EMBARGO DE LA VERDAD Y MECANISMOS DE OCULTACIÓN

ovniAprovechando el dossier informativo de la Cumbre Europea de Exopolítica, comenzaremos a analizar cuales han sido y son aún, los mecanismos que utilizan ciertas élites de la sociedad para imponer un embargo de la verdad. Una realidad que han mantenido oculta desde hace más de 60 años.
“La ausencia de evidencia no implica la evidencia de ausencia, más bien es la clara evidencia de que algo se nos ha estado ocultando.”
Esta idea expresada por el Sargento retirado del Ejército Americano Clifford Stone, uno de los miembros del Disclosure Project, resume de forma muy elocuente lo que ha sido desde su inicio y hasta nuestros días la historia de la ocultación extraterrestre.
El Sargento Mayor Robert Dean también lo expresa de forma clara y emotiva “Esta historia es dinamita. El hecho no es que no estemos solos, si no que nunca lo hemos estado.” Su autorización de Cosmic Top Secret (Autorización de alto Secreto Cósmico) le permitió estudiar un documento denominado “an Assesment” (una Evaluación), realizado a principios de los años 60 por parte de las potencias militares aliadas, que valoraba las implicaciones de la presencia extraterrestre en la Tierra. Dicho documento se hallaba en “La Cúpula” una instalación de máxima seguridad dentro “Supreme Headquarters Allied Powers Europe” (SHAPE) – Cuarteles Generales de los Poderes Aliados Europeos.

Es como el rumor de la cascada cuando avanzamos con las barcas por el río, todo el mundo la oye, pero nadie la ve ni quiere creer que esté ahí, hasta que de repente nos topamos con ella. Estamos en un momento de la historia, en que dicho sonido ha dejado de ser un alejado rumor y se ha convertido en un rugido atronador que nos anuncia que estamos llegando al punto de no retorno.
Que militares de alto rango, miembros de la inteligencia, astronautas, pilotos militares, pilotos civiles, contratistas civiles, políticos de alto nivel y prestigio hablen sin tapujos de la realidad extraterrestre, de proyectos ocultos, de ingeniería inversa, de energía libre, de propulsión de antigravedad y no se hayan podido presentar pruebas concluyentes de dicha realidad, demuestra claramente la dimensión, los recursos, la magnitud de la implicación, los pocos escrúpulos y los innombrables esfuerzos que está ejerciendo una poderosa minoría de la sociedad, por ocultar la verdad y aprovecharla para sus propios intereses.

Esto denota las dimensiones de la infraestructura, evidencia un aplastante aparato logístico que ha estado funcionando y opera de forma sistemáticamente ajustada a los mayores niveles de influencia y poder.
Un ejemplo muy claro de la “eficiencia” del sistema nos lo cuenta el Dr. Steven Greer, Director y líder del Disclosure Project, cuando relata lo que acaeció al antiguo Director de la CIA (Agencia Central de Inteligencia Americana) , Bill Colby, durante el mandato del Presidente Americano Bill Clinton. Él mismo había estado siguiendo al grupo del Dr. Greer durante los años 90, había tenido contactos con ellos y estaba dispuesto a apoyarlos donando 50 millones de dólares y equipo con tecnología avanzada, que demostrara de forma inequívoca las premisas de la desclasificación. Según Colby, había una facción de la inteligencia americana y de los militares que estaba de acuerdo que era hora de terminar con el secreto. El fin de semana antes de que se produjera la reunión para la donación, apareció el cuerpo de Bill Colby flotando sobre el río Potomac. A día de hoy la muerte del que fuera Director de la CIA no ha sido resuelta de forma satisfactoria. En las primeras escenas de la película “The Manchurian Candidate” se narra una historia calcada al trágico suceso.

Desoír o desautorizar los testimonios de estas personas altamente cualificadas y que llevan años trabajando desde dentro, ya sea en el Ejército o en las agencias de inteligencia, desde posiciones de mando y con autorizaciones de seguridad de alto nivel, carece de todo sentido común. Al salir a la luz están arriesgando sus carreras, su imagen pública, además de su credibilidad.

El origen de la censura, el Comité Robertson de la CIA (1953)

El tema de la presencia extraterrestre en la Tierra ha sido objeto de una operación de ocultación continua, por parte del gobierno americano, encubierta en la política oficial, desde que la Agencia Central de Inteligencia americana (la CIA) creo el Comité Robertson en 1953, que decretó que los profesionales de los medios de comunicación tenían que ridiculizar los temas que trataban la presencia extraterrestre, bajo la amenaza de despido fulminante. Desde entonces los civiles que han informado acerca de contacto extraterrestre han sido acosados y estigmatizados, de acuerdo con las políticas de la Comisión Robertson.
Los precedentes de dicha comisión los encontramos en una Directiva Presidencial del 4 de Abril de 1951, durante la administración Truman, que creo el Consejo de Estrategia Psicológica “para autorizar y proveer de planificación más efectiva, coordinación y procedimientos dentro del marco de las políticas nacionales aprobadas de operaciones psicológicas”.

El acierto del Consejo de Estrategia Psicológica, junto con su sucesor el Consejo de Operaciones Coordinadas y de todas las operaciones psicológicas encubiertas concernientes a la vida extraterrestre, fue solo desclasificar la verdad para aquellos con la “necesidad de saber”. Esto requirió la creación de una cobertura de seguridad nacional adecuada para las operaciones psicológicas contra el público americano. El éxito se podía alcanzar a través de la formación de un comité de expertos que pudiera configurar la política del gobierno y las actividades de las agencias de inteligencia contra todos aquellos implicados en asuntos extraterrestres.

Este fue el marco que proporcionó la Comisión Robertson. Nombrada como su presidente, Dr. Howard Robertson, la comisión Robertson revisó casos de platillos voladores durante un periodo de 4 días durante un total de 12 horas, y decidió que ninguno de ellos era creíble. Las conclusiones de la comisión fueron publicadas en un documento llamado el Informe Durant. Dicho informe recomendaba ridiculizar “el fenómeno de los platillos voladores” y la posibilidad de la vida extraterrestre por motivos de seguridad nacional. El informe es clave para entender la sanción institucional y el descrédito de la evidencia concerniente a la vida extraterrestre. La confirmación del rol de liderazgo de la CIA en la formación de la comisión y la elección de los expertos aparece asimismo en el Informe Durant, a pesar de los esfuerzos de la propia CIA de suprimir su rol en versiones más actuales e “higienizadas” del mismo documento. El Comité Asesor de la CIA estuvo de acuerdo en que “ el Director de la Central de Inteligencia […] reclutaría los servicios de científicos seleccionados para revisar y evaluar la evidencia disponible a la luz de las teorías científicas pertinentes…”

Las políticas de la Comisión Robertson aún estaban activas en el avistamiento de una nave de unos 1600 metros de envergadura sobre Stephenville, Texas, el 8 de enero de 2008. La periodista Angelica Joiner fue supuestamente acosada por sus superiores y despedida de su puesto en el “Stephenville Empire Tribune”. Asimismo los testigos civiles del la nave espacial, fueron supuestamente acosados por llamadas telefónicas y helicópteros. La nave espacial que sobrevoló Stephenville, después se dirigió sin oposición al rancho presidencial de Texas (la Casa blanca de Texas), según los informes de radar de la FAA (Administración Federal de Aviación).

Las claves de la ocultación

Según cuenta el exasesor científico de la NASA durante más de 30 años, Richard Hoagland, las claves de la ocultación son dos, la estructura piramidal del sistema y la alta compartimentación de los proyectos e informaciones concernientes a la tecnología y la vida extraterrestre.

La configuración piramidal se estructura en compartimentos a distintos niveles y en cada nivel de la pirámide, se conoce una versión distinta de la verdad, de forma que cada nivel que está por encima del otro, cree ser el que está en posesión de la verdad esencial, cuando esto no es cierto. Los proyectos o el personal que esta en los distintos compartimentos de un mismo nivel, raramente se comunican entre ellos, dependen de un nivel superior de la pirámide que los coordina y esto ocurre de forma sucesiva. Así la información se filtra en los distintos compartimentos a nivel descendente, pero aunque ocurran filtraciones a nivel horizontal, nunca existen suficientes elementos para poder juntar las “piezas del rompecabezas”.

Los métodos que se usan para minimizar dichas filtraciones a nivel horizontal o peor aún al público en general, son suficientemente expeditivos. La represión y la coacción que se emplean contra aquellos que deciden hablar o colaborar con las personas que denuncian este “embargo de la verdad”, van desde el ostracismo profesional, al descrédito o ridículo, a la amenaza de amigos y familiares, hasta en algunos casos la muerte (como el del Director de la CIA Bill Colby). El control en la cúspide mediática, realiza la labor de contención complementaria de las informaciones relacionadas.
En la cumbre de la pirámide existe un pequeño grupo de personas, que antaño se conocía como “Majestic12” (nombre que ha ido variando el con el paso de los años), son los únicos que supuestamente conocen todos los temas y tecnologías relacionadas con el contacto extraterrestre.

Se dan situaciones paradójicas que son fuente de inspiración para aquellos que critican e intentan desacreditar las informaciones que salen a la luz. Existe personal en los más altos rangos en el ejército y las agencias de inteligencia, que desconocen absolutamente todo lo relacionado con los asuntos extraterrestres y que por tanto defienden con convencimiento y vehemencia la no existencia de la ocultación. Esto ocurre porque el tema extraterrestre y todo lo relacionado con él, ha adquirido tales dimensiones, que su manejo no puede ser centralizado por una agencia o una parte específica del estamento militar. La envergadura del asunto implica a militares, agencias de inteligencia, gobiernos, instituciones y contratistas privados.

La clave de la ocultación es que se basa en las personas y no en las organizaciones. De esta forma existen asesores de alto rango del presidente o del ejército que conocen la verdad, mientras que el propio presidente (americano) conoce poco o nada sobre la realidad extraterrestre. A distintos niveles y distintos proyectos, se aplican diferentes autorizaciones de alto secreto, hasta llegar al máximo nivel que se denomina “cósmico”. Dichas autorizaciones son independientes de los cargos o rangos que se ocupan en las distintas organizaciones. Este es el mecanismo con el que opera la paradoja.
Para más información sobre estos temas visitad la magnífica página de Exopolítica España, una página con una gran calidad en la información y mucha seriedad.

Fuente: Zulodelmisterio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s