UNA ENORME ERUPCIÓN SOLAR PODRÍA REBASAR EL ESCUDO MAGNÉTICO DE LA TIERRA

Recrean el recorrido de una enorme erupción solar hasta la Tierra

Expertos internacionales en materia solar y espacial han recreado la imagen más completa hasta la fecha del recorrido que tendría una enorme erupción solar en su camino hacia la Tierra. Ha sido publicada por el responsable del proyecto de la Universidad de Aberystwyth, Mario Bisi, en Glasgow (Reino Unido) durante el National Astronomical Meeting.

   En concreto, este tipo de erupciones son conocidas como ‘eyecciones de material coronal’ (CMEs, por sus siglas en inglés), chorros gigantes procedentes de la superficie de la atmósfera solar que son ‘escupidos’ hacia el espacio. En muchas ocasiones son mayores que la propia Tierra y generalmente contienen cerca de miles de millones de toneladas de materia.

   Además, estas erupciones viajan a grandes velocidades por el espacio, entre los 200 y los 2.000 kilómetros por segundo, y pueden impactar sobre cometas, asteroides y planetas, incluida la Tierra. No obstante, la Tierra está protegida de estas ‘tormentas solares’ por sus campos magnéticos.

   Sin embargo, estos científicos han probado que los campos magnéticos que contienen los CMEs pueden romper esta ‘barrera terrestre’ generando que muchas partículas se disparen hasta las regiones polares. De igual forma, podrían afectar a las auroras boreales.

   También, pueden interferir en los sistemas de comunicación terrestres, pérdidas de potencia, dañar a los satélites de observación terrestre, así como suponer un daño perjudicial para los astronautas que se encuentran en órbita realizando un paseo espacial.

   Para la recreación estudiaron con profundidad una erupción ocurrida en mayo de 2005 (en la imagen) y que estuvo disparada en dirección a la Tierra. Al tiempo que se acercaba hacia la Tierra, interactuó con las fuertes rachas de viento solar, que frenaron su llegada a la Tierra.

   La masa despedida en el evento no fue diferente de la de otras erupciones solares pero su campo magnético fue muy intenso, y con ello, este evento provocó la mayor tormenta geomagnetica registrada en 2005.

EuropaPress

CADA OCHO MINUTOS SE ABRE UN PORTAL MAGNÉTICO ENTRE LA TIERRA Y EL SOL

No es New Age, la NASA descubre que cada 8 minutos los campos magnéticos del Sol y la Tierra se fusionan dando entrada a un flujo de partículas de alta energía a la atmósfera de nuestro planeta

Cuando termines de leer este artículo se habra abierto un portal de energía entre la Tierra y el Sol. No se trata de una etérea aseveración propia del New Age y su proliferación de vagos vórtices espirituales bajo cualquier pretexto o alineación astrológica. Se trata de una sorpresiva observación científica realizada por astrofísicos de la NASA.

Se trata de un flux transfer event (evento de transferencia de flujo), que conecta al Sol, a 93 mil millones de kilómetros de distancia, con la Tierra, y permite la entrada de una enorme cantidad de partículas de energía.

“Solíamos pensar que la conexión era permanente y que el viento solar podía penetrar la atmósfera de la Tierra cada vez que estuviera activo. Pero estabamos equivocados, las conexiones no son para nada estables. Son generalmente breves, llameantes y muy dinámicas”, dijo del Goddard Space Flight Center.

El campo magnético del Sol presiona al campo magnético de la Tierra en su lado más cercano al Sol, fusionándose apróximadamente cada 8 minutos formando un portal en forma de cilindro a a tarvés del cual pueden fluir las partículas.

Las sondas THEMIS y Cluster han observado directamente estos portales cilíndricos, que llegan a ser tan amplios como la Tierra, encontrando que tienden a formarse sobre el Ecuador y luego se mueven hacia los polos. Los eventos de transferencia de flujos se mueven hacia el Polo Norte en diciembre y hacia el Polo Sur en julio.

Sibeck piensa que la frecuencia con la que están ocurriendo estos “eventos” es el doble de la que se pensaba y que los hay “activos” y “pasivos”, pero que no se sabe bien en que consisten. Al igual que no explica por qué suceden cada 8 minutos.
Aunque al parecer no está relacionado, es curioso que la luz del sol tarda  8:18 minutos en llegar a la Tierra. Pensando un poco fuera de la caja e incursionando en la sincronía simbólica, tal vez los portales magnéticos reflejan un ritmo cósmico -de inhalación o pulsación: una puerta que se abre y se cierra cada 8 minutos; también, una armonía matemática: el 8 como número que rije la relación entre nuestro planeta y su fuente de energía.

La forma del número 8 remite a dos cosas: a un par de serpientes enroscadas, como en el caduceo de Hermes, y también a las órbitas de los cuerpos celestes.

Es posible seguir jugando y pensar que cada 8 minutos recibimos un paquete de alta energía del sol, el cual podría reconfigurar nuestro propio campo electromagnético y quizá hasta nuestras células. Como si cada 8 minutos hubiera una ola luminosa en el mar del aire y nosotros, como un surfer que aguarda el momento preciso sobre su tabla, podemos delizarnos por esa ola hacia la playa.

El trabajo de Paul LaViolette demuestra que el centro de la galaxia emite olas de rayos cósmicos y rayos gamma a diferentes intensidades según un comportamiento cíclico. Estos rayos penetran la heliósfera y hacen que el sol a su vez emita rayos cósmicos que penetran la magnetósfera de la Tierra. Cada tanto el centro de nuestra galaxia emite una “superola” de partículas de alta energía, la cual podría ser responable de los grandes cambios climáticos en la historia de nuestro planeta. LaViolette calcula que en los próximos 100 años una de estas superolas debería de estar llegando a nuestro sistema solar. Alrededor de 8 minutos después estaría entrando en nuestra atmósfera transformando la faz del planeta.

PijamaSurf