UN ASTEROIDE PROVOCÓ HACE 12500 AÑOS LA ÚLTIMA GLACIACIÓN

asteroideimpactoUn estudio de la Universidad de Chicago ha confirmado la teoría de que hace unos 12.800 años un asteroide impactó contra la Tierra. Y que este cataclismo provocó la última Edad de Hielo, que derivó en la extinción de muchas especies.
Los hechos catastróficos se conocían, sin embargo, los científicos no sabía cuáles habían sido las causas. Para llegar a la conclusión final, los autores del trabajo, publicado en ‘Journal of Geology’, estudiaron nano-diamantes dispersos por toda Europa, América del Norte y América del Sur, que determinaron que la teoría del impacto era correcta.
Hace 12.800 años, el planeta sufrió un drástico cambio climático, coincidiendo con la extinción de la megafauna del Pleistoceno, como los gatos con dientes de sable o el mastodonte, lo que dio lugar a importantes descensos en las poblaciones humanas prehistóricas, incluyendo el fin de la cultura paleoamericana.
El resultado del impacto, dicen, fue una capa de nano-diamantes –una especie de diamante que resulta de las detonaciones y explosiones– esparcidos por más de 50 millones de kilómetros cuadrados. ‘En los países del hemisferio norte, la capa de nano-diamantes contiene un pico abundancia claramente definido”, ha señalado el autor principal, James Kennett.
Los nanodiamantes-microscópicos, fusión de vidrio, esferas de carbón, y otros materiales de alta temperatura, se encuentran en abundancia en una capa delgada situada a escasos metros de la superficie de la Tierra. El hecho de que estos materiales, formados a temperaturas superiores a 2.200°C, estén presentes juntos tan cerca de la superficie sugiere que probablemente hayan sido creados por un importante evento de impacto extraterrestre, tal como un asteroide.
Además de proporcionar apoyo a la hipótesis del impacto cósmico, el estudio también ofrece evidencias que rechazan hipótesis alternativas para la formación de los nanodiamantes, como los incendios forestales y el aumento de la actividad volcánica, que habían presentado otras investigaciones.

EUROPAPRESS

Anuncios

6 RAZONES POR LAS QUE LOS ALIENÍGENAS NO NECESITAN ASTRONAVES

life-in-space_1-640x419Cuando pensamos en los extraterrestres, pensamos en naves espaciales. De hecho, incluso es difícil evocar imágenes de alienígenas fuera del contexto de sus naves espaciales monumentales viajando a través del sistema solar, o sus platillos volantes planeando sobre el césped de la Casa Blanca. Pero podría ser que los extraterrestres no necesitaran de uno de los más repetidos elementos de toda la ciencia ficción.

Nuevas pruebas y conjeturas xenoarqueológicas[La xenoarqueología es una hipotética clase de arqueología que existe principalmente en obras de ciencia ficción. Su ámbito se refiere al estudio de restos para reconstruir e intrepretar los modo de vida pasados de una civilización alienígena. Evidentemente no es practicada por los arqueólogos debido a la falta de materiales para el estudio de la disciplina. LIBERTALIADEHATALI] están empezando a sugerir que la forma en la que visualizamos los viajes alienígenas puede ser un error. Aunque, eso sí, siempre en algún lugar del universo habrá otra civilización que viaje por el cosmos mediante naves espaciales, se cree cada vez más que si las civilizaciones alienígenas verdaderamente avanzadas que rondan y alimentan nuestra imaginación podrían no tener necesidad de naves espaciales de ningún tipo. Aquí hay 6 razones de peso:

LA VIDA ALIENÍGENA VIAJA EN ASTEROIDES

asteroidHay una teoría predominante entre algunos cosmólogos que afirma que la vida humana, -de hecho, toda la vida en la Tierra-, se originó debido a un asteroide que golpeó al planeta al principio de su historia, transportandola [la vida] de otro lugar del universo. Conocida como la panspermia , y a veces como exogénesis, la hipótesis sugiere que los componentes orgánicos de la vida se han extendido a lo largo de la mayor parte del universo a través de los asteroides, meteoroides, y planetoides. La panspermia ha ganado fuerza en los últimos años después de que la NASA anunciara el descubrimiento de que los aminoácidos necesarios para la vida probablemente se originaran a partir de los meteoritos.

También existe la idea de que las civilizaciones de alienígenas en realidad viven dentro de los asteroides gigantes. Esta idea fue explorada muy brillantemente en la novela de Greg Bear, Eon.

LOS EXTRATERRESTRES USAN ROBOTS EXPLORADORES

Vulture_droid_deployment_pod21-1024x652La premisa aquí es: ¿por qué enviar una astronave por cien años cuando se puede tener exploradores robóticos que lo hagan? Una civilización extraterrestre lo suficientemente avanzada es probable que haya producido una potente inteligencia artificial y sería capaz de equipar a los drones satélites con sistemas informáticos cibernéticos extremadamente inteligentes que podrían rastrear el cosmos en busca de señales de vida. Cuando la descubrieran, informarían rápidamente con infografía y presentaciones estilo powerpoint.

Ahora, técnicamente, se puede pensar en estos exploradores como naves espaciales, pero en lugar de ser pilotadas por los alienígenas mismos, están bajo el mando de la poderosa tecnología (extraterrestre). Una muy buena razón para no tener que viajar cientos de miles de años luz.

LOS ALIENÍGENAS VIAJAN/SE COMUNICAN MEDIANTE PODERES PSÍQUICOS

starwars5_3086-1024x431A menudo pensamos en civilizaciones extraterrestres avanzadas como maestros de la tecnología, los dioses post-singularidad que blanden brillantes espadas de tal tecnología que apenas podemos imaginar. Pero ¿y si el universo contiene especies extraterrestres que han avanzado a través de la evolución biológica para adquirir poderes telepáticos más allá de nuestros sueños más salvajes?

Naturalmente en términos humanos es dudosa la noción de percepción extrasensorial, pero la evolución de una especie alienígena en una galaxia muy, muy lejana podría haberse desarrollado completamente diferente que la vida en la Tierra, produciendo poderes extrasensoriales que serían, literalmente, inimaginables. Estos seres podrían ser capaces de proyectar sus pensamientos hacia el exterior en el universo, viajando a través de la conciencia a otros sistemas estelares. De manera similar, podrían ser capaces de comunicarse a través de las vastas distancias del espacio usando nada más que pensamiento.

¿Quién sabe? Tal vez las voces en nuestras cabezas sean filosofías extraterrestes haciendo autostop a través de las estrellas.

LOS ALIENÍGENAS SON BIOFORMAS EXTREMAS

No necesitan naves espaciales ya sea porque viven o pueden volar directamente a través del éter del espacio. Ha habido muchos nombres propuestos para tales criaturas increíbles: zenoides, animales espaciales, aeroformas, ovnis orgánicos, etéreos, bioformas.

La premisa básica es que así como ciertas especies de la Tierra pueden vivir en ambientes extremadamente hostiles, tales como volcanes o glaciares, también lo podrían hacer los alienígenas. Un fisiología extraterrestre drásticamente diferente puede haber evolucionado de tal manera que pudiera soportar el vacío del espacio y, de hecho, lo prefiere. Imagine las posibilidades aquí: especies orgánicas sensibles surcando el espacio ….

LOS ALIENÍGENAS SON INFORMACIÓN

Como exploró Stanley Kubrick en 2001: Una odisea del espacio, los extraterrestres podrían muy bien existir como formas de energía en estado puro que se comunicarían a través de impulsos de información cósmicos o quizás incluso elementos de materia oscura. No hay ninguna razón para pensar que en las vastas e increíbles profundidades del cosmos no haya alguna forma de cómputador biológico avanzado. Esto haría posible la existencia de formas de energía inteligentes que se desplazaran den la misma forma que un pulso electromagnético.

Otro ejemplo de esto en ficción es Solaris, de Stanislaw Lem. Incluye un planeta oceánico entera que es una conciencia alienígena gigante.

LOS ALIENÍGENAS CREAN SIMULACIONES

matrix-simulation-theoryLa teoría de la simulación de Nick Bostrom propone que debido a la probabilidad de que una especie extraterrestre experimente una singularidad tecnológica y cree simulaciones avanzadas, no sólo es posible sino probable que estemos viviendo en una simulación. Todo nuestro universo ha sido metódicamente programado, quark por quark, por extraterrestres divinos que quieren saber cómo mentes y civilizaciones artificiales podrían desarrollarse, interactuar, florecer, y desmoronarse.

Estos simuladores alienígenas no tendrían ningún motivo para viajar en naves espaciales, ya que son, literalmente, los maestros supremos de nuestro universo. Por supuesto, lo que hacen fuera de la simulación en su universo, -el universo real-, nadie lo sabe. Tal vez ellos están viviendo también en una simulación…

 THE GHOST DIARIES (9/2/2013) [Traducido por JUAN PEDRO MOSCARDÓ para LIBERTALIADEHATALI]

Artículos relacionados:

ONCE DE LAS MÁS EXTRAÑAS SOLUCIONES A LA PARADOJA DE FERMI

DENTRO DE LA MATRIX: INTELIGENCIA ARTIFICIAL, LA HUMANIDAD FUTURA Y EL ENIGMA OVNI

LA VERDADERA NATURALEZA DE LOS OVNIS

libertalia1

EL RECIENTE IMPACTO CONTRA JÚPITER DESAPARECE SIN DEJAR RASTRO

Hace aproximadamente una semana, el 3 de junio, el gigante gaseoso Júpiter fue impactado violentamente por un asteroide. El evento fue filmado por astrónomos aficionados, que rápidamente dieron la alerta a sus colegas profesionales. Numerosos telescopios y cámaras de todo el mundo apuntaron al lugar del incidente. Expertos y legos por igual, estaban esperando ver la mancha de desechos causada por la colisión. Ahora, días después siguen sin ver nada semejante, ahora hay muchos curiosos en lo que a “basura” espacial se refiere.

“Es como si Júpiter sólo se tragara esa cosa. Fue emocionante ver el impacto, pero la ausencia de cualquier residuo visible nos tiene intrigados”, explican los astrónomos aficionados Anthony Wesley (Australia) y Christopher Go (Filipinas). Este equipo fue el primero en observar el destello brillantes que acompañó el impacto en el gigante gaseoso. La falta de escombros es algo que no nos esperaríamos encontrar como consecuencia de una colisión. Cuando los fragmentos del cometa Shoemaker-Levy 9 chocaron contra el planeta en 1994, las nubes de desechos oscuros generadas por las colisiones fueron visibles durante mucho tiempo.

Una de las posibles explicaciones de por qué no hay una mancha de desechos es que la colisión nunca sucedió, según proponen algunos astrónomos. Argumentan que el destello de luz puede haber sido simplemente un rayo muy potente en la atmósfera de Júpiter, un fenómeno fuera de lo normal. Pero otros no están de acuerdo. “Considero que esto es muy, muy improbable puesto que las sondas de la NASA han visto rayos en Júpiter muchas veces antes, pero sólo en lado nocturno del planeta. Este evento en el lado diurno debería ser increíblemente más potente que cualquier relámpago visto anteriormente. Ni siquiera Júpiter produce rayos tan grandes”, señala Glenn Orton, científico planetario del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA en Pasadena, California.

“Hemos visto cosas impactando contra Júpiter antes, y el fogonazo del impacto siempre ha estado acompañado a continuación por algún tipo de desechos”, añade el experto. “El resplandor provino de una altura por encima de las capas de cirros, por lo que los desechos deberían ser claramente visibles, si existen”, Orton dice, explica que el evento luminoso se observó en el Cinturón Ecuatorial Sur del planeta gigante (SEB). Esto no tendría nada de inusual en sí mismo, si no fuera por el hecho de que dicha formación desapareció a principios de este año. Los astrónomos están investigando una posible correlación entre los fenómenos.
Pero las nuevas observaciones realizadas también otras implicaciones, en términos de seguridad planetaria. “Júpiter es impactado con más frecuencia de lo esperado. A partir de 1994 cuando el cometa Shoemaker-Levy 9 (SL-9) impactó contra Júpiter, calculamos que deberíamos ver un impacto en Júpiter una vez cada cien años aproximadamente. Nosotros consideramos tener una suerte extraordinaria en presenciar el impacto del SL-9. Pero consideremos la situación actual. Anthony Wesley ha observado dos impactos en los últimos 12 meses. Es hora de revisar nuestros modelos de impacto [en particular para] cuerpos impactadores pequeños”, explica el responsable del Programa de Objetos Cercanos a la Tierra (NEOs) del JPL, Don Yeomans. Esta frecuencia creciente de impactos podría también tener implicaciones para la seguridad en la Tierra, aunque el alcance exacto de la amenaza aún no se ha determinado.

OdiseaCósmica

UN ASTEROIDE RECIÉN DESCUBIERTO PASARÁ JUNTO A LA TIERRA

Un asteroide recientemente descubierto, el ‘2010 GA6’, sobrevolará la órbita lunar este jueves y pasará “muy cerca de la Tierra”, según informó el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL, por sus siglas en inglés).

   Así, en la madrugada del jueves, en torno a las 01.06 horas realizará su mayor aproximación a la Tierra, a una distancia de 359.000 kilómetros, lo que supondría nueve décimas partes de la separación que hay entre la Tierra y la Luna.

   Concretamente, el planetoide tiene 22 metros de ancho y fue descubierto por el telescopio ‘Catalina Sky Survey’, de la Universidad de Tucson, en Arizona (Estados Unidos).”Los sobrevuelos de objetos cercanos a la Tierra, incluso cerca de la órbita lunar, tienen lugar cada pocas semanas”, apuntó el experto del JPL Don Yeomans.

   La NASA detecta y sigue la pista de los asteroides y cometas que pasan cerca de la Tierra empleando los telescopios que tiene instalados. El programa de ‘Observación de Objetos cercanos a la Tierra’, de la agencia espacial norteamericana, más conocido como “el vigilante del espacio”, es el encargado de coordinar el descubrimiento de estos objetos y determinar si son peligrosos o no para el planeta.

EuropaPress

EL TERROR QUE VIENE DEL CIELO

Una gigantesca explosión atronó el pasado 8 de octubre los cielos de Indonesia. Un enorme estallido dejó su rastro en el cielo ante los ojos de millones de personas, provocando asombro y también temor. ¿Qué había sucedido? ¿Qué fue capaz de producir tamaño fenómeno celeste? El anómalo suceso, recogido por las cámaras de vídeo de las televisiones del país y emitido en sus informativos, tuvo pronto una explicación: una piedra caída del cielo había explotado a unos 20 km de altura. Una piedra no demasiado grande, por lo visto.

Los astrónomos Peter Brown y Elizabeth Silber, de la Universidad Western Ontario de Canadá, después de estudiar las ondas de infrasonidos producidas por la explosión y captadas por una red de detectores repartidos por todo el mundo para medir las explosiones nucleares, calcularon que el estallido había tenido una magnitud de unos 50 kilotones, equivalente a unas tres bombas atómicas como las que destruyeron Hiroshima y Nagasaki. Una gigantesca explosión originada, al parecer, por una relativamente pequeña piedra cósmica de apenas 10 m. Una de las muchas que se cruzan con la órbita de la Tierra y que en su inmensa mayoría están sin detectar ni clasificar.

Los científicos reconocieron que no habían podido ver con anterioridad ese pequeño asteroide, y que otros muchos como él podrían estar aguardando para cruzarse en nuestro camino. Si en lugar de los 10 m que tenía ese cuerpo hubiesen sido 20 o 30 m probablemente se habría desintegrado al entrar en la atmósfera y habría ocasionado una catástrofe de proporciones colosales si hubiese alcanzado alguna zona densamente poblada. Esta ha sido la mayor explosión provocada por un asteroide en la Tierra que ha sido registrada. Un suceso de estas características ocurre, según explican los científicos, con relativa frecuencia, con una periodicidad media de entre 2 y 12 años. Y puede llegar a ser devastador. Sin duda, un peligro al que hay que temer. O, al menos, eso es lo que nos dicen las autoridades.

La explosión de este asteroide se produce, casualmente claro, en el momento en el que el Gobierno de Estados Unidos está debatiendo la forma de hacer frente a estos peligrosos cuerpos planetarios. Una amenaza que viene del espacio y que se podría evitar con un avanzado y sofisticado sistema de detección, una red planetaria de observación capaz de descubrir con la suficiente antelación la presencia de uno de estos asteroides. Un peligro que, tal y como nos recuerdan constantemente, acabó con la vida de los dinosaurios. El riesgo de un devastador impacto meteórico es bien cierto, como atestiguan en nuestro planeta los restos encontrados de cráteres de meteoritos. En la zona del Yucatán se han localizado las señales del impacto de un gran asteroide o cometa, de 10 km de largo, que hasta ahora se creía el responsable de la extinción de los dinosaurios, un mérito que, sin embargo, según los últimos estudios, podría corresponder a otro asteroide que impactó en la zona de la actual India poco después, y que al parecer era mucho mayor: 40 km. Todavía están recientes en la memoria noticias como el impacto en Júpiter de un gran cuerpo, un asteroide o cometa, que fue detectado en primer lugar el pasado mes de julio de 2009 por un astrónomo aficionado. Este observó la inmensa turbulencia que presentaba una región cercana al polo sur del planeta, de unos 5.000 km. O el anuncio del paso cercano del asteroide Apophis, que en 2029 y 2036 transitará muy cerca de la Tierra, con el riesgo de que el acercamiento pueda alterar su órbita y provocar en el futuro una trayectoria de impacto contra nuestro planeta.

En cualquier caso, el mayor peligro de colisión que tiene la Tierra es con alguno de los asteroides cercanos, de los que se conocen en torno a un millar, pero de los que se estima que debe haber decenas de miles, con diámetros comprendidos entre 1 m y 2 km. En 1989 el paso cercano del asteroide Asclepio, de 300 m de diámetro, pudo haber provocado una catástrofe de proporciones nunca antes vistas, pues cruzó la órbita terrestre por un lugar por el que había pasado la Tierra solo seis horas antes. Un poco de mala suerte habría servido en directo una catástrofe global sobre el planeta. El riesgo de impacto de uno de estos cuerpos planetarios existe, pero, desde luego, no parece ser tan inmediato, o inquietante, como nos quieren hacer ver los promotores de los diversos programas de detección de asteroides cercanos, coordinados con el sugerente nombre de Guardia Espacial. Se estima que el impacto contra un asteroide de unos 5 km de diámetro ocurre de media una vez cada 10 millones de años, aumentando la frecuencia a medida que disminuye el tamaño del asteroide o cometa.

La amenaza también puede proceder de otros fenómenos naturales, como la explosión de un supervolcán. El gigantesco volcán de Yellowstone, en Estados Unidos, o el de Coba, en Indonesia, podrían provocar una catástrofe planetaria si entran de nuevo en erupción, cambiando el clima del planeta al dar lugar a un período de enfriamiento causado por las cenizas lanzadas a la atmósfera. Otro volcán que puede suponer una gran amenaza es el de la isla de la Palma. El riesgo de que una erupción provoque el deslizamiento hacia el mar de media isla, que está en equilibrio precario, mantiene alerta a millones de personas en Europa, África y América, que podrían sucumbir bajo las olas del tsunami que generaría el gigantesco deslizamiento de tierras.

MIGUEL SEGUÍ

Más Allá

RUSIA ESTUDIA LA CONSTRUCCIÓN DE UN INGENIO ESPACIAL PARA EVITAR EL IMPACTO DEL ASTEROIDE APOFIS

La Agencia Espacial de Rusia planea examinar próximamente la posible creación de un aparato espacial cuya misión sería prevenir el hipotético choque de la Tierra con el asteroide Apophis en 2029, reveló hoy Anatoli Pérminov, el jefe de Roscosmos.

“Veremos lo que se puede hacer. Algunos cálculos matemáticos demuestran la posibilidad de fabricar para estas fechas un aparato espacial destinado especialmente para prevenir esta colisión”, declaró Permínov en una entrevista con la emisora Voz de Rusia. “Nada de explosiones nucleares. Todo ello, gracias a las leyes de la física”, precisó al agregar que  Roscosmos va a celebrar próximamente una reunión a puertas cerradas para examinar las opciones.

Dio a entender que podría ser un proyecto internacional con la participación de China, EEUU y Unión Europea. “Mejor gastar varios centenares de millones de dólares en un sistema capaz de evitar el choque que mantenernos a la expectativa, hasta que mate a centenares de miles de personas”, dijo.

El asteroide Apophis (99942), conocido anteriormente como 2004 MN4, tiene 350 metros en diámetro y es considerado a día de hoy la mayor amenaza espacial para la Tierra. En 2029 podría aproximarse a una distancia de 30.000 kilómetros a nuestro planeta, más cerca que los satélites en la órbita geoestacionaria, y cambiar de trayectoria luego hasta chocar con la Tierra en el acercamiento siguiente, en 2036. Semejante colisión transformaría en desierto un territorio equiparable al de Francia.

Pérminov recordó que este asteroide “es casi tres veces superior al del bólido de Tunguska” que detonó en el aire sobre Siberia en 1908.

Ria Novosti

UNA NAVE DE LA NASA PARTIRÁ EL VIERNES EN BUSCA DE OBJETOS CERCANOS A LA TIERRA

La NASA declaró hoy lista para su misión una nave que el viernes será puesta en una órbita polar para detectar la presencia de objetos cercanos a la Tierra y confeccionar un mapa del cielo mediante cámaras infrarrojas. 

 El Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por su sigla en ingles) de la NASA indicó hoy que el Explorador de Estudios en Infrarrojo (WISE) quedó instalado en un cohete Delta II y que su partida deberá ocurrir el viernes a las 14:33 GMT desde la base Vandenberg de la Fuerza Aérea, en California. De momento, el único problema es la incertidumbre sobre el clima y el último pronóstico meteorológico indicó la posibilidad de nubes espesas y precipitaciones que podrían aplazar un día la partida. Durante nueve meses y en una órbita a 525 kilómetros sobre los polos terrestres, WISE trazará un mapa del cielo y captará millones de imágenes, desde asteroides cercanos a la Tierra hasta las galaxias más lejanas, dijo el JPL en un comunicado. “La última vez que hicimos un mapa infrarrojo del cielo fue hace 26 años”, dijo Edward Wright, científico de la Universidad de California e investigador principal de la misión. Pero desde entonces los avances han sido enormes y “las imágenes que antes eran como manchas de un cuadro impresionista. Ahora serán verdaderas fotografías”, añadió. Inicialmente, las cámaras infrarrojas de WISE estarán dirigidas a los llamados “objetos cercanos” a la Tierra, es decir cometas y asteroides cuyas órbitas en torno al Sol los acercan a nuestro planeta. El Explorador de Estudios en Infrarrojo proporcionará datos sobre su tamaño y composición y responderá muchos interrogantes a través de información que no puede conseguirse mediante telescopios de luz visible, señaló el JPL. Según Amy Mainzer, científico del proyecto, aprender más acerca de la diversidad de asteroides y cometas que podrían ser peligrosos permitirá proteger mejor a la Tierra. Pero además de esos objetos cercanos, las cámaras infrarrojas de la nave estarán dirigidas también a los puntos más lejanos del universo para estudiar galaxias, agujeros negros y polvo cósmico que no pueden detectarse mediante la luz visible. “Con WISE nos adentraremos 10.000 millones de años en el tiempo, cuando se estaban formando las galaxias”, indicó Peter Eisenhardt, otro de los científicos de la misión en el JPL.

Yahoo News 

Una breve reflexión: Ante el incremento en los últimos tiempos de noticias que aparecen en los medios de comunicación masiva relacionadas de algún modo con asteroides que podrían suponer un peligro para nuestro planeta, me pregunto si no sufriremos de nuevo un histérico bombardeo mediático para generar miedo del mismo estilo que el de los ataques terroristas o el de las pandemias de la gripe, para finalizar después con la amenaza de la invasión extraterrestre, como postulan aquellas teorías conspirativas que hablan del llamado Proyecto Blue Beam dentro del plan para crear un Nuevo Orden Mundial bajo un gobierno único???

UN ASTEROIDE “ROZA” LA TIERRA

asteroideUn asteroide de siete metros pasa junto a la Tierra horas después de ser descubierto

Un asteroide de unos siete metros de diámetro pasó a sólo 14.000 kilómetros de la superficie de la Tierra el pasado día 6 de noviembre alrededor de las diez y media de la noche (hora española). Lo más significativo es que fue descubierto con una antelación de sólo quince horas –se le denominó 2009 VA– y ha sido el tercer encuentro más cercano conocido de la Tierra con un asteroide previamente catalogado.

Las dos aproximaciones mayores registradas de este tipo corresponden a las de un asteroide de un metro de diámetro –el 2008 TS26–, que pasó a 6.150 kilómetros de la superficie terrestre el 9 de octubre del año pasado, y otro de siete metros, el 2004 FU162 que pasó a 6.535 kilómetros el 31 de marzo de 2004. En proporción, los objetos del tamaño del 2009 VA pasan con esta proximidad unas dos veces al año e impactan cada cinco.

El asteroide 2009 VA fue descubierto por el Catalina Sky Survey sólo 15 horas antes de su aproximación, y fue rápidamente identificado por el Minor Planet Center en Cambridge (Massachussetts) como un objeto que pasaría muy cerca de nuestro planeta. El programa de objetos próximos a la Tierra del JPL (Jet Propulsion Laboratory) de la NASA también procesó una órbita para este objeto, y determinó que no existía posibilidad de impacto, informa Science Daily.

Sólo hace trece meses, un objeto más pequeño, el 2008 TC3 fue descubierto en circunstancias parecidas, pero en ese caso se determinó una trayectoria hacia la Tierra, con la que impactó sólo once horas después.
Normalmente este tipo de asteroides no causan daños, ya que para atravesar la atmósfera e impactar de forma efectiva contra la Tierra, el objeto debe tener un diámetro de unos 25 metros.

EuropaPress

EL AGUA DE LA TIERRA ES DE ORIGEN EXTRATERRESTRE

asteroideEl agua de la Tierra llegó a bordo de asteroides cargados de hielo

Un estudio publicado hoy en Nature apoya la teoría de que el agua que generó la atmósfera y los océanos de la Tierra llegó a bordo de grandes meteoritos.

El trabajo contradice así lo que cuentan muchos libros de texto: que el agua se originó durante un periodo en el que los gases del interior de la Tierra se condensaron debido al enfriamiento del planeta y formaron la atmósfera y los océanos.

Según el autor del estudio, Francis Albarède, geoquímico del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia, la teoría del origen volcánico no es posible debido a que el gigantesco cúmulo de material llamado a ser la Tierra estaba demasiado caliente como para que se condensara el agua.

Albarède mantiene que el agua llegó a la Tierra desde las zonas más lejanas del sistema solar. Lo hizo en grandes masas de hielo a bordo de asteroides que se estrellaron contra la Tierra unos 100 millones de años después del nacimiento de los planetas actuales.

Dice que la datación basada en el uranio y el plomo es consistente con esta teoría. Si está en lo cierto, el origen del agua sería mucho más reciente que lo que se pensaba.

Los asteroides estallaron contra la superficie de la Tierra y llegaron al manto. Allí, el hielo se derritió y ablandó los materiales que lo componen. Así comenzó la tectónica de placas y la formación de los futuros continentes y océanos.

También aportó un elemento clave para la vida, lo que no sucedió en otros planetas. En Marte, por ejemplo, las temperaturas eran demasiado altas y el agua de los asteroides se secó antes de penetrar en el manto.

Público