ROSWELL: EL ESCENARIO “INDIANA JONES”

jones_storage-585x306Si criaturas de otro mundo realmente se estrellaron en la tierra en julio de 1947 (por supuesto estoy hablando de la historia de Roswell), entonces ¿por qué la evidencia material nunca ha aflorado a la superficie? Dejando esa importante cuestión a un lado, Roswell, como suceso, es un asunto de récord. Después de todo, el caso ha sido objeto de numerosos libros de no-ficción, y ha aparecido en una serie casi interminable de series de televisión, documentales, películas y novelas. La controversia también ha sido objeto de dos investigaciones de la Fuerza Aérea de los EE.UU. y un informe de la Oficina de Contabilidad Gubernamental.

Independientemente de lo que realmente sucediera hace tantos años en ese famoso, -ahora-, remoto rancho, Roswell es la piedra angular de la ufología; no hay duda de ello. De hecho, Roswell es a la ufología lo que “la película de Patterson” de 1967 es a la investigación del Bigfoot, y lo que la desaparición del vuelo 19 en 1945 es para aquellos que creen en la existencia del Triángulo de las Bermudas.

En un artículo anterior aquí en Mysterious Universe, ofrecí mi opinión personal sobre que el gobierno de EE.UU. (y utilizo esas palabras, -“el gobierno de los EE.UU.” -, como un término comodín para la Fuerza Aérea de los EE.UU., la comunidad de inteligencia, y los funcionarios electos) no está del
todo al tanto de los hechos que rodearon a Roswell.

crashed_craft-570x297Mucho más probable, como yo lo veo, es que los secretos de Roswell sean mantenidos por una especie de “agencia en la sombra”. Es decir un grupo que es (a) responsable ante nadie; (B) no se conoce su existencia oficialmente; y (c), está financiado de una manera profundamente clandestina.

Pero, hay otro lado de todo esto.

Una cosa es tener un grupo secreto que supervise el caso Roswell. Es, sin embargo, otro tema muy distinto para este grupo haber ocultado con éxito todos los pedazos de los restos, cada página de cada documento jamás elaborado sobre el evento, y cada foto altamente confidencial. Y todo sin cometer un solo error (¡ni uno sólo!), hasta el punto que absolutamente nada, -ni siquiera la más mínima chatarra- ha aparecido en siete décadas.

¿Cómo es posible tal cosa?

Seamos realistas, escuchamos numerosas historias de escombros extraterrestres hallados en el Rancho Foster, el condado de Lincoln, Nuevo México, que luego (antes o después) se convierten en “ingeniería inversa“, tal vez en el Área 51 o en otro lugar. Se nos dice que la tecnología y los materiales de Roswell jugaron papeles importantes en el desarrollo de todo, desde gafas de visión nocturna hasta circuitos integrados, y desde el láser hasta la fibra óptica.

Si las historias fueran verdaderas (aunque sólo algunas de ellas), entonces tales programas habrían requerido el trabajo dedicado y secreto de un sinnúmero de personas y numerosas empresas e industrias. Y con tantos científicos y personal involucrados, -en combinación con las toneladas de papeleo de dichos estudios e investigaciones que seguramente se habrían generado desde 1947-, ¿sería demasiado esperar que ni siquiera una pista hubiera aparecido?

Ya que claramente no tenemos esa pista desde la que buscar después (si la tuviéramos, ¡difícilmente estarías leyendo estas palabras ahora mismo!), los escépticos concluyen que se debe a que no existe. Hay, sin embargo, otro ángulo que necesita ser tratado. Es un ángulo al que pocas personas dan mucha importancia.

¿Y si los extraterrestres se estrellaron en Nuevo México en 1947, pero muy poco (si es que algo) se ha avanzado en el estudio y la comprensión de la tecnología alienígena? Más sobre el quid de la cuestión: ¿y si la evidencia recuperada apenas ha sido investigada en lo más mínimo? Dando un paso más allá, ¿y si el material es tan desconcertante y apropiadamente extraterrestre que termina siendo escondido? Y eso es todo. Tal escenario puede sonar extraño, pero tengan paciencia conmigo.

Considere la posibilidad de que todas las historias de “ingeniería inversa” fueran falsas y fueran diseñados, -al calor la guerra fría-, para poner nerviosos y confundir a los soviéticos (como he comentado en un artículo anterior)? ¿Y si la realidad es que no se ha avanzado nada en lo que respecta al examen de los materiales de Roswell?

Esto nos lleva a otra cuestión: las escenas finales de la película de 1981, En Busca del Arca Perdida. Son tan memorables y potentes como el final de la película de 1968 El planeta de los simios. Como sabemos, el Arca de la Alianza se encuentra ahora en las manos del gobierno de EE.UU., todo gracias a Indiana Jones (interpretado por Harrison Ford). En lugar de estudiar el Arca, sin embargo, el gobierno hace algo más con el misterioso e invalorable artefacto: el Arca se oculta en un gran almacén, para siempre. Un caso apartado de la vista y de la mente.

Ahora, dicho esto, regreso Roswell. A pesar de lo que se ha dicho acerca de un OVNI estrellado en Nuevo México en 1947, el hecho es que -en su mayor parte-, en realidad tenemos muy pocas historias creíbles de un ovni que se hallara en el Rancho Foster. Lo que tenemos, sobre todo, son informes de un enorme campo de escombros y un número variable cuerpos de origen no humano.

Considere la posibilidad de que esto es todo lo que nuestro teórico grupo  que supervisa el caso Roswell tiene en su poder. Ni “generador eléctrico”, ni “motor”, ni “cabina de vuelo”, y tampoco “depósito de combustible”. Sólo un montón del desconcertante y así llamado “metal con memoria”*. Al igual que los cuerpos, -ya fuera en bastante buen estado o pulverizados y destrozadas-, ¿y si los estudios han ido muy poco más allá de la conclusión de que no son de aquí? Pero, ¿cómo es siquiera posible para nosotros no haber hecho ningún progreso desde el año 1947? Muy fácil, así es como.

Imagínese el envío de un coche actual atrás en el tiempo, 300 años, y depositarlo donde está seguro que sea encontrado. Las mentes más brillantes de la época, muy probablemente, llegarían a la conclusión de que fue diseñado para el transporte de personas de un lugar a otro. Si la llave de encendido funciona, el motor luego retumbó, y el volante giró, habría posibilidades de que esas mentes brillantes pudieran realmente ser capaces de conducir el coche, -después de un poco de práctica, por supuesto.

¿Pero qué sucede cuando el coche se queda sin combustible? Si la gente de ese período no puede reproducir el combustible que el coche necesita, -ya sea diesel o gasolina sin plomo-, se quedarán con una carcasa que ofrece un gran potencial, pero que es tan bueno como muerto e inútil. Y eso hace que me pregunte si algo similar ha sucedido con respecto a Roswell. Si, por supuesto, la respuesta fuera por la senda alienígena y no por otra más pegada a la tierra.

Si todo lo que nuestro teórico grupo  secreto tiene en su poder, es una enorme masa de “metal memoria” y un montón de cadáveres (y nada más), entonces es fácil de entender cómo en realidad se podría haber hecho muy poco progreso. Y sobre todo si (en la misma forma que el combustible sin plomo no podría ser duplicado con éxito hace 300 años) aún no hemos desarrollado los medios adecuados para comprender y utilizar la tecnología.

¿El posible resultado? Los cadáveres y los restos se almacenan en algún lugar (al estilo En Busca del Arca Perdida), quizás incluso apenas estudiados, hasta el momento en que nuestra tecnología permita que un escrutinio significativo pueda llevarse a cabo.

Los escépticos, sin duda, señalan con acierto que, con las miles de personas que, hipotéticamente, trabajaran en el análisis del ovni estrellado y su tripulación, la verdad ya debería haber salido a la superficie, ya fuera por las acciones de un personaje tipo Snowden Edward o por accidente, -esto último quizás más probable, debido a la compleja logística de tratar de controlar y contener tantos programas y proyectos relacionados entre sí.

Los creyentes contrarrestan esta postura al hacer comparaciones con el Proyecto Manhattan que condujo al desarrollo y despliegue de la bomba atómica. Fue un proyecto en el que un gran número de personas trabajó, pero se mantuvo en secreto durante años. Sí, se hizo. Pero no durante casi setenta años, que es donde, en la actualidad, ya casi hemos llegado con Roswell.

area51-570x320Debo enfatizar que no soy escéptico, -en lo más mínimo-, de la idea de que algo  significativo ocurrió en julio de 1947. Es evidente que pasó. Soy, sin embargo, muy escéptico de la idea de la supuesta “ingenería inversa ovni” aquí, allá y en todas partes, y con las afirmaciones de numerosos programas establecidos para replicar fuera de Roswell la tecnología alienígena encontrada. Las evidencias, por ahora, no han salido a la superficie.

Y, en mi opinión, si murieron extraterrestres en Nuevo México hace casi setenta años, entonces el escenario “Indiana Jones/En Busca del Arca Perdida” puede ser el correcto, -tan increíble e improbable como pueda parecer a muchos.

El muro de silencio que nos ha impedido conocer la verdad de Roswell no ha sido derribado. Un caso tan fuerte que apenas se ha podido hacer mella. Eso no puede ser (como muchos investigadores de ovnis creen) debido a la alta eficiencia o increíble seguridad que rodea todos los aspectos de lo que equivale a un gigantesco programa que involucra a los militares, el gobierno, la comunidad de inteligencia, quién sabe cuantas industrias, empresas privadas y demás.

Los secretos de Roswell podrían permanecer tan éxitosamente ocultos porque nadie, -en absoluto-, está haciendo nada con los restos, o con los cuerpos, más allá de mantener todo bajo llave a puerta cerrada, hasta el momento que nuestra tecnología “se ponga al día” y finalmente podamos empezar a entenderlos.

Sin duda, la forma más fácil de ocultar algo que se percibe como muy preocupante, y tal vez incluso siniestro, -durante casi setenta años, y de la GAO(Oficina de Contabilidad Gubernamental), la Fuerza Aérea, los medios de comunicación y la comunidad de investigación OVNI-, es esconderlo del todo y no hacer absolutamente nada con él.

NICK REDFERN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s