TODO EL ODIO QUE TENÍA DENTRO

Lo primero que debo afirmar de esta obra de Servando Rocha es que es un libro magnífico que te atrapa casi desde el título. Y no es que sea fácil de digerir entre otras cosas por la ingente cantidad de personajes e historias cruzadas que lo habitan, la elección del autor de una engañosa narración errática de la historia principal, que es la vida de Dum Dum Pacheco, pero que una vez hundido en esa ciénaga de relaciones entrelazadas, no es sino una excusa para contar la historia del Madrid franquista y de la transición, de una España feroz y brutal que no se ha ido nunca y sin embargo todavía, ahora lo estamos viendo, amenaza con regresar.

Tampoco es que sea una obra de tantas de escritura simple y llana para que se lea como uno de tantos productos de consumo al uso. No. Servando Rocha escribe muy bien. Un ejemplo:

«Morir es muy sencillo pero vivir es un arte que requiere dedicación. La muerte es un dejarse llevar; la vida real, en cambio, exige entrega, aunque solo sea la voluntad de abrirse paso a patadas.«

Este libro podría ramificarse en cientos de historias, podría ser una novela, o muchas novelas, una película o una serie de cine negro, político, drama o incluso de terror, de ese terror real que es el más tenebroso.

El autor nos va sumergiendo en el proceso de investigación, adelante y atrás transitamos con él por los lugares que visitó y con los personajes con los que habló.

Como es una obra de ficción se podría esperar que se ilustrara con fotografías de los muchos personajes y lugares que aparecen, mas no hay ninguna imagen o ilustración aunque no hacen siquiera falta porque las certeras frases de una robusta narrativa te transportan sin tregua a ese pasado agónico.

Aunque he de reconocer que también para mi ha sido más fácil pues me he criado y aún habito en el barrio de Usera*. Si bien soy de una época posterior, casi todos los lugares del barrio que cita los asocio fácilmente, e incluso en mi infancia no habían cambiado tanto como ahora. E incluso hay otra curiosa conexión personal porque la zona donde Rocha habla con Pacheco por primera vez es también por donde laboro. No podía dejar pasar este libro.

En definitiva recomiendo esta interesantísma obra, donde aparecen bandas musicales, pandillas juveniles como los elusivos Ojos Negros, -otro núcleo irradiador del libro-, y cuyo líder reta al mismísimo Camilo Sesto y luego pasan a ser su especie de guardia pretoriana. Se cuenta también la triste historia del cantante de los Diablos Negros, que acabaría afectándonos a todos porque provocaría el advenimiento del inefable Julio Iglesias. Aparecen monstruos como el infame policía Billy el Niño, el «monstruo» de la droga con la que inundarían a propósito los barrios proletarios en los ochenta; referencias a los lugares y prácticas de nuestro Mengele patrio; fundadores de templos de la movida con pasado terrorista de ultraderecha y hasta el que fue en tiempos enemigo público número uno: el Lute.

Acabo no sin antes aconsejar un paseo por el fascinante catálogo de La Felguera, perpetradora de esta obra (también sus artículos en El Agente Provocador) y me despido otra vez con unas palabras de Servando Rocha sobre ese siniestro baile de máscaras que jalonan el libro:

«La fotografía es aterradora y esperpéntica: en España,durante muchos años, convivieron mercenarios de la ultraderecha, policias corruptos y adalides del socialismo triunfante, algo muy similar a muchas de las cosas que hemos ido contando, una auténtica mascarada

Un grupo de jóvenes agrede a una mujer musulmana de 38 años en Usera, Madrid

*Una crítica que sí debo hacer al autor es que no es Useras, como se empecina en nombrar al barrio a lo largo de toda la obra, y aunque incluso muchos «nativos» y foráneos lo llamen así. Es en singular, si bien hay muchas calles con el apellido del «fundador» Marcelo Usera, familiares como Nicolás, Isabelita, Amparo o Gabriel, el apellido es singular. Así que es el barrio de Usera, distrito de Usera, la estación de metro Usera. Sin acritud, no te lo perdonaré jamás, Servando Rocha.

JUAN PEDRO MOSCARDÓ ROCA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s