MAFIOSOS: LA TORRE OSCURA Y MÁS ALLÁ Parte I

RECLUSE       Hace unos meses publiqué un artículo que examinaba, en parte, el breve control del presidente Donald J. Trump sobre Resorts International. Resorts era una criatura curiosa que sirvió como una especie de puente entre el Mundo exterior y el Inframundo. Además de Trump, también tenía estrechos lazos con otro controvertido presidente republicano: Richard M. Nixon. El benefactor de Nixon, Howard Hughes, también jugó un papel en la saga de los Resorts durante la década de 1970.

Al mismo tiempo que Nixon se deleitaba en el lujoso casino de Bahamas de los Resorts (mientras que Hughes estaba potencialmente prisionero allí), el interés por el juego también empleó la incomodidad de un cercano socio de Lansky y contó entre sus accionistas con William Mellon Hitchcock, un heredero de la familia Mellon que en un momento dado fue el proveedor financiero de la red de LSD más grande del mundo (como se mencionó anteriormente).

Y luego estaba Intertel, una subsidiaria al 100% de Resorts. Intertel era una agencia de inteligencia privada integrada en gran medida por ex hombres del FBI y otros veteranos de la inteligencia estadounidense.

Es más famosa (o notoria, dependiendo del punto de vista de cada uno) por sacar a Howard Hughes de su ático de Las Vegas en 1971 y mantener al multimillonario aislado y bajo llave por el resto de su vida oficial, nominalmente bajo el pretexto de proveer a Hughes de “seguridad”. Probablemente no hace falta decirlo, pero se cree que Intertel ha sido un brazo de la comunidad de inteligencia estadounidense.

Intertel seguía formando parte de Resorts en 1986, cuando Trump adquirió una participación de control en la empresa. Él actuaría como Presidente Ejecutivo de la compañía hasta 1988, cuando la propiedad pasó a Merv Griffin después de que Trump jugara un papel clave en completar la construcción del casino más ambicioso de Resorts, el Taj Mahal, el cual terminó siendo el propietario como parte de su trato con Griffin. Además de los espías, parece que los mafiosos también formaban parte de los Resorts en ese momento. Diablos, incluso Griffin tenía sus propios lazos con la familia Gambino, según el periodista del New York Times Wayne Barrett en Trump: Los tratos y la caída.

Esto ciertamente puso al Naranja en una compañía interesante. Curiosamente, no mucho después de que terminé este blog, surgió un informe de que Steven Bannon, el vergonzoso ex estratega jefe de Trump, había compilado un expediente mientras trabajaba para Ted Cruz en las primarias republicanas que abordaban los vínculos de Trump con el crimen organizado. Bannon finalmente cambió su lealtad a Trump, por lo que el informe nunca ha visto la luz del día. Sin embargo, lo poco que se ha informado al respecto es bastante llamativo. La CNN apunta:

“Un grupo de vigilancia conservador liderado por Bannon trató de desacreditar a Trump en las primeras etapas de las primarias presidenciales republicanas de 2016 al comprar un documento que alegaba que Trump tenía vínculos con mafiosos, según fuentes conservadoras y una copia del documento revisado por CNN.

La investigación de la oposición anti-Trump fue obra del autor Peter Schweizer para el Government Accountability Institute, que cofundó con Bannon en 2012. Describió años de supuestas conexiones comerciales entre las compañías Trump y figuras del crimen organizado, acusaciones que han circulado entre los detractores de Trump durante años….

La GAI está respaldada por la familia Mercer, uno de los mayores benefactores de la campaña de Trump. Rebekah Mercer, la hija del multimillonario de fondos de cobertura Robert Mercer, figura como presidenta del grupo en su sitio web. Pero en 2015, cuando se produjo el documento, los Mercers apoyaban la campaña de uno de los rivales de Trump, el senador Ted Cruz de Texas, y Bannon aún no se había unido a la campaña de Trump.

A principios de 2016, en el apogeo de la lucha primaria republicana, Cruz citó posibles vínculos con la mafia como una razón para que Trump liberara sus impuestos. Cruz y su campaña citaron las noticias publicadas en ese momento como la base para hacer el ataque.”

Steve Bannon

Entre otras cosas, la existencia de este dossier es una prueba más de lo inepta que es realmente la “Resistencia“, ya que los lazos de Trump con el crimen organizado son de hecho legión y los investigadores han pasado décadas estudiándolos. Pero aún más curioso es el hecho de que los lazos del crimen organizado de Trump conducen a una organización con vínculos aún más profundos que Resorts International.

 “Bueno, anoche volaron al hombre gallina en Filadelfia”

Pero antes de llegar a eso, vale la pena notar hasta qué punto las actividades de Trump en Atlantic City estaban relacionadas con la mafia. Esto ya fue tocado brevemente con sus vínculos con Resorts, pero su primer casino en Atlantic City hace que estos vínculos sean aún más evidentes. Para empezar, Trump optó inicialmente por arrendar, en lugar de comprar, el terreno en el que construyó el Trump Plaza Casino de algunas fuentes bastante dudosas. Una de ellas era una compañía conocida como SSG Inc. que presentaba algunas figuras bastante curiosas, entre las que destaca el comerciante de chatarra de Filadelfia Kenny Shapiro. Resulta que Shapiro era muy cercano a la familia del crimen Scarfo.

“… SSG, el verdadero poder era su agente administrativo, el cortador de puros Shapiro, que más tarde sería identificado en los informes de las fuerzas de seguridad como ‘el principal negociante de la mafia’ en Atlantic City en los años ochenta. Fue Shapiro quien controló el secreto interés en Cleveland Wrecking. Su edificio de oficinas de dos pisos justo al lado del Boardwalk se convirtió en un punto de control para los chantajistas visitantes que pasaban por la ciudad. Shapiro canalizaba dinero de la mafia de Filadelfia en docenas de negocios inmobiliarios de Atlantic City, y el agente en treinta de sus transacciones en Atlantic City y sus alrededores no era otro que el hijo del jefe de la mafia, Nicky Scarfo”.(Trump: The Greatest Show on Earth {Trump: El mayor espectáculo de la Tierra}, Wayne Barrett, pág. 207)

Kenny Shapiro

Shapiro también fue el conducto clave entre Scarfo y el desgraciado alcalde de Atlantic City, Michael J. Matthews, quien fue retirado del servicio y encarcelado por cargos de extorsión. Matthews, a instancias de Shapiro, jugó un papel clave en allanar el camino para las apuestas de Trump en Atlantic City. Uno de los primeros pinceles de Trump con el FBI (que el FBI ahora parece haber olvidado convenientemente) surgió de sus tratos con Shapiro y Matthews. Durante el rastro de Matthews, Shapiro supuestamente dejó caer el nombre de Trump durante una sesión cerrada.

“Lo que sea que Shapiro le dijo al gran jurado, aparentemente involucró a los Trumps. Poco después de la aparición de Shapiro, el FBI se enfrentó a Robert Trump en un restaurante en la parrilla sobre los intentos de Trump de contribuir a Matthews a través de subcontratistas de Nueva York o Shapiro. Los agentes consideraron que sus negaciones generales eran engañosas. Los agentes regresaron para otras sesiones, incluyendo una en Trump Tower, con Robert, Donald y John Barry, el ex fiscal asistente que se casó con Maryanne Trump y se convirtió en uno de los abogados principales de Donald en Nueva Jersey. Barry atribuyó la evasión inicial de Robert a la sorpresa. Las diversas discusiones con Shapiro y Sullivan sobre las contribuciones a los candidatos a la alcaldía fueron confirmadas en estas reuniones, pero los comentarios específicos atribuidos a los hermanos Trump atrajeron negaciones apagadas mezcladas con lapsus de memoria. No había duda de que los Trumps habían contemplado donaciones a Matthews e incluso habían pedido la opinión legal de Nick Ribis sobre cómo seguir adelante con ellas”.(Trump: The Greatest Show on Earth, Wayne Barrett, pág. 233)

Shapiro no era el único vínculo de Trump con los Scarfo. También estaba el hijo de Philip “el hombre gallina” Testa, cuya muerte por una bomba de clavos desencadenó la sangrienta guerra de la mafia de Filadelfia de los años ochenta. En medio de dicha guerra el hijo del Hombre gallina hizo un trato muy lucrativo con el Naranja.

“Trump se estaba moviendo simultáneamente, alimentado en parte por el dinero de Harrah, para adquirir el bloque más cercano para el garaje principal del Plaza. Una de las razones por las que ni siquiera pensó en alquilar el sitio fue porque una parcela clave era propiedad de dos hombres que, según su experiencia, nunca podrían cumplir con los estándares del GED: Salvy Testa y Frank Narducci, Jr. hijos de dos jefes de la mafia de Filadelfia que habían sido asesinados en las guerras sangrientas que estallaron en 1980. Narducci y Testa -que encabezaban el escuadrón de asesinos de Nikki Scarfo llamado Jóvenes Verdugos- habían pagado poco más de 195.000 dólares en el verano de 1977 por Le Bistro, un club nocturno de ladrillo de un piso que se encontraba al otro lado de Pacific Avenue, cerca de Donald’s Plaza. Como era de esperar, nunca podrían obtener una licencia de licor para dirigir un club allí; pero de todos modos sólo estaban especulando. Donald pagó 1.1 millones de dólares a finales de 1982 por el sitio, haciendo que el título fuera transferido primero de Testa y Narducci a la secretaria de Paddy McGahn y luego a una entidad de Trump. Los 220 dólares por metro cuadrado que Trump pagó por la propiedad de Testa fue la segunda compra más cara que hizo en la manzana, a pesar de que fue una de las primeras parcelas que compró. Pagó el doble por ella que por otras similares. Mientras que la ruta de la compra a través de la secretaria de McGahn pudo haber sido diseñada para poner cierta distancia entre Donald y la adquisición, Trump más tarde se jactaría en una declaración jurada en un caso judicial con Harrah’s de que él personalmente había ensamblado las parcelas para el garaje, describiendo su participación en el ensamblaje como la “contribución única” y la “habilidad crítica” que aportó a la empresa conjunta con Harrah’s.”.(Trump: The Greatest Show on Earth, Wayne Barrett, pgs. 230-231)

Salvatore Testa

La construcción de Trump Plaza también estaba llena de afiliados de la mafia.

 

 

 

 

“La nube de la mafia de Shapiro, Testa y Gerace que colgaba sobre estos asuntos del Plaza también se extendió a su fase de construcción. Tres subcontratistas tenían afiliaciones perturbadoras con la familia del crimen de Scarfo – incluyendo uno, Robert T. Winzinger, quien finalmente fue acusado y se dice que fue visitado por el propio Scarfo en el Plaza. El presidente del contratista de hormigón de Trump, Joseph Feriozzi, fue acusado por la Comisión Estatal de Investigación de evadir preguntas bajo juramento sobre por qué otorgó este trabajo ilimitado a dos empresas oscuras e inexpertas”.(Trump: The Greatest Show on Earth, Wayne Barrett, pág. 232)

Había algunos otros vínculos del crimen organizado con la construcción del Plaza que se abordarán en un momento. Pero antes de llegar a eso, consideremos una figura final que pasó a ser dueño de una parte de la tierra en la que Trump finalmente construyó el Plaza.

“Aparte de cinco casas privadas ubicadas alrededor de la manzana, la mayor parte del sitio era propiedad de tres grandes grupos de especuladores, unidos por un laberinto de complicados contratos y arrendamientos que se redibujaban cada vez que uno más de los varios propietarios intentaba sin éxito construir un casino allí. Longo tenía sus garras en dos de los tres grupos, y el que no representaba era el desarrollador potencial más reciente, Plaza Hotel Management Group, dirigido por dos negociantes neoyorquinos con credenciales inusuales: el profesor de derecho de Columbia y Yale Robert Lifton y el ex tesorero nacional demócrata Howard Weingrow.

Lifton y Weingrow habían conducido hasta las propiedades de caza del pueblo en 1978, se detuvieron en un estacionamiento que ocupaba parte de la manzana y preguntaron de quién era. “Howard Hughes”, contestó el asistente. Y no estaba lejos de equivocarse. Roberts Maheu, el ex ayudante superior del legendario multimillonario que una vez fue dueño de la mitad de Las Vegas, de hecho había formado una entidad que tenía una buena parte del sitio. Era sólo uno de los misteriosos emisarios de Nevada. También estuvo involucrado el llamativo Grady Sanders. Picado por la propina del encargado del estacionamiento, Weingrow fue a un teléfono público en el Boardwalk y llamó a Maheu en Las Vegas, urgiéndole a volar a Atlantic City al día siguiente. Eventualmente, el grupo Weingrow llegó a un acuerdo para construir un casino con las entidades de Maheu y Sanders. Pero un juez federal emitió una orden judicial permanente en contra de las dos compañías de Maheu después de que supuestamente hicieron declaraciones falsas y engañosas en un intento de aumentar el valor de sus acciones. Así que Lifton, Weingrow y otro socio que trajeron a la empresa tomaron el control del proyecto, con los grupos de Maheu y Sanders asignados a un papel secundario”.(Trump: The Greatest Show on Earth, Wayne Barrett, pgs. 205-206)

Robert Maheu

Trump estaba en efecto arrendando la propiedad de Trump Plaza indirectamente a uno de los detectives privados más sospechosos de todos los tiempos. El nombre de Robert Maheu debería poner inmediatamente en alerta a los lectores habituales de este blog y a los aficionados a las conspiraciones en general.

Maheu, un ex agente del FBI, tuvo una relación especialmente estrecha con la mafia durante décadas. De hecho, Maheu es a quien la CIA recurrió originalmente para que trabajara como intermediario en sus esfuerzos por lograr que la mafia asesinara a Castro. Sin embargo, este no fue el comienzo de la relación de Maheu con la CIA. Como se señaló anteriormente, Maheu tenía vínculos de larga data con la notoria Oficina de Seguridad (OS) de la CIA, el departamento que supervisó el infame Proyecto ARTICHOKE (ALCACHOFA). Parece ser que Maheu fue utilizado por la OS ya a principios de la década de 1950 para ejecutar varias “trampas de miel” (como ésta) para la Agencia antes de que el IP se hiciera cargo de la seguridad de Howard Hughes. Curiosamente, fueron las fuerzas de seguridad de Maheu las que Intertel evitó en su rescate/secuestro de Howard Hughes, como se señaló antes aquí.

No hace falta decir que cuando Maheu se conectó con Trump en Atlantic City no era ajeno al crimen organizado, a los juegos de espionaje y a los multimillonarios excéntricos. Es por lo tanto más que interesante que él estuviera allí en el inicio del imperio de Atlantic City de Trump. Pero siguiendo adelante.

La Torre

Sin embargo, los estrechos vínculos de Trump con el crimen organizado fueron anteriores a su entrada en Atlantic City. De hecho, el edificio emblemático de Trump, la Trump Tower de Manhattan, que ha residido durante mucho tiempo en el corazón de su imperio empresarial, ha sido algo así como una meca para el crimen organizado durante décadas. Al igual que con sus casinos en Atlantic City, la construcción de la Torre Trump estaba llena de cómplices de la mafia. Esto es especialmente cierto en el caso de las empresas de hormigón contratadas por el Naranja. Se creía que un individuo en particular era bastante prominente en una de las Cinco Familias.

“Sin embargo, el uso de concreto puso a Donald a merced de una legión de chantajistas de concreto, ninguno más poderoso que el jefe sindical John Cody. El calvo, voluminoso, de sesenta años de edad, Cody había resistido ocho arrestos, incluyendo uno por intento de violación, y tres condenas. Antes de que se terminara la Trump Tower, sería acusado en un caso federal de extorsión de ocho cargos, acusado de recibir 160,000 dólares en sobornos. Sus asociaciones con la mafia eran tan fuertes que el FBI afirmó que Carlo Gambino, el mafioso más poderoso de Estados Unidos, asistió a la boda de 51.000 dólares de su hijo en Long Island en 1973. Su guardaespaldas, acusado de asesinato y rescatado por el hijo del banquero de inversiones de Cody, fue asesinado a tiros.

Cody era presidente del sindicato líder de la construcción de Nueva York, el Local 282 de los camioneros. Sus miembros conducían los camiones mezcladores de cemento en forma de barril que alimentarían el trabajo de la Torre Trump con sus requerimientos diarios de concreto. Los graves problemas de acceso al sitio -situado en una de las intersecciones más concurridas del mundo y accesible sólo desde el lado estrecho de la calle 56- hicieron que el trabajo dependiera totalmente de la cooperación de Cody. El concreto puede endurecerse si no se usa rápidamente, y los camiones de Cody’s tenían que hacer sus entregas a intervalos precisos a lo largo del día. Una ralentización -cualquier cosa, desde retrasar los vertidos hasta un paro laboral completo- habría causado costosos excesos o incluso el cierre del trabajo.

En el verano de 1980, agentes del FBI que investigaban a Cody le entregaron a Donald una citación exigiéndole que se presentara para ser interrogado en la oficina de Brooklyn de la Fuerza de Asalto contra el Crimen Organizado. La Fuerza de Asalto, que había estado investigando a Cody desde que se hizo cargo del sindicato en 1970, había recibido información de una fuente cercana a Cody de que el líder sindical había forzado a Trump y se había ganado su compromiso de construir un apartamento en laTrump Tower a cambio de la paz laboral durante su construcción. Los investigadores sabían que esto era típico del modus operandi de Cody. Su acusación incluiría un alegato que había sacudido a un promotor por un apartamento de alquiler gratuito de 1.000 dólares al mes en Northshore Towers, un complejo de lujo de Queens donde vivía cómodamente una amante de Cody, Marilyn Taggart. Programado para testificar para el gobierno en el juicio de Cody en 1982, Taggart desapareció poco antes de que comenzara.

Al igual que en la investigación de 1979 de las adquisiciones de Penn Central, Trump apareció en la entrevista sin un abogado y respondió voluntariamente a las preguntas. Negó enfáticamente haberle prometido un apartamento a Cody. Porque todo lo que los investigadores tenían era una acusación suelta, aparentemente de un agente de bienes raíces que había pagado sobornos a Cody, y ya que el edificio estaba tan lejos de completarse que cualquier acuerdo no podía haber sido consumado, los investigadores fueron forzados a abandonar el rastro de Trump”.(Trump: The Greatest Show on Earth, Wayne Barrett, pgs. 185-186)

John Cody

Las otras conexiones de Cody y Trump con el oscuro inframundo de la estafa del cemento de Filadelfia-Nueva York-Nueva Jersey son las más significativas y un punto al que volveremos en un momento, así que tenga presente a Cody.

Pero antes de seguir adelante, enfoquémonos en el significado real de la Torre Trump: a saber, su uso como conducto de lavado de dinero para varios sindicatos delictivos e individuos. Es probable que en esta situación Trump primero forjara lazos con facciones de la mafia rusa. Considere un inquilino particular de la Torre Trump:

“David Bogatin, un miembro de alto nivel de una familia criminal de emigrantes rusos, compró cinco apartamentos en 1984 por 6 millones de dólares. Donald asistió personalmente al encuentro final con Bogatin, donde se reunió con Bogatin y su abogado. Trabajando con el capo de Colombo, Michael Franzese, Bogatin formó parte de un grupo de empresarios petroleros condenados por un fraude récord de evasión de impuestos de la gasolina. Después de que se declarara culpable en 1987, aceptando pagar 5 millones de dólares en impuestos atrasados, Bogatín huyó a Viena antes de ser sentenciado y sigue siendo un fugitivo hoy en día. El estado se apoderó de los apartamentos de la torre de Bogatín, y los fiscales del estado concluyeron que los compró `para lavar dinero, para refugiarse en un escondite y bienes’ y usarlos los fines de semana y `para fiestas. “(Trump: The Greatest Show on Earth, Wayne Barrett, pág. 194)

Parecería que Bogatin era de hecho un miembro de alto rango en la mafia rusa. La Nueva República señaló:

“… Una investigación del Senado sobre el crimen organizado reveló posteriormente que Bogatín era una figura destacada de la mafia rusa en Nueva York. Sus lazos familiares, de hecho, lo llevaron directamente a la cima: Su hermano dirigió una estafa bursátil de 150 millones de dólares con nada menos que Semion Mogilevich, a quien el FBI considera el “jefe de los jefes” de la mafia rusa. En ese momento, Mogilevich, temido incluso por sus compañeros gángsters como ‘el mafioso más poderoso del mundo’, estaba expandiendo su multimillonario sindicato criminal internacional a Estados Unidos”.

Semion Mogilevich

Bogatin no fue el único asociado del notorio Semion Mogilevich que se instaló en la Torre Trump. La Nueva República continúa señalando que a principios de la década de 1990 otro socio era inquilino allí – un tal Vyachelsav Kirillovich Ivankov, un presunto matón de Mogilevich.

Según se informa, Ivankov llegó a los Estados Unidos en 1992 y rápidamente armó un elaborado tinglado de protección reforzado por los veteranos de las Fuerzas Especiales rusas que Ivankov reclutó personalmente. Durante su estancia en Nueva York, antes de su arresto en 1995, fue un huésped frecuente en el casino Taj Mahal de Trump en Atlantic City (el cual, como se señaló anteriormente, fue adquirido de los famosos Resorts International) y tenía un condominio de lujo en Trump Tower. Finalmente fue deportado en 2004 y asesinado en 2009 en Moscú.

Tan recientemente como en 2013 parece que la mafia rusa estaba haciendo chanchullos en la Torre Trump. La Nueva República observa:

“En abril de 2013, poco más de dos años antes de que Trump subiera por las escaleras mecánicas a la planta baja de la Torre Trump para iniciar su campaña presidencial, la policía irrumpió en la Unidad 63A del rascacielos y arrestó a 29 sospechosos en dos pistas de juego. La operación, que los fiscales llamaron “la apuesta deportiva más grande del mundo”, se llevó a cabo en los condominios de la Torre Trump, incluyendo todo el piso 51 del edificio. Además, la unidad 63A -un condominio directamente debajo de uno de propiedad de Trump- sirvió como sede para un “sofisticado esquema de lavado de dinero” que movió un estimado de 100 millones de dólares fuera de la antigua Unión Soviética, a través de compañías ficticias en Chipre, y hacia inversiones en Estados Unidos. La operación entera, dicen los fiscales, estaba bajo la protección de Alimzhan Tokhtakhounov, a quien el FBI identificó como el principal vor ruso estrechamente aliado con Semion Mogilevich. En un solo lapso de dos meses, según la acusación federal, los lavadores de dinero pagaron a Tokhtakhounov 10 millones de dólares.

Tokhtakhounov, que había sido acusado una década antes de conspirar para arreglar la competición de patinaje sobre hielo en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2002, fue el único sospechoso que eludió el arresto. Durante los siete meses siguientes, el jefe del crimen ruso desapareció del radar de la Interpol, que había emitido una alerta roja. Luego, en noviembre de 2013, apareció repentinamente en vivo en la televisión internacional, sentado entre el público en el desfile de Miss Universo en Moscú. Tokhtakhounov estaba en la sección VIP, a pocos asientos del dueño del concurso, Donald Trump.”

Trump Tower

Para ser justos, los rusos no eran el primer sindicato del crimen para funcionar un chanchullo de juego en la Trump Tower. Parecería que la Mafia Americana les había adelantado varias décadas antes.

 

 

 

 

“…. Robert Hopkins, un asociado de la familia del crimen Lucchese que fue arrestado en su suite de apartamentos Trump Tower por ordenar el asesinato de un competidor de apuestas. Mientras que el cargo de asesinato fue desestimado, Hopkins fue condenado por llevar a cabo una de las mayores operaciones de juegos de azar ilegales de la ciudad – tomando en una semana de medio millón de dólares y haciendo números de hasta cien localidades. Los investigadores estatales intervinieron su teléfono de la Torre Trump durante meses, concluyendo que él “controlaba la empresa” desde los apartamentos de la torre”.(Trump: The Greatest Show on Earth, Wayne Barrett, pág. 195)

Al igual que Bogatin, Trump asistió personalmente al final de Hopkins. Se informó de que también había un maletín que contenía unos 200.000 dólares, pero que no se pudo contabilizar en el período posterior.

La importancia de la Torre Trump en el imperio de negocios de Trump no puede ser exagerada. Durante muchos años ha sido la sede de la Organización Trump, mientras que Trump y su familia han mantenido residencias allí desde que se abrió. Cuando Trump comenzó su campaña presidencial en 2016, se anunció en Trump Towers. Después de ganar dicha elección, la Torre Trump fue utilizada como base de operaciones para la entrante Casa Blanca de Trump. Trump acusó al entonces presidente Obama de intervenir las líneas telefónicas de su equipo de transición allí. La Torre Trump es también donde el yerno Jared Kushner y Donald Trump Jr. se habrían reunido con los enviados rusos.

Por lo tanto, mientras que el recuerdo de la Torre está asegurado debido a las intrigas políticas allí, las operaciones de lavado de dinero que se extienden a lo largo de décadas probablemente están mucho más cerca de su verdadero legado.

El Biff

El villano principal en las dos primeras películas de Regreso al Futuro es un matón de la escuela secundaria conocido como Biff Tannen. En la segunda película, se muestra un futuro distónico en el que Biff se ha convertido en un poderoso magnate del juego que ha convertido su ciudad natal en un pozo negro lleno de crímenes. Según se informa, esta versión de Biff se basa en Trump y Atlantic City de la década de 1980. Por lo tanto, es bastante surrealista que uno de los pícaros más dudosos con el que Trump se alió en la década de 1980 fuera apodado “Biff” por sus asociados en la década de 1980.

Biff

Edward “Biff” Halloran era un estrecho colaborador del mencionado jefe sindical John Cody y un reputado miembro de la familia criminal genovesa. Fue condenado por crimen organizado en 1987 y pasó cuatro años en prisión antes de obtener su liberación en 1991 después de declararse culpable de cargos menores. En 1998, a la edad de 57 años, desapareció y desde entonces no se ha sabido nada de él. Naturalmente, su familia alegó que no tenía nada que ver con sus vínculos con el crimen organizado y que su desaparición fue muy probablemente el resultado de algún tipo de accidente automovilístico que sufrió de camino a casa desde Florida. Por supuesto, si el crimen organizado estaba involucrado, su familia probablemente tenía una buena razón para guardar silencio:

“Biff Halloran tenía extensas propiedades petroleras e inmobiliarias, incluyendo un hipódromo en Atlantic City, Nueva Jersey, y estaba buscando a alguien que dirigiera su servicio de limpieza industrial. Individuos familiarizados con la operación de Halloran dijeron más tarde que Halloran necesitaba ocultar su propiedad en la compañía, llamada Armstrong Corporation, debido a los conflictos de interés en la adjudicación de contratos gubernamentales a las empresas de construcción propiedad de la familia de Halloran…”.(La Conspiración de Bluegrass, Sally Denton, pág. 60)

Como veremos, las empresas constructoras de Halloran estaban estrechamente vinculadas a la mafia, lo que proporcionaría un amplio incentivo para que los miembros de la familia que las dirigían se mantuvieran callados. En ese sentido, volvamos nuestra atención al monopolio concreto de Biff y sus vínculos con Trump:

“… Biff Halloran, que había suministrado el hormigón al Hyatt, también recibió el contrato de la Torre Trump. Los conductores de Cody trabajaban para la compañía de Halloran, y los dos estaban tan estrechamente vinculados que Halloran había correspondido con servicios complementarios para Cody en un hotel de Manhattan del que era propietario. De hecho, Halloran había sido interrogado por fiscales federales en Brooklyn acerca de su suite en el hotel y otros pagos a Cody poco antes de hablar con Donald en 1980. Halloran fue otro cliente de Cohn que, según el gobierno, “obtuvo su monopolio sobre el suministro de concreto premezclado a través de la intervención directa” de la mafia, y fue condenado en el caso federal de chantaje con Nick Auletta. Mientras que Halloran, durante la construcción de la Torre Trump, compró a los únicos proveedores de concreto con base en Manhattan y estableció un monopolio virtual, tenía al menos un competidor totalmente independiente en el momento en que se le otorgó el trabajo de Trump”.(Trump: The Greatest Show on Earth, Wayne Barrett, pág. 190)

Aunque a menudo se pasa por alto, Biff Halloran fue una figura extremadamente bien conectada en los círculos del crimen organizado durante esta era. Su conexión con Trump fue especialmente significativa a la luz de otros individuos de mayor reputación que Trump estaba cortejando a principios de la década de 1980. En la próxima entrega consideraremos el turbio mundo subterráneo que Halloran habitaba y las implicaciones que tiene para otros asociados de Trump.

Tenga en cuenta que es todo un viaje a través de la madriguera del conejo, un viaje que se hará entre un grupo paramilitar de derecha teñido de nazi, el supuesto culto al Hijo de Sam y los sucios negocios del principal mentor político de Trump. Manténgase en sintonía, querido lector.

RECLUSE (11/2/2018)                                              VISUP

DENNIS McKENNA ANALIZA EL EXPERIMENTO EN LA CHORRERA A TRAVÉS DE LA LENTE DE UN ENCUENTRO ALIENÍGENA

RED PILL JUNKIE          Dennis McKenna fue abducido por extraterrestres.

Su hermano, el difunto Terence McKenna, se convirtió en el embajador de los extraterrestres -siguiendo los pasos de los Contactados OVNI de los años 50 y 60- a cargo de preparar el terreno para su llegada.

Ambos fueron sometidos a profundos cambios mentales y biológicos que los transformaron efectivamente en híbridos humano-alienígenas.

Esa podría ser una interpretación extraída de las experiencias surrealistas de los dos famosos hermanos durante su pequeña expedición a la selva amazónica en 1971, conocida popularmente como el Experimento de La Chorrera. Podría haber sido fácilmente la conclusión a la que llegaron los investigadores de OVNIS si alguna vez se hubieran molestado en entrevistarlos después de su regreso de Sudamérica; es decir, si los McKennas hubieran decidido omitir el pequeño detalle de que todo su propósito de viajar a Colombia era buscar una versión oral activa de DMT, la sustancia psicodélica más potente conocida por el hombre -oh, y que al no descubrirla, estaban demasiado felices de conformarse con los abundantes grupos de hongos psilocibinos pantropicales que encontraron por casualidad alrededor de la pequeña aldea de la selva en la que se asentaron.

Los miembros del “experimento” en La Chorrera (1974)

Terence sabía muy bien que cuando se trata de la mera mención de sustancias que alteran la mente involucradas antes o después de un intercambio con inteligencias no humanas, los aficionados a los OVNIS son tan puritanos como los archiescépticos a quienes les encanta invocar el estereotipado meme de los ‘elefantes rosas’, para explicar los avistamientos anómalos como resultado de “un trago de más en el pub”. Hizo un aparte para mencionar esto durante su presentación (“Enfoques Chamánicos al OVNI”) en la conferencia de Ángeles, Extraterrestres y Arquetipos en San Francisco, en noviembre de 1987, donde Whitley Strieber y Jacques Vallee también fueron oradores, convirtiéndolo en un hereje entre los herejes:

“(…) Si (Whitley) hubiera precedido su historia con el comentario de que antes de que todo sucediera tomó cinco gramos de hongos, dudo que pudiera habérsela vendido a su madre. Porque en un mundo donde los hongos y otras plantas psicodélicas son absorbidas, tales historias son comunes. ¡No es gran cosa!”

Han pasado 3 décadas desde que Terence, que partió de este planeta el 3 de abril de 2000 -4-3-2(000) para aquellos a los que les gusta comprobar las cosas numerológicas- hizo este punto de contención a la comunidad de investigación OVNI, y sin embargo casi nadie se molestó en escucharlo en medio de todos los gritos entre los que defienden la legitimidad de los documentos del MJ-12, y los que los denunciaron como engaño. “¡No nos hables de tomar drogas para conocer a los extraterrestres, hippie peludo! “¡Queremos saber dónde esconde el gobierno todos los platillos estrellados!”

En ausencia de algo tangible, como un trozo de un disco volador o un cuerpo alienígena encurtido, los OVNIs tuvieron que conformarse con la tangibilidad… de los documentos fotocopiados.

Y sin embargo, lo que tanto los verdaderos creyentes como los escépticos materialistas han fallado en captar, es que la extraña naturaleza del OVNI parece específicamente diseñada para persuadirnos de que ignoremos tales distinciones simplistas -¿es `real’ o `imaginario’? ¿’Psicológico’ o ‘físico’? ‘objetivo’ o ‘subjetivo’? etc- y abrir nuestras mentes a posibilidades más amplias (y más extrañas). Posibilidades en las que ” Ambos/Y ” tiende a dar mejores resultados que ” Cualquiera/O “.

Durante la Breaking Convention en la Universidad de Greenwich en 2017, Dennis McKenna decidió llevar estas ideas ‘ür-hereticas’ a donde su hermano las había dejado, y seguir avanzando en la exploración de los puntos comunes entre los encuentros alienígenas y sus experiencias amazónicas en la década de 1970. El título de su presentación: “El ‘Experimento’ en La Chorrera – Psicosis, Iniciación Chamánica o Encuentro con Extraterrestres”.

Dennis narra 9 paralelismos básicos entre el experimento de La Chorrera (E@LC) y los encuentros extraterrestres ‘estándar’ -entendiendo el término como un paraguas que abarca cualquier supuesta interacción con entidades no humanas, en la que los encuentros angélicos y las apariciones religiosas también podrían incluirse. Estos puntos en común se enumeran a continuación, junto con mi comentario personal sobre ellos:

1 Una ‘historia familiar’ a menudo relacionada con eventos de la niñez, o trauma familiar. En su libro “The Brotherhood of the Screaming Abyss” (La Hermandad del Abismo Chillón) (que recomiendo encarecidamente), Dennis narraba las tensiones familiares que él y su hermano experimentaron mientras crecían en un hogar aparentemente típico de clase media con un veterano de guerra que sufría de TEPT(Trastorno de Estrés Postraumático), además de la pérdida de su madre cuando eran bastante jóvenes, y Terence era en ese momento un fugitivo de la ley. En cuanto a los encuentros con extraterrestres, los investigadores de abducción han señalado que el fenómeno comienza a una edad muy temprana, e incluso parece ocurrir a través de varias generaciones de la misma familia.

2 Un ‘canto de sirena’ – algo que inexorablemente arrastra al ‘contactado’ al encuentro a pesar de su naturaleza aterradora. ¿Cuántas veces hemos escuchado a experimentadores incapaces de explicar por qué decidieron hacer un giro equivocado durante un viaje por carretera, o despertar en medio de la noche para tener una cita nocturna con el Otro? Es tan inexplicable como lo que impulsó a los McKennas y a su grupo a dejar todo atrás para responder al ‘llamado del DMT’ en el inhóspito corazón de la selva. También está el “sentido de misión” del que Mike Clelland habla a menudo, con respecto a la “urgencia” sentida por muchos que reclaman la experiencia del encuentro alienígena para compartir su historia en línea.

3 El “maestro” alienígena, una inteligencia no humana no siempre vista, pero siempre percibida, con un mensaje o información que compartir. Para los McKennas el ‘maestro’ era el espíritu que residía dentro de (o canalizado a través de) los hongos que ingerían diariamente (!) que interpretaban como algo externo a su propia mente. “Canalización’ es de hecho otro término paraguas que está presente tanto en la literatura OVNI como en los relatos espiritualistas de siglos anteriores – llevando a uno a sospechar que las entidades que llegan tanto a los contactados OVNI como a los médiums son la misma cosa.

4 Tiempo perdido – los encuentros parecen ocurrir en un reino atemporal; los contactados informan que regresan a la “realidad” horas, días, a veces semanas, después de sus encuentros. A menudo con poca o ninguna memoria o recuerdos confusos de lo que ha ocurrido. El ‘tiempo perdido’ es ya un elemento arquetípico de la narrativa de los OVNIS gracias al trabajo del difunto Budd Hopkins. Durante la “abducción” de Dennis de la realidad consensual como resultado directo del experimento de La Chorrera, lo que podría haber sido percibido como un colapso psicótico total por un observador externo, fue percibido por él como una “mancha de todo el tiempo”; mientras que Terence pareció permanecer atascado en un “ahora sin tiempo” hasta que ambos lograron gradualmente volver a una percepción “normal” del flujo del tiempo. Aquí la exposición de Dennis se habría beneficiado de mencionar las experiencias cercanas a la muerte (ECM) y cómo las personas que afirman haber visitado otros reinos mientras estaban clínicamente muertas también reportan una sensación de estar “despegadas” del Tiempo, y entrar en una especie de Hiperrealidad.

5 Modificaciones transformativas, psíquicas o físicas. Sondas insertadas en el cerebro o en el ano; objetos implantados en el cuerpo (fenómenos similares también vistos en las iniciaciones chamánicas). La supuesta naturaleza anómala de los llamados “implantes extraterrestres” sigue siendo un tema muy controvertido, y sin embargo, yo, por mi parte, me he hecho oír en algunas entrevistas en podcasts al sugerir que estos objetos encontrados dentro de los cuerpos de los autoproclamados abducidos podrían tener más en común con los estigmas religiosos que con la tecnología extraterrestre, es decir, pueden ser una forma de aporte. Entre los aborígenes australianos, por otro lado, es parte de su tradición chamánica la creencia de que después de desmembrar el cuerpo del chamán, los espíritus lo volverán a juntar pero dejarán dentro de una “piedra mágica” que se convertirá en un talismán para el nuevo chamán, que ya no es un mero mortal sino algo diferente -un “mutante” o “híbrido” si se quiere. Una forma similar de “hibridación” fue buscada por los McKennas cuando se convencieron de que podían combinar las moléculas psicoactivas de psilocibina con su propio ADN utilizando el tono o la frecuencia de sonido adecuados; y las discusiones metafísicas con respecto a la importancia de las “vibraciones” se han convertido en un aspecto tan distintivo de la narrativa de la Nueva Era que ya es un cliché.

6 Conocimiento secreto o esotérico es transmitido. Al contactado se le muestran libros, o tabletas doradas, o manuales técnicos, o máquinas similares a computadoras. Estas son a menudo instrucciones para hacer algo o construir algo. Ejemplos clásicos de este “conocimiento superior” se pueden encontrar en el famoso caso Hill, en el que a Betty no sólo se le mostró un “mapa estelar” por parte del líder de sus captores, sino que incluso se le prometió un “libro” que podría traer de vuelta para ser mostrado como prueba sólida de su terrible experiencia. El libro nunca se le dió, dando paso a la noción, a menudo apoyada por Terence McKenna, de que lo único que se puede traer de vuelta de Fairyland, Magonia, el Inframundo o cualquier otra etiqueta que queramos poner a ese “otro lado” en el que tiene lugar la comunión con entidades no humanas, son las IDEAS. Ya sea que estas nuevas ideas resulten ser pura patraña -como las instrucciones para construir un platillo volador usando principios electromagnéticos como fue instruido por los Hermanos del Espacio (que presumiblemente destruyó muchos graneros en los años 50), la historia secreta de las tribus perdidas de Israel descifrada por John Smith, o la teoría de la Onda del Tiempo Cero inventada por el propio Terence McKenna (que resultó ser drásticamente errónea al predecir el Escatón de la Historia el 21 de diciembre de 2012, de acuerdo con el calendario maya) – o que eventualmente se muestran como información precisa que puede conducir a un progreso tangible –como las ‘visitas angélicas’ de Descartes o el sueño de Kekule que lo llevó al descubrimiento del benceno- es una proposición más delicada de lo que nos llevarían a creer; y eso es porque a menudo en las experiencias paranormales a veces el sujeto recibe al principio pedacitos de información que él o ella puede confirmar fácilmente que es cierta, pero esto parece ser un ‘cebo’ para bajar las barreras escépticas de la persona para que se convenzan del secreto grandioso final – las profecías del Día del Juicio Final o las promesas de llegada de ET que nunca se cumplen.

7 Se entregan regalos. El contactado a menudo recibe un regalo, que imparte conocimiento o poder. En el caso de los encuentros con extraterrestres, los ejemplos de intercambio de alimentos entre entidades no humanas y testigos podrían llenar todo un libro -y de hecho ya se hizo, gracias a mi buen amigo Joshua Cutchin– y en el caso de La Chorrera también encontramos ejemplos de consumibles que parecían alterar significativamente la percepción del consumidor; sólo que los McKennas tuvieron la oportunidad única de recuperar sus “panqueques espaciales” en forma de esporas de hongos, que se difundieron efectivamente a gran escala gracias a la guía de cultivo que (anónimamente) publicaron, no muy diferente de todos los libros que fueron auto-publicados por contactados OVNI en el apogeo de la era moderna de los platillos voladores.

8 El Absurdo. A menudo hay aspectos divertidos o ridículos que hay que encontrar; si se ven, los `extraterrestres’ son pequeños gnomos verdes o azules, o enanos, o payasos, o a veces los más temibles `grises’. A veces los ‘platillos’ son directamente sacados de los comics o reportes de OVNIs desacreditados. Como si los “extraterrestres” quisieran dejar claro que es una especie de broma, todo por diversión. Por “informes desacreditados sobre OVNIS” Dennis está haciendo una clara referencia al supuesto encuentro con ‘platillo volador’ que su hermano Terence tuvo justo después de su intento de crear el ‘objeto trascendental al final del Tiempo’ -un OVNI metafísico, una ‘piedra filosofal’ bioquímica- que era a la vez maravillosa y farsa, ya que el objeto se parecía a los tan discutidos platillos voladores ‘venusianos’ fotografiados por George Adamski en las décadas de los 50 y 60. La calidad de “absurdo por diseño” del fenómeno es algo que he abordado más de una vez, y la naturaleza de auto-negación no sólo de los eventos paranormales sino también de la profunda experiencia religiosa, es algo que la mayoría de los académicos todavía tienen que entender. Por ejemplo, aunque no me cabe duda de que Adamski falsificó el 99% de su material y que las enseñanzas superiores venusianas eran una repetición de la filosofía teosófica, la película que tomó en 1965 mientras estaba en casa de Madeline Rodeffer aún me da una idea; y las “distorsiones” exhibidas por el objeto pueden no ser el resultado de una “distorsión gravitacional” como la que especularon aquellos que estudiaron el metraje, sino un signo de que era una especie de “proyección de pensamiento” o tulpa. Además, se me acaba de ocurrir mientras escribía esta pieza que, en cierto modo, Terence McKenna se convirtió en una especie de portavoz de entidades alienígenas al estilo de Adamski una vez que alcanzó la popularidad mundial; no porque fuera una mente charlatana, sino porque tanto Terence como George eran individuos carismáticos con un “don para la palabra” y claramente disfrutaban de ser el centro de atención -y también porque ambos sufrieron muertes prematuras….

9 Confabulaciones post-encuentro. Esfuerzos obsesivos para explicar lo que pasó. Pérdida de credibilidad a los ojos de amigos y colegas. Un vago y persistente sentido de irrealidad; “las cosas no son lo que parecen.” Dennis explica tanto en la citada presentación como en su libro “Screaming Abyss…” cómo Terence se quedó totalmente conmocionado y consternado tras lo sucedido en La Chorrera, hasta el punto de que al regresar a Berkeley decidió regresar solo a Colombia, pero todo fue en vano porque los hongos que habían aparecido por casualidad durante su visita anterior resultaron ser tan transitorios como los “anillos de hadas” encontrados ocasionalmente por los agricultores en el paisaje irlandés. Se podría decir que Terence McKenna -esa es la persona que solía ser antes del experimento en La Chorrera- nunca regresó de su peregrinación inicial a la selva, incapaz de encontrar su camino a Kansas después de haber sido trasladado a la tierra de Oz, al igual que muchos hombres y mujeres que han tenido roces breves o persistentes con fenómenos inexplicables (ya sea un encuentro cercano, un avistamiento criptado o un ECM) y ver sus vidas transformadas para siempre por estos catalizadores caóticos -a veces no para mejor….

Sí, hay dimensiones desconocidas ahí fuera; hermosas, peligrosas y totalmente extrañas“, concluye Dennis. Estos reinos son accesibles para aquellos valientes (o lo suficientemente tontos) para buscar paso a través de una llave química, pero otras veces el Paisaje Invisible y sus habitantes llegan sin ser invitados, e interrumpen la existencia de innumerables personas que hacen lo mejor que pueden para dar sentido a esta visión liminal a través del espejo. Algunos de esos desventurados individuos han sido quemados en su hoguera o internados en manicomios, mientras que otros han sido ungidos como santos, o reconocidos como curanderos o sumas sacerdotisas por su pueblo -puentes biológicos entre este mundo y el Más Allá.

Y ahora, gracias a la interrupción de Internet y de otras formas de comunicación modernas –tecnologías que tienen una no pequeña deuda con los psicodélicos-, los chamanes, alquimistas y profetas de esta época pueden extender aún más los zarcillos del meme alienígena a todos los rincones del mundo, completamente libres de las limitaciones del espacio y del tiempo ¿suena familiar?

Psicosis, iniciación chamánica o encuentro alienígena. ¿Qué tal ninguno de ello…?

¿O todo lo anterior, mis compañeros magonianos?

“¿Es un platillo volante?” Los jóvenes Dennis y Terence McKenna, antes de su cita con el Destino (alr. 1957)

RED PILL JUNKIE                           Daily Grail

COSMIC AMERICAN: ENTREVISTA CON LA DRA. DIANA WALSH PASULKA

Profesora Diana Walsh Pasulka, autora de ‘American Cosmic: UFOs, Religion, Technology’ (Oxford University Press, 2019).

Diana Walsh Pasulka es profesora de estudios religiosos en la Universidad de Carolina del Norte, Wilmington, y presidenta del Departamento de Filosofía y Letras. Religión. Sus investigaciones se centran en la religión y la tecnología, incluyendo creencias sobrenaturales y sus conexiones con tecnologías y entornos digitales.
Ha sido consultora para películas y televisión, incluyendo The Conjuring (2013), y Conjuring II (2016), entre otras.
El próximo libro de la profesora Pasulka (algo del cual he tenido el privilegio de leer), American Cosmic: UFOs, Religion, Technology, será publicado a través de Oxford University Press a principios del próximo año, y promete ser uno de los más fascinantes e importantes jamás escritos sobre el tema OVNI (aunque su alcance es considerablemente más amplio que los platillos voladores). Diana recientemente se tomó un tiempo fuera de su ocupado horario de enseñanza para responder a algunas de mis preguntas sobre lo ha descubierto en su viaje cósmico…

RG: Su muy esperado libro, American Cosmic, se publicará a principios del próximo año. ¿Qué pueden esperar los lectores?
DWP: El libro realmente me sorprendió, y cambió mis propias expectativas, así que tal vez puedan esperar ser sorprendidos. De hecho, en el último párrafo del último capítulo escribo: “Nunca esperé que terminara así”. Así que, eso debería dar una indicación de que tiene un final inesperado, ya que incluso a mí me sorprendió.

Dicho esto, los lectores deben saber que el libro es como dos libros en uno. Entrevisto a científicos y personas que afirman trabajar directamente con el fenómeno.
Viajo con ellos a lugares como el Vaticano y un supuesto lugar de accidente OVNI en Nuevo México. También presento mi propia investigación sobre cómo las tecnologías de los medios de comunicación impregnan nuestras mentes y cuerpos de una manera imperceptible. Nuestros recuerdos, nuestros cuerpos, y por lo tanto nuestras culturas, son influenciados y formados a través de nuestro uso de y, en particular, las tecnologías de los medios de comunicación. Los humanos co-evolucionan con la tecnología y no es sólo un instrumento que usamos. Al mismo tiempo, los OVNIs impregnan la cultura y se perciben como tecnología avanzada.
El libro es a la vez una historia de mis viajes y el trabajo con científicos que creen en de los fenómenos y crear tecnologías inspiradas en ellos, y un análisis de por qué deciden llamar a este fenómeno extraterrestre, o ultraterrestre, u OVNIs.

RG: ¿Cómo terminó una profesora de Estudios Religiosos en el extraño mundo de los OVNIs?
DWP: Los estudiosos de la religión estudian las comunidades de personas que creen en la inteligencia no humana, en forma de ángeles, deidades, “fuerzas”, bodhisattvas, etc.
Muchas de las personas que tienen experiencias con OVNIS interpretan sus propias experiencias como espirituales o religiosas. Parece que los métodos de este campo se prestan al estudio de la cultura OVNI.

Además, he escrito y publicado sobre la historia católica. Mi último libro era un libro sobre la doctrina católica del purgatorio. Durante la investigación de ese libro me encontré con un montón de registros, de archivos y crónicas, de llamas, orbes, o cometas, básicamente fenómenos aéreos, y realmente me preguntaba sobre ellos.
Empecé una lista de estos registros. En ese momento, un amigo sugirió que estos eran “como OVNIs” y, casualmente, leí el libro de Jeffrey Kripal, Autores de Lo Imposible, y me di cuenta de que estos relatos parecían muy similares. Así es como empecé a estudiar a los experimentadores modernos.

Éxtasis de Santa Teresa, de Bernini

RG: ¿Cuáles son los paralelismos entre las experiencias religiosas clásicas y las modernas? ¿Experiencias OVNI?
DWP: Hay similitudes y muchas diferencias. ¿Podemos afirmar responsablemente que lo que la monja del siglo XVI Santa Teresa de Ávila experimentó como muy extraño, (representada por la estatua del artista Bernini en Roma) es similar a la de lo que muchos experimentadores sienten que experimentan hoy en día, en forma de seres grises o seres brillantes? Personalmente no creo que podamos hacer declaraciones radicales diciendo que sean equivalentes, pero podemos comparar cuidadosamente algunos casos históricos con algunos casos modernos y encontrar paralelismos interesantes.
Por ejemplo, puede estar seguro de que lo que la gente experimenta será interpretado a través de diversos medios como el arte, los libros, y en los tiempos modernos, el cine y documentales, y éstos a menudo tienen poco que ver con lo que la el experimentador inicialmente dijo o pensó de la experiencia. Tu propio libro, Robbie, Silver Screen Saucers, hace un excelente trabajo revelando cómo Hollywood las producciones forman e influyen en lo que creemos sobre el fenómeno.

RG: ¿Qué papel desempeñan los medios de comunicación, en particular los medios de entretenimiento, en moldear las percepciones y expectativas populares del fenómeno OVNI?
DWP: Siguiendo con la pregunta anterior, creo que nuestro trabajo es similar en revelar que, con respecto a la representación de los fenómenos, y considerando la desclasificada y temprana gestión gubernamental de las percepciones públicas de los fenómenos, personas que quieren entender los fenómenos como otros han experimentado harán bien en descartar lo que se presenta en la mayoría de los medios de comunicación, especialmente si hace uso de técnicas de estilo documental.
Mi trabajo revela cómo los medios son capaces de crear “realidad”, si se quiere, usando mecanismos específicos que, en cierto sentido, “engañan” a la mente para que crea que ciertas cosas. Así que, engaños, documentales que hacen uso de imágenes generadas por ordenador, etc., pueden crear una creencia que tiene efectos culturales de largo alcance. La creación de películas que usan la investigación de científicos cognitivos para asegurar que cada escena ilumine los puntos de placer en nuestros cerebros es sólo un caso en el que el público consume medios de comunicación que podrían tener efectos no deseados. Vemos películas que son obviamente ficticios y asumimos que, en todos los frentes cognitivos, sabremos que son ficción. Pero, las tecnologías de los medios de comunicación contemporáneos impregnan nuestras mentes de maneras que no se esperan. Pueden formar recuerdos de eventos que nunca ocurrieron, por ejemplo. No reparamos en efectos como este cuando vemos películas, leemos libros, juegos de video, etc.

RG: ¿Qué posición, si la hay, toma usted sobre el fenómeno OVNI en sí? ¿Usted considera los OVNIS como objetos físicamente reales, construcciones psicosociales, o algo completamente distinto?
DWP: No tengo una posición en este momento. Jacques Vallee ha llamado a los OVNIs ventanas, y me gusta esta idea. Las ventanas son cosas que podemos ver a través, desde una de la habitación o la realidad en otra, sino que también son cosas físicas, también. He trabajado con científicos que creen en los OVNIS como objetos físicos, y he estado en Nuevo México y he visto objetos. ¿Eso me convence que en realidad son artefactos OVNIs? No. Pero, aquí hay un objeto que desconcierta a personas que yo respeto, investigadores científicos cuya formación es impecable, por lo que me hace preguntarme, seguro.
Otra manera de pensar a través del estado ontológico del OVNI es entender que los objetos en sí mismos son difíciles de precisar, en realidad. Los filósofos han sabido de esto durante mucho tiempo y ahora están conversando con los científicos para determinar la metafísica de los objetos físicos. No voy a entrar en esto aquí, pero, en un nivel siento que los avistamientos de OVNIs y la creencia son “alertas”. Nos alertan para que prestemos atención a la tecnología (porque se perciben como tecnología avanzada) y a las cosas que no podemos entender. Creo que está bien ser confundido por ellos. Recuerde que el filósofo ateniense Sócrates fue llamado la persona más inteligente del mundo porque admitió que dijo que no sabía nada. Está bien no tener una posición.

RG: ¿Se consideraría usted una escéptica en su enfoque del tema?
DWP: En el campo de los estudios religiosos los eruditos son generalmente entrenados para estudiar los fenómenos religiosos, las prácticas, las creencias, etc., sin tener en cuenta si existen “objetivamente” (hay excepciones, como en el subcampo de la filosofía de la religión, por ejemplo). Así es como emprendí la investigación para American Cosmic. Pero, hay un problema con la suposición en la cuestión de si uno es un escéptico o un creyente. John Keel, un investigador fascinante, declaró que esa creencia es el enemigo, pero aún estaba completamente involucrado en el estudio de la fenómenos. Yo no lo llamaría escéptico, pero también identificó la creencia como algo que uno debería evitar. ¿Dónde nos deja esto, entonces? Nos deja en una excelente posición, ya que se nos dan las claves para estudiar los fenómenos sin tener que sacar firmes conclusiones al respecto, que inevitablemente serán descubiertas erróneas, en mi opinión. Podemos decir que, cuando la verdad absoluta es un blanco en movimiento necesitamos ser flexibles con nuestras teorías.
RG: ¿Qué cosa por encima de todas las otras tu experiencia con American Cosmic te enseñó sobre ti misma? ¿Ha cambiado tu visión del mundo?
DWP: La experiencia de escribir American Cosmic ha cambiado mi vida. Yo ahora veo mi vida de esta manera: antes de 2012 y después de 2012. Obviamente 2012, en el que empecé a estudiar el tema de los OVNIS, fue un cambio de juego para mi visión del mundo. Como erudita de la religión, yo estaba acostumbrada a los informes de los fenómenos místicos y la gente que creían que estaban en contacto con inteligencia no humana. Mi investigación fue histórica, en la que estudié estas cosas como acontecimientos del pasado. La investigación OVNI me puso en contacto con la religión en formación, con los experimentadores mientras ellos experimentaban estos eventos, y con los tecnólogos de los medios de comunicación que ofrecen estos eventos al público, y para mí ha sido una experiencia electrizante, algo así como observar la creación de un sistema global de creencias, desde la experiencia hasta la representación de la experiencia. Como dijo Carl Jung en su único libro sobre OVNIs, “Tenemos aquí una oportunidad de oro para presenciar cómo una leyenda es formada…”
Jung tenía razón, pero la palabra leyenda no transmite del todo la inmensidad de esto aunque también usó el término “mito viviente”. Mi propia descripción sería que es más como un episodio de Dimensión Desconocida dentro de la que uno no puede escapar, y probablemente ni siquiera quiero hacerlo. Así es como es. Es bastante interesante.

Para saber más sobre el trabajo de la profesora Pasulka, visite su sitio web y su página de Amazon.

ROBBIE GRAHAM                                          Mysterious Universe

LOS NUEVE

El 27 de junio de 1953, nueve individuos más un médium se reunieron en una cabaña aislada en los bosques a las afueras de Glen Cove, Maine, para llevar a cabo una sesión de espiritismo en la que pretendían hacer contacto con la Gran Enéada, los dioses que los antiguos egipcios habían adorado en la ciudad sagrada de Heliópolis. Estos dioses, que eran nueve en número también, eran parte de un gran dios creador conocido como Atum. Los otros dioses consistían en Shu, Tefnut, Geb, Nut, Osiris, Isis, Seth, Nepthys, y a veces Horus. La comunicación con estas entidades fue manejada por el médium, un caballero indio conocido como Dr. D.G. Vinod, quien entró en estado de trance a las 12:15 AM y comenzó a hablar como ‘los Nueve’ a las 12:30 AM. Después, el Dr. Vinod afirmaría no tener ningún recuerdo de la conversación que precedió entre los Nueve y sus contrapartes humanas. Durante el transcurso de la sesión, los Nueve místicos informaron a los Nueve humanos que se encargarían de traer un renacimiento místico a la Tierra. A partir de ahí, los Nueve se aventuraron en construcciones cuasi-científicas y filosóficas que finalmente llevaron al reconocimiento de que ellos, la Gran Enéada, eran de hecho seres extraterrestres que vivían en una inmensa nave espacial que flotaba invisiblemente sobre el planeta y que la congregación reunida había sido seleccionada para promover su agenda en la Tierra.

Racionalmente el escenario anterior debe ser descartado como un episodio de locura por cualquiera que desee hacer un alegato sobre la cordura -Seguramente sólo los más excéntricos de la Nueva Era considerarían que tales actos eran posibles. Y eso es exactamente lo que es tan perturbador acerca de la sesión de espiritismo mencionada arriba pues la gente que asistió podría haber sido muchas cosas, pero la locura no es una posibilidad firme. Consideremos simplemente los nombres de los nueve humanos que hablaron con la Enéada esa noche: Henry y Georgia Jackson, Alice Bouverie, Marcella Du Pont, Carl Betz, Vonnie Beck, Arthur y Ruth Young y Andrija Puharich.

Para aquellos de ustedes que están familiarizados con la alta sociedad americana, un nombre debe sobresalir inmediatamente: Du Pont. Marcella Du Pont era de hecho un miembro del clan fabulosamente rico, pero los Du Ponts no fueron los únicos de sangre azul que asistieron.

También estaba Alice Bouverie que nació Ava Alice Muriel Astor, descendiente de John Jacob Astor, y la hija del Coronel John Jacob Astor IV, que murió a bordo del Titanic cuando se hundió. Su primer marido había sido un oficial en el ejército zarista, el príncipe Serge Obolensky, que se convertiría en un importante operador de la OSS durante la Segunda Guerra Mundial. Huelga decir que la Sra. Bouverie no era ajena al trabajo de la comunidad de inteligencia estadounidense.

También estaba Ruth Young, que había sido conocida como Ruth Forbes Paine de la familia Forbes, antes de casarse con Arthur Young. El Sr. Young era un famoso inventor que trabajaba para la Bell Corporation, y había sido instrumental en la creación del Helicóptero Bell. Pero la influencia de esta pareja fue mucho más allá del complejo militar-industrial. De hecho, el enigmático Arthur Young puede ser una de las figuras más significativas de finales del siglo XX. Él era el jefe financiero patrocinador detrás de los Nueve durante muchos años y una gran influencia en el movimiento de la Nueva Era en general a través de sus escritos místicos como Conciencia y Realidad.

Luego está la extraña conexión que Arthur y Ruth tienen con el asesinato de Kennedy vía Michael Paine, el hijo de Ruth de un matrimonio anterior que se casó con una mujer también llamada Ruth.

Esta Ruth -antes Ruth Hyde antes de convertirse en Ruth Paine, era la hija de un hombre empleado por la Agencia para el Desarrollo Internacional que, según Peter Levenda en su Sinister Forces -Book One: The Nine (Fuerzas Siniestras – Libro Uno: Los Nueve), era un conocido frente de la CIA. En 1963, Michael y Ruth Paine habían tenido dos hijos, pero fueron separados mientras vivían en Irving, Texas, suburbio de Dallas. El 22 de febrero de 1963, Ruth conoció a Lee Harvey Oswald y a su esposa, Marina, en una fiesta de la comunidad rusa blanca emigrante. De hecho, los Oswald habían sido invitados a la fiesta por George de Mohrenschildt, un ruso blanco y un ingeniero petrolero con presuntos vínculos con la inteligencia americana que se suicidó en 1977 poco antes de su comparecencia ante el Subcomité de Asesinatos de la Cámara.

Ruth Paine supuestamente construyó un vínculo inmediato con Marina Oswald y la invitó a mudarse a su hogar en Irving, Tejas con su niño mientras que Lee Harvey Oswald fue a Nueva Orleans a buscar trabajo. Cuando regresó a Dallas, Texas, fue Ruth Paine quien ayudó a Lee a conseguir su trabajo en el Depósito de libros de la escuela de Texas mientras Marina y su hijo continuaban viviendo con ella. Cuando ocurrió el asesinato, fueron los Paine quienes llevaron a la policía al lugar donde Oswald escondió su rifle. De hecho, mucha de la evidencia usada para condenar a Oswald fue proporcionada por Ruth Paine, como las famosas fotos de Oswald posando con su rifle, la ‘cámara espía’, los falsos documentos de Alex Hidell, etcétera.

Peter Levenda, en el libro mencionado anteriormente, incluso llega a sugerir que Ruth Paine pudo haber llevado a Lee Harvey Oswald con ella a Filadelfia en 1963 cuando se quedó con sus suegros durante su testimonio ante la Comisión Warren:

“…Ruth Paine admitió que en un momento Lee Harvey Oswald estaba considerando ir a Filadelfia. Tan pronto como menciona Filadelfia, Allen Dulles[ex jefe de la CIA -Recluse] intervino y opinó que era presumiblemente para encontrar trabajo, a lo que Ruth respondió afirmativamente. Esto es lo que se conoce como “guiar al testigo”. Filadelfia, por supuesto, es donde vivían Arthur y Ruth Young, y Ruth tenía el hábito de ir allí todos los años en el verano… como lo hizo en el verano de 1963. ¿Invitó Arthur Young al joven desertor de la Marina a su finca en Paoli?” (Sinister Forces, pág. 268)

¿Qué interés podría tener el hombre que se sentaba a horcajadas sobre la línea entre el especulador de la guerra y el gurú de la Nueva Era en el hombre que sería incriminado por el asesinato de JFK? ¿Por qué fueron sus yernos aparentemente decisivos en el marco construido alrededor de Oswald? Tal vez podamos obtener más información sobre estas cuestiones si consideramos al arquitecto jefe detrás de los Nueve. Esto nos lleva a la figura de Andrija Puharich, el hombre que había organizado la reunión de 1953 en primer lugar.

El Dr. Puharich había tenido contacto previo con los Nueve. Su primer encuentro también fue canalizado a través de Dr. Vinod en el bosque de Maine, cerca de Glen Cove, la víspera del Año Nuevo de 1952. Esto era parte de su trabajo con la Fundación Mesa Redonda, un instituto de investigación especializado en todo tipo de arcanos como la cibernética y la percepción extrasensorial. Fue fundada en 1948 por Puharich con la financiación de una variedad de personas, entre las que destacan el ex Secretario de Agricultura y el posterior Vicepresidente Henry Wallace. Wallace, un masón de alto rango, sirvió bajo FDR (Franklin Delano Roosevelt) y es el único responsable de colocar el Gran Sello con la corona masónica en el reverso del billete de dólar.

Tras su primera y segunda sesión de canalización de los Nueve a través de Vinod Puharich fue reclutado por el Ejército, la segunda vez en casi dos años en los que sirvió como Capitán en Edgewood Arsenal trabajando en la investigación de drogas alucinógenas y habilidades psíquicas.

Específicamente Puharich estaba tratando de encontrar una droga que estimulara la habilidad psíquica, según Lynn Picknett y Clive Prince en su maravilloso La Conspiración Stargate. Es también muy probable que Puharich comenzara lo que se convirtió en una asociación de por vida con la inteligencia de EE.UU.
Prince y Picknett afirman:

“Ira Einhorn, el estrecho colaborador de Puharich en la década de 1970, nos dijo recientemente que, aunque Puharich había trabajado para la CIA durante la década de 1950, ya no lo hacía veinte años más tarde. Sin embargo, las pruebas apuntan en gran medida en la otra dirección. Es casi seguro que la relación de Puharich con las agencias de inteligencia no terminó en la década de 1950. Uri Geller nos dijo en una reunión en su casa cerca de Reading en Inglaterra en 1998 que: “La CIA trajo a Puharich para que viniera y me sacara de Israel”. Jack Sarfatti va más allá, afirmando: “Puharich fue el oficial de Geller en América con dinero proporcionado por Sir John Whitmore”. Y de acuerdo con James Hurtak, a través de su Academia de Ciencias Avanzadas, Puharich `trabajó con la comunidad de inteligencia de EE.UU.”. Por implicación esto fue a principios de los 70 cuando Hurtak también estaba trabajando con él.”
(La Conspiración Stargate, pág. 206)

Picknett y Prince especulan que gran parte del trabajo de Puharich como ciudadano privado en cosas como como la Fundación Mesa Redonda y su investigación en México sobre hongos mágicos podría haber sido en interés de la comunidad de inteligencia de EE.UU.

Fue durante el viaje, en 1956, cuando Puharich tuvo su siguiente contacto con los Nueve. Él y Arthur Young junto con el psíquico Peter Hurkos estaban en México buscando drogas alucinógenas cuando se encontraron con una pareja americana de Arizona conocida como los Laugheads. Los Laugheads afirmaron estar en contacto con los Nueve a través de un medium en Arizona y para probar esto, enviaron una carta a Puharich al mes siguiente con descripciones detalladas de lo que se discutió en la segunda sesión de Puharich con Vinod en 1953.
Puharich no volvería a tener contacto directo con los Nueve hasta 1970 cuando se involucró con el mago del escenario israelí y psíquico Uri Geller. En noviembre de 1970 Puharich hipnotizó al joven israelí y de nuevo se pusieron en contacto con los Nueve después de haber sido informados de sus grandes planes para Geller. Al año siguiente Puharich regresó a Israel para una visita más larga con Geller durante la cual estuvieron en frecuente contacto con los Nueve, ya sea canalizados a través del hipnotizado Geller o apareciendo espontáneamente en cintas de audio, que luego se borraban ellas mismas o desaparecían a plena vista. Amplia actividad paranormal bombardeaba constantemente a Geller y Puharich durante este tiempo también.

Puharich trajo a Geller de vuelta a los EE.UU. en 1972 para que pudiera estudiar en el Instituto de Investigación de Sanford(SRI). La alta extrañeza los siguió hasta allí. Los experimentos de Geller en el SRI coincidió perfectamente con los primeros experimentos de la CIA en habilidades psíquicas allí, llevando a Picknett y Prince a especular que Geller pudo haber sido parte de la investigación de visión remota del SRI.

En 1973 Puharich y Geller fueron por caminos separados. Las principales figuras en las comunicaciones de Puharich con los Nueve ahora fueron Sir John Whitmore y Phyllis Schlemmer, que formaron una organización conocida como Laboratorio Nueve. Schlemmer se convertiría en el principal medium del grupo durante este tiempo, después de la breve participación del cocinero de Daytona Bobby Horne, que yo ya he discutido aquí. Schlemmer se había convencido de sus habilidades psíquicas a una edad muy temprana y fundó el Centro Psíquico de Florida en Orlando en 1969 como una especie de escuela de desarrollo psíquico. Ella publicaría The Only Planet of Choice (El Único Planeta de Elección) en 1992 que compiló varias canalizaciones con los Nueve desde 1974 y se convirtió en un superventas de la desbocada Nueva Era.

Incluso a mediados de la década de 1970, los Nueve se habían convertido en un gran negocio. Tenían varios ricos patrocinadores tales como miembros del clan Bronfmans, la familia más rica de Canadá, y el noble italiano Barón DiPauli. También ganarían partidarios célebres tales como Gene Roddenberry, el creador de Star Trek. Roddenberry incorporaría referencias en Star Trek a través de The Next Generation y Deep Space Nine.
Puharich abandonaría el círculo del Laboratorio Nueve en 1980 y aparentemente no tendría más contacto con los Nueve de ahí en adelante. Pero para entonces no importaría. Con los ricos y famosos patrocinadores los Nueve estaban en camino de desarrollar un culto devocional.
Así que para recapitular, tenemos un brillante doctor e investigador científico reclutado en la inteligencia de los EE.UU. para la que sostendría una relación intermitente hasta por lo menos los 70. Gran parte de su trabajo durante este tiempo giró en torno a la capacidad psíquica y las drogas que ayudaría a desbloquear esta habilidad. Al mismo tiempo, también canalizaba entidades que afirmaban ser tanto dioses del antiguo Egipto como extraterrestres del espacio, con el respaldo de ricos y poderosos mecenas con profundos vínculos con el complejo militar-industrial.

También tienes la extraña figura de Arthur Young, gurú de la Nueva Era y especulador de guerra cuyas relaciones legales estuvieron estrechamente relacionadas con el hombre incriminado por el asesinato de JFK. En todos los aspectos, Young fue uno de los principales actores en todo el asunto Nueve, aportando gran parte de la financiación hasta principios de los 70.

Entonces, ¿qué vamos a hacer con los Nueve y los individuos poderosos que se han congregado a su alrededor?

Picknett y Prince sugieren dos hipótesis. En la primera, los mensajes de los Nueve son algún tipo de experimento psicológico masivo con una aplicación más amplia de la guerra psicológica. En la segunda hipótesis los Nueve son una realidad pero su mensaje y/o motivo puede ser muy diferente de lo que se le dice al público. La puerta estelar del título de Picknett y Prince alude a su creencia de que Puharich estaba buscando algún tipo de droga que abriera contacto mental con alguna forma de entidad no humana. Las tradiciones de esto han existido en varias culturas durante siglos, como he escrito aquí, acerca de las comunicaciones que son posible en estados inducidos por enteógenos.

También he escrito extensamente sobre la participación de la CIA en la propagación de enteógenos. Hay muchas explicaciones principales para esto, por ejemplo, el caos y el control que estas drogas pueden invocar en las manos equivocadas. Pero a menudo me he preguntado si había una facción dentro de la comunidad de inteligencia que promoviera la propagación de enteógenos para algo mucho más místico, tal como el contacto mental con entidades no humanas de las que los chamanes han hablado a menudo en relación con estas drogas.

Puharich estuvo muy involucrado en la propagación de enteógenos a las masas a finales de la década de 1950, e incluso escribió un libro sobre el tema titulado The Sacred Mushroom (El hongo sagrado). ¿Es posible que él y algunos de sus colegas de la comunidad de inteligencia trataran de difundir enteógenos a las masas a instancias de los Nueve?
Si es así, entonces la pregunta es, ¿con qué propósito querría la comunidad de inteligencia que las masas experimentasen contacto con tales entidades?

 

 

Recluse                20/11/2010                                                             VISUP