LUGARES HISTORIA: LA SANGRIENTA OMAHA

omaha_beach_sector_foxA la playa Omaha Beach se la conoce en la historia de los teatros de operaciones de la Segunda guerra mundial como Omaha “la sangrienta” (Bloody Omaha).

Su fama siniestra es, desde luego, merecida, pues muchas vidas se perdieron en ella durante las primeras horas del 6 de junio de 1944, cuando se llevaron a cabo los desembarcos norteamericanos en el marco de la Operación Overlord, planificada para invadir el continente europeo, ocupado entonces por los ejércitos alemanes.

Para quienes nos dedicamos a la investigación de los efectos que produce siempre la interacción del ser humano con el medio físico que ocupa, lugares como Omaha Beach poseen un relieve especialmente intenso y llamativo, como todos aquellos espacios en los que se han desarrollado acontecimientos especiales que han desprendido, a su vez, una particular e intensa sensación de sufrimiento.

En el caso de Omaha Beach los niveles de ese sufrimiento experimentado por miles de personas y concentrado en un espacio geográfico muy concreto, son tan elevados que su efecto ha permanecido durante décadas y todavía puede ser percibido hoy.

Una de las pruebas de ello es que aquella playa, extendida entre Vierville sur-Mer y Sainte Honorine des-Pertes en la costa normanda de Calvados, ha conservado durante todos estos años ese nombre clave que recibió en los planes de Overlord: Omaha Beach. Y por ese nombre se sigue conociendo aquél pedazo de territorio arenoso, cubierto y descubierto diariamente por el flujo y reflujo de las mareas.

Se calcula que los norteamericanos perdieron el 6 de junio unos 3800 hombres, entre muertos, heridos y desaparecidos, de los cuales, mas de mil murieron sobre la playa y más de la mitad de esa cifra cayeron en el sector de Vierville (denominado en clave Sector “Dog Green”) en las primeras horas del desembarco.

La playa Omaha está cerrada en toda su extensión -unos ocho kilómetros, aproximadamente- por una cadena de colinas cuya altura media es de 20 a 30 metros. Desde el oeste, donde se encontraba el acceso al pueblo de Vierville sur-Mer, hasta el extremo oriental de la playa, próximo a la localidad de Sainte Honorine, toda la linea costera estaba guardada por unos puntos de apoyo dotados de artillería y ametralladoras, así como de diverso armamento ofensivo y defensivo. Era lo que los alemanes conocían como Widerstandsnest (Nidos de resistencia) o WN.

En Omaha Beach había abundantes Nidos de resistencia. Por ejemplo, en la zona de Saint-Laurent, en el sector intermedio de Omaha Beach, aparecen los más importantes en los mapas de operaciones numerados (de Oeste a Este) como WN68 -en el emplazamiento del actual hotel L’Omaha- próximo a la salida hacia Saint-Laurent; el WN67, armado con cohetes, en el borde derecho de dicha carretera; el WN66, a la salida de la carretera a Vierville, en su lado izquierdo; y los WN65 y WN64, guardando la salida del Vallée du Ruquet.

O los WN64 y WN62, que protegían el terreno en el cual, hoy, está el gran cementerio norteamericano de Omaha Beach. En este sector de la playa desembarcaron Robert Capa y Ernest Hemingway, bajo el fuego de los WN 60 y 61, así como del WN 63, cercano al pueblo de Colleville sur-Mer.

Pero también había otros, no menos peligrosos para los asaltantes, como el WN 72, colocado en el borde mismo de la playa, en el mortífero Sector Dog Green
Hoy, en la paz soleada de una mañana de verano, el Sector Dog Green guarda en silencio sus sangrientos recuerdos y quizá medita en aquellos que, sobre sus arenas y rocas, dejaron este mundo, hace tantos años.
En los Sectores Easy Green y Fox Green, muchos jóvenes dejaron sobre la arena de la playa, aferrados a las redondeadas galets o cantos rodados que cubren todavía hoy alguna de sus zonas, todos sus sueños y esperanzas. La guerra es lo más sucio, terrible y sangriento que existe en este mundo.

En lo alto de las colinas que cierran Omaha Beach, pueden verse los árboles que enmarcan el gran cementerio americano de Saint-Laurent…
El cementerio americano de Colleville sur-Mer, Saint Laurent, ocupa una superficie de 70 hectáreas y es uno de los catorce correspondientes a la Segunda guerra mundial construidos fuera de Estados Unidos. La libre disposición de ese terreno fue concedida a perpetuidad por el gobierno francés al gobierno norteamericano. Las tumbas contienen los restos mortales de 9836 soldados. 307 de entre ellos no han sido identificados. Tres de los soldados allí enterrados fueron condecorados con la medalla de honor del Congreso y entre ellos reposan cuatro mujeres.
Pero el área de ese inmenso camposanto, adornado con pinos negros de Austria, laureles, cipreses y sauces, guarda algún que otro misterio y cierto secreto importante, destinado a las generaciones del futuro. 

omaha_beach_american_cem__message_to_2044Terminadas ya las operaciones bélicas en el teatro europeo, el general Dwight D. Einsenhower, Comandante supremo de las fuerzas aliadas en Europa, decidió un día dejar un mensaje conmemorativo de los desembarcos del Dia-D ocurridos el 6 de junio de 1944, dirigido a los hombres y mujeres que vivieran en el año 2044, es decir, un siglo después de la fecha en que tenía lugar aquella sangrienta guerra. Nadie conoce su contenido. Parece ser que él mismo lo llevó a su destino e hizo que lo enterraran en el cementerio de Saint Laurent. Y allí está, confiado a la custodia de los muertos, hasta que llegue el momento en que pueda ser revelado.
cem_saintlaurent_logiaEn las paredes exteriores del gran monumento conmemorativo del desembarco norteamericano en playa Omaha, ubicado en el mismo cementerio de Coleville, Saint Laurent, aparece un signo bien conocido por los amantes del misterio. Muy cerca, en un gran semicírculo de marmol, los nombres de todos aquellos desaparecidos en la violencia de la batalla, cuyos restos no han podido ser hallados, nos recuerdan que, por detrás de lo que vemos, casi siempre hay algo más…

La playa entera de Omaha está hoy día abierta al baño y para su utilización y disfrute como cualquier otra. Sin embargo para muchos aquello continúa teniendo el carácter solemne y melancólico de un cementerio militar, carácter que ostentó oficiosamente durante muchos años, después de aquél terrible 6 de junio de 1944. Poca gente se mete en sus aguas. Recuerdo que en mi primera visita, hace cuarenta años, todavía podían verse restos de alambradas y de los famosos y mortíferos obstáculos de Rommel, que hoy se muestran como recuerdo en los numerosos museos oficiales y privados de la zona.

Omaha Beach es, cada año, escenario de un homenaje celebrado en memoria de todos cuantos allí murieron. Algunos veteranos de aquellos días, acuden de vez en cuando a las ceremonias, aunque la edad ya va haciendo estragos entre sus filas. Las conmemoraciones y los recuerdos pasan, pero la influencia y el aura de los terribles sucesos allí ocurridos, puede permanecer durante más tiempo del que muchos piensan.
Si se quiere captar algo de ese ambiente que todavía hoy es posible percibir en aquellos lugares, hay que madrugar, bajar a la playa Omaha y detenerse en cualquiera de sus rincones. En el Sector Dog Green, o en los muros bajos que bordean el cementerio militar de Saint-Laurent, por ejemplo. Cualquier día es bueno. Pero tal vez sea mejor hacerlo un seis de junio, sobre las 6.30 de la madrugada, cuando la oscuridad todavía persiste en el cielo. Sólo hay que sentarse en silencio, arrullado por el sonido del mar y del viento, y esperar…

(Textos y fotografías tomados de mi trabajo de investigación: “Omaha Beach”. Ensayo para una antropología de la guerra. 2004.)

Dedicado a todos los que, de una manera o de otra, con razón o sin ella, con miedo o disputando valientemente su destino, murieron el 6 de junio de 1944 o en los días sucesivos, sobre las arenas, colinas, caminos, trincheras y espacios de Omaha Beach.

                           SIT VOBIS TERRA LEVIS

Vierville sur-Mer, 6 de junio de 2004.

JOSÉ LUIS CARDERO LÓPEZ

www.joseluiscardero.com

Anuncios

Un comentario en “LUGARES HISTORIA: LA SANGRIENTA OMAHA

  1. lei el articulo, solo puedo decir que soy argentino, piloto de avion, y este año2009 estuve en la conmemoracion del 6 de junio en playa omaha, el proximo año vuelvo y me sentare a las seis de la mañana un 6 de junio. Estuve parado a la orilla del mar el 5 de junio a las 11 de la noche, cuando todo comenzaba hace 65 años atras a esa hora habia en el canal de la mancha miles de soldados que solo le quedaban siete horas y media de vida, habia miles de soldados que no sabian que no iban a tener una vida, para que nosotros si la tuvieramos. Me pare alli y pensaba mientras las explosiones de los fuegos artificiales se elevaban por sobre los 80 km de las playas del desembarco, pensaba decia, como habran sido esos momentos y en ese momento desde que llegue y me sente a la orilla del crepusculo quizas entendi mas alla del entendimiento el valor de la vida y lo hermoso que es estar vivo, miraba en las sombras de la noche los arboles del cementerio norteamericano y estaba seguro que mi alma estaba con cada uno de aquellos soldados que alli reposan para siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s