BIENVENIDO AL NOOVERSO: MACRODATOS, ANTROPOLOGÍA PROFUNDA Y SONDAS VON NEUMANN

ERIC WARGO   Los “extraterrestres espaciales” ya no están de moda como explicación para los OVNIs, pero la trayectoria de la ciencia humana muestra por qué la hipótesis extraterrestre (o HET), con algunas modificaciones, aún debería ser tenida en cuenta.

Jacques Vallée ha sido tanto un tecnólogo, como un visionario forteano a lo largo de su carrera. El astrónomo e informático fue un exponente temprano y elocuente de la hipótesis extraterrestre en ufología; pero rápidamente revisó su pensamiento y fue uno de los primeros ovnílogos en cuestionarla. Su estudio clásico de 1969 Pasaporte de a Magonia demostró vívidamente que los “extraterrestres” han existido a lo largo de la historia y están profundamente arraigados en nuestro folclore como hadas, demonios, ángeles, o lo que sea que quepa dentro de los marcos locales de creencias (1). La idea de que astronautas ET comenzaron a sobrevolar nuestro planeta después de la Segunda Guerra Mundial para contactar con una nueva civilización con capacidad nuclear, refleja más las fantasías de la ciencia ficción de mediados de siglo que los datos disponibles.

Una generación más joven de pensadores ovnílogos ha recogido los muchos fascinantes hilos de la obra de Vallée y los ha llevado más lejos, explorando los vínculos de los OVNIS con la parapsicología(2) o folclore de las hadas (3), por ejemplo, o centrándose en la demasiada humana dimensión de la manipulación y el engaño (4). Sorprendentemente, las críticas de Vallée incluso han empezado a penetrar en la corriente dominante: después de que el New York Times diera conocer la historia del proyecto secreto OVNI del Pentágono del senador Harry Reid el pasado diciembre, el periódico publicó un artículo de opinión del columnista conservador Ross Douthat que ensalzaba, de todas las cosas, los argumentos anti-HET de Vallée (5). En resumen, no solamente los noveles ovnílogos sino incluso los profanos informados están comenzando a revisar su postura sobre la HET, esa vieja reliquia de la cultura pop de la Guerra Fría.

Aunque ya está gris y empañada, puede ser demasiado pronto para llevar la HET al basurero. Mientras que la vieja foto de extraterrestres de carne y hueso volando a lo largo de incalculables años luz a través del espacio y el tiempo para secuestrar automovilistas y chocar en nuestros desiertos parece algo ridícula en retrospectiva, algunas de las críticas de Vallée sobre la HET hace décadas se basaban en suposiciones sobre el alcance y los objetivos limitados de la ciencia ET que ahora parecen demasiado humildes a la luz de los recientes desarrollos en nuestras propias ciencias. Incluso algunos de los aspectos más extraños de fenómeno OVNI no serían incompatibles con un masivo, duradero y, -lo que es más importante-, automatizado programa extraterrestre de investigación y vigilancia del comportamiento. Es totalmente posible que vivamos en un Nooverso: un cosmos ya densamente vigilado, estudiado y conectado en red, repleto de “máquinas científicas” artificialmente inteligentes e infinitamente pacientes.

Las singularidades de la ciencia del mañana

Uno de los pilares del argumento de Vallée en contra de la HET fue que los millones de “aterrizajes” estimados en la historia de la humanidad excede con creces lo que se necesitaría para un estudio de nuestra planeta y civilización. En su artículo “Cinco argumentos en contra el Origen Extraterrestre de Objetos Volantes No Identificados“, Vallée escribe:

Debería tenerse en cuenta que la superficie de la tierra es claramente visible desde el espacio, a diferencia de Venus u otros cuerpos planetarios envueltos en una densa atmósfera. Además, hemos estado transmitiendo información sobre todos los aspectos de nuestras diversas culturas en forma de radio durante la mayor parte de este siglo y en forma de televisión durante los últimos 30 años, así que la mayoría de los parámetros sobre nuestro planeta y nuestra civilización pueden fácilmente ser adquiridos por medios técnicos discretos y remotos. La toma de muestras requeriría el aterrizaje pero también podría lograrse de forma discreta con unas cuantas misiones cuidadosamente dirigidas del tipo de nuestros propios experimentos Viking en Marte. Todas estas consideraciones
parecen contradecir la ETH
(6).

Cuando Vallée publicó sus “Cinco Argumentos” en 1990, el término “macrodatos” todavía no aparecería hasta una década después. Pero la imagen de la ciencia espacial extraterrestre limitándose a la recolección de datos de corte fino, visitas aisladas de reconocimiento y recolección de muestras, junto con el monitoreo remoto de nuestras emisiones de televisión, no tuvo en cuenta las posibilidades científicas creadas por las capacidades virtualmente ilimitadas de recopilación, almacenamiento y análisis de datos que emergen en el siglo XXI.

También se echa en falta toda una parte de investigación biológica y conductual: experimento y replicación. Éstos aumentan considerablemente en potencia y son posibles de automatizar a gran escala con los desarrollos entrelazados de grandes datos, inteligencia artificial (IA) y robótica.

Todos sabemos cómo los robots tienen o pronto llevarán a cabo tareas aburridas y peligrosas como pasar la aspiradora, conducir nuestros coches y pelear nuestras guerras fuera del alcance de los humanos. La mayoría de la gente no se da cuenta de la tarea infinitamente tediosa que es hacer buena ciencia.

En poco tiempo, tendremos la capacidad de automatizar no sólo la recolección de información, sino también la propia formulación de preguntas de investigación, y una de las primeras cosas que enseñaremos a la IA a hacer (además de no matarnos) es hacer preguntas y luego responderlas de manera científica, es decir, formular hipótesis basadas en hallazgos previos, y luego diseñar y llevar a cabo experimentos para poner a prueba esas hipótesis”. . . y luego repetir esto una y otra y otra vez. El aprendizaje de macrodatos y máquinas ya está acelerando enormemente los avances científicos en salud, astronomía y muchos otros campos.

Los macrodatos y la IA/robótica son umbrales que cualquier nave espacial ET habrá cruzado hace mucho tiempo, igual que habrá dominado la impresión 3D. El uso de recursos locales para crear copias de máquinas y crear los suministros necesarios mediante la reconstrucción de la materia a nivel molecular puede hacer que la vida humana y el trabajo en la Luna y Marte y el cinturón de asteroides sean factibles para la segunda mitad de este siglo. Y una vez que una impresora 3D imprime otra impresora 3-D, el sistema reproductivo robot es una realidad. Une una impresora 3D con una sonda inteligente o un dron y tendrás exactamente lo que John Von Neumann imaginó como la herramienta que cualquier civilización avanzada usaría para explorar más allá de su sistema solar.

Las sondas autorreplicadoras pueden propagarse de planeta en planeta, de sistema estelar en sistema estelar (a través de la vela solar o cualquier otra tecnología que se presente), de forma completamente autónoma.Como pueden repararse y reproducirse perpetuamente, tales sondas tendrían una durabilidad ilimitada, y esto daría paciencia ilimitada. Podrían multiplicarse como conejos y practicar ciencia incansablemente. Cuando se encuentren con planetas realmente interesantes con vida, o incluso con una sopa prebiológica de moléculas orgánicas, podrían aparecer en un mundo así y profundizar tranquilamente a largo plazo. Serán más que sondas espaciales, como solemos pensar en ellas, más bien plataformas científicas completas y autónomas, que compartirán datos entre sí y transmitirán esa información de forma constante o periódica a su lugar de origen para su almacenamiento y uso futuro por la civilización que las construyó, por los protectores de robots de esa civilización o por sus máquinas descendientes. Pueden seguir haciendo ciencia mucho después de que sus constructores originales se hayan ido.

El Experimento Psíquico

Aquí es donde la antigüedad y ubicuidad del fenómeno OVNI empieza a tener sentido en términos de lo que podríamos llamar “máquina HET”. Dada la probabilidad de que innumerables civilizaciones ET hayan surgido en los últimos mil millones de años capaces de poblar el espacio con tales máquinas, un planeta como el nuestro podría haber estado potencialmente plagado de incontables millones de sondas, no sólo observando y registrando silenciosamente, sino también interactuando abiertamente con la flora y fauna locales con el propósito de experimentar y probar hipótesis a lo largo de toda la historia del planeta.

Una vez más, las sondas de Von Neumann tendrían un motivo añadido para la curiosidad y la habilidad no sólo de observar y registrar, sino también de comportarse como experimentadores: generar sus propias hipótesis, diseñar experimentos para probarlas, y tediosamente replicar y volver a replicar sus hallazgos solos o en colaboración, para matizar y actualizar constantemente su comprensión cada vez más profunda de la especie en cuestión.

Tales sondas no se limitarán pasivamente a la observación y a la toma de muestras, sino que también interactuarán de forma muy precisa, deliberada y controlada, y repetirán estas interacciones de forma obsesiva e incansable al mismo tiempo y en condiciones variadas, una y otra y otra vez, construyendo conclusiones de alta fiabilidad.

Una de las percepciones más profundas de Vallée sobre el contacto con los OVNIS se vuelve muy relevante en este contexto. En El Colegio Invisible, Vallée observó que hay una especie de regularidad irregular en los encuentros con OVNIS, que recuerda a un programa de refuerzo en la investigación del comportamiento(7). Esta perspectiva apoyó su teoría de que los OVNIS pueden ser algún tipo de mecanismo de control. La pregunta es, ¿control para qué propósito y por quién? Que los encuentros con OVNIS representan un esfuerzo deliberado, motivado y a largo plazo para dar forma a nuestra cultura o a nuestra evolución en alguna dirección favorable a alguna agenda alienígena es donde la mente gnóstica (o paranoica) de la ciencia ficción sigue naturalmente esta idea. Tal vez. Pero la simple, rutinaria y desapasionada recolección de datos de la ciencia del comportamiento es otra posibilidad que, a pesar de lo que Vallée argumentó en su artículo de “Cinco Argumentos“, no es en absoluto inconsistente ni con la naturaleza absurda y simbólica de muchos encuentros con OVNIS ni con su mero número y repetición a lo largo del tiempo registrado.

Los encuentros con OVNIS no sólo se asemejan a los koanes Zen. También se asemejan a las situaciones artificiosas, surrealistas y ocasionalmente extrañas en las que se encuentran los participantes en cualquier laboratorio de psicología universitario. Incluso cuando son conscientes de que son parte de un experimento, los participantes generalmente son engañados o no reciben información completa sobre el propósito del experimento. Los experimentos a veces involucran a otros “participantes” que son en realidad cómplices del experimentador actuando de una manera específica para provocar algún tipo de respuesta o decisión por parte del participante.

Es crucial, para obtener información significativa, que cada experimento científico deba incluir por lo menos dos grupos, que difieran en un solo parámetro: una condición experimental y un control. Y también necesita un tamaño de muestra lo suficientemente grande como para que su estudio tenga suficiente poder para detectar con precisión un efecto de interés. Por lo tanto, se reclutan tantos voluntarios diferentes como el dinero de la subvención permita, y se ejecuta el experimento lo suficiente como para que incluso una pequeña diferencia de comportamiento entre las condiciones experimentales y de control alcance un significado estadístico y, por lo tanto, se considere como un hallazgo sólido.

Por último, debe repetir el experimento o, idealmente, obtener otros experimentadores en diferentes laboratorios en diferentes lugares para repetir el experimento, y así replicar ese hallazgo. Por lo general, un solo estudio formará parte de una serie, todo un programa de investigación, en el que múltiples experimentos prueban numerosas variaciones sobre un tema, con el fin de perfeccionar cada vez más su comprensión del fenómeno en estudio.

La repetibilidad de los hallazgos es un gran problema en nuestras ciencias hoy en día, ya que los incentivos de recompensas perversas (tenencia y concesión de becas, presión para publicar resultados “sexys”, etc.) y otros problemas como el fraude están llevando a la publicación de datos que no son tan robustos como parecen a primera vista. Pero imagina si esos incentivos perversos no existieran.

Imagina que fueras una máquina científica objetiva, sin ego, con todo el tiempo del mundo y por lo tanto una paciencia infinita, y sin presión para publicar o permanecer en el cargo con resultados sorprendentes, y su único objetivo fuera adquirir una comprensión verdaderamente sólida de cómo se comporta y reacciona la especie objetivo ante circunstancias específicas con un alto nivel de fiabilidad. Parte de este imperativo incluiría comprender que esa especie es altamente compleja, que es cultural, social y psicológicamente adaptable e incluso biológicamente aún evolucionando, y que sus propias acciones pueden contribuir de manera imprevista a esa evolución.

Significaría, creo, que inventarías sin cesar nuevos experimentos para probar nuevas y diferentes hipótesis emergentes, ejecutando esos experimentos con tal número suficiente de sujetos que sus hallazgos serían sólidos pero no tanto como para inundar la señal con su propio comportamiento de interferencia; y esto significaría que necesitarías volver a ejecutar los diversos experimentos una y otra vez y otra vez a lo largo de la historia.
Muchos, muchos “aterrizajes”, en otras palabras.

Rebanada Fina vs. Antropología Profunda

Uno podría preguntarse por qué una civilización extraterrestre querría involucrarse en “antropología profunda”, pero no hay ningún misterio real. Cualquiera que sea la variedad de formas de vida alienígena que pueda tomar, no hay nada antropocéntrico sobre decir que cualquier civilización ET que explora el espacio ciertamente habrá llegado allí siguiendo exactamente el mismo camino que nosotros: a través de la ciencia.

Nuestra civilización ya está construida sobre siglos de ciencia básica, es decir, la ciencia emprendida por su propio interés, a menudo sin cualquier pago directo o previsible en principio. Conocer el comportamiento reproductivo de las esponjas de aguas profundas o la tectónica de placas en la luna de Plutón puede parecer inútil para la mayoría de la gente (incluyendo algunos contribuyentes que no comprenden la importancia de este tipo de ciencia), pero los científicos y los encargados de formular políticas inteligentes que financian la ciencia saben que cada pequeño detalle es parte de un vasto rompecabezas y que cualquier pedacito de información puede, en última instancia, valer la pena de maneras imprevistas, el largo camino de años, décadas o siglos atrás. Por lo tanto, nuestra curiosidad básica sobre el universo y nuestra capacidad colectiva para invertir recursos en esa curiosidad son adaptables.

Más básicamente, el conocimiento es poder. Permite la predicción y control. No hay límite en el grado de predicción y control sobre la enfermedad, por ejemplo, que los investigadores médicos de las universidades e instituciones gubernamentales quisieran alcanzar, con recursos científicos ilimitados. Del mismo modo, si el dinero (y la legalidad) no fueran un impedimento, ciertamente no hay límite al grado de predicción y control que una agencia de inteligencia como nuestra NSA quisiera lograr sobre las más remotas amenazas a largo plazo a la seguridad de la nación. Todavía estamos en vísperas de una singularidad científico/inteligente de este tipo, limitada por los límites de financiación y recursos, los límites de la predisposición humana y la limitada capacidad de uso de todos los datos que estamos recopilando con eficacia.

Pero si esas limitaciones pueden ser superadas a través de la inteligencia artificial avanzada y la robótica, y si no nos destruimos a nosotros mismos en el proceso (un gran “si”, obviamente), estaremos en posición de adquirir un conocimiento de un alcance y una resolución alucinantes, y no tendremos razón para no hacerlo.

Cualquier civilización avanzada, incluso si evolucionó en diferentes direcciones que “hacia afuera” (es decir, la colonización), todavía enviaría sus ojos, sus oídos y sus cerebros errantes por todo su estelar vecindario y más allá, aunque sólo sea por su propia seguridad. En todas partes, esos ojos y oídos se acomodarían por mucho tiempo, aprendiendo todo lo que fuera posible a lo largo de toda la historia de la cada estrella, luna y planeta, sobre su geología y clima y química orgánica, así como la flora y la fauna primitivas (si las hubiera), porque ¿quién sabe lo que pasará en un millón o mil millones de años? ¿Quién sabe dónde surgirá la vida desde el barro primordial? ¿Quién sabe qué musaraña arbórea podría convertirse en una especie militarista espacial a largo plazo, y por lo tanto valdría la pena aprender a predecir y controlar si esa especie alguna vez podría representar una amenaza para su seguridad?

Según algunas estimaciones, llegamos tarde a la fiesta galáctica. Podría haber muchas civilizaciones o “inteligencias” con la capacidades descritas, precediéndonos por millones o miles de millones de años. Por lo tanto, las sondas móviles y las cámaras de circuito cerrado de televisión que tienen muchos diferentes orígenes, basados en diferentes tipos y niveles de tecnología, podrían estar literalmente en todas partes. Algunas podrían ser orgánicas; algunas podrían ser luminosas; otras podrían estar incrustados en el tejido del espaciotiempo mismo. Algunas podrían interactuar directamente con la conciencia. La conclusión es que, en el nooverso, no hay expectativa de aislamiento, y ninguna expectativa de recoger tus 20 dólares después de que el experimento psíquico ET termine, porque nunca se acaba.

¿Esto explica el fenómeno OVNI, o parte de él? Quién sabe…..y Vallée tiene razón en que necesitamos ampliar nuestras mentes para considerar más posibilidades no intuitivas como seres interdimensionales. Pero la HET sigue siendo una posibilidad que deberíamos dejar abiertamente sobre el tapete, aunque otras hipótesis, menos aburridas, parecen actualmente más desafiantes y emocionantes.

ERIC WARGO                                Edgescience

REFERENCES

1 Vallée, Jacques. (1969). Passport to Magonia. Chicago, IL: Henry Regnery Company.

2 Ouelette, Eric. (2015). Illuminations. Charlottesville, VA: Anomalist Books.

3 Cutchin, Joshua. (2015). A Trojan Feast. Charlottesville, VA: Anomalist Books.

4 Brewer, Jack. (2016). The Greys Have Been Framed. Charlestone, SC: CreateSpace.

5 Douthat, Ross. (2017, December 23). “Opinion: Flying Saucers and Other Fairy Tales.” The New York Times. https://www.nytimes.com/2017/12/23/opinion/alien-encounterschristmas-ufo.html

6 Vallée, Jacques. (1990). “Five Arguments Against the Extraterrestrial Origin of Unidentified Flying Objects.” Journal of Scientific Exploration 4(1):105-117.

7 Vallée, Jacques. (1975). The Invisible College. New York: E.P. Dutton & Co.

ERIC WARGO obtuvo un doctorado en Antropología Cultural por la Universidad de Emory en 2000 y desde entonces ha trabajado como escritor científica y editor para asociaciones científicas e institutos en Washington, DC. En su tiempo libre, escribe sobre parapsicología, ufología, ciencia ficción, y la conciencia en su blog The Nightshirt (thenightshirt.com), y ha sido invitado en Skeptiko, Grimerica y otros podcasts. Su primer libro, Time Loops, está a punto de salir en Anomalist Books. Puede ser contactado en eric.wargo@gmail.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s