EL PRINCIPIO DEL TIEMPO Y LA FÍSICA CUÁNTICA

Aplicar la física cuántica al principio del tiempo introduce toda la serie de extrañezas cuánticas que actualmente pululan en el mundo científico. En particular, como no se presupuso la presencia de ningún observador al principio del tiempo para elegir las propiedades observables de la materia, tenemos que aceptar la posibilidad de que todos los universos paralelos posibles también surgieran cuando nuestro universo hizo su aparición.

Con o sin el observador, esos otros universos necesitan estabilizarse ellos mismos, del mismo modo que las burbujas que suben a la superficie de un líquido forman una capa flotante y estable de espuma en dicha superficie. Esa estabilidad está relacionada con la estabilidad de un átomo ordinario tal y como lo indica la mecánica cuántica.

Un átomo está compuesto por partículas subatómicas llamadas electrones. Debemos contar, en la imagen cuántica, con muchas localizaciones paralelas posibles para cada electrón de un átomo para que de esa forma el átomo exista en una pauta estable con una energía mínima. Cada localización es una posibilidad para cada electrón. En ese estado de energía mínima, denominado estado fundamental  (“ground state”), el átomo posee una bien definida energía mínima, pero sus electrones carecen de localizaciones bien definidas. Para mantener la estabilidad en un átomo, los electrones no deben tener localizaciones bien definidas. Por tanto, el átomo solamente puede existir si sus electrones se encuentran en localizaciones paralelas de mundos fantasmales, cada electrón ocupando de alguna manera solamente una posición en un mundo dado, pero ocupando un número infinito de posiciones en un número infinito de mundos paralelos vecinos, todo al mismo tiempo. En cierto sentido, podríamos imaginarlos como una capa de electrones paralelos flotando en un océano de posibilidades.

La analogía va aún más lejos. Dichas capas de burbujas adicionales no solo no existen en un solo universo, sino que existen en universos paralelos, universos que es posible alcanzar desde nuestro universo mediante un procedimiento que se conoce como efecto túnel cuántico (“quantum tunneling”). En tal proceso un electrón es capaz de desaparecer repentinamente de nuestro universo y aparecer en otro. Y si esa idea es válida, una buena parte de lo que conocemos hoy como fenómenos psíquicos, estados alterados de la conciencia, canalizaciones de seres conscientes, espíritus, apariciones espectrales, platillos volantes, y otros fenómenos inexplicables podrían ser explicados como información que procede, que se canaliza, desde los universos paralelos.

FRED ALAN WOLF       Universos Paralelos

Anuncios

Un comentario en “EL PRINCIPIO DEL TIEMPO Y LA FÍSICA CUÁNTICA

  1. paola

    mmm?? poes nole entendi muuy bien.
    Me gustaria que lo explicaran en una forma mas simple.
    es un tema que me resulta complicado
    y realmente necesito entenderlo para pasar quimica!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s