SEGUIMIENTO CONTRAINFORMATIVO DE LA MUERTE DE BIN LADEN

Desde el 11-S, en el 2001, la “guerra contraterrorista” se constituyó en una herramienta clave del Estado imperial USA para administrar y controlar la maquinaria planetaria del “nuevo orden” emergente tras la desaparición de la URSS. En ese contexto se inscribe la  vida y supuesta muerte de Bin Laden, que comenzamos a seguir desde esta sección contrainformativa.

Increíble pero real
Bin Laden, el primer muerto invisible del Pentágono

Generalmente los muertos dejan cadáveres. Sobre todos los muertos por los misiles y las balas del Pentágono. Bin Laden parece que fue la excepción. No hay cuerpo. No hay fotos, ni videos, ni pruebas testimoniales que certifiquen su muerte. Sin embargo fue declarado oficialmente muerto por Obama y la Casa Blanca. Y ahora la prensa internacional difunde como un hecho “objetivo” la desaparición de Bin Laden, el primer “muerto sin cadáver” de la historia.

IAR Noticias, miércoles 04 de Mayo 2011
En este escenario, la Casa Blanca y el Pentágono, se han erigido en los únicos narradores de la muerte de Osama  y de su “sepultura” en el mar por un supuesto “comando especial” que presuntamente lo ejecutó en 38 minutos, y luego hizo desaparecer, sin registrar pruebas fotográficas o filmaciones de su cadáver en diferentes posiciones.

–No hay cadáver.
–No hay fotos ni videos que certifiquen la muerte.
–No hay pruebas testimoniales.
–Y en el lugar, donde presuntamente fue ejeecutado, salvo destrucción y manchas de sangre, no hay ninguna prueba de que esa sangre pertenezca a Bin Laden o a alguno de sus presuntos acompañantes en el momento de la acción.
–En el lugar donde supuestamente vivía dessde hace 5 años, nadie vio a Bin Laden.
–Y a pesar de que Pakistán cuenta con uno de los mejores servicios de inteligencia del Asia, nunca detectó a Bin  Laden.
–Nadie vio ni escuchó  la presencia ddel “terrorista” más buscado metido dentro de un bunker tapiado en un área residencial ultravigilada de militares, políticos y funcionarios de clase alta de Pakistán. Un país estratégico con poder nuclear, en estado de “guerra permanente” que dispone de tecnología de comunicación y de rastreo ultrasosfisticada, además de una estructura militar y de inteligencia de última generación.

En síntesis, a la muerte de Osama Bin Laden solo la vieron la Casa Blanca y el Pentágono.

No obstante ( y violando toda lógica y sentido común) la prensa internacional no utiliza el termino “presunto” para informar sobre la supuesta muerte de Bin Laden y toma la versión del Pentágono como fidedigna, indiscutible y real.

Los analistas locales e internacionales comentan puntualmente la supuesta operación militar que presuntamente acabó con la vida de Bin Laden sin ningún marco crítico  de interpretación estratégica tomando linealmente los hechos tal cual lo describen el Pentágono y la Casa Blanca.

Y se produce un milagro surrealista: Las mayorías mundiales, niveladas por el aparato “informativo” de las grandes cadenas internacionales, hablan y comentan sobre el suceso, sin cadáver, sin fotos y sin pruebas de que la muerte de Bin Laden hubiera realmente existido.

*******

Muerte de Bin Laden
Obama, el gran heredero de Bush

Sin entrar en detalles de si Bin Laden murió o no murió físicamente, algo imposible de comprobar, utilizando la lógica y el sentido común hay que preguntarse porqué la Casa Blanca y el Pentágono decidieron “matar” a Bin Laden después de diez largos años de “perseguirlo” sin suerte con satélites y tecnología informática de rastreo, y con la más poderosa estructura militar y de inteligencia del mundo.

IAR Noticias, miércoles 04 de Mayo 2011
Un  precepto liminar de la inteligencia estratégica indica que cuando no hay pruebas documentadas de un hecho hay que aplicar la lógica y buscar el origen y las causas en el principal beneficiario de ese hecho.

Y las estadísticas señalan claramente a uno de los principales beneficiarios, casualmente el que mando a ejecutar a Bin Laden: Barack Obama, el heredero de Bush en el comando de la “guerra contraterrorista”.

Un sondeo del Washington Post y el Centro Pew, realizado después del anuncio de la muerte de Osama, indicó una escalada de nueve puntos en su nivel de aprobación popular.

El 56% de los encuestados aprueba de la labor del presidente, los números más altos de Obama desde el 2009. Además, en cuanto a su manejo de la “amenaza terrorista”, el 69% tiene una opinión favorable, una cifra récord para Obama.

La muerte de Osama Bin Laden impulsó fuertemente la imagen del presidente Barack Obama, mejorando la opinión de los estadounidenses sobre su liderazgo y los esfuerzos por combatir el terrorismo, reveló por su parte el martes un sondeo Reuters/Ipsos.

Antes de la muerte de Bin laden, las nuevas mediciones indicaban que el gerente imperial, que combina el Premio Nóbel de la Paz con genocidios militares en masa en Irak, Afganistán y África, había ingresado en el ocaso, en el desprestigio, y en la falta de apoyo por parte de la mayoría de la sociedad imperial estadounidense.

Obama figuraba por debajo del resto de los presidentes recientes: Jimmy Carter (51 por ciento), Bill Clinton (54 por ciento), Richard Nixon (63 por ciento), Dwight D. Eisenhower (70 por ciento), George H. W. Bush (76 por ciento) y John F. Kennedy (79 por ciento).

Claramente, y como ya lo reconocen los propios analistas del sistema, Obama  tuvo un antes (las promesas en el discurso electoral) y un después (la ejecución práctica de las políticas del Estado imperial USA).

En el antes, acompañado de una prolija plataforma publicitaria desarrollada a nivel masivo y planetario, Obama impuso un discurso mediático destinado a hacer creer a las mayorías mundiales que la primera potencia capitalista, empantanada en Irak y Afganistán, con su sistema financiero pulverizado por la crisis y por una recesión económica de efectos imprevisibles, se podía recrear así misma generando nuevas expectativas y cambios estratégicos de política (imperial) a nivel mundial.

En el después, tras su asunción el 20 de enero de 2009, el discurso (como en el cuento de la Cenicienta) desapareció y dejó lugar a la realidad (que siempre había estado en el mismo lugar).

Los mismos  que (por “izquierda” y por “derecha”) vendieron a Obama como la contracara de Bush, hoy coinciden en el dictamen: Obama es lo mismo que Bush.

Bush pudo mantenerse durante dos períodos en la Casa Blanca, con el aprovechamiento del 11-S y la leyenda de Bin Laden “amenazando” desde su escondite inexpugnable, y Obama va por su reelección “matando” a Bin Laden y creando la leyenda de una Al Qaeda potenciada de mil cabezas que extiende sus “amenazas terroristas” por todo el planeta.

Obama, obviamente no es lo mismo que Bush, pero sí es la pieza  que sustituyó a Bush en el engranaje estratégico del Imperio capitalista  cuyas líneas matrices siguen funcionando, sin ninguna alteración, más allá de los eventuales gerentes que ocupen la Casa Blanca.

*******

El control imperial con el miedo
Bin Laden y el nuevo simulacro “terrorista” de la CIA

En todos los casos, el “terrorismo” (un arma estratégica de la Guerra de Cuarta Generación) va actuar como elemento desencadenante y fusionante de los acontecimientos que se avecinan en el teatro de los conflictos internacionales por la preservación del orden imperial regente.

Por Manuel Freytas

IAR Noticias, miércoles 04 de Mayo 2011
Los movimientos traumáticos (sean económicos, militares o “terroristas”) en el tablero mundial no están marcados por caprichos personales de eventuales gobernantes sino por necesidades estratégicas de supervivencia inmediata que tienen los Estados imperiales y el sistema capitalista.

En ese sentido, Bin Laden (supuestamente muerto por un comando del Pentágono) fue una valiosa carta que la CIA y los servicios estadounidenses y europeos siempre se reservaron para resolver cualquier “salida” imperial (económica o militar) que requiriera consenso internacional.

Bien empleada, la herramienta “terrorismo” (un arma que combina la violencia militar con la Guerra de Cuarta Generación) tiene como objetivo central: Generar una conflicto (o una crisis) para luego aportar la solución más favorable a los intereses del que la emplea.

Por ejemplo: El 11-S (activado por la CIA infiltrada en los grupos islámicos) en EEUU fue el detonante del conflicto, y  la “guerra contraterrorista” posterior, y las invasiones a Afganistán e Irak,  fueron parte de la alternativa de solución.

La muerte de Bin Laden forma parte del nuevo montaje de la “amenaza islámica” en EEUU, los diversos “ataque terroristas” frustrados antes de que sucedan a escala planetaria.

El reciclamiento de las amenazas de “Al Qaeda” en Asia, África y Medio Oriente, las denuncias de Obama y los líderes europeos sobre complots “terroristas islámicos” en marcha, las detenciones masivas de “sospechosos” en EEUU y Europa, son piezas operativas del lanzamiento (y aggiornamiento) de una nueva fase de la “guerra contraterrorista” a escala global.

La “guerra contraterrorista” se reactualizó en los últimos meses con una oleada mundial de advertencias de “ataques terroristas” a escala global, con epicentro en Europa y en EEUU, donde el “peligro islámico” recobró vigor con la histeria islamofóbica desatada con la amenaza de la quema de ejemplares del Corán.

Nuevamente las “alertas terroristas” con amenazas de “ataques inminentes” busca desatar otra ola de psicosis mundial con el “terrorismo”, y una vez más, las comunidades islámicas de Gran Bretaña y Europa están siendo sometidas a cacerías y detenciones de sospechosos de integrar un “complot terrorista”.

Desde el último aniversario del 11-S en EEUU, Reino Unido, Francia, Alemania, España, las potencias centrales europeas, se acoplaron a las advertencias de EEUU, con sus propias denuncias y señales de “ataques terroristas” en alta escala.

La oleada de advertencias en cadena convirtieron a la eurozona en una blanco potencial (y de alto riesgo) de ataques sincronizados del “Al Qaeda”, cuya “reaparición” también se registraba en todas las zonas conflictivas o de ocupación de Asia, África y Medio Oriente.

Y en ese tablero, sobresale nítidamente la operación con la supuesta muerte de Bin Laden  lanzada por la Casa Blanca y el Pentágono, y orientada a un reciclamiento global de la “guerra contraterrorista” y  a potenciar la reelección presidencial de Obama el año que viene

IARNoticias

Anuncios

Un comentario en “SEGUIMIENTO CONTRAINFORMATIVO DE LA MUERTE DE BIN LADEN

  1. luis

    Lei el comentario de que en conco años nos diran sobre los ETs o EBs, pero lo mas logico seria saber como es que un agente de la CIA practicamente destruye 2 edificios de comercio mundial con la tactica del TERRORISMO, pero resulta que O. BEN. LADEN y su familia han sido socio de la familia BUSH desde 1920 y eso no es un secreto de estado mardukiano, todo el mundo lo sabia, un general de estado mayor de EE.UU denuncio esas maquinaciones terroristas disfrazadas de negocios familiares y fue amenazado por la familia BUSH en los años 1950, eso esta en los diarios de aquuellas epocas, no es necesario que se dija que OSAMA es un agente de la CIA todo el mundo la sabe, que el 11-S es un autoatentado con la colaboracion de MOSHA ISRAELI tambien no es un secreto, pero se debe saber tambien que muchos de los JUDIOS son en realidad FALSOS JUDIOS no son JUDIOS reales, tal es el caso de los ROTCHILD y otras supuestas familias judias, en realidad han sido de acendencia tartara y protocananea, en el mejor de los casos son clanes no judios que fueron absorvidos por la antigua estirpe nomada de los ISRAELITAS antes y despues del destierro a BABILONIA, esto lo saben muchos pueblos del mundo, en la segunda guerra mundial HITLER lo que hizo es dejarse llevar por la propaganda antisemita provocada por ciertos sectores de falsos judios, tal como paso en el caso DREIFUS y la ayuda que le dio zola, incluso en este caso de la epoca antigua ZOLA esgrime ya la conspiracion de elites antisemitas contra este militar DREIFUS, y manifiesta que los que estaban en la alta cumbre de este caso eran grupos ocultistas o ocultos que manejaban los hilos de la politica y la guerra y el comercio, por lo tanto lo que diga OBAMA sobre sus socios los LADEN, nada nuevo aportara a lo que se sabe, solo sera chamuza o cortina de humo para tapar las cosas que estan realmente en juego y es el poder de familias que se CREEN DECENDIENTES DE DIOSES ANTIGUOS y con poder para erejirse dueños del mundo.
    Es de notar el caso actual de LIBIA mientras que KADAFHI compra armas a traficantes occidentales lo mismo hacen sus antiguos colaboradores hoy eregidos por la OTAN ONU y los MARDUKIANOS, como luchadores por la LIBERTAD a quienes las aramas les venden los mismos traficantes de armas, los nexos son los mismos y si uno sigue la piola se topa con unas familias que tienen falsas nacionalidades o accendencias.
    O el caso de que se ha descubierto supuestamente en JAPON en donde funcionaba la central nuclear de fukusima, un sector donde se estaba desarrollando armas nucleares y experimentando con tecnologias de armas alternativas que usan elementos radiactivos, de ser eso cierto se comprobaria la denuncia echa en 1982 de que existia un tratadp obscuro entre EE.UU y JAPON para desarrollo de armas de destruccion masiva y un posible inicio de una tercera guerra mundial a mediados del 2012 de caracter religioso mundial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s