DESCUBRIENDO EL “REAL” NECRONOMICON

JASON COLAVITO                        He estado esperando mucho tiempo para relatar una historia divertida y fascinante sobre los “verdaderos” orígenes del Necronomicon, ¡y ahora finalmente puedo! Hace algunos años, Jeb J. Card compartió conmigo algunas de sus intrigantes investigaciones sobre la influencia de la llamada “Maldición del Rey Tut” en la obra de H. P. Lovecraft, así como algunas conclusiones que sacó sobre los paralelismos entre un episodio particular en la historia de la maldición y la historia ficticia de Lovecraft del Necronomicon. No he dicho nada al respecto porque he estado esperando que Card publique sus hallazgos, que ahora están impresos en el nuevo y convincente volumen Spooky Archaeology, publicado este mes por la University of New Mexico Press. Con el material impreso, puedo compartir con ustedes cómo traduje accidentalmente el “verdadero” Necronomicon y viví para contarlo.
Como la mayoría de ustedes saben, Lovecraft inventó un oscuro grimorio para su historia El Sabueso, a la que llamó “el prohibido Necronomicon del árabe loco Abdul Alhazred”. Era un libro que cubría la oscura historia del mundo y su magia. “Leímos mucho en el Necronomicon de Alhazred sobre sus propiedades, y sobre la relación de las almas de los demonios con los objetos que simbolizaba; y fuimos perturbados por lo que leímos.” Con el tiempo, Lovecraft desarrolló una historia elaborada de su tomo ficticio, desde sus orígenes como un volumen árabe llamado Al Azif en el siglo VIII, hasta su traducción al griego y al latín, la pérdida del árabe original, y una versión en inglés compuesta por el ocultista John Dee en la corte de Isabel I. “La lectura tiene consecuencias terribles”, escribió Lovecraft.

Los refinados detalles del Necronomicon son una síntesis de muchas influencias. El viejo libro mohoso de la tradición prohibida es un elemento común de la literatura gótica, y Lovecraft fue durante mucho tiempo un devoto de los cuentos fantásticos de la tradición árabe, sobre todo de Las Mil y Una Noches, de las que recogió su amor por la salvaje y colorida tradición del mundo musulmán medieval. Como demuestra Card, sin embargo, se puede argumentar perfectamente que Lovecraft ensambló pedacitos y pedacitos en una forma específica debido a la discusión de la entonces en boga La Maldición del Rey Tut, de la que escribí hace unos dos años.

Como señalé en su momento, se decía que la Maldición había sido publicada en un antiguo tomo árabe, según la excéntrica novelista Marie Corelli, que publicó una carta en los periódicos tras la misteriosa muerte de Lord Carnarvon por envenenamiento de la sangre poco después de la apertura de la tumba de Tutankhamón:

“Como alguien que ha estudiado el misticismo egipcio toda mi vida, puedo decir que no me sorprende que ocurra un accidente a aquellos exploradores audaces que tratan de desenterrar las tumbas de los monarcas muertos de la tierra que siguen con alas. Así es como la llama la Biblia, una extraña designación con un extraño significado detrás de ella. Según un libro raro que poseo, que no está en el Museo Británico, titulado “The Egyptian History of the Pyramids” (La historia egipcia de las pirámides) traducido del árabe original por Vattie, profesor de árabe de Luis XVI de Francia, el castigo más severo sigue a cualquier intruso imprudente en una tumba sellada. Este libro ofrece largas y elaboradas listas de los tesoros enterrados con varios de los Reyes, y entre ellos se encuentran las llamadas “diversas pociones secretas encerradas en cajas de tal manera que los que las tocan sabrán cómo llegan a sufrir”. Por eso pregunto, ¿fue una picadura de mosquito lo que afectó tan seriamente a Lord Carnarvon? ¿Será que tocó algo venenoso entre las vestiduras o joyas del Rey sepultado? En cualquier caso, creo que la intrusión de los hombres modernos en los 3.000 años de silencio y de sueño de muerte de los Reyes de Egipto es una especie de profanación y un sacrilegio, y que no llegará ni puede llegar a buen puerto.”

Aunque muchos escritores posteriores asumieron que Corelli había inventado el libro, yo demostré hace dos años que el libro en cuestión era la Historia de Egipto de Murtada ibn al-‘Afif, un tratado árabe medieval sobre las maravillas y los talismanes del antiguo Egipto. Murtada escribió su libro en árabe alrededor del año 1200 d.C., pero el original se perdió en el Renacimiento. Hoy en día, sólo sobrevive en una traducción francesa producida en la corte de Luis XIV en 1666 por el erudito Pierre Vattier bajo el título de L’Égypte de Murtadi, fils du Gaphiphe y en una edición inglesa traducida en 1672 del francés por John Davies.

Como señala Card, “esto es muy similar a la historia ficticia de Lovecraft del Necronomicon según la traducción del astrólogo real isabelino John Dee a través de una versión latina derivada del árabe medieval Al Azif“. La carta va más allá, sugiriendo que la historia de un rey muerto vengándose de su tumba con la ayuda de una maldición y un libro de tradición oculta influyó directamente en la trama de “La llamada de Cthulhu” de Lovecraft. Te dejo el libro de Card y su análisis de “La llamada de Cthulhu” para ti. Aquí, sin embargo, me quedaré con el Necronomicon, y es de hecho interesante que la historia del libro de Lovecraft parezca un espejo de la complicada transmisión textual del texto de Murtada. A mi leal saber y entender, no hay evidencia de que Lovecraft leyera la carta de Corelli, pero habría sido sorprendente si no la hubiera visto, ya que fue ampliamente reimpresa en los periódicos que estaba leyendo en ese momento, y fue referenciada por muchos de los escritores que se sabe que ha leído. Como Card señala, Lovecraft estuvo profundamente involucrado en la investigación de misterios egipcios a mediados de la década de 1920, sobre todo en la historia de Houdini de 1924 “Bajo las pirámides“, que escribió para el mago.

La Historia de Egipto de Murtada, a su vez, es un extraño tema en la literatura árabe. Es famosa sobre todo porque fue la única obra de este tipo disponible en francés o en inglés hasta finales del siglo XIX, y como tal ejerció una influencia desmesurada sobre los escritores europeos, en particular los románticos y los góticos. Los amigos de Percy Shelley literalmente tuvieron que arrancar el libro de sus manos y tirarlo por la ventana porque él no dejaba de leerlo. Es un breve tratado que cubre la historia antediluviana de Egipto, la creación de las Pirámides como un cerco contra el Diluvio, y los eventos mágicos y ocultos después del Diluvio. Afirma ser el esfuerzo del autor por copiar lo que pudo de un volumen más antiguo parcialmente mutilado. Dado que se trata casi de una copia literal de la segunda mitad del Akhbār al-zamān, la primera colección conocida de tradición oculta sobre el antiguo Egipto, filtrada a través de los Herméticos, la posibilidad más probable es que Murtada estuviera copiando ya sea del propio Akhbār, un derivado del mismo, o de su hipotética pero perdida fuente de texto ancestral. (Los elementos textuales en Akhbār sugieren que fue revisado y reeditado a partir de un original perdido).

Lovecraft se inspiró en los informes de Corelli sobre el libro de Murtada, y el libro de Murtada es una copia fiel de los trozos del Akhbār al-zamān. Curiosamente, y sin que Lovecraft lo supiera, que nunca leyó la edición francesa de Akhbār al-zamān, la única versión disponible en Occidente hasta la era moderna, el libro se parece mucho a la descripción del Necronomicon. Cubre la historia primitiva del mundo, incluyendo las acciones de seres divinos del cielo -los djinn- y las increíbles civilizaciones antediluvianas que una vez llenaron la antigua Tierra. Describe vastos ciclos de tiempo cósmico y obras poderosas, así como la arquitectura ciclópea de los gigantes y monstruos que reinaron antes del Diluvio. Incluso tiene un monstruo malvado, el anticristo, que está encarcelado en una isla misteriosa y saldrá de ella “cuando llegue el momento”, ¡igual que Cthulhu! También describe las maravillas de la magia árabe y egipcia, aunque no con hechizos específicos.

En resumen, el Akhbār al-zamān es el más cercano al “verdadero” Necronomicon. Traduje el libro al inglés y viví para contarlo. Francamente, es un poco decepcionante. Esperaba que pasara algo cósmico.

JASON COLAVITO 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s