NO VAMOS A CONSEGUIR LA REVELACIÓN OVNI

Depositphotos_10139885_s-585x306Este pasado fin de semana hablé sobre los controvertidos Hombres de Negro en la Conferencia anual de la MUFON en Ohio, junto con James Fox, que disertó sobre el tema de los ovnis y los medios de comunicación, y Terry Ray, quien habló sobre el tema de los orbes misteriosos. Al final del evento, un par de personas se acercaron a mí y me preguntaron sobre la cuestión de la “divulgación OVNI”.

La cuestión de la divulgación continuó siendo objeto de debate después de que la conferencia hubiera terminado y todo el mundo pasó un buen rato así. Claramente existe una gran frustración en la ufología por la falta de divulgación por parte de quien pueda esconder sensacionales informes secretos sobre los ovnis. Para que quede registrado, -como señalé en la conferencia-, no creo, en absoluto , que el gobierno de Estados Unidos está ocultando datos.

Mucho más probable es, en mi opinión, que toda la cuestión esté supervisada por algún organismo profundamente oscuro, -como sus reservados fondos-, y que no tiene que rendir cuentas ante nadie. Y, teniendo en cuenta un par de cosas más, creo que es muy probable que la gran mayoría de la gente en el gobierno, el ejército y los servicios de inteligencia no sepan absolutamente nada al respecto.

Sean cuales sean sus o mis pensamientos sobre ello, y a pesar de años de demandas en las que “el gobierno nos dice lo que sabe”, el hecho es el movimiento de divulgación no ha llegado a ninguna parte. Lo único que ha logrado es un fracaso del cien por cien. Y eso no es nada de qué enorgullecerse. Inevitablemente, esto provoca que la gente del movimiento de divulgación grite y grite aún más e insista en que no se nos dice la verdad. Pero, hay otro aspecto que no deberíamos olvidar.

La No-revelación no es sólo el enfoque adoptado por lo que quiera que sea esta “agencia en la sombra”. Es también el enfoque adoptado por las inteligencias detrás del fenómeno OVNI en sí. Una y otra vez he escuchado relatos en el sentido de que “los extraterrestres están aquí para ayudarnos”. Bueno, tal vez ellos son alienígenas y tal vez están aquí para ayudarnos. Pero, por otro lado, ¿dónde está la evidencia?

Estoy cansado y me pone enfermo eso de la brigada de “amor y luz” (en sus ropas de colores brillantes, sandalias hippies, y sus cutres nombres de la Nueva Era) que nos dice que, en lugar de mostrarse abiertamente a nosotros, los extraterrestres benevolentes están trabajando maravillosamente tras las bambalinas para hacer un mundo mejor para nosotros. ¿De verdad? Una vez más, ¿dónde está la evidencia? El hecho es que el mundo está en un tremendo estado y las cosas no están nada mejor.

disclosure-570x462Casi todo el mundo en la ufología conoce esa pregunta tan gastada: ¿Por qué los extraterrestres no aterrizan en el jardín de la Casa Blanca y se revelan a sí mismos? Algunos podrían considerar que es una pregunta lógica, pero yo creo que es absolutamente inútil, por una razón específica. No hay nada en la historia del fenómeno OVNI que sugiera  que tal posibilidad nunca ha estado en juego. Esa imaginería, de alienígenas que aterrizan en relucientes naves y hablan con el presidente y el pueblo, es la nuestra. No la suya. Viene de la cultura popular, el mundo de la ciencia ficción, y nuestras propias suposiciones con respecto a cómo los extraterrestres reales podrían actuar.

Si el fenómeno OVNI es no sólo extraterrestre, sino realmente extraterrestre,  -casi incomprensible-, entonces no hay razón para pensar o suponer que sus procesos de pensamiento, objetivos o enfoques comunicativos, serían un reflejo de los nuestros. Es como esas ridículas historias del presidente Dwight D. Eisenhower, en la década de 1950, firmando un tratado con los alienígenas para que pudieran hacer lo que quisieran en nuestro planeta, a cambio de nuestro acceso a la tecnología extraterrestre.

¡Vaya montón de basura! ¿Alguien realmente piensa que una todopoderosa raza de seres de alguna lejana galaxia del sistema solar necesitaría siquiera, conseguir un pacto para lograr sus metas? ¡Por supuesto que no! Harían lo que demonios quisieran hacer, y no tendríamos ninguna manera en absoluto para detenerlos o influir en ellos.

Por lo tanto, lo que en realidad tenemos, -en lugar de tratados, aterrizajes frente al presidente, y revelación-, es un fenómeno que es tan genuinamente extraño que sigue un camino que es prácticamente incomprensible para nosotros, que explicaré en el párrafo siguiente. Hay, -en mi opinión -, dos razones por las que no tenemos, y no tendremos, la revelación OVNI.

Está claro que lo que está detrás del fenómeno OVNI (extraterrestres, entidades interdimensionales, criptoterrestres, o algo completamente más allá de nuestro entendimiento actual), tiene un enfoque decididamente único en su contacto con la raza humana. Para los otros no existe algo similar a la película Últimatum a la Tierra. Su enfoque es interactuar con la gente, en un grado sorprendentemente íntimo, a nivel individual.

imagesimages (1)Encuentros cercanos de un tipo profundamente personal, sincronicidades sin fin, y vidas que en algunos casos son rápida y radicalmente cambiadas durante la noche son partes esenciales de la exposición al fenómeno OVNI.

No se equivoquen, hay un fenómeno  OVNI real y hay un verdadero plan en marcha. Pero, es un plan que se nos escapa. Y es uno en el que no se producirá una revelación mundial sobre la naturaleza y la intención de las inteligencias de los ovnis, porque no tienen intención de hacerlo. Su enfoque cauteloso de transformar vidas a nivel individual continuará, al igual que lo ha hecho desde los días en que el fenómeno se manifiestó en las formas de dioses, ángeles, demonios, hadas, duendes y quién sabe qué más.

Precisamente lo que todo esto persigue o está destinado a lograr es, por supuesto, un misterio. Pero no veo ninguna señal de cambio en el horizonte. La gente continuará teniendo tener experiencias extraordinarias, causantes de un cambio de paradigma, en los tramos solitarios de la carretera a altas horas de la noche, o mientras acampa en el bosque, o incluso en su propia casa en la oscuridad de la noche. Pero ET no va a sentarse con el Presidente a tomar café y rosquillas.

En cuanto a la razón por la que el ya mencionado “organismo en la sombra” no revelará (su informes ovni), todo es muy simple. Ellos saben, y están petrificados por el hecho, que el fenómeno OVNI tiene, -como he señalado anteriormente-, la capacidad de interactuar potencialmente con todos y cada uno de nosotros en persona, en un momento dado, y alterar nuestra percepción individual, modos de pensar, y el futuro por completo. No por una guerra agresiva o revelación mundial, sino irrumpiendo en nuestro entorno personal como mejor les parezca. Y no se les puede detener.

Los organismos militares, -en todo el planeta-. están acostumbrados a tratar con enemigos potenciales de manera que ellos pueden entender. Si el fenómeno OVNI amenazara al estilo de El Día de la Independencia / La Guerra de los Mundos, sería preocupante para los que guardan los secretos, pero tendrían una idea sobre lo que se estaban enfrentando. El saber que hay algo por ahí que es tan ajeno, tan profundamente desconcertante, y que, -prácticamente con el movimiento de una mano-, pueda seleccionar a todos y cada uno de nosotros y transformarnos, aterroriza a los guardianes del secreto.

Es por eso que no se producirá la revelación: (A) el fenómeno opera de una manera y con un orden del día, que no requiere la revelación; y (B) las personas cuyo trabajo es mantener alejado todo esto de nosotros están, francamente, asustados de revelar lo que saben y sospechan.

El movimiento de divulgación OVNI necesita un buen puñetazo en la cara para hacerle despertar y darse cuenta de que no se trata sólo de tratar de obtener que “el gobierno nos diga la verdad.” Es mucho más controvertido que eso. Y yo estaré más que feliz de propinar ese golpe. O golpes.

NICK REDFERN (9/6/2015)

Anuncios

LA NASA CONFIRMA QUE UN NUEVO PROPULSOR “IMPOSIBLE” FUNCIONA DE VERDAD

emdrive1La NASA finalmente lo ha admitido. Un nuevo tipo de propulsor desarrollado durante la última década por el científico británico Roger Shawyer, calificado hasta ahora de “imposible”, realmente funciona. Este propulsor, llamado EmDrive, es capaz de generar impulso sin necesidad de material propulsor, solo transformado energía eléctrica, algo que se creía imposible por contradecir la física convencional. Sin embargo, tras probarlo, la NASA asegura que funciona. De confirmarse por la comunidad científica, el avance podría reinventar la exploración espacial.

El creador del EmDrive, Roger Shawyer, se había enfrentado a críticas desde que lo presentó en el 2006. Aseguraba que su invención era capaz de crear impulso sin necesidad de propulsores de combustión tradicionales. En lugar de ello, el EmDrive genera electricidad moviendo microondas dentro de un tanque que, a su vez, es capaz de general el impulso para, según Shawyer, levantar un cohete o una nave espacial.

Nadie le hizo mucho caso. Un grupo de científicos chinos decidió probar la tecnología en el 2008 y llegaron a confirmar que sí, funcionaba. En sus pruebas, el EmDrive fue capaz de generar 720 milinewtons de impulso o 72 gramos. No parece mucho, pero era un paso increíble porque abría la puerta a un tipo completamente diferente de propulsión que prometía producir cohetes a un coste mucho menor, con menor peso y cientos de veces más rápido que los actuales.

Los estudios de los investigadores chinos se enfrentaron a la crítica internacional, que aseguraba que algo como el EmDrive era imposible por no cumplir la ley de conservación del movimiento. Más tarde, el científico estadounidense Guido Fetta construyó su propia versión del EmDrive y convenció a la NASA de probarlo. La agencia ha publicado ahora un informe con las conclusiones en el que, efectivamente, reconoce que funciona.
emdrive2
Como explica Wired, cinco investigadores de la NASA crearon una réplica del propulsor y, tras varios días de pruebas, obtuvieron un resultado positivo. El sistema es capaz de crear entre 30-50 micronewtons, mucho menos que lo que habían conseguido los investigadores chinos, pero aún así positivo. En el informe, la NASA señala:

Los resultados de la prueba indican que la cavidad resonante RF, que es única como equipo de propulsión, produce una fuerza que no es atribuible a ningún fenómeno clásico electromagnético.
Lo que no ha hecho la NASA aún es explicar cómo funciona el invento y por qué ha conseguido esos resultados, solo los reporta. Lo cual deja en el aire el misterio de si un sistema de este tipo podría efectivamente funcionar algún día como un nuevo método de propulsión a gran escala. De todas formas, el solo hecho de que funcione (suponiendo que ninguno de los científicos, ni los chinos ni la NASA haya cometido un error), ya es espectacular.

De momento, la energía generada en las pruebas de los investigadores chinos sería suficiente para impulsar un satélite en órbita, aunque no pare vencer la gravedad de lanzarlo al espacio desde la Tierra. Nuevas pruebas tendrán que decidir si estamos de verdad ante un avance o ante un error de laboratorio, si hay que re-escribir alguna ley de la física (complicado…) o si realmente algo como el EmDrive servirá para llevarnos a lugares del Universo a los que ahora mismo no podemos llegar.

MANUEL ÁNGEL MÉNDEZ

INFILTRACIÓN ALIENÍGENA versus JUEGOS MENTALES

blackops-585x306Cuando, a mediados de 1980, se anunciaron por el régimen de mano de hierro de la entonces Primera Ministra Thatcher por los que se establecían misiles nucleares “Cruise” en bases militares estratégicas en las Islas Británicas, esto provocó manifestaciones masivas por parte del público en general, sobre todo frente a un establecimiento militar llamado Greenham Common.

Como resultado de la prevista colocación de misiles en Greenham Common, un gran grupo de mujeres pacifistas, manifestantes, acamparon fuera de la base. No pasó mucho tiempo, sin embargo, antes de que muchas de las mujeres comenzaran a experimentar una serie de molestos síntomas, incluyendo una profunda depresión, ataques de ansiedad abrumadora, intensos dolores de cabeza como la migraña, pérdidas alarmantes de memoria a corto plazo, y un carácter mucho más desequilibrado.

Como consecuencia directa de este hecho sospechoso y alarmante, comenzaron a circular con rapidez teorías en el sentido de que las mujeres estaban siendo atacadas específicamente con armas electromagnéticas, como parte de un esfuerzo intensivo para conseguir un final abrupto y permanente a sus manifestaciones, que habían generado una gran cantidad de apoyo.

No era el caso de un cándida teoría de la conspiración: incluso el muy respetado diario The Guardian trataría la historia de una manera seria. En un artículo del 10 de marzo 1986 artículo para el periódico titulado Mujeres Pacifistas temen ataque electrónico, se informó de que el ejército poseían “… un sistema de detección de intrusos llamado BISS, que opera en una frecuencia lo suficientemente alta para hacer rebotar ondas de radar de un cuerpo humano en movimiento en las proximidades de un cerco perimetral”.

¿Es posible que tecnologías similares, pero mucho más sofisticadas, se pudieran aplicar en relación con el fenómeno de la abducción alienígena? Casi todo el mundo, estoy seguro, que esté familiarizado con estos temas  también se dará cuenta de por lo menos algunas de las controversias relativas a los relatos de la llamada abducción alienígena. Y, en su mayor parte al menos, todo comenzó en la noche del 19 de septiembre de 1961.

En esa noche, Betty y Barney Hill , un matrimonio se dirigían desde New Hampshire a su casa de Canadá cuando fueron sometidos  a una experiencia aterradora. Sin embargo, hasta su llegada a casa, había pocos indicios de que nada malo hubiera sucedido en el  transcurso del viaje.

Después de algunos meses de angustia emocional inexplicable, la pareja no pudo más, y buscaron la ayuda de Benjamin Simon, psiquiatra y neurólogo radicado en Boston. Sometidoa a rigurosas regresiones hipnóticas, tanto Betty como Barney recordaron lo que les había pasado durante dos horas perdidas. Sorprendentemente, dieron cuenta de encuentros cercanoscon seres extraterrestres aparentemente, que habían llevado a la pareja a bordo de una cierta clase de nave, y los habían sometido a una serie de angustiosos exámenes físicos.

Desde ese día, cientos, -tal vez miles-, de relatos similares han surgido en todo el mundo. Un punto de inflexión llegó en 1981 con la publicación del libro de Budd Hopkins Tiempo Perdido. Detallando varios de dichos relatos, Hopkins propuso una teoría que sugiere que al menos una especie extraterrestre estaba involucrada en el secuestro sistemático de seres humanos. Un trabajo posterior Hopkins reveló un vínculo potencialmente mucho más siniestro de las abducciones, a saber,  que los extraterrestres estaban secuestrando a personas como parte de una operación genética, cuyo objetivo era la producción de una raza híbrida medio-alieníegan, medio humana.

Hay, sin embargo, otro aspecto del misterio de las abducciones alienígenas que es, en cierto modo, aún más polémica que la hipótesis extraterrestre. Hay aquellos investigadores y los testigos oculares (o tal vez “las víctimas” sería un término mejor) que creen que las abducciones alienígenas nada tienen que ver con las actividades de los verdaderos extraterrestres, sino que son, en realidad, el resultado de un trabajo clandestino llevado a cabo por las agencias militares y ministerios.

Así dice la teoría, personal adscrito a proyectos militares utilizan el tema de las abducciones alienígenas como una cobertura cuidadosamente camuflada para permitir la continuación de los ensayos de las nuevas tecnologías, como drogas que alteran o controlan la mente, y sofisticadas ténicas de hipnosis.

Un ejemplo de un caso de presunto secuestro alienígena que parece haber sido parte de una sofisticada operación de control mental es eldescrito por Alison, una mujer de Arizona, que vive en un rancho no muy lejos de la ciudad de Sedona. Desde los veintisiete hasta los treinta y un años, Alison sufrió por lo menos cinco secuestros que llevaban todas las características del escenario de la abducción extraterrestre clásica.

En cada ocasión, ella estaba en su sala de estar, ya fuera leyendo o viendo la televisión, cuando sus dos perros, – Lucy y Verano-, comenzaban a actuar de manera angustiada, daban vueltas por la habitación y gemían. En ese momento, las cosas siempre se emborronaban, y Alison más tarde se encontraba en una parte diferente de la casa habiendo pasado varias horas. Ella siempre despertaba sintiéndose mareada, con un terrible dolor de cabeza y la boca seca.

Durante varios días después de las experiencias extrañas, ella soñaba con el momento en que las cosas empiezan a torcerse, -que siempre resultaban en una pérdida total de energía eléctrica en el interior de la casa, un zumbido profundo que emanaba de fuera de ventana de la gran sala de estar y potentes e intensas luces brillantes que envolvían a la habitación.

En su estado semiconsciente, Alison vería pequeñas figuras oscuras escabulléndose por la habitación. Luego la llevaban afuera en una pequeña nave donde era sometida a un examen ginecológico y algún tipo de sondeo nasal. Luego ella volvía a otra parte de la casa y los alienígenas se iban. Sólo después de que los alienígenas parteran que el intenso zumbido cesaba.

Sin embargo el que Alison cree que fue el quinto secuestro, el misterioso zumbido se detuvo repentinamente, sólo unos pocos segundos después de que sus visitantes cósmicos hubieran entrado en la habitación. En este punto, recordó Alison,
-significativamente, esta vez no en un sueño posterior sino en tiempo real-, ella comenzó a recuperar poco a poco sus sentidos. Y, muy sorprendentemente, también lo hicieron los alienígenas. No eran un grupo de “Grises” frágiles, calvos, de ojos negros, sino en su lugar una serie de hombres grandes y fornidos llevando lo que  sospechosamente parecía un negro uniforme militar.

Según Alison, de repente los hombres comenzaron a retroceder lentamente. Y, como Alison comenzó a recuperar sus sentidos, uno de ellos levantó la mano  “como si dijera: ‘Quédate donde estás’,” y continuó haciéndolo hasta que hubieron salido de la casa.

Alison se dirigió, aún ligeramente atontada, a la ventana del salón,  justo a tiempo para ver al grupo de hombres saltar a bordo no de una nave espacial extraterrestre, sino a un helicóptero negro muy terrestre. A una altura de varios cientos de pies, un potente foco desde el helicóptero iluminó el cielo oscuro alrededor de su propiedad.

Hoy en día, Alison ha dejado de lado sus creencias ufológicas, y está convencida de que, como resultado de una combinación de hipnosis subliminal, tecnologías que alteran la mente, y tal vez incluso armamento no letal diseñado para desactivar temporalmente el sistema nervioso y el movimiento corporal, ella fue ingeniosamente inducida a pensar que era una abducida extraterrestre. Pero  en realidad, ella no fue más que una cobaya para las pruebas de armamento sofisticado diseñado para afectar y manipular la mente y el cuerpo.
Quizá tenga razón …

NICK REDFERN

PLATILLOS DE SATAN

Otro interesante artículo de Nick Redfern en el que sugiere que los OVNIS y extraterrestres pudieran tener un origen demoníaco.LIBERTALIADEHATALI

OVNIS: ¿DEL INFIERNO?

En un mundo repleto de terrorismo, guerras en Oriente Próximo, refriegas, inquietantes cambios en los patrones meteorológicos, cuentos apocalípticos mayas para 2012 y la actual obsesión de Hollywood con “el fin del mundo” de películas como Contagio, Hijos de los Hombres, Señales, Amanecer de los Muertos, El Incidente y 28 Días Después de entre otras muchas de los últimos 10 años, no es de extrañar que la gente pudiera estar tentada a buscar la salvación en las estrellas .

En otras palabras, si no podemos ayudarnos nosotros mismos, quizás “los extraterrestres” lo harán mejor. Por supuesto, la gente ha buscado esta ayuda avanzada desde el comienzo del nacimiento de la era OVNI en el verano de 1947. El problema, sin embargo, es que nuestra llamada no ha sido respondida. Al menos, no todavía. Pero algunos dicen que, -ahí está el cambio-, que no sería en la manera que la mayoría imaginaría o esperaría que fuera.

Es más, parece que incluso al mundo de la ovnilogía le ha picado el bicho del Armagedón. Un creciente número de gente está aceptando la idea de que mientras el fenómeno OVNI parece ser muy real, podría no ser lo que parece. Y de acuerdo con algunos, podría convertirse en nuestra peor pesadilla.

Está en aumento la creencia que más que orígenes extraterrestres, los OVNIS son, y literalmente, demoníacos. Esto es: Platillos de Satán. Y los pequeños alienígenas de ojos negros y cabeza de huevo que han llegado a ser parte integral de la imagenía OVNI, desde la ciencia ficción a la cultura popular, son nada menos que demonios mentirosos preparando el camino para la batalla final entre el bien y el mal, el ascenso del Anticristo y la esclavitud de nuestras almas.

Entre los que creen que tal asombroso y lúgubre escenario es válido está Michael Heiser, un autor e investigador OVNI que obtuvo una licenciatura y doctorado en Hebreo Bíblico y Lenguajes Semíticos Antiguos por la Universidad de Wisconsin-Madison. En una entrevista hace un par de años, Michael me dijo del tema OVNI:

“Creo que son demonios por un tema de derechos humanos: personas abducidas contra su voluntad a las que hacen cosas desagradables. O incluso si no son literalmente así, se las implanta en sus mentes; están atormentados mentalmente. Esto es algo intrínsecamente siniestro y negativo. Ellos son esencialmente manipuladores de seres humanos. Este es el juego: ellos quieren usurpar la más alta autoridad, usurpar a Dios para sus propios fines.”

También está Joseph Jordan, que ha estudiado en profundidad los datos y sugiere que las abducciones alienígenas pueden ser detenidas invocando el nombre de Jesucristo. Jordan me afirmó sobre los supuestos extraterrestres de las tradiciones OVNI y sus acciones:

“El propósito que yo veo  en la comunicación con esas entidades es que ellos están predicando un nuevo evangelio. Y la Biblia alerta de los ángeles que predican un evangelio. Creo que son parte de la jerarquía demoníaca y las entidades implicadas en las abducciones son la élite de esa jerarquía; parece como si tuvieran un acuerdo con los ángeles caídos. Las habilidades que tienen estas ángeles caídos son calcadas por estas entidades pero su mensaje no es el del Dios judeocristiano. Es contra él.”

Ahora centramos la atención en Ray Boeche. Un pastor anglicano que sirvió como Rector de la Celebration Anglican Church en Lincoln, Nebraska casi por una década. También es el antiguo director de la MUFON en Nebraska, y obtuvo un grado por el Peru State College y Master en Teología por St. Mark’s School of Divinity.  Su opinión sobre la controversia OVNI es clara, como me declaró en 2007:

“Como pastor y alguien cualificado en Teología, no puedo llegar a otra conclusión que hay alguna clase de engaño espiritual aquí.  En muchos de los contactos extraterrestres, las entidades implicadas rechazan al Cristianismo. Con cualquier tema espiritual con el que sea envuelto, siempre hay una especie de negación de la validez del Cristianismo y de la Biblia.”

Nicole Malone, autora de La Biblia, Física y las Capacidades de los Angeles Caídos, llega a la misma conclusión. Dice que las historias de abducciones extraterrestres son “causadas por ángeles caídos”.

Finalmente, en mi propio libro, Final Events, hay un largo y controvertido estudio de cómo y porqué algunas personas dentro del gobierno estadounidense han llegado al convencimiento de que los OVNIS tienen ocultos, paranormales y demoníacos orígenes. Es una historia sombría y perturbadora llena de relatos de engaños satánicos, un Pentágono nervioso, y una selecta y secreta élite dispuesta para una guerra en la que piensan que están nuestras almas en juego.

¿La cara oculta de la ovnilogía? Definitivamente. ¿Encuentros cercanos de la clase demoníaca? El tiempo lo podrá decir, o no….

NICK REDFERN

LA AMENAZA (13)

LA AMENAZA
The Threat – Revealing the Secret Alien Agenda
Por
Dr. David Jacobs
Traducción de Tavo Jiménez
 
INFILTRACIÓN
 
Durante muchos años los investigadores pensaron que las abducciones eran raros sucesos que desafortunadamente ocurrían a adultos que estaban en el lugar equivocado en el momento menos oportuno. En los años recientes los investigadores se han dado cuenta que el fenómeno de las abducciones es para toda la vida. Ahora sabemos que comienza en la infancia. Las madres han descrito cómo eran abducidas junto a sus bebés. Algunas abducidas incluso han informado que habían sido ‘visitadas’ en el hospital poco antes o después del nacimiento de sus hijos.
Ahora sabemos que la abducción es un fenómeno que continúa –desde la infancia- hasta la edad adulta. Sabemos que el abducido lo es de por vida. Cada abducido al que mis colegas o yo mismo hemos investigado ha tenido numerosos eventos de abducción a lo largo de su vida.
Así que, ¿cuántas personas han sido sometidas a abducción? Esta pregunta es virtualmente imposible de responder, mayormente porque la gente abducida no recuerda la experiencia en cuestión. A pesar de esta dificultad, sabemos que las abducciones están muy extendidas.
Mi colega Budd Hopkins y yo hemos recibido miles de cartas y llamadas telefónicas de abducidos que nos relatan sus vivencias. Otros investigadores, procedentes de todas partes de nuestra sociedad, han lidiado con abducciones o escuchado de ellas por decenas de miles. Todavía, el número de personas que entran en contacto con investigadores no es una representación exacta del número de personas que podrían haber sido abducidas, pues, de nuevo, la mayoría de los abducidos son inconscientes de ello.
Estimaciones informales de la magnitud del fenómeno.
En 1987, Budd Hopkins diseñó un cuestionario para el magazine OMNI, a fin de recopilar datos sobre abducciones. Cuatro mil cuestionarios de los lectores de OMNI fueron respondidos. El Físico Bruce Macabee y los ufólogos Don Berliner y Rod Swiatek (ambos de la Fund for UFO Research) analizaron 450 de los cuestionarios, concluyendo que alrededor del 4 % de los varones y el 11 % de las féminas que respondieron podrían ser abducidos.
En 1987 también yo comencé a crear archivo de datos sobre abducidos. Desarrollé un estudio simple, basado en el cuestionario para OMNI, dirigido a los estudiantes de una universidad. A través de los años mejoré el cuestionario y continué entregándolo a los estudiantes. En 1991 había recolectado mil doscientas respuestas, mayormente de universitarios con edad comprendida entre 18 y 23 años. Se dividió en tres categorías: posible abducido, probable no abducido y no abducido. El resultado de mi análisis sugirió que el 5’5 % de quienes respondieron al cuestionario eran ‘posibles’ abducidos, mientras que el 1’5 % eran casos discutibles. Esos números eran terriblemente altos.
Hay otras estimaciones informales. Por ejemplo, las evidencias poderosamente sugieren que la mayoría –si no la totalidad- de los eventos ‘encuentro cercano’ de avistamiento ovni son el comienzo o desenlace de un suceso de abducción. Incluso los avistamientos de alto nivel pueden ser indicativos de abducción. Estadísticas de Gallup sobre avistamientos ovni han variado desde 9 % hasta 14 % desde 1950. Si un porcentaje de esos avistamientos enmascara abducciones, entonces el número de sucesos de abducción es elevado.
 
LA ENCUESTA ‘ROPER’
 
En 1991, Robert Bigelow, un filántropo que apoya la investigación ovni, y otro investigador propusieron a Budd Hopkins y a mí que condujésemos la investigación formal que nos permitiera conocer una estimación del número de estadounidenses que podrían haber sido víctimas de abducciones. Aceptamos el ofrecimiento.
Sabíamos de los retos que aquello suponía. Tuvimos que construir el sondeo así que obtendríamos un amplio rango de información y superaría los problemas de carencia de recuerdos conscientes de los abducidos. Luego tuvimos que encontrar una organización de encuestas, y elegimos la Roper Organization, porque las personas que la forman estaban entusiasmadas con el proyecto. Finalmente, tuvimos que ser muy cautelosos y prudentes en el análisis de los resultados.
En el verano de 1991, Roper llevó a cabo una recopilación del sondeo realizado sobre una masa de adultos elegidos al azar por todos los Estados Unidos. El sondeo se realizaba en el hogar de los participantes, con un entrevistador que acudía, preguntaba, y tomaba nota de las respuestas en su cuestionario. Las preguntas sobre abducción eran parte del apartado de cuestiones sobre experiencias personales y políticas. Una pregunta fue específicamente diseñada para identificar a quienes a se sentían forzadas a responder positivamente pesar de los hechos. Hopkins se inventó el término ‘trondant’, y preguntábamos a los encuestados si dicha palabra tenía para ellos algún significado especial. Si un amplio porcentaje de personas respondía la cuestión ‘trondant’ de forma positiva, sabríamos que las respuestas al resto del cuestionario debían ser puestas en suspenso.
La investigación mediante encuesta, usualmente, abarca a una población de mil seiscientas personas, lo cual es considerado suficientemente grande como para proporcionar resultados correctos para la mayoría de las encuestas nacionales. En cualquier caso, dada la controvertida naturaleza de la investigación sobre abducciones, quisimos realizar el sondeo sobre una base de población aún mayor, a fin de afinar la corrección de datos obtenidos. El número final de encuestas realizadas fue de 5,947, las cuales arrojaban un rango de error del 1,4 %. El Sondeo Roper, de esta manera, se convirtió en la más grande y precisa encuesta de este tipo nunca realizado. Es importante añadir que no se trataba de un sondeo de opinión, sino una encuesta basada en experiencias personales contadas por el entrevistado, lo cual la diferencia de otros sondeos de esta naturaleza.
En sus resultados iniciales, el número de potenciales víctimas de abducción era muy –violentamente- elevado:
 
*El 18 % alguna vez había despertado paralizado con una extraña presencia acompañando en el dormitorio.
*El 15 % había visto una presencia aterradora.
*El 14 % había vivido experiencia de ‘salir del cuerpo’.
*El 13 % había experimentado el inexplicable tiempo perdido (missing time).
*El 11 % había presenciado la visita de un fantasma.
*El 10 % había estado flotando en el aire.
*El 8 % había sido testigo de la presencia de luces inusuales en el dormitorio.
*El 8 % había advertido en su cuerpo cicatrices desconcertantes.
*El 7 % había presenciado un ovni.
*El 5 % había soñado con ovnis.
*El 1 % dijo que la palabra ‘trondant’ tenía una significancia especial para ellos.
 
El pequeño número de respuestas positivas a la cuestión ‘trondant’ significaba que el sondeo no se había inclinado hacia quienes tienen el impulso a responder positivamente. La Roper Organization eliminó de las estadísticas finales todos los cuestionarios con una respuesta positiva a la cuestión ‘trondant’.
El resultado del Sondeo Roper nos indica que millones de estadounidenses podrían ser abducidos. Tanto Hopkins como yo mismo sabíamos que el fenómeno de las abducciones estaba muy extendido, pero esas cifras quitaban el aliento. Por dicho motivo, fuimos lo más cautelosos posible al aproximarnos a los datos. Aislamos las cinco preguntas que, en investigaciones previas, sabíamos que eran indicativos de actividad de abducción alien. E incluimos en la muestra final solamente a aquellas personas que habían respondido positivamente, al menos, cuatro de las cinco preguntas.
El análisis final indica que el 2 % de los estadounidenses –cinco millones- han experimentado eventos consistentes con aquellos que los abducidos han vivido antes de que supieran de su condición. Incluso si este número fuera un 75 % mayor que la frecuencia real, aún estaríamos hablando de un millón de estadounidenses abducidos.
Una cosa está clara: El Sondeo Roper confirmó la menos formal y anecdótica evidencia de que hay un enorme número de personas que ha vivido experiencias de abducción. Y podemos concluir, por lo tanto, que el fenómeno de las abducciones está muy extendido y afecta a casi todos los ámbitos de nuestra sociedad.
Adicionalmente a todo ello, el Sondeo Roper informa de resultados por edad, sexo, raza, geografía, estatus social, y provee de datos en esos subgrupos. Un importante sub-análisis enfocado en la edad, y un segundo sub-análisis enfocado en el grupo de encuestados que la Roper Organization denomina ‘militantes sociales/políticos’. Esas personas, sin importar su tendencia política, son conscientes de los problemas sociales y buscan solventarlos. Por ejemplo, escriben cartas de protesta a sus consejos escolares y, de cualquier forma, tienen un semblante de responsabilidad social. Poseen más estudios y unos ingresos económicos superiores (38,700 $ frente a 28,300) a la mayoría.
Los resultados de esos dos sub-análisis son los que siguen. El primero resume las respuestas según el grupo de edad, mostrando que el conjunto de18 a29 años respondió más positivamente a los cinco indicadores de abducción que cualquier otro conjunto de edad. Esto parece que va contra la lógica, porque la gente mayor ha tenido una mayor oportunidad a lo largo de su vida de tener más experiencias de abducción.
 
Relación entre Cinco Indicadores de Abducción y la edad (muestra total)
Total edades /18 a29 /30 a44 /45 a59 / mayores de 60 años
 
*Despertar paralizados con sensación de que hay una extraña presencia:
18 % – 22 % – 21 % – 17 % – 10 %
*Experiencia de pérdida de tiempo (missing time):
13 % – 14 % – 13 % – 13 % – 10 %
*Sensación de que realmente estaban volando:
10 % – 11 % – 13 % – 10 % – 8 %
*Vieron bolas de luz en el dormitorio:
8 % – 11 % – 9 % – 7 % – 5 %
*Se encontraron con cicatrices inexplicables:
8 % – 14 % – 7 % – 6 % – 5 %
 
El segundo sub-análisis, concerniente a aquellas personas social o políticamente activas. Este conjunto se supone que no habría de experimentar sucesos bizarros como los que narra, pues son personas que están situadas en el espacio público, a la vista de todos. En cualquier caso, no sólo puntúan los más altos en todas las preguntas, sino significativamente muy alto.
 
Relación entre Cinco Indicadores de Abducción y activismo social y político (muestra total)
Totales / Activismo social-político
 
*Despertar paralizados con sensación de que hay una extraña presencia:
18 % – 28 %
*Experiencia de pérdida de tiempo (missing time):
13 % – 17 %
*Sensación de que realmente estaban volando:
10 % – 18 %
*Vieron bolas de luz en el dormitorio:
8 % – 11 %
*Se encontraron con cicatrices inexplicables:
8 % – 9 %
 
El Sondeo Roper nos provee de datos sobre incidentes relacionados con el fenómeno de las abducciones, pero no sobre la frecuencia de los mismos. Sabemos que las abducciones suceden a lo largo de la mayoría de la vida de un abducido. En cualquier caso, estimar la frecuencia es harto difícil. El primero y principal problema reside en que los abducidos no recuerdan la gran parte de sus sucesos de abducción. A fin de recopilar datos sobre la frecuencia, pedí a numerosos abducidos que hiciesen un seguimiento de sus experiencias. Estos abducidos tuvieron un número suficiente de sesiones de hipnosis conmigo como para estar atentos a aquellos sobresalientes indicadores que evidenciaban actividad de abducción. Seis abducidos cuidadosamente registraron los sucesos de abducción que habían vivido. Hemos confirmado algunos de ellos a través de regresión hipnótica, y otros los investigaremos más adelante.
 
Frecuencia de abducción
 
Abducido – Período – Abducciones – Investigadas
Karen Morgan – 25 enero 1988-22 enero 1989 (1 año) 9 7
Kathleen Morrison – 1994 (1 año) 13 7
Christine Kennedy – octub. 1992 – febrero 1993 (31 meses) 8 5
Allison Reed – 20 julio 1993 – 22 julio 1994 (1 año) 33 14
Gloria Kane – 4 julio 1988 – 28 febr. 1989 (8 meses) 54 11
Kay Summers – 13 nov. 1993 – 14 dic. 1993 (1 mes) 14 1
 
El gráfico deja al descubierto algunos datos que nos hacen reflexionar. Christine Kennedy, por ejemplo, tiene relacionado su ciclo menstrual con sus eventos de abducción. Cuando no fue abducida su período menstrual era de 28 días, mientras que cuando vivió abducción el ciclo se reducía hasta 24 días.
Allison Reed tiene relacionadas sus abducciones con el nivel de azúcar en la sangre (teniendo diabetes, se hace mediciones de azúcar cada mañana); su nivel de azúcar en sangre era, a menudo, elevado después de una abducción, unas tres o cuatro veces más elevado que lo normal.
Gloria Kane descubrió que sus experiencias de abducción aumentaban durante el período de ovulación, mientras que disminuían cuando llegaba la menstruación, aunque ovulación y menstruación no eran los únicos determinantes de sus abducciones.
 
La mujer que representa el extremo del fenómeno de las abducciones de Kay Summers, quien vive en el Medio Oeste y trabaja en un pequeño comercio. Un constante contacto telefónico me ha permitido hacer un seguimiento de muchos de los sucesos que le han sucedido. Ha vivido tantas abducciones como 100 durante un período de un año, un promedio de una abducción cada tres días. Esto ha tenido un efecto devastador en Kay, quien vive desesperada. Recibe el mínimo apoyo de su familia y amigos, quienes crean o no en ella, se niegan a creer en la asombrosa frecuencia de los sucesos.
A menudo cansada y deprimida por la pérdida de sueño y el trauma de la abducción, Kay ha aprendido a disociarse psicológicamente de su experiencia (abducción) mientras está sucediendo, como lo haría un niño que padece un abuso físico o sexual de forma sistemática. Ella está en una montaña rusa emocional.
Aunque la frecuencia con la que Kay es abducida es extrema, no es tan inusual como pensábamos originalmente. En los últimos años, muchos abducidos han informado de una dramática aceleración en la frecuencia de sus abducciones. La tendencia general ha ido hacia un mayor número de abducciones por cada víctima.
Supongamos que los datos sobre la frecuencia de las abducciones están equivocados. El más pequeño número de abducciones /por año que se me ha informado es de 9. Si la tasa es sólo de 5 por año, y si el fenómeno comienza en la infancia y continúa en la madurez, el número aún aumenta rápidamente.
 
La conclusión sobre el Sondeo Roper y sobre nuestra propia investigación es que, sin ninguna duda, un enorme número de personas está experimentando un elevado número de abducciones. Los alienígenas han invertido una gran cantidad de tiempo y energía –y continúan haciéndolo- en el programa de abducciones. Mucha gente cree que las abducciones son ‘estudios’ o ‘experimentos’, o que los alienígenas están aprendiendo algo de nosotros. Las cifras indican lo contrario. El aprendizaje y la experimentación, si alguna vez los hubo, están concluidos. Por consiguiente, la evidencia claramente indica que los alienígenas están conduciendo un extenso y sistemático programa de explotación psicológica de los seres humanos.
 
Continuará con el capítulo 8.
 

LA AMENAZA (12)

LA AMENAZA
The Threat – Revealing the Secret Alien Agenda
Por
Dr. David Jacobs
Traducción de Tavo Jiménez
 
Hipótesis actuales y abducciones
El fenómeno de las abducciones ha sido siempre mucho más hermético que el fenómeno de los avistamientos de ovnis. Los investigadores han analizado los avistamientos durante cuarenta años antes de que surgiera un caso de abducción. Otros veinticinco años han transcurrido antes de que pudieran comprender que las abducciones eran abundantes y el epicentro del fenómeno ovni.
Cuando los investigadores empezaron a investigar las abducciones, asumieron que una abducción era un evento que se producía una vez en la vida de un adulto. Se las interpretó como fruto de la curiosidad de los aliens, más que como un acto de manipulación. Puesto que los abducidos recordaban fragmentos de su experiencia, los investigadores determinaron que los aliens estaban “estudiando” a las personas, o “experimentando” con ellas.
Puesto que el número de reportes sobre abducciones fue en aumento, muchos investigadores adoptaron el argumento ético de la no interferencia, y asumieron que los alienígenas conducían sus estudios en secreto a fin de no afectar demasiado a la vida de los humanos abducidos; los recuerdos de una abducción podían ser tan traumáticos que podían interferir negativamente en el bienestar de los sujetos. Adicionalmente, los investigadores también asumieron que los aliens inducían a los abducidos a no recordar el evento, de forma que éste se enterraba en el inconsciente del individuo.
Otros investigadores teorizaron que un abducido no podía recordar una abducción como respuesta natural defensiva del cerebro humano a un evento traumático. La mente humana podría no sobrellevar el terror de una abducción alienígena. En vez de encarar los sucesos horrendos, la mente entierra los recuerdos, lo que conduce a los investigadores a usar la hipnosis para recuperar esos recuerdos reprimidos.
El argumento de que los aliens actúan en secreto a fin de no afectar las vidas de los abducidos podría tener sentido si no fuera por el hecho de que –aun si tomar conciencia de la abducción experimentada- la vida del abducido se ve enormemente trastornada.
Si los aliens estuviesen realmente preocupados por no causar alteraciones a esos individuos, simplemente no los abduciría o, al menos, no con tanta frecuencia en el curso de sus vidas.
La hipótesis de que los abducidos reprimen sus recuerdos para sobrellevar el trauma de una abducción plantea problemas probatorios. Los mecanismos de represión de recuerdos traumáticos son altamente discutibles; e incluso, si la hipótesis fuera acertada, la frecuencia de las abducciones incide negativamente sobre la represión en cada caso. Abundan los casos de abducción que no son traumáticos y, no obstante, no son recordados por los sujetos que los vivieron.
Además, los investigadores no han descubierto procedimientos posthipnóticos que los aliens hayan usado para “enterrar” un evento de abducción. Si esos procedimientos se llevaron a cabo, los investigadores los habrían visto.
Aunque la neurología exacta nos es desconocida, se puede decir que los aliens almacenan los sucesos de la abducción directamente en el sistema de “memoria a largo plazo” del abducido, eludiendo la “memoria a corto plazo” y previniendo el desencadenamiento del mecanismo que permite su reconstitución.
La hipnosis restituye el mecanismo que permite a los recuerdos salir a la luz. A Reshma Kamal se le dijo (por los aliens) que la razón por la que a los abducidos no se les borran totalmente los recuerdos es porque hay aspectos de ellos que han de ser tenidos en cuenta por el sujeto con vistas al futuro (Tavo: simple conveniencia alien). Así que, los recuerdos permanecen intactos, pero inaccesibles a través de la vía normal.
Durante años, el fenómeno de las abducciones ha yacido oculto bajo capas de directa o indirecta protección: creencias sociales, hostilidad científica, memoria consciente incompleta, confabulación en testimonio de hipnosis, y manipulación de recuerdos inducidos por los alienígenas. A diferencia de los avistamientos ovni, no hay rastro de rádar, fotografías, vídeos. La evidencia es, primeramente, anecdótica, con un artefacto ocasional. Sólo hay una cosa cierta: por la razón que sea, la estrategia de secretismo por parte de los aliens ha sido enormemente exitosa. La mayoría de las personas que han tenido una vida repleta de eventos de abducción siguen ignorando lo que les ha sucedido. Éstas negarían –como si de una locura se tratara- cualquier insinuación de que hayan estado involucradas en el fenómeno de las abducciones, incluso aunque hayan sido abducidas unas horas antes.
 
Métodos para proteger el secretismo
 
El objetivo principal del secretismo es prevenir al abducido a que recuerde lo que le ha ocurrido; una estrategia que es mucho más efectiva que simplemente induciendo a la amnesia.
Primero: todos aquellos que se encuentran cerca de la abducción deben no ser conscientes de lo que está sucediendo. Por tanto, rutinariamente, los aliens inmovilizan, dejan inconsciente o alteran la percepción de los testigos de la abducción. En efecto, los aliens “desconectan”, “apagan” a aquellos que no deben interferir en el evento. Maridos, esposas, amigos, testigos, todos ellos son convertidos en inconscientes de la abducción.
Segundo: el abducido es separado de un grupo. Por ejemplo, si el abducido está en un picnic, éste irá a “dar un paseo”, y no regresará hasta pasada una hora y media. Cuando regresa al grupo, explica vagamente que “perdió la pista del tiempo”, y sus amigos ignorarán el incidente.
Tercero: para hacer mucho más difícil la obtención de recuerdos, los aliens nublan la memoria del abducido, insertando recuerdos confusos y falsos en su mente. Por ejemplo, si una persona es abducida desde su cama, ésta podría recordar un inusual, vívido y realista “sueño”. Otras abducciones pueden producir “pantallas” de recuerdos de animales (lechuzas, ciervos, monos, mapaches) que miran fijamente a los ojos de un abducido. El sujeto puede pensar que ha visto un “ángel” o un “demonio”, o a un familiar muerto de pie junto a su cama. La sociedad le provee de un abanico de explicaciones, y los abducidos eligen dependiendo de su bagaje y cultura.
El secreto se extiende a los aspectos físicos de una abducción, y el “encubrimiento” de un abducido es parte de ello. Cuando una persona es abducida de su medio habitual, se reporta que él ha salido flotando directamente a través de una ventana cerrada, atravesando paredes, techos y tejados, hasta introducirse en el ovni que le espera.
Cuando una persona está conduciendo su coche, los aliens causan la parálisis del vehículo, de forma que el abducido puede caminar hacia el ovni situado junto a la carretera. Algunas veces, el abducido flota directamente a través del cristal delantero del auto. Típicamente, los aliens esperan hasta que no hay otros vehículos en la carretera, o ellos fuerzan al sujeto a transitar una ruta desierta. A menudo, los aliens toman el coche con el abducido, resolviendo el problema de dejar el auto abandonado en la carretera.
 
Amenazas al secretismo
 
El secretismo alienígena no ha sido perfectamente implantado. Aparentemente, los aliens no pueden lograr un secreto completo. Los testigos observan ovnis; marcas de su existencia son dejadas sobre el terreno, y quedan efectos físicos sobre el medio ambiente. Muchos abducidos tienen recuerdos conscientes de sus experiencias; reconocen que han vivido experiencias de “tiempo perdido”. Tienen cicatrices inexplicables y otras “pistas” físicas.
Adicionalmente, la política de secretismo tiene otros puntos vulnerables.
El primero de ellos es el dispositivo implantado en muchos abducidos. Llevar un implante es arriesgado; el sistema de monitorización que alerta a los aliens de que existe un propósito de extracción del implante sólo funciona en ocasiones que no son de emergencia. Según mi conocimiento, en al menos veinte ocasiones, abducidos que no eran conscientes de que lo eran, han “estornudado” un implante, o lo han expulsado mediante otro medio.
Potencialmente, la expulsión de un implante puede amenazar el secretismo alien. Los confundidos e ignorantes abducidos asumen que asumieron el objeto accidentalmente (‘Debe ser que el viento lo introdujo en mi nariz’). O puede que un abducido se sienta forzado a desembarazarse del implante. Por ejemplo, una joven mujer expulsó vaginalmente un amarillento objeto aparentemente plástico de dos centímetros, el cual, por supuesto, la horrorizó. Ella “sabía” que debía librarse del objeto inmediatamente. Tiró de la cadena del inodoro por varias veces hasta que se aseguró de que había desaparecido. Sólo entonces se sintió mucho mejor.
No se grabado en video o fotografiado es esencial para el mantenimiento del secretismo alienígena. Son extremadamente cuidadosos de que el abducido no lleve encima ningún medio fotográfico antes del evento. Si fuera necesario, ellos pueden provocar fallo de energía en la casa o vecindario del abducido, para protegerse ante equipamiento de detección. No desean ser vistos.
 
Protegiendo el feto
 
El área en el que los aliens son más vulnerables, aquel que –de lejos- tiene un mayor impacto en el mantenimiento del secretismo, es la implantación de un feto que se está gestando. Virtualmente, todas las abducidas han tenido embriones implantados, y tras un período de semanas o meses el feto les ha sido extraído. Sin la fase (del programa) de implantación-extracción fetal, el completo fenómeno de las abducciones sería baldío o inoperativo. Es absolutamente esencial que el feto esté protegido del aborto durante esa fase.
La fase de implantación es, precisamente, donde la seguridad (del programa) se ve más comprometida. Una vez que la abducida ha sido embarazada, ésta continúa su vida normal, pero llevando en ella el feto. Aunque algunas mujeres abducidas sean conscientes de la existencia del feto, ellas –y no los alienígenas- están en control de él y su embarazo. Para los aliens este período es crucial. Si la mujer se da cuenta de que está portando un feto implantado por los alienígenas, puede decidirse por el aborto. En efecto, muchas abducidas han optado por ello.
 
Razones para el secreto
 
La cuestión principal sigue ahí: ¿Por qué son los alienígenas tan reservados? La respuesta a esta pregunta puede estar en los motivos y objetivos del Programa de Reproducción (Hibridación). Puesto que el feto debe ser protegido (de las propias abducidas), el método más efectivo para evitar que las mujeres decidan es mantenerlas ignorantes de ello. En respuesta a una pregunta de la abducida Lucy Sanders, un alienígena fue inusitadamente comunicativo y claro: “Nosotros tenemos nuestro propio interés al extraerte tus óvulos, usándolos para nuestros propósitos genéticos. Sabemos que estos puede ser muy perturbador para las humanas, pues están siendo usadas como órganos reproductivos entre dos especies (alien y humana), ellas son las ‘anfitrionas’ (de parásitos) para la reproducción, y nosotros sólo tomamos aquellos (óvulos) que necesitamos”.
Cuando Lucy preguntó qué quería decir exactamente, el alien respondió:
 
“Nosotros, algunas veces, usamos a las humanas como anfitrionas para objetivos genéticos de reproducción. Creemos que si la parte femenina de la especie conociera que su cuerpo está siendo usado como una ‘anfitriona’ (recipiente), podría querer deshacerse de aquello que no siente como suyo. Así que ponemos una fuerte laguna mental en su proceso de memoria, de modo que no sepa que se le ha realizado una implantación de feto (…) Dentro del primer trimestre de gestación, debe ser extraído, de modo que la mujer no se dé cuenta del proceso.”
 
Más allá de la protección del feto, hay otras razones para mantener el secreto. Si las abducciones son, como todas las evidencias claramente nos indican, un fenómeno intergeneracional, en el cual los hijos de los abducidos también son víctimas de abducciones, entonces, una de las metas de los alienígenas es la generación de más abducidos.
¿Son todos los hijos de los abducidos introducidos en el fenómeno? Las evidencias sugieren que la respuesta es “sí”. Y si un abducido tiene hijos con alguien que no es abducido, las oportunidades son que todos sus descendientes serán abducidos. Esto quiere decir que, a través de un incremento poblacional normal, divorcio, segundas bodas, etc, la población de abducidos se incrementa rápidamente a través de las generaciones. Cuando esos niños crecen y se casan y tienen hijos propios, todos esos niños, sin importar si se casan con un abducido o con alguien que no lo es, serán abducidos.
Con el fin de proteger la naturaleza intergeneracional del Programa de Reproducción, debe mantenerse en secreto (hacia los propios abducidos), a fin de que continúen teniendo hijos. Si un abducido descubre que está siendo sometido a un programa intergeneracional, podría decidirse a no engendrar hijos. Esto conduciría el programa a un final, lo cual los aliens no pueden permitir que ocurra.
La razón final del secretismo alienígena es expandir el Programa de Reproducción (Hibridación). Para integrarse más adelante en la sociedad, los aliens deben asegurarse que abducidos copulen con no abducidos, produciendo niños abducidos. Si los abducidos fuesen conscientes de este programa, ellos podrían decidirse por no tener hijos en absoluto, o copular sólo con abducidos. Así, el número de uniones (por motivos de embarazo) entre abducidos y no abducidos podría descender, poniendo en peligro la continuidad del Programa de Reproducción.
El Programa de Reproducción debe mantenerse en secreto, no sólo hacia las mujeres, sino también hacia los varones y la sociedad completa.
Cuando Claudia Negrón tenía seis años, una joven chica híbrida le explico, al menos, parte del programa:
 
“Le pregunté (a la chica híbrida) por la razón por la que estaban haciendo esto. Ella me dijo que era bueno para todos, y que ellos debían hacerlo. Es muy importante y yo no soy la única; hay mucho más (…) Le pregunté qué clase de proyecto era ese, y ella me dijo que ese proyecto era para hacer un mundo mejor, un mejor lugar”.
 
Podría afirmarse que desde que sabemos de la existencia del Programa de Reproducción, el secretismo alienígena se ha visto efectivamente comprometido. Pero no es cierto. El muro de secretismo de los alienígenas sólo será atravesado cuando mucha gente, dentro de nuestra sociedad, quizás la mayoría, completamente se dé cuenta de lo que les ha estado sucediendo, y entiendan las implicaciones (del Programa de Reproducción) para ellos y sus descendientes. Después de cincuenta años de conocimiento público sobre avistamientos ovni y abducciones, el debate continúa en si el fenómeno es real, y la comunidad científica rechaza estudiarlo.
De este modo, en estos momentos, la política de secretismo de los alienígenas ha sido –y continúa siendo- muy exitosa, a pesar de millones de avistamientos ovni y reportes sobre abducciones.
La mayor parte de los abducidos tienen bloqueados los recuerdos de sus experiencias, entrelazados dentro de un laberinto de sueños, confabulación, falsos recuerdos, imágenes inducidas, exactamente donde los alienígenas desean que permanezcan. Si los abducidos recobran los recuerdos de esas experiencias, tienen que soportar la crítica, el ridículo, el descrédito y la condescendencia de la sociedad.
El secretismo alienígena no es necesario para proteger a la sociedad del shock producido por la revelación del contacto. Tampoco es necesario para proteger la vida individual del trastorno. El secretismo es necesario para proteger el Programa de Reproducción. Se trata de una medida defensiva, no contra la hostilidad de violentos y aterrados humanos, sino de defensa contra la hostilidad de una población que es víctima de un programa global de explotación fisiológica.
Ahora podemos comprender el porqué los alienígenas no toman tierra en los jardines de La Casa Blanca. Si lo hiciesen, las razones que les han traído a la Tierra podrían ser descubiertas, lo cual impediría la continuidad del Programa de Reproducción.
Dado que es encubierto, el fenómeno de las abducciones –que es esencial para el Programa de Hibridación- ha crecido en enormes proporciones. Y ambas, sus objetivos y su magnitud, tienen profundas y alarmantes implicaciones en el futuro.
 
Continuará con el capítulo 7: ‘Infiltración’.

LA AMENAZA (y 9)

(Finaliza Tavo Jiménez de Armas su traducción sobre el libro LA AMENAZA de David Jacobs LIBERTALIADEHATALI)
 
CONTROLANDO LOS ASUNTOS HUMANOS
 
El Dr. David Jacobs continúa su relato hablándonos del desconcertante uso del ‘escaneo mental’, con el objetivo de excitar sexualmente a las abducidas. El escaneo mental -el cual se lleva a cabo, habitualmente, durante o inmediatamente después de comenzar el examen físico- se realiza por un alienígena alto (no un ‘gris’) que coloca su cara muy cerca del rostro de la abducida, mirándola fijamente. De ese modo, el ente puede obtener un abanico de emociones de la mujer, y puede generar en ella la emoción específica que él desee. Cuando la induce a la excitación sexual puede conducir a su víctima hasta alcanzar el orgasmo.
La cuestión es: ¿por qué se estimula sexualmente a las abducidas? Para responder a esta pregunta debemos prestar atención a lo que el alien alto (el que realiza el escaneo mental) lleva a cabo inmediatamente después de que la excitación sexual haya llevado a la abducida hasta el orgasmo. Cuando ese estado se ha alcanzado, el alienígena deja de mirar fijamente a los ojos de la mujer, y procede a la extracción de óvulos. Así, la inducción al orgasmo no tendría otro objetivo que dicha extracción.
El proceso de excitación sexual femenino generado por ellos no tendría más razón que provocar los efectos fisiológicos que acompañan al orgasmo -lubricación, dilatación y, tal vez, ovulación- que facilitarían los procedimientos de extracción ovular en los que los aliens están ocupados. Aunque el rol del orgasmo en la ovulación es controvertido, Gloria Kane –médico y abducida- está convencida de que durante el escaneo mental el alien estaba provocándole la emisión de óvulos desde los ovarios.
Kane cuenta que a la edad de dieciséis los alienígenas que la abducían le hicieron saber que desde que la menstruación era un hecho en ella, ellos le habían provocado una alteración en los procesos internos que la conduciría a ovular mediante los orgasmos provocados por escaneo mental.
La ovulación debe tener lugar en el momento adecuado para el Programa de Reproducción. Los híbridos han instruido a otros íbridos en las complejidades de la generación y extracción de óvulos. La abducida Christine Kennedy recordó un suceso de abducción en el cual un híbrido explicaba los métodos de inducción a la ovulación con otros tres híbridos, al tiempo que ella servía de ejemplo, esto es, inmovilizada sobre una camilla, siendo víctima de todo el proceso de escaneo mental antes expuesto.
 
Menciona el Dr. Jacobs que la habilidad de los alienígenas para dominar la mente de los abducidos mediante el escaneo mental es extraordinaria, fruto de su conocimiento avanzado, al servicio de que el ser humano cumpla con su cometido dentro del Programa de Reproducción y el resto de la Agenda alienígena.
La habilidad de estas inteligencias para controlar al ser humano se desarrolla a través de la manipulación de nuestro cerebro.
Por ejemplo, cuando los aliens se colocan cerca de los ojos del abducido, comenzando a mirar fijamente, casi inmediatamente la víctima siente efectos físicos y emocionales. Esto podría ocurrir porque los entes usan el nervio óptico para lograr entrar a las vías neuronales de su víctima, a través del Quiasma Óptico, dentro del Cuerpo Geniculado Lateral, para luego pasar a la Corteza Visual Primaria (V1), en la parte trasera del cerebro.
Una vez alcanzada la V1, procederían a acceder a la Corteza Visual Secundaria (V2) en el Lóbulo Occipital, para continuar hasta otros emplazamientos en los lóbulos Parietal y Temporal y el Hipotálamo. Mediante esa ruta, el alien puede estimular vías neuronales y provocar la activación de neuronas en cualquier área deseada.
Advierte Jacobs que, si los aliens son capaces de conectar con las redes neuronales, pueden recomponer los recuerdos del abducido. Pueden inducir nuevas imágenes directamente en el Córtex Visual, eludiendo las imágenes que el sujeto obtiene mediante las observaciones que llegan a la retina, provocando que el individuo ‘vea’ cosas que pasan a formar parte de sus recuerdos de abducción. Pueden, además, activar áreas dentro del Sistema Límbico y provocar emociones fuertes, tales como miedo, ira, o afecto. Pueden inducir a excitación sexual, o bien a la amnesia que preserve el secreto de lo experimentado.
Cómo los aliens maniobran sobre el Nervio Óptico nos es desconocido, pero tenemos algunas claves. Jacobs menciona que los abducidos, cuando da comienzo el proceso de escaneo mental, no son capaces de cerrar sus ojos, siendo obligados a mirar a los ojos del secuestrador. La mayoría de los abducidos hablan de ojos opacos, marrones o negros. Otros advierten una especie de líquido en el interior de estos ojos. Frecuentemente, los abducidos observan un movimiento en el interior de esos ojos, que genera una suerte de luz. Es posible, nos dice Jacobs, que esa emanación luminosa sea la que active el Nervio óptico de la víctima, dando comienzo al tránsito del alien hasta las redes neuronales.
Para finalizar este apartado, mencionar que los abducidos sugieren que la información que los aliens adquieren mediante el escaneo mental de sus víctimas, es transferida a las mentes de los híbridos, de tal forma que éstos pueden aprender cómo viven y sienten los humanos.
También hay procedimientos por los cuales los híbridos directamente toman información de los humanos. Un alien colocó a Allison Reed (abducida) junto a un híbrido femenino, y las conectó a ambos, sentada la una frente a la otra. Entonces, Allison pudo sentir cómo sus pensamientos y recuerdos eran ‘absorbidos’ por la entidad híbrida.
Los procedimientos mentales deben ser observados, nos dice el Dr. Jacob, dentro del marco de la Agenda Reproductiva Alienígena. Habitualmente, los abducidos se sienten incluso más violados mediante estos procederes mentales que por los reproductivos. Saben que sus pensamientos no son propios, y que han podido ser manipulados.
¿Quiénes son estos poderosos seres que pueden controlar a los humanos? ¿De qué clase de sociedad forman parte? A través de los informes sobre abducciones, el Dr. Jacobs tratará de arrojar luz sobre estas importantes cuestiones.
 
UN ÚLTIMO APUNTE
 
He estado leyendo la obra ‘Encuentros con humanoides’ (1982), del desaparecido investigador Antonio Ribera, y he creído oportuno añadir aquí, en medio de las pesquisas del Dr. David Jacobs, un breve extracto de la obra de Ribera, precisamente, del Epílogo, que dice así respecto del fenómeno alienígena:
 
‘Cuando me preguntan si «nos invadirán» o «cuándo establecerán contacto», suelo responder que, de hecho, ya nos han «invadido» (de una manera discreta y sigilosa) desde hace años —los casos recopilados en este libro, ínfima parte de los ocurridos, así lo demuestran, y en cuanto al contacto, lo han establecido ya… con quienes ellos han querido (no, desde luego, con los políticos pomposos y vociferantes, ni con los científicos oficiales, de los que nada aprenderían, y mucho menos con los militares, a los que sólo les interesarían las posibilidades bélicas de su maravillosa tecnología). Y quienes ellos han querido han resultado ser, por lo general, hombres y mujeres sencillos, del montón, no especializados.’
 
Se observa en el autor -a la hora de mencionar con quiénes no han establecido contacto los alienígenas- un prejuicio concreto hacia políticos, científicos y militares. Es comprensible. Ahora bien -sin que suene a reproche-, cuando se lee esta obra no se halla en Ribera un razonamiento que nos permita pensar que la decisión tomada por los alienígenas esté justificada, precisamente por un bien mayor. No parece que haya nada especialmente encomiable en la decisión de esas inteligencias por establecer contacto con la gente sencilla, del montón. A mi parecer, el contacto, per se, es una amenaza en cualquiera de los casos. Y lo es por varias razones:
*Desconocemos la procedencia de dichos entes. La explicación dada por las entidades -de que provienen de otros planetas- no es satisfactoria.
*Desconocemos si, como parece, están aquí, acompañándonos, desde que el mundo es mundo.
*Desconocemos su grado de implicación en la dinámica de la historia humana, especialmente en el ámbito religioso.
*Y, sumando oscuridad, desconocemos sus intenciones, no así sus mensajes, envueltos en un atractivo ropaje de esperanza y buen rollo.
Arrojando luz, y otorgando peso a la suspicacia, decir que los comunicados que diseminan entre sus elegidos terrestres conducen a una filosofía –cada vez más extendida- de inoperancia.
Mi sospecha -basada en la perfecta teatralidad que flota en los contactos directos con humanos, en mensajes narcotizantes que invitan a no razonar, y en el componente traumático existente en el capítulo de las abducciones- es que la elección de la gente llana como interlocutor no es algo a lo que se ven obligados por las miserias existentes en política, ciencia y militares. Los alienígenas han optado por el público mayoritario por simple predilección (como lo hicieron con los niños de Fátima); como el depredador que no se enfrenta al pastor ni a los perros, sino que condiciona al ganado de una forma muy poco explícita.
Como la nación que subvierte al pueblo de su enemigo, para que el camino de la intervención directa se allane consistentemente con mucha antelación, y con vocación de permanencia.
Dicho esto, y volviendo a Antonio Ribera, aclarar que el investigador se adhiere a la Hipótesis Interdimensional propuesta por Jacques Vallée.
 
Ahora sí, aquí acaba La Amenaza (9)
 
 
TAVO JIMÉNEZ DE ARMAS          Conciencia & Evolución
 
 
 

LA AMENAZA (7)

A lo largo de seis posts he ido traduciendo las primeras 30 páginas (tres primeros capítulos) de la obra del Dr. David Jacobs. Hasta el momento, el contenido de La Amenaza se ha centrado, mayormente, en ir explicando detalladamente las razones por las que el fenómeno de las abducciones es real, así como los obstáculos que se encuentran los investigadores a la hora de afrontar adecuadamente este problema.
A pesar de lo necesario de toda la interesante información aportada en estos tres primeros capítulos, mi tiempo para proseguir con una traducción completa es escaso. Así que he optado por continuar únicamente con aquellas partes de la obra que, siguiendo donde la había dejado, aporten una información realmente destacable. Dicho esto, recuerdo al amable lector que la obra completa (en inglés) se encuentra disponible en descarga directa.
A partir de aquí, mis comentarios sobre La Amenaza irán en color azul. (en LIBERTALIADEHATALI en cursiva)

LA AMENAZA
The Threat – Revealing the Secret Alien Agenda

Por
Dr. David Jacobs

Llegados al capítulo 4 (‘¿Qué hacen ellos?’), el Dr. David Jacob ha concluido con que las abducciones por parte de alienígenas son un asunto real que afecta a miles de personas. Nos ha sugerido que el fenómeno, indirectamente, acabará afectando a toda la humanidad, con consecuencias muy graves. En qué consiste la amenaza alienígena es lo que se propone contarnos a partir de ahora.

4-¿Qué hacen ellos?
Jacobs comienza afirmando que todo lo que los alienígenas hacen forma parte de su programa de abducciones, incluido los detalles aparentemente absurdos de su actividad.
Añade que los investigadores, en su primer contacto con el fenómeno, tienden a pensar que las abducciones tienen como objetivo la investigación sobre los humanos, de un modo paciente, a largo plazo, recolectando datos. Esta presunción ha conducido a la idea -generalmente aceptada por la sociedad que ha seguido esas investigaciones- de que, en tanto que los alienígenas actuaban como observadores e investigadores del mundo humano, su naturaleza no era hostil.
No obstante, ahora sabemos que el propósito primordial de las abducciones no es la mera investigación.

‘La evidencia sugiere que todos los procedimientos alienígenas sirven a su agenda reproductiva; y el núcleo de esa agenda reproductiva lo tenemos en su programa de hibridación, mediante el cual, los aliens toman esperma y óvulos humanos, incuban fetos en cuerpos humanos en pos de producir híbridos humano-alienígenas, y conducen a los humanos a –mental y físicamente- interactuar con esos híbridos, con el propósito de su desarrollo’.

Unidades de Gestación Extrauterina
Un significativo componente del programa de hibridación consiste en la creación de Unidades de Gestación Extrauterina (UGE). Cuenta Jacobs que únicamente tras años de investigación llegó a comprender el motivo y funcionamiento de este componente.
Durante años, sigue diciéndonos el autor, las mujeres abducidas habían estado hablándole a los investigadores acerca de los procedimientos ginecológicos a los que estaban siendo sometidas durante las abducciones. Algunas describen lo vivido de la siguiente forma: como si los aliens hubiesen estado maniobrando molestamente sobre sus órganos reproductivos. Tienen la sensación, estas mujeres, de que los aliens estaban ‘agrandando’ o creando más espacio en la cavidad uterina o en alguna parte del área pélvica.
Jacobs menciona el caso de la abducida Barbara Archer (1988), quien describió su vivencia en términos de ‘presión interna’ e ‘hinchamiento’ en sus órganos reproductivos. Lucy Sanders, otra abducida, vivió el mismo procedimiento en varias ocasiones, el cual lo describe como si a la derecha de su pelvis la estuviesen ‘inflando’, sintiendo como si aquello la quemara internamente en el área sobre el que estaban interviniendo.
Otra abducida, Laura Mills, sentía que la manipulación ginecológica a la que se vio expuesta sirviera para determinar cuánto espacio tenía en su cavidad uterina. Exactamente igual lo vivió Belinda Simpson, quien sentía como si aquellos procedimientos se asemejasen a estar siendo ‘hinchada’, como si estuviese embarazada.
Algunas abducidas han sugerido que lo que vivieron (aparente introducción de aire en sus zonas reproductivas) era muy semejante a la laparoscopia a la que somete una paciente cuando se tienen problemas ginecológicos. Dicho lo cual, Jacobs sospecha que, en realidad, los alienígenas podrían estar manipulando el área reproductivo femenino para extraer óvulos. Esta opinión no la convierte en una conclusión, pues no existe (al menos hasta que escribe La Amenaza) suficiente información al respecto.
Sí es destacable que la histerectomía es algo común entre las abducidas:

‘Durante mis diez años como investigador de las abducciones he trabajado con un número de mujeres abducidas que han sido sometidas a histerectomía, o han padecido problemas ginecológicos, como resultado de sus abducciones. Muchas de estas mujeres me han dicho que el cirujano que les ha llevado a cabo la histerectomía han comentado que la posición de sus ovarios ha variado, como si hubiesen sido apretados hacia un lado, o hundidos hacia las trompas de Falopio. Algunas mujeres informan de anómalas cicatrices en los ovarios, lo cual es consistente con la teoría de que, en ocasiones, los alienígenas toman óvulos directamente de los ovarios.’

Jacobs menciona el caso concreto de Melissa Bucknell, abducida de 27 años, que en sesiones de regresión afirmaba haber recibido implantes alienígenas durante sus abducciones. Una mañana de 1987 se despertó con dolores en el área de sus órganos reproductivos, tan severos que le impedían sentarse. Fue entonces cuando tuvo la certeza de que los implantes eran un asunto real. El Dr. Jacobs la llevó inmediatamente al ginecólogo (Dr. Daniel Treller), quien la examinó de urgencia.
El examen del Dr. Treller confirmó que la zona pélvica de Melissa estaba muy sensible, y ordenó que se le observase con ultrasonidos, técnica que rápidamente detectó una anomalía. A la derecha del ovario derecho de Melissa aparecía una masa de alguna clase, pequeña, aparentemente orgánica, que se suponía no debía estar ahí.

‘El desconcertado equipo de ultrasonidos llamó al Dr. Treller, quien estaba perplejo. Ninguno de ellos había visto nunca antes una cosa igual. Pensando en un inusual embarazo ectópico, Dreller ordenó un test de sangre para determinar si Melissa estaba embarazada. El resultado fue negativo.’

Prosigue el Dr. Jacobs contándonos el extraño caso de Melissa Bucknell, quien insistía en que aquella masa anómala junto a su ovario derecho era un implante alien. Melissa estaba decidida a que no se le extirpara. Más aún, se negó a cualquier posterior observación por parte del Dr. Treller, aduciendo que no deseaba que nadie molestara a ‘aquello’, a pesar del dolor físico que le causaba. No obstante, Jacobs logra convencerla para un nuevo examen, un mes después del primero, y el resultado fue que la anómala masa había desaparecido.
Jacobs nos cuenta otro caso, el de Lydia Goldman, una señora de 60 años que se levanta una mañana de 1992 con la sensación de que está embarazada. Aquello no sólo era imposible por la edad, o por el hecho de que la Sra. Goldman no tenía relaciones sexuales, sino porque se había sometido a una histerectomía completa hacía muchos años.
No obstante, Lydia Goldman reconocía aquellos síntomas, pues los recordaba de cuando el embarazo de sus hijos. Unas semanas después, la parte derecha de bajo abdomen comenzó a dilatarse ligeramente. Luego, para su horror, Lydia empezó a sentir que algo, como si fuera un feto, se movía en su interior.
Lydia aceptó acudir al ginecólogo, a pesar de pensar que estaba perdiendo a lo que fuera que tuviese en su útero. Unos días antes de la cita comenzó a sentirse mejor, su estómago no volvió a hincharse, y los síntomas desaparecieron.

‘Cuando Lydia me habló de este episodio, yo estaba perplejo. Hasta entonces, los investigadores sabíamos que los aliens tomaban ovarios y esperma humanos, los fertilizaban in Vitro, añadían material genético alienígena y colocaban el embrión híbrido en un útero. Presumiblemente, el sujeto debía de tener un útero en el que implantar el embrión. Sin embargo, yo había sometido a regresión a muchas mujeres que fueron abducidas cuando estaban en fase postmenopáusica o con ligadura de trompas, o a las que se les había retirado su útero y ovarios. Siempre he asumido que los aliens administran procedimientos reproductivos a estas mujeres, diferentes a los aplicados a las que todavía son fértiles.’

Lydia y el Dr. Jacobs decidieron hacer regresión de la noche anterior a la que la abducida se había despertado con síntomas de embarazo. Ella recordó que estaba dormida en casa de su hija, en Florida, cuando la abducción tuvo lugar.

Lydia: ‘Ellos (los aliens) sostienen en sus manos algo como nosotros lo hacemos con los bebés, pero ese algo no es un bebé… es como una langosta (marina). Apenas puedo imaginarlo. Mis piernas están levantadas y ellos están insertándome algo… parece redondo y luminoso, diría que del tamaño de un pomelo… ellos están sosteniendo eso, y tengo la impresión como si sostuvieran un bebé, algo muy valioso… me lo traen. Es una idea terriblemente repulsiva… encuentro esto extremadamente repulsivo, sucio. Y me siendo mal, pues están haciendo que esa cosa sea parte de mí. Siento aquí una terrible irritación, y repulsión extrema. Se trata de una unidad sólida e independiente. Hay algo dentro de ella. Tengo la impresión de que se trata de una especie de envoltorio o envase, y lo han insertado en mí, vaginalmente. Por completo siento que no quiero eso dentro de mí…’

El relato de Lydia insiste en la idea de que toda la experiencia le resulta repulsiva. Añade ser consciente de que lo que fuera que ocurriera durante aquella abducción, ella se sentía sirviendo a unos propósitos marcados por los alienígenas, que la obligan a ello.
El Dr. Jacobs recuerda el testimonio –anterior a éste- de otra abducida postmenopáusica, que decía sentirse embarazada y advertir que ‘algo’ la golpeaba (desde dentro hacia fuera) en la zona de bajo vientre.

‘Entonces no supe cómo interpretar aquella experiencia. Ahora sí. Me di cuenta de que era posible que los aliens estuviesen haciendo que las mujeres portaran ‘bebés’ incluso cuando éstas no tuviesen ya útero. En lugar de implantar el embrión en un útero, los aliens podrían estar insertando una Unidad de Gestación Extrauterina (UGE), un saquito capaz de incubar un feto sin estar unido al tejido uterino. Los aliens colocan esta UGE cerca del útero o, tal vez, incluso en el espacio antes ocupado por la matriz, o detrás de la vejiga o cerca de un ovario.’

La Unidad de Gestación Extrauterina con la que teoriza Jacobs sería el envase o envoltorio, del tamaño de un pomelo, mencionado por la abducida Lydia Goldman.
La experiencia vivida por Lydia, y la información extraída de ella, hizo que el Dr. Jacobs reconsiderase la situación de Melissa Bucknell, la joven abducida que, tras grandes dolores se le descubrió una masa anómala junto al ovario derecho. A la luz de las experiencias investigadas posteriormente por él, la masa anómala (que había sido interpretada por la abducida como un implante alien) de Melissa parecía tratarse de una implantación fetal cerca del ovario. Así resultaba comprensible la inconsciente e instintiva protección de la chica hacia la extraña masa, propia de una gestante hacia el feto que desarrolla dentro.
Igualmente cobraba sentido el testimonio de las abducidas que afirmaban sentir cómo se les ‘inflaba’ con aire en sus órganos reproductores. Este procedimiento podría no ser sino la preparación del espacio que luego sería ocupado por la Unidad de Gestación Extrauterina.

‘Las implicaciones de estos casos son perturbadoras. Cualquiera que fuese el estado de las mujeres (dentro o fuera de edad reproductiva) abducidas, los alienígenas podían producir ‘bebés’. Los aliens podían “hospedar” implantes fetales en el útero, así como implantar Unidades de Gestación Extrauterina (UGE). Adicionalmente, esas UGE podían ayudar a camuflar el fenómeno: Las UGE no desencadenan la reacción hormonal (gonadotropina) que normalmente se registra en un test de embarazo.
El extenso uso de mujeres, como ‘hogares’ para bebés híbridos pone de relieve la importancia del Programa de Hibridación Alienígena. El alcance es enorme. En teoría, los aliens han producido cientos de miles, si no millones, de vástagos’

Traducción: TAVO JIMÉNEZ DE ARMAS   Conciencia & Evolución

LA AMENAZA (6)

Seguimos con la traducción del libro LA AMENAZA, del Dr. David Jacobs, que lleva a cabo Tavo Jiménez de Armas en su blog Conciencia & Evolución, LIBERTALIADEHATALI

La Amenaza, 1-5:

http://alturl.com/nkcya 

http://alturl.com/rn7t5 

http://alturl.com/fnebo 

http://alturl.com/kyp85 

http://alturl.com/727py 

A lo largo de la traducción he creído interesante colocar alguna información adicional (señalada por notas a pie de página), ajena a la obra, que -de seguro- será útil para una mayor comprensión del fenómeno.

 

LA AMENAZA

The Threat – Revealing the Secret Alien Agenda

Por

Dr. David Jacobs

 

Fantasías mutuamente confirmadas

 

Realizar investigación sobre abducciones es excepcionalmente difícil, no sólo a causa de la naturaleza del material con el que se trabaja –y el modo en que se obtiene-, sino porque las satisfacciones que este trabajo ofrece son, habitualmente, nulas. Los principales ‘honores’ que se reciben son ridiculización y desprecio.

Yo creo que cualquiera que ponga su reputación en aventurarse dentro de esta peligrosa área, merece el reconocimiento de aquellos que valoran la búsqueda de la verdad.

A pesar de esto, incluso los más prominentes investigadores, algunas veces, caen en la trampa de las fantasías mutuamente confirmadas.

 

John Mack (1), profesor de psiquiatría en la Universidad de Harvard, además de investigador del fenómeno de las abducciones, es un ejemplo de las fantasías que son mutuamente confirmadas. Mack, conocido en todo Estados Unidos como un crítico social y ganador del Premio Pulitzer, quedó fascinado con el fenómeno de las abducciones, allá por 1990, tras atender una conferencia de Budd Hopkins (fallecido en verano de 2011 http://alturl.com/4c93x). Rápidamente, Mack reconoció que el fenómeno no era generado en la mente del abducido, sino que, por el contrario, provenía de una realidad externa. Así que, valientemente, emprendió una investigación del fenómeno a gran escala, en detrimento de su carrera en Harvard y a pesar del desprecio de sus colegas.

En su libro de 1994, ‘Abducción: encuentros humanos con aliens’, Mack relata una sesión de hipnosis con una paciente llamada Catherine, en la que unos alienígenas –supuestamente- le mostraron a ella, sobre una pantalla, imágenes de un ciervo, musgo, desiertos, y otras cosas relacionadas con la naturaleza. Después, Catherine observó las pinturas de una tumba egipcia y sintió con certeza que cuanto estaba viendo era ella en una vida anterior.

 

Entonces, los alienígenas le enseñaron una imagen de pinturas de tumbas con la pintura descascarillada (deteriorada). “Pero entonces era yo la que estaba pintando”. Pero en esa encarnación ella era un hombre y presenció esta escena (dijo ella). “Esto tiene sentido para mí… esto no es un truco, es información útil. No están tirando un montón de mierda como todo lo demás.” Ahora Catherine sintió que se confirmaba su empeño en un intercambio de información más recíproco.

 

Mack:

‘Entonces, pedí a Catherine que me contase más sobre esta imagen de ella misma, como pintor en la tumba de una pirámide egipcia. En respuesta a mi pregunta ella me proporcionó un montón de información sobre el hombre, sus métodos (de trabajo) y su medio ambiente. Lo asombroso era el hecho de que Catherine no estaba teniendo fantasías sobre el pintor. Por el contrario, ella era el pintor, y podía ver cosas desde su punto de vista, en lugar de ver desde el punto de vista de un observador ajeno a la escena.’

 

Catherine continuó ‘recordando’ muchos detalles de la pintura egipcia y su vida pasada. Y al final de la sesión de hipnosis, ella le dijo a Mack que un alienígena le había preguntado si había comprendido el significado de aquella escena del Antiguo Egipto. Entonces, ella se dio cuenta de que ‘todo está conectado, los cañones, los desiertos y los bosques. Uno no puede existir sin lo otro, y ellos, los alienígenas, me estaban mostrando una vida pasada para que me diera cuenta de que yo estaba conectada con eso, y con todas esas otras cosas’. Catherine también se dio cuenta de que estaba conectada a los alienígenas. Resistirse a ellos sólo significaría luchar contra sí misma, por lo cual, no había razón alguna para resistir (2).

Mack no sólo acepto la validez de este ‘diálogo’, sino que también dio por buena la interpretación que Catherine había hecho de todo el asunto. Mas que tratar el episodio completo con extrema cautela y escepticismo, Mack no cuestiona ni la interpretación dada por Catherine sobre su vida pasada, su sentido de la conexión (3), su sensación de que una previa petición de información recíproca fue respondida afirmativamente (por Mack), y la decisión de ella de no resistirse a esa afirmación.

Catherine también le dijo a Mack que ‘ellos (los alienígenas) estaban tratando de que superase el miedo, razón por la que estaban tratando de asuntarme tanto, porque así yo podría, finalmente, enfadarme y superarlo, yendo más allá, hacia cosas más importantes’. Una vez más, Mack da por buena esta conversación y le otorga valor, pidiéndole a Catherine que ‘explique más cómo es que asustándola intensamente conseguiría llevarla a superar el miedo’. Esta es una pregunta que reclama una información que no está dentro del ámbito del testimonio de Catherine. Como era de esperar, ella le dio a Mack una respuesta con los detalles.

El relato de Catherine contiene una vida pasada, ‘diálogo’, intentos –por parte de los alienígenas- de ayudar al abducido, un mensaje sobre el medio ambiente, y crecimiento personal. Para el terapeuta cualificado y diestro en las hipnosis de abducidos, todos y cada uno de los aspectos de este relato deberían ser sospechosos. Catherine pudo haber sido, fácilmente, inducida a un estado disociativo en el cual ella consideró ciertas fantasías internas como si fuesen sucesos que realmente le ocurrieron.

Si las imágenes de la vida pasada en el Antiguo Egipto ocurrieron (en la mente de Catherine), podrían haber tomado forma durante una secuencia imaginaria, y ello automáticamente significa que un procedimiento mental de inculcación estaba en proceso. Algunas veces, los abducidos mezclan procedimientos imaginarios, sueños, y fantasías, como si fueran recuerdos de realidades externas. Su interpretación de esos ‘recuerdos’, a menudo, tienen más que ver con sus sistemas de creencias que con acontecimientos reales. A menos que el terapeuta esté adecuadamente formado en los problemas que esos procedimientos mentales pueden crear, será fácil que caiga en aceptar fantasías como si fuesen realidades. Mack no manifiesta escepticismo acerca de la historia contada por Catherine. Más aún, él admira la ‘clara y concisa composición’ de la narrativa de la abducida.

Hay otros dos terapeutas de abducciones que, como John Mack, caen presa de errores metodológicos. Como parte de una serie de trece regresiones hipnóticas con abducidos, la psicóloga clínica Edith Fiore presenta –en su libro de ‘Encuentros’ (1999)- una larga transcripción de un suceso extraterrestre. Fiore cree que el hecho de relacionar la información, sea ésta real o imaginaria, tiene un valor terapéutico, por tanto, ella está más interesada en saber qué piensan los abducidos sobre lo que han vivido, que en saber qué les ocurrió realmente.

Fiore describe la regresión hipnótica de un paciente llamado Dan, quien ‘recordó’ haber sido miembro de unas Fuerzas Armadas Alienígenas que luchaban contra sus enemigos en otros planetas. Recordaba haber visitado los planetas ‘Deneb’ y ‘Markel’, tomar unas copas con el capitán, así como otros detalles extraordinariamente semejantes a la vida diaria en la Tierra. Cierto día, Dan se encontró a sí mismo de pie en la Cordillera de las Cascadas (Norteamérica), mirando fijamente a los árboles. Era hermoso y calmado. Parecía que Dan había ‘tomado’ el cuerpo de un pequeño niño humano.

 

Dra. Fiore: ¿Dónde está tu nave?

Dan: Soy un niño. Sin nave ni responsabilidades, sólo un bonito día de verano sin nada que hacer, mas que explorar.

Dra. Fiore: Ahora te vemos como un niño. Voy a preguntarte cómo conectas tú a ese pequeño contigo.

Dan: Somos dos personas distintas. El niño tiene todos los recuerdos. Es como una ‘jubilación’, teniendo la oportunidad de no hacer nada si vives más tiempo. Estar en un lugar precioso.

Dra. Fiore: ¿Cómo llegas tú a ser ese niño?

Dan: Me uní a él en la carretera. Realmente, lo reemplacé (sustituí).

Dra. Fiore: Ahora vayamos al momento en el que te uniste a él, y hazme saber cómo llegas hasta esa carretera.

Dan: Yo estaba borracho, tremendamente borracho. Fue una buena fiesta… Me despedí.

Dra. Fiore: ¿Qué ocurrió entonces?

Dan: Soy el de hoy. Uno a uno. Elige tu planeta, uno que sea fácil. Todos se ríen.

Dra. Fiore: Dices que estabas borracho…

Dan: La noche anterior. Una resaca horrible.

Dra. Fiore: ¿Dónde te emborrachaste?

Dan: En la nave. Confusión, bebiendo.

Dra. Fiore: ¿Qué clase de nave es esa?

Dan: Clase M. Grande. Un crucero de combate; catorce transbordadores Drop-ship (4). 3.500 personas armadas hasta los dientes.

 

Este interrogatorio (tal como está planteado por la doctora) confirmó lo que el sujeto (Dan) estaba diciendo y, sutilmente, sirvió para confirmar su autenticidad. Fiore diría más tarde que la información aportada le sirvió a Dan para ‘la mejora de su autoestima, así como una maravillosa y profunda paz mental’. Ella cree que cada una de las experiencias recordadas por los pacientes ‘realmente sucedieron de un modo muy cercano a como ellos las recordaron’. Claramente, este escenario no se asemeja al escenario de abducción tal como lo conocemos, aunque hay algunas similitudes entre ambos, como son los híbridos adultos que, algunas veces, visten uniformes muy parecidos a los militares.

En lugar de enfocarse en un suceso concreto, Fiore salta a nueve diferentes encuentros en su primera sesión hipnótica con Dan, lo cual, en manos de una inexperta terapeuta de hipnosis, puede conducir a unas conclusiones confusas y superficiales.

Además, Dan conoce la respuesta a prácticamente todas y cada una de las preguntas que Fiore le plantea acerca de la vida a bordo de la nave militar. Dicho conocimiento de las respuestas por parte de Dan es, habitualmente, un fuerte indicador de falsa memoria.

 

Fiore: ¿Existe ahí la homosexualidad?

Dan: Algo.

Fiore: ¿Cómo es percibida?

Dan: Tolerada. No se la observa favorablemente, pero es tolerada.

Fiore: ¿Hay ahí algún problema con los anticonceptivos?

Dan: No.

Fiore: ¿Por qué no?

Dan: Medicamentos, inyecciones.

Fiore: ¿Con cuánta frecuencia os los dan (esos medicamentos)?

Dan: En cada viaje.

 

Las probabilidades de que el relato de Dan sean fantasías son extremadamente altas. Fiore y Mack estaban cualificados como terapeutas, no como investigadores del fenómeno. Su aproximación a los relatos sobre abducciones es muy diferente de la aproximación llevada a cabo por los investigadores que están orientados empíricamente.

Es importante entender que, a pesar de sus problemas metodológicos, Mack y Fiore, como otros terapeutas de hipnosis, ponen al descubierto muchos de los típicos procedimientos –físicos y reproductivos- que dan forma al núcleo de la experiencia de abducción. No obstante, a causa de su formación profesional, ellos no están particularmente interesados en lo que, realmente, le ha ocurrido al abducido. Para Mack, como para otros muchos terapeutas, investigar en las circunstancias reales y concretas de la experiencia narrada por un cliente, no es la preocupación primordial. Averiguar, exactamente qué es lo que le ocurrió al abducido es menos importante que lo que el cliente cree que le ocurrió. La exactitud y la veracidad del relato es una mínima preocupación. Como afirma Mack: ‘La cuestión de si la hipnosis (u otra no habitual modalidad que pueda ayudarnos a acceder a realidades que están fuera o más allá de la realidad física) revela con precisión lo que literalmente “ocurrió” puede ser inoportuno. Una cuestión más práctica sería si el método de investigación puede producir información que es consistente entre abducidos, y si conlleva convicciones emocionales, y nos sirve para engrandecer nuestro conocimiento de un fenómeno que es importante para las vidas de los abducidos y para una cultura más amplia.’

De este modo, cuando Mack dirige una sesión de hipnosis, lo primero que explica a su paciente es que él está ‘más interesado en la integración (por parte del abducido) de las experiencias recordadas, sobre la marcha, durante el proceso de la terapia, que en “extraer la historia”. La historia se ocupará de sí misma a su debido tiempo’.

La verdad o falsedad de las experiencias de una persona (la cronología, el procedimiento lógico, y las percepciones exactas de los sucesos) juega un papel secundario en la metodología de Mack. Plantea que su ‘criterio para dar crédito a una observación aportada por un abducido depende, sencillamente, de si el abducido la vivió de una manera real y me la comunicó a mí sincera y fielmente’. Los hechos juegan un rol limitado en el momento en que Mack encara un suceso de abducción.

La Dra. Fiore lleva un modelo similar. Ella plantea que ‘puesto que mi principal preocupación es ayudar a la persona, no es relevante para mí si, por ejemplo, el paciente me comunica con certeza, o no, el color de piel del alienígena. Lo que es primordial es que los efectos negativos de la abducción desaparezcan mediante las sesiones de regresión’.

 

(1)El trabajo de John Mack, fallecido en 2004, ha sido divulgado en este blog. Aquí (http://alturl.com/ufjzg) tenemos su investigación sobre el encuentro, en 1994, de alienígenas con los alumnos del Colegio Ariel, en Zimbabwe. Aquí (http://alturl.com/7ivpn) hay otras menciones.

(2)El trabajo del Profesor Corrado Malanga tiene otro punto de vista acerca de la memoria que relatan los abducidos que están bajo estado de hipnosis. Él afirma que el recuerdo de vidas pasadas tendría que ver con la incorporación, a la mente de un sujeto abducido, de la ‘memoria’ de otros abducidos ya fallecidos. Es importante que el lector valore esta otra explicación del fenómeno, cuyo desconocimiento por parte del Dr. Jacobs justifica su incomprensión de no pocos de los detalles de las experiencias narradas por algunos abducidos, como veremos en el caso de Dan. Personalmente, sin obviar la posibilidad de que la mente del abducido fantasee, creo que la argumentación presentada por Corrado Malanga merece la pena ser tenida en cuenta. El lector puede leer al respecto aquí:

http://alturl.com/43k8m

http://alturl.com/k35um

http://alturl.com/m3jiz

(3)Sentido de la conexión que la induce a supeditación a los alienígenas.

(4)Nave de la película ‘Aliens’.

 TAVO JIMÉNEZ DE ARMAS                            Conciencia & Evolución