LAS DIAPOSITIVAS DE ROSWELL Y LA “GENTE HORMIGA”

antpeopleLa semana pasada, revelé aquí que allá por 2012, me dieron unos exhaustivos archivos, notas y correspondencia de la fallecida ufóloga Kathy Kasten. También señalé que, como los archivos de Kathy muestran, gran parte de su investigación se centró en el estudio de las afirmaciones de una de las personas que fue contratado para estudiar los cuerpos misteriosos según los informes que se encuentran fuera de Roswell, Nuevo México, en julio de 1947, y que fue William Randolph Lovelace II, un hombre con un prestigioso historial y que trabajó tanto con la NASA como con los militares estadounidenses.

Pero heredé algo más de esos fascinantes archivos: repetidas referencias a las leyendas de la “gente hormiga” (específicamente relacionadas con los curiosos cadáveres encontrados en el Rancho Foster, en el condado de Lincoln). Si no estás enterado de la controversia, es probable que digas: “¿Eh? ¿Gente hormiga? Bueno, deja que te explique.

La historia de la “Gente Hormiga” es parte integral de la leyenda, historia y mitología de los indios hopi del norte de Arizona. La sabiduría tradicional hopi habla de cómo, en tiempos muy, muy antiguos, la Tierra sufrió una serie de cataclismos terribles (o ciclos) que se manifestaron en las formas de Edades de Hielo, inundaciones masivas, y posiblemente incluso desastrosas inclinaciones polares.

Así es la historia, los hopi bien podrían haber sido exterminados cuando el mundo estaba en proceso de enorme cambio, si no fuera por la ayuda prestada por una raza de misteriosos y diminutos seres humanoides. Dijeron que viven bajo tierra, en ciertas partes del suroeste de Estados Unidos. Eran, por supuesto, la “Gente Hormiga”.
cavernous
Según las leyendas, en su mayor parte la “Gente Hormiga” se mantuvo lejos de la raza humana, que en gran parte fue inconsciente de la existencia del extraño mundo bajo las profundidades. Sin embargo, en ocasiones la “Gente Hormiga” saldría a la superficie, y también de vez en cuando, ofrecían su ayuda. Así, poco a poco, la “Gente Hormiga” llegó a ser conocida y las leyendas comenzaron debidamente.

Es importante señalar que no fueron llamados la “Gente Hormiga” sólo porque vivieran bajo tierra, en extensos y profundos túneles sinuosos. No. También era porque a pesar de ser humanoides, se parecían de alguna forma a las hormigas, sobre todo por sus rostros y sus delgadas extremidades.  Por supuesto, uno no tiene que ser un genio para saber que algunos de los llamados “grises” de las abducciones alienígenas superficialmente parecen similares a insectos. Probablemente ya supones a dónde voy con todo esto.

Vamos a retroceder: gracias a una serie de fuentes “interesantes”, Kathy Kasten fue tras la pista de la conexión entre William Randolph Lovelace y los cuerpos de Roswell. En algún momento de su investigación (y, por lo que yo puedo decir, no fue antes de 2002) las fuentes de Kathy le proporcionaron datos que le llevaron a centrar gran parte de su trabajo en las leyendas de la “Gente Hormiga”, en concreta relación con la posibilidad  de que mientras Roswell bien podría haber sido un evento que involucrara entidades no humanas, pudieran no ser necesariamente extraterrestres.

En ese sentido, lo que Lovelace y otros pudieron haber descubierto no fueron extraterrestres de un mundo lejano, sino una raza de entidades antiguas de aquí,  de la Tierra, aunque vivían casi exclusivamente bajo tierra, en deliberado sigilo. Fuera de sus excursiones secretas y breves a la superficie. Y, posiblemente, incluso a los cielos, utilizando algo parecido a algún robusto dirigible artesanal, uno de los cuales podría haber estallado y esparcido un extraño material similar al papel de aluminio y una serie de entidades enanas muertas en el suelo del desierto, y que se fueron rápidamente recuperadas de unas conmocionadas fuerzas militares estadounidenses. Así nació la duradera leyenda del “ovni estrellado” de Roswell.
ufo03-570x325
Puede sonar como el argumento perfecto para la nueva y próxima serie de Expendiente X. Pero, vale la pena señalar que se trata de un escenario que ha surgido en varias ocasiones anteriores. En 2010, Anomalist Books publicó el último libro del fallecido Mac Tonnies:The Cryptoterrestrials (Los Criptoterrestres). Altamente polémico e incitador a la reflexión a partes iguales, el libro se centró en la idea de que los ovnis no son productos de razas alienígenas, sino de un muy antiguo pueblo terrestre que habita bajo tierra y que se hace pasar por extraterrestres para camuflar su verdadera identidad.

Tönnies especuló que los criptoterrestres probabeblemente son muy pobres, pero utilizan el subterfugio, la tecnología del estilo de holograma, y ​​organizaron encuentros que a nosotros nos pareciera otra cosa. Incluso teorizó también que podrían haber hecho uso de naves similares a enormes globos. Y en este mismo caso, de los criptoterrestres utilizando globos en misiones encubiertas, Tönnies dijo:

“El aparato que se estrelló cerca de Roswell en el verano de 1947, lo que fuera, contó con propiedades al menos superficialmente como las filas de globos de gran altitud en últimamente citados como explicación por la Fuerza Aérea. Los desacreditadores, por supuesto, se ha aferrado a la falta de alguna forma reveladora  de componentes de ‘alta tecnología’ se encuentran entre los restos para descartar la posibilidad de que el accidente fuera otra cosa que un caso de identificación errónea; ni siquiera el mayor Jesse Marcel, el oficial de inteligencia que abogaba por un origen extraterrestre del inusual aluminio y vigas estructurales, mencionó nada remotamente parecido a un motor o  generador de energía”.

Mac continuó destacando que los criptoterrestres podrían no ser tan científica y tecnológicamente avanzados como ellos preferirían que nosotros pensáramos: “La hipótesis criptoterrestre ofrece una alternativa especulativa: tal vez el artefacto de Roswell no fuera de alta tecnología. En efecto, podría haber sido un dispositivo de vigilancia a bordo de globos derribado por una tormenta, pero eso no conduce lógicamente a decir que era uno de los nuestros”.

Como también señaló: “Al producirse un hallazgo tan preocupante, el secretismo de la Fuerza Aérea comienza a tener sentido “.

Sólo tal vez, los criptoterrestres de Tönnies y la “Gente Hormiga” de los hopi que Kathy Kasten perseguía eran/son uno y lo mismo. Y luego está la historia de Walter Bosley. Antiguo miembro de la Oficina de Investigaciones Especiales de la Fuerza Aérea, Bosley ha revelado una historia interesante y notable que le contó su propio padre, también de la USAF, y que trabajó en temas relacionados con el programa espacial de los Estados Unidos.

De acuerdo con la historia relatada por Walter, sí, un evento muy importante y altamente anómalo se produjo a algunos kilómetros de la ciudad de Roswell, Nuevo México. No sólo el accidente no tenía nada que ver con extraterrestres, dijo el padre de Walter, sino que tampoco tenía nada que ver con nosotros.

WBOSLEY
En una sesión informativa en la base de Wright-Patterson, al padre de Walter le dijeron, en esencia, lo mismo sobre lo que Mac Tonnies teorizó, a saber, que Roswell representaba el accidente de un artefacto pilotado por antiguos humanoides que vivían dentro de la Tierra, en profundas y ocultas moradas cavernosas. Sólo de vez en cuando aparecían en la superficie, por lo general siendo muy cautelosos para enmascarar su presencia, es decir, hasta que uno de sus bastante simples aparatos se estrelló a las afueras de Roswell y les mostró como lo que son.

Y, por último, todo esto me lleva a la cuestión de lo que, sin duda, ha sido el tema más controvertido en la ufología de los últimos dieciocho meses más o menos: las llamadas “diapositivas de Roswell”. Ahora bien, yo no sé lo que las diapositivas muestran: un alienígena, una momia, un humano deformado, o un muñeco. Pero, una cosa que me intriga es la cara del humanoide. Échale un vistazo, a la luz de todo lo anterior. Tiene un aspecto como de hormiga y un cuerpo largo y delgado.

Haciendo de abogado del diablo, me pregunto: ¿el secreto que rodea a Roswell realmente proviene del descubrimiento por parte de los militares estadounidenses de extraterrestres muertos, allá por 1947? ¿O podría ser que existe el secreto debido a algo aún más controvertido y, en muchos sentidos, francamente escalofriante? Es decir, que algo antiguo, no humano y muy inteligente se esconde por debajo de nosotros, y, en julio de 1947, su fachada fue finalmente desvelada?

NICK REDFERN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s