NO TRABAJAN PARA ACABAR CON TODA LA DISIDENCIA, SÓLO EVITAN QUE SE GENERALICE

CAITLIN JOHNSTONE

Uno de los delirios colectivos más consecuentes que circulan en nuestra sociedad es la creencia de que nuestra sociedad es libre. Nuestra sociedad es exactamente lo bastante libre como para crear la ilusión de que tenemos libertad; a partir de esa línea es sólo totalitarismo velado por la propaganda.

Todos los días recibo comentarios de personas que menean el dedo ante mis críticas a las agendas imperialistas occidentales contra naciones como China o Irán diciendo: “¡Si vivieras allí no se te permitiría criticar al gobierno como criticas a los gobiernos occidentales!”

Es cierto que a los disidentes se les permite criticar los sistemas de gobierno del imperio centralizado estadounidense hasta cierto punto, pero sólo hasta cierto punto. Sí, mientras mis críticas al capitalismo, a la oligarquía y al imperialismo permanezcan relegadas a los márgenes de la influencia, se me permite en efecto expresar mis opiniones sin ser molestado. Sin embargo, si de alguna manera ascendiera a una posición de influencia significativa en la corriente principal, sería atacado y difamado hasta que mi reputación se arruinara o tuviera un colapso psicológico y desapareciera. Puede estar seguro de ello.

Los gestores del imperio no trabajan para aplastar y silenciar toda disidencia como haría un régimen totalitario convencional. Son mucho más inteligentes que eso.

En una sociedad que mantiene la ilusión de libertad para evitar la indignación y la revolución, no sirve a los gobernantes sofocar toda la disidencia. De hecho, todo lo contrario: a sus intereses les sirve tener un pequeño número de disidentes merodeando por los márgenes de la sociedad creando la ilusión de libertad. Si a Johnny Hempshirt se le permite subirse a una tribuna y criticar la maquinaria bélica estadounidense, entonces Estados Unidos debe ser un país libre.

Así que no trabajan para silenciar toda disidencia. Lo que hacen es trabajar para asegurarse de que la disidencia nunca alcance una masa crítica y se convierta en la corriente principal. Ese es su punto clave. Eso es lo que todo el motor de propaganda imperial está orientado a lograr. No para eliminar las voces socialistas y antiimperialistas, sino para asegurarse de que nunca alcancen la suficiente influencia para ser políticamente consecuentes.

Es por eso que rara vez se ve a alguien que se oponga al imperio en la plataforma de los medios de comunicación convencionales. Los gestores de la narrativa imperial trabajan para reducir la ventana de Overton* del debate aceptable para que la gente discuta sobre la mejor manera de apoyar los intereses imperiales, en lugar de discutir sobre si esos intereses deben ser apoyados o si debe haber un imperio en absoluto. Tener a gente que se opone al imperialismo, la oligarquía y el capitalismo ampliaría esa ventana de Overton, lo que va en contra de los intereses del imperio.

{*Los gestores de la narrativa de la clase política y de los medios de comunicación, propiedad de los plutócratas, trabajan constantemente para reducir la ventana de Overton, el espectro de debate que se considera socialmente aceptable. Lo hacen enmarcando cada vez más los debates en términos de cómo debe sostenerse y apoyarse el imperio oligárquico, alejándolos de los debates sobre si debe permitirse la existencia de ese imperio.}

Esta es también la razón por la que se vio a los gestores de la narrativa imperial perder completamente la cabeza durante la campaña presidencial de Tulsi Gabbard. No fue porque temieran que pudiera ganar las elecciones, sino porque había una congresista estadounidense que se presentaba en las plataformas liberales de la corriente principal criticando ciertos aspectos críticos del belicismo estadounidense. Alguien había alcanzado una posición de influencia y estaba utilizando esa influencia para desbaratar narrativas que son muy importantes para que la gente poderosa mantenga. Por lo tanto, había que desprestigiarla muy agresivamente para anular la influencia que estaba teniendo.

Así que la buena noticia es que no pueden deshacerse de nosotros del todo o harán añicos la ilusión de libertad, mientras que la mala es que están trabajando incansablemente para evitar que alcancemos una masa crítica de consecuencias políticas. Nuestro trabajo es encontrar una manera de superarles y alcanzar esa masa crítica de todos modos para que podamos utilizar el poder de nuestros números para forzar un cambio real. Sabemos que no pueden cerrarnos por completo o, de lo contrario, romperán la ilusión de libertad y perderán la capacidad de hacer propaganda de forma efectiva, que es una capacidad de la que depende todo el imperio.

Nuestro trabajo es despertar al público en general. Esto es muy factible, ya que la confianza en los medios de comunicación imperiales está en su punto más bajo, mientras que nuestra capacidad para conectarnos y compartir información está en su punto más alto. Esto significa que tenemos que dejar de pensar en nosotros mismos como radicales (no somos radicales, sólo estamos cuerdos) y empujar hacia adentro desde los márgenes hasta el corazón del público mayoritario tan fuerte como podamos.

Tenemos la creatividad, la inspiración y el humor de nuestro lado, y si podemos despertar a una masa crítica de personas al hecho de que viven en una sociedad profundamente no libre disfrazada de propaganda, también tendremos los números. Podemos ganar este asunto, sólo tenemos que presionar lo suficiente para conseguirlo.

CAITLIN JOHNSTONE

Gracias por leerme. La mejor manera de evitar los censores de Internet y asegurarse de que ves las cosas que publico es suscribirte a la lista de correo en mi sitio web o en Substack, lo que te permitirá recibir una notificación por correo electrónico de todo lo que publico. Mi trabajo está totalmente financiado por los lectores, así que si te ha gustado este artículo, por favor, considera la posibilidad de compartirlo, de que te guste en Facebook, de que sigas mis travesuras en Twitter o de que eches algo de dinero en mi bote de propinas en Patreon o Paypal. Si quieres leer más puedes comprar mi nuevo libro Poems For Rebels (también puedes descargar un PDF por cinco dólares) o mi antiguo libro Woke: A Field Guide for Utopia Preppers. Para más información sobre quién soy, cuál es mi posición y qué intento hacer con esta plataforma, haz clic aquí. Todo el mundo, excluidas las plataformas racistas, tiene mi permiso para volver a publicar, utilizar o traducir cualquier parte de esta obra (o cualquier otra cosa que haya escrito) de la forma que quieran sin coste alguno.

Bitcoin donations:1Ac7PCQXoQoLA9Sh8fhAgiU3PHA2EX5Zm2