LA TRAMA EPSTEIN(I): MARTILLO DE PLATA MAXWELL

Jeffrey Esptein y Ghislaine Maxwell

RECLUSE                    Sí, sí, sí, sí, Jeffrey Epstein. En caso de que haya estado pasando largos períodos de tiempo en el plano astral, estoy seguro de que aquellos de ustedes que están leyendo esto saben muy bien que el infame financiero y pedófilo acusado fue arrestado el 6 de julio por tráfico sexual de menores. Estos cargos se presentaron más de una década después de que Epstein hubiera recibido una palmada en la muñeca en Florida por acusaciones similares. Sin dejarse intimidar, las antiguas víctimas de Epstein habían continuado acosando al supuesto pederasta en una serie de demandas durante gran parte de los últimos doce años. Por fin, parece que esta obstinada persistencia puede estar dando sus frutos.

Como era de esperar, el arresto de Epstein ha generado reacciones muy partidistas. La corriente neoliberal se apresura a señalar que el presidente Donald J. Trump elogió una vez a Epstein como un “tipo estupendo” y que el Naranja había tenido tratos regulares con el imputado violador de niños durante la década de 1990 y la década de los 00. Epstein era un visitante frecuente del Club Mar-a-Lago durante este período y su agenda personal incluía 14 números de teléfono de Trump. Es más, al menos uno de los menores supuestamente abusados por Epstein fue reclutado en Mar-a-Lago a finales de la década de 1990. Y luego está el hecho de que el ahora ex secretario de Trabajo de Trump, Alexander Acosta, es quien le dio a Epstein una amonestación menor en 2007 mientras se desempeñaba como fiscal de los EE.UU. para el Distrito Sur de la Florida en 2007.

Alexander Acosta

Como era de esperar, los demócratas han estado cacareando mucho sobre estos acontecimientos, demostrando que no han aprendido nada tras el desastroso Informe Mueller. Aunque no hay duda de que Trump conocía a Epstein socialmente, la evidencia de que el Naranja se dedicaba a las actividades nefastas por las que se conoce a Epstein es más difícil de conseguir. Lo mismo no puede decirse del ex presidente Bill Clinton. Aunque los medios de comunicación han hecho todo lo posible para minimizar la relación de Clinton con Epstein, no hay duda de que Clinton tomó más de 20 vuelos en el jet privado de Epstein, apodado el “Expreso de Lolita”. Estas actividades tampoco parecen ser el mayor nivel de participación de la familia Clinton con el Sr. Epstein. De hecho, los propios abogados de Epstein han alegado que Epstein desempeñó un papel crucial en el lanzamiento de la Iniciativa Global Clinton.

Clinton-Epstein

Clinton no es casi seguramente el único demócrata prominente que estará vinculado a Epstein tampoco. Aunque los funcionarios del partido lo han reconocido tímidamente, la esperanza de que el Naranja(Donald Trump, nota de LIBERTALIADEHATALI) también se mantenga bajo en el proceso sigue siendo eterna. Yo por mi parte no contaría con ello. Trump expulsó a Epstein de Mar-a-Lago en 2007, supuestamente porque había agredido sexualmente a un menor allí. Por otra parte, Brad Edwards, un abogado que representa a varias de las presuntas víctimas de Epstein, reconoció que Trump fue la única figura que le ofreció información sobre Epstein en 2009. Y en cuanto a Acosta, recientemente ha surgido una curiosa explicación para el acuerdo de compromiso que le dio a Epstein en 2007: se le dijo que tuviera cuidado con Epstein porque estaba por encima de su categoría salarial. Según se informa, esto se debió a los vínculos de Epstein con la inteligencia.

Y eso nos lleva a lo que es fácilmente el nombre más interesante que ha surgido en relación con el escándalo de Epstein: Ghislaine Maxwell. Hasta ahora, de Maxwell se ha hecho un escrutinio sorprendentemente pequeño del escándalo de Epstein, y por una buena razón: Un examen más profundo de ella y de su familia conduce a algunas madrigueras de conejo verdaderamente inquietantes que gran parte de la élite del poder desea desesperadamente que permanezcan enterradas.

¿Quién es Ghislaine Maxwell?

La misteriosa Ghislaine parece haber entrado en la vida de Epstein en algún momento a mediados de la década de 1990. La aristócrata** británica se había trasladado a los Estados Unidos en la parte temprana a media de esa década, donde inicialmente trabajó en bienes raíces mientras vivía con un fideicomiso de $100,000 al año. Anteriormente, había asistido a la Universidad de Oxford, un reconocido centro de reclutamiento para los servicios secretos británicos. Esta no era la primera vez que Maxwell estaba en la órbita de varios servicios de inteligencia, como veremos.

Según se informa, Maxwell comenzó a salir con Epstein en algún momento a finales de la década de 1990. Esto no parece haber durado mucho tiempo, pero los dos habían desarrollado un fuerte “vínculo platónico” en el proceso. A principios de los años ’00, Maxwell se había convertido en una especie de asistente de alto nivel de Epstein, organizando gran parte de su vida para él. Aparentemente, esto incluía su pedofilia.

Maxwell ha sido designado como co-acusada en múltiples demandas que involucran a Epstein. Ya a mediados de la década de 1990, se la acusa de conseguir chicas menores de edad para el desgraciado financiero. Según se informa, una de estas mujeres fue reclutada en Mar-a-Lago en 1999. Esto ha llevado a acusaciones de que Ghislaine Maxwell estaba sirviendo efectivamente como la “madama” de Epstein para sus diversas hazañas con niñas menores de edad.

Ghislaine Maxwell

Maxwell parece haber tenido largas amistades con varios de los hombres vinculados a Epstein. Esto incluye al propio presidente Trump, Bill Clinton (Ghislaine fue invitada a la boda de Chelsea Clinton en 2010) y al príncipe Andrés. Muchas de estas conexiones eran anteriores a su relación con Epstein y casi con toda seguridad derivaban de su padre.

Capitán Bob

El padre de Ghislaine, Robert Maxwell, es una de las figuras más curiosas de los anuarios de la parapolítica. Los relatos generales de Maxwell a menudo lo describen como poco más que un excéntrico y corrupto barón de los medios de comunicación, la respuesta de la izquierda a Rupert Murdoch en cierto sentido. En la cúspide de sus poderes en la década de 1980, Maxwell era propietario de la British Printing Corporation (a la que rebautizó como Maxwell Communication Corporation), Mirror Group Newspapers (editores del periódico sensacionalista Daily Mirror), Pergamon Press, Nimbus Records (la primera compañía discográfica del Reino Unido en emitir discos compactos), y el ala estadounidense de Macmillan Publishers. Maxwell incluso tuvo una participación en MTV en Europa en un momento dado, lo que le convirtió en uno de los magnates de los medios de comunicación más influyentes del Viejo Mundo durante esta época. Anteriormente, Maxwell había sido diputado laborista en la Cámara de los Comunes entre 1964 y 1969.

Lo que se aborda poco en los informes principales de la vida de Maxwell son sus vínculos de larga duración con varios servicios de inteligencia de todo el mundo, incluyendo el MI6, la CIA, el KGB y el Mossad. De hecho, el ascenso de Maxwell como barón de los medios de comunicación parece haber sido respaldado en gran medida por dichos servicios. Concretamente, Pergamon Press (la primera editorial de Maxwell, que adquirió en 1951) tiene una trayectoria bastante profunda. La editorial tuvo sus orígenes en dos compañías anteriores, Butterworth Scientific Publications y Springer Verlag (la editorial líder de libros y revistas científicas en Europa antes de la Segunda Guerra Mundial), que se especializaba en publicaciones científicas periódicas. Inicialmente, la compañía era conocida como Butterworth-Springer, con Maxwell firmando como director general en 1949. Este equipo se consideraba un lugar ideal para mantenerse al tanto de lo que la comunidad científica soviética estaba haciendo al comienzo de la Guerra Fría.

“En ese momento, los británicos necesitaban agentes en Rusia y gente que los rusos pudieran entretener en su comunidad científica. Maxwell podría hacer el trabajo, y más dinero le permitió fusionar la editorial alemana Maxwell-Springer con la rotativa Butterworth, que a veces actuaba como un frente MI6. En 1954, Maxwell viajó a Rusia y propuso la idea de publicar artículos científicos rusos traducidos, lo que le permitió tener acceso a Rusia y a sus secretos, algo que explotó sin piedad y que también fue explotado por el Este, ya que Maxwell tuvo que producir una serie de trabajos de propaganda que, sin embargo, vendieron pocas copias, si las había. Así, Maxwell comenzó su vida como un intermediario internacional, el clásico ‘arreglador’ judío…”

(Thatcher’s Secret War La guerra secreta de Thatcher, Clive Bloom, pág. 192)

Robert Maxwell

La forma en que Maxwell terminó en esta posición es bastante notable. Maxwell era un emigrante checoslovaco que hablaba ocho idiomas. Había huido de la ocupación nazi de Checoslovaquia, terminando inicialmente en Francia. Allí se unió al ejército checoslovaco en el exilio. Tras la derrota de Francia en 1940, se alistó en el ejército británico y sirvió con distinción. En 1945, había alcanzado el rango de capitán. Durante la ocupación de Alemania, los conocimientos lingüísticos de Maxwell llamaron la atención del MI6.

Un hombre del MI6 en particular que se enamoró de Maxwell fue el conde Frederick “Fanny” Vanden Heuvel. Holandés de nacimiento, Vanden Heuvel fue un conde pontificio que le dio acceso directo al Vaticano. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Conde había sido el jefe de la estación del MI6 en Berna. Allí estuvo en contacto regular con el jefe de estación de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS) y futuro director de la CIA, Allen Dulles.

Probablemente fue Vanden Heuvel quien acordó el préstamo inicial a Maxwell que le permitió comprar Butterworth-Springer en 1951.

“…Siguieron negociaciones prolongadas organizadas por Vanden Heuvel y, en mayo de 1951, Butterworth acordó vender su participación a Maxwell por 13.000 libras esterlinas. Aceptando también un cambio de nombre a Pergamon Press, Butterworth apartó una considerable deuda de 10.000 libras esterlinas.

“Como su biógrafo oficial, Joe Haines, reconoce, esto era más dinero del que Maxwell poseía en ese momento, así que pidió prestado. Primero fue a ver a Sir Charles Hambro. Quién introdujo a Maxwell en Hambro varía con las diferentes cuentas. Haines dice que fue a través de la Junta de Comercio (BoT); Maxwell dijo que fue Whitlock; Betty Maxwell afirma que fue Vanden Heuvel, el negocio de Hambro ‘arreglador’. Sea quien sea, la reunión dio lugar a una leyenda de la ciudad que decía que Hambro había quedado tan impresionado por la visión de futuro de Maxwell y suficientemente persuadido de su perspicacia en los negocios que ordenó al jefe de caja que le diera a Maxwell un talonario de cheques con autoridad para girar cheques de hasta un total de 25.000 libras esterlinas. De hecho, la leyenda no era más que una tapadera. La reunión ciertamente tuvo lugar, pero el asunto del dinero ya había sido arreglado por el MI6”.

(MI6: Inside the Covert World of Her Majesty’s Secret Intelligence Service, MI6: Dentro del Mundo Encubierto del Servicio de Inteligencia Secreta de Su Majestad, Stephen Dorril, pág. 141)

En otras palabras, el imperio mediático de Maxwell fue lanzado efectivamente por Vanden Heuvel y Sir Charles Hambro. Este último nombre debería ciertamente levantar las cejas colectivamente de los lectores habituales de este blog.

Sir Charles Jocelyn Hambro

Para los no iniciados, Sir Charles y la familia Hambro estaban entre los más poderosos elementos del sistema británico durante gran parte del siglo XX (y probablemente más allá). La familia había hecho su fortuna en la banca mercantil. Hambros Bank era una de las instituciones financieras líderes en Europa y una de las selectas casas bancarias que dominaban el Banco de Inglaterra (ya se ha mencionado aquí). El propio Sir Charles se había incorporado al consejo de administración del Banco de Inglaterra en 1928 a la edad de 30 años. En otras palabras, Sir Charles nació en la cúspide absoluta del poder dentro del establishment británico.

Al igual que muchas personalidades angloamericanas prominentes, Sir Charles se involucró en labores de inteligencia durante la Segunda Guerra Mundial. Se unió al Ejecutivo de Operaciones Especiales (SOE, por sus siglas en inglés), una organización altamente elitista y secreta a la que se le asignó la tarea de espiar, sabotear y realizar otras operaciones encubiertas detrás de las líneas enemigas. El SOE sería considerado el amo de lo que hoy en día se conoce como “guerra no convencional”. La Oficina de Servicios Estratégicos se basó en gran medida en el modelo de la SOE y su uso de redes “stay-behind” en territorio ocupado serviría de base para lo que ahora se denomina a menudo “Operación Gladio”. Más información sobre la SOE y sus vínculos con las redes de apoyo puede encontrarse aquí.

SOE

Sir Charles comenzó su carrera en SOE dirigiendo operaciones en Escandinavia. Para 1942, se había convertido en el director de toda la organización, puesto que ocupó durante gran parte de 1943. Tras el final de la Segunda Guerra Mundial y el cierre de la SOE, Sir Charles siguió profundamente involucrado en la inteligencia británica. Como se señaló anteriormente, Sir Charles y su banco continuarán apoyando las operaciones del MI6 a lo largo de la Guerra Fría. Estas operaciones “oficiales” tampoco fueron el límite de la participación de Hambro en actividades encubiertas. Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, también se convirtió en una figura crucial en una curiosa entidad conocida como World Commerce Corporation (WCC).

“Sir Charles Hambro fue jefe conjunto con los ex jefes del BSC, Sir William Stephenson, y de la OSS,’Bill’ Donovan, del World Commerce Corp (WCC). Creado en 1946, el CMI, con sede en Panamá, pretendía ser un “puente sobre el colapso de las divisas y proporcionar las herramientas, la maquinaria y el “saber hacer” para desarrollar recursos sin explotar en diferentes partes del mundo”, en particular reequipando una planta industrial alemana. Un director afirmó que “si hubiera varios CMI, no habría necesidad de un plan Marshall”. También había un papel de inteligencia. El diputado del BSC de Stephenson, John Pepper, le sucedió como presidente, mientras que en la junta estaban los oficiales de la OSS Richard Sicre y William Horrigan. Entre las corporaciones hermanas se encontraban la Transamerica Corp. bajo la dirección de James F. Cavagnaro y la British-American-Canadian Corp., presidida por Hambro junto con el ex funcionario del MI6 Sir Rex Benson y el ex Secretario de Estado de los Estados Unidos Edward Stettinus. Bajo su vicepresidente, Satiris’Sonny’ Fasboulis, vinculado a varios escándalos relacionados con la mafia, Commerce International (China) patrocinó la asistencia militar a Taiwán”.

(MI6: Dentro del Mundo Encubierto del Servicio de Inteligencia Secreta de Su Majestad, Stephen Dorril, pg. 814 n27)

OSS founder and director William “Wild Bill” Donovan

Cómo es que el CMI estaba tan lleno de dinero es un misterio. Sin duda, poseía una impresionante lista de donantes de muchas de las principales familias británicas, canadienses y estadounidenses de esa época. Además del propio Hambro, los fondos también fueron proporcionados por miembros de las familias Sassoon, Rockefeller y Mellon, entre muchos otros. Pero es probable que esta financiación por sí sola no pueda explicar cómo el CMI fue capaz de dispensar grandes cantidades de dinero a la par del Plan Marshall durante los primeros años de la Guerra Fría. Como ya se ha señalado anteriormente, hay pruebas convincentes de que el oro nazi saqueado también proporcionó parte de la financiación al CMI. Como era de esperar, la compañía también ha estado implicada en el tráfico de drogas (como se señala aquí).

Como tal, el CMI se describe a menudo como una organización privada de inteligencia, una descripción adecuada. Pero más allá de eso, parece haber ejercido un poder a la par con el que poseían la antigua CIA y el MI6. De hecho, es probable que el MI6 dependiera del CMI para su financiación durante los primeros años de la Guerra Fría. El gran Stephen Dorril describió a Sir Charles como “un benefactor de las buenas causas del MI6” (MI6: Inside the Covert World of Her Majesty’s Secret Intelligence Service, pág. 142) durante esta época. El gran Peter Dale Scott, la autoridad principal sobre el estado profundo de Estados Unidos durante décadas, describió al CMI en su clásica máquina de guerra de Estados Unidos como una rama del metagrupo original que ha dominado la política exterior estadounidense durante décadas. Lo mismo ocurre casi con toda seguridad en el Reino Unido entre los asociados británicos del CMI.

Y aquí está Robert Maxwell siendo creado por Sir Charles para su futuro imperio mediático. Sir Charles tampoco es la única conexión que Maxwell tenía con esta red del CMI. Dorril señala que Maxwell estaba siendo dirigido como agente por George Kennedy Young en el momento en que Hambro aprobó su préstamo.

George Kennedy Young

Young era un agente del MI6 particularmente de derechas que alcanzó el rango de subdirector en 1959. Renunció en 1961 por insatisfacción con la política exterior del Primer Ministro Harold Macmillan. Se unió a grupos de extrema derecha como el Club de los Lunes e incluso lanzó una milicia durante la década de 1970. En Rogue Agents, el gran David Teacher señala que cuando aún estaba en el MI6, Young formaba parte de una facción de acción encubierta de línea dura apodada los “Robber Barons”. Esta facción también incluía al infame Lord Julian Amery, él mismo veterano del SOE.

En Deny and Disrupt, Rory Cormac señala que Amery poseía contactos en todo el mundo que superaban a los del MI6. Como tal, aparece en prácticamente todas las principales operaciones encubiertas británicas a lo largo de la Guerra Fría en cierta medida. Amery también se involucró con Le Cercle, la respuesta de la extrema derecha a Bilderberg, durante la década de 1970. Con el tiempo se convertiría en presidente de este grupo durante la siguiente década.

Amery estaba claramente en la órbita de la camarilla del CMI-Hambro. Durante la década de 1970, participó activamente en Le Cercle con Harry Sporborg, otro veterano del SOE que trabajó estrechamente con Sir Charles durante la guerra. En los años de la posguerra, Sporborg fue a trabajar para el Hambros Bank y ayudaría a Sir Charles y al banco en actividades patrocinadas por el MI6 (brevemente mencionadas aquí) durante la Guerra Fría. Sporborg también participó activamente en otras actividades de inteligencia privada (como se señala aquí).

Julian Amery

Young colaboró frecuentemente con Amery mientras trabajaba para el MI6, y más tarde viajaría en muchos de los mismos círculos políticos de extrema derecha de los que Amery fue el santo patrón durante esta época. Como tal, Young probablemente también era miembro de esta red que Sir Charles había establecido después de la Segunda Guerra Mundial, una red especializada en operaciones de inteligencia privada y que poseía recursos iguales o incluso superiores a los del MI6.

Y esta fue la red que estableció al Capitán Bob, como el gran Ojo Privado a menudo se refería a Maxwell. Esto es bastante curioso, dado que Maxwell mantuvo estrechas relaciones con los soviéticos a lo largo de su vida y fue durante toda su vida partidario del Partido Laborista (probablemente no hace falta decirlo, pero todos los demás caballeros mencionados en esta sección eran conservadores). Claramente, muchos de estos aristócratas, imperialistas y banqueros mercantiles no estaban especialmente preocupados por las supuestas simpatías de la extrema izquierda de Maxwell.

Los Ochenta

Ahora que he establecido los orígenes del imperio mediático de Maxwell, es hora de centrar nuestra atención en el ápice del imperio de Maxwell. Naturalmente, el pico se alcanzó durante la década de 1980. En ese momento, Maxwell estaba involucrado en una serie de conspiraciones legendarias que iban desde Irán-Contra hasta el caso Inslaw.

En cuanto a esta última, Inslaw era una empresa de TI que desarrolló un programa conocido como PROMIS a principios de la década de 1980. PROMIS se había desarrollado para el Departamento de Justicia a fin de convertir los archivos del sistema judicial federal en una base de datos con capacidad de búsqueda. La CIA quedó tan impresionada con PROMIS que piratearon el software e insertaron una “puerta trasera” en él. La agencia creó entonces una serie de empresas pantalla para vender la versión pirata de PROMIS a bancos y otras instituciones financieras líderes. La “puerta trasera” permitió a la CIA monitorear encubiertamente las transacciones comerciales internacionales de esta manera. Según se informa, Maxwell desempeñó un papel crucial en estas intrigas.

“….los EE.UU. desarrollaron su propia versión de la puerta trasera y los EE.UU. e Israel comenzaron a buscar una compañía neutral a través de la cual pudieran vender el programa a servicios de inteligencia extranjeros. La empresa elegida para esta tarea fue Degem, una empresa de informática con oficinas en Israel, Guatemala y el territorio sudafricano de Bantustán. Había sido adquirida con este propósito por Robert Maxwell, el magnate de la edición que se ahogó en circunstancias misteriosas en 1991. A través de Degem de Maxwell…. el software encontró un hogar con el régimen militar en Guatemala, donde rastreó a los insurgentes izquierdistas. Incluso si viajaban con un nombre falso, varias características, como la altura, el color del pelo o la edad, se introducían en los terminales de carretera y PROMIS buscaba en su base de datos un denominador común. Podría decirle a un comandante del ejército que cierto disidente que estaba en el norte tres días antes había cogido un tren, luego un autobús, se alojó en la casa de un amigo y ahora estaba en la carretera con un nombre diferente. Así de aterrador era el sistema”….. PROMIS se utilizó en Sudáfrica para rastrear y silenciar a los organizadores de una huelga entre los mineros del carbón negro a través de las tarjetas de identidad obligatorias. Degem también vendió PROMIS a la Unión Soviética y el sistema fue utilizado por su servicio de inteligencia GRU al menos hasta el golpe contra Mikhail Gorbachev.”

(The Octopus El Pulpo, Kenn Thomas & Jim Keith, pgs. 25-26)

Y eso nos lleva a uno de los aspectos más curiosos de los profundos antecedentes de Maxwell, sobre todo sus relaciones con la Unión Soviética. Oficialmente, Maxwell formaba parte de un grupo de selectos financieros judíos con los que la Unión Soviética había comenzado a trabajar durante la década de 1980 para revitalizar su economía. Curiosamente, otro de estos financistas fue el canadiense Edgar Bronfman Sr., cuya familia era dueña de Seagram. Las hijas de Bronfman se involucrarían con el ínfame culto NXIVM, encabezado por el ahora convicto pedófilo Keith Raniere. El nombre del hijo de Bronfman, Edgar Jr. supuestamente apareció en el libro negro de Epstein, aunque este investigador todavía no ha sido capaz de confirmar esta afirmación de manera confiable. Mantenga en mente la conexión con Bronfman, querido lector, ya que regresaremos a ella de nuevo.

Edgar Bronfman Sr

Extraoficialmente, Maxwell parece haber sido un hombre clave para ayudar a la Unión Soviética a privatizar su economía. Durante la década de 1980, Maxwell estuvo profundamente involucrado con el gobierno de Bulgaria. Como se señaló anteriormente, durante la misma década Bulgaria fue una de las principales mecas del tráfico de armas y de drogas. Era un mercado muy lucrativo, que atraía a los espías tanto del Este como del Oeste. No es de extrañar que Maxwell encontrara allí amplias oportunidades de negocio.

“…. el magnate arrogante ciertamente encontró la atmósfera próspera de todo lo que va atractivo a sus métodos de negocio poco ortodoxos, sin mencionar las necesidades apremiantes de sus varios clientes de espionaje. Dillon explicó cómo Maxwell tomó el control del Banco de Comercio Exterior, gracias a los chiflados de alto rango entre la nomenklatura con apoyo político en los más altos niveles. El banco estaba entonces abierto a los negocios como la pieza central de una vasta operación centrífuga de lavado de dinero, rociando las ganancias en todas las direcciones. La carga más explosiva de Dillon no estaba centrada en Maxwell; era su insistencia en que entre los clientes del banco había una organización de fachada que protegía a la CIA, siempre en busca de tinta invisible para enmascarar sus cadenas globales de contrabando”.

(Gladio: NATO’s Dagger at the Heart of Europe, Gladio: La daga de la OTAN en el corazón de Europa, Richard Cottrell, pág. 205)

Sin embargo, esto sólo está raspando la superficie de la participación de Maxwell en el bloque soviético. En 1985, Maxwell negoció un acuerdo bastante lucrativo entre el Mossad y la KGB que permitió a los israelíes guardar el dinero que habían ganado con las ventas de armas a Irán (relacionadas con Irán-Contra) en el bloque soviético.

“… la simpleza del trato fue una atracción añadida. No habría ninguna galaxia de intermediarios que les quitara sus comisiones. Habría sólo `Maxwell y sus conexiones y Chebrikov, debido al poder que ejercía. Su participación fue una garantía de que los soviéticos no robarían los fondos. Se acordó que los 450 millones de dólares iniciales se transferirían de Credit Suisse al Banco de Budapest en Hungría. Ese banco desembolsaría el dinero a otros bancos del bloque soviético”.

(Gideon’s Spies: The Secret History of the Mossad, Los espías de Gedeón: La historia secreta del Mossad, Gordon Thomas, pág. 176)

El Chebrikov mencionado anteriormente fue Viktor Chebrikov, el jefe del KGB. El Mossad estuvo representado en la reunión por Nahum Admoni, entonces Director General. En otras palabras, Maxwell pudo reunir a los jefes de la KGB y del Mossad en la Inglaterra de Thatcher para negociar un acuerdo sobre los fondos generados por Irán-Contra. Maxwell se embolsó 8 millones de dólares por su colaboración.

Viktor Chebrikov

Algunos como Richard Cottrell han alegado que Maxwell en general desempeñó un papel crucial ayudando a los ex funcionarios del Partido Comunista, especialmente a los relacionados con la comunidad de inteligencia, a transferir los activos del Estado al sector privado, asegurándose de que se establecieran para la era post soviética. Aunque todo esto es bastante especulativo, no hay duda de que Maxwell también había forjado lazos con las mafias rusas emergentes durante esta época. En particular, Maxwell había conseguido a Semoin Mogilevich un pasaporte israelí que le permitió al hombre que eventualmente sería apodado el “jefe de los jefes” entre las mafias rusas viajar internacionalmente y establecer más de 50 frentes de negocios. Maxwell también asoció a Mogilevich con un banquero suizo que mantenía relaciones regulares con el Banco del Vaticano, entre otros prestigiosos clientes. Como he señalado antes, Trump ha estado vinculado a la organización de Mogilevich al menos desde mediados de los años ochenta. Información adicional sobre los vínculos entre las organizaciones Trump y Mogilevich se puede encontrar aquí.

Asuntos familiares

Todo esto añade un significado especial a una fiesta celebrada en el yate de Robert Maxwell en 1989. Pero antes de llegar a esta fiesta, hay que hacer una pregunta prudente: ¿Hay alguna evidencia de que el Capitán Bob esté involucrado en redes de emboscadas de pedófilos de élite?

En lo que respecta a la participación directa, la respuesta es “no”. Pero la anterior participación de Maxwell en Hambro y su alegre banda de reaccionarios hombres de SOE y MI6 plantea otra posibilidad. Como ya se ha dicho aquí, muchos de los hombres vinculados a esta red acabarían uniéndose a Le Cercle en los años setenta. El complejo Cercle era un poderoso organismo internacional con sede en Europa que inicialmente surgió del infame grupo Bilderberg. Si bien era incondicionalmente pro-europeo, Le Cercle también era fanáticamente anticomunista y gradualmente rompería con Bilderberg en la década de 1970. La deriva derechista del grupo se debió casi con seguridad al hecho de que estuvo dominado durante muchos años por órdenes católicas reaccionarias como la Soberana Orden Militar de Malta y el Opus Dei. También era bastante aristocrático, con muchos caballeros, señores y barracones en la lista de miembros. Para más información sobre Le Cercle, consulte una serie anterior que hice sobre él y que se puede encontrar aquí.

Le Cercle también tenía amplios contactos entre numerosos servicios de inteligencia de todo el mundo. Como tal, se había convertido en una red de inteligencia privada por derecho propio en la década de 1970. Fácilmente el aspecto más inquietante de este desarrollo fueron los extensos vínculos que el complejo que Le Cercle forjó con las redes de pedófilos de élite. Los miembros de Le Cercle pueden estar vinculados a algunos de los más famosos de Europa, como los del Reino Unido y Bélgica (antes mencionados), así como al anillo Franklin en los Estados Unidos y a la temida Colonia Dignidad en Chile (antes mencionados).

Colonia Dignidad

En otras palabras, si hubo algún tipo de trampa internacional para pedófilos como los teóricos de la conspiración han alegado durante mucho tiempo, parece probable que el complejo Cercle estuviera a la vanguardia de esta red en la década de 1970, cuando muchos de los ex hombres del SOE de Sir Charles Hambro comenzaron a unirse a la organización.

En cuanto a Maxwell, muchos de sus contactos con esta red, como Sir Charles y el Conde Fanny Vanden Heuvel, hace tiempo que murieron en la década de 1980. Sin embargo, George Kennedy Young, un colaborador frecuente del futuro presidente de Ñe Cercle, Julian Amery, seguía presente y activo. Este investigador no puede confirmar si Maxwell todavía estaba en contacto con su antiguo controlador, pero había al menos una figura estrechamente vinculada al Círculo con la que Maxwell mantuvo vínculos durante la década de 1980:

La Baronesa Margaret Thatcher.

Como se señaló anteriormente, Le Cercle se había esforzado mucho para hacer de Thatcher la primera ministra. Se puede encontrar información adicional sobre estas intrigas en Rogue Agents de David Teacher, que durante mucho tiempo han sido suprimidos, y que se puede encontrar aquí. Que Le Cercle estuviera interesado en Thatcher no es sorprendente, pero lo mismo no puede decirse de la relación de Thatcher con Maxwell. Después de todo, el imperio mediático del Capitán Bob atacaba regularmente a la Dama de Hierro mientras que sus MI5 y MI6 vigilaban de cerca al Capitán. A pesar de esto, los dos parecen haber tenido una relación sorprendentemente cálida y Thatcher incluso había considerado usar una de las editoriales de Maxwell para imprimir su autobiografía en un momento dado.

“El turbio magnate de la prensa tenía una relación cercana y curiosamente amistosa con Margaret Thatcher. Maxwell hablaba constantemente de su respeto y admiración por ella”, dijo una fuente involucrada en las negociaciones. Él le había hecho un favor importante hace años y ella le estaba muy agradecida. Nunca dijo lo que era, pero obviamente fue muy significativo. Otra fuente dijo: `Maxwell estaba entusiasmado, pero pensó que era poco probable que la Sra. Thatcher lo quisiera como editor. Le gustaba y dijo lo útil que era para las grandes empresas en los años 80″.

En cuanto a la Sra. Thatcher: “Me dijo que no tenía problemas para que Maxwell la publicara”, dijo una fuente de Macmillan. Dijo que admiraba a Maxwell como hombre de negocios y que no le preocupaban los ataques de los periódicos Mirror. Su único comentario público fue después de la muerte del editor a finales de 1991: `El Sr. Maxwell me mantuvo informado sobre lo que estaba sucediendo en los países de Europa del Este y lo que sus líderes estaban pensando”.

“No era difícil ver por qué Maxwell y Margaret Thatcher se admiraban mutuamente. Se veían unos a otros como gente que se hacía a sí misma, fuera de la clase dirigente británica. Ella respetaba a los ricos, extravagantes y poderosos magnates de negocios que luchaban por ascender. Maxwell la trató como jefe de gobierno y no como líder del Partido Conservador. También le estaba comercialmente agradecido por dos políticas clave. El primero fue una reforma de las leyes sindicales, que aplicó sin piedad a sus propios empleados. La segunda fue la privatización de British Airways, que le permitió comprar British Helicopters International al gobierno por 30 millones de libras”.

(Thatcher’s Fortunes, Las Fortunas de Thatcher, Mark Hollingsworth y Paul Halloran, págs. 295-296)

Margaret Thatcher

De hecho, parece que Thatcher incluso utilizó a Maxwell como fuente de inteligencia en Europa del Este. Superficialmente, esto es bastante curioso considerando los extensos lazos de Maxwell con la KGB y el apoyo de larga trayectoria al partido laborista. Este investigador sospecha que la única manera en que Maxwell habría podido confiar en ella es si alguien respondiera por él – alguien como los afiliados de Le Cercle que habían ayudado a elegir a Thatcher y que podrían haber tenido tratos con Maxwell durante décadas.

También es interesante que Maxwell le hizo algún tipo de favor significativo a Thatcher. Por supuesto, en los últimos años ha salido a la luz una amplia evidencia de que la administración de Thatcher estaba plagada de pedófilos (anotado aquí). ¿Es posible que este favor implique mantener en silencio a un periódico prominente estrechamente alineado con el Partido Laborista sobre estos acontecimientos?

Tampoco era Thatcher el único vínculo potencial que Maxwell tenía con el complejo Cercle en la década de 1980. Un socio cercano suyo durante este tiempo fue Edmond Safra. Safra era otro hombre de negocios judío con vínculos reputados con el Mossad, la KGB y la mafia rusa. Parecería que Safra tuvo algún tipo de relación con al menos un socio de Le Cercle belga vinculado a la pedofilia durante la década de 1980. Además de estar cerca de Maxwell, Safra también se llevaba bien con Edgar Bronfman Sr., con quien sirvió en la Junta de Supervisores de B’nai B’rith. Como se señaló anteriormente, las hijas de Bronfman más tarde se vincularían al culto NXIVM.

Edmond Safra

Y eso nos lleva finalmente a la fiesta de 1989 mencionada anteriormente. En el yate de Maxwell estaban presentes su hija Ghislaine y un montón de otros VIPs. Los dos más notables para nuestros propósitos aquí fueron el propio Donald Trump y el abogado Tom Bolan, el ex socio legal de Roy Cohn.

Cohn fue, por supuesto, el ex abogado y mentor político de Trump hasta su muerte en 1986. Como señalé a lo largo de mi serie “Goodfellas“, hay pruebas convincentes de que el propio Cohn fue una figura central en las operaciones de trampas sexuales durante décadas. Uno de los casos más convincentes fue el caso Profumo, que derribó al gobierno de Harold Macmillan en el Reino Unido (se señala aquí y aquí)(próximamente traducidos en LIBERTALIADEHATALI).

Roy Cohn

Julian Amery era el yerno de Harold Macmillan y miembro de su administración. Como tal, la caída del Tory Macmillan sería aparentemente un golpe a la vieja red de Hambro. Pero Amery y otros conservadores de extrema derecha pro-coloniales estaban cada vez más desilusionados con la política exterior de Macmillan (recuerde que George Young había dimitido del MI6 en protesta por estas políticas, como se señaló anteriormente). Además, ninguno de estos conservadores (que entonces se centraban en el Club del Lunes) estaba implicado en Profumo. He argumentado antes aquí que estos elementos pueden haber colaborado con la gente de Cohn en un esfuerzo por “purificar” a los conservadores.

Si bien esto puede parecer una exageración, hay un precedente en las últimas intrigas. Colin Wallace, un ex MI5 que fue uno de los primeros en denunciar el escándalo de los pedófilos de Kincora Boy’s Home, se había involucrado con esta red reaccionaria de conservadores en la década de 1970. En Rogue Agents de David Teacher, se observa que Wallace fue parte de operaciones psicópatas llevadas a cabo por elementos de la derecha en el MI5 para desacreditar a los líderes laboristas, liberales y conservadores por igual. Específicamente, esta red buscó reemplazar al Primer Ministro Tory Edward Heath (quien estuvo en Oxford con Amery y quien estaba profundamente implicado en la pedofilia) con alguien de un “enfoque más resuelto”. Alguien como, digamos, la favorita de Le Cercle, Margaret Thatcher. “Por cierto, fue en esa época cuando empezaron a circular rumores de que Heath era homosexual.

Edward Heath

Como tal, no se puede descartar la posibilidad de que las redes Hambro-Amery y Cohn hayan forjado vínculos desde Profumo. En los años ochenta, sin embargo, había una relación más directa: El director de la CIA, William Casey. Casey había estado en la órbita de esta red de Le Cecle/Tory desde por lo menos los años sesenta (aquí anotado) y estuvo activamente involucrado con Le Cercle en los años setenta. Aquí seguramente habría encontrado a Amery y a su alegre banda. Esta relación parece haber continuado hasta la muerte de Casey en 1987. En otros lugares, Casey trabajó en estrecha colaboración con Cohn durante la década de los ochenta (como se indica aquí).

William Casey

En este sentido, parece bastante probable que estas redes estuvieran conectadas en esa década. Lo que es más, esto le da a la fiesta de Maxwell de 1989 un aire de una reunión de las Cinco Familias de la Pedofócracia, con el Capitán Bob representando el ala Tory (y probablemente la KGB y el Mossad también) y Trump y Bolan representando el ala Cohn. Lo que parece que estoy describiendo aquí es una red de lo que el gran David Teacher llamó “agentes canallas”, activos de inteligencia de los EE.UU., el Reino Unido, Israel y la Unión Soviética, entre otros, que se dieron cuenta durante los años de decadencia de la Guerra Fría de que su poder e influencia continuos en la nueva era dependerían de la explotación de los recursos de los que disponían. El acceso a pruebas irrefutables en una red internacional de pedófilos VIP ciertamente contribuiría en gran medida a la formación de sus respectivos gobiernos, para estar seguros. Y tal vez una nueva etapa de esta trama fue lanzada alrededor de la época de esa fiesta de 1989.

Ghislaine Maxwell asistió a esta fiesta y continuaría teniendo tratos con Trump incluso después de la muerte de su padre en 1991. En 1993, ella parece haber hecho contacto con Epstein. Al final de la década, se dice que ella reclutó niñas para él en Mar-a-Lago.

Ghislaine Maxwell (señalada por la flecha) mira a Bill Clinton caminar con su hija Chelsea el día de su boda.

Ciertamente, esto parece estirar la coincidencia, especialmente considerando que el culto NXIVM también estaba siendo rastreado por otro acólito de Cohn, Roger Stone, como he notado antes aquí. ¿No es curioso que dos redes de pedófilos que actualmente amenazan con derribar al partido Demócrata (junto con los Republicanos y efectivamente todo el gobierno de estos Estados Unidos) parezcan haber sido infiltrados por los secuaces de Cohn?

Y con eso, me despido por ahora, queridos lectores. Mantengan las palomitas de maíz listas, ya que las consecuencias de este naufragio probablemente harán que el informe Mueller parezca un paseo por el parque. Como siempre, manténgase en sintonía.

 

RECLUSE                                                        VISUP

2 comentarios en “LA TRAMA EPSTEIN(I): MARTILLO DE PLATA MAXWELL

  1. Pingback: LA LIBRETA NEGRA DE EPSTEIN – Libertaliadehatali's Blog

  2. Pingback: EPSTEIN MUERE: ¿LARGA VIDA A LA CONEXIÓN NUEVO MÉXICO? – Libertaliadehatali's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s