LA HIPÓTESIS DE LA SIMULACIÓN (NO LO BASTANTE LOCA PARA SER VERDAD)

BEN GOERTZEL                        La “Hipótesis de la simulación”, la idea de que nuestro universo es una especie de simulación por ordenador, ha ido ganando cada vez más difusión últimamente.

La creciente popularidad del meme no es sorprendente ya que la realidad virtual y la tecnología asociada han estado avanzando constantemente, y al mismo tiempo los físicos han avanzado más los paralelismos formales entre las ecuaciones de la física y la teoría de la computación.

La noción del universo como simulación por ordenador pone de relieve algunos conceptos filosóficos y científicos importantes que generalmente se pasan por alto.

Sin embargo, en varias conversaciones en línea y en el mundo real he estado escuchando varias versiones de la hipótesis de la simulación que no tienen mucho sentido desde un punto de vista científico o racional. Así que quise escribir brevemente lo que tiene y lo que no tiene sentido para mí en el campo de la hipótesis de la simulación….

Una cosa que me ha puesto de los nervios es escuchar que la hipótesis de la simulación se usa para defender los temas y conceptos religiosos, a menudo de una manera que estira profundamente la lógica. Hay algunas correspondencias profundas entre las percepciones de las tradiciones de la sabiduría mística y las lecciones de la física moderna y la teoría de la computación – pero he escuchado a la gente hablar de la hipótesis de la simulación en formas que van mucho más allá de estas correspondencias, en una forma que falazmente hace parecer que la ciencia y las matemáticas dan evidencias de tópicos religiosos, como por ejemplo, la existencia de un creador vagamente antropomórfico de nuestro universo. Esto es, supongo, lo que ha llevado a algunos comentaristas como el investigador de AGI Eray Ozkural a etiquetar la hipótesis de la simulación como una nueva forma de creacionismo (el enlace a su artículo “Argumento de la simulación y riesgo existencial de la IA: creacionismo de la nueva era” parece estar caído en este momento).

La idea de que nuestro universo podría ser una simulación por ordenador no es nueva, y apareció en la literatura de ciencia ficción muchas veces a lo largo de la segunda mitad del siglo pasado. Al ensayo del filósofo de Oxford Nick Bostrom titulado “The Simulation Argument” (El argumento de la simulación) generalmente se le atribuye la introducción de la idea a la comunidad científica y tecnológica moderna. Ahora el libro de Rizwan Virk titulado “The Simulation Hypothesis” (La Hipótesis de la Simulación) está difundiendo el concepto a una audiencia aún mayor. Lo cual es parte de lo que me motivó a escribir algunas palabras aquí sobre el tema.

No tengo intención de reseñar el libro de Virk aquí, porque francamente sólo lo hojeé. Parece que cubre una gran variedad de temas interesantes relacionados con la hipótesis de la simulación, y los bits y piezas que leí fueron escritos sin problemas y con la suficiente precisión.

Fundamentalmente, creo que la Hipótesis de la Simulación, tal y como se está discutiendo en general, no es tan loca como para ser cierta. Pero baila alrededor de algunos temas interesantes.

El engaño retórico de Bostrom

Siento un gran respeto por las habilidades retóricas y analíticas de Nick Bostrom, y he trabajado con él brevemente en el pasado, cuando ambos participábamos en la Asociación Transhumanista Mundial y cuando organizamos juntos una conferencia sobre ética de la IA en su Instituto Futuro de la Humanidad. Sin embargo, un problema que tengo con algunos de los trabajos de Nick es su tendencia a tirar del truco del equipo de debate de la escuela secundaria de argumentar que algo es POSIBLE y luego hablar como si hubiera probado que esta cosa era probable. Lo hizo en su libro Superintelligence (Superinteligencia), argumentando la posibilidad de sistemas superinteligentes de inteligencia artificial que aniquilan a la humanidad o convierten al universo en una vasta masa de clips, pero luego, hablando como si hubiera argumentado que tales resultados eran razonablemente probables o incluso plausibles. De manera similar, en su tratamiento de la hipótesis de la simulación, hace un argumento muy claro sobre por qué bien podríamos estar viviendo en una simulación computarizada, pero luego proyecta un tono de autoridad enfática, haciendo que al lector ingenuo le parezca que de alguna manera ha demostrado que esta es una hipótesis razonablemente probable.

Formalmente, el ensayo de Bostrom argumenta que

… al menos una de las siguientes proposiciones es cierta: (1) es muy probable que la especie humana se extinga antes de alcanzar una etapa “posthumana”; (2) es extremadamente improbable que cualquier civilización posthumana ejecute un número significativo de simulaciones de su historia evolutiva (o sus variaciones); (3) es casi seguro que estamos viviendo en una simulación por ordenador.

El argumento básico es el siguiente: Nuestro universo tiene alrededor de unos 14 mil millones de años, y en ese período de tiempo un número de civilizaciones alienígenas probablemente han surgido en varios sistemas estelares y galaxias… y muchas de estas civilizaciones probablemente han creado tecnologías avanzadas, incluyendo sistemas de computación capaces de albergar universos masivos de realidad virtual simulada. (Formalmente, él argumenta que algo como esto sigue si asumimos que (1) y (2) son falsos.) Así que si miramos la historia de nuestro universo, tenemos un universo base y tal vez 100 o 1000 o 1000000 universos simulados creados por civilizaciones alienígenas anteriores. Entonces, ¿cuáles son las probabilidades de que vivamos en el universo base en lugar de en una de las simulaciones? Muy bajo. Las probabilidades parecen altas de que, a menos que (1) o (2) sea verdad, vivamos en una de las simulaciones.

El problema lógico obvio con este argumento es: Si vivimos en una simulación programada por alguna especie alienígena, entonces la historia de 14 mil millones de años de nuestro universo es FALSA, es sólo parte de esa simulación…. así que todo razonamiento basado en esta historia de 14 mil millones de años es sólo razonar sobre qué tipo de preferencias con respecto a las pruebas falsas poseían los alienígenas que programaron la simulación en la que estamos viviendo. Entonces, ¿cómo razonamos sobre eso? Necesitamos colocar una distribución de probabilidad sobre los diferentes sistemas de motivación e infraestructuras tecnológicas posibles de varias especies exóticas?
(Para un repaso más detallado y ligeramente diferente de esta refutación de la línea argumental de Bostrom, ver este ensayo de un curso de la Universidad de Stanford).

Otra forma de verlo es: Formalmente, el problema con el argumento de Bostrom es que la confianza con la que podemos conocer la probabilidad de (1) o (2) es muy baja si efectivamente vivimos en una simulación. Por lo tanto, todo lo que su argumento demuestra es que no podemos saber con confianza que las probabilidades de (1) y (2) son altas – porque si sabemos esto, podemos derivar como conclusión que las certezas con las que conocemos estas probabilidades son bajas.

El argumento de Bostrom es esencialmente la auto-refutación: Lo que demuestra es que no tenemos ni idea de la naturaleza fundamental del universo en el que vivimos. Lo cual es cierto, pero no es lo que dice demostrar.

Una serie de hipótesis especulativas

Para pensar seriamente sobre la hipótesis de la simulación, tenemos que distinguir claramente entre unas cuantas ideas interesantes y especulativas sobre la naturaleza de nuestro mundo.

Una es la idea de que nuestro universo existe como un subconjunto de un espacio más grande, que tiene propiedades diferentes a las de nuestro universo. De modo que las partículas elementales que parecen constituir los bloques fundamentales de construcción de nuestro universo físico, y las 3 dimensiones del espacio y una dimensión del tiempo que parecen parametrizar nuestra experiencia física, no son la totalidad de la existencia, sino sólo un pequeño rincón de algún meta-cosmos más amplio.

Otra es la idea de que nuestro universo existe como un subconjunto de un espacio más grande, que tiene propiedades diferentes a las de nuestro universo, y en el cual hay algún tipo de mente individual coherente y con propósito o sociedad de mentes individuales, que creó nuestro universo por alguna razón.

Otra es que nuestro universo se parece mucho a una parte o a la totalidad del espacio más grande que lo contiene, siendo así, en cierto sentido, una “simulación” de este espacio más grande que lo contiene….

Es un punto filosófico válido que cualquiera de estas ideas pueda llegar a ser la realidad. Como filosofía, una implicación aquí es que tal vez no deberíamos tomar nuestro universo físico tan seriamente como generalmente lo hacemos – si es sólo una pequeña esquina en un meta-cosmos más amplio.

Uno se acuerda del pequeño imperio Who en el libro infantil de Dr. Seuss “Horton Hears a Who.” Desde el punto de vista de los Quienes están allí en Villa-Quién, sus vidas y edificios son muy importantes. Pero desde el punto de vista de Horton el Elefante, están viviendo en una pequeña mancha dentro de un mundo mucho más grande.

Desde el punto de vista de la ciencia o la ingeniería, estas ideas sólo son realmente interesantes si hay alguna forma de reunir datos sobre el metacosmos más amplio, o de hackear nuestro universo limitado hacia este metacosmos más amplio, o algo por el estilo. Esta posibilidad ha sido explorada en interminables historias de ciencia ficción, y también en la película The Matrix — en la que no sólo hay creadores antropomórficos detrás del universo simulado en el que vivimos, sino también formas bastante simples y emocionalmente satisfactorias de hackear la simulación en el meta-mundo… que termina pareciéndose mucho a nuestro propio mundo simulado.

Las películas de Matrix también se hacen eco de los temas cristianos de manera muy transparente – el proceso de salvar las vidas y las mentes de todos en el fondo de la simulación hasta encontrar un salvador, un humano tipo Mesías, con poderes únicos para salvar la brecha entre la simulación y la realidad. Esto es un buen entretenimiento, en parte porque resuena tan bien con varios de nuestros tropos históricos y culturales, pero es un poco desafortunado cuando estos temas se filtran fuera del mundo del entretenimiento y saltan a la arena de un discurso científico y filosófico supuestamente serio y reflexivo.

En un artículo de 2017, expuse algunas de mis propias especulaciones sobre el tipo de espacio más amplio en el que nuestro universo físico podría estar incrustado. Llamé a este espacio más amplio un Eurycosm (“eury” = más amplio), e intenté explorar qué propiedades podría tener un Eurycosm para explicar algunos de los aspectos más confusos de nuestro universo físico y psicológico, como la percepción extrasensorial, la precognición, la reencarnación por visión remota, las sesiones de mediumnidad, etcétera. No quiero empantanar este artículo con una discusión de estos fenómenos, así que sólo voy a señalar al lector que puede estar interesado en explorar la evidencia científica en este sentido a una lista de referencias que publiqué hace algún tiempo. Por ahora, mi argumento es que: Si usted cree que algunos de estos fenómenos “paranormales” son a veces reales, entonces vale la pena considerar que pueden ser formas de hackear parcialmente nuestro universo físico convencional 4D en algún tipo de espacio más amplio.

En realidad, mis propias especulaciones sobre lo que podría suceder en un Eurycosm, un espacio más amplio en el que se inserta nuestro propio universo físico, no tienen nada que ver con ningún creador o programador “ahí fuera” que haya programado o diseñado nuestro universo. Estoy más interesado en entender qué tipo de “leyes” teóricas de la información podrían gobernar la dinámica en este tipo de espacio de contención.

Lo que parece estar ocurriendo en muchas discusiones que escucho sobre la hipótesis de la simulación es: la comprensión de que nuestro universo físico 4D podría no ser todo lo que hay en la existencia, que podría haber algún tipo de mundo más amplio más allá de él, se está confundiendo con la hipótesis de que nuestro universo físico 4D es de alguna manera una “simulación” de algo, y/o que nuestro universo es de alguna manera creado por algún programador alienígena en alguna otra realidad.

¿Qué es una “simulación” después de todo? Normalmente esa palabra se refiere a una imitación de otra cosa, creada para parecerse a esa cosa que simula. ¿Cuál es la evidencia, o razón racional para pensar, que nuestro universo es una imitación o aproximación de otra cosa?

Simulaciones como las que realizamos en nuestras computadoras hoy en día, son construidas por seres humanos para propósitos específicos, como explorar hipótesis científicas o crear juegos entretenidos. Una vez más, ¿cuál es la evidencia, o la razón racional para pensar, que hay algún programador o creador o diseñador de juegos subyacente en nuestro universo? Si la única evidencia o razón es el argumento de Bostrom sobre civilizaciones alienígenas anteriores, entonces la respuesta es: Básicamente nada.

Es una idea emocionalmente atractiva si vienes de un trasfondo cristiano, claramente. Y ha sido una idea genial para contar historias desde los albores de la humanidad, de una forma u otra. Les conté a mis hijos un montón de cuentos de simulación-hipótesis a la hora de dormir cuando eran jóvenes; ojalá no les retorciera demasiado la mente. Mi hijo Zebulon, cuando tenía 14 años, escribió una novela sobre un personaje con la misión de encontrar a los creadores de la simulación en la que vivimos, para localizar específicamente al diseñador gráfico que había creado la simulación, para apuntarle con una pistola a la cabeza y obligarle a modificar los gráficos que hay detrás de nuestro universo para que la gente sea menos fea. Más tarde se convirtió en un sufí, una tradición mística que ve el universo físico como algo insustancial de maneras mucho más sutiles.

Hay buenas matemáticas y física detrás de la noción de que nuestro universo físico puede ser modelado como una especie de ordenador – donde las leyes de la física son una especie de “programa de ordenador” que itera nuestro universo paso a paso. Esta no es la única manera de modelar nuestro universo, pero parece una forma válida que puede ser útil para algunos propósitos.

Hay una buena filosofía detrás de la noción de que nuestra realidad física aparentemente tan sólida no es necesariamente real desde el principio, y puede ser sólo un pequeño aspecto de una realidad más amplia. Este no es un punto nuevo, pero es bueno. La parábola de Platón sobre la cueva condujo a esta casa a los griegos hace mucho tiempo, y como señala Rizwan Virk, estos temas tienen una larga historia en la filosofía india y china, y antes de eso en varias tradiciones chamánicas. Virk revisa algunos de estos predecesores en su libro.

Pero detrás de la idea de que nuestro universo es una simulación de otra cosa, o que hay un programador alienígena u otro “creador” vagamente antropomórfico detrás del origen o mantenimiento de nuestro universo, no hay nada más que entretenimiento extravagante e ilusiones desenfrenadas.

Probablemente tenemos muy poca idea de lo que está pasando

Tengo dos perros en casa, y a menudo reflexiono sobre lo que piensan que estoy haciendo cuando estoy sentado frente a mi ordenador escribiendo. Creen que estoy sentado allí, cuidando algunos de mis objetos de valor y moviendo los dedos de forma peculiar. No tienen idea de que estoy controlando procesos computacionales en nubes de computación lejanas, o hablando con colegas sobre estructuras matemáticas y de software.

Del mismo modo, una vez que creamos el software AGI 1000 veces más inteligente que nosotros, este software entenderá los aspectos del universo que son opacos para nuestras pequeñas mentes humanas. Quizás nos fusionaremos con este software AGI, y entonces las nuevas versiones superinteligentes de nosotros mismos entenderán estos aspectos adicionales del universo también. Quizás entonces descubriremos cómo hackear desde nuestro continuo espaciotiempo 4D actual hacia un espacio más amplio. Tal vez en ese momento, todos estos conceptos que estoy discutiendo aquí parecerán para mi futuro, como una absoluta tontería ridícula.

Tengo mucho respeto por las limitaciones de la inteligencia humana, y una confianza bastante fuerte de que actualmente entendemos un porcentaje muy mínimo del universo en general. En la medida en que la discusión de la hipótesis de la simulación apunta en esta dirección, es posiblemente valiosa y productiva. No deberíamos tomar los modelos de la física actual del continuum del espaciotiempo 4D como algo fundamentalmente real, no deberíamos asumir que delimita la realidad en algún sentido último y cósmico.

Sin embargo, tampoco deberíamos tomarnos en serio la idea de que hay algún chico, o chica, o extraterrestre, o sociedad, o lo que sea, que haya programado una “simulación” en la que nuestro universo está funcionando. Sí, esto es posible. Muchas cosas son posibles. No hay razón para pensar que esto es decentemente probable.

Puedo ver que, para algunas personas, la noción de un poderoso creador antropomórfico es profundamente tranquilizadora. Freud entendió esta tendencia bastante bien — hay un niño interior en todos nosotros a quien le gustaría que hubiera un papá o una mamá grande y confiable responsable de todo y capaz de cuidar de todo. Algunas cosas malas pueden suceder, algunas cosas buenas sucederán, y al final mamá y papá entienden más que nosotros y se asegurarán de que todo salga bien al final. Nick Bostrom, a pesar de toda su brillantez, parece repetidamente atraído por temas de control centralizado y sabiduría. ¿No sería tranquilizador si, como sugiere en la Superinteligencia, la ONU se hiciera cargo de la creación de AGI y contratara a algunos gurús de élite de la IA para asegurarse de que se desarrolla de forma adecuada? Si no podemos tener un Dios cristiano que nos cuide y nos asegure una vida después de la muerte gloriosa, ¿no podemos al menos tener un programador alienígena que supervise la simulación en la que estamos ejecutando? ¿No puede el programador alienígena al menos ser realmente guapo, digamos, tal vez como una estrella de cine de Hollywood?

Por lo que puedo decir, dada mi mente humana tan limitada, el universo parece ser mucho más una inteligencia abierta, un concepto que mi amigo Weaver, del Global Brain Institute, ha articulado de manera experta. El universo — tanto nuestro espaciotiempo físico 4D como cualquier espacio más amplio que exista más allá — parece ser un sistema complejo y auto-organizado sin ningún propósito central ni ningún creador o controlador centralizado. Piensa en el océano creativo y auto-organizado en Solaris de Lem, en lugar de monstruos con ojos de insecto que bajan en naves espaciales para esclavizarnos o clavar agujas en nuestros ombligos.

Así que la hipótesis de la simulación toma muchas formas. En su forma “bostrómica”, o en la forma en que la escucho a menudo en conversaciones casuales, es en su mayoría mentira – pero aún así, resalta algunos temas interesantes. Es un experimento de pensamiento que vale la pena, pero que al final es más valioso como un indicador hacia otras ideas más profundas. La realidad de nuestro universo es casi seguramente más loca que cualquier historia sobre simulaciones o creadores, y casi seguramente mucho más allá de nuestras imaginaciones actuales.

BEN GOERTZEL

LA LIBRETA NEGRA DE EPSTEIN

RECLUSE                            Un lector me proporcionó amablemente un enlace a la pequeña libreta negra del deshonrado financiero y presunto pedófilo Jeffrey Epstein sobre la reciente entrada que hice sobre la parapolítica detrás de este último escándalo. El contenido de este pequeño libreta negra fue publicado originalmente en Gawker por el gran Nick Bryant (autor de The Franklin Scandal, El Escándalo Franklin). Ese post se puede encontrar aquí, mientras que se puede acceder a una lista más legible de los nombres aquí.[Para los lectores españoles dejo dos capturas de pantalla con dos nombres interesantes que aparecen en la libreta negra de Epstein, LIBERTALIADEHATALI]

A través de estos enlaces pude determinar que Edgar Bronfman Jr. apareció de hecho en el libro negro de Epstein, como se discutió brevemente en “El Martillo de Plata de Maxwell“. Bronfman Jr. es el hermano de las dos herederas de Bronfman implicadas en el culto NXIVM dirigido por el ahora convicto pedófilo Keith Raniere.

Naturalmente, Bronfman no es más que uno de los varios nombres interesantes que aparecen en el pequeño libro negro de Epstein. Como tal, haré una breve evaluación de varios de los nombres más notables y me referiré brevemente a la importancia que hay detrás de ellos en este artículo en particular. Aunque muchos de estos nombres no son sorprendentes, algunos parecen dar una idea de las redes detrás del círculo de pedófilos de Epstein. Varios se remontan a un escándalo sexual anterior de hace casi seis décadas que parece ser uno de los acontecimientos cruciales y profundos del siglo pasado.

Y con eso en mente, los nombres.

Celebridades y élites neoliberales

Alec Baldwin: Considerado una vez como un líder prometedor, Baldwin ha pasado del siglo XXI trabajando como actor de carácter y activista político para la agenda demócrata. Últimamente, ha experimentado un resurgimiento de su carrera imitando al presidente Donald J. Trump. Sospecho que pronto encontrará un nuevo nicho en su carrera.

Baldwin como Trump

Ralph Fiennes: Uno de los actores británicos más conocidos por sus papeles en la lista de Schindler, The English Patient (que le valieron nominaciones a los Oscar), Red Dragon y las películas de Harry Potter en las que interpretó a Lord Voldemort. La familia de Fiennes tiene profundos vínculos con el establecimiento británico. El mismo Fiennes es un primo de Carlos, el Príncipe de Gales, el heredero aparente del trono británico.

Michael Jackson: El legendario cantante pop que murió en 2009 a la edad de cincuenta años. Por supuesto, Jackson había sido acusado de abusar sexualmente de niños durante casi dos décadas antes de su muerte. Las acusaciones sólo han continuado una década después de que el ex rey del pop se despojara de su cuerpo mortal.

Courtney Love: La actriz y músico más despreciada fue la presentadora de la banda de grunge Hole y protagonizó películas como Sid y Nancy y The People Vs. Larry Flynt. Por supuesto, es más conocida como la ex esposa del fallecido líder de Nirvana, Kurt Cobain, quien supuestamente se suicidó en 1994. Naturalmente, hay acusaciones de larga data de que Love misma jugó algún tipo de papel en la muerte de su esposo. Como era de esperar, Love es una demócrata registrada.

Kevin Spacey: Un actor ganador de un Oscar por sus papeles en películas como The Usual Suspects y American Beauty. En los últimos años ha recibido elogios por su trabajo en la serie original de Netflix House of Cards. Como estoy seguro que muchos de ustedes saben, Spacey fue acusado de agresión sexual en 1986. En 2018, fue demandado por acosar sexualmente a un joven de 18 años. La demanda fue luego desestimada “con prejuicio” (es decir, Spacey probablemente pagó al demandante).

Harvey and Bobby Weinstein

Bob Weinstein: El legendario productor de Hollywood, cofundador de uno de los más legendarios estudios de cine “independiente”, Miramax Films (que estrenó, entre otros, Pulp Fiction), además de The Weinstein Company y Dimension Films. Como habrás adivinado, Bob es el hermano de Harvey Weinstein, con quien cofundó Miramax. Harvey es otro demócrata prominente acusado de numerosos casos de abuso sexual, aunque ninguno de ellos involucró a menores de edad, según lo que este investigador sabe. A pesar de todo, los ultrajes de Harvey fueron tales que generalmente se le acredita como el catalizador para convertir a #MeToo en un movimiento importante.

Curiosamente, ambos hermanos Weinstein figuran como productores co-ejecutivos en una película británica de 1989 llamada Scandal. La financiación inicial de esta película fue proporcionada por Robert Maxwell, el padre de Ghislaine, la supuesta madame de Epstein. Como ya se ha dicho aquí, Robert Maxwell fue uno de los principales agentes de inteligencia, manteniendo relaciones con la CIA, el MI6, la KGB y el Mossad hasta su misteriosa muerte en 1991.

Aún más extraño es el hecho de que el escándalo es una representación de los acontecimientos que rodean el caso Profumo, un escándalo sexual británico anterior que derribó al gobierno de Harold Macmillan. El asunto giraba en torno a un círculo sexual supervisado por un osteópata conocido como Stephen Ward que tenía amplios lazos tanto con el establishment británico como con la comunidad de inteligencia. Una de sus chicas, Christine Keeler, terminó teniendo una aventura con uno de los ministros del gabinete de Macmillan mientras dormía con un espía soviético. Esto ha llevado a muchas especulaciones de que Profumo fue el resultado de algún tipo de trampa, aunque es discutible qué servicio de inteligencia estaba jugando con el otro.

Los estadounidenses Roy Cohn y Thomas Corbally también aparecen en este escándalo. Cohn es, por supuesto, el infame ex abogado y mentor político de Trump. Corbally era un detective privado que participó activamente en la comunidad de inteligencia estadounidense durante los primeros días de la Guerra Fría. Profumo no fue el único escándalo sexual en el que Corbally aparece, lo que lleva a este investigador a especular que fue utilizado rutinariamente por Cohn (un empleador frecuente) para desenterrar material de chantaje sobre las legiones de enemigos del abogado. Corbally también trabajaría más tarde para Trump. Mucha más información sobre el papel que Cohn y Corbally jugaron en Profumo se puede encontrar aquí y aquí.

Para recapitular: Epstein poseía el número de teléfono de un productor de Hollywood que una vez distribuyó una película patrocinada inicialmente por el padre de su madame, que se basaba en un escándalo sexual altamente manipulado por oscuras figuras que más tarde serían los mentores de Trump. No puedes inventar estas cosas, querido lector. Además, tened en cuenta a Profumo, ya que volveremos sobre ello.

***

Demasiado para las figuras de Hollywood. Ahora, cambiemos de marcha hacia las élites neoliberales enumeradas en el libro de Epstein. En algunos casos, Epstein parece haber estado bastante cerca de varias familias estrechamente relacionadas con esta facción. Naturalmente, los Clinton son una de estas familias. Otros dos son dignos de mención:

Kennedy: Media docena de Kennedy aparecen en el libro de Epstein, incluyendo a Ted Kennedy, el senador estadounidense de Massachusetts que fue el hermano menor de JFK y RFK. Los Kennedy, por supuesto, no son ajenos a los escándalos sexuales, y es posible que el propio JFK se haya visto atrapado en el mismo círculo de sexo involucrado en Profumo (del que ya se ha hablado antes aquí) todos estos años atrás.

Otros Kennedy que aparecen en la lista del libro de Epstein incluyen al hijo de Ted, Ted Jr; a la viuda de RFK, Ethel; y a su hijo, Robert Jr. Otro de los hijos de RFK que aparece en el libro es Kerry Kennedy, quien estuvo casada durante quince años con el actual Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. El propio Cuomo también aparece en el libro, aunque no se sabe si Epstein se encontró con él a través de los Kennedy o de los Clinton –Cuomo había servido como Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano durante el segundo mandato de Bill Clinton. Más tarde se desempeñó como Fiscal General de Nueva York durante la gestión de Eliot Spitzer. Como se señaló anteriormente, el acólito de Cohn y amigo de Trump, Roger Stone, parece haber desempeñado un papel en la expulsión de Spitzer del gobierno de Nueva York. Naturalmente, esto ocurrió en un momento en que Stone trabajaba como abogado para el culto NXIVM. Es curioso lo incestuoso que es todo esto, ¿no?

Curiosamente, Cuomo firmó una ley que permite al Congreso de los Estados Unidos revisar las declaraciones de impuestos del estado de Nueva York de Trump apenas dos días después del arresto de Epstein. Pero oye, si tu nombre está en ese libro, tienes que hacer algo, ¿verdad?

***

Rothschild: Prácticamente todas las teorías de conspiración de los últimos dos siglos han estado relacionadas con la familia Rothschild en algún momento, por lo que no debería ser una sorpresa encontrar a dos miembros en la lista negra de Epstein. Se trata de Edouard de Rothschild, de la rama francesa de la familia, y de la británica Evelyn de Rothschild.

Evelyn de Rothschild

De los dos hombres, Sir Evelyn es claramente el más poderoso. De hecho, parece ser el actual jefe de la familia Rothschild. Sir Evelyn fue presidente de N.M. Rothschild & Sons, la casa de inversiones insignia de la familia. En este cargo, se convirtió en asesor financiero de la Reina Isabel y, según se informa, fue nombrado caballero por ella por estos esfuerzos. En 1982 se convirtió en presidente de Rothschilds Continuation Holdings AG, la empresa coordinadora del grupo Rothschild. En 2003, supervisó la fusión de las operaciones británicas y francesas de Rothschild.

La aparición de Evelyn en el libro negro de Epstein no es la primera vez que este Rothschild en particular ha sido vinculado a la pedofilia. Un amigo cercano de Rothschild es Lord Peter Mandelson, un ex político laborista que sirvió en las administraciones de Tony Blair (también listado en el libro de Epstein) y Tory Gordon Brown. Lord Peter es también el fundador y presidente durante mucho tiempo de Policy Network, un grupo de reflexión progresista orientado a afrontar los “retos” del siglo XXI y el futuro de la socialdemocracia.

Según el gran Instituto para el Estudio de la Globalización y las Políticas Encubiertas (del cual también estoy en deuda con gran parte del material de referencia), Mandelson fue acusado de ser un pedófilo ya en la década de 1990. La acusación fue hecha por un antiguo miembro de la junta directiva de N.M. Rothschild & Sons nombrado personalmente por Sir Evelyn: Lord Norman Lamont. Esto es muy interesante, ya que poco después de dejar la casa bancaria Rothschild, Lamont se convertiría en el presidente de Le Cercle.

El complejo Cercle comenzó como una rama del grupo Bilderberg a principios de la década de 1950, pero siempre tuvo una deriva mucho más hacia la derecha. Hasta los años ochenta, estaba casi completamente dominada por órdenes católicas reaccionarias, como la Soberana Orden Militar de Malta y el Opus Dei. Durante mucho tiempo también ha mantenido estrechos lazos con la aristocracia europea, y los tories británicos de sangre azul han dominado la red desde la década de 1980 en adelante.

En la década de 1970, Le Cercle había roto en gran medida con la élite neoliberal y había ido más allá de ser un órgano de coordinación de políticas. En esta coyuntura se trataba esencialmente de una vasta red de inteligencia privada con vínculos con los servicios secretos de la esfera de influencia occidental. También ha sido vinculado a redes de pedofilia de élite en todo el mundo, incluyendo las infames redes en Bélgica y el Reino Unido (antes mencionadas aquí), el escándalo Franklin en los Estados Unidos y la temida Colonia Dignidad en Chile (mencionada aquí). Como se observó en mi examen previo de Epstein, parece que Robert Maxwell, el padre de la supuesta madame Ghislaine de Epstein, también parece haber estado en la órbita del complejo Cercle.

Como tal, un hombre como Lamont que acusa de pedofilia a un estrecho colaborador de Rothschild como Mandelson no es algo que deba tomarse a la ligera. Naturalmente, Mandelson también está en la lista negra de Epstein.

***

Así que, los Clinton, los Kennedy y los Rothschild parecen tener amplios lazos con Epstein. Antes de seguir adelante, me gustaría hablar de otros tres nombres que figuran en el libro negro de Epstein y que encajan aproximadamente en esta categoría neoliberal. Son:

Henry Kissinger: el ex Secretario de Estado y Asesor de Seguridad Nacional se encuentra en la cúspide absoluta de la élite neoliberal. Asociado desde hace mucho tiempo a la familia Rockefeller, Kissinger sigue ejerciendo un poder increíble en el ámbito de la política exterior. Curiosamente, Kissinger es una de las pocas élites de la política exterior estadounidense en el establishment neoliberal que ha adoptado un enfoque más moderado hacia la Rusia de Putin. De hecho, Kissinger ha presionado a Trump para que mejore sus relaciones con Rusia y así poder contener al creciente poder de China.

Para nuestros propósitos aquí, es interesante notar que Kissinger fue un participante de Le Cercle durante la década de 1970, como lo señaló David Rockefeller en su autobiografía Memoirs. Sin embargo, Kissinger parece haber roto con el grupo en algún momento de esa década. Muchos dentro de Le Cercle se opusieron profundamente a su búsqueda de la distensión durante su época en las administraciones de Nixon y Ford.

Kissinger parece haber tenido algún tipo de relación con Robert Maxwell también. El no siempre confiable Gordon Thomas y Martin Dillon en Robert Maxwell, Israel’s Super Spy, Robert Maxwell, El súper espía de Israel informan que la esposa de Kissinger describió su relación como una simple relación de negocios menores, pero otros en este trabajo describen a Kissinger y Maxwell como teniendo una relación mucho más cercana.

Curiosamente, se dice que Kissinger fue quien presentó a Maxwell al senador republicano John Tower. Tower estaba cerca de su compatriota George H.W. Bush y fue elegido inicialmente por Bush I para ser su Secretario de Defensa. La confirmación de Tower fue rechazada por el Senado y el puesto fue para Dick Cheney.

Es interesante notar que Tower fue uno de los hombres presentes en la fiesta de Maxwell de 1989 a la que asistieron Trump y la hija de Maxwell, Ghislaine (Más información sobre la cada vez más infame fiesta de 1989 se puede encontrar aquí). La fiesta se habría celebrado pocos meses después de que Tower fuera rechazado como Secretario de Defensa, y alrededor de un año antes de que fuera nombrado presidente de la poderosa Junta Consultiva de Inteligencia Extranjera del Presidente (PFIBA, por sus siglas en inglés). El propio Kissinger ya era miembro de la PFIAB en ese momento.

David Koch: Aunque pueda parecer extraño incluir a un miembro de la familia Koch entre la élite neoliberal, la ideología de los Koch cae firmemente en el campo de la Sociedad Mont Pelerin (MPS), al estilo del libertarianismo. Y sucede que a los economistas que fundaron el MPS se les atribuye generalmente el haber sido pioneros del concepto de neoliberalismo durante la década de 1930. Debido a la dominación del keynesianismo entre la élite liberal a mediados del siglo XX, el neoliberalismo fue apoyado principalmente por el ala Buckley del partido republicano.

Sin embargo, el zeitgeist comenzó a cambiar durante la década de 1970 cuando el neoliberalismo entró en la corriente principal. A finales de la década de 1990, los principales principios del neoliberalismo, como el libre comercio, la apertura de las fronteras, la desregulación y la oposición a la planificación central, habían sido firmemente adoptados por los dos principales partidos políticos de los Estados Unidos. Al resto del mundo tampoco le ha ido mucho mejor. Un excelente relato del auge del neoliberalismo puede encontrarse en Globalist, The End of Empire and the Birth of Neoliberalism, El fin del imperio y el nacimiento del neoliberalismo, de Quinn Slobodian.

Charles, el hermano de David, es miembro del MPS y juntos han jugado un papel crucial en la difusión de la ideología del MPS a través de una serie de think tanks libertarios. La profundidad de la influencia del hermano Koch en el paisaje político moderno ha sido explorada por Jane Meyer en Dark Money. Estos esfuerzos tuvieron una profunda influencia en el Alto Mundo y jugaron un papel crucial en el cambio hacia el neoliberalismo entre la facción “liberal” de los Estados Unidos. Como tal, no debe sorprender que los hermanos Koch parezcan haber apoyado encubiertamente a Hilary durante las elecciones de 2016.

La influencia de los hermanos Koch sobre el partido republicano es tal que fueron capaces de colocar a su propia gente en posiciones clave en la administración de Trump (señalado aquí) a pesar del repetido antagonismo de Trump hacia la familia. David Koch apareciendo en el libro negro de Epstein puede ser una indicación de por qué el Naranja se sintió cómodo al nombrar a Mike Pence, el lacayo de Koch, como su vicepresidente.

Peter Soros: Aparentemente es sobrino del infame George Soros. Soros y su Open Society Foundation se encuentran entre los más generosos patrocinadores de causas “progresistas” en todo el mundo. Fue uno de los principales donantes tanto de Barack Obama como de Hillary y, en general, uno de los patrocinadores más generosos del partido demócrata. Como tal, es un bicho raro tanto de la extrema derecha como de Trump mismo. Sin duda, ambos bandos estarían encantados de tener información sobre un sobrino de Soros.

Lazos con la clase dirigente británica

Este investigador considera personalmente que los nombres de las élites británicas que figuran en el libro de Epstein se encuentran entre los más interesantes. Proporcionan algunas conexiones verdaderamente notables con operaciones negras anteriores que se describen en este blog, entre otras. Así que, comencemos.

Lord William Astor, 4º: Un miembro de la acaudalada familia angloamericana Astor que ha estado en el centro del poder tanto en los Estados Unidos como en el Reino Unido durante siglos. La rama estadounidense había ayudado a establecer lo que se convertiría en la Oficina de Servicios Estratégicos antes de la Segunda Guerra Mundial, mientras que la rama británica fue un actor clave en el infame movimiento de la Mesa Redonda que dio origen al Consejo de Relaciones Exteriores, al Instituto Real de Asuntos Internacionales y a otros espantajos de la derecha conspirativa. Los Astors británicos formaban parte de una camarilla aún más exclusiva dentro del movimiento de la Mesa Redonda conocida como el Grupo Cliveden, que promovió el apaciguamiento con la Alemania nazi en los años previos a la guerra. Mucha más información sobre los Astors se puede encontrar aquí.

Cliveden ganaría fama de nuevo durante el escándalo Profumo a principios de la década de 1960. Stephen Ward, que dirigía uno de los círculos que proporcionaba chicas a las élites británicas, alquilaba una cabaña allí los fines de semana. Como tal, era un lugar frecuente para fiestas sexuales entre la aristocracia británica. El padre de Lord Astor, Lord William Astor, 3er, estaba profundamente involucrado en estos eventos y puede haber sido comprometido por la inteligencia soviética en el proceso. El escándalo arruinó posteriormente a Astor, que murió prematuramente en 1966 sin haberse recuperado de las consecuencias.

Fue con este telón de fondo con el que el actual Lord Astor creció. A pesar de la desgracia familiar, Lord Astor se recuperó bien y una vez más tiene a la familia cerca de los centros de poder. Es el suegro del ex primer ministro conservador David Cameron.

La familia Cecil: Los Cecil han sido una de las familias británicas más poderosas y bien conectadas durante siglos. El patriarca fue William Cecil, Barón Burghley, quien sirvió dos veces como Secretario de Estado y una como Gran Tesorero para la primera Reina Isabel. Por lo tanto, la familia ha sido un elemento básico de la vida política británica desde el siglo XVI.

Varios de los marqueses de Salisbury estaban cerca de Julian Amery, una figura fundamental en las operaciones negras británicas durante la Guerra Fría y presidente del complejo Le Cercle durante la década de 1980 (Amery fue abordado durante mi anterior artículo sobre Epstein). Tanto el quinto como el sexto estaban activos en el Club del Lunes de la extrema derecha con Amery, mientras que el sexto marqués de Salisbury participaría en varias reuniones de Le Cercle durante la década de 1980. En general, esta rama de la familia Cecil estaba muy cerca de la red de aristócratas británicos de extrema derecha y de oficiales de inteligencia vinculados al Hambros Bank and Le Cercle que describí brevemente en mi anterior artículo sobre Epstein.

Hay dos Cecils en el libro negro de Epstein. Uno, Aurelia Cecil Stephenson, es definitivamente descendiente de la familia histórica, pero de la línea Amherst-Hackney. El otro, un tal Dr. Mark Cecil, es un gestor de fondos de cobertura con amplias conexiones con la aristocracia británica. Sin embargo, no he podido determinar si está relacionado con la histórica familia Cecil.

Mark Getty: El fundador de Getty Images y miembro de la acaudalada familia angloamericana Getty. Mark es el hijo de Sir John Paul Getty Jr. como ya se ha mencionado anteriormente, JPG también estuvo involucrado en el círculo sexual vinculado a Stephen Ward que fue expuesto por Profumo. Más tarde traería al Reino Unido al infame cineasta y ocultista Kenneth Anger. Éste rápidamente hizo incursiones entre los tipos de la alta sociedad y se hizo amigo de varios miembros de los Rolling Stones, incluyendo a Mick Jagger. Y resulta que Sir Mick también está en la agenda de Epstein.

Isabel Goldsmith: Esta parece ser la hija mayor de Sir James Goldsmith. Hay mucha controversia en cuanto a si Goldsmith era miembro del complejo Cercle o no. Como mínimo, fue un estrecho colaborador y patrocinador financiero de Brian Crozier, otro presidente del Cercle Británico durante la década de 1980. También estuvo cerca de Sir David Stirling, cofundador de la SAS, que colaboró frecuentemente con Julian Amery a lo largo de los años.

Clementine Hambro: Un miembro de la poderosa familia de los banqueros mercantiles. Como se señaló en mi anterior artículo sobre Epstein, Robert Maxwell fue fundada con su primera editorial por el Hambros Bank, que parece haber seguido prestándole dinero durante años. La familia Hambro y su banco también estaban estrechamente vinculados a la inteligencia británica, que a menudo proporcionaba fondos y fachadas para operaciones encubiertas. Sir Charles Hambro, miembro de la junta directiva del Banco de Inglaterra y ex jefe del Ejecutivo de Operaciones Especiales durante la Segunda Guerra Mundial, parece haber sido el patriarca de la red derechista de oficiales de inteligencia británicos que se unirían al complejo Cercle durante la década de 1970. Varios miembros del Círculo tenían estrechos lazos con Hambro y su banco.

Es probable que la red de Hambro forme parte de una red de inteligencia más amplia supervisada por la World Commerce Corporation (WCC). Establecido poco después de la Segunda Guerra Mundial, el WCC era una operación de inteligencia comercial que contaba entre sus filas con numerosos ex miembros de la OSS, SOE y MI6. Sir Charles supervisó las operaciones británicas, mientras que William Stephenson representó a Canadá y al fundador y director de la OSS, William “Wild Bill” Donovan, de Estados Unidos. Donovan también serviría brevemente como presidente de la corporación. Se puede encontrar mucha más información sobre el WCC aquí y en mi anterior artículo sobre Epstein.

Clementine no es de esa rama de la familia Hambro como Sir Charles, pero su padre y sus tíos han seguido siendo figuras poderosas dentro de la industria bancaria británica. Además, su madre era Charlotte Soames, la hija de Christopher Soames, el yerno de Winston Churchill y una figura poderosa dentro del partido conservador. Uno de los tíos de Clementine es Sir Nicholas Soames, otro poderoso diputado conservador. Sir Nicholas fue presidente y sigue siendo miembro del Consejo Asesor Internacional de Aegis Defense Services, una de las principales compañías militares privadas del mundo. Aegis fue fundada por Tim Spicer, un participante de Le Cercle.

Además de ser la nieta de Winston Churchill, Clementine fue dama de honor en la boda del Príncipe Carlos y Diana, lo que indica que tiene acceso bastante exclusivo por derecho propio. En general, creo que Clementine es uno de los nombres más curiosos del libro de Epstein.

Daniel Macmillan: El bisnieto del Primer Ministro Harold Macmillan, cuya administración fue derribada por el escándalo Profumo. El propio Harold no estaba involucrado en el círculo sexual, pero parece que muchas de las figuras cercanas a él lo estaban (como su Secretario de Estado para la Guerra, John Profumo). Harold Macmillan fue también el suegro de Julian Amery. Para aquellos que llevan la cuenta, esta es la cuarta familia vinculada a Profumo que también aparece en el libro de Epstein. Los otros fueron los Kennedy, los Getty y los Astor. Y tenemos más por venir….

George Mountbatten: Los Mountbatten no son extraños a los escándalos sexuales. El padre de George, el Tercer Marqués de Milford Haven (George es el cuarto), era un amigo cercano de Stephen Ward. De hecho, en The Secret Worlds of Stephen Ward, Anthony Summers y Stephen Dorril atribuyen a Mountbatten la introducción de Ward a la alta sociedad británica.

Y luego está el tío abuelo de George, Lord Mountbatten. Lord Mountbatten ha sido vinculado al abuso sexual de niños en el infame Hogar de Niños de Kincora. Durante la década de 1970, Mountbatten estuvo vinculado a un golpe contra el Primer Ministro Harold Wilson que nunca llegó a despegar. Otros presuntos conspiradores golpistas incluían al ya mencionado Sir James Goldsmith, George Kennedy Young (el antiguo manejador del MI6 de Robert Maxwell y colaborador frecuente de Julian Amery), Sir David Stirling (otro amigo de Amery, como se mencionó anteriormente), y el futuro presidente de Le Cercle, Brian Crozier. Como tal, Lord Mountbatten parece haber estado bastante cerca de la red del ala derecha conectada al complejo de Círculos que he descrito a lo largo de esta serie. Julian Amery también había trabajado junto a Lord Mountbatten en China durante los últimos días de la Segunda Guerra Mundial.

Reflexiones finales: Un escándalo muy británico

Obviamente, esto no pretende ser un examen completo del libro negro de Epstein, sólo los nombres que más me atrajeron. Pero incluso en una visión general precursora como esta, está claro que los demócratas y los republicanos anti-Trump deben estar sudando a mares en este momento. Y de hecho, ya hay indicios de que el pánico está comenzando a extenderse entre los círculos sociales de élite en el viejo territorio de Epstein (es decir, Manhattan, D.C. y Palm Beach).

Hay buenas razones para estar preocupados: Epstein claramente tenía contactos en los niveles más altos de la facción “liberal” en estos Estados Unidos. La realeza democrática como los Kennedy, los Clinton y los Soros están todos presentes en el libro negro de Epstein, al igual que los funcionarios del partido de nivel medio como un par de ex gobernadores de Nuevo México, Bruce King y Bill Richardson. También están presentes republicanos anti-Trump como Leslie Wexner.

Pero en mi opinión, son las conexiones británicas las que realmente ponen este escándalo en perspectiva. No es sorprendente que cinco familias que aparecen en el caso Profumo -los Kennedy, los Astor, los Getty, los Macmillan y los Mountbatten- tengan descendientes que figuran en el libro negro de Epstein. Y luego está el propio Trump, mientras que su familia no estaba de ninguna manera vinculada a Profumo, su mentor, Roy Cohn, seguramente lo estaba. Cada vez más, el caso Profumo parece ser uno de los acontecimientos fundamentales y profundos del siglo XX. Sus reverberaciones todavía se pueden sentir en la segunda década del siglo XXI.

Y luego está la enigmática familia Maxwell. Ghisliane Maxwell ha sido descrita frecuentemente como la madame de Epstein e implicada en el abuso sexual junto con el multimillonario financiero. Y sin embargo, aún no ha sido acusada de ningún delito. Su padre, Robert Maxwell, parece haber estado asociado durante décadas con múltiples servicios de inteligencia, incluyendo el MI6, el KGB, la CIA y especialmente el Mossad. Pero como señalé en un artículo anterior sobre Epstein, el Capitán Bob parece haber sido en gran medida la creación de esta red de extrema derecha de aristócratas y oficiales de inteligencia británicos que he estado describiendo a lo largo de esta serie.

Esta red se cristalizó en los años inmediatos de la posguerra bajo la bandera de Sir Charles Hambro (casi inevitablemente con el apoyo de la World Commerce Corporation). A lo largo de la Guerra Fría, esta red se vería implicada en una serie de operaciones negras, tanto extranjeras como nacionales. Durante la administración de Harold Macmillan, parece haber entrado en rebelión contra el gobierno por la deriva anticolonial. Este sentimiento dio lugar al Club del Lunes, en el que participaron muchos futuros miembros de Le Cercle y compañeros de viaje.

Cuando el caso Profumo estalló, esta red quedó en gran medida indemne, incluyendo a familias como los Mountbatten que estaban cerca del escándalo en sí, y profundamente implicadas en el abuso sexual. Sin embargo, Macmillan y otros tories que o bien carecían de la fortaleza necesaria o bien estaban comprometidos por los soviéticos, fueron expulsados.

En la década de 1970, esta red estableció estrechos vínculos con el complejo Cercle, y finalmente se hizo cargo de él en la década de 1980. Al mismo tiempo que esta red británica se unió a Le Cercle, el complejo parece haberse trasladado a la cúspide de las redes de pedofilia de élite. Sus tentáculos se extendían por al menos tres continentes.

Y luego están Trump y Cohn. Ambos hombres están estrechamente vinculados a la antigua red del Consejo de Seguridad Americano (ASC). A lo largo de la Guerra Fría, el ASC fue esencialmente el homólogo americano de Le Cercle. Prácticamente todos los principales contratistas de defensa estadounidenses contribuyeron al CSA, mientras que sus listas de miembros estaban llenas de antiguos oficiales militares y de inteligencia de alto rango. Al igual que Le Cercle, era un grupo de expertos y una red de inteligencia privada. Mucha más información sobre el ASC se puede encontrar aquí.

Aunque Roy Cohn nunca se unió al ASC, fue miembro de la Western Goals Foundation, una fundación de inteligencia privada que rastreaba a la izquierda en los Estados Unidos. Los objetivos de Western estaban estrechamente alineados con el CSA y había mucha superposición entre los miembros. Como tal, no es de extrañar que el ascenso político de Trump haya contado con la ayuda de la antigua red de ASC (anotada aquí y aquí).

Aún menos sorprendente es que hubo mucha superposición entre la ASC y Le Cercle también. Mientras que los británicos y los estadounidenses no fueron admitidos oficialmente en el grupo hasta finales de la década de 1960 (Le Cercle era inicialmente una iniciativa alemana y francesa), el complejo Cercle ya parece haber establecido aperturas con la red ASC a principios de esa década. Fue en esta misma época cuando la red ASC también comenzó a forjar lazos con muchos de los futuros Círculos Británicos (como ya se ha dicho aquí).

Curiosamente, todas estas conexiones fueron hechas alrededor de la época en que el chico de los recados de Roy Cohn, Thomas Corbally, estaba investigando el círculo sexual de Stephen Ward. He especulado antes que Corbally fue enviado por Cohn (y probablemente el patrón de Cohn, J. Edgar Hoover) para investigar las afirmaciones de que Ward había sido utilizado como canal de retorno a los soviéticos por el Reino Unido durante la crisis de los misiles cubanos y si JFK había sido atrapado o no en el círculo de Ward, con el que los soviéticos también estaban cómodos.

¿Es posible que Corbally se hubiera unido a la red de Hambro-Cercle a principios de los años sesenta y formado una alianza entre esta facción y su contraparte americana en nombre de Cohn (y seguramente de otros)? Y si es así, ¿fue el partido de 1989 que Maxwell lanzó en el que él mismo, Ghislaine, Trump y Tom Bolan (ex socio legal de Cohn) estaban presentes una indicación de la continuación de esta alianza? Ciertamente, Ghislaine continuaría asociándose con Trump a lo largo de los años 90, después de haber conocido a Epstein y parece haber establecido una red de chantaje con él en la línea de los esfuerzos anteriores de Cohn. Llámame loco, pero esto parece estirar la coincidencia.

Las redes ASC y Hambro-Cercle no son las únicas implicadas. Hay fuerte elemento israelí en todo esto también, pero este investigador no lo entiende en este momento. Pero a pesar de todo, todo este asunto ciertamente tiene los ingredientes de un Profumo moderno, hasta los descendientes de muchos de los antiguos jugadores. Pero esta vez, en lugar de clavar al jefe del ejecutivo en la cruz, es más probable que el actual estará clavando los clavos.

RECLUSE                                            VISUP

CUIDADO CON LA SINIESTRA GENTE DE LA SOMBRA

NICK REDFERN                   Dan J. de Barstow, San Bernardino, California, tuvo un encuentro muy inquietante con dos entidades siniestras a principios de 2011. Esas entidades se han conocido en la investigación paranormal como Gente de la Sombra. Pero, ¿qué son? El sitio web The Official Shadow People Archives dice estas cosas espeluznantes:

“A veces aparece como la mera silueta de una persona, generalmente masculina, pero generalmente carente de cualquier otra característica de género. Sin embargo, la descripción no termina aquí. Hay seres con sombrero, sombras encapuchadas, camufladas, y tipos sólidos o delgados y humeantes. Algunos se ven sólo de cintura para arriba. Otros claramente tienen piernas que se ven huyendo de sus observadores. Se precipitan hacia las esquinas, a través de las paredes, hacia los armarios o detrás de los televisores, los arbustos y los edificios. A veces simplemente se desvanecen en los oscuros recovecos de la noche. La falta de descripción es un denominador común que unifica a los diferentes tipos de gente de la sombra que entran en nuestro mundo, excepto que son ‘intensamente oscuros’ “.

En una entrevista de julio de 2013 con Psychology Today, Rosemary Ellen Guiley – una experta en fenómenos paranormales – dijo:

“Descubrí que muchos que tuvieron encuentros con la Gente de la Sombra también han tenido experiencias ET, especialmente los abducidos. A través de un largo proceso, llegué a la conclusión de que la Gente de la Sombra son una forma tomada por los Djinn. Por lo tanto, hay una profunda conexión entre los Djinn y los malos hechizos y las abducciones ET. Además, las huellas de los Djinn son evidentes a lo largo de nuestras mitologías sobre antiguos extraterrestres y dioses. La imagen que surgió es de una gran participación de los djinn en todas las experiencias de contacto de nuestra entidad a lo largo de la historia”.

Dicho esto, volvamos al caso de Dan. Un motociclista duro y sin tonterías, Dan no es el tipo de persona a la que es fácil intimidar y asustar. Pero, las sombras que se inmiscuían en su sueño – mientras dormía en una tienda de campaña en las laderas del Monte Rainier, en el estado de Washington, en el verano de 2011 – tenían a Dan en un estado de casi histeria. Un hombre entusiasta de las actividades al aire libre, Dan pasó cuatro días caminando alrededor de la enorme montaña de más de 14.000 pies de altura. Viviría para arrepentirse de haber hecho eso. Era alrededor de las 3:00 a.m. cuando Dan se despertó con un sobresalto – y con una sensación inquietante e intensa de ser observado muy de cerca. Se quedó quieto, conteniendo la respiración y apretando los puños. Definitivamente algo estaba en marcha; de eso estaba seguro. Eso es quedarse corto. En segundos, Dan fue “atacado” por dos monstruos flacos, delgados y oscuros que eran humanoides en apariencia.

De repente, Dan se encontró incapaz de moverse mientras las dos figuras se cernían sobre él – en ese momento Dan se sintió increíblemente débil, con falta de aliento y mareado. Un sudor frío lo envolvió. Todo el tiempo, la Gente de la Sombra tenía sus dedos índices en su estómago. Fue solo cuando se quitaron los dedos en forma de silueta que la debilidad desapareció, y la normalidad volvió de repente, cuando ambos salieron de la tienda de campaña a gran velocidad. Dan ni siquiera trató de volver a dormir: salió de la tienda de campaña, juntó todas sus pertenencias, saltó a su camioneta y se fue a la carretera. Desafortunadamente para Dan, esto no era el final de las cosas: la Gente de la Sombra no iba a dejar a Dan solo.


Tres noches más tarde, Dan tuvo una experiencia casi idéntica, incluso hasta la Gente de la Sombra, que una vez más le tocó el estómago con los dedos y le hizo sentirse repentinamente débil y casi completamente incapacitado. Esta vez, sin embargo, el lugar era el salón de su apartamento en Barstow. Las criaturas regresaron en dos ocasiones más: una varias semanas después y la última en agosto de 2014, más de tres años después del inicio de los encuentros.

Dan tenía una profunda sospecha de que la Gente de la Sombra tenía la habilidad de quitarle su fuerza, hasta el punto en que estaba tan débil que apenas podía moverse. Era una señal de que había sido “electrocutado” -para usar la propia y concisa descripción de Dan- por algo que se alimentaba de él. De hecho, Dan era incapaz de quitarse de encima la idea de que lo que había encontrado eran vampiros sobrenaturales, apareciendo en la oscuridad de la noche y merodeando en busca de un sabroso festín – que encontraron en el mismo Dan. Lo que le preocupaba particularmente a Dan, sin embargo, era que la Gente de la Sombra sabía claramente dónde vivía Dan: sigue desconcertado y preocupado por este asunto, ciertamente extraño e inquietante.

NICK REDFERN                       Mysterious Universe

EPSTEIN Y LA MÁQUINA DE MENTIRAS ESTADOUNIDENSE

GORDON DUFF                Empecemos con por qué Jeffrey Epstein es una gran noticia. Fue Epstein quien presentó Melania a Donald, es Epstein el que es nombrado en la infame demanda “Jane Doe” por agredir sexualmente a una niña de 12 años con la plena participación de Donald Trump. Es por eso que la historia de Epstein domina las noticias estadounidenses, es vista como una apertura para derribar a Donald Trump.

La historia de Epstein toca en todas partes, desacredita la justicia estadounidense, los medios de comunicación estadounidenses, llega a la Casa Blanca, tal vez a través de numerosos ocupantes y finalmente se instala en un misterio continuo, aún protegido por unos medios de comunicación controlados, ya que nos lleva no a uno sino a 20 multimillonarios, una sociedad secreta ligada a Epstein, que representa el poder de Israel sobre los gobiernos de los Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá.

Esto hace que resolver el misterio de Epstein sea la clave para entender los eventos que se acercan cada vez más a una guerra que probablemente empequeñecerá los conflictos después del 11 de septiembre.

¿Cuál es la verdadera historia? En primer lugar, el sexo con niños no es nada nuevo en Estados Unidos. El sexo infantil era la norma cuando los peregrinos desembarcaron en Plymouth Rock en 1620 y sólo cambió para convertirse en una herramienta conveniente para difamar a los opositores políticos.

Durante dos siglos, niñas de tan sólo 12 años fueron casadas regularmente, a veces por la fuerza, con hombres de hasta 70 años, mientras que otras fueron vendidas como esclavas para trabajar en los molinos o para unirse a las interminables hordas que servían en los burdeles de Estados Unidos.

Todos los pueblos y aldeas de Estados Unidos todavía tienen burdeles, por lo general habitaciones o remolques para acampar detrás de librerías para adultos o salones de masajes. Servicios similares están disponibles en los mejores hoteles de Nueva York, Washington y otros lugares, sólo pregunte al conserje. La hipocresía no es exclusivamente estadounidense, pero florece en Estados Unidos envuelta en la bandera y la Biblia como ningún otro lugar en la tierra.

Para aquellos que no están familiarizados con la historia de Epstein, todo comenzó en 2003 con una escritora de Vanity Fair, Vicky Ward, quien escribió una historia sobre un misterioso individuo que decía ser multimillonario, llamado Epstein. Epstein tenía poca educación formal, pero por razones desconocidas obtuvo un prestigioso trabajo de enseñanza y luego pasó a las operaciones más corruptas del esquema Ponzi en Wall Street. Detrás de todo esto estaba la historia cada vez más colorida de Epstein de violar a niños y hacerlo supuestamente con la ayuda de Ghislaine Maxwell, hija del infame Robert Maxwell, magnate británico de los medios de comunicación y presunto chantajista del Mossad que fue asesinado en 1991.

Nuestras fuentes dicen que Epstein y Maxwell operaban desde una fabulosa casa de piedra de Nueva York perteneciente a un líder de la industria de la ropa al por menor y partidario de Israel. La naturaleza de esa relación, ciertamente “profundamente personal” o más, está prohibida en los medios de comunicación estadounidenses.

Basta decir que Epstein fue obsequiado con la propiedad en Nueva York, se rumorea que vale más de 50 millones de dólares y, además, se dice que la mayor parte de la riqueza pública de Epstein proviene de la inversión de fondos para ese mismo cliente, aquel con el que Epstein tenía esa relación tan personal, una amistad muy muy cercana entre hombres.

Durante dos décadas, aún más, Epstein, Maxwell y otros, incluyendo pero no limitándose a Donald Trump, el abogado Alan Dershowitz e incluso el príncipe Andrés, fueron acusados de violar a niños y de construir una trama de contactos que atrajeron a las niñas de las escuelas hacia la red para que se sometieran a todos los tipos de perversidad que se pudieran imaginar.

Mientras tanto, los medios de comunicación informaron poco o nada de esto a pesar de las interminables quejas criminales y demandas civiles. La evidencia ahora muestra que los testigos fueron sobornados, la policía acosada por un gran bufete de abogados de Washington y una agencia de inteligencia extranjera en realidad bloqueó un juicio en 2008, lo que recientemente condujo a la dimisión del Secretario de Trabajo de los Estados Unidos, Andrew Acosta.

Acosta afirma que ordenó el procesamiento “blando” de Epstein por numerosos cargos de violación infantil porque Epstein trabajaba para una agencia de inteligencia, aunque no para una agencia de inteligencia estadounidense. Entendemos que Acosta hizo esta suposición como la probable co-acusada de Epstein, Ghislaine Maxwell, ha sido reputada por mucho tiempo como un oficial de alto rango del Mossad.

Sin embargo, no hay evidencia que confirme esto o que Epstein y Maxwell hayan estado chantajeando a miembros del congreso, jueces de la Corte Suprema y “capitanes de la industria” durante décadas. Aún así, estos rumores y acusaciones se repiten sin cesar.

Lo que es importante señalar, sin embargo, es que hasta hace unos días, la historia de Epstein era tabú para la prensa estadounidense. Verá, Epstein conocía a “todos”, Benjamin Netanyahu, Rupert Murdoch, Mick Jagger, Donald Trump, y se rumorea que era un compañero habitual, sin duda el ex presidente Bill Clinton y casi toda la nobleza “basura” de Europa. Del New York Post de Rupert Murdoch, fechado el 15 de julio de 2015:

Epstein, que era inversor en una empresa de modelos en Manhattan, ha sido acusado por los fiscales de usar sus conexiones con la compañía de modelos para “probar” a chicas para darle masajes que a menudo terminaban en abuso sexual.

A lo largo de los años, parece que Epstein se basó en ….[el] negocio de modelos para conseguir chicas menores de edad para tener relaciones sexuales”, escribe Conchita Sarnoff, una reportera investigadora, en su libro `Tráfico’.

Un ex agente de modelos residente en Manhattan, que habló bajo condición de anonimato, también alegó un canal secreto de proxenetismo secreto de Epstein-Victoria’s Secret. (Victoria’s Secret es una cadena de tiendas propiedad del multimillonario israelí Leslie Wexner, presuntamente uno de los arquitectos de la invasión estadounidense de Irak en 2003.)

En otros expedientes judiciales, Maxwell y Epstein son acusados de violar a niñas menores de edad en la casa de Wexner en Ohio, víctimas que fueron mantenidas prisioneras por el personal de seguridad de Wexner, según el testimonio escrito. Wexner dirige Mega, un grupo de 20 multimillonarios israelíes estadounidenses que financian el esfuerzo de cabildeo de Israel en apoyo de la acción militar contra las naciones musulmanas.

Él[Epstein] se retrató a sí mismo como la puerta trasera para meter a una chica en Victoria’s Secret. Algunas de esas chicas entraron’, dijo.

Otro empresario de la moda de Manhattan le dijo a The Post que Maxwell (presunto violador de niños y chantajista del Mossad) era un elemento constante en los eventos de Victoria’s Secret.

Siempre estaban en esos espectáculos de porquería llenos de hombres ricos entre el público”, dijo. Ghislaine actuó como una especie de guardia nazi, diciéndole a todo el mundo dónde estaban sentados en el público y que tenía nuevas “tartas pop”, que es como ella llamaba las jóvenes modelos. (Ghislaine Maxwell ha sido acusada de agredir sexualmente a dos niñas, ambas mujeres, en los archivos de la corte.)””

Las implicaciones de seguridad nacional para los Estados Unidos aquí son interminables. En primer lugar, tenemos a una primera dama en la Casa Blanca, o al menos en algunas ocasiones públicas, que tiene alguna afiliación con Epstein y puede haber sido víctima.

Esto podría utilizarse para influir en la política estadounidense de muchas maneras y, sin embargo, no se pide nada, lo que indica que se trata de un encubrimiento de alto nivel.

Luego tenemos a Acosta, el ahora deshonrado ex Fiscal General de los Estados Unidos y Secretario de Trabajo, que puede haber sido nombrado para un puesto en el gabinete para comprar su silencio sobre Epstein. Sólo ahora nos dice que fue amenazado personalmente y le dio a Epstein un “trato preferente” porque Epstein era un “espía”. El problema es que Epstein era probablemente un espía contra los Estados Unidos, no “a favor” de los Estados Unidos.

Vinculado a esta historia, por supuesto, es donde podemos seguir el dinero, a los más grandes nombres de los negocios estadounidenses y directamente a los más altos niveles de AIPAC (Consejo de Asuntos Públicos Estadounidense-Israelí) y ADL (Liga contra la Difamación), organizaciones que durante mucho tiempo han sido citadas e incluso investigadas por acciones que perjudican a los EE.UU., acciones realizadas “en agencia” para un gobierno extranjero.

Mientras tanto, los mismos nombres, los mismos miles de millones, la misma influencia, están empujando a Estados Unidos hacia la guerra con Irán.

Lamentablemente, mientras los medios de comunicación buscan una manera de avergonzar al presidente o a la primera dama, el verdadero problema puede ser el soborno, el chantaje y una red de espionaje que está llevando al mundo al borde de la destrucción.

Gordon Duff es un veterano de combate de la Guerra de Vietnam que ha trabajado en temas de veteranos y prisioneros de guerra durante décadas y ha consultado con gobiernos que se enfrentan a problemas de seguridad. Es editor senior y presidente de la junta de Veterans Today, especialmente para la revista online “New Eastern Outlook”. (17.7.2019)

LA TRAMA EPSTEIN(I): MARTILLO DE PLATA MAXWELL

Jeffrey Esptein y Ghislaine Maxwell

RECLUSE                    Sí, sí, sí, sí, Jeffrey Epstein. En caso de que haya estado pasando largos períodos de tiempo en el plano astral, estoy seguro de que aquellos de ustedes que están leyendo esto saben muy bien que el infame financiero y pedófilo acusado fue arrestado el 6 de julio por tráfico sexual de menores. Estos cargos se presentaron más de una década después de que Epstein hubiera recibido una palmada en la muñeca en Florida por acusaciones similares. Sin dejarse intimidar, las antiguas víctimas de Epstein habían continuado acosando al supuesto pederasta en una serie de demandas durante gran parte de los últimos doce años. Por fin, parece que esta obstinada persistencia puede estar dando sus frutos.

Como era de esperar, el arresto de Epstein ha generado reacciones muy partidistas. La corriente neoliberal se apresura a señalar que el presidente Donald J. Trump elogió una vez a Epstein como un “tipo estupendo” y que el Naranja había tenido tratos regulares con el imputado violador de niños durante la década de 1990 y la década de los 00. Epstein era un visitante frecuente del Club Mar-a-Lago durante este período y su agenda personal incluía 14 números de teléfono de Trump. Es más, al menos uno de los menores supuestamente abusados por Epstein fue reclutado en Mar-a-Lago a finales de la década de 1990. Y luego está el hecho de que el ahora ex secretario de Trabajo de Trump, Alexander Acosta, es quien le dio a Epstein una amonestación menor en 2007 mientras se desempeñaba como fiscal de los EE.UU. para el Distrito Sur de la Florida en 2007.

Alexander Acosta

Como era de esperar, los demócratas han estado cacareando mucho sobre estos acontecimientos, demostrando que no han aprendido nada tras el desastroso Informe Mueller. Aunque no hay duda de que Trump conocía a Epstein socialmente, la evidencia de que el Naranja se dedicaba a las actividades nefastas por las que se conoce a Epstein es más difícil de conseguir. Lo mismo no puede decirse del ex presidente Bill Clinton. Aunque los medios de comunicación han hecho todo lo posible para minimizar la relación de Clinton con Epstein, no hay duda de que Clinton tomó más de 20 vuelos en el jet privado de Epstein, apodado el “Expreso de Lolita”. Estas actividades tampoco parecen ser el mayor nivel de participación de la familia Clinton con el Sr. Epstein. De hecho, los propios abogados de Epstein han alegado que Epstein desempeñó un papel crucial en el lanzamiento de la Iniciativa Global Clinton.

Clinton-Epstein

Clinton no es casi seguramente el único demócrata prominente que estará vinculado a Epstein tampoco. Aunque los funcionarios del partido lo han reconocido tímidamente, la esperanza de que el Naranja(Donald Trump, nota de LIBERTALIADEHATALI) también se mantenga bajo en el proceso sigue siendo eterna. Yo por mi parte no contaría con ello. Trump expulsó a Epstein de Mar-a-Lago en 2007, supuestamente porque había agredido sexualmente a un menor allí. Por otra parte, Brad Edwards, un abogado que representa a varias de las presuntas víctimas de Epstein, reconoció que Trump fue la única figura que le ofreció información sobre Epstein en 2009. Y en cuanto a Acosta, recientemente ha surgido una curiosa explicación para el acuerdo de compromiso que le dio a Epstein en 2007: se le dijo que tuviera cuidado con Epstein porque estaba por encima de su categoría salarial. Según se informa, esto se debió a los vínculos de Epstein con la inteligencia.

Y eso nos lleva a lo que es fácilmente el nombre más interesante que ha surgido en relación con el escándalo de Epstein: Ghislaine Maxwell. Hasta ahora, de Maxwell se ha hecho un escrutinio sorprendentemente pequeño del escándalo de Epstein, y por una buena razón: Un examen más profundo de ella y de su familia conduce a algunas madrigueras de conejo verdaderamente inquietantes que gran parte de la élite del poder desea desesperadamente que permanezcan enterradas.

¿Quién es Ghislaine Maxwell?

La misteriosa Ghislaine parece haber entrado en la vida de Epstein en algún momento a mediados de la década de 1990. La aristócrata** británica se había trasladado a los Estados Unidos en la parte temprana a media de esa década, donde inicialmente trabajó en bienes raíces mientras vivía con un fideicomiso de $100,000 al año. Anteriormente, había asistido a la Universidad de Oxford, un reconocido centro de reclutamiento para los servicios secretos británicos. Esta no era la primera vez que Maxwell estaba en la órbita de varios servicios de inteligencia, como veremos.

Según se informa, Maxwell comenzó a salir con Epstein en algún momento a finales de la década de 1990. Esto no parece haber durado mucho tiempo, pero los dos habían desarrollado un fuerte “vínculo platónico” en el proceso. A principios de los años ’00, Maxwell se había convertido en una especie de asistente de alto nivel de Epstein, organizando gran parte de su vida para él. Aparentemente, esto incluía su pedofilia.

Maxwell ha sido designado como co-acusada en múltiples demandas que involucran a Epstein. Ya a mediados de la década de 1990, se la acusa de conseguir chicas menores de edad para el desgraciado financiero. Según se informa, una de estas mujeres fue reclutada en Mar-a-Lago en 1999. Esto ha llevado a acusaciones de que Ghislaine Maxwell estaba sirviendo efectivamente como la “madama” de Epstein para sus diversas hazañas con niñas menores de edad.

Ghislaine Maxwell

Maxwell parece haber tenido largas amistades con varios de los hombres vinculados a Epstein. Esto incluye al propio presidente Trump, Bill Clinton (Ghislaine fue invitada a la boda de Chelsea Clinton en 2010) y al príncipe Andrés. Muchas de estas conexiones eran anteriores a su relación con Epstein y casi con toda seguridad derivaban de su padre.

Capitán Bob

El padre de Ghislaine, Robert Maxwell, es una de las figuras más curiosas de los anuarios de la parapolítica. Los relatos generales de Maxwell a menudo lo describen como poco más que un excéntrico y corrupto barón de los medios de comunicación, la respuesta de la izquierda a Rupert Murdoch en cierto sentido. En la cúspide de sus poderes en la década de 1980, Maxwell era propietario de la British Printing Corporation (a la que rebautizó como Maxwell Communication Corporation), Mirror Group Newspapers (editores del periódico sensacionalista Daily Mirror), Pergamon Press, Nimbus Records (la primera compañía discográfica del Reino Unido en emitir discos compactos), y el ala estadounidense de Macmillan Publishers. Maxwell incluso tuvo una participación en MTV en Europa en un momento dado, lo que le convirtió en uno de los magnates de los medios de comunicación más influyentes del Viejo Mundo durante esta época. Anteriormente, Maxwell había sido diputado laborista en la Cámara de los Comunes entre 1964 y 1969.

Lo que se aborda poco en los informes principales de la vida de Maxwell son sus vínculos de larga duración con varios servicios de inteligencia de todo el mundo, incluyendo el MI6, la CIA, el KGB y el Mossad. De hecho, el ascenso de Maxwell como barón de los medios de comunicación parece haber sido respaldado en gran medida por dichos servicios. Concretamente, Pergamon Press (la primera editorial de Maxwell, que adquirió en 1951) tiene una trayectoria bastante profunda. La editorial tuvo sus orígenes en dos compañías anteriores, Butterworth Scientific Publications y Springer Verlag (la editorial líder de libros y revistas científicas en Europa antes de la Segunda Guerra Mundial), que se especializaba en publicaciones científicas periódicas. Inicialmente, la compañía era conocida como Butterworth-Springer, con Maxwell firmando como director general en 1949. Este equipo se consideraba un lugar ideal para mantenerse al tanto de lo que la comunidad científica soviética estaba haciendo al comienzo de la Guerra Fría.

“En ese momento, los británicos necesitaban agentes en Rusia y gente que los rusos pudieran entretener en su comunidad científica. Maxwell podría hacer el trabajo, y más dinero le permitió fusionar la editorial alemana Maxwell-Springer con la rotativa Butterworth, que a veces actuaba como un frente MI6. En 1954, Maxwell viajó a Rusia y propuso la idea de publicar artículos científicos rusos traducidos, lo que le permitió tener acceso a Rusia y a sus secretos, algo que explotó sin piedad y que también fue explotado por el Este, ya que Maxwell tuvo que producir una serie de trabajos de propaganda que, sin embargo, vendieron pocas copias, si las había. Así, Maxwell comenzó su vida como un intermediario internacional, el clásico ‘arreglador’ judío…”

(Thatcher’s Secret War La guerra secreta de Thatcher, Clive Bloom, pág. 192)

Robert Maxwell

La forma en que Maxwell terminó en esta posición es bastante notable. Maxwell era un emigrante checoslovaco que hablaba ocho idiomas. Había huido de la ocupación nazi de Checoslovaquia, terminando inicialmente en Francia. Allí se unió al ejército checoslovaco en el exilio. Tras la derrota de Francia en 1940, se alistó en el ejército británico y sirvió con distinción. En 1945, había alcanzado el rango de capitán. Durante la ocupación de Alemania, los conocimientos lingüísticos de Maxwell llamaron la atención del MI6.

Un hombre del MI6 en particular que se enamoró de Maxwell fue el conde Frederick “Fanny” Vanden Heuvel. Holandés de nacimiento, Vanden Heuvel fue un conde pontificio que le dio acceso directo al Vaticano. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Conde había sido el jefe de la estación del MI6 en Berna. Allí estuvo en contacto regular con el jefe de estación de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) y futuro director de la CIA, Allen Dulles.

Probablemente fue Vanden Heuvel quien acordó el préstamo inicial a Maxwell que le permitió comprar Butterworth-Springer en 1951.

“…Siguieron negociaciones prolongadas organizadas por Vanden Heuvel y, en mayo de 1951, Butterworth acordó vender su participación a Maxwell por 13.000 libras esterlinas. Aceptando también un cambio de nombre a Pergamon Press, Butterworth apartó una considerable deuda de 10.000 libras esterlinas.

“Como su biógrafo oficial, Joe Haines, reconoce, esto era más dinero del que Maxwell poseía en ese momento, así que pidió prestado. Primero fue a ver a Sir Charles Hambro. Quién introdujo a Maxwell en Hambro varía con las diferentes cuentas. Haines dice que fue a través de la Junta de Comercio (BoT); Maxwell dijo que fue Whitlock; Betty Maxwell afirma que fue Vanden Heuvel, el negocio de Hambro ‘arreglador’. Sea quien sea, la reunión dio lugar a una leyenda de la ciudad que decía que Hambro había quedado tan impresionado por la visión de futuro de Maxwell y suficientemente persuadido de su perspicacia en los negocios que ordenó al jefe de caja que le diera a Maxwell un talonario de cheques con autoridad para girar cheques de hasta un total de 25.000 libras esterlinas. De hecho, la leyenda no era más que una tapadera. La reunión ciertamente tuvo lugar, pero el asunto del dinero ya había sido arreglado por el MI6”.

(MI6: Inside the Covert World of Her Majesty’s Secret Intelligence Service, MI6: Dentro del Mundo Encubierto del Servicio de Inteligencia Secreta de Su Majestad, Stephen Dorril, pág. 141)

En otras palabras, el imperio mediático de Maxwell fue lanzado efectivamente por Vanden Heuvel y Sir Charles Hambro. Este último nombre debería ciertamente levantar las cejas colectivamente de los lectores habituales de este blog.

Sir Charles Jocelyn Hambro

Para los no iniciados, Sir Charles y la familia Hambro estaban entre los más poderosos elementos del sistema británico durante gran parte del siglo XX (y probablemente más allá). La familia había hecho su fortuna en la banca mercantil. Hambros Bank era una de las instituciones financieras líderes en Europa y una de las selectas casas bancarias que dominaban el Banco de Inglaterra (ya se ha mencionado aquí). El propio Sir Charles se había incorporado al consejo de administración del Banco de Inglaterra en 1928 a la edad de 30 años. En otras palabras, Sir Charles nació en la cúspide absoluta del poder dentro del establishment británico.

Al igual que muchas personalidades angloamericanas prominentes, Sir Charles se involucró en labores de inteligencia durante la Segunda Guerra Mundial. Se unió al Ejecutivo de Operaciones Especiales (SOE, por sus siglas en inglés), una organización altamente elitista y secreta a la que se le asignó la tarea de espiar, sabotear y realizar otras operaciones encubiertas detrás de las líneas enemigas. El SOE sería considerado el amo de lo que hoy en día se conoce como “guerra no convencional”. La Oficina de Servicios Estratégicos se basó en gran medida en el modelo de la SOE y su uso de redes “stay-behind” en territorio ocupado serviría de base para lo que ahora se denomina a menudo “Operación Gladio”. Más información sobre la SOE y sus vínculos con las redes de apoyo puede encontrarse aquí.

SOE

Sir Charles comenzó su carrera en SOE dirigiendo operaciones en Escandinavia. Para 1942, se había convertido en el director de toda la organización, puesto que ocupó durante gran parte de 1943. Tras el final de la Segunda Guerra Mundial y el cierre de la SOE, Sir Charles siguió profundamente involucrado en la inteligencia británica. Como se señaló anteriormente, Sir Charles y su banco continuarán apoyando las operaciones del MI6 a lo largo de la Guerra Fría. Estas operaciones “oficiales” tampoco fueron el límite de la participación de Hambro en actividades encubiertas. Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, también se convirtió en una figura crucial en una curiosa entidad conocida como World Commerce Corporation (WCC).

“Sir Charles Hambro fue jefe conjunto con los ex jefes del BSC, Sir William Stephenson, y de la OSS,’Bill’ Donovan, del World Commerce Corp (WCC). Creado en 1946, el CMI, con sede en Panamá, pretendía ser un “puente sobre el colapso de las divisas y proporcionar las herramientas, la maquinaria y el “saber hacer” para desarrollar recursos sin explotar en diferentes partes del mundo”, en particular reequipando una planta industrial alemana. Un director afirmó que “si hubiera varios CMI, no habría necesidad de un plan Marshall”. También había un papel de inteligencia. El diputado del BSC de Stephenson, John Pepper, le sucedió como presidente, mientras que en la junta estaban los oficiales de la OSS Richard Sicre y William Horrigan. Entre las corporaciones hermanas se encontraban la Transamerica Corp. bajo la dirección de James F. Cavagnaro y la British-American-Canadian Corp., presidida por Hambro junto con el ex funcionario del MI6 Sir Rex Benson y el ex Secretario de Estado de los Estados Unidos Edward Stettinus. Bajo su vicepresidente, Satiris’Sonny’ Fasboulis, vinculado a varios escándalos relacionados con la mafia, Commerce International (China) patrocinó la asistencia militar a Taiwán”.

(MI6: Dentro del Mundo Encubierto del Servicio de Inteligencia Secreta de Su Majestad, Stephen Dorril, pg. 814 n27)

OSS founder and director William “Wild Bill” Donovan

Cómo es que el CMI estaba tan lleno de dinero es un misterio. Sin duda, poseía una impresionante lista de donantes de muchas de las principales familias británicas, canadienses y estadounidenses de esa época. Además del propio Hambro, los fondos también fueron proporcionados por miembros de las familias Sassoon, Rockefeller y Mellon, entre muchos otros. Pero es probable que esta financiación por sí sola no pueda explicar cómo el CMI fue capaz de dispensar grandes cantidades de dinero a la par del Plan Marshall durante los primeros años de la Guerra Fría. Como ya se ha señalado anteriormente, hay pruebas convincentes de que el oro nazi saqueado también proporcionó parte de la financiación al CMI. Como era de esperar, la compañía también ha estado implicada en el tráfico de drogas (como se señala aquí).

Como tal, el CMI se describe a menudo como una organización privada de inteligencia, una descripción adecuada. Pero más allá de eso, parece haber ejercido un poder a la par con el que poseían la antigua CIA y el MI6. De hecho, es probable que el MI6 dependiera del CMI para su financiación durante los primeros años de la Guerra Fría. El gran Stephen Dorril describió a Sir Charles como “un benefactor de las buenas causas del MI6” (MI6: Inside the Covert World of Her Majesty’s Secret Intelligence Service, pág. 142) durante esta época. El gran Peter Dale Scott, la autoridad principal sobre el estado profundo de Estados Unidos durante décadas, describió al CMI en su clásica máquina de guerra de Estados Unidos como una rama del metagrupo original que ha dominado la política exterior estadounidense durante décadas. Lo mismo ocurre casi con toda seguridad en el Reino Unido entre los asociados británicos del CMI.

Y aquí está Robert Maxwell siendo creado por Sir Charles para su futuro imperio mediático. Sir Charles tampoco es la única conexión que Maxwell tenía con esta red del CMI. Dorril señala que Maxwell estaba siendo dirigido como agente por George Kennedy Young en el momento en que Hambro aprobó su préstamo.

George Kennedy Young

Young era un agente del MI6 particularmente de derechas que alcanzó el rango de subdirector en 1959. Renunció en 1961 por insatisfacción con la política exterior del Primer Ministro Harold Macmillan. Se unió a grupos de extrema derecha como el Club de los Lunes e incluso lanzó una milicia durante la década de 1970. En Rogue Agents, el gran David Teacher señala que cuando aún estaba en el MI6, Young formaba parte de una facción de acción encubierta de línea dura apodada los “Robber Barons”. Esta facción también incluía al infame Lord Julian Amery, él mismo veterano del SOE.

En Deny and Disrupt, Rory Cormac señala que Amery poseía contactos en todo el mundo que superaban a los del MI6. Como tal, aparece en prácticamente todas las principales operaciones encubiertas británicas a lo largo de la Guerra Fría en cierta medida. Amery también se involucró con Le Cercle, la respuesta de la extrema derecha a Bilderberg, durante la década de 1970. Con el tiempo se convertiría en presidente de este grupo durante la siguiente década.

Amery estaba claramente en la órbita de la camarilla del CMI-Hambro. Durante la década de 1970, participó activamente en Le Cercle con Harry Sporborg, otro veterano del SOE que trabajó estrechamente con Sir Charles durante la guerra. En los años de la posguerra, Sporborg fue a trabajar para el Hambros Bank y ayudaría a Sir Charles y al banco en actividades patrocinadas por el MI6 (brevemente mencionadas aquí) durante la Guerra Fría. Sporborg también participó activamente en otras actividades de inteligencia privada (como se señala aquí).

Julian Amery

Young colaboró frecuentemente con Amery mientras trabajaba para el MI6, y más tarde viajaría en muchos de los mismos círculos políticos de extrema derecha de los que Amery fue el santo patrón durante esta época. Como tal, Young probablemente también era miembro de esta red que Sir Charles había establecido después de la Segunda Guerra Mundial, una red especializada en operaciones de inteligencia privada y que poseía recursos iguales o incluso superiores a los del MI6.

Y esta fue la red que estableció al Capitán Bob, como el gran Ojo Privado a menudo se refería a Maxwell. Esto es bastante curioso, dado que Maxwell mantuvo estrechas relaciones con los soviéticos a lo largo de su vida y fue durante toda su vida partidario del Partido Laborista (probablemente no hace falta decirlo, pero todos los demás caballeros mencionados en esta sección eran conservadores). Claramente, muchos de estos aristócratas, imperialistas y banqueros mercantiles no estaban especialmente preocupados por las supuestas simpatías de la extrema izquierda de Maxwell.

Los Ochenta

Ahora que he establecido los orígenes del imperio mediático de Maxwell, es hora de centrar nuestra atención en el ápice del imperio de Maxwell. Naturalmente, el pico se alcanzó durante la década de 1980. En ese momento, Maxwell estaba involucrado en una serie de conspiraciones legendarias que iban desde Irán-Contra hasta el caso Inslaw.

En cuanto a esta última, Inslaw era una empresa de TI que desarrolló un programa conocido como PROMIS a principios de la década de 1980. PROMIS se había desarrollado para el Departamento de Justicia a fin de convertir los archivos del sistema judicial federal en una base de datos con capacidad de búsqueda. La CIA quedó tan impresionada con PROMIS que piratearon el software e insertaron una “puerta trasera” en él. La agencia creó entonces una serie de empresas pantalla para vender la versión pirata de PROMIS a bancos y otras instituciones financieras líderes. La “puerta trasera” permitió a la CIA monitorear encubiertamente las transacciones comerciales internacionales de esta manera. Según se informa, Maxwell desempeñó un papel crucial en estas intrigas.

“….los EE.UU. desarrollaron su propia versión de la puerta trasera y los EE.UU. e Israel comenzaron a buscar una compañía neutral a través de la cual pudieran vender el programa a servicios de inteligencia extranjeros. La empresa elegida para esta tarea fue Degem, una empresa de informática con oficinas en Israel, Guatemala y el territorio sudafricano de Bantustán. Había sido adquirida con este propósito por Robert Maxwell, el magnate de la edición que se ahogó en circunstancias misteriosas en 1991. A través de Degem de Maxwell…. el software encontró un hogar con el régimen militar en Guatemala, donde rastreó a los insurgentes izquierdistas. Incluso si viajaban con un nombre falso, varias características, como la altura, el color del pelo o la edad, se introducían en los terminales de carretera y PROMIS buscaba en su base de datos un denominador común. Podría decirle a un comandante del ejército que cierto disidente que estaba en el norte tres días antes había cogido un tren, luego un autobús, se alojó en la casa de un amigo y ahora estaba en la carretera con un nombre diferente. Así de aterrador era el sistema”….. PROMIS se utilizó en Sudáfrica para rastrear y silenciar a los organizadores de una huelga entre los mineros del carbón negro a través de las tarjetas de identidad obligatorias. Degem también vendió PROMIS a la Unión Soviética y el sistema fue utilizado por su servicio de inteligencia GRU al menos hasta el golpe contra Mikhail Gorbachev.”

(The Octopus El Pulpo, Kenn Thomas & Jim Keith, pgs. 25-26)

Y eso nos lleva a uno de los aspectos más curiosos de los profundos antecedentes de Maxwell, sobre todo sus relaciones con la Unión Soviética. Oficialmente, Maxwell formaba parte de un grupo de selectos financieros judíos con los que la Unión Soviética había comenzado a trabajar durante la década de 1980 para revitalizar su economía. Curiosamente, otro de estos financistas fue el canadiense Edgar Bronfman Sr., cuya familia era dueña de Seagram. Las hijas de Bronfman se involucrarían con el ínfame culto NXIVM, encabezado por el ahora convicto pedófilo Keith Raniere. El nombre del hijo de Bronfman, Edgar Jr. supuestamente apareció en el libro negro de Epstein, aunque este investigador todavía no ha sido capaz de confirmar esta afirmación de manera confiable. Mantenga en mente la conexión con Bronfman, querido lector, ya que regresaremos a ella de nuevo.

Edgar Bronfman Sr

Extraoficialmente, Maxwell parece haber sido un hombre clave para ayudar a la Unión Soviética a privatizar su economía. Durante la década de 1980, Maxwell estuvo profundamente involucrado con el gobierno de Bulgaria. Como se señaló anteriormente, durante la misma década Bulgaria fue una de las principales mecas del tráfico de armas y de drogas. Era un mercado muy lucrativo, que atraía a los espías tanto del Este como del Oeste. No es de extrañar que Maxwell encontrara allí amplias oportunidades de negocio.

“…. el magnate arrogante ciertamente encontró la atmósfera próspera de todo lo que va atractivo a sus métodos de negocio poco ortodoxos, sin mencionar las necesidades apremiantes de sus varios clientes de espionaje. Dillon explicó cómo Maxwell tomó el control del Banco de Comercio Exterior, gracias a los chiflados de alto rango entre la nomenklatura con apoyo político en los más altos niveles. El banco estaba entonces abierto a los negocios como la pieza central de una vasta operación centrífuga de lavado de dinero, rociando las ganancias en todas las direcciones. La carga más explosiva de Dillon no estaba centrada en Maxwell; era su insistencia en que entre los clientes del banco había una organización de fachada que protegía a la CIA, siempre en busca de tinta invisible para enmascarar sus cadenas globales de contrabando”.

(Gladio: NATO’s Dagger at the Heart of Europe, Gladio: La daga de la OTAN en el corazón de Europa, Richard Cottrell, pág. 205)

Sin embargo, esto sólo está raspando la superficie de la participación de Maxwell en el bloque soviético. En 1985, Maxwell negoció un acuerdo bastante lucrativo entre el Mossad y la KGB que permitió a los israelíes guardar el dinero que habían ganado con las ventas de armas a Irán (relacionadas con Irán-Contra) en el bloque soviético.

“… la simpleza del trato fue una atracción añadida. No habría ninguna galaxia de intermediarios que les quitara sus comisiones. Habría sólo `Maxwell y sus conexiones y Chebrikov, debido al poder que ejercía. Su participación fue una garantía de que los soviéticos no robarían los fondos. Se acordó que los 450 millones de dólares iniciales se transferirían de Credit Suisse al Banco de Budapest en Hungría. Ese banco desembolsaría el dinero a otros bancos del bloque soviético”.

(Gideon’s Spies: The Secret History of the Mossad, Los espías de Gedeón: La historia secreta del Mossad, Gordon Thomas, pág. 176)

El Chebrikov mencionado anteriormente fue Viktor Chebrikov, el jefe del KGB. El Mossad estuvo representado en la reunión por Nahum Admoni, entonces Director General. En otras palabras, Maxwell pudo reunir a los jefes de la KGB y del Mossad en la Inglaterra de Thatcher para negociar un acuerdo sobre los fondos generados por Irán-Contra. Maxwell se embolsó 8 millones de dólares por su colaboración.

Viktor Chebrikov

Algunos como Richard Cottrell han alegado que Maxwell en general desempeñó un papel crucial ayudando a los ex funcionarios del Partido Comunista, especialmente a los relacionados con la comunidad de inteligencia, a transferir los activos del Estado al sector privado, asegurándose de que se establecieran para la era post soviética. Aunque todo esto es bastante especulativo, no hay duda de que Maxwell también había forjado lazos con las mafias rusas emergentes durante esta época. En particular, Maxwell había conseguido a Semoin Mogilevich un pasaporte israelí que le permitió al hombre que eventualmente sería apodado el “jefe de los jefes” entre las mafias rusas viajar internacionalmente y establecer más de 50 frentes de negocios. Maxwell también asoció a Mogilevich con un banquero suizo que mantenía relaciones regulares con el Banco del Vaticano, entre otros prestigiosos clientes. Como he señalado antes, Trump ha estado vinculado a la organización de Mogilevich al menos desde mediados de los años ochenta. Información adicional sobre los vínculos entre las organizaciones Trump y Mogilevich se puede encontrar aquí.

Asuntos familiares

Todo esto añade un significado especial a una fiesta celebrada en el yate de Robert Maxwell en 1989. Pero antes de llegar a esta fiesta, hay que hacer una pregunta prudente: ¿Hay alguna evidencia de que el Capitán Bob esté involucrado en redes de emboscadas de pedófilos de élite?

En lo que respecta a la participación directa, la respuesta es “no”. Pero la anterior participación de Maxwell en Hambro y su alegre banda de reaccionarios hombres de SOE y MI6 plantea otra posibilidad. Como ya se ha dicho aquí, muchos de los hombres vinculados a esta red acabarían uniéndose a Le Cercle en los años setenta. El complejo Cercle era un poderoso organismo internacional con sede en Europa que inicialmente surgió del infame grupo Bilderberg. Si bien era incondicionalmente pro-europeo, Le Cercle también era fanáticamente anticomunista y gradualmente rompería con Bilderberg en la década de 1970. La deriva derechista del grupo se debió casi con seguridad al hecho de que estuvo dominado durante muchos años por órdenes católicas reaccionarias como la Soberana Orden Militar de Malta y el Opus Dei. También era bastante aristocrático, con muchos caballeros, señores y barracones en la lista de miembros. Para más información sobre Le Cercle, consulte una serie anterior que hice sobre él y que se puede encontrar aquí.

Le Cercle también tenía amplios contactos entre numerosos servicios de inteligencia de todo el mundo. Como tal, se había convertido en una red de inteligencia privada por derecho propio en la década de 1970. Fácilmente el aspecto más inquietante de este desarrollo fueron los extensos vínculos que el complejo que Le Cercle forjó con las redes de pedófilos de élite. Los miembros de Le Cercle pueden estar vinculados a algunos de los más famosos de Europa, como los del Reino Unido y Bélgica (antes mencionados), así como al anillo Franklin en los Estados Unidos y a la temida Colonia Dignidad en Chile (antes mencionados).

Colonia Dignidad

En otras palabras, si hubo algún tipo de trampa internacional para pedófilos como los teóricos de la conspiración han alegado durante mucho tiempo, parece probable que el complejo Cercle estuviera a la vanguardia de esta red en la década de 1970, cuando muchos de los ex hombres del SOE de Sir Charles Hambro comenzaron a unirse a la organización.

En cuanto a Maxwell, muchos de sus contactos con esta red, como Sir Charles y el Conde Fanny Vanden Heuvel, hace tiempo que murieron en la década de 1980. Sin embargo, George Kennedy Young, un colaborador frecuente del futuro presidente de Ñe Cercle, Julian Amery, seguía presente y activo. Este investigador no puede confirmar si Maxwell todavía estaba en contacto con su antiguo controlador, pero había al menos una figura estrechamente vinculada al Círculo con la que Maxwell mantuvo vínculos durante la década de 1980:

La Baronesa Margaret Thatcher.

Como se señaló anteriormente, Le Cercle se había esforzado mucho para hacer de Thatcher la primera ministra. Se puede encontrar información adicional sobre estas intrigas en Rogue Agents de David Teacher, que durante mucho tiempo han sido suprimidos, y que se puede encontrar aquí. Que Le Cercle estuviera interesado en Thatcher no es sorprendente, pero lo mismo no puede decirse de la relación de Thatcher con Maxwell. Después de todo, el imperio mediático del Capitán Bob atacaba regularmente a la Dama de Hierro mientras que sus MI5 y MI6 vigilaban de cerca al Capitán. A pesar de esto, los dos parecen haber tenido una relación sorprendentemente cálida y Thatcher incluso había considerado usar una de las editoriales de Maxwell para imprimir su autobiografía en un momento dado.

“El turbio magnate de la prensa tenía una relación cercana y curiosamente amistosa con Margaret Thatcher. Maxwell hablaba constantemente de su respeto y admiración por ella”, dijo una fuente involucrada en las negociaciones. Él le había hecho un favor importante hace años y ella le estaba muy agradecida. Nunca dijo lo que era, pero obviamente fue muy significativo. Otra fuente dijo: `Maxwell estaba entusiasmado, pero pensó que era poco probable que la Sra. Thatcher lo quisiera como editor. Le gustaba y dijo lo útil que era para las grandes empresas en los años 80″.

En cuanto a la Sra. Thatcher: “Me dijo que no tenía problemas para que Maxwell la publicara”, dijo una fuente de Macmillan. Dijo que admiraba a Maxwell como hombre de negocios y que no le preocupaban los ataques de los periódicos Mirror. Su único comentario público fue después de la muerte del editor a finales de 1991: `El Sr. Maxwell me mantuvo informado sobre lo que estaba sucediendo en los países de Europa del Este y lo que sus líderes estaban pensando”.

“No era difícil ver por qué Maxwell y Margaret Thatcher se admiraban mutuamente. Se veían unos a otros como gente que se hacía a sí misma, fuera de la clase dirigente británica. Ella respetaba a los ricos, extravagantes y poderosos magnates de negocios que luchaban por ascender. Maxwell la trató como jefe de gobierno y no como líder del Partido Conservador. También le estaba comercialmente agradecido por dos políticas clave. El primero fue una reforma de las leyes sindicales, que aplicó sin piedad a sus propios empleados. La segunda fue la privatización de British Airways, que le permitió comprar British Helicopters International al gobierno por 30 millones de libras”.

(Thatcher’s Fortunes, Las Fortunas de Thatcher, Mark Hollingsworth y Paul Halloran, págs. 295-296)

Margaret Thatcher

De hecho, parece que Thatcher incluso utilizó a Maxwell como fuente de inteligencia en Europa del Este. Superficialmente, esto es bastante curioso considerando los extensos lazos de Maxwell con la KGB y el apoyo de larga trayectoria al partido laborista. Este investigador sospecha que la única manera en que Maxwell habría podido confiar en ella es si alguien respondiera por él – alguien como los afiliados de Le Cercle que habían ayudado a elegir a Thatcher y que podrían haber tenido tratos con Maxwell durante décadas.

También es interesante que Maxwell le hizo algún tipo de favor significativo a Thatcher. Por supuesto, en los últimos años ha salido a la luz una amplia evidencia de que la administración de Thatcher estaba plagada de pedófilos (anotado aquí). ¿Es posible que este favor implique mantener en silencio a un periódico prominente estrechamente alineado con el Partido Laborista sobre estos acontecimientos?

Tampoco era Thatcher el único vínculo potencial que Maxwell tenía con el complejo Cercle en la década de 1980. Un socio cercano suyo durante este tiempo fue Edmond Safra. Safra era otro hombre de negocios judío con vínculos reputados con el Mossad, la KGB y la mafia rusa. Parecería que Safra tuvo algún tipo de relación con al menos un socio de Le Cercle belga vinculado a la pedofilia durante la década de 1980. Además de estar cerca de Maxwell, Safra también se llevaba bien con Edgar Bronfman Sr., con quien sirvió en la Junta de Supervisores de B’nai B’rith. Como se señaló anteriormente, las hijas de Bronfman más tarde se vincularían al culto NXIVM.

Edmond Safra

Y eso nos lleva finalmente a la fiesta de 1989 mencionada anteriormente. En el yate de Maxwell estaban presentes su hija Ghislaine y un montón de otros VIPs. Los dos más notables para nuestros propósitos aquí fueron el propio Donald Trump y el abogado Tom Bolan, el ex socio legal de Roy Cohn.

Cohn fue, por supuesto, el ex abogado y mentor político de Trump hasta su muerte en 1986. Como señalé a lo largo de mi serie “Goodfellas“, hay pruebas convincentes de que el propio Cohn fue una figura central en las operaciones de trampas sexuales durante décadas. Uno de los casos más convincentes fue el caso Profumo, que derribó al gobierno de Harold Macmillan en el Reino Unido (se señala aquí y aquí)(próximamente traducidos en LIBERTALIADEHATALI).

Roy Cohn

Julian Amery era el yerno de Harold Macmillan y miembro de su administración. Como tal, la caída del Tory Macmillan sería aparentemente un golpe a la vieja red de Hambro. Pero Amery y otros conservadores de extrema derecha pro-coloniales estaban cada vez más desilusionados con la política exterior de Macmillan (recuerde que George Young había dimitido del MI6 en protesta por estas políticas, como se señaló anteriormente). Además, ninguno de estos conservadores (que entonces se centraban en el Club del Lunes) estaba implicado en Profumo. He argumentado antes aquí que estos elementos pueden haber colaborado con la gente de Cohn en un esfuerzo por “purificar” a los conservadores.

Si bien esto puede parecer una exageración, hay un precedente en las últimas intrigas. Colin Wallace, un ex MI5 que fue uno de los primeros en denunciar el escándalo de los pedófilos de Kincora Boy’s Home, se había involucrado con esta red reaccionaria de conservadores en la década de 1970. En Rogue Agents de David Teacher, se observa que Wallace fue parte de operaciones psicópatas llevadas a cabo por elementos de la derecha en el MI5 para desacreditar a los líderes laboristas, liberales y conservadores por igual. Específicamente, esta red buscó reemplazar al Primer Ministro Tory Edward Heath (quien estuvo en Oxford con Amery y quien estaba profundamente implicado en la pedofilia) con alguien de un “enfoque más resuelto”. Alguien como, digamos, la favorita de Le Cercle, Margaret Thatcher. “Por cierto, fue en esa época cuando empezaron a circular rumores de que Heath era homosexual.

Edward Heath

Como tal, no se puede descartar la posibilidad de que las redes Hambro-Amery y Cohn hayan forjado vínculos desde Profumo. En los años ochenta, sin embargo, había una relación más directa: El director de la CIA, William Casey. Casey había estado en la órbita de esta red de Le Cecle/Tory desde por lo menos los años sesenta (aquí anotado) y estuvo activamente involucrado con Le Cercle en los años setenta. Aquí seguramente habría encontrado a Amery y a su alegre banda. Esta relación parece haber continuado hasta la muerte de Casey en 1987. En otros lugares, Casey trabajó en estrecha colaboración con Cohn durante la década de los ochenta (como se indica aquí).

William Casey

En este sentido, parece bastante probable que estas redes estuvieran conectadas en esa década. Lo que es más, esto le da a la fiesta de Maxwell de 1989 un aire de una reunión de las Cinco Familias de la Pedofócracia, con el Capitán Bob representando el ala Tory (y probablemente la KGB y el Mossad también) y Trump y Bolan representando el ala Cohn. Lo que parece que estoy describiendo aquí es una red de lo que el gran David Teacher llamó “agentes canallas”, activos de inteligencia de los EE.UU., el Reino Unido, Israel y la Unión Soviética, entre otros, que se dieron cuenta durante los años de decadencia de la Guerra Fría de que su poder e influencia continuos en la nueva era dependerían de la explotación de los recursos de los que disponían. El acceso a pruebas irrefutables en una red internacional de pedófilos VIP ciertamente contribuiría en gran medida a la formación de sus respectivos gobiernos, para estar seguros. Y tal vez una nueva etapa de esta trama fue lanzada alrededor de la época de esa fiesta de 1989.

Ghislaine Maxwell asistió a esta fiesta y continuaría teniendo tratos con Trump incluso después de la muerte de su padre en 1991. En 1993, ella parece haber hecho contacto con Epstein. Al final de la década, se dice que ella reclutó niñas para él en Mar-a-Lago.

Ghislaine Maxwell (señalada por la flecha) mira a Bill Clinton caminar con su hija Chelsea el día de su boda.

Ciertamente, esto parece estirar la coincidencia, especialmente considerando que el culto NXIVM también estaba siendo rastreado por otro acólito de Cohn, Roger Stone, como he notado antes aquí. ¿No es curioso que dos redes de pedófilos que actualmente amenazan con derribar al partido Demócrata (junto con los Republicanos y efectivamente todo el gobierno de estos Estados Unidos) parezcan haber sido infiltrados por los secuaces de Cohn?

Y con eso, me despido por ahora, queridos lectores. Mantengan las palomitas de maíz listas, ya que las consecuencias de este naufragio probablemente harán que el informe Mueller parezca un paseo por el parque. Como siempre, manténgase en sintonía.

 

RECLUSE                                                        VISUP