¿QUIÉN ESTÁ DETRÁS DE WIKILEAKS?

James Petras, Heinz Dieterich, Thierry Meyssan, Alfredo Embid y ahora Michel Chossudovsky son algunos de los intelectuales progresistas que están alzando la voz para denunciar lo que WikiLeaks es en realidad, es decir, una nueva herramienta de guerra psicológica al servicio de los intereses del Imperio.

Para Michel Chossudovsky, WikiLeaks cumpliría los siguientes tres objetivos:
– Demonizar o desestabilizar a Irán y otros rivales políticos como China, Rusia o Venezuela.
– Hacerse con el control de la oposición, en este caso en concreto, con el control de la información disidente.
– Y por último, pero no menos importante, justificar una futura intervención y mayor control de internet.

A continuación os ofrezco un extracto del último artículo de Michel Chossudovsky, ¿Quién está detras de WikiLeaks? (Traducido por ANTIMPERIALISTA)

 Las filtraciones han sido presentadas como una enorme victoria contra la censura de los grandes medios corporativos.
Pero existe algo más de lo que los ojos perciben

Wikileaks reconoce que:
“WL Fue fundada por disidentes chinos, matemáticos y técnico de los EE.UU., Taiwán, Europa, Australia y Sudáfrica “…. [Su consejo asesor] incluye expatriados de Rusia y de las comunidades refugiados tibetanos, periodistas, analistas de inteligencia de EE.UU. y criptógrafos. “(Wikileaks Intercambio electrónico de fugas, enero de 2007).

En sus inicios, a principios de 2007, se definió de la siguiente forma en su sitio web: [Wikileaks será] una versión incensurable de Wikipedia para colocar masivamente documentos filtrados y análisis. Nuestros intereses principales son los regímenes opresivos de Asia, del antiguo bloque soviético, del África subsahariana y Oriente Medio, también espera ser de utilidad para aquellos que en Occidente desean revelar el comportamiento poco ético de sus propios gobiernos y empresas “, CBC News – Sitio quiere tomar en línea de denuncia de irregularidades, 11 de enero 2007).

Esto fue confirmada por Julián Assange en junio de 2010 en una entrevista en el New Yorker:   “Nuestros objetivos principales son los opresivos regímenes de China, Rusia y Eurasia Central, pero también esperamos ser de utilidad para aquellos que en Occidente desean revelar el comportamiento ilegal o inmoral de su propio gobierno y las corporaciones.” (Julián Assange Wikileaks: The New Yorker, 07 de junio 2010)

Desde el principio, el enfoque geopolítico de Wikileaks sobre “regímenes opresores” en la ex Unión Soviética, Oriente Medio y Asia central fue el mismo que el de la política exterior de EE.UU.

El planteamiento del equipo de Wikileaks, por no mencionar la metodología de “exposición de secretos” de gobiernos extranjeros, era el mismo que el de las prácticas de operaciones encubiertas de EE.UU. orientado al “cambio de régimen”.

El papel de los Medios de Comunicación Corporativos: El papel central del New York Times.

El New York Times, The Guardian y Der Spiegel participan directamente en la edición y selección de los documentos filtrados. El Economist y la revista Time han jugado también un papel importante.

La colaboración entre Wikileaks y los medios de comunicación seleccionados no es casual, fue parte de varios acuerdos entre EE.UU. los principales periódicos europeos y el editor de Wikileaks Julian Assange.

Si Wikileaks es una parte del despertar de la opinión pública y contra las mentiras y fabricaciones que aparecen diariamente en los medios de comunicación impresos y en la TV ¿Cómo puede luchar contra esta desinformación mediática con la participación y colaboración de los arquitectos de la desinformación, los medios corporativos?

Julian Assange ha pactado con los arquitectos de la desinformación, para luchar contra los medios de desinformación: Un procedimiento incongruente y contraproducente.

Los medios de comunicación corporativos de Estados Unidos y más concretamente el diario The New York Times forman parte integrante del establishment económico, con vinculos con Wall Street, los Think Tanks de Washington, y el Council on Foreign Relations (CFR).

Por otra parte, los medios corporativos de EE.UU. tienen una antigua relación con los aparatos de inteligencia de EE.UU., que se remontan a la operación “Mocking Bird”, una iniciativa de la Oficina de la CIA y de Proyectos Especiales (OSP), establecida en la década de 1950.

Históricamente, el New York Times ha servido a los intereses de la familia Rockefeller. A su vez, los Rockefeller han sido accionistas de varios de los medios medios corporativos de EE.UU..

No debería ser ninguna sorpresa que David E. Sanger y sus colegas en el New York Times centren su atención de forma muy “selectiva” en la difusión de los cables de Wikileaks, que apoyan los intereses de la política exterior de EE.UU.: el programa nuclear de Irán, Corea del Norte, Arabia Saudita y el apoyo de Pakistán a Al Qaeda, sobre China y las relaciones con Corea del Norte, etc.

Las filtraciones están siendo utilizadas para justificar una agenda de política exterior. Un ejemplo de ello es Irán y el programa de armas nucleares que ha sido objeto de numerosos memorandos del Departamento de Estado, así como el apoyo de Arabia Saudita del terrorismo islámico.

Los medios de comunicación occidentales se han lanzado a fomentar las divisiones entre Irán y el mundo árabe, citando los memorandos del Departamento de Estado publicado por Wikleaks en los que se presenta Irán como una amenaza a la seguridad global.

“La Guerra Global contra el Terrorismo”

El uso de los documentos de Wikleaks por Los medios de comunicación tienden a mantener la ilusión de que la CIA no tiene nada que ver con el terrorismo y que Arabia Saudita, Pakistán y los estados del Golfo son quienes proporcionan la mayor parte de la financiación a Al Qaeda, los talibanes, Lashkar- e-Taiba, entre otros, cuando de hecho esta  financiación la llevan a cabo conjuntamente con sus homólogos de inteligencia de EE.UU..

Disidencia manufacturada

Wikileaks Tiene las características esenciales de un proceso de ” disidencia prefabricada”. Busca exponer las mentiras del Gobierno. Se ha publicado información importante sobre los crímenes de guerra de EE.UU., pero una vez que el proyecto se ha incrustrado en el periodismo convencional, se utiliza como instrumento de desinformación.

Es interés de las elites corporativas el aceptar el disenso y la protesta como una característica del sistema” en la medida en que no amenacen el orden social establecido. El propósito no es reprimir la disidencia, la meta, por el contrario, es dar forma y moldear el movimiento de protesta. Establecer el límite de la disensión. Para mantener su legitimidad, las élites económicas deben limitar y controlar la oposición … Para ser eficaz, el proceso de “fabricación de disidencia” debe ser cuidadosamente regulado y supervisado por aquellos que son el objetivo del movimiento de protesta “(Véase Michel Chossudovsky,” Fabricación de disidencia “: el movimiento anti-globalización es financiado por la élite empresarial, septiembre de 2010)

A su vez, Debemos conseguir que la Campaña contra Wikileaks en los EE.UU., usando la Ley de Espionaje de 1917, no sea utilizada como un medio para librar una campaña para el control de Internet.

MICHEL CHOSSUDOVSKY

Antimperialista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s