BAGHDADÍ, EL LÍDER INVISIBLE DE UN EJÉRCITO FICTICIO

GORDON DUFF      Antes de comenzar, para aquellos que no son especialistas en inteligencia, estos axiomas deben ser, si no aprendidos, al menos introducidos.

Detrás del telón existe un Estado profundo, un supergobierno mundial que influirá mínimamente y en la mayoría de los casos controlará a los gobiernos nacionales.

Los gobiernos están controlados para controlar los recursos, para manipular los mercados a través de las necesidades manufacturadas y la escasez, a través de las monedas, si bien la militarización y la humanidad es poco más que forraje, tolerado sólo en la medida en que sirva a estos esfuerzos.

Si dos millones de personas mueren en Vietnam, Irak o Afganistán, el Estado Profundo sólo cuenta sus beneficios, los muertos no significan nada.

Los gobiernos son frágiles. Las elecciones pueden ser amañadas, los políticos comprados por una suma miserable y en un mundo donde “todo el mundo tiene un precio”, todo aquel que vale la pena comprar ha sido comprado.

Así, cada manifestación puede ser controlada o “convertida” de alguna manera, cada gobierno puede ser desestabilizado y hoy, con el poder de los monolitos corruptos de los medios sociales y Google Corporation, comienza una guerra psicológica masiva no sólo contra las naciones sino contra los individuos, todos los individuos, que están sujetos a la adicción más peligrosa de todas, los aparatos electrónicos.

Después de tantos años, las guerras más recientes en Oriente Medio deben ser examinadas con escepticismo y los involucrados deben ser considerados empleados de agencias de inteligencia occidentales, más que falsos.

Con el dramático y un tanto maníaco e incoherente anuncio por parte del presidente estadounidense Donald Trump del asesinato del “jefe de los descuartizadores” y del “súper villano”, Baghdadí, presunto jefe de ISIS o de ISIL o de Daesh, un analista o especialista en inteligencia bien podría ahogarse en el escepticismo o simplemente abandonar la frustración.

Hay mil razones por las que el asesinato de Baghdadi es falso, pero la primera de la lista es ésta: no hay combatientes de ISIS, ni instalaciones, ni grupos amigos de ISIS a cientos de kilómetros de donde supuestamente fue perseguido por un perro.

Aquellos de nosotros que sabemos cómo funcionan demasiado bien los EE.UU., aquellos que han trabajado en proyectos similares, tenemos miedo por diferentes razones. Una vez pasé varias semanas cazando americanos en Vietnam del Sur, hace ya mucho tiempo, que habían comandado una unidad del Viet Cong, la compañía Q84.

Parece que más de unos pocos americanos se unieron al Viet Cong, no los pilotos, pero sí las tropas de operaciones especiales de “punta de lanza”.

Pero medio siglo después esa historia se olvida. Puede que todavía esté clasificado, puedo esperar y averiguarlo, supongo.

Luego, por supuesto, mencionaremos la historia de Bin Laden de la manera más superficial. Reportado muerto el 3 de diciembre de 2001 incluso por Fox News, después de negar cualquier complicidad en los ataques terroristas del 11 de septiembre, se levantó de la tumba 6 pulgadas más pequeño y con características faciales completamente diferentes para una larga carrera de grabaciones de audio cuidadosamente programadas para distraer a la audiencia de los interminables escándalos estadounidenses, la corrupción masiva, un esfuerzo de recuperación de huracanes mal hecho, una historia demasiado larga como para traerla ahora, pero a la par fascinante.

Volvamos a la actuación de Baghdadi y Trump, que en sí misma fue una humillación para los estadounidenses, o al menos para los estadounidenses alfabetizados y mentalmente estables, un grupo que todavía existe a pesar de los esfuerzos de los medios de comunicación por demostrar lo contrario.

Toda la idea es absurda según el General de División Igor Konashenkov del Ministerio de Defensa de Rusia, quien inicialmente informó que la supuesta incursión no fue vista por los radares S400 de Rusia, que todo el mundo sabe que lo ven todo, incluso el más pequeño avión teledirigido a unos pocos metros del suelo.

Ese informe fue borrado por Google y Facebook, pero aún existe en Tass.

“El Ministerio de Defensa de Rusia no tiene información fiable sobre una operación de las fuerzas estadounidenses en la parte de la zona de desescalada de Idlib, controlada por Turquía, destinada a otra muerte del líder del Estado islámico Abu Bakr al-Baghdadi”, dijo.

Dijo que el hecho de que el número de personas que dicen haber participado en la muerte de al-Bagdadi y que comparten detalles contradictorios de la operación hace dudar de que se haya llevado a cabo una operación de este tipo.

“No sabemos nada de ninguna ayuda para el vuelo de aviones estadounidenses al espacio aéreo de la zona de desescalada de Idlib en el curso de esta operación”, dijo Konashenkov.

Los estadounidenses y otros en Occidente no tendrán esta información, Google y Facebook la eliminaron de la lista y de cualquier publicación que contenga este idioma, pero existe de la misma manera.

Otro informe sobre la muerte de al-Baghdadi difícilmente puede influir en la situación en Siria, dijo Konashenkov.

“Después de que el Estado islámico fuera derrotado finalmente por el ejército del gobierno sirio con el apoyo de las fuerzas aeroespaciales rusas a principios de 2018, otra ‘muerte’ de Abu Bakr al-Baghdadi no tendrá ningún impacto ni en la situación en Siria ni en las acciones de los terroristas que se quedan en Idlib”, dijo.

Ningún ataque aéreo de las fuerzas de EE.UU. informado desde el Idlib sirio

En los últimos días no se han reportado ataques aéreos de la fuerza aérea de Estados Unidos ni de la coalición liderada por Estados Unidos en la zona de desescalada de Idlib en Siria, señaló Konashenkov.

“No se han registrado ataques aéreos de ninguna de las fuerzas aéreas estadounidenses de la llamada coalición internacional en la zona de desescalada de Idlib el sábado ni en los últimos días”, dijo Konashenkov.

Aparte de eso, el Ministerio de Defensa ruso dijo que dudaba de que al-Bagdadi pudiera estar escondido en Idlib, en un territorio controlado por Yabhat al-Nusra (proscrito en Rusia como organización terrorista).

“Esta organización siempre ha matado sin vacilar a combatientes del Estado islámico en el acto como rivales clave para el poder en Siria. Teniendo esto en cuenta, Estados Unidos u otros participantes en la operación deberían al menos proporcionar pruebas directas de que el antiguo líder del Estado islámico se había quedado a salvo en un territorio controlado por la “Al Qaeda siria” (también prohibida en Rusia)”, añadió.

No se puede hablar de ISIS sin echar un vistazo superficial a los Cascos Blancos. Según el gobierno ruso, esta organización, una ONG que no es una ONG ya que obtiene sus interminables millones de dólares de la OTAN, falsifica videos de supuestas atrocidades y, por sí misma, ha matado a cientos e incluso miles.

La evidencia es abrumadora y ha sido presentada una y otra vez, ciencia, análisis de video, declaraciones de testigos y eventualmente 40 Cascos Blancos mismos que le dijeron a la corte mundial que fueron contratados como actores para engañar a los medios de comunicación.

No son sólo los Cascos Blancos. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos o varios grupos médicos falsos que denuncian cada ataque a un centro de operaciones terroristas como el “bombardeo en barril” de un orfanato u hospital.

Sin embargo, es necesario que volvamos a los antecedentes. Después de años de informes de ISIS operando con ayuda de los EE.UU. y otras naciones excluidas y censuradas, la verdad se ha convertido en un bien escaso.

Mientras estaba en Siria revisé las declaraciones hechas por los empleados de ISIS capturados bajo la custodia del Ministerio de Justicia sirio. Siria retuvo a esas personas durante un tiempo, las interrogó y las reasentó con sus familias, miles de ellas, muchas de las cuales ahora prestan servicio en el ejército árabe sirio.

Aunque algunos eran de Siria, otros vinieron de Malasia, Indonesia, China y Filipinas, incluso de Australia. Se les entregaron documentos de viaje y pasaportes que pasaron un escrutinio de alto nivel y fueron transportados en avión a regiones lo suficientemente cercanas a Siria como para ser transportados en camiones por ONGs, a menudo organizaciones médicas falsas o grupos de refugiados, que, de hecho, eran gestionados realmente por agencias de inteligencia occidentales.

Mientras tanto, los viajeros de negocios normales o los turistas con sus hijos se encontraban cuestionados y rechazados si intentaban las mismas rutas de viaje. Esto te dice quién es ISIS realmente.

Luego miré el registro de los verdaderos comandantes de ISIS, oficiales militares de Arabia Saudita, Qatar, uno incluso un general de brigada de Israel, capturado por las milicias chiítas. Vi sus documentos de identificación y los de docenas de otros líderes de ISIS que todavía llevaban identificación militar de naciones de la región. Ninguno se llamaba “Baghdadí”.

Uno de ellos era un general de división estadounidense, ex jefe de guerra psicológica y más tarde comentarista de Fox News, que fue rescatado de los comandos sirios por la Fuerza Delta de Estados Unidos, una organización fundada por uno de los miembros del consejo asesor de Veterans Today.

Esa redada, el 15 de mayo de 2015, fue falseada en este reportaje de ABC News de ese período:

“En una incursión terrestre en territorio sirio, las fuerzas de operaciones especiales de Estados Unidos mataron a un alto líder de ISIS a quien intentaban capturar e interrogar sobre rehenes estadounidenses y cómo el grupo terrorista financia su maquinaria de guerra, dijo hoy la administración Obama.

Las autoridades dijeron a ABC News que la operación a gran escala que mató al “ministro” de petróleo y gas de ISIS, Abu Sayyaf, fue llevada a cabo por la unidad de élite antiterrorista del Ejército, conocida como Fuerza Delta, bajo la dirección del Comando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC)”.

El general estadounidense, que según fuentes rusas había planeado acciones militares de ISIS contra Irak, fue rescatado cuando una fuerza de comandos sirios y la rusa Spetznaz se acercaba.

Este fue un verdadero éxito militar para los Estados Unidos, un éxito en el que los implicados merecían un gran reconocimiento a pesar de que, como ocurre con demasiada frecuencia, se hizo para promover la causa del terrorismo internacional.

Verán, quienquiera que sea o haya sido Baghdadí, y hay dos historias, una que dice que fue liberado de la prisión por americanos, entrenado en Jordania, y puesto al mando de ISIS, en un sentido real el nunca existió.

La otra historia, una con más apoyo, es que es un ciudadano británico de origen judío llamado Shimon Elliott, entrenado en Israel para pasar por un árabe, como miles de agentes de inteligencia israelíes lo han hecho a lo largo de los años, y servir como “comandante falso” de un grupo terrorista igualmente falso, ISIS.

Quienquiera que sea o haya sido Baghdadí, e informes de fuentes rusas dentro de Siria dicen que está Irak bajo la protección de Estados Unidos, es razonablemente sensato asumir que su persona fue fabricada para ponerle un rostro a una operación de inteligencia que obviamente hizo avanzar la causa de Israel, Arabia Saudita y Estados Unidos contra Rusia, Irak, Siria e Irán, una simple continuación de las guerras iniciadas después del 11-S.

Para entender por qué existe ISIS o quién creó a Al Qaeda en sus múltiples aspectos, esta cita del 2 de mayo de 2007 del general Wesley Clark, ex presidente del JCOS y comandante de la OTAN bajo el presidente Clinton, ayudará. La entrevistadora es Amy Goodman de Democracy Now, al habla el General Clark:

“Pero, ya sabes, la historia no se repite exactamente dos veces. De lo que sí advertí cuando testifiqué ante el Congreso en 2002, dije que si quieres preocuparte por un estado, no debería ser Irak, debería ser Irán. Pero este gobierno, nuestra administración, quería preocuparse por Irak, no por Irán.

Sabía por qué, porque había pasado por el Pentágono justo después del 11 de septiembre. Unos diez días después del 11-S, pasé por el Pentágono y vi al Secretario Rumsfeld y al Subsecretario Wolfowitz. Bajé para saludar a algunas de las personas del Estado Mayor Conjunto que trabajaban para mí, y uno de los generales me llamó. Dijo: “Señor, tiene que entrar y hablar conmigo un segundo”. Le dije: “Bueno, estás muy ocupado”. Dijo: “No, no”. Dice: “Hemos tomado la decisión de ir a la guerra con Irak”. Esto fue el 20 de septiembre o alrededor de esa fecha. Dije:’¿Vamos a la guerra con Irak? “¿Por qué?”, dijo, “No lo sé”. Dijo: “Supongo que no saben qué más hacer”. Así que le dije: “Bueno, ¿encontraron alguna información que conecte a Saddam con al-Qaeda?”. Dijo: “No, no”. Dice: “No hay nada nuevo en ese sentido. “Acaban de tomar la decisión de ir a la guerra con Irak. Dijo: “Supongo que es como si no supiéramos qué hacer con los terroristas, pero tenemos un buen ejército y podemos derribar gobiernos”. Y dijo: “Supongo que si la única herramienta que tienes es un martillo, todos los problemas tienen que parecerse a un clavo”.

Así que volví a verlo unas semanas después, y para entonces ya estábamos bombardeando Afganistán. Dije: “¿Seguimos yendo a la guerra con Irak? Y él dijo: “Oh, es peor que eso”. Se acercó a su escritorio. Cogió un trozo de papel. Y él dijo: “Acabo de recibir esto de arriba” -es decir, de la oficina del Secretario de Defensa-“hoy”. Y dijo: “Este es un memorando que describe cómo vamos a eliminar a siete países en cinco años, comenzando con Irak, y luego Siria, Líbano, Libia, Somalia, Sudán y, por último, Irán”. Le dije: “¿Es clasificado?” Él dijo: “Sí, señor”. Le dije: “Bueno, no me lo muestres”. Y lo vi hace un año más o menos, y le dije: “¿Te acuerdas de eso?” Él dijo: “Señor, yo no le mostré ese memorándum”. “¡No se lo enseñé!”

Sin esta declaración del General Clark, hasta cierto punto un hombre que ha sobrevivido a su tiempo, sería imposible poner en perspectiva los acontecimientos de hoy.

¿América creó ISIS y Al Qaeda? La probabilidad de un “sí” para eso sería del 100%. ¿Se puede utilizar la historia como prueba? Si no es así, existen pruebas de todo tipo y el control de Internet, la compra de medios de comunicación, su llenado con “operativos” pagados y el silenciamiento de los vendedores de verdades no ha sido suficiente.

¿Por qué tuvo que morir Baghdadí, un Baghdadí real o imaginario que murió real o imaginariamente? El problema siempre es el tiempo.

Miren la muerte más reciente de Osama bin Laden y noten que Baghdadí ha muerto varias veces antes, una vez en un hospital israelí en 2015, según informes de los medios de comunicación.

Con Bin Laden, cuyas fuentes dicen que murió en 2001, en una atrevida operación en Pakistán, por agentes que murieron misteriosamente en un accidente de helicóptero poco después, el momento era aún más curioso.

El director de la CIA, Leon Panetta, se estaba jubilando, y esta operación fue la última de su carrera. Estaba siendo reemplazado por el general Petraeus y, según fuentes, era necesario “matar” al interminable número de Bin Laden falsos para que Petraeus, un candidato presidencial potencial para el partido de la oposición, nunca pudiera llevarse el mérito.

Recordamos al Equipo SEAL 6, al que se le atribuye la redada de Bin Laden, por la declaración hecha por el Presidente Obama sobre su destino:

“Sus muertes son un recordatorio de los extraordinarios sacrificios realizados por los hombres y mujeres de nuestro ejército y sus familias, incluyendo a todos los que han servido en Afganistán”, dijo el presidente Obama el sábado. “Nos inspiraremos en sus vidas y continuaremos el trabajo de asegurar nuestro país y defender los valores que ellos encarnaron.”

De los acontecimientos recientes, Jeffrey Epstein suicidándose en la cárcel, Baghdadí siendo perseguido en algún lugar en el que nunca podría estar por personas que vuelan en aviones invisibles coordinados con los gobiernos que dicen que nunca sucedió, podríamos continuar para siempre.

Mientras tanto, el plan que Wesley Clark leyó en ese pedazo de papel hace tantos años, planes hechos por gente absurda sirviendo a un maestro invisible, se ha arraigado en la historia.

GORDON DUFF                                                       New Eastern Outlook

Gordon Duff es un veterano de combate de la Guerra de Vietnam que ha trabajado en temas de veteranos y prisioneros de guerra durante décadas y ha consultado con gobiernos que se enfrentan a problemas de seguridad. Es editor senior y presidente de la junta de Veterans Today, especialmente para la revista online “New Eastern Outlook”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s