Vaticano fue el de “La Santa Alianza”. Fundado en 1566 por el Papa Pío V su primer objetivo fue luchar contra la corriente protestante que nacía en Inglaterra con Isabel I, aliándose al lado de la católica María Estuardo, reina de Escocia y aspirante al trono inglés, a cuyo servicio, confesor, asesor y amante, puso el Papa a su primer espía, el sacerdote italiano de buen ver y mejores artimañas, David Rizzo, que no tardó en ampliar su campo de acción del confesionario al gobierno, y del dormitorio a la política, para acabar asesinado por celos. Así fue el comienzo, de novela, pero real. Desde entonces, los espías son asesinados, y el espionaje abarca incluso acciones bélicas y regímenes políticos tanto para promover como para destruir.

Desde entonces, la historia continúa, y la Santa Alianza ha seguido y sigue operando. Como tal es citada y nombrada con mayor frecuencia, aunque luego se desgajara en otros nombres según las operaciones, y en un servicio paralelo puesto de moda en el transcurrir de los siglos: el contraespionaje, que como es lógico, tampoco falta en el Vaticano, para contrarrestar posibles traiciones y operaciones de agentes dobles, conocido a su vez como el Soladitium Pianum, fundado posteriormente,  más conocido por sus siglas SP. Otros nombres se les ha atribuido, como “La Entidad”, y “Pro Deo” (Por Dios), pero la Santa Alianza y S.P son los más usuales.

Esta historia sigue, pero será en próximas entregas. Historia de sucesos que podrían ser de novela, pero que siendo reales, tienen su interés y no carecen de intriga. Ya verán.

RAMÓN HERNÁNDEZ DE ÁVILA                                                             NuevaTribuna

¿OTRO UNIVERSO EN EL QUE EL TIEMPO FLUYE AL REVÉS?

unirevesFísicos apuntan a la existencia de otro universo en el que el tiempo se mueve al revés

Los seres humanos experimentamos el tiempo en una única dirección. Sin embargo, no existe ninguna ley en la física que especifique que el tiempo deba comportarse así. Tratando de explicar la cuestión, un grupo de físicos ha desarrollado un modelo en el que coexisten dos universos en los que el tiempo se mueve en direcciones opuestas.

La hipótesis contempla la posibilidad de que el big-bang sea bidireccional en lugar de unidireccional. En otras palabras, que la gran explosión que formó nuestro universo en una dirección, simultáneamente creó otro que se mueve en dirección opuesta y en el que, lo que para nosotros es el futuro, para ese universo sería el pasado.

El primer modelo que predice la existencia de dos universos de esta forma lo formuló un equipo de físicos que estudiaba la entropía 2015. Según ese estudio firmado por Julian Barbour de la Universidad de Oxford, Tim Koslowski de la Universidad de New Brunswick, y Flavio Mercati del Instituto Perimeter de Física Teórica, las partículas de un entorno confinado tienden a contraerse y luego expandirse en dos direcciones. Sus autores hasta crearon un modelo de 1.000 partículas que demostraba la teoría. Si aceptamos el universo como un sistema (uno enorme) confinado de partículas, llegamos a la teoría de los dos universos.

Ese primer modelo se basa en el concepto de entropía (la magnitud termodinámica que mide el nivel de desorden molecular de un sistema). En otras palabras, emplea la segunda ley de la termodinámica de Newton y además lo hace sobre un sistema cerrado.

El nuevo modelo al respecto prescinde de esa última parte. Sean Carroll del Instituto de Tecnología de Pasadena, en California, y Alan Guth del MIT han llegado a la misma conclusión sobre la existencia de dos universos, pero sin limitarse a un sistema cerrado y sin más fundamentos que la propia entropía.

Carroll y Guth aún se basan en las leyes clásicas de la física, pero su modelo está muy lejos de ser definitivo. Ambos autores explican que, una vez se intente integrar con la física cuántica, podría significar la existencia de múltiples universos que se mueven en direcciones diferentes desde el punto cero del big bang, y en los que el tiempo transcurre de forma diferente. [New Scientist vía Quartz]

CARLOS ZAHUMENSKY                                       GIZMODO

¿SOBREVIVIRÁN NUESTROS DESCENDIENTES A LA DESTRUCCIÓN DEL UNIVERSO?

DV1Miles de millones de años a partir de ahora, el universo tal como lo conocemos dejará de existir. La buena noticia es, que nos da una gran cantidad de tiempo para prepararnos, y tal vez incluso encontrar una manera de engañar a la muerte cósmica. Aquí hay algunas maneras posibles en las que nuestros descendientes podrían sobrevivir a un apocalipsis cosmológico.

El universo, al igual que los organismos que viven dentro suyo, es una entidad mortal. Nacido en el Big Bang, con el tiempo se conoce su destino a través de un proceso igualmente catastrófico, ya sea en forma de un Big Rip, un Big Crunch, o una congelación eterna. En cualquier caso, toda la vida tal como la conocemos se extinguirá.

A menos, por supuesto, que nuestra descendencia muy avanzada pueda encontrar una manera de escapar de los confines del cosmos, o más radicalmente, cambiar las reglas del juego cosmológico.

La construcción de un universo subyacente

"En, a través de ... y más allá." El Agujero Negro (1977) de Disney: una buena idea, pero mal ejecutado.
“En, a través de … y más allá.” El Agujero Negro (1977) de Disney: una buena idea, pero mal ejecutado.

Nuestros tatara-tatara-tatara bisnietos, muchas veces, podrían dejar nuestro universo actual, migrando a un “universo subyacente” natural o creado artificialmente. Una civilización futura vincularía el nuevo universo al antiguo con un agujero de gusano, y lo utilizarían como espacio de vida, para la computación o para escapar de un viejo universo en descomposición.

Esto puede parecer extraño, pero esta idea ha sido explorada por algunos científicos serios, incluyendo físicos teóricos que toman la inmersión profunda ocasional en la teoría del agujero negro y la cosmología de la inflación.

El físico teórico Lee Smolin del Instituto Perimeter y el teórico sobre las cuerdas de Stanford Leonard Susskind han especulado que los universos generan otros universos en un proceso natural, evolutivo, conocido como la selección natural cosmológica (SNC). Argumentan que el cosmos no es sólo aleatoriamente ideal para el desarrollo y la proliferación de la vida inteligente, sino que de hecho nuestro universo puede haber evolucionado por ser así.

Smolin sugiere que los universos bebé se reproducen a través de los agujeros negros, y que nuestro universo no es más que un generador de agujeros negros glorificado. Hacer universos bebé a través de los agujeros negros es, pues, la “función de utilidad” del universo. Del mismo modo, la teoría de Susskind invoca a los agujeros negros, pero añade la naturaleza de la “inflación”, la fuerza que hace que el universo primitivo se expanda rápidamente.

Dado que los universos podrían surgir naturalmente de las singularidades de los agujeros negros, algunos teóricos han preguntado si podría ser posible que nosotros construyamos nuestros propios universos “subyacentes”. El proceso de crear artificialmente universos fue propuesto por primera vez por los físicos teóricos Edward Fahri y Alan Guth en 1987. Escribiendo en The New York Times, Malcolm W. Browne explica:

…Guth compara el universo en el que vivimos a la superficie bidimensional de una esfera que, debido a su inmenso tamaño, nos parece ser casi perfectamente plana. Hay circunstancias, dice, en el que un ”aneurisma” podría desarrollarse en esta superficie, una región en la que el espacio y el tiempo bombean como un tumor, con el tiempo pellizcándose a sí mismo fuera de su matriz en un nuevo universo.

Para un observador hipotético en el interior del bulto, las condiciones podrían inicialmente asemejarse a los de la explosión del Big Bang del que se piensa que nuestro propio universo podría haber surgido. Pero para los observadores en nuestro propio universo, dijo el Dr. Guth, el aneurisma simplemente se parecería a un agujero negro – un objeto supermasivo cuya gravedad inmensa impide el escape, incluso de la luz. Después de una cierta cantidad de tiempo el agujero negro se evaporaría, sin dejar rastro del lugar donde había nacido un nuevo universo.

Pero una vez que el bulto se separa del universo anfitrión, existirá el nuevo universo en un continuo espacio/tiempo totalmente separado. Cualquier comunicación entre los dos universos sería imposible.
dv3
En su artículo, “An Obstacle to Creating a Universe in the Laboratory”, Guth y Fahri tímidamente conceden que una enorme cantidad de densidad de energía tendría que ser adquirida para que esto suceda. Como escriben los autores en su artículo, “La exigencia de una singularidad inicial parece ser un obstáculo insuperable para la creación de un universo inflacionario en el laboratorio.”

Como señala Guth en el artículo del NYT, “Este logro está, obviamente, mucho más allá de nuestra tecnología, pero alguna civilización avanzada en un futuro lejano podría… bueno, nunca se sabe. Por lo que sabemos, nuestro propio universo puede haber comenzado en el sótano de alguien.”

Más alentador, el filósofo Nick Bostrom y el cosmólogo Milan M. Ćirković sacaron un documento en 2000 argumentando que una civilización avanzada en realidad podría ser capaz de no sólo participar en este tipo de ingeniería del universo, pero también podría ser capaz de transferir información directamente en este universo bebé. Esta información puede incluir concebiblemente a las mentes subidas o cargadas, lo que haría a la perspectiva de la inmortalidad muy tentadora, por cierto.

Transcension
dv4
Y no es una locura imaginar que podríamos enviar nuestras mentes a través de un agujero negro, una vez que se hayan subido a un ordenador.

Hace quince años, el físico Seth Lloyd argumentó que los agujeros negros son los dispositivos computacionales más densos y más eficientes, capaces de existir en nuestro universo. Su “última laptop” se compone de un kilogramo de materia comprimida encogida en un agujero negro absolutamente minúsculo. Debido a la radiación de Hawking, este motor computacional sólo durará una fracción de segundo (10-19 segundos para ser exactos), pero durante ese tiempo se llevaría a cabo sobre 1.032 operaciones en un 1016 bits.

Inspirado por esta idea y las de Smolin y Susskind, el futurista y teórico de los sistemas John Smart ha conectado la perspectiva de los universos bebé, ya sean naturales o artificiales, a la Paradoja de Fermi, es decir, la comprensión de que todavía tenemos que ver signos de inteligencias extraterrestres cuando deberíamos tenerlas ahora. Es concebible, dice, que toda la vida extraterrestre avanzada rechace su universo de origen, a favor de algo más interesante en el Más Allá. Smart llama a esto la hipótesis de la Transcension.

“Cuanto más estudiamos la historia universal, más se parece cada transición a una complejidad mayor, de las galaxias, de los planetas catalizadores de la vida, a los eucariotas, procariotas, a los seres humanos, a las ciudades, y ahora, a los ordenadores inteligentes, que se produce a través de un proceso que llamo de compresión STEM de la producción de la información”, dice Smart a io9.

Por “compresión STEM”, Smart se refiere a un proceso en el que los nuevos sistemas complejos son casi siempre los usuarios más densos y más eficientes del Espacio, Tiempo, Energía y Materia. Esto, a su vez, hace que la información, la complejidad y la inteligencia se desarrollen a un ritmo acelerado. Con el tiempo, estamos guardando más y más de nuestras cosas en espacios más pequeños, al tiempo que simultáneamente se hace un uso más eficiente de la información. Como resultado, la inteligencia siempre está corriendo al espacio interior, de los cuales hay dos tipos: el espacio interior y el espacio físico interno virtual.

“Nuestro destino es la densidad y la desmaterialización”, dice Smart.

Todo esto nos lleva de nuevo a la cuestión de nuestras perspectivas de supervivencia a largo plazo. Hay una posibilidad muy clara de que existirán nuestros descendientes posthumanos como seres digitales, los vástagos de las mentes subidas, o los productos de completamente nuevas mentes y tipos de mentalidades juntas. Fiel a la teoría de Smart, estas personas serían mucho más desmaterializadas e “inmortales” que los seres biológicos.

Pero ¿qué pasa con el futuro de la propia civilización humana?

“Si nuestras sociedades son cada vez más densas e informativas”, dice Smart, “y si sus almacenes de conocimientos básicos, si no sus cuerpos físicos, cada vez se verán como lo que los físicos llaman computronium (la materia de computación más densa y más eficiente disponible) entonces la hipótesis de la Transcension puede mantenerse para nuestro futuro, y la cuestión de lo que sucede a la información en los agujeros negros puede ser crítico para nuestra supervivencia a largo plazo”.

dv5Así que podríamos estar enviando a nuestros seres virtuales a través de un agujero negro, si la “teoría de la información del agujero negro” es correcta. Y el principio holográfico también ofrece algunas pistas sobre cómo esto podría suceder realmente. Pero Smart dice que quedan muchas preguntas.

“Si todas las civilizaciones universales en última instancia trascienden a los agujeros negros mientras nuestro universo muere, ¿vamos a ser como “semillas” de información o como entidades conscientes?”, se pregunta. Su preocupación es que, como una persona instanciada en medio de ser teletransportada en un transportador de Star Trek, una mente digitalizada podría terminar existiendo como pedazos inútiles de datos que flotan en el éter cosmológico por una eternidad.

“Los agujeros negros podrían por tanto ser algún tipo de soporte máximo de grabación denso y un transportador universal de inteligencia”, dijo a io9. “Si es así, ¿un transportador hacia dónde? ¿Para el multiverso, para encontrarnos con una miríada de otras civilizaciones y comparar lo que hemos aprendido? ¿Para otro universo, reiniciando nuestro ciclo de vida?”

Cambio de las reglas del juego
dv6
Si nuestra distante descendencia no puede encontrar una existencial “puerta de escape”, ya sea hacia un agujero negro o un nuevo universo, entonces puede ser que les incumba encontrar otra, incluso soluciones más radicales. La otra opción es cambiar las reglas del juego cosmológico y cambiar la estructura misma del Universo mismo. Al final, la inteligencia puede llegar a ser la fuerza más poderosa en el Universo.

La idea de que la inteligencia no es un aspecto aislado o epifenómeno del Universo no es nueva.

El filósofo jesuita, teólogo y científico Pierre Teilhard de Chardin creía que la humanidad era mayor que la suma de sus partes, y que algo profundo esperaba a nuestra especie en el futuro. Fiel a sus sensibilidades cristianas, Teilhard no estuvo de acuerdo con la convención científica de clasificar el animal humano de acuerdo a nuestras características físicas, que nos relega a una especie pequeña en todo el orden de los primates.

Teilhard observó que prácticamente todos los animales no humanos muestran una asombrosa capacidad de adaptarse a su entorno, mientras que los humanos han aprendido a fabricar herramientas que realmente nos separan de nosotros mismos. Con el establecimiento de la lengua escrita, las bibliotecas, y las poderosas herramientas de la comunicación, los humanos tuvieron saltos gigantescos que excedieron sus limitaciones físicas de manera dramática. La humanidad, pensó Teilhard, estaba en el proceso de convertirse en un organismo único con un único sistema nervioso, que extendía cada vez más su dominio sobre el planeta. Tomó el concepto de ir un paso más allá de la biosfera, dando lugar al concepto de la “noosfera”. Teilhard no vio ninguna razón para que el alcance de la humanidad no pudiera extenderse aún más que eso, inspirando a los filósofos, los futuristas y los científicos que siguieron en su despertar.

De hecho, la Tierra ha entrado recientemente en una nueva era geológica, una conocida como el “Antropoceno”. Los científicos finalmente han reconocido que la inteligencia humana es la fuerza de la naturaleza en sí misma, una que está remodelando el planeta, tanto para lo bueno y para lo malo. En el futuro, no hay razón para creer que la inteligencia no continuará modelando su entorno, ya sea un planeta o un cúmulo estelar completo.

dv9En The Age of Spiritual Machines, el futurista Ray Kurzweil especula que las características del universo no pueden ser fijas, y que la inteligencia en última instancia permea el universo y decide el destino del cosmos. Él escribe:
¿Entonces terminará el universo en un big crunch, o en una expansión infinita de estrellas muertas, o de alguna otra manera? En mi opinión, el principal problema no es la masa del universo, o la posible existencia de antigravedad, o de la llamada constante cosmológica de Einstein. Más bien, el destino del universo es una decisión que aún no se ha hecho, una que vamos a considerar de forma inteligente cuando sea el momento adecuado.

La inteligencia, predice Kurzweil, con el tiempo llegará a ser más poderosa que cualquiera de las grandes fuerzas “impersonales” de universo.

El biocosmos egoísta
dv7
El teórico de la complejidad James Gardner llevó esta idea a su extremo más alejado, con el argumento de que la naturaleza amistosa con la vida del universo puede ser explicado como el resultado predecible de los procesos naturales, incluyendo la vida y la inteligencia.

De acuerdo con su teoría del “biocosmos egoísta“, “la aparición de la vida y de formas cada vez más consumadas de la inteligencia está indisolublemente ligado al nacimiento físico, la evolución, y la reproducción del cosmos.” En otras palabras, existe la inteligencia en el Universo no por accidente ; más bien, es una fuerza deliberada e intencionada de la naturaleza.

Una consecuencia de la teoría de Gardner sería que la vida inteligente crea nuevos universos y sus propios sucesores. Podemos o no ser capaces de sobrevivir a la destrucción del universo, dice Gardner, pero nuestra descendencia vivirá en otro lugar. Él escribe:
[Nosotros] y otros seres vivos somos parte de una vasta comunidad transterrestre aún por descubrir, de vidas e inteligencias distribuidas en miles de millones de galaxias e incontables parsecs que participan colectivamente en una misión portentosa de importancia verdaderamente cósmica. Bajo la visión del biocosmos, compartimos un destino común con la comunidad para ayudar a dar forma al futuro del universo y transformarlo de una colección de átomos sin vida en una gran mente, trascendente.

La teoría de Gardner es interesante en que se aplica el Principio Antrópico Fuerte -la idea filosófica que las leyes del cosmos hacen que la vida no sólo sea posible, sino inevitable-, de tal manera que la vida misma se convierte en responsable de la presencia misma del universo.

Tanto Kurzweil y Gardner acuerdan en que la inteligencia avanzada se extenderá hacia el cosmos y convertirá la materia en una forma más utilizable. Pero mientras Kurzweil admite que la inteligencia no puede migrar más allá de sus confines galácticos locales, Gardner especula que la vida inteligente de alguna manera encontrará una manera de diversificar su actividad “a través de miles de millones de galaxias.”

El universo en constante despliegue
dv8
Pero la paradoja de Fermi podría sugerir lo contrario. Un llamado Gran Filtro puede ser, en efecto, que se oponga a que la vida inteligente avance más allá de cierto nivel de desarrollo. Y se podría argumentar que las leyes del universo, como se está estableciendo actualmente, en realidad evitarían que la vida avance a una fase futurista de viajes espaciales e ingeniería aplicada al universo.

Por improbable que parezca, sin embargo, la situación cosmológica podría cambiar miles de millones de años a partir de ahora. De manera similar a cómo nuestro sistema solar fue caótico y groseramente inhabitable durante miles de millones de años, el Universo puede asimismo ser “más seguro” y más hospitalario hacia las superinteligencia en el futuro lejano de lo que es hoy. Una vez alcanzado ese estadio de desarrollo, puede que no hayan límites a lo que las civilizaciones superinteligentes podrían hacer para asegurarse sus propias perspectivas a largo plazo.

Tristemente, es justo preguntarse si nuestra civilización no se presentó muy temprano en la historia del universo, para tomar ventaja de esta oportunidad para darle forma.

GEORGE DVORSKY IO9

Modificado por Orbitaceromendoza

NUEVA TEORÍA DE STEPHEN HAWKING SOBRE LOS AGUJEROS NEGROS

agujero_negro_624x415_bbc_nocreditLa nueva solución que Stephen Hawking ofrece sobre la paradoja de los agujeros negros

No hay que ser un especialista o aficionado a la astrofísica para alguna vez haber escuchado el término “agujero negro”, ese fenómeno cósmico del que poco sabemos y durante años se ha debatido.
Ahora, el físico británico Stephen Hawking publicó un estudio en el que asegura ofrecer una solución a la paradoja del agujero negro.
En agosto pasado, Hawking ya había dado algunas “pistas” de su trabajo durante una conferencia en Estocolmo, pero fue ahora que publicó su trabajo en internet para que sea examinado tanto por expertos como aficionados.

Junto a los profesores Malcom Perry (Universidad de Cambridge) y Andrew Strombergos (Universidad de Harvard), el afamado científico sugiere que los objetos pueden quedar almacenados sobre los límites de un agujero negro, conocido como el horizonte de eventos.
Es decir, las fronteras del espacio a partir de la cuales supuestamente ninguna partícula puede salir, incluyendo la luz.

En este horizonte, Hawking sugiere que pueden ocurrir dos cosas:
1.- Es posible que la materia tragada por el agujero negro en realidad nunca entre al agujero, sino que en ese horizonte se desintegre hasta un punto de no retorno y quede codificada en un holograma bidimensional.
“La información (materia física) no está almacenada en el interior del agujero negro como uno podría pensar, sino en sus límites, el horizonte de eventos”, dijo durante una conferencia en el Real Instituto de Tecnología KTH.
Esto ocurriría en lo que se conoce como los “pelos” del agujero. Es aquí donde se crea una especie de marca holográfica bidimensional de todo lo que es aspirado por el agujero.
El equipo de científicos asegura que la existencia de estos “cabellos” se puede probar. De ser así, le podría valer un Nobel al físico.
2.- Los agujeros negros pueden servir como portal hacia otros universos.
“Para ello, el agujero debe ser grande, y si está rotando puede pasar a otro universo, pero no se podría regresar al nuestro”.
“Si bien estoy interesado en los vuelos espaciales, no voy a intentar esto”, bromeó el científico.

Los agujeros negros son fenómenos cósmicos que se originan cuando una estrella de cierto tamaño colapsa
Los agujeros negros son fenómenos cósmicos que se originan cuando una estrella de cierto tamaño colapsa

Teoría “incompleta”

Los agujeros negros son fenómenos cósmicos que se originan cuando una estrella de cierto tamaño colapsa. El resto de su materia queda limitada a una pequeña zona, que luego da paso a un inmenso campo gravitacional.
Por mucho tiempo, se pensó que nada podía escapar su gravedad, ni siquiera la luz.
En 1974, Hawking describió cómo los agujeros negros podían emitir radiación, algo que con el tiempo pasó a ser conocido como la “radiación de Hawking”, una idea en la que coinciden muchos físicos hoy en día.
Sin embargo, inicialmente también señaló que la radiación emitida por un agujero negro se terminaría evaporando y toda la información sobre cada partícula desaparecería para siempre.
En 2004, Hawking sorprendió al mundo con un nuevo estudio que cambiaba su propia visión, “La paradoja de la información para agujeros negros”, en el que señaló que en vez de absorberlo todo, los agujeros negros dejan escapar aunque sea algunas radiaciones.

Así, un agujero negro dejaría de ser el pozo infinito que destruye todo lo que cae en él y su frontera no estaría tan definida como se creía.

Para Hawking, una hipótesis es que la materia tragada por el agujero negro en realidad nunca entre al agujero.
Para Hawking, una hipótesis es que la materia tragada por el agujero negro en realidad nunca entre al agujero.

El más reciente trabajo de Hawking no ha sido sometido a una revisión de pares, el paso previo para publicar una investigación científica.
Sin embargo, el periodista científico Devin Powell publica en Simthsonian.com que si bien hasta ahora nadie ha informado de un error de cálculo, “han empezado a aparecer preocupaciones de que la teoría puede estar incompleta”.
“Sabine Hossenfelder del Instituto Nórdico de Física Teórica pregunta cuánta información se podría codificar en un cabello”, escribe Powell.
“También señala que el documento no explica cómo los pelos, que desaparecerían una vez que se evapora el agujero negro, transfieren su información (materia física) a la radiación que queda”.

BBC Mundo

UNIDAD 731: EL PROYECTO MARUTA

u731
Foto: Miembros del Escuadrón 731

EL PROYECTO MARUTA DEL ESCUADRÓN 731: EL HORROR DEL AUSCHWITZ JAPONÉS

De entre el conjunto de atrocidades que se dieron en la Segunda Guerra Mundial cabe destacar las perpetradas por el denominado Escuadrón 731 del Ejercito japonés. Una unidad encargada de un programa científico donde llegaron a experimentar la vivisección con humanos. Así fue el proyecto Maruta.

El Ejército Imperial Japonés fue el ejército de tierra del Imperio de Japón desde 1867 hasta 1945. De ahí salió el germen bajo el que se conoció el Escuadrón 731 con la idea de llevar a cabo un programa encubierto de investigación y desarrollo de armas biológicas… y muchas de estas pruebas fueron con humanos. La historia guarda un triste recuerdo de las mismas, catalogadas muchas de las mismas como crueles crímenes de guerra.

Dos etapas marcaron el desarrollo de esto macabros experimentos. La inicial hacia finales de la década de los años 30 en el marco de la Segunda guerra sino-japonesa y la posterior en la Segunda Guerra Mundial. En cualquier caso este programa encubierto recibía oficialmente el nombre de Laboratorio de Investigación y Prevención Epidémica del Ministerio Kempeitai. La realidad es que en esencia se había formado una rama muy parecida en la forma a la SS de la Alemania nazi. Un escuadrón donde se promovía la supremacía racial y cabía de todo: infiltración en tropas enemigas, sabotaje político, contraespionaje e investigaciones y experimentos sin ética alguna.

Creación del Escuadrón 731

Como suele ocurrir en la guerra no hay cifras exactas de los costes de vida que se dieron durante los 10 años de actividad del Escuadrón 731. Se calcula que entre 10.000 y 40.000 personas habrían estado afectadas: desde civiles hasta militares de origen chino, coreano, ruso… todos objeto de alguno de los programas de experimentación, aunque también se contarían prisioneros de guerra del bando estadounidense y europeo. A los programas con humanos habría que añadirle los afectados por el uso de armas biológicas desarrolladas, en este caso posiblemente la cifra ascienda a decenas de miles de muertes en China.

Shiro Ishii
Shiro Ishii

Creado en 1932 por el Teniente General Shiro Ishii, el Escuadrón 731 comenzó sus actividades en el campo de prisioneros Zhong Ma, una prisión experimental en el poblado de Bei-inho. Tres años después y tras una explosión en 1935 se trasladó el centro de operaciones a un nuevo complejo en Pingfang, lugar donde se iniciarían las actividades de experimentación con humanos.

Proyecto Maruta, vivisecciones con humanos

Existieron una gran cantidad de “trabajos” y actividades en los siguientes 10 años entre los que destaca el denominado como Proyecto Maruta. Durante esa época se dieron hasta 8 Divisiones donde se repartían las tareas:

Foto: Ruinas de uno de los edificios empleados. Wikimedia Commons
Foto: Ruinas de uno de los edificios empleados. Wikimedia Commons

División 1: Llevaban a cabo investigaciones sobre cólera, tuberculosis o peste bubónica con humanos. Las llevarían a cabo en prisiones de 300-400 personas.
División 2: Aquí se probaban nuevas armas biológicas, sobre todo el diseño y manufactura de instrumentos para esparcir agentes patógenos y parásitos.
División 3: Lugar donde se producían proyectiles con agentes patógenos.
División 4: Producción de materiales para los experimentos.
División 5: Lugar de entrenamiento de nuevos integrantes del grupo.
División 6, 7, 8: Espacio donde se concentraban las unidades médicas y a la parte administrativa.

El proyecto Maruta tuvo lugar entre los dos períodos del Escuadrón 731, una campo de “investigación” de carácter médico donde se utilizaron a humanos para llevar a cabo los experimentos. Los sujetos, la mayoría civiles, eran escogidos de entre las poblaciones en los alrededores, mayoritariamente niños, mujeres embarazadas y ancianos.

Un proyecto donde se llevaron a cabo las vivisecciones (disecciones de los sujetos cuando aún están vivos) porque se tenía la creencia de que el proceso de descomposición de un cuerpo humano podría afectar a los resultados. Las razones para llevar a cabo tal atrocidad tenían los siguientes objetivos de estudio:

Foto: Complejo del Escuadrón 731. Wikimedia Commons
Foto: Complejo del Escuadrón 731. Wikimedia Commons

Vivisección a prisioneros con diversas enfermedades. Estos tipos llevaban a cabo cirugía invasiva eliminando órganos para el estudio de los efectos de la enfermedad en el cuerpo humano.
Vivisección a mujeres embarazadas, muchas por los mismos doctores. Los fetos eran extraidos.
Amputación de extremidades en prisioneros para estudiar la pérdida de sangre. En algunos casos las extremidades se volvían a unir del lado contrario del cuerpo. En otras las extremidades se congelaban y se descongelaban para examinar los efectos de la gangrena.
Por último se llevaron a cabo extracciones quirúrgicas de estómago, cerebro o hígado.

No fueron los únicos estudios, el grupo de experimentación ensayó con armas (granadas o armas químicas) sobre blancos humanos. También fueron inyectados con sueros contaminados con agentes patógenos para estudiar sus efectos o infectados con sífilis o gonorrea para estudiar las repercusiones de las enfermedades por transmisión sexual.

Un banco de pruebas del horror que terminó en agosto de 1945 con la invasión rusa de Manchukuo y Mengiang, momento en el que se disolvió la unidad y huyeron. Años después y tras salir a la luz los trabajos que allí se realizaban, las acciones del Escuadrón fueron denunciadas por las Naciones Unidas como crímenes atroces de guerra.

Con todo, muchos de los científicos envueltos en el proyecto pudieron continuar sus carreras tras la disolución. Otros, tras la rendición de Japón a los Aliados en 1945, fueron arrestados por los soviéticos y procesados, los que se rindieron a Estados Unidos consiguieron la amnistía a cambio de ofrecer información y datos de las investigaciones sobre la guerra biológica.

MIGUEL JORGE   Gizmodo

VIDA EXTRATERRESTRE POSTBIOLÓGICA

pb1Vida avanzada extraterrestre: “puede tener mil millones de años, con tecnología más allá de la materia”

“Creo que es muy probable -de hecho, inevitable- que la inteligencia biológica sea sólo un fenómeno transitorio… Si alguna vez encontramos inteligencia extraterrestre, creo que es muy probable que sea postbiológica en la naturaleza”, escribe Paul Davies de la Universidad Estatal de Arizona en The Eerie Silence. Expertos de renombre mundial desde el físico Sir Martin Rees de la Universidad de Cambridge hasta el astrobiólogo Davies han preguntado que si tuviéramos que encontrar a una tecnología alienígena muy superior a la nuestra, aun estaríamos dándonos cuenta de lo que era. Una tecnología de un millón o más años antes de la nuestra parecería milagrosa.

pb3De hecho, Davies sugiere en The Eerie Silence, que la tecnología avanzada podría incluso no estar hecha de materia. Podría no tener tamaño fijo o forma; ni tener límites bien definidos. Ser dinámica en todas las escalas de espacio y tiempo. O, por el contrario, parecer que haga nada en todo lo que podamos discernir. No consiste en cosas discretas, separadas; sino que es un sistema, o una correlación sutil de nivel superior de las cosas.

¿Son materia e información, pregunta Davies, todo lo que hay? Hace quinientos años, escribe Davies: “el concepto mismo de un dispositivo de manipulación de la información, o software, habría sido incomprensible. ¿Podría haber un nivel aún más alto, hasta ahora fuera de toda experiencia humana, que organice los electrones? Si es así este “tercer nivel” nunca se manifestará a través de observaciones hechas a nivel informativo, y menos aún a nivel de la materia.

Debemos estar abiertos a la posibilidad real de que la tecnología avanzada extraterrestre de mil millones de años de edad pueda operar en el tercer, o tal vez incluso un cuarto o quinto nivel -todos los cuales son totalmente incomprensibles para la mente humana en nuestro estado actual de la evolución en 2012.”

Susan Schneider, de la Universidad de Pensilvania parece estar de acuerdo. Ella es una de los pocos pensadores -fuera del reino de la ciencia ficción- que han considerado la idea de que la inteligencia artificial ya está ahí, y lo ha estado durante eones.

pb4Su estudio reciente, Alien Minds, pregunta “¿Cómo pensarían las inteligencias extraterrestres? ¿Tendrían experiencias conscientes? ¿Sentirían una cierta manera de ser un extraterrestre?” Saber que no estamos solos en el universo sería una realización profunda, y ponernos en contacto con una civilización extraterrestre podría producir sorprendentes innovaciones tecnológicas y conocimientos culturales.

Schneider se pregunta: ¿cómo podrían pensar los extraterrestres? Y, ¿serían conscientes? No creo que la mayoría de las civilizaciones extraterrestres avanzadas serían biológicas, dice Schneider. Las civilizaciones más sofisticadas serán formas postbiológicas de inteligencia artificial o superinteligencia extraterrestre.

Los programas de Búsqueda de Inteligencias Extraterrestres (SETI) han estado buscando vida biológica. Nuestra cultura ha representado siempre a los extraterrestres como criaturas humanoides con pequeñas barbillas puntiagudas, ojos enormes y grandes cabezas, al parecer, albergando cerebros que son más grandes que los nuestros. Paradigmáticamente, son “pequeños hombres verdes.” Si bien somos conscientes de que nuestra cultura es antropomorfisante, Schneider imagina que su sugerencia de que los extraterrestres son supercomputadoras nos puede golpear muy duro. Entonces, ¿cuál es su justificación de la opinión de que las civilizaciones extraterrestres más inteligentes tendrán miembros que son inteligencias artificiales (IA) superinteligentes?

La presentación de Schneider ofrece tres observaciones que, en conjunto, apoyan la conclusión de la existencia de superinteligencia alienígena.

La primera es “la corta ventana de observación”: Una vez que una sociedad crea la tecnología que podría ponerlos en contacto con el cosmos, están sólo a unos pocos cientos de años lejos de cambiar su propio paradigma de la biología a la IA. Esta “ventana corta” hace que sea más probable que los extraterrestres que nos encontremos sean postbiológicos.

La corta ventana de observación es apoyada por la evolución cultural humana, al menos hasta el momento. Nuestras primeras señales de radio se remontan sólo a alrededor de ciento veinte años, y la exploración espacial está a sólo unos cincuenta años de edad, pero ya estamos inmersos en la tecnología digital.

pb2El segundo argumento de Schneider es “la mayor edad de las civilizaciones extraterrestres.” Los defensores de SETI a menudo han llegado a la conclusión de que las civilizaciones extraterrestres serían mucho más antiguas que la nuestra …todas las líneas de evidencia convergen en la conclusión de que la edad máxima de una inteligencia extraterrestre sería de miles de millones de años, en concreto [esta] oscila desde 1,7 mil millones hasta 8000 millones de años.

Si las civilizaciones son millones o miles de millones de años más antiguas que nosotros, muchas serían mucho más inteligentes que nosotros. Para nuestros estándares, muchas serían superinteligentes. Somos bebés galácticos.

¿Pero serían formas de IA, así como formas de superinteligencias? Schneider dice, sí. Incluso si fueran biológicas, por el mero hecho de tener mejoras cerebrales biológicas, su superinteligencia se alcanzaría por medios artificiales, y podríamos considerarlas como siendo “inteligencias artificiales”.

Pero ella sospecha algo más fuerte que esto: que no van a estar basadas en el carbono. La subida de información permite que una criatura esté cerca de la inmortalidad, permite reinicios, y le permite sobrevivir bajo una variedad de condiciones que las formas de vida basadas en el carbono no pueden hacerlo. Además, el silicio parece ser un mejor medio para el procesamiento de la información que el cerebro mismo. Las neuronas alcanzan una velocidad pico de aproximadamente 200 Hz, que es siete órdenes de magnitud más lento que los microprocesadores actuales.

http://www.dailygalaxy.com/my_weblog/2015/12/advanced-alien-life-may-be-a-billion-years-old-and-exist-with-technology-beyond-matter-weekend-featu.html

Modificado por orbitaceromendoza

NORTH SENTINEL, LA ISLA IMPENETRABLE

Fotografía de satélite comparando la isla antes del tsunami de 2004 y después. Se aprecia que el contorno de tierra firme permanece invariable, pero el arrecife pasa de estar sumergido a completamente expuesto.
Fotografía de satélite comparando la isla antes del tsunami de 2004 y después. Se aprecia que el contorno de tierra firme permanece invariable, pero el arrecife pasa de estar sumergido a completamente expuesto.

North Sentinel, la isla perdida en el mar que nadie ha conseguido explorar en 200 años

La isla de North Sentinel, en la bahía de Bengala al suroeste de las Islas Andaman, dentro del océano Índico, es uno de los pocos reductos completamente apartados de la civilización humana. Un lugar fascinante poblado por indígenas tan agresivos y hostiles que al mundo simplemente ha dejado de importarle.

Los sentineleses, un grupo de entre 40 y 500 personas (nunca ha podido determinarse con exactitud) forman parte de los llamados pueblos aisladosuncontacted people en inglés, poblaciones tan remotas o tan perdidas que continúan separadas del resto de la civilización.

La mayoría de veces ese aislamiento se debe a cuestiones geográficas o políticas. Otras, como el caso que hoy nos ocupa, a que dicha población ha defendido con fiereza cualquier tipo de contacto con el mundo exterior. Helicópteros, buques cargueros, cámaras de televisión o armas de fuego: la respuesta de los sentinelese (el nombre que reciben los misteriosos habitantes de North Sentinel) siempre se ha acompañado de indiferencia y flechas, piedras e insultos.

Así, durante miles de años y hasta que en 1880 un explorador llamado Maurice V. Portman consiguió poner pie por primera vez en la isla, North Sentinel y los sentineleses han permanecido aislados y apartados del resto del mundo. A día de hoy, ni la tecnología, ni las leyes, ni el turismo o las leyendas en torno a ella han conseguido cambiarlo.

La isla de North Sentinel

North Sentinel se encuentra en las coordenadas 11° 33′ 0″ N, 92° 14′ 0″ E, tiene una posición privilegiada dentro del Oceáno Índico, lo suficientemente aislada del continente (la India, Birmania y Tailandia como principales vecinos) como para que un viaje hasta allí suponga un buen trecho en barco o avión, pero también relativamente cerca de lasAndaman, un conjunto de Islas relativamente civilizadas y administradas por el gobierno Indio. Viven en estas últimas unas 300.000 personas.

Históricamente, las Andaman se utilizaron como lugar de exilio para presos cuando India era una colonia del Imperio Británico (se independizó en 1947), allí se los destinaba a labores de minería, tala y exploración de los recursos naturales. Algunos de esos presos, y las historias en torno a ellos, acabaron siendo parte también de las leyendas en torno a North Sentinel.

North Sentinel en sí es muchísimo más pequeña, unos 72 kilómetros cuadrados, más o menos las dimensiones de la isla de Manhattan, en Nueva York. Está rodeada por una fina línea de playa, que es lo máximo que la civilización ha conseguido discernir en la isla más allá de fotos por satélite y, sobre todo, una barrera de arrecife. Es demasiado pequeña para colonos o para ser de interés a poderes gubernamentales (sobre todo porque las Andaman están a unas horas en barco: son mayores y con mejores recursos). Ese arrecife de coral submarino previene no sólo que grandes embarcaciones se aproximen demasiado a la isla sino que la deja prácticamente inaccesible durante 10 de los 12 meses del año. Hay muchos motivos, como se detalla algunos párrafos más abajo, que han mantenido a North Sentinel aislada del resto del mundo durante miles de años, pero el arrecife de coral ha supuesto su principal barrera natural todo ese tiempo.

En 2004, el tsunami del Océano Índico azotó con violencia la isla. La placa tectónica sobre la que se encuentra se inclinó ligeramente, elevando su altitud unos 2 metros y provocando que gran parte de ese arrecife se elevase sobre el nivel del mar, acentuando aún más la barrera entre el mundo exterior y la selva intrincada que recubre la práctica totalidad de la isla.

Las aguas que rodean North Sentinel, debido a todos estos factores, tienen pesca abundante, un hecho que también ha contribuido en la particular historia del lugar.

El encallamiento del Primrose

Imagen: Capitán Robert Fore.
Imagen: Capitán Robert Fore.

La historia de cómo la civilización, después de siglos olvidadándose, volvió a acordarse de los sentinelese y su isla comienza en medio de una tormenta a mediados del siglo XX.

Esa historia se remonta hasta una noche del 2 de agosto de 1981 en el que el carguero Primrose, proveniente de Hong Kong, encalla accidentalmente. A la mañana siguiente, y a plena luz del día, la tripulación comprueba rápidamente dos cosas: por un lado que un arrecife de coral no registrado en las cartas de navegación de la época es el responsable de sus desdicha, por otro que a apenas unos 10 kilómetros se encuentra una isla paradisíaca aparentemente desierta. No hay carreteras ni señales de actividad humana, tampoco edificios ni registros concretos en el barco sobre qué es exactamente lo que tienen delante más allá de un nombre: North Sentinel Island. El capitán, por precaución, ordena a todo el mundo permanecer a bordo.

Unos días más tarde la tripulación advierte de nuevo que varias formas humanas han aparecido en la playa. Inicialmente se piensa que forman parte del equipo de rescate que habían solicitado por radio desde el momento del encallamiento, pero una simple pasada con binoculares descarta rápidamente esa teoría: las formas oscuras pertenecen a unos nativos de piel muy oscura, totalmente desnudos, que gritan en su dirección con cara de pocos amigos y los amenazan con piedras, arcos y otro tipo de armas. Nervioso ante un posible ataque, el capitán redobla la petición de auxilio por radio.

bzuydh9mcyge7jq5x9yw
El Primrose encallado en North Sentinel.

Unos días más tarde, los sentinelese han comenzado incluso la construcción de botes en la propia playa con la intención de abordar el carguero hasta que, por fin, un helicóptero se acerca a evacuar a la tripulación del Primrose. Gracias a Google Maps todavía pueden verse desde el cielo los restos del Primrose, encallados en el coral de North Sentinel.

Una recepción nada amistosa

Lo que la tripulación del Primrose ignoraba es que unos 7 años antes, en 1974, una expedición formada por el entonces rey de Bélgica Leopoldo III y algunos gobernadores de las islas Andaman y Nicobar reparó de nuevo, y casi por accidente, en North Sentinel.

El intento de atracar en la isla fue desbaratado por un único guerrero que, armado con un arco comenzó a disparar con el pequeño bote que se aproximaba a la playa. Una de las flechas consiguió impactar en el muslo de uno de los camarógrafos registrando el encuentro ante lo que automáticamente dieron media vuelta, subieron al barco y olvidaron rápidamente el tema, dejando a los Sentinelese y a su isla relativamente tranquilos durante algunos años más (otro barco, el MV Risley, había encallado también un tiempo antes que el Primrose, en 1977).

Una tribu más antigua que las pirámides o los mamuts

Que sepamos, la mayor aproximación por parte de la civilización a los Sentinelese lo realizó Maurice Portman en 1880, hace un siglo y medio. En la década de los 90, finales del siglo XX, algunos antropólogos y ONGs indias consiguieron intercambiar regalos (sobre todo cocos y plátanos) con la tribu, pero la mayoría de encuentros fueron tensos, toscos y, una vez aceptados los presentes, los Sentinelese dejaban bien claro con arcos y flechas que preferían estar solos. Si el comité de bienvenida era demasiado abundante, se retiraban directamente y desaparecían entre la profundidad de la maleza.

Fotografía tomada en la década de los 80 con un teleobjetivo.
Fotografía tomada en la década de los 80 con un teleobjetivo.

 

Esto hace que sepamos realmente muy poco sobre su origen, su cultura y cómo es en realidad la vida dentro de North Sentinel. Varios estudios antropológicos calculan que llevan allí viviendo unos 65.000 años y que son descendientes de los primeros pobladores de África, un dato fascinante. 65.000 años, en perspectiva, implica que estaban allí 35.000 años antes de la última glaciación, 55.000 antes de que desapareciesen los últimos mamuts y unos 62.000 antes de que los egipcios construyesen las pirámides de Giza.

Se ha observado que las tortugas han aprendido a evitar a los sentinelese, puesto que a pesar de su belleza las tortuga no son los animales intelectualmente más brillantes del planeta, la respuesta se debe probablemente a una progresión evolutiva, lo que apunta a la permanencia durante miles de años de los sentinelese en dichas tierras. Van desnudos, pero sus ornamentos corporales y pinturas son muy similares a los de los Onge-Jarawa, con los que probablemente alguna vez compartieron más que agresiones.

Esa piel oscura no sólo los relaciona con las primeras tribus africanas sino que además, curiosamente, ha permitido dar pie a algunas de las teorías sobre la brutal hostilidad que los Sentilenese muestran ante cualquier extranjero. Es posible que durante años varias rutas de captura de esclavos parasen en sus aguas con la intención de capturar nativos. El conocimiento en sí de la isla se remonta a casi 2000 años atrás cuando Tolomeo hace referencia a una “isla de caníbales” en medio de la bahía de Bengala. Marco Polo describiría a las tribus de las Islas Adaman en 1290 como “salvajes y despiadadas, no dudarían un momento en capturar al extranjero incauto y comérselo vivo”.

Algunas de las fotos que Portman tomó, aunque se duda de su veracidad. Foto: Crédito desconocido.
Algunas de las fotos que Portman tomó, aunque se duda de su veracidad. Foto: Crédito desconocido.

No existen muchas referencias a lo largo de la historia sobre North Sentinel hasta el siglo XIX, con las ya mencionadas referencias de Maurice Portman y que son, aún así, bastante ambiguas. Portman desarrolló labores mitad antropológicas, mitad de exploración en las Andaman. Para conseguir poner pie en North Sentinel utilizó una técnica que los colonos británicos habían desarrollado en aquellos años: capturar a un miembro de una tribu cercana, convencerlo de sus buenas intenciones a base de regalos y agasajos, para luego montarlo en un barco y utilizarlo como prueba de buena fe ante los nativos. Parece que Portman consiguió dar con un miembro de la tribu de los Sentinelese (algo que probaría en cierto sentido que en aquella época la tribu no era tan cerrada como hasta ahora) y volvió con él hasta su isla natal. La cuestión es que Portman a menudo falsificaba las fotos con montajes y miembros de otras tribus así que las fotos y la documentación recogida de aquel viaje, más allá de su curiosidad anecdótica histórica, no tiene demasiado valor.

Portman con nativos de las Islas Andaman.Foto: Crédito desconocido.
Portman con nativos de las Islas Andaman.Foto: Crédito desconocido.

 

Lo que sí resulta sorprendente es que Portman consiguió poner pie en la isla no una si no dos veces. Tiempo después del primer intento, y desde la vecindad de las Islas Andaman, Portman y su equipo oyeron varios cañonazos proveniente de las cercanías de North Sentinel, señal que interpretaron como proveniente de un barco en apuros. Tras llegar, de nuevo, a North Sentinel y después de varios días de búsqueda infructuosa, decidieron volver con las manos vacías. No había, en realidad, barco alguno. Lo que Portman oyó fue en realidad la explosión y posteriores erupciones del volcán Krakatoa, una de las más letales conocidas por el hombre y cuya también fascinante historia se detalla aquí. Como dato: el Krakatoa se encuentra a unos 2500 kilómetros de North Sentinel y las Andaman.

En 1986, varios presos fugados de las instalaciones penitenciarias de Andaman fueron a parar a North Island. Sus cadáveres se encontraron, deformados por el mar, semanas más tarde.

Tras las aventuras de Portman, los Sentinelese continuaron en paz durante casi otro siglo más. Resulta sorprendente que, a día de hoy, sabemos de ellos poco más de lo que indagó Portman en 1880.

En el siglo XX

Los encallamiento en el arrecife de North Sentinel y el incidente con elPrimrose no fueron suficientes para alterar en última instancia la paz de los sentinelese, pero sí trajo sobre ellos lo último que deseaban: atención.

Tras la independencia de Inglaterra en 1947, India no había reparado demasiado en la presencia de la remota North Sentinel, perdida en medio del Índico. El Primrose consiguió que al gobierno le despertase, como mínimo, curiosidad en torno al misterio del lugar y decidió poner al departamento antropológico y cultural del gobierno sobre la Isla para ver si podían “domesticar” a los sentineleses.

Dos de las mejores fotografías que existen sobre los sentinelese. A la derecha, una mujer sostiene un coco ofrecido como regalo. A la izquierda, un hombre se sujeta el pene demostrando que “agárrame los huevos” es un símbolo más internacional de lo que pueda pensarse. Foto: Guardia Costera India.
Dos de las mejores fotografías que existen sobre los sentinelese. A la derecha, una mujer sostiene un coco ofrecido como regalo. A la izquierda, un hombre se sujeta el pene demostrando que “agárrame los huevos” es un símbolo más internacional de lo que pueda pensarse. Foto: Guardia Costera India.

Durante la década de los 80 y principios de los 90 varias expediciones, ninguna con éxito, intentaron poner pie en territorio sentinelese y establecer comunicación con los nativos. En uno de esos intentos, y tras el correspondiente intercambio de flechas, piedras y “agárrame los huevos”, un guardia más nervioso de la cuenta realizó un disparo al aire. La respuesta de los Sentinelese fue responder con una andanada todavía más agresiva de flechas. Dicho de otro modo: se sospecha que sabía lo que son las armas de fuego. Lo que no se sabe es cómo.

Con todo y hacia 1995, después de repetidos regalos e intentos de aproximación, algunas de las estrategias parecieron dar resultado. A esa época pertenecen las fotografías superiores, las mejores que se tienen de la tribu.

Por desgracia, en 1997 la crisis de los Jarawa en las Islas Andaman, una tribu prácticamente extinta debido a las políticas del gobierno indio con respecto al turismo, levantó la atención de varias organizaciones de los derechos humanos. Varias campañas de Survival International, dedicada a preservar los derechos de dichas tribus, motivaron a que en 1997 un gobierno indio aburrido y abrumado del todo ante la falta de resultados decidiese interrumpir las visitas a la isla, que ha permanecido más o menos tranquila desde entonces.

This rare picture, shot from a helicopter by Indian Coast Guard, shows Sentinelese tribesmen walking on the boat belonging to two fishermen who were killed Jan 26 2006 when they strayed onto North Sentinel Island on the Andaman and Nicobar Islands. The Sentinelese, a La barca de los pescadores asesinados. Foto: Guardia Costera India.resist all contact with the modern world.
La barca de los pescadores asesinados. Foto: Guardia Costera India.

Una de las excepciones se produjo en 2006, cuando dos pescadores borrachos acabaron en las inmediaciones de North Sentinel. Los sentineleses los mataron sin pensarlo mucho y enterraron sus cuerpos en la playa. Ninguno de los intentos de la Guardia Costera India pudo recuperarlos.

Algunos informes, no confirmados, hablan también de otros pescadores que consiguieron poner pie en la isla y volver sanos y salvos. La otra excepción, ajena a la voluntad del hombre, se debe al tsunami de 2004 en el Océano Índico.

El Tsunami de 2004

Imagen: Cristian Caron/Flickr
Imagen: Cristian Caron/Flickr

Debido al caos tras el tsunami, las autoridades indias no enviaron a comprobar el estado de North Sentinel y su población hasta pasados unos días del desastre. El terremoto sacudió con tal fuerza la zona que las exceptivas de supervivencia por parte del gobierno eran más bien bajas. La realidad, sin embargo, es que cuando el helicóptero comenzó a sobrevolar la isla la respuesta fue exactamente la misma que en las ocasiones anteriores: flechas, piedras, insultos. De algún modo, los sentinelese seguían vivos y aparentemente sanos.

En enero de 2005, unas semanas después del terremoto, Cristian Carontomó con un teleobjetivo una de las últimas fotos que disponemos de la tribu. Puede verse ya como la barrera de coral ha emergido de las aguas pero el aspecto de los nativos parece, salvando las limitaciones que impone las distancias, saludable. Se desconoce totalmente cómo han conseguido los sentinelese sobreponerse a las consecuencias del tsunami.

El futuro de North Sentinel

Hoy en día India ha establecido un cerco de 3 millas en torno a North Sentinel, y la Guardia Costera patrulla con frecuencia para asegurarse de que se cumpla.

Los motivos por los que la isla continúa aislada de la civilización son simples: no le interesa demasiado a nadie. No es rica en recursos, no tiene una posición particularmente estratégica y el arrecife de coral se encarga que el acceso se dificulte mucho durante la mayor parte del año. Por otro lado la fiereza con la que los sentinelese defienden su territorio hace que sea más simple, pese a la curiosidad, simplemente ignorarlos. El contacto con la civilización, por otro lado, probablemente provocase en ellos enfermedades y afecciones para los que su sistema inmune no está preparado. La cuestión es durante cuánto tiempo más eso seguirá siendo así.

El número de pesca ilegal en la zona se ha multiplicado, y varios ferrys al borde de la legalidad ya operan acercando a turistas y curiosos hasta el límite.

Mientras tanto, North Sentinel continuará siendo una cápsula temporal aislada de todo, un lugar primigenio y misterioso apartado de la garra a menudo más abusiva que permisiva del hombre, uno de los lugares más fascinantes de la Tierra.

CARLOS REBATO            Gizmodo

Más información:

EL ENTRELAZAMIENTO CUÁNTICO Y EL TIEMPO-ESPACIO

qubit¿Qué es el tiempo-espacio? Nueva teoría parece responder la gran pregunta de la física y la filosofía

El entrelazamiento cuántico, con sus extrañas conexiones instantáneas a distancia, parece ser el tejido mismo del tiempo-espacio. Las implicaciones son asombrosas y abrumadoras

Las partículas subatómicas exhiben una propiedad que ha llegado a definir en gran medida la noción popular de que el mundo cuántico es sumamente extraño y misterioso. Se trata del entrelazamiento cuántico o la conexión instantánea entre dos partículas (o sistemas cuánticos) que permite que la medición de una partícula determine el estado de otra no obstante la distancia a la que estén. Así, una partícula en la Tierra puede afectar en este mismo momento a otra partícula que se encuentra en las Pléyades, como si fueran una misma unidad. Esto es algo tan extraño para la física clásica –ya que en apariencia contradice las leyes de la naturaleza, específicamente el límite de la velocidad de la luz– que Einstein lo calificó como una fantasmagórica o espantosa propiedad (“spooky action at a distance“) que debería de ser ficticia. Recientemente, sin embargo, físicos han descubierto que el entrelazamiento cuántico no sólo es real sino que podría ser responsable de la geometría del tiempo-espacio. Paradójicamente fue Einstein quien tuvo la visión de concebir el tiempo-espacio como un continuum esencialmente geométrico.

Una de las grandes innovaciones de Einstein fue su conclusión de que la gravedad es una propiedad de la geometría del tiempo-espacio. En la teoría de Einstein, la interacción entre la materia y la energía y el tiempo-espacio forma una distorsión de la geometría fundamental del tiempo-espacio, esto es la famosa curvatura que tanta especulación ha generado sobre posibles viajes de un extremo a otro del universo. Es a esta distorsión a lo que nos referimos cuando hablamos de la gravedad, una propiedad emergente y relativa. Es decir, la gravedad es geometría, siendo ésta última el constituyente fundamental de la cosmología de Einstein.

El gran reto de la física contemporánea es la conciliación de la gravedad con la mecánica cuántica. Uno de los físicos jóvenes que más se han acercado a finalmente encontrar el hilo dorado de la conexión entre estos dos modelos es Mark Van Raamsdonk, quien ha elaborado una teoría bastante plausible que sugiere que el entrelazamiento cuántico es la base de la geometría del universo y por lo tanto de la gravedad. “El espacio-tiempo es sólo una imagen geométrica de cómo un sistema cuántico se entrelaza”, dice Van Raamsdonk.

EL PRINCIPIO HOLOGRÁFICO

Van Raamsdonk ha elaborado sobre el principio holográfico del físico argentino Juan Maldacena, el cual sostiene que el universo 3D en el que creemos vivir es el desdoblamiento de un universo en 2D que contiene codificada la información que se despliega como la realidad que experimentamos, de la misma forma que una película holográfica en 2D despliega una imagen en 3D. La teoría, que se conoce también como dualidad de Maldacena, propone que existen dos modelos diferentes del universo. Uno conocido como frontera (“boundary”) el cual se concibe como una superficie en 2D, se define matemáticamente, está libre de gravedad y a una distancia infinita de cualquier punto del otro universo. Este otro universo es conocido como bulto (“bulk”), tiene tres dimensiones y está delimitado por el primero de la misma forma que el aire tridimensional esta encerrado por la superficie bidimensional de un globo. Según explica el editor de la revista Nature, las partículas de este universo voluminoso obedecen a las ecuaciones de los sistemas cuánticos del universo frontera.

La imagen describe cómo el entrelazamiento cuántico crea el tiempo-espacio. (Olena Shmahalo/Quanta Magazine)
La imagen describe cómo el entrelazamiento cuántico crea el tiempo-espacio. (Olena Shmahalo/Quanta Magazine)

Maldacena hizo que se popularizara la idea de que el universo podría ser un holograma luego de que descubrió que estos dos universos son completamente correspondientes; de la misma manera que el circuito de un chip codifica en 2D las imágenes en 3D de un juego de computadora, la información del universo frontera contiene la información exacta y los principios físicos que rigen el universo bulto en 3D. De tal manera que se ha especulado que nuestro universo podría ser una especie de proyección holográfica que se genera en la superficie de un agujero negro.

EL PEGAMENTO GEOMÉTRICO DEL COSMOS

En lo que se considera un avance posiblemente revolucionario, Van Raamsdonk pudo remover el entrelazamiento que unía a estos dos universos modelo usando una herramienta matemática. El físico observó que cuando se quita este pegamento cósmico en este modelo el tiempo-espacio se empieza a alargar hasta que se fragmenta en pedazos inconexos, “como cuando se estira un chicle demasiado”, todo queda atomizado. Ahora bien, esto es un problema porque la definición misma de tiempo-espacio es la de una unidad continua. Podríamos definir el tiempo-espacio como “la unión de todos los eventos de la misma forma que una línea es la unión de todos los puntos”. En otras palabras, sin el entrelazamiento cuántico el universo simplemente no es un universo. “El entrelazamiento es el ingrediente esencial que teje íntimamente el tiempo-espacio en un todo –y no sólo en el caso de los agujeros negros, sino siempre”, señala Ron Cowen en Nature. “El entrelazamiento es el tejido del universo”, dice Brian Swingle de la Universidad de Stanford, “es el hilo que une todos los sistemas en uno”. El físico John Preskill explica que el entrelazamiento es lo que permite que “podamos aprender algo de una parte observando otra”, hablando en términos físicos de una especie de sistema de correspondencias o analogías en el corazón de la materia. Juan Maldacena piensa que el entrelazamiento cuántico es responsable de la “bella continuidad del espacio-tiempo. En otras palabras, la estructura sólida y confiable del tiempo-espacio se debe a las propiedades fantasmagóricas del entrelazamiento”.
Engtanglement gravity graphic FINALRGB2_Web
El trabajo de Van Raamsdonk, sumado al de Maldacena y otros físicos, parece haber encontrado el ”pegamento geométrico” del cosmos, del cual es posible derivar un modelo del entrelazamiento cuántico en el que no se ponga en entredicho la ley que impide que algo viaje más rápido que la velocidad de la luz. Las partículas conectadas por el entrelazamiento, se sugiere, forman un agujero de gusano, una especie de túnel que las conecta a la distancia. El entrelazamiento y el agujero de gusano (wormhole), explica Maldacena, son sinónimos. Pero este agujero de gusano no es precisamente un túnel como lo imaginamos normalmente sino que se trata de una especie de atajo o pasadizo que conecta inmediatamente dos puntos en el universo. Según Maldacena el entrelazamiento cuántico genera una “conexión geométrica” que conecta las partículas pese a que “no existe interacción directa entre los dos sistemas”. Los agujeros de gusano son entonces definidos geométricamente y no topológicamente. En otras palabras, los agujeros de gusano serían en sí mismos información cuántica entrelazada, y no una estructura espacial como tal. El entrelazamiento cuántico parece obligar a que el universo sea no local, los objetos no separables y las diferentes regiones del espacio no independientes. El entrelazamiento cuántico, si tal cosa es concebible, va más allá del tiempo-espacio; es, según Van Raamsdonk, lo que lo crea.

Para entender esto nos puede ayudar la forma en la que Maldacena explica la interacción entre partículas adentro y afuera de un agujero negro. La física mantiene que la información no se destruye, lo cual es un problema en el caso de los agujeros negros, de los cuales, según el modelo viejo, nada puede escapar. Para que la información no se pierda, Maldacena dice que las partículas dentro del agujero negro deben de estar conectadas con las partículas que lo dejaron tiempo atrás (emitidas por la llamada nube de Hawking): las partículas adentro y las partículas afueran son consideradas como la misma partícula. Un complejo agujero de gusano en forma de pulpo vincularía las partículas. Esta es la paradoja central: existe un vínculo y sin embargo las partículas para toda consideración práctica son una y la misma. Esta es la zona prototípica de la llamada quantum weirdness, en la que nos encontramos con una especie de koan cósmico que desafía la lógica ordinaria.

COMPUTACIÓN CUÁNTICA HOLOGRÁFICA

Bajo esta lógica no aristotélica, consideremos el caso de las computadoras cuánticas que teóricamente podrían procesar una cantidad infinitamente superior de información de la que actualmente procesan nuestras computadoras más avanzadas. Las computadoras cuánticas funcionarían a través del entrelazamiento, computando en estado de superposición, simultáneamente ceros y unos, no en bits sino en q-bits. Los q-bits, como pixeles holográficos, estarían almacenados de manera no local, no en un punto específico sino distribuidos en una región amplia del espacio. Van Raamsdonk equipara nuestro universo con una computadora cuántica: “Un chip metafórico almacenando toda la programación del universo debe almacenar la información como una computadora cuántica”. En su modelo los q-bits deben de estar conectados a través del entrelazamiento cuántico de una manera todo-abarcante. “Para tener el tiempo-espacio clásico debes entrelazar todas las partes de tu chip de memoria”, señala Van Raamsdonk. Emerge entonces que el espacio es el trenzado de todos los microestados cuánticos –y este trenzar, esta madeja holográfica es la geometría misma del cosmos de la cual emergen propiedades como la gravedad.

MAGEN: Olena Shmahalo/Quanta Magazine
MAGEN: Olena Shmahalo/Quanta Magazine

Sin esconder su entusiasmo, Mark Van Raamsdonk externa su epifanía: “Creí entender entonces qué es el tiempo-espacio”. La gran aportación de Einstein fue demostrar que el espacio y el tiempo eran una unidad fluida, un continuum, que tenían una inextricable relación. La física actual parece llegar a un nivel aún más profundo en esa relatividad tiempo-espacial, mostrando que el entrelazamiento es un concepto aún más profundo y esencial que el tiempo y el espacio mismo. Van Raamsdonk sugiere que el universo es esencialmente entrelazamiento cuántico, pero, ¿cómo podemos entender este entrelazamiento cuántico en un sentido filosófico, ya que indudablemente estamos cruzando al terreno de la filosofía?

LA FILOSOFÍA DEL TIEMPO-ESPACIO

Evidentemente creer tener una respuesta concluyente a esto sería demasiado pretencioso. Sin embargo, podemos hacer nuevas preguntas y considerar la cuestión desde distintos ángulos. Para esto, primero revisemos brevemente lo que conocemos sobre el entrelazamiento cuántico. Sabemos que dos partículas están entrelazadas cuando, al realizar la medición de una partícula, la otra partícula instantáneamente será localizada donde los principios de la conservación de energía, momentum, movimiento angular y spin determinan que esté. Antes de esto no podemos determinar su localización (es no local), y es sólo después de la medición que podemos decir que las partículas están separadas. Es por esto que cuando se habla de no localidad se asume también una inseparabilidad.

Según los físicos Nicolas Gisin y Antoine Suarez, esto significa que “algo está viniendo de fuera del tiempo y el espacio”. Marvin Chester escribe en su libro Primer of Quantum Mechanics: “Antes de la medición no hay par de partículas; sólo existe un átomo gigantesco. Este átomo permea todo el espacio. El experimento desmaterializa el átomo, y en su lugar dos partículas aparecen. Cada uno se materializa, como deben de hacerlo en el universo, para preservar las leyes de la naturaleza”.

Esto parece decirnos que el universo en su estado de inconmensurabilidad es un solo átomo, indivisible como la mónada pitagórica. (¿Cómo  explicar el entrelazamiento cuántico si no es través de la unidad, más allá de la apariencia de separación?). Es en el acto de medición en el que se separa y se revela como una multiplicidad sujeta al tiempo y al espacio. Existe un factor en la ecuación que quizás Maldacena y Van Raamsdoonk no han considerado: la conciencia. La conciencia sigue siendo uno de los misterios de la ciencia moderna, pero algunos físicos teorizan que podría ser una propiedad tan fundamental como el tiempo-espacio y no una condición emergente. Según Roger Penrose y Stuart Hameroff, la conciencia es algo más que sólo computación, es un “proceso cuántico intrínseco al universo” que está conectado a la estructura del universo en su escala más básica: la geometría del tiempo-espacio. Así llegamos a una extraña red de identidad analógica: tiempo-espacio, geometría, entrelazamiento cuántico y conciencia, ¿acaso distintos términos para describir una misma (y única) cosa? El mismo Hameroff reconoce que esto tiene implicaciones espirituales.

El cabalista Aryeh Kaplan, en su traducción del Sefer Yetzirah, habla de que la visión cabalista concibe el universo como una tríada: tiempo-espacio-espíritu, un continuum (donde podríamos intercambiar conciencia y espíritu). Los textos cabalistas indican que todas las cosas son una sola: la emanación del Ein Sof, la unidad absoluta e incomensurable, lo infinito, el no lugar donde las leyes de la física se anulan y sugieren que solamente percibimos las cosas separadas, distantes entre sí y fragmentarias por un hábito erróneo de percepción –es nuestra cognición, nuestra medición la que separa las cosas y las representa como sujetos y objetos, como diferentes partículas. En el estado no verbal, de la no medición, la realidad, el cosmos entero es una sola cosa –es sólo cuando lo describimos que se multiplica. El físico David Bohm habla de una totalidad implicada de la cual emergen las partículas y los fenómenos que observamos dualísticamente; la totalidad implicada de Bohm, a la cual se refiere como un mar de conciencia y de infinita potencialidad, parece ser algo similar al Ein Sof y al mismo sunyata del budismo, la nada radiante.

Alain Daniélou, el musicólogo francés y erudito del jainismo, explica que en la cosmovisión de los Puranas (los textos sagrados del jainismo) existe una trinidad fundamental: la conciencia, el espacio y el tiempo. Tres aspectos de una única realidad. No difiere del brahmanismo, que considera que la creación es un único pensamiento que ocurre dentro de la conciencia de un ser universal.

Esta trinidad de interdependencia conciencia-tiempo-espacio también fue advertida por Jung. En su libro sobre la sincronicidad, el psicólogo suizo escribe:

Los experimentos Rhine han demostrado que en relación a la psique el tiempo y el espacio son, por así decirlo, “elásticos” y pueden aparentemente reducirse al punto de la desaparición, como si fueran dependientes de condiciones psíquicas y no existieran por sí mismos sino que fueran “postulados” por la mente consciente. En la visión original del mundo, como la encontramos entre hombres primitivos, el tiempo y el espacio tienen una existencia precaria. Se convierten en conceptos “fijos” sólo en el curso del desarrollo mental, gracias sobre todo a la introducción de la medición. En sí mismos, el espacio y el tiempo consisten en nada. Son conceptos hipostasiados engendrados de la actividad discriminatoria de la mente consciente, y forman coordenadas indispensables para describir el comportamiento de los cuerpos en movimiento. Son, entonces, esencialmente psíquicos de origen.

El último aspecto con el que quiero “entrelazar” a la física con la filosofía (siguiendo la vieja idea de que la metafísica de hoy (o ayer) es la física de mañana) es esta idea de la interdependencia. Si el entrelazamiento cuántico permea en su aspecto más básico el espacio, de tal forma que éste puede concebirse como un tejido cuántico de partículas entrelazadas (una vez que una partícula entra en contacto con otra forman un sistema y permanecen entrelazadas teóricamente para siempre) y de regiones espaciales que no pueden considerarse independientemente (y siguiendo la sincronicidad de Jung, también de momentos de tiempo entrelazados), entonces podemos decir que todas las cosas están intrínsecamente conectadas y que dependen unas de otras. Esto es casi exactamente lo que viene diciendo desde hace cerca de 2 mil años el budismo mahayana. De la misma forma en que para la física moderna el entrelazamiento cuántico es equivalente al tiempo-espacio, para el gran filósofo budista Nagarjuna, la interdependencia de todos los fenómenos y todas las cosas es equivalente al vacío. Las cosas están vacías, porque carecen de una existencia inherente e independiente, no tienen una naturaleza propia, individual o separada, están embebidas en el tejido mismo del universo, de la misma forma que una ola no tiene una existencia independiente del océano (¿y una partícula de la espuma cuántica?). Jay Garfield, traductor del Mulamadhyamakakarika, el texto esencial de Nagarjuna, pone el ejemplo de una mesa (y por qué está vacía):

Su existencia como objeto, eso es, como mesa, no sólo depende sí misma o de cualquier característica no relacional, sino también en nosotros. Eso es, si este tipo de mueble no hubiera evolucionado en nuestra cultura, lo que nos parece ser un objeto obviamente unitario en cambio sería descrito correctamente como cinco objetos: cuatros palos bastante útiles absurdamente montados sobre una tabla de madera esperando a ser labrada. Esto es para decir también que la mesa depende para existir de sus partes, de sus causas, de su material, y así sucesivamente. Aparte de éstos, no hay mesa. La mesa, podemos decir, es una tira de tiempo-espacio puramente arbitraria elegida por nosotros como el referente de un nombre único, y no una entidad demandando, por su propia cuenta, reconocimiento y análisis filosófico para revelar su esencia.

Como la mesa, dice Nagarjuna, todos los fenómenos están vacíos y no tienen existencia real independiente. Incluyendo el vacío mismo. Y quizás no se equivocaba el gran maestro budista, puesto que al parecer el tiempo-espacio es en el nivel más básico que podemos conocer una serie de partes vinculadas a otras partes y así hasta el infinito. Todas las cosas, nosotros mismos, estamos hechos de este entrelazamiento, de esta concatenación, de esta pratītyasamutpāda (originación dependiente), de esta cadena de reflejos insustanciales que emergen y regresan siempre al vacío y que por lo tanto no se puede decir que tienen una esencia diferente a ese vacío. Las implicaciones son realmente abrumadoras.

ALEJANDRO MARTÍNEZ GALLARDO PijamaSurf

Fuentes

https://www.quantamagazine.org/20150428-how-quantum-pairs-stitch-space-time/

http://www.nature.com/news/the-quantum-source-of-space-time-1.18797?utm_content=bufferdaa6d&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer

https://www.elsevier.com/connect/q-and-a-2-renowned-physicists-on-the-controversial-theory-of-consciousness

https://www.quantamagazine.org/20150424-wormholes-entanglement-firewalls-er-epr/

http://www.thezensite.com/ZenEssays/Nagarjuna/Dependent_Arising.htm

CHARLES WARREN. EN BUSCA DEL ARCA PERDIDA

charles_warren_carbon_print_portrait_by_herbert_rose_barraud_of_londonCuando escribí Operación trompetas de Jericó, mi primera intención fue tratar de ofrecer una visión del arca que huyese de lo esotérico y sensacionalista, para centrarme en un estudio serio y riguroso de las fuentes documentales y arqueológicas. Todo ello para intentar entender la auténtica naturaleza de este objeto de poder, pero también el lugar en donde pudo quedar oculto. En el libro también me ocupé de rescatar del olvido, los hechos protagonizados por todos aquellos aventureros, iluminados, arqueólogos o historiadores que, en un momento u otro de sus vidas se sintieron tentados por la búsqueda del Arca de Dios.

Entre ellos destacó un joven oficial del ejército británico, Charles Warren, cuya biografía hizo que se le considerase como uno de los más afamados aventureros ingleses del siglo XIX, y eso por muchos motivos. Siendo muy joven marchó hacia Palestina, para participar en diversas campañas arqueológicas, y posteriormente puso su talento al servicio de un Imperio que por aquel entonces se extendía por medio mundo. En el África más meridional destacó por su valerosa participación en diversos conflictos, como el de Bechuanalandia, para más tarde ponerse al mando de una guarnición inglesa situada en Suakim. Pero el prestigio del oficial fue subiendo con tal rapidez que pronto fue puesto al frente de las tropas coloniales de Singapur, todo un logro que le permitió asumir el grado de Teniente General, con el que participó en la guerra de los bóers, en donde nuevamente pudo demostrar sus habilidades militares durante la célebre ofensiva de Natal.

Su carrera al servicio de Su Majestad fue premiada con el desempeño de importantes cargos administrativos, primero en la Ciudad del Cabo, y después en la propia city londinense, en donde sabemos que participó como alto responsable policial de Londres entre el 1886 y 1888, en la investigación de los asesinatos perpetuados por Jack el Destripador. De él sabemos que fue un reconocido masón y que además participó, de forma directa, en la fundación del movimiento Scout, aunque si por algo se recordará a este apasionante personaje fue por la extravagante búsqueda que llevó a cabo muchos años atrás, cuando en el 1867 marchó hacia la ciudad de Jerusalén para intentar encontrar el Arca de la Alianza.

El arca de la Alianza de Moises

El joven Charles Warren fue contratado ese mismo año por el Fondo para la Exploración de Palestina para excavar en el Monte Moriá, y aunque adolecía de la más mínima formación académica, intentó desde el primer momento compensar su falta de experiencia demostrando un pundonor y una valentía que sorprendieron a propios y extraños.

Nada más llegar a Tierra Santa, se encontró ante la negativa de las autoridades turcas para dejarle excavar en las proximidades de dos de los edificios más sagrados del islam: la Cúpula de la Roca y la Mezquita de Al-Aqsa. Desde el principio todo le pareció salir mal, pero a Warren no pareció importarle mucho, porque había llegado hasta este lugar para ver cumplido un sueño, y nadie iba a impedírselo, por lo que decidió hacer las cosas a su manera.
fig-1-3-mapa-de-parker

Armado de valor, logró deslizarse junto al resto de su equipo por el lado norte de la muralla, y allí excavó un túnel para poder adentrarse y profundizar hasta llegar hasta las entrañas de la Colina del Templo, pero su trabajo, desgraciadamente, no pasó desapercibido, pues llamó la atención de los fieles que día tras día, se agolpaban en el interior de la mezquita para rendir culto a su dios.

Tocaba correr, y mientras lo hacían , seguidos bien de cerca por una turba de indignados palestinos, una lluvia de piedras cayó sobre sus cabezas, descalabrando a más de uno. Ante esta situación, el gobernador de la ciudad decidió intervenir paralizando definitivamente las excavaciones.

Charles Warren no se había salido con la suya. Nunca pudo demostrar al mundo que la Montaña del Templo escondía el más anhelado objeto arqueológico de todos los tiempos, aunque unos años más tarde, en 1911, un aristócrata llamado M. B. Parker llegó junto al excéntrico esoterista Valter Juvelius, para continuar con las investigaciones en donde Warren las había dejado. Una nueva aventura estaba a punto de iniciarse.
portada-operacion-trompetas-de-jerico-definitiva

Información extraída del libro: Operación Trompetas de Jericó. Editorial Nowtilus, Madrid, 2015.

JAVIER MARTÍNEZ PINNA