LAS PIEDRAS DESLIZANTES DE EGIPTO

Más allá de cualquier sombra de duda, de los muchos y variados logros arquitectónicos de la raza humana, las pirámides de Egipto deben seguramente situarse en la cima de la lista de los que provocan sobrecogimiento y asombro. Y también un asunto de controversia y debate desaforados.
La egiptología tradicional sugiere que las pirámides fueron construidas durante lo que hoy se denomina el Reino Antiguo y el Medio de Egipto. Esto es alrededor del tercer milenio antes de Cristo aproximadamente en 1650 a. C. La razón para su construcción: casi seguro para servir como tumbas para los faraones. La convención también nos dice que las pirámides fueron contruidas por pura fuerza bruta, el poder del hombre y la tecnología con los pies en la tierra. ¿Pero fue realmente así?

Cierto Abu al Hasan Ali al Masudi, también conocido como el Herodoto de los árabes, fue un prolífico escritor del siglo X nacido en Bagdad en el 896 d. C., que preparó fiel y cuidadosamente una inmensa serie de textos de 30 volúmenes que narraban la historia del mundo, basada en sus propios extensos viajes a lejanas, enormes y exóticas tierras. Decir que al Masudi era un fanático de los viajes es quedarse muy corto. Sus admirables y entregadas caminatas le llevaron a variadas partes del globo como India, Africa Oriental, Egipto, Siria y Armenia. 
 
También era un hábil marinero que cruzó el Mediterráneo, el mar Caspio, el Mar Rojo y el Océano Indico. Y sería durante sus muchas salidas a tales lugares donde recogería muchos cuentos, historias y leyendas que compondrían el susodicho e inestimable trabajo multivolumen. Su título conjunto traducido sería El Prado de Oro y Minas de Gemas. Pero de todos los fascinantes informes que al Masudi acumuló durante el curso de sus numerosas andanzas, una parte sobresale como particularmente esclarecedora.

Dentro de las páginas de sus escritos, que fueron completados en 947, -nueve años antes de su muerte a la edad de 60 años-, al Masudi observó que en muchas antiguas leyendas árabes existía una intrigante historia que sugería que la creación de las pirámides de Egipto no tenía absolutamente nada que ver con las tecnologías convencionales de la época. Es más, al Masudi documentó, de forma seductora, que las tradiciones populares seculares que había recogido durante sus exploraciones sugerían fuertemente que las pirámides fueron realizadas por lo que hoy nosotros deberíamos referir como alguna forma de levitación.
 
La increíble historia que al Masudi reveló fue como sigue: cuando construyeron las pirámides, sus creadores colocaron cuidadosamente lo que se describió como un papiro mágico bajo las inmensas piedras que se usaban en el proceso de construcción. Luego, una por una, las piedras eran golpeadas con lo que de forma curiosa y enigmática, se describió simplemente como una vara de metal. ¡Y quién lo diría!, las piedras lentamente comenzaban a elevarse en el aire y, -como obedientes soldados siguiendo órdenes sin rechistar-, avanzaban en una lenta y metódica fila de a uno unos cuantos metros sobre el pavimento del camino, escoltadas a ambos lados por las misteriosas varillas de metal.
 
Al Masudi escribió que las gigantescas piedras se movían hacia adelante aproximadamente unos 45 metros, con sólo un suave toque del poseedor de la misteriosa vara, para asegurarse su permanencia en el aire y antes de que para terminar, muy suavemente, se depositaran en el suelo.

En ese instante, el proceso debidamente repetido. Las piedras eran golpeadas una vez más, se elevaban de la superficie y de nuevo viajaban en la dirección deseada, por otros 45 metros o más. Y así continuaba el repetitivo ejercicio, una y otra vez, hasta que todas las piedras por fin alcanzaban su definitivo destino. Luego, en otra más compleja proeza, las piedras eran golpeadas otra vez más, pero en esta ocasión de un modo que les provocaba flotar más alto en el aire. Y cuando alcanzaban el punto deseado, se colocaban cuidadosamente, -y con increíble facilidad,- en su lugar, una por una, a mano sin más, hasta que la enorme pirámide en cuestión era completada del todo.
 
Tal escenario parece manifiestamente asombroso. Casi seguro que muchos podrán sonreír con estas aseveraciones. Otros podrán desechar todo como los desvaríos de un loco, o nada más que una leyenda distorsionada y un extravagante folklore. Pero quizás, los viejos cuentos dice nada menos que una fantástica verdad sobre las increíbles pero ahora largo tiempo perdidas tecnologías de los antiguos….

NICK REDFERN

‘CURIOSITY’ ENCUENTRA NUEVO “MATERIAL BRILLANTE” DESCONOCIDO EN MARTE

 

Curiosity encuentra nuevo material brillante

Foto: NASA

MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) –

El rover ‘Curiosity’ de la NASA ha encontrado “nuevo material brillante” en la superficie de Marte, por lo que la NASA ha puesto ahora en marcha una nueva misión para el vehículo, que deberá recoger nuevas muestras del suelo del planeta rojo para descubrir el origen de estos objetos.

Aunque en un principio se especuló con la posibilidad de que este material fuera una pieza perdida o un plástico procedente de ‘Curiosity’, la aparición de más partículas brillantes ha llevado a pensar a los expertos de la NASA que este material es nativo de Marte. Además, los investigadores han indicado que ya se ha hallado otro material, en este caso de color claro, que, tras ser evaluado, sí se ha determinado que es un deshecho de la nave.

Ahora, ‘Curiosity’ seguirá con la misión que tenía programada, la de recoger muestras del suelo marciano, pero ahora el objetivo es distinto. Los científicos se centrarán en determinar qué es este material brillante y de donde procede, si está formado de algún elemento habitual en todo el planeta o si ha sido arrastrado por el viento desde otro punto.

“El equipo científico procede con cautela apropiada con el fin de no estropear el sistema de procesamiento de la muestra con este material que podría dar falsas lecturas positivas para compuestos orgánicos”, ha explicado la agencia estadounidense.

EUROPAPRESS

¿VIVIMOS EN UNA SIMULACIÓN INFORMÁTICA?

 

FÍSICOS AFIRMAN QUE PODRÍA HABER UN MODO DE PROBAR QUE VIVIMOS EN UNA SIMULACIÓN INFORMÁTICA

  

En el año 2003, el profesor de Oxford Nick Bostrom sugirió que podríamos estar viviendo en una simulación informática. En su artículo, Bostrom presentó muy poca ciencia para soportar su hipótesis, aunque calculó los requerimientos computacionales necesarios para llevar a cabo tal proeza. Además, una afirmación filosófica es una cosa pero probarla es otra muy distinta. Aunque ahora, un equipo de físicos dicen que la prueba podría ser posible, y que es cuestión de encontrar una huella cosmológica que serviría como la conocida “pastilla roja” de Matrix. Y piensan que saben lo que es.

De acuerdo con Silas Beane y su equipo en la Universidad de Bonn en Alemania, una simulación del Universo, aunque fuera muy potente, aún debería tener restricciones. Esas limitaciones, arguyen, serían observadas por la gente dentro de la simulación como una clase de limitación de los procesos físicos.

Así pues, ¿como podríamos llegar a identificar esas restricciones? Fácil: sólo necesitamos construir nuestra propia simulación del universo y encontrarla. Y de hecho, esto es bastante cercano a lo que los físicos están en realidad intentando hacer.

Y para ayudar a aislar la codiciada huella, los físicos están simulando la “cromodinámica cuántica” (QCD),  que es la fuerza fundamental en la naturaleza que origina la fuerza nuclear entre protones y neutrones, y los núcleos y sus interacciones. Para reemplazar el continuo espacio-tiempo, ellos computan minúsculos, pero firmes, espacios cúbicos “enrejados”. Llaman a esto “teoría de recalibración enrejada” y  proporciona nuevos conocimientos dentro de la naturaleza de la materia misma.

De manera interesante, los investigadores consideran su simulación como una precursora para otras más poderosas versiones en las que moléculas, células e incluso humanos podrían ser generados algún día. Pero por ahora, ellos están interesados en crear modelos exactos de los procesos cosmológicos, y descubrir cual pudiera presentar límites concluyentes para las simulaciones.

Para terminar, han investigado el límite Greisen–Zatsepin–Kuzmin (o el punto límite GZK) como un candidato, un punto límite en el espectro de las partículas de alta energía. El GZK es particularmente prometedor porque se comporta de forma muy curiosa dentro del modelo QCD.

Según el blog Physics arXiv, este punto límite es bien conocido y ocurre cuando partículas de alta energía interactúan con el fondo de microondas cósmico, así con esta pérdida de energía es como viajan largas distancias. Los investigadores han calculado que el espaciado enrejado impone algunas características adicionales al espectro, en concreto que la distribución angular de los componentes de la más alta energía deberían presentar simetría cúbica en el resto del enrejado. (por la desviación significativa de la isotropía)

 
“En otras palabras”, escriben en arXiv, “los rayos cósmicos viajarían preferentemente a lo largo de los ejes del enrejado, así que no los veríamos por igual en todas direcciones.”

Y esa debería ser la clase de revelación que los físicos están buscando, un indicio de que hay un hombre escondido detrás de la cortina.
 
Y lo que es particularmente fascinante acerca de esto es que podemos realizar esta medida ahora con nuestro actual nivel de tecnología. Como los investigadores señalan, encontrar este efecto sería lo mismo que “ver” la orientación del enrejado sobre el cual nuestro universo está simulado.

George Dvorsky    io9