EL GOLPE SUBREPTICIO, SUBVERSIVO Y SILENCIOSO DEL ESTADO PROFUNDO PARA ASEGURAR QUE NADA CAMBIE

JOHN W. WHITEHEAD

Tienes una fe evangélica tan ferviente y apasionada en este país… ¿por qué en el nombre de Dios no tienes fe en el sistema de gobierno que estás tan empeñado en proteger? Si quieres defender a los Estados Unidos de América, defiéndelo con las herramientas que te proporciona: su Constitución. Pide un mandato, general, desde una urna. No lo robes después de la medianoche, cuando el país está de espaldas “. Siete días de mayo (1964)

No hay duda: el golpe de Estado fue un éxito.

Sin embargo, ese intento del 6 de enero por parte de los llamados insurrectos de anular los resultados de las elecciones no fue el verdadero golpe. Aquellos que respondieron al llamado del Presidente Trump para marchar en el Capitolio fueron simplemente los chivos expiatorios, manipulados para crear la crisis perfecta para que el Estado Profundo -también conocido como el Estado Policial, también conocido como el Complejo Militar Industrial, también conocido como el Estado Tecno-Corporativo, también conocido como el Estado de Vigilancia- se abalanzara y tomara el control.

No tardó nada en activarse el interruptor y la capital de la nación se sometió a un encierro militar, se restringieron los foros de expresión en línea y se buscó, investigó, avergonzó y/o rechazó a las personas con puntos de vista subversivos o controvertidos.

Sin embargo, este nuevo orden no surgió esta semana, ni este mes, ni siquiera este año.

De hecho, el verdadero golpe ocurrió cuando nuestro gobierno "del pueblo, por el pueblo y para el pueblo" fue derrocado por un estado tecno-corporativo, militarista y con fines de lucro, que está confabulado con un gobierno "de los ricos, por la élite y para las corporaciones".

Llevamos décadas sumidos en esta ciénaga.

Todos los presidentes sucesivos, empezando por Franklin D. Roosevelt, han sido comprados y obligados a bailar al son del Estado Profundo.

Entra Donald Trump, el candidato que juró drenar el pantano en Washington DC. Sin embargo, en lugar de poner fin a la corrupción, Trump allanó el camino para que los grupos de presión, las corporaciones, el complejo militar-industrial y el Estado profundo se dieran un festín con el cadáver de la moribunda república estadounidense.

Joe Biden no será diferente: su trabajo es mantener al Estado Profundo en el poder.

Aléjate de la política de culto a la personalidad y descubrirás que debajo de los trajes de poder, todos son iguales.

Sigue el dinero. Siempre señala el camino.

Como señaló Bertram Gross en Friendly Fascism: The New Face of Power in America (Fascismo amigable: La nueva cara del poder en Estados Unidos), “el mal lleva ahora una cara más amable que nunca antes en la historia de Estados Unidos“.

Escribiendo en 1980, Gross predijo un futuro en el que vio:

...un nuevo despotismo que se arrastra lentamente por América. Oligarcas sin rostro se sientan en los puestos de mando de un complejo corporativo-gubernamental que ha ido evolucionando lentamente durante muchas décadas. En sus esfuerzos por ampliar sus propios poderes y privilegios, están dispuestos a hacer que otros sufran las consecuencias, intencionadas o no, de su codicia institucional o personal. Para los estadounidenses, estas consecuencias incluyen la inflación crónica, la recesión recurrente, el desempleo abierto y oculto, el envenenamiento del aire, el agua, el suelo y los cuerpos y, lo que es más importante, la subversión de nuestra constitución. Más ampliamente, las consecuencias incluyen la intervención generalizada en la política internacional a través de la manipulación económica, la acción encubierta o la invasión militar...

Este golpe de estado furtivo, sigiloso y silencioso que profetizó Gross es el mismo peligro que el escritor Rod Serling previó en el thriller político de 1964 Siete días de mayo, una clara advertencia de que había que tener cuidado con la ley marcial presentada como una preocupación bienintencionada y primordial por la seguridad de la nación.

Increíblemente, casi 60 años después, nos encontramos como rehenes de un gobierno dirigido más por la doctrina militar y la codicia corporativa que por el estado de derecho establecido en la Constitución. De hecho, demostrando una vez más que la realidad y la ficción no son diferentes, los acontecimientos actuales bien podrían haber sido sacados directamente de Siete días de mayo, que lleva a los espectadores a un terreno inquietantemente familiar.

La premisa es sencilla.

Siete días de mayo (1964) - Filmaffinity

Con la Guerra Fría en su punto álgido, un impopular presidente estadounidense firma un trascendental tratado de desarme nuclear con la Unión Soviética. Creyendo que el tratado constituye una amenaza inaceptable para la seguridad de los Estados Unidos y seguro de que sabe lo que es mejor para la nación, el general James Mattoon Scott (interpretado por Burt Lancaster), jefe del Estado Mayor Conjunto y aspirante a la presidencia, planea una toma de posesión militar del gobierno nacional. Cuando el ayudante del general Scott, el coronel Casey (Kirk Douglas), descubre el plan de golpe militar, acude al presidente con la información. Comienza la carrera por el mando del gobierno de los Estados Unidos, con el reloj marcando las horas hasta que los conspiradores militares planeen derrocar al Presidente.

Ni que decir tiene que, mientras que en la gran pantalla se frustra el golpe militar y se salva la república en cuestión de horas, en el mundo real la trama se complica y se extiende a lo largo del último medio siglo.

Llevamos tanto tiempo perdiendo nuestras libertades -vendidas en nombre de la seguridad nacional y la paz mundial, mantenidas por medio de la ley marcial disfrazada de ley y orden, y aplicadas por un ejército permanente de policía militarizada y una élite política decidida a mantener sus poderes a toda costa- que es difícil señalar exactamente cuándo empezó a ir todo cuesta abajo, pero llevamos ya algún tiempo en esa trayectoria descendente de rápido movimiento.

La cuestión ya no es si el gobierno de EE.UU. será presa y será tomado por el complejo industrial militar. Eso es un hecho, pero la ley marcial disfrazada de seguridad nacional es sólo una pequeña parte del gran engaño que nos han hecho creer que es por nuestro propio bien.

¿Cómo se consigue que una nación acepte dócilmente un estado policial? ¿Cómo se persuade a una población para que acepte detectores de metales y cacheos en sus escuelas, registros de bolsos en sus estaciones de tren, tanques y armamento militar utilizados por las fuerzas policiales de sus pequeñas ciudades, cámaras de vigilancia en sus semáforos, cacheos policiales al desnudo en sus vías públicas, extracciones de sangre injustificadas en los puntos de control de conductores ebrios, escáneres de cuerpo entero en sus aeropuertos y agentes gubernamentales que vigilan sus comunicaciones?

Si se intenta imponer una situación semejante a la población, es posible que se produzca una rebelión. En lugar de ello, se les bombardea con constantes alertas codificadas por colores, se les aterroriza con tiroteos y amenazas de bomba en centros comerciales, escuelas y estadios deportivos, se les insensibiliza con una dieta constante de violencia policial y se les vende todo el paquete como si fuera lo mejor para ellos.

La actual ocupación militar de la capital del país por parte de 25.000 soldados como parte del llamado traspaso “pacífico” del poder de una administración a la siguiente es reveladora.

Este no es el lenguaje de un pueblo libre. Es el lenguaje de la fuerza.

Aun así, no se puede decir que no se nos haya advertido.

Ya en 2008, un informe de la Escuela de Guerra del Ejército reveló que “la violencia civil generalizada dentro de Estados Unidos obligaría a la institución de defensa a reorientar las prioridades in extremis para defender el orden interno básico y la seguridad humana”. El informe de 44 páginas continuaba advirtiendo que las causas potenciales de tales disturbios civiles podrían incluir otro ataque terrorista, “un colapso económico imprevisto, la pérdida de un orden político y legal que funcione, una resistencia o insurgencia doméstica intencionada, emergencias de salud pública generalizadas y desastres naturales y humanos catastróficos”.

En 2009, salieron a la luz informes del Departamento de Seguridad Nacional en los que se calificaba a los activistas de derecha e izquierda y a los veteranos del ejército como extremistas (también conocidos como terroristas) y se pedía al gobierno que sometiera a estas personas a una vigilancia previa al delito en toda regla. Casi una década después, tras gastar miles de millones en la lucha contra el terrorismo, el DHS concluyó que la mayor amenaza no es el ISIS, sino el extremismo de derecha doméstico.

Mientras tanto, la policía se ha transformado en extensiones del ejército, mientras que la propia nación se ha transformado en un campo de batalla. Esto es lo que parece un estado de ley marcial no declarada, cuando puedes ser arrestado, electrocutado, disparado, maltratado y, en algunos casos, asesinado simplemente por no cumplir la orden de un agente del gobierno o por no cumplirla lo suficientemente rápido. Esto no sólo ha sucedido en los centros urbanos con alta tasa de criminalidad. Ha sucedido en todo el país.

Y luego está el gobierno, que ha estado amasando constantemente un arsenal de armas militares para uso doméstico y equipando y entrenando a sus “tropas” para la guerra. Incluso las agencias gubernamentales con funciones principalmente administrativas, como la Administración de Alimentos y Medicamentos, el Departamento de Asuntos de los Veteranos y el Smithsonian, han estado adquiriendo chalecos antibalas, cascos y escudos antidisturbios, lanzadores de cañones y armas de fuego y munición de la policía. De hecho, en la actualidad hay al menos 120.000 agentes federales armados que portan este tipo de armas y que tienen poder de arresto.

Completando esta campaña impulsada por los beneficios para convertir a los ciudadanos estadounidenses en combatientes enemigos (y a Estados Unidos en un campo de batalla) hay un sector tecnológico que ha estado confabulando con el gobierno para crear un Gran Hermano que lo sabe todo, lo ve todo y es ineludible. No sólo hay que preocuparse por los drones, los centros de fusión, los lectores de matrículas, los dispositivos stingray y la NSA. También te rastrean las cajas negras de tus coches, tu teléfono móvil, los dispositivos inteligentes de tu casa, las tarjetas de fidelidad de los supermercados, las cuentas de las redes sociales, las tarjetas de crédito, los servicios de streaming como Netflix, Amazon y las cuentas de los lectores de libros electrónicos.

Como ves, el 6 de enero y sus consecuencias proporcionaron al gobierno y a sus tecnócratas corporativos la excusa perfecta para mostrar todos los poderes que han estado amasando tan asiduamente durante años.

Ojo, por “gobierno” no me refiero a la burocracia bipartidista de republicanos y demócratas.

Me refiero al “gobierno” con “G” mayúscula, el atrincherado Estado profundo que no se ve afectado por las elecciones, que no se ve alterado por los movimientos populistas, y que se ha puesto fuera del alcance de la ley.

Me refiero a la burocracia corporativizada, militarizada y atrincherada que está plenamente operativa y dotada de funcionarios no elegidos que, en esencia, dirigen el país y toman las decisiones en Washington DC, independientemente de quién se siente en la Casa Blanca.

Esta es la cara oculta de un gobierno que no respeta la libertad de sus ciudadanos.

Prepárese.

Hay algo que se está tramando en las guaridas del poder, mucho más allá de la mirada pública, y no augura nada bueno para el futuro de este país.

Cada vez que una nación entera está tan hipnotizada por las payasadas de la clase política gobernante que se desentiende de todo lo demás, es mejor tener cuidado.

Cada vez que hay un gobierno que opera en las sombras, habla en un lenguaje de fuerza y gobierna por decreto, es mejor tener cuidado.

Y siempre que haya un gobierno tan alejado de su pueblo que se asegure de que éste nunca sea visto, escuchado o atendido por los elegidos para representarlo, será mejor que tengas cuidado.

Como aclaro en mi libro Battlefield America: The War on the American People (Campo de batalla de Estados Unidos: La guerra contra el pueblo americano), estamos en nuestro punto más vulnerable en este momento.

Todas esas semillas ruines que hemos permitido sembrar al gobierno bajo el disfraz de la seguridad nacional están dando frutos demoníacos.

La amenaza más grave a la que nos enfrentamos como nación no es el extremismo, sino el despotismo, ejercido por una clase dirigente cuya única lealtad es el poder y el dinero.

JOHN W. WHITEHEAD WAKING TIMES

Sobre el autor

El abogado constitucionalista y autor John W. Whitehead es fundador y presidente del Instituto Rutherford, donde se publicó originalmente este artículo (The Deep State’s Stealthy, Subversive, Silent Coup To Ensure Nothing Changes). Es autor de A Government of Wolves: The Emerging American Police State (Un gobierno de lobos: El emergente Estado policial estadounidense) y The Change Manifesto (El Manifiesto del Cambio).

2 comentarios en “EL GOLPE SUBREPTICIO, SUBVERSIVO Y SILENCIOSO DEL ESTADO PROFUNDO PARA ASEGURAR QUE NADA CAMBIE

  1. pancho lopez

    Ya se ve más la oscuridad de la noche que viene, todo lo que pasa es solamente para cumplir todo lo que ya está escrito, cuando una mujer gobierne a los EE.UU la nación pronto verá su fin…….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s