EL ENGAÑO DELONGE: 1 PARTE

delonge-pic-585x306Finalmente, después de setenta años de negación oficial, engaño y ofuscación, la verdad OVNI se acerca rápidamente. Está llegando a nosotros, no a través de algún intrépido periodista de investigación, ni a través de los esfuerzos de filtraciones y denunciantes como Julian Assange o Edward Snowden, sino, más bien, a través del antiguo cantante de una banda de pop-punk. Esto, al menos, es lo que una gran parte de la comunidad OVNI está resuelta a creer.

Estamos hablando, por supuesto, de Tom DeLonge. En los últimos meses, el antiguo líder de Blink 182 ha recibido atención de los medios importantes por sus afirmaciones de reuniones secretas con figuras eminentes del gobierno que le han estado informando sobre lo que algunos creen que es el tema más políticamente sensible de nuestros tiempos, los OVNIS. Por probable que esto suene, sabemos que es un hecho que DeLonge se ha reunido al menos una vez este año con el director de la campaña de Hillary Clinton y el ex jefe de la Casa Blanca, John Podesta. Esto es interesante, pero quizás no es sorprendente teniendo en cuenta el público interés de muchos años de Podesta en los platillos volantes. DeLonge no es el único aficionado OVNI al que Podesta ha dedicado su tiempo a lo largo de los años. Más intrigante son las últimas revelaciones de WikiLeaks, aparentemente confirmando un diálogo entre DeLonge y el teniente general William McCasland. Comandante del Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea en la base de Wright-Patterson en Ohio, McCasland es responsable de la gestión del programa de ciencia y tecnología de más de 2000 millones de dólares que la Fuerza Aérea y está, -es de suponer-, en una posición de acceso directo a tecnologías altamente clasificadas.

Tom DeLonge primero a la izquierda, con John Podesta en el centro y entre ambos Peter Levenda
Tom DeLonge primero a la izquierda, con John Podesta en el centro y entre ambos Peter Levenda

DeLonge afirma estar en estrecho contacto con al menos diez miembros del gobierno y militares en posiciones de profundo conocimiento e influencia sobre la cuestión de los OVNIs. Es a través de estos contactos que ha sido capaz de reconstruir el rompecabezas esparcido del moderno enigma OVNI, y la imagen, dice, es chocante. Los detalles se revelarán sutilmente durante varios años a través de lo que DeLonge nos dice es un ambicioso proyecto que va a cambiar el mundo. También alimentará la cuenta bancaria de DeLonge a través de la venta de libros, música, ropa, artículos de papelería, y más . Todo esto es parte de la compañía de producción del emprendedor, To The Stars, Inc. , diseñada para “desarrollar, fabricar y directamente distribuir franquicias transmedia.” DeLonge dice que su proyecto OVNI durará “años y seguirá desarrollando su propia base de fans [y] expondrá la narrativa a través de diferentes medios. Libros, novelas, lo que sea, de una manera similar a Batman.”

Por ahora, dejemos a un lado la explotación comercial de DeLonge de un tema que él insiste es de una significación socio-política incomparable. Olvídate del asunto comercial. Por ahora, vamos a preguntar, simplemente, ¿está DeLonge diciendo la verdad? Hasta ahora, ha dado pocas razones para sospechar de un engaño voluntario por su parte. Yo, por un lado, no tengo ninguna duda de que ciertas personas en posiciones de influencia le están dando información. Si accedió a Podesta y McCasland, es lógico que haya celebrado reuniones con otras figuras en los corredores del poder, como afirma. Otra cosa es la autoridad sobre los ovnis que esos individuos puedan afirmar, así como su motivación colectiva para compartir su declarado conocimiento del fenómeno con, de todas las personas, una estrella de MTV. ¿Seguro que esto representaría una flagrante violación de la Ley de Seguridad Nacional de los Estados Unidos? No de acuerdo con DeLonge, que sugiere que ha sido elegido como la voz no oficial de un esfuerzo oficial de divulgación. Es un líder una vez más, al parecer, pero su nueva banda sufre de miedo escénico, prefiriendo actuar detrás de un velo negro.
sekret-machines-chasing-shadows-570x369
La punta de lanza del proyecto de revelación OVNI de DeLonge es una serie de libros épicos de “hechos-disfrazados-como ficción”. Un libro, Sekret Máquinas: Chasing Shadows(Máquinas Sekretas: Persiguiendo Sombras), en coautoría con el profesor AJ Hartley de la Universidad de Carolina del Norte, se ha vendido bien desde su publicación a principios de este año y ha recibido críticas positivas de los críticos. En más de 700 páginas, Sekret Machines es demasiado larga para desbrozarla completamente  aquí en este momento, pero sus temas y mensajes, combinados con los expresados por DeLonge en las entrevistas en prensa, radio y televisión, son los siguientes:

El fenómeno OVNI es real.
Tecnologías exóticas están involucradas.
Mientras que inteligencias no-humanas tuvieron su papel en la larga historia de los OVNIs, el fenómeno moderno es más el resultado de  programas humanos de investigación y desarrollo de alto secreto.
Estas tecnologías han sido ocultadas al público por razones legítimas de seguridad nacional, múltiples naciones han estado involucradas en una secreta Guerra Fría por el acceso y el control de las tecnologías ovni. Naturalmente, todo esto tiene implicaciones de largo alcance para la seguridad global.

DeLonge describe su serie Sekret Machines como:

“Un vehículo que va a permitir que algunos hombres y mujeres muy importantes en los niveles más altos oficiales dentro del Departamento de Defensa muestren la información para que la gente pueda entender todas las cosas que quieren que la gente entienda sobre este tema.”

“Esto no es sólo un libro”, dice DeLonge , “[estos infiltrados] me están pidiendo que comunique algo que ellos ven como el mayor problema de seguridad nacional que jamás haya existido”.

Es notable que el tema dominante de la narrativa transmedia de DeLonge hasta el momento es el heroísmo no reconocido de la Seguridad Nacional de los Estados Unidos. DeLonge enfatiza repetidamente en su libro, y en entrevistas, que el histórico secreto de los OVNIs siempre ha sido por un bien mayor. Los “chicos malos” eran los buenos después de todo, con nuestros mejores intereses en el corazón. Las tecnologías revolucionarias se han mantenido en secreto para nuestra propia protección. Esta es la historia que han vendido a DeLonge, y, como otros antes, él la compró. Le dijo a LA Weekly :

“Quería revertir la cínica opinión de la gente sobre el gobierno … hay gente en el gobierno haciendo un trabajo realmente heroico. Cuando la gente escuche esto, van a sentirse tan aliviados de que no sea un gran malvado gobierno secreto. Cambiará la forma en que la gente piensa acerca de nuestro liderazgo militar y de inteligencia.”

Cualquiera que sea su propósito final, parecería que el proyecto Sekret Machines no está diseñado para servirte, sino para servir al sistema y, por supuesto, a Tom DeLonge: “Acabo de anunciar mi proyecto y las preventas de las novelas subieron”, se muestra entusiasmado a John Podesta en un email filtrado de febrero de 2016.

La naturaleza y la existencia misma de programas de acceso especial no reconocidos y sin reconocimiento que funcionan sin supervisión oficial se considera generalmente una cosa nefasta, un sistema fundamentalmente antidemocrático que permite en teoría toda clase de ilegalidades encubiertas y prácticas moralmente dudosas. La historia que Tom DeLonge (literalmente) está vendiéndonos, sin embargo, está diseñada para ablandar nuestras actitudes hacia el secreto institucionalizado y para lustrar la imagen de la comunidad de inteligencia militar estadounidense.
trust_your_government_by_biozz-d4bdt5v-570x425
Recuerda las letras del famoso rap de prosecretismo de Will Smith para Men in Black, en el que nos animan a “demostrar amor al traje negro”:

“Somos tu primera, última y única línea de defensa
Contra la peor escoria del universo
Así que no nos temas,
Si alguna vez te acercas a nosotros, no te burles, somos intrépidos”

En mi libro, Silver Screen Saucers , detallamos detalladamente la historia de los esfuerzos de desinformación de los OVNIs, estableciendo un patrón claro de engaño, con los círculos oficiales utilizando a entusiastas investigadores, inconscientes o simplemente ingenuos de OVNIs y personalidades de los medios de comunicación para perpetuar una narrativa de seguridad nacional sembrada a través de la subcultura OVNI y proyectada a través de medios de entretenimiento.
Es una narrativa que sirve para justificar y sanear el secreto histórico por parte del gobierno estadounidense y las instituciones militares, y para absolver esas instituciones de lo que en el futuro puede ser considerado como actos históricos de criminalidad o de maldad. Todo lo que DeLonge ha dicho y hecho hasta ahora sobre la cuestión de los OVNIs le une de manera transparente con estos esfuerzos históricos. DeLonge reconoce una tradición de engaño del gobierno sobre la cuestión de los OVNIs, pero enfatiza: “cuando averigües por qué lo mantuvieron en secreto, estarás contento de que hayan hecho todo lo que hicieron”.

Así, la historia de DeLonge sirve potencialmente para justificar y absolver. Pero es en gran medida el subproducto de una agenda más obvia: simplemente para controlar cómo la creencia puede ser sembrada y manipulada dentro de una religión de la Nueva Era (ovnilogía), muy unida y controlable. Es un experimento que tiene un profundo potencial de guerra psicológica, tanto en el país como en el extranjero. Se trata de monitorear la difusión de las ideas para ver cómo la creencia puede ser potencialmente  bélica. El engaño DeLonge tiene todas las características de una nueva fase de un experimento estratégico en curso. La comunidad OVNI no es el objetivo, meramente un ensayo útil. Las propias declaraciones de DeLonge apoyan de algún modo esta teoría, aunque probablemente no consciente por su parte. Él dice de Sekret Machines:

“Los necesito [los lectores] para absorber la historia y seguirla … comienza a llamar a la puerta de su actual sistema de creencias y [y eso] puede o no puede cambiar esos sistemas de creencias …”

La nueva historia de Tom DeLonge no es nada nueva. Es simplemente una consolidación de las ideas existentes plantadas hace unas cuatro décadas por agentes de inteligencia militar. La información que DeLonge presenta -y presentará- no es la verdad, es su verdad (quienquiera que sean ellos). En el mejor de los casos, es una pérdida de tiempo, una distracción. En el peor, sirve como ligera propaganda en apoyo de la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Preguntado por LA Weekly lo que hace a Sekret Machines diferente de otras obras de ovnilogía, DeLonge respondió, presumiblemente con toda seriedad, “no habrá desinformación en mi proyecto”. Está seguro de esto porque está “hablando con personas de muy alto nivel”. Su respuesta es tan ingenua e ilógica como para hacer que uno se pregunte si DeLonge incluso entiende el significado de “desinformación”.

Vale la pena señalar aquí cómo DeLonge se sumergió en el mundo secreto de los ovnis. En su libro describe su viaje al círculo interior como una serie de apretones de manos oportunistas y preguntas dirigidas a las personas adecuadas en el momento adecuado. Sin embargo, para el lector exigente, es obvio, incluso desde el propio relato de DeLonge de los acontecimientos, que fue manipulado desde el principio y se le alentó a creer que estaba haciendo sus conexiones de alto nivel a través de sus propias investigaciones. Es más probable que DeLonge hubiera sido identificado como un conducto de desinformación ideal mucho antes de que él sacudiera esa primera mano (él había declarado públicamente su obsesión con los OVNIs ya en 2014 en varias entrevistas con los medios). Una persona lo introduce en la siguiente, y así sucesivamente, todo le dirige a una nueva pieza del mismo “rompecabezas”. Debo enfatizar que no estoy acusando a DeLonge de engaño voluntario. Por el contrario, estoy sugiriendo que está siendo utilizado como una herramienta involuntaria en la promoción de diversas agendas ocultas, sólo algunas de las cuales pueden relacionarse con los ovnis.

En las partes dos y tres de este artículo, contextualizaré la historia de DeLonge dentro del marco de los esfuerzos de gestión de la percepción de OVNI históricos que se remontan a los años setenta. Trazaré la aparición y el desarrollo de una narrativa clara y coherente de Seguridad Nacional sembrada por, y en los intereses a largo plazo, del aparato de inteligencia militar estadounidense. Es un cuento elaborado de tecnología exótica, alta inversión, decisiones difíciles, proezas militares y héroes no reconocidos. Es exactamente lo que quieres creer, y es preocupante lo cerca que muchos en la comunidad OVNI han llegado a aceptar como la “historia principal” (es decir, historia verdadera) del fenómeno moderno OVNI. Es una narrativa que te distrae del enigma OVNI mismo y te atrae hacia una impenetrable red de sombras, medias verdades, alegaciones y suposiciones. No nos ofrece nada más que la creencia y la inquebrantable certeza de que la “Verdad” seguramente estará alrededor de la próxima curva ciega. Es una ilusión de humo y espejos que nos tiene a todos buscando un camino, mientras que el fenómeno en sí mismo -sea lo que sea lo que represente- está en otro lugar completamente distinto, haciendo lo suyo, como siempre lo ha hecho, a pesar de todos los esfuerzos oficiales para monitorearlo y controlarlo.

Parece probable que los elementos dentro de las estructuras de poder oficiales tengan más fragmentos del rompecabezas OVNI en sus manos que el resto de nosotros, pero es extremadamente improbable que hayan logrado resolver el rompecabezas. A pesar de las apariencias y el poder de sus egos, en un universo de unos trece mil millones de años, los guardianes del secreto son monos como el resto de nosotros, buscando respuestas en los primeros años del siglo XXI en un planeta cuya tendencia dominante es la guerra. Es dudoso que el poder puedan siquiera comprender la naturaleza subyacente del fenómeno ovni, mucho menos explicarlo.

Si el oficialismo alguna vez se “sincera” sobre la cuestión de los ovnis, de inmediato deberíamos ser  extremadamente recelosos. La verdad OVNI a través de las estructuras de poder oficiales no será verdad en absoluto. Será, por necesidad, lo que esa verdad menos vilipendie e incrimine a los arquitectos del secreto. Con esto en mente, si él es, como él dice, el portavoz de los verdaderos Hombres de Negro, todos deberíamos ser muy cautelosos con Tom DeLonge.

Continuará

ROBBIE GRAHAM                       MysteriousUniverse

LA AMENAZA (11)

LA AMENAZA-. The Threat – Revealing the Secret Alien Agenda por Dr. David Jacobs. Síntesis y traducción de Tavo Jiménez
 
 
BIOLOGÍA ALIENÍGENA
 
Los reportes de los abducidos sugieren que los aliens carecen de boca, dientes, esófago, tracto digestivo, estómago, incluso orificios para eliminar residuos. Ningún abducido ha afirmado haberlos visto comiendo. Cuando la abducida Lynne Miller directamente preguntó a los alienígenas qué comían, tras una pausa, uno de ellos respondió: ‘No necesitamos consumir de la sustancia que vosotros sí necesitáis’.
Jacobs:
‘Hasta ahora, cómo los aliens obtienen ‘combustible’ ha sido un misterio. En mi temprana investigación aparecía que la biología alienígena era diferente de la biología humana, pero asumiendo que no había signo alguno de ingesta de alimentos, fácilmente podría pensarse que esas entidades eran similares a robots, dependientes de una fuerza energética interna. Una de las experiencias de abducción de Allison Reed me dio la clave a este enigma.’
 
El Dr. Jacobs narra los entresijos de la experiencia de abducción de Allison Reed, que duró cuatro días y medio. En ella, la abducida fue conducida por un híbrido (mitad humano, mitad alien) a reunirse con su acompañante, un hombre que la acompañaba desde el comienzo de la abducción. El híbrido –equivocadamente- llevó a Allison a una estancia que, aparentemente, estaba en zona prohibida (para abducidos). Era una gran sala circular con techo abovedado. Alllison observó aproximadamente cuarenta depósitos llenos de líquido, dispuestos en forma de herradura alrededor de la estancia circular. Ella escuchó un zumbido y observó una luz amarillenta que manaba –procedente del techo- hacia el centro de la sala.
Durante la sesión de hipnosis regresiva con Allison, ésta le describió a Jacobs lo que allí ocurrió, que viene a ser una suerte de alimentación o toma de combustible líquido mediante absorción cutánea. Y Jacobs añade: ‘La teoría de la absorción está apoyada por las informaciones que tenemos sobre fetos que flotan contenidos en depósitos llenos de líquido, a modo de incubadoras. Muchos fetos no tienen cordones umbilicales, lo que sugiere que éstos (los fetos) no reciben alimento de una placenta. Un alienígena le hizo saber a Diane Henderson, una abducida de Illinois, que los fetos permanecían en líquido para alimentarlos, y que el líquido era nutritivo. La misma explicación le fue dada a Pam Martin (otra abducida). Un alien la condujo a una sala de incubación, y le explicó la función del líquido ambiental en el cual los fetos flotaban, afirmando que éstos tomaban todo lo necesario del líquido’.
 
Jacobs nos cuenta el caso de Susan Steiner, una abducida que fue llevada a una sala guardería donde se le presentó un alienígena con un bebé en brazos. Lo primero que el alien hizo fue procurar que el bebé tuviese contacto con la piel de Steiner, frotando la cabeza y abdomen del bebé con ella. Luego, los alienígenas deseaban que ella alimentase al bebé, a lo que ella se opuso. Puesto que no pudieron forzarla a ello, trajeron un bol con líquido marrón y una ‘brocha’ para que ella cubriera al bebé con aquel líquido. Preguntados sobre el propósito de esto, le respondieron que se trataba de ‘alimentarlo’.
 
Así pues, comoquiera que sean los específicos procesos biológicos de los alienígenas, lo que sabemos es que obtienen ‘combustible’ –procedente de los humanos- de diferentes formas, y que su piel tiene una función excepcional. Pero estos son meros indicios sobre la biología alienígena, puesto que la razón de nuestra ignorancia reside, precisamente, en que ellos no desean que sepamos más. Han implementado una política de secretismo que, con éxito, nos previene de comprenderlos y conocer sus intenciones. El secreto es la piedra angular sobre la que se levanta todo el fenómeno de las abducciones. El éxito de la agenda alienígena depende de ello.
 
LA RAZÓN POR LA QUE SE OCULTAN
 
Jacobs:
‘¿Por qué los ovnis no toman tierra enfrente de La Casa Blanca? ¿Por qué no toman los alienígenas la iniciativa y solicitan reunirse con nuestros líderes? ¿Por qué no promueven un contacto formal? Estas preguntas han sido planteadas por la gente durante años, y merecen una atenta consideración. Aunque estas cuestiones son problemáticas en sí mismas porque están basadas en la asunción de que los alienígenas quieren darse a conocer, establecer contacto con los humanos, y hablar con nuestros líderes. Estas premisas son incorrectas. La evidencia que rodea a los ovnis y al fenómeno de la abducción sólidamente nos señala que no pretenden revelarse ante los humanos, sino que mantienen una estrategia de ocultación’.
‘¿Por qué querrían los aliens mantener el asunto ovni y el fenómeno de las abducciones en secreto? El secreto les beneficia a ellos y desconcierta a los humanos. Oculta los hechos y abastece, infinitamente, las especulaciones. El secreto es responsable del prolongado y hostil debate entre quienes sostienen la realidad del fenómeno de las abducciones y quienes lo desacreditan. El secreto tiene, también, una poderosa y negativa influencia sobre los abducidos. Les causa a ellos (y al público que los escucha), el cuestionamiento de su sanidad mental. Sin secretismo, no existiría controversia sobre los ovnis ni sobre el fenómeno de las abducciones.’
‘Últimamente, los avistamientos ovni no compromete el secretismo. Es imposible basar el análisis de las motivaciones y objetivos alienígenas sobre los avistamientos de ovnis y, ocasionalmente, de sus ocupantes. Debemos concluir, entonces, que los alienígenas marcan, activamente, los términos sobre los cuales nosotros podemos estudiarlos. Han elegido no aterrizar junto a La Casa Blanca. Han elegido no hacer contacto. En los años sesenta del siglo XX, el gran investigador francés Aime Michel brevemente lo etiquetó como “El Problema del No Contacto”.’
 
Seguidamente, el Dr. Jacobs se propone hacer un recorrido sobre las interpretaciones que el fenómeno ha tenido durante las diferentes fases históricas que, desde los años cuarenta del siglo XX, nos han traído hasta aquí.
 
Las hipótesis tempranas (1940-1960)
 
Jacobs:
‘Un avistamiento, cualquier avistamiento, parecería ser inconsistente con una política de ocultación (por parte de los aliens). Si los tecnológicamente superiores alienígenas desean mantener su secretismo, se podría argumentar que ellos habrían de evitar ser vistos por testigos. Pero a finales de los años cuarenta, los investigadores luchan con el puzzle del porqué los ovnis no hacen un contacto formal. Los investigadores sugieren diversas hipótesis sobre el No Contacto. Las primeras teorías apuntan a que la motivación del No Contacto reside en la hostilidad humana, la no interferencia por razones éticas, o en que vienen en misión de reconocimiento. Se incluyen varias combinaciones de los mismos supuestos.
La teoría de los ‘humanos hostiles’ sugiere que los ovnis se mantienen en la clandestinidad porque temen la agresión de nuestro mundo. Esta hipótesis estuvo muy de moda cuando EEUU participaba en los escenarios bélicos de la Segunda Guerra Mundial, Corea, la Guerra Fría, y fue influida por las –entonces muy corrientes- ideas antropológicas de que el hombre era innatamente agresivo, un animal belicoso. La primera reacción a una visita extraterrestre, al menos a niveles institucionales, sería el uso de fuerzas militares para controlar o destruir a los ovnis. De ese modo, se entendía que los ovnis mantenían las distancias debido a que eran presumiblemente pacíficos, especie que evitaba el conflicto. Como el analista de las Fuerzas Aéreas norteamericanas James Lipp sugirió en 1949: “Es difícil creer que una raza tecnológicamente avanzada venga hasta aquí, exhiba sus habilidades de forma misteriosa y, luego, simplemente se marche”. Lipp sugiere que “la aparente falta de un propósito, en sus diversos episodios, es también desconcertante. Sólo puede achacárseles un motivo: que los hombres del espacio sienten que nuestras defensas están ‘fuera de lugar’, sin esperar a ser beligerantes”.
 
Jacobs prosigue:
‘Esta teoría tuvo su expresión popular en 1951, en la película “The Day the Earth Stood Still” (‘Ultimátum a la Tierra’), en la que un ovni toma tierra cerca de La Casa Blanca, y los militares, armados y con tanques, inmediatamente lo rodea. Un soldado dispara y hiere a un extraterrestre salido del ovni. Cuando el alienígena escapa, éste completa su misión en la Tierra, sólo viviendo de incógnito entre los humanos. Así, evitar un contacto público era visto como una reacción preventiva a la inherente hostilidad humana.’
 
Jacobs menciona a uno de los pioneros en la investigación ovni, Donald Keyhole (autor de ‘Flying saucers are real’, 1950), quien defendió que ‘la Tierra había estado bajo una periódica observación desde otro planeta o planetas, desde, al menos, los últimos dos siglos’. Dicha observación, a juicio de Keyhole, respondía a un amplio plan de inspección, sin signos de contacto inminente. Plan que proseguiría hasta que su observación de nuestra especie se hubiese completado.
Sobre la base sugerida por Keyhole, el investigador canadiense Wilbert Smith especuló en 1953 que los extraterrestres, tras observar nuestra belicosa civilización, decidirán dejarnos, por ser demasiado primitivos y no alcanzar el estándar mínimo exigido. Otros investigadores opinaban igual, considerando a los alienígenas como una suerte de antropólogos que practican una política de no interferencia. Según esa teoría, los aliens tendrían una responsabilidad moral hacia nosotros, tratando de protegernos de las consecuencias de un contacto tan desigual.
 
Aime Michel combinó, en 1956, la hipótesis de humanos hostiles y la consecuente no intervención alienígena, cuando sugirió que los ocupantes de los ovnis no entraban en contacto por evitarse el peligro. Pero Michel añade que también habría razones ‘egoístas’ por parte de los alienígenas, dado que de mostrarse abiertamente las distancias entre ellos y nosotros podrían verse reducidas, perdiendo ellos su superioridad. ‘¿Usaríamos nosotros el conocimiento con la misma prudencia con que ellos lo han usado?’, se preguntó Michel.
Posteriormente, Aime Michel sugirió que los alienígenas habrían evitado el contacto para no causar estragos en la vida e instituciones humanas. Y los aliens nos suplantarían en la lucha darwiniana del que mejor se adapta. Y añade que el contacto podría, de algún modo, tener lugar sin nuestro conocimiento, porque los aliens son tan superiores y clandestinos que seríamos incapaces de detectar su actividad o analizar sus motivos.
 
En la década de los cincuenta, un nuevo elemento se introdujo en el debate sobre el No Contacto; aparecieron personas que alegaban estar en constante contacto con amistosos ‘hermanos del espacio’. Unos y otros se encontraban en restaurantes, paradas de autobús y áreas deshabitadas. Aunque los investigadores rápidamente expusieron a los contactados humanos como meros fraudes, las masas se creyeron el cuento.
En los años sesenta, la hipótesis de los humanos hostiles fue abandonándose, aunque la hipótesis de que los aliens venían en plan de reconocimiento se mantuvo.
Entretanto, miles de personas seguían observando avistamientos ovni; los investigadores recogieron miles de reportes de todo tipo de avistamientos, incluido aterrizajes de naves. Se incrementó, incluso, el número de reportes sobre ocupantes de ovnis, en los que los testigos veían a los aliens dentro o cerca del ovni. El caso de Barnie y Betty Hill, a comienzos de los sesenta, alimentó el argumento de que se el contacto se estaba llevando de forma encubierta.
¿Significaba esto que los alienígenas estaban mostrándose en un propósito? ¿Cuál era ese propósito?
 
Las hipótesis posteriores (1970-1990)
 
Ya en la década de los setenta, algunos investigadores comenzaron a teorizar que los ovnis estaban revelándose a sí mismos, lentamente, de forma que los humanos pudieran aclimatarse a la idea de la presencia alienígena. Supuestamente, una revelación brusca y repentina de su existencia afectaría enormemente a todas las instituciones humanas. Miedo, depresión. Aumentarían los suicidios, se produciría una desintegración institucional, habría crisis gubernamental, y otras formas de catástrofe podrían sobrevenir, conduciendo al caos y la anarquía. Así que los aliens no querrían impactar brutalmente a la sociedad humana mostrándose abruptamente.
Por tanto, los aliens habrían permitido a los humanos observar los ovnis como una especie de amortiguador social, aceptándolos gradualmente. Los investigadores (Jacques Vallée entre ellos) teorizaban que los avistamientos nos permitían lograr una forma más elevada de conciencia sobre los aliens, de una forma controlada (por los aliens) que se parecería mucho a la acción de un termostato, controlando (siempre ellos, los aliens) la temperatura.
Parte del diseño alienígena fue permitir la asociación entre el ovni –como objeto extraterrestre- y el escenario espacial; asociación que se introdujo en la cultura popular. De ese modo, los investigadores teorizaron que los aliens jugaban con nosotros como titiriteros, por nuestro propio bien, mientras cuidadosamente supervisaban el conocimiento que, sobre ellos, obteníamos.
 
Jacobs nos dice.
‘El investigador Jacques Vallée expuso una versión de su teoría en ‘The Invisible College’ (1975). Las aleatorias apariciones de ovnis, y las oleadas de avistamientos tomaron importancia para Vallée. Esas manifestaciones de ovnis serían parte de un Sistema de Control diseñado por los alienígenas para “estimular la relación existente entre las necesidades de la conciencia humana y las complejidades que nos rodean, las cuales han de ser comprendidas por ella”. Esto conduciría a lo que Vallé llamó “un nuevo comportamiento cósmico”.
Para Vallée, el fenómeno ovni residía en algún lugar entre el los mundos físico y psíquico. Y estaba enlazado a la conciencia del hombre, llamado a condicionar a la humanidad a fin de que ésta cambiase su observación del mundo y, presumiblemente, la posición del hombre dentro del universo. Así, los ovnis eran parte de un régimen de condicionamiento hacia los humanos, aunque Vallée era poco preciso acerca de los objetivos de dicho condicionamiento.’
 
El progresivo aumento de avistamiento de ocupantes de ovnis a finales de los años setenta y comienzos de los ochenta, dio peso a la hipótesis de que los entes provenían de ‘reinos psíquicos’, inmateriales, en lugar de proceder del espacio. Los alienígenas se mostraban de forma incomprensible para nuestra lógica; eludían el contacto, suspendían la comunicación, parecía que inspeccionaban a los humanos -a quienes paralizaban-, para luego meterse en su nave y desaparecer en vuelo. Los testigos hablan de ovnis que descienden sobre coches en marcha, ‘paseando’ a su lado en las carreteras, o persiguiéndolos. Otros testigos describen objetos que se han materializado enfrente de ellos, para luego desaparecer sin que se les haya visto, siquiera, volar.
 
El investigador y astrónomo J. Allen Hynek luchó con el problema del No Contacto y el aparentemente absurdo comportamiento de los ovnis. Cuando los ovnis empezaron a acercarse a coches y aviones, asustando a las personas, sin mostrar señales de buena voluntad, todo parecía ilógico. ¿Por qué los ovnis y sus ocupantes mostrarían un comportamiento tan bizarro?
Hynek especuló que los ovnis procedían de un universo paralelo, u otra dimensión. En cualquier caso, la facilidad con la que se muestran entre nosotros nos sugiere que los ovnis pueden hacer lo que deseen sin necesidad de llevar a cabo un contacto formal.
El biólogo e investigador Frank Salisbury resumió esas actitudes en 1974, cuando afirmó que ‘los extraterrestres podrían, simplemente, tener sus motivos para no desear un contacto formal, y… nosotros, en este estadio de nuestro desarrollo, simplemente no podemos comprender esos motivos’.
 
Jacobs añade a modo de colofón:
‘Creo que esas anteriores hipótesis son inadecuadas para explicar el fenómeno ovni. Los investigadores han basado sus hipótesis sobre el No Contacto en las evidencias circunstanciales. Además, la mayoría de las teorías han situado el No Contacto dentro de un contexto que tiene al hombre como centro: los alienígenas pueden temer a los humanos, o desear ayudarlos. Como Ptolomeo, quien asumió que la Tierra era el centro del Sistema Solar, la mayoría de los investigadores han asumido que los aliens vienen a la Tierra porque se han dado cuenta de la importancia y singularidad de la humanidad. Esto es lo que la tradición judeocristiana enseña.
En verdad, la mayoría de las tradicionales teorías de un contacto forman tiene sus raíces en el antropomorfismo judeocristiano. Esas teorías, generalmente, han asumido que unas especies alienígenas tendrían un poderoso interés en los complejos procesos de pensamiento, civilización y tecnología humanos. Los alienígenas nos respetarían y compartirían con nosotros su conocimiento científico y tecnológico. Y los humanos se unirían, junto a los aliens, a la comunidad de planetas. Esas asunciones han estado basadas no en evidencias, sino en ideas y procesos mentales derivados de la sociedad y cultura en las cuales esos investigadores vivían.
 
TAVO JIMÉNEZ DE ARMAS                           Conciencia y Evolución 

¿JFK MURIÓ POR SU INTERÉS EN LOS EXTRATERRESTRES?

Un informe secreto muestra al presidente Kennedy exigir archivos OVNI diez días antes de su muerte

Una carta escrita por John F Kennedy al jefe de la CIA muestra que el presidente exigió que le mostraran documentos altamente confidenciales acerca de los OVNIS diez días antes de su asesinato.

El memorando secreto es uno de las dos cartas escritas por JFK requiriendo información acerca de lo paranormal el 12 de noviembre de 1963, lo cual ha sido revelado por la CIA por primera vez. El autor William Lester dice que la CIA le reveló los documentos bajo la Ley de Libre Información después de que hiciera un requerimiento mientras investigaba para su nuevo libro.

Este interés ufológico de Kennedy añade más gasolina a las teorías de la conspiración acerca de su asesinato, según AOL News. Y los investigadores  creen que podría haber sido asesinado para impedirle descubrir la verdad sobre los OVNIS.

En un segundo informe, enviado al director de la NASA, el presidente expresó su deseo de cooperación en el espacio con la antigua Unión Soviética.  Lester piensa que Kennedy temía que los soviéticos pudieran tomar a los OVNIS que se veían sobre los cielos de la URSS como tecnología estadounidense y provocar algún peligroso incidente.

DailyMail

AOLNews

EXTRATERRESTRES AQUÍ, PERO INVISIBLES (GUÍA PARA PERCIBIR ALIENS)

Según el astrónomo de la Reina de Inglaterra extraterrestres podrían estra mirándonos a la cara y no lo sabríamos. No podríamos saberlo. ¿O sí?

La probablidad matemática de que exista vida extraterrestre inteligente entre la enorme cantidad de estrellas y planetas que existen en el universo es tan alta que una de las más serias objeciones que se le hace a este tipo de ecuaciones (que toman en cuenta la edad, composición elemental, y número de estrellas y planetas y distancia entre estos. Ver ecuación de Drake) es que ¿si existe vida inteligente, por qué no hemos sido contactados?

¿Pero acaso no estamos siguiendo un principio antropocéntrico, de la misma manera que el sol giraba alrededor de la Tierra, al exigir que una civilización se tenga que comunicar con nosotros para existir? (O se tenga que comunicar de una forma oficial, con todo el planeta, aterrizar en la Casa Blanca y dirigirse a nuestro líder, y no individualmente, en el universo de cada persona).

Recientemente el astrónomo oficial de la Reina de Inglaterra y presidente del Royal Society, Lord Martin Rees, habló sobre la posibilidad de que los extraterrestres estuvieran aquí pero no fueran visibles para nosotros. Dijo, en la primera conferencia sobre vida extraterrestre en la Academian Nacional de Ciencia de Inglaterra:

“Nos podrían estar mirando a la cara y simplemente no los reconocemos. El problema es que estamos buscando algo muy parecido a nosotros, asumiendo al menos que tienen la misma tecnología y matemáticas.

“Yo sospecho que podría existir vida inteligente en formas que no podemos concebir. De la misma forma que un chimpancé no puede entender la teoría cuántica, puede ser que existan aspectos de la realidad más allá de la capacidad de nuestro cerebro”.

El editor del excelente sitio DailyGrail.com hace notar que esta visión de las cosas debería de influir en la forma en la que se busca vida inteligente y ser tomada en cuenta en el millonario y a veces absurdo Proyecto SETI (Search for Extraterrestial Intelligence).

“Buscar expectantemente una señal de radio de una fuente extraterrestre es una presunción tan culturalmente limitada como buscar un buen restaurante italiano en la Vía Láctea. Y sin embargo este ha sido el canal por el que se asume que el contacto ocurriría. Mientras tanto existen en todo el mundo personas -físicos, chamanes, místicos, esquizofrénicos- cuyos cerebros están llenos de información relevante, pero que a priori ha sido considerada incoherente, demente, inadecuada. Sólo aquello que es validado en consenso a través de ciertos instrumentos establecidos será aceptado como una señal. El problema es que estamos tan inundados por estas señales -estas otras dimensiones- que existe una gran cantidad de ruido en el circuito” -Terence Mckenna.

(Parece que esto podría ser cierto, sólo tendremos a los extraterrestres que nuestro paradigma cultural esté listo para aceptar o a los extraterrestres que le convengan).

Frank Drake, director del SETI, el proyecto que busca y envía señales de radio a las profundidades del espacio, dijo que en este momento, con el predominio de señales digitales y satelitales, los extraterrestres que podrían recibir las señales podrían solamente percibir ruido. Y aunque la Tierra esta rodeada de una banda de 50 años luz de señales emitidas por la radio y la televisión, éstas rápidaamente se están ahogando con la tecnología digital.

Según el popular físico teórico Michio Kaku, envíar señales al espacio para llamar a una civilización extraterrestre es algo peligroso. Los españoles sólo tenían un poco más de tecnología que los aztecas y vean lo que sucedió.

“Imagina que vamos por el campo y nos encontramos con una colonia de hormigas. ¿Nos agachamos y le decimos a los hórmigas, ‘te traigo hojas, te traigo herramientas, te regalo energía nuclear y biotecnología. llevame con tu líder’ o tenemos la urgencia de aplastarlas?”.
(Curiosamente una de las teorías más fuertes entre los ufólogos dice que después de la Segunda Guerra Mundial y el incidente de Roswell, los extraterrestres conocidos como los grises hicieron un trato con el gobierno de Estados Unidos, representado por el grupo secreto Majestic 12. La otra teoría más fuerte entre los conspiracionistas es que la enorme parafernalia alrededor de los extraterrestres es fomentada por el mismo gobierno de Estados Unidos para crear desinformación y efectuar su proyecto Bluebeam.)

El mismo Michio Kaku ha hablado en repetidas ocasiones sobre los tipos de civilizaciones avanzadas. Según la escala de Kardashev: una civilización de Tipo 1 podría utilizar la energía de su planeta en su totalidad y controlar el clima y su biología. Una civilización de Tipo 2 podría utilizar la energía de todo su sistema solar y viajar hacia otros sistemas estelares. Una civilización de Tipo 3 podría utlizar la energía de toda su galaxia.

Una civilización tipo II o III podría tener tecnología totalmente imperceptible para una civilización como la nuestra (de Tipo 0, que según la versión oficial aún no logra manipular el clima…), de la misma forma que los monos o cualquier otro animal no podría, en su estado actual, saber que está siendo observado vía satélite o que tiene un chip que lo ubica en cualquir punto del planeta.

Esta tecnología podría estar siendo usada en estos mismos momentos para crear nuestra realidad en formas desconocidas. Quizás podría estar limitando nuestra percepción a una espectro reducido de la luz o programándonos mentalmente .  Si tomamos en cuenta que nuestro planeta es bastante joven, así que  existen innumerables planetas en los que una civilización podría haber evolucionado por millones de años más que nosotros, no sería muy difícil para una civilización avanzada diseñar una civilización nueva (basada en su semejanza o no) a través de ingeniera genética.

Podríamos quizá darnos cuenta de que esto está sucediendo o podríamos no darnos cuenta. Tal vez algunos, después de miles de años de evolución, se darían cuenta de que existe una civilización extaterrestre observándolos fijamente. Aprenderíamos a ver a los extraterrestres.

Otra posibilidad es que existan seres extaterrestres inteligentes pero que como parte de las leyes cósmicas del universo, las cuales son respetadas por civilizaciones de conciencia más evolucionada, se deba de respetar la evolución de cada civilización, su autodeliberación y su capacidad de encontrar los conocimientos por sí mismos. De esta forma una civilización podría estra infringiendo en la evolución de otra tanto si la esclaviza como si le ofrece las claves para viajar en el tiempo. Una especie de política cósmica de no intervencionismo, para que cada civilización y cada persona dentro de ella descubra por sí misma su lugar dentro del Gran Holograma y active su capacidad de crear nuevas civilizaciones, galaxias y hasta universos. ¿Pero que sucede si una civilización llama voluntariamente a la otra, porque descubre que es ella misma en el futuro?).

Uno de los expertos más serios sobre el tema de los extraterrestres y los ovnis es el Dr. Jaques Vallée, quien ha formulado la hipótesis interdimensional. Según esta hipótesis estos eventos podrían ser visitas de otras realidades o dimensiones que coexisten con la nuestra. La física cuántica considera esta posibilidad en la teoría de los múltiples universos o en la teoría de las supercuerdas, donde se necesitan de 10 dimensiones para resolver el conflicto entre la mecánica cuántica y la realidad.

Según Valle, estamos tratando con fenómenos parafísicos multidimensionales endógenos al planeta Tierra. Es decir los dioses y las apariciones divinas serían la misma manifestación de lo que ahora son los extraterrestres y los ovnis. Por ejemplo, la visión de Ezequiel. ¿Quizá percibir dimensiones superiores, es también percibir una serie de seres invisibles que cohabitan este mismo espacio? ¿Quién ve el aura, pronto verá aliens?
Carl Jung en su ensayo sobre los ovnis escribió:

“Como sabemos  por la historia del antiguo Egipto, son (los ovnis) manifestaciones de cambios psíquicos que siempre aparecen al final de un mes platónico y el principio de otro. Aparentemente son cambios en la constelación de dominios psíquicos, de los arquetipos, o dioses, como solían ser llamados, que conllevan o acompañan transformaciones duraderas de la psique colectiva”.

El mes platónico equivale a un ciclo de precesión de los equinoccios. Probablemente nos encontremos en el apogeo de este cambio de ciclo donde Jung dice afloran los ovnis de la profunidad de nuestra psique.

Terence Mckenna, quien considerara que todos tenemos en nuestro cerebro la tecnología para viajar a las estrellas sin movernos y ver extraterrestres con tan sólo ingerir un poco de un neurotransmisor llamado dimetiltriptamina, añade:

En algún punto en el futuro yace una barrera crítica donde tendremos la suficiente data para darnos cuenta del rompecabezas que es la relación humana con el OVNI. Creo que mientras esto sucede, la infancia de nuestra especie llegará a su fin y cuando esto acabe seremos libres para usar este asombroso entendimiento de que la humanidad y el OVNI son uno.

Es la genialidad de la tecnología humana amaestrar y servir las energías de la vida y la muerte, del tiempo y el espacio. El OVNI contiene la posibilidad de que la mente se vuelva objeto: una nave que puede viajar a través del universo en el tiempo que tarda pensar en ello. Porque eso es lo que es el universo: un pensamiento. Y cuando el pensamiento se vuelva móvil y se objetifique, entonces la humanidad -neófitos en el arte del pensamiento- empezará a despegar.

Claro que es posible que descubramos que no partiremos fuera; el futuro podría revelar que hay algo llamándonos hacia casa. Entonces será nuestra tecnología, y el llamado del Otro, el que se moverá a la reunión. El platillo volador es una excelente metáfora para esto. Cuando Jung sugirió que el platillo volador era el alma humana, estaba más en lo cierto de lo que suponía. No está tan lejos, eso es lo otro. La última época nos dio la relatividad y la mecánica cuántica. Pero si esta es la última de las épocas o no es difícil decirlo. Nuestro papel como parte del proceso introduce una incertidumbre en la observación que altera las predicciones. -Terence Mckenna, True Hallucinations.

Así que, estén en el cielo, sean ángeles o alucinaciones, los ovnis están dentro del ser humano, los aliens son alternosotros. Serpientes en nuestro código genético, en nuestra glándula pineal o en las alas de la imaginación. Y para verlos, sólo hay que conocernos a nosotros mismos. Nosotros, que somos otros.

PijamaSurf