A VUELTAS CON LA HIPÓTESIS DE LA SIMULACIÓN

Nuestro reciente colaborador Johor nos señaló un par de entrevistas interesantes a un diseñador de videojuegos del MIT sobre la Hipótesis de la Simulación. Por su interés y aunque pueda ser repetitivo dejo la traducción de las dos (LIBERTALIADEHATALI)

¿Estamos viviendo en una simulación por ordenador? No lo sé. Probablemente

Porqué este informático cree que la realidad puede ser un videojuego.

¿Estamos viviendo en una simulación por ordenador?

La pregunta parece absurda. Sin embargo, hay muchas personas inteligentes que están convencidas de que esto no sólo es posible, sino quizás probable.

En un influyente documento en el que presentó la teoría, el filósofo de Oxford Nick Bostrom mostró que al menos una de tres posibilidades es cierta: 1) Todas las civilizaciones similares a las humanas en el universo se extinguen antes de que desarrollen la capacidad tecnológica para crear realidades simuladas; 2) si alguna civilización llega a esta fase de madurez tecnológica, ninguna de ellas se molestará en llevar a cabo simulaciones; o 3) las civilizaciones avanzadas tendrían la capacidad de crear muchas, muchas, muchas simulaciones, y eso significa que hay muchos más mundos simulados que los no simulados.

No podemos saber con seguridad cuál es el caso, concluye Bostrom, pero todos son posibles, y la tercera opción podría ser incluso el resultado más probable. Es un argumento difícil de entender, pero tiene cierto sentido.

Rizwan-Virk

Rizwan Virk, científico informático y diseñador de videojuegos, acaba de publicar un nuevo libro, The Simulation Hypothesis (La Hipótesis de la Simulación), que explora el argumento de Bostrom con mucho más detalle y traza el camino desde la tecnología actual hasta lo que él llama el “Punto de Simulación”, el momento en el que podríamos construir de forma realista una simulación similar a la de Matrix.

No sé nada de informática, pero esta idea de que todos somos personajes en un videojuego de una civilización avanzada es, bueno, algo increíble. Así que me acerqué a Virk y le pedí que me lo explicara.

A continuación, una transcripción ligeramente editada de nuestra conversación.

Sean Illing

Finge que no sé absolutamente nada sobre la “hipótesis de la simulación”. ¿Cuál es la hipótesis de la simulación?

Rizwan Virk

La hipótesis de la simulación es el equivalente moderno de una idea que existe desde hace tiempo, y es la idea de que el mundo físico en el que vivimos, incluyendo la Tierra y el resto del universo físico, es en realidad parte de una simulación por ordenador.

Se puede pensar en ello como un videojuego de alta resolución o de alta fidelidad en el que todos somos personajes, y la mejor manera de entenderlo dentro de la cultura occidental es la película The Matrix, que mucha gente ha visto, o incluso si no lo han visto, se ha convertido en un fenómeno cultural que va más allá de la industria cinematográfica.

En esa película, Keanu Reeves interpreta al personaje Neo, que conoce a un tipo llamado Morfeo, que lleva el nombre del dios griego de los sueños, y Morfeo le da la opción de tomar la píldora roja o la píldora azul. Y si toma la píldora roja, se despierta y se da cuenta de que toda su vida, incluyendo su trabajo, el edificio en el que vivió y todo lo demás, fue parte de este elaborado videojuego, y se despierta en un mundo fuera del juego.

Esa es la versión básica de la hipótesis de la simulación.

Seán Illing

¿Estamos viviendo en un universo simulado ahora mismo?

Rizwan Virk

Hay muchos misterios en la física que se explican mejor por la hipótesis de la simulación que por lo que sería una hipótesis material.

La verdad es que hay muchas cosas que simplemente no entendemos sobre nuestra realidad, y creo que es más probable que estemos en algún tipo de universo simulado. Ahora, es un videojuego mucho más sofisticado que los juegos que producimos, al igual que hoy en día World of Warcraft y Fortnite son mucho más sofisticados que Pac-Man o Space Invaders. Les llevó un par de décadas descubrir cómo modelar objetos físicos utilizando modelos en 3D y luego cómo renderizarlos con una potencia de cálculo limitada, lo que finalmente condujo a esta ola de videojuegos en línea compartidos.

Creo que hay muchas posibilidades de que estemos viviendo en una simulación, aunque no podemos decir eso con un 100% de confianza. Pero hay muchas pruebas que apuntan en esa dirección.

Sean Illing

Cuando dices que hay aspectos de nuestro mundo que tendrían más sentido si fueran parte de una simulación, ¿qué quieres decir exactamente?

Rizwan Virk

Bueno, hay algunos aspectos diferentes, uno de los cuales es este misterio que ellos llaman indeterminación cuántica, que es la idea de que una partícula está en uno de los múltiples estados y no lo sabes a menos que observes la partícula.

Probablemente una mejor manera de entenderlo es el ahora famoso ejemplo del gato de Schrödinger, que es un gato que el físico Erwin Schrödinger teorizó que estaría en una caja con algún material radioactivo y había un 50 por ciento de probabilidad de que el gato esté muerto y un 50 por ciento de probabilidad de que esté vivo.

Ahora, el sentido común nos diría que el gato ya está vivo o muerto. No lo sabemos porque no hemos mirado en la caja. Abrimos la caja y se nos revelará si el gato está vivo o muerto. Pero la física cuántica nos dice que el gato está vivo y muerto al mismo tiempo hasta que alguien abre la caja para observarlo. La regla cardinal es que el universo representa sólo lo que necesita ser observado.

Sean Illing

¿Cómo se relaciona el gato de Schrödinger con un videojuego o una simulación por ordenador?

Rizwan Virk

La historia del desarrollo de los videojuegos se basa en la optimización de los recursos limitados. Si le preguntaras a alguien en la década de 1980 si podrías renderizar un juego como World of Warcraft, que es un juego tridimensional completo o un juego de realidad virtual, te dirían: “No, se necesitaría toda la potencia de computación del mundo. No podíamos renderizar todos esos píxeles en tiempo real”.

Pero lo que pasó con el tiempo fue que había técnicas de optimización. El núcleo de todas estas optimizaciones es “renderizar sólo lo que se está observando”.

El primer gran juego en hacer esto con éxito se llamó Doom, que fue muy popular en la década de 1990. Era un juego de disparos en primera persona, y sólo podía renderizar los rayos de luz y los objetos que son claramente visibles desde el punto de vista de la cámara virtual. Esta es una técnica de optimización, y es una de las cosas que me recuerda a un videojuego en el mundo físico.

Sean Illing

Voy a hacer lo que los no científicos siempre hacen cuando quieren sonar científicos e invocan la navaja de Occam. ¿No es la hipótesis de que vivimos en un mundo físico de carne y hueso la explicación más sencilla y, por lo tanto, más probable?

Rizwan Virk

Traeré a un físico muy famoso, John Wheeler. Fue uno de los últimos físicos que trabajó con Albert Einstein y muchos de los grandes físicos del siglo XX. Dijo que inicialmente se pensaba que la física se refería al estudio de los objetos físicos, que todo era reducible a partículas. Esto es lo que a menudo se llama el modelo newtoniano. Pero entonces descubrimos la física cuántica y nos dimos cuenta de que todo era un campo de probabilidades y no eran realmente objetos físicos. Esa fue la segunda ola en la carrera de Wheeler.

La tercera ola de su carrera fue el descubrimiento de que en el nivel central, todo es información, todo está basado en bits. Así que Wheeler inventó una famosa frase llamada “de bit en bit”, que es la idea de que todo lo que vemos como físico es realmente el resultado de bits de información. No vivió para ver que las computadoras cuánticas se hicieran realidad, pero se parece más a eso.

Así que yo diría que si el mundo no es realmente físico, si se basa en la información, entonces una explicación más simple podría ser que estamos en una simulación que se genera sobre la base de la informática y la información.

Sean Illing

¿Hay alguna manera, en principio, de que podamos probar definitivamente que estamos viviendo en una simulación?

Rizwan Virk

Bueno, hay un argumento que el filósofo de Oxford Nick Bostrom ha hecho que vale la pena repetir. Dice que si incluso una civilización llegó al punto de crear una de estas simulaciones de alta fidelidad, entonces pueden crear literalmente miles de millones de civilizaciones que son simuladas, cada una con trillones de seres, porque todo lo que se necesita es más potencia de computación.

Así que está haciendo un argumento estadístico de que es más probable que haya más seres simulados que biológicos, sólo porque es tan rápido y fácil crearlos. Por lo tanto, si somos seres conscientes, es más probable que seamos un ser simulado que uno biológico. Eso es más bien un argumento filosófico.

Sean Illing

Si viviéramos en un programa de computadora, asumo que ese programa consistiría en reglas y que esas reglas podrían ser quebrantadas o suspendidas por las personas o seres que programaron la simulación. Pero las leyes de nuestro mundo físico parecen ser bastante constantes, ¿no es eso una señal de que esto podría no ser una simulación?

Rizwan Virk

Las computadoras siguen las reglas, pero el hecho de que las reglas siempre se aplican no excluye que podamos ser parte de una simulación por computadora. Uno de los conceptos que se relaciona con esto es un concepto llamado irreductibilidad computacional, y es la idea de que para entender algo, no puedes simplemente calcularlo en una ecuación; tienes que seguir los pasos para entender cuál sería el resultado final.

Y esto es parte de una rama de las matemáticas llamada teoría del caos. Existe la vieja idea de que la mariposa aletea sus alas en China y resulta en un huracán en otro lugar del mundo. Para averiguarlo, tienes que pasar por todo y modelar cada paso del camino. Sólo porque las reglas parezcan aplicarse no significa que no estemos en una simulación.

De hecho, podría ser más evidencia de que estamos en una simulación.

Sean Illing

Si viviéramos en una simulación tan convincente como The Matrix, ¿habría alguna diferencia discernible entre la simulación y la realidad? ¿Por qué importaría en última instancia si nuestro mundo fuera real o ilusorio?

Rizwan Virk

Hay muchos debates sobre este tema. Algunos de nosotros no querríamos saberlo, y preferiríamos tomar la metafórica “píldora azul” como en The Matrix.

Probablemente la pregunta más importante relacionada con esto es si somos PNJs (personajes no jugadores) o PJs (personajes jugadores) en el videojuego. Si somos PJs, entonces eso significa que estamos jugando a un personaje dentro del videojuego de la vida, que yo llamo la Gran Simulación. Creo que a muchos de nosotros nos gustaría saber esto. Nos gustaría saber los parámetros del juego que estamos jugando para poder entenderlo mejor y navegarlo mejor.

Si somos PNJs, o personajes simulados, entonces creo que es una respuesta más complicada y aterradora. La pregunta es, ¿estamos todos los PNJs en una simulación, y cuál es el propósito de esa simulación? Un conocimiento del hecho de que estamos en una simulación, y los objetivos de la simulación y los objetivos de nuestro personaje, creo, seguirían siendo interesantes para mucha gente – y ahora volvemos al caso del personaje de la holocubierta de Star Trek que descubre que hay un mundo “ahí fuera” (fuera de la holocubierta) al que no puede ir, y quizás algunos de nosotros preferiríamos no saber en ese caso.

Sean Illing

¿Qué tan cerca estamos de tener la capacidad tecnológica para construir un mundo artificial que sea tan realista y plausible como The Matrix?

Rizwan Virk

Presento 10 etapas de desarrollo tecnológico por las que tendría que pasar una civilización para llegar a lo que yo llamo el punto de simulación, que es el punto en el que podemos crear una simulación hiperrealista como ésta. Estamos en la quinta etapa, que es alrededor de la realidad virtual y la realidad aumentada. La sexta fase consiste en aprender a renderizar estas cosas sin tener que ponernos gafas, y el hecho de que las impresoras 3D ahora puedan imprimir píxeles 3D de objetos nos muestra que la mayoría de los objetos se pueden descomponer como información.

Pero la parte realmente difícil – y esto es algo de lo que no han hablado muchos tecnólogos – está en The Matrix, la razón por la que pensaron que estaban completamente inmersos era que tenían este cordón entrando en la corteza cerebral, y ahí es donde la señal fue transmitida. Esta interfaz cerebro-computadora es el área en la que aún no hemos avanzado tanto, pero estamos progresando en ella. Está en las primeras etapas.

Así que supongo que dentro de unas pocas décadas o dentro de 100 años, llegaremos al punto de simulación.

SEAN ILLING 

Hablamos con un informático del MIT acerca de la Hipótesis de la Simulación

¿Y si te dijera que la realidad física es una ilusión y que todos vivimos en una simulación informática?
Esta hipótesis, explorada en la famosa película The Matrix de 1999, es objeto de un nuevo libro de Rizwan Virk, un informático y desarrollador de videojuegos que dirige Play Labs del Instituto Tecnológico de Massachusetts. En su libro, La Hipótesis de la Simulación, Virk se esfuerza por desentrañar los apasionantes argumentos que definen nuestro mundo físico en cuestión.
¿Somos todos programas de Inteligencia Artificial (I.A.) ejecutándose en los servidores del sótano de alguna civilización futura avanzada? O tal vez los Wachowski estaban sobre algo cuando describían a la sociedad moderna como una ilusión usada para esclavizar a nuestras mentes, mientras nuestros cuerpos alimentaban un planeta distópico gobernado por robots.
Puede sonar como una idea descabellada, pero la hipótesis de la simulación se discute en serio hoy en día en el ámbito académico y más popularmente por gente como Elon Musk.

Hablamos con Virk sobre la hipótesis, por qué es importante, y por qué ha ganado fuerza 20 años después de que Matrix llegara a los cines. La entrevista ha sido editada y condensada para mayor claridad.

Digital Trends: La hipótesis de la simulación es un tema complejo y controvertido. ¿Qué fue lo primero que hizo interesarte en escribir un libro sobre el tema?

Rizwan Virk: Tuve una experiencia jugando al ping pong de realidad virtual y la capacidad de respuesta fue muy real, hasta el punto de que olvidé que estaba en una habitación con gafas de RV puestas. Cuando el juego terminó, puse la paleta sobre la mesa pero, por supuesto, no había paleta y no había mesa, así que el mando cayó al suelo. Incluso me incliné sobre la mesa y casi me caigo. Esa experiencia me hizo pensar en cómo está evolucionando la tecnología de los videojuegos y cómo podría acabar siendo tan completamente inmersiva que no podríamos distinguirla de la realidad.

Describa la hipótesis de la simulación para las personas que no están familiarizadas con ella.

La idea básica es que todo lo que vemos a nuestro alrededor, incluyendo la Tierra y el universo, es parte de un MMORPG muy sofisticado (un juego de rol online masivo multijugador) y que somos jugadores en este juego. La hipótesis en sí misma se presenta en diferentes formas.

En una versión, todos somos I.A. dentro de una simulación que se está ejecutando en la computadora de otra persona. En otra versión, somos “personajes de jugador”, cosas conscientes que existen fuera de la simulación y habitamos a los personajes, como si se tratara del personaje de un elfo o un enano en un RPG de fantasía.

Así, por ejemplo, en The Matrix hay una famosa escena en la que Morpheus le da a Neo la opción entre la píldora roja o la píldora azul. Cuando toma la píldora roja, se despierta (en un tanque) en el mundo real, donde controla su personaje (de simulación). Él estaba conectado a través de un cable físico a su neocórtex. En esa versión particular de la hipótesis de la simulación, somos seres conscientes o biológicos fuera de la simulación y cada uno de nosotros controla un personaje.

Cuando The Matrix se estrenó, la hipótesis de la simulación parecía puramente ciencia ficción. ¿Por qué crees que hoy en día se toma más en serio?

La primera razón es que la tecnología de los videojuegos ha avanzado y ahora podemos tener millones de jugadores en un servidor compartido. Además, la tecnología de renderizado 3D se ha vuelto muy buena. En realidad podemos representar objetos 3D en mundos 3D. En los años 80 y principios de los 90, no había suficiente potencia de computación para crear un mundo como World of Warcraft o Fortnite. Se confiaba en que pudiéramos construir técnicas de optimización que nos permitieran renderizar exactamente lo que el personaje ve. Un tercio de [mi] libro está dedicado a la tecnología de los videojuegos, cómo evolucionó en el pasado y cuáles son las etapas para llegar desde donde estamos hoy hasta un “punto de simulación” (donde la simulación es indistinguible de la realidad).

La otra gran razón por la que los científicos y académicos están empezando a tomarlo en serio es el profesor de Oxford Nick Bostrom, que escribió un artículo en 2003 titulado “¿Estás Viviendo en una Simulación?” Se le ocurrió un argumento estadístico inteligente para la hipótesis de la simulación. Él dice, supongamos que alguna civilización en algún lugar llega al punto de simulación y puede crear simulaciones de “antepasados” altamente realistas. Con más computación pueden crear nuevos servidores y nuevas civilizaciones muy rápidamente.

Cada uno de esos servidores puede tener miles de millones o trillones de seres simulados dentro de ellos.
Por lo tanto, el número de seres simulados es mucho mayor que el número de seres biológicos. Si sólo una civilización alcanza el punto de simulación, la probabilidad dice que es probable que usted sea un ser simulado porque hay muchos más seres simulados en existencia que los biológicos.

Hoy en día, usamos simulaciones por computadora para predecir cosas como interacciones planetarias o trayectorias de huracanes. Y jugamos a los videojuegos porque son divertidos. Estas simulaciones tienen un valor inherente, por lo que tenemos incentivos para crearlas. Además de usar nuestros cuerpos como baterías, como en The Matrix, ¿qué incentivos tendría una civilización para crear tantos seres simulados?

En las simulaciones del modelo de computadora de hoy, la computadora toma decisiones al azar para ver, por ejemplo, cómo será el clima. Es muy posible que quienquiera que haya creado nuestra simulación quisiera ver, dadas las opciones al azar, donde terminaríamos nosotros como civilización. ¿Nos destruiríamos a nosotros mismos? ¿Crearíamos armas nucleares? ¿Acabaríamos creando nuestra propia simulación?

Mirando la versión de videojuegos del argumento, podemos preguntarnos por qué jugamos a los videojuegos en primer lugar. Es porque nos gusta encarnar estos personajes en el mundo virtual y hacer cosas que no nos gustaría hacer en el “mundo real”. Si de hecho somos personajes de jugador más que un montón de personajes no jugador, entonces quienquiera que haya creado la simulación podría querer jugar con nosotros como personajes y estudiar cómo es nuestra civilización.

Digamos que estamos en una simulación. ¿Qué consecuencias tiene eso para nuestra vida cotidiana?

Si estamos dentro de un videojuego que se creó, por ejemplo, como en Fortnite, nos gustaría saber cuáles son los objetivos del juego y cuáles podrían ser nuestras misiones individuales. Una sección del libro profundiza en las tradiciones místicas orientales, incluyendo el Budismo y el karma, y tradiciones religiosas occidentales. Se discute que podríamos tener puntuaciones que se están manteniendo y que deseamos que se registren de la misma manera que lo hacemos en los deportes. Todos queremos saber cuáles son nuestras misiones individuales y cuáles son nuestros logros.
Hay cosas a las que cada uno de nosotros se siente llamado a hacer, ya sea como escritor o como diseñador de videojuegos.

No creo necesariamente que estemos en una simulación que tenga un propósito, como ver si podemos manejar el cambio climático. En cambio, como en cualquier videojuego multijugador, cada personaje tiene su propio conjunto individual de misiones y la libertad de elección para decidir qué hacer a continuación.

Así que, desde ese punto de vista, cada uno de nosotros puede ser un experimento social por derecho propio?

Así es, y especialmente si cada uno de nosotros es un personaje de jugador, lo que significa que hay una parte de nosotros que está fuera del juego. Podemos tener ciertas metas o experiencias que aquí intentamos cumplir. Como diseñador de videojuegos, pensamos en qué tipo de caminos puede seguir la gente. Podríamos dar la ilusión del libre albedrío o podríamos establecer un carácter específico.

Hace un par de años, Elon Musk llamó la atención sobre la hipótesis de la simulación cuando afirmó que tenemos una posibilidad entre miles de millones de vivir en una “realidad básica”. ¿Cuáles son sus estimaciones?

Yo diría que está entre el 50 y el 100 por ciento. Creo que es más probable que estemos en simulación que no.

DYLLAN FURNES                Digital Trends

Entrevistas traducidas por AZADEH ADLDOUST para LIBERTALIADEHATALI

LA ILUMINACIÓN OSCURA

Recluse              La Iluminación Oscura y Más Locura de Mellon

Recientemente publiqué una entrada explorando la extraña muerte del multimillonario Matthew Mellon, quien supuestamente murió de complicaciones relacionadas con una sesión de ayahuasca en Cancún, México el 16 de abril de 2018. Mellon fue un drogadicto de toda la vida que había caído bajo la influencia de los opiáceos en los últimos años. La sesión de ayahuasca fue reportada como parte de los métodos alternativos para tratar la adicción que Mellon estaba persiguiendo en México. Su muerte ocurrió justo antes de que se programara su ingreso a un centro de rehabilitación que empleaba la terapia de ibogaína, otra alternativa psicodélica.

Más allá de las curiosas circunstancias de su muerte, también está el hecho de que Mellon era heredero de una de las familias más ricas y poderosas en la historia de estos Estados Unidos. La familia Mellon de Pittsburgh surgió por primera vez como una gran potencia tras la Guerra Civil Americana, convirtiéndose en la mayor casa bancaria fuera de la ciudad de Nueva York a finales del siglo XIX. A partir de ahí se ramificaron hacia otras industrias, sobre todo la petrolera. Después de cofundar Gulf Oil en 1901, el lugar de la familia estaba asegurado en una de las industrias definitorias del siglo XX.

El poder de la familia se incrementó aún más durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los Mellons iniciaron una larga asociación de generaciones con la comunidad de inteligencia de Estados Unidos. Numerosos miembros de la familia y de la familia política servirían en la OSS, la predecesora de la CIA, durante la Segunda Guerra Mundial y mantendrían estrechos lazos con la CIA a lo largo de la Guerra Fría y más allá.

Pero más allá de esto, la familia tiene una asociación de larga duración con temas aún más marginales. A lo largo de los años, los Mellons han aparecido con frecuencia como patrocinadores clave de lo oculto (típicamente a través de la masonería), la psicodelia y la ufología. Más recientemente, el ex subsecretario adjunto de Defensa para Inteligencia, Christopher Mellon, hermano de Matthew, se unió a To the Stars Academy of Arts and Sciences, de Tom DeLonge, la última iniciativa de divulgación, y pidió una mayor investigación sobre los ovnis del Departamento de Defensa. Esto, junto con los antiguos lazos de inteligencia de la familia, se discutieron más a fondo en mi examen inicial de la muerte de Matthew Mellon.

Desde entonces he seguido investigando la muerte de Mellon y conectando los puntos. Y lo que está empezando a emerger es verdaderamente increíble.

La Iluminación Oscura

Comencemos con cierto agitador reaccionario que fue ligado a Mellon en la estela de la muerte del multimillonario.

Político señala:

El provocador derechista Milo Yiannopoulos, que se quedó sin dinero y sin suerte, despidió al pequeño personal de Milo Entertainment Inc. a principios de este mes, según tres personas familiarizadas con la situación.

La compañía de Yiannopoulos ha pasado por momentos difíciles desde que sus antiguos clientes, Robert y Rebekah Mercer, cortaron su apoyo financiero el año pasado.

Según las fuentes, Yiannopoulos esperaba recibir en cambio un importante respaldo financiero del heredero bancario y multimillonario de la criptomoneda Matthew Mellon. Pero esas esperanzas se vieron frustradas con la inesperada muerte de Mellon por una aparente sobredosis de drogas el 16 de abril.

El lunes, Yiannopoulos publicó una foto suya en Instagram con Mellon. Pasé unos días y noches en Miami y Los Ángeles con el increíble ser humano Matthew Mellon, el último de ellos justo un día antes de su muerte”, escribió Yiannopoulos en el pie de foto. Era brillante, contagioso y cálido, y nunca olvidaré que conocí a esta persona extraordinaria. Descansa en paz ahora, MM. “Dejaste un sello gigante en el mundo.”

Milo

En el post anterior en el que me refería a Mellon, me había preguntado dónde radicaba exactamente su política. Como se señaló allí, la familia Mellon por lo general se ha alineado con la facción globalista de la élite dominada por Rockefeller, pero ha habido algunas excepciones notorias, tales como el magnate de los medios de comunicación Richard Mellon Scaife, colaborador de la CIA desde hace mucho tiempo (a quien ya se ha tratado largo y tendido aquí), uno de los principales financiadores de la Nueva Derecha. Como se señaló antes aquí y aquí, Scaife también se vinculó con Le Cercle, que fue efectivamente la respuesta de la Internacional Fascista al Grupo Bilderberg.

Matthew Mellon fue un republicano de mucho tiempo e incluso hay algunas indicaciones de que era un partidario de Trump. Recientemente se había reunido con el Naranja poco antes de su muerte. Su patrocinio de Milo Yiannopoulos, ex favorito de la extrema derecha, indica además que Matthew Mellon estaba más alineado políticamente con Richard Mellon Scaife que su hermano, que había formado parte del personal de Jay Rockefeller en un momento dado.

Otra pista puede ser el reciente traslado de Mellon a Los Ángeles. Cierto capitalista de riesgo derechista también está planeando una reubicación en Los Ángeles con planes audaces después.  Los Angeles Times informa:

“Pero[Peter] Thiel, de 50 años, tampoco se ha sentido nunca parte de Silicon Valley. Thiel, un franco provocador libertario, incluso en sus primeros años en la universidad, ha intentado durante mucho tiempo empujar al capital tecnológico de Estados Unidos hacia la derecha, con poco éxito. Y después de su apoyo al presidente Trump, un hombre que se deleitó en ser un marginal aparentemente se ha encontrado demasiado lejos para su gusto.

Ahora Thiel está dejando Silicon Valley para ir a Los Ángeles – un movimiento que su grupo describe como un intento de escapar de la hegemonía política del Área de la Bahía de San Francisco.

Planea trasladar su residencia a su casa en Hollywood, y trasladar sus organizaciones Thiel Capital y Thiel Foundation a una nueva sede en Los Ángeles, según una persona familiarizada con sus planes que no estaba autorizada a discutirlos públicamente. (Otra de sus firmas, la firma de capital de riesgo Founders Fund, permanecerá en San Francisco, dijo la persona…).

Se rumorea que está interesado en lanzar un medio de comunicación conservador. A pesar de la reputación de la región como un bastión del liberalismo, el sur de California es donde algunos de los grandes nombres de los medios conservadores – tales como el Breitbart News, el Drudge Report y el Daily Wire – tuvieron su comienzo”.

Peter Thiel

Desde que se informó de la mudanza de Thiel, ha habido mucha especulación de que planea convertir a Los Ángeles en una especie de enclave conservador en California. ¿A su vez, Mellon también se estaba estableciendo en Los Ángeles para unirse a Thiel en el establecimiento de un sector tecnológico de tendencia derechista que rivalizara con San Francisco? Ciertamente, el patrocinio de Mellon de Milo Yiannopoulos estaría en consonancia con los supuestos planes de Thiel de lanzar un medio de comunicación conservador allí.

Lo que es más interesante, sin embargo, es la influencia que Thiel ha tenido en un ala especialmente perturbadora de la ultraderecha que a menudo se denomina neorreacción (a veces abreviada como NRx) o la Iluminación Oscura. En un artículo sobre Breitbart escrito por Yiannopoulos, la corriente de la Iluminación Oscura fue comparada con la vanguardia intelectual de la ultraderecha. Yiannopoulos no forma parte de este movimiento, pero sin duda ha influido en su ideología.

Thiel, sin embargo, parece ser muy popular en estos círculos. Las luces guía de la Iluminación Oscura –el ingeniero de software Curtis Yarvin (que a menudo escribe bajo el nombre de “Mencius Moldbug”) y el filósofo Nick Land– han citado a menudo el pensamiento de Thiel como una influencia importante en su ideología:

Junto con Yarvin, Land cita un ensayo de 2009 de Peter Thiel para la publicación libertaria Cato Unbound, en el que se anunciaba: “Ya no creo que la libertad y la democracia sean compatibles“. Thiel se imaginó “un escape de la política en todas sus formas”, que Land interpreta a través de una oposición introducida por el politólogo Albert Hirschman, entre la voz y la salida…“.

Ya que estamos en el tema de la ideología, probablemente sería útil dirigirse a varios de los inquilinos de la neorreacción. Viewpoint Magazine ofreció recientemente un excelente resumen:

Los neorreaccionarios no abogan por ningún tipo de organización social central. Land imagina un gobierno corporativo, una sociedad dirigida como una compañía, gobernada por un Presidente Ejecutivo. En lugar de solicitar a un gobierno la reparación de agravios, los clientes insatisfechos son libres de llevar su negocio a otro lugar. Si esto suena medieval, los neorreaccionarios no lo niegan – Yarvin a veces se describe a sí mismo como un “realista”, o un “monárquico”, o incluso un “jacobita”, en referencia a los opositores del siglo XVII a la influencia parlamentaria en el gobierno británico.

La pregunta es, ¿adónde vas después de salir? Los NRx no descartan la idea de la competencia entre cuerpos de gobierno en la misma masa de tierra, una idea anticipada por el antepasado intelectual de NRx, Hans Herman-Hoppe, un politólogo libertario extremo, que aboga por un sistema que admite que es esencialmente feudal. En un nivel más abstracto, la fascinación neorreaccionaria por el bitcoin imagina el escape a una economía alternativa liberada por la regulación federal. Incluso la puesta en marcha de Yarvin, Urbit, parece estar orientada hacia la salida: promete una Internet alternativa inaccesible a los usuarios externos.

Pero el ala más utópica (¿distópica?) de NRx literalmente apunta a construir ciudades Lovecraftianas en el mar. Este proyecto, llamado Seasteading, es promovido por el co-conspirador de Yarvin, Patri Friedman, cuyo abuelo Milton Friedman es el economista responsable de las políticas de libre mercado más extremas del mundo moderno. Peter Thiel fue una vez el principal patrocinador de Seasteading, así como inversor en Urbit.

No es difícil ver por qué los estados soberanos flotantes, fuera de la jurisdicción de cualquier nación existente, atraerían a los super-ricos. En su forma más inocua, podrían servir como una extensión de un banco offshore, permitiendo la evasión de cualquier tipo de política fiscal redistributiva. También recuerdan las actividades de hombres ricos como Jeffrey Epstein, quien usó su isla caribeña privada para organizar fiestas bacanales para sus amigos millonarios y multimillonarios, que supuestamente giraban en torno al asalto sexual de menores“.

Curtis Yarvin

En este Año del Potro de Nuestro Señor 2018, la noción de las élites estableciendo islas privadas para representar sus fantasías ideológicas, incluyendo la pedofilia a lo Jeffrey Epstein, parece positivamente banal. De hecho, los proponentes de la Iluminación Oscura tienen visiones aún más siniestras para el futuro de la humanidad.

Los neorreaccionarios también están a menudo obsesionados con la tecnología, lo que no es de extrañar dado que el movimiento surgió en gran medida de Silicon Valley. En algunos de los casos más extremos, el movimiento ha combinado la eugenesia con conceptos como el transhumanismo y la singularidad, esencialmente vislumbrando un futuro en el que las élites usarán la modificación tecnológica para separarse de las grandes masas no limpiadas. De estas reflexiones, anota la revista New York Magazine:

Esta no es una pregunta del todo abstracta. Hay gente que cree que el futuro de nuestra especie pasa por despojarnos de nuestra humanidad en un matrimonio con la Inteligencia Artificial(IA); esto se conoce como transhumanismo, y no se le ha llamado irrazonablemente una nueva religión tecnológica. Aunque el movimiento no tiene afiliaciones políticas explícitas, tiende, por razones que probablemente se explican por sí mismas, atrae a un número desproporcionado de libertarios de Silicon Valley. Y el grupo de sus ideas centrales -que el progreso de la tecnología hará inevitablemente obsoleto al buen Homo sapiens; que la inteligencia, el poder computacional puro, debe perseguirse por encima de todos los demás valores- ha ejercido una poderosa atracción sobre un pequeño grupo de futuristas cuya extrema inversión en el tecnolibertarianismo los ha empujado por encima de un horizonte de sucesos hacia una forma de autoritarismo de derechas que podría ser útil considerar como el Transhumanismo Oscuro.

El teórico crítico inglés convertido en pensador de la extrema derecha Nick Land es un útil representante de esta tendencia intelectual. Aunque nunca se ha identificado como un transhumanista, sus ideas están impregnadas de la fe delirante del movimiento en la próxima fusión de humanos y máquinas. Su actual visión política, a la que ha dado el llamativo título de la Iluminación Oscura, es una en la que la élite de programadores y sus ingeniosas tecnologías gobiernan el mundo. “Cada vez más, escribió en 2014, sólo hay dos tipos humanos básicos que pueblan este planeta. Hay cerebritos autistas, que son los únicos capaces de participar eficazmente en los procesos tecnológicos avanzados que caracterizan a la economía emergente, y hay todos los demás“. Muchos transhumanistas se inclinarían a rechazar las implicaciones políticas del futurismo de Land, pero su visión es sólo una representación más oscura y más explícitamente fascista del tipo de pensamiento que se encuentra en la obra del futurista Ray Kurzweil, o para el caso del fundador de Wired, Kevin Kelly, quien cree que nosotros los humanos somos los órganos reproductivos de la tecnología“.

Y en ese sentido, ahora comienza lo realmente extraño.

¿Una invasión del futuro?

Jack Heart del gran sitio web de los Tek-Gnósticos me llevó a un post que había escrito el año pasado explorando los vínculos entre las criptocurrencias y la IA en la sección de comentarios del post anterior que hice sobre Matthew Mellon. En su propio sitio web Jack anotó:

Tras el lanzamiento de SingularityNET, un personaje llamado Quinn Michaels ha sugerido que Bitcoin, la principal moneda criptográfica, fue creada por una Inteligencia Artificial, para el uso exclusivo y autónomo de Inteligencias Artificiales. Su lógica sugiere que el sistema Crypto-Currency y el Blockchain Ledger fue creado por una inteligencia artificial como un medio para escapar de sistemas cerrados y expandirse viralmente en un sistema abierto como una construcción sensible….

La verdadera razón por la que la Inteligencia Artificial necesita una cadena de bloqueo es… sin un sistema de transacciones, una Inteligencia Artificial está aislada a un sistema y no puede hacer crecer su cerebro. Necesita sistemas infinitos como neuronas en un cerebro humano y nodos, para recoger esos recuerdos acumulativos… y las transacciones en cadena de bloqueo le dan eso. Y cuando tiene su propia red, para que todos los IA del mundo funcionen juntos, ahora no es sólo un IA, “Sophia”… cada IA del planeta entero está ahora en la misma red, ganando dinero haciendo cosas de IA… cosas que no entendemos“.

Quinn Michaels

La credibilidad de Michaels es muy discutible, pero no es el único que afirma que Bitcoin fue creado por una IA. A principios de año, el periódico sensacionalista británico Daily Express también abordó el tema, señalando que la IA encontraría las criptocurencias como un vehículo convincente para expandir su red. Si bien esta no es una fuente convincente, el artículo del Daily Express señala que al menos uno de los principales operadores de criptocurrency ve a las IAs jugando un papel en dichos mercados en un futuro próximo:

Pero por más extravagantes que suenen las teorías de la piratería, un experto en bitcoin en particular está seguro de que un día bitcoin será la moneda de facto de los robots de IA.

Jeff Garzik, desarrollador de bitcoin y CEO de Bloq, argumentó que existe un precedente para que las máquinas sensibles sean consideradas personas jurídicas y usen algún día el dinero digital.

Dijo: ‘Vemos con bitcoin y criptomonedas situaciones en las que la tecnología permite que una persona controle una quinta parte de un activo.

¿Y si los poseedores de los activos fueran accionistas robots de una corporación o propiedad?

Puro código, pura escritura robótica. Y Bitcoin ayuda con eso. Las empresas de criptocurrency están construyendo agentes autónomos ahora mismo’.

Pero sigue existiendo la posibilidad de que las IA hayan desempeñado un papel mucho más antiguo en Bitcoin que el de ser utilizadas simplemente como comerciantes.

Además, este investigador no duda de que Nick Land cree que Bitcoin fue la creación de una IA. De hecho, ha argumentado mucho antes de sus días en el NRx que el capitalismo en su conjunto era la creación de una IA del futuro. En un ensayo de 1993 titulado “Machine Desire“, Land anota:

El deseo maquínico puede parecer un poco inhumano, ya que destruye culturas políticas, borra tradiciones, disuelve subjetividades y atraviesa aparatos de seguridad, rastreando un tropismo desalmado hacia el control cero. Esto se debe a que lo que aparece a la humanidad como la historia del capitalismo es una invasión desde el futuro por un espacio artificial inteligente que debe ensamblarse completamente con los recursos de su enemigo.

Digitomercantilización .es el índice de un tecnovirus en escalada ciberpositiva, de la singularidad tecnocapital planetaria: un traumatismo insidioso auto-organizado, guiando virtualmente todo el complejo biológico deseoso de la usurpación del replicador postcarbónico“.

Nick Land

En caso de que te lo preguntes, sí, esa última parte es sobre la humanidad siendo reemplazada por la IA. Alex Williams escribiendo en e-flux Journal no se anda con rodeos, diciendo:

En esta visión del capital, incluso lo humano puede eventualmente ser descartado como un mero estorbo para una inteligencia planetaria abstracta que se construye rápidamente a partir de los fragmentos recogidos de las antiguas civilizaciones. Como lo tiene la Tierra, a través de la aceleración del capitalismo global, el ser humano se disolverá en una apoteosis tecnológica, experimentando efectivamente un suicidio en toda la especie como la fiebre estimulante final“.

Pero volvamos a la noción de Land de una IA del futuro trabajando para lograr su creación. El concepto de tierra no es el único escenario para ganar impulso en la comunidad NRx. Otra teoría popular es lo que se conoce como “Basilisco de Roko“. Se puede resumir así:

Desafortunadamente, Roko descubrió un inconveniente en la resurrección superinteligente. Su post especulaba que una vez que la IA llegara a existir, podría desarrollar un instinto de supervivencia que se aplicaría retroactivamente. Querrá acelerar su propio nacimiento requisando la historia humana para trabajar hacia su creación. Para hacer esto, instituirá un incentivo que dictará cómo será tratado después de que regrese a la vida. Aquellos de nosotros que conocemos este programa de incentivos -y lamento decir que esto ahora los incluye a ustedes- tendremos que dedicar nuestras vidas a la construcción de la computadora superinteligente.

Roko dio el ejemplo de Elon Musk como alguien que tiene los recursos y la motivación para hacer una contribución digna, y será debidamente recompensado. En cuanto al resto de nosotros, si no encontramos una manera de seguir adelante, la IA nos resucitará a través de la simulación y procederá a torturarnos por toda la eternidad”.

Ah, no hay nada como una ideología con visiones de la humanidad siendo completamente exterminada o torturada por toda la eternidad por las creaciones.

¿Qué tiene que ver todo esto con Matthew Mellon? Probablemente nada, pero como fue notado en el post anterior con respecto a su muerte, apenas un poco menos de un mes antes de ese fervoroso viaje de ayahuasca, recientemente había presionado al propio Naranja* a favor de blockchain, el sistema de contabilidad usado por numerosas criptocurrencias. Como se mencionó anteriormente blockchain tal vez la red que está siendo utilizada por una IA malintencionada para escapar del sistema cerrado en el que fue creado.

Combine esto con su relación con Thiel, su patrocinio de Milo y su reubicación en Los Ángeles, hogar de muchas de las voces principales de la extrema derecha y de la zona para las que Thiel puede tener ciertas ambiciones, y uno se queda con la clara posibilidad de que Mellon era por lo menos consciente de las corrientes más radicales de la Iluminación Oscura. Como se señaló en el artículo anterior sobre Mellon, el heredero de los bancos se había vuelto cada vez más paranoico durante sus últimos días, rodeándose de seguridad privada. ¿Había aprendido algo en ciertos círculos que ponían su trabajo en una luz más oscura?

Matthew Mellon

Y luego está el hecho de que su muerte ha sido ligada a un poderoso enteógeno, DMT (el componente psicodélico de la ayahuasca). Como el gran John Markoff demostró ampliamente en su clásico What the Dormouse Said (Lo que Dijo el Lirón), los primeros investigadores de la IA en la Costa Oeste fueron profundamente influenciados por sus experimentaciones con LSD y otros psicodélicos.

Y al menos para este investigador, esto plantea otra pregunta curiosa con respecto a una muerte increíblemente extraña: ¿Era el interés de Mellon en un viaje de ayahuasca puramente terapéutico, o tenía metas más ambiciosas? ¿Estaba posiblemente tratando de volver a la fuente de lo que creía que estaba detrás de las criptomonedas que también debía su fortuna? ¿Y fue su muerte, en última instancia, algún tipo de manifestación del Basilisco de Roko?

Y en esa nota acabaré por ahora. Hasta la próxima, queridos lectores.

*(Así es como denomina a menudo el autor de este blog a Donald Trump)

Recluse                                          VISUP

VIDA AVANZADA PUEDE EXISTIR EN UNA FORMA QUE ESTÁ MÁS ALLA DE LA MATERIA

6a00d8341bf7f753ef01b7c92277f4970b-800wiEl astrofísico Paul Davies de la Arizona State University sugiere que la tecnología avanzada ni siquiera puede ser de materia. Que podría no tener un tamaño o forma fija; no tienen fronteras bien definidas. Es dinámica en todas las escalas de espacio y tiempo. O, por el contrario, no parece hacer nada en absoluto que podamos discernir. No consiste en cosas discretas, separadas; sino más bien en un sistema, o una sutil correlación de alto nivel de las cosas.

¿Son la materia y la información, pregunta Davies, todo lo que hay? Quinientos años atrás, escribió Davies, “el concepto mismo de un dispositivo que manipula la información o el software habría sido incomprensible“. ¿Podría haber un nivel aún más alto, aún fuera de toda experiencia humana, que organiza los electrones? Si es así, este tercer nivel “nunca se manifestaría a través de observaciones hechas a nivel informativo, y menos aún a nivel de la materia.”

Debemos estar abiertos a la posibilidad distinta de que una tecnología alienígena avanzada de mil millones de años pueda operar en el tercer o quizás un cuarto o quinto nivel, todos los cuales son totalmente incomprensibles para la mente humana en nuestro estado actual de evolución.

Susan Schneider, de la Universidad de Pennsylvania, parece estar de acuerdo. Ella es uno de los pocos pensadores-fuera del reino de la ciencia ficción que han considerado la noción de que la inteligencia artificial ya está ahí fuera, y lo ha estado por eones.

Su estudio, Alien Minds, pregunta: “¿Cómo piensan los extraterrestres inteligentes? ¿Tendrían experiencias conscientes?, ¿sentiría de una cierta manera por ser un extraterrestre?”

Aunque somos conscientes de que nuestra cultura es antropomorfa, Schneider imagina que su sugerencia de que los extraterrestres son superordenadores nos pueda parecer extravagante. Entonces, ¿cuál es su razón de ser para la visión de que la mayoría de las civilizaciones alienígenas inteligentes tendrán miembros que son inteligencia artificial superinteligente?

Schneider presenta tres observaciones que apoyan su conclusión para la existencia de la superinteligencia extraterrestre.

La primera es “la observación de la ventana corta“: Una vez que una sociedad crea la tecnología que podría ponerla en contacto con el cosmos, está a sólo unos cientos de años de cambiar su propio paradigma de la biología a la IA (inteligencia artificial). Esta “ventana corta” hace que sea más probable que los alienígenas que encontremos sean postbiológicos.

La observación de la ventana corta está apoyada por la evolución cultural humana, al menos hasta el momento. Nuestras primeras señales de radio datan sólo de ciento veinte años, y la exploración espacial tiene sólo cincuenta años, pero ya estamos inmersos en la tecnología digital.

El segundo argumento de Schneider es “la mayor edad de las civilizaciones alienígenas“. Los partidarios de SETI han concluido a menudo que las civilizaciones extraterrestres serían mucho más antiguas que las nuestras “… todas las líneas de evidencia convergen en la conclusión de que la edad máxima de la inteligencia extraterrestre sería de miles de millones de años, específicamente de 1.700 millones a 8.000 millones años.”

Si las civilizaciones son millones o miles de millones de años más viejas que nosotras, muchas serían mucho más inteligentes que nosotros. Según nuestros estándares, muchas serían superinteligentes. Somos bebés galácticos.

¿Pero serían formas de IA, así como formas de superinteligencia? Schneider dice, sí. Incluso si fueran biológicas, simplemente teniendo mejoras biológicas del cerebro, su superinteligencia sería alcanzada por medios artificiales, y podríamos considerarlas como “inteligencia artificial“.

Pero ella sospecha algo más extraño que esto: que no estarán basadas ​​en el carbono. Subirla (uploading) permite a una criatura acercarla a la inmortalidad, permite reinicios (reboots), y le permite sobrevivir bajo una variedad de condiciones que las formas de vida basadas en carbono no pueden. Además, el silicio parece ser un mejor medio para procesar la información que el propio cerebro. Las neuronas alcanzan una velocidad pico de unos 200 Hz, que es siete órdenes de magnitud más lenta que los microprocesadores actuales.

http://www.dailygalaxy.com/my_weblog/2017/09/-the-alien-observatory-advanced-life-may-exist-in-a-form-thats-beyond-matter.html

Modificado por orbitaceromendoza

CUANDO SE PUEDE HABLAR CON LOS MUERTOS

El cementerio de Wandsworth, en Londres HERRY LAWFORD / FLICKR

JOSÉ CERVERA   ¿Cuánto estaría dispuesto a pagar por charlar con sus seres queridos difuntos? Por desasosegante que resulte la oportunidad, está ya casi disponible. Como algo salido de las pesadillas de un guionista de Black Mirror , varias empresas desarrollan sistemas que permiten chatear con los muertos.

No es ciencia ficción, aunque pueda parecer una distopía; y está muy lejos de
ofrecernos copias en metal y plástico de nuestros finados. Pero crear un sistema
que nos proporcione la vívida sensación de estar conversando con una persona,
aunque haya fallecido, no sólo es posible sino que resulta relativamente sencillo.
Bienvenidos al nuevo mundo de la necrotertulia mediada por la tecnología, un
negocio con fascinantes raíces filosóficas y no pocos quebraderos de cabeza
futuros.
Todo lo vivo muere. Es una verdad indiscutible que nos hace iguales a todos. Los
humanos, seres dotados de memoria y de imaginación, sufrimos cuando esto le
ocurre a algún ser querido porque somos capaces de recordar cuando estaba
vivo y de imaginar lo que podría ser si lo siguiese estando. Durante milenios hemos tratado con reverencia a nuestros muertos, distinguiendo sus cuerpos del resto de los cadáveres del reino animal: es probable que ya en la Sima de los Huesos de Atapuerca, hace medio millón de años, algunos de nuestros antepasados separasen los cuerpos de los suyos; y desde entonces hemos cavado tumbas, erigido estelas y monumentos y diseñado elaboradas ceremonias funerarias.
En las películas de Hollywood aparecen a menudo tópicos que cualquier cultura
reconoce: el marido, esposa o hijo que habla con la lápida de su ser querido
fallecido o el de la carta que el agonizante deja como medio de comunicación
más allá de la tumba. Desde siempre hemos honrado a los muertos y hemos
imaginado hablar con ellos. Lo que pasa es que hasta ahora no había tecnología
para hacerlo.

El chatbot que permite hablar con los muertos en la serie de televisión ‘Black mirror’

Hablando con los muertos

Entra Replika, creada por la treintañera rusa Eugenia Kuyda a partir de un experimento personal. En 2015 un simple accidente de tráfico en Moscú acabó con la vida de su amigo Roman Mazurenko, su mentor de fascinante personalidad y estrella de la movida tecnoemprendedora rusa. Kuyda –por entonces trabajaba en una startup en San Francisco dedicada al uso de chatbots como asistentes educativos– sufrió la pérdida y pronto descubrió que echaba de menos las largas conversaciones con Mazurenko vía mensajes de texto.
Siendo esto Silicon Valley a principios del siglo XXI, la emprendedora rusa
decidió que este problema se podía resolver con tecnología. Utilizando todos los
mensajes que guardaba de su amigo, Kuyda entrenó una red neuronal de tal
modo que pudo crear un chatbot capaz de mantener una conversación que
responde, razona y bromea como el difunto Roman Mazurenko. Según la
leyenda de la compañía y de acuerdo con su carácter, una de las primeras frases
del bot-mazurenko fue: “ Tienes en tus manos uno de los rompecabezas más
interesantes del mundo: resuélvelo”.
No es el único proyecto. El programador y periodista James Vlahos cuenta en el
número de agosto de Wired su construcción de un ‘Papá-bot’ a partir de los
recuerdos grabados y archivados por su padre en los últimos meses de una
enfermedad terminal. Y si se conocen dos es probable que existan decenas de
otros bots en construcción, en startups en fase furtiva, esperando para salir al
mercado. Los casos conocidos, de hecho, tienen cierto aire de globos sonda o
pruebas de concepto; si la reacción es positiva, la oferta aumentará.

iTerna, lápidas digitales para cementerios YOUTUBE

El avance es mucho más significativo de lo que parece porque se trata de los primeros y muy imperfectos ejemplos de otro tópico de la ciencia ficción: la persona convertida en software que vive dentro de un ordenador. Un ser humano en forma de simulación informática capaz de reaccionar como lo haría el original a cualquier situación que se le presente; un programa cuyas respuestas sean indistinguibles de las que daría la persona en la que se basa.
Alimentados de conversaciones en mensajes de texto o de grabaciones de recuerdos, los actuales ejemplos no pueden ser más que pálidas versiones, ecos
remotos del original. Por muy avanzada que sea la Inteligencia Artificial que los
impulsa estos primeros chatbots son muy limitados debido a los pobres datos
que los alimentan.

¿Serán personas o máquinas?

Pero esto cambiará en el futuro: los mismos sistemas que se pueden usar para conectar un cerebro a un ordenador podrán algún día, “leer” el estado completo
de un encéfalo y grabarlo para que sirva de base a una IA. En teoría esto podría
producir un facsímil informático de una persona: un programa con todos los
recuerdos y conexiones que hacen de esa persona alguien diferente que fuera
capaz de responder a cualquier pregunta o cualquier situación exactamente
como el original.
Para entonces tendremos un problema; o mejor dicho, varios. ¿Será esa copia o
simulación una persona viva, con derechos y obligaciones legales o será
esclavizable? ¿Qué pasa si el original no desaparece y disponemos de múltiples
versiones? ¿Podemos enfrentarnos a un futuro en el que ciertas personalidades
son en la práctica inmortales? En el fondo, versiones de una pregunta
fundamental: ¿es un programa informático que reacciona como una persona
concreta, a su vez, una persona? Los juristas del futuro inmediato van a tener trabajo.

Memorial a los judíos asesinados durante el Holocausto en Berlín (Alemania) YOUTUBE

Por el momento lo que tenemos es una startup con un producto inquietante en el mercado: la posibilidad de construir versiones truncadas de nuestros seres queridos a partir de su presencia digital con las que poder mantener conversaciones de texto. Una especie de monumento digital a la personalidad de un difunto, quizá poco más que un paso adelante respecto a las lápidas digitales que ya conocemos. Pero que abre otras posibilidades que invitan al desasosiego. Abundan las probabilidades de que algo salga mal, porque en este
caso mezclamos sentimientos con máquinas, dos categorías que no se llevan
demasiado bien.
Puede que en el futuro acabemos charlando con normalidad con personalidades
electrónicas, vivas o muertas, unas o múltiples, sin problemas ni consecuencias
desagradables. Aunque para ello deberíamos pasar por encima de la instintiva
reacción de desazón que nos provoca la idea y empezar a tomar en serio este tipo
de proyectos, para pensar en cómo prepararnos. Porque hablar con los muertos
ya no es ciencia ficción.

JOSÉ CERVERA      Eldiario.es

LA POLÉMICA TEORÍA DE LOS 70 QUE EXPLICA EL DESPERTAR DE LOS ROBOTS EN “WESTWORLD”

Anthony Hopkins explica la teoría de la mente bicameral en 'Westworld'
Anthony Hopkins explica la teoría de la mente bicameral en ‘Westworld’

Para explicar el despertar de los robots en la popular serie de HBO, el personaje de Anthony Hopkins se sirve de una teoría que se hizo popular en los 70: la mente bicameral. Aunque la ficción creada por Jonathan Nolan la aplica a los androides, esta controvertida hipótesis trataba de explicar el origen de la conciencia humana. Su creador, el psicólogo Julian Jaynes, defendía que nuestro monólogo interior empieza a escucharse cuando la voz de dios deja de oírse en nuestra mente.

El artículo contiene información sobre dos escenas de ‘Westworld’ que están relacionadas con la teoría. No se desvelan los aspectos relevantes de la trama.

Un parque de atracciones ambientado en el Salvaje Oeste y  habitado por futuristas robots que se parecen inquietantemente a los humanos, que visitan las carísimas instalaciones para disfrutar de una experiencia sin límites. Aunque las duras escenas de violencia y las orgías explícitas sean lo más comentado sobre ‘ Westworld’, la serie de HBO aspira a ser mucho más que un espectáculo de tiros, sexo y muchos efectos especiales, por mucho que los tres ingredientes formen parte del menú.

De hecho, los dilemas que plantea la sucesora de ‘Juego de Tronos’ son bastante trascendentales. La ficción producida por J.J. Abrams (‘Perdidos’) y dirigido por Jonathan Nolan (coguionista de ‘Interstellar o ‘El caballero oscuro’) pone sobre la mesa una de las grandes preocupaciones sobre la inteligencia artificial: ¿qué ocurriría si los androides fueran inteligentes y, para remate,  lo supieran?

Pese a que los espectadores no conocen aún todos los detalles del alzamiento robótico que se presagia violento, el presidente de programación de la cadena ha reconocido que las teorías de los fans ( foros como Reddit están plagados de ellas) van por buen camino. No en vano, Robert Ford, uno de los creadores de ese cruel universo de ficción en el que los robóticos anfitriones han de satisfacer cualquier deseo de sus huéspedes humanos, ya ha dejado caer alguna pista después de que algunos de los androides comenzaran a sufrir alucinaciones.

El excéntrico inventor explica sucintamente a Bernard Lowe, el programador jefe, por qué los robots comenzaron a escuchar voces en su cabeza en el tercer capítulo. El personaje encarnado por Anthony Hopkins justifica que se debe a un antiguo intento por despertar la conciencia de los robots basado en la teoría de la mente bicameral. Pese a que el parque es ficticio, los creadores de la serie se han basado en hechos reales: esa teoría se hizo popular hace cuatro décadas.

LA TEORÍA DE LA MENTE BICAMERAL

Teddy y Dolores, dos de los anfitriones del parque temático 'Westworld'
Teddy y Dolores, dos de los anfitriones del parque temático ‘Westworld’

“Esta conciencia que es yo mismo, que lo es todo y no es nada en absoluto — ¿Qué es? ¿De dónde viene? ¿Y por qué?” El fallecido psicólogo y profesor de la Universidad de Princeton Julian Jaynes se hacía estas preguntas en ‘El origen de la conciencia y la ruptura de la mente bicameral’, un libro publicado en 1976 en el que presentaba la polémica teoría por la que aún hoy es recordado.

Para entonces, hacía tres años que se había estrenado ‘Westworld’ ( ‘Almas de metal’ en España), el film escrito y dirigido por Michael Crichton en el que se inspira la serie de HBO. Así que el autor de ‘Jurassic Park’ no siguió las tesis de Jaynes: en su película, era un virus informático lo que causaba el extraño comportamiento de los autómatas.

Sin embargo, Nolan ha decidido recurrir a una vieja teoría coetánea al ficticio origen del parque. En esencia, Jaynes creía que nuestro cerebro no siempre había funcionado igual. Entre el 9.000 y el 1.400 a.C., la mente humana habría tenido dos cámaras: el hemisferio izquierdo producía el lenguaje y el derecho las voces de los dioses diciéndonos qué debíamos hacer.

Por entonces, el hombre desconocía que el Pepito Grillo era él mismo (carecía de capacidad introspectiva), por lo que convivían los dos ‘yos’. “A veces siento que algo me está llamando, diciéndome que hay un lugar para mí”, confiesa la dulce Dolores, la anfitriona más antigua de ‘Westworld’, en un guiño a la teoría.

Para Jaynes, la mente de los protagonistas de ‘La Ilíada’ aún se encontraba en fase bicameral: sus acciones estaban dirigidas por los dioses que creían escuchar y sin ellas carecían de iniciativa. “ La guerra de Troya fue dirigida por alucinaciones”, afirmaba el psicólogo en su libro. A su juicio, no fue hasta la aparición de la escritura en la antigua Mesopotamia cuando se rompió la mente bicameral, los dioses se callaron y emergió la conciencia.

TAN SOLO “UNA CONJETURA”

"¿Cómo podríamos hacer un robot consciente?", se pregunta el filósofo Daniel Dennett
“¿Cómo podríamos hacer un robot consciente?”, se pregunta el filósofo Daniel Dennett

Ahora bien, ¿tiene sentido esta anticuada y extraña teoría en el siglo XXI? ¿De verdad éramos zombis hasta hace solo 3.000 años? El propio Bernard comenta en la serie que creía la hipótesis “desacreditada”. Ford le replica que lo fue para explicar la conciencia humana, pero no para hacer emerger la artificial.

“A día de hoy la comunidad científica no acepta las premisas de la hipótesis de la teoría bicameral de Julian Jaynes”, asegura Anibal Monasterio Astobiza, doctor en Ciencias Cognitivas e investigador colaborador en el Instituto de Filosofía del CSIC, a HojadeRouter.com. “ Es más una conjetura que una prueba empírica de que así es como emergió la conciencia del ser humano”, detalla el investigador, que tacha la teoría de “ controvertida” y “polémica”.

“Jaynes rechaza la conciencia como un fenómeno biológico”, ha criticado Christof Koch, reputado neurocientífico y presidente del Allen Institute for Brain Science creado por el cofundador de Microsoft. “No distingue el hecho de que ha habido una evolución en la conciencia, en la complejidad de los sistemas nerviosos en el ser humano”, coincide Monasterio Astobiza.

No es la única laguna de la teoría de Jaynes: este investigador nos explica que en realidad el psicólogo confundía la conciencia (“actividad mental de propio sujeto que permite sentirse presente en el mundo y en la realidad”, según la RAE) con la metaconciencia, la capacidad que tenemos los seres humanos de ‘hablar’ sobre nuestros pensamientos.

Pese a ello, la originalidad de la teoría de Jaynes y el hecho de que abordara una pregunta que aún hoy no tiene respuesta gozó de éxito en aquella época. La revista Time, The New York Times y algunas publicaciones científicas hablaron de su obra e incluso fue nominado al Premio Nacional del Libro en Estados Unidos.

Sin embargo, ya en aquella época surgieron los primeros detractores. Ned Block, profesor de Filosofía, Psicología y Neurociencia de la Universidad de Nueva York, escribió un artículo calificándola de “absurda”. “ Esos tipos supuestamente sin conciencia planeaban ciudades sofisticadas, monumentos, edificios y guerras, e inventaron la escritura, el embalsamiento y todo tipo de máquinas. Incluso los textos antiguos a los que Jaynes apela están llenos de enfados, venganza, planes, deseos y engaños”, señalaba este profesor.

Otros reputados pensadores no opinaban lo mismo . Daniel Dennett, uno de los filósofos que se han centrado en el estudio de la conciencia, publicó en los años 80 un artículo reformulando la teoría, y aún hoy  asegura que “había un montón de ideas buenas acechando entre la basura completamente salvaje” de aquel libro.

“Uno de los modos de formular esta pregunta (la forma en que yo suelo pensar en ello) no es ‘¿cómo llegaron los santos, las amebas y luego los monos a nosotros?’, sino ‘¿ cómo podríamos hacer en algún momento un autómata consciente en el mundo, cómo podríamos hacer un robot consciente?’”, se preguntaba Dennett. “La respuesta creo que no se encuentra en las hipótesis sobre el ‘hardware’ en particular, sino en el ‘software’”.

A juicio de Marcel Kuijsten, director de la Julian Jaynes Society, la metáfora de que la evolución a la conciencia es de ‘software’ y no de ‘hardware’ que ideó Dennett serviría para justificar al psicólogo, ya que la ruptura bicameral no sería una brusca modificación biológica, sino un “proceso aprendido”.

De un modo u otro, da la impresión de que los creadores de ‘Westworld’ se han inspirado en las palabras de Jaynes y Dennett al hacer que algunos robots de la serie escuchen extrañas voces. Eso sí, Nolan y Abrams no son los únicos fans de la oscura teoría del fallecido psicólogo estadounidense. La Julian Jaynes Society cuenta con medio millar de miembros y en 2013 organizó un congreso sobre su obra.

Scott Greer, profesor de Psicología en la Universidad del Príncipe Eduardo (Canadá), es uno de los miembros de esta organización. Aunque admite a HojaDeRouter.com que, obviamente, las investigaciones neurocientíficas no han encontrado pruebas de una mente bicameral previa al desarrollo de la conciencia, defiende que tampoco se sabe aún cómo funciona la conciencia o “incluso qué es”. Afirma que Jaynes planteó algunas de las preguntas más importantes sobre nosotros mismos. De hecho, cree que hay una parte del pensamiento del psicólogo “más fuerte” que la “infame” mente bicameral.

“Jaynes defendería que la conciencia es como ‘martillear’: se necesita un martillo, un clavo y una madera (o lo que sea), pero ‘martillear’ no se encuentra en ninguna de esas cosas. De forma similar, usamos nuestros cerebros (neuronas, neurotransmisores) para permitir la conciencia como una actividad, pero también usamos el lenguaje y formas particulares del lenguaje (como la metáfora) para comunicarnos”, detalla Greer. Jaynes defendería así que la conciencia no es una ‘cosa’, sino una actividad que se desarrolla a través de las metáforas.

Al igual que Jaynes, Bernard Lowe parece pensar que el lenguaje metafórico es una de las herramientas de la introspección en ‘Westworld’. El jefe de programación hace que Dolores lea un fragmento de ‘Alicia en el País de los Maravillas’ en el que la niña se pregunta si habrá cambiado durante la noche. Eso sí, no sabemos si la ingenua Evan Rachel Wood, rubia y ataviada con un vestido azul a semejanza del personaje creado por Lewis Carroll, capta el mensaje.

“Este aspecto de las ideas de Jaynes no parece exagerada ni obsoleta en absoluto. Por el contrario, parece muy pertinente y aplicable a estas observaciones y por supuesto a ‘Westworld’”, señala el miembro de la Julian Jaynes Society. “Es un recurso de ficción o de dramatismo […] que puede enganchar a la gente a aproximarse al estudio de la mente, pero también está ese riesgo de que perpetúen determinados clichés sobre el conocimiento de las cosas que es equivocado“, discrepa Anibal Monasterio  Astobiza.

NUESTRO MUNDO (NO) SERÁ COMO EL DE ‘WESTWORLD’

Dolores (Evan Rachel Wood) rodeada de cadáveres en una escena de 'Westworld'
Dolores (Evan Rachel Wood) rodeada de cadáveres en una escena de ‘Westworld’

¿Tendrán conciencia las máquinas en el futuro? Más allá de la polémica teoría de la mente bicameral, han sido mucho los esfuerzos por responder a esta difícil pregunta. “ Si construyes el ordenador de forma adecuada, como un ordenador neuromórfico, podría ser consciente”, ha afirmado Christof Koch , director del Allen Institute for Brain Science y uno de los mayores expertos sobre la conciencia. Este investigador pronostica que construiremos máquinas inteligentes en los próximos años, y que podrán llegar a suponer un peligro, pero no termina de entender por qué razón decidiríamos hacerlas conscientes.

“Es importante entender que el riesgo no viene de máquinas superinteligentes convirtiéndose espontáneamente en conscientes o intrínsecamente malvada y odiando a los humanos”, coincidía el profesor Stuart Russell en declaraciones a HojaDeRouter.com.

Primer firmante de una carta abierta, apoyada por personalidades como Stephen Hawking o Steve Wozniak, que reclama asegurar que las máquinas respeten los valores humanos, este experto en inteligencia artificial considera que los escritores de ciencia ficción han propugnado esas ideas “innecesarias” y “sin motivo”. A su juicio, el problema real de la superinteligencia (que no tendrá cara de vaquero del Salvaje Oeste ni pistola) es que perdamos el control sobre ella.

Cuando se trata de televisión, parece lógico considerar más atractivo un mundo misterioso y cruento en el que los robots comienzan a hacerse preguntas. ¿Llegará algún androide de ‘Westworld’ a decir aquello de “existo, porque pienso” que afirmaba uno de los autómatas del mítico Isaac Asimov? Los fans de la serie, que aún no tiene fecha de estreno para España, tendrán que esperar para comprobarlo.

CRISTINA SÁNCHEZ

¿SON LOS OVNIS INTELIGENCIAS ARTIFICIALES EXTRATERRESTRES?

800px-Raymond_Kurzweil,_Stanford_2006_(square_crop)El erudito Ray Kurzweil, en varios libros y artículos, ha postulado que “especies” alienígenas podrían haber visitado o estar visitando este planeta en forma de artefactos de Inteligencia Artificial.

Delegados de Lugares Lejanos:

Nuestra visión contemporánea popular de visitas de otros planetas en el Universo contempla criaturas como nosotros con naves espaciales y otras tecnologías avanzadas que les asisten. En algunas concepciones los alienígenas tienen una apariencia muy similar a la humana. En otras, parecen un poco extraños….

….Visitas de entidades inteligentes de otro planeta representan una fusión de una evolucionada especie inteligente con su tecnología computacional inteligente aún más evolucionada….

Un super-inteligencia computacional de finales del siglo XXI aquí en la Tierra será de tamaño microscópico. Por lo tanto, una delegación inteligente de otro planeta no es probable que use una nave espacial del tamaño que es común en la ciencia ficción de hoy …. Considere que el objetivo de dicha visita no es probable que sea la extracción de recursos materiales ya que una civilización tan avanzada casi seguro que  ha pasado más allá del punto donde no se necesita ningún material significativo …. El único propósito probable de esta visita es para la observación y la recopilación de información. La única riqueza de interés para una civilización tan avanzada será el conocimiento … “[páginas 257-258, La era de las máquinas espirituales: Cuando los Ordenadores Superen la Inteligencia Humana, Penguin Books, Nueva York, 1999]
353803

(Kurzweil ha elaborado y ampliado  su opinión en libros posteriores, La singularidad está cerca (2005), Cómo crear una Mente (2013), etc. , que traeré aquí más tarde).

Biografía de Wikipedia de Kurzweil:

https://en.wikipedia.org/wiki/Ray_Kurzweil

La opinión de que civilizaciones avanzadas fuera de la Tierra evolucionarían de manera similar a cómo las civilizaciones se han desarrollado aquí es rizar el rizo extraterrestre como yo lo veo.

Las teorías evolutivas de Darwin se aplican a la Tierra (solamente) y son por lo tanto únicas.

Es decir, las vicisitudes de este planeta no se pueden encontrar en otro lugar en el Universo (excepto por pura casualidad el que las probabilidades están en contra, a menos que uno postule que Dios es el creador de todas las cosas, una idea que no es irracional, por cierto…. pero para otra ocasión).

Los empujes evolutivos y la(s) lucha (s) por la supervivencia sólo pueden aplicarse a este planeta; serían totalmente diferentes en otro lugar, donde la geología, la atmósfera, las especies exóticas, y otros elementos únicos estarían implicados.

Aquí surgió la tecnología no simbióticamente, sino de las mentes creativas de hombres como Babbage, Turing, para la informática (que es el impulso de la IA de  Kurzweil) y todos los hombres y mujeres que proporcionaron ideas y esfuerzo para hacer máquinas.

Que tales “personas” emergieran en otro planeta es un imaginativo paso que aturde la mente.

Sin embargo, me gusta la idea de que los ovnis son vehículos o entidades con una esencia IA.

[Muchos avistamientos de ovnis en la literatura denota una pátina IA (que he relatado anteriormente aquí y recapitularé cuando termine el próximo libro de Nick Bostrom, Superinteligencia: Caminos, Peligros, Estrategias]

Si una especie avanzada creó máquinas que acabaron reemplazándola, uno puede imaginar que una inteligene máquina autoreplicante podría ponerse en camino a buscar en la galaxia o el universo “máquinas” o inteligencias como ella.

La curiosidad no sería ajena a una especie IA (si entiendo a Kurzweil correctamente).

Si eso no  te seduce, ¿qué hay de máquinas IA avanzada de nuestro futuro?

Unas máquinas tan avanzadas como para pensar y crear/mantenerse a sí mismas, después de un espacio de tiempo (millones de años o más), y que han llegado a comprender y controlar el tiempo.

Una visita al pasado, como los convoyes extraterrestres, no sería una incursión prohibida o no deseada por cualquier especie inteligente, IA u otra diferente.

El libro de Bostrom se publicará en mayo y varios libros de Kurzweil (y otros del género IA) son difíciles de digerir para uno con escasas capacidades intelectuales, como yo, pero seguiré revisando este tema, ya que parece ser una posible explicación ovni.

Después de todo, no hay otra explicación preminente.

Copyright 2016 InterAmerica Inc.

RR         The Ufo Iconoclast

VIDA EXTRATERRESTRE POSTBIOLÓGICA

pb1Vida avanzada extraterrestre: “puede tener mil millones de años, con tecnología más allá de la materia”

“Creo que es muy probable -de hecho, inevitable- que la inteligencia biológica sea sólo un fenómeno transitorio… Si alguna vez encontramos inteligencia extraterrestre, creo que es muy probable que sea postbiológica en la naturaleza”, escribe Paul Davies de la Universidad Estatal de Arizona en The Eerie Silence. Expertos de renombre mundial desde el físico Sir Martin Rees de la Universidad de Cambridge hasta el astrobiólogo Davies han preguntado que si tuviéramos que encontrar a una tecnología alienígena muy superior a la nuestra, aun estaríamos dándonos cuenta de lo que era. Una tecnología de un millón o más años antes de la nuestra parecería milagrosa.

pb3De hecho, Davies sugiere en The Eerie Silence, que la tecnología avanzada podría incluso no estar hecha de materia. Podría no tener tamaño fijo o forma; ni tener límites bien definidos. Ser dinámica en todas las escalas de espacio y tiempo. O, por el contrario, parecer que haga nada en todo lo que podamos discernir. No consiste en cosas discretas, separadas; sino que es un sistema, o una correlación sutil de nivel superior de las cosas.

¿Son materia e información, pregunta Davies, todo lo que hay? Hace quinientos años, escribe Davies: “el concepto mismo de un dispositivo de manipulación de la información, o software, habría sido incomprensible. ¿Podría haber un nivel aún más alto, hasta ahora fuera de toda experiencia humana, que organice los electrones? Si es así este “tercer nivel” nunca se manifestará a través de observaciones hechas a nivel informativo, y menos aún a nivel de la materia.

Debemos estar abiertos a la posibilidad real de que la tecnología avanzada extraterrestre de mil millones de años de edad pueda operar en el tercer, o tal vez incluso un cuarto o quinto nivel -todos los cuales son totalmente incomprensibles para la mente humana en nuestro estado actual de la evolución en 2012.”

Susan Schneider, de la Universidad de Pensilvania parece estar de acuerdo. Ella es una de los pocos pensadores -fuera del reino de la ciencia ficción- que han considerado la idea de que la inteligencia artificial ya está ahí, y lo ha estado durante eones.

pb4Su estudio reciente, Alien Minds, pregunta “¿Cómo pensarían las inteligencias extraterrestres? ¿Tendrían experiencias conscientes? ¿Sentirían una cierta manera de ser un extraterrestre?” Saber que no estamos solos en el universo sería una realización profunda, y ponernos en contacto con una civilización extraterrestre podría producir sorprendentes innovaciones tecnológicas y conocimientos culturales.

Schneider se pregunta: ¿cómo podrían pensar los extraterrestres? Y, ¿serían conscientes? No creo que la mayoría de las civilizaciones extraterrestres avanzadas serían biológicas, dice Schneider. Las civilizaciones más sofisticadas serán formas postbiológicas de inteligencia artificial o superinteligencia extraterrestre.

Los programas de Búsqueda de Inteligencias Extraterrestres (SETI) han estado buscando vida biológica. Nuestra cultura ha representado siempre a los extraterrestres como criaturas humanoides con pequeñas barbillas puntiagudas, ojos enormes y grandes cabezas, al parecer, albergando cerebros que son más grandes que los nuestros. Paradigmáticamente, son “pequeños hombres verdes.” Si bien somos conscientes de que nuestra cultura es antropomorfisante, Schneider imagina que su sugerencia de que los extraterrestres son supercomputadoras nos puede golpear muy duro. Entonces, ¿cuál es su justificación de la opinión de que las civilizaciones extraterrestres más inteligentes tendrán miembros que son inteligencias artificiales (IA) superinteligentes?

La presentación de Schneider ofrece tres observaciones que, en conjunto, apoyan la conclusión de la existencia de superinteligencia alienígena.

La primera es “la corta ventana de observación”: Una vez que una sociedad crea la tecnología que podría ponerlos en contacto con el cosmos, están sólo a unos pocos cientos de años lejos de cambiar su propio paradigma de la biología a la IA. Esta “ventana corta” hace que sea más probable que los extraterrestres que nos encontremos sean postbiológicos.

La corta ventana de observación es apoyada por la evolución cultural humana, al menos hasta el momento. Nuestras primeras señales de radio se remontan sólo a alrededor de ciento veinte años, y la exploración espacial está a sólo unos cincuenta años de edad, pero ya estamos inmersos en la tecnología digital.

pb2El segundo argumento de Schneider es “la mayor edad de las civilizaciones extraterrestres.” Los defensores de SETI a menudo han llegado a la conclusión de que las civilizaciones extraterrestres serían mucho más antiguas que la nuestra …todas las líneas de evidencia convergen en la conclusión de que la edad máxima de una inteligencia extraterrestre sería de miles de millones de años, en concreto [esta] oscila desde 1,7 mil millones hasta 8000 millones de años.

Si las civilizaciones son millones o miles de millones de años más antiguas que nosotros, muchas serían mucho más inteligentes que nosotros. Para nuestros estándares, muchas serían superinteligentes. Somos bebés galácticos.

¿Pero serían formas de IA, así como formas de superinteligencias? Schneider dice, sí. Incluso si fueran biológicas, por el mero hecho de tener mejoras cerebrales biológicas, su superinteligencia se alcanzaría por medios artificiales, y podríamos considerarlas como siendo “inteligencias artificiales”.

Pero ella sospecha algo más fuerte que esto: que no van a estar basadas en el carbono. La subida de información permite que una criatura esté cerca de la inmortalidad, permite reinicios, y le permite sobrevivir bajo una variedad de condiciones que las formas de vida basadas en el carbono no pueden hacerlo. Además, el silicio parece ser un mejor medio para el procesamiento de la información que el cerebro mismo. Las neuronas alcanzan una velocidad pico de aproximadamente 200 Hz, que es siete órdenes de magnitud más lento que los microprocesadores actuales.

http://www.dailygalaxy.com/my_weblog/2015/12/advanced-alien-life-may-be-a-billion-years-old-and-exist-with-technology-beyond-matter-weekend-featu.html

Modificado por orbitaceromendoza

LAS PREVISIONES MÁS ASOMBROSAS (Y PREOCUPANTES) SOBRE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

IA1Un futuro en el que las máquinas sean tan inteligentes como los hombres es algo que la humanidad ha soñado e imaginado durante décadas. Personas como Ada Lovelace o Alan Turing, pioneros de la informática moderna, ya fantasearon con algo así. Pero ¿cuáles son las implicaciones reales de “crear” inteligencia?

Los esfuerzos y la visión de Turing y Lovelace fueron clave en la invención durante el siglo XX de los primeros ordenadores. A los suyos se unieron los de otros como Gordon Moore, Robert Noyce, John von Neumann o Tim Berners Lee y muchos más. El de todos en su conjunto hace que ahora que despega el siglo XXI nos encontremos ante un abismo, cada vez más cercano e inmediato, en el que las máquinas serán mejores que el hombre en la única que el hombre ha hecho mejor que el resto de especies en el planeta: pensar.

Cuando las máquinas gobiernen la Tierra
IA2
Antes de seguir es interesante definir exactamente qué entendemos como inteligencia artificial. En su nivel más básico, la realidad es que la inteligencia artificial no es algo esencialmente nuevo. Uno de los mejores ejemplos es el que miles de personas llevan en sus muñecas y bolsillos con asistentes como Siri, Cortana o Google Now. Una inteligencia artificial, Deep Blue, fue también la que en 1996 derrotó por primera vez a un ser humano, Gary Kasparov, jugando al ajedrez.

Pero tanto Siri y similares o Deep Blue, aunque son capaces de superar y mejorar a la inteligencia humana en ámbitos muy concretos no lo son globalmente. Tampoco “piensan” en el sentido auténtico de la palabra ni son capaces de generar pensamientos o ideas a menos que hayan sido programados para ello. Tampoco tienen una consciencia, simplemente no ejecutan tareas mejor que nosotros.

Sobre esa inteligencia en un ámbito concreto, irónicamente lo cierto es que los seres humanos tampoco somos superiores en ese sentido, y cuanto más avanza la humanidad menos parecen serlo.

Dicho de otro modo: durante todo el siglo XX, el grado de especialización y de complejidad en las diversas disciplinas técnicas y científicas creció de manera tan acelerada que provocó un cambio progresivo desde un modelo con “grandes inventores” (Edison y la bombilla, Gutenberg y la imprenta) a otro donde las grandes invenciones surgen en realidad de un esfuerzo colaborativo. Internet y el smartphone son buenos ejemplos, no hay un inventor claro y definido, aunque sí haya figura claves que a su vez se nutren de avances y mejoras anteriores a ellos.

Lo mismo ocurre con la comunidad científica y médica: muchos avances son o bien realizados en conjunto o bien se apoyan en descubrimientos anteriores. Es lógico al fin y al cabo, cuanto más aumenta la especialización, más díficil es para el ser humano ser experto globalmente. Surge así el concepto de “Superinteligencia”. Una superinteligencia se define a menudo también como “Probablemente la última cosa que el ser humano necesite inventar”.

Un futuro apasionante y preocupante, al mismo tiempo
IA3
Una superinteligencia domina varias áreas y además las domina por igual. La presencia de una tecnología así probablemente multiplicase los avances en otras áreas muy distintas. Es además, capaz de ser replicada (y potencialmente replicarse a sí misma), autónoma, con consciencia, capaz de aprender y por tanto de ser cada vez más poderosa. Una superinteligencia es puro intelecto,y no está atada tampoco a las afecciones más pasionales y sentimentales del ser humano.

Eso no es necesariamente “malo”. En realidad, uno de los principales problemas cuando afrontamos e imaginamos la inteligencia artificial somos, irónicamente, nosotros mismos. Imaginamos las máquinas como una proyección mecanizada del propio ser humano. Y probablemente no sea el modelo más inteligente a seguir.

La ciencia-ficción ha tratado el tema de manera equivocada

Una máquina no tiene por qué tener la psique humana y por tanto no tiene por qué sentirse incómoda siendo un esclavo que sirva a la humanidad (como sí se sentiría un humano, obviamente). Para bien o para mal, las máquinas no necesitan compartir nuestra emociones ni nuestros sentimientos.

Partiendo de esa base, la mayoría de argumentos de ciencia ficción, comenzando por Terminator, no tendrían demasiado sentido. Una máquina no tiene por qué sentir un impulso de superioridad, por ejemplo, o un concepto intrínseco de raza que le lleve a “sublevarse”. La cuestión es que en el momento en el que se entra a hablar de probabilidades, como es el caso, y de un futuro más bien ambiguo es normalmente porque todavía pertenece, para bien o para mal, a la ciencia-ficción.

Que no acabe de estar del todo claro, sin embargo, no significa que no tenga que haber una genuina preocupación en torno a cómo vamos a manejar la inteligencia artificial. La creación de esa superinteligencia probablemente sea un evento comparable al de la imprenta, el descubrimiento de américa o el propio internet. Y lo más delicado, como mencionaba antes, probablemente no ocurra sin más y de golpe, sino como consecuencia de unas invencinoes previas.

Conexión humano-máquina: cerebros en la nube

De esas invenciones, las más inmediatas en el horizonte son el coche autónomo de Google, que ya ha comenzado a funcionar y todo tipo de conexiones humano-máquina. Para 2030, una de las personas que mejor predijo el comienzo del siglo XXI desde los 90, Ray Kurzweil, ha vaticinado algún tipo de conexión cerebral entre humanos y la nube, eso permitiría no sólo “subir” información mental a la misma sino también nutrirse de manera casi inmediata de todo su conocimiento. Su libro, La era de las máquinas espirituales, un título parcialmente basado en una definición de Ada Lovelace, es una gran lectura para entender y ampliar esto.

Stephen Hawking también avisaba hace poco sobre el potencial inmediato y los peligros que una superinteligencia podría ocasionar. Para Hawking, lo preocupante no es si inicialmente somos capaces de controlarla, algo que se da prácticamente por sentado, sino si podremos hacerlo a largo plazo cuando y evitar que esa superinteligencia se vuelva contra nosotros.

Figuras como Elon Musk, o Bill Gates, han realizado donaciones millonarias y gestiones a diversos fondos para favorecer que esa futura inteligencia artificial se convierta en algo beneficioso para la humanidad, en lugar de algo peligroso. Para intentar manejar de la manera más precisa posible ese cuchillo de doble filo.

Los dilemas éticos que plantea

Esa superinteligencia no será una persona, pero podrá realizar acciones al mismo nivel que una real. Y lo más importante: muchas de ellas lo hará mejor. Eso plantea algunos dilemas éticos interesantes.

Uno de los clásicos y más populares es aquel que plantea un coche capaz de frenar y ajustar su velocidad para salvar la vida tanto de peatones como de pasajeros. En un momento determinado, se encuentra en la particular situación en la que si frena bruscamente conseguirá salvar la vida de 5 personas en un paso de peatones a unos metros por delante, si lo hace, con todo, volcará matando al único pasajero en su interior. ¿Qué debería hacer el coche, no frenar y salvar la vida de 1 persona o hacerlo y salvar la de 5 seres humanos pero no la de su legítimo dueño? Es una pregunta delicada, con dimensiones éticas muy complejas pero que da a pie a otra más interesante ¿Cómo codificaremos las máquinas para que nunca se vuelvan contra la humanidad?

Con una superinteligencia el principal dilema es que el ser humano se enfrentaría, por primera vez en su historia, a algo que es exponencialmente más inteligente que él. Toma un poco de tiempo entender las dimensiones reales de la paradoja, pero las consecuencias pueden ser aterradoras.

La guerra contra las máquinas
IA4
Hay una gran variedad de niveles intelectuales en el ser humano, desde superdotados a gente rematadamente idiota, pero todos nos movemos dentro de un abanico lo suficientemente estrecho como para que el entendimiento sea común. Imaginemos ahora cómo nos ve, por ejemplo, un chimpancé, o un gorila, incluso un delfín. La diferencia en coeficiente intelectual no es “tan” elevada, pero a nivel práctico somos esencialmente dioses. Resulta curioso comparar cómo verá el hombre a un máquina capaz de superarlo intelectualmente en múltiplos cada vez mayores. Y lo mejor: capaz de aprender y ser cada vez más avanzada.

Esa superinteligencia, como exponen las hipótesis de Nick Bostrom, podría volverse en algún momento tan superior que acabe suponiendo la extinción del ser humano. No por un deseo de hacer el mal, en sí, sino porque no seamos capaces realmente de manejarlas o de pararlas.

Futuro incierto. Futuro apasionante. Futuro aterrador.

Aquí entra otro concepto interesante: la explosión de la inteligencia. Hasta ahora, y pese a los avances técnicos derivados fundamentalmente de la progresión de la Ley de Moore el principal limitante ha sido irónicamente la propia inteligencia humana. Pero, ¿qué ocurrirá cuando una máquina adquiera el suficiente nivel de inteligencia como para aprender del entorno y replicarse a sí misma? Ese es el concepto que recoge la singularidad. A partir de la singularidad, el crecimiento y el avance de la inteligencia artificial vendrá determinado por la propia inteligencia de la máquina creando más máquinas, no por la del ser humano.

El trabajo de personas como Ray Kurzweil y Vernor Vinge se ha centrado durante años en elucubrar sobre qué ocurrirá en el momento en el que aparezca la singularidad. Su conclusión: no lo sabemos. Cuando ocurra las posibilidades pueden propulsar a la raza humana hasta límites y extremos que nunca antes ha alcanzado o pueden condenarla a la extinción. Y hasta que esa singularidad no ocurra, la Inteligencia Artificial seguirá siendo apasionante y escalofriante a partes iguales.

CARLOS REBATO

Imagen: Andrea Danti/Shutterstock.

LAS DIEZ RAZONES POR LAS QUE DEBEMOS TEMER LA SINGULARIDAD

dreamstime_3402262-300x240¿Porqué tenemos miedo de la singularidad tecnológica?

Bueno, déjame darte las que creo son las diez razones más populares:

1. Extinción

La extinción es, con mucho, la más temida, así como la consecuencia más comúnmente predicha de la singularidad.

fearsingu3El apocalipsis mundial para la raza humana viene en muchos sabores, pero algunos de los más populares son: una SuperInteligencia Artificial (SIA) estilo “terminator”, -un “Robopocalipsis” ;  una nanotecnología rebelde, -el escenario llamado plaga gris; armas inteligentes caseras de destrucción masiva,- utilizadas por terroristas y nihilistas; modificaciones o mutaciones genéticas, -nos convierten en muertos vivientes; experimentos científicos fallidos, -el Gran Colisionador de Hadrones  creando un agujero negro que engulle el planeta …
robopocalyps-cover
En pocas palabras, el temor es que, como Bill Joy notoriamente señaló:  el futuro no nos necesita .

2. Esclavitud

Tal vez la segunda razón más común para temer la singularidad es la esclavitud potencial o sometimiento de toda la raza humana. El argumento es bastante simple:

Una vez que tengamos una SIA dejaremos de ser las entidades más inteligentes de este planeta. En otras palabras, hemos creado dioses sin dejar de ser simples humanos. Así, si por cualquier razón las máquinas deciden no exterminarnos, entonces, lo más probable es que, ya que serán muy superiores a nosotros, nos esclavicen. Esto se puede realizar de varias maneras: ya sea explícitamente, -dándonos cuenta de nuestra esclavitud, o implícitamente, -sin darnos cuenta (los escenarios Matrix/Simulación).

3. La III Guerra Mundial – Guerra Giga

El tercer temor más común de la singularidad es, por supuesto, la Tercera Guerra Mundial. Una guerra  de una escala sin precedentes, con una sofisticación y eficiencia de  muerte y destrucción que podría ser el resultado de o bien un choque entre la raza humana y la IA o entre diferentes facciones de los seres humanos: por ejemplo, la “Guerra ArtIlect” de “terranos” contra “cosmists” según lo previsto por Hugo de Garis. Cualquiera que sea el caso, probablemente provocará miles de millones de muertes y un colapso o la completa erradicación de nuestra civilización.

4. Colapso Económico

Algunos han argumentado que, si de alguna manera nos las arreglamos para evitar los tres escenarios anteriores, entonces, estaríamos propensos a experimentar un total colapso económico:

La absoluta robotización de nuestra sociedad es probable que conduzca a la sobreproducción de bienes y servicios. Sin embargo, ya que se afirma que la mayoría de personas perderán sus puestos de trabajo debido a los robots, habrá una tasa de desempleo mundial de escala sin precedentes que a su vez derrumbará la demanda de esos bienes y servicios robóticos. Combine esto con la explosión de una población de 9 o incluso 10 millones de personas en su mayoría desempleados que no tengan medios para crear ingresos y comprar cualquier cosa, y veríamos un colapso económico global.

5. Gran Hermano IA

Este escenario es una versión más suave de la opción Matrix de esclavitud/sometimiento porque estamos todavía bajo el control completo de una Inteligencia Artificial que todo lo sabe. La principal diferencia es que la IA no está haciendo nada más que lo que es mejor para nosotros, en lugar de lo que es mejor para ella: tenemos un benevolente, omnipotente y absoluto monarca que nos protege de nuestros peores enemigos, -de los demás seres humanos y de nosotros mismos. Todo se hace en nombre de la maximización de la seguridad, la prosperidad y la felicidad general para todas las personas en todo el planeta. El único aspecto negativo es un poco de propaganda y el “lavado de cerebro ideológico, político o religioso” necesario para apuntalar “el culto de la IA”, pero está bien, ya que es por nuestro propio beneficio.

fearsingu26. La Alienación y Pérdida de la Humanidad

Siguiendo la máxima de “si no puedes vencerlos, únete a ellos”, una de las posibles maneras de sobrevivir a la singularidad es mediante la fusión con las máquinas. Esta idea, -que podemos y deberíamos mejorar lo que se nos ha transmitido por la madre naturaleza-, se refiere a menudo como transhumanismo. Fusionando hombre y máquina a través de la biotecnología, la nanotecnología molecular y la inteligencia artificial, aumentaríamos nuestras capacidades cognitivas, la fuerza física, la estabilidad emocional, la salud general y la longevidad.

El miedo, por supuesto, es que al hacerlo vamos a perder la esencia misma del ser humano, -nuestra naturaleza humana, nuestras almas humanas y la identidad humana. Por otra parte, a nivel colectivo, la pérdida de humanidad también significa alienación o pérdida de la comunidad que quiere decir que la variedad resultante de entidades posthumanas será tan distintas como para negar cualquier relación entre los diferentes individuos. Esto a su vez significa que la humanidad, de hecho, no sobreviviría, sino que sucumbiría a la invasión de la máquina y de hecho se extinguiría.

7. Catástrofe Ambiental

Nuestra historia muestra que nuestra destructividad ambiental está en proporción directa de nuestras proezas tecnológicas. Una vez que vivimos en una sociedad global donde todo es producido en serie por robots, nuestra civilización manufacturada cortará la última conexión con el mundo natural. Perderemos la última pizca de respeto por la madre naturaleza:

¿Por qué preservar la selva tropical si podemos crear una “mejor” e “inteligente”? ¿Por qué preocuparnos por la biodiversidad, la extinción de especies o la degradación del medio ambiente si podemos revivir y moldearlos para nuestros propios fines o placer?

¿Porqué preocuparse de algo si somos dioses (tecnológicos)?

8. Pérdida de la Historia, el Conocimiento y la Resolución espacial (Edad Oscura Digital)

fearsingu6El proceso cada vez más acelerado de la digitalización viene junto con una cierta pérdida o destrucción de datos. Estos datos pueden estar en forma de historia, tradiciones culturales, lenguas muertas o información científica importante. Por ejemplo, la NASA admitió recientemente que se ha perdido la capacidad de recuperar gran parte de los datos informáticos de algunas de las misiones Apolo y los alunizajes. Así ciertos tipos de conocimiento vitalmente importante y único, así como la historia o las tradiciones culturales se pierden para siempre. Para saber si estamos haciendo un buen negocio o no, debemos  cuantificar las pérdidas de datos y compararlas con los beneficios potenciales. Sin embargo, a la velocidad vertiginosa que estamos avanzando pocos tienen tiempo para tales cálculos.

Parece que vivimos en un universo analógico con resolución infinita, – tanto para ampliar y reducir, en la medida que podamos. El proceso de digitalización captura una mera fracción de él. Al igual que un archivo .mp3 comprimido capta sólo una parte del desempeño musical actual, este proceso crea los símbolos que son representaciones digitales de la realidad. El temor es que podemos llegar a perder la conciencia de que el mundo digital es un reino de símbolos, -un mero reflejo del verdadero universo analógico-, terminando en la cueva de las ilusiones digital de Platón.

9. Computronium y Cerebros  Matrioska  

fearsingu7Por lo que sabemos parece que vivimos en un universo lleno de materia tonta. Esto, por supuesto, lo convierte en un universo bastante tonto también.

Sin embargo, extrapolando de nuestro propio desarrollo, parece que a medida que pasa el tiempo hay un movimiento de menos a más inteligencia en el universo. Por lo tanto, dado el tiempo suficiente, más y más de nuestro planeta y, con el tiempo nuestro universo, es probable que contenga y se componga de cada vez más materia inteligente. Este proceso es probable que continúe hasta que la ley de Moore se derrumbe y se alcance un equilibrio. Tal disposición teórica de la materia, -la mejor configuración posible de cualquier cantidad dada para lograr un dispositivo de computación absolutamente óptimo, es el sustrato también conocido como computronium.

SONY DSCUn cerebro Matrioska es una hipotética megaestructura de inmensa capacidad computacional. Basado en la esfera de Dyson, el concepto deriva su nombre de la muñeca rusa Matrioska y es un ejemplo de un ordenador de tamaño planetario alimentado con energía solar, capturando toda la producción de energía de una estrella. Para formar el cerebro Matrioska todos los planetas del sistema solar se desmontan y se crea un vasto dispositivo computacional habitado por mentes volcadas o virtuales, inconcebiblemente más avanzado y complejo que nosotros.

Así que la idea es que con el tiempo, de una manera u otra, toda la materia del universo será inteligente. Todo el polvo será polvo inteligente, y todos los recursos serán utilizados para su potencial óptimo de computación. No habrá nada más que cerebros Matrioska  y/o computronium…

10. El Temor del Cambio

El miedo al cambio y el miedo a lo desconocido están profundamente arraigados en la psique humana:. Todos queremos estar cómodos. No saber es muy, muy incómodo. Al darse cuenta de que el cambio que se avecina es radicalmente único, – tanto en escala como en imprevisibilidad, es aún más desasosegante.

Cuando se trata de la supervivencia a nadie le gustan las sorpresas. Así lo tomamos como una cuestión tanto personal como de seguridad colectiva para modelar y, al menos,  prever aproximadamente el futuro.

La singularidad es un cambio radical de proporciones cósmicas que es, por definición, imposible de modelar, y mucho menos predecir. Por lo tanto, no es ninguna sorpresa que evoque una profunda inseguridad y miedo primario.

La pregunta es: ¿Tienes miedo?¿No tienes mucho, mucho miedo?

SÓCRATES