NUESTRO UNIVERSO PUEDE SER PARTE DE UNA ENORME COMPUTADORA CUÁNTICA

TRISTAN GREENE       Un par de físicos de la Universidad Federal Báltica Immanuel Kant (IKBFU) en Rusia propusieron recientemente una visión completamente nueva del cosmos. Su investigación toma la loca idea de que estamos viviendo en una simulación por ordenador y la mezcla con la alucinante teoría de “muchos mundos” para decir que, esencialmente, todo nuestro universo es parte de un sistema cuántico inconmensurablemente grande que abarca “incontables” multiversos.

Cuando se piensa en sistemas cuánticos, como los ordenadores cuánticos de IBM y Google, normalmente imaginamos un dispositivo diseñado para trabajar con partículas subatómicas – qubits – para realizar cálculos cuánticos.

Estas computadoras pueden algún día realizar cálculos avanzados que las computadoras clásicas de hoy no pueden, pero por ahora son útiles como una forma de investigar la brecha entre la realidad clásica y cuántica.

Artyam y Valerian Yurov, los investigadores de la IKBFU detrás del estudio mencionado, postulan que todo en el universo, incluyendo el universo mismo, debe ser visto como un objeto cuántico. Esto significa que para experimentar la “realidad cuántica” no necesitamos mirar partículas o qubits subatómicos: ya estamos allí. ¡Todo es cuántico!

Yurov y Yurov empiezan su trabajo afirmando que han cambiado la visión de la física teórica popular en su cabeza:

Presentamos una nueva visión de la cosmología, basada en el modelo cuántico propuesto por Michael y Hall. En continuación de la idea de ese modelo consideramos finitamente muchos universos clásicos homogéneos e isotrópicos cuyas evoluciones están determinadas por las ecuaciones estándar de Einstein-Friedmann pero que también interactúan entre sí cuántica-mecánicamente.

El documento continúa describiendo matemáticamente cómo nuestro universo entero es, en sí mismo, un objeto cuántico. Esto significa que, como una pequeña partícula subatómica, exhibe propiedades cuánticas que deberían incluir la superposición. Teóricamente, nuestro universo debería ser capaz de estar en más de un lugar o estado a la vez, y eso significa que simplemente debe haber algo ahí fuera con lo que pueda interactuar, incluso si eso significa que utiliza una mecánica cuántica que no es intuitiva para interactuar consigo misma en múltiples estados simultáneamente.

El problema con la expansión de la mecánica cuántica a objetos grandes – como por ejemplo, una sola célula – es que otras características cuánticas teóricas dejan de tener tanto sentido. En este caso, la “decoherencia”, o cómo los objetos cuánticos “colapsan” de múltiples estados al estado físico que vemos en nuestras observaciones clásicas, no parece pasar de moda en la escala cósmica.

Yurov y Yurov tienen una solución simple para eso: Afirman inequívocamente en su trabajo que “No existe tal cosa como la ‘decoherencia”.

Según un artículo del Sci-Tech Daily, el autor principal del artículo, Artyom Yurov, dijo:

En otro tiempo yo era escéptico sobre la idea. Porque se sabe que cuanto más grande es un objeto, más rápido colapsa. Incluso una bacteria colapsa extremadamente rápido, y aquí estamos hablando del Universo. Pero aquí [Pedro Gonzáles Díaz, un médico teórico tardío cuyo trabajo inspiró parcialmente este estudio] me preguntó: “¿Con qué interactúa el Universo?” y no respondí nada. No hay nada más que el Universo y no hay nada con lo que pueda interactuar.

Pero, cuanto más exploraban Yurov y Yurov la teoría de los “muchos mundos interactivos” (MIW) que dice que todas las funciones cuánticas se manifiestan físicamente en realidades alternas (el gato está muerto en un mundo, vivo en otro, y bailando el Cha Cha Cha en otro, etc.), más se daban cuenta de que no sólo tiene sentido, sino que las matemáticas y la ciencia parecen funcionar mejor si se asume que todo, incluido el universo, tiene características cuánticas.

Por el estudio:

Esto implica que la razón por la que los fenómenos cuánticos son tan frágiles no tiene nada que ver con un “colapso de una función ondulatoria” (lo que sea que eso signifique) – de hecho, un objeto como una función ondulatoria es inesencial y puede ser completamente evitado en el formalismo del MIW. No, la existencia de los fenómenos cuánticos depende únicamente de las posiciones mutuas de los “mundos” vecinos: cuando están suficientemente cerca, el potencial cuántico está vivo y en marcha; cuando se alejan, el potencial cuántico disminuye y las partículas vuelven a ser efectivamente clásicas.

Los investigadores luego usaron sus suposiciones para llegar a cálculos que expanden la teoría de los “muchos mundos” para abarcar múltiples universos, o multiversos. La gran idea aquí es que, si el universo es un objeto cuántico, debe interactuar con algo y ese algo son probablemente otros universos.

Pero lo que la investigación no explica, es por qué nuestro universo y todo lo que hay en él existiría como algo análogo a un solo qubit en un gigantesco ordenador cuántico que abarca múltiples universos simultáneamente. Si los humanos no son los observadores mágicos que hacen que el universo cuántico “colapse” en la realidad clásica midiéndolo, podríamos en cambio ser engranajes de la máquina -quizás el universo sea un qubit, quizá nosotros seamos los qubits. Quizás sólo somos ruido que los universos ignoran mientras hacen sus cálculos.

Tal vez vivimos en una simulación por ordenador después de todo. Pero en lugar de ser los NPCs favoritos de alguna criatura avanzada, sólo somos fragmentos de matemáticas que ayudan a que el sistema operativo funcione.

Puede leer el artículo del dúo Yurov “El día en que los universos interactuaron: cosmología cuántica sin función ondulatoria” aquí en Springer.

TRISTAN GREENE              The Next Web

¿QUÉ ES LA TEORÍA DE LA SIMULACIÓN Y PORQUÉ ES IMPORTANTE?

MIKE THOMAS         ¿Estamos viviendo en una simulación por ordenador? ¿Qué es la realidad? La teoría de la simulación aborda algunas cuestiones importantes.

“Es posible que esté soñando ahora mismo y que todas mis percepciones sean falsas.” – René Descartes

“Si estamos viviendo en una simulación, entonces el cosmos que estamos observando es sólo una pequeña parte de la totalidad de la existencia física… Mientras que el mundo que vemos es en cierto sentido ‘real’, no está localizado en el nivel fundamental de la realidad”. – Nick Bostrom

¿Qué es la realidad?

Innumerables entusiastas del cerebro y de la psicodelia han reflexionado sobre esta cuestión durante siglos, formulando teorías que van de lo científico a lo místico.

Desde un punto de vista puramente empírico, la respuesta parece obvia: la realidad es cualquier cosa que podemos percibir utilizando uno o más de los cinco sentidos: gusto, olfato, tacto, oído y vista. Pero algunos pensadores creativos, incluyendo filósofos y físicos, sostienen que ese no es necesariamente el caso. Es posible, teorizan, que la realidad sea meramente una simulación computarizada de ultra alta tecnología en la que sim-vivimos, sim-trabajamos, sim-reímos y sim-amamos.

Desde el momento en que entró en la conciencia popular, muchos han notado que la teoría de la simulación es esencialmente un vástago moderno de la historia de la “Alegoría de la Caverna” de Platón a partir del libro del filósofo griego de la Antigüedad “La República” y de la hipótesis del demonio malvado de René Descartes a partir de la “Primera Meditación” del filósofo y científico francés. Ambos contienen reflexiones sobre la percepción y la naturaleza del ser, temas que continúan desconcertando y provocando.

¿Qué es la Teoría de la Simulación?
La teoría de la simulación, una hipótesis moderna con raíces antiguas, postula que en realidad estamos viviendo en una construcción digital avanzada, como una simulación por computadora, que es supervisada por alguna forma superior de inteligencia.

“Simplemente porque percibimos el mundo como ‘real’ y’material’ no significa que sea así”, dijo Rizwan Virk, un empresario tecnológico y autor de The Simulation Hypothesis. “De hecho, los hallazgos de la física cuántica pueden despejar algunas dudas sobre el hecho de que el universo material es real. Cuanto más buscan los científicos lo “material” en el mundo material, más descubren que no existe”.

Rizwan-Virk

Virk mencionó al renombrado físico John Wheeler, que trabajó con Albert Einstein hace décadas. En su vida, dijo Wheeler, la física había evolucionado desde la premisa de que “todo es una partícula” hasta “todo es información”. También acuñó una frase muy conocida en los círculos científicos: “Desde el bit” – es decir, todo se basa en la información. Incluso la definición de una partícula en física es “un poco borrosa”, añadió Virk, “y puede ser de hecho sólo un qubit – un bit de computación cuántica”.

El profesor de filosofía de la Universidad de Nueva York David Chalmers ha descrito el ser responsable de esta simulación hiperrealista en la que podemos o no estar como un “programador en el siguiente universo superior”, tal vez uno que los mortales podríamos considerar un dios de algún tipo, aunque no necesariamente en el sentido tradicional. “Puede que sólo sea una adolescente”, dijo Chalmers, “hackeando un ordenador y ejecutando cinco universos de fondo… Pero podría ser alguien que, sin embargo, es omnisciente y todopoderoso sobre nuestro mundo”.

¿Ya te estalla el cerebro? Acostúmbrate a ello.

Aún más alucinante, el físico teórico David Bohm planteó una vez esta noción tortuosa:

“La realidad es lo que creemos que es verdad. Lo que tomamos como verdad es lo que creemos. Lo que creemos se basa en nuestras percepciones. Lo que percibimos depende de lo que buscamos. Lo que buscamos depende de lo que pensamos. Lo que pensamos depende de lo que percibimos. Lo que percibimos determina lo que creemos. Lo que creemos determina lo que tomamos como verdad. Lo que creemos que es verdad es nuestra realidad”.

(Respira hondo).

Y lo que creemos que es cierto, más de lo que algunos creen -entre ellos el empresario tecnológico Elon Musk, quien dijo que las probabilidades de que no seamos simulados son “una en miles de millones”- podría ser ahora o al menos algún día simplemente el efecto de los cerebros y sistemas nerviosos simulados que procesan un mundo simulado. Para la singular manera de pensar de Musk, el argumento más fuerte para que probablemente estemos en una simulación es que, como él dijo en 2016, “Hace cuarenta años, teníamos Pong, dos rectángulos y un punto… Eso es lo que eran los juegos. Ahora, 40 años después, tenemos simulaciones 3D fotorealistas con millones de personas jugando simultáneamente, y está mejorando cada año. Y pronto tendremos realidad virtual, realidad aumentada. Si asumes que hay algún tipo de mejora, los juegos serán indistinguibles de la realidad”.

¿Cómo, exactamente, funcionaría esto?

El filósofo sueco Nick Bostrom explicó en un artículo seminal de 2003 titulado “Are You Living in a Computer Simulation” que las generaciones futuras podrían tener mega-computadoras que podrían ejecutar numerosas y detalladas simulaciones de sus antepasados, también conocidas como “simulaciones de ancestros”, en las que los seres simulados estarían imbuidos de una suerte de consciencia artificial.

“Entonces podría ser el caso”, explicó, “que la gran mayoría de las mentes como la nuestra no pertenezcan a la raza original sino a personas simuladas por los descendientes avanzados de una raza original. Es entonces posible argumentar que, si este fuera el caso, seríamos racionales si pensáramos que probablemente estaríamos entre las mentes simuladas más que entre las mentes biológicas originales”.

Ese tipo de “simulador posthumano”, también escribió Bostrom, necesitaría suficiente potencia de computación para hacer un seguimiento de “los estados de creencia detallados en todos los cerebros humanos en todo momento”. ¿Por qué? Porque esencialmente necesitaría sentir las observaciones (de aves, coches, etc.) antes de que sucedieran y proporcionar detalles simulados de lo que estaba a punto de ser observado. En caso de que se produzca una avería en la simulación, el director, ya sea un adolescente o un alienígena con cabeza de gigante, podría simplemente “editar los estados de cualquier cerebro que se haya dado cuenta de una anomalía antes de que estropee la simulación”. Alternativamente, el director podría retroceder unos segundos y volver a ejecutar la simulación de forma que se evite el problema”.

Es probable que no estemos allí todavía, pero Virk cree que lo estaremos en algún momento. Hay diez puntos de control en el camino hacia la simulación en toda regla, dijo a Built In, y estamos casi a mitad de camino de nuestro destino. Pero también hay grandes barreras por delante, dijo, a saber, lo que se llama interfaces de computadora del cerebro. Sin embargo, esos no existen todavía. Piensa en “The Matrix“.

Lo que la inteligencia artificial es para el éxito de taquilla distópico “The Terminator“, la teoría de la simulación es para el thriller de ciencia ficción de los hermanos Wachowski, que describe un mundo postapocalíptico en el que “la mayor parte de la humanidad ha sido capturada por una raza de máquinas que viven del calor corporal y la energía electroquímica de los humanos y que aprisionan sus mentes dentro de una realidad artificial conocida como la Matrix”. (Gracias, IMDB.) En la película, los seres humanos que llevan a cabo su vida diaria no se dieron cuenta de que en realidad estaban viviendo en una simulación porque un cable conectado a sus neocorticales (donde ocurren cosas como el razonamiento espacial y la percepción sensorial) transmitía señales a sus cerebros y leía sus reacciones.

Una manera de lograr eso (o algo parecido) en el mundo real, continuó Virk, sería lograr una mayor comprensión de la conciencia humana y de cómo funciona para que podamos producir “IA consciente”. La alternativa mucho menos técnica, dijo, es “engañar a nuestra conciencia para que piense que estamos en la realidad cuando estamos en un videojuego”, en el que los personajes que no juegan exhiben un comportamiento inteligente similar al de un ser humano que pasa la Prueba de Turing.

“Esto”, concluyó siniestro, “ya viene”.

Preston Greene, profesor de filosofía de la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur, dijo a Built In que cree que podríamos estar viviendo en una simulación en este momento. Pero demostrarlo, ha advertido y algunos lo han intentado, sería catastrófico.

Así como los investigadores actuales utilizan simulaciones para crear digitalmente escenarios que ayuden al estudio científico (por ejemplo, ¿Qué pasaría si elimináramos los mosquitos?), nuestro mundo y cada momento de nuestra existencia pasada podría ser el experimento simulado de los futuros humanos. Y así como los científicos pueden terminar las simulaciones (de terremotos, del tiempo, etc.) cuando ya no proporcionan datos útiles, también nuestros hipotéticos señores pueden desconectarse en cualquier momento, sin previo aviso.

Pero no se preocupe, Greene dijo: “Sería una muerte rápida e indolora”.

“Si nuestros físicos usan experimentos para probar que vivimos en una simulación, y le cuentan a todo el mundo sobre esto y eso tiene un gran efecto en cómo se comporta nuestra civilización”, explicó, “entonces nuestra simulación ya no sería útil para responder preguntas sobre el nivel [fundamental] de la realidad, que contiene las computadoras que hacen las simulaciones”. Esto se debe a que tales pruebas experimentales nunca podrían ocurrir en el nivel del sótano. Así que aunque hay muchas posibilidades de cómo reaccionarían nuestros simuladores al usar experimentos para probar que vivimos en una simulación, vale la pena tomar el apagado de la simulación al menos tan en serio como cualquier otra cosa, ya que se apoya en las tendencias observadas en la ciencia de la simulación”.

Abunda el escepticismo

No es sorprendente que la hipótesis de la simulación tenga muchos escépticos. En 2016, durante el 17º debate anual del Panel de Isaac Asimov en el Museo Americano de Historia Natural de Nueva York, el tema fue discutido por un panel de augustos expertos entre los que se encontraban Chalmers, el astrónomo Neil deGrasse Tyson, el profesor de física de la Universidad de Maryland Zohreh Davoudi y la física de la Universidad de Harvard Lisa Randall.

Randall, rápidamente se hizo evidente, era la escéptica más categórica del grupo. Aunque permitió la posibilidad de que nada es lo que parece, incluyendo el proceso cognitivo de observación, también se preguntó sobre el juicio de nuestros supuestos simuladores al elegir a la humanidad para su gran experimento.

“No se basa en probabilidades bien definidas”, dijo. “La discusión dice que tienes muchas cosas que quieren simularnos. De hecho, tengo un problema con eso. La mayoría estamos interesados en nosotros mismos. ¿Por qué simularnos? Quiero decir, hay tantas cosas que simular… No sé por qué esta especie superior querría molestarse con nosotros”.

Ella tiene razón. Ver: evidencia expansiva y cada vez mayor de que el desarrollo humano está destruyendo el mundo natural.

Se pensaba que la hipótesis de la simulación había sido refutada de una vez por todas cuando, en 2017, los físicos Zohar Ringel y Dmitry Kovrizhi publicaron un artículo en la revista Science Advances titulado “Quantized gravitational responses, the sign problem, and quantum complexity“. Aquí está el truco: su trabajo era, en el mejor de los casos, indirectamente relevante para la simulación, lo que Zohar descartó más tarde como “ni siquiera una cuestión científica”.

Específicamente, demostraron que una técnica de computación clásica llamada “Monte Carlo cuántico”, que se utiliza para simular partículas cuánticas (fotones, electrones y otros tipos de partículas que componen el universo), era insuficiente para simular un ordenador cuántico en sí mismo – un avance que negaría la necesidad de construir físicamente estas máquinas de siguiente nivel, lo cual no es tarea fácil. Y si es imposible simular una computadora cuántica, olvídate de simular el universo.

Para Cosmos.com, “Los investigadores calcularon que sólo almacenar información sobre un par de cientos de electrones requeriría una memoria de computadora que físicamente requeriría más átomos de los que existen en el universo”.

Así que estás diciendo que hay una oportunidad….

Sin embargo, Ringel, el autor principal del periódico, pareció dejar la puerta un poco abierta cuando dijo a Popular Mechanics: “Quién sabe cuáles son las capacidades informáticas de lo que nos simula”.

En otras palabras, haciéndose eco de Bostrum y Greene, algunas especies avanzadas podrían poseer un sistema que hace que incluso las supercomputadoras más rápidas del mundo parezcan Commodore 64s. Tal vez han perfeccionado la computación cuántica. O tal vez es algo completamente distinto, algo que nuestras mentes limitadas ni siquiera pueden concebir.

Llamando a la teoría de la simulación “un poco confusa, pero una idea fascinante”, el astrónomo británico Martin Rees, sin embargo, permaneció curioso acerca de la idea en una entrevista con Space.com. “La verdadera pregunta”, dijo, “es cuáles son los límites de la capacidad de computación.” ¿O hay límites? A juzgar por los tipos de simulaciones del mundo real que los científicos pueden realizar ahora en supercomputadoras, ¿qué podrían hacer en las próximas décadas o siglos a medida que la potencia de procesamiento alcance niveles que actualmente no podemos comprender?

El cosmólogo Paul Davies ha compartido a lo largo de los años muchos pensamientos profundos sobre este tema monumentalmente complejo, y aparentemente todavía se le pide que los imparta. “De repente, me han inundado los medios de comunicación con preguntas sobre el argumento de la simulación”, dijo a Built In por correo electrónico. “No sé por qué”.

Davies ha hablado tanto sobre el tema que prefirió dejar que sus reflexiones pasadas -incluida esta última– fueran las que hablaran. Ya en 2003, en una crónica para The Guardian, Davies planteaba escenarios de simulación que dejaban perplejo al cerebro. Esto es parte de lo que escribió:

Los matemáticos han demostrado que una máquina de computación universal puede crear un mundo artificial que es capaz de simular su propio mundo, y así sucesivamente hasta el infinito. En otras palabras, las simulaciones anidan dentro de las simulaciones dentro de las simulaciones… Dado que los mundos falsos pueden superar en número a los reales sin restricciones, el multiverso “real” generaría inevitablemente un número mucho mayor de multiversos virtuales. De hecho, habría una torre ilimitada de multiversos virtuales, dejando al “real” inundado en un mar de falsificaciones.

Así que el resultado final es este: Una vez que vayamos lo suficientemente lejos por la ruta del multiverso, todas las apuestas se cancelan. La realidad entra en el crisol de razas, y no hay razón para creer que estamos viviendo en algo que no sea una simulación al estilo Matrix. La ciencia se reduce entonces a una farsa, porque los simuladores de nuestro mundo -quienesquiera que sean- pueden crear las pseudo-leyes que quieran, y seguir cambiándolas.

Como diría Neo: “Vaya”.

Sim o No Sim: ¿A quién le importa?

Por otra parte, tal vez se pregunten, ¿por qué importa todo esto? ¿Cuál es el propósito de probar o refutar que la vida tal como la conocemos es meramente una construcción digital y que la existencia es simplemente un experimento inmensamente complejo en el terrario virtual de alguien?

La respuesta general, dijo Virk, es lo que toda buena ciencia persigue: la verdad. Más específicamente, nuestra verdad.

Si de hecho existimos dentro de un videojuego que requiere que nuestros personajes (es decir, nosotros) realicen ciertas misiones y logros para progresar (“subir de nivel”), según Virk, ¿no sería útil saber en qué tipo de juego estamos metidos para aumentar nuestras posibilidades de sobrevivir y prosperar?

Su respuesta, como es lógico, es un sí sin reservas.

“Creo que haría toda la diferencia en el mundo.”

Sea cual sea el tipo de mundo que sea.

MIKE THOMAS                                                      built in

PALABRAS: REALIDAD

La realidad es lo que creemos que es verdad. Lo que tomamos como verdad es lo que creemos. Lo que creemos se basa en nuestras percepciones. Lo que percibimos depende de lo que buscamos. Lo que buscamos depende de lo que pensamos. Lo que pensamos depende de lo que percibimos. Lo que percibimos determina lo que creemos. Lo que creemos determina lo que tomamos como verdad. Lo que tomamos como verdad es nuestra realidad

DAVID BOHM

BAGHDADÍ, EL LÍDER INVISIBLE DE UN EJÉRCITO FICTICIO

GORDON DUFF      Antes de comenzar, para aquellos que no son especialistas en inteligencia, estos axiomas deben ser, si no aprendidos, al menos introducidos.

Detrás del telón existe un Estado profundo, un supergobierno mundial que influirá mínimamente y en la mayoría de los casos controlará a los gobiernos nacionales.

Los gobiernos están controlados para controlar los recursos, para manipular los mercados a través de las necesidades manufacturadas y la escasez, a través de las monedas, si bien la militarización y la humanidad es poco más que forraje, tolerado sólo en la medida en que sirva a estos esfuerzos.

Si dos millones de personas mueren en Vietnam, Irak o Afganistán, el Estado Profundo sólo cuenta sus beneficios, los muertos no significan nada.

Los gobiernos son frágiles. Las elecciones pueden ser amañadas, los políticos comprados por una suma miserable y en un mundo donde “todo el mundo tiene un precio”, todo aquel que vale la pena comprar ha sido comprado.

Así, cada manifestación puede ser controlada o “convertida” de alguna manera, cada gobierno puede ser desestabilizado y hoy, con el poder de los monolitos corruptos de los medios sociales y Google Corporation, comienza una guerra psicológica masiva no sólo contra las naciones sino contra los individuos, todos los individuos, que están sujetos a la adicción más peligrosa de todas, los aparatos electrónicos.

Después de tantos años, las guerras más recientes en Oriente Medio deben ser examinadas con escepticismo y los involucrados deben ser considerados empleados de agencias de inteligencia occidentales, más que falsos.

Con el dramático y un tanto maníaco e incoherente anuncio por parte del presidente estadounidense Donald Trump del asesinato del “jefe de los descuartizadores” y del “súper villano”, Baghdadí, presunto jefe de ISIS o de ISIL o de Daesh, un analista o especialista en inteligencia bien podría ahogarse en el escepticismo o simplemente abandonar la frustración.

Hay mil razones por las que el asesinato de Baghdadi es falso, pero la primera de la lista es ésta: no hay combatientes de ISIS, ni instalaciones, ni grupos amigos de ISIS a cientos de kilómetros de donde supuestamente fue perseguido por un perro.

Aquellos de nosotros que sabemos cómo funcionan demasiado bien los EE.UU., aquellos que han trabajado en proyectos similares, tenemos miedo por diferentes razones. Una vez pasé varias semanas cazando americanos en Vietnam del Sur, hace ya mucho tiempo, que habían comandado una unidad del Viet Cong, la compañía Q84.

Parece que más de unos pocos americanos se unieron al Viet Cong, no los pilotos, pero sí las tropas de operaciones especiales de “punta de lanza”.

Pero medio siglo después esa historia se olvida. Puede que todavía esté clasificado, puedo esperar y averiguarlo, supongo.

Luego, por supuesto, mencionaremos la historia de Bin Laden de la manera más superficial. Reportado muerto el 3 de diciembre de 2001 incluso por Fox News, después de negar cualquier complicidad en los ataques terroristas del 11 de septiembre, se levantó de la tumba 6 pulgadas más pequeño y con características faciales completamente diferentes para una larga carrera de grabaciones de audio cuidadosamente programadas para distraer a la audiencia de los interminables escándalos estadounidenses, la corrupción masiva, un esfuerzo de recuperación de huracanes mal hecho, una historia demasiado larga como para traerla ahora, pero a la par fascinante.

Volvamos a la actuación de Baghdadi y Trump, que en sí misma fue una humillación para los estadounidenses, o al menos para los estadounidenses alfabetizados y mentalmente estables, un grupo que todavía existe a pesar de los esfuerzos de los medios de comunicación por demostrar lo contrario.

Toda la idea es absurda según el General de División Igor Konashenkov del Ministerio de Defensa de Rusia, quien inicialmente informó que la supuesta incursión no fue vista por los radares S400 de Rusia, que todo el mundo sabe que lo ven todo, incluso el más pequeño avión teledirigido a unos pocos metros del suelo.

Ese informe fue borrado por Google y Facebook, pero aún existe en Tass.

“El Ministerio de Defensa de Rusia no tiene información fiable sobre una operación de las fuerzas estadounidenses en la parte de la zona de desescalada de Idlib, controlada por Turquía, destinada a otra muerte del líder del Estado islámico Abu Bakr al-Baghdadi”, dijo.

Dijo que el hecho de que el número de personas que dicen haber participado en la muerte de al-Bagdadi y que comparten detalles contradictorios de la operación hace dudar de que se haya llevado a cabo una operación de este tipo.

“No sabemos nada de ninguna ayuda para el vuelo de aviones estadounidenses al espacio aéreo de la zona de desescalada de Idlib en el curso de esta operación”, dijo Konashenkov.

Los estadounidenses y otros en Occidente no tendrán esta información, Google y Facebook la eliminaron de la lista y de cualquier publicación que contenga este idioma, pero existe de la misma manera.

Otro informe sobre la muerte de al-Baghdadi difícilmente puede influir en la situación en Siria, dijo Konashenkov.

“Después de que el Estado islámico fuera derrotado finalmente por el ejército del gobierno sirio con el apoyo de las fuerzas aeroespaciales rusas a principios de 2018, otra ‘muerte’ de Abu Bakr al-Baghdadi no tendrá ningún impacto ni en la situación en Siria ni en las acciones de los terroristas que se quedan en Idlib”, dijo.

Ningún ataque aéreo de las fuerzas de EE.UU. informado desde el Idlib sirio

En los últimos días no se han reportado ataques aéreos de la fuerza aérea de Estados Unidos ni de la coalición liderada por Estados Unidos en la zona de desescalada de Idlib en Siria, señaló Konashenkov.

“No se han registrado ataques aéreos de ninguna de las fuerzas aéreas estadounidenses de la llamada coalición internacional en la zona de desescalada de Idlib el sábado ni en los últimos días”, dijo Konashenkov.

Aparte de eso, el Ministerio de Defensa ruso dijo que dudaba de que al-Bagdadi pudiera estar escondido en Idlib, en un territorio controlado por Yabhat al-Nusra (proscrito en Rusia como organización terrorista).

“Esta organización siempre ha matado sin vacilar a combatientes del Estado islámico en el acto como rivales clave para el poder en Siria. Teniendo esto en cuenta, Estados Unidos u otros participantes en la operación deberían al menos proporcionar pruebas directas de que el antiguo líder del Estado islámico se había quedado a salvo en un territorio controlado por la “Al Qaeda siria” (también prohibida en Rusia)”, añadió.

No se puede hablar de ISIS sin echar un vistazo superficial a los Cascos Blancos. Según el gobierno ruso, esta organización, una ONG que no es una ONG ya que obtiene sus interminables millones de dólares de la OTAN, falsifica videos de supuestas atrocidades y, por sí misma, ha matado a cientos e incluso miles.

La evidencia es abrumadora y ha sido presentada una y otra vez, ciencia, análisis de video, declaraciones de testigos y eventualmente 40 Cascos Blancos mismos que le dijeron a la corte mundial que fueron contratados como actores para engañar a los medios de comunicación.

No son sólo los Cascos Blancos. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos o varios grupos médicos falsos que denuncian cada ataque a un centro de operaciones terroristas como el “bombardeo en barril” de un orfanato u hospital.

Sin embargo, es necesario que volvamos a los antecedentes. Después de años de informes de ISIS operando con ayuda de los EE.UU. y otras naciones excluidas y censuradas, la verdad se ha convertido en un bien escaso.

Mientras estaba en Siria revisé las declaraciones hechas por los empleados de ISIS capturados bajo la custodia del Ministerio de Justicia sirio. Siria retuvo a esas personas durante un tiempo, las interrogó y las reasentó con sus familias, miles de ellas, muchas de las cuales ahora prestan servicio en el ejército árabe sirio.

Aunque algunos eran de Siria, otros vinieron de Malasia, Indonesia, China y Filipinas, incluso de Australia. Se les entregaron documentos de viaje y pasaportes que pasaron un escrutinio de alto nivel y fueron transportados en avión a regiones lo suficientemente cercanas a Siria como para ser transportados en camiones por ONGs, a menudo organizaciones médicas falsas o grupos de refugiados, que, de hecho, eran gestionados realmente por agencias de inteligencia occidentales.

Mientras tanto, los viajeros de negocios normales o los turistas con sus hijos se encontraban cuestionados y rechazados si intentaban las mismas rutas de viaje. Esto te dice quién es ISIS realmente.

Luego miré el registro de los verdaderos comandantes de ISIS, oficiales militares de Arabia Saudita, Qatar, uno incluso un general de brigada de Israel, capturado por las milicias chiítas. Vi sus documentos de identificación y los de docenas de otros líderes de ISIS que todavía llevaban identificación militar de naciones de la región. Ninguno se llamaba “Baghdadí”.

Uno de ellos era un general de división estadounidense, ex jefe de guerra psicológica y más tarde comentarista de Fox News, que fue rescatado de los comandos sirios por la Fuerza Delta de Estados Unidos, una organización fundada por uno de los miembros del consejo asesor de Veterans Today.

Esa redada, el 15 de mayo de 2015, fue falseada en este reportaje de ABC News de ese período:

“En una incursión terrestre en territorio sirio, las fuerzas de operaciones especiales de Estados Unidos mataron a un alto líder de ISIS a quien intentaban capturar e interrogar sobre rehenes estadounidenses y cómo el grupo terrorista financia su maquinaria de guerra, dijo hoy la administración Obama.

Las autoridades dijeron a ABC News que la operación a gran escala que mató al “ministro” de petróleo y gas de ISIS, Abu Sayyaf, fue llevada a cabo por la unidad de élite antiterrorista del Ejército, conocida como Fuerza Delta, bajo la dirección del Comando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC)”.

El general estadounidense, que según fuentes rusas había planeado acciones militares de ISIS contra Irak, fue rescatado cuando una fuerza de comandos sirios y la rusa Spetznaz se acercaba.

Este fue un verdadero éxito militar para los Estados Unidos, un éxito en el que los implicados merecían un gran reconocimiento a pesar de que, como ocurre con demasiada frecuencia, se hizo para promover la causa del terrorismo internacional.

Verán, quienquiera que sea o haya sido Baghdadí, y hay dos historias, una que dice que fue liberado de la prisión por americanos, entrenado en Jordania, y puesto al mando de ISIS, en un sentido real el nunca existió.

La otra historia, una con más apoyo, es que es un ciudadano británico de origen judío llamado Shimon Elliott, entrenado en Israel para pasar por un árabe, como miles de agentes de inteligencia israelíes lo han hecho a lo largo de los años, y servir como “comandante falso” de un grupo terrorista igualmente falso, ISIS.

Quienquiera que sea o haya sido Baghdadí, e informes de fuentes rusas dentro de Siria dicen que está Irak bajo la protección de Estados Unidos, es razonablemente sensato asumir que su persona fue fabricada para ponerle un rostro a una operación de inteligencia que obviamente hizo avanzar la causa de Israel, Arabia Saudita y Estados Unidos contra Rusia, Irak, Siria e Irán, una simple continuación de las guerras iniciadas después del 11-S.

Para entender por qué existe ISIS o quién creó a Al Qaeda en sus múltiples aspectos, esta cita del 2 de mayo de 2007 del general Wesley Clark, ex presidente del JCOS y comandante de la OTAN bajo el presidente Clinton, ayudará. La entrevistadora es Amy Goodman de Democracy Now, al habla el General Clark:

“Pero, ya sabes, la historia no se repite exactamente dos veces. De lo que sí advertí cuando testifiqué ante el Congreso en 2002, dije que si quieres preocuparte por un estado, no debería ser Irak, debería ser Irán. Pero este gobierno, nuestra administración, quería preocuparse por Irak, no por Irán.

Sabía por qué, porque había pasado por el Pentágono justo después del 11 de septiembre. Unos diez días después del 11-S, pasé por el Pentágono y vi al Secretario Rumsfeld y al Subsecretario Wolfowitz. Bajé para saludar a algunas de las personas del Estado Mayor Conjunto que trabajaban para mí, y uno de los generales me llamó. Dijo: “Señor, tiene que entrar y hablar conmigo un segundo”. Le dije: “Bueno, estás muy ocupado”. Dijo: “No, no”. Dice: “Hemos tomado la decisión de ir a la guerra con Irak”. Esto fue el 20 de septiembre o alrededor de esa fecha. Dije:’¿Vamos a la guerra con Irak? “¿Por qué?”, dijo, “No lo sé”. Dijo: “Supongo que no saben qué más hacer”. Así que le dije: “Bueno, ¿encontraron alguna información que conecte a Saddam con al-Qaeda?”. Dijo: “No, no”. Dice: “No hay nada nuevo en ese sentido. “Acaban de tomar la decisión de ir a la guerra con Irak. Dijo: “Supongo que es como si no supiéramos qué hacer con los terroristas, pero tenemos un buen ejército y podemos derribar gobiernos”. Y dijo: “Supongo que si la única herramienta que tienes es un martillo, todos los problemas tienen que parecerse a un clavo”.

Así que volví a verlo unas semanas después, y para entonces ya estábamos bombardeando Afganistán. Dije: “¿Seguimos yendo a la guerra con Irak? Y él dijo: “Oh, es peor que eso”. Se acercó a su escritorio. Cogió un trozo de papel. Y él dijo: “Acabo de recibir esto de arriba” -es decir, de la oficina del Secretario de Defensa-“hoy”. Y dijo: “Este es un memorando que describe cómo vamos a eliminar a siete países en cinco años, comenzando con Irak, y luego Siria, Líbano, Libia, Somalia, Sudán y, por último, Irán”. Le dije: “¿Es clasificado?” Él dijo: “Sí, señor”. Le dije: “Bueno, no me lo muestres”. Y lo vi hace un año más o menos, y le dije: “¿Te acuerdas de eso?” Él dijo: “Señor, yo no le mostré ese memorándum”. “¡No se lo enseñé!”

Sin esta declaración del General Clark, hasta cierto punto un hombre que ha sobrevivido a su tiempo, sería imposible poner en perspectiva los acontecimientos de hoy.

¿América creó ISIS y Al Qaeda? La probabilidad de un “sí” para eso sería del 100%. ¿Se puede utilizar la historia como prueba? Si no es así, existen pruebas de todo tipo y el control de Internet, la compra de medios de comunicación, su llenado con “operativos” pagados y el silenciamiento de los vendedores de verdades no ha sido suficiente.

¿Por qué tuvo que morir Baghdadí, un Baghdadí real o imaginario que murió real o imaginariamente? El problema siempre es el tiempo.

Miren la muerte más reciente de Osama bin Laden y noten que Baghdadí ha muerto varias veces antes, una vez en un hospital israelí en 2015, según informes de los medios de comunicación.

Con Bin Laden, cuyas fuentes dicen que murió en 2001, en una atrevida operación en Pakistán, por agentes que murieron misteriosamente en un accidente de helicóptero poco después, el momento era aún más curioso.

El director de la CIA, Leon Panetta, se estaba jubilando, y esta operación fue la última de su carrera. Estaba siendo reemplazado por el general Petraeus y, según fuentes, era necesario “matar” al interminable número de Bin Laden falsos para que Petraeus, un candidato presidencial potencial para el partido de la oposición, nunca pudiera llevarse el mérito.

Recordamos al Equipo SEAL 6, al que se le atribuye la redada de Bin Laden, por la declaración hecha por el Presidente Obama sobre su destino:

“Sus muertes son un recordatorio de los extraordinarios sacrificios realizados por los hombres y mujeres de nuestro ejército y sus familias, incluyendo a todos los que han servido en Afganistán”, dijo el presidente Obama el sábado. “Nos inspiraremos en sus vidas y continuaremos el trabajo de asegurar nuestro país y defender los valores que ellos encarnaron.”

De los acontecimientos recientes, Jeffrey Epstein suicidándose en la cárcel, Baghdadí siendo perseguido en algún lugar en el que nunca podría estar por personas que vuelan en aviones invisibles coordinados con los gobiernos que dicen que nunca sucedió, podríamos continuar para siempre.

Mientras tanto, el plan que Wesley Clark leyó en ese pedazo de papel hace tantos años, planes hechos por gente absurda sirviendo a un maestro invisible, se ha arraigado en la historia.

GORDON DUFF                                                       New Eastern Outlook

Gordon Duff es un veterano de combate de la Guerra de Vietnam que ha trabajado en temas de veteranos y prisioneros de guerra durante décadas y ha consultado con gobiernos que se enfrentan a problemas de seguridad. Es editor senior y presidente de la junta de Veterans Today, especialmente para la revista online “New Eastern Outlook”.