LA PANDEMIA DE LAS MENTIRAS

CVD

GORDON DUFF Los EE.UU. y Europa están entrando ahora en un cuarto o es el quinto ciclo de COVID, nuevas infecciones, nuevos picos de muertes y un sentimiento de desesperanza que está oscureciendo las fiestas judeo-cristianas.

Está impulsado por lo que algunos llaman generosamente «resistencia a las vacunas». Sin el movimiento antivacunas, el COVID habría terminado en gran parte del mundo donde las vacunas son abundantes y seguras.

¿Son seguras las vacunas? La respuesta es un claro sí, los efectos secundarios, basados en los cientos de millones inoculados, son raros y la tasa actual de infecciones graves y muertes entre los no vacunados y los vacunados es de aproximadamente 20 a uno. Los no vacunados están «muriendo como moscas» tanto en Europa como en Estados Unidos, pero sus muertes, que rondan las 5.000 al mes durante un mes tras otro, son sólo un síntoma de una enfermedad mayor.

¿Cuál es esa enfermedad?

Conocemos el COVID, de acuerdo, no sabemos de dónde viene y ciertamente nunca hemos visto una versión de la gripe que cause coágulos de sangre y destruya los pulmones, a veces en horas.

A lo que nosotros, es decir, «el público colectivo», hemos estado expuestos, junto con la enfermedad, es a lo que también se llama, en círculos empresariales, «gestión de hongos».

Esto es cuando se mantiene a uno en la oscuridad y se le alimenta con una dieta constante de estiércol de caballo.

Muchos millones de personas culpan al «Zar del COVID» Fauci, y no están del todo equivocados.

La excusa es común tanto al gobierno como a la industria médica, que tienen una cosa en común: tratan a sus pacientes, aunque sean «votantes», como niños ignorantes y voluntariosos. El régimen que prescriben es una dieta de mentiras descaradas, medias verdades elaboradas y predicciones diluidas. Somos demasiado infantiles para que nos digan la verdad.

¿Cuál es esa verdad? Sin complicar al lector con lo que no es más que un inciso, el COVID es una de las muchas enfermedades creadas por laboratorios financiados principalmente por el dinero de la USAID/CIA, laboratorios dirigidos por científicos que solían trabajar para programas de guerra bacteriológica pero que ahora nos «protegen» mediante el desarrollo de nuevas enfermedades.

Los miembros de la comunidad de inteligencia saben que estas enfermedades a veces se desencadenan accidentalmente, pero que también se prueban con regularidad en poblaciones desprevenidas, viajeros de Nueva York, separatistas de Angola y Namibia o, más recientemente, en animales de granja y, posteriormente, en personas de Eurasia, principalmente Rusia, China y el Cáucaso.

Luego tenemos el COVID. Rebotó por todo el planeta a finales de 2019 y principios de 2020 de forma totalmente inexplicable, entrando en Italia, España, Estados Unidos ciertamente pero ¿cómo llegó a China?

Lo que podemos hacer es seguir las publicaciones de investigación, que ahora están siendo censuradas y a veces borradas. Encontramos investigaciones sobre el SARS/COV centradas en los EE.UU., en la Universidad de Carolina del Norte, por ejemplo, donde se desarrollaron versiones «quimeras» de una enfermedad exactamente igual al COVID en 2017 y que se escapó del laboratorio cinco veces.

También seguimos la financiación de USAID para que los estudiantes de posgrado recojan murciélagos en toda la República de Georgia para los estudios del SARS/COV financiados por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos también.

El laboratorio de Tiflis ha estado vinculado a brotes de gripe porcina y aviar, y los que gestionan y utilizan esas instalaciones también han estado vinculados a cuestiones de armas químicas, especialmente en Siria.

Estas no son necesariamente «verdades» como tales. Son sólo indicadores, parte de un mosaico que podría y debería impulsar a los periodistas de investigación honestos.

Sin embargo, qué pasaría si esta investigación, en cuanto a los orígenes de COVID-19, avanzara, siguiendo las sospechas del senador estadounidense Rand Paul que ha especulado durante las investigaciones del Congreso en los Estados Unidos, que COVID-19 es un arma biológica.

Ahora una nota oscura, una escrita sólo a regañadientes. El COVID ciertamente fue desarrollado como un arma biológica. Además, teniendo en cuenta el vasto lucro y la inexplicable «mala gestión» del régimen de Trump en los Estados Unidos, se podría suponer razonablemente que el COVID-19 fue desarrollado por el gobierno de los Estados Unidos y liberado por una cábala dentro de la Casa Blanca y el Pentágono.

Este es nuestro punto de inflexión.

El público en general no sabe nada sobre esta cábala como tal, aparte de los informes falsos de Qanon, por ejemplo. Al examinarlo, no sólo Qanon está siempre equivocado, sino que cuando uno sigue el propósito de Qanon, es conducido a esa cábala misma. Encontramos lo mismo cuando examinamos Wikileaks como lo hizo el ex asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Zbigniew Brzezinski, arquitecto de los Acuerdos de Camp David de 1976.

En 2009, Brzezinski apareció en la National Public Radio con Judy Woodruff. Allí, opinó que Wikileaks estaba dirigido por una agencia de inteligencia con el propósito de planificar falsas «filtraciones» en un «mar de comida para pollos» con el fin de promover una agenda que promueva exactamente lo contrario del propósito declarado por Wikileaks, un mayor apoyo militar de Estados Unidos a Israel y una política de Estados Unidos que promueva la guerra contra Irán, entre otras cosas.

Esto abre otra puerta, la de «los filtradores».

Es curioso que no se filtre nada sobre el COVID-19 cuando todavía se pueden encontrar fácilmente, por el momento, decenas de documentos clave que describen la financiación por parte de las agencias de inteligencia del desarrollo de enfermedades del tipo COVID.

Ah, pero esto nos aleja de COVID-19 y nos lleva a esa otra «pandemia» de hace 20 años, el estallido de la guerra en todo Oriente Medio ligado a los acontecimientos del 11-S.

Veamos, por un momento, algunos puntos en común aquí.

Las elecciones de 2000 no sólo fueron amañadas, sino que además se hicieron abiertamente. El recuento final real en Florida, donde el Tribunal Supremo de Estados Unidos detuvo el recuento de votos basándose en una amenaza imaginaria de desórdenes civiles dirigida por Roger Stone (el motín de los Brooks Brothers), hizo que Bush (43) perdiera por 20.000 votos.

Las auditorías en Ohio mostraron la votación en algunos recintos electorales por encima del 100%, algo que vimos en Wisconsin en 2016 con Trump.

Esta es un área donde la divergencia entre la «verdad» reportada y la «verdad real» es aterradora. Para los que siguen los temas del «mundo real», no sólo las elecciones de 2000 parecieron abiertamente amañadas, sino que las de 2004 parecieron peores.

Durante un juicio electoral, se supo que los operativos de Bush habían contratado a un consultor informático para que trabajara con una empresa de máquinas de votación para hackear las máquinas utilizando memorias flash. Las máquinas de votación no están conectadas a Internet.

Esto se hizo utilizando «observadores electorales» que fueron reclutados por un «think tank» extremista financiado por un misterioso grupo de multimillonarios que controlan Hollywood, los medios de comunicación, las grandes petroleras, las grandes farmacéuticas y las industrias de defensa, no sólo en Estados Unidos sino en todo el mundo.

Este es el mismo grupo que ganó trillones, no miles de millones, con la Guerra Global contra el Terror, las armas, el petróleo robado, la especulación de la deuda y aún más con COVID-19.

Además, «ellos» están obteniendo una «doble» e incluso «triple» retribución a través de una conspiración antivacunas cuidadosamente diseñada que está estrechamente vinculada a los extremistas e incluso a los terroristas, en los EE.UU. pero también en toda Europa.

Aquellos que buscan derrocar la constitución de los Estados Unidos e imponer una regla de «una sola religión» como lo establece el General Michael Flynn, quien bien podría ser el verdadero «Q» detrás de Qanon, también se están basando en el desastre de COVID y la locura anti-vacuna, combinada con los sentimientos anti-inmigrantes, para reconstruir una Europa dirigida por los nazis.

De hecho, este mismo movimiento anti-inmigrante está siendo utilizado para unir a los extremistas de todo el mundo. También hay que tener en cuenta que la propia inmigración está impulsada, no sólo por las economías fracasadas basadas en la deuda, sino también, hoy en día y desde hace 20 años, por el militarismo y el terrorismo de falsa bandera envueltos en la retórica de la «revolución de colores» y el «cambio de régimen».

Sin embargo, nadie llega hasta aquí, desde luego ni la prensa, ni Hollywood, ni nuestra dirección política colectiva. Los que se acercan a esta «pista», por así decirlo, son tachados de antisemitas o de teóricos de la conspiración.

El insulto allí, obvio para todos, es la historia de los medios de comunicación controlados que trabajan mano a mano con las cábalas que comenzaron la Primera y la Segunda Guerra Mundial y casi todos los conflictos antes y después, hasta antes del nacimiento de Cristo.

Conclusión

Aterrizamos aquí inexorablemente, que la «verdad» como tal es un bien escaso y puede existir pero no dentro del contexto de interminables narrativas falsas.

Una verdad es evidente por encima de todas las demás: que los medios de comunicación no nos salvarán. Ciertamente, no van a ofrecer la «verdad» ni pueden hacerlo, sobre todo porque la mayor parte del periodismo de investigación es entregado en mano por las agencias de inteligencia a sus activos envueltos en sus premios Pulitzer.

Detrás de todo esto, los gigantes de las redes sociales, pero ¿son realmente gigantes? No dejemos de lado a Wikipedia, la falsa «enciclopedia» en línea que nos dice quién diseñó nuestras motocicletas con asombroso aplomo mientras difunde bulos «certificados», calumnias y teorías conspirativas que inundan desde los sitios negros de datos financiados por la CIA/USAID en Haifa y Tel Aviv.

Sin los algoritmos diseñados por la teoría del caos de Google, Facebook y otros, los «vulnerables mentales» cuidadosamente perfilados no podrían ser alimentados con una dieta continua de control mental.

Esto no sólo ha creado un ejército de ignorancia armada, sino uno que se autofinancia.

GORDON DUFF New Eastern Outlook

Gordon Duff es un veterano de combate de los marines de la guerra de Vietnam que ha trabajado durante décadas en cuestiones relacionadas con los veteranos y los prisioneros de guerra y ha sido consultor de gobiernos con problemas de seguridad. Es editor senior y presidente del consejo de Veterans Today, especialmente para la revista online «New Eastern Outlook«.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s