CÍRCULO MÁGICO DE ARCOS DE LA FRONTERA, UNA JOYA SUFÍ EN ANDALUCÍA

El llamado Círculo Mágico de Arcos de la Frontera en Cádiz es uno de los puntos enigmáticos del legado Sufí, en su vertiente esotérica del Islam durante el periodo musulmán en Andalucía. Con una gran carga de energía, tanto telúrica como igualmente cósmica, le hace en sí, muy peculiar en su género, dentro de los clasificados círculos mágicos arqueológicos del planeta.

Bajando la escalinata, delante de la iglesia más importante de Arcos se encuentra el “Círculo Mágico” con su doce piedras rojas y doce blancas. Las blancas llevan marcadas distintas constelaciones cuyos agujeros en la loza estuvieron rellenos de plomo en su momento de mayor esplendor. Todavía las gentes del pueblo recuerdan cuando se traía a un niño a la iglesia para el bautismo, sus padres solían llamar a un exorcista para que librase al bebé de espíritus malignos dentro de este círculo protector. Indudablemente este era un lugar sagrado en la época musulmana.

Originariamente el círculo se encontraba en el interior del recinto de la antigua mezquita, hoy día la Basílica Menor de Santa María de la Asunción. Ante los temores fundados de que la Santa Inquisición iba a destruirlo, gentes implicadas y lucidas decidieron trasladarlo al exterior logrando que pasara como un simple adorno urbano más del entorno, salvándose así de la piqueta y fundamentalismo religioso de aquel entonces, cuyo celo arrasaba gran parte de las manifestaciones religiosas que le habían precedido y rezumaran peligro a su credo.

El Islam heredó directamente de la antigüedad griega, junto con la ilustración clásica, la astrología y la alquimia que se incorporan a los estudios europeos, también dentro del saber árabe se difundieron los conocimientos mágicos judíos. No nos extraña entonces que en la tradición islámica la forma circular sea considerada como la más perfecta. Entre los sufíes se representaba a Dios con un círculo, tal vez por influencia neoplatónica.

Los creadores del Circulo Mágico de Arcos de la Frontera entendían que el círculo son las cuatro funciones de la consciencia: pensar, sentir, intuir y percibir. Para ellos, el cuadrado era la expresión geométrica de la «cuaternidad» (combinación y ordenación regular de cuatro elementos), encarnando lo antidinámico, lo quieto, la estabilización de la perfección y su superposición nos muestra las relaciones entre cielo y tierra, además los cuatro elementos, las cuatro estaciones, las cuatro edades de la vida, pero sobre todo, los cuatro puntos cardinales suministrando orden y fijeza al mundo. Esto no les impedía captar el carácter femenino que suele atribuirse al cuadrado como símbolo preferentemente de la tierra, en oposición al carácter masculino que se advierte en el círculo.

Siguiendo la aproximación a la comprensión del Circulo Mágico, la persona que se coloca dentro de él se asimila al impulso y al movimiento vertical, que corresponde por su significado analógico de lo espacial y lo moral, al impulso de espiritualización. Mientras la horizontalidad de la misma persona dentro del círculo mágico con los brazos extendidos por oposición a la vertical del cuerpo, alude la serenidad, la quietud, lo estable, el cobijo, la no búsqueda.

Son muchas las cosas que nos dice y enseña el Circulo de Mágico de Arcos de la Frontera, por ejemplo que representa ante todo, el tiempo: sin principio ni fin, como una sucesión continua e invariable de instantes, idénticos unos a otros. Es un punto o centro extendido y participa de su perfección. Es emblema solar, igualmente tiene correspondencia con el número “10”, personificando el cielo y la perfección o incluso la eternidad. Su centro es el Principio y lo Real Absoluto, por tanto el Centro de los centros no puede ser otro que Dios. También es el centro, lugar de coexistencia de fuerzas opuestas, el lugar de energía más concentrada.
Podríamos dar muchas definiciones de Sufismo en Arcos de la Frontera.

Esencialmente es el viaje para conocerse a uno mismo, conocer el mundo y conocer la realidad, la fuente, Allah. Es un viaje en donde el ego se desmantela de las armaduras que cubren el corazón y el espíritu para alcanzar la plenitud, en donde lo Absoluto se manifiesta en la vida cotidiana, estado que permite al buscador saborear el momento.

El sufí en este lugar es el hijo del instante, se esfuerza por alcanzar la espiritualidad en la vida cotidiana. Es el que pone empeño por vivir en el Aquí y en el Ahora sin estar esclavizado por los condicionamientos negativos del pasado, se siente proyectado al futuro con la idea de desarrollar lo mejor de sí mismo y con el deseo de conocer al Amado a través de Su manifestación.

En el Círculo Mágico de Arcos se combina la magia astral, típicamente árabe, de origen persa y griega (que actúa por el poder de los astros y depende su efectividad de ciertos signos celestes, días, horas, posiciones planetarias), con los exorcismos (típicamente cristianos y judíos), la magia natural (lo que los antiguos consideraban la ciencia oculta, que se refiere al uso de sustancias naturales) y la magia diabólica (en que intervienen seres infernales).

Los límites entre magia negra y blanca en el Circulo son muy difusos y sujetos a numerosas discusiones, porque en realidad no existen ambas magias. La energía es Una y solamente la intención o el objetivo marcan la diferencia entre blanco y negro, bien y mal, luz y oscuridad, pero eso nada tiene que ver con Dios. Si el propósito es lograr algo que sea constructivo (positivo) los giros son en la dirección de las manecillas del reloj, si por el contrario es destructivo, eliminación de algún impedimento, lo giros son en dirección contraria, siempre dando como mínimo nueve vueltas sobre el propio eje individual.

Por último y a titulo de ejemplo podemos recuperar y anotar una de las tantas oraciones curiosas en el camino de utilidad en el Circulo Mágico. El alcanzar deseos o beneficios del círculo pasa por concentrarse en el corazón, sin admitir ningún pensamiento que enturbie, ni hacer cosa diferente, con seguridad y fuerza, imaginar cada palabra diciendo:

“Padre Mío, Señor Mío, Dios Mío
Te ruego si es Tu Voluntad le ordenes a mi Intercesor Elemental
salir de mi cuerpo fusionarse con este Círculo Mágico para hacerlo libre de las fuerzas del Mal.
Intercesor Elemental, Intercesor Elemental, Intercesor Elemental
Trabajad en el Nombre del “Único”. “El Grande”, a favor de que consiga xxxx…
por el Poder del Supremo, por la Majestad de Él.

EDUARDO ARBOLEDA BALLÉN,  antropólogo.

Webislam

Anuncios

Un comentario en “CÍRCULO MÁGICO DE ARCOS DE LA FRONTERA, UNA JOYA SUFÍ EN ANDALUCÍA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s