NUEVOS DATOS SOBRE LA POSIBLE SEÑAL EXTRATERRESTRE DETECTADA HACE DOS AÑOS

Detectan una señal de pulso de luz oscilante procedente de una Tierra “B” en Gliese 581

Un Astrónomo ha detectado una señal de pulso oscilante procedente del Planeta que orbita Gliese 581  a 20 años luz del Sol y que podría tener características similares a nuestra Tierra, ya que se encuentra en la zona habitable de la estrella.

El Doctor Ragbir Bhathal, un científico de la Universidad de Western Sydney recogió la señal en 2008 (ver Libertaliadehatali) y tras el protocolo de análisis de SETI que ha durado casi dos años, se ha determinado que ésta parece proceder de ahí. Estaríamos hablando de la primera señal clara detectada por SETI  que ha pasado todos los controles y seria candidata a  un indicio de civilización Extraterrestre, ya que en esa zona, se reúnen las condiciones de habitabilidad para un planeta del tamaño de 1.4 veces la Tierra.

  La Señal candidata a inteligente detectada por Raghbir Bahthal, astrofísico de SETI 

La sospechosa Señal descubierta por el Dr. Bahthal, un miembro del capítulo Australiano de SETI, proviene de la zona próxima de la galaxia donde acaba de descubrirse un sistema solar gemelo al nuestro, que albergaría al menos un planeta habitable, Gliese 581g.

La expectación es máxima, ya que estaríamos hablando de un planeta muy parecido a la Tierra (Gliese 581g) que orbita una estrella mucho más estable que el Sol, lo que incrementa las posibilidades de que hubiera allí una civilización más avanzada que la nuestra.

Los datos del sistema:

El planeta orbita una pequeña estrella roja Gliese 581 en la constelación de Libra. El planeta Gliese G tarda 37 días en orbitar su estrella, y por tanto sus estaciones apenas duran días. Uno de los lados está en perpetuo día y otro de sus lados se encontraría en perpetua noche. La zona más agradable para el hábitat, sería la zona de penumbra o intersección gris, es decir, la banda ubicada entre la zona diurna y nocturna del planeta.

El Dr. Vogt, ha declarado en el Astrophysical Journal, que las formas emergentes de vida podrían evolucionar y desarrollarse dependiendo de los sistemas y microclimas exóticos existentes en el planeta dependiendo de su longitud y no de su latitud.

Su diámetro oscilaría entre 1.2 y 1.4 veces el de la Tierra, con una composición rocosa y oceánica al igual que nuestro planeta. Su gravedad sería muy similar a la de la Tierra permitiendo a un humano caminar en su superficie sin dificultad, de forma similar a como caminamos en nuestro planeta.

Por su parte el Dr. Raghbir Bahthal está muy esperanzado ante la noticia que acaba de recibirse de la coincidencia de la zona de la señal detectada y la existencia en esa zona de Gliese G con condiciones adecuadas para la vida. Igualmente, los otros planetas también podrían albergar ecosistemas parecidos al de Gliese G, o  incluso sus lunas ser óptimas para la vida, pero lo que está claro es que la señal procede de allí.

Señala Bahthal, que entre el 10% y el 20% de los sistemas planetarios son aptos para la vida, lo que  nos estaría claramente haciendo ver que siendo pesimistas habría varios miles de millones de planetas habitables en nuestra Galaxia.

Fuente: Starviewer