ASTRONAUTAS PSÍQUICOS: VISIÓN REMOTA, EXPLORACIÓN ESPACIAL Y OVNIS

ERIC WARGO         El carácter de la paradoja de Fermi como argumento en contra de los extraterrestres descansa, creo, en la improbabilidad de que las civilizaciones tecnológicas avanzadas exploren o colonicen su universo en carne y hueso. He sugerido aquí que el “alcance” de los ETs a través del espacio, y el de nuestros propios descendientes humanos o de máquinas, será a través de sondas Von Neumann recopilando y recogiendo cantidades potencialmente infinitas de información para su uso y disfrute en casa. Pero hay otras posibilidades, no incompatibles, que, si queremos tener una mentalidad suficientemente amplia, también deberíamos considerar. Estas posibilidades se basan en una serie de “si” muy grandes, es cierto, pero vale la pena (y es muy divertido) pensar en ellas.

Uno de estos “si” -que en realidad parece estar siendo menos controvertido en nuestros días- es la percepción extrasensorial. Por escandaloso que sea para los materialistas comprometidos -y admito que tampoco me pareció bien hasta que empecé a prestar mucha atención a la literatura-, existe una amplia evidencia experimental (aparte del amplio testimonio de psiconautas y místicos desde tiempos inmemoriales) de que el conocimiento puede en efecto trascender las aparentes limitaciones de la materia, el espacio y el tiempo. Según algunos pensadores científicos serios sobre este tema como Russell Targ y Dean Radin, la conciencia no es local. Por ejemplo, la investigación de los años setenta y ochenta financiada por la CIA en el Stanford Research Institute (SRI) muestra que la distancia no es un obstáculo para los clarividentes con talento; los experimentos realizados en el SRI por Targ y Hal Puthoff indican claramente que los efectos Psi no obedecen a una ley cuadrada inversa como la radiación electromagnética o cualquier otra fuerza física conocida. Los espectadores remotos expertos parecen ser capaces de ver con precisión los objetivos al otro lado del planeta o dentro de una cámara electromagnéticamente sellada con la misma facilidad con la que pueden ver algo en un sobre sellado en la misma habitación.

Según un ex ayudante del Congreso entrevistado por el cineasta Vikram Jayanti para un nuevo y fascinante documental de la BBC sobre el trabajo de espionaje de Uri Geller para la CIA y otras agencias de inteligencia, la investigación hecha famosa por Targ y Puthoff y el proyecto StarGate continúa ahora, pero en el “negro profundo y profundo” -lo que resulta interesante-, después de haber sido empujado a la clandestinidad, no porque fuera un escándalo para la ciencia dominante, sino porque entraba en conflicto con la teología cristiana fundamentalista de algunas de las más altas esferas de Defensa en las décadas de 1980 y 1990. Uno se pregunta si, décadas más tarde, esta investigación de “negro profundo” sigue confinada a la visión remota de objetivos terrestres.

Pat Price, el observador remoto estrella de la investigación de Targ y Puthoff en el SRI, comentó que era “potencialmente omnisciente en el espacio y en el tiempo” (ver Targ y la obra de Puthoff Mind-Reach). Y en los anales de la visión remota, el psíquico Ingo Swann, mientras estaba en el SRI, vio los anillos de Júpiter antes de que fueran descubiertos por la sonda Pioneer 10; y de acuerdo con sus extrañas memorias de Penetración, vio psíquicamente estructuras en la Luna similares a las supuestamente fotografiadas por las misiones de Apolo y que sirven de pasto para varios sitios Web de anomalías en el espacio. Independientemente de que Swann fuera preciso o no en las últimas observaciones de la Luna, Swann parece haber sido el primero en intentar seriamente la astronáutica psíquica en los tiempos modernos, aunque los místicos del pasado, como Emanuel Swedenborg, también han afirmado visitar otros mundos y comunicarse con sus habitantes.

Imaginen una sala llena de Ingo Swanns altamente entrenados, con coordenadas para una de las súper-tierras de la zona habitable alrededor de Gliese 667c para visualizar; cada uno recibe las mismas coordenadas, y desde sus visiones colectivas se llega a un consenso aproximado sobre las características topográficas de ese sector o biología interesante (si las hay); luego se mueven hacia las siguientes coordenadas, creando en última instancia un mapa aproximado de todo el planeta; luego se mueven hacia el siguiente planeta…. y así sucesivamente. ¿Es éste el futuro de la exploración espacial? ¿Están estos proyectos ya siendo llevados a cabo en secreto por contratistas del gobierno o por la propia NASA?

Y por extensión, ¿podría un programa de espacio psíquico ET estar detrás de muchos encuentros cercanos?

Extraterrestres Psíquicos

Los encuentros con “extraterrestres” (o lo que sean) tienen a menudo un componente psíquico, como siempre ha subrayado Jacques Vallee. Que las inteligencias alienígenas interactúan psíquicamente con los humanos es un tema común también en el inconsciente colectivo de la ciencia ficción y el cómic, como Jeffrey Kripal ha demostrado en su libro Mutantes y Místicos y como Christopher Loring Knowles ha descrito en su fenomenalmente interesante blog The Secret Sun.

También está la vasta y extrañamente consistente literatura sobre experiencias con Ayahuasca, Psilocibina y otros enteógenos basados en DMT: Los usuarios de estas drogas se encuentran constantemente con seres extraterrestres que se asemejan a los familiares de la literatura OVNI y/o entran en un reino hirviendo de inteligencia alienígena. El investigador del DMT Rick Strassman ha argumentado que el parecido de las experiencias del DMT con las abducciones de OVNIS puede no ser una coincidencia. La posición fácil, respetablemente materialista aquí es que, por supuesto, no es una coincidencia: Todo está en la cabeza del drogadicto (o del contactado). Pero el propio Strassman permanece abierto -con la mente abierta a que la realidad podría ser algo más interesante y compleja-, que las inteligencias podrían ser auténticas y que el DMT podría estar facilitando el acceso al reino noético o a la longitud de onda donde residen o a través de la cual intentan interactuar con nosotros.*

Las experiencias de abducción con y sin el uso de drogas apuntan al menos a la posibilidad de que astronautas psíquicos extraterrestres nos visiten desde la comodidad de sus salas de estar, a través de una especie de superautopista cósmica noética -que puede ser lo mismo que el Nous de la mística gnóstica y hermética o el Akasha de las escrituras teosóficas-. El profeta de la psilocibina Terence McKenna, quien rutinariamente se encontró con “elfos máquina” similares a extraterrestres (y cuya experiencia en la Amazonía en 1971 prefiguró vívidamente muchos de los temas gnósticos extraterrestres y las percepciones de Phillip K. Dick un par de años después) estaría ciertamente de acuerdo con esta idea; sugirió que los hongos Stropharia cubensis podrían ser un proyecto de colonización ET basado en plantas, esporas que viajan por el espacio y crean nodos en lo que ahora podríamos llamar una Internet Astral.

Piense fuera del ámbito local, actúe de forma remota

La noción de un universo no local también ha sido llamada el “universo holográfico” porque cualquier pequeño fragmento de un holograma contiene el todo dentro de él. Las experiencias psíquicas son un lenguaje científico (aunque los escépticos comprometidos siempre las llamarán pseudocientíficas) para describir experiencias de un reino que en otros lugares y en otras épocas se han llamado sagradas o místicas, y parece haber una considerable superposición entre estos tipos de capacidades telepáticas o clarividentes y otras experiencias aparentemente más descabelladas como la proyección astral o los viajes fuera del cuerpo (OOB).

Estos últimos fenómenos, que yo sepa, están menos documentados científicamente (excepto en la controvertida literatura sobre experiencias cercanas a la muerte), pero son igualmente bien asentados por miles de años de relatos anecdóticos de yoguis, chamanes e individuos ordinarios “dotados”. La tradición teosófica se refiere al viaje en el Plano Astral, aunque es muy posible que tales experiencias sean realmente lo mismo que sueños lúcidos y que el soñador esté malinterpretando la experiencia en términos de “espacio real”; sin embargo, en un universo no local esa distinción no debería afectar si tales estados alterados (y otros como la hipnazagogia) le dan acceso a una información real acerca de los lugares remotos o de los eventos que se avecinan. Probablemente una futura teoría de la física no local noética tendría que abandonar por completo las metáforas espaciales como “plano”, porque el espacio y el tiempo no tienen ningún significado en tal reino o dimensión. (Incluso la “dimensión” es problemática porque implica extensión y medida, como las otras dimensiones con las que estamos familiarizados.)

La conciencia no local se explica a menudo por el enredo cuántico: la “acción espeluznante a distancia” que permite a las partículas atadas compartir de alguna manera información a grandes distancias instantáneamente (mucho más rápido que la velocidad de la luz). Se ha sugerido que el cerebro es en sí mismo una computadora cuántica, y que la acción real está ocurriendo a nivel subneuronal, en microtúbulos dentro de las neuronas que son lo suficientemente estrechos para que los efectos cuánticos entren en juego. Otra explicación (tal vez compatible) que yo preferiría sería la budista: que la conciencia es el campo o la base fundamental del ser, y que las leyes físicas descansan sobre ella, y no al revés; por lo tanto, nuestros cerebros materiales y los órganos sensoriales son una especie de filtro (o, como dijo el filósofo Henri Bergson, una “válvula reductora”) de la conciencia, no su generador.

En cualquier caso, si la no-localidad es la realidad, entonces todos los puntos en el espacio y el tiempo coinciden potencialmente en la conciencia. Todos los puntos en el espacio y el tiempo son igualmente cercanos, igualmente “aquí mismo”, y la percepción de las cosas física o temporalmente distantes puede requerir simplemente una alteración o sintonización de la conciencia en la analogía de un receptor de radio. El problema se convierte en localizar la información deseada, y de hecho fue el propio Jacques Vallee quien, por analogía con la forma en que se localiza la información y se accede a ella en las bases de datos informáticas, dio a Swann la idea de utilizar el sistema arbitrario de coordenadas geográficas, que se convirtió en el elemento central del protocolo de visualización remota por coordenadas (CRV).

Haciéndose Físico

Ciertamente resolvería ciertos obstáculos estándar de los “vuelos espaciales” si un astronauta psíquico altamente entrenado (o altamente evolucionado) pudiera realmente interactuar noéticamente con lugares que están físicamente muy distantes, y también agrega nuevas y muy interesantes giros. Mientras que la astronáutica clarividente puede permitir la vigilancia aproximada de un lugar lejano, el simple hecho de viajar mentalmente a lo Swann o Swedenborg no satisface nuestra necesidad humana de ir a algún lugar en carne y hueso, de salir a la superficie de un mundo remoto, de sentirlo bajo nuestros pies, de verlo con nuestros ojos, de oler el aire, de interactuar con sus animales y plantas y, tal vez, de ponerse en contacto con sus seres inteligentes en sus propias condiciones. De hecho, también se necesita algún tipo de información tangible directa para proporcionar retroalimentación sobre las intuiciones del visor remoto; la visualización remota requiere verificación.

Esta limitación -la interacción física real- parecería ser la que rompe el truco cuando se trata de una exploración psíquica completa del universo. ¿O sí lo es? ¿Existe alguna forma en que la conciencia no local pueda interactuar físicamente con una ubicación remota?

La posibilidad de una interacción mental remota con la materia a través de la telequinesia, en primer lugar, está respaldada por relatos limitados pero provocativos de las hazañas de Swann, Geller y otros en los estudios de SRI, así como por los supuestos logros de los espías psíquicos -incluyendo a Geller, a quien sabemos que la CIA y otras agencias de espionaje emplearon no sólo para ver a distancia, sino también para desactivar físicamente los equipos de cómputo de hardware electrónico y discos magnéticos del enemigo (de acuerdo con el documental de Jayanti y con un libro que acompaña a éste escrito por Jonathan Margolis). Si estas cosas son realmente posibles, entonces no podemos descartar fácilmente las hazañas de los yoguis y otros adeptos orientales (por ejemplo, la creación de tulpas) o los logros descritos en la OOB y en la literatura de proyección astral. Los OOB-ers han descrito relatos de individuos e incluso de terceros que ven e interactúan (¡incluso sexualmente!) con ellos. Consistente con tal noción, algunos encuentros alienígenas parecen interacciones con entidades no materiales, ectoplásmicas, “proyectadas astralmente”, sugiriendo que tal vez esta sea de hecho la forma de “viaje espacial” para los exploradores de ET (de nuevo, asumiendo que son de otros mundos – pero si este tipo de interacción fuera posible, realmente no supondria ninguna diferencia de de dónde, o de dónde o cuándo, proceden).

Tomando la rueda

Sin embargo, si concedemos la posibilidad de una conexión psíquica remota entre humanos y ETs (un gran “si”, todavía lo concedo), entonces otra posibilidad que estamos obligados a considerar es la de un astronauta psíquico que realmente habita y toma el control del cuerpo físico de un ser en el planeta de destino. Si las mentes en ese lugar pueden ser interactuadas, comunicadas o manipuladas telepáticamente, entonces también es concebible que puedan ser anuladas para proveer anfitriones locales o vehículos para la conciencia no local del “viajero” físicamente remoto. Cualquier chamán respetable ciertamente aceptaría tal posibilidad; la idea de la posesión de los espíritus tiene una larga historia en muchas culturas. No puedo imaginar que tal posibilidad haya sido estudiada en un laboratorio moderno, pero parece que si se le concede la telepatía, debería ser teóricamente posible para un ser psíquico altamente entrenado o al menos altamente evolucionado no sólo dar ideas a un objetivo o manipular su comportamiento indirectamente (es decir, alterando sus percepciones o induciendo experiencias que alteren su vida -la idea del “sistema de control” de Valleé-), sino sentarse realmente en el asiento del conductor.

Quién sabe cuáles son los requisitos técnicos para que una conciencia sea capaz de habitar físicamente un cuerpo nuevo y diferente -quizás este sea un obstáculo sólo alcanzable por seres más avanzados, o tal vez haya un truco que los psíquicos humanos finalmente descubran y sean capaces de enseñar a sus colegas. Tal vez nuestros astronautas psíquicos secretos descubran el truco adaptando técnicas del Libro Tibetano de los Muertos para localizar y habitar un nuevo embrión -en otras palabras, romper la cárcel o hackear el sistema de reencarnación cósmica para que funcione en adultos. (Por cierto, cuanto más pienso en estas cosas, más deseo que los Twin Peaks de David Lynch no hubieran llegado a su punto de inflexión y terminado después de su segunda temporada, ya que en realidad había empezado a explorar precisamente este nexo entre los OVNIS, la posesión de los espíritus y la vida después de la muerte -o el estado de “Bardo” entre encarnaciones).

Incluso si los astronautas psíquicos avanzados no pueden manejar la hazaña de poseer una obstinada especie alienígena como nosotros, tal vez podrían manipular a sus contactados para hacer el trabajo físico necesario para crear una entidad que sea más maleable o susceptible de servir como un recipiente anfitrión. Un proyecto de este tipo podría implicar un programa de cría a largo plazo, o bien la fabricación de algo así como ” bio-androides “. (¿Puedes ver a dónde va esto?)

Desde el punto de vista de un hipotético observador en el planeta de destino (por supuesto, es probable que los contactados reales no sepan lo que está ocurriendo o que necesiten saber), sería el tipo de proyecto que se desarrollaría a lo largo de cientos, miles o incluso millones de años (si imaginamos, como varios autores han sugerido, que nuestra especie o incluso nuestra biosfera ha sido objeto de manipulación con un objetivo como la colonización alienígena en mente). Pero recuerda: la no localidad se aplica tanto al tiempo como al espacio. Esto significa que un proyecto de ET para cultivar nuestra civilización y crear para ella el sustrato biológico o bio-androide necesario para su encarnación física, podría tomar muy poco tiempo desde el punto de vista del astronauta psíquico alienígena. Un solo astronauta alienígena podría visitar e interactuar con humanos en diferentes momentos, alentando a uno u otro a aparearse en varios puntos de la línea, y así sucesivamente, todo en un día de trabajo (por así decirlo). En otras palabras, no necesitamos imaginar antiguas eminencias inmortales con infinita paciencia comprometidas en tal proyecto -podrían ser relativamente de carne y hueso, gilipollas mortales como nosotros, sólo que con mejores habilidades psíquicas.

Contracción psíquica

Los dos escenarios que he mencionado (poseer organismos locales como anfitriones y dirigirlos o manipularlos para que se reproduzcan o construyan avatares) parecen coherentes con los temas de la literatura sobre el encuentro cercano y las abducciones extraterrestres, incluida la obsesión por la procreación y la hibridación. De hecho, tendría mucho sentido muchos aspectos de esa literatura que llevó a Mac Tonnies a proponer un origen “criptoterrestre” para los OVNIs, como el hecho de que las tecnologías OVNIs (aeronaves, platillos voladores, etc.) a veces parecen extrañamente cercanas a las nuestras, como si fueran propias, siempre con una o dos generaciones de anticipación a la tecnología oficialmente disponible. Si las almas ET viajan entre nosotros en cuerpos especialmente criados y vuelan en tecnología construida localmente según sus especificaciones por “contratistas” humanos secretos, entonces su tecnología se verá limitada por lo que puede ser alcanzable localmente, incluso si las ideas detrás de ella son más avanzadas. Explicaría por qué los platillos a veces chocan -algo que estoy seguro que un vehículo espacial real enviado a través del vacío por una civilización avanzada no haría. Tal historia de contratación humana para los clientes de ET podría remontarse siglos o milenios -por ejemplo, al antiguo Egipto o Sumeria- y ser equivalente a una versión de larga duración del concepto de “civilizaciones escindidas” de Richard Dolan.

Dolan ha sugerido que el gobierno de Estados Unidos ya no está donde está, en términos del conocimiento de los OVNIS, que gran parte de la información ha sido transferida al sector privado. Quién sabe qué tipo de relación compleja han tenido los contratistas militares secretos y sus análogos gremiales en el pasado con seres extraterrestres o con sus representantes contactados indígenas; tal vez esos contratistas o gremios secretos son y han sido siempre los verdaderos actores que han dado forma a nuestro futuro “exopolítico”. (Si es así, hay poca esperanza de obtener respuestas de ellos sobre la realidad OVNI a través de la siempre anticipada “revelación”, ya que no hay Constituciones que estipulen que las empresas privadas sean responsables ante el público).

A lo largo de los años ha habido pistas que han sido dejadas caer por aquellos que saben que el problema de los OVNIS está ligado a fenómenos psíquicos, y una de las jugosas pistas viene directamente de un superior en uno de esos contratistas de defensa. En 1993, cuando se estaba muriendo de cáncer, Ben Rich, ex director de “Skunk Works” de Lockheed, supuestamente levantó las cejas al mencionar en una conferencia a ex alumnos de ingeniería invitados de la UCLA que “ya tenemos la tecnología para llevarnos a casa a ET”. Mientras Rich salía de la conferencia, Jan Harzan (ahora el jefe de MUFON), lo persiguió para investigarlo más a fondo: “Tengo un interés real en la propulsión de la que estás hablando que nos lleva a las estrellas”, dijo. “¿Puedes decirme cómo funciona?” Según Harzan, Rich se detuvo y le preguntó oscuramente a Harzan si sabía cómo funcionaba la percepción extrasensorial. Sorprendido, Harzan dijo “No lo sé, todos los puntos en el espacio y el tiempo están conectados?” A lo que Rich dijo: “Así es como funciona”.

Los locos de tuercas y tornillos pueden asumir que, si hay verdad en esta historia, entonces lo que Rich quiso decir es algún tipo de tecnología cuántica -que quizás llevó a una imagen de vehículos físicos capaces de teletransportarse a través del espacio- o bien el uso de un material exótico con masa negativa capaz de viajar cerca de la velocidad de la luz ignorando el marco inercial local (como sugiere John Mike en su libro La anatomía de un platillo volador). En su conferencia, Rich indicó que la respuesta estaba en ciertos “errores” que habían sido descubiertos en las ecuaciones físicas, e insinuó que su empresa había estado construyendo OVNIS caseros, así que tal vez esto es lo que él quería decir. Pero, ¿qué pasa si la cuestión de la propulsión de los OVNIS es ligeramente distinta de la cuestión de la no localidad? ¿Qué sucede si los viajes interestelares se producen a través del contacto psíquico con el fin de crear una infraestructura biológica y material utilizando mano de obra local contratada? ¿Qué pasaría si los contratistas locales como el propio Lockheed estuvieran construyendo máquinas voladoras avanzadas no sólo en nombre de nuestro gobierno sino también en nombre de las inteligencias ETs, que se comunican a través de intermediarios psíquicos o incluso de seres híbridos criados localmente (Men in Black? ¿Grises?), con el propósito de una interacción física más convencional con nosotros o con nuestro planeta?

¿Están vivos y bien los antiguos astronautas?

Un argumento en contra de la hipótesis extraterrestre (HET) para los OVNIS e incluso en contra del proyecto SETI es el problema de la extrema no simultaneidad tecnológica y social de las civilizaciones a lo largo de la galaxia – que la paridad evolutiva, tecnológica y cultural entre cualquiera de dos civilizaciones sería extremadamente improbable. Recientemente George Dvorsky analizó nuevos números a través de la Ecuación de Drake y llegó a una muy modesta civilización de radiocomunicación contemporánea de .58 a 5 en nuestra galaxia, haciendo extremadamente improbable cualquier contacto con alguien más cerca de nosotros en el espectro tecnológico.

Pero de nuevo, dado que la no-localidad significa colapsar tanto la distancia temporal como la distancia espacial, la astronáutica psíquica abre potencialmente la puerta a la interacción con otras inteligencias a lo largo de todo el universo, a lo largo de toda su vida. Si los ETs pueden “viajar astralmente” a través del espacio, también pueden hacerlo a través del tiempo (y sabemos que, desde el punto de vista fundamental de la luz, no hay diferencia entre los dos). Así, los alienígenas (de nuevo, si eso es lo que son) con los que se encuentran los humanos ahora podrían ser tan fácilmente de nuestro pasado distante (o, para el caso, de nuestro futuro distante) como del presente. Algunos podrían incluso representar las Civilizaciones del Amanecer originales que surgieron cuando el universo se volvió lo suficientemente frío como para soportar la vida tal como la conocemos -las que los modelos matemáticos dicen que deberían haber colonizado nuestra galaxia hace mucho tiempo. Bueno, tal vez lo han colonizado, en cierto sentido, tal vez lo colonizaron y lo siguen colonizando, pero no en naves físicas, y de una manera “lenta desde nuestro punto de vista, pero rápida para ellos” que depende del surgimiento de civilizaciones tecnológicas locales para fabricar máquinas y cuerpos en su nombre.

Si realmente visitáramos el mundo natal de esos antiguos astronautas psíquicos “ahora”, podríamos encontrarlos a ellos, a su civilización, incluso a su planeta y a su estrella, muertos y desaparecidos desde hace mucho tiempo, sin embargo, seguirían apareciendo en todo el espacio y en el tiempo, haciendo negocios que se llevaron a cabo hace miles de millones de años. Tal vez incluso sean los lejanos descendientes de esas civilizaciones “post-humanas”, no sensibles, no psíquicas y tecnológicas que nos visitan en el espacio 4-D mundano como sondas de Von Neumann. (O, quién sabe, tal vez esas sondas proporcionen, entre otras cosas, la retroalimentación concreta requerida para que los espectadores remotos de ET regresen a sus mundos).

Cualquiera que sea el caso, cuando empezamos a multiplicar el número de civilizaciones potenciales que han emergido y emergerán por las posibilidades de la no-localidad espacial y temporal, la extraña variedad y la absurda inconsistencia en los encuentros con OVNIS comienza a parecer un poco más razonable, y la Ecuación de Drake (como ahora está redactada) se convierte en algo carente de sentido.

En algún lugar Terence McKenna sugirió que cuando finalmente viajemos a otros planetas, probablemente tomará menos energía que una pila de linterna. Si las habilidades psi existen y pueden ser desarrolladas en la medida en que los yoguis siempre han afirmado -un muy grande pero también un muy interesante “si”- entonces esas habilidades, no “naves a través del espacio” que llevan nuestros cuerpos mortales físicos, son probablemente nuestro billete a las estrellas. Un día los exploradores psíquicos interestelares de la Tierra podrán mirar hacia atrás en nuestro concepto de arte de las velas solares y los propulsores de Bussard y las naves estelares de Alcubierre, de la misma manera que miramos hacia atrás en el sacacorchos volador de DaVinci.

Posdata: El siempre fascinante Jacques Vallee resulta ser un gran conocedor de la investigación científica en visión remota. El fenomenal Forbidden Science, Volumen Dos (sus revistas que cubren los años 70, cuando estaba en el SRI trabajando en la Arpanet) es una mina de oro de grandes historias entre bastidores sobre la investigación de la visión remota del SRI, Swann, Geller, la participación de la CIA (de la que claramente tuvo que guardar silencio hasta su desclasificación), la intersección de la ESP con sus intereses más conocidos como los OVNIs y las redes informáticas, y en general las reacciones pensativas y desconcertantes de Vallee a la ciencia ficción de California de los años setenta. Es mi segundo libro favorito de Vallee después de El Colegio Invisible, que fue escrito durante la misma extraña e increíble década.

ERIC WARGO (19/11/2013)                   THE NIGHTSHIRT 

JOHOR       Crónicas de Johor (II 29/6/2019)

* {Nota de LIBERTALIADEHATALI: nuevo aporte de nuestro enigmático colaborador JOHOR que nos traduce un artículo de hace unos años del siempre interesante Eric Wargo. Por cierto las cursivas en azul son subrayados de JOHOR}

PÚBLICO NORTEAMERICANO Y EUROPEO: ¡DESPIERTA POR FIN, MALDITA SEA!

Año tras año, mes tras mes, veo dos lados del mundo; dos extremos que se desconectan cada vez más:

Veo grandes ciudades como Homs en Siria, reducidas a horribles ruinas. Veo Kabul y Jalalabad en Afganistán, fragmentadas por enormes muros de hormigón destinados a proteger a los ejércitos de ocupación de la OTAN y a sus títeres locales. Veo una monstruosa devastación ambiental en lugares como el Borneo indonesio, las ciudades mineras peruanas, o las naciones de las islas de los atolones de Oceanía, ya casi inhabitables: Tuvalu, Kiribati o las Islas Marshall.

Veo barrios marginales, falta de saneamiento y de agua potable limpia, donde las botas de los imperios occidentales han estado destrozando las culturas locales, esclavizando a la gente y saqueando los recursos naturales.

Trabajo en todos los continentes. Nunca me detengo, incluso cuando el cansancio trata de aplastarme contra la pared, incluso cuando apenas quedan reservas. No puedo parar; no tengo derecho a parar, porque finalmente puedo ver el patrón; la forma en que funciona este mundo, la forma en que Occidente ha logrado usurparlo, adoctrinarlo y esclavizar a la mayoría de los países del mundo. Combino mis conocimientos y los publico como una “advertencia al mundo”.

Escribo libros sobre este ‘patrón’. El más completo, hasta ahora, son las 1.000 páginas de “Exponiendo las Mentiras del Imperio“.

Entonces, veo el Oeste mismo.

Vengo a “hablar”, a Canadá y a los Estados Unidos, así como a Europa. De vez en cuando me invitan a dirigirme también al público australiano.

Occidente es tan escandalosamente rico, comparado con los continentes en ruinas y saqueados, que a menudo parece que no pertenece al Planeta Tierra.

Un perezoso paseo dominical por la tarde en Villa Borghese, en Roma, y una caminata de horror por el barrio marginal de Mathare, en Nairobi, podrían existir fácilmente en dos realidades distintas, o en dos galaxias diferentes.

Incluso ahora, después de haber escrito mal “Villa Borghese”, mi Mac me ofreció inmediatamente una corrección. Es porque Villa Borghese existe. Por otro lado, “Mathare”, que escribí correctamente, estaba subrayado en rojo. Mathare ‘es un error’. Porque no existe. No existe, a pesar de que alrededor de un millón de hombres, mujeres y niños vivan allí. No es reconocido por mi MacBook Pro, ni por la gran mayoría de mis lectores relativamente bien educados de Occidente.

De hecho, casi todo el mundo parece ser un gran error, no entidad, si se observa desde Nueva York, Berlín o París.

Vengo a hablar ante el público occidental. Sí, lo hago de vez en cuando, aunque con menor frecuencia.

Francamente, enfrentarse a las multitudes europeas o norteamericanas es deprimente, incluso humillante.

Es así: estás invitado a “decir la verdad”; a presentar lo que estás presenciando en todo el mundo.

Te paras allí, frente a hombres y mujeres que acaban de llegar en sus cómodos coches, después de haber cenado bien en sus casas bien calentadas o con aire acondicionado. Puede que seas un escritor famoso y un cineasta, pero de alguna manera, te hacen sentir como un mendigo. Porque viniste a hablar en nombre de los “mendigos”.

Todo está bien pulido y coreografiado. Se espera que no muestres ninguna “sangría”. Que no digas a tu público “nombres”. Que no jures, que no te emborraches en el escenario, que no empieces a insultar a todo el mundo a la vista.

A lo que normalmente te enfrentas es a una multitud bastante dura, o al menos “endurecida”.

Recientemente, en el sur de California, cuando un colega filósofo y amigo mío me pidió que me dirigiera a una pequeña reunión de sus colegas, algunas personas estaban usando sus teléfonos móviles, mientras yo describía la situación en la línea del frente sirio, en las cercanías de Idlib. Sentí que mi relato no era más que un “fondo, una música de ascensor” para la mayoría de ellos. Al menos cuando me dirijo a millones de personas a través de mis entrevistas televisivas, no tengo que ver al público.

Cuando usted ‘habla’ en Occidente, en realidad se está dirigiendo a hombres y mujeres que son responsables, al menos parcialmente, de los asesinatos en masa y genocidios que están siendo cometidos por sus países. Hombres y mujeres cuyo nivel de vida es escandalosamente alto, porque los otros están siendo robados, humillados y a menudo violados. Pero sus ojos no son humildes; los están clavando en ti, esperando algún error que puedas cometer, para que puedan concluir: “Es una noticia falsa”. Para ellos, no eres un puente entre los que ‘existen’ y los que no lo son. Para ellos, usted es un artista, un showman, o la mayoría de las veces: una molestia.

Aprender sobre la guerra, sobre el terror que Occidente está extendiendo, es, para muchos de mi audiencia, otro tipo de entretenimiento de lujo y de alto nivel, no muy diferente a una representación de ópera o un concierto sinfónico. Si es necesario, pueden incluso pagar, aunque en la mayoría de los casos prefieren no hacerlo. Después de una experiencia excitante, se vuelve a la rutina, se vuelve a una vida protegida y elegante. Mientras que tú, al día siguiente, a menudo tomas un avión de vuelta a la realidad de los otros; a la primera línea, al polvo y la miseria.

Ellos, tu público (pero afróntalo, también la mayoría de tus lectores) vinieron a mostrar lo ‘abiertos’ que son. Vinieron ‘para aprender’ de ti, ‘para educarse’, manteniendo intacto su estilo de vida. La mayoría de ellos piensan que lo saben todo, incluso sin tu experiencia de primera mano, te están haciendo un favor benevolente invitándote, y arrastrándose todo el camino a alguna universidad o a un teatro o a cualquier lugar donde estés parado frente a ellos. No vinieron a ofrecer ningún apoyo a tu lucha. No son parte de ninguna lucha. Son gente buena, amante de la paz y trabajadora; eso es todo.

Ya sabes, como esos alemanes, a finales de los años 30; gente santurrona y trabajadora. La mayoría de ellos aman a sus mascotas y reciclan su basura. Y recoger las bandejas ellos mismos en Starbucks.

Hace unos días, detuvimos el golpe en Venezuela. Digo nosotros, porque, aunque en lo profundo de la devastada isla de Borneo, había estado dando entrevistas a RT, Press TV, dirigiéndome a millones de personas. Incluso aquí, nunca dejé de escribir, de twittear, siempre dispuesto a dejar todo, simplemente volar a Caracas, si me necesitaban allí.

Defender a Venezuela, defender la Revolución allí, es esencial. Como es esencial defender a Siria, Cuba, Rusia, China, Corea del Norte, Irán, Bolivia, Sudáfrica y otras naciones revolucionarias y valientes que se niegan a rendirse al dictado occidental.

Mientras la batalla ideológica por Caracas se desataba, yo pensaba: ¿hay algo que todavía pueda llevar al público occidental a la acción?

¿Se han vuelto totalmente indiferentes a sus propios crímenes, europeos y norteamericanos? ¿Han desarrollado algún tipo de inmunidad emocional? ¿Es su condición ideológica o simplemente clínica?

Aquí estábamos, en medio de un golpe de estado totalmente abierto; un intento de Occidente de derrocar a uno de los países más democráticos de nuestro planeta. ¡Y no hicieron casi nada para detener el terrorismo de sus regímenes en Washington o Madrid! Al menos en Indonesia en 1965 o en Chile en 1973, el régimen occidental intentó esconderse detrás de finas hojas de higuera. Al menos, mientras destruía el Afganistán socialista y la Unión Soviética comunista mediante la creación de los Muyahidines, Occidente utilizó a Pakistán como representante, tratando de ocultar, al menos parcialmente, su verdadero papel. Al menos, mientras mataba a más de un millón de personas en Irak, hubo una farsa y un montón de mentiras sobre las “armas de destrucción masiva”. Al menos, al menos…

Ahora, todo es transparente. En Siria, Venezuela; y contra Corea del Norte, Cuba, Irán, China, Rusia.

Como si la propaganda ya no fuera necesaria, es como si el público occidental se hubiera vuelto totalmente obediente, sin poner en peligro los planes del régimen occidental.

O más precisamente, la propaganda occidental, una vez elaborada, se ha vuelto extremadamente simple: ahora repite mentiras, y la gran mayoría de los ciudadanos occidentales ni siquiera se molestan en cuestionar lo que sus gobiernos están haciendo al mundo. Lo único que importa son las “cuestiones domésticas”, es decir, los salarios y beneficios para los occidentales.

No hay disturbios como durante la guerra de Vietnam. Ahora los disturbios son sólo para mejorar el bienestar de los trabajadores europeos. Nadie en Occidente está luchando para detener el saqueo en el extranjero, o los ataques terroristas desatados por la OTAN contra países no occidentales, o contra esas innumerables bases militares de la OTAN, contra las invasiones y los golpes de estado orquestados.

¿Cuánto más puede soportar el público occidental?

¿O puede soportar absolutamente todo?

¿Aceptaría la invasión directa de Venezuela o Cuba o de ambas? Ya ha aceptado la intervención directa y la destrucción de Yugoslavia, Iraq, Afganistán, Libia y Siria, por citar sólo algunas acciones terroristas cometidas por Occidente en la historia reciente.

Entonces, ¿cuánto más? ¿Sería aceptable un ataque contra Irán? Digamos, ¿2 ó 3 millones de muertes?

¿Corea del Norte, quizás? Unos cuantos millones más, ¿una nueva montaña de cadáveres?

Se lo pregunto; no es una pregunta retórica. Realmente quiero saberlo. Creo que el mundo tiene que saber.

¿Ha alcanzado el público occidental el nivel de ISIS (o llamarlos Estado Islámico o Daesh)? ¿Es tan santurrón, tan fanático, tan convencido de su propio excepcionalismo, que ya no puede pensar, analizar y juzgar?

¿Sería aceptable provocar a Rusia o a China o a ambas en la Tercera Guerra Mundial para la gente que vive en Baviera o en Carolina del Sur, o en Ontario?

Y si es así, ¿están todos realmente locos?

Y si lo son, ¿debería el mundo tratar de detenerlos, y cómo?

Quiero conocer los límites de la locura occidental.

Que haya locura es indiscutible, ¿pero cuan masiva es?

Entiendo, ahora he aceptado el monstruoso hecho de que a los franceses, yanquis, canadienses, británicos o alemanes no les importe una mierda cuántos millones de personas inocentes matan en Oriente Medio, o en el sudeste asiático, África o en “lugares como ese”. Acepto que no saben casi nada de su historia colonial, y no quieren saber nada, siempre y cuando tengan fútbol, mucha carne y 6 semanas de vacaciones en playas exóticas. Sé que incluso muchos de los que pueden ver crímenes monstruosos cometidos por Occidente, quieren culpar de todo a los Rothschild y a la “conspiración sionista”, pero nunca a ellos mismos, nunca a su cultura que se expresa a través de los siglos de saqueo.

Pero, ¿qué pasa con la supervivencia de nuestro planeta y la supervivencia de la humanidad?

Me imagino los ojos de las personas que vienen a mis “presentaciones de combate”. Les digo la verdad. Lo digo todo. Nunca me contendré; nunca transigiré. Les muestro imágenes de las guerras que han desencadenado. Sí, porque los ciudadanos son responsables de sus propios gobiernos, y porque hay, claramente, algo llamado culpa colectiva y responsabilidad colectiva.

Esos ojos, esas caras…. Te diré lo que leo en ellos: nunca actuarán. Nunca intentarán derrocar a su régimen. Mientras vivan sus vidas privilegiadas. Mientras piensen que el sistema en el que son las élites, al menos tienen alguna posibilidad de sobrevivir en su forma actual. Juegan en ambos sentidos, algunos de ellos lo hacen: verbalmente, están indignados por la OTAN, por el imperialismo occidental y el capitalismo salvaje. En la práctica, no hacen nada tangible para luchar contra el sistema.

¿Cuál es la conclusión entonces? Si no actúan, entonces otros tienen que hacerlo. Y estoy convencido de que lo harán.

Durante más de 500 años el mundo entero ha estado en llamas, saqueado y asesinado por un pequeño grupo de naciones occidentales extremadamente agresivas. Esto ha sido prácticamente ininterrumpido.

Ya nadie lo encuentra divertido. Donde trabajo, en los lugares que me importan, nadie quiere este tipo de mundo.

Miren a esos países que ahora están tratando de destruir a Venezuela. ¡Mira con atención! Están formados por los Estados Unidos, Canadá, la mayoría de Europa, y sobre todo los estados sudamericanos donde los descendientes de los colonialistas europeos están formando la mayoría!

¿Queremos otros 500 años de esto?

Los norteamericanos y los europeos tienen que despertar pronto. Incluso en la Alemania nazi, había soldados que estaban tan disgustados con Hitler, que querían echarlo a los perros. Hoy, en Occidente, no hay un solo partido político poderoso que crea que 500 años de saqueo colonialista occidental son más que suficientes; que la tortura del mundo debe cesar, y que debe cesar inmediatamente.

Si el imperialismo occidental, que es la mayor y quizás la única amenaza importante a la que se enfrenta ahora nuestro planeta, no es desmantelado decisiva y rápidamente por sus propios ciudadanos, tendrá que ser combatido y disuadido por fuerzas externas. Es decir: por sus víctimas anteriores y actuales.

ANDRE VLTCHEK                                    NEO

Andre Vltchek es filósofo, novelista, cineasta y periodista de investigación. Es creador de Vltchek’s World in Word and Images, y un escritor que escribió varios libros, entre ellos China y Ecological Civilization. Escribe especialmente para la revista online “New Eastern Outlook“.