DETRÁS DE LA MÁSCARA: ¿ALIENÍGENAS O BROMISTAS CÓSMICOS?

LYNN PICKNETT & CLIVE PRINCE     En la década de 1970, cuando nos fascinó por primera vez el fenómeno OVNI, la opinión entre los investigadores estaba dividida entre dos puntos de vista: la Hipótesis Extraterrestre (HET) – los OVNIs son naves espaciales de otros mundos; y la “Hipótesis Magónica” (después del libro de 1970 del héroe inteligente de los ufólogos Jacques Vallée, Pasaporte a Magonia). Los pro-magonianos creen que algo terrestre está detrás de los OVNIS, una raza de embaucadores que emergen de vez en cuando como supuestos ángeles, visiones de la Virgen, demonios, hadas – y ahora, ¿extraterrestres que viajan por el espacio? Acaban de actualizar su imagen.

La teoría reconoce los paralelos cercanos entre los encuentros extraterrestres y las experiencias con entidades no humanas que llenan los anales del folklore. Pero también reconoce el absurdo y la inutilidad -la “alta extrañeza”- que desafían la noción simplista de los OVNIS como artesanía tecnológica tripulada por entidades biológicas. Fue esta cualidad a lo Monty Python la que llevó al investigador John A. Keel a desarrollar su hipótesis “ultraterrestre” -los alienígenas son visitantes de otro plano de existencia- esbozada en el clásico de 1973 OVNIS: Operación Caballo de Troya.

Sin embargo, desde 1980 este enfoque ha perdido terreno en la HET, lo que es una lástima, ya que ofrece una explicación más completa de todo el fenómeno. Incluso los HET suelen reconocer un componente paranormal en el contacto con extraterrestres, más obviamente en la manipulación mental de los abducidos, a menudo a distancia. También está el contacto psíquico más directo, la canalización de presuntas entidades extraterrestres.

La HET se ha vuelto tan dominante en parte porque el enfoque magoniano desafía nuestra preciada realidad de consenso escandalosamente, mientras que el concepto de naves espaciales de otros planetas no lo hace. Además, casos de alto perfil como el de Roswell, Area 51 y Majestic 12 – todos firmemente basados en la interpretación ET y centrados en conspiraciones y encubrimientos del gobierno – llegaron a dominar la ufología en la década de 1980. Pero paradójicamente derivan de las mismas agencias que supuestamente están detrás de la conspiración. De hecho, rastree cualquier caso famoso hasta su fuente y encontrará que de una forma u otra se originó dentro de la comunidad militar y de inteligencia.

(Siempre nos sorprende que los ufólogos a menudo obedecen la regla no escrita: nunca crean nada de lo que alguien en el gobierno, el ejército o la comunidad de inteligencia les diga, a menos que sea que los OVNIS son verdaderos extraterrestres en contacto secreto con las autoridades mundiales. Entonces cree todo lo que te digan…)

De hecho, lejos de tratar de encubrir la existencia de OVNIS, las agencias gubernamentales han fomentado activamente la creencia en ellos, específicamente la HET. Nuestra propia investigación nos ha convencido de que esta ‘Hipótesis Federal‘ es la más exacta, y de hecho hay una corriente de opinión similar, como se ha visto en el reciente Mirage Men and Lynn’s Mammoth Book of UFOs (2001) de Mark Pilkington. Parece que todo el asunto de los OVNIS ha sido explotado – tal vez incluso inventado – para proporcionar una cubierta conveniente para todo tipo de operaciones encubiertas, desde pruebas de aviones secretos hasta experimentos de guerra psicológica. Incluso esto, sin embargo, apenas raspa la superficie de los siniestros sucesos asociados con más de seis décadas de investigación OVNI.

Entran los Nueve

A finales de la década de 1990 investigamos una historia repleta de todas las paradojas y preguntas que acabamos de discutir, como se detalla en nuestro Conspiración Stargate (1999, actualizado en 2000). Estos eventos representan ya sea el mayor y más concertado intento hasta ahora de intervención extraterrestre – o una manipulación criminal de la creencia en ella. De cualquier manera, es sensacional y aterrador.

El personaje central es el médico y parapsicólogo del ejército americano Andrija Puharich (1918-1995), quien experimentó con habilidades psíquicas estimulantes usando hipnosis, drogas psicoactivas y dispositivos eléctricos. También estaba obsesionado con la posibilidad de comunicación psíquica con inteligencias no humanas.

Andrija Puharich

En 1948 – después de ser dado de baja del ejército por razones médicas – Puharich creó la Fundación Mesa Redonda en Maine, para llevar a cabo experimentos ostensiblemente privados con psíquicos como Eileen Garrett y Peter Hurkos. La Fundación pronto atrajo a adinerados patrocinadores, incluso a Henry A. Wallace, Vicepresidente de los EE.UU. bajo Franklin D. Roosevelt, quien financió a Puharich a través de su Fundación Wallace. Otro partidario era Ruth Forbes Young, de la inmensamente rica familia Forbes, y su marido, el omnipresente inventor Arthur M. Young, además de Alice Bouverie, heredera de la dinastía Astor.

De la investigación de los años 90 sabemos ahora que la Fundación Mesa Redonda de Puharich también fue financiada encubiertamente por el Ejército de los Estados Unidos. Él mismo grabó varias visitas de altos mandos militares, incluyendo el jefe de investigación de guerra psicológica. Entonces, ¿era una fachada para experimentos psi militares sobre psíquicos civiles, con su baja como mera tapadera?

Puharich fue un apasionado defensor del uso militar de la psi, presentando el trabajo: An Evaluation of the Possible Usefulness of Extrasensory Perception in Psychological Warfare’ al Pentágono en noviembre de 1952.

Pero antes de asumir sus funciones, se produjo un hecho fundamental en la Fundación Mesa Redonda. El equipo de Puharich estaba trabajando con el canalizador indio Dr. D.G. Vinod, quien en la víspera de Año Nuevo de 1952 declaró, en trance, “Somos Nueve Principios y Fuerzas“, para luego canalizarlos. Los Nueve se describieron a sí mismos como entidades separadas que funcionan como una sola cosa, afirmando (con la típica falta de modestia y elevado desdén por la mera gramática mortal): “Dios no es nadie más que nosotros juntos, los Nueve Principios de Dios. No hay más Dios que lo que somos juntos“. Las comunicaciones continuaron durante seis meses hasta el regreso de Vinod a la India.

Más profundo y más oscuro

Paralelamente a las comunicaciones de Vinod, desde febrero de 1953 hasta abril de 1955, Puharich estuvo destinado en el Centro Químico del Ejército en Edgewood, Maryland, aunque a menudo regresó a la Fundación Mesa Redonda. La naturaleza exacta de sus funciones sigue siendo desconocida, pero Edgewood era la instalación de investigación del Ejército sobre la guerra química y psicológica, y en ese momento estaba involucrado en un proyecto conjunto con el famoso MK-ULTRA de la CIA(1). La carrera de Puharich en el Ejército ciertamente da un giro diferente desde la aparición de los Nueve.

En 1956 el elemento extraterrestre fue ensamblado a la historia. En México, Puharich y Arthur Young conocieron a Charles y Lillian Laughead, que trabajaban con un joven que afirmaba estar en contacto psíquico con extraterrestres. Los Laugheads enviaron mensajes de Puharich sobre esos ETs, conteniendo referencias cruzadas a las comunicaciones anteriores de Vinod, aparentemente revelando que las mismas inteligencias cósmicas estaban contactando a diferentes personas.

En la década de 1960, Puharich se dedicó a la investigación parapsicológica y al desarrollo de dispositivos médicos patentados. Luego, en 1970, Puharich conoció a Uri Geller en Israel, convenciéndose de que su cuchara doblada y otros talentos eran genuinos. Cuando hipnotizó experimentalmente a Geller, el joven israelí canalizó la entidad “Spectra”, supuestamente una computadora consciente a bordo de una nave espacial lejana. Spectra dijo que los ETs habían programado a Geller con sus poderes de niño, y lo ungieron como un nuevo Mesías para los cambios mundiales venideros, declarando: “Él es el único para los próximos cincuenta años“.

Cuando Puharich hizo la pregunta de alguna manera importante, “¿Es usted de los Nueve Principios que una vez habló a través del Dr. Vinod?” Como era de esperar, Spectra respondió: ““. Luego confirmó que los Nueve estaban detrás de los OVNIS, justo desde el avistamiento seminal de Kenneth Arnold en 1947.

Milagros extrañamente monótonos

Las sesiones de hipnosis y las canalizaciones de Espectra continuaron, mientras que fenómenos extraños persiguieron a Puharich y Geller. En lo que Colin Wilson llama “una confusión de milagros extrañamente monótonos“(2), voces como de máquina hablaban de la nada, objetos desmaterializados y teletransportados (incluyendo al perro de Puharich  y una vez al propio Geller). Y varios OVNIS aparecieron sobre Tel Aviv y el desierto del Sinaí.

Sin embargo, aunque Geller confirma la paranormalidad, se distancia de la canalización. Y aunque Puharich parecía convencido de que Espectra y los Nueve eran reales, Geller los llama “una civilización de payasos“(3), una descripción perfecta del escenario del Joker Ultraterrestre/Cósmico.

Puharich hizo los arreglos para que Geller fuera probado en el SRI International, el instituto californiano donde se estaba llevando a cabo la investigación de “espionaje psíquico” respaldada por la CIA, la más famosa de las cuales era la visión remota. De hecho, durante nuestra investigación para La Conspiración Stargate, Geller nos dijo que Puharich trabajaba para la CIA cuando visitó Israel para evaluarle. Otro socio de Puharich, el físico Jack Sarfatti, también lo confirmó. Dados sus antecedentes, Puharich habría sido, por supuesto, su cazatalentos ideal.

Al igual que en el primer contacto con los Nueve veinte años antes descubrimos una investigación paranormal secretamente respaldada por la inteligencia militar -que de nuevo se centra en canalizar los Nueve…simetría perfecta, pero ¿qué significa?

Salida de los Mesías

A pesar de los esfuerzos de Puharich para promover a Geller como el Mesías de una nueva fase en la evolución humana, se retiró en 1973, habiendo alcanzado el estrellato internacional. Pero los Nueve continuaron llegando a Puharich a través de nuevos canales. Parecían olvidar que una vez declararon a Geller “el único que vendrá en los próximos 50 años”. Primero hubo un joven chef conocido sólo como ‘Bobby Horne’ que, hipnotizado por Puharich, canalizó al extraterrestre ‘Corean’, quien estuvo de acuerdo con la sugerencia de Puharich de que era un emisario de los Nueve. La experiencia llevó a Horne al borde del suicidio.

Phyllis Schlemmer

Fue reemplazado por la médium Phyllis Schlemmer, quien fue nombrada la ‘transmisora-receptora’ oficial de los Nueve, cargo que mantuvo durante los siguientes veinte años. Su guía ‘Tom’, que ella había asumido que era el espíritu de su abuelo, de repente anunció que era un extraterrestre y uno de los Nueve, ahora el ‘Consejo de los Nueve’.

Después de la partida de Geller, Puharich estableció un nuevo centro de investigación en Nueva Jersey, el ‘Lab Nine’. Esto se convirtió en el foco de dos series de eventos relacionados.

Primero fue la misión de alertar al mundo sobre la existencia del Consejo de los Nueve y su inminente retorno a través de los aterrizajes masivos de naves espaciales a finales de la década de 1970. Un nuevo jugador importante fue el rico barón inglés y buscador espiritual, Sir John Whitmore, un ex piloto de carreras.

Hubo un esfuerzo concertado para llevar el mensaje de los Nueve a una audiencia más amplia, además de atraer a individuos influyentes para que escucharan a Schlemmer dispensar su sabiduría cósmica. Entre ellos había científicos interesados en la interfaz entre la física cuántica y la conciencia, además de miembros de familias súper ricas, políticos y escritores.

Pero el nombre más grande fue sin duda Gene Roddenberry, creador de Star Trek, que estuvo involucrado con los Nueve en 1974 a ’75. Con la clara esperanza de explotar su estatus de culto, Puharich le instó a escribir un guión de película sobre los Nueve, aunque nunca se terminó. No está claro hasta qué punto Roddenberry creía o confiaba en ellos.

Aunque se afirma que las experiencias de Roddenberry en Lab Nine influyeron en la primera película de Star Trek y en la serie Next Generation una década más tarde (con sus nueve personajes centrales), además de la derivación de Deep Space Nine, la serie que indudablemente revela más sobre la actitud de Roddenberry hacia los Nueve es la última, Earth: Final Conflict (1997-2002), producida después de su muerte. Esto se sitúa en un futuro próximo cuando una raza alienígena avanzada, los Taelon, llegue a la Tierra afirmando ayudar a la humanidad, pero algunos humanos sospechan que están realmente empeñados en la conquista….

Roddenberry había convertido a los Nueve desencarnados en alienígenas de carne y hueso, y los Taelon están gobernados por un Sínodo o Consejo. Aunque la trama parece reflejar su incertidumbre sobre los Nueve, desde su muerte en 1991 Phyllis Schlemmer todavía afirma que fue influenciado sin saberlo por los Nueve cuando creó la serie original de Star Trek.

Gran Eneada

Sin embargo, fue en respuesta a una pregunta de Roddenberry que ‘Tom’ finalmente reveló su verdadera identidad -y la de los Nueve-. Él no era otro que Atum, dios principal de la “Gran Enéada” egipcio antiguo, los nueve dioses y diosas amados de los constructores de pirámides. Sin embargo, quizás debería señalarse que después del primer contacto de Vinod, Puharich había comenzado a estudiar la Enéada.

El otro proyecto en el Lab Nine fue más perturbador. Usando varias técnicas incluyendo la hipnosis, también consiguió que un grupo de niños – los “Niños del Espacio” – vieran a distancia objetivos políticos y militares como el Kremlin, e intentó que canalizaran inteligencias extraterrestres.

Prácticamente no se sabe nada sobre este proyecto. El único registro consiste en los comentarios de los visitantes, señalando inquietantemente que algunos de los niños estaban claramente traumatizados por la experiencia. Como esto ocurrió paralelamente al programa de teleobservación respaldado por la CIA, parece una forma de implicar a los niños sin despertar sospechas. Después de todo, ¿con qué estarías más de acuerdo: con enviar a tus hijos a un campamento genial para que se conviertan en el nuevo Uri Geller – o ponerlos al cuidado de la CIA y del ejército en algún lugar secreto?

En 1978 todo se vino abajo: El Lab Nine se incendió misteriosamente, y Puharich huyó a México, alegando que estaba siendo atacado… ¡por la CIA! Tal vez temían revelaciones sobre los Niños del Espacio a través de un escándalo que involucraba a su socio Ira Einhorn, quien estaba siendo investigado por el asesinato de su ex novia Holly Maddux (por la cual fue condenado posteriormente). En el momento de su desaparición, Maddux poseía documentos relacionados con la investigación de los Niños del Espacio. (Puharich regresó a los EE.UU. tres años más tarde, – extraño para alguien que temía ser asesinado por la CIA-, y continuó su investigación paranormal, aunque aparentemente ya no juega ningún papel en la historia de los Nueve. Murió en 1995.)

Hacia adelante y hacia abajo

El Consejo de los Nueve continúa su misión. El libro de Schlemmer de 1992, The Only Planet of Choice (El Único Planeta de Elección), sigue siendo un best-seller de la Nueva Era, y aunque ya no canaliza activamente a los Nueve, todavía promueve su mensaje. Dado que había estado en contacto con estos “dioses antiguos” casi a diario desde 1975, su libro de poco menos de 400 páginas es claramente algo selectivo.

Entonces los Nueve entraron en el gran momento. En 1978 Whitmore presentó a la inglesa Jenny O’Connor en el Instituto Esalen, el centro californiano de la escena alternativa que atrajo a nombres famosos del mundo del arte, el entretenimiento, la ciencia e incluso la política. Increíblemente, los Nueve no sólo impartieron seminarios en Esalen a través de ella, sino que desde 1979 hasta por lo menos 1982 se hicieron cargo del Instituto. En Esalen: America and the Religion of No Religion (2007), Jeffrey J. Kripal describe la dependencia del fundador Richard Price en O’Connor: “Dick decidió pedirle a Jenny y a los Nueve que le ayudaran a tomar decisiones administrativas difíciles, que incluían despedir y contratar individuos“. Eric Erickson, miembro del personal de Esalen y biógrafo de Price, describe a los Nueve como “matones extraterrestres“.(4)

Este período fue particularmente significativo para Esalen. Muchos de los que asistieron a los seminarios de O’Connor se hicieron prominentes en los círculos políticos tanto en Estados Unidos como en la URSS (a través del Programa de Intercambio Soviético del Instituto), como escribió Jack Sarfatti:

El hecho es que…. un puñado de personas aparentemente de la Nueva Era Californiana se unieron a los OVNIS y fenómenos psíquicos, incluyéndome a mí, habían llegado a los niveles más altos de la clase dominante americana y de la Unión Soviética y hoy dirigen la Fundación Gorbachov.(5)

Fue a través de O’Connor que los Nueve llegaron a Washington, incluyendo los círculos de los que Al Gore, un descarado seguidor de lo paranormal, iba a emerger. No se sabe cuánto lo influenciaron los Nueve, pero algunos de sus asociados -incluido su mentor político, el senador Claiborne Pell- estaban ciertamente interesados en sus pronunciamientos. Es escalofriante pensar que si Gore se hubiera convertido en presidente, ¿quién -o qué- le habría influenciado?

Bromas aparte

Los Nueve representan el esfuerzo más concertado jamás realizado para fabricar y vender un sistema de creencias basado en el contacto extraterrestre. Construido a lo largo de más de cinco décadas, implicó persuadir a prominentes políticos y líderes culturales de su realidad y su inminente retorno, además de intentar darlos a conocer a nivel mundial a través de libros y películas. Esta campaña tuvo mucho éxito en la subcultura de la Nueva Era, que sigue siendo en gran medida -y sin lugar a dudas- esclava de los Nueve.

Las comunicaciones de los Nueve exhiben todas las ambigüedades y dificultades clásicas del supuesto contacto con extraterrestres. Lo mínimo es que son ‘anómalos’, aparentemente extraterrestres pero entrelazados con una paranormalidad más tradicional. Y detrás de todo esto está la presencia sombría de las agencias gubernamentales.

Los hechos descritos anteriormente encajan en dos escenarios diferentes. El primero – preferido por los Nueve devotos – es que los Nueve son genuinamente ETs avanzados que crearon la especie humana y guiaron su desarrollo, y que fueron adorados como dioses en el antiguo Egipto. Y ahora la humanidad ha alcanzado un punto de crisis a través de su propia locura, están a punto de regresar para sacarnos del lío y (un tanto contradictoriamente) para lanzar a la humanidad al siguiente nivel evolutivo.

Hay buenas razones para dudar de esta explicación. El análisis de los pronunciamientos de los Nueve revela demasiadas inconsistencias internas, además de errores históricos y científicos a menudo ridículos. ¿Y qué hay del segundo escenario? Dados los siniestros antecedentes de Puharich, ¿podría haber sido todo un experimento sobre la creación y manipulación del contacto canalizado? Está claro, incluso por su propia cuenta, que él dirigió la canalización, a menudo haciendo preguntas importantes a los canalizadores hipnotizados. Y hay evidencia que sugiere que también usó técnicas químicas y electrónicas.

¿Fue todo un experimento para ver cómo el contacto aparente con inteligencias no humanas podía ser inducido, manipulado y explotado? Si es así, ¿qué hacemos con la evidencia de finales de la década de 1970 del esfuerzo concertado para construir una nueva religión centrada en los Nueve? Sin embargo, como todo culto, el verdadero poder residiría en el “sacerdocio” dirigido por Puharich y sus cohortes.

Pero incluso ese escenario, nos parece, no cubre los hechos. Parece que no hay duda de que algo genuinamente paranormal estaba sucediendo. El escritor británico Stuart Holroyd, por ejemplo, fue persuadido de escribir un libro sobre los Nueve – Preludio del Aterrizaje en el Planeta Tierra (1977) – después de experimentar una actividad de tipo poltergeist en su casa. Esto es más difícil de atribuir a la manipulación de la CIA – a menos que asumamos que la CIA puede inducir eventos paranormales. Y, por supuesto, las comunicaciones de los Nueve continuaron incluso después de la participación de Puharich, a través de varios individuos. Entre ellos se encuentran James J. Hurtak, segundo al mando de Puharich en el Lab Nine, y Carla Rueckert, una investigadora paranormal que colaboró con él. Ambos produjeron libros de material canalizado de la misma fuente, sea lo que sea que haya sido. The Keys of Enoch (1977) de Hurtak y The Ra Material (1984) de Reuckert han sido los más vendidos de la Nueva Era.

Puharich escribió: “No dudo de la existencia de inteligencias desencarnadas, como tampoco dudo de la existencia de inteligencias carnativas finitas“.(6) Pero como alguien que hizo un estudio específico del tema, incluso convirtiéndose en un kahuna, un iniciado del chamanismo hawaiano, debe haber sabido estar siempre en guardia contra los espíritus embaucadores, lo que Colin Wilson llamó memorablemente (en su introducción al Preludio del Aterrizaje en el Planeta Tierra) los “ladrones y estafadores del mundo espiritual”.(7)

Tal vez Puharich dirigía los acontecimientos, pero experimentaba tanto en los Nueve como en sus canales humanos, tratando de descubrir cómo separar el trigo de la paja entre las entidades desencarnadas. O tal vez incluso (pensamiento aterrador) para averiguar si las entidades mismas pueden ser manipuladas y controladas. Pero si fuera cierto, ¿qué significaría la participación de los militares y las agencias de inteligencia? ¿Están tratando de establecer una relación con tales seres?

“Un terrible montón de problemas”

Si, como la evidencia sugiere cada vez más, la CIA y los militares no están tratando de suprimir la creencia en el contacto con extraterrestres, sino de fomentarlo, ¿por qué lo harían? La suposición de la mayoría de los defensores de la Hipótesis Federal es que esas agencias quieren usar el fenómeno y la creencia de la gente en él como una cortina de humo para sus propios propósitos encubiertos. En otras palabras, si la CIA quiere que pensemos que los OVNIS existen, entonces la verdad es que no existen. Pero en nuestra opinión, hay otra razón aún más inquietante: quieren que pensemos que los OVNIS son máquinas extraterrestres de tuercas y tornillos y que los extraterrestres son de carne y hueso para desviar la atención de la realidad de que los verdaderos `extraterrestres’ coexisten invisiblemente con nosotros en la Tierra – y son la fuente de todos los casos de alta extrañeza.

Jacques Vallée, uno de los primeros en investigar la manipulación encubierta del escenario OVNI por parte de las agencias oficiales, concluyó: “alguien se está tomando muchas molestias para convencer al mundo de que estamos amenazados por seres del espacio exterior“.(8) Pero, ¿cómo encaja esto en su hipótesis magoniana? Vallée presentó su declaración más explícita del panorama general en el argumento de su novela Fastwalker de 1996 (escrita con Tracy Tormé): un poderoso grupo de conspiradores humanos saben que el fenómeno OVNI es creado por entidades de un mundo paralelo, pero su objetivo es convencer a los líderes mundiales y a la población global de la existencia de ‘alienígenas’ y luego posicionarse como los intermediarios del mundo.

Que es básicamente nuestra propia visión del caso del Concilio de los Nueve: tienen el sello del Ultraterrestre por todas partes – payasos, estafadores y bromistas cósmicos – pero también está la presencia perniciosa de agencias muy humanas acechando en el fondo. La broma es para todos aquellos que siguen a los Ultraterrestres, sin importar cómo elijan manifestarse o cómo sus aliados humanos elijan presentárnoslos. Pero, como la historia ha demostrado, puede que no sea cosa de risa.

LYNN PICKNETT & CLIVE PRINCE              New Dawn Magazine (Sept 2011)

Notas:

1. John Marks, The Search for the ‘Manchurian Candidate’: The CIA and Mind Control, W.W. Norton & Co., 1979, Chapter 5.

2. Colin Wilson, Alien Dawn: An Investigation into the Contact Experience, Virgin, 1998, 18.

3. Andrija Puharich, Uri: The Original and Authorized Biography of Uri Geller, Futura, 1974, 173.

4. Jeffrey J. Kripal, Esalen: America and the Religion of No Religion, University of Chicago Press, 2007, 366.

5. Jack Sarfatti’s 1996 autobiographical online essay ‘Sarfatti’s Illuminati: In the Thick of It!’, widely distributed on the Internet, e.g. http://www.whale.to/b/sarfatti.html.

6. Andrija Puharich, The Sacred Mushroom: Key to the Door of Eternity, Doubleday, 1974, 170.

7. Stuart Holroyd, Prelude to the Landing on Planet Earth, W.H. Allen, 1977, 14

8. Jacques Vallée, Revelations: Alien Contact and Human Deception, Souvenir Press, 1992, 247

BIENVENIDO AL NOOVERSO: MACRODATOS, ANTROPOLOGÍA PROFUNDA Y SONDAS VON NEUMANN

ERIC WARGO   Los “extraterrestres espaciales” ya no están de moda como explicación para los OVNIs, pero la trayectoria de la ciencia humana muestra por qué la hipótesis extraterrestre (o HET), con algunas modificaciones, aún debería ser tenida en cuenta.

Jacques Vallée ha sido tanto un tecnólogo, como un visionario forteano a lo largo de su carrera. El astrónomo e informático fue un exponente temprano y elocuente de la hipótesis extraterrestre en ufología; pero rápidamente revisó su pensamiento y fue uno de los primeros ovnílogos en cuestionarla. Su estudio clásico de 1969 Pasaporte de a Magonia demostró vívidamente que los “extraterrestres” han existido a lo largo de la historia y están profundamente arraigados en nuestro folclore como hadas, demonios, ángeles, o lo que sea que quepa dentro de los marcos locales de creencias (1). La idea de que astronautas ET comenzaron a sobrevolar nuestro planeta después de la Segunda Guerra Mundial para contactar con una nueva civilización con capacidad nuclear, refleja más las fantasías de la ciencia ficción de mediados de siglo que los datos disponibles.

Una generación más joven de pensadores ovnílogos ha recogido los muchos fascinantes hilos de la obra de Vallée y los ha llevado más lejos, explorando los vínculos de los OVNIS con la parapsicología(2) o folclore de las hadas (3), por ejemplo, o centrándose en la demasiada humana dimensión de la manipulación y el engaño (4). Sorprendentemente, las críticas de Vallée incluso han empezado a penetrar en la corriente dominante: después de que el New York Times diera conocer la historia del proyecto secreto OVNI del Pentágono del senador Harry Reid el pasado diciembre, el periódico publicó un artículo de opinión del columnista conservador Ross Douthat que ensalzaba, de todas las cosas, los argumentos anti-HET de Vallée (5). En resumen, no solamente los noveles ovnílogos sino incluso los profanos informados están comenzando a revisar su postura sobre la HET, esa vieja reliquia de la cultura pop de la Guerra Fría.

Aunque ya está gris y empañada, puede ser demasiado pronto para llevar la HET al basurero. Mientras que la vieja foto de extraterrestres de carne y hueso volando a lo largo de incalculables años luz a través del espacio y el tiempo para secuestrar automovilistas y chocar en nuestros desiertos parece algo ridícula en retrospectiva, algunas de las críticas de Vallée sobre la HET hace décadas se basaban en suposiciones sobre el alcance y los objetivos limitados de la ciencia ET que ahora parecen demasiado humildes a la luz de los recientes desarrollos en nuestras propias ciencias. Incluso algunos de los aspectos más extraños de fenómeno OVNI no serían incompatibles con un masivo, duradero y, -lo que es más importante-, automatizado programa extraterrestre de investigación y vigilancia del comportamiento. Es totalmente posible que vivamos en un Nooverso: un cosmos ya densamente vigilado, estudiado y conectado en red, repleto de “máquinas científicas” artificialmente inteligentes e infinitamente pacientes.

Las singularidades de la ciencia del mañana

Uno de los pilares del argumento de Vallée en contra de la HET fue que los millones de “aterrizajes” estimados en la historia de la humanidad excede con creces lo que se necesitaría para un estudio de nuestra planeta y civilización. En su artículo “Cinco argumentos en contra el Origen Extraterrestre de Objetos Volantes No Identificados“, Vallée escribe:

Debería tenerse en cuenta que la superficie de la tierra es claramente visible desde el espacio, a diferencia de Venus u otros cuerpos planetarios envueltos en una densa atmósfera. Además, hemos estado transmitiendo información sobre todos los aspectos de nuestras diversas culturas en forma de radio durante la mayor parte de este siglo y en forma de televisión durante los últimos 30 años, así que la mayoría de los parámetros sobre nuestro planeta y nuestra civilización pueden fácilmente ser adquiridos por medios técnicos discretos y remotos. La toma de muestras requeriría el aterrizaje pero también podría lograrse de forma discreta con unas cuantas misiones cuidadosamente dirigidas del tipo de nuestros propios experimentos Viking en Marte. Todas estas consideraciones
parecen contradecir la ETH
(6).

Cuando Vallée publicó sus “Cinco Argumentos” en 1990, el término “macrodatos” todavía no aparecería hasta una década después. Pero la imagen de la ciencia espacial extraterrestre limitándose a la recolección de datos de corte fino, visitas aisladas de reconocimiento y recolección de muestras, junto con el monitoreo remoto de nuestras emisiones de televisión, no tuvo en cuenta las posibilidades científicas creadas por las capacidades virtualmente ilimitadas de recopilación, almacenamiento y análisis de datos que emergen en el siglo XXI.

También se echa en falta toda una parte de investigación biológica y conductual: experimento y replicación. Éstos aumentan considerablemente en potencia y son posibles de automatizar a gran escala con los desarrollos entrelazados de grandes datos, inteligencia artificial (IA) y robótica.

Todos sabemos cómo los robots tienen o pronto llevarán a cabo tareas aburridas y peligrosas como pasar la aspiradora, conducir nuestros coches y pelear nuestras guerras fuera del alcance de los humanos. La mayoría de la gente no se da cuenta de la tarea infinitamente tediosa que es hacer buena ciencia.

En poco tiempo, tendremos la capacidad de automatizar no sólo la recolección de información, sino también la propia formulación de preguntas de investigación, y una de las primeras cosas que enseñaremos a la IA a hacer (además de no matarnos) es hacer preguntas y luego responderlas de manera científica, es decir, formular hipótesis basadas en hallazgos previos, y luego diseñar y llevar a cabo experimentos para poner a prueba esas hipótesis”. . . y luego repetir esto una y otra y otra vez. El aprendizaje de macrodatos y máquinas ya está acelerando enormemente los avances científicos en salud, astronomía y muchos otros campos.

Los macrodatos y la IA/robótica son umbrales que cualquier nave espacial ET habrá cruzado hace mucho tiempo, igual que habrá dominado la impresión 3D. El uso de recursos locales para crear copias de máquinas y crear los suministros necesarios mediante la reconstrucción de la materia a nivel molecular puede hacer que la vida humana y el trabajo en la Luna y Marte y el cinturón de asteroides sean factibles para la segunda mitad de este siglo. Y una vez que una impresora 3D imprime otra impresora 3-D, el sistema reproductivo robot es una realidad. Une una impresora 3D con una sonda inteligente o un dron y tendrás exactamente lo que John Von Neumann imaginó como la herramienta que cualquier civilización avanzada usaría para explorar más allá de su sistema solar.

Las sondas autorreplicadoras pueden propagarse de planeta en planeta, de sistema estelar en sistema estelar (a través de la vela solar o cualquier otra tecnología que se presente), de forma completamente autónoma.Como pueden repararse y reproducirse perpetuamente, tales sondas tendrían una durabilidad ilimitada, y esto daría paciencia ilimitada. Podrían multiplicarse como conejos y practicar ciencia incansablemente. Cuando se encuentren con planetas realmente interesantes con vida, o incluso con una sopa prebiológica de moléculas orgánicas, podrían aparecer en un mundo así y profundizar tranquilamente a largo plazo. Serán más que sondas espaciales, como solemos pensar en ellas, más bien plataformas científicas completas y autónomas, que compartirán datos entre sí y transmitirán esa información de forma constante o periódica a su lugar de origen para su almacenamiento y uso futuro por la civilización que las construyó, por los protectores de robots de esa civilización o por sus máquinas descendientes. Pueden seguir haciendo ciencia mucho después de que sus constructores originales se hayan ido.

El Experimento Psíquico

Aquí es donde la antigüedad y ubicuidad del fenómeno OVNI empieza a tener sentido en términos de lo que podríamos llamar “máquina HET”. Dada la probabilidad de que innumerables civilizaciones ET hayan surgido en los últimos mil millones de años capaces de poblar el espacio con tales máquinas, un planeta como el nuestro podría haber estado potencialmente plagado de incontables millones de sondas, no sólo observando y registrando silenciosamente, sino también interactuando abiertamente con la flora y fauna locales con el propósito de experimentar y probar hipótesis a lo largo de toda la historia del planeta.

Una vez más, las sondas de Von Neumann tendrían un motivo añadido para la curiosidad y la habilidad no sólo de observar y registrar, sino también de comportarse como experimentadores: generar sus propias hipótesis, diseñar experimentos para probarlas, y tediosamente replicar y volver a replicar sus hallazgos solos o en colaboración, para matizar y actualizar constantemente su comprensión cada vez más profunda de la especie en cuestión.

Tales sondas no se limitarán pasivamente a la observación y a la toma de muestras, sino que también interactuarán de forma muy precisa, deliberada y controlada, y repetirán estas interacciones de forma obsesiva e incansable al mismo tiempo y en condiciones variadas, una y otra y otra vez, construyendo conclusiones de alta fiabilidad.

Una de las percepciones más profundas de Vallée sobre el contacto con los OVNIS se vuelve muy relevante en este contexto. En El Colegio Invisible, Vallée observó que hay una especie de regularidad irregular en los encuentros con OVNIS, que recuerda a un programa de refuerzo en la investigación del comportamiento(7). Esta perspectiva apoyó su teoría de que los OVNIS pueden ser algún tipo de mecanismo de control. La pregunta es, ¿control para qué propósito y por quién? Que los encuentros con OVNIS representan un esfuerzo deliberado, motivado y a largo plazo para dar forma a nuestra cultura o a nuestra evolución en alguna dirección favorable a alguna agenda alienígena es donde la mente gnóstica (o paranoica) de la ciencia ficción sigue naturalmente esta idea. Tal vez. Pero la simple, rutinaria y desapasionada recolección de datos de la ciencia del comportamiento es otra posibilidad que, a pesar de lo que Vallée argumentó en su artículo de “Cinco Argumentos“, no es en absoluto inconsistente ni con la naturaleza absurda y simbólica de muchos encuentros con OVNIS ni con su mero número y repetición a lo largo del tiempo registrado.

Los encuentros con OVNIS no sólo se asemejan a los koanes Zen. También se asemejan a las situaciones artificiosas, surrealistas y ocasionalmente extrañas en las que se encuentran los participantes en cualquier laboratorio de psicología universitario. Incluso cuando son conscientes de que son parte de un experimento, los participantes generalmente son engañados o no reciben información completa sobre el propósito del experimento. Los experimentos a veces involucran a otros “participantes” que son en realidad cómplices del experimentador actuando de una manera específica para provocar algún tipo de respuesta o decisión por parte del participante.

Es crucial, para obtener información significativa, que cada experimento científico deba incluir por lo menos dos grupos, que difieran en un solo parámetro: una condición experimental y un control. Y también necesita un tamaño de muestra lo suficientemente grande como para que su estudio tenga suficiente poder para detectar con precisión un efecto de interés. Por lo tanto, se reclutan tantos voluntarios diferentes como el dinero de la subvención permita, y se ejecuta el experimento lo suficiente como para que incluso una pequeña diferencia de comportamiento entre las condiciones experimentales y de control alcance un significado estadístico y, por lo tanto, se considere como un hallazgo sólido.

Por último, debe repetir el experimento o, idealmente, obtener otros experimentadores en diferentes laboratorios en diferentes lugares para repetir el experimento, y así replicar ese hallazgo. Por lo general, un solo estudio formará parte de una serie, todo un programa de investigación, en el que múltiples experimentos prueban numerosas variaciones sobre un tema, con el fin de perfeccionar cada vez más su comprensión del fenómeno en estudio.

La repetibilidad de los hallazgos es un gran problema en nuestras ciencias hoy en día, ya que los incentivos de recompensas perversas (tenencia y concesión de becas, presión para publicar resultados “sexys”, etc.) y otros problemas como el fraude están llevando a la publicación de datos que no son tan robustos como parecen a primera vista. Pero imagina si esos incentivos perversos no existieran.

Imagina que fueras una máquina científica objetiva, sin ego, con todo el tiempo del mundo y por lo tanto una paciencia infinita, y sin presión para publicar o permanecer en el cargo con resultados sorprendentes, y su único objetivo fuera adquirir una comprensión verdaderamente sólida de cómo se comporta y reacciona la especie objetivo ante circunstancias específicas con un alto nivel de fiabilidad. Parte de este imperativo incluiría comprender que esa especie es altamente compleja, que es cultural, social y psicológicamente adaptable e incluso biológicamente aún evolucionando, y que sus propias acciones pueden contribuir de manera imprevista a esa evolución.

Significaría, creo, que inventarías sin cesar nuevos experimentos para probar nuevas y diferentes hipótesis emergentes, ejecutando esos experimentos con tal número suficiente de sujetos que sus hallazgos serían sólidos pero no tanto como para inundar la señal con su propio comportamiento de interferencia; y esto significaría que necesitarías volver a ejecutar los diversos experimentos una y otra vez y otra vez a lo largo de la historia.
Muchos, muchos “aterrizajes”, en otras palabras.

Rebanada Fina vs. Antropología Profunda

Uno podría preguntarse por qué una civilización extraterrestre querría involucrarse en “antropología profunda”, pero no hay ningún misterio real. Cualquiera que sea la variedad de formas de vida alienígena que pueda tomar, no hay nada antropocéntrico sobre decir que cualquier civilización ET que explora el espacio ciertamente habrá llegado allí siguiendo exactamente el mismo camino que nosotros: a través de la ciencia.

Nuestra civilización ya está construida sobre siglos de ciencia básica, es decir, la ciencia emprendida por su propio interés, a menudo sin cualquier pago directo o previsible en principio. Conocer el comportamiento reproductivo de las esponjas de aguas profundas o la tectónica de placas en la luna de Plutón puede parecer inútil para la mayoría de la gente (incluyendo algunos contribuyentes que no comprenden la importancia de este tipo de ciencia), pero los científicos y los encargados de formular políticas inteligentes que financian la ciencia saben que cada pequeño detalle es parte de un vasto rompecabezas y que cualquier pedacito de información puede, en última instancia, valer la pena de maneras imprevistas, el largo camino de años, décadas o siglos atrás. Por lo tanto, nuestra curiosidad básica sobre el universo y nuestra capacidad colectiva para invertir recursos en esa curiosidad son adaptables.

Más básicamente, el conocimiento es poder. Permite la predicción y control. No hay límite en el grado de predicción y control sobre la enfermedad, por ejemplo, que los investigadores médicos de las universidades e instituciones gubernamentales quisieran alcanzar, con recursos científicos ilimitados. Del mismo modo, si el dinero (y la legalidad) no fueran un impedimento, ciertamente no hay límite al grado de predicción y control que una agencia de inteligencia como nuestra NSA quisiera lograr sobre las más remotas amenazas a largo plazo a la seguridad de la nación. Todavía estamos en vísperas de una singularidad científico/inteligente de este tipo, limitada por los límites de financiación y recursos, los límites de la predisposición humana y la limitada capacidad de uso de todos los datos que estamos recopilando con eficacia.

Pero si esas limitaciones pueden ser superadas a través de la inteligencia artificial avanzada y la robótica, y si no nos destruimos a nosotros mismos en el proceso (un gran “si”, obviamente), estaremos en posición de adquirir un conocimiento de un alcance y una resolución alucinantes, y no tendremos razón para no hacerlo.

Cualquier civilización avanzada, incluso si evolucionó en diferentes direcciones que “hacia afuera” (es decir, la colonización), todavía enviaría sus ojos, sus oídos y sus cerebros errantes por todo su estelar vecindario y más allá, aunque sólo sea por su propia seguridad. En todas partes, esos ojos y oídos se acomodarían por mucho tiempo, aprendiendo todo lo que fuera posible a lo largo de toda la historia de la cada estrella, luna y planeta, sobre su geología y clima y química orgánica, así como la flora y la fauna primitivas (si las hubiera), porque ¿quién sabe lo que pasará en un millón o mil millones de años? ¿Quién sabe dónde surgirá la vida desde el barro primordial? ¿Quién sabe qué musaraña arbórea podría convertirse en una especie militarista espacial a largo plazo, y por lo tanto valdría la pena aprender a predecir y controlar si esa especie alguna vez podría representar una amenaza para su seguridad?

Según algunas estimaciones, llegamos tarde a la fiesta galáctica. Podría haber muchas civilizaciones o “inteligencias” con la capacidades descritas, precediéndonos por millones o miles de millones de años. Por lo tanto, las sondas móviles y las cámaras de circuito cerrado de televisión que tienen muchos diferentes orígenes, basados en diferentes tipos y niveles de tecnología, podrían estar literalmente en todas partes. Algunas podrían ser orgánicas; algunas podrían ser luminosas; otras podrían estar incrustados en el tejido del espaciotiempo mismo. Algunas podrían interactuar directamente con la conciencia. La conclusión es que, en el nooverso, no hay expectativa de aislamiento, y ninguna expectativa de recoger tus 20 dólares después de que el experimento psíquico ET termine, porque nunca se acaba.

¿Esto explica el fenómeno OVNI, o parte de él? Quién sabe…..y Vallée tiene razón en que necesitamos ampliar nuestras mentes para considerar más posibilidades no intuitivas como seres interdimensionales. Pero la HET sigue siendo una posibilidad que deberíamos dejar abiertamente sobre el tapete, aunque otras hipótesis, menos aburridas, parecen actualmente más desafiantes y emocionantes.

ERIC WARGO                                Edgescience

REFERENCES

1 Vallée, Jacques. (1969). Passport to Magonia. Chicago, IL: Henry Regnery Company.

2 Ouelette, Eric. (2015). Illuminations. Charlottesville, VA: Anomalist Books.

3 Cutchin, Joshua. (2015). A Trojan Feast. Charlottesville, VA: Anomalist Books.

4 Brewer, Jack. (2016). The Greys Have Been Framed. Charlestone, SC: CreateSpace.

5 Douthat, Ross. (2017, December 23). “Opinion: Flying Saucers and Other Fairy Tales.” The New York Times. https://www.nytimes.com/2017/12/23/opinion/alien-encounterschristmas-ufo.html

6 Vallée, Jacques. (1990). “Five Arguments Against the Extraterrestrial Origin of Unidentified Flying Objects.” Journal of Scientific Exploration 4(1):105-117.

7 Vallée, Jacques. (1975). The Invisible College. New York: E.P. Dutton & Co.

ERIC WARGO obtuvo un doctorado en Antropología Cultural por la Universidad de Emory en 2000 y desde entonces ha trabajado como escritor científica y editor para asociaciones científicas e institutos en Washington, DC. En su tiempo libre, escribe sobre parapsicología, ufología, ciencia ficción, y la conciencia en su blog The Nightshirt (thenightshirt.com), y ha sido invitado en Skeptiko, Grimerica y otros podcasts. Su primer libro, Time Loops, está a punto de salir en Anomalist Books. Puede ser contactado en eric.wargo@gmail.com.

EL NUEVO PASATIEMPO DE LOS SUPER RICOS: CAZAR EXTRATERRESTRES

KEITH A. SPENCER     La búsqueda de señales de radio alienígenas es financiada en gran parte por multimillonarios. ¿Es una buena idea?

En la era de los barones ladrones, el símbolo de estatus más importante para los súper ricos era tener el nombre de uno en una biblioteca o universidad, a lo Andrew Carnegie, John D. Rockefeller o Andrew W. Mellon. Hoy en día, ese símbolo de estatus, -al menos para cierto segmento de la élite de Silicon Valley-, es un radiotelescopio. El Instituto SETI, acrónimo de “Search for Extraterrestrial Intelligence” (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre), es la principal organización internacional encargada de explorar los cielos en busca de señales potenciales de civilizaciones extraterrestres. En la actualidad, el Instituto SETI está financiado en gran medida por donantes individuales – y la lista de donantes principales se lee como un quién es quién de la riqueza tecnológica. Entre los mayores contribuyentes del Instituto SETI: luminarias multimillonarias como William Hewlett y David Packard, homónimos de la Corporación Hewlett-Packard; Gordon Moore, cofundador de Intel; Paul Allen, cofundador de Microsoft; y Yuri Milner, el capitalista de riesgo nacido en Rusia metido en muchos negocios de Silicon Valley. Aparte de que todos son multimillonarios, todos los mencionados anteriormente trabajan o trabajaron de alguna forma en tecnología.

La búsqueda de E.T. no siempre fue una empresa privada. Cuando los astrónomos se dieron cuenta por primera vez de que las ondas de radio podían utilizarse para la comunicación interestelar, muchos gobiernos e investigadores académicos se interesaron en la posibilidad de buscar señales extraterrestres. Después de todo, la búsqueda de ondas de radio es un proceso relativamente barato y fácil; sólo tienes que apuntar tus radiotelescopios hacia el cielo y escuchar. Frank Drake, ahora profesor emérito de astronomía en la Universidad de California, Santa Cruz, inició la primera búsqueda SETI cuando, en 1960, apuntó a dos estrellas cercanas con una antena del Observatorio Nacional de Radioastronomía.

Durante un tiempo, el gobierno federal, a través de la NASA, financió esfuerzos para escuchar las señales potenciales de los extraterrestres. Sin embargo, en 1993, el senador de Nevada Richard Bryan introdujo una enmienda en un proyecto de ley de asignaciones de la NASA que despojó a los esfuerzos del SETI de la NASA de cualquier financiación, a pesar de sus minúsculos costos en comparación con el presupuesto general de la NASA. La búsqueda más extensa de esfuerzos de inteligencia extraterrestre se trasladó a un modelo de financiación privada basado en la donación; así nació el Instituto SETI, una organización sin fines de lucro.

No es una coincidencia que la privatización de la búsqueda de inteligencia extraterrestre ocurriera en el mismo momento en que las economías occidentales estaban adoptando reformas económicas neoliberales, vendiendo amplias franjas del estado de bienestar social a intereses privados, contratando a otros, y confiando en fundaciones privadas para cumplir con tareas que anteriormente habían sido del dominio del gobierno: cosas como proporcionar vivienda, comida y refugio a los ciudadanos; subvenciones para la educación superior; financiación de las artes y las ciencias, etc. “La era del gran gobierno ha terminado“, declaró el presidente Clinton en su discurso sobre el Estado de la Unión de 1996, tomando prestada una calumnia (“gran gobierno“) que la derecha había inventado para tratar de emponzoñar la noción de que cualquier forma de gobierno podría ser cualquier cosa menos hinchada e intratable.

El neoliberalismo es un sistema global de poder minoritario, saqueo de naciones y expolio del medio ambiente… un sistema hegemónico de intensa explotación de la mayoría“, escribieron Alfredo Saad-Filho y Deborah Johnston en “Neoliberalismo: Una Mirada Crítica“. En la medida en que las políticas neoliberales otorgan “poder minoritario” a un pequeño grupo de élites, el neoliberalismo es esencialmente una forma suave de autoritarismo, en la medida en que dichas políticas toman los aparatos democráticos del Estado y los ponen en manos privadas, o los asignan a tecnócratas inexpugnables. Esta es quizás la razón por la que la industria de la tecnología, con su tendencia a menudo ridiculizada de comprimir todas las cuestiones sociales en “problemas” y “soluciones” excesivamente simplificados, encaja tan bien con la mentalidad neoliberal: todo el ethos de Silicon Valley es dejar que los expertos técnicos apliquen sus trucos y soluciones a la vida cotidiana, en sus propios términos monetizados.

¿Qué tiene que ver toda esta charla sobre el neoliberalismo con los alienígenas? Resulta que la historia del SETI y del Instituto SETI es realmente una historia de economía, específicamente del neoliberalismo. Porque no sólo la búsqueda de E.T. está en manos privadas, sino que aquellos que creen en su misión, y aquellos que buscan extraterrestres, les han otorgado propiedades extrañas que reflejan más la era en la que vivimos que cualquier principio cósmico “universal” de la sociología.

Echa un vistazo a Silicon Valley y encontrarás todo tipo de tecnólogos que están convencidos de que tienen una idea bastante clara de cómo serán los extraterrestres una vez que los conozcamos. En 2015, un grupo de científicos y directores generales, entre ellos Elon Musk, firmaron una carta de advertencia contra los intentos teóricos de enviar mensajes a los extraterrestres; en ella, escribieron sobre su preocupación de que “debido a que recientemente (en términos cósmicos) hemos alcanzado una capacidad de comunicación interestelar, es probable que otras civilizaciones comunicativas que encontremos sean millones de años más avanzadas que nosotros“.

Las proyecciones sobre las intenciones de los alienígenas también aparecen en las páginas de prestigiosas revistas científicas, incluyendo Nature, que publicó un editorial en 2006 sobre su temor de que un alienígena reciba un mensaje humano que pueda “revelar algún defecto peculiar en nuestro maquillaje psicológico que los especialistas en ‘operaciones encubiertas’ alienígenas podrían empezar a buscar formas de explotar“. Oye, eso suena como la trama de “Half-Life”.

George Basalla, un historiador que ha escrito extensamente sobre la historia de SETI, cree que los creyentes de SETI son más parecidos a los seguidores religiosos que a los científicos. Cita las formas en que los científicos del SETI son incapaces de evitar transponer la civilización humana, la cultura y las costumbres a los teóricos alienígenas, un pecado que nubla su capacidad para buscar E.T. en primer lugar. “A pesar de los esfuerzos de los científicos del SETI para evitar las trampas del antropomorfismo, duplican la vida terrestre y la civilización en planetas distantes, creando una sucesión de mundos extraterrestres que reflejan los suyos“, escribe Basalla. Continúa: “Los investigadores de SETI tienden a transferir la vida y la cultura terrestre al resto del universo porque operan más allá de los límites de su conocimiento y competencia cuando discuten la universalidad de la ciencia y las matemáticas, la evolución biológica y cultural, la idea de progreso, la naturaleza de la tecnología y el significado de la civilización“.

La propiedad transitiva de la arrogancia

La arrogancia de los científicos que transponen la cultura humana, la civilización, las creencias y la biología en su búsqueda de inteligencia extraterrestre tiene un extraño espejo en los multimillonarios de Silicon Valley que donan a esta tentativa. Cualquiera que haya pasado tiempo en Silicon Valley es consciente de la vanidad de la tecnocracia de élite que gobierna el valle, con su creencia pseudoautoritaria en la creación de una sociedad libre de democracia dirigida, administrada y operada por tecnócratas. Y mientras que las fundaciones privadas de las élites tecnológicas, -desde la Fundación Bill y Melinda Gates hasta la Iniciativa Chan-Zuckerberg-, hablan de este objetivo de rehacer el mundo en sus propios términos inexplicables, ocasionalmente alguien lo dice en voz alta, como cuando el capitalista de riesgo y cofundador de PayPal Peter Thiel escribió: “Ya no creo que la libertad y la democracia sean compatibles“.

Llamémoslo chovinismo STEM (de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés, nota del traductor), tal vez. Es una tendencia que es bastante perceptible en las decisiones empresariales del mundo de la tecnología. Obsérvese: la transformación de Facebook en una especie de pseudo-nación estatal, y sus garantías públicas de que hará todo lo posible para mantener intacta la integridad de nuestras democracias, lo cual, como señaló astutamente Max Read, es aterrador escuchar proveniente de una corporación. O el distópico Soylent, un sustituto alimenticio en polvo diseñado para solucionar el “problema” de comer eliminando por completo los placeres de la comida; o en la competencia desesperada entre las mayores compañías de tecnología para automatizar los coches y así eliminar a todos los conductores humanos; o en la saga de la tan malvada “Bodega”, un nuevo intento de automatizar y eliminar las tiendas de esquina dirigidas por personas…. Podría continuar. En cualquier caso, el extraño culto de Silicon Valley cree profundamente que son los tipos más inteligentes de la sala, y que el mundo debería ser gobernado por sus reglas.

Este tipo de mentalidad se extiende hasta los esfuerzos filantrópicos de Silicon Valley, que a menudo se basan en fantasías tecno utópicas sobre cómo funciona el mundo. El director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, tuvo una vez la arrogancia de creer que él solo sabía cómo arreglar las escuelas públicas de Newark, a pesar de no tener experiencia educativa; Zuckerberg donó 100 millones de dólares en el intento pero sin resultado alguno. Demasiado para el gobierno de los tecnócratas.

Así que volvamos al SETI y al Instituto SETI. Todos los multimillonarios llegan a un punto en el que su dinero ya no les compra poder ni felicidad; muchos multimillonarios recurren a la filantropía para amortiguar aún más su legado y su ego, ya que aunque nadie puede lograr la inmortalidad práctica, dotar una biblioteca, universidad o edificio es lo más cercano que pudiera  llegar a tener nuestro nombre para siempre.

El siguiente paso para los tecnócratas super-ricos, entonces, es tener su nombre en lo que puede ser el evento más importante en la historia de la humanidad: la búsqueda para afirmar que no estamos solos en el universo. En la actualidad, gran parte de la infraestructura del Instituto SETI es nombrada por y para sus donantes: está el Allen Telescope Array, nombrado en honor a Paul Allen; y la Breakthrough Prize Foundation de Yuri Milner, su donación de $100 millones para proyectos del SETI. Si una señal es realmente descubierta en virtud de uno de estos esfuerzos, el donante multimillonario indudablemente se convertirá en una especie de icono durante los próximos mil años, todo por tener el privilegio de gastar el dinero que hizo de la mano de obra de otros para pagar a otras personas para que construyeran un telescopio (o financiaran un programa de subvenciones) con su nombre en él.

En una era en la que nuestra cultura se obsesiona con las vidas y creencias de los CEOs y billonarios, y muchos los ven como nuestros salvadores, parece imprudente promover nuestra adulación. Después de todo, nos metimos en nuestro lío político trumpiano creyendo que los que son ricos son inteligentes, y viceversa; sin embargo, los verdaderos talentos de los ricos tienden a evitar los impuestos y a presionar a los políticos para que hagan cosas para aumentar sus ganancias.

Independientemente de si usted piensa que las señales alienígenas están a la vuelta de la esquina o no, la privatización del Instituto SETI es un triste reflejo de la tendencia de las instituciones que actúan en el interés público a ser llevadas al reino del donante privado. Por ahora, el Instituto SETI vive en la intersección de un diagrama de Venn: un círculo lee “la arrogancia de los technorati“, el otro círculo “nuestro momento económico”. Si hay extraterrestres ahí fuera leyendo, me disculpo de antemano por los bichos raros que dirigen nuestro extraño planeta.

KEITH A. SPENCER  (28/11/17)        Alternet        [Traducido por JUAN PEDRO MOSCARDÓ para LibertaliadeHatali]   Fuente original:  Salon

ALIEN COVENANT Y EL CULTO CARGO Parte 3: Conclusión

Lo primero de todo. Alien: Covenant no es una película muy buena.

No es ofensivamente terrible, de hecho se pasa en su manera de ser tan inofensiva como sea posible. Incluso la violencia parece educada.

Te daría una sinopsis, pero puedes tomar todas tus escenas favoritas de la franquicia Alien, arreglarlas como quieras, añadir a un villano de dibujos animados cuyas motivaciones son completamente incomprensibles y así te apañas en un segundo.

Alien: Covenant se esfuerza mucho por arruinar toda la ontología que se propuso en la película, que pretende actuar como una secuela para ostensiblemente aniquilar a la raza del dios Ingeniero, en una erupción de CGI (Imágenes generadas por ordenador por sus siglas en inglés) para ni parpadear que tiene todo el peso y el drama de un videojuego de los años 80.

Pero al mismo tiempo parece contar una historia bajo la narrativa superficial. Y muchos de sus giros serán bien conocidos para cualquiera que esté versado en la Teoría del Antiguo Astronauta. Lo que, seamos realistas, era posiblemente ajeno a la trama en ejecución de Prometeo (la misión espacial encuentra restos de una raza alienígena mezclados con los progenitores xenomorfos).

Como Gordon y yo discutimos, también parece como si se tratara originalmente de servir como la avanzadilla para un nuevo bombardeo mediático* sobre AAT (teoría del antiguo astronauta por sus siglas en inglés), un plan que parece haberse volatilizado a raíz del huracán Trump y la resultante Guerra Fría (por el momento) civil en que se ha sumido el país.

Nunca he visto que la política de dividir y gobernar sea tan divisiva como lo que estamos viendo hoy, con el objetivo ostensible de atomizar a la población en subsecciones impotentes y disputas para evitar cualquier desafío potencial al gobierno oligárquico, incluso si la oligarquía se halla troceada en campos mutuamente antagónicos. (Debo mencionar aquí que este entero programa parece haber prendido en la estela de los movimientos Occupy).

Por supuesto, también hay el hecho de que el grupo social más fácil (tribu, país, imperio, etc) para conquistar es uno que está dividido contra sí mismo.

Solo lo digo.

Pero incluso este miserable giro de los acontecimientos parece resonar con la perspectiva de la AAT, específicamente la subtrama de “dioses en guerra” que recorre la bibliografía de Zecharia Sitchin, así como algunas de las teorías emergentes en el circuito de la ciencia marginal.

Ahora hay una corriente de pensamiento entre aquellos que luchan con la paradoja de Fermi, argumentando en esencia que la alta tecnología es inherentemente anti-adaptativa y conduce a la autodestrucción de manera inevitable.

Lo que esta teoría propone esencialmente es que no hemos tenido ningún contacto (reconocido) con razas extraterrestres porque todos han sido aniquilados por su propia tecnología avanzada (lease: ‘armamento’). Esto, por supuesto, es una suposición excesivamente egocéntrica (“las razas extraterrestres son tan salvajes y asesinas como nosotros”) y presume automáticamente que nuestra propia alta tecnología no es en realidad una especie de intrusión alienígena, aunque se comporte como tal.

Traigo esto porque hay dos temas corrientes en Alien: Covenant que quiero descomprimir, porque hacen (oblicuamente) referencia a algunos de los principios básicos de AAT (la película parece mantener una gran cantidad de ellos).

Primero es el genocidio de David del planeta del Ingeniero. Esta era una subtrama bastante ridícula, básicamente tirando todo lo que nos dijeron acerca de estos seres en la primera película. Esta es una raza de miles de millones de años que sembró toda la vida en la Tierra y sin embargo, ¿todos ellos son derrotados por un androide solitario que había secuestrado una de sus naves espaciales? ¿Cómo?

¿No tendrían naturalmente algún tipo de infraestructura de defensa que hubiera interceptado esa nave antes de que llegara a la órbita? No hay intento de seguir la propia lógica interna de la historia.

Hay todo tipo de maneras para que hubiera podido tenido sentido esto. Los Ingenieros habrían degenerado a lo largo de los milenios y habían perdido su alta tecnología, se habrían embebido tanto de su propio poder que nunca esperarían ningún reto exterior, etc., etc. Pero la película no hace absolutamente ningún intento de vender nada de eso.

Pero por la misma razón hay una fascinante alegoría aquí, incluso si no es intencional, y que enlaza de nuevo con el tema de la guerra de los dioses que se ejecuta a través de una gran cantidad de teorización AAT.

Ten en cuenta que los Ingenieros no están adornados con la elegancia de Giger en la escena del apocalipsis, sino se parecen más a la clase de cuasi-medievales familiar a los fanáticos de la fantasía espacial. También parecen bastante estúpidos mirando hacia la nave que se aproxima como los desventurados New Agers en Mars Attacks.

Pero, ¿de hecho eran los Ingenieros? Algunos fans no parecen pensar así.

Una mirada más cercana a los alienígenas (humanoides) en la película puede sugerir que ésta era de hecho otra raza descendente, la pista que es el color de piel (mate y rosado en comparación con blanco calcáreo y moderadamente brillante). Sus ojos tampoco parecen tan negros. Otra pista es su reacción a la nave, posiblemente sugiriendo que estas personas esperaban que sus dioses regresaran.

MARTE, ATACADO

¿Es esto una simulación o una referencia a otra subtrama encubierta por completo? Es posible que hubiera una revelación de que era sólo una raza descendiente en el guión original pero todo se perdiera en el proceso de reescritura.

Tal vez el aparente plan de David para matar a los colonos humanos -que son sus progenitores y otra raza descendiente- es la clave aquí. De cualquier manera, la historia (los primos de la humanidad aniquilados por un invasor espacial) encaja perfectamente con las teorías presentadas por el físico de plasma Dr. John Brandenburg:

“El Dr. Brandenburg ha teorizado previamente que el color rojo de Marte y las sustancias radiactivas en su suelo son el resultado de una explosión termonuclear por causas naturales.Él ahora dice que la “alta concentración” de Xenon-129 en la atmósfera marciana y el uranio y el torio en la superficie son restos de dos explosiones nucleares no naturales, lo más probable es que fueran provocadas por invasores alienígenas.

“¿Quiénes eran estos extraterrestres que invadieron y acabaron por desaparecer?” Brandenburg cree que Marte tuvo un clima como la Tierra y fue habitado por dos civilizaciones, una en una región llamada Cydonia Mensa y otra en el Caos Galaxias. ¿Porqué esas dos regiones?

“El análisis de nuevas imágenes de Odyssey, MRO y los orbitadores de Mars Express ahora muestran una fuerte evidencia de objetos arqueológicos erosionados en estos sitios”.

Según Brandenburg, los marcianos mantenían una alta civilización, aunque no tecnológica:

Dice que Marte alguna vez tuvo un clima semejante a la Tierra, hogar de vida animal y vegetal, y cualquier vida inteligente habría sido tan avanzada como los antiguos egipcios en la Tierra.

También está el retoque genético de David con el genoma xenomorfo. Como un dios propio, David aquí está interpretando el papel sugerido por los teóricos de la AAT, que postulan que los Anunaki pasaron por una serie de experimentos en la creación del genoma humano moderno y erradicaron los modelos no deseados mientras lo hacían.

Curiosamente, esto también se correlaciona con el mito de origen amigable de la AAT presentado por el antiguo escritor griego Hesíodo en su hito Los Trabajos y los Días. Hesíodo, de manera significativa, aparentemente estaba muy influenciado por la literatura babilónica, en particular el Enuma Elish.

Y la guerra de los dioses ciertamente se correlaciona con la Titanomaquia, o las guerras entre los Olímpicos y sus progenitores, los Titanes.

Entonces, ¿hay una deducción implícita de que David es el Prometeo titular, desafiando a los “dioses” y pastoreando el desarrollo de ingeniería de la raza xenomorfa? En el contexto de la película es realmente difícil de interpretar pero sugiere que había de hecho mucha más chicha en los bosquejos anteriores del guión.

ESTÁN POR TODAS PARTES

Pero vale la pena señalar que la franquicia de Alien no es sólo otro ejemplo de una propiedad CF importante que gira en torno a AAT, es también un ejemplo de una franquicia de CF en la que la AAT fue injertada en el medio (al mismo tiempo que se injertó en la franquicia Predator).

Algunas franquicias tienen la AAT horneada en su genoma en la concepción (Star Trek (más o menos) , la serie de la Odisea del Espacio, Battlestar Galactica), pero muchas más parecen tenerla implantada en algún momento en su desarrollo (Quatermass, Doctor Who, X-Files, Indiana Jones, Transformers, Jonny Quest, Godzilla, Doom, Halo, Assassin’s Creed).

Cuando los Olímpicos vinieron a Hollywood

Esto plantea una pregunta muy simple: ¿por qué? ¿Existe de hecho un culto cargo AAT en marcha en la industria del entretenimiento? Quiero decir que suena ridículo, ¿verdad?

Bueno, tal vez lo parezca un poco menos cuando miras la influencia de los Nueve en la franquicia de Star Trek (relanzada en la televisión este año) o el hecho de que uno de los cultos más poderosos de Hollywood está explícitamente orientado a la AAT justo hasta su núcleo mismo. También está la Iglesia Mormona, que es como mínimo compatible con la AAT.

Por otro lado, está también el Informe Brookings.

El informe se ha hecho notar por una sección corta titulada “Las implicaciones del descubrimiento de vida extraterrestre”, que examina las implicaciones potenciales de tal descubrimiento sobre actitudes y valores públicos. En la sección se examinan brevemente posibles reacciones del público ante algunos posibles escenarios para el descubrimiento de la vida extraterrestre, haciendo hincapié en la necesidad de nuevas investigaciones en este ámbito. Recomienda continuar estudios para determinar el probable impacto social de tal descubrimiento y sus efectos en las actitudes públicas …”

Un detalle que llamó la atención de investigadores como Richard Hoagland es la mención de posibles artefactos descubiertos en nuestra vecindad, artefactos que podrían cuestionar la visión entera de nuestro planeta y nuestra propia existencia.

“Aunque los encuentros cara a cara con ella[vida extraterrestre] no ocurrirán dentro de los próximos veinte años (a menos que su tecnología sea más avanzada que la nuestra, calificándola para visitar la Tierra), los artefactos dejados en algún momento en el tiempo por estas formas de vida posiblemente podrían ser descubiertos mediante nuestras actividades espaciales en la Luna, Marte o Venus”.

Y luego está este pasaje, que básicamente explica por qué tanta gente de CTIM(ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) se sienten tan profundamente heridos por la AAT:

“Se ha especulado que, de todos los grupos, científicos e ingenieros podrían ser los más devastados por el descubrimiento de criaturas relativamente superiores, ya que estas profesiones están claramente asociadas con el dominio de la naturaleza, más que con la comprensión y expresión del hombre. La comprensión avanzada de la naturaleza puede viciar todas nuestras teorías como poco, si no es que también requieran una cultura y tal vez un cerebro inaccesible a los científicos de la Tierra.”

Vaya.

Y la cita monetaria: sugerencias de cómo esa eventualidad o algún tipo de contacto extraterrestre podría ser administrado por los gerentes.

Continuar los estudios para determinar la comprensión emocional e intelectual y las actitudes, -y sucesivas alteraciones de ellas, si las hay-, con respecto a la posibilidad y las consecuencias de descubrir vida extraterrestre inteligente.

Estudios históricos y empíricos del comportamiento de los pueblos y de sus dirigentes frente a acontecimientos dramáticos y desconocidos o presiones sociales. Tales estudios podrían ayudar a proporcionar programas para satisfacer y adaptarse a las implicaciones de tal descubrimiento. Las preguntas que uno podría desear para responder por tales estudios incluirían: ¿Cómo podría dicha información, bajo qué circunstancias, ser presentada o apartada del público y para qué fines?

Y he aquí, 57 años después del Informe Brookings tenemos esto:

El sistema solar que la humanidad llama hogar podría haber sido habitado una vez por una especie extinta de alienígenas espaciales, ha sugerido un prominente científico.

Un astrónomo ha sugerido que antiguos extraterrestres podrían haber vivido en Marte, Venus o incluso en la Tierra antes de desaparecer sin dejar rastro.

En un fascinante trabajo académico sobre “especies tecnológicas indígenas anteriores”, Jason T. Wright, de la Universidad Estatal de Pensilvania, planteó la fascinante posibilidad de que pudiera existir evidencia de estos extintos extraterrestres en alguna parte del sistema solar.

Wright es un astrónomo que recibió atención global después de sugerir que una “megastructura alienígena” había sido vista en órbita alrededor de una estrella distante. Ahora ha dicho que extraterrestres avanzados podrían haber dejado atrás “tecno-señas” para que podamos encontrarlas, si tan sólo supiéramos dónde buscarlas.

Por supuesto, esto es exactamente lo que Richard Hoagland ha estado hablando, -y ha sido fieramente atacado por hacerlo-, por lo menos durante los últimos 40 años. Pero supongo que es diferente cuando la misma teorización viene desde dentro del sacerdocio.

Es gracioso; anoche estaba cortando la hierba y pesando en cosas. Ya sabes, como lo haces cuando cortas la hierba. Entonces comencé a reflexionar sobre lo simplista y repetitivo que es el espectáculo de los Alienígenas Ancestrales y con qué rapidez Giorgio Tsoukalos se transformó en un personaje de dibujos animados.

Pero entonces me di cuenta de que así es como funciona el adoctrinamiento educativo en nuestra cultura.

Todo tipo de materiales de enseñanza y capacitación en las escuelas públicas utilizan personajes de dibujos animados, ¿verdad? Walt Disney probablemente hizo una fortuna licenciando a sus personajes para películas educativas. Y es a través de la repetición que la gente realmente aprende cualquier cosa.

Así que Alienígenas Ancestrales podrían masticar el mismo hueso año tras año, pero eso ayuda a mantener su mensaje coherente a su público, que fluya y se desborde (leer: entra en la escuela secundaria de graduados). Lo amas o lo odias, pero tienes que reconocer que allí hay una metodología convincente.

Programa de acondicionamiento gubernamental o adoctrinamiento de culto, todos funcionan con la misma caja de herramientas.

¿Todo esto está llevando a alguna revelación importante, de la forma en que los defensores de la ‘Divulgación’ esperan? ¿O todo ello conduce a algún masivo engaño tipo proyecto Blue Beam?

Bueno, ¿por qué alguien esperaría eso? ¿Por qué alguien esperaría que los cielos, -se abrieran o no-, fueran el clímax de todo este condicionamiento?

La respuesta, por supuesto, es Hollywood. Porque esa es la manera en que funciona en las películas. La vida real no suele funcionar de esa manera.

Sin embargo, no importa quién o qué está detrás de todo esto, el hecho es que, guste o no, la AAT (y el tema OVNI en general) ya han cambiado dramáticamente nuestra cultura, nuestra tecnología y nuestra sociedad. Ciertamente nuestra cultura popular.

Aunque me estoy haciendo un poco viejo todavía me sorprende cuántos jóvenes dan por hechas las suposiciones básicas de la ATT, incluso si no han leído una página de Sitchin o de Von Daniken o ni siquiera han visto ni un capítulo de Alienígenas Ancestrales. No tienen que hacerlo. Su cultura pop favorita está metida hasta el cuello profundo en ella.

* Puedes agregar aquí el proyecto de Sekret Machines, encabezado por el ex guitarrista de Blink 182 Tom Delonge y Peter Levenda de Necronomicon y el famoso libro Sinister Forces, e involucrando todo tipo de pesos pesados del Estado Profundo como John Podesta.

CRISTHOPHER L. KNOWLES                        The Secret Sun

ALIEN COVENANT Y EL CULTO CARGO Parte 1

La esperada precuela de Sir Ridley Scott de Prometeus se estrenó esta semana en ciertos países y está programada para hacerlo en Estados Unidos la próxima semana. Aquellos que esperaban una continuación de la historia de la última película, -cuando el miembro de la tripulación Elizabeth Shaw y la cabeza del androide David despegan para invadir el mundo de origen de los Ingenieros-, bueno, odio decirlo, pero no van a tener suerte.

La historia de Prometeo sólo es referida en la introducción, aparentemente. Espero no desvelar nada (parece que la mitad de la película ya se ha publicado en YouTube en forma de avances y extractos), pero esto es lo que hay.

Por supuesto, la parte con Elizabeth y la cabeza de David de Prometeus es otra de esas extrañas e inexplicables referencias a Juan el Bautista de que tanto gustan las películas de ciencia ficción. Recuerda que la madre de Juan fue llamada Elizabeth*, que tenía su propia alianza con una entidad extraterrestre(el Arcángel Gabriel , en este caso).

Pero divago. Si has estado siguiendo las vistas previas y las diversas filtraciones en los medios de comunicación, sospecharás que Alien: Covenant es más como una versión de la primera película de Alien que una secuela de Prometeus. De la misma manera que Star Wars de JJ Abrams, pretende actuar como un trampolín para la franquicia de Alien para post-Milenarios:

Si Star Wars: La Fuerza Despierta lideró el camino para fusionar el universo de fans con nuevos héroes, historias y temas para una nueva generación, Alien: Covenant agarra la pelota delreinicio y corre con ella.
El director Sir Ridley Scott ha dicho cuánto le impresionó el manejo de Disney del renacimiento de Star Wars y está claro por qué este mundo de ciencia ficción de los años 70, igualmente simbólico, está igualmente maduro para una revisión que prolonga su vida.

La película aparentemente hace referencia a la Teoría de los Antiguos Astronautas (AAT por sus siglas en inglés) de Prometeus, pero también aprovecha las ansiedades actuales sobre la IA y los robots y su potencial para acabar con el resto de nosotros, algo así como un HAL 9000 más ambicioso. Scott aparentemente habría tenido la idea de hacer una secuela más directa de Prometeus después de leer algunas críticas negativas de la película, que él llamó “un error”:

Lo que cambió fue la reacción a ‘Prometeus'(…) descubrimos que los [seguidores] estaban realmente frustrados. Ellos querían ver más del original [monstruo] (…) Así que pensé: ‘Wow, vale, estoy equivocado’.

Bueno, alguien pensó que Scott estaba equivocado, “alguien” que casi con seguridad era un contable de Fox. Sin embargo, un portal de CienciaFicción acusó a Scott de “venderse” al no seguir la historia de Prometeo y estoy seguro de que muchos otros seguidores se sentirán decepcionados de que la historia se despachara tan fácilmente. De cualquier manera, Scott sigue haciendo comentarios sobresalientes sobre los extraterrestres en la prensa, refiriéndose a ellos recientemente como “seres superiores“.

El creador de Alien Ridley Scott ha dicho que está convencido de que hay extraterrestres por ahí y un día vendrán por nosotros. El veterano director dijo que creía en seres superiores mientras se preparaba para lanzar el sexto episodio de la serie de terror de ciencia ficción, Alien: Covenant, el próximo mes.
Creo en seres superiores. Creo que es probable. Un experto al que le hablaba en la Nasa me dijo: “¿Has mirado alguna vez en el cielo por la noche? ¿Quieres decirme que estamos solos? Eso es ridículo.”
“Así que cuando ves una cosa grande en el cielo, corre a por ella”, bromeó, “porque son mucho más inteligentes que nosotros, y si eres lo suficientemente estúpido como para desafiarlos, te sacarán en tres segundos”.

Lo cual te hace preguntarte sobre todo eso de la “Alianza”, ¿no?

El término es esencialmente religioso (“contrato” se utiliza más comúnmente para describir los acuerdos civiles escritos), que se remonta al Antiguo Testamento. Y viendo cómo se hizo ese pacto con un dios que volaba alrededor del cielo en un pilar de humo y luz , y necesitaba un entorno especial construido para interactuar con sus súbditos, empiezas a preguntarte cuáles podrían ser las implicaciones de todo esto.

Bueno, empieza con esto. Como Jack Kirby (cuyos Eternos tanto inspiraron la primera película de Alien ), Scott parece haber sido picado fuertemente por el insecto de los antiguos astronautas y mordido duro. No sé cuál es la situación actual en el proyecto, pero en 2014 se informó de que Sir Scott estaba desarrollando una serie AAT para HBO llamada Faraón:

Scott ha firmado para servir como productor ejecutivo y director para este proyecto, que fue creado y vendido al canal premium de cable por David Schulner. El Hollywood Reporter explica:
El drama explora una explicación alternativa para la fundación y ascenso del antiguo imperio egipcio, en el que la grandeza nos fue otorgada por seres de otro mundo, poniendo en duda lo que significa ser un “dios”. El proyecto fue co-creado por Giannina Facio y Colet Abedi, que será productor ejecutivo junto a Scott y David Zucker para Scott Free.
Su película Prometeus fue parcialmente inspirada por los escritos del autor suizo Erich von Daniken que es conocido por sus libros como Recuerdos del Futuro y  Dioses del Espacio Exterior. Von Daniken es también un comentarista habitual en Ancient Aliens del Canal Historia.

Una vez más, no estoy seguro de dónde está Faraón hoy, pero de acuerdo con un informe de octubre de Omni el proyecto todavía estaba en marcha. Puede ser la razón por la cual se informó de que el reinicio programado de Stargate fue señalado en noviembre. Lo cual, si es así, me parece un poco curioso. ¿El poderoso Devlin y Emmerich escaparon de su territorio por Sir Scott? Huh.

Pero hay una interesante señal visual en uno de los avances que sugiere que Scott toma la AAT muy en serio. La tripulación del Covenant aterriza en un planeta alienígena y descubre una vista familiar. Desde io9:

En este planeta alienígena que parece no tocado por manos humanas está creciendo un reconocible trigo, que ha sido muy tocado por manos humanas. Esto juega en el mito Alien que había una raza de “ingenieros” que eran los progenitores de los seres humanos,
que son similares a nosotros, ¿por qué su alimento no sería similar? Y si viajaban alrededor, ¿por qué no llevarían semillas como nosotros?

¿Por qué el trigo es tan significativo en el contexto de la teleología de Prometeo? El difunto Lloyd Pye explica:

Muchos tienen predecesores “salvajes” que aparentemente eran un punto de partida para la variedad domesticada, pero otros, como muchos vegetales comunes, no tienen precursores evidentes. Pero para los que lo hacen, como las hierbas silvestres, granos y cereales, cómo se convirtieron en trigo, cebada, mijo, arroz, etc. es un profundo misterio.
Ningún botánico puede explicar de manera concluyente cómo las plantas silvestres dieron origen a las domesticadas. Aquí el énfasis está en “concluyentemente”. Los botánicos no tienen problemas para plantear hipótesis elaboradas en las que los agricultores del Neolítico (Nueva Edad de Piedra) descubrieron cómo hibridizar hierbas silvestres, granos y cereales, al igual que Gregor Mendel cuando cruzó las plantas de guisantes para descubrir la mecánica de la herencia genética. Todo suena tan simple y tan lógico, que casi nadie fuera de los círculos científicos nunca lo examina de cerca.

El trigo moderno es una de esas innovaciones que los científicos invierten en argumentos ontológicos para explicar. El trigo que conocemos obviamente existe por lo que simplemente tuvo que haber sido el producto de la domesticación a largo plazo. ¿Cómo exactamente la domesticación de una hierba silvestre esencialmente no comestible fue domesticada en un alimento moderno, -en el lapso de los siglos, ten en cuenta, si no milenios-, por los agricultores analfabetos de la Edad de Piedra nunca se aclara con exactitud. Pye de nuevo:

Por otro lado, los nuevos agricultores de la Edad de Piedra que estaban recién salidos de sus cuevas y apenas comenzaban a convertir el suelo por primera vez (según el escenario “oficial”), lograron de algún modo transformar las hierbas silvestres, los granos y los cereales que crecen alrededor de ellos en sus “primos” domesticados. ¿Es eso posible? ¡Sólo a través de un curso de milagros! En realidad, requiere innumerables milagros dentro de dos grandes categorías de milagros.
Las semillas y los granos eran irritantemente pequeños, como copos de pimienta o cristales de sal, que los ponen más allá de la capacidad de agarre y manipulación de los dedos humanos. También eran duros, como pequeñas cáscaras de nuez, haciendo imposible convertirlos en algo comestible. Por último, su química era adecuada para alimentar a los animales, no a los humanos. Por lo tanto, las variedades salvajes eran completamente demasiado pequeñas, completamente demasiado duras y nutritivamente inadecuadas para los seres humanos.
Necesitaban ser ampliados en tamaño, muy suavizados en textura y revisados ​​a nivel molecular, lo cual sería un desafío imponente para los botánicos modernos, mucho más para los agricultores del Neolítico.
A pesar de la aparente imposibilidad de cumplir con esos ambiciosos objetivos, los botánicos modernos confían en que los primeros agricultores tenían todo lo necesario para hacerlo: tiempo y paciencia. Durante cientos de generaciones de cruzamientos selectivos, conscientemente dirigieron la transformación genética de las pocas docenas que resultarían más útiles para los seres humanos. ¿Y cómo lo hicieron? ¡Por la sorprendente hazaña de duplicar, triplicar y cuadruplicar el número de cromosomas en las variedades salvajes!
El trigo y la avena domésticos se elevaron de un antepasado con siete cromosomas a sus actuales 42. Una expansión por un factor de seis”.

Recuerda que el cultivo del trigo provocó el ascenso de los sumerios, que tenían relaciones extrañamente íntimas con sus dioses (los Anunaki, por supuesto). Los antiguos griegos estaban seguros de que el trigo era el don de un dios; Demeter, en este caso. Fue el “misterio” final en los dramas que se pusieron en Eleusis. Los egipcios le atribuyeron el trigo a Osiris, el marinero estrella. Por lo tanto, su inclusión en esta película apenas parece incidental. Al contrario, parece como si alguien estuviera haciendo su tarea.

Ahora, los lectores antiguos de The Secret Sun se dan cuenta de que casi todas las franquicias importantes de la CF de los últimos 50 años (a partir de 2001: una odisea del espacio ) se centran en torno a la teoría de los antiguos astronautas de una manera u otra.

Star Trek, Doctor Who , Star Wars (posiblemente ), Battlestar Galactica , Alien (por supuesto), Stargate, Expediente X, Transformers , Indiana Jones y todos los universos Marvel y DC, establecieron sus mitos de creación, en diversos grados, como el trabajo de intrusos extraterrestres avanzados. ¿Eso le parece una coincidencia? Ciertamente no lo es para mí.

También ha habido una tonelada de programas de televisión y películas menos visibles pero aún significativos que han hecho lo mismo, como Jonny Quest , The Phoenix , El Hombre de Atlantis, así como El Fin de la Infancia, Cocoon, Hangar 18, incontables dibujos animados americanos y japoneses (incluso la muy popular tarjeta de juegos / anime Yu-Gi-Oh ). Tanto es así que no puede dejar de preguntarse si no hay un culto cargo muy poderoso en el trabajo detrás de las escenas en Tinseltown**.

Con todo eso en mente, así como el programa Ancient Aliens (ahora en su 12ª temporada), los investigadores podrían ser perdonados por creer que todo esto era parte de algún programa de acondicionamiento de larga duración. Ya sabes, un poco como el sugerido por el Instituo Brookings en 1960.

O exactamente igual, en realidad.

Los investigadores serían especialmente perdonados a la luz de esta reciente noticia de gran repercusión:

¿Fue nuestro sistema solar una vez que el hogar de una civilización avanzada, aparte de la nuestra, -quizás una que precedió a la humanidad por cientos de millones de años-, antes de ser aniquilada por un impacto de asteroide o algún otro cataclismo?
No hay evidencia de una especie tecnológica indígena prehumana, aunque la gente ha estado especulando acerca de ello desde la antigüedad. Pero un respetado científico espacial señala en un nuevo trabajo provocativo que si la existencia de extraterrestres espaciales inteligentes no ha sido establecida, tampoco se ha descartado.
Y si una raza de alienígenas inteligentes y tal vez espaciales hiciera su hogar en nuestro sistema solar, las huellas de su civilización perdida todavía estarían allí en alguna parte del sistema esperando a que las encontráramos.

Una “sincronicidad”, ¿no crees?

ACTUALIZACIÓN: Echa un vistazo a la reseña de Gordon sobre Alien: Covenant en Rune Soup.

CONTINUARÁ…

* Elizabeth es a menudo rastreada a Eliseba, pero también se puede enmarcar como una contracción de Eloah -Isis-Beth, o “Casa de Isis, la Diosa”.

** Manera un tanto despectiva de referirse a Hollywood

CHRISTOPHER L. KNOWLES                                The Secret Sun

EL ENGAÑO DELONGE 2ª PARTE

En la primera parte de este artículo, he argumentado que el ex cantante pop-punk convertido en icono de la Revelación-Ovni, Tom DeLonge, es utilizado como un conducto involuntario de desinformación y suave propaganda en apoyo del estado de seguridad nacional de EE.UU. Sugerí que la comunidad OVNI está siendo explotada en este contexto como un campo de pruebas fértil para monitorear cómo la desinformación moldea la creencia en una subcultura controlable y que la agenda puede relacionarse con la guerra psicológica, el potencial de militarizar la creencia en el país y en el extranjero.

Antes de continuar, vale la pena recapitular los temas y mensajes dominantes de la emergente narrativa de seguridad nacional de DeLonge, tal y como se expresa en su primer libro y en sus múltiples entrevistas para medios impresos y audiovisuales:

El fenómeno OVNI es real.
Las tecnologías exóticas están involucradas.
Mientras que las inteligencias no-humanas juegan un papel en la larga historia de los OVNIs, el fenómeno moderno es más el resultado de los programas de investigación y desarrollo humanos más secretos.
Estas tecnologías han sido ocultadas al público por razones legítimas de seguridad nacional. Muchas naciones se han dedicado desde hace tiempo a una secreta Guerra Fría por el acceso y el control de las tecnologías OVNI. Naturalmente, todo esto tiene implicaciones de largo alcance para la seguridad global.

DeLonge también ha insinuado sistemáticamente una influencia “no humana” detrás del enigma OVNI, pero hasta ahora se ha negado a especificar la naturaleza y el origen de esta influencia como le han descrito sus misteriosos “asesores”. DeLonge ha prometido que su narrativa transmedia continuará desarrollándose durante los próximos años, y, al hacerlo, “revelará” más de este intrigante hilo argumental. Sin embargo, podemos estar seguros de que todo lo que DeLonge ‘revele’ será totalmente inverificable para nuestro fin. Simplemente tendremos que tomar su palabra –para todo ello– tal como él a primera vista ha tomado la palabra de individuos y agencias que se especializan en el arte del engaño.

Escucha atentamente … ese timbre, ¿lo oyes? Ese es tu sentido común sonando la alarma. No lo ignores.

Si todavía no has leído la primera parte, te recomendamos que lo hagas ahora antes de ahondar más profundamente conmigo en el engaño DeLonge. Aquí, en la segunda parte, me concentraré menos en DeLonge y más en la historia documentada de los esfuerzos de desinformación de OVNIs. Es una cronología del engaño que se remonta a unas cuatro décadas. Debemos tratar de comprender la historia de DeLonge dentro de este marco histórico. Esto no será ni corto ni dulce, pero es necesario, y te animo a leer cada palabra.

Volveremos a Tom DeLonge al final de este artículo. Por ahora, si estás inclinado a seguir leyendo, ponte cómodo y prepárate para una historia digna del más paranoico de los thrillers de conspiración de Hollywood.

Espías, mentiras y gestión de la percepción

Los esfuerzos formales del gobierno de Estados Unidos para manejar la percepción pública de los OVNIs se remontan a principios de la década de 1950, cuando el Panel Robertson patrocinado por la CIA instigó una campaña de “desacreditación” a los OVNIs empleando el talento de psiquiatras, astrónomos y celebridades. En sus primeros años, las estructuras oficiales de poder parecían seguir las recomendaciones del Panel Robertson al pie de la letra, utilizando medios de comunicación tanto fácticos como de entretenimiento para “desmitificar y desacreditar” los OVNIs cada vez que se presentaba la oportunidad.

Un memorándum de la CIA desclasificado de principios de 1952 escrito por Walter B. Smith, Director de la CIA, dirigido a Raymond Allen, Director de la Junta de Estrategia Psicológica. En parte, dice: “… objetos voladores no identificados parecen tener implicaciones para la guerra psicológica, así como para la inteligencia y las operaciones … Sugiero que discutamos en una reunión temprana la posible utilización ofensiva o defensiva de estos fenómenos con fines de guerra psicológica”.

Mi opinión es que la propia CIA llegó a considerar sus tempranas tácticas de desprestigio como toscas, ilógicas e insostenibles. La Agencia pronto habría reconocido la futilidad de intentar refutar la existencia de un fenómeno que persistía en manifestarse públicamente a escala global. Sin embargo, fue posible manejar cómo el público percibiría el fenómeno. Más importante aún, era posible manejar cómo el público percibía la relación histórica del oficialismo con el fenómeno. A medida que pasaba el tiempo, el aparato de seguridad nacional de EE.UU. se alejó de la desacreditación absoluta de los OVNIs y en su lugar trató de abrazar y explotar lo que se estaba convirtiendo rápidamente en un sistema de creencias de la Nueva Era. A partir de la década de 1970, las agencias del estado hicieron esfuerzos concertados para manejar las percepciones populares de los OVNIs a niveles subcultural y pop-cultural en forma de “fugas” desinformativas a través de la comunidad OVNI, o a través de las narraciones de los productos de Hollywood. Los objetivos eran variados, pero la contrainteligencia y la guerra psicológica parecían ser factores de motivación clave. El efecto de estas operaciones encubiertas fue sembrar una densa narrativa conspirativa en el tejido de la moderna subcultura OVNI. Fue (y es) una interesada historia que estimulaba una desconfianza popular en las instituciones gubernamentales, mientras que simultánea -y paradójicamente- anima a los teóricos de la conspiración a mirar a esas mismas instituciones para la Verdad definitiva.

Ilustraciones de Jim Nichols

Por el bien del tiempo y el espacio, aquí saltaré tanto la gestión de la percepción OVNI y los esfuerzos de guerra psicológica de los años setenta. Puedo saltarlos porque han sido documentados a fondo en otro lugar. Si no estás familiarizado con los casos de Robert Emenegger y Paul Bennewitz, te animo encarecidamente a leer sobre ellos. Estos fueron los primeros intentos por parte de los agentes de inteligencia militar estadounidense de sembrar y empujar creencias particulares dentro de la comunidad OVNI.

Comienza el juego

Para los propósitos de este artículo, nuestra historia comienza en 1980, cuando los agentes de inteligencia fueron a toda velocidad con una ambiciosa y enormemente exitosa campaña de desinformación de OVNIs. Comenzó con el investigador William Moore, coautor de El Incidente Roswell, que había sido publicado a principios de ese año. Moore comprendió que estaba siendo utilizado por la inteligencia estadounidense, se lo habían dicho así de explícitamente aquellos que le utilizaban. Sin embargo Moore estaba bien con esto, ya que había hecho un trato secreto con ellos.

El contacto original de inteligencia de Moore era un enigmático individuo al que no se le dio nombre durante muchos años. Finalmente el autor Greg Bishop reveló que había sido Harry Rositzke (ya fallecido ), un ex oficial de alto rango de la CIA sacado del retiro. Moore se refirió a Rositzke públicamente sólo como “Halcón”. En su libro Project Beta, Greg Bishop describe cómo Halcón (Rositzke) le dijo a Moore que “representaba a un grupo de agentes de inteligencia en el gobierno de Estados Unidos que estaban cansados del secretismo que rodeaba al tema OVNI y estaban ansiosos por divulgar información más precisa al público. Ellos querían hacer esto a través de un investigador de renombre.” Moore, al parecer, era su hombre. O uno de ellos, al menos.

Director de espionaje de la CIA, Harry Rositzke , un hombre de gran prestigio e influencia en la CIA. Murió en 2002, de 91 años.

Sin embargo, había una trampa. “Para llegar a la información OVNI, tendría que estar de acuerdo en dar algo a cambio al gobierno.” Este “algo” era  ayudar a los agentes de inteligencia a plantear ideas particulares a la comunidad OVNI, mezclar la verdad con la ficción y monitorear e informar sobre cómo se estaba recibiendo, interpretando y difundiendo esta información. “Moore era un recurso, y nada más”, escribe Bishop. “Era sólo otra pieza del juego en el tablero de Halcón.”

Entra Richard Doty

En octubre de 1980, Halcón presentó a Moore a Richard Doty, un Agente Especial de la Oficina de Investigaciones Especiales de la Fuerza Aérea en la Base Aérea de Kirtland en Nuevo México. Doty se convertiría en el principal contacto de inteligencia de Moore. En otras palabras, Doty se convirtió en el controlador de Moore. Pero Doty era manejado por Halcón (Rositzke), quien estaba actuando bajo la autoridad de la CIA, o elementos dentro de ella.

Se pondría aún más complicado, como Greg Bishop observa:

En unos pocos años, Moore y sus colegas empezarían a asignar nombres de código a su creciente círculo de contactos para que pudieran hablar libremente sobre los progresos sin miedo a la identificación si fueran escuchados. A todos se les dieron  nombres de aves, y se les llamó colectivamente el “Aviario”.”

Moore acabaría por confesar de manera espectacular su papel como un activo de inteligencia en la conferencia MUFON anual en 1989. En lugar de ofrecer su prevista charla OVNI, describió cómo había hecho un trato con la comunidad de inteligencia, pero que había estado “jugando el juego de la desinformación y ensuciándose las manos lo suficientemente como para llevar a aquellos que dirigían el proceso a creer que estaba haciendo exactamente lo que querían que hiciera. Todo el tiempo continuaría abriéndose camino en la matriz de defensa e inteligencia para saber quién lo estaba dirigiendo y por qué.

La comunidad OVNI estaba indignada ante la confesión de Moore, y Moore sabía que era mejor no quedarse. Dejó el escenario rápidamente esa noche, y el campo ovnilógico también. Otros investigadores tenían poca inclinación para recoger las piezas, y la campaña de desinformación estaba lejos de haber terminado.

Richard Doty aparece en el documental de 2013, Mirage Men , dirigido por John Lundberg y basado en el libro de 2010 de Mark Pilkington.

En 1983, tres años después de su primera reunión con William Moore, Richard Doty invitó a la investigadora Linda Moulton Howe a la base de la Fuerza Aérea de Kirtland, donde le mostró lo que decía eran documentos secretos referentes a los accidentes/recuperaciones ovni y visitas de antiguos alienígenas. Los documentos sugerían que los extraterrestres de Zeta Reticuli eran los creadores de nuestra especie. Doty insinuó a Howe que los poderes ahora estaban listos para divulgar algo de esta información al público en general, y que ella debía desempeñar un papel en el proceso de aclimatación.

Pocos meses antes de la visita de Howe a Doty, el abogado de Nueva York Peter Gersten, el asesor legal de Citizen’s Against UFO Secrecy (CAUS)[Ciudadanos Contra el Secreto Ovni], también había recibido información “interna” de Doty. Howe resumió más adelante esta reunión:

Doty afirmó que el gobierno y los ETs tienen un acuerdo. Los extraterrestres podrían realizar mutilaciones animales y secuestros humanos a cambio de enseñar a expertos estadounidenses sobre tecnologías avanzadas alienígenas.”

MJ-12

Al año siguiente, en diciembre de 1984, el socio de investigación de William Moore, -el productor de Hollywood Jamie Shandera-, recibió un rollo de película sin revelar que, cuando se procesó, mostró fotos de documentos que discutían un supuesto choque de un platillo cerca de Roswell, Nuevo México, en 1947. Los documentos describían cómo la colisión del platillo llevó al establecimiento de ‘Majestic 12‘ o ‘MJ-12’, un grupo de doce científicos y militares de primera línea encargados por el presidente de dirigir secretamente el asunto de los OVNIs y comprender la verdadera naturaleza y propósito del fenómeno, especialmente las tecnologías avanzadas involucradas.

En los años siguientes, otros documentos MJ-12 fueron “descubiertos” silenciosamente. El contenido de los nuevos documentos apoyaba el de los originales, convenciendo a Shandera y Moore de que el MJ-12 era el verdadero acuerdo y que elementos dentro del gobierno de Estados Unidos habían estado involucrados en la investigación y desarrollo de tecnologías alienígenas que se remontaban a finales de la década de los 40 e incluso habían establecido tratados con los ocupantes de los OVNIs. Los hombres se sentaron ante los documentos MJ-12 durante tres años antes de que Moore los compartiera con la comunidad OVNI en junio de 1987. Lo hizo siguiendo el consejo de Halcón (Rositzke).

Los documentos MJ-12 han sido sometidos a un extenso examen forense y se ha demostrado convincentemente que son fraudulentos. Sin embargo, se está de acuerdo en que quienquiera que los creó se tomó muchas molestias para hacerlo. En resumen, los documentos, de forma realista, sólo podían ser producto de una laboriosa operación de contrainteligencia. Esto no ha impedido que la mayoría de los investigadores ovni acepten, en esencia, la historia del MJ-12. Como señaló George P. Hansen en su libro The Trickster and the Paranormal (El Tramposo y lo Paranormal), a partir de los años 80:

MJ-12, o un grupo similar de cualquier otro nombre, se convirtió en una pieza central de la teórica de los ovnílogos. Estableció un paradigma principal para muchos investigadores. Recopilaron fragmentos de evidencias e intentaron integrarlos en este marco.”

Era un marco construido alrededor de Roswell y la tentadora noción de que los círculos oficiales tenían una comprensión íntima y un firme control de la cuestión de los ovnis.

OVNIS en directo

Esta historia central emergente fue enriquecida y popularizada el 14 de octubre de 1988, con la emisión de UFO Cover-up ?: Live! (¿Encubrimento Ovni? En Directo), un programa televisado nacional de dos horas de duración que examinaba la historia y el secreto de los ovnis. Presentado por el actor Mike Farrell, el espectáculo fue catalogado como la exposición definitiva del encubrimiento OVNI. Robert Friend y el ex portavoz del Pentágono, el Coronel William Coleman, así como el cineasta Robert Emenegger y el oficial de seguridad de la Base de la Fuerza Aérea Holloman, Paul Shartle (quien afirmó haber visto unas prometidas imágenes de aterrizajes alienígenas pero nunca entregadas a Emenegger en los años setenta). También se entrevistó a varios testigos OVNIS de alto perfil.

Las estrellas del espectáculo fueron William Moore y Jamie Shandera, quienes presentaron al mundo a sus informantes aviarios, Halcón y Cóndor, que aparecieron en el espectáculo siluteados y con sus voces distorsionadas electrónicamente. Como si las cosas no fueran ya lo suficientemente misteriosas, el silenciado ‘Halcón’ no era el verdadero Halcón, sino Richard Doty, que estaba al lado de su jefe, Harry Rositzke. Más tarde se supo que Rositzke estaba sentado en el auditorio del estudio todo el tiempo, observando silenciosamente  el asunto. Más adelante se relevaría que “Cóndor” era el antiguo capitán Robert Collins de la USAF, que, como Doty, también había estado estacionado en la base de la fuerza aérea de Kirtland.

Entre ellos, Moore, Shandera, ‘Halcón’ (Doty) y Condor discutieron sobre MJ-12, recuperaciones de accidentes de ovnis (incluyendo Roswell) y la relación entre el gobierno de EE.UU. y dos entidades biológicas extraterrestres, EBE-1 Y EBE-2, así como la biología y cultura alienígena (incluyendo la pasión de los EBEs por el helado de fresa y la antigua música tibetana). En el debut pop-cultural de Blink, el Area 51 también fue mencionada fugazmente en un texto. Esto no fue un accidente, ya que el año siguiente el Área 51 serviría como el foco del siguiente capítulo de la narrativa ovni, finamente adaptada por los guardianes secretos.

UFO Cover-Up ?: Live! sirvió para cristalizar y sintetizar todos los elementos de la emergente “historia central” OVNI que había sido sembrada hasta ese momento en la comunidad OVNI por agentes del gobierno.

El espectáculo fue producido por Michael B. Seligman, que durante años había sido un organizador clave de ceremonias de los premios de la Academia. Fue y es un hombre de considerable influencia en Hollywood. También participó como productor Tracy Tormé, guionista de Fire in the Sky e Intruders. En una entrevista de 2014, Tormé me explicó su participación en el programa y los extraños acontecimientos que se desarrollaron durante su desarrollo y producción.

La historia interna

“Al principio hubo algunas esperanzas muy altas para este proyecto”, me dijo Tormé. “Serían dos horas de duración, iba a ser en vivo, no iban a reparar en gastos…. querían exponer el encubrimiento de los ovnis y demás, y todo se puso en marcha muy bien”.

Las cosas comenzaron a ponerse extrañas cuando el enigmático William Moore se obligó a sí mismo a implicarse en el proyecto. En ese momento, Moore todavía tenía que confesar su extenso papel de “agente” controlado por la comunidad de inteligencia de los EEUU. Esa confesión vendría al año siguiente. “Bill Moore quería involucrarse en el proyecto porque había oído todo sobre él”, recordó Tormé. “Así que entró y fue muy de intriga y misterio. Insistió en reunirse con los productores a puerta cerrada, y no podían contar a ninguno de nosotros lo que habían discutido.” En poco tiempo, Moore llevó a los productores a una isla en medio de los Grandes Lagos donde les presentó a sus Informantes, ‘Halcón’ (Doty, no Rositzke) y ‘Cóndor’ (Robert Collins).

“Después de esta reunión que tuvo lugar en un barco en medio de uno de los grandes lagos, Michael Seligman regresó y estaba asustado de su propia sombra”, continuó Tormé. “Quiero decir, fue simplemente increíble ver el cambio en él. Estaba muy, muy tenso de repente. Estaba muy, muy nervioso. Estaba paranoico. Él nos decía  constantemente que bajáramos la voz cuando hablábamos en las oficinas. Obviamente estaba preocupado de que alguien nos estuviera escuchando.

Tracy Tormé

Después de escuchar los cuentos de MJ-12 y quién sabe qué más de Halcón y Cóndor, Seligman mostró signos de venirse abajo. “Simplemente perdió completamente los papeles”, dijo Tormé, “comenzó a tomar muchas decisiones realmente irracionales. Estábamos haciendo un programa en vivo, pero Michael insistió en que cada persona que apareciera en la cámara durante las dos horas tenía que leer los letreros de referencia. Su razonamiento era que no quería que nadie dijera nada que no esperaba. Quería saber lo que iban a decir. Así que lo que acabó ocurriendo fue que cada entrevista tuvo una estúpida apariencia artificial y acartonada”.

Le pregunté a Tormé si sentía que el programa de televisión había sido usado y secuestrado para el propósito de desinformación OVNI. “En esa época había personas que estaban intencionalmente diseminando desinformación a un selecto grupo de investigadores, entre ellos Bill Moore, Jamie Shandera o Linda Moulton Howe”, reconoció Tormé. “Falsa información estaba siendo canalizada a estas personas. Obviamente Richard Doty fue uno de los desinformandores, y también estuvo involucrado en UFO Cover-Up ?: Live! Así que hay una cierta verdad en los rumores de la conspiración. Podrían haber existido esfuerzos externos para ejercer algún control sobre el proyecto a través de Mike Seligman, al que le temblaban las piernas por ello, y tan asustado por lo que se le había dicho, que estábamos sin timón. No teníamos a nadie a cargo de este proyecto “.

Cuando le pregunté qué podría haber causado una reacción tan extrema de Seligman, Tormé especuló:

Probablemente le dijeron algo que parecía muy ominoso, como si nos dirigiéramos hacia una invasión alienígena, o algo así. Y él se tragó la historia de cabo a rabo.

Tom DeLonge cree que está recibiendo la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad de sus misteriosos “asesores”.

Lo que nos trae, aunque brevemente por ahora, de vuelta a Tom DeLonge, al que parece que sus propios contactos oficiales le han contado una historia sorprendentemente similar. Es lo de siempre: los OVNIs representan una amenaza sin precedentes para la seguridad nacional y el secreto histórico se justifica por estos motivos, -los “malos” no lo son tanto después de todo. La historia también transmite un mensaje sutil pero potencialmente preocupante a las potencias enemigas observadoras: “Tenemos la tecnología de Star Trek, ¡no te metas con nosotros!” ¿Qué mejor manera de asustar a los potenciales agresores que de hacerles sospechar que estás en posesión de tecnologías extraterrestres super avanzadas?

Vale la pena señalar que UFO Cover-Up ? realizó entrevistas en pantalla a varios  científicos soviéticos desde Moscú. Al principio de la serie, el anfitrión Mike Farrell subraya la importancia de esta participación soviética, describiéndola como “la primera glasnost OVNI en la historia de la televisión”. Más tarde en el programa, Farrell, aún leyendo desde su apuntador electrónico, le dice a uno de los soviéticos, “gracias por abrir un nuevo canal de comunicación entre los Estados Unidos y la URSS”. No olvidemos que el programa fue transmitido en 1988 durante las duras heladas de la Guerra Fría. En un arreglo extremadamente inusual, el programa, cuyo eje fundamental era traer la historia central ovni a una audiencia masiva, fue transmitido en vivo simultáneamente en América y la Unión Soviética.

Aparte de la posible meta de jugar con la mente del enemigo, el engaño DeLonge es quizás más sensatamente visto como el último ejemplo del aparato de inteligencia plantando ideas particulares en una subcultura cercana, sembrando la verdad con la ficción y supervisando cómo esta información está siendo recibida, interpretada y difundida. Nos lleva otra vez de regreso a ‘Halcón’. Los nombres y los rostros pueden cambiar, pero el juego sigue igual.

Citando a George P. Hansen:

Cualquier análisis legítimo que intente explicar la creencia en OVNIs debe reconocer que la subcultura OVNI está inundada de desinformación difundida por el personal del gobierno, y que esto ha jugado un papel enorme en la formación de la subcultura. Prácticamente todos los investigadores OVNI que hacen presentaciones públicas regulares son de vez en cuando abordados por personas que afirman haber visto materiales o documentos durante el servicio militar que confirmaron que el gobierno tiene proyectos OVNI … Estos informantes de bajo perfil son una fuente importante de creencias OVNI sostenidas por millones de personas. Su información circula discretamente por toda la cultura…”

Este es el caso. Pero el siguiente “informante” estaba lejos de ser de bajo perfil. Debería gritar desde los tejados, y su testimonio se convertiría en un pilar central de la moderna teoría de la conspiración OVNI….

En la tercera parte, seguiremos la campaña de desinformación a medida que evolucionó a lo largo de los años noventa y en el nuevo milenio en los testimonios de nuevos ‘denunciantes’ y ‘filtraciones’ y veremos cómo el aparato de defensa estadounidense explotó su antigua relación con Hollywood para amplificar a nivel  de la cultura-pop su propia e interesada narrativa ovni cuidadosamente elaborada. Todo conduce lenta pero inevitablemente a cierto cantante punky ojiplático.

Continuará…

ROBBIE GRAHAM                           MYSTERIOUS UNIVERSE

LA TIERRA PODRÍA SER UN ZOO ALIENÍGENA Y NOSOTROS SÓLO UNA ATRACCIÓN

zoohip1¿Dónde está todo el mundo?”

Mientras que el telecospio de búsqueda masiva extraterrestre se inauguró el mes pasado en China y sondas y rovers buscan evidencia de vida en Marte, la paradoja de Fermi continúa burlándonos: si hay miles de millones de estrellas similares al Sol en la galaxia con miles de millones de planetas tipo Tierra posiblemente miles de millones de años más viejos, hay altas probabilidades de que existan civilizaciones más avanzadas por ahí que nosotros. ¿Dónde están? Enrico Fermi lo preguntó y muchos continúan resflexionando, “¿dónde está todo el mundo?”

El científico, presentador de televisión y ex estrella de rock irlandés, Brian Cox (D: Ream) propuso recientemente la pesimista visión por la que si no los hemos visto es porque todos ellos en lugar de usar su avanzada tecnología para el viaje espacial lo hicieron como arma y se han exterminado. Recientemente, otra igual de pesimista teoría ha vuelto a aparecer en respuesta. Otra estrella del rock canta al respecto:

Cada vez que respires
Cada vez que respires
Cada movimiento que hagas
Cada atadura que rompas
Cada paso que des
Estaré observándote

La hipótesis Zoológico fue propuesta en 1973 por el radioastrónomo del  MIT John Ball. Su idea era que existe vida extraterrestre y está tan adelantada a nosotros que no nos quiere afectar o  influenciarnos, lo que nos deja solos y simplemente observa el planeta desde un lugar oculto. En realidad  es más una hipótesis “reserva natural” que un zoológico, ya que implica que no fuimos capturados e instalados en recintos, sino dejados en nuestro propio hábitat natural para su placer visual (aparentemente deben tener una avanzada televisión también). Esperemos que realmente se hayan desarrollado hasta el punto en que estemos en una reserva natural y no en un “coto de caza” para su placer cinegético.
zoohip2
Esa idea abre un hueco en la hipótesis zoológico. Tiene sentido si se asume que la civilización extraterrestre avanzada es benévola y la única con estas capacidades, pero, ¿y si hubiera más de una? Para mantener todas estas civilizaciones alienígenas ocultas mientras observan la Tierra requeriría ya sea la cooperación entre ellas, – posiblemente dirigida por una civilización de control o líder-, o una evolución convergente en la que todas evolucionaron de forma independiente al mismo estado benevolente de ‘vamos a ver, pero no interferir’. Eso es pedir mucho de la evolución.

Si bien controvertida y no muy considerada en los círculos científicos, la hipótesis zoológico se presenta en muchas formas en la ciencia ficción y otras áreas. Arthur C. Clarke la utilizó en su novela, El fin de la infancia, donde los observadores extraterrestres se revelan cuando los seres humanos están a punto de desarrollar viajes espaciales. Y Star Trek tiene su “Primera Directiva” que sitúa a los seres humanos como la civilización avanzada, como el capitán Picard señaló.
zoohip3
La historia ha demostrado una y otra vez que siempre que la humanidad interfiere con una civilización menos desarrollada, no importa cuan bien intencionada pueda ser, los resultados son invariablemente desastrosos.”

El gran filósofo Calvin de la tira cómica Calvin and Hobbes de Bill Watterson parece que también ha considerado la hipótesis Zoo.

A veces creo que el signo más seguro de que existe vida inteligente en otros lugares del universo es que ninguna ha intentado ponerse en contacto con nosotros.
zoohip4
¿Están Calvin, John Ball y otros que apoyan la hipótesis del zoológico en la pista correcta? Tal vez la única manera de averiguarlo es llegar a estar avanzados nosotros mismos. ¿Cuales son as probabilidades de que ESO suceda?

PAUL SEABURN    Mysterious Universe

OVNIs… ¡EL HORROR!

horrorovnis0Los OVNIs y el terror siempre han ido mano a mano en Hollywood. Desde 1951, cuando The Thing from Another World aterrorizó a todo los espectadores con su gigantesco monstruo humanoide vegetal, las audiencias se han deleitado con la repulsión de los extraterrestres en la gran pantalla. Pero mientras que la mayoría de los ETs de Hollywood son invasivos, no todos son explícitamente horribles o escalofriantes.

La popularización de la mitología de la abducción a finales de la década de 1980 y principios de la década de 1990 ha dado a Hollywood una nueva y rica vena para aprovechar -una que se prestaba de forma natural con el género del terror. Víctimas indefensas siendo arrancadas de su entorno familiar en la oscuridad de la noche por entidades no humanas furtivas es el horror que se escribe por sí mismo.

Las adaptaciones de Hollywood de Communion de Whitley Strieber e Intruders de Budd Hopkins (1989 y 1992 respectivamente) representaron los primeros intentos de la industria de comprometerse seriamente con el fenómeno de la abducción en todo su espectro de rarezas según lo informado por los experimentadores. En tanto que la vida real no se ajusta al género, Communion e Intruders entraron en una mezcla de tonos: ciencia ficción, horror, drama familiar, pero por encima de todo eran historias existenciales. Por desgracia, este tipo de productos desafiantes del género no le sentaron bien a los jefes de estudio, que querían narrativas fáciles de empaquetar para un público cada vez más idiotizado.
horrorovni2

Hollywood simplificó su enfoque de las abducciones en 1993 con Fire in the Sky, la adaptación para la gran pantalla del famoso relato de la vida real de Travis Walton sobre una abducción extraterrestre en Arizona ocurrida en 1975. El guión de Tracy Tormé fue un relato razonablemente fiel de la experiencia de Walton -es decir, hasta su acto final, que distorsiona notablemente el encuentro de Walton fuera de todo reconocimiento. Los seres ‘nórdicos’ descritos por Travis y su caminata junto a él en un puerto espacial no estuvo en ninguna parte para ser vistos en la película. Los Grises nerviosos de Walton fueron sustituidos por seres temibles tipo duendes que literalmente arrastrarían al leñador como un saco de patatas a través de su pestilente, podrida nave espacial -todos los túneles eran húmedos y goteantes como sacos embrionarios- antes de pegarlo a una mesa con una membrana sofocante y someterlo a una tortura gráfica con una gruesa aguja en el globo ocular. Sigue siendo una secuencia horrible, tan poderosa como para borrar casi toda la memoria de los acontecimientos que la preceden.

horrorovni3Para ser justos con la guionista, la mano de Tormé fue forzada lejos de la palabra del relato de Walton por los nerviosos ejecutivos del estudio en Paramount, que habían amenazado con tirar del enchufe de la película si no se hacían cambios radicales. Walton mismo estuvo de acuerdo con estos cambios, aunque de mala gana. Esto marcó el punto en el tiempo cuando la abducción extraterrestre realmente entró en el género del terror. Hollywood nunca ha mirado atrás.

Aquí hay cuatro películas claramente ufológicas de años más recientes que han explotado el fenómeno de la abducción hacia el efecto de lo horroso…

The Fourth Kind (La Cuarta Fase) (2009)

horrorovni4La Cuarta Fase fue pretendida por los estudios Universal como siendo una historia real “sobre la base de estudios de casos reales” de los archivos de la Dra. Abigail Tyler, una psicóloga que había recogido testimonios perturbadores de la ciudad de Nome, Alaska, donde numerosos residentes presuntamente habían desaparecido desde la década de 1960. Universal presentó recortes de noticias en línea de archivos de varios periódicos de Alaska, pintando un cuadro de una ciudad históricamente plagada de avistamientos de OVNIs y aparentes abducciones alienígenas.

horrorovni8La película se basa ampliamente en la ufología, presentando a una psicóloga (a la John Mack) entrevistando a numerosas personas cuyas vidas han sido vueltas al revés por misteriosos disturbios nocturnos. En una conocida referencia a la lechuza en la tradición de las abducciones, cada uno de los experimentadores también afirma haber visto al ave inmediatamente antes y durante sus traumas. La lechuza se reveló más tarde siendo una pantalla en la memoria protegida por los extraterrestres, que aquí son casi demoníacos en naturaleza, ya que físicamente poseen y hablan a través de los cuerpos de sus víctimas en una lengua oscura y retorcida, la que se nos dice es sumeria -una clara referencia a los Annunakis en la tradición de los antiguos astronautas. La experimentación invasiva está representada, incluidos los procedimientos en el sistema reproductor femenino, pero la agenda definitiva de los alienígenas se deja en un misterio.

La Cuarta Fase se presenta como un docudrama con material “real” que captura los eventos en Nome junto con reconstrucciones dramáticas con actores de Hollywood. En varios puntos a lo largo de la película, se presentan simultáneamente las “reconstrucciones dramáticas” y los ”hechos reales” en pantalla dividida con el fin de que el espectador pueda distinguir claramente entre los dos. Pero, por supuesto, nada de esto es real. El material de archivo “real” fue fabricado en su totalidad, también lo eran todos los recortes de prensa de Alaska utilizados por Universal en su campaña de marketing. La Dra. Abigail Tyler nunca existió, ni tampoco cualquier otra persona que se presenta la película. Cuando esta elaborada farsa de Hollywood fue revelada, Universal fue notificada de una demanda desde el Club de Prensa de Alaska, a quien el estudio accedió a pagar $ 20.000 por socavar la credibilidad de los diversos diarios cuyos nombres habían sido explotados por el estudio. La película pasó a ganar unos respetables $ 49 millones de su inversión de $ 10 millones.

Dark Skies (2013)

horrorovni5No debe confundirse con el programa de televisión Dark Skies de Bryce Zabel de la década de 1990, de la que esta película descaradamente tomó su título, Cielos Oscuros sigue la difícil situación de los Barrett, una familia suburbana que ha sido “marcada” por malvados Grises para aterrorizarlos nocturnamente y secuestrarlos. Los esposo y esposa Daniel y Lacey (Josh Hamilton y Keri Russell) lentamente van aceptando que los actos insidiosos que plagan sus vidas no tienen una explicación terrenal y, en su desesperación, se dirigen al ufólogo y abducido Edwin Pollard local (J. K. Simmons) en busca de respuestas. Cielos Oscuros es formulista y predecible, pero al verse de cerca demuestra cierta comprensión del fenómeno de la abducción tal como se ha informado, o al menos de sus características principales. Como es habitual, algunas de estas características se distorsionan para el efecto horroroso.

El comportamiento de los Grises en Cielos Oscuros no está demasiado lejos ufológicamente de la realidad. A veces se comportan como duendes, de manera invisible asaltando la heladera de la familia, robando fotos de la familia de sus marcos, y, en una escena aparentemente rinde homenaje a la película Poltergeist (1982), apilando elaboradamente artículos para el hogar en la cocina. El efecto es el de aturdir y asustar. Aunque exageradas, estas escenas son significativas en que numerosas personas secuestradas han reportado sucesos paranormales en conjunto con sus experiencias -específicamente fenómenos poltergeist y las llamadas ‘personas en las sombras’. Estos últimos fenómenos se representan en Cielos Oscuros en escenas donde las CCTVs capturan imágenes borrosas de figuras como sombras que en silencio se infiltran en la casa de la familia en la noche, amenazando las mesitas de noche de los niños. En este sentido, la película es fiel a la literatura de las abducciones, que describe a los Grises y a otras entidades que sin esfuerzo ganan el acceso a los secuestrados en un entorno determinado -ventanas, puertas, incluso paredes de ladrillo, no son obstáculos para las inteligencias que demuestran consistentemente habilidades casi sobrenaturales.

Dark Skies cuenta con elementos ufológicos de principio a fin, lo que sugiere un nivel razonable de investigación por parte del escritor/director Scott Stewart. Pinturas de búhos cuelgan en un lugar destacado en la habitación de un niño, miembros de la familia experimentan tiempo perdido, desorientación, sangrado de la nariz; descubren implantes en sus cuerpos y marcas inexplicables en la piel, incluyendo contusiones e incluso formas geométricas, como tantas veces se ha informado en los casos de la vida real.

Dark Skies recibió una pobre a mediocre revisión de los críticos, pero llegó a recaudar unos muy respetables $ 27 millones de su muy modesto presupuesto de $ 3,5 millones.

Alien Abduction (2014)

horrorovni6Esta película-metraje encontrado recibió una distribución limitada en salas después de una presentación en video a demanda. Los acontecimientos de la película son documentadas por un niño autista de once años de edad (interpretado por Riley Polanski), quien, junto con su familia, es atacado y secuestrado por los Grises, mientras estaban en un viaje de campamento en las montañas Brown de Carolina del Norte -una región conocida en la vida real por su folklore relacionado con misteriosas luces en el cielo.

Tratando de difuminar el hecho y la fantasía OVNI, la película abre con el texto que nos informa que lo que sigue es “material de archivo real filtrado de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.” Vemos entonces tomas movidas filmadas dentro de la nave extraterrestre de personas que están siendo torturadas. Los gritos llenan el aire pútrido. Al igual que en Fuego en el Cielo, y en agudo contraste con los testimonios de los experimentadores, el ambiente extraterrestre aquí es como de calabozos.

La narración comienza entonces adecuadamente, con las imágenes de la cámara de Riley que nos revela los acontecimientos que él y su familia vivieron. Una parte sustancial de la acción tiene lugar en un túnel en una carretera solitaria, en el que la familia tropieza con decenas de coches abandonados, sus conductores y pasajeros parecer haber sido secuestrados en masa. El método de la abducción es violento y desordenado, requiriendo que el secuestrado esté directamente al alcance del zarpazo de un Gris, o claramente dentro de un rayo tractor. Los alienígenas aquí parecen muy lejos de ser entidades pensantes, razonantes. Son monstruos brutales, cuyos métodos son crudos y sucios.

Cuando todos los miembros de la familia han sido asesinados o secuestrados, incluyendo Riley (cuya cámara sigue filmando a bordo de la nave espacial antes de ser desechada de vuelta a la Tierra por un Gris resongante), el material es recuperado por el personal del Proyecto Libro Azul. Una tarjeta dice: “Todo el material es propiedad de archivo de la Fuerza Aérea de EE.UU.:. Proyecto Libro Azul Caso # 4499”.

Extraterrestrial (2014)

horrorovni7En una configuración de terror bien nacido, un grupo de jóvenes amigos se reúnen para un buen rato en una cabaña aislada en el bosque. No son zombis o demonios los que echan a perder su diversión, sin embargo, sino Grises altos, que han estrellado cerca su platillo volante. Extraterrestre juega con los “adolescentes vs. extraterrestres” con una pesada deuda con la ufología. Fuego en el Cielo, en particular, sirvió como una influencia fuerte. La escena inicial es un claro homenaje a la escena de la cabina de teléfono en Fuego donde un traumatizado, casi animal Travis Walton pide ayuda desesperadamente tras su secuestro. Extraterrestre, incluso cuenta con una escena que refleja casi como un espejo la famosa escena de la película de Walton, donde Travis sale del vehículo y mira asombrado a una nave por encima, sólo para ser ‘golpeado’ por un haz de luz antes de ser llevado. El interior de la nave espacial en Extraterrestre es muy parecida a la de la película sobre Walton -orgánica, húmeda y pegajosa. Si estas alusiones no eran lo suficientemente sutiles, el nombre de uno de los personajes de Extraterrestre, el brusco leñador actuado por Michael Ironside, es Travis.

Más allá de sus homenajes a Fuego en el Cielo, Extraterrestre se referencia hacia otras facetas y eventos ufológicos. El guión cuenta con mutilaciones de animales y un OVNI estrellado con restos “como papel de aluminio,” una descripción utilizada por los testigos de Roswell. Hay incluso un equipo de recuperación/choque al estilo Proyecto Polvo Lunar, cuyo jefes en el gobierno han mantenido un tratado con los extraterrestres desde 1947. El tratado, se nos dice, es “un simple acuerdo básico con la regla cardinal: no se involucren.” En esencia, entonces, el gobierno ha estado haciendo la vista gorda a experimentaciones humanas de los alienígenas durante casi siete décadas. Los experimentos en Extraterrestre se limitan principalmente a sondeos anales letales con grandes taladros de metal. Los extraterrestres aquí son monstruos, nada más. Como tales criaturas violentas sobrevivieron el tiempo suficiente como especie para desarrollar los viajes interestelares o transdimensionales es, como era de esperar, algo nunca considerado.

Decenas de miles de personas en todo el mundo siguen informando de interacciones físicas y/o mentales, con inteligencias de otro mundo. Independientemente de la perspectiva personal de cada uno de tales relatos, parece justo decir que el tratamiento del fenómeno de la abducción en Hollywood ha sido generalmente crudo y simplista. Hoy en día, Hollywood no muestra señales de comprometerse con saber del folkclore del secuestro más allá de sus tropos de terror más evidentes; poco interés en la exploración de los aspectos frecuentemente reportados psicológica y espiritualmente transformadores de estas experiencias a nivel individual y colectivo. Sí, las películas sobre abducciones del futuro pueden (y tal vez deberían) ser todavía muy atemorizantes, pero no siempre tienen por qué asustar a expensas de los matices narrativos y la complejidad psicológica. Yo, por ejemplo, espero que más cineastas comiencen a reconocer este tema por el rico tapiz de la emoción humana que realmente representa. Habrían películas que pagaría por ver.

ROBBIE GRAHAM

Fuente Original: MysteriousUniverse

Modificado por Orbitaceromendoza

¿SON LOS OVNIS INTELIGENCIAS ARTIFICIALES EXTRATERRESTRES?

800px-Raymond_Kurzweil,_Stanford_2006_(square_crop)El erudito Ray Kurzweil, en varios libros y artículos, ha postulado que “especies” alienígenas podrían haber visitado o estar visitando este planeta en forma de artefactos de Inteligencia Artificial.

Delegados de Lugares Lejanos:

Nuestra visión contemporánea popular de visitas de otros planetas en el Universo contempla criaturas como nosotros con naves espaciales y otras tecnologías avanzadas que les asisten. En algunas concepciones los alienígenas tienen una apariencia muy similar a la humana. En otras, parecen un poco extraños….

….Visitas de entidades inteligentes de otro planeta representan una fusión de una evolucionada especie inteligente con su tecnología computacional inteligente aún más evolucionada….

Un super-inteligencia computacional de finales del siglo XXI aquí en la Tierra será de tamaño microscópico. Por lo tanto, una delegación inteligente de otro planeta no es probable que use una nave espacial del tamaño que es común en la ciencia ficción de hoy …. Considere que el objetivo de dicha visita no es probable que sea la extracción de recursos materiales ya que una civilización tan avanzada casi seguro que  ha pasado más allá del punto donde no se necesita ningún material significativo …. El único propósito probable de esta visita es para la observación y la recopilación de información. La única riqueza de interés para una civilización tan avanzada será el conocimiento … “[páginas 257-258, La era de las máquinas espirituales: Cuando los Ordenadores Superen la Inteligencia Humana, Penguin Books, Nueva York, 1999]
353803

(Kurzweil ha elaborado y ampliado  su opinión en libros posteriores, La singularidad está cerca (2005), Cómo crear una Mente (2013), etc. , que traeré aquí más tarde).

Biografía de Wikipedia de Kurzweil:

https://en.wikipedia.org/wiki/Ray_Kurzweil

La opinión de que civilizaciones avanzadas fuera de la Tierra evolucionarían de manera similar a cómo las civilizaciones se han desarrollado aquí es rizar el rizo extraterrestre como yo lo veo.

Las teorías evolutivas de Darwin se aplican a la Tierra (solamente) y son por lo tanto únicas.

Es decir, las vicisitudes de este planeta no se pueden encontrar en otro lugar en el Universo (excepto por pura casualidad el que las probabilidades están en contra, a menos que uno postule que Dios es el creador de todas las cosas, una idea que no es irracional, por cierto…. pero para otra ocasión).

Los empujes evolutivos y la(s) lucha (s) por la supervivencia sólo pueden aplicarse a este planeta; serían totalmente diferentes en otro lugar, donde la geología, la atmósfera, las especies exóticas, y otros elementos únicos estarían implicados.

Aquí surgió la tecnología no simbióticamente, sino de las mentes creativas de hombres como Babbage, Turing, para la informática (que es el impulso de la IA de  Kurzweil) y todos los hombres y mujeres que proporcionaron ideas y esfuerzo para hacer máquinas.

Que tales “personas” emergieran en otro planeta es un imaginativo paso que aturde la mente.

Sin embargo, me gusta la idea de que los ovnis son vehículos o entidades con una esencia IA.

[Muchos avistamientos de ovnis en la literatura denota una pátina IA (que he relatado anteriormente aquí y recapitularé cuando termine el próximo libro de Nick Bostrom, Superinteligencia: Caminos, Peligros, Estrategias]

Si una especie avanzada creó máquinas que acabaron reemplazándola, uno puede imaginar que una inteligene máquina autoreplicante podría ponerse en camino a buscar en la galaxia o el universo “máquinas” o inteligencias como ella.

La curiosidad no sería ajena a una especie IA (si entiendo a Kurzweil correctamente).

Si eso no  te seduce, ¿qué hay de máquinas IA avanzada de nuestro futuro?

Unas máquinas tan avanzadas como para pensar y crear/mantenerse a sí mismas, después de un espacio de tiempo (millones de años o más), y que han llegado a comprender y controlar el tiempo.

Una visita al pasado, como los convoyes extraterrestres, no sería una incursión prohibida o no deseada por cualquier especie inteligente, IA u otra diferente.

El libro de Bostrom se publicará en mayo y varios libros de Kurzweil (y otros del género IA) son difíciles de digerir para uno con escasas capacidades intelectuales, como yo, pero seguiré revisando este tema, ya que parece ser una posible explicación ovni.

Después de todo, no hay otra explicación preminente.

Copyright 2016 InterAmerica Inc.

RR         The Ufo Iconoclast

ENCUENTROS CERCANOS Y ESCALOFRIANTE CAMUFLAJE

becredUno de los más extraños, -y potencialmente uno de los más preocupantes-. aspectos del fenómeno OVNI es el que sugiere que los alienígenas no están sólo visitándonos o abduciéndonos. Ellos pueden estar tratando de infiltrarse entre nosotros. Un oculto, silencioso ejército de algún lugar. Uno que poco a poco, y año tras año, está incrementándose. En cuanto a la razón, bueno, esa es la cuestión más importante de todas. Si el escenario es cierto, las noticias no pueden ser buenas. En algunos aspectos, la situación no es diferente a la presentada en la serie de televisión de 1960, Los Invasores , en la que unos extraterrestres hostiles asumen forma humana y comienzan a introducirse en nuestra civilización. Su objetivo: apoderarse del planeta.

Tengo constancia de un gran número de informes que sugieren fuertemente que entidades de otros lugares están camuflándose para moverse entre nosotros. Estamos hablando, -seguro que tan extraño como suena-, sobre criaturas que no parecen del todo humanas y que usan sombreros, pelucas, y grandes gafas de sol para ocultar sus verdaderas identidades. Si hubiera sólo unos pocos de esos informes, podríamos descartarlos como una tontería. Pero, no son sólo unos pocos. Hay docenas. Y estoy hablando sólo de los casos que tengo en archivo. ¿Quién sabe cuántos informes similares tienen otros investigadores?
becred1
Por supuesto, las referencias a gente de aspecto extraño que usan sombreros, pelucas y gafas de sol, -y en relación con los OVNIs-, al instante evocan la imagenería de los Hombres de Negro. También viene a la mente el asunto de los Niños de Ojos Negros (BECs). Después de todo, los BECs raramente son vistos sin sus sudaderas negras, que ofrecen un cierto grado de camuflaje,  en particular porque son encuentros nocturnos. Pero los HdN y BEC son sólo dos partes de un misterio mucho más grande. Echemos un vistazo a algunos casos y comentarios.

En el número 187 de la revista Fortean Times, el escritor Mark Pilkington revisó el evento de Fortnite 2004. Comentó sobre algunos de los datos revelados en la conferencia por el fallecido investigador de abducciones alienígenas, Budd Hopkins: “… con el fin de mezclarse mejor con nosotros los seres humanos, los grises tienen que llevar pelucas y gafas de sol … los alienígenas también están experimentando con el crecimiento del cabello sobre las cabezas de sus creaciones genéticas híbridos grises-humanos … también están desarrollando pupilos para desplazarse a menudo a los que han dotado unos envolventes ojos negros”.

Writer Eris Andys had her own run-in with one of these camouflaged ETs, in 1988, as she described in an appropriately titled 2004 article for Fortean Times: “A Quiet Invasion.” While walking down one particular street (location not stated) Andys encountered a humanoid creature with “waxy, grey” skin, “…with no pores and no hair. It looked damp. The mouth was small, the nose tiny, and the chin pointed.” She added: “The most amazing thing was the pair of glasses ‘he’ wore – made of some yellow reflective stuff, they wrapped around the sides of the head like some futuristic ski-wear.”
La escritora Eris Andys tuvo su propio encuentro con uno de estos extraterrestres camuflados, en 1988, como describió en un artículo de 2004 para Fortean Times titulado apropiadamente: “Una invasión silenciosa”. Mientras caminaba por una calle en particular (cuya ubicación no señaló) Andys encontró una criatura humanoide de piel “cerosa, gris” “…sin poros y sin pelo. Parecía húmedo. La boca era pequeña, la nariz diminuta, y la barbilla señalada”. Y agregó: “lo más sorprendente fue el par de gafas que “él” llevaba, -hechas de algún material reflectante de color amarillo, que se envolvía alrededor de los lados de la cabeza como algunas ropas futuristas de esquí”.
bedred2
Yendo más atrás en el tiempo, tenemos el relato de “Kartott.” En 1974 o 1975, al sur de St. Louis, Missouri, ella cruzó su camino con “… una entidad muy pálida, vestida con un fino abrigo negro (como un chubasquero) con cuello levantado, una pesada  y larga peluca, y unas muy grandes gafas negras. Esto no ocultó por completo su extraño rostro: una barbilla muy puntiaguda, de labios y nariz escasos labios. No habló”.

Y más atrás, en la década de 1970, hay una historia que John Keel destaca en su clásico libro, The Mothman Prophecies. Es una historia sobre la que escribí a principios de este año, aquí en Mysterious Universe. Así que, para nuestros propósitos, voy a hacer un breve resumen.

El extraño asunto surgió a finales de 1971 y se centró en una mujer llamada Shirley Cromartie. Ella era una madre de tres hijos, quien tenía una autorización de seguridad en la Casa Blanca de Florida (o Casa Blanca Invernal era un nombre informal para un recinto en Key Biscayne, Florida utilizado por el presidente Richard Nixon) y que se vió metida de lleno en una situación profundamente extraña. En un aparcamiento de Florida, Cromartie fue sumida en un estado hipnótico por una misteriosa mujer que llevaba una peluca. Keel sugirió, en su libro, que las habilidades hipnóticas de la mujer que alteró la mente de Cromartie significó “…una no pequeña manifestación en favor del presidente Nixon.”

Echa un vistazo también a la extraña saga de Whitley Strieber, su libro de 1987, Communion , y un hombre llamado Bruce Lee.

¿Todo este asunto de extraños humanoides, pelucas, sombreros, gafas de sol, y camuflaje no es más que el resultado de la coincidencia, la paranoia y un moderno folclore en proceso? Tengo serias dudas de ello. Algo está pasando. Hay un patrón. No es un buen patrón. Y como he señalado, tengo docenas de estos casos. Sería interesante ver cómo muchos otros investigadores tienen casos similares en sus archivos. Y sería muy interesante ver adonde podría conducir todo esto.

NICK REDFERN