LA MÁQUINA DEL TIEMPO

Tecnología y ciencia ficción caminan tomados de la mano. El mundo tecnológico es el protagonista del mencionado género literario, y éste es la inspiración de muchas innovaciones tecnológicas.

Y quizá la máquina del tiempo sea uno de los mayores hitos de la ciencia ficción. Por ello en un mundo donde los avances tecnológicos crecen a pasos agigantados la pregunta ¿es posible viajar en el tiempo? cobra más relevancia que nunca.

Abróchense los cinturones porque vamos a viajar hacia el pasado, al presente y hacia el futuro.

El año: 1955. El lugar: Nueva York. El personaje: Ronald Mallett.

Cuando Mallett tenía 10 años su padre murió de un infarto a la edad de 33 años. Como consecuencia -e inspirado por el clásico “La Máquina del Tiempo” de H.G. Wells- Mallet decidió que inventaría una máquina del tiempo con el único propósito de viajar al pasado para salvar a su padre.

El ahora profesor de la Universidad de Connecticut mantuvo su deseo en secreto y dijo públicamente que estudiaría agujeros negros, pero en realidad “trataba de entender más sobre cómo funciona el tiempo para poder inventar una máquina” capaz de viajar años atrás.

En 1973, Mallet se graduó con un doctorado en la Universidad de Penn State y durante años trabajó sin descanso hasta perfeccionar el diseño de su máquina del tiempo.

El año: 2010. El lugar: Connecticut. El personaje: la máquina del tiempo.

El aparato funciona circulando rayos de luz que arrastran consigo el tiempo y el espacio a su alrededor en una curva cerrada. La imagen más cercana es la de una taza de café siendo agitada a tal velocidad que el café soluble termina siendo absorbido al fondo de la taza por un efecto remolino. Pero en la máquina de Mallet el café soluble es el tiempo siendo arrastrado hacia el pasado por el remolino creado por los rayos.

La idea -basada en la Teoría de la Relatividad de Einstein- es que mediante complejos rayos láser, el dispositivo será capaz de hacer girar a gran velocidad partículas subatómicas que viajarían unos segundos atrás. Mallet y su ayudante -el profesor Chandea Roychoudhuri- estiman que podrían hacer funcionar este proyecto en aproximadamente 10 años.

El año: 2110. El lugar: desconocido. El personaje: ficticio.

Si el experimento de las partículas subatómicas tuvo éxito, el siguiente paso será enviar personas a través del tiempo.

Pero para lograr una energía de tal potencia, la inversión requerida es enorme y según Mallet sólo podría ser realidad mediante una amplia cooperación internacional.

Sin embargo, el profesor augura: “con fondos ilimitados” una máquina del tiempo usada por humanos “podría entrar en acción en un siglo”.

La otra posibilidad, claro, es que el experimento no funcione. Y la historia de Mallet, pase lo que pase, será llevada a la pantalla grande por el director Spike Lee.

De cualquier manera si alguien logra inventar una máquina del tiempo habrá que preocuparse por otros problemas como las paradojas del tiempo. ¿Qué pasa si alguien viaja al pasado y cambia un hecho que transforma el futuro? ¿Acaso no han visto “Volver al futuro”, “Pide al tiempo que vuelva”, “Lost”, “El efecto mariposa”, “12 monos” e innumerables películas y series de TV sobre el tema?

Bueno, ese es otro tema del que tendremos que preocuparnos en otra ocasión.

DAVID CUEN
BBCNews

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s