DETRÁS DE LA MÁSCARA: ¿ALIENÍGENAS O BROMISTAS CÓSMICOS?

LYNN PICKNETT & CLIVE PRINCE     En la década de 1970, cuando nos fascinó por primera vez el fenómeno OVNI, la opinión entre los investigadores estaba dividida entre dos puntos de vista: la Hipótesis Extraterrestre (HET) – los OVNIs son naves espaciales de otros mundos; y la «Hipótesis Magónica» (después del libro de 1970 del héroe inteligente de los ufólogos Jacques Vallée, Pasaporte a Magonia). Los pro-magonianos creen que algo terrestre está detrás de los OVNIS, una raza de embaucadores que emergen de vez en cuando como supuestos ángeles, visiones de la Virgen, demonios, hadas – y ahora, ¿extraterrestres que viajan por el espacio? Acaban de actualizar su imagen.

La teoría reconoce los paralelos cercanos entre los encuentros extraterrestres y las experiencias con entidades no humanas que llenan los anales del folklore. Pero también reconoce el absurdo y la inutilidad -la «alta extrañeza»- que desafían la noción simplista de los OVNIS como artesanía tecnológica tripulada por entidades biológicas. Fue esta cualidad a lo Monty Python la que llevó al investigador John A. Keel a desarrollar su hipótesis «ultraterrestre» -los alienígenas son visitantes de otro plano de existencia- esbozada en el clásico de 1973 OVNIS: Operación Caballo de Troya.

Sin embargo, desde 1980 este enfoque ha perdido terreno en la HET, lo que es una lástima, ya que ofrece una explicación más completa de todo el fenómeno. Incluso los HET suelen reconocer un componente paranormal en el contacto con extraterrestres, más obviamente en la manipulación mental de los abducidos, a menudo a distancia. También está el contacto psíquico más directo, la canalización de presuntas entidades extraterrestres.

La HET se ha vuelto tan dominante en parte porque el enfoque magoniano desafía nuestra preciada realidad de consenso escandalosamente, mientras que el concepto de naves espaciales de otros planetas no lo hace. Además, casos de alto perfil como el de Roswell, Area 51 y Majestic 12 – todos firmemente basados en la interpretación ET y centrados en conspiraciones y encubrimientos del gobierno – llegaron a dominar la ufología en la década de 1980. Pero paradójicamente derivan de las mismas agencias que supuestamente están detrás de la conspiración. De hecho, rastree cualquier caso famoso hasta su fuente y encontrará que de una forma u otra se originó dentro de la comunidad militar y de inteligencia.

(Siempre nos sorprende que los ufólogos a menudo obedecen la regla no escrita: nunca crean nada de lo que alguien en el gobierno, el ejército o la comunidad de inteligencia les diga, a menos que sea que los OVNIS son verdaderos extraterrestres en contacto secreto con las autoridades mundiales. Entonces cree todo lo que te digan…)

De hecho, lejos de tratar de encubrir la existencia de OVNIS, las agencias gubernamentales han fomentado activamente la creencia en ellos, específicamente la HET. Nuestra propia investigación nos ha convencido de que esta ‘Hipótesis Federal‘ es la más exacta, y de hecho hay una corriente de opinión similar, como se ha visto en el reciente Mirage Men and Lynn’s Mammoth Book of UFOs (2001) de Mark Pilkington. Parece que todo el asunto de los OVNIS ha sido explotado – tal vez incluso inventado – para proporcionar una cubierta conveniente para todo tipo de operaciones encubiertas, desde pruebas de aviones secretos hasta experimentos de guerra psicológica. Incluso esto, sin embargo, apenas raspa la superficie de los siniestros sucesos asociados con más de seis décadas de investigación OVNI.

Entran los Nueve

A finales de la década de 1990 investigamos una historia repleta de todas las paradojas y preguntas que acabamos de discutir, como se detalla en nuestro Conspiración Stargate (1999, actualizado en 2000). Estos eventos representan ya sea el mayor y más concertado intento hasta ahora de intervención extraterrestre – o una manipulación criminal de la creencia en ella. De cualquier manera, es sensacional y aterrador.

El personaje central es el médico y parapsicólogo del ejército americano Andrija Puharich (1918-1995), quien experimentó con habilidades psíquicas estimulantes usando hipnosis, drogas psicoactivas y dispositivos eléctricos. También estaba obsesionado con la posibilidad de comunicación psíquica con inteligencias no humanas.

Andrija Puharich

En 1948 – después de ser dado de baja del ejército por razones médicas – Puharich creó la Fundación Mesa Redonda en Maine, para llevar a cabo experimentos ostensiblemente privados con psíquicos como Eileen Garrett y Peter Hurkos. La Fundación pronto atrajo a adinerados patrocinadores, incluso a Henry A. Wallace, Vicepresidente de los EE.UU. bajo Franklin D. Roosevelt, quien financió a Puharich a través de su Fundación Wallace. Otro partidario era Ruth Forbes Young, de la inmensamente rica familia Forbes, y su marido, el omnipresente inventor Arthur M. Young, además de Alice Bouverie, heredera de la dinastía Astor.

De la investigación de los años 90 sabemos ahora que la Fundación Mesa Redonda de Puharich también fue financiada encubiertamente por el Ejército de los Estados Unidos. Él mismo grabó varias visitas de altos mandos militares, incluyendo el jefe de investigación de guerra psicológica. Entonces, ¿era una fachada para experimentos psi militares sobre psíquicos civiles, con su baja como mera tapadera?

Puharich fue un apasionado defensor del uso militar de la psi, presentando el trabajo: An Evaluation of the Possible Usefulness of Extrasensory Perception in Psychological Warfare’ al Pentágono en noviembre de 1952.

Pero antes de asumir sus funciones, se produjo un hecho fundamental en la Fundación Mesa Redonda. El equipo de Puharich estaba trabajando con el canalizador indio Dr. D.G. Vinod, quien en la víspera de Año Nuevo de 1952 declaró, en trance, «Somos Nueve Principios y Fuerzas«, para luego canalizarlos. Los Nueve se describieron a sí mismos como entidades separadas que funcionan como una sola cosa, afirmando (con la típica falta de modestia y elevado desdén por la mera gramática mortal): «Dios no es nadie más que nosotros juntos, los Nueve Principios de Dios. No hay más Dios que lo que somos juntos«. Las comunicaciones continuaron durante seis meses hasta el regreso de Vinod a la India.

Más profundo y más oscuro

Paralelamente a las comunicaciones de Vinod, desde febrero de 1953 hasta abril de 1955, Puharich estuvo destinado en el Centro Químico del Ejército en Edgewood, Maryland, aunque a menudo regresó a la Fundación Mesa Redonda. La naturaleza exacta de sus funciones sigue siendo desconocida, pero Edgewood era la instalación de investigación del Ejército sobre la guerra química y psicológica, y en ese momento estaba involucrado en un proyecto conjunto con el famoso MK-ULTRA de la CIA(1). La carrera de Puharich en el Ejército ciertamente da un giro diferente desde la aparición de los Nueve.

En 1956 el elemento extraterrestre fue ensamblado a la historia. En México, Puharich y Arthur Young conocieron a Charles y Lillian Laughead, que trabajaban con un joven que afirmaba estar en contacto psíquico con extraterrestres. Los Laugheads enviaron mensajes de Puharich sobre esos ETs, conteniendo referencias cruzadas a las comunicaciones anteriores de Vinod, aparentemente revelando que las mismas inteligencias cósmicas estaban contactando a diferentes personas.

En la década de 1960, Puharich se dedicó a la investigación parapsicológica y al desarrollo de dispositivos médicos patentados. Luego, en 1970, Puharich conoció a Uri Geller en Israel, convenciéndose de que su cuchara doblada y otros talentos eran genuinos. Cuando hipnotizó experimentalmente a Geller, el joven israelí canalizó la entidad «Spectra», supuestamente una computadora consciente a bordo de una nave espacial lejana. Spectra dijo que los ETs habían programado a Geller con sus poderes de niño, y lo ungieron como un nuevo Mesías para los cambios mundiales venideros, declarando: «Él es el único para los próximos cincuenta años«.

Cuando Puharich hizo la pregunta de alguna manera importante, «¿Es usted de los Nueve Principios que una vez habló a través del Dr. Vinod?» Como era de esperar, Spectra respondió: ««. Luego confirmó que los Nueve estaban detrás de los OVNIS, justo desde el avistamiento seminal de Kenneth Arnold en 1947.

Milagros extrañamente monótonos

Las sesiones de hipnosis y las canalizaciones de Espectra continuaron, mientras que fenómenos extraños persiguieron a Puharich y Geller. En lo que Colin Wilson llama «una confusión de milagros extrañamente monótonos«(2), voces como de máquina hablaban de la nada, objetos desmaterializados y teletransportados (incluyendo al perro de Puharich  y una vez al propio Geller). Y varios OVNIS aparecieron sobre Tel Aviv y el desierto del Sinaí.

Sin embargo, aunque Geller confirma la paranormalidad, se distancia de la canalización. Y aunque Puharich parecía convencido de que Espectra y los Nueve eran reales, Geller los llama «una civilización de payasos«(3), una descripción perfecta del escenario del Joker Ultraterrestre/Cósmico.

Puharich hizo los arreglos para que Geller fuera probado en el SRI International, el instituto californiano donde se estaba llevando a cabo la investigación de «espionaje psíquico» respaldada por la CIA, la más famosa de las cuales era la visión remota. De hecho, durante nuestra investigación para La Conspiración Stargate, Geller nos dijo que Puharich trabajaba para la CIA cuando visitó Israel para evaluarle. Otro socio de Puharich, el físico Jack Sarfatti, también lo confirmó. Dados sus antecedentes, Puharich habría sido, por supuesto, su cazatalentos ideal.

Al igual que en el primer contacto con los Nueve veinte años antes descubrimos una investigación paranormal secretamente respaldada por la inteligencia militar -que de nuevo se centra en canalizar los Nueve…simetría perfecta, pero ¿qué significa?

Salida de los Mesías

A pesar de los esfuerzos de Puharich para promover a Geller como el Mesías de una nueva fase en la evolución humana, se retiró en 1973, habiendo alcanzado el estrellato internacional. Pero los Nueve continuaron llegando a Puharich a través de nuevos canales. Parecían olvidar que una vez declararon a Geller «el único que vendrá en los próximos 50 años». Primero hubo un joven chef conocido sólo como ‘Bobby Horne’ que, hipnotizado por Puharich, canalizó al extraterrestre ‘Corean’, quien estuvo de acuerdo con la sugerencia de Puharich de que era un emisario de los Nueve. La experiencia llevó a Horne al borde del suicidio.

Phyllis Schlemmer

Fue reemplazado por la médium Phyllis Schlemmer, quien fue nombrada la ‘transmisora-receptora’ oficial de los Nueve, cargo que mantuvo durante los siguientes veinte años. Su guía ‘Tom’, que ella había asumido que era el espíritu de su abuelo, de repente anunció que era un extraterrestre y uno de los Nueve, ahora el ‘Consejo de los Nueve’.

Después de la partida de Geller, Puharich estableció un nuevo centro de investigación en Nueva Jersey, el ‘Lab Nine’. Esto se convirtió en el foco de dos series de eventos relacionados.

Primero fue la misión de alertar al mundo sobre la existencia del Consejo de los Nueve y su inminente retorno a través de los aterrizajes masivos de naves espaciales a finales de la década de 1970. Un nuevo jugador importante fue el rico barón inglés y buscador espiritual, Sir John Whitmore, un ex piloto de carreras.

Hubo un esfuerzo concertado para llevar el mensaje de los Nueve a una audiencia más amplia, además de atraer a individuos influyentes para que escucharan a Schlemmer dispensar su sabiduría cósmica. Entre ellos había científicos interesados en la interfaz entre la física cuántica y la conciencia, además de miembros de familias súper ricas, políticos y escritores.

Pero el nombre más grande fue sin duda Gene Roddenberry, creador de Star Trek, que estuvo involucrado con los Nueve en 1974 a ’75. Con la clara esperanza de explotar su estatus de culto, Puharich le instó a escribir un guión de película sobre los Nueve, aunque nunca se terminó. No está claro hasta qué punto Roddenberry creía o confiaba en ellos.

Aunque se afirma que las experiencias de Roddenberry en Lab Nine influyeron en la primera película de Star Trek y en la serie Next Generation una década más tarde (con sus nueve personajes centrales), además de la derivación de Deep Space Nine, la serie que indudablemente revela más sobre la actitud de Roddenberry hacia los Nueve es la última, Earth: Final Conflict (1997-2002), producida después de su muerte. Esto se sitúa en un futuro próximo cuando una raza alienígena avanzada, los Taelon, llegue a la Tierra afirmando ayudar a la humanidad, pero algunos humanos sospechan que están realmente empeñados en la conquista….

Roddenberry había convertido a los Nueve desencarnados en alienígenas de carne y hueso, y los Taelon están gobernados por un Sínodo o Consejo. Aunque la trama parece reflejar su incertidumbre sobre los Nueve, desde su muerte en 1991 Phyllis Schlemmer todavía afirma que fue influenciado sin saberlo por los Nueve cuando creó la serie original de Star Trek.

Gran Eneada

Sin embargo, fue en respuesta a una pregunta de Roddenberry que ‘Tom’ finalmente reveló su verdadera identidad -y la de los Nueve-. Él no era otro que Atum, dios principal de la «Gran Enéada» egipcio antiguo, los nueve dioses y diosas amados de los constructores de pirámides. Sin embargo, quizás debería señalarse que después del primer contacto de Vinod, Puharich había comenzado a estudiar la Enéada.

El otro proyecto en el Lab Nine fue más perturbador. Usando varias técnicas incluyendo la hipnosis, también consiguió que un grupo de niños – los «Niños del Espacio» – vieran a distancia objetivos políticos y militares como el Kremlin, e intentó que canalizaran inteligencias extraterrestres.

Prácticamente no se sabe nada sobre este proyecto. El único registro consiste en los comentarios de los visitantes, señalando inquietantemente que algunos de los niños estaban claramente traumatizados por la experiencia. Como esto ocurrió paralelamente al programa de teleobservación respaldado por la CIA, parece una forma de implicar a los niños sin despertar sospechas. Después de todo, ¿con qué estarías más de acuerdo: con enviar a tus hijos a un campamento genial para que se conviertan en el nuevo Uri Geller – o ponerlos al cuidado de la CIA y del ejército en algún lugar secreto?

En 1978 todo se vino abajo: El Lab Nine se incendió misteriosamente, y Puharich huyó a México, alegando que estaba siendo atacado… ¡por la CIA! Tal vez temían revelaciones sobre los Niños del Espacio a través de un escándalo que involucraba a su socio Ira Einhorn, quien estaba siendo investigado por el asesinato de su ex novia Holly Maddux (por la cual fue condenado posteriormente). En el momento de su desaparición, Maddux poseía documentos relacionados con la investigación de los Niños del Espacio. (Puharich regresó a los EE.UU. tres años más tarde, – extraño para alguien que temía ser asesinado por la CIA-, y continuó su investigación paranormal, aunque aparentemente ya no juega ningún papel en la historia de los Nueve. Murió en 1995.)

Hacia adelante y hacia abajo

El Consejo de los Nueve continúa su misión. El libro de Schlemmer de 1992, The Only Planet of Choice (El Único Planeta de Elección), sigue siendo un best-seller de la Nueva Era, y aunque ya no canaliza activamente a los Nueve, todavía promueve su mensaje. Dado que había estado en contacto con estos «dioses antiguos» casi a diario desde 1975, su libro de poco menos de 400 páginas es claramente algo selectivo.

Entonces los Nueve entraron en el gran momento. En 1978 Whitmore presentó a la inglesa Jenny O’Connor en el Instituto Esalen, el centro californiano de la escena alternativa que atrajo a nombres famosos del mundo del arte, el entretenimiento, la ciencia e incluso la política. Increíblemente, los Nueve no sólo impartieron seminarios en Esalen a través de ella, sino que desde 1979 hasta por lo menos 1982 se hicieron cargo del Instituto. En Esalen: America and the Religion of No Religion (2007), Jeffrey J. Kripal describe la dependencia del fundador Richard Price en O’Connor: «Dick decidió pedirle a Jenny y a los Nueve que le ayudaran a tomar decisiones administrativas difíciles, que incluían despedir y contratar individuos«. Eric Erickson, miembro del personal de Esalen y biógrafo de Price, describe a los Nueve como «matones extraterrestres«.(4)

Este período fue particularmente significativo para Esalen. Muchos de los que asistieron a los seminarios de O’Connor se hicieron prominentes en los círculos políticos tanto en Estados Unidos como en la URSS (a través del Programa de Intercambio Soviético del Instituto), como escribió Jack Sarfatti:

El hecho es que…. un puñado de personas aparentemente de la Nueva Era Californiana se unieron a los OVNIS y fenómenos psíquicos, incluyéndome a mí, habían llegado a los niveles más altos de la clase dominante americana y de la Unión Soviética y hoy dirigen la Fundación Gorbachov.(5)

Fue a través de O’Connor que los Nueve llegaron a Washington, incluyendo los círculos de los que Al Gore, un descarado seguidor de lo paranormal, iba a emerger. No se sabe cuánto lo influenciaron los Nueve, pero algunos de sus asociados -incluido su mentor político, el senador Claiborne Pell- estaban ciertamente interesados en sus pronunciamientos. Es escalofriante pensar que si Gore se hubiera convertido en presidente, ¿quién -o qué- le habría influenciado?

Bromas aparte

Los Nueve representan el esfuerzo más concertado jamás realizado para fabricar y vender un sistema de creencias basado en el contacto extraterrestre. Construido a lo largo de más de cinco décadas, implicó persuadir a prominentes políticos y líderes culturales de su realidad y su inminente retorno, además de intentar darlos a conocer a nivel mundial a través de libros y películas. Esta campaña tuvo mucho éxito en la subcultura de la Nueva Era, que sigue siendo en gran medida -y sin lugar a dudas- esclava de los Nueve.

Las comunicaciones de los Nueve exhiben todas las ambigüedades y dificultades clásicas del supuesto contacto con extraterrestres. Lo mínimo es que son ‘anómalos’, aparentemente extraterrestres pero entrelazados con una paranormalidad más tradicional. Y detrás de todo esto está la presencia sombría de las agencias gubernamentales.

Los hechos descritos anteriormente encajan en dos escenarios diferentes. El primero – preferido por los Nueve devotos – es que los Nueve son genuinamente ETs avanzados que crearon la especie humana y guiaron su desarrollo, y que fueron adorados como dioses en el antiguo Egipto. Y ahora la humanidad ha alcanzado un punto de crisis a través de su propia locura, están a punto de regresar para sacarnos del lío y (un tanto contradictoriamente) para lanzar a la humanidad al siguiente nivel evolutivo.

Hay buenas razones para dudar de esta explicación. El análisis de los pronunciamientos de los Nueve revela demasiadas inconsistencias internas, además de errores históricos y científicos a menudo ridículos. ¿Y qué hay del segundo escenario? Dados los siniestros antecedentes de Puharich, ¿podría haber sido todo un experimento sobre la creación y manipulación del contacto canalizado? Está claro, incluso por su propia cuenta, que él dirigió la canalización, a menudo haciendo preguntas importantes a los canalizadores hipnotizados. Y hay evidencia que sugiere que también usó técnicas químicas y electrónicas.

¿Fue todo un experimento para ver cómo el contacto aparente con inteligencias no humanas podía ser inducido, manipulado y explotado? Si es así, ¿qué hacemos con la evidencia de finales de la década de 1970 del esfuerzo concertado para construir una nueva religión centrada en los Nueve? Sin embargo, como todo culto, el verdadero poder residiría en el «sacerdocio» dirigido por Puharich y sus cohortes.

Pero incluso ese escenario, nos parece, no cubre los hechos. Parece que no hay duda de que algo genuinamente paranormal estaba sucediendo. El escritor británico Stuart Holroyd, por ejemplo, fue persuadido de escribir un libro sobre los Nueve – Preludio del Aterrizaje en el Planeta Tierra (1977) – después de experimentar una actividad de tipo poltergeist en su casa. Esto es más difícil de atribuir a la manipulación de la CIA – a menos que asumamos que la CIA puede inducir eventos paranormales. Y, por supuesto, las comunicaciones de los Nueve continuaron incluso después de la participación de Puharich, a través de varios individuos. Entre ellos se encuentran James J. Hurtak, segundo al mando de Puharich en el Lab Nine, y Carla Rueckert, una investigadora paranormal que colaboró con él. Ambos produjeron libros de material canalizado de la misma fuente, sea lo que sea que haya sido. The Keys of Enoch (1977) de Hurtak y The Ra Material (1984) de Reuckert han sido los más vendidos de la Nueva Era.

Puharich escribió: «No dudo de la existencia de inteligencias desencarnadas, como tampoco dudo de la existencia de inteligencias carnativas finitas«.(6) Pero como alguien que hizo un estudio específico del tema, incluso convirtiéndose en un kahuna, un iniciado del chamanismo hawaiano, debe haber sabido estar siempre en guardia contra los espíritus embaucadores, lo que Colin Wilson llamó memorablemente (en su introducción al Preludio del Aterrizaje en el Planeta Tierra) los «ladrones y estafadores del mundo espiritual».(7)

Tal vez Puharich dirigía los acontecimientos, pero experimentaba tanto en los Nueve como en sus canales humanos, tratando de descubrir cómo separar el trigo de la paja entre las entidades desencarnadas. O tal vez incluso (pensamiento aterrador) para averiguar si las entidades mismas pueden ser manipuladas y controladas. Pero si fuera cierto, ¿qué significaría la participación de los militares y las agencias de inteligencia? ¿Están tratando de establecer una relación con tales seres?

«Un terrible montón de problemas»

Si, como la evidencia sugiere cada vez más, la CIA y los militares no están tratando de suprimir la creencia en el contacto con extraterrestres, sino de fomentarlo, ¿por qué lo harían? La suposición de la mayoría de los defensores de la Hipótesis Federal es que esas agencias quieren usar el fenómeno y la creencia de la gente en él como una cortina de humo para sus propios propósitos encubiertos. En otras palabras, si la CIA quiere que pensemos que los OVNIS existen, entonces la verdad es que no existen. Pero en nuestra opinión, hay otra razón aún más inquietante: quieren que pensemos que los OVNIS son máquinas extraterrestres de tuercas y tornillos y que los extraterrestres son de carne y hueso para desviar la atención de la realidad de que los verdaderos `extraterrestres’ coexisten invisiblemente con nosotros en la Tierra – y son la fuente de todos los casos de alta extrañeza.

Jacques Vallée, uno de los primeros en investigar la manipulación encubierta del escenario OVNI por parte de las agencias oficiales, concluyó: «alguien se está tomando muchas molestias para convencer al mundo de que estamos amenazados por seres del espacio exterior«.(8) Pero, ¿cómo encaja esto en su hipótesis magoniana? Vallée presentó su declaración más explícita del panorama general en el argumento de su novela Fastwalker de 1996 (escrita con Tracy Tormé): un poderoso grupo de conspiradores humanos saben que el fenómeno OVNI es creado por entidades de un mundo paralelo, pero su objetivo es convencer a los líderes mundiales y a la población global de la existencia de ‘alienígenas’ y luego posicionarse como los intermediarios del mundo.

Que es básicamente nuestra propia visión del caso del Concilio de los Nueve: tienen el sello del Ultraterrestre por todas partes – payasos, estafadores y bromistas cósmicos – pero también está la presencia perniciosa de agencias muy humanas acechando en el fondo. La broma es para todos aquellos que siguen a los Ultraterrestres, sin importar cómo elijan manifestarse o cómo sus aliados humanos elijan presentárnoslos. Pero, como la historia ha demostrado, puede que no sea cosa de risa.

LYNN PICKNETT & CLIVE PRINCE              New Dawn Magazine (Sept 2011)

Notas:

1. John Marks, The Search for the ‘Manchurian Candidate’: The CIA and Mind Control, W.W. Norton & Co., 1979, Chapter 5.

2. Colin Wilson, Alien Dawn: An Investigation into the Contact Experience, Virgin, 1998, 18.

3. Andrija Puharich, Uri: The Original and Authorized Biography of Uri Geller, Futura, 1974, 173.

4. Jeffrey J. Kripal, Esalen: America and the Religion of No Religion, University of Chicago Press, 2007, 366.

5. Jack Sarfatti’s 1996 autobiographical online essay ‘Sarfatti’s Illuminati: In the Thick of It!’, widely distributed on the Internet, e.g. http://www.whale.to/b/sarfatti.html.

6. Andrija Puharich, The Sacred Mushroom: Key to the Door of Eternity, Doubleday, 1974, 170.

7. Stuart Holroyd, Prelude to the Landing on Planet Earth, W.H. Allen, 1977, 14

8. Jacques Vallée, Revelations: Alien Contact and Human Deception, Souvenir Press, 1992, 247

Un comentario en “DETRÁS DE LA MÁSCARA: ¿ALIENÍGENAS O BROMISTAS CÓSMICOS?

  1. Pingback: LOS NUEVE – Libertaliadehatali's Blog

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s