¿ES LA CONCIENCIA LA QUE PRODUCE LA REALIDAD A NIVEL CUÁNTICO?

La pregunta que molesta a algunos científicos e intriga a otros: ¿Es la conciencia una propiedad fundamental de la naturaleza? ¿Interviene profundamente en el surgimiento de los estados cuánticos que componen la realidad?

Esta es la pregunta incómoda para los físicos, pero de alguna manera insoslayable. ¿Afecta la conciencia la realidad en su nivel fundamental? ¿Es el mundo un proceso que emerge de manera interdependiente con nuestra conciencia? Casi 100 años de lidiar con el llamado “problema del observador” en la física cuántica sugieren que la realidad no puede desligarse de nuestras observaciones de la misma y tomarse como algo objetivo, que existe por su propia cuenta. Esto no significa necesariamente que sea nuestra conciencia la que produce los extraños comportamientos que emergen al observar un fenómeno; sin embargo, sí obliga a que lo consideremos seriamente, algo que incómoda a los físicos puesto que pone en entredicho la realidad material y el paradigma materialista. Asimismo, este debate tiene el enorme problema de que la física y la neurociencia no han logrado entender y producir una definición de la conciencia –se le conoce como “el problema duro de la ciencia”– y algunos físicos y filósofos materialistas incluso han llegado a creer que la conciencia es una ilusión –una ilusión generada por nuestro cerebro y sus procesos enteramente materiales.

El caso que cuestiona más seriamente la naturaleza de una realidad material independiente objetiva es el experimento de la doble rendija, en el que se presenta un colapso de una partícula cuántica. Este colapso en un estado definido ocurre de manera sorprendente en función solamente al acto de notar, y no por una perturbación física en la medición. La luz se encuentra en un estado de superposición, se comporta como una onda de probabilidades, y cuando es observada de cierta forma emerge como una partícula (de otra manera, mantiene su naturaleza de onda). Lo más extraño de todo es que la naturaleza parece saber si vamos a hacer una medición o no y se comporta en conformidad con esto (para una descripción completa de este experimento, se puede ver el siguiente video).

Esto ha llevado a algunos científicos a considerar el posible papel de nuestra conciencia en manifestar un cierto comportamiento a nivel subatómico. Eugene Wigner así lo creía: “Se deriva de aquí que la descripción cuántica de los objetos está influenciada por las impresiones que entran en mi conciencia”. El físico John Archibald Wheeler consideró que en realidad no existía la división entre sujeto y objeto sino que vivimos en un universo participativo, en el cual el acto de observación incluso ha moldeado la evolución del universo, todos los posibles estados cuánticos para llegar a este momento, a esta realidad.

Adrian Kent, de la Universidad de Cambridge, sugiere que es posible que la conciencia altera de manera sutil las probabilidades cuánticas, esto es, que la mente afecta los resultados de las mediciones. Kent mantiene que la conciencia no determina exactamente “qué es real”, pero que podría afectar la probabilidad de que cada una de las actualidades que permite la física cuántica sea la que, de hecho, observemos. Esto lo podría hacer de formas que no pueden predecirse por la teoría cuántica. En otras palabras la conciencia no estaría creando la realidad, pero sí estaría afectando qué realidad o actualidad observamos.

Roger Penrose, por otro lado, ha teorizado que la conciencia tiene un origen cuántico. La idea de Penrose de la “reducción objetiva orquestada” (Orch-Or en inglés) sugiere que el colapso de la interferencia cuántica y la superposición son procesos físicos reales. Penrose, junto con Hameroff, ha teorizado que existe una estructura material en el cerebro, los microtúbulos, que permiten una cognición cuántica. Estos codones de proteínas serían capaces de existir en estados de superposición. No hay, sin embargo, evidencia de esto.

El físico Matthew Fisher mantiene que el cerebro podría tener moléculas capaces de sostener estados de superposición cuántica más robustos, basándose en átomos de fósforo, los cuales existen en todas las células. Los núcleos de fósforo tienen un espín que los hace similares a magnetos con polos apuntando en diferentes posiciones. En un estado de entrelazamiento, el espín de uno de los núcleos depende del otro, lo cual es ya un estado de superposición que involucra más de una partícula cuántica. Esto podría resistir lo que se conoce como decoherencia y permitir la emergencia de una conciencia cuántica.

PIJAMASURF

Con información de la BBC

MIEDO, SEXO Y JOHN CARPENTER: SEIS MANERAS DE FILMAR EL MUNDO DE LOVECRAFT

IGNASI FRANCH   Los encuentros y desencuentros entre el mundo audiovisual y un clásico de la literatura de terror como Howard Philips Lovecraft han sido constantes. Aunque el autor valoró películas como El fantasma de la ópera de Rupert Julian, su opinión del cine fantástico solía ser negativa. Despreció clásicos como el Drácula de Tod Browning o el Frankenstein de James Whale. De haber conocido las primeras versiones fílmicas de sus relatos, Lovecraft difícilmente hubiese abandonado su escepticismo. Por los discretos resultados artísticos conseguidos y porque, según el ensayista S. T. Joshi, tendía a valorar las adaptaciones en relación a su fidelidad.

Y aun así, la influencia de Lovecraft es constante; las referencias e influencias (de Posesión infernal a Alien), múltiples. Con todo, los cineastas acostumbran a usar sus relatos como una inspiración más que como un modelo a seguir: es complicado llevar a la gran pantalla unas narraciones que chocan con muchas convenciones firmemente grabadas en los cimientos del cine de entretenimiento. Su pesimismo extremo, su misantropía fatalista, colisionan con la extendida convención del final feliz.

La H. P. Lovecraft Historical Society ha impulsado adaptaciones fílmicas, modestas pero fieles, de la narrativa lovecraftiana: ‘The whisperer in darkness’ y ‘The call of Cthulhu’

También es parte del estilo lovecraftiano la carencia de distensiones románticas, la ocultación de la sexualidad, incluso la ausencia de cualquier figura femenina. Los protagonistas masculinos, además, eran tan eruditos y diletantes que ya resultaban anacrónicos a principios del siglo XX. Y sus características chocan fuertemente con los estereotipos de la narrativa heroica, donde incluso los ratones de biblioteca más irredentos se transforman en action heroes cuando las circunstancias lo requieren.

Por todo ello, no debe sorprender que las adaptaciones cinematográficas más fieles hayan sido proyectos más bien amateurs o militantes, como la alemana Die farbe o The call of Cthulhu. Y que los realizadores más posibilistas se hayan acercado a las convenciones y tendencias de cada momento histórico, transformando o actualizando el material original.

La reciente The Void es otro ejemplo de este acercamiento a modas contemporáneas. En este caso, al revival ochentero y a unos thrillers que, como en el caso de Anarchy: la noche de las bestias o Green Room, toma prestados elementos del característico estilo de John Carpenter ( 1997: rescate en Nueva York).

A través de una selección de seis películas, recogemos seis maneras muy diferentes de adaptar el horror cósmico lovecraftiano a moldes diversos del cine fantástico.

Pon un poco de sexo en tu Lovecraft: Terror en Dunwich

Las primeras adaptaciones acreditadas de Lovecraft seguían el camino marcado por Roger Corman en sus versiones libres de cuentos de Edgar Allan Poe: viejos caserones, estirpes malditas… El palacio encantado, del mismo Corman, y El monstruo del terror, de Daniel Haller, incluían a personajes femeninos en cuentos góticos bastante castos. La producción británica La maldición del altar rojo, adaptación libre y no acreditada de Los sueños en la casa de la bruja, subió la apuesta y fue un ejemplo temprano de sexualización de la narrativa lovecraftiana: mezclaba las fiestas orgiásticas con la magia y los cultos.

En Terror en Dunwich, Haller fue más allá. La historia homónima de Lovecraft trataba de degeneraciones de la raza, de apareamientos entre especies, que podían tomarse como emanaciones fantasiosas del racismo del autor. El cineasta llevó la obra a un presente de choque cultural entre conservadurismo católico y cultura hippie, anticipándose a la película de culto The Wicker Man. En el filme se incluyen inquietantes representaciones del amor libre que adquieren tintes de advertencia paternalista: se entremezclan con una trama de manipulación y abusos sexuales con ecos de La semilla del diablo.

Terror ochentero con viscosidades: Granja maldita

A pesar de ser una adaptación libérrima, ‘Re-sonator’ ilustró al Lovecraft más orientado a la ciencia ficción

La posible misoginia de Lovecraft, que se enmarcaría dentro de una misantropía general, es materia de discusión. En cambio, no hay duda de su ideario elitista y racista. La coproducción italo-americana Granja maldita resulta peculiar porque incorpora ese elitismo en una historia, la de El color del espacio exterior, que no lo explicitaba particularmente. Si el relato original trataba de una familia de granjeros víctima de fenómenos extraños después de la caída de un meteorito, el filme ridiculiza al padre de familia por ser un redneck supersticioso e intolerante.

Quizá lo más llamativo del filme es su gusto por los efectos especiales desagradables y purulentos al gusto de Lucio Fulci, uno de los reyes del terror italiano y coproductor del filme, que también nos regaló alguna escena repugnante en su lovecraftiana Miedo en la ciudad de los muertos vivientes. Pero el filme también destaca por incorporar un elemento muy insólito: un protagonista juvenil más propio de las películas spielberguianas de Amblin.

El desenlace con casas en descomposición, luces difusas y persecuciones grotescas puede remitir tanto a Poltergeist como a las múltiples secuelas de Pesadilla en Elm Street.

Sadomasoquismo y ciencia ficción: Re-sonator

‘Granja maldita’ aspiró a un público joven otorgando protagonismo a personajes juveniles

Stuart Gordon es el más insistente adaptador de la obra de Lovecraft. A él le debemos Re-animator, Re-sonator, Un castillo alucinante, la española Dagon o el mediometraje televisivo Tras las paredes. En Re-animator apostó por adaptar un relato publicado por entregas, Herbert West, resucitador, usando un tono insospechado: un humor negro festivo y violentísimo. El resultado fue un gran guiñol enloquecido, desbordante de sangre y violencia.

En Re-sonator, Gordon dio otra vuelta de tuerca radical a una historia del inventor del Necronomicon. Una investigación médica sobre las propiedades de una glándula facilita que un científico abra la puerta a otra dimensión y adquiera un poder insospechado. Eran los tiempos de Videodrome y Hellraiser, así que no falta la imaginería sadomasoquista y las fantasías de dominación.

El sugerente resultado tiene poco que ver con el texto original, pero destaca por ser uno de los escasos proyectos cinematográficos que prioriza al Lovecraft sci-fi por encima del creador de mitos.

Horror existencial socarrón: En la boca del miedo

Unas novelas de terror provocan una cadena de asesinatos, y quizá algo más, en ‘En la boca del miedo’

“Trata sobre el fin, el fin de todo, sobre hombres que se convierten en cosas”, dice un personaje de En la boca del miedo para resumir un libro maldito. Este filme de John Carpenter no usa en ningún momento el nombre de H. P. Lovecraft, pero incluye multitud de guiños y referencias a su mundo: presenta una narración retrospectiva con desenlace fatalista… y está protagonizada por un misántropo que termina enloquecido por horrores indecibles.

En el filme, unos seres antiguos (resbaladizos y con tentáculos, como debe ser) utilizan las ficciones de un exitoso novelista como canal de regreso a nuestra dimensión. Un agente de seguros debe localizar al autor, cuya desaparición se ha denunciado, en plena oleada de crímenes violentos relacionados con su obra.

Como otra metaficción terrorífica de la época, La nueva pesadilla de Wes Craven, se propone un conato de reflexión, más bien lúdico, sobre la responsabilidad ética de los creadores. La insignificancia del ser humano, su pobre jerarquía como títere de fuerzas cósmicas que le trascienden, toma un camino diferente al de los textos de Lovecraft: en lugar de desolación, tenemos distancia irónica y un cierto humor negro. La mezcla de socarronería, terror efectista y artificio metanarrativo proporciona una experiencia diferente, enrarecida. Quizá eso contribuyó a que la acogida fuese muy diversa: parte de la crítica la vapuleó; a la vez, fue una de las diez mejores películas del año 1995 según Cahiers du Cinéma.

Regreso al pasado: The call of Cthulhu

Un hombre encuentra los vestigios de una investigación antropológica y periodística entre los papeles de un familiar fallecido. Versan sobre la existencia de un culto a seres paganos con forma de pulpos y dragones. The call of Cthulhu (2005) es una lograda muestra de ficción hecha por aficionados, artesanal y de medios limitados, que apuesta por convertir sus limitaciones en ejercicios de estilo. Adapta una de las obras estilísticamente más peculiares de Lovecraft en forma de mediometraje mudo, con guiños al expresionismo alemán y ecos del cine de aventuras colonialistas.

La intención era aproximarse a una hipotética adaptación cinematográfica realizada en los tiempos del escritor de Providence. Sus impulsores reincidirían con The whisperer in darkness, que persevera en algunos de los guiños estéticos arcaizantes, pero ya en forma de largometraje con diálogos. Otro proyecto parecido es la producción alemana Die farbe, que también apuesta por la estética vintage a través de una fotografía en blanco y negro. Su característica más destacable es que rehuye el efectismo y los sustos con una perseverancia casi suicida.

Thriller neocarpenteriano con toques gore: The Void


Un sheriff joven e inseguro encuentra a un hombre herido. Una vez lo traslada a un hospital, comienzan los sucesos extraños: un asesinato ritual, personas con túnica que rodean las instalaciones de manera silenciosamente amenazante… Los autores de The void apuestan por un nuevo exponente de thriller neocarpenteriano, en esta ocasión con reminiscencias de Asalto a la comisaría del distrito 13 y su alianza entre personajes enfrentados que colaboran para sobrevivir a un asedio.

Curiosamente, The Void es más carpenteriana que la película más lovecraftiana de John Carpenter (la ya mencionada En la boca del miedo). La representación de cultos con connotaciones sexuales, de transformación de la carne y apertura de puertas a otras dimensiones, también remite a diversas obras del escritor y cineasta Clive Barker ( El señor de las ilusiones). Pero quizá la aportación más destacada de los autores es el uso de las herramientas digitales para crear imágenes de insignificancia humana ante paisajes oscuros y abrumadoramente abismales. Aunque sea puntualmente, el esquivo horror cósmico hace acto de aparición en la gran pantalla.

IGNASI FRANCH            eldiario.es

LENGUAS, TRUJAMANES Y TRADUCTORES. LOS OLVIDADOS INTÉRPRETES

DIANA SOLIVERDI Entre los personajes que han participado en exploraciones y grandes viajes y que permanecen en la sombra, merecen una mención especial los intérpretes, muchos de ellos protagonistas de historias singulares que les llevaron a dominar varias lenguas: naúfragos, cautivos de pueblos indígenas o nativos que recibieron una educación especial. Sus nombres, en la mayor parte de los casos, permanecen en el olvido.

Hay miles de páginas dedicadas a los exploradores, a sus viajes llenos de peligros y de acontecimientos fantásticos que les acabarían recompensando con la gloria imperecedera. Conocemos los nombres y la historia de conquistadores, expedicionarios, viajeros y aventureros de quienes hemos oído hablar desde niños y que nos hicieron soñar con seguir sus pasos y morar con ellos para siempre en el reino de la fama. Pero nada o poco se sabe de quienes constituyeron una ayuda imprescindible para conseguir sus logros, porque sin la comunicación, la mayor parte de esas empresas hubiera sido simplemente imposible.

¿Alguna vez nos hemos preguntado cómo hacían nuestros héroes para entenderse con las poblaciones nativas de los lugares a los que llegaban para conquistarlos, explorar su territorio o llevar la evangelización? ¿Sabemos de dónde provenían esas personas que hicieron de puente de comunicación entre esos mundos? ¿Cómo es posible que dominaran varias lenguas en épocas donde la educación estaba restringida a una estricta minoría y solo se estudiaban las lenguas clásicas? ¿Cómo lograron adquirir la competencia lingüística y cultural que se necesita para llevar a buen puerto negociaciones de capital importancia, tratos comerciales relevantes u operaciones políticas de enorme delicadeza?

El tema es fascinante y aunque está poco documentado es posible bucear en los textos del pasado y encontrar referencias que nos asombran, admiran y a veces nos provocan una sonrisa por el carácter rocambolesco de la mayor parte de esas vidas prácticamente desconocidas. Este artículo pretende arrojar un poco de luz sobre la figura del intérprete, llamar la atención sobre ellos, sobre la inestimable tarea que llevaron a cabo haciendo posibles hazañas y descubrimientos que han tenido consecuencias importantísimas para nuestra vida actual y sin los que el curso de la historia habría sido completamente distinto.

En primera línea de la historia

Los intérpretes han estado siempre en la primera línea de la historia, no solo como testigos privilegiados de hechos fundamentales sino también, en muchos casos, como elementos clave. Para saber algo sobre ellos es necesario consultar su correspondencia, diarios íntimos, memorias y autobiografías, así como toda una serie de documentos en los que se habla de intérpretes siempre de manera marginal.

Sin embargo, en sus comienzos no les llamaban así, sino que recibieron muchos nombres diferentes a lo largo de los años: lenguas, lenguaraces, truchimán, trujamán y dragomán, entre otros. Habrá que esperar al siglo XVIII para que empiece a utilizarse el término “intérprete”. Sabemos que a lo largo de distintas épocas hubo una lengua franca que facilitaba la comunicación entre pueblos con distintas lenguas. Estas lenguas vehiculares se utilizaban dentro de un territorio o de un grupo social específico, pero cuando se iba más allá de de esos confines era necesario recurrir a los intérpretes. Ese fue el caso del ejército, comerciantes, exploradores o misioneros.

No puede decirse con certeza quién fue el primer intérprete de la historia ni cuándo comenzó a existir esta profesión apasionante que en sus inicios no sería tal, sino simplemente una ayuda entre dos o varios seres humanos con necesidad de comunicarse, prestada por un tercero, que por los motivos más variados y peregrinos, como veremos a lo largo de este escrito, hablaba ambas lenguas.

Hay que acudir a los egipcios para hallar la primera constancia que tenemos de traducción oral, en el 3000 a.C. este pueblo ya poseía un jeroglífico que significaba “intérprete” e “interpretación”. En los textos históricos, especialmente en los de la antigüedad clásica, contamos con numerosos pasajes relacionados con los intérpretes. Aparecen cinco en Tito Livio y varios en las obras de César o Cicerón, entre otros autores.

Un análisis del Anábasis de Jenofonte, por ejemplo, nos lleva a descubrir que durante las negociaciones entre griegos y persas cada campamento tenía sus propios intérpretes. También en el Antiguo Testamento se menciona su papel, en el pasaje de la venta de José por sus hermanos. A través de estas páginas queda patente que la interpretación siempre fue necesaria para los diferentes pueblos y el intercambio de todo tipo: cultural, comercial, etc. que surgió entre ellos.

En el imperio egipcio, en el tercer milenio, durante la sexta dinastía, los intérpretes desempeñaron un papel muy importante guiando expediciones comerciales y militares, así como en la administración de Menfis; eran los llamados dragomanes y gozaban de gran consideración por parte de los condes. Muchos de los intérpretes fueron esclavos capturados. Pero también existieron intérpretes de alta cuna, como los hijos de los príncipes extranjeros, del año 2502 a 1610 (a.C.).

Curiosamente, a la actividad de traducción se le atribuían en la antigüedad cualidades místicas, pues los intérpretes debían mediar no solo entre los hombres, sino también entre estos últimos y Dios. En las mitologías egipcia y griega los dioses Tot y Hermes respectivamente, eran considerados los creadores de las lenguas y sus mediadores.

A diferencia de los egipcios, los griegos no mostraron mucho interés por la labor del intérprete. No así los romanos, quienes la reconocieron de utilidad pública.

El ejército romano planificaba continuamente la conquista de territorios en Europa, Asia o África, haciendo imprescindible la actuación de intérpretes militares.

Durante las Guerras Púnicas, las conversaciones de paz fueron frecuentemente confiadas a intérpretes. En la segunda Guerra Púnica, en el 207 a.C., que se originó por la protesta ante la agresión de Aníbal a una colonia griega, los romanos interceptaron una carta que Asdrúbal le enviaba a su hermano Aníbal y la hicieron traducir de inmediato por un intérprete ante el senado. Éste es uno de los primeros ejemplos de traducción oral de la época, lo que en el marco académico se denomina hoy en día Traducción Oral a Simple Vista (TOASV).

Para someter a los pueblos conquistados se necesitaba de intérpretes que pudieran comunicarse con ellos. Es así como en la Edad Media esta figura también fue necesaria, sobre todo en las cortes de los soberanos.

Aunque como hemos visto podemos encontrar testimonios de la existencia de los intérpretes a lo largo de los siglos, antes del Renacimiento son muy escasas las menciones que de ellos se hacen. La razón, en parte, puede ser la perennidad de la palabra escrita frente a la fugacidad de lo oral. Otro motivo para justificar su ausencia en los anales de la historia podría ser su condición social: estas personas representantes de un mestizaje étnico y cultural, eran a menudo cautivos, mujeres o miembros de una clase inferior. A pesar del papel principal que desempeñaron, estos mediadores interculturales no tuvieron derecho a ocupar el lugar que les correspondía en los documentos históricos.

Hallamos más referencias en los escritos en bajo latín y en las obras árabes medievales. Será la Edad Media con su demanda en auge de intérpretes la que revele la importancia de su función: así por ejemplo, los cronistas franceses subrayan su relevancia durante las Cruzadas. Pero tendrá que llegar el Renacimiento para que la interpretación conozca su verdadero desarrollo: el Humanismo despertará un interés hasta entonces desconocido hacia las lenguas extranjeras y Europa se lanzará con ímpetu a la época de las grandes expediciones de exploración, descubrimiento y conquista. Esta es la época en la que se levantaron los imperios coloniales. Por eso, para seguir el rastro de los intérpretes podemos acudir a los archivos diplomáticos de fines de la Edad Media y a los archivos comerciales de la República de Venecia hasta el siglo XVIII.

A la conquista por la lengua

Pero si hay un momento en la historia en la que esta actividad adquiere todo su protagonismo y se revela indispensable será en la conquista de América. La literatura existente sobre los primeros encuentros colombinos da buena cuenta de ello.

Al principio de la conquista, al tratarse de dos culturas absolutamente diferentes hubo que establecer contacto con códigos nuevos en la lengua, la religión y en todos los aspectos sociales y culturales. Los conquistadores se encontraron con unos pueblos con los que necesitaban comunicarse y los primeros encuentros se establecieron, sin duda, mediante señales y símbolos. El siguiente paso sería la comunicación oral que pondría de relieve la enorme dificultad para entenderse entre indígenas y extranjeros.

La traducción se hacía absolutamente indispensable, pero con el tiempo se comprobó que podía tener un doble filo ya que podía ser un arma muy valiosa y peligrosa al mismo tiempo.

Siguiendo el hilo de los distintos territorios colonizados y del avance por el continente americano, descubrimos a personajes de leyenda, vidas novelescas o anécdotas increíbles relacionados con estos mediadores lingüísticos. Es interesante identificar qué tipo de intérpretes nos encontramos en el Nuevo Mundo, aquí nos ocuparemos solo de algunos de ellos: indios secuestrados, españoles náufragos primero capturados y posteriormente rescatados, prisioneros extranjeros y por último, indios que habían recibido educación. Ninguno de ellos llevaba a cabo la labor de intérprete por propia elección sino que les venía impuesta por su situación de inferioridad, bien por que estuvieran en cautiverio o bien en otras circunstancias, sometidos por los jefes españoles o los caciques indios.

Ya Cristóbal Colón en 1492 llevaba consigo a un intérprete llamado Don Luis de Torres que fue el primer intérprete español que pisó suelo cubano. Hablaba el arameo, el hebreo y el árabe y fue el primer judío que se estableció en el Nuevo Mundo. Aún sin haberse convertido al cristianismo, sirvió como intérprete al gobernador de Murcia pero para escapar al edicto de expulsión emitido contra los judíos en España, Torres renegó de su religión poco antes del primer Colón pensaba que los conocimientos lingüísticos de Torres podrían resultarle muy útiles en Asia porque le darían la posibilidad de entenderse con los mercaderes locales judíos. Una vez llegados a Cuba, con la errónea idea de encontrarse en las costas de Asia, Torres y el marinero Rodrigo de Jerez fueron enviados por Colón, el día 2 de noviembre de 1492, en una expedición hacia el interior.

El objetivo era explorar la zona, establecer contacto con su gobernante y recabar información sobre el emperador de Asia, a quien Marco Polo había descrito como el Gran Khan. Lógicamente no lograron este último propósito pero sí que harían un descubrimiento de enorme repercusión hasta nuestros días: recibidos en una villa india con grandes honores, informaron a Colón de la costumbre local de secar hojas, meterlas en cañas, quemarlas e inhalar el humo. Se trataba nada menos que del primer encuentro europeo con el tabaco.

Posteriormente en su primera escala en Guanahani, una de las Lacayas, actualmente Bahamas, Colón decidió embarcar a seis indígenas para que actuasen de intérpretes y guías. El más famoso de ellos fue el indio bautizado como Diego Colomb.

Otro indio “enrolado” como intérprete durante las incursiones españolas en los nuevos territorios fue Francisco de Chicora, nombre con el que fue bautizado.

El apellido lo tomó de su tierra, que hoy es Carolina del sur, donde fue apresado y llevado a España por Lucas Vázquez de Ayllón en 1523, circunstancia que le hizo aprender español.

Uno de los conquistadores que utilizó sistemáticamente la captura de indios que le sirviesen de intérpretes y guías fue Don Tristán de Luna Arellano. De dos de estos guías procedentes de la costa atlántica de Florida que fueron llevados a España, conocemos las andanzas de Paquinineo, joven hijo de un jefe.

A su regreso al continente americano sirvió como intérprete a los misioneros dominicos, de quienes recibió su educación, pero acabó organizando una partida para asesinarlos frustrando así la ambición colonialista española en Chesapeake.

Aunque al mencionar a estos personajes siempre se encomian sus habilidades lingüísticas, llama la atención el caso de Felipillo, quien según el Inca Garcilaso (hijo del conquistador español Sebastián Garcilaso de la Vega y de una princesa indígena) era torpe en ambas lenguas, español y quechua. Este peruano nació hacia 1510 en Puná (Perú). En 1526, siendo aún un muchacho, Pizarro le recogió, le enseñó español y más tarde le convirtió en su intérprete durante la conquista de Perú. Su poca destreza con los idiomas justificaría el que tergiversara las palabras de Hernando de Soto cuando fue a visitar a Atahualpa provocando que éste quedara preso. Aunque quizás la aparente torpeza no fuera más que una estratagema pues con el fin de quedarse con una de las mujeres de Atahualpa lo acusó falsamente de estar reuniendo tropas para acabar con los españoles y aquél fue sentenciado a muerte por traidor. Después marchó a Quito (Ecuador) con Almagro, a quien traicionó pasando información a Pedro de Alvarado, el enemigo de Almagro. Este último le perdonó y se lo llevó a Chile para espiar a favor de Pizarro pero una vez allí el indígena huyó con otros indios al enterarse del levantamiento de Manco Capac. Almagro mandó capturarle, matarle y descuartizarle. Sin duda fue una vida intensa donde las haya y que nunca se esperaría de alguien a quien se designa con ese apelativo tan familiar y casi despectivo de “Felipillo”.

Los naúfragos intérpretes

Entre las desventuras que padecieron la mayoría de quienes actuarían como enlace entre lenguas cabe destacar los naufragios. Esa fue la causa de que Hernando de Soto en su recorrido por la Florida encontrara al náufrago castellano Juan Ortiz, quien actuaría para él como intérprete de forma loable hasta Otro barco a merced de la mar dará como resultado que el cura Jerónimo de Aguilar acabase siendo el intérprete de Hernán Cortés. Desde su Écija natal marchó a América en una de las primeras expediciones que se organizaron durante la conquista. Poco tiempo después de su establecimiento en las islas del Caribe, en 1510, Núñez de Balboa capitanearía una expedición que se coronó con la fundación de Santa María Antigua del Darién. Formaban parte de la misma Gonzalo Guerrero y Jerónimo de Aguilar, quienes más tarde participarían en uno de los primeros intercambios con los grupos mayas de la península de Yucatán. Tras el naufragio del barco que transportaba a los expedicionarios, de Aguilar pasó ocho años en la isla de Cozumel.

Fue prisionero de los indígenas y escapó al sacrificio en el que fueron inmolados la mayoría de sus compañeros por ser demasiado flaco. Cuando en 1519 la expedición al mando de Hernán Cortés desembarcó en dicha isla, el religioso español fue rescatado y entró al servicio del capitán para prestar servicios como intérprete. Su largo cautiverio hizo que aprendiera la lengua de los indios y ello fue fundamental durante toda la conquista de México, especialmente con los indios de Tabasco. Con posterioridad se estableció en México donde ocupó importantes cargos y colaboró en diversas expediciones militares.

Un caso singular es el del primer intérprete negro en Cuba. Estebanico, mencionado por Alejo Carpentier y Fernando Ortiz, fue el primero de su raza del que se tienen noticias y además (de nuevo los poderes mágicos atribuidos a los lenguaraces) el primer brujo negro que hubo en Cuba. Fue llevado allí por Pánfilo de Narváez a la Florida en 1527 y estuvo en la actual Texas hasta 1539.

Un aspecto importante que cabe poner de relieve es cómo la actividad de intérprete a lo largo de la historia ha sido llevada a cabo también por mujeres, en unos siglos donde éstas tenían un escaso papel fuera del hogar y estaban llamadas solo a ser esposas y madres de familia.

Mujeres que hablaban lenguas

En la actualidad podemos decir sin miedo a equivocarnos que la gran mayoría de estos profesionales pertenecemos al género femenino. Al respecto existen varias teorías que defienden la mayor facilidad de la mujer para los idiomas y una capacidad especial para analizar el mensaje y transmitirlo de forma completa sin perder ni uno solo de sus matices.

Fue precisamente una mujer quien elevó el papel de intérprete a sus más altas cotas en una época crucial para nuestra historia. Su nombre aún resuena en nuestros oídos y está rodeado de un aura de leyenda. Las circunstancias de su vida la hacen heroína de novela y la manera en que supo hacer fructificar las situaciones de su azarosa existencia, marcada por su venta, esclavitud y separación de los suyos, la convierten en alguien admirable. Corría el año 1500 cuando en una familia noble, en la provincia de Veracruz al sur de México, nacía Malinalli, nombre en náuhatl que designa tanto un mes como unas hierbas que sirven en la fabricación de cuerdas. Malinalli Tenépal es otra de las maneras como la nombraban, haciendo claramente alusión a su don de lenguas, ya que en náuhatl “tenépal” significa “persona que tiene facilidad de palabra, que habla mucho y con animación” . Años después al ser bautizada recibiría el nombre de Marina.

Su desgracia comienza al morir su padre, motivo por el que su madre casa por segunda vez y da a luz un varón. Para favorecer al nuevo vástago y convertirle en el único heredero, la madre y el padrastro de Marina la regalaron o vendieron como esclava y la declararon muerta. Desde su región de habla náhuatl viajó a zonas de lengua maya en Yucatán, donde aprendió el idioma, después sería adquirida por el cacique de Tabasco.

La historia que la catapultaría a la posteridad comienza en el pueblo de Centla, en Tabasco, cuando tras una batalla de la que sale vencedor, Cortés recibe en obsequio un grupo de veinte mujeres jóvenes, una de ellas era la joven Malitzin o Malinche, que sería una de las primeras intérpretes de América. La índigena dominaba varios dialectos mayas aparte del náhuatl de los aztecas. De esta manera se convirtió en la intérprete de Cortés hasta tal punto con el tiempo sería llamada “la lengua de Cortés”. En las zonas donde se hablaba el náhuatl ella lo interpretaba al maya y Jerónimo de Aguilar –que desconocía esta lengua– al español.

Los encuentros con Moctezuma se realizaron gracias a esta combinación de intérpretes.

Marina amplió rápidamente sus conocimientos lingüísticos al aprender español. Se ganó la confianza del Cortés, se convirtió en su amante y llegaría a darle un hijo. Su aprendizaje de nuestra lengua llegaría a hacer innecesarios los servicios de Aguilar y la convirtió en un elemento esencial para la conquista. Sabemos fehacientemente que ella posibilitó la comunicación entre el caudillo español y varios de los líderes indígenas de la antigua América, lo que fue crucial para ganar México pues a la sazón los tlaxcaltecas buscaban aliados contra los aztecas por sus sanguinarias exigencias de sacrificio humano y pago de tributos.

El hito de su carrera como intérprete fue ese momento inicial, cara a cara, entre Cortés y Moctezuma, pero también llevó a cabo una fecunda labor en cuantiosos intercambios entre los españoles y una gran cantidad de indígenas. A su favor se dice que ella favorecía activamente las negociaciones en lugar del derramamiento de sangre.

Para muchos su papel en la historia es el de traidora de su pueblo, pero para otros es el de mujer inteligente ya que gracias a su intervención se salvó la vida de muchos aborígenes y se establecieron alianzas importantes. Para el autor mexicano Gómez de Orozco la Malinche “fue una parte instrumental de la estrategia española al interpretar en tres idiomas y al ofrecer información esencial sobre la organización económica, el conocimiento de las costumbres nativas, el orden y la sucesión de los reinos, las formas de tributo, las reglas que regían las relaciones familiares, etc.” Cortés demostró siempre su aprecio y respeto por Marina, encomiando su labor de intérprete y mediadora entre culturas; dice en una carta“Después de Dios le debemos la conquista de la Nueva España a Doña Marina”.

Hay otras mujeres de las que quedan huellas en este periplo de llegada y conquista del Nuevo Mundo. La joven Lacsohe fue capturada por Don Tristán de Luna Arellano y se convirtió en su intérprete. También encontramos referencias a una joven indígena cubana que tras su captura sería bautizada con el nombre de Magdalena y que sirvió de intérprete.

Dando un salto temporal y también geográfico nos trasladamos a Idaho, cerca del actual Bismarck al norte de Dakota, para encontrar otro ejemplo notable de mujer que destacó por su labor de intérprete. Su nombre era Sacagawea y en 1804 con Jefferson como presidente de Estados Unidos, esta indígena de la tribu shoshone, guió la primera expedición oficial en cruzar Norteamérica. Su tarea era la hacer de intérprete del capitán Meriwether Lewis y del teniente William Clark, quienes iban a la cabeza de la exploración organizada por Thomas Jefferson para documentar una ruta terrestre que llevara al Océano Pacífico desde el río Misissipi. Fue la única mujer que formó parte del grupo expedicionario.

De nuevo en su aprendizaje de lenguas nos encontramos con un episodio de secuestro: a los doce años fue raptada de su aldea, de ahí que aprendiera varios dialectos indios.

La complicada y larga expedición tenía que atravesar varios estados donde habitaban tribus contrarias a la conquista. Sacagawea, gracias a su dominio de distintos idiomas indígenas, actuó como intérprete de estos dos grandes exploradores. En la historia ocupa un lugar relevante no solo porque ella misma fue una gran exploradora sino porque además de actuar como puente de comunicación lingüística sirvió como enlace entre culturas. Respondiendo a esa antigua creencia que atribuía a los “lenguas” propiedades místicas o chamánicas, esta mujer poseía conocimientos sobre plantas medicinales y curativas, lo que unido a sus servicios de traducción propició que la misión fuera un éxito.

Con el tiempo llegaría a dominar el hidatsa y el francés a causa de su matrimonio con un canadiense francés, Toussaint Charboneau, que hablaba ambas lenguas, convirtiéndose en un caso admirable de poliglotismo. Hoy en día la moneda de un dólar estadounidense lleva inmortalizado el retrato de esta soshon.

En puridad no podemos hablar de retrato ya que no nos han llegado imágenes de ella pero puede considerarse un homenaje a su figura y a su hijo Pompy (que significa primer viajero) de quien no se separó y que acurrucado en las espaldas de su madre realizó todo el periplo.

Como intérprete y viajera siento una profunda admiración por estos predecesores que a lo largo del tiempo y a través de los más intrincados vericuetos y las circunstancias más extremas tuvieron la capacidad de aprender lenguas distintas a la suya, de abrir su mente a nuevas culturas y nuevas formas de pensar, de asimilarlas y de entrar en empatía con aquellos a los que prestaban servicio, aunque en ocasiones hubieran sido los causantes de su desdicha, para transmitir su pensamiento y actuar como enlace entre mundos que de otra manera hubieran permanecido incomunicados para siempre. Porque esa es la difícil y sutil tarea de un intérprete. Sirvan estas páginas como homenaje a todos ellos.

 DIANA SOLIVERDI                                  Sociedad Geográfica Española

ULURU, LA ROCA SAGRADA DE AUSTRALIA

La roca más grande del mundo, Ayers Rock, o Uluru, como los aborígenes la llaman, se sitúa a 450 kilómetros al lado de Alice Springs. Esta piedra única desempeña un papel vital en la mitología y las prácticas espirituales de los indígenas en el continente. Su altura es de 348m. con una circunferencia de 9 kilómetros.

De acuerdo con las creencias de las tribus que habitan en el desierto occidental, Uluru es una bestia mítica, que enterró la cabeza en la arena. Una vez al año levanta su cabeza para comprobar el desierto y el pueblo. Los chamanes son quienes se comunican con esa bestia y saben cuándo llegará el día. En ese día la gente celebra el día de la roca. Todas las tribus de Australia se reúnen alrededor de Uluru. Algunas de las tribus rezan a la roca sagrada para pedir suerte y prosperidad. Para otras tribus Uluru es el hogar de los espíritus malignos. Ellos sólo rezan para que estos malos espíritus se olviden de ellos.

Uluru también es un misterio para los meteorólogos. Ninguno de ellos es capaz de predecir cuándo lloverá. Es interesante mencionar que en la mayoría de los casos, la lluvia cae sólo en el área sobre y alrededor de la roca Uluru. Sin embargo, los aborígenes y sus chamanes son capaces de predecir estas precipitaciones. Cuando saben que la lluvia viene empiezan los preparativos. Todos ellos se preparan para viajar, ya que se reunirán alrededor de Uluru cuando comience a llover.

El aguacero que cae sobre la montaña sagrada no es un evento común. A veces pueden pasar años antes de que llegue la nueva lluvia. Pero la lluvia que cae sobre Uluru ni siquiera se parece a la lluvia regular. Se produce una transformación única de las condiciones climáticas. El día se convierte de soleado a nublado en sólo unos minutos. El viento empieza a soplar y el aguacero inunda las tierras. La lluvia no dura mucho tiempo y en tan sólo unos minutos el clima mágicamente vuelve a su estado normal: cálido y soleado.

Sin embargo, el agua que cae sobre Uluru continúa fluyendo sobre la roca hasta que se drena hacia dentro. Cuando las nubes se dispersan y el sol brilla de nuevo comienzan los flujos que corren hacia abajo de la roca como si fuera sangre sangre y Uluru se ve aún más brillante de lo que por lo general es.

Desde tiempos inmemoriales los aborígenes honran las tierras y todas las creaciones naturales como sagradas y el eje de la tierra sagrada está en la base de sus leyendas y el folclore. Los aborígenes ven la tierra como una manifestación del Sueño. Ellos creen que el suelo sagrado de Australia y Uluru posee poderes únicos. Cada tribu tiene la responsabilidad de cuidar de algunos de estos lugares y objetos sagrados. Algunos de estos lugares están dedicados a héroes mitológicos del folclore aborigen, otros a los espíritus del Sueñ, entidades divinas que forjaron el mundo que nos rodea. El lugar sagrado es señalado y delimitado por los chamanes. Ellos identifican estos lugares gracias al antiguo conocimiento pasado de un chamán a otro.

Un centinela elegido debe proteger el lugar y sus flujos energéticos. Él es responsable de todos los rituales y ceremonias celebradas en ese lugar. Él es también el guardián de los cantos sagrados y es capaz de comunicarse con los espíritus del Sueño. De acuerdo con las tribus locales Uluru es también una puerta de entrada, una entrada al reino espiritual. Hasta hoy los aborígenes todavía mantienen fuertes creencias en los poderes únicos de Uluru.


Se cree que los Anangu son los descendientes directos del espíritu, los creadores de Uluru y la naturaleza que lo rodea. Los Anangu son los guardianes de la Roca. Su responsabilidad es proteger el monte, de cualquier forma de sacrilegio físico y espiritual.

The Shaman

MISTERIOS DE WAQRAPUKARA

Waqrapukara es tan desconocido que hasta ahora no se ponen de acuerdo en su verdadero nombre.
En runasimi “waqra” es cuerno y “pukara” el equivalente a fortaleza. Viendo la fotografía el nombre es más que elocuente. Pero los pastores de las comunidades de Acos, al sur de la ciudad de Cusco, también lo conocen como Llamapukara: “no son cuernos –aseguran– son las orejitas de una llama que está alerta ante la presencia de foráneos”.

Pese a su ubicación casi inexpugnable –en lo alto de un pico sobre los abismos que dan al cañón del río Apurímac y sobre los 4 mil m.s.n.m.– por lo menos son cuatro los antiguos caminos que llevan a esta fortaleza.

Sin duda, ambas “orejas” o “cuernos” fueron motivo de sacralización entre sus constructores. Lo mejor conservado son sus muros, escaleras, terrazas y aposentos de piedra finamente tallados al mejor estilo inca clásico.

Para el arqueólogo Miguel Cornejo, Waqrapukara representa la “arquitectura del poder. Es un santuario inca de primer orden, que denota un inmenso poder político y religioso aún no descifrado”, asegura Cornejo. “Antes de acceder a Waqrapukara se llega a un espacio formado por la erosión fluvial y eólica. Todo el entorno natural advierte desde lejos que se está llegando a un sitio especial, fuera de lo común, de una belleza incomparable”, añade el arqueólogo de la PUCP.

Waqrapukara es un buen destino de turismo de aventura y vivencial. Lo cierto es que esta ruta no pide turistas, requiere expedicionarios.

A diferencia de otros destinos con multitud de visitantes, en Waqrapukara se puede acampar en los alrededores. Recomiendo gozar el cielo nocturno. Quizás encuentre la razón por la que sus antiguos constructores eligieron este lugar mágico y misterioso.

LA REPUBLICA

EL ENIGMA IRRESUELTO DE LAS “PILAS DE BAGDAD”

Hasta saber cuántas han sido encontradas es difícil pues a menos de que hallen todos los componentes juntos, estos se pueden confundir con otros artefactos. (Imagen de reproducción de pilas de Bagdad hechas por MJ2 Artesanos).

En 1938, el arqueólogo alemán Wilhelm Konig desenterró un jarrón de arcilla, que contenía un cilindro de cobre con una barra de hierro adentro.
Había estado excavando en esa antigua tierra donde se dice que estaban el Jardín del Edén y la Torre de Babel, que hoy son Irak e Irán.
Konig trabajaba para el Museo Nacional de Irak y produjo un reporte del hallazgo proponiendo la hipótesis de que lo que había encontrado en Khujut Rabu, en las afueras de Bagdad, eran pilas eléctricas.
¿Será posible que la región cuyas civilizaciones nos dieron la escritura y la rueda, hubieran podido inventar también células eléctricas 2.000 años antes de que estos dispositivos se conocieran?
Poco después de que el arqueólogo alemán publicó sus conclusiones, estalló la guerra y se llevó el recuerdo de su descubrimiento.

¿Pilas?

Los tres componentes del misterioso artefacto.

Las piezas, de las que hay alrededor de una docena, se componen de tres partes:
1. Un recipiente de arcilla color amarillo claro
2. Un cilindro hecho de una hoja de cobre enrollada, fijado con asfalto a la boca del cuello del recipiente
3. Una vara de hierro dentro del cilindro.
El recipiente que encontró Konig mostraba signos de corrosión, y las primeras pruebas revelaron que un agente ácido, como vinagre o vino, había estado presente.
Para producir corriente eléctrica se requieren dos metales con diferente potencial eléctrico y una solución que transporte iones, conocida como un electrolito, para transportar los electrones entre ellos.
Las pruebas que hizo el arqueólogo así como varias otras que se han realizado con réplicas en las décadas subsecuentes confirman que las baterías de Bagdad pueden conducir una corriente eléctrica de entre 0,8 y cerca de dos voltios.
Conectadas en serie teóricamente podrían producir una tensión mucho mayor, pero nunca se han encontrado indicios de cables para probar que las usaban de esa manera.
Y esa es una de las razones por las cuales nadie puede decir con certitud qué son estos artefactos.

Envueltas en mitos

Sabemos cómo son pero lo demás sigue siendo un misterio.

“Las baterías siempre han despertado interés como curiosidades”, le dijo hace unos años el Dr. Paul Craddock, un experto en la metalurgia del antiguo Medio Oriente del Museo Británico, a Arran Frood de la BBC.
“Hasta donde sabemos, nadie ha encontrado nada parecido. Son únicas; son uno de los enigmas de la vida“.
Incluso entre los arqueólogos que están de acuerdo en que los dispositivos eran baterías, hay muchas conjeturas sobre cómo podrían haber sido descubiertas y para qué las utilizaban.
Hay tantas versiones de su historia que es difícil establecer algo con claridad.
Algunos dicen que las pilas fueron excavadas; otros, que Konig las encontró en el sótano del Museo de Bagdad cuando se hizo cargo como director. No hay una cifra definitiva sobre cuántas han sido encontradas y su antigüedad está en disputa.
La mayoría de las fuentes datan las baterías alrededor de 200 A.C., en la época del Imperio parto, que existió hacia el 250 a.C. y el 225 d.C.

La región que nos ha dado tanto, ¿habrá tenido pilas eléctricas?

Pero los hábiles guerreros partos no eran conocidos por sus logros científicos.
“A pesar de que esta colección de objetos se fecha generalmente como pertenecientes al Imperio parto, las razones de esto son confusas”, le dijo a la BBC St John Simpson, también del departamento del antiguo Medio Oriente del Museo Británico.
“El jarrón en sí es del Imperio sasánida (226-651). La discrepancia presuntamente se debe o a una identificación errónea de la edad del recipiente de cerámica o del sitio en que fueron encontrados”.

Saber sin entender

En la historia de Medio Oriente, el periodo sasánida marca el final de la era antigua y el comienzo de la era más científica medieval.
¿Podría la ciencia de la antigua Persia haber captado los principios de la electricidad y llegado a este conocimiento?
Tal vez no. Muchos inventos son concebidos antes de que los principios subyacentes se hayan entendido correctamente.
Los chinos inventaron la pólvora mucho antes de que se dedujeran los principios de la combustión, y el redescubrimiento de viejas medicinas herbarias ahora es un suceso común.
Uno no siempre tiene que entender por qué algo funciona para saber que funciona.

Los usos posibles

Hay quienes han propuesto que las pilas se podrían haber utilizado con fines medicinales.
Los antiguos griegos escribieron sobre el efecto analgésico de peces eléctricos al aplicarlos a las plantas de los pies.
Pero la corriente era tan baja que probablemente era ineficaz contra los dolores fuertes, y casi una pérdida de tiempo en comparación con otros analgésicos en el mundo antiguo, como el cannabis, el opio y el vino.

El oro ciertamente está presente en lo que hoy es Irán pero la falta de objetos dorados de la época pone en duda la hipótesis del dorado.

Otros científicos creen que las baterías se utilizan para la galvanoplastia -la transferencia de una capa delgada de metal a otra superficie de metal- una técnica que todavía se utiliza hoy en día.
En la fabricación de joyas, por ejemplo, una capa de oro o plata se aplica a menudo para realzar su belleza en un proceso llamado dorado.
El problema con esta hipótesis es la falta de artículos encontrados en ese lugar y esa época en los que se haya usado la galvanoplastia.
Otra teoría es que fuera utilizado en rituales mágicos.
O podría haber sido sólo un contenedor en el que, gracias a la corriente que le pasaba al merodeador, mantenía secretos a salvo.
Como los que guardan sobre sí mismas, hasta el día de hoy, las llamadas pilas de Bagdad.

BBC Mundo

LAS TORRES DEL SILENCIO ZOROÁSTRICAS

Una Torre del Silencio o Dajmeh en persa, es una construcción cilíndrica sobre la cima de una colina donde los zoroástricos colocaban a sus cadáveres para que los buitres los devoraban como parte de sus ritos funerarios. La ciudad iraní de Yazd alberga numerosas de estas torres, aunque ahora únicamente sirven de atracción turística, ya que hace tiempo que dejaron de practicarse sus originales propósitos.

Los cuerpos de los difuntos eran colocados sobre la cima de la torre y expuestos así al sol y a las aves de rapiña. La torre estaba rodeada por muros para evitar que se puediera observar la espantosa vista de las grandes aves devorando los cuerpos de los finados. Así, en poco más de una hora prácticamente sólo quedaban los huesos descarnados.

Según las creencias zoroástricas la naturaleza y sus cuatro elementos, tierra, agua, aire y fuego, son sagrados. La muerte era un triunfo temporal del mal sobre el bien, un demonio que contaminaba todo con lo que entraba en contacto por lo que había que deshacerse del cuerpo con la mayor seguridad posible, por lo que se consideraba lo mejor que lo devorase otro animal.

El techo de las torres se dividían en cuatro anillos concéntricos. Los cuerpos de los hombres se disponían alrededor del anillo exterior, las mujeres en el segundo círculo, y los niños en el tercer anillo. Una vez que un cuerpo era descarnado por los buitres, los huesos eran rociados y lavados con ácido nítrico puro y cal apagada para una purificación adicional. Después de que los huesos hubieran sido blanqueados por el sol y el viento (lo que podría llevar hasta un año) se recogían en un pozo osario en el círculo más interno de la torre. Ayudados por la cal, se desintegrarían gradualmente y el resto el agua de lluvia lo arrastraría a través de múltiples filtros de carbón y arena (que impedían que la tierra sagrada se contaminara).
En esencia, una Torre del Silencio era una tumba reutilizable. Sus procedimientos ceremoniales fueron manejados por los guardianes residentes que vivían en un pequeño lugar techado cerca de la torre en lo alto de la colina, mientras que los familiares del difunto se quedaban en una casa abajo y nunca se les permitía entrar. Los guardianes residentes tendrían acceso a la parte superior de la torre para realizar sus tareas a través de una escalera. A principios del siglo XX, los zoroastrianos iraníes abandonaron gradualmente su uso y comenzaron a favorecer el entierro o la cremación.

Según sus acólitos, el uso de este método funerario tenía sus beneficios. Así, no habría diferencia en el método de eliminación, independientemente de la clase o la riqueza del fallecido y, por lo tanto, todos serían tratados por igual. Además impediría que un cuerpo se descompusiera bajo tierra y ratones y gusanos se alimentaran de él.

 

 

 

 

 

 

 

 

BIBLIOTECA LIBERTALIA (abril 2017)

Una selección de libros, no necesariamente novedades, que me parecen interesantes y que, si puedo leer, en un futuro escribiré un artículo más extenso sobre ellos.

Si las editoriales están interesadas en enviar material o información para futuros artículos, reseñas o difusión pueden dirigirse a :
LIBERTALIADEHATALI, VICENTE MORALES, nº 7

28043 MADRID España

o a libertaliadehatali@yahoo.es

SERES DE OTRA DIMENSIÓN
Explorando lo inexplicable
R. R. López

¿Nos visitan seres de otras dimensiones? R. R. López nos desgrana este misterio a través de un viaje apasionante hacia los rincones y eventos más enigmáticos de nuestro mundo.

Sinopsis de Seres de otra dimensión:
Desde tiempos inmemoriales la humanidad tiene visitantes misteriosos. Dioses, extrañas criaturas y monstruos aparecen en nuestra realidad para luego desaparecer sin dejar rastro, originando pesadillas, mitos y religiones. Los avances en áreas de estudio como la neurología o la física abren una nueva posibilidad para desentrañar este misterio.

A lo largo de este libro se analiza el fenómeno, desde el inicio de la especie y la psique humanas hasta el presente, rastreando evidencias de la presencia de estos seres en nuestra historia y cultura, aportando testimonios directos inéditos que ha recopilado en sus investigaciones, y analizando las hipótesis, tanto escépticas como heterodoxas, para dar con una posible explicación a estos sucesos.

https://www.planetadelibros.com/libro-seres-de-otra-dimension/244898

UN ESPÍA EN LA TRINCHERA
Kim Philby en la guerra civil española. XXIX Premio Comillas
Enrique Bocanegra

Una apasionante investigación sobre las actividades en España del espía más famoso de todos los tiempos: el agente doble británico Kim Philby (1912-1988).

Reclutado por los soviéticos con apenas 22 años, poco después de graduarse en Cambridge, a partir de los años cuarenta ocupó cargos clave en el servicio secreto británico, el legendario MI6. Tras desertar a la Unión Soviética en 1963, su caso salta a la luz pública y provoca un intenso debate sobre cómo fue posible que un alto cargo de la elite británica traicionase durante décadas a su propio país. Sin embargo, el capítulo menos conocido, y que la obra descubre por completo al lector, fue su primera misión, cuando el servicio soviético le ordena instalarse en España en plena guerra civil.

https://www.planetadelibros.com/libro-un-espia-en-la-trinchera/245223

LOS IBEROS
Imágenes y mitos de Iberia
Rafael Ramos

Esta obra, fundamental para el conocimiento de los pueblos iberos, va más allá de la visión que tenemos de ellos como un pueblo guerrero. Lo cierto es que mostraron un gran interés por el arte y sus distintas manifestaciones. Los iberos. Imágenes y mitos de Iberia, recoge una aproximación al territorio ibérico, sus pueblos y sus aspectos socioculturales, así como una detallada descripción de sus piezas artísticas más significativas, pues las imágenes permiten identificar divinidades a las que rindieron culto y asociar a ellas relatos directa o indirectamente transmitidos por los llamados textos clásicos. A través del análisis de la imaginería ibera podremos deducir que existió una primera fase ibérica en la que fueron los monarcas quienes, con las representaciones plasmadas en sus monumentos funerarios, quisieron legitimar su estirpe y su poder, pero que después, a partir de finales del siglo V a. C., el control de los territorios y las fundaciones de ciudades dependieron de una aristocracia que se consideraba descendiente de un héroe forjador del linaje de su pueblo.

http://www.grupoalmuzara.com/a/fichalibro.php?libro=3459&edi=1

OPERACIÓN CABALLO DE TROYA de JOHN KEEL (Autor), REEDICIONES ANOMALAS (Redactor), OSCAR BOMETON (Ilustrador)

¿Qué se esconde detrás de los esquivos Objetos Volantes No Identificados y sus disparatados tripulantes? En “Operación Caballo de Troya”, John Keel (1930-2009) atraviesa las nubes del engaño para aproximarse a la esencia de la cuestión de una manera inteligente, imaginativa y muy bien articulada con ese estilo inconfundible, nunca exento de su agudo sentido del humor. Escrita en la década de los 70, muchas de sus ideas principales se mantienen no sólo vigentes, sino que siguen estando varios pasos por delante de la ufología no sólo de la de su época, sino de la actual. Una obra fundamental que plantea tantas respuestas al enigma de los No Identificados como nuevas preguntas, y que no sólo sirve para reflexionar, sino también para disfrutar del misterio en estado puro NOTA: Esta edición contiene un pequeño error tipográfico en el caracter “d” en cursiva, lo cual no afecta la experiencia de lectura pero creemos conveniente advertirlo.

https://www.amazon.es/dp/8461786890
https://es-es.facebook.com/ReedicionesAnomalas/

POLÍTICA Y GEOPOLÍTICA PARA REBELDES, IRREVERENTES Y ESCÉPTICOS
Augusto Zamora

Recibimos más información que nunca, y, sin embargo, también está más condicionada que nunca, pues la constitución de un oligopolio mediático hace que dicha información tenga un claro sesgo que sirve a los intereses de sus dueños. Y este hecho se ve reflejado con particular crudeza en el ámbito de la política y la geopolítica, donde la visión global de un mundo dividido entre «buenos» (neoliberales) y «malos» (todos los demás) es continuamente martilleada por televisiones, radios y cabeceras periodísticas. De ahí que, para entender bien nuestro mundo (y tratar de cambiarlo, ahora que aún estamos a tiempo), sea necesario casi partir de cero.
Tal es el objeto de este libro. Dirigido a un público joven de 18 a 90 años, en sus páginas se desgranan los conceptos, las teorías y los protagonistas que han dado y dan forma al contexto sociopolítico que nos rodea. De las proyecciones cartográficas a la Guerra Fría, de los «Estados fallidos» a los «Estados canallas», de Estados Unidos a Afganistán, de la Guerra Fría a los bancos, ofrece un panorama que sin duda sorprenderá al lector, pues no acaba de cuadrar con la «versión oficial».
Un texto ameno e irónico que, sin perder el rigor, se dirige a todos los «escépticos, sumisos e inadaptados» que no comulgan con lo que dicta el establishment ni con las supuestas «verdades» sobre las que se cimenta la –triste– realidad. Y no sólo a los que ya son conscientes de ello, sino a los que aún no lo saben.

http://www.akal.com/libros/PolItica-y-geopolItica-para-rebeldes-irreverentes-y-escEpticos/9788496797994

SE ABREN LAS PUERTAS DEL SÓTANO
Daniel Valverde Góngora

Cuando los amantes del Misterio abran las páginas de este sótano sellado descubrirán nuevos puntos de vista de los mitos de siempre. Daniel Valverde es un gran conocedor de historias y, ante todo, un magnífico divulgador que nos invita a cuestionarnos qué hay detrás de los relatos sobre el Más Allá y, por qué no, el Más Acá.

¿Quieren saber qué se escondió tras la famosa “Bestia de Gévaudan”, una extraña criatura que, en el siglo XVIII, dejó a su paso un siniestro reguero de centenares de muertes en el sur de Francia? ¿Qué diantre ocurrió en Tunguska? ¿Fue un ovni escacharrado lo que se estrelló en la taiga siberiana en 1908? ¿Se atreven a acompañar al autor hasta las frías aguas del mítico lago escocés en busca de la escurridiza guarida de Nessie, del indiscutible Rey de los Críptidos? ¿Cree usted que se puede viajar en el tiempo? ¿Por qué nadie acudió a la fiesta para temponautas organizada por Stephen Hawking? ¿Saben realmente en qué consiste un exorcismo? ¿Qué les parece viajar hasta la fantasmagórica Edimburgo para toparse cara a cara con el malvado espectro del tirano juez George Mackenzie o con el fantasma de Annie, una niña que aún sigue habitando el Mary King´s Close? ¿Saben que hubo un fantasma en la prisión-castillo nazi de Colditz y casi dos mil intentos de fuga? ¿Está el temido fin del mundo más cerca que nunca?

Diez años han pasado desde la emisión del primer episodio del radiofónico “El Sótano Sellado”, dirigido y presentado por el autor de esta obra; ahora nos llega una selección de los más de cien casos que conformaron el programa. Lo inexplicable se manifiesta aquí alejado del morbo y del terror gratuito, contado sin tapujos, con un enfoque sensato y con las reflexiones más íntimas e irreverentes.

http://grupoalmuzara.com/a/fichalibro.php?libro=3400&edi=3

TEORÍA E HISTORIA DEL HOMBRE ARTIFICIAL. DE AUTÓMATAS, CYBORGS, CLONES Y OTRAS CRIATURAS
Jesús Alonso Burgos

Siguiendo una antigua tradición literaria, Frankenstein o el moderno Prometeo (1818), la famosa novela de la escritora romántica inglesa Mary Shelley, recrea una idea que los sueños individuales de los hombres y los mitos colectivos siempre habían vindicado: la posibilidad de dar vida a un ser humano desde la materia inerte como Dios dio vida a Adán desde el barro. Sin embargo, por primera vez en la historia, la novela de Mary Shelley no remitía a los viejos mitos de creación (Adán, Prometeo, el Golem, los seres creados por los dioses herreros de las mitologías africanas, etc.), sino a la técnica y el progreso, nuevos dioses de Occidente. Los sucesores del Dr. Frankenstein recorrerán el largo camino que va de la imaginación a la ciencia, de la fabricación de hombres simulados (autómatas, títeres, robots, etc.) a la fabricación de hombres reales, de la primera cirugía protésica a los cyborgs y la biogenética, de la automática a los ordenadores, del alma a la inteligencia artificial.
Teoría e historia del hombre artificial rastrea la idea de la creación del hombre a través de la historia cultural; primero a través de los mitos, las religiones, el folclore y los materialistas de la Antigüedad clásica; posteriormente a través de la filosofía, la literatura, el arte, el cine y la misma ciencia.
¿Qué responsabilidades tiene la ciencia ante la posibilidad, hoy real, de crear seres humanos? ¿Llegará el día en que los hijos poshumanos de la técnica puedan llegar a negar su parentesco biológico con los hombres nacidos del azar genético? ¿Y qué consecuencias tendrá esa negación? Tales son las preguntas que hoy están encima de la mesa de los poderosos gestores de la biopolítica.

http://www.akal.com/libros/TeorIa-e-historia-del-hombre-artificial/9788446044260

EL RUMOR DE LOS MUERTOS
Enrique Laso

Sebastián Madrigal es un joven periodista que escribe para una revista dominical sin mucho renombre. Un día, uno de sus artículos llama poderosamente la atención: «El Necronomicón», acerca de una obra que nadie sabe a ciencia cierta si existe o es solo un invento de H. P. Lovecraft. Un libro cuyo poder maligno es capaz de resucitar a los muertos, arrebatar la vida o ganar la inmortalidad.

Un millonario que ha buscado el Necronomicón durante años confía en que Sebastián es la persona idónea para encontrarlo. El reportero acepta el reto. Muy pronto descubrirá que la realidad y el mito se fusionan en una macabra pintura aterradora.

Intriga, misterio, aventura e historia de la mano de bibliófilos, millonarios, periodistas y hackers.

https://www.planetadelibros.com/libro-el-rumor-de-los-muertos/167786

EL ENGAÑO DELONGE 2ª PARTE

En la primera parte de este artículo, he argumentado que el ex cantante pop-punk convertido en icono de la Revelación-Ovni, Tom DeLonge, es utilizado como un conducto involuntario de desinformación y suave propaganda en apoyo del estado de seguridad nacional de EE.UU. Sugerí que la comunidad OVNI está siendo explotada en este contexto como un campo de pruebas fértil para monitorear cómo la desinformación moldea la creencia en una subcultura controlable y que la agenda puede relacionarse con la guerra psicológica, el potencial de militarizar la creencia en el país y en el extranjero.

Antes de continuar, vale la pena recapitular los temas y mensajes dominantes de la emergente narrativa de seguridad nacional de DeLonge, tal y como se expresa en su primer libro y en sus múltiples entrevistas para medios impresos y audiovisuales:

El fenómeno OVNI es real.
Las tecnologías exóticas están involucradas.
Mientras que las inteligencias no-humanas juegan un papel en la larga historia de los OVNIs, el fenómeno moderno es más el resultado de los programas de investigación y desarrollo humanos más secretos.
Estas tecnologías han sido ocultadas al público por razones legítimas de seguridad nacional. Muchas naciones se han dedicado desde hace tiempo a una secreta Guerra Fría por el acceso y el control de las tecnologías OVNI. Naturalmente, todo esto tiene implicaciones de largo alcance para la seguridad global.

DeLonge también ha insinuado sistemáticamente una influencia “no humana” detrás del enigma OVNI, pero hasta ahora se ha negado a especificar la naturaleza y el origen de esta influencia como le han descrito sus misteriosos “asesores”. DeLonge ha prometido que su narrativa transmedia continuará desarrollándose durante los próximos años, y, al hacerlo, “revelará” más de este intrigante hilo argumental. Sin embargo, podemos estar seguros de que todo lo que DeLonge ‘revele’ será totalmente inverificable para nuestro fin. Simplemente tendremos que tomar su palabra –para todo ello– tal como él a primera vista ha tomado la palabra de individuos y agencias que se especializan en el arte del engaño.

Escucha atentamente … ese timbre, ¿lo oyes? Ese es tu sentido común sonando la alarma. No lo ignores.

Si todavía no has leído la primera parte, te recomendamos que lo hagas ahora antes de ahondar más profundamente conmigo en el engaño DeLonge. Aquí, en la segunda parte, me concentraré menos en DeLonge y más en la historia documentada de los esfuerzos de desinformación de OVNIs. Es una cronología del engaño que se remonta a unas cuatro décadas. Debemos tratar de comprender la historia de DeLonge dentro de este marco histórico. Esto no será ni corto ni dulce, pero es necesario, y te animo a leer cada palabra.

Volveremos a Tom DeLonge al final de este artículo. Por ahora, si estás inclinado a seguir leyendo, ponte cómodo y prepárate para una historia digna del más paranoico de los thrillers de conspiración de Hollywood.

Espías, mentiras y gestión de la percepción

Los esfuerzos formales del gobierno de Estados Unidos para manejar la percepción pública de los OVNIs se remontan a principios de la década de 1950, cuando el Panel Robertson patrocinado por la CIA instigó una campaña de “desacreditación” a los OVNIs empleando el talento de psiquiatras, astrónomos y celebridades. En sus primeros años, las estructuras oficiales de poder parecían seguir las recomendaciones del Panel Robertson al pie de la letra, utilizando medios de comunicación tanto fácticos como de entretenimiento para “desmitificar y desacreditar” los OVNIs cada vez que se presentaba la oportunidad.

Un memorándum de la CIA desclasificado de principios de 1952 escrito por Walter B. Smith, Director de la CIA, dirigido a Raymond Allen, Director de la Junta de Estrategia Psicológica. En parte, dice: “… objetos voladores no identificados parecen tener implicaciones para la guerra psicológica, así como para la inteligencia y las operaciones … Sugiero que discutamos en una reunión temprana la posible utilización ofensiva o defensiva de estos fenómenos con fines de guerra psicológica”.

Mi opinión es que la propia CIA llegó a considerar sus tempranas tácticas de desprestigio como toscas, ilógicas e insostenibles. La Agencia pronto habría reconocido la futilidad de intentar refutar la existencia de un fenómeno que persistía en manifestarse públicamente a escala global. Sin embargo, fue posible manejar cómo el público percibiría el fenómeno. Más importante aún, era posible manejar cómo el público percibía la relación histórica del oficialismo con el fenómeno. A medida que pasaba el tiempo, el aparato de seguridad nacional de EE.UU. se alejó de la desacreditación absoluta de los OVNIs y en su lugar trató de abrazar y explotar lo que se estaba convirtiendo rápidamente en un sistema de creencias de la Nueva Era. A partir de la década de 1970, las agencias del estado hicieron esfuerzos concertados para manejar las percepciones populares de los OVNIs a niveles subcultural y pop-cultural en forma de “fugas” desinformativas a través de la comunidad OVNI, o a través de las narraciones de los productos de Hollywood. Los objetivos eran variados, pero la contrainteligencia y la guerra psicológica parecían ser factores de motivación clave. El efecto de estas operaciones encubiertas fue sembrar una densa narrativa conspirativa en el tejido de la moderna subcultura OVNI. Fue (y es) una interesada historia que estimulaba una desconfianza popular en las instituciones gubernamentales, mientras que simultánea -y paradójicamente- anima a los teóricos de la conspiración a mirar a esas mismas instituciones para la Verdad definitiva.

Ilustraciones de Jim Nichols

Por el bien del tiempo y el espacio, aquí saltaré tanto la gestión de la percepción OVNI y los esfuerzos de guerra psicológica de los años setenta. Puedo saltarlos porque han sido documentados a fondo en otro lugar. Si no estás familiarizado con los casos de Robert Emenegger y Paul Bennewitz, te animo encarecidamente a leer sobre ellos. Estos fueron los primeros intentos por parte de los agentes de inteligencia militar estadounidense de sembrar y empujar creencias particulares dentro de la comunidad OVNI.

Comienza el juego

Para los propósitos de este artículo, nuestra historia comienza en 1980, cuando los agentes de inteligencia fueron a toda velocidad con una ambiciosa y enormemente exitosa campaña de desinformación de OVNIs. Comenzó con el investigador William Moore, coautor de El Incidente Roswell, que había sido publicado a principios de ese año. Moore comprendió que estaba siendo utilizado por la inteligencia estadounidense, se lo habían dicho así de explícitamente aquellos que le utilizaban. Sin embargo Moore estaba bien con esto, ya que había hecho un trato secreto con ellos.

El contacto original de inteligencia de Moore era un enigmático individuo al que no se le dio nombre durante muchos años. Finalmente el autor Greg Bishop reveló que había sido Harry Rositzke (ya fallecido ), un ex oficial de alto rango de la CIA sacado del retiro. Moore se refirió a Rositzke públicamente sólo como “Halcón”. En su libro Project Beta, Greg Bishop describe cómo Halcón (Rositzke) le dijo a Moore que “representaba a un grupo de agentes de inteligencia en el gobierno de Estados Unidos que estaban cansados del secretismo que rodeaba al tema OVNI y estaban ansiosos por divulgar información más precisa al público. Ellos querían hacer esto a través de un investigador de renombre.” Moore, al parecer, era su hombre. O uno de ellos, al menos.

Director de espionaje de la CIA, Harry Rositzke , un hombre de gran prestigio e influencia en la CIA. Murió en 2002, de 91 años.

Sin embargo, había una trampa. “Para llegar a la información OVNI, tendría que estar de acuerdo en dar algo a cambio al gobierno.” Este “algo” era  ayudar a los agentes de inteligencia a plantear ideas particulares a la comunidad OVNI, mezclar la verdad con la ficción y monitorear e informar sobre cómo se estaba recibiendo, interpretando y difundiendo esta información. “Moore era un recurso, y nada más”, escribe Bishop. “Era sólo otra pieza del juego en el tablero de Halcón.”

Entra Richard Doty

En octubre de 1980, Halcón presentó a Moore a Richard Doty, un Agente Especial de la Oficina de Investigaciones Especiales de la Fuerza Aérea en la Base Aérea de Kirtland en Nuevo México. Doty se convertiría en el principal contacto de inteligencia de Moore. En otras palabras, Doty se convirtió en el controlador de Moore. Pero Doty era manejado por Halcón (Rositzke), quien estaba actuando bajo la autoridad de la CIA, o elementos dentro de ella.

Se pondría aún más complicado, como Greg Bishop observa:

En unos pocos años, Moore y sus colegas empezarían a asignar nombres de código a su creciente círculo de contactos para que pudieran hablar libremente sobre los progresos sin miedo a la identificación si fueran escuchados. A todos se les dieron  nombres de aves, y se les llamó colectivamente el “Aviario”.”

Moore acabaría por confesar de manera espectacular su papel como un activo de inteligencia en la conferencia MUFON anual en 1989. En lugar de ofrecer su prevista charla OVNI, describió cómo había hecho un trato con la comunidad de inteligencia, pero que había estado “jugando el juego de la desinformación y ensuciándose las manos lo suficientemente como para llevar a aquellos que dirigían el proceso a creer que estaba haciendo exactamente lo que querían que hiciera. Todo el tiempo continuaría abriéndose camino en la matriz de defensa e inteligencia para saber quién lo estaba dirigiendo y por qué.

La comunidad OVNI estaba indignada ante la confesión de Moore, y Moore sabía que era mejor no quedarse. Dejó el escenario rápidamente esa noche, y el campo ovnilógico también. Otros investigadores tenían poca inclinación para recoger las piezas, y la campaña de desinformación estaba lejos de haber terminado.

Richard Doty aparece en el documental de 2013, Mirage Men , dirigido por John Lundberg y basado en el libro de 2010 de Mark Pilkington.

En 1983, tres años después de su primera reunión con William Moore, Richard Doty invitó a la investigadora Linda Moulton Howe a la base de la Fuerza Aérea de Kirtland, donde le mostró lo que decía eran documentos secretos referentes a los accidentes/recuperaciones ovni y visitas de antiguos alienígenas. Los documentos sugerían que los extraterrestres de Zeta Reticuli eran los creadores de nuestra especie. Doty insinuó a Howe que los poderes ahora estaban listos para divulgar algo de esta información al público en general, y que ella debía desempeñar un papel en el proceso de aclimatación.

Pocos meses antes de la visita de Howe a Doty, el abogado de Nueva York Peter Gersten, el asesor legal de Citizen’s Against UFO Secrecy (CAUS)[Ciudadanos Contra el Secreto Ovni], también había recibido información “interna” de Doty. Howe resumió más adelante esta reunión:

Doty afirmó que el gobierno y los ETs tienen un acuerdo. Los extraterrestres podrían realizar mutilaciones animales y secuestros humanos a cambio de enseñar a expertos estadounidenses sobre tecnologías avanzadas alienígenas.”

MJ-12

Al año siguiente, en diciembre de 1984, el socio de investigación de William Moore, -el productor de Hollywood Jamie Shandera-, recibió un rollo de película sin revelar que, cuando se procesó, mostró fotos de documentos que discutían un supuesto choque de un platillo cerca de Roswell, Nuevo México, en 1947. Los documentos describían cómo la colisión del platillo llevó al establecimiento de ‘Majestic 12‘ o ‘MJ-12’, un grupo de doce científicos y militares de primera línea encargados por el presidente de dirigir secretamente el asunto de los OVNIs y comprender la verdadera naturaleza y propósito del fenómeno, especialmente las tecnologías avanzadas involucradas.

En los años siguientes, otros documentos MJ-12 fueron “descubiertos” silenciosamente. El contenido de los nuevos documentos apoyaba el de los originales, convenciendo a Shandera y Moore de que el MJ-12 era el verdadero acuerdo y que elementos dentro del gobierno de Estados Unidos habían estado involucrados en la investigación y desarrollo de tecnologías alienígenas que se remontaban a finales de la década de los 40 e incluso habían establecido tratados con los ocupantes de los OVNIs. Los hombres se sentaron ante los documentos MJ-12 durante tres años antes de que Moore los compartiera con la comunidad OVNI en junio de 1987. Lo hizo siguiendo el consejo de Halcón (Rositzke).

Los documentos MJ-12 han sido sometidos a un extenso examen forense y se ha demostrado convincentemente que son fraudulentos. Sin embargo, se está de acuerdo en que quienquiera que los creó se tomó muchas molestias para hacerlo. En resumen, los documentos, de forma realista, sólo podían ser producto de una laboriosa operación de contrainteligencia. Esto no ha impedido que la mayoría de los investigadores ovni acepten, en esencia, la historia del MJ-12. Como señaló George P. Hansen en su libro The Trickster and the Paranormal (El Tramposo y lo Paranormal), a partir de los años 80:

MJ-12, o un grupo similar de cualquier otro nombre, se convirtió en una pieza central de la teórica de los ovnílogos. Estableció un paradigma principal para muchos investigadores. Recopilaron fragmentos de evidencias e intentaron integrarlos en este marco.”

Era un marco construido alrededor de Roswell y la tentadora noción de que los círculos oficiales tenían una comprensión íntima y un firme control de la cuestión de los ovnis.

OVNIS en directo

Esta historia central emergente fue enriquecida y popularizada el 14 de octubre de 1988, con la emisión de UFO Cover-up ?: Live! (¿Encubrimento Ovni? En Directo), un programa televisado nacional de dos horas de duración que examinaba la historia y el secreto de los ovnis. Presentado por el actor Mike Farrell, el espectáculo fue catalogado como la exposición definitiva del encubrimiento OVNI. Robert Friend y el ex portavoz del Pentágono, el Coronel William Coleman, así como el cineasta Robert Emenegger y el oficial de seguridad de la Base de la Fuerza Aérea Holloman, Paul Shartle (quien afirmó haber visto unas prometidas imágenes de aterrizajes alienígenas pero nunca entregadas a Emenegger en los años setenta). También se entrevistó a varios testigos OVNIS de alto perfil.

Las estrellas del espectáculo fueron William Moore y Jamie Shandera, quienes presentaron al mundo a sus informantes aviarios, Halcón y Cóndor, que aparecieron en el espectáculo siluteados y con sus voces distorsionadas electrónicamente. Como si las cosas no fueran ya lo suficientemente misteriosas, el silenciado ‘Halcón’ no era el verdadero Halcón, sino Richard Doty, que estaba al lado de su jefe, Harry Rositzke. Más tarde se supo que Rositzke estaba sentado en el auditorio del estudio todo el tiempo, observando silenciosamente  el asunto. Más adelante se relevaría que “Cóndor” era el antiguo capitán Robert Collins de la USAF, que, como Doty, también había estado estacionado en la base de la fuerza aérea de Kirtland.

Entre ellos, Moore, Shandera, ‘Halcón’ (Doty) y Condor discutieron sobre MJ-12, recuperaciones de accidentes de ovnis (incluyendo Roswell) y la relación entre el gobierno de EE.UU. y dos entidades biológicas extraterrestres, EBE-1 Y EBE-2, así como la biología y cultura alienígena (incluyendo la pasión de los EBEs por el helado de fresa y la antigua música tibetana). En el debut pop-cultural de Blink, el Area 51 también fue mencionada fugazmente en un texto. Esto no fue un accidente, ya que el año siguiente el Área 51 serviría como el foco del siguiente capítulo de la narrativa ovni, finamente adaptada por los guardianes secretos.

UFO Cover-Up ?: Live! sirvió para cristalizar y sintetizar todos los elementos de la emergente “historia central” OVNI que había sido sembrada hasta ese momento en la comunidad OVNI por agentes del gobierno.

El espectáculo fue producido por Michael B. Seligman, que durante años había sido un organizador clave de ceremonias de los premios de la Academia. Fue y es un hombre de considerable influencia en Hollywood. También participó como productor Tracy Tormé, guionista de Fire in the Sky e Intruders. En una entrevista de 2014, Tormé me explicó su participación en el programa y los extraños acontecimientos que se desarrollaron durante su desarrollo y producción.

La historia interna

“Al principio hubo algunas esperanzas muy altas para este proyecto”, me dijo Tormé. “Serían dos horas de duración, iba a ser en vivo, no iban a reparar en gastos…. querían exponer el encubrimiento de los ovnis y demás, y todo se puso en marcha muy bien”.

Las cosas comenzaron a ponerse extrañas cuando el enigmático William Moore se obligó a sí mismo a implicarse en el proyecto. En ese momento, Moore todavía tenía que confesar su extenso papel de “agente” controlado por la comunidad de inteligencia de los EEUU. Esa confesión vendría al año siguiente. “Bill Moore quería involucrarse en el proyecto porque había oído todo sobre él”, recordó Tormé. “Así que entró y fue muy de intriga y misterio. Insistió en reunirse con los productores a puerta cerrada, y no podían contar a ninguno de nosotros lo que habían discutido.” En poco tiempo, Moore llevó a los productores a una isla en medio de los Grandes Lagos donde les presentó a sus Informantes, ‘Halcón’ (Doty, no Rositzke) y ‘Cóndor’ (Robert Collins).

“Después de esta reunión que tuvo lugar en un barco en medio de uno de los grandes lagos, Michael Seligman regresó y estaba asustado de su propia sombra”, continuó Tormé. “Quiero decir, fue simplemente increíble ver el cambio en él. Estaba muy, muy tenso de repente. Estaba muy, muy nervioso. Estaba paranoico. Él nos decía  constantemente que bajáramos la voz cuando hablábamos en las oficinas. Obviamente estaba preocupado de que alguien nos estuviera escuchando.

Tracy Tormé

Después de escuchar los cuentos de MJ-12 y quién sabe qué más de Halcón y Cóndor, Seligman mostró signos de venirse abajo. “Simplemente perdió completamente los papeles”, dijo Tormé, “comenzó a tomar muchas decisiones realmente irracionales. Estábamos haciendo un programa en vivo, pero Michael insistió en que cada persona que apareciera en la cámara durante las dos horas tenía que leer los letreros de referencia. Su razonamiento era que no quería que nadie dijera nada que no esperaba. Quería saber lo que iban a decir. Así que lo que acabó ocurriendo fue que cada entrevista tuvo una estúpida apariencia artificial y acartonada”.

Le pregunté a Tormé si sentía que el programa de televisión había sido usado y secuestrado para el propósito de desinformación OVNI. “En esa época había personas que estaban intencionalmente diseminando desinformación a un selecto grupo de investigadores, entre ellos Bill Moore, Jamie Shandera o Linda Moulton Howe”, reconoció Tormé. “Falsa información estaba siendo canalizada a estas personas. Obviamente Richard Doty fue uno de los desinformandores, y también estuvo involucrado en UFO Cover-Up ?: Live! Así que hay una cierta verdad en los rumores de la conspiración. Podrían haber existido esfuerzos externos para ejercer algún control sobre el proyecto a través de Mike Seligman, al que le temblaban las piernas por ello, y tan asustado por lo que se le había dicho, que estábamos sin timón. No teníamos a nadie a cargo de este proyecto “.

Cuando le pregunté qué podría haber causado una reacción tan extrema de Seligman, Tormé especuló:

Probablemente le dijeron algo que parecía muy ominoso, como si nos dirigiéramos hacia una invasión alienígena, o algo así. Y él se tragó la historia de cabo a rabo.

Tom DeLonge cree que está recibiendo la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad de sus misteriosos “asesores”.

Lo que nos trae, aunque brevemente por ahora, de vuelta a Tom DeLonge, al que parece que sus propios contactos oficiales le han contado una historia sorprendentemente similar. Es lo de siempre: los OVNIs representan una amenaza sin precedentes para la seguridad nacional y el secreto histórico se justifica por estos motivos, -los “malos” no lo son tanto después de todo. La historia también transmite un mensaje sutil pero potencialmente preocupante a las potencias enemigas observadoras: “Tenemos la tecnología de Star Trek, ¡no te metas con nosotros!” ¿Qué mejor manera de asustar a los potenciales agresores que de hacerles sospechar que estás en posesión de tecnologías extraterrestres super avanzadas?

Vale la pena señalar que UFO Cover-Up ? realizó entrevistas en pantalla a varios  científicos soviéticos desde Moscú. Al principio de la serie, el anfitrión Mike Farrell subraya la importancia de esta participación soviética, describiéndola como “la primera glasnost OVNI en la historia de la televisión”. Más tarde en el programa, Farrell, aún leyendo desde su apuntador electrónico, le dice a uno de los soviéticos, “gracias por abrir un nuevo canal de comunicación entre los Estados Unidos y la URSS”. No olvidemos que el programa fue transmitido en 1988 durante las duras heladas de la Guerra Fría. En un arreglo extremadamente inusual, el programa, cuyo eje fundamental era traer la historia central ovni a una audiencia masiva, fue transmitido en vivo simultáneamente en América y la Unión Soviética.

Aparte de la posible meta de jugar con la mente del enemigo, el engaño DeLonge es quizás más sensatamente visto como el último ejemplo del aparato de inteligencia plantando ideas particulares en una subcultura cercana, sembrando la verdad con la ficción y supervisando cómo esta información está siendo recibida, interpretada y difundida. Nos lleva otra vez de regreso a ‘Halcón’. Los nombres y los rostros pueden cambiar, pero el juego sigue igual.

Citando a George P. Hansen:

Cualquier análisis legítimo que intente explicar la creencia en OVNIs debe reconocer que la subcultura OVNI está inundada de desinformación difundida por el personal del gobierno, y que esto ha jugado un papel enorme en la formación de la subcultura. Prácticamente todos los investigadores OVNI que hacen presentaciones públicas regulares son de vez en cuando abordados por personas que afirman haber visto materiales o documentos durante el servicio militar que confirmaron que el gobierno tiene proyectos OVNI … Estos informantes de bajo perfil son una fuente importante de creencias OVNI sostenidas por millones de personas. Su información circula discretamente por toda la cultura…”

Este es el caso. Pero el siguiente “informante” estaba lejos de ser de bajo perfil. Debería gritar desde los tejados, y su testimonio se convertiría en un pilar central de la moderna teoría de la conspiración OVNI….

En la tercera parte, seguiremos la campaña de desinformación a medida que evolucionó a lo largo de los años noventa y en el nuevo milenio en los testimonios de nuevos ‘denunciantes’ y ‘filtraciones’ y veremos cómo el aparato de defensa estadounidense explotó su antigua relación con Hollywood para amplificar a nivel  de la cultura-pop su propia e interesada narrativa ovni cuidadosamente elaborada. Todo conduce lenta pero inevitablemente a cierto cantante punky ojiplático.

Continuará…

ROBBIE GRAHAM                           MYSTERIOUS UNIVERSE

LOS ASESINOS DE LA FLOR DE LUNA: LAS MUERTES DE LOS OSAGE

Miembros de la nación osage en Washington durante una visita al Capitolio en 1925 para exponer las condiciones de las naciones indígenas en Oklahoma.

Los asesinatos de la nación osage: la conspiración para matar indios millonarios que llevó a Estados Unidos a la creación del FBI

A principios del siglo XX, los miembros de la nación indígena estadounidense de los osage se convirtieron en las personas más ricas de la Tierra. Pero uno tras otro comenzaron a aparecer asesinados.

Estas misteriosas muertes se convirtieron en uno de los primeros casos que investigó la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

La historia es el tema de un nuevo libro llamado Killers of the Flower Moon: the Osage Murders and the Birth of the FBI (“Los Asesinos de la flor de la Luna: las muertes de los osage y el nacimiento del FBI”), de David Grann.

“La nación osage, igual que muchos otros pueblos indígenas de Estados Unidos, fueron expulsados de su tierra hacia una parte del noreste de Oklahoma”, le cuenta David Grann a la BBC.

“Se pensaba que esa tierra no tenía ningún valor. Era rocosa e infértil. Pero entonces bajo su reserva descubrieron unos de los depósitos de petróleo más grandes del país”, señala el autor.

“Y los osage se convirtieron en la gente más rica del mundo”.

Tal como cuenta Grann, los osage rompieron entonces con todos los estereotipos que se tenían de las naciones indígenas.

Los periódicos de la época hablan de la exorbitante riqueza de quienes llamaban “los millonarios rojos”, que vivían en mansiones, vestían con pieles y joyas costosas y empleaban a sirvientes blancos.

Algunos pensaban que los indígenas, que eran considerados “primitivos” y “salvajes”, no debían tener todo ese dinero y poder.

Y pronto los osage empezaron a desaparecer misteriosamente o a morir asesinados, uno tras otro.

A principios de los 1920 los osage se convirtieron en millonarios cuando se encontraron enormes depósitos de petróleo en su reserva en el noreste de Oklahoma.

Para los primeros años de 1920, decenas de osage habían sido encontrados asesinatos.

“Una mujer extraordinaria”

En su libro, David Grann, investigó a una familia particular.

“Seguí el caso de una mujer extraordinaria, llamada Mollie Burkhart, quien nació en territorio indígena en Oklahoma y hablaba el idioma osage”, explica el autor.

“En un período de unos 30 años, la mujer se mudó a vivir a una mansión, se casó con un blanco y empezó a hablar inglés. Y su familia se volvió el principal objetivo de una conspiración para matarlos”.

Mollie tenía tres hermanas y una tras otra, fueron asesinadas. Una fue envenenada, otra murió a tiros y la tercera falleció en una enorme explosión.

“Alguien colocó una bomba bajo su casa y la explosión mató a la hermana de Mollie, a su cuñado y a un sirviente blanco que vivía en la casa con ellos”, dice David Grann.

Durante su investigación, Grann encontró fue que estos hechos no habían podido ocurrir sin la colaboración de las autoridades o al menos sin que estas “hicieran la vista gorda”.

David Grann basó su libro en la historia de Mollie Burkhart, cuya familia se volvió el objetivo principal de una conspiración para matarlos por su dinero.

Se había establecido toda una organización que conspiraba para obtener millones de dólares robándose el dinero de los osage y asesinándolos.

“Se trataba de una conspiración en la que participaron médicos ayudando a envenenar a los osage, empleados de funerarias que cubrían los asesinatos, periodistas que se rehusaron a escribir sobre las muertes, agentes de la ley y orden que fueron directamente cómplices en las muertes o indiferentes a ellas porque se trataba de indígenas y al sistema no le importaba” asegura el autor.

Pero entonces entró a la escena un joven llamado J. Edgar Hoover, quien dirigía una oficina que Grann describe como una “rama oscura” del Departamento de Justicia llamada Buró de Investigaciones.

Y los asesinatos de los osage se convirtieron en el primer caso que conducía Hoover y la primera investigación importante de asesinato de lo que pronto se llamaría FBI.

“Inicialmente, el FBI enredó las cosas”, asegura Grann. “Había un bandido llamado Blackie que acababa de ser liberado de prisión y los investigadores pensaban que lo estaban usando como informante”.

Y agrega: “Pero a Blackie lo perdieron de vista, robó un banco y mató a un policía”.

“Uno de los sujetos más diabólicos”

Hoover, temiendo un escándalo, entregó el caso a otro investigador, un guardia forestal de Texas llamado Tom White.

“Éste era el inicio de la carrera de Hoover y, aunque parezca difícil creerlo, se sentía inseguro en su trabajo”, explica el autor.

“Así que para evitar el escándalo entregó el caso a Tom White, quien organizó un equipo encubierto que incluía al que quizás era el único indígena en el buró”.

Los asesinatos de los osage fue el primer caso que investigó J. Edgar Hoover, quien entonces estaba a cargo de una oficina del Departamento de Justicia llamada Buró de Investigaciones.

Los agentes entonces se infiltraron en la región y utilizando sus más modernas técnicas de detección comenzaron a exponer una de las mayores conspiraciones de la historia de Estados Unidos.

En la investigación descubrieron a un hombre que Grann llama: “Uno de los sujetos más malos y diabólicos que he conocido en todos mis años de reportero”.

Era William Hale, quien se había trasladado al territorio osage a principios del siglo XX.

“Había llegado como un hombre que no tenía pasado: nadie sabía de dónde venía, estaba vestido con harapos, viajaba a caballo y no tenía dinero“.

“Pero poco a poco se fue volviendo cada vez más poderoso, acumulando tierras y ganado, y pronto llegó a controlar todo el territorio hasta llegar a ser conocido como ‘el rey de las colinas de osage'”, afirma David Grann.

“Controlaba a todos en la comunidad”

“Era un hombre con una faceta benévola, que parecía un maestro de escuela y que hacía que todos confiaran en él. Se le veía como un verdadero amigo de los osage”.

Eventualmente Hale, junto con varios otros individuos, fue encontrado culpable de los asesinatos de los osage.

Se descubrió que Hale había engañado, intimidado, mentido y robado a los osage. Y con su creciente avaricia, también los había asesinado.

La investigación del asesinato de los osage fue el primer caso del entonces llamado Buró de Investigaciones del departamento de Justicia.

Hale fue declarado culpable de asesinato junto con otros varios individuos. Fue condenado y enviado a la cárcel. Pero al final fue perdonado.

Según David Grann, muchos pensaron entonces que el perdón “fue un favor que le hicieron sus amigos en la política“.

“Se decía que Hale controlaba a todos en la comunidad, desde el alguacil local, hasta los alcaldes y la oficina del gobernador”, explica.

“Así, aunque se encontró a varias personas culpables de los asesinatos de los osage, la mayoría fueron dejados en libertad”.

Al final, afirma el autor, la investigación reveló una serie de secretos y giros siniestros. Pero sobre todo, dejó al descubierto la frialdad y los prejuicios con que se trataba a las naciones originarias de Estados Unidos.

BBCMundo