SACRIFICIOS DE SANGRE Y EL MÁS ALLÁ (I)

sacmayasOFRENDAS DE SANGRE Y VIDA

Los dioses mesoamericanos no eran omnipotentes, necesitaban de la ofrenda de los humanos para subsistir, y esa fue la razón primordial de la creación; los hombres, si bien fueron condenados por los demiurgos a una vida limitada, les dieron la capacidad de reproducción, pero para lograrla tenían que alimetnar a sus creadores. El ritual era el camino para que las criaturas correspondieran a los todopoderosos por su existencia; gracias a la oración, a la ofrenda, en especial la de su propia sangre y la de la vida, las deidades podían alimentarse, el cosmos continuar su marcha y el hombre perdurar en la tierra.

Los mayas extraían su sangre de diferentes partes del cuerpo: de la lengua, los brazos, pero en especial del miembro viril, que era la que contenía mayor energía fertilizante; luego se ungía a la imagen del dios o bien se derramaba en papeles que se quemaban, para que el humo pudiera acceder a los seres incorpóreos. Existen diversos testimonios de este ritual desde el período Clásico, donde tanto dioses como hombres se sangran el miembro viril y recogen la sangre en papeles contenidos en una vasija, que luego queman. Y los gobernantes quisieron emular este acto cuando conmemoraban un acto importante en su vida, pues su sangre, la más valiosa entre los humanos, era dinga de los dioses; así se interpretan varias imágenes como el tablero del Templo de la Cruz Foliada de Palenque, en donde se celebra la transmisión de poder del difunto gobernante Pacal a su hijo Chan Bahlum; el padre ofrece el perforador a su heredero, quien llevará a cabo dicho autosacrificio como parte de su ritual iniciático de ascenso y por ende de su divinización. Al igual, las mujeres que acompañaban al gobernante, al ser representantes de la energía femenina del cosmos, donaban su sangre horadándose la lengua como necesario complemento para la reproducción como se observa en el dintel 24 de Yaxchilán.

Siglos después, en los códices del Posclásico, las deidades realizan la misma acción; en el Códice Madrid varios dioses alrededor de un templo, algunos de la vida y otros de la muerte, se unen a través de una cuerda que pasan por el pene, vinculando las energías cósmicas opuestas a través de su sangre para causar la vidad en el cosmos. Y en las fuentes escritas sobre Yucatán se alude al mismo rito. Con profundo fervor, varios jóvenes ensartaban un mismo hilo pasando la mayor cantidad que podían por el pene, uniendo su energía viril para ofrendarla a los dioses. El ritual comunitario establecía una alianza entre el mundo sagrado y el profano.

Los campesinos también creían fertilizar sus cosechas si derramaban sangre sobre la tierra, emulando loque los dioses hicieron, como se muestra en el Códice Madrid 95a. Y en la Verapaz, cuando una pareja tenía problemas para procrear se sometía a punciones de sangre, confesaba sus faltas y se abstenía de algunos alimentos. Luego el marido dormía sobre la tierra para recibir su poder regenerador.

Pero los dioses exigían más que un poco de sangre; la fecundidad implica en sí misma un cumplimiento y por ello existe la posibilidad de que se agote, de ahí la constante ansiedad del hombre para lograr dicha regeneración. Así, recurría a sacrificios de seres humanos provocando la muerte por diversos medios. Podía ser por decapitación, en la que la cabeza simbolizaba la mazorca de maíz, transformándose en un fruto simbólico del sustento del hombre.

A su vez, era la forma en que la sangre se derramaría con gran profusión simulando serpientes, símbolo de la energía divina que escapa del cuerpo, como muestra el tablero del Juego de Pelota de Chichén Itzá. Es muy difícil que la muerte se hubiera podido causar cercenando la cabeza, dados los instrumentos con los que contaban; primero debió recurrirse a degollar a la víctima, para con posterioridad separar la cabeza del cuerpo. De acuerdo con diversos testimonios, se infiere que la forma simbólica de la decapitación, previo el degollamiento, parece haber sido la forma más común de sacrificio en el período Clásico del área maya. La cabeza también constituyó un signo de triunfo, pues en diversas expresiones plásticas el captor luce la cabeza de su prisionero. (cont.)

MARTHA ILIA NÁJERA COLORADO     Religión Maya

ELECTRICIDAD MAGNÉTICA

       hieloespin                                                                    

Científicos descubrieron el equivalente magnético de la electricidad; “cargas” magnéticas únicas que se comportan e interactúan como las cargas eléctricas.

La investigación, llevada a cabo en el Centro de Nanotecnología de Londres, es la primera que hace uso de los monopolos magnéticos que sólo existen en un material cristalino llamado hielo de espín.

Según los científicos -que publican su estudio en la revista Nature- lograron demostrar que los monopolos se juntan para formar una “corriente magnética” similar a la electricidad.

El fenómeno, bautizado como “magnetricidad”, podría ser usado en dispositivos de almacenamiento magnético o en computación, dicen los autores.
Los monopolos magnéticos (que son partículas hipotéticas que tendrían un solo polo magnético) fueron planteadas por primera vez hace más de un siglo como un análogo perfecto de las cargas eléctricas.

Aunque hay protones y electrones con cargas eléctricas netas positivas y negativas, no hay partículas que transporten cargas magnéticas, porque cada imán tiene un polo “norte” y un polo “sur”.

En septiembre pasado, dos grupos de investigación independientes informaron de la existencia de monopolos, “partículas” que transportaban una carga magnética general. Pero sólo existían en los cristales de hielo de espín.

Estos cristales están formados de pirámides de átomos cargados, o iones, arreglados de tal forma que cuando son enfriados a temperaturas extremadamente bajas, los materiales muestran “bultos” pequeñísimos y discretos de carga magnética.
Ahora, uno de estos equipos -el del Centro de Nanotecnología de Londres- ha logrado demostrar que estas “cuasipartículas” de carga magnética pueden moverse juntas formando una corriente magnética como la corriente eléctirca que se forma al mover electrones.

Lo lograron usando partículas subatómicas llamadas muones, creadas en el Centro ISIS del Consejo de Ciencia y Tecnología cerca de Oxford, Inglaterra.
Los muones se descomponen millonésimas de segundo después de ser producidos en otras partículas subatómicas.

Pero la dirección en que vuelan las partículas resultantes es un indicador del campo magnético en una pequeña región alrededor de los muones.
El equipo, dirigido por Stephen Bramwell, implantó estos muones en hielo de espín para demostrar la forma como los monopolos magnéticos se mueven.

Demostraron que cuando el hielo de espín es colocado en un campo magnético, los monopolos se acumulan en un lado, justo como se acumularían los electrones cuando se les coloca en un campo eléctrico.

Tal como explicó a la BBC el profesor Bramwell, es poco probable que ese avance pueda desarrollarse como un medio de ofrecer energía, principalmente porque las partículas viajan sólo dentro de los hielos de espín.

“No vamos a ver una bombilla de luz magnética o nada como eso” expresa el científico.

Pero su se logra crear diferentes materiales de hielo de espín para modificar las formas como los monopolos se mueven a través de ellos, los materiales podrían en el futuro ser utilizados en dispositivos de almacenamiento con “memoria magnética”, señala el investigador.
O también, agrega, podrían usarse en la espinotrónica -o magnetoeléctonica- un campo que podría mejorar en el futuro la capacidad de la computación.

BBCNews

EL ÁRTICO “SE QUEDARÁ SIN HIELO EN 10 AÑOS”

deshieloEl Océano Ártico podría estar libre de hielo y convertirse en un paso abierto para la navegación durante el verano dentro de diez años, anunció un especialista en regiones polares de la Universidad de Cambridge, Inglaterra.

“Es como si el hombre le estuviese sacando la tapa a la parte norte del planeta”, dijo el Profesor Peter Wadhams durante la presentación de los hallazgos de la “Inspección del Ártico Catlin” en Londres.

La expedición recorrió 435 kilómetros de hielo a principios de año.

Liderados por el explorador Pen Hadow, las mediciones tomadas por el equipo señalan que el grosor promedio de los témpanos de hielo es de 1,8 metros, un grosor típico del llamado hielo “del primer año”, formado durante el invierno anterior y más vulnerable al deshielo.

Si se toma en cuenta las crestas de hielo entre los témpanos, el grosor del hielo es de 4,8 metros.

“La información de la Inspección del Ártico Catlin apoya la nueva opinión consensuada -basada en las variaciones estacionales de la extensión y el grosor de los hielos, cambios en la temperatura, en los vientos y especialmente en la composición de los hielos- de que el Ártico estará libre de hielos dentro de aproximadamente 20 años y que gran parte del deshielo ocurrirá dentro de 10 años”, explicó Wadhams.

“Esto significa que podremos considerar al Ártico como un mar abierto en el verano, que permite el paso del transporte a través del Océano Ártico”, agregó.
Según Wadhams, la navegación rápida, el acceso más fácil a las reservas de gas y petróleo son algunos de los beneficios del deshielo a corto plazo.

Pero a largo plazo, el perder una característica permanente del planeta puede provocar una aceleración del calentamiento, un cambio en la circulación de los océanos y la atmósfera y puede tener efectos desconocidos en los ecosistemas por la acidificación de los océanos.

Durante la expedición, que tuvo lugar entre el 1º de marzo y el 7 de mayo, Pen Hadow y sus colegas Ann Daniels y Marin Hartley tuvieron que enfrentar condiciones climáticas extremas -incluyendo vientos helados de 70º bajo cero- demoras en los vuelos que traían suministros y alimentarse con raciones mínimas.
Cuando me encontré con ellos allí, como parte de un equipo de la BBC que se sumó al vuelo que llegó a recogerlos, los tres habían perdido peso y se los veía agotados por la experiencia.

La expedición estuvo plagada de fallas técnicas. Un sistema de radar pionero, diseñado para medir el hielo, se rompió apenas iniciado el viaje.

Otra herramienta para medir el agua bajo las capas de hielo ni siquiera funcionó.

Los problemas técnicos forzaron al equipo a recurrir a la perforación manual del hielo, lo cual hizo que se progresara más lentamente y también los obligó a descartar el plan de llegar al Polo Norte.

Hadow admitió que la expedición no generó un “gran salto hacia adelante” en cuanto al conocimiento, pero sí representa un paso para entender mejor los problemas claves del Ártico.

Su opinión fue respaldada por Wadhams, que cree que la expedición ha logrado obtener información sobre el hielo que no se puede obtener mediante los satélites.

 David Shukman

BBC, Ciencia y Medio Ambiente

BOMBAS Y MENTIRAS EN TORNO A IRÁN

Las noticias sobre la existencia de una planta nuclear “secreta” en Irán se ha convertido estos días en todo un bombazo informativo para algunos medios occidentales. Sin embargo, la realidad vuelve a situar a cada uno en su sitio, y una sosegada mirada a los acontecimientos en torno a ese tema nos muestra una cara muy distinta de lo que está aconteciendo en torno a Irán y a su programa nuclear. Cuando se anunció a bombo y platillo el “descubrimiento” de esa planta nuclear se puso en marcha todo una maquinaria destinada a “reforzar las tesis que apuntaban a la decisión iraní de fabricar armas nucleares”. Los datos posteriores, que no han recibido el mismo tratamiento informativo, no dejan en buen lugar a los defensores de esas teorías. Así, las supuestas fuentes (documentos de determinadas agencias de seguridad) no han podido concretarse ni mostrarse, y un repaso detallado a los documentos citados tan sólo nos muestran “sospechas, pero en ningún caso evidencias reales” sobre las acusaciones vertidas. Además, si tenemos en cuenta que ya en el pasado documentos similares han sido alterados y manipulados fraudulentamente, el primer pilar de las teorías señaladas cae por su propio peso. Pero además, fue el propio gobierno iraní el que anunció a la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA) por medio de una carta la existencia de la misma, cumpliendo los requisitos que internacionalmente se demandan para poner en marcha dichas infraestructuras. Teherán también ha abierto las puertas para que los inspectores de la citada agencia comprueben in situ que Irán no está desarrollando un programa de construcción de armamento nuclear. La realidad, por tanto, es bien distinta. Existe un importante número de informes de las 16 agencias de seguridad estadounidenses en los que se reconoce, tras un exhaustivo espionaje, que Irán no está construyendo esas armas y que no ha reanudado su programa de desarrollo de las mismas. Además, Irán “respeta el Tratado de No Proliferación, ha aceptado públicamente no producir armas nucleares, está sometido a un severo control por parte de la IAEA y de todos los servicios de inteligencia de Estados Unidos”, ante ello, es imposible mantener un programa de armamento nuclear sin ser descubierto. Los dirigentes iraníes han manifestado públicamente que están dispuestos a buscar soluciones a través de “un diálogo comprensivo y constructivo”, pero dejando claro que no renuncian a defender “los derechos de su país en materia nuclear”. En este contexto resulta muy interesante al término acuñado por el prestigioso profesor y analista Juan Cole, nuclear latency, conocido también como “la opción japonesa”, porque el país nipón, con su importante desarrollo científico y su poder económico, podría producir un arma nuclear en un breve espacio de tiempo si su gobierno así lo decidiera. Según esa teoría, Irán trataría de lograr un estado latente en torno a la energía nuclear para conseguir una dependencia energética, consciente de que las reservas petrolíferas se acabarán algún día, y por otro lado esa situación le ayudaría a frenar los intentos de un ataque exterior. Como bien señala el profesor Cole, esa situación “tiene todas las ventajas de poseer una bomba pero sin las desagradables consecuencias que acarrea su posesión real”. Y tampoco conviene olvidar que esa situación tampoco contraviene las directrices del Acuerdo de No Proliferación Nuclear, dificultando los deseos de EEUU y sus aliados de acometer una campaña de castigo contra el régimen iraní. Los intereses geopolíticos de Estados Unidos son otro de los componentes de la ecuación actual. A nadie se le escapan los deseos norteamericanos para hacerse con el control de las ricas reservas energéticas de la región. La invasión y ocupación de Iraq o la búsqueda de un cambio de régimen en Irán marcan en buena medida la agenda de Washington en la zona. Desde hace algún tiempo, los asesores de la Casa Blanca y el poderoso lobby sionista estarían presionando para que Obama adopte medidas más duras contra Irán. Tras el fracaso movimiento generado en torno a las recientes elecciones presidenciales, esos actores buscan otras fórmulas para lograr sus propósitos. La opción de un ataque militar contra Irán no es tan sencilla, ya que tras un análisis de las consecuencias, el panorama que se presenta empeoraría aún más la situación. La apuesta militarista conllevaría una decidida reacción por parte iraní, y sus consecuencias se manifestarían en toda la región (estrecho de Hormuz, Iraq, Afganistán e incluso península arábiga, donde las minorías chiítas son importantes en algunos estados, sin olvidar Líbano o la calle del mundo árabe). Por su parte, la puesta en marcha de un estrategia de embargo y sanciones, destinada a crear problemas económicos y tensiones sociales a Teherán, no debería obviar las consecuencias directas que debería sufrir la población civil, y el caso del vecino Iraq, sometido a esas medidas entre 1991 y 2003, es un buen ejemplo. En este país, más de un millón de personas, muchos de ellos niños y niñas, murieron en ese período a consecuencia de la falta de alimentos, enfermedades o ausencia de agua potable. El doble rasero también hace su aparición en este complejo escenario. Todas las acusaciones y mentiras sobre Irán y su supuesto armamento nuclear contrastan con el silencio de esas mismas fuentes ante la actitud de Israel, o de otros aliados de EEUU como India o Pakistán. A día de hoy, Israel tiene un arsenal de más de 200 armas nucleares, no permite ningún control internacional de la IAEA ni ha firmado el Tratado de No Proliferación (lo mismo que India y Pakistán); además, el gobierno de Tel Aviv ha agredido, invadido y ocupado países vecinos (algo que no ha hecho Irán en la era moderna), y mantiene una política genocida contra la población palestina. Ante todo ello EEUU y sus aliados occidentales optan por el silencio y por seguir apoyando a esos estados, lo que finalmente les confiere a éstos una sensación de impunidad internacional que les facilita su postura intransigente y militarista. La campaña mediática contra Irán busca, en definitiva, presionar a la actual administración de Obama para que adopte una postura más acorde con los deseos de los halcones estadounidenses y sus aliados sionistas. Y en ese contexto también es interesante repasar lo acontecido hace unos días en Ginebra en las conversaciones entre Irán y el grupo de los seis (EEUU, Rusia, China, Francia, Gran Bretaña y Alemania). En la ciudad suiza, además de producirse un encuentro bilateral entre Irán y EEUU, se ha logrado un principio de acuerdo basado en dos puntos. En primer lugar, Teherán facilitará las inspecciones de la IAEA en la planta cercana a Qom, y en segundo lugar, Francia y Rusia serán los encargados de enriquecer la producción de uranio iraní para fines médicos. Como señalan los representantes iraníes, el logro de este tipo de acuerdos debe sustentarse en el “respeto mutuo” y no en la imposición unilateral de algunos actores. Abrir un nuevo frente de guerra no producirá más que sufrimiento para la población iraní y tendrá sus consecuencias directas para el resto del mundo. De ahí que la búsqueda de soluciones dialogadas y negociadas sea la fórmula ideal para éste y para otros casos similares en el mundo.

TXENTE REKONDO.- Gabinete Vasco de Análisis Internacional (GAIN).

Recogido de Rebelión

LOS BRIGADISTAS OCULTOS

Oliver Law fue el primer afroamericano al mando de un batallón norteamericano enrolados en la defensa de la República

Cumplidos ya los setenta años del fin de la Guerra Civil, quedan todavía episodios oscuros de aquella contienda que apenas son conocidos. Entre estos, la peripecia de los brigadistas negros que, procedentes de Estados Unidos, se enrolaron para luchar en defensa de la República española. La fotógrafa, ensayista y crítica de arte Mireia Sentís (de cuya obra se presenta una retrospectiva en el Arts Santa Mònica, hasta el 10 de enero) descubrió el rastro de estos brigadistas en Nueva York, investigó su historia y la relata ahora para ‘Cultura|s’.

En el año 2002, en un garaje de bicicletas del Lower East Side de Nueva York, encontré un par de cajas abarrotadas de libros. Un letrero de cartón, con letras a lápiz, rezaba: “50 centavos”. Entre ellos, descubrí Mississippi to Madrid. Memoirs of a black american in the Spanish Civil War. A lo largo de sus páginas, James Yates (1906-1993) relata el camino que le condujo desde las tierras sureñas estadounidenses hasta la guerra civil española. Polizón a bordo de un tren, llegó a Chicago en plena adolescencia. El intenso frío que padeció como trabajador en las cámaras frigoríficas de un matadero le enseñó la primera lección de supervivencia.

Pero el interés de su libro no radica únicamente en la singular peripecia de Yates, ni en sus comentarios acerca de personajes como Carrillo, Negrín, Companys, Durruti, la Pasionaria o Malraux, sino en su propósito de rastrear la participación de los afroamericanos alistados en la brigada Lincoln, primera fuerza armada estadounidense no segregada de la historia. Muy al contrario de lo que ocurría en la vida diaria de su país, los brigadistas negros no se hallaban apartados de la colectividad.

En busca de documentación, acudí a la sede de la brigada Lincoln en Nueva York, un pequeño despacho decorado con carteles de la España republicana. Allí me recibió Mosess Fishman, secretario de la organización, uno de los muchos judíos – casi un tercio de sus integrantes-que combatieron en la Lincoln. Mientras seleccionaba libros y desgranaba recuerdos, sonó el teléfono. Al cabo de un rato, leoí transmitir su pésame y unas palabras de consuelo: “Dedicó toda su vida a luchar en favor de causas justas”. Tras colgar el auricular, se levantó de su silla cojeando – otro recuerdo español-y se dirigió hacia el lugar donde colgaba la lista con los nombres de los veteranos. Tachó uno de ellos, y suspiró: “Pronto me tocará a mí”. Fishman murió en el 2007, a los 92 años.

La participación de los negros estadounidenses en la contienda española apenas se comenzó a investigar a mediados de los años ochenta, coincidiendo con la publicación de Mississippi to Madrid. Hasta entonces, fueron los brigadistas menos visibles, no sólo en España, sino en su propio país. Desde una perspectiva histórica, las Brigadas Internacionales representan la primera experiencia de una fuerza voluntaria global movilizada por un mismo ideario. En total, cruzaron nuestra frontera unos 38.000 soldados, procedentes de 53 países. Los norteamericanos, congregados en la brigada Lincoln, sumaban unos tres mil. Su media de edad, 27 años, hacía de ellos los más jóvenes e inexpertos. Alrededor de un centenar eran negros, y aproximadamente la mitad de estos murieron o desaparecieron en las batallas del Jarama, Brunete, Belchite, Teruel y el Ebro. Unos cuantos reposan para siempre en tierra española.

Oliver Law fue sin duda el más destacado brigadista negro. Había luchado en la Primera Guerra Mundial y marcó un hito en la historia de su país cuando, en el curso de la Guerra Civil, se convirtió en el primer afroamericano al mando de un batallón norteamericano. Durante su visita a la brigada Lincoln, un coronel del ejército estadounidense le miró extrañado: “Veo que lleva usted uniforme de comandante”. Hasta 1950, en la guerra de Corea, Estados Unidos no procedió a la integración de sus tropas. Law murió en uno de los episodios más sangrientos de la batalla de Brunete, cuando al frente de sus voluntarios intentaba tomar el cerro del Mosquito, en julio de 1937. Su sucesor, Doug Roach, no logró sobrevivir a la pulmonía que contrajo en España.

Cuando Franco encabezó el golpe de Estado contra la República, Estados Unidos continuaba sumido en la Depresión. Por todo el país proliferaban las hunger marches, manifestaciones contra el hambre, en solicitud de trabajo y ayudas estatales. En tales circunstancias, el Partido Comunista crecía con rapidez. Dentro de él, los afroestadounidenses constituían un grupo relativamente pequeño, pero muy comprometido. La mayoría de los voluntarios que combatieron en España procedían de sus filas. Los comunistas estaban convencidos de que toda posición radical contra la explotación exigía la unidad internacional.

En 1927, tras la celebración en Bruselas de una conferencia de la Liga contra la Opresión Colonial, en la que intervino una delegación afroamericana, no fueron pocos los que se pasaron a las filas comunistas. Además, el partido prestaba apoyo jurídico a la comunidad negra -como en el famoso caso de Scottboro Nine, en el que nueve jóvenes negros fueron acusados de violar en 1931 a dos mujeres blancas en Scottboro (Alabama)-, y auxiliaba a los desahuciados que de la noche a la mañana perdían su hogar y pasaban a poblar las aceras de las ciudades industriales. Por último, el partido patrocinaba la publicación de The Liberator, portavoz de los internacionalistas afroamericanos, cuyas páginas ponían de manifiesto las raíces comunes de la pobreza y el racismo.

El bombardeo de Etiopía durante la invasión de Mussolini en 1935 -poco antes de que Hitler rehusara entregar la medalla de oro al atleta negro Jesse Owens durante los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936- supuso la plataforma de unión definitiva para la gente negra. El avance del fascismo en la antigua Abisinia afectaba directamente al conjunto de la comunidad afroamericana. La Iglesia Baptista Abisinia de Harlem, fundada en 1809, era una de las más importantes, y la invocación al país africano figuraba también en el himno de la Universal Negro Improvement Association, instituida en 1917 por Marcus Garvey bajo el lema “Regreso a África”.La decisión de no intervención adoptada por la Sociedad de Naciones impulsó a muchos afroamericanos, ya fuesen nacionalistas, panafricanistas, internacionalistas, socialistas o comunistas, a alistarse como voluntarios. Sin embargo, Selassie, emperador de Etiopía, desistió de la idea de aceptar tropas extranjeras, al mismo tiempo que Estados Unidos declaraba ilegal, bajo pérdida de la ciudadanía norteamericana, el alistamiento en ejércitos de otros países. Los voluntarios decidieron entonces recaudar medicinas y alimentos, pero pronto comprobaron que tampoco la ayuda llegaba a su destino.

Aunque algunos líderes rechazaban la idea de que España y Etiopía formasen parte de la misma lucha, muchos intelectuales y artistas afroamericanos acogieron la causa republicana como propia. Veían a nuestro país como una extensión del problema etíope: el avance del fascismo. Periódicos negros -The Courrier, de Pittsburgh; The Afro-American, de Baltimore; The Daily World, de Atlanta; The Defender, de Chicago, The Amsterdam News, de Nueva York…- se declararon partidarios de la República española. Las colectas y campañas de apoyo a Etiopía fueron desviadas hacia nuestro país, y famosos músicos -Cab Calloway, Fats Waller, Count Basie, W. C. Handy, Eubie Blake…- celebraron conciertos benéficos. Incluso Paul Robeson se trasladó a España en 1938, para dar ánimos a unas tropas ya por entonces bastante agotadas. Acerca de la revolución española, fue el título del primer escrito de James Baldwin, con sólo 12 años; al igual que Noam Chomsky, con apenas 10, oficiaría su bautismo literario con un artículo dedicado a la caída de Barcelona.

El corresponsal más seguido por los afroamericanos fue Langston Hughes, quien publicaba en The Afro-American, pero colaboraba también en el boletín de las Brigadas Internacionales, Volunteer for Liberty. Hughes se interesó especialmente por los marroquíes que peleaban al lado de Franco. Su poema Carta desde España muestra la perplejidad que le causaba el hecho de que un pueblo colonizado luchara junto a los insurgentes: “Hoy capturamos a un moro herido / Era tan oscuro como yo / Le dije, chico qué haces aquí / peleando contra gente libre?”. Conoció a Lorca, a quien tradujo, y a Nicolás Guillén, junto al que viajó por primera vez a España; hablaba castellano, pues vivió parte de su adolescencia en México, país en el que residía su padre. Tras visitar Barcelona, Valencia y algunos frentes, se instaló durante seis meses en Madrid, donde coincidió, bajo las bombas, con Hemingway, Lillian Hellman, W. H. Auden, Stephen Spender…

Aparte de Yates, otro brigadista afroamericano publicaría una autobiografía centrada en su experiencia española: Harry Haywood, autor de Black bolshevik. Se conserva, además, una importante colección epistolar de Kanute Frankson, nativo de Jamaica, así como un libro de poemas póstumo: Take no prisoners, de Ray Durem, a quien Hughes incluyó en la antología New negro poets. Durem se enamoró de una enfermera norteamericana en el hospital que la brigada instaló en Villa Paz, la antigua residencia de verano de Alfonso XIII en Saelices (Cuenca). Tuvieron una hija nacida en España, a la que llamaron Dolores, en honor de Dolores Ibárruri, la Pasionaria.

Alonzo Watson, el primer brigadista afroamericano caído en combate, fue rebautizado por sus compañeros como Crispus Attucks, nombre del primer negro caído en la guerra de la Independencia norteamericana de 1776. Algunos soldados procedían de familias mixtas de afroamericanos y nativoamericanos, como Oscar Hunter o Frank Alexander, siouxhablante. Salaria Kee, la única mujer negra presente en España, era una enfermera a quien la Cruz Roja había rechazado por prejuicios raciales. Hubo dos pilotos afroamericanos: el universitario Jim Peck y el diseñador aeronáutico Paul Williams. George Waters, el más joven, tenía 18 años y conducía ambulancias. Luchell McDaniels se ganó el sobrenombre de el Fantástico, porque lanzaba granadas como si se tratara de pelotas de béisbol. Burt Jackson, topógrafo y dibujante, colaboró a su regreso en las mejores publicaciones afronorteamericanas. Admiral Kilpatrick, que había estudiado durante cuatro años en la escuela Lenin de Moscú, perdió la pierna izquierda. A Tom Brown le salvó la vida el ser confundido con un soldado marroquí cuando por error se introdujo en las líneas enemigas.

Además del contingente afronorteamericano, unos dos mil afrocaribeños se integraron en diferentes batallones de las Brigadas Internacionales, incluida la Lincoln, caso de Pierre Duval -considerado cubano, a pesar de nacer en el sur de Francia, de padre africano y madre vasca, emigrantes primero a Cuba y luego a EE. UU.- o el puertorriqueño Carmelo Delgado, capturado y ejecutado por los sublevados. Arnold Donowa, odontólogo oriundo de Trinidad, fue el único médico negro de la brigada, y cuando regresó a Norteamérica continuó arreglando gratis los dientes a los veteranos. No quiero dejar de mencionar al californiano-nipón Jack Shirai, un cocinero sumamente apreciado, capaz de preparar los invariables garbanzos de tan diversas maneras que parecían cada vez un plato diferente. “Cuando volvamos a casa, montaré un restaurante en el que ninguno de vosotros tendrá que pagar”, decía. Pese a las protestas de sus camaradas de la Lincoln, Shirai quiso probarse en la línea de fuego, encontrando la muerte en su primera contienda.

Acerca del trato que recibieron en España, los brigadistas negros coinciden: aunque por todas partes despertaban la curiosidad de la población nativa, nunca fueron tratados de modo diferente a sus compatriotas de piel blanca. Vaughn Love, oriundo de Chatanooga (Tennessee), relata que en cierta ocasión un campesino le ofreció un pañuelo para que se limpiara la cara. Cuando le explicó que era negro, el campesino le abrazó con estas palabras: “¡Ah, sí, los esclavos negros! Nosotros sólo estamos a un paso de serlo”.

La perspectiva que aguardaba a los supervivientes -regresar a un país segregado, con un historial izquierdista y casi siempre sin pasaporte- no era precisamente halagüeña. Sin embargo, los ex combatientes de la brigada Lincoln formaron un grupo cohesionado, que ayudó a resistir el intenso acoso sufrido por sus miembros durante la era McCarthy. Los valb (Veterans of the Abraham Lincoln Brigade) mantuvieron una línea política clara y constante: permanecieron en contacto con los prisioneros políticos republicanos, se implicaron en la lucha contra el ejército nazi, combatieron por los derechos civiles, se opusieron a la guerra de Vietnam, a las intervenciones militares en Latinoamérica, al apartheid de Sudáfrica…

Al enrolarse, Yates lo hizo como los demás, es decir, de forma ilegal, e incluso con mayor dificultad que otros: “En Mississippi, a los negros no nos daban pasaporte”. Ante la imposibilidad de obtener el visado norteamericano para España, la mayoría de los voluntarios pasaban por el despacho de las Brigadas Internacionales en París, dirigido por Josip Broz, el futuro presidente Tito de Yugoslavia. Luego, cruzaban clandestinamente los Pirineos al amparo de la noche. Aparte de conducir ambulancias y camiones de víveres, Yates fue chófer de Hughes y de Hemingway. Repatriado junto a otros heridos, tenía previsto alojarse con sus compañeros en unas habitaciones reservadas por la brigada Lincoln en Manhattan.

Al ser rechazado por el color de su piel, el resto del grupo, en solidaridad, se negó a alojarse en el hotel. La dura realidad del retorno, confiesa, le golpeó más fuerte que una bala española. Yates llegaría a dirigir la sede neoyorquina del Greenwich Village de la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color (NAACP), en la que Obama pronunció en julio del 2009 un importante discurso con motivo del centenario de su fundación. El autor de Mississippi to Madrid aún regresó en 1986 a España, donde pudo besar a una Pasionaria de 91 años y decirle: “¡Aquí estamos!”. Era su respuesta a las palabras que la dirigente comunista pronunció en otoño de 1938 como despedida a las tropas internacionales: “Volved a nuestro lado. Aquí encontraréis patria los que no tenéis patria”.

Mireia Sentís
La Vanguardia

LA CIVILIZACIÓN NAZCA

lnazca01Cuando se nombra a Nazca, se piensa de inmediato en las famosas líneas en el desierto y en los geoglifos que tanto inspiraron la imaginación de fantasiosos viajeros y que, sin embargo, son sólo una de las tantas peculiaridades de esta importante y antigua cultura peruana que se desarrolló a partir del siglo V antes de Cristo.
La civilización Nazca se originó de culturas ya existentes, como la Paracas, la cual se distinguió por haber alcanzado la excelencia en el arte textil y en la cerámica. Los Nazca vivieron en la costa sur de Perú, en los valles de Chincha, Pisco, Ica, Río Grande y Acari.
La ciudad principal de los Nazca fue Cahuachi, situada a unos 50 kilómetros de la actual ciudad de Nazca. La capital estaba circundada de poderosos muros. En la plaza principal había una pirámide de veinte metros de alto con una base rectangular de 110 por 90 metros. En la costa sur de Perú hay otros importantes sitios arqueológicos que pertenecen a la cultura Nazca, como los poblados de Estaquería y Tambo Viejo. Este último está rodeado de muros defensivos de piedra y adobe.
El primer estudioso que analizó científicamente las tumbas Nazcas fue el alemán Max Ulhe. En la localidad de Ocucaje se encontraron momias en excelente estado de conservación gracias al clima seco, alrededor de las cuales había ofrendas muy particulares, como cerámica pintada de las más bellas de Suramérica, máscaras de oro exquisitamente elaboradas y tejidos coloridos de excelsa cualidad que ilustraban escenas de guerra y caza.
En efecto, la herencia de la cultura Paracas, con sus grandiosos tejidos, en Nazca se percibe en la cerámica, cuyos dibujos zoomorfos pintados dan cuenta de un profundo sentido de la belleza.
Sin embargo, la característica más conocida de la cultura Nazca son los famosos geoglifos (del griego: signos en la tierra) que se notan en la carretera panamericana. Son figuras enormes, que se observan sólo desde cielo y que representan signos abstractos, figuras antropomorfas, zoomorfas y extrañas líneas paralelas y perpendiculares.
No se sabe cuándo se construyeron o si se pueden atribuir a la cultura Nazca; para algunos investigadores, una cultura desconocida y antediluviana los hizo, pero por ahora no hay pruebas de tales suposiciones.
Uno de los primeros estudiosos que los vio desde lo alto fue el astrónomo y matemático estadounidense Kosok, quien en junio de 1939 fue enviado a la zona para investigar si los geoglifos eran restos de antiguos canales de irrigación.
El primer vuelo de Kosok se efectuó por pura coincidencia el 22 de junio de 1939, el día más corto del año, cuando ocurre el solsticio de invierno en el hemisferio sur. Luego de haber observado los geoglifos desde lo alto, Kosok quiso contemplar el atardecer en una colina atravesada por una de las extrañas líneas. Después de un rato se dio cuenta de que el geoglifo señalaba justo el lugar donde el sol se perdía en el horizonte, en el instante exacto del ocaso: claro indicio de que quienes hicieron el colosal signo tenían un asombroso conocimiento de astronomía y cronología. Como después del solsticio transcurren cuatro días antes de que las jornadas empiecen nuevamente a alargarse, se consideró que el 4 era un número sagrado e importante para los Nazca y para todas las culturas de Suramérica.
lnazca02Kosok descubrió también el método utilizado para delinear los gigantescos signos en la superficie terrestre: los bordes de las líneas son piedras de color más oscuro que las otras a causa de la oxidación, y las cuales, habiendo sido apiladas, constituyen los contornos de las figuras representadas. Lo difícil de explicar es cómo se pudieron calcular desde el suelo las exactas distancias para construir dibujos de kilómetros de largo manteniendo las proporciones. Seguramente, los antiguos artistas de escala gigantesca conocían muy bien la geometría, necesaria para poder representar en escala figuras de kilómetros de extensión, manteniéndolas bien proporcionadas.

Volando en un pequeño avión monomotor en la zona de los geoglifos, se cae en cuenta de que la mayoría de ellos, algunos de los cuales tienen hasta 300 metros de largo, ilustran animales que tienen que ver con el agua o con la fertilidad. Otros signos zoomorfos son en cambio simbólicos y totémicos. Describiéndolos detalladamente, éstos representan, por ejemplo, a una ballena (símbolo del mar), a una araña y a un simio (símbolos asociados con la selva y por tanto con la humedad y la lluvia), a varios pájaros como el colibrí, el cóndor, el papagayo, el alcatraz, todos símbolos relacionados con el sol, por consiguiente, con el mundo del futuro o del mañana. Hay también otros signos, como el llamado “astronauta” (sólo una figura antropomorfa), las manos, la espiral, la serpiente (símbolo del inframundo) y muchas líneas convergentes, paralelas y perpendiculares.
En mi opinión, la explicación más válida sobre por qué se realizaron las líneas y los geoglifos de Nazca la dieron los arqueólogos Markus Reindel y Johnny Isla, pues según ellos, los geoglifos hicieron parte de rituales vinculados con el agua y con el aprovisionamiento hídrico [ver entrada en Libertaliadehatali]. El problema de la sequía, en efecto, perjudicaba mucho la vida de los antiguos habitantes de la zona. En algunas excavaciones realizadas en los geoglifos hallaron pequeñas cavidades donde se habían puesto ofrendas a los Dioses: maíz, chicha, hojas consideradas sagradas. Además, justamente el simbolismo de los signos que representan animales de la selva como el simio, hace pensar que los antiguos habitantes de Nazca auguraban un clima más húmedo y lluvioso.
El pueblo de Palpa también ofrece información sobre la vida y el simbolismo de la cultura Nazca, dado que allí no solamente hay otros geoglifos visibles sólo desde lo alto, sino también numerosos petroglifos, libros de piedra que nos describen cuán importante fue el culto de la lluvia para este antiguo pueblo.
Otra de las importantes peculiaridades de la civilización Nazca fueron los acueductos. En la zona de Cantalloc se pueden apreciar profundos pozos construidos en espiral y conectados entre ellos. Con este sistema avanzado almacenaban agua incluso en los períodos más áridos, cuando el fondo de los ríos estaba completamente seco.
En cuanto a lo económico, los antiguos Nazca se sustentaban principalmente de la agricultura: maíz, fríjoles, mandioca, lúcuma, guayaba. Intercambiaban sus productos (el algodón, por ejemplo) con las tribus costeras que, a cambio, les daban pescado y moluscos. Es casi seguro que también se efectuaba un comercio con la sierra, de donde se obtenían cereales típicos de los Andes: quinua, quihuicha y otras verduras, como por ejemplo, la maca.
Respecto a la organización de la sociedad Nazca, se piensa que la casta dominante fue la de los sacerdotes, que guiaban espiritual y políticamente al pueblo. Esta cultura declinó alrededor del siglo VI de la era de Cristo. Hasta el momento no existe una explicación certera del por qué se abandonaron los principales poblados, pero se cree que el motivo más válido haya sido una vez más el clima, ya que tal vez un período de sequía extrema obligó a los sobrevivientes a emigrar hacia zonas más fértiles situadas probablemente en la sierra, donde hacía mucho frío, pero donde se podía encontrar agua en abundancia. Es probable que los sobrevivientes se hayan integrado a la cultura Wari.

YURI LEVERATTO   www.yurileveratto.com 

UN PUENTE SOBRE EL USUMACINTA

puentemayaAl pensar en edificaciones de los antiguos mayas recordamos enseguida las magníficas pirámides de Tikal, Copán o Chichén Itzá pero también fueron expertos constructores de carreteras y puentes. En el sitio mexicano de Yaxchilán se descubrió las ruinas de un impresionante y sofisticado puente colgante, se cree que de tres trechos y dos torres. Fue construído en el siglo VII a. C. sobre el río Usumacinta y probablemente permaneció en pie por unos 500 años, mucho antes de que se erigiera en Italia el primer gran puente europeo. Traigo aquí una reconstrucción por ordenador del puente. (EdgeScience)

 

¿UN CHIP EN LA VACUNA DE LA GRIPE A?

chip_45x20_01Conspiranoia pura: Cobra fuerza la idea de que la “pandemia” Gripe A es para justificar la implantación de chips en la población

Las teorías de la conspiración están a tope con la noticia de que la empresa Verichip ha elevado el valor de sus acciones con la publicación de una patente de un chip que detecta al virus de la gripe A en la sangre. La idea de que se use una vacuna para instalar nanochips de control de la población gana fuerza con celeridad y la alarma se expande en Internet.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) – Las diferentes teorías conspirativas surgidas sobre todo luego del atentado a las Torres Gemelas el 11 de septiembre del 2001 y acentuadas fuertemente luego de la explosión de la crisis económica mundial en el 2008 en muchas ocasiones parecen dar en el clavo con respecto a sus augurios.

Según estas teorías, las intenciones de las elites dominantes se encuentran en instalar un chip en cada persona para poder establecer el control sobre ellas antes de establecer un único gobierno mundial. Una denuncia del cineasta Aaron Russo que data del 2007 asegura que la implantación del chip está programada por la familia Rockefeller desde hace años. Aunque Russo murió en 2007 de un fulminante cáncer de vejiga, los teóricos de la conspiración tomaron sus dichos y los adaptaron a su discurso.

Según estos teóricos, la psicosis generada por la Gripe A (que, a pesar de las declaraciones de la OMS dista mucho de ser una pandemia) es en realidad una forma de implantar miedo en la población mundial para someterla a una vacunación obligatoria. Y en este punto es donde entraría el chip, creado en base a los últimos adelantos de la nanotecnología.

Numerosos medios alternativos de internet se han hecho eco de una noticia publicada por Reuters, en la que se asegura que Verichip, la empresa señalada como responsable de fabricar estos chips para establecer el control de la población, ha elevado el valor de sus acciones en un 186% por haber patentado un sistema para detectar mediante la gripe A mediante sus dispositivos.

Así da cuenta el Wise Up Journal, una web irlandesa que se dedica a denunciar la implantación del siempre mencionado Nuevo orden Mundial.

El informe de Reuters más abajo dice cómo el pasado lunes las acciones de la empresa VeriChip vieron elevada su cotización en un 186% debido a la patente del mini-microchip detector de pandemias de la gripe porcina para el propósito de la implantación en humanos, que supone un adelanto espectacular respecto al microchip actual, en miles de personas, desde niños a mayores. Si tienes conocimiento de dispositivos tecnológicos, Reuters te informa un poco más acerca del dispositivo de VeriChip (realmente Reuters promociona las acciones de la corporación):

“Las acciones de Verichip se elevan después de licencia de patente del H1N1″

“(Reuters) – Las acciones de VeriChip Corp (CHIP.O) se triplicaron después de que la compañía anunciara que había recibido la licencia exclusiva de dos patentes, que ayudarán a desarrollar sistemas de detección de virus implantables en humanos. Las patentes en poder de  un socio de VeriChip, Receptors LLC, son biosensores que pueden detectar el H1N1 y otros vírus y amenazas biológicas tales como el Staphylococcus aureus, resistentes a la meticilina.

La tecnología se combinará con los dispositivos implantables de radio frecuencia para desarrollar sistemas de detección de virus.

El sistema de detección ofrecerá niveles múltiples de identificación, el primero identificará el agente o no virus, el segundo nivel clasificará el virus y alertará al usuario de la presencia de virus de pandemia y el tercero identificará el patógeno de forma precisa, según ha dicho Verichip en un informe publicado el 7 de Mayo de 2009.

Cada año el virus de la gripe mata a muchas personas que ya están seriamente enfermas. El virus de la gripe H1N1 es muy suave pero qué afortunados los de VeriChip y las corporaciones asociadas en biotecnología que los medios han aumentado la alarma social. Hace unos meses se elevó la fase 6 de pandemias por parte de una organización de no electos, la OMS. Ciertamente todo este miedo ayudará a promover la tecnología VeriChip.

Muy pronto podría haber algunos lacayos gubernamentales tan estúpidos como para pedir algunos. de estos chips. Es la tecnología ideal  para estados de preocupación-vigilancia-obsesión-de pandemias del siglo 21 con el dinero de los contribuyentes para gastar.

Miles de millones

Ya se han empleado miles de millones  en vacunas desarrolladas con precipitación para una gripe suave y más dinero empleado en planes para asegurar que una vacuna se administra a cada niño, mujer y hombre. Todo esto durante una recesión/depresión global cuando los gobiernos hacen recortes de presupuesto, excepto por supuesto para los planes de rescate de los bancos en bancarrota. Si los planes para la vacunación en masa continúan y no ocurre nada que entierre el escándalo bancario, y el miedo a la gripe porcina se debilita, en el 2010 los gobiernos van a tener un montón de gente sana enfadada con la que tratar por haber tirado su dinero en bancos corruptos en bancarrota.

Exactamente ¿qué demonios es el nuevo chip marcador desarrollado por Digital Angel de Verichip?

La propagación de una pandemina con estos chips puede ser sólo remotamente detectada si una gran cantidad de población lo tiene.

Del informe de Verichip (arriba enlazado) y otros documentos de desarrollo sabemos que el chip contiene un “sistema sensible a glucosa” que está alojado en una “membraana biocompatible” con un dispositivo de Identificación de Frecuencias de Radio que el WiFi puede ciertamente leer; por el mismo sistema los móviles pueden ser vigilados. Este “componente sensible bioestable” está incorporado en un transductor de señal de escala milimétrico”.

La gente que todavía utiliza los discos blandos de 250 K de los años 90 va a tener un poco dificil comprender la tecnología que se está introduciendo en el ámbito público. Hace seis años Hitachi introdujo el chip RFID con una antena incorporada, de sólo medio milímetro, llamado el µ-Chip que va ahora pegado a los productos que compras en la tienda. El artículo del site de Hitachi de 2003 decía que “le caracteriza una antena interna que permite a los chips emplear energía de las ondas eléctricas circundantes para transmitir sin cables”. “El chip opera enteramente de forma autónoma”.

La vacunación y las pruebas de seguimiento de ID han llegado este año. El Boston Globe en Noviembre de 2008 informaba; Los portadores de alguna enfermedad en Boston están embarcados en un nuevo experimento, un de los primeros en el país, que tiene como objeto crear finalmente un registro municipal de todos los que han recibido la vacunación de la gripe”. “Hacer un seguimiento de la memoria de la vacuna, y qué pacientes las están recibiendo”. El Dr. Alfred De Maria, un doctor  importante en el Departamento de Salud Pública de  Massachusets dijo “si estás haciendo seguimiento clínico múltiple en tiempo real, puedes observar mejor dónde una medida es mejor, o peor y después enfocarte en soluciones”. Cuando la gente llega para vacunarse, recibirá  un brazalete identificador y la información será introducida en una base de datos de seguimiento. Habrá bases de datos también de quien recibió la vacuna y si la recibió en el brazo derecho o izquierdo y la hora.

La inyección en masa de dispositivos Verichip bajo nuestra piel es la única forma en que el dispositivo pueda detectar la expansión de la pandemia. Un arriesgado y loco avance para el futuro cercano, quizás, pero estarías sorprendido viendo cúantas personas aceptarían ya medidas ilógicas cuando son presas del miedo a la enfermedad. Hasta que exista la confirmación de que estos chips estarán en explotacion nos intentarán convencer de que tendremos que enfocarnos al uso ilógico de la vacuna para una gripe suave. Hay ingredientes peligrosos confirmados en las vacunas y la irracional confianza de los gobiernos en ellas puede ser observada cuando les ofrecen inmunidad legal a los fabricantes y empleados públicos que implementan este esquema de medidas.

http://www.urgente24.com/

EL OCÉANO ÁRTICO, UN FUTURO MAR ÁCIDO

articoLas emisiones de dióxido de carbono están aumentando la acidez de los océanos a un ritmo tan acelerado, que en muchas regiones del Polo Norte el mar se tornará corrosivo dentro de 10 años, advirtió un estudio avalado por el proyecto EPOCA (Proyecto Europeo sobre el Proceso de Acidez de los Océanos) y presentado recientemente en una conferencia en Barcelona, España.

Esto significa que el agua de mar comenzará a disolver el caparazón de las almejas y otros mariscos -del que se alimentan una variedad de peces- interrumpiendo así la cadena alimenticia.

El hecho de que los gases con efecto invernadero están provocando una disminución en el pH de los océanos no es nuevo. Pero lo que sí ha despertado la alarma entre los expertos es la velocidad a la que se están produciendo los cambios.

“La razón es simple”, le dijo a BBC Mundo el profesor Jean-Pierre Gattuso, del Centro Francés de Investigación Científica, quien participó en la investigación realizada en el archipiélago de Svalbard, en Noruega.

“La aceleración se debe a que están aumentando las emisiones de dióxido de carbono (CO2) a un ritmo muy superior al que se había anticipado en el año 2000”.

Las conchas de las almejas y los esqueletos de los corales están hechos de carbonato de calcio. Si este elemento –que normalmente abunda en los océanos- se reduce debido a la mayor presencia de CO2 en el agua, los primeros en sufrir son estos organismos

“El ritmo es mucho más rápido en el Ártico que en otras zonas, porque el CO2 se disuelve mucho más rápido en agua fría”.

Según los expertos, el 10% del Océano Ártico será corrosivo para 2018, para 2050 lo será el 50% y para 2100 el océano será completamente corrosivo, convirtiéndose en un hábitat hostil para los moluscos.

Muchos de los crustáceos que están en riesgo -y que están creciendo más lentamente por la acidez de los océanos- juegan un rol importante en la cadena de alimentación, ya que forman parte de la dieta de pequeños peces.
“En el Pacífico Norte -dice Gattuso- los moluscos pelágicos, por ejemplo, constituyen el 80% de la dieta de los salmones”.

Las implicancias que la reducción de los moluscos pueda tener en el futuro es muy difícil de anticipar, ya que como explica el científico, “aún no sabemos que otras fuentes de alimentación alternativa buscarán los peces”.

En las aguas cálidas, aunque en menor medida, también se están notando los efectos de la acidez.

“El ritmo de crecimiento de las almejas en las costas del Reino Unido, Francia, Holanda -grandes productores- se está ralentizando y declinará un 25% para 2100. El crecimiento de las ostras se reducirá en un 15%”.

“Es cuestión de tiempo. Los corales, que están cerca del Ecuador, también están mostrando signos de deterioro a raíz de la acidez, pero para 2060, el impacto será dramático”, agrega Gattuso.

Todo cambio trae aparejado ganadores y perdedores. En este caso las ganadoras son las plantas marinas, que utilizan el CO2 para su proceso de fotosíntesis.

Estos “jardines acuáticos” son hogar de numerosas colonias de peces.

Pero estas ventajas no compensan el daño enorme que las emisiones de carbono están provocando en los océanos.

“Si hacemos un balance -dice el experto- el impacto negativo es mucho mayor”.

Laura Plitt

BBCNews Mundo, Medio Ambiente

LOS GIGANTES DE VORONEZH

ALIENLOS GIGANTES DE VORONEZH, 20 años de un  encuentro cercano….

La prensa de medio mundo replicó al instante la sorprendente noticia suministrada por la agencia tass aquel 9 de octubre de 1989. Según aquella primera información que los periodistas occidentales se afanaban en confirmar, una nave extraterrestre había aterrizado a plena luz del día en un parque ruso, ante la atónita mirada de decenas de testigos que contemplaron el descenso y las evoluciones de sus desconcertantes tripulantes. Nacía para no ser resuelto jamás, el caso voronezh.
 
Lo que los habitantes de Voronezh relataron nadie podrá comprobarlo jamás, pero los presuntos alienígenas parecen haber dejado pruebas que ahora toca analizar.
Ángeles Bandress, redactora de TVE2 para su informativo

 La ufología soviética no volvería ser la misma a partir del incidente de Vorozezh, algo que incluso los observadores más sesudos no durarían en rubricar. El encuentro cercano con aterrizaje incluido en medio de un concurrido parque terminaría convirtiéndose, a partir de los testimonios iniciales y merced al paulatino enriquecimiento con detalles a cual más sorprendente, en un relato cada vez más increíble que terminaría por minar la fiabilidad ufológica del mismo, revelándose ante los analistas sociales como una expresión más de la Perestroika. La cuestión radicaba, y aún hoy lo hace, en determinar a qué tipo de expresión en concreto podía obedecer semejante episodio mediático. A todas luces parecía increíble que una agencia como Tass, durante décadas portavoz oficiosa del bloque soviético y con fama de escrupulosa sobriedad informativa, diera cuenta al mundo de manera tan rotunda, diáfana y colorista del aterrizaje de una nave alienígena tripulada, algo que con justicia aunque admitiendo discrepancias podría ser definido como la noticia más importante de la historia de la humanidad. ¿Otro síntoma del aperturismo y la democratización catalizada por Mijail Gorvachov, decisivo impulsor de una Perestroika capaz de transmitir al mundo la existencia de vida inteligente en el Universo interesada en visitarnos? ¿O tal vez una tosca pero eficaz maniobra de distracción informativa en un momento delicado para el movimiento aperturista soviético? Quizá la respuesta se encuentre precisamente a medio camino, aunque por lo que parece, muy lejos del ámbito extraterrestre.

ALIENÍGENAS, ROBOT Y DESMATERIALIZACIONES

Aunque la noticia se divulgaría el 9 de octubre, el incidente de Voronezh habría tenido lugar el miércoles 27 de septiembre, en torno a las 18:30 horas y en medio de lo que sería presentado a los medios como una oleada de observaciones de ovnis A esa hora un grupo de niños jugaba en un parque público del distrito de Leverezhni, ubicado frente a la Escuela Secundaria 33, mientras otros jóvenes y adultos transitaban la zona o bien esperaban el autobús. En un momento determinado contemplaron una luz de color rosado “que después se fue convirtiendo en un globo de color rojo oscuro de aproximadamente diez metros de diámetro”, según los datos de Vladimir Lebedev, corresponsal de Tass en la región que había hablado con una decena de niños y adolescentes. Ante el lógico desconcierto de los testigos el objeto daría una vuelta a la zona antes de comenzar a descender y aterrizar en el parque, momento en el que se abrió una especie de escotilla en su parte inferior y apareció una figura humanoide de tres metros de estatura, dotado de tres pequeños ojos de los que uno parece moverse en diferentes direcciones. El ser, que tenía una cabeza minúscula en comparación con su talla vestía un ajustado traje plateado y botas de color bronce, portando lo que parecía ser un disco en el pecho, apareciendo acompañado de lo que sería descrito por los testigos como un “robot” de menor tamaño y aspecto “humano”. ¿Qué hizo pensar a los testigos que se trataba de un robot si su aspecto era humano? La respuesta se la brindaba a Luís Alberto Rivas, corresponsal de TVE en Rusia, el piloto de aviación y ufólogo Slava Marlinov, “Los testigos vieron junto a la nave una gran figura, de gran estatura, que tenía tres ojos. El ojo central giraba como un radar. Su cabeza era pequeña, se mantenía fija, sin girar. El lugar de nariz tenía dos orificios. La nave sobrevoló este lugar. También salieron dos personas más y un robot, dicen que era un robot por sus movimientos mecánicos, les faltaba naturalidad a sus movimientos”

La complejidad de los hechos iría aumentando por segundos y con ella la dificultad de los investigadores para establecer una secuencia fiable de los mismos, ya que por ejemplo, antes de este aterrizaje, algunos testigos describieron una suerte de simulacro del mismo al quedar suspendida la nave –cuya forma fue descrita también como lenticular y de media luna- a unos metros del suelo y realizar sus tripulantes un sondeo visual tal vez buscando donde posarse, chequeo tras el que la nave desaparecía unos segundos y reaparecería para finalmente aterrizar. Al margen de esta discordancia y según la información en este caso de la agencia española  EFE, “El extraterrestre emitió un sonido y dibujó sobre la tierra un triángulo luminoso de unos treinta por cincuenta centímetros que desapareció rápidamente. La extraña criatura tocó el pecho del robot, y éste comenzó a andar. En ese momento, uno de los niños gritó aterrorizado, y el extraterrestre le miró y el pequeño se quedó  paralizado”

Tras lo que pareció un breve sondeo de la zona, los dos seres –en algunas versiones se habla de hasta cuatro, con afiladas cabezas- descenderían de la nave para proceder a la recogida de muestras de suelo y vegetación, momento en el que se viviría otra escena especialmente controvertida: un chaval intentaría salir corriendo presa del pánico siendo volatilizado por el haz de luz desprendido por una barra metálica de medio metro de longitud con la que el gigante alienígena le había apuntado. Aquella aparente desmaterialización quedaría sin efecto al finalizar el incidente, reapareciendo el niño sano y salvo cuando la nave se alejó del lugar a gran velocidad, quedando como rastro de su presencia una serie de huellas en el terreno, algunas de las cuales estarían dispuestas de manera triangular correspondiendo teóricamente al tren de aterrizaje.

RESTOS FÍSICOS Y RADIOACTIVIDAD

Las indagaciones de los medios occidentales y de los corresponsables en tierras soviéticas resultaron en todo punto infructuosas a la hora de localizar a los numerosos testigos del caso, especialmente a los adultos. Apenas tres niños, Julia Shoojova, Basia Surin y Zheila Blinov aparecerían de manera reiterada referenciados por la prensa, junto a Genrij Silanov, jefe del Laboratorio de Geofísica y responsable del Centro de Investigación de Fenómenos Anómalos de Voronezh, una organización a la que la prensa daría un protagonismo tal vez excesivo con el beneplácito de las autoridades locales. TVE a través de Informe Semanal lograría el testimonio del ufólogo antes citado Slava Marlinov, y de uno de los chavales, Volodia Startshev, de 12 años, quien ante la cámara española relataría como “Cuando ellos salieron de la nave yo me quedé inmóvil, como paralizado. Estábamos todos muy asustados. Dos de los seres salieron de la nave y observaron el lugar. Después de cinco minutos se fueron. Cuando desaparecieron me mareé, la cabeza me dolía y me daba vueltas.” Todo ello sucedía en medio de un fenómeno mediático pocas veces vivido en la ex Unión Soviética, donde inicialmente no pareció prestársele demasiada importancia al caso para posteriormente asistir a una campaña de descrédito hacia los informadores iniciales, cuestionándose su objetividad e insinuándose incluso su tendencia a beber en exceso.

Algo realmente inusual pareció haber ocurrido en aquel territorio de 800.000 habitantes ubicado a unos 400 km al sureste de Moscú. El fenómeno parece tener un principio y un desenlace similar y “coherente” en todos los relatos: una luz rosada que termina revelándose como un objeto ovalado o semiesférico, del que tras aterrizar en un parque descienden varios seres de extraña apariencia, quienes tras interactuar a la vista de todos regresan a la nave alejándose del lugar dejando una serie de huellas en el terreno. Sin embargo son los detalles, muchos de ellos anacrónicos y hasta risibles, los que parecen romper la uniformidad. Es el caso por ejemplo del amago de aterrizaje con el que los alienígenas echan un vistazo para asegurarse de donde posar su nave, algo que una tecnología capaz de surcar el universo debería poder solventar sin necesidad de abrir la escotilla y sacar la cabeza, por no citar la existencia de un tren de aterrizaje que deja huellas como los dispositivos terrestres, frente a lo que uno espera de la tecnología de otro mundo. Hay sonadas diferencias en el número de extraterrestres, uno y tres según las versiones, aunque siempre con un robot que parecer seguir las órdenes que un testigo identificó con fijos chirridos. Genrij Silanov, que sería presentado inicialmente como científico –que lo era- y poco después como ufólogo –que también lo era-, describiría que su grupo había dado con el lugar del aterrizaje mediante “biolocalización”, un término que la prensa reprodujo por su tufillo científico pero que no era más que un eufemismo de alguna variante de percepción extrasensorial, ya fuese visión remota, clarividencia o  con toda probabilidad, radiestesia. Incluso a los más fervientes creyentes en la visita de extraterrestres a la Tierra les tendría que parecer poco lógico que el escenario de un aterrizaje contemplado por decenas de testigos en un parque público y perfectamente identificado, requiera de sensitivos para ser ubicado.  “Detectamos un círculo de veinte metros de diámetro, en el que se ven cuatro hendiduras de cuatro a cinco centímetros de profundidad cada una, con un diámetro de catorce a dieciséis centímetros, situadas en los cuatro vértices de un rombo. También encontramos dos misteriosos trozos de roca roja oscura”

Además de ese material, que a priori no parecía terrestre pero que terminaría siendo identificado como “óxido de hierro” el equipo de Silanov detectaría índices de radioactividad por encima de lo normal, algo que verificaría el KGB y las autoridades nucleares rusas aunque descartando su peligrosidad y atribuyéndola a los efectos de Chernobil. Lo singular es que aparentemente solo aparecían en ese lugar del parque y no en otro….

EL EMBLEMA DE UMMO
El rayo desmateriazante es otro ingrediente que parece fuera de lugar, pero que forma parte de la iconografía ufológica y hasta de la más rancia ciencia ficción. Precisamente uno de los testigos que nunca fueron localizados sería éste, una auténtica contrariedad para los investigadores que se quedaron con las ganas de saber a dónde se fue o en qué se convirtió durante esos minutos, o si con posterioridad padeció secuelas.

Igual de desconcertante fue la descripción del símbolo de “ummo”, la famosa “h” que algunos testigos afirmarían divisar en la panza del artefacto y que enredaría aún más la trama. En algunos dibujos aparece claramente decorando el artefacto volador, y en la iconografía posterior ya es incluido como adorno en el atuendo idealizado de los humanoides de Voronezh ¿Era ese símbolo parte de los añadidos posteriores, o pertenece al fondo inicial del caso? No es ni mucho menos un tema baladí, puesto que en su origen y al menos oficialmente, el emblema ummita habría sido parte de los elementos creados en España a finales de los años sesenta por José Luís Jordán Peña, según su propio y cuestionable testimonio. Cierta casuística anterior a esa fecha –recopilada de manera precisa por Juan José Benítez en su libro “El hombre que susurraba a los ummitas” – pone de manifiesto que la “h” ya existía en la casuística OVNI antes de que Jordán Peña supuestamente la inventara, un símbolo que tenía muchas posibilidades de resultarle familiar a los testigos puesto que se corresponde con la letra “zhe” del alfabeto cirílico, en uso en diferentes regiones incluida Rusia. Si fue una contaminación, desde luego no fue aleatoria resultando obvio que la migración del emblema buscaba desacreditar el caso de cara a Occidente, aunque dándose la circunstancia de que la “letra” no desentonaría en unos dibujos rusos.

SIN DESENLACE
Dos décadas después, el caso Voronezh sigue siendo un enigma. La solución salomónica por la que ha optado la mayor parte de la comunidad ufológica es la de admitir que algo extraño, fuera de lo común, ocurrió aquella tarde en la localidad rusa. Desde luego una observación OVNI importante, tal vez incluso un aterrizaje, y hasta es posible que la contemplación de sus tripulantes humanoides. Pero, ¿estamos dispuestos a admitir algo más?… ¿recogida de muestras? ¿ojos que escanean?, ¿rayos paralizantes?, ¿emblemas ummitas?, ¿huellas y escorias alienígenas en el terreno?…hay que reconocer que veinte años después, superados los miedos al retroceso de una perestroika que en aquel momento necesitaba oxigenarse, seguimos sin saber a ciencia cierta que ocurrió aquel miércoles de 1989.

José Gregorio González

www.esencia21.com