EL ARCA DE NOÉ RUSA

Arquitectos rusos se preparan para el fin del mundo

Cada día que pasa se reduce el tiempo que falta hasta el año 2012, fecha en la que, según algunos, llegará el fin del mundo. Mientras muchos se ocupan de problemas más mundanos como por ejemplo preparar la noche de Fin de Año, otros ya piensan en su futuro y el futuro de las próximas generaciones.

Arquitectos rusos elaboraron un proyecto de ‘arca de Noé’ con un sistema autónomo de substinencia especialmente pensado para las regiones con falta de recursos naturales y con riesgo elevado de sufrir catástrofes.

La naturaleza últimamente no ha tenido en cuenta la presencia del hombre en la tierra y lo ha castigado con varias catastrofes y diversos fenómenos naturales como terremotos, inundaciones y extraordinarias temperaturas tanto altas como bajas. Entonces no hay otra solución que enfrentarse a los caprichos de la naturaleza bien equipado. Para ello, el proyecto ‘arca de Noé’ ha creado un edificio capaz de adaptarse a condiciones extremas, incluso a inundaciones o subidas del nivel del mar: su forma le permite flotar en caso necesario.

El edificio se ve como una cúpula con una base central de 30 metros de altura. Asimismo, estará equipado con sistemas especiales de reducción del dióxido de carbono, utilización del agua de lluvia, y reciclaje de residuos de varios tipos. Además, los creadores del arca pretenden utilizar materiales de construcción muy livianos, lo que permitirá una construcción rápida.

RussiaToday

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

EXTRAÑAS Y ALARMANTES EMISIONES SOLARES

Traigo aquí un inquietante artículo sobre las extrañas actividades solares que puede tener una curiosa relación tal vez sobre ciertos cambios en la consciencia, el sol, el centro del universo, las “profecías” mayas y el 2012 a los que se han referido, -aquí mismo-, últimamente algunos místicos y otros no tanto.

Un aterrador descubrimiento científico: extrañas emisiones solares cambian repentinamente la materia.

Durante meses se han reproducido preocupantes informaciones sobre los peligros de las tormentas solares. Algunas predecían devastadores efectos sobre nuestra tecnología, el campo magnético o el incremento de casos de cáncer debido a las radiaciones solares.

Pero ahora han surgido algunas pruebas sobre algo potencialmente más peligroso que está sucediendo en las profundiades del núcleo oculto de nuestra estrella. Partículas nunca observadas antes, -o alguna misteriosa fuerza-, están siendo arrojadas desde el Sol y están alcanzando la Tierra.

Las evidencias sugieren que lo que sea eso está afectando a toda la materia.

Aunque inicialmente esta amenaza fue menospreciada como una insustancial anomalía, ahora muchos físicos de todo el mundo se están llevando las manos a la cabeza para tratar de averiguar qué es lo que le ocurre al Sol.
Y es que parece que algo imposible ha sucedido. Los laboratorios confirman que la velocidad de descomposición radioactiva, -algo que se pensaba constante y un axioma científico-, ya no es una constante. [la natural velocidad de descomposición de las partículas atómicas siempre ha sido predecible. Es lo que hace posible por ejemplo algunas dataciones arqueológicas mediante el uso del carbono-14]
Los valores de la velocidad de descomposición no cambian, o al menos es algo que nunca había sucedido, puesto que las pruebas ahora confirman que se ha acelerado en este caso.

 Algo que está siendo emitido desde el sol está interactuando con la materia de una extraña y desconocida manera con el asombroso potencial de desencadenar dramáticos cambios en la naturaleza de la misma Tierra.

Lo peor de todo es que si la velocidad de descomposición de la materia está siendo cambiada entonces toda la materia sobre la Tierra está siendo afectada.

La mutación puede ir tan lejos como cambie la realidad implícita del universo cuántico y, extrapolando, la naturaleza de la vida, los principios de la física, quizás incluso el flujo uniforme del tiempo.

De hecho, algunas evidencias de dilación temporal han sido extraídas de una meticulosa observación de la velocidad de descomposición. Si las partículas que interactúan con la materia no son la causa, y la materia está siendo afectada por una nueva fuerza de la naturaleza, entonces el tiempo mismo puede estar acelerándose y no habrá manera de pararlo.

Terrence Aym

Fuente: Helium

LA NASA YA ALERTA SOBRE TORMENTA SOLAR “CATASTRÓFICA” PARA EL 2013

“La Tierra y el espacio están a punto de entrar en contacto de una forma que es nueva en la historia de la Humanidad”, alertaron científicos de la NASA, por lo que realizaron una reunión para prever los pasos a seguir.

Durante el lanzamiento del Observatorio de Dinámica Solar de la NASA en febrero pasado, investigadores del Rutherford Appleton Laboratory, de Oxfordshire (Inglaterra) habían alertado sobre los efectos de los vientos solares durante los Juegos Olímpicos en 2012. Expertos de la NASA volvieron a advertir del peligro que puede suponer para la Tierra la explosión de una única y gran tormenta espacial, generada a más de 150 millones de kilómetros de distancia, sobre la superficie del Sol, publicó el diario español ABC.

“Una actividad solar en extremo intensa -en los próximos años se esperan niveles cada vez mayores- causaría un desastre sin precedentes. Nuestros sistemas energéticos y de comunicaciones quedarían gravemente dañados por el alcance del plasma solar y nuestro cómodo sistema de vida occidental, que descansa más que nunca sobre la tecnología, se vendría abajo como un castillo de naipes”, publicó el portal del diario.
Lanzan nuevo satélite para estudiar al Sol

El satélite Picard, dedicado a estudiar los cambios en la Tierra provocados por el Sol y la influencia del astro en las variaciones climáticas, fue lanzado este martes al espacio a las 14:42 horas desde la base espacial rusa de Yasny, informó en Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia (CNES).

El Picard se envió al espacio en un cohete ruso-ucraniano Dnepr, junto con los satélites MANGO y TANGO de la misión científica franco-sueca PRISMA, concebida para estudiar los vuelos en formación de satélites, entre otras.

El Picard medirá la velocidad de rotación del Sol, la intensidad de sus rayos, la presencia de manchas en su superficie, su forma y diámetro para analizar la relación entre esos parámetros y prever tormentas del astro.

Eso servirá para valorar la influencia que puede tener el astro en la evolución de las temperaturas terrestres y su contribución al fenómeno del cambio climático, explicó el CNES. El satélite servirá para “reconstruir” la historia climática del Sol y arrojar así luz sobre observaciones pasadas acerca de su diámetro que se hicieron en el siglo XVII.

Fue entonces cuando se produjo una disminución de su temperatura media, el fenómeno conocido como “el mínimo de Maunder” (1645-1715) y los expertos buscan hallar la confirmación de que ese suceso en el Sol causó un enfriamiento en la Tierra.

De esa época sólo se tienen datos de medición del diámetro solar hechos por el astrónomo francés Jean Picard y ahora se pretende demostrar que hubo una relación entre aquellos y la actividad del Sol.

Fuente: Mundo de Hoy.com  Esencia21

OTRO ENIGMÁTICO “CROP CIRCLE”

El más reciente “cropcircle”, del pasado sábado, es de nuevo espectacular. Como se puede ver en la fotografía, se trata de una secuencia de círculos que cambia a otro de tres anillos concéntricos (según algunos, el número que lleva a otro lugar del espacio-tiempo), para acabar en una serpiente cuya cabeza se queda en un punto final, que se considera la Tierra, según algunos investigadores.

La interpretación de algunos de esos expertos es que estaría mostrando el paso de nuestro sistema solar por un agujero negro el 23 de diciembre del 2102 y que nos llevaría a otro lugar del espacio tiempo.

Fuente: Rafapal

EL “CROP CIRCLE” MATEMÁTICO Y UNA MISTERIOSA CUENTA ATRÁS

El Crop Circle de Willton Windmill de 22 de Mayo desconcierta a todos los científicos del mundo y revela la ecuación de Euler y una misteriosa cuenta atrás. 

El pasado 22 de Mayo, ha aparecido en Wilton Windmill un desconcertante agrograma que tiene absolutamente desconcertados a los científicos.

 La figura muestra un código en ASCII con un mensaje que puede decodificarse en 9 dígitos de código binario.

 Varios matemáticos del London University College, permanecen atónitos ante lo que consideran increíblemente inteligible a primera vista.

( independent.co.uk).

 La cobertura del Crop circle, ha trascendido mucho más allá de la prensa británica, en la que académicos, científicos transdisciplinares, biogenetistas y matemáticos, convergen en la interpretación del código, demostrando una excelencia y objetividad sin precedentes hasta ahora.

 Por vez primera en la historia reciente, a nivel académico tras las declaraciones de Stephen Hawking, son ya muchos científicos, los que trabajan activamente en la decodificación de los agrogramas.
Seguidamente vamos a exponer el marco de referencia de la ecuacion de Euler, circunstancia en la que existe consenso general en la comunidad científica.

Y a partir de aquí, exponemos de forma detallada las diversas hipótesis de trabajo que en este momento mantienen en vela a toda la comunidad científica.

El diagrama arriba expuesto, corresponde a la interpretación consensuada o reglas de código ASCII decodificadas. Seguidamente exponemos la decodificación original que pueden ver en:

psychedelicadventure or logosmythos.net

Igualmente en:  http://www.telegraph.co.uk/ or lucypringle.co.uk Respecto a los documentos científicos de decodificación e interpretación, recomendamos visiten independent.co.uk

Igualmente, encontrarán una extensa recopilación de interpretaciones facilitadas por la comunidad científica independiente, en  http://www.cropcircleconnector.com/2010/wilton/comments.html

Analizando el mensaje impreso en el disco, y tras analizar todas las interpretaciones y aportaciones, exponemos seguidamente una breve síntesis de las mismas, que se basan en la ecuación de Euler y la anomalía del Espacio-Tiempo, así como una indudable cuenta atrás. (3-2-1).

Síntesis y aspectos comunes de la interpretación:

1º.-Existe consenso de la comunidad científica, en que el código ASCII, representa la ecuación de Euler, y adicionalmente, contiene una doble sentencia superpuesta que representa un binomio Euler/Fibonacci, sobre el dilema de la doble interpretación de (Pi y Phi)

Euler= e ^ (i)pi +1 = 0

Euler/Fibonacci  e ^ (phi) 1 = 0

Ambas dos interpretaciones están contenidas en el código ASCII, que adicionallmente contiene otra premisa: Una curiosa cuenta atrás. Para todo:

3(2010)-2(2011)-1(2012)=0

2º-Hemos recopilado una síntesis explicativa de todas las aportaciones de cada equipo científico incluído el nuestro. Todos llegamos a conclusiones convergentes. La ecuación envolvente de todas las interpretaciones es la siguiente:

Explicación del esquema:

1º.-En la parte superior, el tiempo lineal. Para toda cuenta atrás, 3-2-1, hasta el momento del 0, el no tiempo. El no tiempo, no se refiere a ninguna catástrofe física, hablamos de la apertura de un portal dimensional que se está generando en la parte inferior del gráfico: “La realidad cuántica”. Por así decirlo, la realidad Lineal que vivimos es un holograma.

Pero en esa realidad que vivimos, se está operando ya una modificación de nuestro ADN, las cadenas explicativas de ese ADN, están contenidas en el código ASCII, cuando interactuamos con la Ecuación de Euler y los segmentos. En concreto, está contenida la relación entre los Rayos Gamma, los puentes de Hidrógeno y las secuencias ATGC de nuestro ADN. (Relación Ionogenomática). También está contenida, la relación entre los Patrones de Armónicos de la Radiofrecuencia y nuestro Diferencial K-G (Los paquetes de Resonancias Schumann). Todos esos procesos se están operando ya en nuestro ADN, y este ciclo durará tres años. (Se completará en este período). A este nivel, igualmente, la Atmósfera de la tierra, se está ionizando. Está cambiando para poder alcanzar la resonancia necesaria para el punto “0” que está en los 13Hz, punto en el que se producirá la convrgencia para la apertura del agujero de Einstein-Rossen. En ese momento se abrirá  completamente un estado de la materia parecido al de los cristales (aether) de forma coherente y armónica con los cambios que se están operando en nuestro ADN.

2º.-En la parte inferior, vemos, la superposición del binomio Euler/Fibonacci, así como su equivalencia en formulación de planos alternativos u hologramas convergentes y simétricos, tal y como vimos en el estudio Hipergeometría:Las realidades alternativas son supersimétricas y los planos pueden superponerse

De hecho, igualmente apreciamos que en ese escenario, hay tres fases coincidentes temporalmente con eventos de entrada en un horizonte de sucesos de un puente (Einstein-Rossen) Un agujero de Gusano. De la información contenida en las ecuaciones parece inferirse, que cada posición de los sectores replica exactamente diferentes escenarios que son simétricos entre sí, y que se corresponden con un viaje al Pasado: Vamos hacia el orígen, o vamos a cambiar de plano. Finalmente, se ve una elección entre diversos planos posibles. (Diversos escenarios alternativos).

Lecturas recomendadas:

Hipergeometría:Las realidades alternativas son supersimétricas y los planos pueden superponerse

Crop Circle at Wilton Windmill

Fractales: Hipergeometría, conceptos básicos y aplicaciones. Parte I

La clave de la Tierra: La estructura del H4O, su estructura atómica, utilidades y descomposición: La química cuántica diferencial

Revista científica Mayo 2010 en Misterios de la Astrofísica

StarViewerTeam Inteernational 2010.

LA 3ª GUERRA MUNDIAL EN EL 2010, SEGÚN UN PROGRAMA INFORMÁTICO

El Web Bot predijo ataques del 11 de septiembre y el colapso financiero basándose en el ‘pulso’ del Internet; ¿qué nos dice sobre el 2010?

El famoso programa informático que predice el futuro, el Web Bot, nos augura un año bastante catastrófico. Las predicciones se basan en el “pulso” del internet tomado a través de un análisis informático de palabras claves y los bits de texto que las rodean, lo que permite identificar tendencias globales con sorprendente precisión.

El Web Bot predijo en julio del 2001 que habría un evento que alteraría la vida de la humanidad en 60 a 90 días. Dentro de ese rango de tiempo ocurrió el atentado a las Torres Gemelas. Al parecer predijo también el ataque de antrax y el huracán Katrina, así como el colapso financiero de octubre 6 del 2008. Sin embargo ha fallado en numerosas ocasiones, como en su predicción de que inicaría una crisis global el 25 de octubre del 20o9.

Para este 2010, el Web Bot nos depara el inicio de la Tercera Guerra Mundial, supuestamente a iniciarse entre el 8-11 de noviembre y a intensificarse el 14 de diembre con el lanzamiento de un misil. La guerra sería precipitada por el ataque -sacrificio de Israel a Irán, forzando que otros jugadores del ajedrez geopolítico tuvieran que entrar en juego.

Julio 8 será la fecha de un importante ataque terrorista.

El Web Bot espera 6 terremotos de gran magnitud de aquí al final del año.

(No dice nada, entre la información recopilada en los sitios web de Ure y High, de contacto extraterrestre este 2010, algo que circula la web conspiratoria desde el libro de Arthur C. Clarke, en el que se acuña el término 2010: The Year We Make Contact).

Generalmente el Web-Bot maneja periodos de entre 60-90 días para sus predicciones, lo cual por una parte es razonable ya que son tendencias más que profecías y por otra hace sea más fácil que sus predicciones puedan ser sesgadas como ciertas.
El programa, desarrollado por Cliff High y George Ure, cobró notoriedad primero por su capacidad de predecir tendencias financieras en los mercados bursátiles y más tarde por alinearse con la fiebre milenarista, al dar a concoer que su programa informático había predicho el fin del mundo en el 2012.

Actualmente, según el Web Bot, en el 2012 se registra un vacío de información lo que hace suponer que el sistema electrónico del planeta sufrirá un importante percance. Según Cliff High, en el 2012 se gestará un regreso a una etapa tribal, un retorno a la naturaleza.

Lo más interesante del Web Bot es que parece indicar que el futuro, en cierta medida, es creado por el pensamiento colectivo de la humanidad. Como si el clima psíquico afectara al clima físico como una bola de nieve que acaba manifestándose en la realidad.  Sus mediciones del “web chatter”  son evidentes reflejos de la actividad mental, preocupación y proyección de nuestra civilización que, al parecer, acaba materializándose. El Global Consciousness Project de la Universidad de Princeton ha demostrado que la conciencia colectiva del planeta puede medirse y afecta la materia y posiblemente el resultado de acontecimientos futuros. El trabajo de Dan Radin (Time-reversed human experience: Experimental evidence and implications) parece demostrar que las personas somos capaces de percibir físicamente  hasta 6 segundos en el futuro.

El Web Bot ha sido juzgado como ridículo por algunos analistas que dicen que una cosa es predecir tendencias globales y hasta ataques terroristas y otra es predecir desastres naturales, los cuales normalmente se piensa son manifestaciones insondables de ritmos terrestres o hasta de la entropía del universo. Esto es bastante lógico, sin embargo, si cruzamos un poco en las fronteras del pensamiento científico, considerando que tal vez el planeta es un ser vivo, consciente, que interactúa con las conciencias de los seres que lo habitan, tal vez es posible que en la in-formación de nuestro biosistema estén también encriptados los procesos naturales que se desenvuelven como un todo interconectado. Es decir un terremoto podría ser visto como una corriente de pensamiento colectivo, acupuntura de data psicofísica.
George Ure dice que espera dos eventos catástroficos más este año, hechos por el hombre, como el derrame de petróleo en el Golfo de México, que mostraran que el gobierno no es la solución para nuestros problemas.

Por cierto Jay Wiedner también colaborador de Ure ha dicho que este desastre ecológico podría ser el más grande de la historia y acabar con buena parte de la vida marina, señalando que se está ocultando información sobre lo que en realidad sucede.

Otras de las predicciones que maneja el Web bot es un nuevo colapso del mercado financiero global y la eventual caída del dólar como moneda internacional.

PijamaSurf

HUNAB KU: ¿LA CAUSA DEL CAMBIO?

¿Es posible que el centro de la galaxia sea el responsable de los intensos cambios climáticos que estamos enfrentando? ¿Los mayas tenían razón al señalar el distante centro de la Vía Láctea?

Un enigma en el centro de la galaxia

La Vía Láctea es una formación espiral que contiene más de 200,000 millones de estrellas. Con un diámetro estimado de 100,000 años luz, nuestro Sol se ubica a unos 27,700 años luz de su núcleo. Allí, en su centro, se encuentra una poderosa fuente de energía que, supuestamente, los mayas conocían. Hoy en día los estudiosos de las profecías mayas se refieren a esa misteriosa fuente de poder como Hunab Ku, o “Hemal Ku”, la “Deidad Primigenia”.

No pocos investigadores relacionan a Hunab Ku —para los mayas, el “Creador y el centro de todo”— con el personaje mitológico Hun-Hunahpú, mencionado en el libro sagrado Popol Vuh como el dios del Juego de la Pelota, un ritual maya que escondería el desarrollo de un gran evento cósmico, en donde Hun-Hunahpú encarnaría al núcleo galáctico y aportaría una probable fecha de conexión: Hun, o Uno Hunahpú, equivale al nombre “Uno Ahau”, presente a todas luces en el calendario maya como el “primer sol”, detalle que diversos investigadores asocian al solsticio del 21 de diciembre de 2012, día en que se cierra la Cuenta Larga. Al margen de ello, el sagrado Popol Vuh parece proteger en sus relatos un conocimiento antiguo que se camufla bajo la fachada del Juego de la Pelota.
 

El juego consistía en un rito de iniciación, muerte y renacimiento.  Representaba para ellos el “origen del Universo”. La lucha que se daba no era, en realidad, entre los “jugadores”, sino que éstos representaban astros y fenómenos celestes. En descifrar todo ello está la clave.
Este juego tuvo diversas variantes de acuerdo a la época y el lugar donde se practicaba. Por lo general, se empleaba una pelota hecha de caucho que se golpeaba con la cintura, las rodillas, los hombros y los codos. El objetivo del juego era pasar la pelota a través de un pequeño anillo que se ubicaba en una de las paredes del campo de juego. En Chichén Itzá se puede ver uno de estos “campos” en donde se realizaba el ritual. Cuando estuve allí me preguntaba qué significaba para ellos —esotéricamente— hacer pasar la pelota por el anillo. ¿Sería acaso una representación de la Tierra cruzando un umbral o portal cósmico?

Se afirma que con el tiempo el juego se fue deformando al añadirse nuevas reglas, incluso sacrificios humanos para los jugadores que perdían—aunque algunos historiadores ven en ello un símbolo de renacimiento al paraíso—. Como haya sido, exploremos la historia del juego.

De acuerdo al Popol Vuh, Hun-Hunahpú jugaba al Juego de la Pelota con su hermano Vucub Hunahpú en contra de Hun Batz y Hun Choen. El relato dice que el ruido del juego molestó a los Señores de Xibalbá —el inframundo—: Hun Came y VacubCame, quienes retaron a Hun-Hunahpú y a su hermano para jugar en Xibalbá. Valiéndose de engaños y trucos, los Señores de Xibalbá ganaron y decapitaron a los dos hermanos. Más tarde, Ixquic, una joven doncella del inframundo, se acercó al Árbol de Jícara en que yacía transformado Hun-Hunahpú y tomó, clandestinamente, un fruto de ese árbol, que resultó ser la cabeza del dios maya, atado allí por un hechizo de los Señores de Xibalbá. 
 
 Se cuenta que la cabeza le escupió en la mano a la doncella, llenándola de magia y dejándola embarazada de dos varones gemelos que más tarde derrotarían a los propios Señores de Xibalbá y “resucitarían” luego a Hun-Hunahpú.

Esta historia podría esconder un mensaje: La resurrección de la luz y el restablecimiento del orden. El relato que habla de traición a manos de otras “deidades”, una venganza por parte de los “hijos”, que son engendrados mágicamente, y la resurrección del personaje principal —Hun-Hunahpú­— es sospechosamente similar al mito de Osiris, la conspiración de su hermano Seth, el embarazo de Isis, y la venganza de Horus. ¿Acaso ambos relatos describen la misma historia cósmica? De todas las leyendas y relatos que estudié detenidamente de los mayas, estoy seguro de dos alusiones importantes que se repiten: Al Sol, y si aceptamos la discutida interpretación de Hunab Ku, al mismísimo centro de la galaxia.

El camino a Xibalba Be, también llamado “Camino Negro” —que transitó Hun-Hunahpú— podría estar hablando de la naturaleza del núcleo galáctico. Actualmente sabemos, gracias a la moderna astronomía, que en el corazón de la Vía Láctea se encuentra un agujero negro supermasivo. Y lejos de toda idea preconcebida de que los agujeros negros sólo absorben materia y energía, también emiten radiación. “Me equivoqué”, sostuvo el reconocido físico Stephen Hawking en relación a la tesis que defendió por más de 30 años sobre los agujeros negros y su naturaleza. Hoy se sabe que pueden emitir importante radiación y que en su interior ocurren insospechadas fluctuaciones cuánticas. Resulta sorprendente si los mayas sabían del agujero negro en la Vía Láctea…

Y más inquietante aún si conocían de las radiaciones que emite y que, cada cierto tiempo, alcanzan al Sol y a la Tierra ocasionando grandes mutaciones. Es entonces cuando la profecía del 2012, y la probable advertencia de civilizaciones sumergidas, empiezan a cobrar un giro inusitado y sorprendente. ¿Fue acaso “Hunab Ku” el invisible agente de los grandes cambios cíclicos en la historia de la Tierra? ¿Cómo es posible que un agujero negro, a más de 27,700 años luz de nuestro Sistema Solar, pueda ocasionar semejantes transformaciones? ¿Era éste el mensaje del gran Kukulkán y de los hombres barbados?

El rayo de la mutación

Sugerir que el sabio Kukulkán, pudo ser, el mensajero de este gran acontecimiento, y que pertenecía a un grupo de remanentes de la perdida Atlántida, u otro “mundo sumergido”, resulta chocante e inadmisible para los historiadores ortodoxos. Si existió, dicen, fue tan sólo un extraño personaje que estuvo entre los mayas en el año 1,000 después de Cristo. Supuestamente, en aquellos tiempos les vaticinó el arribo de Hernán Cortés y la dominación posterior del Cristianismo. Y habló de su “regreso”… ¿Será textual o se trata de un símbolo? Rastrear el origen de las profecías mayas es muy difícil. Pero todos los caminos parecen señalar a Kukulkán. Estoy convencido de que aquella enigmática visita de hombres barbados que “llegaron de lejos” es la clave del mensaje. Si aquellos hombres eran supervivientes —o descendientes— de una fantástica cultura que pereció en el mar, y que otrora disponía de tecnología, no resulta tan extraño el que hayan conocido la naturaleza del núcleo galáctico y su influencia en los cambios de la Tierra. Lo que no deja de ser increíble es, que si lo sabían, ¿por qué no pudieron enfrentarlo? Es probable que sus guerras y planes de colonización los hayan distraído peligrosamente. Y cuando quisieron reaccionar, ya era demasiado tarde. Una escena similar al relato del Arca de Noé en el Antiguo Testamento. Nadie quiso escuchar, hasta que llegó el “Diluvio”. No obstante, diversas teorías sugieren que no todos en la Atlántida estaban de acuerdo con el comportamiento bélico. Se cuenta que el Consejo de Sacerdotes estaba al tanto del venidero desastre y, al no poder hacer tomar conciencia a su gente de lo que estaba por suceder, decidieron construir refugios subterráneos. En ellos se depositarían los “Registros Históricos” de su civilización. Pasado el tiempo, los supervivientes enseñarán sus conocimientos a las gentes que se hallaban disgregadas en la superficie. La idea era acelerar el resurgimiento de la civilización humana, y entregar un mensaje, o mejor dicho, una advertencia: No cometer la misma equivocación. Tal vez ellos sabían que 13,000 años más tarde del hundimiento de Atlántida se repetirían los factores cósmicos que su Imperio no supo manejar. Desde luego, es complicado precisar cuál fue la causa final del desastre, pero, sea lo que haya sido, coincidió con el denominado “Rayo de Mutación” que proviene del centro de la Vía Láctea.

Hunab Ku, el Núcleo Galáctico, también conocido como “El Dador de Movimiento y Medida”, emitiría cada cierto espacio de tiempo una “pulsación” de energía que transforma las formas de vida.  Aunque en realidad su emanación es constante, tiene “picos” o “explosiones”. Las más importantes sucederían en dos ocasiones dentro de la gran rueda precesional de 25,920 años —para otros, sólo ocurre una vez en aquel gran ciclo— en donde “sincroniza” su energía con “Kinich Ahau”, el nombre que los mayas le daban a nuestro Sol. Los chamanes mayas de la actualidad saben de esto, y afirman, desde hace mucho, que el Sol experimentaría grandes cambios que podrían conducir a la Tierra a un verdadero desastre climático. Las energías estarían movilizándose como nunca antes y exigiría de todos nosotros un equilibrio y balance espiritual para sobrellevar la situación. Carlos Castaneda, el célebre antropólogo que publicó en 1968 el Bestseller “Las Enseñanzas de Don Juan”, creía también en la necesidad de prepararse espiritualmente ante los cambios que vendrían. Así lo aprendió de los Yaquis, quienes de acuerdo a “Los Anales de los Cakchiqueles”, fueron la primera tribu maya que se separó del resto de clanes permaneciendo hasta la actualidad.

El “Rayo de la Mutación”, o si queremos llamarlo de otra forma, la radiación del centro galáctico, no sólo afectaría al Sol, sino que éste, como si se tratase de un gigantesco espejo, reenviaría también esa energía al planeta potenciando así los cambios. Si el Sol está mutando debido a una influencia cósmica del agujero negro que se encuentra en el corazón de nuestra Vía Láctea, la teoría oficial del cambio climático por la emisión de gases de efecto invernadero debería, como mínimo, revisarse. ¿Y qué decir de la posible implicancia de esta “radiación cósmica” en la vida humana?

Se trata de un extraño fenómeno que, como decía, ocurre dos veces durante la gran rueda de la precesión, es decir, cada 13,000 años aproximadamente. Así, en el solsticio, la Tierra se alinea con el Sol y con el centro de la galaxia en dos ocasiones durante ese ciclo.
 
El 21 de diciembre de 2012 se producirá está inquietante alineación que ha sido verificada y constatada por los científicos. Una vez más, el extraordinario conocimiento astronómico de los mayas pone en jaque a nuestra ciencia moderna. Y lo menos que podemos hacer ante ello es escuchar con respeto el mensaje de sus profecías para prepararnos para los tiempos que vienen, después del 2012.

¿Y qué dicen los hallazgos científicos sobre “Hunab Ku”?

En el centro de la galaxia las nubes de polvo cósmico hacen que esa zona sea prácticamente “invisible” para nuestros telescopios ópticos. Sin embargo, con la ayuda de nueva tecnología, como el observatorio orbital de rayos X de la NASA, “Chandra” —además de otros radiotelescopios— los científicos han podido echar una “mirada” al lejano corazón de la galaxia.

Chandra es un satélite artificial que fue lanzado por la NASA —a través del trasbordador Columbia (STS-93)— el 23 de julio de 1999. El ingenio tecnológico puede mirar el espacio en rayos X, con una resolución angular de 0,5 segundos de arco, mil veces mayor que el primer telescopio orbital de rayos X. Entre otras cosas, Chandra reveló que existen prolongaciones energéticas, llamadas “plumas” o “penachos” por los estudiosos, en torno a un agujero negro. Se tratarían de partículas que pueden extenderse hasta 300,000 años luz. Estas extraordinarias fluctuaciones se originarían en agujeros negros supermasivos como el que posee nuestra Vía Láctea. Con los años, los científicos fueron documentando todo cuanto podían aprender del centro galáctico y si su radiación podría afectarnos. El gigantesco agujero negro —también conocido como “estrella A” de Sagitario— es un monstruo que tiene al menos más de cuatro millones de veces la masa de nuestro Sol.
 
Sin embargo, hasta hace pocos años se pensaba que su radiación era “débil” como para preocuparnos. Pero la actividad energética del centro galáctico se ha incrementado generando muchas preguntas en los astrónomos.  El Chandra fue clave para detectar este “cambio” en Hunab Ku. Y no sólo el Chandra. En 2008 se difundió la noticia de que un equipo de astrónomos japoneses, usando el XMM-Newton de la ESA junto a potentes satélites de rayos X de la propia NASA, había descubierto gracias al método de detección de “ecos de luz” que el centro de nuestra galaxia se estaba “despertando”. Las observaciones recolectadas entre 1994 y 2005 revelaban que nubes de gas alrededor del agujero negro aumentaron en su brillo. Una fuerza era despedida desde el centro de la galaxia y estaba empezando a cambiar todo su entorno espacial inmediato. ¿Es esto posible?

Un agujero negro es un cuerpo con un campo gravitatorio gigante, de tal forma que ni la luz o alguna radiación electromagnética podrían escapar de sus fauces. Se sabe que está rodeado de una “Ergoesfera”, una suerte de frontera esférica que permite que la luz sea absorbida. Sin embargo, un agujero negro no está detenido. Se puede mover a grandes velocidades, como si fuese un remolino, tan deprisa que emite rayos X —exactamente lo que detectó el Chandra—. Pero la radiación del centro galáctico es mucho más que rayos X. En el año 2004, diversos astrofísicos de la Universidad de Arizona, del Laboratorio Nacional de Los Alamos, y de la Universidad Adelaide de Australia, descubrieron que el núcleo de la galaxia está emitiendo una importante radiación de rayas gamma, con una energía de “decenas de trillones de electrovoltios”. Describieron el mecanismo del agujero negro como el de un “gran acelerador de partículas” al colisionar protones a grandes velocidades.

Todo esto, desde luego, es la “punta del iceberg”.

Mutaciones en el Sol

Los científicos concuerdan en que hay una variada combinación de factores para que nuestro centro galáctico esté enviando diversos tipos de radiación, que parecen conformar “un rayo” unificado de energía de efectos impensados. Como fuere, todos los hombres de ciencia coinciden en que el responsable de este fenómeno es el agujero negro supermasivo.

En su polémico libro “Beyond the Big Bang”, el astrofísico Paul Laviolette  defiende que el área situada en el centro de nuestra Vía Láctea se activa cada cierto tiempo, “explosionando” en “olas de energía”. Según Laviolette, durante esa fase explosiva, el núcleo de la galaxia vomita rayos gamma, pulsaciones electromagnéticas, polvo cósmico y otros elementos. Por si todo ello fuera poco, el científico calculó que la última vez que ocurrió una explosión semejante fue hace unos 13,000 años. Encaja con la teoría de “dos rayos” durante el gran ciclo precesional…

Y el primer objeto afectado, cuando empiezan estas erupciones cósmicas, es el Sol: Nuestra estrella enana amarilla es la que absorbe inicialmente estas radiaciones que viajan hacia su corona. El fenómeno produciría importantes mutaciones en su estructura y comportamiento, para más tarde afectar, en consecuencia directa, el clima de la Tierra. Y esto lo estamos viendo.
 
Sin ir muy lejos, el año 2005 —que se suponía tendría pocas manchas solares— nos sorprendió con una explosión de clase “X7” en el Sol. Aquella imprevisible tormenta solar lanzó varios millones de toneladas de protones que se transportaron desde el Sol hasta la Tierra en un espacio de tiempo inferior a media hora, cuando lo “establecido” marca que se demore entre uno o dos días. ¿Cómo viajó tan rápido hasta nosotros?

Estas explosiones, llamadas “eyecciones de masa coronal” (EMC) se han incrementando de manera preocupante estos últimos años. Las más violentas —las “X”— han coincidido con perturbaciones en la red de satélites, toda la infraestructura de la comunicación, la navegación aérea, y ni qué decir del clima. Las EMC se hallaron íntimamente conectadas con inundaciones, huracanes, sequías, y demás perturbaciones en el planeta. Y hay que decir que muchas veces la NASA ha demorado en entregar a tiempo el reporte de lo graves que fueron estas explosiones solares. ¿Por qué? En la medida en que este evento en el Sol se ha ido incrementando —supuestamente, generado por la radiación del centro galáctico— el campo magnético de nuestro mundo fue decreciendo de manera alarmante. Como sabemos, aquel importante campo de energía, o “magnetosfera”, es generado por la rotación del núcleo planetario, una mezcla de hierro y níquel que trabaja como una gran dinamo, creando un “escudo” electromagnético que se desprende por los polos. Este campo de energía tiene relación directa con el Sol, por tanto nuestra estrella podría “influir” en el tamaño y forma de nuestra magnetosfera. Si hay alguna “anomalía” —como la que hay— podría distorsionarlo, o hacerle un agujero.

En los últimos cinco mil millones de años, el núcleo de la Tierra ha rotado generando ese poderoso campo magnético protector, que es 1000 veces más fuerte que el de cualquiera de los otros planetas cercanos, como Venus o Marte. De ese escudo depende la vida y la evolución. De hecho, sabemos que más de una especie lo emplea para sus migraciones o para construir sus madrigueras. Aunque los seres humanos creemos que este es un problema sólo para las aves, las ballenas o las comadrejas, la mutación de nuestra estrella, y su acción en la magnetosfera, podría producir desórdenes para todos.

La verdadera causa de los cambios climáticos, como tormentas, inundaciones, e incluso terremotos, podría estar ligada a las mutaciones solares y su conexión con la Tierra. Si todo esto es ocasionado por la radiación de “Hunab Ku”, los mayas no estaban tan equivocados…

NOTA: Este artículo es un resumen del libro “Después de 2012”, de Ricardo González
Derechos Reservados a Ricardo González y Ediciones Luciérnaga, Barcelona, España.

RICARDO GONZÁLEZ

LegadoCósmico

EL TIEMPO FRACTAL

Luego de 22 años de investigación científica, el nuevo libro de Gregg Braden, El Tiempo Fractal explica por qué el 2012 marca el final de un ciclo de 5,125 años. Cuando hablamos de los cambios que surgirán en el 2012, algunos de esos cambios visibles sobre la Tierra son aparentemente una respuesta a los cambios astronómicos creados por el cruce de la Tierra por el Ecuador de la Vía Láctea.

La única manera de comprender a la gente que creaba los calendarios que nos informan acerca del 2012 era entender los grandes ciclos del tiempo.

(…) Algunos de los ciclos que conocemos son: el de 24-horas para día y noche, o 28-días para el ciclo de la mujer. Pero los grandes ciclos cubren períodos tan vastos de tiempo que no los recordamos de una civilización a la siguiente. Nuestro gran ciclo actual es un largo ciclo de 5,125 años vinculado a un acontecimiento astronómico que ocurrió en el año 3114 A .C. y finaliza el  21 de Diciembre, en el Solsticio de Invierno, 2012 D.C.

Lo que sucede durante este tiempo, y debemos ser realmente cuidadosos cuando hablamos de esto —es que existe un alineamiento que está ocurriendo porque la Tierra hace esta pequeña inclinación y este pequeño bamboleo a través de largos períodos de tiempo. Mientras la Tierra se inclina y se bambolea en su órbita, cambia el paisaje del cielo nocturno. Cambia nuestra orientación en el espacio con respecto al centro de su propia galaxia –de nuestra galaxia de la Vía Láctea.

Ahora bien, nuestros científicos han descubierto y lo están publicando abiertamente – que el centro de nuestra Galaxia, la Vía Láctea es una poderosa fuente de energía magnética. El término que ellos utilizan es “filamentos magnéticos” que irradian desde el centro de nuestra Vía Láctea. Desde donde nos encontramos, en relación con esa fuente de energía, ésta tiene un efecto inmenso sobre el planeta Tierra. Algunas veces estamos mucho más allá y somos de alguna manera ladeados y el efecto es menor. Algunas veces estamos más cerca o somos inclinados hacia ella y el efecto es mayor.
El 21 de Diciembre del año 2012, tendremos un disparo en línea recta —un disparo lineal, sin obstrucciones ocasionadas por cualquier otro planeta o cualquier otro cuerpo del sistema solar – tendremos acceso directo a ese campo de energía.

(…)No existe evidencia científica para sostener  que los polos magnéticos vayan a cambiar. Ha habido mucha especulación acerca de eso. Los polos magnéticos se han invertido ciertamente en el pasado. Como ex geólogo se que podemos observarlo en el registro geológico, 14 veces en los últimos 4-1/2 millones de años. En cada inversión de los polos magnéticos, primero estos debieron debilitarse hasta cierto punto antes que la inversión ocurriera. Aún cuando nosotros hemos visto una disminución en la fuerza del campo magnético de la Tierra durante los últimos 100 años aproximadamente, esta medición no es tan elevada como la que se necesita para revertirlo, asi que la probabilidad que esto suceda en los próximos tres años entre el 2009 y el 2012 o hasta incluso un año o dos después, parece ser una probabilidad de poco peso.

(…)  El punto básico es que el tiempo es esencialmente una onda que se está moviendo en una dirección. Justo ahora se está moviendo desde el presente al futuro. Así que, las semillas para las cosas que están sucediendo hoy y los eventos como el 2012 que todavía van a suceder, ya ocurrieron en el pasado.
Si sabemos dónde observar en el pasado, éste nos da una idea de lo que podemos esperar en el presente y en el futuro. Las ondas del Tiempo siguen ritmos naturales, ciclos y progresiones naturales. Esto significa que podemos medir, calcular y predecir cuándo las semillas – las condiciones – para un acontecimiento van a suceder una y otra vez. Esto quiere decir que podemos tomar al año 2012 y calcularlo en reversa, utilizando los ritmos naturales de los tiempos en nuestra historia, cuando la semilla para el 2012 fue plantada. Observando la semilla, podemos determinar cuándo los patrones y los acontecimientos que sucederán en el año 2012 fueron puestos en movimiento. Podemos ir al registro geológico para ver lo que estaba sucediendo entonces sobre el planeta. O podemos ir hacia el registro arqueológico para ver lo que estaba sucediéndole a la gente, para darnos realmente una buena idea de lo que podemos esperar para estos próximos pocos años.

(…)  Para estar preparados para cualquier cosa que sea lo que vaya a suceder en el 2012, primero debemos comprender qué es lo que va a ocurrir. Se trata de la importancia de saber precisamente dónde mirar en el pasado para comprender lo que estamos por experimentar o lo que ya estamos experimentando ahora.

 Para el 2012, al examinar la historia de la Tierra en los centros de hielo en la Antártida por ejemplo, se ve que se preservó un registro del pasado de la Tierra. Cuando examinamos estos núcleos de hielo en las fechas que son los fractales o los patrones semilla para el año 2012, ellos nos dicen que en esas fechas los campos magnéticos de la Tierra se debilitaron. La energía proveniente del sol era más fuerte así que el hielo en los polos comenzó a derretirse. Los océanos comenzaron a elevarse, el clima comenzó a cambiar y los patrones de tiempo también comenzaron a cambiar.

¿Ha pasado la Tierra por un gran cambio? Sí. ¿Esto quiere decir que algo está mal o algo está roto? ¡No! Siempre sucede cuando alcanzamos este punto en un gran ciclo. Cuando estamos a esta distancia desde la fuente de energía en el centro de nuestra Vía Láctea, cuando la Tierra está inclinada y orientada de la forma que está, aparentemente, esto es lo que siempre sucede. Por consiguiente, en gran medida ya estamos experimentando los grandes cambios que tantos han vaticinado. Ya estamos viendo ciudades borradas de la faz de la Tierra cerca de las costas poco profundas. Ya estamos observando terremotos y tsunamis de gran magnitud. Ya estamos observando incendios de bosques alineándolos a través de espacios vastos y abiertos. Estamos viendo que millones de personas mueren de enfermedad. Los Estados Unidos son bendecidos por no estar experimentándolo tanto como en otras partes del mundo. Pero semejante cambio puede ocurrir en cualquier parte y en todas partes.

(…) Es bueno que nosotros nos preparemos y ayudemos a otros que están experimentando problemas y sintiendo el choque de estos cambios. Pero aquí está el meollo: Los registros geológicos muestran que los cambios son intensos, absolutamente intensos, pero que son de corta duración. Ellos no duran generación tras generación, sucesivamente. Los registros arqueológicos muestran que cuando las civilizaciones pasadas alcanzaron el punto en sus ciclos en donde estamos nosotros justo ahora, cometían un error que no queremos repetir hoy.

 Cuando el mundo comenzó a cambiar, las civilizaciones del pasado no comprendían el cambio. Ellas comenzaron a luchar una con la otra por los recursos. En esa violenta competencia por lo que quedaba cuando el mundo estaba cambiando, todos perdieron. Nadie ganó. Las civilizaciones colapsaron. Por ejemplo la Dinastía 20 de Egipto, colapsó absolutamente precisamente durante este período de tiempo y nadie supo acerca de ellos hasta miles de años más tarde. Estamos en el punto justo, ahora, donde debemos elegir trabajar juntos, por este breve período de tiempo, para salvarnos en este tiempo de cambio. Si cometemos los errores del pasado todos perderemos. Esta es la razón por la que este libro es tan importante justo ahora.

(…) En mi sitio Web, http://www.greggbraden.com/, pueden conocer sobre la iniciativa basada en la ciencia que nos permite a cada uno aprender una manera de ser que realmente influya sobre los campos de la Tierra.. En otras palabras, ustedes pueden aprender cómo tener un impacto positivo en lo que resulte de este tiempo en la historia. Este proyecto trata acerca de nuestra relación con la Tierra a través de una existencia basada en el corazón. Coherencia Global, allí encontrarán un link para la Iniciativa de la Coherencia Global.

 Pocos años atrás, nuestra propia ciencia ha hecho un descubrimiento radical y revolucionario que cambia todo en relación a la manera de pensar sobre nosotros mismos y el mundo. Lo que hallaron es que cuando creamos emociones basadas en el corazón, tales como de gratitud, aprecio, cuidado—literalmente, utilizando el músculo del corazón para crear estas emociones —lo que realmente estamos haciendo es generar un campo magnético dentro de nuestro cuerpo que es parte del campo magnético de la Tierra que experimenta el cambio. El campo magnético de la Tierra se eleva, cae y regula todo desde el clima, a las capas de hielo y los niveles del mar. Este campo magnético une toda la vida sobre la Tierra, desde una brizna de pasto hasta una hormiga, una carpa o pez de colores, un hámster y nosotros. Cuando muchos de nosotros nos reunimos y creamos una emoción común, esa experiencia es llamada “coherencia.” La “Coherencia” puede en realidad ser medida. Mide 0.10 Hertz de frecuencia. Esa es la medida de la coherencia creada entre el corazón y el cerebro. Los científicos descubrieron primero acerca de esto durante el 9/11 cuando nuestros satélites a 22,000 millas en el espacio comenzaron a registrar cambios en el campo magnético de la Tierra , cuando los humanos estaban sintiendo emociones por el 11 de Septiembre y el World Trade Center. Esto es una sorpresa para la ciencia. Se preguntaron, “¿Cómo podría la gente que experimentaba el 11 de Septiembre, afectar quizás los campos magnéticos de la Tierra ? No existe ninguna conexión ¿ no es cierto?” Bien, es incorrecto. Ellos descubrieron que existe una conexión y esto ha llevado a lo que se llama el “Proyecto de Iniciativa de Coherencia Global”.

Los científicos ahora están construyendo los sensores que pueden medir estos campos magnéticos y proponen subirlos al sitio Web donde ustedes pueden observar los cambios del campo en tiempo real. Además de medir este campo, el objetivo del Proyecto de Coherencia Global es enseñar a crear coherencia en la vida diaria de la gente. No es difícir y ustedes no tienen que cambiar sus vidas para realizarlo. No tienen que cambiar sus meditaciones, sus oraciones o cualquier práctica. Es una manera de estar en nuestros corazones mientras transitamos a través del día. Es muy fácil de aprender.

 Cuando creamos esta coherencia dentro de nuestros cuerpos, eso dispara cerca de 1,400 cambios bioquímicos. Los procesos de rejuvenecimiento comienzan. El nivel de la hormona endógena—hormona dadora de vida— surge en nuestros cuerpos. Nuestros sistemas inmunes se vuelven realmente fuertes. Pensamos con más claridad. Nos ponemos menos agresivos. Los campos magnéticos del corazón, ahora están siendo documentados. Estamos enfrentando los desafíos más grandes de los últimos 5,000 años del registro de la historia humana. Mientras enfrentamos los grandes desafíos de nuestros tiempos, nos preguntamos “¿Qué podemos hacer?” Esto es lo que podemos hacer. Podemos aprender el idioma del campo magnético que está creando los cambios y ayudar a llevar a ese campo del caos hacia el orden. Podemos influenciar los mismos campos que están creando el cambio.

Los Mayas no nos pueden decir cómo finaliza este ciclo porque nosotros estamos escribiendo el desenlace de este ciclo mientras estamos viviendo en él, justo ahora.. El temor acerca del 2012 está causando gran stress a muchos, pero tenemos la capacidad para regular el campo magnético ajustando la forma en la que trabajamos juntos, a través de nuestros corazones. La clave es: Tenemos que reunirnos para hacerlo, estar juntos.

Fuentes:
FalsaRealidad
GreggBraden

LAS DOS FUENTES HISTÓRICAS MAYAS SOBRE EL 2012

Si bien muy poco del contenido de 2012 tiene una base sustancial en la cultura maya, existen al menos dos fuentes históricas legítimas, y varias corrientes sociales menores dentro del mundo maya, que hacen referencia a un cambio de época y a una renovación planetaria: los temas claves del fenómeno 2012. La más antigua de estas fuentes es un texto jeroglífico poco conocido hallado en el monumento 6 del yacimiento arqueológico de Tortuguero, en el estado mexicano de Tabasco. El monumento 6 contiene el único antiguo texto maya descubierto hasta el momento que hace referencia inequívoca a la fecha de 2012. Las partes legibles de este texto extremadamente breve dicen que “el decimotercer pik (o baktun) acabará [en] cuatro Ahau, el tercero de Kankin [un evento sin descifrar] ocurrirá. [Será el descenso] de Bolon Yokte Ku (“Árbol Dios de Nueve Pies”) a [lugar no descifrado]”. Esta referencia explícita al final del decimotercer pik, que ocurrirá el día 4 Ahau, niega la declaración realizada por el prominente investigador sueco Carl John Calleman de que la fecha del “final de la era” es el 28  de octubre de 2011, porque el texto apunta exclusivamente al 21 de diciembre de 2012, fecha que coincide con 4 Ahau en el calendario cholqih de 260 días. Y lo que es más significativo, el principal evento previsto para ese día -la llegada de la deidad Bolon Yokte Ku- es notablemente similar a lo que dicen algunas corrientes de la ideología 2012. John Major Jenkins ha señalado que el dios Bolon Yokte Ku está muy conectado con la guerra y con el mito de la creación maya. También sugiere que esta deidad a veces puede tomar la forma del Árbol del Mundo, un símbolo de la Vía Láctea y rasgo astronómico clave en la antigua tradición maya relacionada con la creación. Por desgracia, los jeroglíficos del monumento 6 nos ofrecen muy poca información con relación a 2012, y ningún otro de los miles de los antiguos textos mayas menciona dicha fecha. Aun así, a partir de este breve pasaje al menos sabemos con certeza que algunos antiguos mayas consideraron que la fecha 2012 era significativa, y que esta fecha 13 pik estaba asociada con acontecimientos relacionados con la guerra y la creación, ocurrencias que probablemente podían anunciar el amanecer de una nueva era.
La única otra fuente histórica de auténticas predicciones mayas posiblemente relacionadas con 2012 es una colección de textos del período colonial procedentes de la península de Yucatán y conocidos como los libros de Chilam Balam. Si bien la naturaleza críptica de estos textos altamente esotéricos se ha prestado a manipulaciones altamente creativas y especulativas por parte de varios profesores de Nueva Era, de hecho los libros de Chilam Balam contienen al menos una referencia menos (con un vínculo legítimo, aunque débil) a la fecha 2012. Los libros describen asociaciones oraculares con una serie de períodos katun sucesivos, cada uno de los cuales mide 7200 días, poco menos de veinte años. El texto dice: “4 Ahau Katun es el undécimo katun según la cuenta. Chichén Itzá es el emplazamiento del katun. Viene el establecimiento de los Itzas. El quetzal viene, el pájaro verde viene. El del árbol verde viene. Viene el vómito de sangre. Kukulkan vendrá”.
Los escribas-oráculos mayas yucatecos nombraban los katuns de acuerdo con la fecha final del período en su calendario ritual de 260 días. El actual katun, que acaba en el solsticio de invierno de 2012 en el hemisferio norte, es un katun 4 Ahau, puesto que acaba el día 4 Ahau. No obstante, los katuns llamados 4 Ahau se repiten aproximadamente cada 256 años, y el texto Chilam Balam vincula explícitamente esta profecía con el katun 4 Ahau inmediatamente anterior, en medio del siglo XVIII. No obstante, muchos eruditos creen que este texto oracular hace referencia fundamentalmente a la llegada de una figura histórica conocida como Kukulkan en Yucatán en un katun 4 Ahau muy anterior que acabó en noviembre de 987 d. C. Sin embargo, teniendo en cuenta que los mayas centran su percepción del tiempo en la repetición de los ciclos, cualquier katun 4 Ahau compartiría cualidades similares. Así, existe la remota posibilidad de que el pasaje se refiera al katun 4 Ahau que acabó en 1500 d.C. en torno al período de la invasión española del mundo maya y a las numerosas enfermedades que trajeron los conquistadores. Presumiblemente, como la fecha del 21 de diciembre de 2012 cierra un katun 4 Ahau, el texto podría referirse implícitamente al actual ciclo katun, aunque sus conexiones con anteriores períodos katun de la historia maya son notablemente más claras y evidentes. En el contexto contemporáneo, estas referencias mayas a la violencia y a la enfermedad -además de la imagen de renovación que ofrece la transformación de la serpiente emplumada, Kukulkan- recuerdan los cataclismos y la regeneración que forman el núcleo del fenómeno 2012.

ROBERT K. SITLER

Extraído de El Misterio 2012

UNA SINGULARIDAD EN EL TIEMPO

El ritmo de nuestra vida siempre está acelerándose. Las innovaciones tecnológicas se extienden por nuestra sociedad en años en lugar de siglos. Cálculos que previamente requerían décadas ahora se realizan en minutos. Comunicaciones que exigían meses ocurren en segundos. En casi todas las áreas de la vida, los cambios se están produciendo cada vez más rápidamente.
Sin embargo, esta aceleración no es exclusiva de los tiempos modernos. Aunque la arquitectura y la agricultura medievales, por ejemplo, variaban muy poco a lo largo de un siglo, los cambios se producían mucho más rápidamente que en los tiempos prehistóricos, cuando las herramientas tardaban miles de años en transformarse.

Asimismo, esta aceleración no se limita a la humanidad; es un patrón que se remonta al origen de la vida en la Tierra. Las primeras formas de vida simples evolucionaron hace casi cuatro mil millones de años. La vida multicelular apareció hace aproximadamente mil millones de años. Los vertebrados con sistemas nerviosos centrales aparecieron hace varios cientos de millones de años. Los primeros homínidos se pusieron de pie sobre el planeta hace dos millones de años. El lenguaje y el empleo de herramientas emergieron hace unas decenas de miles de años. La civilización, la emigración a las ciudades, empezó hace unos miles de años. La Revolución Industrial empezó hace tres siglos. Finalmente, la revolución de la informática sólo tiene unas décadas. Cada uno de estos pasos ha ocurrido más rápidamente que el anterior.

¿Por qué se acelera la evolución? El motivo de esta aceleración es que cada nuevo avance se alza, por así decirlo, sobre los hombros de todo lo anterior. Un buen ejemplo de ello es el advenimiento de la reproducción sexual hace aproximadamente mil quinientos millones de años. Hasta entonces, las células se reproducían dividiéndose en dos, y cada una de estas células “hermanas” era un clon exacto de la original. Con la reproducción sexual, las dos células se juntaban, compartían información genética y producían retoños que contenían una combinación de sus genes. No hicieron falta muchas generaciones para que surgiera una diferencia genética. Las diferencias empezaron a producirse en cada generación, multiplicando por mil la velocidad evolutiva. Un ejemplo más reciente es el tránsito de la era industrial a la era de la información. Cuando nos pusimos a fabricar ordenadores, no tuvimos que reinventar las fábricas o los sistemas de distribución global; ya contábamos con esas estructuras. Simplemente tuvimos que aplicarlas a la producción de equipos informáticos. Así, la revolución de la información se estableció se  estableció con mucha más rapidez. Esta pauta continuará en el futuro: cada nueva fase requiere una fracción del tiempo que requirió la anterior. En el futuro cabe esperar que la misma cantidad de cambios que hemos visto en los últimos veinte años ocurra en años en lugar de décadas.

Nos aproximamos a una singularidad

 Entonces, ¿dónde nos lleva todo esto? Algunas personas creen que estamos dirigiéndonos hacia una “singularidad”. Éste es el término usado por los matemáticos para designar un punto en el que la ecuación se viene abajo y deja de tener significado. Las reglas cambian. Ocurre algo completamente diferente.
Tenemos un ejemplo simple de singularidad cuando dividimos un número por cero. Si divides por números cada vez más pequeños, los resultados son cada vez más mayores. Pero si divides un número por cero, obtienes infinito, que no es un número en el sentido habitual. La ecuación se rompe, deja de tener sentido. Vernor Vinge fue el primer matemático que sugirió la idea de que el desarrollo humano podría estar dirigiéndose hacia una singularidad, y depués le siguieron otros, en especial Ray Kurzweil, autor del libro titulado The Singularity is Near (La singularidad está cerca). Ellos argumentan que si la potencia de los ordenadores continúa doblándose cada dieciocho meses, como ha venido ocurriendo los últimos cincuenta años, entonces, en algún momento de la década de 2020 los ordenadores igualarán el rendimiento del cerebro humano. Desde ahí, sólo queda un pequeño paso para llegar a un ordenador que supere al cerebro humano. A partir de ese momento dejaría de tener sentido que nosotros siguiéramos diseñando ordenadores; máquinas ultrainteligentes serían capaces de diseñar modelos mejores y más rápidos.
“¿Qué ocurrirá entonces?”, es una gran pregunta. Algunos proponen que los seres humanos quedaremos obsoletos; las máquinas se convertirán en la vanguardia de la evolución. Otros piensan que se producirá una fusión entre la inteligencia humana y la inteligencia de la máquina; tal vez descarguemos nuestras mentes en ordenadores. Lo único que podemos predecir con seguridad es que esto supondrá una ruptura total con el pasado. La evolución entraría en un ámbito radicamente nuevo.
Pero esta transición, por importante que sea, todavía no es una verdadera singularidad en sentido matemático. La evolución -tanto la humana como la de la máquina, o la síntesis de ambas- continuaría a un ritmo siempre creciente. Los marcos temporales continuarían acortándose: de décadas a años, a meses, a días. En poco tiempo, se aproximarían a cero. Entonces el ritmo de cambio tendería a infinito. Habríamos alcanzado una verdadera singularidad matemática.

Onda temporal cero y 2012

Terence McKenna exploró la idea de que la humanidad se dirige hacia un punto de cambio infinitamente rápido en su libro The Invisible Landscape (El paisaje invisible). McKenna desarrolló una función fractal a la que llamó “onda temporal”, que parece reflejar el ritmo general de la aparición de las innovaciones en el mundo. (“La aparición de innovaciones” es un término acuñado por el filósofo Alfred North Whitehead para describir los avances y nuevos inventos que vienen a la existencia.) Esta onda temporal no es uniforme, sino que tiene picos y valles que responden al ritmo de aparición de las innovaciones a lo largo de la historia de la humanidad.
La característica más significativa de la onda temporal de McKenna es que su forma se repite, pero a intervalos cada vez más cortos. La curva muestra una aparición de innovaciones en torno al año 500 a.C., con la llegada de Lao Tsé, Platón, Zoroastro, Buda y muchos otros, que ejercieron una influencia importante en los milenios siguientes. La naturaleza repetitiva de la onda temporal de McKenna muestra que el mismo patrón se presenta a finales de la década de 1960, aunque ocurrió 64 veces más rápido. En 2010, el patrón vuelve a repetirse, de nuevo 64 veces más rápido, y en 2012 vuelve a repetirse una vez más, también 64 veces más rápido. La escala temporal se comprime de meses a semanas, a días, tendiendo muy rápidamente a cero: el punto que McKenna llamó “onda temporal cero”.
Pero ¿cuál es exactamente esa fecha? McKenna experimentó deslizando su curva a lo largo de la historia, buscando dónde encajaba mejor. Finalmente, eligió el 22 de diciembre de 2012. En ese momento él no sabía que el calendario maya también acaba sus 5124 años un día antes. McKenna no estaba muy apegado a esta fecha; comentó que se sentiría intrigado, una vez llegado 2012, por ver si sus conjeturas con respecto a la innovación infinita demostraban ser correctas. Por desgracia, falleció en el año 2000.
Personalmente, no me importa tanto lo ocurra o deje de ocurrir en la fecha exacta del 21 de diciembre de 2012. Es evidente que casi todas las  predicciones relacionadas con una fecha específica no se han cumplido. Me interesa más dónde puede llevarnos este patrón de aceleración, y sus anonadantes implicaciones tanto si ocurren en 2012 como en cualquier otro momento.

PETER RUSSELL

Extraído de El Misterio de 2012