MISTERIOSA ENFERMEDAD RELACIONADA CON UN VIRÓLOGO ISRAELÍ DESAPARECIDO

Los medios de comunicación del noroeste de los Estados Unidos comenzaron a informar desde el pasado 24 de abril de un extraño, -previamente desconocido-, y virulento hongo que se transmitía por el aire, que había matado al menos a seis personas en Oregon, Washington e Idaho y se extendía por la región. El hongo, según expertos  microbiólogos, es un nuevo genotipo de Cryptococcus gatti fungi, que normalmente se halla en regiones tropicales y subtropicales en India, Sudamérica, Africa y Australia.

 Los microbiólogos estadounidenses afirman que la variedad hallada, por razones todavía desconocidas,  es mucho más mortífera. Un número indeterminado de personas en la región han enfermado por esta variedad del hongo y los médicos dicen que puede infectar también a las mascotas y los síntomas no aparecen hasta después de dos o cuatro meses de la exposición. Dichos síntomas incluyen ligera tos, dolores agudos de pecho, fiebre, sudores nocturnos, pérdida de peso, dolor de cabeza y respiración acelerada. Puede ser tratado exitosamente si se detecta a tiempo, con antifúngicos, pero no se puede prevenir ni hay vacuna. Si no se diagnóstica, el hongo afecta al fluído espinal y al sistema nervioso central, causando una mortal meningitis.  Según el microbiólogo Edmond Byrnes este novedoso hongo es inquietante porque es una amenaza para las personas sanas, al contrario que otros hongos que atacan a trasplantados o pacientes de Sida.

Algunos microbiólogos y epidemiólogos dicen que el  hongo previamente apareció en la isla de Vancouver en el otoño de 2001 o quizá antes, y mató a perros, gatos, caballos, ovejas y al menos 26 personas. Se expandió por la brisa y el viento.  Algunos investigadores en California también afirman que desde hace décadas se trabaja con este hongo, en concreto en Fort Detrick, Maryland (Centro Biológico del Ejército en Estados Unidos).
Informes sobre guerra bacteriológica obtenidos a través de la Ley de Libertad de Información revelaron que comenzó en torno a 1952 el ejército montó un enorme programa de investigación que incluía numerosas plantas y hongos, con numerosos contratos que implicaban a universidades para completar los trabajos de investigación. El mismo microbiólogo, que declinó hablar públicamente, narró el extenso trabajo desarrollado sobre el hongo en Fort Detrick y también afirmó que investigadores del Instituto de Investigación Biológica de Tel-Aviv, Israel, también han trabajado con el Cryptococcus. Asimismo, también se dice que el misterioso virólogo israeli-estadounidense, Joseph Moshe,  podría haber dirigido estudios secretos sobre el hongo mientras residía en los últimos tiempos en California. Este Moshe saltó brevemente a la fama internacional en 2009 cuando fue objeto de una espectacular detención por la policía de Los Angeles, asistida por el FBI, el servicio secreto, la CIA, el ejército y otras agencias oficiales. Su arresto nunca ha sido totalmente explicado a los medios de comunicación y su paradero desde entonces permanece desconocido.  De acuerdo con los medios de Los Angeles, Moshe afirmó se un “antiguo microbiólogo del Mossad” que había llamado a la policía profiriendo amenazas sobre el presidente Obama y la Casa Blanca. Después de su detención, Moshe fue llevado a un hospital psiquiátrico y luego a otro centro en Los Angeles. Un mes más tarde, Moshe fue secretamente liberado y su actual paradero se desconoce.

Desde su arresto proliferaron, sobre todo en Internet, informes sobre las actividades de Moshe en los Estados Unidos.  Algunos de las fuentes más fiables le han vinculado a la fuerte expansión de la gripe A en Ucrania. Otras, incluyendo dos antiguos bioquímicos de Fort Detrick, también le vinculan a una misteriosa enfermedad que está llegando a ser alarmantemente común en Vermont y otros estados, como California. Esta “enfermedad de Morgellons”, ha matado o incapacitado al menos a 10 o 20 granjeros.  Antiguos científicos de Fort Detrick, en privado dicen que la enfermedad fue “experimentada intensamente” a finales de los años 60 en varios “lugares de prueba en New England”.  Morgellons provoca horribles problemas en la piel así como fatiga, confusión y serios problemas de memoria, y la extraña sensación de ser atravesado por alfileres o de que algo se arrastra por la carne.

Volviendo al principio, algunos investigadores afirman que Morgellons está llegando a ser “un problema médico muy serio en algunas partes del país”.

Fuente: Truthout

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s