LSD, AGENTES SECRETOS, MONSTRUOS MENTALES Y UNA CONSPIRACIÓN: ¡TODO EN UNO!

NICK REDFERN Mucha gente podría considerar que la extraña idea de que los seres cambiaformas esté relacionada con el mundo de los agentes secretos, los experimentos extraños y ultrasecretos, y la manipulación de la mente humana, es demasiado extrema para aceptarla. Pero estarían equivocados. De hecho, estarían muy equivocados. A veces, la verdad es mucho más extraña que la ficción más descabellada, y de formas apenas imaginables. La historia en cuestión, que estoy a punto de desvelarles, se remonta nada menos que a un caluroso día de verano de principios de los años 50 y a una pequeña localidad francesa llamada Pont-Saint-Esprit, situada en el sur del país. Se trata de una ciudad tranquila y agradable, llena de mucha historia que se remonta a los años 1700. Sin embargo, hoy en día es un lugar decididamente infame, sobre todo a raíz de una extraña serie de acontecimientos que comenzaron el 15 de agosto de 1951. Esa fue la fecha en la que se desató el infierno en Pont-Saint-Esprit, y numerosos habitantes de la ciudad adoptaron la forma de animales merodeadores, al menos en sus mentes. La historia oficial es que los habitantes del pueblo fueron víctimas de un hongo llamado cornezuelo, que puede afectar al centeno. Hace mucho más a la persona que come el centeno infectado: provoca alucinaciones gráficas y aterradoras, como deja claro la autoridad en materia de hombres lobo / cambiaformas Linda Godfrey. Dice, en su libro de 2006, Hunting the American Werewolf (La caza del hombre lobo americano), que «el cornezuelo se considera ahora ampliamente como una posible causa de la locura bestial». Según esta teoría, no fue la influencia demoníaca, sino la ingestión de Claviceps purpurea (que contiene un compuesto similar al LSD), lo que condujo al comportamiento demente y, por tanto, a las ejecuciones, de muchas supuestas brujas, hombres lobo y vampiros.»

(Nick Redfern) Linda Godfrey, experta en los notorios acontecimientos de agosto de 1951. Pasando el rato con Nick Redfern

El día comenzó como algo normal para los habitantes de esta relajada y pintoresca ciudad. Al anochecer, sin embargo, parecía una escena sacada de The Walking Dead: lo que parecía ser una infección furiosa estaba por todas partes, y los que estaban libres de esa misma infección percibida se encogían detrás de las puertas cerradas, temerosos de convertirse en las próximas víctimas de lo que fuera que había maldecido a la gente de Pont-Saint-Esprit. Cientos de personas se paseaban por la ciudad, en estado bestial, gruñendo, aullando y provocando el caos. Otros juran haber visto a sus conciudadanos transformarse en criaturas horribles, como hombres lobo, gárgolas y demonios. En total, cerca de 260 personas se vieron afectadas de forma terrible. Siete personas murieron. Y más de cuatro docenas quedaron tan traumatizadas psicológicamente que fueron recluidas temporalmente en asilos locales, por su propio bien y por el de la gente no afectada del pueblo. Pero, ¿fue realmente el cornezuelo la causa de la devastación y la muerte? Aquí es donde las cosas se vuelven realmente controvertidas. Uno de los que profundizó en el misterio de lo que estalló el 15 de agosto de 1951 fue H.P. Albarelli, Jr. Fue el autor de un enorme libro titulado A Terrible Mistake (Un terrible error). Se trata de una inmensa investigación de 826 páginas sobre la misteriosa muerte en 1951 de un hombre llamado Frank Olson, un brillante químico que, a principios de los años 50, trabajaba para la División de Operaciones Especiales del Ejército de Estados Unidos en Camp Detrick. Hoy en día, se llama Fort Detrick, y es el lugar donde los militares llevan a cabo investigaciones y estudios sobre temas como la guerra química, la guerra biológica y los virus mortales.

(Nick Redfern) Terrible cambio de forma de la mente y de los psicodélicos

Sin embargo, a principios de la década de 1950, los asuntos relacionados con el llamado control mental y los Candidatos Manchurianos eran parte fundamental del trabajo de Camp Detrick. Pero, para Olson, que estaba a la vanguardia de la tecnología de manipulación mental, su trabajo no estaba destinado a durar. Ni tampoco su vida. Olson murió el 28 de noviembre de 1953, a consecuencia de una, ejem, «caída» desde el décimo piso del Hotel Statler, en Manhattan. Hoy en día, la teoría predominante es que Olson -que empezó a arrepentirse de haber trabajado en los controvertidos programas- fue arrojado a la fuerza por la ventana de la habitación por agentes que temían que Olson estuviera a punto de sacar a la luz la enorme cantidad de personas involuntarias a las que se les había administrado potentes psicodélicos, brebajes químicos y otras sustancias que alteraban la mente, y todo ello en nombre de la seguridad nacional. Pero, ¿qué tiene que ver todo esto con los cambiaformas? Veamos. Es un hecho que Frank Olson -mientras mantenía un discreto contacto con sus homólogos de la Inteligencia francesa– viajó a Francia tanto en 1950 como en 1951, siendo este último el año en que la ciudad de Pont-Saint-Esprit se convirtió en un caos, como Albarelli, Jr. señaló con precisión en su libro. Los franceses estaban tan interesados como los norteamericanos (y los rusos y los británicos también, como todo parece indicar) en cómo se podía manipular clandestinamente la mente humana. En vista de todo esto, es muy notable que el nombre de Olson aparezca en documentos de la CIA, previamente muy clasificados, sobre los acontecimientos de Pont-Saint-Esprit. Uno de esos documentos, que ha salido a la luz gracias a los términos de la Ley de Libertad de Información de Estados Unidos -cuyo título se ha oscurecido por razones de seguridad nacional- dice: «Re: Pont-Saint-Esprit and F. Olson files. Archivo de la operación SO Span/Francia, incluido Olson. Archivos de inteligencia. Llévalo a Berlín y dile que se encargue de enterrarlos».

Aunque esta comunicación está redactada en un lenguaje cauteloso y precavido, vincula claramente a Olson con Pont-Saint-Esprit, y deja bien claro que lo que realmente ocurrió -y que llevó a la gente a creer que ellos y sus amigos se estaban transformando en bestias salvajes- debía mantenerse oculto a toda costa. «Enterrado», incluso. Quizá uno de esos costes fuera la vida de Frank Olson. Albarelli, Jr. dejó claro que, en su opinión, la ciudad de Pont-Saint-Esprit fue un objetivo deliberado de figuras poderosas y oscuras que querían saber hasta qué punto se podía jugar con la mente humana a gran escala, y eligieron el 15 de agosto de 1951 como fecha para iniciar el experimento. Las teorías incluyen un potente psicodélico introducido en el suministro de agua de la ciudad, una cantidad más que abundante de LSD utilizada de forma similar, y posiblemente incluso un aerosol de uso aéreo que se utilizó para rociar la ciudad, al estilo del polvo de los cultivos. Sea cual sea la respuesta, los habitantes de Pont-Saint-Esprit no han olvidado aquel terrible día en que los habitantes de la ciudad se convirtieron en monstruos, en sus mentes, si no físicamente.

NICK REDFERN Mysterious Universe

Ahora también en Telegram: t.me/libertaliadehatali

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s