LA AMENAZA (12)

LA AMENAZA
The Threat – Revealing the Secret Alien Agenda
Por
Dr. David Jacobs
Traducción de Tavo Jiménez
 
Hipótesis actuales y abducciones
El fenómeno de las abducciones ha sido siempre mucho más hermético que el fenómeno de los avistamientos de ovnis. Los investigadores han analizado los avistamientos durante cuarenta años antes de que surgiera un caso de abducción. Otros veinticinco años han transcurrido antes de que pudieran comprender que las abducciones eran abundantes y el epicentro del fenómeno ovni.
Cuando los investigadores empezaron a investigar las abducciones, asumieron que una abducción era un evento que se producía una vez en la vida de un adulto. Se las interpretó como fruto de la curiosidad de los aliens, más que como un acto de manipulación. Puesto que los abducidos recordaban fragmentos de su experiencia, los investigadores determinaron que los aliens estaban “estudiando” a las personas, o “experimentando” con ellas.
Puesto que el número de reportes sobre abducciones fue en aumento, muchos investigadores adoptaron el argumento ético de la no interferencia, y asumieron que los alienígenas conducían sus estudios en secreto a fin de no afectar demasiado a la vida de los humanos abducidos; los recuerdos de una abducción podían ser tan traumáticos que podían interferir negativamente en el bienestar de los sujetos. Adicionalmente, los investigadores también asumieron que los aliens inducían a los abducidos a no recordar el evento, de forma que éste se enterraba en el inconsciente del individuo.
Otros investigadores teorizaron que un abducido no podía recordar una abducción como respuesta natural defensiva del cerebro humano a un evento traumático. La mente humana podría no sobrellevar el terror de una abducción alienígena. En vez de encarar los sucesos horrendos, la mente entierra los recuerdos, lo que conduce a los investigadores a usar la hipnosis para recuperar esos recuerdos reprimidos.
El argumento de que los aliens actúan en secreto a fin de no afectar las vidas de los abducidos podría tener sentido si no fuera por el hecho de que –aun si tomar conciencia de la abducción experimentada- la vida del abducido se ve enormemente trastornada.
Si los aliens estuviesen realmente preocupados por no causar alteraciones a esos individuos, simplemente no los abduciría o, al menos, no con tanta frecuencia en el curso de sus vidas.
La hipótesis de que los abducidos reprimen sus recuerdos para sobrellevar el trauma de una abducción plantea problemas probatorios. Los mecanismos de represión de recuerdos traumáticos son altamente discutibles; e incluso, si la hipótesis fuera acertada, la frecuencia de las abducciones incide negativamente sobre la represión en cada caso. Abundan los casos de abducción que no son traumáticos y, no obstante, no son recordados por los sujetos que los vivieron.
Además, los investigadores no han descubierto procedimientos posthipnóticos que los aliens hayan usado para “enterrar” un evento de abducción. Si esos procedimientos se llevaron a cabo, los investigadores los habrían visto.
Aunque la neurología exacta nos es desconocida, se puede decir que los aliens almacenan los sucesos de la abducción directamente en el sistema de “memoria a largo plazo” del abducido, eludiendo la “memoria a corto plazo” y previniendo el desencadenamiento del mecanismo que permite su reconstitución.
La hipnosis restituye el mecanismo que permite a los recuerdos salir a la luz. A Reshma Kamal se le dijo (por los aliens) que la razón por la que a los abducidos no se les borran totalmente los recuerdos es porque hay aspectos de ellos que han de ser tenidos en cuenta por el sujeto con vistas al futuro (Tavo: simple conveniencia alien). Así que, los recuerdos permanecen intactos, pero inaccesibles a través de la vía normal.
Durante años, el fenómeno de las abducciones ha yacido oculto bajo capas de directa o indirecta protección: creencias sociales, hostilidad científica, memoria consciente incompleta, confabulación en testimonio de hipnosis, y manipulación de recuerdos inducidos por los alienígenas. A diferencia de los avistamientos ovni, no hay rastro de rádar, fotografías, vídeos. La evidencia es, primeramente, anecdótica, con un artefacto ocasional. Sólo hay una cosa cierta: por la razón que sea, la estrategia de secretismo por parte de los aliens ha sido enormemente exitosa. La mayoría de las personas que han tenido una vida repleta de eventos de abducción siguen ignorando lo que les ha sucedido. Éstas negarían –como si de una locura se tratara- cualquier insinuación de que hayan estado involucradas en el fenómeno de las abducciones, incluso aunque hayan sido abducidas unas horas antes.
 
Métodos para proteger el secretismo
 
El objetivo principal del secretismo es prevenir al abducido a que recuerde lo que le ha ocurrido; una estrategia que es mucho más efectiva que simplemente induciendo a la amnesia.
Primero: todos aquellos que se encuentran cerca de la abducción deben no ser conscientes de lo que está sucediendo. Por tanto, rutinariamente, los aliens inmovilizan, dejan inconsciente o alteran la percepción de los testigos de la abducción. En efecto, los aliens “desconectan”, “apagan” a aquellos que no deben interferir en el evento. Maridos, esposas, amigos, testigos, todos ellos son convertidos en inconscientes de la abducción.
Segundo: el abducido es separado de un grupo. Por ejemplo, si el abducido está en un picnic, éste irá a “dar un paseo”, y no regresará hasta pasada una hora y media. Cuando regresa al grupo, explica vagamente que “perdió la pista del tiempo”, y sus amigos ignorarán el incidente.
Tercero: para hacer mucho más difícil la obtención de recuerdos, los aliens nublan la memoria del abducido, insertando recuerdos confusos y falsos en su mente. Por ejemplo, si una persona es abducida desde su cama, ésta podría recordar un inusual, vívido y realista “sueño”. Otras abducciones pueden producir “pantallas” de recuerdos de animales (lechuzas, ciervos, monos, mapaches) que miran fijamente a los ojos de un abducido. El sujeto puede pensar que ha visto un “ángel” o un “demonio”, o a un familiar muerto de pie junto a su cama. La sociedad le provee de un abanico de explicaciones, y los abducidos eligen dependiendo de su bagaje y cultura.
El secreto se extiende a los aspectos físicos de una abducción, y el “encubrimiento” de un abducido es parte de ello. Cuando una persona es abducida de su medio habitual, se reporta que él ha salido flotando directamente a través de una ventana cerrada, atravesando paredes, techos y tejados, hasta introducirse en el ovni que le espera.
Cuando una persona está conduciendo su coche, los aliens causan la parálisis del vehículo, de forma que el abducido puede caminar hacia el ovni situado junto a la carretera. Algunas veces, el abducido flota directamente a través del cristal delantero del auto. Típicamente, los aliens esperan hasta que no hay otros vehículos en la carretera, o ellos fuerzan al sujeto a transitar una ruta desierta. A menudo, los aliens toman el coche con el abducido, resolviendo el problema de dejar el auto abandonado en la carretera.
 
Amenazas al secretismo
 
El secretismo alienígena no ha sido perfectamente implantado. Aparentemente, los aliens no pueden lograr un secreto completo. Los testigos observan ovnis; marcas de su existencia son dejadas sobre el terreno, y quedan efectos físicos sobre el medio ambiente. Muchos abducidos tienen recuerdos conscientes de sus experiencias; reconocen que han vivido experiencias de “tiempo perdido”. Tienen cicatrices inexplicables y otras “pistas” físicas.
Adicionalmente, la política de secretismo tiene otros puntos vulnerables.
El primero de ellos es el dispositivo implantado en muchos abducidos. Llevar un implante es arriesgado; el sistema de monitorización que alerta a los aliens de que existe un propósito de extracción del implante sólo funciona en ocasiones que no son de emergencia. Según mi conocimiento, en al menos veinte ocasiones, abducidos que no eran conscientes de que lo eran, han “estornudado” un implante, o lo han expulsado mediante otro medio.
Potencialmente, la expulsión de un implante puede amenazar el secretismo alien. Los confundidos e ignorantes abducidos asumen que asumieron el objeto accidentalmente (‘Debe ser que el viento lo introdujo en mi nariz’). O puede que un abducido se sienta forzado a desembarazarse del implante. Por ejemplo, una joven mujer expulsó vaginalmente un amarillento objeto aparentemente plástico de dos centímetros, el cual, por supuesto, la horrorizó. Ella “sabía” que debía librarse del objeto inmediatamente. Tiró de la cadena del inodoro por varias veces hasta que se aseguró de que había desaparecido. Sólo entonces se sintió mucho mejor.
No se grabado en video o fotografiado es esencial para el mantenimiento del secretismo alienígena. Son extremadamente cuidadosos de que el abducido no lleve encima ningún medio fotográfico antes del evento. Si fuera necesario, ellos pueden provocar fallo de energía en la casa o vecindario del abducido, para protegerse ante equipamiento de detección. No desean ser vistos.
 
Protegiendo el feto
 
El área en el que los aliens son más vulnerables, aquel que –de lejos- tiene un mayor impacto en el mantenimiento del secretismo, es la implantación de un feto que se está gestando. Virtualmente, todas las abducidas han tenido embriones implantados, y tras un período de semanas o meses el feto les ha sido extraído. Sin la fase (del programa) de implantación-extracción fetal, el completo fenómeno de las abducciones sería baldío o inoperativo. Es absolutamente esencial que el feto esté protegido del aborto durante esa fase.
La fase de implantación es, precisamente, donde la seguridad (del programa) se ve más comprometida. Una vez que la abducida ha sido embarazada, ésta continúa su vida normal, pero llevando en ella el feto. Aunque algunas mujeres abducidas sean conscientes de la existencia del feto, ellas –y no los alienígenas- están en control de él y su embarazo. Para los aliens este período es crucial. Si la mujer se da cuenta de que está portando un feto implantado por los alienígenas, puede decidirse por el aborto. En efecto, muchas abducidas han optado por ello.
 
Razones para el secreto
 
La cuestión principal sigue ahí: ¿Por qué son los alienígenas tan reservados? La respuesta a esta pregunta puede estar en los motivos y objetivos del Programa de Reproducción (Hibridación). Puesto que el feto debe ser protegido (de las propias abducidas), el método más efectivo para evitar que las mujeres decidan es mantenerlas ignorantes de ello. En respuesta a una pregunta de la abducida Lucy Sanders, un alienígena fue inusitadamente comunicativo y claro: “Nosotros tenemos nuestro propio interés al extraerte tus óvulos, usándolos para nuestros propósitos genéticos. Sabemos que estos puede ser muy perturbador para las humanas, pues están siendo usadas como órganos reproductivos entre dos especies (alien y humana), ellas son las ‘anfitrionas’ (de parásitos) para la reproducción, y nosotros sólo tomamos aquellos (óvulos) que necesitamos”.
Cuando Lucy preguntó qué quería decir exactamente, el alien respondió:
 
“Nosotros, algunas veces, usamos a las humanas como anfitrionas para objetivos genéticos de reproducción. Creemos que si la parte femenina de la especie conociera que su cuerpo está siendo usado como una ‘anfitriona’ (recipiente), podría querer deshacerse de aquello que no siente como suyo. Así que ponemos una fuerte laguna mental en su proceso de memoria, de modo que no sepa que se le ha realizado una implantación de feto (…) Dentro del primer trimestre de gestación, debe ser extraído, de modo que la mujer no se dé cuenta del proceso.”
 
Más allá de la protección del feto, hay otras razones para mantener el secreto. Si las abducciones son, como todas las evidencias claramente nos indican, un fenómeno intergeneracional, en el cual los hijos de los abducidos también son víctimas de abducciones, entonces, una de las metas de los alienígenas es la generación de más abducidos.
¿Son todos los hijos de los abducidos introducidos en el fenómeno? Las evidencias sugieren que la respuesta es “sí”. Y si un abducido tiene hijos con alguien que no es abducido, las oportunidades son que todos sus descendientes serán abducidos. Esto quiere decir que, a través de un incremento poblacional normal, divorcio, segundas bodas, etc, la población de abducidos se incrementa rápidamente a través de las generaciones. Cuando esos niños crecen y se casan y tienen hijos propios, todos esos niños, sin importar si se casan con un abducido o con alguien que no lo es, serán abducidos.
Con el fin de proteger la naturaleza intergeneracional del Programa de Reproducción, debe mantenerse en secreto (hacia los propios abducidos), a fin de que continúen teniendo hijos. Si un abducido descubre que está siendo sometido a un programa intergeneracional, podría decidirse a no engendrar hijos. Esto conduciría el programa a un final, lo cual los aliens no pueden permitir que ocurra.
La razón final del secretismo alienígena es expandir el Programa de Reproducción (Hibridación). Para integrarse más adelante en la sociedad, los aliens deben asegurarse que abducidos copulen con no abducidos, produciendo niños abducidos. Si los abducidos fuesen conscientes de este programa, ellos podrían decidirse por no tener hijos en absoluto, o copular sólo con abducidos. Así, el número de uniones (por motivos de embarazo) entre abducidos y no abducidos podría descender, poniendo en peligro la continuidad del Programa de Reproducción.
El Programa de Reproducción debe mantenerse en secreto, no sólo hacia las mujeres, sino también hacia los varones y la sociedad completa.
Cuando Claudia Negrón tenía seis años, una joven chica híbrida le explico, al menos, parte del programa:
 
“Le pregunté (a la chica híbrida) por la razón por la que estaban haciendo esto. Ella me dijo que era bueno para todos, y que ellos debían hacerlo. Es muy importante y yo no soy la única; hay mucho más (…) Le pregunté qué clase de proyecto era ese, y ella me dijo que ese proyecto era para hacer un mundo mejor, un mejor lugar”.
 
Podría afirmarse que desde que sabemos de la existencia del Programa de Reproducción, el secretismo alienígena se ha visto efectivamente comprometido. Pero no es cierto. El muro de secretismo de los alienígenas sólo será atravesado cuando mucha gente, dentro de nuestra sociedad, quizás la mayoría, completamente se dé cuenta de lo que les ha estado sucediendo, y entiendan las implicaciones (del Programa de Reproducción) para ellos y sus descendientes. Después de cincuenta años de conocimiento público sobre avistamientos ovni y abducciones, el debate continúa en si el fenómeno es real, y la comunidad científica rechaza estudiarlo.
De este modo, en estos momentos, la política de secretismo de los alienígenas ha sido –y continúa siendo- muy exitosa, a pesar de millones de avistamientos ovni y reportes sobre abducciones.
La mayor parte de los abducidos tienen bloqueados los recuerdos de sus experiencias, entrelazados dentro de un laberinto de sueños, confabulación, falsos recuerdos, imágenes inducidas, exactamente donde los alienígenas desean que permanezcan. Si los abducidos recobran los recuerdos de esas experiencias, tienen que soportar la crítica, el ridículo, el descrédito y la condescendencia de la sociedad.
El secretismo alienígena no es necesario para proteger a la sociedad del shock producido por la revelación del contacto. Tampoco es necesario para proteger la vida individual del trastorno. El secretismo es necesario para proteger el Programa de Reproducción. Se trata de una medida defensiva, no contra la hostilidad de violentos y aterrados humanos, sino de defensa contra la hostilidad de una población que es víctima de un programa global de explotación fisiológica.
Ahora podemos comprender el porqué los alienígenas no toman tierra en los jardines de La Casa Blanca. Si lo hiciesen, las razones que les han traído a la Tierra podrían ser descubiertas, lo cual impediría la continuidad del Programa de Reproducción.
Dado que es encubierto, el fenómeno de las abducciones –que es esencial para el Programa de Hibridación- ha crecido en enormes proporciones. Y ambas, sus objetivos y su magnitud, tienen profundas y alarmantes implicaciones en el futuro.
 
Continuará con el capítulo 7: ‘Infiltración’.
Anuncios

21/12/2012: UN NUEVO CÍRCULO DE LAS COSECHAS EN ITALIA SEÑALA ESA FECHA

 

 

 

 

-Poirino, Italia, 19 de Junio de 2012

 

 

 

Ha ocurrido. La esperada mención de este año a la famosa fecha del 21 de diciembre de 2012, fin de la cuenta larga de la cultura maya, ha aparecido por sorpresa en la localidad de Poirino en Turin, Italia, en un terreno donde años atrás hubo gigantescos diseños que evocaban la ecuación de la relatividad de Einstein y el dios Enki de la civilizacion sumeria. Un mensaje en tres partes, que se completa este año con un diseño inquietante y sorprendente con los planetas interiores del sistema solar en la misma posición en la que estarán esa controvertida fecha, y con la conexión directa hacia un lugar muy determinado del cosmos: la constelación de Orion. Vamos a viajar al corazón de este misterio con datos astronómicos, matemáticas en lenguaje informático, y culturas antiguas en el que es hasta el momento el mejor círculo de las cosechas del año.

En primer lugar vamos a ver qué ocurrió en Inglaterra, y en Poirino, Turín (Italia) los años anteriores:

1997: -INGLATERRA- El 1 de Agosto de 1997 apareció un espectacular diseño doble en la localidad de Etchilhampton, en Wiltshire, donde se podía ver una malla cuadriculada de 30×26 casillas. Desde esa semana de agosto, si contamos 30×26 semanas, es decir, 780, entramos en el numero de semanas que quedan para el comienzo del “sexto sol” segun la cuenta larga de los mayas, representado por una estrella de seis puntas junto al diseño cuadriculado.

 

Detalle de la malla de 30 por 26 cuadros y la estrella -sol- de seis puntas.

2008: -INGLATERRA- El 15 de Julio de 2008, en el mítico emplazamiento de dolmenes de Avebury, en el condado de Wiltshire, apareció la primera mención clara y rotunda de la fecha del 21 de Diciembre de 2012 en el fenómeno. Mostraba la posición de los planetas del sistema solar en su órbita alrededor del sol justo ese día.

Este hecho fue corroborado por ufopolis con el planetario de Madrid, el cual nos mandó un detallado de la posición de los planetas en el firmamento ese dia.

Planetas interiores:

Planetas exteriores:

 

 

Se mostraban exactamente en la mismas posición en la que estarán el 21 de diciembre de 2012. En aquel diseño de 2008, igualmente destacaba el increible modulado de las plantas que representaban las corrientes convectivas de la superficie del sol y el sentido del campo electromagnético del mismo.

A partir de aquí vamos a ver las referencias a 2012 y al numero 12 en esa región de Italia.

2008: -ITALIA- El 29 de Junio de 2009, en Villanova d´Asti, en la región del Piamonte, en Italia, apareció otro enigmático crop circle con una representación de doce brazos partiendo de una estrella central (el sol) representando un ciclo de sombras de eclipses cada doce meses:

2009: -ITALIA- El 20 de Junio del año 2008 en la localidad de Cascina Martina, también en Turín, apareció este inmenso diseño con una estrella central de doce puntas, y una serie de líneas que conectaban esa estrella con diferentes circunferencias representadas históricamente en el fenómeno para ilustrar diferentes fases lunares. Las fases lunares vienen determinadas para cada uno de los doce meses de año, lo que sugiere desde dentro hasta afuera el numero 12 continuamente.

Foto. Space Freedom

Las curvas que se veían en aquel bello diseño eran una representación de las líneas de campo electromagnético planetario que nacen del sol y sobre el que fluctuan las fuerzas gravitatorias de todos planetas y satélites del sistema solar. Una representación del imán que atrae y repele todo lo que hay en el sistema solar y que impide que floten en el espacio de manera caótica.

 
2010: -ITALIA- El 13 de Junio de 2010 en la localidad de Poirino, en Turin, Italia, apareció un precioso diseño de una flor de seis pétalos con una estrella interior de 12 hojas.
 
 
 
 
 
Si se fijan, hay seis esferas delimitadas por una circunferencia que las divide en dos partes. En cada una de esas partes hay puntos, y por tanto, hay una cifra de dos digitos en cada una de estas circunferencias. Si lo pasamos a código ASCII, las cifras representan letras: concretamente la ecuacion de Relatividad de Einstein: E=mc2
 

2011-ITALIA- El 20 de Junio de 201, en Poirino, Italia, una vez mas, apareció este espectacular diseño de la noche a la mañana (como en el 99% de los casos auténticos), de una gigantesca flor con unos códigos binarios (unos y ceros) en forma de circunferencias rellenas o vacías en las puntas de cada hoja.

 
 

El mensaje de aquellas letras, pasado de lenguaje binario (utilizado en la informatica) a ASCII (letras del alfabeto) exponía EA ENKI y el parámetro ESPACIO en código ASCII, una polémica conexión con un dios de la civilización sumeria que descendió de los cielos para crear a la raza humana. La representación de la estrella central de siete puntas, representa el plano de Babilonia en el año 600 antes de Cristo tal y como descubrió el Dr. Horace R. Drew, el numero 1 del mundo descifrando los circulos de las cosechas.

Enki, y Ea en realidad son dos nombres para el mismo dios de la antigua sumeria, representado en estas tablillas que se conservan de esa mítica civilización. (el segundo por la derecha con un pájaro en la mano).

Representación de la antigua Babilonia con una estrella de siete puntas identica a la que aparece en el crop circle de Poirino en 2011.

2012: ITALIA: 19 de Junio de 2012. Santena Poirino, en la misma localidad que los anteriores circulos del maiz de la ecuacion de la relatividad de Einstein y del Dios ENKI.

Un diseño perfecto, con dos partes bien diferenciadas. Ea parte izquierda donde se ven los planetas interiores del sistema solar, mostrando la disposición que tendrán exactamente el día 21 de Diciembre de 2012, tal y como ocurrió en Avebury en 2008.

Las órbitas de los planetas, a diferencia del diseño de 2008, aparecen elípticas, tal y como son en realidad, siendo un perfeccionamiento del mensaje de Avebury.

Si nos fijamos existen 18 grupos de cinco esferas de menor a mayor tamaño en la zona que rodea a Marte. Si multiplicamos 18 por 5 tendríamos 90 días. Contando 90 dias desde la aparición de esta figura tendríamos la fecha del 18 de Septiembre de 2012. El Dr. Horace R. Drew sostiene que esos 18 grupos representan realmente las 18 constelaciones que manejaba los mesopotamicos y los sumerios para describir el cielo.

Esa zona, en todo caso, pertenece al llamado cinturón de asteroides. De una de esas partes, la mas cercana al plano ecuatorial de la figura, sale una línea con ecuación de proporción áurea, que conecta directamente con un cumulo de puntos y líneas. Representarían el cinturón de Orion en la constelación de Hércules.

La constelación de Hercules, abajo:

Comparación con el círculo del maiz:

Adicionalmente el Dr. Horace R. Drew descubrió que las dos grandes esferas que se ven y que completan el dibujo, son la luna y jupiter tal y como se verán desde la tierra cuando el dia 21 de Diciembre de 2012 miremos a la constelación de Hercules.

La traca final viene de ese lugar del cosmos. En la constelación de Hercules reside el famoso cumulo M13, la zona de mayor concentración de estrellas del universo conocido, hacia donde se dirigió el famoso mensaje de Arecibo de 1974, con la esperanza de que habría mas posibilidades de ser respondido. Así ocurrió en 2001 en Chilbolton, Inglaterra, en otro círculo del maiz, dejando entrever que los autores de ambos mensajes son los mismos.

Imagen del gigantesco cumulo de estrellas de M13.

M13 - Andy Ellis

1974: 2001 tierra-cumulo M13. Mensajes de Arecibo y Chilbolton

El mensaje igualmente se completa con el entorno de la figura. Tres etapas de un mismo mensaje. Un conocimiento cientifico perfecto (la ecuación de la relatividad), una mención a dioses venidos de los cielos por parte de la civilizacion mesopotámica cuyos conocimientos astronómicos eran colosales (sin calculadoras sin telescopios), y una tercera parte de un mensaje que conecta una fecha, un lugar del cosmos al que la humanidad “llamó” en 1974, y que queda representada como la tercera línea blanca del entorno del diseño. Los crop circles siempre expresan un segundo significado en su localización. En este caso, es la tercera etapa de un proceso de comunicación, el de Poirino, en Italia, que ya es historia viva del fenómeno con solo un día de vida.

Terminamos el reportaje exponiendo la planta central del diseño de Avebury de 2008. Impoluta y preciosa. Con tantas vueltas, si hubiese sido un fraude debió haber caido y haberse roto, pero no. La inteligencia que está detrás de los mensajes de los circulos de las cosechas dejó aquel detalle como muestra de la perfección que llega a alcanzar en el trato a las plantas involucradas, y como metáfora de que la fecha de 2012, quizá solo sea un despertar para la humanidad y no algo trágico. Una flor de esperanza en un mundo convulso.

VICENTE FUENTES      Ufópolis

SECRETOS EN LUGARES SAGRADOS

Entre aquellos que conocen el sentido que guardan los mensajes de las piedras, es conocido también que ha de guardarse cautela respecto a lo que pueda leerse en tales textos. Lo que permanece oculto puede desatar grandes fuerzas en la tierra y en el cielo.
 
Lud. Arct. Sileno. Ars magna, i, iv.

Dicen las viejas crónicas -y también Walter Burkert (Homo necans: Rites sacrificiels et mythes de la Grèce ancienne) que, en tierras de Arcadia, existe un monte llamado Liceo, en cuya ladera principal, un poco antes de llegar a la cumbre, podía verse en tiempos el obstáculo de un círculo de piedras interpuesto en el camino del viandante que por allí perdiese sus pasos.
 
En dicho círculo, formado por peñascos no muy bien organizados y por algunas rocas sueltas, se encerraban montones de cenizas humeantes.
 
Si, en los tiempos antiguos, el visitante se hubiese acercado a esos montones escarbando un poco o removiendo con algún objeto aquella superficie abrasada, descubriría muy pronto la naturaleza de lo que allí se quemaba, porque, entre las cenizas, hallaría huesos y restos de animales y tal vez sería posible que viese también los despojos semicalcinados de algún que otro cuerpo humano.
 

Se percataría, así, con horror, que el círculo de piedras encerraba los restos de sacrificios cruentos y tambien los testimonios ya casi consumidos de algún que otro sacrificio humano.
 

En ésto, como en casi todo, es necesario que haya alguien que escuche y vea. Pero también es imprescindible que ciertos seres iluminen al caminante, ilustren al viajero perdido o aventurado y dejado al albur de su suerte la cual, en ciertos momentos, puede llegar a ser muy mala.
 

Así, a nuestro viajero, muy bien hubiera podido ocurrirle que nadie le dijera nada sobre todo aquello. Él, desde luego, algo barruntaría y algo le soplaría al oído sobre la rareza, y aún sobre el peligro, que se desprendería seguramente de dichos hallazgos macabros.
 
Pero la experiencia podría llegar a ser, incluso, más terrible, si alguno de esos seres misteriosos de los que hablamos y que se ciernen sobre los caminos como los grajos sobre el centeno recién granado, comentase al viajero -y de tales revelaciones están llenas las leyendas- que, en aquellos momentos, se hallaba, precisamente, en un lugar sagrado. Y más concretamente en uno dedicado a Zeus Likaios. El hecho de pisar aquél suelo protegido por las piedras en círculo, podía ser castigado con la muerte inmediata del atrevido o del intruso.
 
Se trataba, según apunta Walter Burkert, de un recinto “misterioso e inviolable” en el que, cualquiera que entrase, intencionadamente o por inadvertencia y error en su camino, era inmediatamente asesinado y ofrecido en sacrificio al terrible dios-lobo allí encarnado por Zeus.
 

Aquél era, desde luego, un lugar sagrado del cual existen ciertos testimonios llegados de la Antigüedad, como los de Pausanias o los del propio Platón, que investigaron sobre los terribles rumores que rodeaban a ese lugar de Arcadia y terminaron, al parecer, relacionándolos con ciertas ceremonias  y actividades que allí se llevaban a cabo por parte de los que practicaban extensa e intensamente cultos de licantropía y canibalismo. Según parece deducirse de estos y de otros testimonios, los licántropos abundaban, por entonces, en las tierras y montes de Arcadia.
 
Tenemos así que los lugares sagrados -o aquellos lugares relacionados con lo sagrado- pueden llegar a ser verdaderamente terribles. No ya sólo porque en ellos se lleven a cabo sacrificios sangrientos, toda vez que la violencia sanguinaria es algo que, al menos en nuestros días, ha dejado de ser un elemento chocante o sorprendente, sino porque en ellos, en esos recintos escogidos desde hace miles de años, se respira un aire especial que vibra muchas veces con la energía que lo sagrado siempre transmite, aunque no se produzca visión ni audición alguna que pueda alterar la normalidad más o menos establecida.
 

Porque -tal vez sea necesario reflexionar detenidamente sobre esta cuestión- lo que ocurre la mayor parte de las veces entre los límites de un lugar sagrado, no es inmediatamente perceptible por el observador, que se limita a detenerse aquí y allá en ese recinto prodigioso mientras todo su ser va siendo afectado por algo que espera, que aguarda, haciendo de esos instantes previos a la manifestación un entorno activo de latencia, capaz de condicionar al receptor de lo que más tarde llegue de manera profunda e irreversible.
 
Así, Fontevraud. Basílica resplandeciente que se presenta ante los ojos del observador como un contraste pautado entre lo blanco de sus muros y torres y lo oscuro de sus cuevas y criptas. Allí permanecen enterrados Alienor de Aquitania y su hijo Ricardo, Corazón de León y rey de Inglaterra. Alienor representará siempre a la Gran Reina, quizá también a la Gran Madre, Magna Mater. Richard, el rey aventurero, vagabundo y paradigma de la caballería andante, estuvo tal vez en contacto estrecho con el Conocimiento secreto de la Alquimia, tanto durante su estancia en la tercera cruzada de Tierra Santa como en el tiempo en que permaneció “oficialmente” preso en Dürnstein, Austria. De ahí nacerá la leyenda de su fiel amigo y trovador, Blondel de Nesle, el cual, cantando un romance que había sido compuesto en compañía de Richard, consiguió dar con la prisión del rey. Como en tantos otros casos, lo sagrado y el secreto van bien unidos en compañía de trovadores y de paladines caballerosos. También van con caminantes y nautas que vienen del Otro Lado. Recordemos el mensaje secreto que se muestra en el Romance del Conde Arnaldos: Por tu vida, marinero, digasme ahora ese cantar. Respondiole el marinero, tal respuesta le fue a dar. “Yo no digo mi canción, sino a quien conmigo va“.

JOSÉ LUIS CARDERO  

LA MENTE EN EL ORDENADOR

En el futuro podrás cargar tu mente a una computadora y vivir para siempre en un paraíso virtual

La neurociencia coquetea con la posibilidad de transferir una mente, con toda su identidad personal, a una máquina y se huelga en los beneficios ecológicos y en las delicias perceptuales que esto podría traer, pero ¿cuales son las verdaderas implicaciones de este paso prometeico?
 
Hace algunos años, justo después del pánico geek de Y2K, leí un artículo en la revista Time que abordaba el eterno enigma del fin del universo. El artículo,  How Will The Universe End? (With A Bang or A Whimper?) (una versión reducida puede consultarse en línea) hacía referencia a la  dualidad entre el fuego y el hielo, la gravedad o la expansión como posibles detonadores del desenlace de nuestro universo –una disyuntiva que T.S. Elliot resolviera en su poema The Hollow Man diciendo: “This is the way the world ends/Not with a bang but a whimper” (Así es como el mundo acaba/No con una explosión sino con un gemido). Para algunos cosmólogos Elliot en este verso había mostrado un profundo sentido de los misterios universales: el universo no acabaría con un Big Crunch, una explosión provocada por el triunfo de la gravedad, sino con un whimper, un largo quejido, eco del quebranto de la materia en perpetua expansión. Pero antes de que la inflación indetenible del universo hiciera imposible la formación de moléculas y organismos complejos, planteaba el artículo, la conciencia podría tal vez sobrevivir de manera incorpórea. O quizás incluso evolucionar a punto en el que esta inteligencia, ya habiendo trascendido los límites ordinarios de la materia, podría alterar las leyes de la física.
 
En los últimos años hemos visto el surgimiento de la neurociencia como una de las ramas más innovadoras y dominantes de la ciencia humana. Sus logros aunados al avance de la tecnología informática han hecho que una serie de pensadores tecnoptimistas desarrollen los conceptos rectores del transhumanismo, la disciplina que básicamente considera que en un futuro cercano el hombre se fusionará con las máquinas y esto, más que un evento apocalíptico y deshumanizador, será algo positivo, incluso la llave para trascender la enfermedad, el dolor y hasta la muerte. Este tecno-coqueteo con la inmortalidad para algunos detractores entreabre una Caja de Pandora, amaga robar el fuego de Prometeo e invoca al engendro del Dr. Frankenstein. La forma principal en la que los transhumanistas imaginan la conquista de la muerte, es cargando la mente o la conciencia humana a un dispositivo de hardware cuyos componentes puedan ser reemplazados permanentemente, de esta forma eludiendo la guadaña del tiempo. El término que se usa es “mind uploading” e incluso “universal mind uploading”.
 
Aunque personalmente confieso que en un principio esta alternativa para acceder a las promesas de la religión –una tierra prometida digital, literalmente una utopía– me parecía una aberración del espíritu humano, el camino del materialismo recalcitrante que busca forzar la entrada a las dimensiones etéreas, creo que es importante examinar este camino tecnológico al paraíso con la menor cantidad de prejuicios y entender el raciocinio detrás de esta hipotética empresa. Y una de la razones que de alguna manera justifican este impulso de la mente humana a descorporizarse para seguir existiendo, es que el universo material, el de una vida individual y el de una vida universal, tiende a desintegrarse y eventualmente dejará de proveer un soporte, una matriz para la evolución de la vida como la conocemos. El cristiano decidirá portarse bien y arrepentirse para lograr la vida eterna, el transhumanista decidirá probablemente tomar cartas en el asunto y crear una máquina donde pueda depositar su conciencia — o aquello que la religión ha llamado alma. Decía Terence Mckenna, amoralmente: “No son los buenos los que van al cielo, sino los inteligentes”. Con esto no queremos decir que el camino del transhumanismo es el camino acertado, si acaso al tener a la ciencia de su lado es el camino dominante. Es cierto también que la ciencia y la tecnología amenazan con destruir esta misma matriz de vida que sueñan con trascender y del otro lado yace el camino de la magia y de la alquimia, que operan a través del cuerpo, no a pesar de.
 
Regresando al tema del uploading de mentes, vemos por qué según muchos de los líderes en el campo de la neurociencia, de la cibernética y futurólogos en general, consideran plausible que crucemos en nuestras vidas este hito –y aunque no suceda en 2050, como se predice, sino en 2150 de cualquier forma el hecho es trascendental e insoslayable.
 
Michael Anissimov escribe en la revista H Plus un provocador artículo sobre los beneficios de subir una mente a una computadora. Esto bajo los supuestos de que el funcionalismo esté en lo correcto, es decir, que la conciencia sea un producto de nuestro cerebro, cuya enorme complejidad basada en proteínas podría ser copiada exactamente pero sobre una base de silicio. El cerebro humano, apodado bicoumputadotra humana por el Dr. John Lilly, contiene alrededor de 100 mil millones de neuronas, cada una vinculada individualmente con otras neuronas a través de axones y déndritas. Las señales y ligamentos de estas conexiones son transmitidas a través de una serie de químicos conocidos como neurotransmisores. Según la neurociencia la mente humana es una propiedad emergente del procesamiento de información de esta red neural. La memoria, el aprendizaje y la misma conciencia son resultados de procesos electroquímicos en el cerebro gobernados por leyes físicas aplicables, nos dice el consenso.
 
Un ejemplo de la viabilidad de copiar de manera funcional esta compleja red neural, es esbozado en el experimento teórico del reemplazo de una porción del cerebro con un chip de silicio. A grandes rasgos: imagina que estás sintiendo un enorme dolor. Ahora imagina que una de tus neuronas es reemplazada por un chip prostético de silicio que tiene exactamente el mismo pefil de recepción y emisión que la neurona que reemplaza.  ¿Sentirías la diferencia? ¿Dejarías de sentir el dolor? Probablemente seguirías sintiendo el mismo dolor sin darte cuenta que ahora estas usando un chip de silicio para transmitir esa sensación generada por una red de neuronas (en la que cada parte existe en función del todo) que es el dolor. Presumiblemente, si se reemplazara cuidadosamente cada una de las neuronas, tu cerebro seguiría funcionando de manera constante con las mismas propiedades mentales, manteniendo las relaciones causales entre cada parte del cerebro, las cuales son responsables de la conciencia.
 
Uno de los pasos conducentes para crear una copia de un cerebro específico, es copiar un cerebro humano con toda su complejidad. Esto lo que el ambicioso Proyecto Blue Brain, encabezado por Henry Makram se ha impuesto lograr. Este esfuerzo de conjurar una inteligencia artificial empieza a rendir futuros, según su creador:
 
Blue Brain empieza a aprender y a recorda cosas. Podemos ver cuando recobra una memoria,y de donde la recobra, podemos rastrear la actividad de cada molécula, cada célula, cada conexión y ver como la memoria se formó… construyendo de una columna neurocortical hasta un neurocórtex entero, las propiedades emergentes etéreas que caracteriza al pensamiento humano, paso a paso, se hacen evidentes.
 
Según Annisimov los beneficios de poder cargar una mente a una computadora o a una red informática son los siguientes:
 
1. Crecimiento económico masivo- Uno de los beneficios de subir una mente a una computadora o a un cuerpo robótico es que casi instantáneamente se acabría con el problema de la pobreza. Por una parte ya no se necesitaría alimento –salvo una constante fuente de energía eléctrica o solar, etc. Y para proveer de la energía necesaria para funcionar en estos entornos psicocibernéticos lógicamente se podría contar con versiones más primitivas de androides capaces de cultivar y generar los requerimientos básicos.  La riqueza además podría ser simulada infinitamente en mundos de realidad virtual indistinguibles de la pre-realidad.
 
Claro que esta prospección esta basada en un supuesto altamente optimista, que la élite que desarrolle esta tecnología busque compartirla abiertamente con el resto de la población y no la use para crear un estado totalitario, muy similar a The Matrix.
 
2. Aumento de la Inteligencia- “Observando flujos de información en los cerebros humanos cargados, muchos detalles de la cognición humana se dilucidarán y podrán ser aumentados. Correr algoritmos de compresión estándar en estas mente  podría probar ser más eficiente  que la selección natural ciega, y al generar espacio extra de almacenamiento se podría introducir nuevos módulos de procesamiento de información con cualidades adicionales. Colectivamente estos módulos darían lugar a una mayor inteligencia”. Esto es lo que dice Annisimov, sin embargo quizás deberíamos de considerar el factor de la inteligencia emocional y que tal vez éste esté ligado a nuestra experiencia unitaria con un cuerpo, a sentir  de manera holística con todas las partes de nuestro organismo para así tomar decisiones e integrar experiencias conscientes. Aunque, claramente, los transhumanistas nos contestarían que esta percepción corporal unida a la inteligencia emocional puede ser igualmente simulada: y aunque estuvieramos en una caja de cuarzo y silicio podríamos estar sintiendo el viento más suti soplando en nuestra piel.
 
3. Mayor bienestar subjetivo- Más allá de que en muchos casos la felicidad o nuestro nivel de tranquilidad, paz y empatía son el resultado de nuestras experiencias y nuestra capacidad de procesarlas y orientarlas hacia un fin deseado, es innnegable que existe cierta propensión neuroquímica a ciertos estados mentales (hay personas que, por ejemplo, no generan naturalmente los niveles de serotonina que necesitan para estar medianamente felices). Esto fácilmente podría ser arreglado. Annisimov incluso señala, con un dejo hedonista, que los bajones naturales, neuro-crestas y neuro-valles, que atravesamos naturalmente podrían ser reingeniados para que desaparezcan completamente (¿Un Mundo Feliz?). Y en el caso del bienestar que proveen las experiencias, haber vivido algo que cambió radicalmente tu forma de ser, estas también podrían ser simuladas. Un frío paraíso de tweaks y chips.
 
4. Beneficios ecológicos — La misma tecnología que amenaza con acabar con el ecosistema podría ser la solución. Al pasar la mayor parte del tiempo conectados a una red mundial informática, consumiremos menos energía, espacio y recursos naturales que bajo un cuerpo humano convencional. Nuestra comida sería deliciosa aunque virtual; virtual pero visceralmente experimentada. Sobre la nostalgia del mundo real-natural, Annisimov dice: “Podríamos de todas formas experimentar este ambiente a través de feeds en vivo de la biósfera insertados en una esquina de nuestros mundos expansivos virtuales o incluso interactuar directamente con una muy ligera  huella de carbono”.
 

 5) Escapar de las limitantes causadas por las leyes de la física-  En un ambiente virtual totalmente inmersivo, el programador tendría control  de todo lo que percibe y experimenta. Una caja de creación de realidades se haría posible a un bit rate y a una resolución tan alta o más de la que puede acceder actualmente el cerebro humano –incluso los estados de percepción alterada provocados por el uso de drogas psicodélicos podrían ser mimetizados con toda su complejidad fractal y sofisticación. Podrás copular con tus sueños más desaforados en el cielo de la información.
 
6. Conexión más íntima con otras personas- A diferencia de lo que se podría pensar, según Annisimov, esta tecnología proveería de experiencias de conexión humana más nítidas y vívidas. Conectados a una neurored de interacción telepersonal podríamos literalmente sentir lo que una persona siente, experimentaríamos telepatía global electrónica (si lo desearamos) y otras formas de intercambio de información emocional. Aquel deseo ferviente y siempre escurridizo de una pareja enamorada, de sentir lo que su amante siente cuando la mira, o incluso de ser una sola persona, podría ser simulado.
 
7. Tiempos de vida indefinidos- Si nos convertimos en software podemos tener siempre un respaldo que puede ser restaurado. La muerte es fundamentalmente lo que impide el desarrollo de nuestra conciencia individual a niveles superiores, en tanto a que la continuidad de aprendizaje de una vida se corta –y una persona que nace de nuevo en el mundo, aunque se avastece de la conciencia colectiva, tiende a cometer los mismos errores y deja de percibir patrones que se forman solamente en plazos de larga duración. Podríamos convertirnos en impecables observadores del drama cósmico y entender, a través del artificio de la mente humana, la mente divina.
 
Delirante, Annisimov imagina una civilización galáctica de mentes digitales. Considerando que se podrían crear, utilizando solo la materia de la Tierra, hasta un trillón de mentes digitales, podríamos poblar todas las estrellas del universo. ¿Aunque como saber que una forma de mente incorpórea no ha hecho esto ya?
 
No hay duda que las posibilidades del mind uploading son fascinantes, pero como suele ser el caso con los transhumanistas, son demasiado optimistas. Por una parte se asume que el paso de un ambiente orgánico, que la biología a amaestrado por miles de millones de años, a un entorno de máquina no generará ningún trauma: que nuestra conciencia iterada en el hardware se adaptará perfectamemente a este nuevo soporte, acaso deleitada por los nuevos placeeres sensoriales a los que tendrá acceso sin tener que moverse un ápice. Y la neurociencia toma la dimensión de un demiurgo: todo puede ser corregido moviendo una conexión aquí, o insertando un chip allá.
 
Por otro lado tenemos la posibilidad también teorizada (por ejemplo, la Mente Esparcida) de que la conciencia no sea un epifenómeno del cerebro y de la materia biológica, sino una red de relaciones con el mundo, sutilmente equilibrada para que el espíritu (el fantasma en la máquina) pueda percibir el mundo y percibirse a sí mismo haciéndolo. O la misma versión de la conciencia que encontramos en el pensamiento oriental, que a grandes rasgos señala que la conciencia origina a la materia para experimentarse a sí misma –y no al revés. Aunque esto indicaría en cierta forma que un pedazo de hardware ciertamente podría ser el vehículo la conciencia — ya lo es, puesto que la conciencia está diseminada por todo el universo-; podría también significar que en la transición a la copia podríamos perder nuestra conciencia individual. Si el simulacro de nuestra conciencia mantiene nuestra conciencia individual con toda su historia personal, ¿acaso esto no significa que ya vivíamos en un simulacro previamente, que el cuerpo ya es un vehículo de realidad virtual? En ese laberinto de autorreflexión dejaría de existir la realidad. ¿Somos copias de copias de copias, así hasta el infinito? ¿Como saber que en este momento el original no está conectado a un soporte de hardware en una especie de incubadora cibernética imaginando que tiene un cuerpo humano a través del cual percibe un mundo extraño, hermoso y atemorizante?
 
Surgen innumerables cuestiones y dudas existenciales sobre esta posibilidad de existir más allá de nuestros cuerpos, emebebidos en entornos digitales.  Pero una duda es fundamental e inesquivable, ¿acaso no podríamos lograr esos mismos paraísos artificiales, burlar la muerte, aumentar nuestra inteligencia, creaer nuevas realidades, desde nuestro entorno biológico, usando nuestro cuerpo como nave?  No buscó reducir este tema al dualismo falsamente tajante entre naturaleza y tecnología –después de todo la tecnología es también parte de la matriz de la Tierra, es natural; o  de otra forma, después de todo la materia orgánica, y nosotros mismos, somos artificios de un programador interestelar– sólo considero que el otro camino también merecería ser explorado: puesto que tal vez sea una función del cuerpo que ha conjurado la evolución (o la propia divinidad) para nosotros: trascenderlo, pero usándolo como catapulta del espíritu y no como un viejo saco obsoleto.

ALEPH DE POURTALES                   PijamaSurf

COSMOLOGÍA EXTRATERRESTRE:¿CUÁNTO SE PARECERÍAN LOS ALIENÍGENAS A NOSOTROS?

Como sabemos, la moderna era OVNI comenzó con los famosos “Foo Fighters” vistos tanto por los pilotos aliados como los de las potencias del Eje, en medio del fragor del conflicto durante la Segunda Guerra Mundial. Nada más acabar la contienda, hubo informes sobre extraños objetos “como platos” brincando como piedras a través del cielo abierto por gente como Kenneth Arnold y otros; un mes después del avistamiento de Arnold, que llegaría a ser tristemente célebre, unos exóticos restos fueron recogidos de un rancho cerca de Roswell, Nuevo México, con lo que quedó una pequeña interrogante en las mentes de muchos americanos: los Platillos, parecía, habían aterrizado.
 
Más de medio siglo después, continuamos teniendo una sorprendente falta de información acerca de los orígenes de los ovnis, aunque es ampliamente extendida entre gran parte de la población civil e incluso de los más altos círculos académicos que el enigma podría corresponder con extraños encuentros con visitantes extraterrestres. Sin embargo, esta idea, es una teoría que está desprovista de pruebas concluyentes; aunque muchos dentro del campo OVNI se enfadan por esta clase de opinión, debo ser claro:
aunque los OVNIs pudieran ser aeronaves de otras partes del universo,
hay poca base dentro del procedimiento científico para determinarlo, con respecto a las pruebas recogidas. Y aún para muchos la hipótesis extraterrestre comprende casi a la totalidad del misterio OVNI.

Si seres alienígenas están visitando la Tierra o no, -y hasta donde sabemos podría ser muy bien el caso-, podemos continuar especulando sobre que clase de vida pudiera existir en otro lugar más allá… el problema, sin embargo, es determinar, ¡si los alienígenas podrían ser incluso reconocidos como tales!
 
Recientemente Universe Today publicó un artículo sobre las variedades de vida que podrían existir en otras partes de las profundidades del espacio, y de que manera dicha “vida” podría diferir enormemente de lo que conocemos en la Tierra. “En verdad una nueva ‘vida alternativa’ sería una vida de distinta biología,” dice Gerald Joyce, un profesor de Biología Molecular y Bioquímica en el Scripps Research Institute. “No tendríamos la información como lo que es parte de la misma herencia de nuestra forma de vida.”
 
Si eso fuera el caso, ¿podríamos proponer que existiera vida en otras partes del universo que seríamos prácticamente incapaces de reconocer en absoluto todo como vida? Esta idea ha provocado mi uso de la expresión “vida (no) como la conocemos” para tales seres, lo que posiblemente podría extender los límites de formación física tal como la podemos concebir. El artículo del Dr. Joyce, “Poco a poco: las bases darwinianas para la vida”, trata las diferencias entre lo que el llama “verdadera” biología, frente a química simple, y cómo cosas como el ADN son capaces de llevar funciones químicas y “recordarlas”, y capaces además de transportar esta información almacenada a la consiguiente progenie de un organismo.

El fondo de la cuestión aquí es la idea de que seres alienígenas, quizás capaces de evolucionar a través de similares procesos de ADN/ARN conocidos por nosotros en la Tierra, aún podrían diferir en mucho de la vida que reconoceríamos con facilidad. Cuando se aportan varias clases de vida inteligente a la ecuación, yo a menudo considero que clase de procesos evolutivos podrían seguir seres de extrañas y diversas formas en otras partes del universo, y si una civilización avanzada podría ajustarse a alguna de las leyes o condiciones supuestas que la mente humana podría imaginar.

Por ejemplo, considerada la ecuación de Drake, que se originó durante las primeras conversaciones de lo que llegaría a ser el programa SETI entre compañeros como Francis Drake (de quién tomó su nombre la ecuación), y más tarde Carl Sagan, entre otros, se tenía la esperanza del uso de radioseñales para recibir mensaje de distantes sistemas solares. Para Drake el obvio y amenazador potencial que la humanidad tenía para destruírse a sí misma (recuerda, era durante el período cumbre de la Guerra Fría) arrojaba dudas sobre la posibilidad de que una civilización avanzada de otro lugar  podría incluso sobrevivir lo bastante para aprovechar una tecnología desarrollada lo suficiente para impulsarla a través de las vastas extensiones de nuestra galaxia. Este supuesto, sin embargo, es terriblemente antrópica, en el mejor de los casos en el sentido en que los humanos tienden a imaginar con respecto a “otras” variedades de vida que pueden existir, reflejan nuestros propios valores y, como este ejemplo muestra, nuestros temores también.

Al contrario, yo siempre me he preguntado si los seres extraterrestres de un planeta distante, a partir de influencias medioambientales, podrían evolucionar en modos que se asemejarían a diferentes variedades de géneros conocidos en la Tierra. Pienso, por ejemplo, como una raza inteligente seres insectoides podrían comportarse. ¿Y si reinara una mentalidad de colmena en tales seres; sería esto más propicio para que una sociedad funcionara como un individuo, si todos estuvieran conectados a nivel mental, y centrados (aún subconscientemente) en trabajar hacia unos fines sociales comunes? Por otra parte, ¿podría ir esto también en detrimento de una civilización vecina, en el caso de que tal raza “insectoide” hiciera aglo necesario para obtener sus propias necesidades… incluso si eso significara la destrucción de otra raza desarrollada?

Esta línea de pensamiento, por supuesto, aún conlleva muchas de nuestras inquietudes “humanas” en la ecuación, y fundamentalmente aún maneja la idea de que seres físicos y antropomórficos de nuestra misma tamaño y estatura podrían constituir nuestros vecinos alienígenas. En verdad,  las alternativas son bastante amplias, en lo que se podría considerar aquí multitud de extrañas formas, figuras o, a falta de una mejor expresión, simplemente diferentes “manifestaciones” que podrían ocurrir en un sentido cósmico. Parece del todo verosímil que algunas formas de vida existentes en otro lugar de nuestro universo podría habernos eludido (y continuar haciéndolo) debido a su naturaleza exótica. Aunque tuviéramos la ciencia necesaria para percibir tales entidades, pudiera ser que no usáramos la metodología adecuada para comprenderlas o todavía no la hemos aplicado para ello (esto sería el caso especialmente si tratáramos con formas de vida interdimensionales).

Con una mente abierta, ¿de qué clase de extrañas y exóticas formas y manifestaciones has considerado que podría existir la vida extraterrestre?

MICAH HANKS                    21/6/2012

LO QUE ESPAÑA NECESITA

LO QUE ESPAÑA NECESITA: Nuevo libro de V. Navarro, J. Torres y A. Garzón ya disponible en pdf

En los próximos días se podrá adquirir en librerías nuestro nuevo libro, LO QUE ESPAÑA NECESITA. Una réplica con propuestas alternativas a la política de recortes del PP, que ha sido editado por Ediciones Deusto.
 
De momento, puede leerse en su versión digital descargándolo de aquí: Lo que España necesita.Espana-necesita
 
Rogamos su lectura y difusión. No es posible salir de la situación en la que estamos sin hacer que la población tome conciencia de lo que verdaderamente sucede y de que hay alternativas a las medidas que se están adoptando solo para satisfacer a los de arriba

ALBERTO GARZÓN ESPINOSA

RESCATE: SE CONSUMA EL ENGAÑO

Primero los gobiernos les crearon las condiciones para que financiaran una burbuja de crédito sin precedentes y con la que han ganado docenas de miles de millones de euros. Dictaron leyes de suelo para que los promotores les pidieran préstamos que financiaran construcciones en todas las esquinas de España, que irían quedándose vacías y sin vender cada vez en mayor número. Aumentaron las facilidades fiscales para promover las ventas y desincentivaron el alquiler y el consumo colectivo de servicios de ocio o residencia.

Solo de 2000 a 2007, los bancos multiplicaron el crédito total destinado a la actividad productiva por 3,1, el dirigido a la industria por 1,8, el de la construcción por 3,6 y por 9 el dirigido a la actividad inmobiliaria. Y eso que cada vez disponían de menos depósitos para generarlo: en 2000 la banca española recibía 1,43 euros en depósitos por cada euro que concedía a crédito, mientras que en 2007 solo 0,76 euros.

No contentos con los beneficios que les daba el negocio inmobiliario que condenaba al monocultivo a la economía nacional, impusieron políticas de bajos ingresos y recortes salariales para que las familias y pequeños empresarios vivieran en el filo de la navaja y tuvieran que endeudarse hasta las cejas.

Pero no contentos con obtener beneficios normales, los bancos utilizaron a sus tasadores para aumentar artificialmente los activos sobre los cuales iban a dar créditos, para así generar más deuda y cobrar comisiones más suculentas y recurrieron a todo tipo de prácticas comerciales predatorias para fomentar el consumo: manejaban a su antojo los índices de referencia, incluían la abusiva cláusula que autoriza al banco a vender el piso en subasta notarial si se produce el impago de la deuda, reclamaban importes elevadísimos por cuentas que creían canceladas, cobraban comisiones leoninas (más que en cualquier otro lugar de Europa) por cualquier cosa, giraban una y otra vez un recibo inatendido por el cliente generando múltiples gastos de reclamación por una misma deuda, embargaban saldos en cuentas corrientes sin respetar lo establecido en la ley… hasta cuatro folios me ocupa el listado de malas prácticas que han recopilado las asociaciones de usuarios, es imposible consignarlas todas aquí. Y eso, por no hablar de las estafas estrella, que han podido suponer un auténtico robo de entre 12.000 y 15.000 millones de euros, si no más, mediante las participaciones preferentes, las cláusulas suelo, etc.

Mientras sucedía todo esto, las autoridades dejaron hacer, consintieron las tropelías bancarias y permitieron que se inflase la burbuja sin cesar, haciendo oídos sordos a todas las advertencias.

El actual Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, decía en 2003: “no existe una ‘burbuja inmobiliaria’ (…) el concepto de burbuja inmobiliaria es una especulación de la oposición que habla insensatamente de la economía de ladrillo y olvida que la construcción es un sector fundamental para la economía del país y en el que trabajan cerca de un millón de personas” (El Mundo 2 de octubre de 2003). Y el más tarde Ministro de Economía, Pedro Solbes, afirmaría que quienes auguraban el riesgo de recesión por esa causa “no saben nada de economía” (El País, 11 de febrero de 2008).

Los dirigentes de uno y otro partido negaban lo que hiciera falta, por muy evidente que fuese para el resto de los españoles, con tal de dejar que los banqueros y los grandes empresarios de la construcción literalmente se forraran a costa de todos los españoles.

El gobernador del Banco de España que había colocado el PP, Caruana, se pasaba por el arco del triunfo la denuncia de sus inspectores que en 2006 le señalaban formalmente que no se hacía nada frente a un endeudamiento creciente y muy peligroso de la banca española. Pero eso sí, no había declaración suya o más tarde de su sucesor, el socialista Férnandez, en la que no reclamasen moderación salarial y recortes de gasto social.

Pero gracias a todo ello, los bancos españoles se convirtieron en los más rentables del universo, justo, eso sí, en la misma medida en que situaban a nuestra economía entre las más vulnerables.

Cuando estalló la burbuja y ya no se iba a poder disimular lo que había pasado, el inmenso negocio que los bancos habían hecho a costa de la deuda, todos consintieron en disimular.

Permitieron que los bancos declarasen en balance los activos dañados a precios de adquisición siendo cómplices así de un engaño descomunal que hirió de muerte la credibilidad de nuestra economía porque, por mucho que Zapatero dijese en septiembre de 2008 -como le dictaban Botín y compañía- que el sistema financiero español era “el más sólido del mundo”, los inversores y prestamistas internacionales sabían lo que de verdad había hecho la banca española.

Los dos grandes partidos, a los que se suman los de los nacionalistas de derechas de Cataluña y el País Vasco, colocaron en las cajas de ahorros a sus amigos y militantes y crearon una red de oligarquías provinciales que alentó la especulación, extendió la corrupción y que comenzó a llevar al desastre a la gran mayoría de las entidades, al convertirlas en clones de los bancos privados, sin tener capacidad real ni naturaleza legal para serlo.

Y para facilitar la recuperación de los bancos mas grandes y dejarles a ellos todo el mercado consensuaron la ley de cajas que las llevaba a su bancarización forzada, para provocar cuanto antes su caída y el reforzamiento por esa vía de los bancos más grandes.

Claro que, a cambio, esos mismos partidos han recibido cientos de millones de préstamos para ir ganando las elecciones, ahora uno luego otro, que no devuelven, y han podido colocar en sus consejos de administración, o en los de empresas participadas, a docenas de ex dirigentes o socios.

Luego, cuando el sistema saltaba por los aires porque a los alemanes les consumía el ansia de cobrar los préstamos que con la misma compulsión habían dado a los bancos españoles, todos se concitaron para negar que iban a pedir un rescate. Diez días hace que lo negaba rotundo el presidente Rajoy: “no va a haber ningún rescate de la banca española” (EFE 28 de mayo).

Y cuando lo han pedido, niegan lo que efectivamente han pedido: 100.000 millones de euros para entregar a la banca y que vamos a pagar todos los españoles. Niegan que vaya a tener efecto sobre el déficit y la prima de riesgo, cuando será el Estado quien tenga que devolverlo (¿cómo lo harían unas entidades que se capitalizan precisamente porque no tienen dinero?) y tratan de hacer creer que es algo positivo y una ayuda generosa: “Las noticias que traemos hoy son positivas”, dijo el Ministro de Guindos cuando empezaba la rueda de prensa que dio ayer para anunciar el rescate.

Nos han engañado a todos cuando dicen que van a rescatar a España cuando lo que van a hacer es hundirla para años. Nos han engañado los bancos, nos han engañado los gobiernos del PSOE y del PP. Nos han engañado los dirigentes europeos que están borrachos de ideología neoliberal y no se dan cuenta de que las medidas que toman llevan al desastre a los países que las aplican (¿o acaso es que está mejor la economía de Portugal, por no hablar de los ciudadanos portugueses, desde que fue “rescatada”?). Nos ha engañado el Fondo Monetario que se ha sacado de la manga un informe deprisa y corriendo solo para justificar la decisión ya tomada y en el que cifra las necesidades de financiación de la banca española en una horquilla que sitúa, nada más y nada menos, que entre 45.000 millones y 119.000 millones de euro. ¿En qué quedamos?

Y nos engañarán esta tarde el presidente Rajoy y el Príncipe Felipe si es que definitivamente se han ido a ver el partido de fútbol cuando griten ¡España, España!, porque lo que están demostrando es lo contrario: España, los españoles de abajo, les importamos un pepino. Ellos y el resto de los políticos que han permitido lo que acabo de señalar, junto a los banqueros y los grandes beneficiarios de la burbuja y de la crisis, que tendrían que vivir 500 años más para disfrutar de todo lo que han ganado a costa de los españoles, son los responsables de este engaño descomunal. Hay que pedirles cuentas a todos y echarlos para siempre.

JUAN TORRES LÓPEZ, Catedrático de Economía Aplicada en la Universidad de Sevilla

Público

ALERTAN SOBRE EL “OVNI” DEL BÁLTICO, ¿OTRO FRAUDE?

Una vez más, -y ya se pierde la cuenta-, por unas causas o por otras, parece que hay que sumar a la abultada cuenta de fraudes ufológicos el tan mentado de nuevo en los últimos días, “ovni” (y sí, creo que mejor entre comillas) del Báltico. Aunque para compensar, como en otras ocasiones los primeros avisos sobre el engaño parten de una página de ufología (UFOEYES). En este sitio dan cuenta que documentos, -subidos por error su página de internet(Ocean Explorer)-, de los cazatesoros supuestos descubridores del extraño artefacto en el fondo del mar, sugieren que no es más que otra campaña de mercadotecnia viral.
UFOEYES afirma que simplemente buscando en Google ha hallado documentos, -y ofrecen un enlace donde poder comprobarlo-, que la “anomalía báltica” es un truco publicitario para ganar dinero, se deduce que para financiar otros proyectos de los cazatesoros.
En fin, sobran las palabras, salvo una: cautela, amigos.

EN LOS CIELOS DE IRÁN TAMBIÉN SE VIO ALGO EXTRAÑO

Internet se inundó ayer de videos y fotografías procedentes principalmente de Israel, -y también de otros países cercanos como Turquía, Libano, Siria, etc.-, sobre una extraña luminosidad que recordaba mucho a la famosa espiral de Noruega. -y otras-, de hace algún tiempo, y como ella, también se ha atribuido a pruebas de misiles rusos. Aquí traigo fotos de algo similar que se vio al mismo tiempo el jueves en Tehran y otras ciudades de Irán.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

OPERACIÓN HIGHJUMP – 1947 – BASE 211

Vuelvo a traer a esta página la Operación Highjump del Almirante Richard E. Byrd, de la mano de un gran experto en los temas nazis, Felipe Botaya LIBERTALIADEHATALI

OPERACIÓN HIGHJUMP – 1947 – BASE 211 (1)
 
En mi libro “ANTÁRTIDA 1947” hablo, como eje de la historia, de la Operación Highjump (Operación Salto de Altura), que se llevó a cabo a principios de 1947 en la Antártida por parte de los Estados Unidos y varios países más, que colaboraron en una expedición antártica liderada por el Almirante Richard Byrd. Este asunto y lo que sucedió en la Antártida todavía en material clasificado casi 70 años después. Me gustaría hacer una recopilación de lo que sabemos más o menos, hasta ahora.
 
Podemos decir que la historia oficial, muy a su pesar, no puede ocultar que hubo una operación  antártica llamada Highjump, dirigida por el almirante Richard E. Byrd, un auténtico héroe americano en la investigación ártica y antártica, al nivel de Charles Lindbergh en la aviación. Se supone que era una misión científica. Se han escrito numerosos libros sobre el asunto, así como la Marina hizo una película a todo color, narrada con la grave voz de tres actores de Hollywood. Todo a lo grande y de forma optimista. Yo dispongo de esa película y lo presentan como “la superación de los obstáculos y la naturaleza por parte del hombre”.
 
Inicialmente la operación estaba formada por tres grupos de barcos, 13 en total, que partieron de las bases militares de Norfolk (Virginia) y de San Diego (California). Navegando hacia el sur, se encontraron en las aguas antárticas, alcanzando el continente helado en Enero de 1947, que allí es el verano. Además de los americanos, las marinas de Inglaterra, Noruega, Japón, Rusia, Argentina y Chile fueron invitadas a participar, dando un aire a todo el conjunto como de cooperación internacional o esfuerzo internacional, aunque todo bajo el mando americano. La operación estaba diseñada y prevista para una permanencia en la zona de ocho meses.
 
El almirante Byrd iba en el buque insignia Mount Olympus. Además, estaban también los rompehielos Northwind y Burton Island y el nuevo portaviones The Philippine Sea. Y los barcos con catapultas para aviones Pine Island y Currituch, los dos destructores The Brownsen y The Henderson y los buques de escolta Yankey y Merrick. También los petroleros Canister y Capacan y el submarino Sennet.
 
Acompañando a esta “expedición científica” habían 4000 soldados y 25 aviones, incluyendo Dakotas y 6 helicópteros. Los vehículos eran blindados con cadenas. Los aviones iban equipados con equipos y sensores electrónicos. Estos equipos emitían una pulsación electromagnética que cualquier objetivo, un objeto metálico por ejemplo, se convertiría en un pequeño campo magnético temporal que sería captado por los aparatos a bordo. Se puede decir que eran detectores de metal voladores, pero muy potentes. El motivo de su uso era localizar estructuras metálicas bajo el hielo, a pesar de que se dijo otra cosa oficialmente: cartografiar la zona.
 
Esta operación, a pesar de la propaganda oficial, fue lo que fue, una operación militar en toda regla. Byrd no fue directamente hacia Neuschwabenland (lugar de la famosa base alemana 211 en la Antártida y motivo real de la operación), sino que sus tropas de tierra permanecieron en la otra cara de la Antártida. Byrd envió sus aviones que fueron acercándose cada vez más a la base alemana. Por alguna razón no conocida a día de hoy, en el primer vuelo sobre Neuschwabenland se lanzó una bandera norteamericana sobre la zona y también se dice que una bomba, para que los alemanes fuesen conscientes de que ya no estaban aislados y seguros allí.
 
Lo que sucedió después cambió por completo todo el sentido de la operación. Un escuadrón de cuatro aviones que seguían al avión guía sobre el objetivo, el que lanzó la bandera y la bomba, simplemente desaparecieron al sobrevolar la base alemana. A las 48 horas de esta pérdida, el almirante Byrd dio las órdenes para cancelar la operación y los preparativos para abandonar la Antártida. Esto quería decir que la Operación Highjump, prevista para ocho meses de estancia, no duraría más de ocho semanas.
 
Los que conocemos históricamente al almirante Byrd, sabemos que a veces hablaba más de la cuenta y no temía por sus propias ideas o conclusiones. Afortunadamente para los que hemos seguido este tema, Byrd dio respuestas a un periodista chileno, Lee Van Atta que iba en el Mount Olympus con Byrd y fue haciendo el reportaje durante la expedición. Por ejemplo, cuando le preguntó al almirante sobre la necesidad u oportunidad de la expedición, éste dijo “Porque el Polo Sur está situado entre nosotros y nuestro enemigo”. La pregunta que surge ante esta respuesta de Byrd es ¿quien era ese enemigo? Sobre todo, considerando que las potencias del eje, habían sido oficialmente eliminadas. Esta pregunta queda todavía sin respuesta.
 
Sin embargo, y ya que Byrd estaba en un momento particularmente lúcido, Lee Van Atta escribió, seguramente sin querer, la pieza definitiva que define a la Operación Highjump y que apareciño en el periódico chileno “El Mercurio”, el 5 de Marzo de 1947. El artículo dice lo siguiente:
 
“A bordo del Mount Olympus en alta mar: El almirante Richard E.Byrd advirtió hoy que es preciso que los Estados Unidos adopten medidas de protección contra la posibilidad de una invasión del país por aviones hostiles procedentes de las regiones polares”.

“El almirante dijo: No intento asustar a nadie, pero la amarga realidad es que, de ocurrir una nueva guerra, los Estados Unidos serán atacados por aviones procedentes de ambos polos”.

“Byrd continua: No puedo menos que hacer una fuerte advertencia a mis compatriotas en el sentido de que ha pasado ya el tiempo en que podíamos refugiarnos en un completo aislamiento y descansar en la confianza de que las distancias, los océanos y los polos constituyen una garantía de seguridad”.

“El almirante encareció la necesidad de permanecer en estado de alerta y vigilancia a lo largo de lo que constituyen los últimos reductos de defensa contra una invasión”
 
¿De qué clase de aviones o aeronaves habla Byrd? ¿A qué se refiere? ¿Quienes son sus tripulantes? ¿De qué invasión está hablando? Demasiadas preguntas sin respuesta a día de hoy.

OPERACIÓN HIGHJUMP – 1947 – BASE 211 (2)
 
Hubo otras expediciones menores a la Antártida por parte de los Estados Unidos, pero no parece que la base alemana fuese seriamente afectada o en peligro por esta presencia americana en la zona. Y eso durante un período de tiempo entre 10 y 12 años. Me estoy refiriendo hasta prácticamente 1958, en lo que sería el periodo “glorioso” de los platillos volantes y su presencia en cielo norteamericano, sobre las ciudades y bases militares más importantes. También fue un momento importante de esa presencia en Sudamérica.
 
La actividad aérea de los llamados platillos volantes fue tan intensa que el presidente Harry Truman llegó a pedir la opinión de Albert Einstein, sobre lo que estaba sucediendo. Pero Einstein le dijo que no tenía una explicación sobre el asunto.
 
Creo que se les mostró a los norteamericanos que ellos no estaban controlando lo que sucedía y que en cualquier momento sus ciudades, edificios más importantes y bases militares, podían ser atacadas y destruidas sin ningún problema y sin respuesta militar de alcance.
 
Pero no fue hasta 1958 en que el ejército americano decidió volver a la Antártida para acabar con el problema de raíz. De nuevo se usó la cortina de humo de la supuesta investigación científica para ocultar el verdadero propósito de la expedición militar. Recordemos que ese fue el llamado “Año Geofísico” y por ello se deberían hacer pruebas sobre geología y geografía de la zona. Aparentemente…
 
La expedición fue llamada “Project Argus” y se puso en marcha con la flota compuesta por los destructores Warrington y Bearns, los barcos escolta Courtney y Hammenberg, los petroleros Neosho y Salamonie, el portahidroaviones Norton Sound y el portaaviones Tarawa. Y concretamente, el portahidroaviones Norton Sound había sido adaptado adecuadamente para esta misión, como veremos más adelante. Pero creo importante explicar el porqué de esta historia en unos términos que no se han explicado nunca. El “Project Argus” y su verdadero objetivo era algo inconveniente y por ello, como he dicho antes, no se ha explicado.
 
Los norteamericanos deseaban destruir la Base 211, una base enemiga que ni siquiera admitían que existía. ¿Pero cómo podía hacerse sin despertar las sospechas de la opinión pública? La flota militar que se envió bajo el nombre de “Project Argus”, se supone que debía realizar una investigación sobre el planeta Tierra. Puede resultar extraño a día de hoy, pero tanto los Estados Unidos como la Unión Soviética decían entonces que querían recuperar el continente antártico bajo los hielos. Y de acuerdo con este interés, recuperar quería decir ¡fundir el hielo!…
 
Y ¿qué hay mejor para fundir el hielo a gran escala que lanzar unas bombas atómicas? En aquel momento nadie había oído hablar del supuesto calentamiento global, ni de la capa de ozono. Nadie consideraba la fragilidad del entorno antártico porque nadie consideraba al entorno como frágil. Era una época del “hombre contra la naturaleza” y cuyo objetivo era el dominio de esa naturaleza por los medios que fuesen necesarios.
 
Según se sabe, se lanzaron varias bombas atómicas sobre la Atártida, pero no se lanzaron desde bombarderos convencionales, como en el caso de Hiroshima y Nagasaki. Es esta ocasión, el ejército de los Estados Unidos utilizó un nuevo prototipo de cohete: el Polaris RTV3. Este cohete era pequeño, de combustible sólido y diseñado para ser lanzado desde la superficie del mar o desde un submarino nuclear. En 1958, este sistema de lanzamiento no era todavía operacional al 100% y por ello los cohetes Polaris RTV3 se lanzaron desde la cubierta adaptada del portahidroaviones Norton Sound.
 
El 27 de Agosto de 1958 un cohete Polaris RTV3 describió un arco de 480 kilómetros de altura desde la cubierta del Norton Sound, cayendo sobre la Antártida y detonando una bomba de 2 kilotones. A esta bomba le siguió otra el 30 de Agosto y una tercera el 6 de Septiembre. Podemos imaginar cuales eran las coordenadas de esos impactos.
 
 Sin embargo, parece ser que los alemanes ya habían abandonado la Base 211 tiempo atrás. Habían trasladado todo el material y personas a Sudamérica, donde había una presencia alemana considerable y la posibilidad de continuar sin problemas. La razón de esta marcha desde la Antártida no fue por oponerse un enemigo o porque la batalla estuviese perdida. La razón fue mucho más pequeña; la de un organismo microscópico. Al igual que en la Guerra de los Mundos de HG Wells, los alemanes se fueron de la Antártida porque ese continente no tiene prácticamente gérmenes en su atmósfera. Sin algunos virus y bacterias atacando al sistema inmunitario del ser humano, este sistema se vuelve inoperativo y débil. Con el tiempo, la pérdida de la inmunidad natural hace que cualquier presencia o alteración contagia a todas las personas alrededor de un visitante con un simple resfriado, provocando enfermedades de rápida difusión y la muerte en la mayoría de los casos.
 
Se dice que esas bombas atómicas fueron las que provocaron el agujero en la capa de ozono, con lo que estamos a merced de los rayos solares sin protección natural…

FELIPE BOTAYA   Enigmatika