CUANDO LA IMAGINACIÓN CREA LA REALIDAD

matrix-585x306Como alguien que ha tenido mucho más que unas pocas experiencias extrañas en los últimos años, -sobre todo en relación con asuntos de naturaleza sincrónica-, a menudo reflexiono sobre la realidad. O, tal vez más correctamente, medito sobre lo que consideramos que es la realidad. No puedo dejar de sentir a veces que estamos habitando (¡o quizás estemos atrapados!) un extraño mundo de dimensiones no muy diferentes de las retratadas en The Matrix o Dark City. En ambas películas, lo que pasa por el mundo real en realidad no es nada de eso.

Y es de la naturaleza de la realidad en lo que me quiero centrar en estos momentos. En más de una ocasión, he encontrado ejemplos donde asuntos de naturaleza puramente de ficción parecen surgir de pronto a la vida en el mundo real. Si este tipo de cosas no se deben sólo a la casualidad y la coincidencia (y yo realmente no creo que lo sean), entonces hay algo profundamente extraño en marcha. No pretendo saber cómo ni por qué estas cosas pueden suceder, pero puedo destacar dos, -de muchos-, ejemplos para ti.

quatermass
En  Quatermass and the Pit, una película realizada en 1967 por la Hammer Film Productions (que fue lanzada en los Estados Unidos como Five Million Years to Earth)[y conocida en español como ¿Qué sucedió entonces?; N. T.], en la que extraños, mutantes y diminutos hombres-mono, -que fueron objeto de avanzados experimentos genéticos, emprendidos millones de años antes, debido a la visita de los marcianos-, aparecen en el metro de Londres de la década de los 60, en forma de heredados recuerdos espectrales.

La película se basaba en una serie de televisión de la BBC, también titulada Quatermass and the Pit , que fue escrita por el guionista Nigel Kneale. Se emitió entre diciembre de 1958 y enero de 1959. Tanto la película como la serie tenía un inquietante paralelismo con la historia de un hombre llamado Colin Campbell, quien sostenía que durante el trayecto a casa en el metro de Londres en los 60, tuvo un encuentro de pesadilla con una bestia muy similar a los representados en pantalla.

underground-570x570Según Campbell, la noche estaba muy avanzada y, lo más sorprendente, él era la única persona que se bajó del tren en la parada de la línea Northern. Cuando el tren se alejó del andén inusualmente desierto y en un mortal y misterioso silencio,  Campbell se dirigía hacia la salida,  afirmó haber escuchado un extraño gruñido detrás de él. Rápidamente se dio la vuelta y se sorprendió al ver a un gran y peludo animal simiesco cruzando pesadamente el andén hacia la vía, y en apariencia murmurando para sí mismo.

Lo más extraño de todo, sin embargo, era que la bestia era indudablemente espectral, en lugar de carne y hueso. Alrededor de tres cuartas partes de su cuerpo estaban por encima del andén, mientras que sus piernas eran curiosamente casi transparentes y, aunque parezca increíble, pasó justo a través del andén.

Campbell afirmó además que mientras estaba atemorizado, demasiado sorprendido incluso para tratar de moverse, la bestia continuó caminando a través del hormigón, a la derecha en las vías, y luego directamente a través de la antigua muralla justo detrás del túnel, -todo el tiempo sin prestar la más mínima a Campbell. Esto es escalofriantemente parecido a lo que se retrata en Quatermass and the Pit.

Cambiando de tema: desde 1977 a 1983, en Yorkshire, Inglaterra, se produjeron una serie de encuentros con lo que, increíblemente, fueron descritos por los testigos asustados como nada menos que a enormes monstruos alados, algo parecido a los pterodáctilos. Por supuesto, estas cosas no deberían ser vistas en ninguna parte hoy en día, ¡y menos aún en los cielos de la campiña inglesa!. Sin embargo eso es exactamente lo que los testigos afirmaron.
pterow
Resulta que cuando se produjo el primer encuentro de 1977, un escritor de ciencia-ficción, Ian Watson, estaba trabajando en una novela titulada Miracle Visitors(Visitantes Milagro). En el libro, un muchacho viaja nada menos que a Yorkshire, donde imagina una enorme ave monstruosa. El niño posee una habilidad extraordinaria: es capaz de exteriorizar su imagen mental del gran monstruo volador. De este modo, se da a la bestial mental algo parecido a la cuasi-realidad en el mundo real. Este es el concepto de Tulpa, o el pensamiento-forma.

En ambos casos, -uno en el metro de Londres en la década de 1960, y una completa oleada en el norte de Inglaterra y que abarca la década de 1970 a principios de 1980-, la línea entre la ficción y la realidad se han vuelto decididamente borrosas. De hecho, se desdibujaron hasta el punto en el que parece que los pensamientos, conceptos, ideas y paradigmas surgidas de las fértiles mentes de los escritores de ciencia ficción han irrumpido en el mundo real, en cierto sentido, por lo menos.

El escéptico sin duda menospreciaría y desestimaría estas anomalías al relegarlas a los dominios del fraude, confusión de identidad o coincidencia, -o, tal vez, incluso una rara combinación de los tres. Sin embargo, estos son sólo dos ejemplos de muchos de mis archivos de casos en los que la imaginación, -y, al parecer, muy intensa-, puede en última instancia, y radicalmente, convertirse en algo más.

Ese “algo más” es con toda seguridad un aspecto de la realidad que tiene un innegable aire de “estaba aquí un momento y al instante desapareció”. Sin embargo, esa naturaleza reconocidamente incompleta del fenómeno no elimina lo más extraordinario de todo: la imaginación no sólo influye en la realidad sino que aparentemente tiene la capacidad de crearla, también.

NICK REDFERN    Mysterious Universe

Traducción: JUAN PEDRO MOSCARDÓ (LIBERTALIADEHATALI)