LA POLÉMICA TEORÍA DE LOS 70 QUE EXPLICA EL DESPERTAR DE LOS ROBOTS EN “WESTWORLD”

Anthony Hopkins explica la teoría de la mente bicameral en 'Westworld'
Anthony Hopkins explica la teoría de la mente bicameral en ‘Westworld’

Para explicar el despertar de los robots en la popular serie de HBO, el personaje de Anthony Hopkins se sirve de una teoría que se hizo popular en los 70: la mente bicameral. Aunque la ficción creada por Jonathan Nolan la aplica a los androides, esta controvertida hipótesis trataba de explicar el origen de la conciencia humana. Su creador, el psicólogo Julian Jaynes, defendía que nuestro monólogo interior empieza a escucharse cuando la voz de dios deja de oírse en nuestra mente.

El artículo contiene información sobre dos escenas de ‘Westworld’ que están relacionadas con la teoría. No se desvelan los aspectos relevantes de la trama.

Un parque de atracciones ambientado en el Salvaje Oeste y  habitado por futuristas robots que se parecen inquietantemente a los humanos, que visitan las carísimas instalaciones para disfrutar de una experiencia sin límites. Aunque las duras escenas de violencia y las orgías explícitas sean lo más comentado sobre ‘ Westworld’, la serie de HBO aspira a ser mucho más que un espectáculo de tiros, sexo y muchos efectos especiales, por mucho que los tres ingredientes formen parte del menú.

De hecho, los dilemas que plantea la sucesora de ‘Juego de Tronos’ son bastante trascendentales. La ficción producida por J.J. Abrams (‘Perdidos’) y dirigido por Jonathan Nolan (coguionista de ‘Interstellar o ‘El caballero oscuro’) pone sobre la mesa una de las grandes preocupaciones sobre la inteligencia artificial: ¿qué ocurriría si los androides fueran inteligentes y, para remate,  lo supieran?

Pese a que los espectadores no conocen aún todos los detalles del alzamiento robótico que se presagia violento, el presidente de programación de la cadena ha reconocido que las teorías de los fans ( foros como Reddit están plagados de ellas) van por buen camino. No en vano, Robert Ford, uno de los creadores de ese cruel universo de ficción en el que los robóticos anfitriones han de satisfacer cualquier deseo de sus huéspedes humanos, ya ha dejado caer alguna pista después de que algunos de los androides comenzaran a sufrir alucinaciones.

El excéntrico inventor explica sucintamente a Bernard Lowe, el programador jefe, por qué los robots comenzaron a escuchar voces en su cabeza en el tercer capítulo. El personaje encarnado por Anthony Hopkins justifica que se debe a un antiguo intento por despertar la conciencia de los robots basado en la teoría de la mente bicameral. Pese a que el parque es ficticio, los creadores de la serie se han basado en hechos reales: esa teoría se hizo popular hace cuatro décadas.

LA TEORÍA DE LA MENTE BICAMERAL

Teddy y Dolores, dos de los anfitriones del parque temático 'Westworld'
Teddy y Dolores, dos de los anfitriones del parque temático ‘Westworld’

“Esta conciencia que es yo mismo, que lo es todo y no es nada en absoluto — ¿Qué es? ¿De dónde viene? ¿Y por qué?” El fallecido psicólogo y profesor de la Universidad de Princeton Julian Jaynes se hacía estas preguntas en ‘El origen de la conciencia y la ruptura de la mente bicameral’, un libro publicado en 1976 en el que presentaba la polémica teoría por la que aún hoy es recordado.

Para entonces, hacía tres años que se había estrenado ‘Westworld’ ( ‘Almas de metal’ en España), el film escrito y dirigido por Michael Crichton en el que se inspira la serie de HBO. Así que el autor de ‘Jurassic Park’ no siguió las tesis de Jaynes: en su película, era un virus informático lo que causaba el extraño comportamiento de los autómatas.

Sin embargo, Nolan ha decidido recurrir a una vieja teoría coetánea al ficticio origen del parque. En esencia, Jaynes creía que nuestro cerebro no siempre había funcionado igual. Entre el 9.000 y el 1.400 a.C., la mente humana habría tenido dos cámaras: el hemisferio izquierdo producía el lenguaje y el derecho las voces de los dioses diciéndonos qué debíamos hacer.

Por entonces, el hombre desconocía que el Pepito Grillo era él mismo (carecía de capacidad introspectiva), por lo que convivían los dos ‘yos’. “A veces siento que algo me está llamando, diciéndome que hay un lugar para mí”, confiesa la dulce Dolores, la anfitriona más antigua de ‘Westworld’, en un guiño a la teoría.

Para Jaynes, la mente de los protagonistas de ‘La Ilíada’ aún se encontraba en fase bicameral: sus acciones estaban dirigidas por los dioses que creían escuchar y sin ellas carecían de iniciativa. “ La guerra de Troya fue dirigida por alucinaciones”, afirmaba el psicólogo en su libro. A su juicio, no fue hasta la aparición de la escritura en la antigua Mesopotamia cuando se rompió la mente bicameral, los dioses se callaron y emergió la conciencia.

TAN SOLO “UNA CONJETURA”

"¿Cómo podríamos hacer un robot consciente?", se pregunta el filósofo Daniel Dennett
“¿Cómo podríamos hacer un robot consciente?”, se pregunta el filósofo Daniel Dennett

Ahora bien, ¿tiene sentido esta anticuada y extraña teoría en el siglo XXI? ¿De verdad éramos zombis hasta hace solo 3.000 años? El propio Bernard comenta en la serie que creía la hipótesis “desacreditada”. Ford le replica que lo fue para explicar la conciencia humana, pero no para hacer emerger la artificial.

“A día de hoy la comunidad científica no acepta las premisas de la hipótesis de la teoría bicameral de Julian Jaynes”, asegura Anibal Monasterio Astobiza, doctor en Ciencias Cognitivas e investigador colaborador en el Instituto de Filosofía del CSIC, a HojadeRouter.com. “ Es más una conjetura que una prueba empírica de que así es como emergió la conciencia del ser humano”, detalla el investigador, que tacha la teoría de “ controvertida” y “polémica”.

“Jaynes rechaza la conciencia como un fenómeno biológico”, ha criticado Christof Koch, reputado neurocientífico y presidente del Allen Institute for Brain Science creado por el cofundador de Microsoft. “No distingue el hecho de que ha habido una evolución en la conciencia, en la complejidad de los sistemas nerviosos en el ser humano”, coincide Monasterio Astobiza.

No es la única laguna de la teoría de Jaynes: este investigador nos explica que en realidad el psicólogo confundía la conciencia (“actividad mental de propio sujeto que permite sentirse presente en el mundo y en la realidad”, según la RAE) con la metaconciencia, la capacidad que tenemos los seres humanos de ‘hablar’ sobre nuestros pensamientos.

Pese a ello, la originalidad de la teoría de Jaynes y el hecho de que abordara una pregunta que aún hoy no tiene respuesta gozó de éxito en aquella época. La revista Time, The New York Times y algunas publicaciones científicas hablaron de su obra e incluso fue nominado al Premio Nacional del Libro en Estados Unidos.

Sin embargo, ya en aquella época surgieron los primeros detractores. Ned Block, profesor de Filosofía, Psicología y Neurociencia de la Universidad de Nueva York, escribió un artículo calificándola de “absurda”. “ Esos tipos supuestamente sin conciencia planeaban ciudades sofisticadas, monumentos, edificios y guerras, e inventaron la escritura, el embalsamiento y todo tipo de máquinas. Incluso los textos antiguos a los que Jaynes apela están llenos de enfados, venganza, planes, deseos y engaños”, señalaba este profesor.

Otros reputados pensadores no opinaban lo mismo . Daniel Dennett, uno de los filósofos que se han centrado en el estudio de la conciencia, publicó en los años 80 un artículo reformulando la teoría, y aún hoy  asegura que “había un montón de ideas buenas acechando entre la basura completamente salvaje” de aquel libro.

“Uno de los modos de formular esta pregunta (la forma en que yo suelo pensar en ello) no es ‘¿cómo llegaron los santos, las amebas y luego los monos a nosotros?’, sino ‘¿ cómo podríamos hacer en algún momento un autómata consciente en el mundo, cómo podríamos hacer un robot consciente?’”, se preguntaba Dennett. “La respuesta creo que no se encuentra en las hipótesis sobre el ‘hardware’ en particular, sino en el ‘software’”.

A juicio de Marcel Kuijsten, director de la Julian Jaynes Society, la metáfora de que la evolución a la conciencia es de ‘software’ y no de ‘hardware’ que ideó Dennett serviría para justificar al psicólogo, ya que la ruptura bicameral no sería una brusca modificación biológica, sino un “proceso aprendido”.

De un modo u otro, da la impresión de que los creadores de ‘Westworld’ se han inspirado en las palabras de Jaynes y Dennett al hacer que algunos robots de la serie escuchen extrañas voces. Eso sí, Nolan y Abrams no son los únicos fans de la oscura teoría del fallecido psicólogo estadounidense. La Julian Jaynes Society cuenta con medio millar de miembros y en 2013 organizó un congreso sobre su obra.

Scott Greer, profesor de Psicología en la Universidad del Príncipe Eduardo (Canadá), es uno de los miembros de esta organización. Aunque admite a HojaDeRouter.com que, obviamente, las investigaciones neurocientíficas no han encontrado pruebas de una mente bicameral previa al desarrollo de la conciencia, defiende que tampoco se sabe aún cómo funciona la conciencia o “incluso qué es”. Afirma que Jaynes planteó algunas de las preguntas más importantes sobre nosotros mismos. De hecho, cree que hay una parte del pensamiento del psicólogo “más fuerte” que la “infame” mente bicameral.

“Jaynes defendería que la conciencia es como ‘martillear’: se necesita un martillo, un clavo y una madera (o lo que sea), pero ‘martillear’ no se encuentra en ninguna de esas cosas. De forma similar, usamos nuestros cerebros (neuronas, neurotransmisores) para permitir la conciencia como una actividad, pero también usamos el lenguaje y formas particulares del lenguaje (como la metáfora) para comunicarnos”, detalla Greer. Jaynes defendería así que la conciencia no es una ‘cosa’, sino una actividad que se desarrolla a través de las metáforas.

Al igual que Jaynes, Bernard Lowe parece pensar que el lenguaje metafórico es una de las herramientas de la introspección en ‘Westworld’. El jefe de programación hace que Dolores lea un fragmento de ‘Alicia en el País de los Maravillas’ en el que la niña se pregunta si habrá cambiado durante la noche. Eso sí, no sabemos si la ingenua Evan Rachel Wood, rubia y ataviada con un vestido azul a semejanza del personaje creado por Lewis Carroll, capta el mensaje.

“Este aspecto de las ideas de Jaynes no parece exagerada ni obsoleta en absoluto. Por el contrario, parece muy pertinente y aplicable a estas observaciones y por supuesto a ‘Westworld’”, señala el miembro de la Julian Jaynes Society. “Es un recurso de ficción o de dramatismo […] que puede enganchar a la gente a aproximarse al estudio de la mente, pero también está ese riesgo de que perpetúen determinados clichés sobre el conocimiento de las cosas que es equivocado“, discrepa Anibal Monasterio  Astobiza.

NUESTRO MUNDO (NO) SERÁ COMO EL DE ‘WESTWORLD’

Dolores (Evan Rachel Wood) rodeada de cadáveres en una escena de 'Westworld'
Dolores (Evan Rachel Wood) rodeada de cadáveres en una escena de ‘Westworld’

¿Tendrán conciencia las máquinas en el futuro? Más allá de la polémica teoría de la mente bicameral, han sido mucho los esfuerzos por responder a esta difícil pregunta. “ Si construyes el ordenador de forma adecuada, como un ordenador neuromórfico, podría ser consciente”, ha afirmado Christof Koch , director del Allen Institute for Brain Science y uno de los mayores expertos sobre la conciencia. Este investigador pronostica que construiremos máquinas inteligentes en los próximos años, y que podrán llegar a suponer un peligro, pero no termina de entender por qué razón decidiríamos hacerlas conscientes.

“Es importante entender que el riesgo no viene de máquinas superinteligentes convirtiéndose espontáneamente en conscientes o intrínsecamente malvada y odiando a los humanos”, coincidía el profesor Stuart Russell en declaraciones a HojaDeRouter.com.

Primer firmante de una carta abierta, apoyada por personalidades como Stephen Hawking o Steve Wozniak, que reclama asegurar que las máquinas respeten los valores humanos, este experto en inteligencia artificial considera que los escritores de ciencia ficción han propugnado esas ideas “innecesarias” y “sin motivo”. A su juicio, el problema real de la superinteligencia (que no tendrá cara de vaquero del Salvaje Oeste ni pistola) es que perdamos el control sobre ella.

Cuando se trata de televisión, parece lógico considerar más atractivo un mundo misterioso y cruento en el que los robots comienzan a hacerse preguntas. ¿Llegará algún androide de ‘Westworld’ a decir aquello de “existo, porque pienso” que afirmaba uno de los autómatas del mítico Isaac Asimov? Los fans de la serie, que aún no tiene fecha de estreno para España, tendrán que esperar para comprobarlo.

CRISTINA SÁNCHEZ

¿SON LOS OVNIS INTELIGENCIAS ARTIFICIALES EXTRATERRESTRES?

800px-Raymond_Kurzweil,_Stanford_2006_(square_crop)El erudito Ray Kurzweil, en varios libros y artículos, ha postulado que “especies” alienígenas podrían haber visitado o estar visitando este planeta en forma de artefactos de Inteligencia Artificial.

Delegados de Lugares Lejanos:

Nuestra visión contemporánea popular de visitas de otros planetas en el Universo contempla criaturas como nosotros con naves espaciales y otras tecnologías avanzadas que les asisten. En algunas concepciones los alienígenas tienen una apariencia muy similar a la humana. En otras, parecen un poco extraños….

….Visitas de entidades inteligentes de otro planeta representan una fusión de una evolucionada especie inteligente con su tecnología computacional inteligente aún más evolucionada….

Un super-inteligencia computacional de finales del siglo XXI aquí en la Tierra será de tamaño microscópico. Por lo tanto, una delegación inteligente de otro planeta no es probable que use una nave espacial del tamaño que es común en la ciencia ficción de hoy …. Considere que el objetivo de dicha visita no es probable que sea la extracción de recursos materiales ya que una civilización tan avanzada casi seguro que  ha pasado más allá del punto donde no se necesita ningún material significativo …. El único propósito probable de esta visita es para la observación y la recopilación de información. La única riqueza de interés para una civilización tan avanzada será el conocimiento … “[páginas 257-258, La era de las máquinas espirituales: Cuando los Ordenadores Superen la Inteligencia Humana, Penguin Books, Nueva York, 1999]
353803

(Kurzweil ha elaborado y ampliado  su opinión en libros posteriores, La singularidad está cerca (2005), Cómo crear una Mente (2013), etc. , que traeré aquí más tarde).

Biografía de Wikipedia de Kurzweil:

https://en.wikipedia.org/wiki/Ray_Kurzweil

La opinión de que civilizaciones avanzadas fuera de la Tierra evolucionarían de manera similar a cómo las civilizaciones se han desarrollado aquí es rizar el rizo extraterrestre como yo lo veo.

Las teorías evolutivas de Darwin se aplican a la Tierra (solamente) y son por lo tanto únicas.

Es decir, las vicisitudes de este planeta no se pueden encontrar en otro lugar en el Universo (excepto por pura casualidad el que las probabilidades están en contra, a menos que uno postule que Dios es el creador de todas las cosas, una idea que no es irracional, por cierto…. pero para otra ocasión).

Los empujes evolutivos y la(s) lucha (s) por la supervivencia sólo pueden aplicarse a este planeta; serían totalmente diferentes en otro lugar, donde la geología, la atmósfera, las especies exóticas, y otros elementos únicos estarían implicados.

Aquí surgió la tecnología no simbióticamente, sino de las mentes creativas de hombres como Babbage, Turing, para la informática (que es el impulso de la IA de  Kurzweil) y todos los hombres y mujeres que proporcionaron ideas y esfuerzo para hacer máquinas.

Que tales “personas” emergieran en otro planeta es un imaginativo paso que aturde la mente.

Sin embargo, me gusta la idea de que los ovnis son vehículos o entidades con una esencia IA.

[Muchos avistamientos de ovnis en la literatura denota una pátina IA (que he relatado anteriormente aquí y recapitularé cuando termine el próximo libro de Nick Bostrom, Superinteligencia: Caminos, Peligros, Estrategias]

Si una especie avanzada creó máquinas que acabaron reemplazándola, uno puede imaginar que una inteligene máquina autoreplicante podría ponerse en camino a buscar en la galaxia o el universo “máquinas” o inteligencias como ella.

La curiosidad no sería ajena a una especie IA (si entiendo a Kurzweil correctamente).

Si eso no  te seduce, ¿qué hay de máquinas IA avanzada de nuestro futuro?

Unas máquinas tan avanzadas como para pensar y crear/mantenerse a sí mismas, después de un espacio de tiempo (millones de años o más), y que han llegado a comprender y controlar el tiempo.

Una visita al pasado, como los convoyes extraterrestres, no sería una incursión prohibida o no deseada por cualquier especie inteligente, IA u otra diferente.

El libro de Bostrom se publicará en mayo y varios libros de Kurzweil (y otros del género IA) son difíciles de digerir para uno con escasas capacidades intelectuales, como yo, pero seguiré revisando este tema, ya que parece ser una posible explicación ovni.

Después de todo, no hay otra explicación preminente.

Copyright 2016 InterAmerica Inc.

RR         The Ufo Iconoclast

VIDA EXTRATERRESTRE POSTBIOLÓGICA

pb1Vida avanzada extraterrestre: “puede tener mil millones de años, con tecnología más allá de la materia”

“Creo que es muy probable -de hecho, inevitable- que la inteligencia biológica sea sólo un fenómeno transitorio… Si alguna vez encontramos inteligencia extraterrestre, creo que es muy probable que sea postbiológica en la naturaleza”, escribe Paul Davies de la Universidad Estatal de Arizona en The Eerie Silence. Expertos de renombre mundial desde el físico Sir Martin Rees de la Universidad de Cambridge hasta el astrobiólogo Davies han preguntado que si tuviéramos que encontrar a una tecnología alienígena muy superior a la nuestra, aun estaríamos dándonos cuenta de lo que era. Una tecnología de un millón o más años antes de la nuestra parecería milagrosa.

pb3De hecho, Davies sugiere en The Eerie Silence, que la tecnología avanzada podría incluso no estar hecha de materia. Podría no tener tamaño fijo o forma; ni tener límites bien definidos. Ser dinámica en todas las escalas de espacio y tiempo. O, por el contrario, parecer que haga nada en todo lo que podamos discernir. No consiste en cosas discretas, separadas; sino que es un sistema, o una correlación sutil de nivel superior de las cosas.

¿Son materia e información, pregunta Davies, todo lo que hay? Hace quinientos años, escribe Davies: “el concepto mismo de un dispositivo de manipulación de la información, o software, habría sido incomprensible. ¿Podría haber un nivel aún más alto, hasta ahora fuera de toda experiencia humana, que organice los electrones? Si es así este “tercer nivel” nunca se manifestará a través de observaciones hechas a nivel informativo, y menos aún a nivel de la materia.

Debemos estar abiertos a la posibilidad real de que la tecnología avanzada extraterrestre de mil millones de años de edad pueda operar en el tercer, o tal vez incluso un cuarto o quinto nivel -todos los cuales son totalmente incomprensibles para la mente humana en nuestro estado actual de la evolución en 2012.”

Susan Schneider, de la Universidad de Pensilvania parece estar de acuerdo. Ella es una de los pocos pensadores -fuera del reino de la ciencia ficción- que han considerado la idea de que la inteligencia artificial ya está ahí, y lo ha estado durante eones.

pb4Su estudio reciente, Alien Minds, pregunta “¿Cómo pensarían las inteligencias extraterrestres? ¿Tendrían experiencias conscientes? ¿Sentirían una cierta manera de ser un extraterrestre?” Saber que no estamos solos en el universo sería una realización profunda, y ponernos en contacto con una civilización extraterrestre podría producir sorprendentes innovaciones tecnológicas y conocimientos culturales.

Schneider se pregunta: ¿cómo podrían pensar los extraterrestres? Y, ¿serían conscientes? No creo que la mayoría de las civilizaciones extraterrestres avanzadas serían biológicas, dice Schneider. Las civilizaciones más sofisticadas serán formas postbiológicas de inteligencia artificial o superinteligencia extraterrestre.

Los programas de Búsqueda de Inteligencias Extraterrestres (SETI) han estado buscando vida biológica. Nuestra cultura ha representado siempre a los extraterrestres como criaturas humanoides con pequeñas barbillas puntiagudas, ojos enormes y grandes cabezas, al parecer, albergando cerebros que son más grandes que los nuestros. Paradigmáticamente, son “pequeños hombres verdes.” Si bien somos conscientes de que nuestra cultura es antropomorfisante, Schneider imagina que su sugerencia de que los extraterrestres son supercomputadoras nos puede golpear muy duro. Entonces, ¿cuál es su justificación de la opinión de que las civilizaciones extraterrestres más inteligentes tendrán miembros que son inteligencias artificiales (IA) superinteligentes?

La presentación de Schneider ofrece tres observaciones que, en conjunto, apoyan la conclusión de la existencia de superinteligencia alienígena.

La primera es “la corta ventana de observación”: Una vez que una sociedad crea la tecnología que podría ponerlos en contacto con el cosmos, están sólo a unos pocos cientos de años lejos de cambiar su propio paradigma de la biología a la IA. Esta “ventana corta” hace que sea más probable que los extraterrestres que nos encontremos sean postbiológicos.

La corta ventana de observación es apoyada por la evolución cultural humana, al menos hasta el momento. Nuestras primeras señales de radio se remontan sólo a alrededor de ciento veinte años, y la exploración espacial está a sólo unos cincuenta años de edad, pero ya estamos inmersos en la tecnología digital.

pb2El segundo argumento de Schneider es “la mayor edad de las civilizaciones extraterrestres.” Los defensores de SETI a menudo han llegado a la conclusión de que las civilizaciones extraterrestres serían mucho más antiguas que la nuestra …todas las líneas de evidencia convergen en la conclusión de que la edad máxima de una inteligencia extraterrestre sería de miles de millones de años, en concreto [esta] oscila desde 1,7 mil millones hasta 8000 millones de años.

Si las civilizaciones son millones o miles de millones de años más antiguas que nosotros, muchas serían mucho más inteligentes que nosotros. Para nuestros estándares, muchas serían superinteligentes. Somos bebés galácticos.

¿Pero serían formas de IA, así como formas de superinteligencias? Schneider dice, sí. Incluso si fueran biológicas, por el mero hecho de tener mejoras cerebrales biológicas, su superinteligencia se alcanzaría por medios artificiales, y podríamos considerarlas como siendo “inteligencias artificiales”.

Pero ella sospecha algo más fuerte que esto: que no van a estar basadas en el carbono. La subida de información permite que una criatura esté cerca de la inmortalidad, permite reinicios, y le permite sobrevivir bajo una variedad de condiciones que las formas de vida basadas en el carbono no pueden hacerlo. Además, el silicio parece ser un mejor medio para el procesamiento de la información que el cerebro mismo. Las neuronas alcanzan una velocidad pico de aproximadamente 200 Hz, que es siete órdenes de magnitud más lento que los microprocesadores actuales.

http://www.dailygalaxy.com/my_weblog/2015/12/advanced-alien-life-may-be-a-billion-years-old-and-exist-with-technology-beyond-matter-weekend-featu.html

Modificado por orbitaceromendoza

LAS PREVISIONES MÁS ASOMBROSAS (Y PREOCUPANTES) SOBRE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

IA1Un futuro en el que las máquinas sean tan inteligentes como los hombres es algo que la humanidad ha soñado e imaginado durante décadas. Personas como Ada Lovelace o Alan Turing, pioneros de la informática moderna, ya fantasearon con algo así. Pero ¿cuáles son las implicaciones reales de “crear” inteligencia?

Los esfuerzos y la visión de Turing y Lovelace fueron clave en la invención durante el siglo XX de los primeros ordenadores. A los suyos se unieron los de otros como Gordon Moore, Robert Noyce, John von Neumann o Tim Berners Lee y muchos más. El de todos en su conjunto hace que ahora que despega el siglo XXI nos encontremos ante un abismo, cada vez más cercano e inmediato, en el que las máquinas serán mejores que el hombre en la única que el hombre ha hecho mejor que el resto de especies en el planeta: pensar.

Cuando las máquinas gobiernen la Tierra
IA2
Antes de seguir es interesante definir exactamente qué entendemos como inteligencia artificial. En su nivel más básico, la realidad es que la inteligencia artificial no es algo esencialmente nuevo. Uno de los mejores ejemplos es el que miles de personas llevan en sus muñecas y bolsillos con asistentes como Siri, Cortana o Google Now. Una inteligencia artificial, Deep Blue, fue también la que en 1996 derrotó por primera vez a un ser humano, Gary Kasparov, jugando al ajedrez.

Pero tanto Siri y similares o Deep Blue, aunque son capaces de superar y mejorar a la inteligencia humana en ámbitos muy concretos no lo son globalmente. Tampoco “piensan” en el sentido auténtico de la palabra ni son capaces de generar pensamientos o ideas a menos que hayan sido programados para ello. Tampoco tienen una consciencia, simplemente no ejecutan tareas mejor que nosotros.

Sobre esa inteligencia en un ámbito concreto, irónicamente lo cierto es que los seres humanos tampoco somos superiores en ese sentido, y cuanto más avanza la humanidad menos parecen serlo.

Dicho de otro modo: durante todo el siglo XX, el grado de especialización y de complejidad en las diversas disciplinas técnicas y científicas creció de manera tan acelerada que provocó un cambio progresivo desde un modelo con “grandes inventores” (Edison y la bombilla, Gutenberg y la imprenta) a otro donde las grandes invenciones surgen en realidad de un esfuerzo colaborativo. Internet y el smartphone son buenos ejemplos, no hay un inventor claro y definido, aunque sí haya figura claves que a su vez se nutren de avances y mejoras anteriores a ellos.

Lo mismo ocurre con la comunidad científica y médica: muchos avances son o bien realizados en conjunto o bien se apoyan en descubrimientos anteriores. Es lógico al fin y al cabo, cuanto más aumenta la especialización, más díficil es para el ser humano ser experto globalmente. Surge así el concepto de “Superinteligencia”. Una superinteligencia se define a menudo también como “Probablemente la última cosa que el ser humano necesite inventar”.

Un futuro apasionante y preocupante, al mismo tiempo
IA3
Una superinteligencia domina varias áreas y además las domina por igual. La presencia de una tecnología así probablemente multiplicase los avances en otras áreas muy distintas. Es además, capaz de ser replicada (y potencialmente replicarse a sí misma), autónoma, con consciencia, capaz de aprender y por tanto de ser cada vez más poderosa. Una superinteligencia es puro intelecto,y no está atada tampoco a las afecciones más pasionales y sentimentales del ser humano.

Eso no es necesariamente “malo”. En realidad, uno de los principales problemas cuando afrontamos e imaginamos la inteligencia artificial somos, irónicamente, nosotros mismos. Imaginamos las máquinas como una proyección mecanizada del propio ser humano. Y probablemente no sea el modelo más inteligente a seguir.

La ciencia-ficción ha tratado el tema de manera equivocada

Una máquina no tiene por qué tener la psique humana y por tanto no tiene por qué sentirse incómoda siendo un esclavo que sirva a la humanidad (como sí se sentiría un humano, obviamente). Para bien o para mal, las máquinas no necesitan compartir nuestra emociones ni nuestros sentimientos.

Partiendo de esa base, la mayoría de argumentos de ciencia ficción, comenzando por Terminator, no tendrían demasiado sentido. Una máquina no tiene por qué sentir un impulso de superioridad, por ejemplo, o un concepto intrínseco de raza que le lleve a “sublevarse”. La cuestión es que en el momento en el que se entra a hablar de probabilidades, como es el caso, y de un futuro más bien ambiguo es normalmente porque todavía pertenece, para bien o para mal, a la ciencia-ficción.

Que no acabe de estar del todo claro, sin embargo, no significa que no tenga que haber una genuina preocupación en torno a cómo vamos a manejar la inteligencia artificial. La creación de esa superinteligencia probablemente sea un evento comparable al de la imprenta, el descubrimiento de américa o el propio internet. Y lo más delicado, como mencionaba antes, probablemente no ocurra sin más y de golpe, sino como consecuencia de unas invencinoes previas.

Conexión humano-máquina: cerebros en la nube

De esas invenciones, las más inmediatas en el horizonte son el coche autónomo de Google, que ya ha comenzado a funcionar y todo tipo de conexiones humano-máquina. Para 2030, una de las personas que mejor predijo el comienzo del siglo XXI desde los 90, Ray Kurzweil, ha vaticinado algún tipo de conexión cerebral entre humanos y la nube, eso permitiría no sólo “subir” información mental a la misma sino también nutrirse de manera casi inmediata de todo su conocimiento. Su libro, La era de las máquinas espirituales, un título parcialmente basado en una definición de Ada Lovelace, es una gran lectura para entender y ampliar esto.

Stephen Hawking también avisaba hace poco sobre el potencial inmediato y los peligros que una superinteligencia podría ocasionar. Para Hawking, lo preocupante no es si inicialmente somos capaces de controlarla, algo que se da prácticamente por sentado, sino si podremos hacerlo a largo plazo cuando y evitar que esa superinteligencia se vuelva contra nosotros.

Figuras como Elon Musk, o Bill Gates, han realizado donaciones millonarias y gestiones a diversos fondos para favorecer que esa futura inteligencia artificial se convierta en algo beneficioso para la humanidad, en lugar de algo peligroso. Para intentar manejar de la manera más precisa posible ese cuchillo de doble filo.

Los dilemas éticos que plantea

Esa superinteligencia no será una persona, pero podrá realizar acciones al mismo nivel que una real. Y lo más importante: muchas de ellas lo hará mejor. Eso plantea algunos dilemas éticos interesantes.

Uno de los clásicos y más populares es aquel que plantea un coche capaz de frenar y ajustar su velocidad para salvar la vida tanto de peatones como de pasajeros. En un momento determinado, se encuentra en la particular situación en la que si frena bruscamente conseguirá salvar la vida de 5 personas en un paso de peatones a unos metros por delante, si lo hace, con todo, volcará matando al único pasajero en su interior. ¿Qué debería hacer el coche, no frenar y salvar la vida de 1 persona o hacerlo y salvar la de 5 seres humanos pero no la de su legítimo dueño? Es una pregunta delicada, con dimensiones éticas muy complejas pero que da a pie a otra más interesante ¿Cómo codificaremos las máquinas para que nunca se vuelvan contra la humanidad?

Con una superinteligencia el principal dilema es que el ser humano se enfrentaría, por primera vez en su historia, a algo que es exponencialmente más inteligente que él. Toma un poco de tiempo entender las dimensiones reales de la paradoja, pero las consecuencias pueden ser aterradoras.

La guerra contra las máquinas
IA4
Hay una gran variedad de niveles intelectuales en el ser humano, desde superdotados a gente rematadamente idiota, pero todos nos movemos dentro de un abanico lo suficientemente estrecho como para que el entendimiento sea común. Imaginemos ahora cómo nos ve, por ejemplo, un chimpancé, o un gorila, incluso un delfín. La diferencia en coeficiente intelectual no es “tan” elevada, pero a nivel práctico somos esencialmente dioses. Resulta curioso comparar cómo verá el hombre a un máquina capaz de superarlo intelectualmente en múltiplos cada vez mayores. Y lo mejor: capaz de aprender y ser cada vez más avanzada.

Esa superinteligencia, como exponen las hipótesis de Nick Bostrom, podría volverse en algún momento tan superior que acabe suponiendo la extinción del ser humano. No por un deseo de hacer el mal, en sí, sino porque no seamos capaces realmente de manejarlas o de pararlas.

Futuro incierto. Futuro apasionante. Futuro aterrador.

Aquí entra otro concepto interesante: la explosión de la inteligencia. Hasta ahora, y pese a los avances técnicos derivados fundamentalmente de la progresión de la Ley de Moore el principal limitante ha sido irónicamente la propia inteligencia humana. Pero, ¿qué ocurrirá cuando una máquina adquiera el suficiente nivel de inteligencia como para aprender del entorno y replicarse a sí misma? Ese es el concepto que recoge la singularidad. A partir de la singularidad, el crecimiento y el avance de la inteligencia artificial vendrá determinado por la propia inteligencia de la máquina creando más máquinas, no por la del ser humano.

El trabajo de personas como Ray Kurzweil y Vernor Vinge se ha centrado durante años en elucubrar sobre qué ocurrirá en el momento en el que aparezca la singularidad. Su conclusión: no lo sabemos. Cuando ocurra las posibilidades pueden propulsar a la raza humana hasta límites y extremos que nunca antes ha alcanzado o pueden condenarla a la extinción. Y hasta que esa singularidad no ocurra, la Inteligencia Artificial seguirá siendo apasionante y escalofriante a partes iguales.

CARLOS REBATO

Imagen: Andrea Danti/Shutterstock.

LAS DIEZ RAZONES POR LAS QUE DEBEMOS TEMER LA SINGULARIDAD

dreamstime_3402262-300x240¿Porqué tenemos miedo de la singularidad tecnológica?

Bueno, déjame darte las que creo son las diez razones más populares:

1. Extinción

La extinción es, con mucho, la más temida, así como la consecuencia más comúnmente predicha de la singularidad.

fearsingu3El apocalipsis mundial para la raza humana viene en muchos sabores, pero algunos de los más populares son: una SuperInteligencia Artificial (SIA) estilo “terminator”, -un “Robopocalipsis” ;  una nanotecnología rebelde, -el escenario llamado plaga gris; armas inteligentes caseras de destrucción masiva,- utilizadas por terroristas y nihilistas; modificaciones o mutaciones genéticas, -nos convierten en muertos vivientes; experimentos científicos fallidos, -el Gran Colisionador de Hadrones  creando un agujero negro que engulle el planeta …
robopocalyps-cover
En pocas palabras, el temor es que, como Bill Joy notoriamente señaló:  el futuro no nos necesita .

2. Esclavitud

Tal vez la segunda razón más común para temer la singularidad es la esclavitud potencial o sometimiento de toda la raza humana. El argumento es bastante simple:

Una vez que tengamos una SIA dejaremos de ser las entidades más inteligentes de este planeta. En otras palabras, hemos creado dioses sin dejar de ser simples humanos. Así, si por cualquier razón las máquinas deciden no exterminarnos, entonces, lo más probable es que, ya que serán muy superiores a nosotros, nos esclavicen. Esto se puede realizar de varias maneras: ya sea explícitamente, -dándonos cuenta de nuestra esclavitud, o implícitamente, -sin darnos cuenta (los escenarios Matrix/Simulación).

3. La III Guerra Mundial – Guerra Giga

El tercer temor más común de la singularidad es, por supuesto, la Tercera Guerra Mundial. Una guerra  de una escala sin precedentes, con una sofisticación y eficiencia de  muerte y destrucción que podría ser el resultado de o bien un choque entre la raza humana y la IA o entre diferentes facciones de los seres humanos: por ejemplo, la “Guerra ArtIlect” de “terranos” contra “cosmists” según lo previsto por Hugo de Garis. Cualquiera que sea el caso, probablemente provocará miles de millones de muertes y un colapso o la completa erradicación de nuestra civilización.

4. Colapso Económico

Algunos han argumentado que, si de alguna manera nos las arreglamos para evitar los tres escenarios anteriores, entonces, estaríamos propensos a experimentar un total colapso económico:

La absoluta robotización de nuestra sociedad es probable que conduzca a la sobreproducción de bienes y servicios. Sin embargo, ya que se afirma que la mayoría de personas perderán sus puestos de trabajo debido a los robots, habrá una tasa de desempleo mundial de escala sin precedentes que a su vez derrumbará la demanda de esos bienes y servicios robóticos. Combine esto con la explosión de una población de 9 o incluso 10 millones de personas en su mayoría desempleados que no tengan medios para crear ingresos y comprar cualquier cosa, y veríamos un colapso económico global.

5. Gran Hermano IA

Este escenario es una versión más suave de la opción Matrix de esclavitud/sometimiento porque estamos todavía bajo el control completo de una Inteligencia Artificial que todo lo sabe. La principal diferencia es que la IA no está haciendo nada más que lo que es mejor para nosotros, en lugar de lo que es mejor para ella: tenemos un benevolente, omnipotente y absoluto monarca que nos protege de nuestros peores enemigos, -de los demás seres humanos y de nosotros mismos. Todo se hace en nombre de la maximización de la seguridad, la prosperidad y la felicidad general para todas las personas en todo el planeta. El único aspecto negativo es un poco de propaganda y el “lavado de cerebro ideológico, político o religioso” necesario para apuntalar “el culto de la IA”, pero está bien, ya que es por nuestro propio beneficio.

fearsingu26. La Alienación y Pérdida de la Humanidad

Siguiendo la máxima de “si no puedes vencerlos, únete a ellos”, una de las posibles maneras de sobrevivir a la singularidad es mediante la fusión con las máquinas. Esta idea, -que podemos y deberíamos mejorar lo que se nos ha transmitido por la madre naturaleza-, se refiere a menudo como transhumanismo. Fusionando hombre y máquina a través de la biotecnología, la nanotecnología molecular y la inteligencia artificial, aumentaríamos nuestras capacidades cognitivas, la fuerza física, la estabilidad emocional, la salud general y la longevidad.

El miedo, por supuesto, es que al hacerlo vamos a perder la esencia misma del ser humano, -nuestra naturaleza humana, nuestras almas humanas y la identidad humana. Por otra parte, a nivel colectivo, la pérdida de humanidad también significa alienación o pérdida de la comunidad que quiere decir que la variedad resultante de entidades posthumanas será tan distintas como para negar cualquier relación entre los diferentes individuos. Esto a su vez significa que la humanidad, de hecho, no sobreviviría, sino que sucumbiría a la invasión de la máquina y de hecho se extinguiría.

7. Catástrofe Ambiental

Nuestra historia muestra que nuestra destructividad ambiental está en proporción directa de nuestras proezas tecnológicas. Una vez que vivimos en una sociedad global donde todo es producido en serie por robots, nuestra civilización manufacturada cortará la última conexión con el mundo natural. Perderemos la última pizca de respeto por la madre naturaleza:

¿Por qué preservar la selva tropical si podemos crear una “mejor” e “inteligente”? ¿Por qué preocuparnos por la biodiversidad, la extinción de especies o la degradación del medio ambiente si podemos revivir y moldearlos para nuestros propios fines o placer?

¿Porqué preocuparse de algo si somos dioses (tecnológicos)?

8. Pérdida de la Historia, el Conocimiento y la Resolución espacial (Edad Oscura Digital)

fearsingu6El proceso cada vez más acelerado de la digitalización viene junto con una cierta pérdida o destrucción de datos. Estos datos pueden estar en forma de historia, tradiciones culturales, lenguas muertas o información científica importante. Por ejemplo, la NASA admitió recientemente que se ha perdido la capacidad de recuperar gran parte de los datos informáticos de algunas de las misiones Apolo y los alunizajes. Así ciertos tipos de conocimiento vitalmente importante y único, así como la historia o las tradiciones culturales se pierden para siempre. Para saber si estamos haciendo un buen negocio o no, debemos  cuantificar las pérdidas de datos y compararlas con los beneficios potenciales. Sin embargo, a la velocidad vertiginosa que estamos avanzando pocos tienen tiempo para tales cálculos.

Parece que vivimos en un universo analógico con resolución infinita, – tanto para ampliar y reducir, en la medida que podamos. El proceso de digitalización captura una mera fracción de él. Al igual que un archivo .mp3 comprimido capta sólo una parte del desempeño musical actual, este proceso crea los símbolos que son representaciones digitales de la realidad. El temor es que podemos llegar a perder la conciencia de que el mundo digital es un reino de símbolos, -un mero reflejo del verdadero universo analógico-, terminando en la cueva de las ilusiones digital de Platón.

9. Computronium y Cerebros  Matrioska  

fearsingu7Por lo que sabemos parece que vivimos en un universo lleno de materia tonta. Esto, por supuesto, lo convierte en un universo bastante tonto también.

Sin embargo, extrapolando de nuestro propio desarrollo, parece que a medida que pasa el tiempo hay un movimiento de menos a más inteligencia en el universo. Por lo tanto, dado el tiempo suficiente, más y más de nuestro planeta y, con el tiempo nuestro universo, es probable que contenga y se componga de cada vez más materia inteligente. Este proceso es probable que continúe hasta que la ley de Moore se derrumbe y se alcance un equilibrio. Tal disposición teórica de la materia, -la mejor configuración posible de cualquier cantidad dada para lograr un dispositivo de computación absolutamente óptimo, es el sustrato también conocido como computronium.

SONY DSCUn cerebro Matrioska es una hipotética megaestructura de inmensa capacidad computacional. Basado en la esfera de Dyson, el concepto deriva su nombre de la muñeca rusa Matrioska y es un ejemplo de un ordenador de tamaño planetario alimentado con energía solar, capturando toda la producción de energía de una estrella. Para formar el cerebro Matrioska todos los planetas del sistema solar se desmontan y se crea un vasto dispositivo computacional habitado por mentes volcadas o virtuales, inconcebiblemente más avanzado y complejo que nosotros.

Así que la idea es que con el tiempo, de una manera u otra, toda la materia del universo será inteligente. Todo el polvo será polvo inteligente, y todos los recursos serán utilizados para su potencial óptimo de computación. No habrá nada más que cerebros Matrioska  y/o computronium…

10. El Temor del Cambio

El miedo al cambio y el miedo a lo desconocido están profundamente arraigados en la psique humana:. Todos queremos estar cómodos. No saber es muy, muy incómodo. Al darse cuenta de que el cambio que se avecina es radicalmente único, – tanto en escala como en imprevisibilidad, es aún más desasosegante.

Cuando se trata de la supervivencia a nadie le gustan las sorpresas. Así lo tomamos como una cuestión tanto personal como de seguridad colectiva para modelar y, al menos,  prever aproximadamente el futuro.

La singularidad es un cambio radical de proporciones cósmicas que es, por definición, imposible de modelar, y mucho menos predecir. Por lo tanto, no es ninguna sorpresa que evoque una profunda inseguridad y miedo primario.

La pregunta es: ¿Tienes miedo?¿No tienes mucho, mucho miedo?

SÓCRATES

RECUERDOS INMORTALES

ri1Cómo guardar tus recuerdos para siempre y ser “inmortal”

La tarde antes de morir, mi abuela –Bobby, como la llamaban sus amigos- le envió una carta a uno de los viejos amigos de su esposo, ya fallecido. En el sobre incluyó algunas fotografías de mi abuelo y su amigo jugando cuando eran niños. “Debes tenerlas”, le escribió. Le pedía, pero quizás también le suplicaba, que no dejara que estas cosas se perdieran u olvidaran cuando, como ocurrió pocas horas después, se quedara dormida para siempre en su sillón favorito.
La esperanza de que nos recuerden después de que nos vayamos es, a la vez, elemental y universal. Desde que hicieron sus primeros rayones en las paredes de las cavernas, los seres humanos han buscado frustrar el desvanecimiento final del recuerdo.
ri0Hoy almacenamos nuestras memorias en los enigmáticos servidores de internet. Hay la cronología de Facebook que registra los momentos más significativos de nuestra vida, la cuenta de Instagram en la que guardamos nuestros retratos, la bandeja de entrada de Gmail que documenta nuestras conversaciones y el canal de YouTube que transmite cómo nos movemos, hablamos o cantamos. Coleccionamos y conservamos nuestros recuerdos en forma mucho más exhaustiva que antes, intentado asir en cada caso una cierta forma de inmortalidad.
¿Es suficiente? ¿Qué pasa si dejamos de guardar algo crucial?
¡Cuánto mejor sería guardarlo todo! No sólo los pensamientos escritos y los momentos de la vida capturados por la cámara, pero la mente entera: las relaciones amorosas y las rupturas y decepciones, los momentos de triunfo y de vergüenza, las mentiras que dijimos y las verdades que aprendimos.

ri2Si pudieras conservar tu mente como guardas información en el disco duro de tu computadora, ¿lo harías?
Ya hay ingenieros trabajando en la tecnología que permitirá crear copias completas de nuestra mente y de los recuerdos que persistan después de nuestros cuerpos sean enterrados o cremados.
Si tienen éxito, esta tecnología promete tener profundas, y quizás inquietantes consecuencias para la forma en que vivimos, las personas que amamos y cómo morimos.

Copia al carbón

La abuela de Aaron Sunshine, de la ciudad de San Francisco (EE.UU.), también murió recientemente.
“Una cosa que me impresionó fue lo poco que quedó de ella”, me dice Sunshine, de 30 años. “Sólo hay unas cuantas posesiones. Tengo una vieja camiseta que me pongo en casa. Está su herencia, pero sólo es dinero sin rostro”.
Su muerte lo inspiró a registrarse con Eterni.me, un servicio de internet que pretende asegurarse de que los recuerdos de una persona se conserven vía online después de su muerte.

ri4Funciona así: en vida, autorizas al servicio a tener acceso a tus cuentas de Twitter, Facebook y correo electrónico; a subir fotos, datos de localización y hasta grabaciones hechas con Google Glass de cosas que has visto.
Los datos son recopilados, filtrados y analizados antes de que ser transferidos a un avatar de inteligencia artificial que trata de emular tu apariencia y personalidad. El avatar aprende más de ti a medida en que interactúas con él, con el objeto de mejorar su reflejo de ti con el tiempo.
“Se trata de crear un legado interactivo, una forma de evitar ser olvidado completamente en el futuro”, dice Marius Ursache, uno de los creadores de Eterni.me.
“Tus tátara nietos usarán esto en vez de un buscador o una cronología para acceder a información acerca de ti, desde fotos de eventos familiares hasta tus opiniones sobre ciertos temas, pasando por canciones que escribiste y nunca diste a conocer”.

ri6Para Sunshine, la idea de que poder interactuar con un avatar-legado de su abuela que refleje su personalidad y sus valores es reconfortante, pero aunque Ursache tiene grandes planes para el servicio de Eterni.me (“podría ser una biblioteca virtual de la humanidad”, dice), la tecnología todavía está en pañales.
El emprendedor ya ha recibido muchos mensajes de pacientes terminales que quieren saber cuándo estará disponible el servicio y si pueden “grabarse” a sí mismos de esta manera antes de morir. “Es difícil responderles, porque podría tomar años lograr que la tecnología llegue a un nivel que la haga utilizable y ofrezca valor verdadero”, dice.
Sin embargo, es optimista. “No me queda duda de que alguien será capaz de crear buenas simulaciones de la personalidad de la gente que sean capaces de mantener una conversación de manera satisfactoria”, dice. “Esto podría cambiar nuestra relación con la muerte, poniendo algo de ruido donde antes había sólo silencio”.
Es posible, supongo. ¿Pero qué pasa si la compañía quiebra? Si los servidores se apagan, la gente que se aloja en ellos sufriría una segunda muerte.

ri7Aún más, cualquier simulación de una persona sólo puede ser aproximada. Y, como todo el que tenga una cuenta en Facebook sabe, el acto de registrar nuestra vida en redes sociales es un proceso selectivo. Los detalles pueden manipularse, los énfasis pueden alterarse, relaciones enteras pueden ser borradas.

Memoria fotográfica

¿Y qué tal si, en vez de elegir y descartar lo que queremos capturar en formato digital, fuera posible registrar la totalidad del contenido de la mente?
Esto no es cosa de ciencia ficción ni la aspiración de un minúsculo grupo de científicos irracionalmente ambiciosos.
Teóricamente, el proceso requeriría de tres avances fundamentales. Primero, los científicos deben descubrir cómo preservar, sin destruir, el cerebro de una persona después de muerta. Luego, el contenido preservado del cerebro debe ser analizado y capturado. Finalmente, esa captura debe ser recreada en un cerebro humano simulado.
El trabajo en la creación de un cerebro artificial en el que se pueda hacer una copia de respaldo de los recuerdos humanos está muy extendido.
El MIT dicta un curso en la ciencia emergente de los “connectomics”, que busca crear un mapa completo de las conexiones del cerebro humano.
El proyecto Brain (“Cerebro”) de Estados Unidos está trabajando en cómo registrar la actividad cerebral generada por millones de neuronas, mientras que el proyecto del mismo nombre de la Unión Europea trata de construir modelos integrados de esa actividad.

ri3El progreso ha sido lento, pero sostenido. “Ahora somos capaces de tomar muestras pequeñas de tejido cerebral y mapearlas en 3D. Podemos hacer simulaciones del tamaño del cerebro de un ratón en supercomputadoras, aunque no hemos logrado la conectividad total todavía”, dice Anders Sandberg, del Future of Humanity Institute de la Universidad de Oxford.
El dinero necesario para el desarrollo del área parece asegurado. Google ha invertido en forma importante en la emulación cerebral, a través de su Google Brain.
En 2011, un empresario ruso, Dmitry Itskov, fundó la “Iniciativa 2045”, así nombrada por la predicción de Kurzweil de que el año 2045 marcaría el punto en el que seríamos capaces de guardar una copia de nuestro cerebro en la nube. Mientras que el resultado de gran parte de este trabajo es, hasta ahora, secreto, está claro que hay un esfuerzo en marcha.
El neurocientífico Randal Koene, director de la Iniciativa 2045, insiste en que la posibilidad de crear una réplica funcional del cerebro humano está al alcance.
“El desarrollo de prótesis neurales demuestra ya que es posible (replicar) las funciones de la mente”, dice.
Ted Berger, profesor del Centro de Neuroingeniería de la Universidad de Southern California logró crear una prótesis funcional del hipocampo.
En 2011, una prueba de viabilidad para una prótesis de hipocampo fue aplicada con éxito en ratas vivas, y en 2012 la prótesis fue probada con el mismo resultado en primates no humanos. Berger y su equipo se proponen probarla en seres humanos este año.

Basurero de la memoria

Emular un cerebro humano es una cosa, pero crear un registro digital de los recuerdos de una persona es un desafío completamente diferente.

Sandberg responde con cinismo al preguntársele si este proceso simplista es viable. “Los recuerdos no se guardan como archivos en una computadora, creando índices en los que se pueden hacer búsquedas”, dice. De hecho, nuestras creencias y prejuicios, que cambian con el tiempo, les dan forma.
También está el pequeño problema de cómo extraer los recuerdos de una persona sin dañar el cerebro. “Todos los métodos que existen para escanear el tejido neural con la resolución requerida son invasivos, y sospecho que será muy difícil lograrlo sin hacerlo pedazos”, dice Sandberg.
Sin embargo, el especialista cree que subir digitalmente un recuerdo específico de una persona podría ser posible, siempre que pudiera hacerse “funcionar” el cerebro simulado en su totalidad.
¿Qué significaría para nuestro modo de vida que se logre preservar la mente humana?
Algunos creen que podría acarrear algunos beneficios imprevistos, como la posibilidad de estudiar cómo pensamos. Y sin embargo, hay una serie de implicaciones morales y éticas muy particulares que debemos considerar.
Definir los límites de la privacidad de una persona ya es un problema en 2015. Para un cerebro emulado, la privacidad y la propiedad de los datos se vuelve aún más complicado.

“Las emulaciones son vulnerables y pueden ser objeto de serias violaciones de la privacidad y la integridad”, dice Sandberg. A manera de ejemplo, sugiere que los legisladores podrían tener que considerar si debería ser posible llamar a “declarar” a los recuerdos ante los tribunales.
¿La posibilidad de guardar secretos es un derecho humano?

Leyes de propiedad

Estas preguntas sin respuesta están comenzando a tocar asuntos más fundamentales sobre lo que significa ser humano.

¿Podría un cerebro emulado considerarse humano? Y si es así, ¿la humanidad reside en los recuerdos o en el equipo –hardware- en el que funciona el cerebro simulado?
Y si la respuesta es lo último, está la cuestión de quién es dueño del equipo: ¿el individuo, una corporación o el Estado? Si una mente creada como respaldo de otra requiere cierto tipo de programas para funcionar (un hipotético Google Brain, por ejemplo), la propiedad del software podría formar parte de la ecuación.
Saber que tu cerebro puede quedar registrado por completo también podría llevarte a comportarte de forma diferente durante tu vida.
“Tendría el mismo efecto que saber que tus acciones van a ser registradas por una cámara de televisión”, dice Sandberg. “A algunas personas esto las lleva a cumplir con las normas sociales, en otras produce el deseo de rebelarse. Pensar que nuestro cerebro puede ser recreado como una emulación es equivalente a esperar una vida extra, post humana”.
Pero más allá de estas implicaciones innegablemente profundas y complicadas, está la cuestión de si se trata de algo que alguno de nosotros quiere en realidad.
Los seremos humanos deseamos conservar nuestros recuerdos (y algunas veces, olvidarlos), porque nos dicen quiénes somos.

Si los perdemos, dejamos de saber quiénes éramos, cuál era el significado de todo. Pero al mismo tiempo, alteramos nuestros recuerdos con el fin de crear una narrativa de nuestra vida que nos funcione en un momento determinado.
Registrarlo todo con igual peso e importancia podría no ser útil, ni para nosotros ni para quienes vengan después de nosotros.
Le pregunto a Sunshine por qué quiere que su vida quede registrada de esta manera. “Para ser honesto, no estoy muy seguro”, dice. “Una parte de mí quiere construir monumentos a mí mismo. Pero otra parte de mí quiere desaparecer completamente”.
Quizás eso sea cierto para todos nosotros: tenemos el deseo de que nos recuerden, pero sólo aquello de nosotros que esperamos sea recordado. El resto puede descartarse.

SIMON PARKIN

LA ESTACIÓN ESPACIAL DESAFÍA A LOS HUMANOS Y LANZA SATÉLITES POR SU CUENTA

eeiLa Estación Espacial Internacional tiene un cañón que lanza los pequeños microsatélites CubeSat en órbita. La mayoría de las veces, esos lanzamientos son provocados por los científicos humanos a bordo o desde la Tierra. Pero esta semana, la EEI lanzó dos CubeSats enteramente por su propia cuenta. Así es como comienza la sublevación.

Sí, la noche del jueves, el comandante de la EEI Steve Swanson estaba cargando muestras de sangre en un congelador cuando se percató de que las puertas del lanzador CubeSat estaban abiertas. Swanson alertó al control de la misión en Houston, que confirmaron que dos CubeSats habían sido lanzados de forma inadvertida.

No es la primera vez que esto ocurre: Un informe de la NASA muestra que otros dos CubeSats fueron puestos lanzados involuntariamente el 23 de agosto. Eso significa que de los 12 CubeSats puestos en órbita hasta el momento, un tercio de ellos se impacientó esperando el permiso, y acabaron lanzádose a sí mismos.

Los CubeSat, construídos por Planet Labs, son pequeños dispositivos más o menos del tamaño de un cheesesteak (famoso bocadillo de Filadelfia). El plan es lanzar 100 de los satélites bebés en órbita para reunir detalladas imágenes en tiempo real de la Tierra y ponerlas a disposición de cualquier persona en Internet. Puede leer más sobre el programa de estos pequeños satélites de Planet Labs aquí.

El primer lote de 32 CubeSat, conocidos como Flock 1, fue entregado a la EEI en julio. El plan era lanzarlos de manera ordenada en los próximos meses. Es evidente que la EEI tenía otros planes. Es una buena cosa que el cañón CubeSat no puede ser armado.

kubrick05Aún así, estoy teniendo algunos recuerdos incómodos de 2001: Una Odisea del Espacio pensando en la EEI lanzando satélites por su cuenta. Discovery News dice que el equipo de control de vuelo está considerando el lanzamiento de todos los CubeSats restantes antes de lo previsto. Por lo menos entonces la nave espacial autoconsciente estaría sin munición.

ROBERT SOROKANICH (Traducido por Libertaliadehatali)

NUESTRA ÚLTIMA INVENCIÓN

¿QUÉ SUCEDE CUANDO LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL SE VUELVE CONTRA NOSOTROS?

terminator.jpg__800x600_q85_cropEn un nuevo libro, James Barrat advierte que la inteligencia artificial, un día será más inteligente que los seres humanos, y no hay garantía de que será benévola.

La inteligencia artificial ha recorrido un largo camino desde R2-D2. En nuestros días, la mayoría de esta  generación se perdería sin sistemas GPS inteligentes. Los robots ya están navegando los campos de batalla, y los drones pronto podrían entregar paquetes de Amazon en nuestras puertas.

Siri puede resolver ecuaciones complicadas y le dirá cómo cocinar el arroz. Incluso se ha demostrado que puede incluso responder a las preguntas con cierto sentido del humor.

Pero todos estos avances dependen de un usuario que dando órdenes a la Inteligencia Articifial (IA). ¿Qué pasaría si las unidades de GPS decidieran que no quieren ir a la tintorería, o peor, Siri decidiera que podría ser más inteligente sin usted por aquí?

Estos son sólo los más anodinos resultados que James Barrat, autor y director de documentales, pronostica en su nuevo libro, Our Final Invention: Artificial Intelligence and the End of the Human Era.(Nuestra Invención Final: Inteligencia Artificial y el Fin de la Era Humana)

james-barrat-with-book-cover.jpg__800x450_q85_crop_upscaleEn poco tiempo, dice Barrat, la inteligencia artificial, -desde Siri hasta aviones no tripulados y sistemas de procesamiento de datos-, dejarán de recurrir a los seres humanos para las actualizaciones y comenzarán la búsqueda de mejoras por su cuenta. Y a diferencia de los R2-D2 y HAL de la ciencia ficción, la IA de nuestro futuro no será necesariamente amable. Afirma que en realidad podría ser lo que nos destruya.

En pocas palabras, ¿puede explicar sus ideas?

En este siglo, los científicos crearán máquinas con inteligencia que igualará y luego sobrepasará a la nuestra. Pero antes de que compartamos el planeta con máquinas super-inteligentes, debemos desarrollar una ciencia para comprenderlas. De lo contrario, tomarán el control. Y no, esto no es ciencia ficción.

Los científicos ya han creado máquinas que son mejores que los humanos en el ajedrez,  Jeopardy!, la navegación, el procesamiento de datos, búsqueda, demostración de teoremas y un sin número de otras tareas. Con el tiempo, las máquinas creadas en la investigación IA serán mejores que los seres humanos.

En ese punto, serán capaces de mejorar sus propias capacidades muy rápidamente. Esas máquinas automejoradas perseguirán los objetivos que ellas crearon, ya fuera la exploración espacial, jugar al ajedrez o la selección de acciones. Para lograr el éxito buscarán y emplearán recursos, ya sea energía o dinero. Tratarán de evitar los fallos, como ser desconectados o desenchufados. En definitiva, desarrollarán unidades, incluyendo de auto-protección y de adquisición de recursos, tanto como la nuestra. No vacilarán en rogar, pedir prestado, robar y lo peor para conseguir lo que necesiten.

¿Cómo se interesó en este tema?

                   
 Soy un director de documentales. En el 2000, entrevisté al autor Ray Kurzweil, al experto en robótica Rodney Brooks y a la  leyenda de la ciencia ficción Arthur C. Clarke para una película para TLC sobre la fabricación de la novela y la película,  2001: Una odisea del espacio.  Las entrevistas exploraron la idea de la Hal 9000, y computadores malévolos. Los libros de Kurzweil han retratado el futuro IA como una “singularidad” exultante, un período en el que los avances tecnológicos superan la capacidad de los humanos para entenderlos. Además él anticipó sólo cosas buenas de la IA, que es lo suficientemente fuerte como para igualar y luego superar a la inteligencia humana. Él predice que vamos a ser capaces de reprogramar las células de nuestro cuerpo para derrotar a la enfermedad y el envejecimiento. Desarrollaremos súper resistencia con nanobots que emiten más oxígeno que las células rojas de la sangre. Incrementaremos el potencial de nuestro cerebro con los implantes informáticos para llegar a ser superinteligentes. Y llevaremos a nuestros cerebros a un medio más duradero que nuestro presente “wetware” y viviremos para siempre si queremos. Brooks era optimista, insistiendo en que los robots IA mejorados serían aliados, no amenazas.

Por su parte Clarke, el científico convertido en autor, se mostró pesimista. Me dijo que la inteligencia  ganará, y los seres humanos probablemente competirían por la supervivencia con las máquinas superinteligentes. Él no fue específico acerca de lo que sucedería cuando compartamos el planeta con máquinas super-inteligentes, pero pensaba que sería una lucha para la humanidad que no íbamos a ganar.

Eso iba en contra de todo lo que yo había pensado sobre la IA, así que comencé a entrevistar a expertos en inteligencia artificial.

¿Qué pruebas tiene usted para apoyar su idea?

La inteligencia artificial avanzada es una tecnología de doble uso, como la fisión nuclear, capaz de un gran bien o un gran daño. Estamos empezando a ver el daño.

El escándalo de privacidad de la  NSA se ha producido porque la NSA desarrolló muy sofisticadas herramientas de procesamiento de datos. La agencia utilizó su poder para sondear los metadatos de millones de llamadas telefónicas y los de la totalidad de la Internet, de todo el correo electrónico. Seducida por el poder del procesamiento de datos de la IA, una agencia a cargo de proteger la Constitución en vez de eso abusó de ella. Desarrollaron herramientas demasiado poderosas para que los utilizaran de forma responsable.

Hoy en día, otra batalla ética se está gestando sobre la fabricación de drones asesinos totalmente autónomos y robots de batalla alimentados por avanzadas IA, -asesinos de humanos sin humanos al tanto. Se está gestando entre el Departamento de Defensa y los fabricantes de aviones no tripulados y robots que son pagados por el Departamento de Defensa, y las personas que piensan que es temerario e inmoral crear máquinas de matar inteligentes. Los partidarios de drones autónomos y robots de batalla argumentan que serán más morales, es decir, menos emocionales, se centrarán mejor en el objetivo y serán más disciplinados que los operadores humanos. Aquellos en contra de dejar al ser humano fuera del circuito se fijan en la terrible historia de drones matando civiles, y su participación en asesinatos ilegales. ¿Sobre quién recae la culpabilidad moral cuando un robot mata? ¿Los fabricantes de robots, los usuarios de robots, o nadie? No importan las obstácuos técnicos de llamar amigo al enemigo.

A más largo plazo, como expertos argumentan en mi libro,  al acercarse la IA a la inteligencia de nivel humano no se podrá controlar fácilmente; por desgracia, la super-inteligencia no implica benevolencia. Como el teórico de la IA, Eliezer Yudkowsky del MIRI [Instituto de Investigación en Inteligencia de la máquina] dice, “La IA no te quiere, ni te odia, pero estás hecho de átomos que puede utilizar para otra cosa.” Si la ética no puede ser incorporada en una máquina, entonces estaremos creando psicópatas super-inteligentes, criaturas sin brújulas morales, y no  seremos sus amos por mucho tiempo.

¿Qué hay de nuevo en su forma de pensar?

Individuos y grupos tan diversos como el científico estadounidense de computación Bill Joy y el MIRI han advertido desde hace tiempo que tenemos mucho que temer de máquinas cuya inteligencia eclipse la nuestra. En Nuestra Invención Final, argumento que la IA también será mal utlizada en el camino del desarrollo de la inteligencia humana. Entre hoy y el día en que los científicos creen inteligencia al nivel humano, tendremos errores relacionados con la IA y aplicaciones criminales.

¿Por qué no se ha hecho más, o, que se está haciendo para impedir que la IA se vuelva en contra nuestra?

No hay una sola razón, sino muchas. Algunos expertos no creen que estemos lo bastante cerca de crear  una inteligencia artificial a nivel humano y no se preocupan por sus riesgos. Muchos fabricantes de IA ganan contratos con DARPA (Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa) y no quieren plantear cuestiones que consideran políticas. La tendencia normal es un sesgo cognitivo que impide que la gente reaccione a los desastres y las catástrofes en la creación, es definitivamente parte de ello. Pero muchos fabricantes de IA están haciendo algo. Atienden a los científicos que asesoran a MIRI. Y, muchos más se involucrarán una vez que los peligros de la IA avanzada entren en el diálogo general.
        
¿Puede describir el momento en que supo que esto era importante?

Nosotros los humanos dirigimos el futuro no porque seamos los más rápidos o las criaturas más fuertes del planeta, sino porque somos los más inteligentes. Cuando compartamos el planeta con criaturas más inteligentes que nosotros, ellos dirigirán el futuro. Cuando entendí la idea, sentí que estaba escribiendo sobre la cuestión más importante de nuestro tiempo.

Cada gran pensador tiene predecesores cuyo trabajo fue crucial para su descubrimiento. ¿Quién le dio la base para construir su idea?

Los fundamentos del análisis de riesgos IA fueron desarrollados por el matemático I.J. Good, el escritor de ciencia ficción Vernor Vinge, y otros, incluyendo al desarrollador IA Steve Omohundro. Hoy en día, el MIRI y el Instituo de Oxford “Futuro de la Humanidad” están casi solos en el tratamiento de este problema.  Nuestra Invención Final tiene alrededor de 30 páginas de notas finales que reconocen a estos pensadores.

En la investigación y el desarrollo de su idea, ¿cuál ha sido el punto más alto? ¿Y el punto más bajo?

Los puntos altos lo fueron escribiendo  Nuestra Invención Final,  y mi diálogo permanente con los responsables y teóricos de la IA. Las personas que programan AI son conscientes de las cuestiones de seguridad y quieren ayudar a conseguir algún dispositivo de salvaguardia. Por ejemplo, MIRI está trabajando en la creación de una IA “amistosa”.

El informático y teórico Steve Omohundro ha abogado por un enfoque de “andamiaje”, en el que una IA demostradamente segura ayuda a construir la próxima generación de IA para asegurar que también sea segura. Entonces esa IA hace lo mismo, y así sucesivamente. Creo que una alianza público-privada tiene que ser creada para que los responsables de IA compartan ideas acerca de la seguridad, algo así como la Agencia Internacional de la Energía Atómica, pero en colaboración con las corporaciones. ¿Los puntos bajos? Al constatar que la mejor y má avanzada tecnología IA se utilizará para crear armas. Y esas armas eventualmente se volverán contra nosotros.

¿Qué dos o tres personas tienen más probabilidades de tratar de refutar su argumento? ¿Por qué?

Ray Kurzweil es el principal apologista de tecnologías avanzadas. En mis dos entrevistas con él, decía que íbamos a fundirnos con las tecnologías de la IA a través de mejoras cognitivas. Kurzweil y la gente generalmente llamados transhumanistas y singularistas piensan que la IA y en última instancia, la inteligencia general artificial y demás evolucionarán con nosotros. Por ejemplo, los implantes informáticos mejorarán la velocidad de nuestro cerebro y las capacidades generales. Con el tiempo, desarrollaremos la tecnología para el transporte de nuestra inteligencia y de la conciencia a los ordenadores. Entonces la super-inteligencia será por lo menos en parte humana, que en teoría garantizaría que sea “segura”.

Por muchas razones, yo no soy seguidor de este punto de vista. El problema es que nosotros los humanos no somos confiablemente seguros, y parece poco probable que los seres humanos superinteligentes lo sean. No tenemos idea de lo que pasa con la ética de un ser humano después de que se aumente su inteligencia. Tenemos una base biológica para la agresión que las máquinas no tienen. La super-inteligencia podría muy bien ser un multiplicador de la agresión.

¿Quién será más afectado por esta idea?

Todo el mundo en el planeta tiene mucho que temer del desarrollo no regulado de las máquinas superinteligentes. Una raza inteligente está desarrollándose en estos momentos. El logro de IA es el trabajo número uno para Google, IBM y muchas empresas más pequeñas como Vicarious y Deep Thought, así como para DARPA, la NSA y los gobiernos y empresas extranjeras. El beneficio es la principal motivación para esa carrera. Imagina un objetivo probable: un cerebro humano virtual por el precio de un ordenador. Sería el producto más lucrativo en la historia. Imagínese bancos de miles de cerebros calidad doctorado trabajando las 24 horas en el desarrollo de productos farmacéuticos, la investigación del cáncer, el desarrollo de armas y mucho más. ¿Quién no querría comprar esa tecnología?

Mientras tanto, 56 países están desarrollando robots de batalla, y van camino de hacerlos, -y a los drones-, autónomos. Serán máquinas que maten, sin supervisión de seres humanos. Las naciones empobrecidas serán las más perjudicadas por los drones autónomos y robots de batalla. Inicialmente, sólo los países ricos podrán permitirse robots asesinos autónomos, así que las naciones ricas manejarán esas armas contra los soldados humanos de las naciones empobrecidas.

¿Cómo podría cambiar la vida, tal como la conocemos?

Imagínese: en tan sólo una década, los ordenadores de una media docena de empresas y naciones que rivalizan o superan la inteligencia humana. Imagínese lo que sucede cuando esos ordenadores se convierten en expertos en computadoras inteligentes de programación. Pronto  compartiremos el planeta con máquinas miles o millones de veces más inteligentes que nosotros. Y, al mismo tiempo, cada generación de esta tecnología estará armada. No reglamentado, será catastrófico.

¿Qué preguntas se quedan sin respuesta?

Soluciones. La solución obvia sería la de dotar a las máquinas de un sentido moral que les haga valorar la vida humana y la propiedad. Pero la programación de la ética en una máquina resulta ser extremadamente difícil. Las normas morales difieren de una cultura a otra, cambian con el tiempo, y son contextuales. Si nosotros los humanos no podemos ponernos de acuerdo sobre cuándo comienza la vida, ¿cómo podemos decir a una máquina que proteja la vida? ¿Realmente queremos estar seguros, o lo que realmente queremos es ser libres ?  Podemos debatir todo el día y no llegar a un consenso, por lo que ¿cómo podemos programarlo?

También nosotros, como he mencionado antes, necesitamos conseguir desarrolladores de IA. En la década de 1970, investigadores de ADN recombinante decidieron suspender la investigación y reunirse para una conferencia en Asilomar en Pacific Grove, California. Ellos desarrollaron protocolos de seguridad básicas como “no rastrear el ADN fuera de tus zapatos”, por temor a la contaminación del medio ambiente con trabajos genéticos en curso. A causa de las “Directrices de Asilomar,” el mundo se beneficia de los cultivos modificados genéticamente, y la terapia génica parece prometedora. Por lo que sabemos, se evitaron accidentes. Es hora de una Conferencia de Asilomar para la IA.

¿Qué es lo que lo impide?

Un gran viento económico impulsa el desarrollo de tecnologías avanzadas IA de inteligencia a nivel humano que el precio de una computadora será el producto más importante de la historia. Google e IBM no quieren compartir sus secretos con el público o los competidores. El Departamento de Defensa no va a querer abrir sus laboratorios a China e Israel, y vice-versa. La conciencia pública tiene que empujar la política hacia la apertura y la colaboración público-privada para garantizar la seguridad.

¿Qué será lo próximo para usted?

Soy un director de documentales, así que por supuesto que estoy pensando en una versión cinematográfica de Nuestra Final Invención.

ERICA R. HENDRY      Smithsonian Magazine (Traducido por JUAN PEDRO MOSCARDÓ para LIBERTALIADEHATALI)

libertalia1

6 RAZONES POR LAS QUE LOS ALIENÍGENAS NO NECESITAN ASTRONAVES

life-in-space_1-640x419Cuando pensamos en los extraterrestres, pensamos en naves espaciales. De hecho, incluso es difícil evocar imágenes de alienígenas fuera del contexto de sus naves espaciales monumentales viajando a través del sistema solar, o sus platillos volantes planeando sobre el césped de la Casa Blanca. Pero podría ser que los extraterrestres no necesitaran de uno de los más repetidos elementos de toda la ciencia ficción.

Nuevas pruebas y conjeturas xenoarqueológicas[La xenoarqueología es una hipotética clase de arqueología que existe principalmente en obras de ciencia ficción. Su ámbito se refiere al estudio de restos para reconstruir e intrepretar los modo de vida pasados de una civilización alienígena. Evidentemente no es practicada por los arqueólogos debido a la falta de materiales para el estudio de la disciplina. LIBERTALIADEHATALI] están empezando a sugerir que la forma en la que visualizamos los viajes alienígenas puede ser un error. Aunque, eso sí, siempre en algún lugar del universo habrá otra civilización que viaje por el cosmos mediante naves espaciales, se cree cada vez más que si las civilizaciones alienígenas verdaderamente avanzadas que rondan y alimentan nuestra imaginación podrían no tener necesidad de naves espaciales de ningún tipo. Aquí hay 6 razones de peso:

LA VIDA ALIENÍGENA VIAJA EN ASTEROIDES

asteroidHay una teoría predominante entre algunos cosmólogos que afirma que la vida humana, -de hecho, toda la vida en la Tierra-, se originó debido a un asteroide que golpeó al planeta al principio de su historia, transportandola [la vida] de otro lugar del universo. Conocida como la panspermia , y a veces como exogénesis, la hipótesis sugiere que los componentes orgánicos de la vida se han extendido a lo largo de la mayor parte del universo a través de los asteroides, meteoroides, y planetoides. La panspermia ha ganado fuerza en los últimos años después de que la NASA anunciara el descubrimiento de que los aminoácidos necesarios para la vida probablemente se originaran a partir de los meteoritos.

También existe la idea de que las civilizaciones de alienígenas en realidad viven dentro de los asteroides gigantes. Esta idea fue explorada muy brillantemente en la novela de Greg Bear, Eon.

LOS EXTRATERRESTRES USAN ROBOTS EXPLORADORES

Vulture_droid_deployment_pod21-1024x652La premisa aquí es: ¿por qué enviar una astronave por cien años cuando se puede tener exploradores robóticos que lo hagan? Una civilización extraterrestre lo suficientemente avanzada es probable que haya producido una potente inteligencia artificial y sería capaz de equipar a los drones satélites con sistemas informáticos cibernéticos extremadamente inteligentes que podrían rastrear el cosmos en busca de señales de vida. Cuando la descubrieran, informarían rápidamente con infografía y presentaciones estilo powerpoint.

Ahora, técnicamente, se puede pensar en estos exploradores como naves espaciales, pero en lugar de ser pilotadas por los alienígenas mismos, están bajo el mando de la poderosa tecnología (extraterrestre). Una muy buena razón para no tener que viajar cientos de miles de años luz.

LOS ALIENÍGENAS VIAJAN/SE COMUNICAN MEDIANTE PODERES PSÍQUICOS

starwars5_3086-1024x431A menudo pensamos en civilizaciones extraterrestres avanzadas como maestros de la tecnología, los dioses post-singularidad que blanden brillantes espadas de tal tecnología que apenas podemos imaginar. Pero ¿y si el universo contiene especies extraterrestres que han avanzado a través de la evolución biológica para adquirir poderes telepáticos más allá de nuestros sueños más salvajes?

Naturalmente en términos humanos es dudosa la noción de percepción extrasensorial, pero la evolución de una especie alienígena en una galaxia muy, muy lejana podría haberse desarrollado completamente diferente que la vida en la Tierra, produciendo poderes extrasensoriales que serían, literalmente, inimaginables. Estos seres podrían ser capaces de proyectar sus pensamientos hacia el exterior en el universo, viajando a través de la conciencia a otros sistemas estelares. De manera similar, podrían ser capaces de comunicarse a través de las vastas distancias del espacio usando nada más que pensamiento.

¿Quién sabe? Tal vez las voces en nuestras cabezas sean filosofías extraterrestes haciendo autostop a través de las estrellas.

LOS ALIENÍGENAS SON BIOFORMAS EXTREMAS

No necesitan naves espaciales ya sea porque viven o pueden volar directamente a través del éter del espacio. Ha habido muchos nombres propuestos para tales criaturas increíbles: zenoides, animales espaciales, aeroformas, ovnis orgánicos, etéreos, bioformas.

La premisa básica es que así como ciertas especies de la Tierra pueden vivir en ambientes extremadamente hostiles, tales como volcanes o glaciares, también lo podrían hacer los alienígenas. Un fisiología extraterrestre drásticamente diferente puede haber evolucionado de tal manera que pudiera soportar el vacío del espacio y, de hecho, lo prefiere. Imagine las posibilidades aquí: especies orgánicas sensibles surcando el espacio ….

LOS ALIENÍGENAS SON INFORMACIÓN

Como exploró Stanley Kubrick en 2001: Una odisea del espacio, los extraterrestres podrían muy bien existir como formas de energía en estado puro que se comunicarían a través de impulsos de información cósmicos o quizás incluso elementos de materia oscura. No hay ninguna razón para pensar que en las vastas e increíbles profundidades del cosmos no haya alguna forma de cómputador biológico avanzado. Esto haría posible la existencia de formas de energía inteligentes que se desplazaran den la misma forma que un pulso electromagnético.

Otro ejemplo de esto en ficción es Solaris, de Stanislaw Lem. Incluye un planeta oceánico entera que es una conciencia alienígena gigante.

LOS ALIENÍGENAS CREAN SIMULACIONES

matrix-simulation-theoryLa teoría de la simulación de Nick Bostrom propone que debido a la probabilidad de que una especie extraterrestre experimente una singularidad tecnológica y cree simulaciones avanzadas, no sólo es posible sino probable que estemos viviendo en una simulación. Todo nuestro universo ha sido metódicamente programado, quark por quark, por extraterrestres divinos que quieren saber cómo mentes y civilizaciones artificiales podrían desarrollarse, interactuar, florecer, y desmoronarse.

Estos simuladores alienígenas no tendrían ningún motivo para viajar en naves espaciales, ya que son, literalmente, los maestros supremos de nuestro universo. Por supuesto, lo que hacen fuera de la simulación en su universo, -el universo real-, nadie lo sabe. Tal vez ellos están viviendo también en una simulación…

 THE GHOST DIARIES (9/2/2013) [Traducido por JUAN PEDRO MOSCARDÓ para LIBERTALIADEHATALI]

Artículos relacionados:

ONCE DE LAS MÁS EXTRAÑAS SOLUCIONES A LA PARADOJA DE FERMI

DENTRO DE LA MATRIX: INTELIGENCIA ARTIFICIAL, LA HUMANIDAD FUTURA Y EL ENIGMA OVNI

LA VERDADERA NATURALEZA DE LOS OVNIS

libertalia1