“AGENTES ULTRATERRESTRES DE DECONSTRUCCIÓN CULTURAL”

Recojo unas citas referidas en la última entrada de The Secret Sun del siempre interesante Christopher L. Knowles, de un tal Carl Raschke:

En la revista del Proyecto Archaeus de 1989, Cyberbiological Studies of the Imaginal Component In The UFO Contact Experience, Carl Raschke escribió un ensayo titulado “OVNIs: Agentes Ultraterrestres de la Deconstrucción Cultural“.

Raschke ofrecía la idea de que la búsqueda del significado detrás del enigma OVNI estaba atrapada en las ideas culturales sobre extraterrestres provenientes de otros planetas en naves estructuradas.

También propuso que lo que estaba detrás del problema de los ovnis actuaba como catalizador del cambio en las ideas culturales sobre lo que era posible e incluso aceptable.

(…)

Raschke señaló que “…el rompecabezas OVNI, tanto para los investigadores como para el público, se desarrolla a lo largo de una trayectoria que Jacques Vallee denomina “insolubilidad recursiva”.

En matemáticas, una función recursiva es aquella en la que la solución no puede alcanzarse mediante un simple conjunto de operaciones lineales sucesivas, sino que sólo se obtiene mediante recuentos parciales sucesivos, cada uno de los cuales redefine gradualmente el propio problema.”

(…)
“Lo que esto puede indicar es que los OVNIs pueden existir como un mega-experimento para deconstruir nuestras ideas de lo que es posible, nuestro lugar en el universo, nuestras formas de aceptar lo que es real e incluso nuestros métodos de catalogación de la entrada sensorial”.

Knowles también cita al Dr. Jeff Kripal sobre Raschke:

“Estamos dispuestos a escuchar al erudito de la religión Carl Raschke, quien observó que los OVNIs se asemejan a “agentes ultraterrestres de deconstrucción cultural”, embaucadores cognitivos que provienen de “fuera de la propia matriz del espacio, el tiempo y la materia” con la misión “no de proporcionar a nuestra civilización una piedra de coronación enjoyada para el gran edificio de la ciencia secular, sino de deshacer la propia arquitectura””

Pero volvamos a Raschke:

“Sustituyo el prefijo ultra -donde cabría esperar extra-, para enfatizar que los fenómenos en cuestión pueden ser no solo de más allá de la Tierra, sino de fuera de la matriz misma del espacio, el tiempo y la materia.

Tal suposición no es tan extravagante como puede parecer a primera vista, ya que muchos físicos teóricos de hoy han accedido a la noción de que todo lo que cae dentro del rango de la ciencia empírica normal puede ser solo una fina hebra de inteligibilidad entretejida con pliegues alternativos ocultos de la realidad.” Cyberbiological Studies of the Imaginal Component in the UFO Contact Experience (Archaeus, Vol.5, 1989)

(…)
El orden espacio-temporal, cuya geometría fue formulada sumariamente por Einstein, puede ser poco más que una única “tasa” vibracional dentro de lo que John Wheeler ha llamado “superespacio”.

(…)

Así, las “visitas” o intrusiones de los OVNIs pueden remontarse a algún punto de origen hiperdimensional. Además, los “visitantes”, más que “estudiar” sistemáticamente nuestros caminos por curiosidad magistral, pueden estar trabajando con metódica diligencia para hacernos transparentemente conscientes de, si no para elevarnos hacia, el reino en el que se mueven y tienen su ser“.

(…)

Si hay una inteligencia o inteligencias detrás del fenómeno, lo que ha estado haciendo (probablemente durante milenios) parece una tontería o un intento inescrutable de cambiar el pensamiento y la percepción humanos. La mera exposición a un avistamiento de un OVNI o de un ocupante es suficiente para reorganizar los conceptos de lo que es real, o incluso aceptable para nuestras mentes y sentidos.