NAVES, DRONES Y PORTALES TEMPORALES

ERIC WARGO                  El impulso de gran parte del futurismo desde la década de 1950 ha sido hacia la exploración espacial y la perspectiva de colonizar Marte y explotar los recursos del sistema solar. Pero creo que la verdadera frontera final para nuestra especie (y para cualquier civilización inteligente y tecnológica) será el tiempo. Nuestro destino, si no nos destruimos a nosotros mismos, es convertirnos en viajeros del tiempo y algo así como jardineros de la historia, sembrando semillas en el pasado para un mañana mejor.

El pasado no puede ser cambiado, pero eso no es un obstáculo para influir en él: en realidad no sabemos mucho (o nada) sobre el pasado, incluso nuestro propio pasado personal, lo creamos o no (la memoria es básicamente imaginación); se puede interactuar con el pasado (y de hecho, se interactúa constantemente con él) de manera que se obtengan resultados óptimos en el futuro. Esto es lo que significa estar involucrado en los bucles temporales, y creo que nosotros (y todos los seres vivos, y tal vez incluso el tejido del propio espacio tiempo) estamos hechos de bucles temporales. Siempre descubriremos que nuestras incursiones en el pasado ya estaban incluidas en nuestras historias, y estos descubrimientos son redentores.

Si la jardinería histórica es también una posibilidad tecnológica para nuestros descendientes a nivel colectivo usando viajes reales y físicos en el tiempo, entonces deberíamos buscar pruebas de ello ahora. El fenómeno OVNI es el lugar más obvio para buscar.

La posibilidad de que los OVNIS representen una tecnología de viaje en el tiempo en lugar de (o además de) la tecnología de viaje espacial ha ganado un renovado caché últimamente, pero no es una idea nueva. Está implícita en algunos de los escritos de Jacques Vallee, por ejemplo. En su clásico, Pasaporte a Magonia, sugirió que el fenómeno OVNI es una especie de forma activa de nuestra imaginación posiblemente proyectada desde algún otro lugar interdimensional, aunque dice explícitamente que una forma de ver a Magonia es como el futuro, ya sea nuestro propio futuro o tal vez el futuro de alguna otra civilización. Esta línea de interpretación del trabajo de Vallee es explorada más a fondo por Jeffrey Kripal en su libro esencial, Authors of the Impossible (Autores de lo Imposible).

Últimamente, el antropólogo físico Michael P. Masters ha revisado la idea de los OVNIs como viajeros del tiempo de una manera más atrevida. Masters construye su argumento a partir del principio de la neotenia -también llamada paedomorfía- o la retención en la edad adulta de los rasgos juveniles de los antepasados de una especie. El parecido de muchos “ETs” reportados con los niños (pequeña estatura, grandes cabezas y grandes ojos) sugiere a Masters que podrían ser nuestros descendientes lejanos.

Desde mi punto de vista, al no tener una experiencia directa del fenómeno, soy agnóstico en la mayoría de los encuentros de ufonautas y visitantes. Muchos informes parecen “arquetípicos”, cuando no parecen engañosos o como algún tipo de experimento de control mental, y separar la dimensión psicológica o imaginaria de la realidad física parece imposible. Así que, quizás aburrido, estoy más interesado en la evidencia de encuentros cercanos de primera y segunda clase, es decir, informes de avistamientos, que podrían apoyar la existencia de tecnología de viajes en el tiempo en nuestro espacio aéreo.

¿Cómo se vería esa evidencia? ¿Cuáles son sus firmas visuales?

Exploremos algunas posibilidades.

Agujeros de gusano

Lo que realmente queremos decir con “viaje en el tiempo” es el movimiento del “ahora” subjetivo del viajero del tiempo en relación con el río temporal circundante.

Si el universo es un continuo cuatridimensional (espacio-tiempo), o un universo de bloque, entonces los objetos son en realidad líneas de mundo, serpenteando a través del bloque. Esto también se aplica a una máquina del tiempo al estilo de H. G. Wells. Viajar hacia adelante en el tiempo en un dispositivo de este tipo no es, de hecho, diferente de estar sentado allí, esperando mucho tiempo para que sea el futuro. Para todos los propósitos prácticos, es lo mismo que una nave espacial viajando a velocidad relativista o con animación suspendida. De cualquier manera, sales de tu nave espacial y no has envejecido pero de repente es el futuro. Si estabas en crio-sueño, también tienes resaca. El problema es volver al tiempo de tu hogar.

Viajar hacia atrás (al pasado) probablemente no tiene sentido en un dispositivo de este tipo sin hablar también del movimiento a través del espacio: de lo contrario, el pasado de la máquina del tiempo es sólo su propia historia anterior. ¿Qué significaría pulsar “T menos 5 minutos” en una consola estacionaria de la máquina del tiempo? ¿Qué aparecería exactamente hace 5 minutos en el mismo lugar físico de su laboratorio del garaje?

La respuesta más obvia, y la más comúnmente discutida en la literatura, es viajar a través de un agujero de gusano. Los agujeros de gusano son como tubos que unen distintas regiones del espacio-tiempo, y permiten a los objetos viajar no sólo grandes distancias a través del espacio, sino también en ambas direcciones a través de la cuarta dimensión.

Puedes encontrar un millón de artículos sobre agujeros de gusano en Internet, así que no entraré en más detalles. Pero, ¿hay evidencia de viajes por agujeros de gusano en la literatura OVNI? Veo las manos ansiosas agitándose en la primera fila, pero siento decepcionarte. Por varias razones, no encuentro muy convincente la famosa descripción de un portal aéreo avistado en el Rancho Skinwalker como evidencia de un agujero de gusano o una puerta dimensional (o puerta estelar). Hay un relato en la descripción de los autores que me hace dudar seriamente de la historia:

Cuando le pedí a Gorman una descripción detallada de la forma naranja, me dijo que se veía diferente dependiendo del ángulo de visión del observador. … Era como un túnel naranja tridimensional que se alejaba de ellos, y los lados del túnel estaban perfectamente camuflados con el cielo, así que desde una vista lateral un observador no podía ver nada en absoluto. La única perspectiva que ofrecía una buena vista del interior era directamente opuesta a la boca del túnel.[64-5]

A pesar de la maravillosa Los Héroes del Tiempo (y de un millón de películas menores), un túnel o una puerta no es en realidad lo que una boca de agujero de gusano parecería a un observador externo. Por razones que exploré hace años en este blog, una boca de agujero de gusano es un objeto convexo y tridimensional, y desde la distancia se vería como una esfera visible en todas las direcciones. Para mí, la descripción en Hunt for the Skinwalker suena muy parecido a un holograma del cielo destinado a engañar a la gente o a un ranchero que no sabía cómo se verían los agujeros de gusano diciendo una mentira*.

Pero no hay necesidad de limitar nuestros futuros viajes en el tiempo a naves espaciales o aéreas convencionales que viajan a través de agujeros de gusano. Una posibilidad más interesante es que algunos OVNIS podrían ser agujeros de gusano. Asumiendo una cámara aproximadamente esférica para la generación de agujeros de gusano en algún laboratorio del futuro lejano, el agujero de gusano proyectado en el pasado aparecería a un observador externo como esa cámara girada al revés. Sólo al acercarse y entrar en el objeto desconcertante desde el punto de vista perceptivo y cognitivo, se daría cuenta de que estaba… en algún lugar, o en alguna otra parte, en una transición perfecta de fuera a dentro. No tenemos ninguna experiencia familiar que sirva de piedra de toque para tal encuentro, pero cualquier número de encuentros OVNI de “alta extrañeza” parecen tener tal cualidad. Si una “nave” fuera realmente una cámara de laboratorio proyectada a otro lugar, explicaría la calidad “más grande por dentro que por fuera” que a veces reportan los abducidos. (Aunque de nuevo, con tales informes, hay poca manera de descartar las distorsiones cognitivas producidas por los aerosoles alucinógenos y otras explicaciones más mundanas).

Un problema que la posibilidad de OVNI como agujero de gusano ayudaría a resolver es la increíble energía que a veces se estima que está asociada con los OVNIs. En un artículo de 1998, Vallee estimó la potencia luminosa de seis OVNIS en sus archivos de encuentro, encontrando valores potencialmente de hasta 30.000 megavatios en un caso, que ni siquiera incluye la potencia necesaria para la propulsión. Si algunos de estos objetos fueran realmente agujeros de gusano proyectados desde algún lugar o alguna otra parte, en lugar de empacar plantas de energía masivas (o baterías masivas) dentro de sus dimensiones visibles, se podría tener una planta de energía del tamaño de un edificio o una ciudad (o un planeta) fuera de escena suministrando la energía.

Pero aún así, los agujeros de gusano y los stargates son tan 2019. ¿Hay otras soluciones para atravesar físicamente la dimensión temporal a la inversa que estarían disponibles para nuestros descendientes humanos o posthumanos?

“Háblame de… los ordenadores cuánticos”

Primero retrocedamos un poco… rebobinemos. La prehistoria del viaje en el tiempo físico es en realidad una tecnología que ya está siendo desarrollada, lo creas o no. Me refiero a la posible capacidad de enviar mensajes (o información) al pasado, y por extensión, recibir mensajes del futuro. Esto probablemente será posible usando una computadora cuántica.

Un ordenador cuántico es una matriz de átomos u otras partículas que se enredan y se utilizan como bits (o qubits, bits cuánticos) para realizar cálculos. Su mayor potencia suele describirse en función de la forma en que aprovechan la superposición, es decir, la capacidad de un qubit de ocupar más de un estado simultáneamente, facilitando así una especie de procesamiento hiperparalelo. Pero si Yakir Aharonov y un número creciente de otros físicos tienen razón, los aspectos inciertos o aparentemente aleatorios de las interacciones a las escalas más pequeñas son en realidad la porción de influencia causal retrógrada en el comportamiento de una partícula. Desde este punto de vista, el entrelazamiento que permite el cálculo cuántico es una función de una especie de zig-zag causal hacia atrás y hacia delante a través del tiempo. Por extensión, la superposición que da a los ordenadores cuánticos su poder sería realmente el cálculo sobre la historia del ordenador. La potencia de cálculo de un ordenador cuántico, en esta visión, depende de cuánto tiempo lo dejes conectado.

Muchos trabajos recientes muestran que el orden causal puede ser invertido en los ordenadores cuánticos. Como ya sabes por haber leído mi libro Time Loops en tu futuro cercano (haz clic aquí para pedirlo), puedes usar un ordenador cuántico para “teletransportar” objetos a través del tiempo (destruyendo el objeto en el futuro, reensamblándolo en el pasado), un poco como el transportador en Star Trek, excepto que a través de la cuarta dimensión. Las computadoras cuánticas de larga duración conectadas a periféricos como las impresoras 3D también podrían teóricamente crear objetos en el pasado basados en instrucciones enviadas por un usuario en el futuro – una premisa de la novela de William Gibson The Peripheral. Tales objetos podrían incluir “drones temporales” pilotados por un futuro operador. No serían verdaderas máquinas del tiempo, porque sólo sus planos y comandos vienen del futuro, no las máquinas en sí mismas; pero son un probable primer paso hacia la verdadera gestión de la historia a través de la tecnología.

Hay dos grandes limitaciones en el viaje en el tiempo puramente mediado por computadoras cuánticas. La más obvia es que no se puede enviar un dron de tiempo a un punto anterior al tiempo en que la computadora fue encendida. Dado que ahora mismo estamos sólo en la infancia de la computación cuántica, no esperaríamos ver drones temporales impresos en 3-D volando por ahí basados en la información enviada por los futuros usuarios. (Y nadie en el campo aparentemente ha descubierto aún que estos dispositivos son realmente máquinas del tiempo, pero es sólo cuestión de tiempo, por así decirlo).

La otra limitación se refiere a las reglas wyrd que gobiernan la propagación de la información en el pasado. La información no puede refluir hacia atrás en el tiempo de una manera que llevaría a su exclusión en el futuro (paradojas del abuelo y la abuela, etc.). Esto significa que para los operadores de drones temporales “de libre voluntad” del siglo XXIII, la comunicación con un dron temporal impreso en el siglo XXI será confusa. Sus pantallas no mostrarán una representación clara y literal del paisaje del pasado, sino que pueden estar distorsionadas de varias maneras, o incluso simbólicas. Lo mismo sería cierto para sus instrucciones al dron.

No es casualidad que las mismas reglas (el principio de autoconsistencia de Igor Novikov) expliquen la distorsión simbólica en los sueños. Tu cerebro es realmente un teseracto o túnel del tiempo informativo -un ordenador híbrido cuántico-clásico- y (como sabes desde 2021 -ya ha leído mi próximo libro Precognitive Dreamwork and the Long Self {Precognitivo El trabajo de los sueños y el Gran yo}) es posible que todos los sueños sean precognitivos (o contengan material precognitivo), pero de tal manera que no puedan utilizarse realmente para excluir o evitar las experiencias pre-presentadas en ellos -de ahí todo el simbolismo y las distorsiones. Sigmund Freud se encuentra con Einstein.

Viajes Flipbook

Vamos a ser un poco más precisos sobre lo que es el viaje en el tiempo: es realmente la capacidad de un viajero del tiempo de ocupar un marco de referencia que es distinto del marco de referencia circundante.

En un documento de 2013 ingeniosamente llamado “Dominios retrógrados acronales transversales en el espacio tiempo”, los físicos Benjamin K. Tippett y David Tsang propusieron que una verdadera máquina del tiempo similar a la TARDIS {Las iniciales en inglés del artículo citado forman TARDIS, en referencia a la famosa serie británica de viajes en el tiempo, DoctorWho, nota del traductor} podría crearse aislando una burbuja de geometría espacio-tiempo de su marco de referencia circundante. Concebiblemente, una región de espacio-tiempo tan aislada podría invertir su trayectoria temporal a través del universo de bloque. Esto sería una verdadera máquina del tiempo, o lo que me gusta llamar una nave de tiempo.

Se habla mucho en el mundo de los OVNIS estos días sobre los metamateriales. Frotando mis sienes y entrecerrando los ojos, preveo que los metamateriales de nano-ingeniería son probablemente la respuesta para crear objetos reversibles en el tiempo en la línea de lo que Tippett y Tsang propusieron. Por ejemplo (sólo adivinando aquí), un superaislante espintrónico o un metamaterial superconductor podría utilizarse para crear una membrana o barrera capaz de rodear y encapsular el marco de referencia termodinámico de un crononauta temporal y su gato a partir del marco de referencia del entorno circundante. Después de sacar a su cómodo gato dormido de su cálido panel de control, el crononauta podría tirar de una palanca e invertir el flujo de tiempo dentro del casco de su nave del tiempo en relación con el flujo de eventos del exterior.

Tal nave podría hacer retrocesos en la dimensión temporal tan libremente como una simple nave espacial puede hacer un retroceso en el espacio. Y aquí es donde los ufólogos deberían tomar nota: para un observador externo, tal retroceso en el tiempo tendría una apariencia distintiva, creando una firma de movimiento única que podría identificar tal nave.

Específicamente, un objeto que invierte su dirección temporal se vería desde el exterior como dos objetos idénticos convergiendo e inmediatamente desapareciendo. Los dos objetos son/fueron realmente el mismo objeto, uno de los cuales viajaba al pasado. (Más exactamente, diríamos que su línea de mundo a través del universo de bloque dio un giro de 180 grados). Este tipo de retroceso temporal es algo que puedes ver por ti mismo si diagramas el movimiento en 4-D en un flipbook(folioscopio), mi último y extraño hobby. Mis habilidades artísticas y mi paciencia no me permiten representar una nave temporal más complicada que un orbe, pero haz clic en el siguiente cuadro para ver cómo sería una inversión temporal básica para una nave temporal con forma de orbe (“lanzarla en reversa”):

Cuando nuestro crononauta decida que es aburrido viajar hacia atrás contra el marco de referencia temporal externo, o cuando llegue a su tiempo de destino, podría volver a tirar de la palanca, invirtiendo el flujo de tiempo y volviendo a unirse al marco de referencia histórico local. Para un observador externo (en un momento anterior), sería lo contrario de la situación anterior: Se vería como un objeto (la nave del tiempo) expandiéndose en la existencia desde la nada e inmediatamente dividiéndose en objetos gemelos que viajan separados:

En mis folioscopios que ensucian la casa y dejan perplejas a mi mujer y a mi hija, aparecen de la nada orbes crudamente dibujados, se parten en dos, y uno de esos dos se fusiona con otro orbe y desaparece. Esta es una conmutación básica en forma de S a tiempo para una sola esfera:

Así que, de manera muy distintiva, el viaje en el tiempo y la inversión del tiempo crean clones dobles en violación de las leyes de conservación que los físicos solían predicar.

Sucede que los escritores de la maravillosa película Submarino Amarillo descubrieron el efecto de duplicación del viaje en el tiempo. Después de viajar accidentalmente hacia atrás a través del Mar del Tiempo, los Cuatro Fabulosos invierten el curso nuevamente y luego observan otra versión de ellos mismos viajando hacia atrás. Luego cantan “When I’m Sixty-Four”(Cuando tenga sesenta y cuatro) y a Eric Wargo se le llenan los ojos de lágrimas… …justo antes de ponerse pedante y explicarle a su esposa e hija aburridas que REALMENTE debería haber un tercer submarino, la versión original de ellos mismos antes del retroceso. Los objetos que invierten el tiempo tienden a aparecer en números impares, como ves, otra cosa que descubres rápidamente cuando representas estos cambios en los folioscopios.

En su libro Identified Flying Objects (Objetos Voladores Identificados), Masters señala que algunos OVNIS muestran signos de desaparición y reaparición, lo que podría sugerir algún tipo de agujero de gusano o cruce de puertas estelares, o saltos entre marcos temporales. Más intrigantes para mí son los informes de luces u objetos sólidos que se comportan sugestivamente como los orbes de mis libros de volantes: se dividen confusamente en dos o más objetos después de aparecer y/o converger, fusionarse y desaparecer.

Dividirse y fusionarse es un comportamiento consistente con una sola nave de tiempo que invierte su dirección a lo largo del eje T de la hora local. Pero puede ser aún más complicado y extraño cuando el crononauta decide cambiar el vector temporal de su nave repetidamente, tal vez para obtener múltiples puntos de vista sobre el mismo evento externo. Lo que en realidad es un único objeto reversible en el tiempo puede parecer rápidamente un enjambre de orbes (siempre un número impar) dividiéndose y fusionándose en un patrón hipnótico:

Invito a los lectores conscientes de estos tres comportamientos específicos en los informes de OVNIs – (1) objetos gemelos que aparecen de la nada y se separan, (2) objetos gemelos idénticos que convergen y desaparecen, y/o (3) “enjambres” de objetos coordinados o luces que se fusionan y dividen de esta manera específica – para enfocarme en la dirección de las referencias. Y los observadores deben estar atentos a estos comportamientos específicos.

Rebobinado del mundo

Las personas con mentalidad física habrán detectado algunos problemas con mis naves de tiempo. He asumido, para propósitos del folioscopio, que un objeto de tiempo invertido es en realidad sólo un duplicado del objeto original que ocupa el mismo marco de tiempo, en otras palabras, una línea de mundo o gusano de mundo que se ha duplicado. Pero las propiedades especiales del metamaterial superaislante podrían hacer imposible interactuar electromagnéticamente con el entorno en cualquier dirección, en otras palabras, podría estar de hecho camuflado.

Si ese es el caso, entonces la firma de movimiento de una simple y breve inversión de tiempo seguida de un retroceso sería: un objeto duplicado apareciendo a distancia del primero, seguido en algún momento posterior por la desaparición del primer objeto.

Sin embargo, esto presentaría serios problemas de navegación, como estamos a punto de ver. Así que para mis propósitos, asumo que el superaislador está entre un casco interior convencional que rodea la cabina y una especie de casco exterior convencional que viaja hacia adelante en el tiempo incluso cuando la nave que está dentro viaja hacia atrás. Explicaré por qué esto podría ser importante a corto plazo.

Otro problema potencial se refiere a la mecánica de esas conmutaciones. Recuerde que, a diferencia de la máquina del tiempo de H. G. Wells, una nave del tiempo con un casco de metamaterial también tendría que ser capaz de viajar convencionalmente en el espacio, para que sus viajes al pasado no entren en conflicto consigo misma. Esto es potencialmente un problema para cualquier nave del tiempo que viaje más lentamente que la luz. Para resolver este problema, estoy anticipando algún tipo de metamaterial que modifique la “métrica” alrededor de la nave de tal manera que permita retrocesos a menor velocidad (al menos según lo medido por un observador externo).

Tal vez sea relevante que Jack Sarfatti piense que los cascos de los famosos Tic Tacs están hechos de capas de materiales de ingeniería molecular capaces de disminuir la velocidad de la luz, aislando así a los ocupantes del campo gravitatorio local y permitiendo una velocidad y maniobrabilidad asombrosas. (También ha especulado que estos objetos están hechos por nosotros, en nuestro futuro).

Pero otro gran problema se refiere a la navegación. ¿Qué es lo que un crononauta vería realmente en la pantalla de su nave espacial? El entorno externo se vería como una película que se desarrolla al revés, ¿verdad? Desafortunadamente, no.

Teóricamente, viajando hacia atrás contra el marco de referencia temporal externo, nuestro crononauta debería estar efectivamente ciego, ya que los fotones necesarios para la visión también retrocederán hacia sus fuentes en lugar de emanar de ellas. Todo lo que está fuera de la nave se vería negro desde el punto de vista del piloto durante un retroceso.

A menos que haya un espectro de taquiones, un reino de partículas más rápidas que la luz que viajan en retroceso temporal. Nuestros ojos no pueden ver en tal espectro, pero si existe, presumiblemente los constructores de una nave con tiempo retrógrado también podrían hacerte unas gafas especiales para ver taquiones, permitiéndote disfrutar de la experiencia de “rebobinar el mundo” de los viajes en naves de tiempo contra la corriente temporal local.**

Sin embargo, si el marco de referencia interno de la nave está totalmente aislado del exterior, entonces nada, durante ese retro-vuelo, puede entrar en nuestro exterior, y eso incluye un circuito cerrado de alimentación de las cámaras montadas en el exterior de la nave.

Dependiendo de las propiedades del casco, podría haber una extraña solución: si una capa exterior del casco sigue viajando hacia adelante en el tiempo junto con el entorno termodinámico externo, podría estar incrustada con cámaras y así filmar su viaje hacia adelante desde el pasado y luego transmitir su registro al interior de la nave durante el cruce/interrupción. El piloto del interior podría entonces reproducir el registro en reversa, para “ver” el ambiente externo durante ese viaje.

Y aquí hay un lugar en el que la ley de Wyrd llegaría a jugar un papel en la navegación temporal. Supongamos que al crononauta no le gusta hacia dónde se dirige (al pasado) y decide desviarse, es decir, contradecir la historia que se grabó en el video de reproducción inversa que le sirve de pantalla de visualización en el pasado. ¿Podría hacerlo?

Podría sentir que eso es lo que estaba haciendo. Pero de hecho, su video siempre anticipará sus maniobras y sus pensamientos/impulsos. De nuevo, como he comentado en entradas anteriores, todo el asunto de la paradoja del abuelo y de “estafar” el propio futuro es realmente discutible, dado el principio de autoconsistencia de Novikov. Dado que la historia es autoconsistente, todo lo que el crononauta vea en su pantalla será coherente con sus propias decisiones en el momento, “por voluntad propia”. Esto es lo que significa wyrd: la historia es autoconsistente.

No puedes engañar a tu futuro yo. Acéptalo o no. Alguien que se vuelve loco por las leyes de wyrd en primer lugar no entrará en una nave de tiempo y, si lo hiciera, rápidamente encontraría la experiencia insoportable. Serían como los que sufren de “mutismo acinético” en “¿Qué se espera de nosotros?” de Ted Chiang. Por el contrario, los pilotos de la Fuerza del Tiempo del siglo XXIV serán seleccionados en base a su no neurosis, su obediencia concienzuda a su yo futuro y pasado, y su resistencia a sentir que necesitan desafiar o resistir la realidad. Serán como los heptapodos de la gran película de Denis Villeneuve, La Llegada(basada en otra historia de Chiang). Serán seres Zen, habiendo dejado sus egos en la puerta y trascendido los antiguos tópicos sobre el libre albedrío.

Parte de lo que realmente me fascina de los viajes en el tiempo es que, no importa como se mida, crea una masa adicional que no debería estar ahí. En un universo que incluye objetos e información que viajan en el tiempo, la cantidad de materia y energía en una ventana temporal dada está determinada no sólo por lo que estaba allí hace un minuto, sino también por la cantidad de materia/energía clonada que ha viajado de vuelta desde el futuro (y por lo tanto se autoduplica). Esto podría tener inmensas implicaciones cosmológicas. Los objetos que viajan hacia atrás, aunque estén aislados electromagnéticamente en envolturas superaislantes, seguirían interactuando gravitatoriamente con el entorno. ¿Podría ser esta una explicación para la materia oscura/energía oscura?

La búsqueda de las misteriosas envolturas gravitatorias que hacen que las estrellas del disco galáctico exterior viajen más rápido de lo que deberían alrededor del centro necesita considerar la futura historia tecnológica de las galaxias en cuestión. ¿Estamos quizás ya viendo los efectos de los agujeros de gusano, naves del tiempo y otras tecnologías de viaje en el tiempo que darán forma al universo en su edad media y avanzada, llegando hasta el presente/pasado?

Posdata: Crítica preventiva de Tenet

No sé si es un síntoma de mi propia precognición, pero un mes o dos después de que me obsesionara extrañamente con hacer folioscopio sobre orbes que invierten el tiempo, se estrenó el primer tráiler de la próxima película de Christopher Nolan, Tenet. La película, cuyo estreno en las salas se ha pospuesto hasta septiembre (buena suerte con eso), trata de la inversión temporal, o la reversión del tiempo, específicamente espías que de alguna manera invierten el tiempo localmente para prevenir la Tercera Guerra Mundial. Los efectos especiales que aparecen en los trailers parecen representar la apariencia de “rebobinado del mundo” del entorno exterior desde el punto de vista de los espías que invierten el tiempo.***

El primer trailer de Tenet mostraba un coche rodando desfragmentándose en una autopista en aparente desafío a la flecha del tiempo y la entropía. Los trailers posteriores han mostrado al personaje principal (John David Washington) “disparando” balas a un objetivo, pero una mujer le explica que su arma realmente “atrapa” las balas, que presumiblemente viajan en retrógrado temporal.

Podemos esperar que Nolan intente explotar las dramáticas posibilidades que ofrece la inversión del tiempo. Una tentación para una película de espías es entrar en edificios fuertemente custodiados o en bóvedas selladas esperando hasta después de que se abran y entrar en modo de tiempo inverso, o bien retroceder en el tiempo hasta antes de que se colocaran los guardias o se cerrara la bóveda. Podrías hacer un atraco de esta manera, o un rescate atrevido. Eso podría ser lo que Nolan tiene en mente.

Pero por lo que parece, Nolan está manipulando las cosas de muchas maneras. Permítanme ser el primer irritante pedante del viaje en el tiempo que señala preventivamente sus posibles errores.

El primero es que, al menos desde los trailers, no veo ninguna evidencia de la duplicación (y en realidad, triplicación) que sería la firma de los objetos y personas que invierten el tiempo. En algún momento de la narración, si su héroe invierte el tiempo, tendrá que fusionarse con su doble o aparecer de la nada como un par de gemelos, uno de los cuales está (idealmente) “pasando” haciendo una especie de caminata “al revés” como los personajes de la Logia Negra en Twin Peaks. (Por cierto, esa técnica lynchiana es una que los Beatles también usaron, en el video de “Strawberry Fields Forever“. He oído que fue usado por primera vez por Jean Cocteau en Orfeo). O, los objetos que invierten el tiempo, como ese coche, necesitan dividirse en dos y luego fusionarse con sus dobles. Lo mismo con las balas.

También tiene que haber algún tipo de delineación entre los marcos de referencia temporal, como una membrana como mi hipotético casco de metamateriales de tiempo-nave. ¿El personaje principal y la mujer viajan atrás en el tiempo mientras él “dispara” a la pared? ¿Las balas viajan atrás en el tiempo en relación con el tirador? La escena no tiene sentido, al menos como se muestra.

Una vez más, la linealidad causal es generalmente considerada como una función de la segunda ley de la termodinámica. La entropía define nuestra experiencia unilineal del tiempo, pero no es lo mismo que el tiempo-dimensión. Así que desde los trailers, parece que no es realmente el tiempo lo que es reversible en Tenet sino la entropía. Nolan puede estar permitiendo que una ingeniosa idea de ciencia ficción sea impulsada por algunos efectos especiales originales, en este caso, integrando sin problemas imágenes de eventos entrópicos como disparos y choques de autos en escenas ordinarias, en vez de por la ciencia real****.

Una posibilidad diferente, más coherente (e interesante) para Tenet es que la inversión temporal que se representa puede ser en realidad la capacidad del personaje principal de desbloquear su subjetividad/conciencia del flujo temporal externo, como la de Billy Pilgrim en Matadero Cinco de Kurt Vonnegut. En ese caso, lo que podemos ver en los trailers es su aprendizaje de ir y venir a lo largo de su propia línea de tiempo, como en un programa de edición de video, probablemente como resultado de algún tipo de entrenamiento/iniciación de este secreto grupo de Tenet. En otras palabras, podemos ver su punto de vista subjetivo invertido en el tiempo.

En cualquier caso, el primer trailer insinuó que la habilidad del protagonista también puede tener que ver con algo sobre una experiencia previa cercana a la muerte o algo sobre su muerte real (más tarde). Así, Tenet puede ser una especie de historia de origen de superhéroe sobre la precognición (vagamente definida), y Nolan puede estar tratando de superar a La Llegada, que también exploró estos temas.

Estoy deseando averiguarlo… pero no en un cine, muchas gracias.

NOTAS

* He sido llamado “el Sherlock Holmes de la retrocausación”, lo cual era un mero halago, pero en realidad SOY el Sherlock Holmes de la perspectiva visual. Fue el tema de mi tesis doctoral. Así que no me hagas hablar de los pecados de los ilustradores científicos y de la gente de los efectos especiales durante décadas, representando agujeros de gusano como puertas, y agujeros negros como remolinos o grandes anos espaciales. La única película que ha conseguido que ambos objetos sean correctos visualmente es Interstelar de Christopher Nolan, pero eso fue gracias a su trabajo con Kip Thorne en los aspectos científicos.

En cuanto a Skinwalker… Muchos de los grandes casos de OVNIS de las últimas décadas, incluyendo éste, me parecen cada vez más psyops (operaciones psicológicas): un cóctel de extravagante holografía aérea, tecnología de camuflaje y aerosoles alucinógenos que se despliegan tanto contra miembros inconscientes del público como contra expertos semi-conscientes para ver qué resulta. MKULTRA 2.0.

** Los taquiones, cuando fueron propuestos a finales de los 60 por Gerald Feinberg, parecían ofrecer una posible explicación para los fenómenos psi, especialmente la precognición. Tiene sentido intuitivo hasta que se considera que los taquiones son tan útiles para ver directamente el futuro como los fotones lo son para ver directamente el pasado, en otras palabras, nada. Mirando a través de las gafas de taquión, el mundo se vería como lo hace normalmente.

La excepción es la astronomía. Con los objetos muy distantes, es diferente si se está viendo el pasado de un objeto (como hacemos con los fotones – billonésimas de segundo en el pasado para cualquier cosa en nuestro entorno inmediato) o el futuro de un objeto, como lo haríamos cuando observamos en el espectro de taquiones. A través de un telescopio de taquiones, las estrellas cercanas aparecerían más o menos en sus posiciones familiares, pero los objetos más distantes se desplazarían, y las galaxias distantes estarían en posiciones y configuraciones muy diferentes.

Predigo que los telescopios de taquiones del siglo XXII observarán mucha más evidencia de ingeniería sideral e incluso galáctica en nuestras propias galaxias y en las vecinas, ya que el futuro puede deparar mucho más tiempo para que las civilizaciones evolucionen y remodelen sus vecindarios estelares. Un telescopio de taquiones puede revelar muchas esferas y mundos anulares de Dyson, por ejemplo.

*** Los ocultistas sabrán que Tenet se refiere a la Plaza de Sator, un palíndromo de cinco palabras que se cree que tiene propiedades mágicas.

SATOR

AREPO

TENET

OPERA

ROTAS

La más literal de las traducciones posibles es “El granjero Arepo tiene un arado (rueda) para su trabajo”, pero hay otras.

Se creía que los palíndromos confunden al diablo, de la misma manera que el viaje en el tiempo y los bucles temporales nos confunden a nosotros. TENET, la palabra del medio (“sostiene/posee”), es el único palíndromo dentro de este palíndromo, por lo que es una especie de meta-palíndromo.

**** A pesar de que la gran Memento e Interstelar con su precisión del agujero de gusano, Nolan tiene una historia de falseamiento científico. No me hagas empezar con el maldito fuego de gas en Dunquerque, de alguna manera maniobrando sin parar. Es un milagro de Hanukkah… excepto que la evacuación de Dunkerque fue en mayo, no cerca de Hanukkah. Nolan claramente tiene problemas con la entropía. (¿La entropía mató a su madre y a su padre?)

Tampoco soy fan de “Origen”, que imaginó el mundo de los sueños como ambientes CGI coherentes para la acción estándar. Se ha sugerido que Tenet podría ser una secuela de Origen. Nunca he tenido un sueño como nada de Inception, y tú tampoco. Los únicos directores que han hecho buenas películas sobre sueños son David Lynch y Luis Buñuel. Bien, y Victor Fleming. ¡Cambié de opinión!

ERIC WARGO                     The Nightshirt

¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE LOVECRAFT?

David Nickle discute Lovecraft County, el legado problemático de H.P. Lovecraft y el futuro brillante y aterrador del mito de Lovecraft.

DAVID NICKLE            Lovecraft Country seguramente hará muy feliz a cierto tipo de fanático de H.P. Lovecraft. Esto no quiere decir que la nueva serie de HBO de Misha Green complacerá a todos los acólitos de Lovecraft. La historia es la continuación de una conversación que ha tenido lugar en la comunidad de ficción extraña de Lovecraft, a menudo bastante acalorada durante muchos años.

Lovecraft Country es una adaptación de la novela homónima de Matt Ruff de 2017. Es la historia del veterano negro de la Guerra de Corea, Atticus Turner, y su círculo de familiares y amigos, todos tratando de sobrevivir y ocasionalmente prosperar en el muy blanco mundo de la América de los años 50. También es un fanático de la ciencia ficción y el horror, y por eso sabe cómo manejar tanto los horrores que Lovecraft soñó en su mito de Cthulhu, como el racismo y la xenofobia que envenenaron la obra y las cartas de Lovecraft.

En Lovecraft Country, los personajes se enfrentan a ambos tipos de horrores: una sociedad de poderosos y corruptos hechiceros que distorsionan la realidad para admitir monstruosidades alienígenas, y el horror más mundano del racismo anti-negro de la era Jim-Crow, tal y como se manifiesta en la realidad cotidiana.

Ese racismo está siempre presente en la muy influyente obra de Lovecraft y ha sido una vergüenza para muchos guardianes de su legado. Durante mucho tiempo, fue (en mi experiencia personal de discurso de género en todo caso) casi imposible hablar de ello.

Y eso es lo que es tan satisfactorio al ver el libro de Ruff adaptado para la pantalla. Lovecraft Country es una de las pequeñas legiones de obras que han surgido en las últimas décadas que cuestionan los prejuicios de Lovecraft al mismo tiempo que celebran su estética.

Mis propios libros, Eutopia: Una novela de terrible optimismo y su secuela Volk: Una novela de abominación radiante, los escribí con esta ambición en mente.

Cuando empecé a trabajar en Eutopia a principios del 2000, me inspiré inmediatamente en el panteón alienígena e indiferente de criaturas parecidas a dioses de Lovecraft, y en la intersección de sus ideas más racistas con el movimiento eugenésico estadounidense que creció al mismo tiempo que él.

La pseudociencia racista y discriminatoria de la eugenesia era algo que yo veía implícito en muchos de los trabajos de Lovecraft – y como con el tratamiento explícitamente racista de los ciudadanos negros de la América de mediados del siglo XX que proporcionan el horror del mundo real en la novela de Ruff, Lovecraft no trató la eugenesia como un horror implícito, sino más bien lo contrario.

Así que subtitulé Eutopia como un cuento de “terrible optimismo”. La historia trata sobre los fundamentos racistas y canónicos de lo que en su momento se consideró una idea utópica: construir una raza humana objetivamente mejor mediante el sacrificio de los miembros que los eugenistas creían inferiores. Es decir, todos menos los blancos y los sanos. Hay un monstruo lovecraftiano en el corazón de esto, pero la pureza de los eugenistas no ofrece ninguna defensa. De hecho, ellos están de acuerdo con él.

Estoy lejos de ser el único en tomar este enfoque para escribir sobre las monstruosidades humanas de Lovecraft.

En particular, en la última década, han surgido una serie de obras que analizan de forma crítica y profunda la obra de un autor que podría decirse que es uno de los principales fundadores de la ficción de terror moderna.

La balada de Tom el Negro de Victor LaValle es probablemente, junto con Lovecraft Country, la más conocida de este conjunto. La novela del escritor negro americano LaValle es una reelaboración de una de las obras más abiertamente racistas de H.P. Lovecraft, “El horror en Red Hook“. Contada en parte desde el punto de vista de Charles Thomas Tester, un músico negro y estafador que se gana la vida en el Harlem de la Edad del Jazz, la historia subvierte deliciosamente la supremacía blanca implícita de la historia, y así la reclama.

La propia novela de Lovecraft “Una sombra sobre Innsmouth” es menos explícitamente racista que “Red Hook”, pero sin embargo es una historia de horror sobre el mestizaje, centrada en la degradación del mestizaje entre los habitantes del pueblo pesquero homónimo de Nueva Inglaterra y los Profundos, una malévola raza de criaturas de peces humanoides. En su novela corta La Piel Fría, el autor catalán Albert Sánchez Pinol lleva una crítica postcolonial al original lovecraftiano, contando la historia de dos hombres europeos en una estación meteorológica/faro cerca de la Antártida, luchando contra una especie similar de bípedos anfibios, y finalmente capturando a una de ellas y manteniéndola como esclava sexual.

Nick Mamatas, que ha hibridizado la ficción lovecraftiana con varias formas -incluyendo una versión recién relanzada de Move Underground, que lleva al icono de la generación beat Jack Kerouac al mito lovecraftiano -ha abordado el fandom lovecraftiano en su satírico asesinato misterioso I Am Providence, ambientado entre los fans y autores de Lovecraft en una convención de ficción en la ciudad natal de Lovecraft, Providence, Rhode Island.

El libro de la autora canadiense Jacqueline Baker The Broken Hours ofrece una visión seudo-realista similar de Lovecraft, pero decir que la historia de la lenta combustión del secretario personal ficticio de Lovecraft Arthor Crandall en el crepúsculo de la vida de la autora carece por completo de elementos sobrenaturales sería inexacto. Es un retrato de un escritor aterrorizado no sólo por el otro, sino finalmente por todo lo que hay más allá de sus oscuras y mohosas habitaciones.

La autora y editora mexicano-canadiense Silvia Moreno García se ha interesado desde hace tiempo en las ansiedades más feas y problemáticas de Lovecraft. Como editora, ella y Paula L. Stiles han elaborado la antología galardonada con el Premio Mundial de Fantasía “She Walks In Shadows” (también conocida como “Las hijas de Cthulhu“), de ficción lovecraftiana de autoras femeninos, en la que se muestra la obra de Gemma Files (Experimental Film), Molly Tanzer (Criaturas de la necesidad y la ruina), Nadia Bulkin, E. Catherine Tobler y otras.

Su último libro, best-seller de New York Times, Mexican Gothic, toca una fibra sensible.

La novela está ambientada en la mansión de una familia minera inglesa en México, importando tercamente tanto su cultura como las nocivas teorías eugenistas, y algunas otras cosas más cercanas a la cosmología imaginada de Lovecraft. Y como el título anuncia, la historia es un espectáculo de horror gótico completo, lleno de espesa niebla e iluminado por la parpadeante luz de gas. Temáticamente, Mexican Gothic es una puñalada no del todo escondida al patriarcado colonial y supremacista blanco al que Lovecraft se aferraba tan a menudo.

Estas obras pueden no ser para todo el mundo, pero son el tipo de historias que hacen a este acólito de Lovecraft muy feliz de ver en la página, y ahora también en la pantalla. Hay, después de todo, mucho de que hablar cuando hablamos de Lovecraft. Y hay esperanza de que el trabajo como Lovecraft Country en imagen y prosa ayudará a crear un diálogo, nos permitirá hablar más abiertamente acerca de cómo el preocupante legado de Lovecraft refleja y se manifiesta en estos tiempos en que vivimos.

DAVID NICKLE                                      THELINEUP

David Nickle es un galardonado autor canadiense y periodista-autor de cinco novelas y numerosos cuentos, muchos de los cuales se recopilan en dos colecciones de cuentos, Monstrous Affections y Knife Fight and Other Struggles . Su última novela, Volk: A Novel of Radiant Abomination completa la serie The Book of the Juke que comenzó con Eutopia: A Novel of Radiant Abomination . Vive y trabaja en Toronto con su esposa, la novelista de ciencia ficción y futurista Madeline Ashby. Puede encontrarlo en línea en su sitio web y blog The Devil’s Exercise Yard , sígalo en Twitter en @bydavidnickle (para ficción) o @davidnickle (para trabajo periodístico), en Instagram en@david_nickle o en Facebook .

EXTRATERRESTRES EN 2020: ¿POR QUÉ NO?

Pancarta; ¡Abrazos, no mascarillas!
Sí, necesitan ayuda
Ilustraciones de Marie-Danielle Smith

MARIE-DANIELLE SMITH                En un año que ya ha visto incendios históricos, pandemias mortales, crisis económica y enjambres de langostas, no descartemos nada

¿Podría el 2020 sentirse más catastrófico? Hay una pandemia mortal y una crisis económica mundial. Nuevos enfrentamientos raciales han estallado en los Estados Unidos. En los primeros seis meses de este año, ¡este mismo año!, hubo incendios forestales en Australia, accidentes aéreos mortales en Pakistán e Irán, y juicios de destitución en América. Sin mencionar al Brexit. ¿Recuerdas el Brexit?

Sólo durante un período tan agitado como éste, una fuente de la oficina del Primer Ministro Justin Trudeau, en una conversación reciente, dijo que el gobierno canadiense tiene un plan para casi todas las eventualidades “excepto los extraterrestres”.

Tal vez eso te haga reír. Tal vez te sientes seguro pensando que estamos solos. Pero este año ya ha visto inundaciones, terremotos y nubes de langostas históricas. Un asteroide potencialmente apocalíptico se coló por el planeta en junio sin ser detectado y existe la posibilidad de que otro (más pequeño) se acerque en noviembre. Seguramente ya deberíamos haber aprendido a esperar lo inesperado. Entonces, ¿no es posible que este sea el año en que descubramos la vida extraterrestre o que ella nos descubra?

Incluso si es un asunto de risa para el gobierno canadiense, mi respuesta a esa pregunta es: Sí, por qué no. Como la revista Time postuló en marzo, la crisis de COVID-19 muestra que no estamos biológica, epidemiológica o emocionalmente preparados para los extraterrestres. Pero puede que no tengamos elección. Aquí hay siete formas super-obvias, ciertamente no inducidas por la ansiedad, en las que los alienígenas podrían aparecer este año:

La Luna tiene algo de chatarra decente

1. Viendo que las posibilidades de éxito de la humanidad como civilización avanzada se acercan a cero, nuestros observadores deciden abandonar el planeta o salvarlo.

Una solución popular a la paradoja de Fermi -el rompecabezas de por qué no hemos encontrado pruebas de vida extraterrestre a pesar de la probabilidad de que exista- es que los alienígenas simplemente no quieren que sepamos que nos están observando. En 1973, John Ball, un radioastrónomo del MIT, propuso lo que se conoce como la “hipótesis del zoológico“, que sugiere que la vida súper inteligente puede evitarnos para permitir el desarrollo o la protección de nuestra civilización primitiva. Al determinar que es probable que las sociedades se desmoronen antes de que logremos un vuelo espacial avanzado, a pesar del optimismo actual sobre la investigación espacial, podrían considerarnos un fracaso o -si tenemos mala suerte- decidir que la Tierra está bien dotada de recursos suficientes para rescatar partes.

La ONU está totalmente paralizada respecto a la señal alienígena

2. Varias agencias espaciales detectan una señal que emana de otra parte del universo. La comunidad internacional no puede ponerse de acuerdo sobre qué hacer.

Los científicos de la Tierra han teorizado la posibilidad de que podrían pasar hasta 1.500 años antes de que podamos esperar razonablemente que nuestras señales de radio sean recogidas por otros en la Vía Láctea. Basándonos en lo que hemos estado transmitiendo durante unos 80 años, menos del 1% de la galaxia ya habrá sido alcanzada, por lo que nuestros amigos pueden no saber aún que estamos aquí, y viceversa. Sin embargo, espera un poco más, y “puede que algún día nos alcancen”, dice el artículo de 2016. Pero supongamos que en vez de eso captamos su señal, como de un transmisor en el centro de la Vía Láctea sobre el que los científicos estaban teorizando en febrero. ¿Seguramente los gobiernos mundiales se unirían en una decisión existencial para nuestro planeta? Ja, ja, no, probablemente no. Rusia podría ir a por ello, a pesar de las advertencias de Stephen Hawking de que podríamos querer permanecer en silencio.

Es un absoluto engaño

3. Los extraterrestres encubiertos confiesan que han estado entre nosotros durante siglos, investigando eventos mundiales. Proporcionan pruebas, pero son ignorados como teóricos de la conspiración.

Potencia la “hipótesis del zoológico” e imagina que los investigadores son enviados desde los cielos para observarnos de cerca. Pueden ser indetectables. Pueden cometer errores ocasionalmente, lo que podría explicar los OVNIs. Pero digamos que un alienígena rebelde decide que ahora es un buen momento para revelarnos el secreto. El alienígena usa la radio o Internet para intentar avanzar una comunicación benevolente, o, si es humanoide, da una conferencia de prensa y ofrece que se le haga una prueba de ADN. Incluso puede realizar hazañas físicas impensables. QAnon se aprovecha de esto. El ser es cotejado en Twitter y descartado como un mago y un engaño. Se da por vencido con nosotros.

¡Eh, chicos!
CNN Verificación de datos

4. Antes de las elecciones presidenciales de noviembre, el presidente Donald Trump desclasifica documentos ultra secretos que prueban la existencia de vida extraterrestre.

El autor y científico David Brin ha escrito, sobre la teoría de que los extraterrestres estén en contacto secreto con los gobiernos, que: “la aversión a una idea, simplemente por su larga asociación con chiflados, da a los chiflados demasiada influencia”. El Pentágono ya publicó tres videos de OVNIS en abril, alimentando todo tipo de teorías de conspiración. Así que vamos a considerar por un segundo que, en algún momento y no necesariamente en Roswell, el gobierno de EE.UU. encontró evidencia de extraterrestres, o incluso se comunicó con ellos. Si usted fuera Donald Trump, enfrentando una desventaja electoral y buscando una razón para distraer al público o retrasar las elecciones, ¿qué haría con esa información?

Quiero decir que no los llamaría “inteligentes”

5. Rompiendo la primera directiva, una autoridad intergaláctica inicia el contacto para salvarnos de nosotros mismos, ofreciendo medicina, tecnología y pertenencia al superestado.

Quizá conozca a Jean-Luc Picard. Un capitán de su estilo podría decidir que la civilización de la Tierra es lo suficientemente madura para entrar en el redil, o que se destruirá a sí misma si no es por la intervención de un ser más civilizado, rompiendo así la “primera directiva” de no interferir con los planetas primitivos, un concepto que los abogados humanos han formulado recientemente y que sería casi imposible de aplicar de todos modos. Lo primero es ridículo. Lo segundo… bueno, mire, tal vez nos vendría bien algo de ayuda.

Uf… Supongo que “x AE A-12” fue un poco demasiado después de todo

6. Anhelando entender el universo, los exploradores de una galaxia lejana llegan a nuestro sistema solar buscando hacer amigos, pero después de estudiar la Tierra, lo pasan mal.

Vale, tiene que admitir que probablemente es arrogante por parte de la humanidad pensar que los extraterrestres se molesten en mirarnos. Podrían considerarnos poco inteligentes o no estar interesados, como ha postulado Neil DeGrasse Tyson. O podrían considerarnos peligrosos. No precisamente un grupo de amantes de la paz. Un E.T. ciertamente haría bien en pensarlo dos veces antes de anunciarse a los humanos cuyos pulgares están en los botones nucleares hoy en día.

7. Decidiendo que esta línea de tiempo es demasiado oscura, una gran inteligencia artificial determina terminar la simulación y comenzar de nuevo.

Una IA todopoderosa podría ser nuestro titiritero, como en The Matrix. En 2001, dos años después del estreno de esa película, el autor de ciencia ficción Stephen Baxter propuso la “teoría del planetario” para resolver la paradoja de Fermi. Sostiene que si no hemos oído hablar de los extraterrestres, es porque nuestro universo ha sido diseñado deliberadamente para parecer vacío de vida. En 2003, el filósofo Nick Bostrom desarrolló el argumento de la simulación. Elon Musk está a bordo. Si estamos en la caja de arena, los dioses o descendientes que están jugando con nosotros podrían concluir que las cosas se han vuelto demasiado fantásticas en el año 2020. Mejor reiniciar. O añadir algunos alienígenas simulados sólo por diversión.

MARIE-DANIELLE SMITH (24/7/2020)                             MACLEAN’S

EXTRATERRESTRES: EL ESCENARIO DEL ZOOLÓGICO

¿Están protegiendo a la humanidad?

La Tierra en una jaula. Imagen base de la NASA, editada por Ella Alderson.

ELLA ALDERSON                     Vivo cerca de lo que fue durante muchos años el acuario más grande del mundo. Sigue siendo el acuario más grande de los Estados Unidos, situado en una parte siempre poblada de la ciudad donde una acera muy transitada serpentea desde los parques y los museos hasta las puertas del acuario. Me atrae el mundo submarino, pero también le tengo miedo. En un momento de mi vida, quise ser biólogo marino, pero entre el paisaje de abajo y el de arriba, me decanté por el mundo de las estrellas y los satélites. Aún así, sigo fascinado por la vida marina.

Es un lugar oscuro y tentador. Las criaturas aquí son tan extrañas que parecen alienígenas. Se mueven con gracia en el agua o se sumergen en ella con salpicaduras sin complejos que empapan mis vestidos largos durante los espectáculos. Pero lo mejor de todo es el simple acto de sentarse junto a los tanques y mirarlos. Esa agua azul fresca que alimenta los matorrales de vida vegetal con sus hojas carnosas, peces que descansan en la sombra tropical. Me paro en el túnel de cristal y miro hacia arriba, amorosa y asombrada por los tiburones ballena que nadan por encima de mi cabeza, sus barrigas blancas y resbaladizas proyectan sus propias sombras en mi rostro vuelto hacia arriba. Estoy tan cerca de estos peces, los más grandes que jamás hayan vivido en el planeta, separados de ellos solo por unos pocos pies de vidrio. Presiono mi frente contra el tanque. Es suave, genial. Una casa. Pero también, lo sé, una jaula.

Los acuarios son tanto la forma en que mostramos nuestro respeto como nuestra intrusión en la vida animal de la Tierra. Hemos capturado a estas criaturas porque las encontramos hermosas y peligrosas, pero al hacerlo hemos reducido su calidad de vida. Ellos, junto con los zoológicos, son lugares controvertidos. En la década de 1970, un astrónomo llamado John A. Ball propuso que tal vez somos los que estamos en un zoológico y ni siquiera lo sabemos. La idea ya había invadido la ciencia ficción durante algún tiempo.

Se le llamó la “hipótesis del zoológico”, pero debido a que no hace predicciones comprobables, algunos científicos han sugerido llamarlo el “escenario del zoológico”. Imagina que la razón por la que no hemos podido encontrar vida extraterrestre es porque la Tierra es parte de una especie de santuario de vida silvestre. Un zoológico a escala cósmica. Las civilizaciones avanzadas existen y son numerosas en toda la galaxia, pero han optado por no hacer contacto con los humanos porque existimos en un área reservada por las civilizaciones de la misma manera en que dejamos de lado tierras tranquilas para que vivan los animales. Es un escenario que se basa en la historia de la humanidad. Es decir, cómo hemos decidido usar nuestro poder sobre el mundo natural. Gran parte de la naturaleza la hemos destruido y utilizado para nuestros proyectos de ingeniería, viviendas, cultivos, centros turísticos de verano al borde de las playas más soleadas. Pero parte de la naturaleza la hemos reservado para la fauna en forma de santuarios, zoológicos y áreas silvestres en general. Y así como usamos estas áreas para observar la vida silvestre comiendo y creciendo, los extraterrestres también tratan a la Tierra como un lugar para observar a la humanidad.

Una idea diferente, pero relacionada, sugería que los humanos eran parte de un escenario de laboratorio en el que los extraterrestres experimentaban con nosotros. El escenario del zoológico sólo dice que somos observados pero no experimentados. Imagen de tiburones ballena en el Acuario GA por Paulo O.

El escenario de interdicción, que siguió al escenario original del zoológico, dice que las civilizaciones avanzadas pueden haber optado por dejar en paz a todos los planetas portadores de vida porque han entrado en algo conocido como estado estable. En este estado ya no hay necesidad de una expansión y colonización agresivas. Como se pinta de manera colorida en algunas obras de ciencia ficción, puede llegar un momento en que las civilizaciones elijan vivir en arcas en lugar de planetas, después del cual no tendrán la necesidad de reclamar tantos mundos o incluso de orbitar estrellas de tipo solar. Las estrellas de tipo O raras pero poderosas podrían satisfacer mejor sus necesidades energéticas. En esta era la información se valora por encima de todo. Todas las civilizaciones han acordado no interferir con la Tierra porque nos convertiremos en un rico pozo de información para ellos. Visitamos zoológicos para ver por un día cómo un animal puede comer o saltar de un rincón de su jaula a otro. Los extraterrestres podrían usar nuestro planeta para ver durante miles de millones de años cómo se origina la vida y luego evoluciona. Desde pequeños organismos vulnerables pero resistentes hasta ingenieros de construcción de cohetes.

De todas las variaciones del escenario del zoológico, solo una hace predicciones comprobables. Es una hipótesis que sólo recientemente hemos sido capaces de probar.

La hipótesis del planetario es una idea que prueba hasta dónde llegará una civilización alienígena para mantenerse oculta de la humanidad. Se trata de manipulación y de la naturaleza misma de la realidad. Un planetario es un espectáculo donde se proyectan hermosos objetos cósmicos alrededor de su audiencia. Las constelaciones se desvanecen a la vista, los planetas giran en todas sus gloriosas paletas de colores. e colores. Es suficiente, como el acuario, para soñar con mundos lejanos, aparentemente poniéndolos a nuestro alcance. Pero los planetarios no son más que proyecciones al final del día. La hipótesis afirma que el universo que nos rodea está simulado para hacernos creer que sus regiones están desprovistas de vida extraterrestre.

La escala de Kardashev se utiliza para medir cuán avanzada está tecnológicamente una civilización. En el tipo I, la civilización puede utilizar toda la energía del planeta natal. En el tipo II puede usar toda la energía de su sistema, y lo más importante, de su estrella anfitriona. Y en el tipo III puede usar la energía de su galaxia. Imagen de Indif.

La cantidad de nuestro universo que se simula depende del tipo de civilización que crea nuestra realidad. Una civilización de tipo I solo podría crear una simulación perfecta de 10.000 km² de la superficie de la Tierra. Una civilización de tipo II podría simular algunos continentes de la Tierra pero no otros. Una civilización de tipo III podría simular perfectamente una región de 100 UA de radio. 1 AU es 93 millones de millas, o la distancia de nuestro planeta al sol. Solo en los últimos años alguna de nuestras naves espaciales ha llegado tan lejos. Las sondas Voyager 1 y Voyager 2 de la NASA han navegado a 150 y 124 AU, respectivamente. A estas escalas más grandes todavía podríamos ser parte de una simulación, pero ya no sería perfecta. Probar el tejido de la realidad aquí conduciría a resultados inconsistentes, una indicación de que no todo es lo que parece.

Sin embargo, surgen más preguntas de las que responde el escenario del zoológico.

La Vía Láctea se extiende a lo largo de 100.000 años luz, lo que hace muy improbable una comunicación eficiente entre civilizaciones.

Se puede explicar que el escenario impone a los extraterrestres algunas motivaciones humanas. Si una civilización va a desarrollar tecnología, debe tener cierta metodología científica y curiosidad. Esto significa que podrían estar dispuestos a sentarse y observar la Tierra en busca de sus propios datos científicos. Pero, ¿por qué debería ser este el caso de todas las civilizaciones alienígenas? Si la galaxia está adornada con sociedades alienígenas, solo se necesitaría una de ellas para renunciar al acuerdo y ponerse en contacto con la humanidad. El escenario también supone que todos los extraterrestres en todos los puntos de su vida estarán de acuerdo en proporcionarnos un santuario. Pero, ¿por qué hacer eso por nosotros? ¿Qué nos hace tan especiales?

Podría ser que una civilización todopoderosa haya impuesto esta regla a las demás. Si el poder se pone en manos de un único grupo de alienígenas, solo ellos tendrían que decidir que deberíamos ser un santuario. Las otras civilizaciones no tienen más remedio que adherirse. Eso es asumiendo que las sociedades esparcidas por el cosmos puedan comunicarse de manera eficiente.

Los modelos matemáticos de comunicación transgaláctica muestran que esto es extremadamente difícil debido al límite de velocidad cósmica del universo: la velocidad de la luz. Las civilizaciones que deseen comunicarse tendrían que haber surgido aproximadamente al mismo tiempo y tener más de un millón de años. También tendrían que permanecer en algún lugar cerca de la zona habitable de la galaxia para mantener una conexión fuerte y consistente con los demás. Debido a estos problemas, las teorías científicas están en desacuerdo sobre si una civilización dominante podría establecer tradiciones para todos.

Lo que estos parámetros significan es que se necesitarían un conjunto de circunstancias muy específicas para que el escenario del zoológico sea cierto.

También es una idea sombría. Significa que aunque exista vida extraterrestre, nunca nos daremos cuenta porque no quieren no quieren ser encontrados. Algunas teorías sugieren que solo están esperando el momento adecuado antes de revelarse a nosotros.

Neptune’s dark spot as photographed by Voyager 2. Neptune is the farthest planet from the sun and yet is still only 30 AU away. Image by NASA.

No disfruto cada momento de mi viaje al acuario. Entre exposición y exposición pienso en cuánto no pertenecen a esos tanques sellados. Es agridulce ver cómo las medusas se arremolinan y se hunden, o tocar los tiburones de charretera mientras se deslizan por mis dedos y mis palmas. Amo a los animales y los quiero allí conmigo, pero siempre soy consciente de cómo les estoy quitando la capacidad de elegir. De manera similar, si el escenario del zoológico es cierto, entonces hay razones para pensar que es injusto. Existe una red de civilizaciones que han decidido cuál será nuestra realidad. Ya sea escondiéndose o simulando nuestro cosmos vacío, han elaborado nuestra verdad.

¿Y qué hay de ese viejo dicho entonces? Que, eventualmente, toda la verdad saldrá a la luz.

ELLA ANDERSON                                                   Medium

Ella Anderson       Estudiante de física. Una pasión por el lenguaje y los misterios de nuestro universo. Youtube: https://rb.gy/tp8tbk Twitter: https://rb.gy/tcddkm

FENÓMENOS DEMONÍACOS, AGENDAS GUBERNAMENTALES Y PROYECTOS SECRETOS DE LA ERA DE LA GUERRA FRÍA

NICK REDFERN                     En el 2007 me involucré en uno de los asuntos más extraños que me ha pasado. Todo giraba en torno a un grupo secreto de tipo think-tank que estaba aliado con el Departamento de Defensa de los Estados Unidos y que creía (y sigue creyendo) que el fenómeno OVNI es de naturaleza demoníaca, en lugar de ser extraterrestre. Ese grupo usaba el apodo de “Élite Collins” (hasta hoy, sin embargo, no conozco su nombre clasificado). Cabe señalar, sin embargo, que existió, desde la década de 1960 hasta la década de 1970, un grupo de alto secreto muy similar en naturaleza y alcance a la Élite Collins. Su nombre en código era Operación OFTEN (*a menudo en español). Y ese es el tema del artículo de hoy: la historia de un grupo que, al igual que la Élite Collins, se adentró en el mundo de lo oculto, lo paranormal y lo sobrenatural – principalmente para ver si tales fenómenos podían ser aprovechados y convertidos en armamento. Una historia extraña y retorcida, seguro.

“A finales de los 60, la CIA experimentó con médiums en un intento de contactar y posiblemente interrogar a agentes muertos de la CIA. Estos intentos, según Víctor Marchetti, un ex funcionario de alto rango de la CIA, fueron parte de un esfuerzo mayor para aprovechar los poderes psíquicos para varias misiones relacionadas con la inteligencia que incluían la utilización de clarividentes para adivinar las intenciones de los líderes del Kremlin”, escribieron el Dr. Nelson Pacheco y Tommy Blann en su libro Unmasking the Enemy (Desenmascarando al enemigo). Pacheco fue el científico principal del Centro Técnico del Cuartel General Supremo de las Potencias Aliadas en Europa (SHAPE). El libro de Pacheco-Blann se centra en “El fin de los tiempos”, la demonología, los OVNIs, el “engaño global”, y mucho más de una naturaleza muy controvertida. Fue también como resultado de esta serie de experimentos de la CIA con médiums, que se hizo un descubrimiento impactante y aterrador. Fue un descubrimiento que apoyó las creencias y teorías de la Élite Collins, y que también vio aumentar sus capacidades operativas y su alcance. Es fundamental ser consciente del marco temporal de este nuevo desarrollo: dentro del tenebroso mundo del espionaje, cosas muy extrañas de naturaleza oculta y demoníaca estaban avanzando a finales de los 60 y principios de los 70. Y para entender y apreciar la naturaleza precisa del asunto, es necesario profundizar en el mundo del Dr. Sidney Gottlieb.

En marzo de 1960, bajo el Cuban Project, un plan de la CIA aprobado por el Presidente Eisenhower y supervisado por el Directorio de Planes de la CIA, Richard M. Bissell, Gottlieb sugirió rociar el estudio de televisión de Fidel Castro con LSD y empapar los zapatos de Castro con talio para que se le cayera la barba. Gottlieb también urdió planes para asesinar a Castro que habrían enorgullecido al personaje “Q”, de las novelas y películas de James Bond, incluyendo el uso de un cigarro envenenado, un traje húmedo envenenado, una concha explosiva y una pluma venenosa. La historia ha demostrado, por supuesto, que todos los intentos fallaron y que Castro tenía tantas vidas como un gato, si no más. Gottlieb, sin embargo, no terminó con los intentos de asesinato. También trabajó en un proyecto para que el pañuelo del general iraquí Abdul Karim Qassim se contaminara con botulina, y participó en el intento de la CIA de asesinar al primer ministro del Congo, Patrice Lumumba. En el verano de 1960, el propio Gottlieb transportó secretamente ciertos “materiales biológicos tóxicos” a la estación de campo de la CIA en el Congo. Sin embargo, el destino quiso que un golpe militar depusiera al primer ministro antes de que los agentes pudieran desatar el mortal virus. Casi una década más tarde, Gottlieb comenzó a explorar zonas mucho más oscuras.

En 1969, una unidad de científicos adscrita a la Oficina de Investigación y Desarrollo de la CIA se atrevió a seguir el camino que el personal de servicios técnicos de la CIA había tomado una década y media antes en el campo del control mental. Pero los científicos tenían otros planes mucho más controvertidos, varios de los cuales implicaban tratar de invadir, comprender y aprovechar los poderes demoníacos como herramientas de guerra. Para asegurarse de que el proyecto tuviera alguna posibilidad de alcanzar sus peligrosos objetivos, Gottlieb se acercó a Richard Helms – el director de la CIA de 1966 a 1973 – y aseguró una subvención de 150.000 dólares para el nuevo proyecto, que se conoció como Operación OFTEN (o como MKOFTEN). El estudio, de nombre curioso, tomó su nombre del hecho de que Gottlieb era bien conocido por recordar a sus colegas que: “…a menudo estamos muy cerca de nuestros objetivos y luego retrocedemos” y “…a menudo olvidamos que la única forma científica de avanzar es aprender del pasado”.

El escritor Gordon Thomas destacó Operación OFTEN en sus libros Journey Into Madness (Viaje a la locura) y Secrets and Lies (Secretos y mentiras). Son una lectura fascinante. Thomas dijo: “Las raíces de Operación OFTEN se remontan a la investigación que el Dr. Ewan Cameron aprobó para establecer vínculos entre el color de los ojos, las condiciones del suelo y las enfermedades mentales”. Thomas también señaló que cuando se le dio acceso a las investigaciones y notas de Cameron después de su muerte en 1967, a Gottlieb le llamó la atención el hecho de que “el Dr. Cameron podría haber estado al borde de un gran avance en la exploración de lo paranormal”. La operación OFTEN tenía la intención de hacerse cargo del trabajo inacabado, e ir más allá – para explorar el mundo de la magia negra y lo sobrenatural.” ¿Pero quién era exactamente el Dr. Cameron? Un psiquiatra escocés-americano de Bridge of Allan en Escocia que se graduó en la Universidad de Glasgow en 1924, luego se mudó a Albany, Nueva York, y – como el propio Hechicero Negro, el Dr. Sidney Gottlieb – se involucró en el controvertido MK-Ultra. Después de ser reclutado por la CIA, Cameron viajaba todas las semanas a Montreal (Canadá), donde trabajaba en el Allan Memorial Institute de la Universidad McGill, y recibió 69.000 dólares de 1957 a 1964 para realizar en secreto experimentos en nombre del MK-Ultra. No es sorprendente, por lo tanto, que Gottlieb recogiera algunas de las líneas de trabajo de Cameron después de su muerte en 1967.

A medida que la Operación OFTEN avanzaba, el proyecto comenzó a sumergirse en aguas claramente extrañas, y el personal finalmente pasó más tiempo mezclándose con adivinos, quirománticos, clarividentes, demonólogos y médiums de feria que con sus compañeros del personal de la Agencia. En mayo de 1971, la operación tenía incluso tres astrólogos en nómina – a cada uno de los cuales se le pagaba la considerable suma de 350 dólares por semana más gastos – para revisar regularmente copias de revistas y periódicos recién publicados con la esperanza de que pudieran ser “alertados psíquicamente” de algo de naturaleza defensiva o de inteligencia. La rumorología dice que la Operación OFTEN se cerró a principios o mediados de los 70, lo que bien podría haber sido el caso, ya que hay rumores adicionales de que el proyecto se combinó con la Élite Collins – algo que habría tenido mucho sentido. Para ellos, al menos.

NICK REDFERN                                  Mysterious Universe