DESCUBREN UNA MISTERIOSA BRUMA DE MICROONDAS EN LA VÍA LÁCTEA

La misión Planck de la ESA ha puesto de manifiesto que nuestra galaxia contiene islas antes no descubiertas de gas frío y una misteriosa bruma misteriosa de microondas. Estos resultados acercan a los científicos al objetivo de revelar el plano de la estructura cósmica.

   Los nuevos resultados se presentan esta semana en una conferencia internacional en Bolonia, Italia, donde astrónomos de todo el mundo están discutiendo los resultados intermedios de esta misión.

   Estos resultados incluyen el primer mapa de monóxido de carbono que cubre todo el cielo. El monóxido de carbono es un constituyente de las nubes frías que pueblan la Vía Láctea y otras galaxias. Predominantemente hechas de moléculas de hidrógeno, estas nubes proporcionan los reservorios de los que nacen las estrellas.

Sin embargo, las moléculas de hidrógeno son difíciles de detectar porque no emiten fácilmente radiación.

   Formas de monóxido de carbono en condiciones similares, a pesar de que son mucho más raras, emiten luz más fácilmente y por lo tanto son más fácilmente detectables. Así, los astrónomos las utilizan para rastrear las nubes de hidrógeno.

   “Planck resulta ser un excelente detector de monóxido de carbono por todo el cielo”, dice Jonathan Aumont, del Instituto de Astrofísica Espacial, de la Universidad de París XI.

   Las investigaciones de monóxido de carbono realizadas con los telescopios de radio en tierra son extremadamente lentas y, por lo tanto, se limitan a las partes del cielo donde las nubes moleculares son ya conocidas o se espera que existan.

   “La gran ventaja de Planck es que escanea todo el cielo, lo que nos permite detectar concentraciones de gas molecular que no esperábamos encontrar”, dice el Aumont.

BRUMA DE MICROONDAS

   Planck también ha detectado una misteriosa bruma de microondas que en la actualidad desafía toda explicación. Proviene de la región que rodea el centro galáctico y se ve como una forma de energía llamada emisión de sincrotrón. Esto se produce cuando los electrones pasan a través de campos magnéticos, después de haber sido aceleradOS por las explosiones de supernovas.

   La curiosidad es que la emisión de sincrotrón asociadA con la bruma galáctica presenta características diferentes a la emisión de sincrotrón vista en otras partes de la Vía Láctea.

   La bruma galáctica muestra lo que los astrónomos llaman un espectro “más difícil”: sus emisiones no disminuyen tan rápidamente con energías cada vez mayores.

   Varias explicaciones se han propuesto para este comportamiento inusual, como porcentajes más altos de supernovas, los vientos galácticos e incluso la aniquilación de las partículas de materia oscura. Hasta el momento, ninguno de ellos ha sido confirmado y sigue siendo un enigma.

   “Los resultados obtenidos hasta ahora por Planck en la bruma galáctica y sobre la distribución de monóxido de carbono nos proporcionan una nueva visión sobre algunos procesos interesantes que tienen lugar en nuestra galaxia”, dice Jan Tauber, científico del proyecto Planck.

Europapress

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s