DETRÁS DE LA MÁSCARA: ¿ALIENÍGENAS O BROMISTAS CÓSMICOS?

LYNN PICKNETT & CLIVE PRINCE     En la década de 1970, cuando nos fascinó por primera vez el fenómeno OVNI, la opinión entre los investigadores estaba dividida entre dos puntos de vista: la Hipótesis Extraterrestre (HET) – los OVNIs son naves espaciales de otros mundos; y la “Hipótesis Magónica” (después del libro de 1970 del héroe inteligente de los ufólogos Jacques Vallée, Pasaporte a Magonia). Los pro-magonianos creen que algo terrestre está detrás de los OVNIS, una raza de embaucadores que emergen de vez en cuando como supuestos ángeles, visiones de la Virgen, demonios, hadas – y ahora, ¿extraterrestres que viajan por el espacio? Acaban de actualizar su imagen.

La teoría reconoce los paralelos cercanos entre los encuentros extraterrestres y las experiencias con entidades no humanas que llenan los anales del folklore. Pero también reconoce el absurdo y la inutilidad -la “alta extrañeza”- que desafían la noción simplista de los OVNIS como artesanía tecnológica tripulada por entidades biológicas. Fue esta cualidad a lo Monty Python la que llevó al investigador John A. Keel a desarrollar su hipótesis “ultraterrestre” -los alienígenas son visitantes de otro plano de existencia- esbozada en el clásico de 1973 OVNIS: Operación Caballo de Troya.

Sin embargo, desde 1980 este enfoque ha perdido terreno en la HET, lo que es una lástima, ya que ofrece una explicación más completa de todo el fenómeno. Incluso los HET suelen reconocer un componente paranormal en el contacto con extraterrestres, más obviamente en la manipulación mental de los abducidos, a menudo a distancia. También está el contacto psíquico más directo, la canalización de presuntas entidades extraterrestres.

La HET se ha vuelto tan dominante en parte porque el enfoque magoniano desafía nuestra preciada realidad de consenso escandalosamente, mientras que el concepto de naves espaciales de otros planetas no lo hace. Además, casos de alto perfil como el de Roswell, Area 51 y Majestic 12 – todos firmemente basados en la interpretación ET y centrados en conspiraciones y encubrimientos del gobierno – llegaron a dominar la ufología en la década de 1980. Pero paradójicamente derivan de las mismas agencias que supuestamente están detrás de la conspiración. De hecho, rastree cualquier caso famoso hasta su fuente y encontrará que de una forma u otra se originó dentro de la comunidad militar y de inteligencia.

(Siempre nos sorprende que los ufólogos a menudo obedecen la regla no escrita: nunca crean nada de lo que alguien en el gobierno, el ejército o la comunidad de inteligencia les diga, a menos que sea que los OVNIS son verdaderos extraterrestres en contacto secreto con las autoridades mundiales. Entonces cree todo lo que te digan…)

De hecho, lejos de tratar de encubrir la existencia de OVNIS, las agencias gubernamentales han fomentado activamente la creencia en ellos, específicamente la HET. Nuestra propia investigación nos ha convencido de que esta ‘Hipótesis Federal‘ es la más exacta, y de hecho hay una corriente de opinión similar, como se ha visto en el reciente Mirage Men and Lynn’s Mammoth Book of UFOs (2001) de Mark Pilkington. Parece que todo el asunto de los OVNIS ha sido explotado – tal vez incluso inventado – para proporcionar una cubierta conveniente para todo tipo de operaciones encubiertas, desde pruebas de aviones secretos hasta experimentos de guerra psicológica. Incluso esto, sin embargo, apenas raspa la superficie de los siniestros sucesos asociados con más de seis décadas de investigación OVNI.

Entran los Nueve

A finales de la década de 1990 investigamos una historia repleta de todas las paradojas y preguntas que acabamos de discutir, como se detalla en nuestro Conspiración Stargate (1999, actualizado en 2000). Estos eventos representan ya sea el mayor y más concertado intento hasta ahora de intervención extraterrestre – o una manipulación criminal de la creencia en ella. De cualquier manera, es sensacional y aterrador.

El personaje central es el médico y parapsicólogo del ejército americano Andrija Puharich (1918-1995), quien experimentó con habilidades psíquicas estimulantes usando hipnosis, drogas psicoactivas y dispositivos eléctricos. También estaba obsesionado con la posibilidad de comunicación psíquica con inteligencias no humanas.

Andrija Puharich

En 1948 – después de ser dado de baja del ejército por razones médicas – Puharich creó la Fundación Mesa Redonda en Maine, para llevar a cabo experimentos ostensiblemente privados con psíquicos como Eileen Garrett y Peter Hurkos. La Fundación pronto atrajo a adinerados patrocinadores, incluso a Henry A. Wallace, Vicepresidente de los EE.UU. bajo Franklin D. Roosevelt, quien financió a Puharich a través de su Fundación Wallace. Otro partidario era Ruth Forbes Young, de la inmensamente rica familia Forbes, y su marido, el omnipresente inventor Arthur M. Young, además de Alice Bouverie, heredera de la dinastía Astor.

De la investigación de los años 90 sabemos ahora que la Fundación Mesa Redonda de Puharich también fue financiada encubiertamente por el Ejército de los Estados Unidos. Él mismo grabó varias visitas de altos mandos militares, incluyendo el jefe de investigación de guerra psicológica. Entonces, ¿era una fachada para experimentos psi militares sobre psíquicos civiles, con su baja como mera tapadera?

Puharich fue un apasionado defensor del uso militar de la psi, presentando el trabajo: An Evaluation of the Possible Usefulness of Extrasensory Perception in Psychological Warfare’ al Pentágono en noviembre de 1952.

Pero antes de asumir sus funciones, se produjo un hecho fundamental en la Fundación Mesa Redonda. El equipo de Puharich estaba trabajando con el canalizador indio Dr. D.G. Vinod, quien en la víspera de Año Nuevo de 1952 declaró, en trance, “Somos Nueve Principios y Fuerzas“, para luego canalizarlos. Los Nueve se describieron a sí mismos como entidades separadas que funcionan como una sola cosa, afirmando (con la típica falta de modestia y elevado desdén por la mera gramática mortal): “Dios no es nadie más que nosotros juntos, los Nueve Principios de Dios. No hay más Dios que lo que somos juntos“. Las comunicaciones continuaron durante seis meses hasta el regreso de Vinod a la India.

Más profundo y más oscuro

Paralelamente a las comunicaciones de Vinod, desde febrero de 1953 hasta abril de 1955, Puharich estuvo destinado en el Centro Químico del Ejército en Edgewood, Maryland, aunque a menudo regresó a la Fundación Mesa Redonda. La naturaleza exacta de sus funciones sigue siendo desconocida, pero Edgewood era la instalación de investigación del Ejército sobre la guerra química y psicológica, y en ese momento estaba involucrado en un proyecto conjunto con el famoso MK-ULTRA de la CIA(1). La carrera de Puharich en el Ejército ciertamente da un giro diferente desde la aparición de los Nueve.

En 1956 el elemento extraterrestre fue ensamblado a la historia. En México, Puharich y Arthur Young conocieron a Charles y Lillian Laughead, que trabajaban con un joven que afirmaba estar en contacto psíquico con extraterrestres. Los Laugheads enviaron mensajes de Puharich sobre esos ETs, conteniendo referencias cruzadas a las comunicaciones anteriores de Vinod, aparentemente revelando que las mismas inteligencias cósmicas estaban contactando a diferentes personas.

En la década de 1960, Puharich se dedicó a la investigación parapsicológica y al desarrollo de dispositivos médicos patentados. Luego, en 1970, Puharich conoció a Uri Geller en Israel, convenciéndose de que su cuchara doblada y otros talentos eran genuinos. Cuando hipnotizó experimentalmente a Geller, el joven israelí canalizó la entidad “Spectra”, supuestamente una computadora consciente a bordo de una nave espacial lejana. Spectra dijo que los ETs habían programado a Geller con sus poderes de niño, y lo ungieron como un nuevo Mesías para los cambios mundiales venideros, declarando: “Él es el único para los próximos cincuenta años“.

Cuando Puharich hizo la pregunta de alguna manera importante, “¿Es usted de los Nueve Principios que una vez habló a través del Dr. Vinod?” Como era de esperar, Spectra respondió: ““. Luego confirmó que los Nueve estaban detrás de los OVNIS, justo desde el avistamiento seminal de Kenneth Arnold en 1947.

Milagros extrañamente monótonos

Las sesiones de hipnosis y las canalizaciones de Espectra continuaron, mientras que fenómenos extraños persiguieron a Puharich y Geller. En lo que Colin Wilson llama “una confusión de milagros extrañamente monótonos“(2), voces como de máquina hablaban de la nada, objetos desmaterializados y teletransportados (incluyendo al perro de Puharich  y una vez al propio Geller). Y varios OVNIS aparecieron sobre Tel Aviv y el desierto del Sinaí.

Sin embargo, aunque Geller confirma la paranormalidad, se distancia de la canalización. Y aunque Puharich parecía convencido de que Espectra y los Nueve eran reales, Geller los llama “una civilización de payasos“(3), una descripción perfecta del escenario del Joker Ultraterrestre/Cósmico.

Puharich hizo los arreglos para que Geller fuera probado en el SRI International, el instituto californiano donde se estaba llevando a cabo la investigación de “espionaje psíquico” respaldada por la CIA, la más famosa de las cuales era la visión remota. De hecho, durante nuestra investigación para La Conspiración Stargate, Geller nos dijo que Puharich trabajaba para la CIA cuando visitó Israel para evaluarle. Otro socio de Puharich, el físico Jack Sarfatti, también lo confirmó. Dados sus antecedentes, Puharich habría sido, por supuesto, su cazatalentos ideal.

Al igual que en el primer contacto con los Nueve veinte años antes descubrimos una investigación paranormal secretamente respaldada por la inteligencia militar -que de nuevo se centra en canalizar los Nueve…simetría perfecta, pero ¿qué significa?

Salida de los Mesías

A pesar de los esfuerzos de Puharich para promover a Geller como el Mesías de una nueva fase en la evolución humana, se retiró en 1973, habiendo alcanzado el estrellato internacional. Pero los Nueve continuaron llegando a Puharich a través de nuevos canales. Parecían olvidar que una vez declararon a Geller “el único que vendrá en los próximos 50 años”. Primero hubo un joven chef conocido sólo como ‘Bobby Horne’ que, hipnotizado por Puharich, canalizó al extraterrestre ‘Corean’, quien estuvo de acuerdo con la sugerencia de Puharich de que era un emisario de los Nueve. La experiencia llevó a Horne al borde del suicidio.

Phyllis Schlemmer

Fue reemplazado por la médium Phyllis Schlemmer, quien fue nombrada la ‘transmisora-receptora’ oficial de los Nueve, cargo que mantuvo durante los siguientes veinte años. Su guía ‘Tom’, que ella había asumido que era el espíritu de su abuelo, de repente anunció que era un extraterrestre y uno de los Nueve, ahora el ‘Consejo de los Nueve’.

Después de la partida de Geller, Puharich estableció un nuevo centro de investigación en Nueva Jersey, el ‘Lab Nine’. Esto se convirtió en el foco de dos series de eventos relacionados.

Primero fue la misión de alertar al mundo sobre la existencia del Consejo de los Nueve y su inminente retorno a través de los aterrizajes masivos de naves espaciales a finales de la década de 1970. Un nuevo jugador importante fue el rico barón inglés y buscador espiritual, Sir John Whitmore, un ex piloto de carreras.

Hubo un esfuerzo concertado para llevar el mensaje de los Nueve a una audiencia más amplia, además de atraer a individuos influyentes para que escucharan a Schlemmer dispensar su sabiduría cósmica. Entre ellos había científicos interesados en la interfaz entre la física cuántica y la conciencia, además de miembros de familias súper ricas, políticos y escritores.

Pero el nombre más grande fue sin duda Gene Roddenberry, creador de Star Trek, que estuvo involucrado con los Nueve en 1974 a ’75. Con la clara esperanza de explotar su estatus de culto, Puharich le instó a escribir un guión de película sobre los Nueve, aunque nunca se terminó. No está claro hasta qué punto Roddenberry creía o confiaba en ellos.

Aunque se afirma que las experiencias de Roddenberry en Lab Nine influyeron en la primera película de Star Trek y en la serie Next Generation una década más tarde (con sus nueve personajes centrales), además de la derivación de Deep Space Nine, la serie que indudablemente revela más sobre la actitud de Roddenberry hacia los Nueve es la última, Earth: Final Conflict (1997-2002), producida después de su muerte. Esto se sitúa en un futuro próximo cuando una raza alienígena avanzada, los Taelon, llegue a la Tierra afirmando ayudar a la humanidad, pero algunos humanos sospechan que están realmente empeñados en la conquista….

Roddenberry había convertido a los Nueve desencarnados en alienígenas de carne y hueso, y los Taelon están gobernados por un Sínodo o Consejo. Aunque la trama parece reflejar su incertidumbre sobre los Nueve, desde su muerte en 1991 Phyllis Schlemmer todavía afirma que fue influenciado sin saberlo por los Nueve cuando creó la serie original de Star Trek.

Gran Eneada

Sin embargo, fue en respuesta a una pregunta de Roddenberry que ‘Tom’ finalmente reveló su verdadera identidad -y la de los Nueve-. Él no era otro que Atum, dios principal de la “Gran Enéada” egipcio antiguo, los nueve dioses y diosas amados de los constructores de pirámides. Sin embargo, quizás debería señalarse que después del primer contacto de Vinod, Puharich había comenzado a estudiar la Enéada.

El otro proyecto en el Lab Nine fue más perturbador. Usando varias técnicas incluyendo la hipnosis, también consiguió que un grupo de niños – los “Niños del Espacio” – vieran a distancia objetivos políticos y militares como el Kremlin, e intentó que canalizaran inteligencias extraterrestres.

Prácticamente no se sabe nada sobre este proyecto. El único registro consiste en los comentarios de los visitantes, señalando inquietantemente que algunos de los niños estaban claramente traumatizados por la experiencia. Como esto ocurrió paralelamente al programa de teleobservación respaldado por la CIA, parece una forma de implicar a los niños sin despertar sospechas. Después de todo, ¿con qué estarías más de acuerdo: con enviar a tus hijos a un campamento genial para que se conviertan en el nuevo Uri Geller – o ponerlos al cuidado de la CIA y del ejército en algún lugar secreto?

En 1978 todo se vino abajo: El Lab Nine se incendió misteriosamente, y Puharich huyó a México, alegando que estaba siendo atacado… ¡por la CIA! Tal vez temían revelaciones sobre los Niños del Espacio a través de un escándalo que involucraba a su socio Ira Einhorn, quien estaba siendo investigado por el asesinato de su ex novia Holly Maddux (por la cual fue condenado posteriormente). En el momento de su desaparición, Maddux poseía documentos relacionados con la investigación de los Niños del Espacio. (Puharich regresó a los EE.UU. tres años más tarde, – extraño para alguien que temía ser asesinado por la CIA-, y continuó su investigación paranormal, aunque aparentemente ya no juega ningún papel en la historia de los Nueve. Murió en 1995.)

Hacia adelante y hacia abajo

El Consejo de los Nueve continúa su misión. El libro de Schlemmer de 1992, The Only Planet of Choice (El Único Planeta de Elección), sigue siendo un best-seller de la Nueva Era, y aunque ya no canaliza activamente a los Nueve, todavía promueve su mensaje. Dado que había estado en contacto con estos “dioses antiguos” casi a diario desde 1975, su libro de poco menos de 400 páginas es claramente algo selectivo.

Entonces los Nueve entraron en el gran momento. En 1978 Whitmore presentó a la inglesa Jenny O’Connor en el Instituto Esalen, el centro californiano de la escena alternativa que atrajo a nombres famosos del mundo del arte, el entretenimiento, la ciencia e incluso la política. Increíblemente, los Nueve no sólo impartieron seminarios en Esalen a través de ella, sino que desde 1979 hasta por lo menos 1982 se hicieron cargo del Instituto. En Esalen: America and the Religion of No Religion (2007), Jeffrey J. Kripal describe la dependencia del fundador Richard Price en O’Connor: “Dick decidió pedirle a Jenny y a los Nueve que le ayudaran a tomar decisiones administrativas difíciles, que incluían despedir y contratar individuos“. Eric Erickson, miembro del personal de Esalen y biógrafo de Price, describe a los Nueve como “matones extraterrestres“.(4)

Este período fue particularmente significativo para Esalen. Muchos de los que asistieron a los seminarios de O’Connor se hicieron prominentes en los círculos políticos tanto en Estados Unidos como en la URSS (a través del Programa de Intercambio Soviético del Instituto), como escribió Jack Sarfatti:

El hecho es que…. un puñado de personas aparentemente de la Nueva Era Californiana se unieron a los OVNIS y fenómenos psíquicos, incluyéndome a mí, habían llegado a los niveles más altos de la clase dominante americana y de la Unión Soviética y hoy dirigen la Fundación Gorbachov.(5)

Fue a través de O’Connor que los Nueve llegaron a Washington, incluyendo los círculos de los que Al Gore, un descarado seguidor de lo paranormal, iba a emerger. No se sabe cuánto lo influenciaron los Nueve, pero algunos de sus asociados -incluido su mentor político, el senador Claiborne Pell- estaban ciertamente interesados en sus pronunciamientos. Es escalofriante pensar que si Gore se hubiera convertido en presidente, ¿quién -o qué- le habría influenciado?

Bromas aparte

Los Nueve representan el esfuerzo más concertado jamás realizado para fabricar y vender un sistema de creencias basado en el contacto extraterrestre. Construido a lo largo de más de cinco décadas, implicó persuadir a prominentes políticos y líderes culturales de su realidad y su inminente retorno, además de intentar darlos a conocer a nivel mundial a través de libros y películas. Esta campaña tuvo mucho éxito en la subcultura de la Nueva Era, que sigue siendo en gran medida -y sin lugar a dudas- esclava de los Nueve.

Las comunicaciones de los Nueve exhiben todas las ambigüedades y dificultades clásicas del supuesto contacto con extraterrestres. Lo mínimo es que son ‘anómalos’, aparentemente extraterrestres pero entrelazados con una paranormalidad más tradicional. Y detrás de todo esto está la presencia sombría de las agencias gubernamentales.

Los hechos descritos anteriormente encajan en dos escenarios diferentes. El primero – preferido por los Nueve devotos – es que los Nueve son genuinamente ETs avanzados que crearon la especie humana y guiaron su desarrollo, y que fueron adorados como dioses en el antiguo Egipto. Y ahora la humanidad ha alcanzado un punto de crisis a través de su propia locura, están a punto de regresar para sacarnos del lío y (un tanto contradictoriamente) para lanzar a la humanidad al siguiente nivel evolutivo.

Hay buenas razones para dudar de esta explicación. El análisis de los pronunciamientos de los Nueve revela demasiadas inconsistencias internas, además de errores históricos y científicos a menudo ridículos. ¿Y qué hay del segundo escenario? Dados los siniestros antecedentes de Puharich, ¿podría haber sido todo un experimento sobre la creación y manipulación del contacto canalizado? Está claro, incluso por su propia cuenta, que él dirigió la canalización, a menudo haciendo preguntas importantes a los canalizadores hipnotizados. Y hay evidencia que sugiere que también usó técnicas químicas y electrónicas.

¿Fue todo un experimento para ver cómo el contacto aparente con inteligencias no humanas podía ser inducido, manipulado y explotado? Si es así, ¿qué hacemos con la evidencia de finales de la década de 1970 del esfuerzo concertado para construir una nueva religión centrada en los Nueve? Sin embargo, como todo culto, el verdadero poder residiría en el “sacerdocio” dirigido por Puharich y sus cohortes.

Pero incluso ese escenario, nos parece, no cubre los hechos. Parece que no hay duda de que algo genuinamente paranormal estaba sucediendo. El escritor británico Stuart Holroyd, por ejemplo, fue persuadido de escribir un libro sobre los Nueve – Preludio del Aterrizaje en el Planeta Tierra (1977) – después de experimentar una actividad de tipo poltergeist en su casa. Esto es más difícil de atribuir a la manipulación de la CIA – a menos que asumamos que la CIA puede inducir eventos paranormales. Y, por supuesto, las comunicaciones de los Nueve continuaron incluso después de la participación de Puharich, a través de varios individuos. Entre ellos se encuentran James J. Hurtak, segundo al mando de Puharich en el Lab Nine, y Carla Rueckert, una investigadora paranormal que colaboró con él. Ambos produjeron libros de material canalizado de la misma fuente, sea lo que sea que haya sido. The Keys of Enoch (1977) de Hurtak y The Ra Material (1984) de Reuckert han sido los más vendidos de la Nueva Era.

Puharich escribió: “No dudo de la existencia de inteligencias desencarnadas, como tampoco dudo de la existencia de inteligencias carnativas finitas“.(6) Pero como alguien que hizo un estudio específico del tema, incluso convirtiéndose en un kahuna, un iniciado del chamanismo hawaiano, debe haber sabido estar siempre en guardia contra los espíritus embaucadores, lo que Colin Wilson llamó memorablemente (en su introducción al Preludio del Aterrizaje en el Planeta Tierra) los “ladrones y estafadores del mundo espiritual”.(7)

Tal vez Puharich dirigía los acontecimientos, pero experimentaba tanto en los Nueve como en sus canales humanos, tratando de descubrir cómo separar el trigo de la paja entre las entidades desencarnadas. O tal vez incluso (pensamiento aterrador) para averiguar si las entidades mismas pueden ser manipuladas y controladas. Pero si fuera cierto, ¿qué significaría la participación de los militares y las agencias de inteligencia? ¿Están tratando de establecer una relación con tales seres?

“Un terrible montón de problemas”

Si, como la evidencia sugiere cada vez más, la CIA y los militares no están tratando de suprimir la creencia en el contacto con extraterrestres, sino de fomentarlo, ¿por qué lo harían? La suposición de la mayoría de los defensores de la Hipótesis Federal es que esas agencias quieren usar el fenómeno y la creencia de la gente en él como una cortina de humo para sus propios propósitos encubiertos. En otras palabras, si la CIA quiere que pensemos que los OVNIS existen, entonces la verdad es que no existen. Pero en nuestra opinión, hay otra razón aún más inquietante: quieren que pensemos que los OVNIS son máquinas extraterrestres de tuercas y tornillos y que los extraterrestres son de carne y hueso para desviar la atención de la realidad de que los verdaderos `extraterrestres’ coexisten invisiblemente con nosotros en la Tierra – y son la fuente de todos los casos de alta extrañeza.

Jacques Vallée, uno de los primeros en investigar la manipulación encubierta del escenario OVNI por parte de las agencias oficiales, concluyó: “alguien se está tomando muchas molestias para convencer al mundo de que estamos amenazados por seres del espacio exterior“.(8) Pero, ¿cómo encaja esto en su hipótesis magoniana? Vallée presentó su declaración más explícita del panorama general en el argumento de su novela Fastwalker de 1996 (escrita con Tracy Tormé): un poderoso grupo de conspiradores humanos saben que el fenómeno OVNI es creado por entidades de un mundo paralelo, pero su objetivo es convencer a los líderes mundiales y a la población global de la existencia de ‘alienígenas’ y luego posicionarse como los intermediarios del mundo.

Que es básicamente nuestra propia visión del caso del Concilio de los Nueve: tienen el sello del Ultraterrestre por todas partes – payasos, estafadores y bromistas cósmicos – pero también está la presencia perniciosa de agencias muy humanas acechando en el fondo. La broma es para todos aquellos que siguen a los Ultraterrestres, sin importar cómo elijan manifestarse o cómo sus aliados humanos elijan presentárnoslos. Pero, como la historia ha demostrado, puede que no sea cosa de risa.

LYNN PICKNETT & CLIVE PRINCE              New Dawn Magazine (Sept 2011)

Notas:

1. John Marks, The Search for the ‘Manchurian Candidate’: The CIA and Mind Control, W.W. Norton & Co., 1979, Chapter 5.

2. Colin Wilson, Alien Dawn: An Investigation into the Contact Experience, Virgin, 1998, 18.

3. Andrija Puharich, Uri: The Original and Authorized Biography of Uri Geller, Futura, 1974, 173.

4. Jeffrey J. Kripal, Esalen: America and the Religion of No Religion, University of Chicago Press, 2007, 366.

5. Jack Sarfatti’s 1996 autobiographical online essay ‘Sarfatti’s Illuminati: In the Thick of It!’, widely distributed on the Internet, e.g. http://www.whale.to/b/sarfatti.html.

6. Andrija Puharich, The Sacred Mushroom: Key to the Door of Eternity, Doubleday, 1974, 170.

7. Stuart Holroyd, Prelude to the Landing on Planet Earth, W.H. Allen, 1977, 14

8. Jacques Vallée, Revelations: Alien Contact and Human Deception, Souvenir Press, 1992, 247

Anuncios

BIENVENIDO AL NOOVERSO: MACRODATOS, ANTROPOLOGÍA PROFUNDA Y SONDAS VON NEUMANN

ERIC WARGO   Los “extraterrestres espaciales” ya no están de moda como explicación para los OVNIs, pero la trayectoria de la ciencia humana muestra por qué la hipótesis extraterrestre (o HET), con algunas modificaciones, aún debería ser tenida en cuenta.

Jacques Vallée ha sido tanto un tecnólogo, como un visionario forteano a lo largo de su carrera. El astrónomo e informático fue un exponente temprano y elocuente de la hipótesis extraterrestre en ufología; pero rápidamente revisó su pensamiento y fue uno de los primeros ovnílogos en cuestionarla. Su estudio clásico de 1969 Pasaporte de a Magonia demostró vívidamente que los “extraterrestres” han existido a lo largo de la historia y están profundamente arraigados en nuestro folclore como hadas, demonios, ángeles, o lo que sea que quepa dentro de los marcos locales de creencias (1). La idea de que astronautas ET comenzaron a sobrevolar nuestro planeta después de la Segunda Guerra Mundial para contactar con una nueva civilización con capacidad nuclear, refleja más las fantasías de la ciencia ficción de mediados de siglo que los datos disponibles.

Una generación más joven de pensadores ovnílogos ha recogido los muchos fascinantes hilos de la obra de Vallée y los ha llevado más lejos, explorando los vínculos de los OVNIS con la parapsicología(2) o folclore de las hadas (3), por ejemplo, o centrándose en la demasiada humana dimensión de la manipulación y el engaño (4). Sorprendentemente, las críticas de Vallée incluso han empezado a penetrar en la corriente dominante: después de que el New York Times diera conocer la historia del proyecto secreto OVNI del Pentágono del senador Harry Reid el pasado diciembre, el periódico publicó un artículo de opinión del columnista conservador Ross Douthat que ensalzaba, de todas las cosas, los argumentos anti-HET de Vallée (5). En resumen, no solamente los noveles ovnílogos sino incluso los profanos informados están comenzando a revisar su postura sobre la HET, esa vieja reliquia de la cultura pop de la Guerra Fría.

Aunque ya está gris y empañada, puede ser demasiado pronto para llevar la HET al basurero. Mientras que la vieja foto de extraterrestres de carne y hueso volando a lo largo de incalculables años luz a través del espacio y el tiempo para secuestrar automovilistas y chocar en nuestros desiertos parece algo ridícula en retrospectiva, algunas de las críticas de Vallée sobre la HET hace décadas se basaban en suposiciones sobre el alcance y los objetivos limitados de la ciencia ET que ahora parecen demasiado humildes a la luz de los recientes desarrollos en nuestras propias ciencias. Incluso algunos de los aspectos más extraños de fenómeno OVNI no serían incompatibles con un masivo, duradero y, -lo que es más importante-, automatizado programa extraterrestre de investigación y vigilancia del comportamiento. Es totalmente posible que vivamos en un Nooverso: un cosmos ya densamente vigilado, estudiado y conectado en red, repleto de “máquinas científicas” artificialmente inteligentes e infinitamente pacientes.

Las singularidades de la ciencia del mañana

Uno de los pilares del argumento de Vallée en contra de la HET fue que los millones de “aterrizajes” estimados en la historia de la humanidad excede con creces lo que se necesitaría para un estudio de nuestra planeta y civilización. En su artículo “Cinco argumentos en contra el Origen Extraterrestre de Objetos Volantes No Identificados“, Vallée escribe:

Debería tenerse en cuenta que la superficie de la tierra es claramente visible desde el espacio, a diferencia de Venus u otros cuerpos planetarios envueltos en una densa atmósfera. Además, hemos estado transmitiendo información sobre todos los aspectos de nuestras diversas culturas en forma de radio durante la mayor parte de este siglo y en forma de televisión durante los últimos 30 años, así que la mayoría de los parámetros sobre nuestro planeta y nuestra civilización pueden fácilmente ser adquiridos por medios técnicos discretos y remotos. La toma de muestras requeriría el aterrizaje pero también podría lograrse de forma discreta con unas cuantas misiones cuidadosamente dirigidas del tipo de nuestros propios experimentos Viking en Marte. Todas estas consideraciones
parecen contradecir la ETH
(6).

Cuando Vallée publicó sus “Cinco Argumentos” en 1990, el término “macrodatos” todavía no aparecería hasta una década después. Pero la imagen de la ciencia espacial extraterrestre limitándose a la recolección de datos de corte fino, visitas aisladas de reconocimiento y recolección de muestras, junto con el monitoreo remoto de nuestras emisiones de televisión, no tuvo en cuenta las posibilidades científicas creadas por las capacidades virtualmente ilimitadas de recopilación, almacenamiento y análisis de datos que emergen en el siglo XXI.

También se echa en falta toda una parte de investigación biológica y conductual: experimento y replicación. Éstos aumentan considerablemente en potencia y son posibles de automatizar a gran escala con los desarrollos entrelazados de grandes datos, inteligencia artificial (IA) y robótica.

Todos sabemos cómo los robots tienen o pronto llevarán a cabo tareas aburridas y peligrosas como pasar la aspiradora, conducir nuestros coches y pelear nuestras guerras fuera del alcance de los humanos. La mayoría de la gente no se da cuenta de la tarea infinitamente tediosa que es hacer buena ciencia.

En poco tiempo, tendremos la capacidad de automatizar no sólo la recolección de información, sino también la propia formulación de preguntas de investigación, y una de las primeras cosas que enseñaremos a la IA a hacer (además de no matarnos) es hacer preguntas y luego responderlas de manera científica, es decir, formular hipótesis basadas en hallazgos previos, y luego diseñar y llevar a cabo experimentos para poner a prueba esas hipótesis”. . . y luego repetir esto una y otra y otra vez. El aprendizaje de macrodatos y máquinas ya está acelerando enormemente los avances científicos en salud, astronomía y muchos otros campos.

Los macrodatos y la IA/robótica son umbrales que cualquier nave espacial ET habrá cruzado hace mucho tiempo, igual que habrá dominado la impresión 3D. El uso de recursos locales para crear copias de máquinas y crear los suministros necesarios mediante la reconstrucción de la materia a nivel molecular puede hacer que la vida humana y el trabajo en la Luna y Marte y el cinturón de asteroides sean factibles para la segunda mitad de este siglo. Y una vez que una impresora 3D imprime otra impresora 3-D, el sistema reproductivo robot es una realidad. Une una impresora 3D con una sonda inteligente o un dron y tendrás exactamente lo que John Von Neumann imaginó como la herramienta que cualquier civilización avanzada usaría para explorar más allá de su sistema solar.

Las sondas autorreplicadoras pueden propagarse de planeta en planeta, de sistema estelar en sistema estelar (a través de la vela solar o cualquier otra tecnología que se presente), de forma completamente autónoma.Como pueden repararse y reproducirse perpetuamente, tales sondas tendrían una durabilidad ilimitada, y esto daría paciencia ilimitada. Podrían multiplicarse como conejos y practicar ciencia incansablemente. Cuando se encuentren con planetas realmente interesantes con vida, o incluso con una sopa prebiológica de moléculas orgánicas, podrían aparecer en un mundo así y profundizar tranquilamente a largo plazo. Serán más que sondas espaciales, como solemos pensar en ellas, más bien plataformas científicas completas y autónomas, que compartirán datos entre sí y transmitirán esa información de forma constante o periódica a su lugar de origen para su almacenamiento y uso futuro por la civilización que las construyó, por los protectores de robots de esa civilización o por sus máquinas descendientes. Pueden seguir haciendo ciencia mucho después de que sus constructores originales se hayan ido.

El Experimento Psíquico

Aquí es donde la antigüedad y ubicuidad del fenómeno OVNI empieza a tener sentido en términos de lo que podríamos llamar “máquina HET”. Dada la probabilidad de que innumerables civilizaciones ET hayan surgido en los últimos mil millones de años capaces de poblar el espacio con tales máquinas, un planeta como el nuestro podría haber estado potencialmente plagado de incontables millones de sondas, no sólo observando y registrando silenciosamente, sino también interactuando abiertamente con la flora y fauna locales con el propósito de experimentar y probar hipótesis a lo largo de toda la historia del planeta.

Una vez más, las sondas de Von Neumann tendrían un motivo añadido para la curiosidad y la habilidad no sólo de observar y registrar, sino también de comportarse como experimentadores: generar sus propias hipótesis, diseñar experimentos para probarlas, y tediosamente replicar y volver a replicar sus hallazgos solos o en colaboración, para matizar y actualizar constantemente su comprensión cada vez más profunda de la especie en cuestión.

Tales sondas no se limitarán pasivamente a la observación y a la toma de muestras, sino que también interactuarán de forma muy precisa, deliberada y controlada, y repetirán estas interacciones de forma obsesiva e incansable al mismo tiempo y en condiciones variadas, una y otra y otra vez, construyendo conclusiones de alta fiabilidad.

Una de las percepciones más profundas de Vallée sobre el contacto con los OVNIS se vuelve muy relevante en este contexto. En El Colegio Invisible, Vallée observó que hay una especie de regularidad irregular en los encuentros con OVNIS, que recuerda a un programa de refuerzo en la investigación del comportamiento(7). Esta perspectiva apoyó su teoría de que los OVNIS pueden ser algún tipo de mecanismo de control. La pregunta es, ¿control para qué propósito y por quién? Que los encuentros con OVNIS representan un esfuerzo deliberado, motivado y a largo plazo para dar forma a nuestra cultura o a nuestra evolución en alguna dirección favorable a alguna agenda alienígena es donde la mente gnóstica (o paranoica) de la ciencia ficción sigue naturalmente esta idea. Tal vez. Pero la simple, rutinaria y desapasionada recolección de datos de la ciencia del comportamiento es otra posibilidad que, a pesar de lo que Vallée argumentó en su artículo de “Cinco Argumentos“, no es en absoluto inconsistente ni con la naturaleza absurda y simbólica de muchos encuentros con OVNIS ni con su mero número y repetición a lo largo del tiempo registrado.

Los encuentros con OVNIS no sólo se asemejan a los koanes Zen. También se asemejan a las situaciones artificiosas, surrealistas y ocasionalmente extrañas en las que se encuentran los participantes en cualquier laboratorio de psicología universitario. Incluso cuando son conscientes de que son parte de un experimento, los participantes generalmente son engañados o no reciben información completa sobre el propósito del experimento. Los experimentos a veces involucran a otros “participantes” que son en realidad cómplices del experimentador actuando de una manera específica para provocar algún tipo de respuesta o decisión por parte del participante.

Es crucial, para obtener información significativa, que cada experimento científico deba incluir por lo menos dos grupos, que difieran en un solo parámetro: una condición experimental y un control. Y también necesita un tamaño de muestra lo suficientemente grande como para que su estudio tenga suficiente poder para detectar con precisión un efecto de interés. Por lo tanto, se reclutan tantos voluntarios diferentes como el dinero de la subvención permita, y se ejecuta el experimento lo suficiente como para que incluso una pequeña diferencia de comportamiento entre las condiciones experimentales y de control alcance un significado estadístico y, por lo tanto, se considere como un hallazgo sólido.

Por último, debe repetir el experimento o, idealmente, obtener otros experimentadores en diferentes laboratorios en diferentes lugares para repetir el experimento, y así replicar ese hallazgo. Por lo general, un solo estudio formará parte de una serie, todo un programa de investigación, en el que múltiples experimentos prueban numerosas variaciones sobre un tema, con el fin de perfeccionar cada vez más su comprensión del fenómeno en estudio.

La repetibilidad de los hallazgos es un gran problema en nuestras ciencias hoy en día, ya que los incentivos de recompensas perversas (tenencia y concesión de becas, presión para publicar resultados “sexys”, etc.) y otros problemas como el fraude están llevando a la publicación de datos que no son tan robustos como parecen a primera vista. Pero imagina si esos incentivos perversos no existieran.

Imagina que fueras una máquina científica objetiva, sin ego, con todo el tiempo del mundo y por lo tanto una paciencia infinita, y sin presión para publicar o permanecer en el cargo con resultados sorprendentes, y su único objetivo fuera adquirir una comprensión verdaderamente sólida de cómo se comporta y reacciona la especie objetivo ante circunstancias específicas con un alto nivel de fiabilidad. Parte de este imperativo incluiría comprender que esa especie es altamente compleja, que es cultural, social y psicológicamente adaptable e incluso biológicamente aún evolucionando, y que sus propias acciones pueden contribuir de manera imprevista a esa evolución.

Significaría, creo, que inventarías sin cesar nuevos experimentos para probar nuevas y diferentes hipótesis emergentes, ejecutando esos experimentos con tal número suficiente de sujetos que sus hallazgos serían sólidos pero no tanto como para inundar la señal con su propio comportamiento de interferencia; y esto significaría que necesitarías volver a ejecutar los diversos experimentos una y otra vez y otra vez a lo largo de la historia.
Muchos, muchos “aterrizajes”, en otras palabras.

Rebanada Fina vs. Antropología Profunda

Uno podría preguntarse por qué una civilización extraterrestre querría involucrarse en “antropología profunda”, pero no hay ningún misterio real. Cualquiera que sea la variedad de formas de vida alienígena que pueda tomar, no hay nada antropocéntrico sobre decir que cualquier civilización ET que explora el espacio ciertamente habrá llegado allí siguiendo exactamente el mismo camino que nosotros: a través de la ciencia.

Nuestra civilización ya está construida sobre siglos de ciencia básica, es decir, la ciencia emprendida por su propio interés, a menudo sin cualquier pago directo o previsible en principio. Conocer el comportamiento reproductivo de las esponjas de aguas profundas o la tectónica de placas en la luna de Plutón puede parecer inútil para la mayoría de la gente (incluyendo algunos contribuyentes que no comprenden la importancia de este tipo de ciencia), pero los científicos y los encargados de formular políticas inteligentes que financian la ciencia saben que cada pequeño detalle es parte de un vasto rompecabezas y que cualquier pedacito de información puede, en última instancia, valer la pena de maneras imprevistas, el largo camino de años, décadas o siglos atrás. Por lo tanto, nuestra curiosidad básica sobre el universo y nuestra capacidad colectiva para invertir recursos en esa curiosidad son adaptables.

Más básicamente, el conocimiento es poder. Permite la predicción y control. No hay límite en el grado de predicción y control sobre la enfermedad, por ejemplo, que los investigadores médicos de las universidades e instituciones gubernamentales quisieran alcanzar, con recursos científicos ilimitados. Del mismo modo, si el dinero (y la legalidad) no fueran un impedimento, ciertamente no hay límite al grado de predicción y control que una agencia de inteligencia como nuestra NSA quisiera lograr sobre las más remotas amenazas a largo plazo a la seguridad de la nación. Todavía estamos en vísperas de una singularidad científico/inteligente de este tipo, limitada por los límites de financiación y recursos, los límites de la predisposición humana y la limitada capacidad de uso de todos los datos que estamos recopilando con eficacia.

Pero si esas limitaciones pueden ser superadas a través de la inteligencia artificial avanzada y la robótica, y si no nos destruimos a nosotros mismos en el proceso (un gran “si”, obviamente), estaremos en posición de adquirir un conocimiento de un alcance y una resolución alucinantes, y no tendremos razón para no hacerlo.

Cualquier civilización avanzada, incluso si evolucionó en diferentes direcciones que “hacia afuera” (es decir, la colonización), todavía enviaría sus ojos, sus oídos y sus cerebros errantes por todo su estelar vecindario y más allá, aunque sólo sea por su propia seguridad. En todas partes, esos ojos y oídos se acomodarían por mucho tiempo, aprendiendo todo lo que fuera posible a lo largo de toda la historia de la cada estrella, luna y planeta, sobre su geología y clima y química orgánica, así como la flora y la fauna primitivas (si las hubiera), porque ¿quién sabe lo que pasará en un millón o mil millones de años? ¿Quién sabe dónde surgirá la vida desde el barro primordial? ¿Quién sabe qué musaraña arbórea podría convertirse en una especie militarista espacial a largo plazo, y por lo tanto valdría la pena aprender a predecir y controlar si esa especie alguna vez podría representar una amenaza para su seguridad?

Según algunas estimaciones, llegamos tarde a la fiesta galáctica. Podría haber muchas civilizaciones o “inteligencias” con la capacidades descritas, precediéndonos por millones o miles de millones de años. Por lo tanto, las sondas móviles y las cámaras de circuito cerrado de televisión que tienen muchos diferentes orígenes, basados en diferentes tipos y niveles de tecnología, podrían estar literalmente en todas partes. Algunas podrían ser orgánicas; algunas podrían ser luminosas; otras podrían estar incrustados en el tejido del espaciotiempo mismo. Algunas podrían interactuar directamente con la conciencia. La conclusión es que, en el nooverso, no hay expectativa de aislamiento, y ninguna expectativa de recoger tus 20 dólares después de que el experimento psíquico ET termine, porque nunca se acaba.

¿Esto explica el fenómeno OVNI, o parte de él? Quién sabe…..y Vallée tiene razón en que necesitamos ampliar nuestras mentes para considerar más posibilidades no intuitivas como seres interdimensionales. Pero la HET sigue siendo una posibilidad que deberíamos dejar abiertamente sobre el tapete, aunque otras hipótesis, menos aburridas, parecen actualmente más desafiantes y emocionantes.

ERIC WARGO                                Edgescience

REFERENCES

1 Vallée, Jacques. (1969). Passport to Magonia. Chicago, IL: Henry Regnery Company.

2 Ouelette, Eric. (2015). Illuminations. Charlottesville, VA: Anomalist Books.

3 Cutchin, Joshua. (2015). A Trojan Feast. Charlottesville, VA: Anomalist Books.

4 Brewer, Jack. (2016). The Greys Have Been Framed. Charlestone, SC: CreateSpace.

5 Douthat, Ross. (2017, December 23). “Opinion: Flying Saucers and Other Fairy Tales.” The New York Times. https://www.nytimes.com/2017/12/23/opinion/alien-encounterschristmas-ufo.html

6 Vallée, Jacques. (1990). “Five Arguments Against the Extraterrestrial Origin of Unidentified Flying Objects.” Journal of Scientific Exploration 4(1):105-117.

7 Vallée, Jacques. (1975). The Invisible College. New York: E.P. Dutton & Co.

ERIC WARGO obtuvo un doctorado en Antropología Cultural por la Universidad de Emory en 2000 y desde entonces ha trabajado como escritor científica y editor para asociaciones científicas e institutos en Washington, DC. En su tiempo libre, escribe sobre parapsicología, ufología, ciencia ficción, y la conciencia en su blog The Nightshirt (thenightshirt.com), y ha sido invitado en Skeptiko, Grimerica y otros podcasts. Su primer libro, Time Loops, está a punto de salir en Anomalist Books. Puede ser contactado en eric.wargo@gmail.com.

ENCUENTRO CON VALLÉE: DE LOS OVNIS A LAS MANIS (Manifestaciones Alquímicas No Identificadas)

RED PILL JUNKIE    La semana pasada mis amigos Darren y Graham, anfitriones del podcast Grimerica Show, me regalaron lo que es probablemente el mayor honor que un aficionado OVNI puede recibir: una oportunidad para entrevistar al Dr. Jacques Vallée, el investigador más renombrado en el campo.

De hecho tuve la oportunidad de conocer al Dr. Vallée en persona el año pasado, y conversé con él en compañía de mi buen amigo y colega Greg Bishop -puedes leer sobre ello aquí-, pero esta nueva oportunidad fue claramente diferente. Para empezar, en aquella ocasión dejé que Greg hablara la mayor del tiempo, ya que la principal excusa que tuvimos para reunirnos con el honorable astrónomo y científico informático fue entregarle una copia del libro de mi amigo, ¡It Defies Language! Estaba demasiado “deslumbrado” e intimidado por estar en presencia de tal leyenda. Además, esa había sido una conversación privada alejada de cualquier escrutinio público; como sabía que Vallée rara vez aceptaba entrevistas en estos días debido a su apretada agenda, tuve que prepararme una lista de buenas preguntas para él -el tipo de preguntas que rara vez se hacen en programas como Coast to Coast, si sabes a lo que me refiero-, que consulté con unas pocas personas cuya opinión sobre el tema OVNI valoro enormemente.

Hice mi tarea con diligencia, pero sin embargo la noche anterior a la entrevista estaba comprensiblemente nervioso, y no pude dormir hasta pasadas las 3 de la mañana. Traté de calmarme viendo Star Trek Generations, que había sido lanzado recientemente en Netflix, y la película me recordó mi amor olvidado por la serie de los 90’s ST: TNG y mis años universitarios; de cómo al mismo tiempo estaba empezando a hacer uso de los ordenadores en mi universidad para acceder a la Internet temprana con el fin de leer los foros monocromáticos de Ovnis, volvería a casa y trataría de no perderme las aventuras del Capitán Jean Luc Picard y la tripulación del USS Enterprise en la televisión por cable; de cómo me uniría a ellos en sus viajes en mi imaginación, y soñaría con la Frontera Final …

Es justo decir que por aquel entonces todavía estaba profundamente atrincherado en la Hipótesis Extraterrestre como la “mejor” solución para el dilema de los ovnis, y aunque mis pensamientos sobre el fenómeno han evolucionado dramáticamente en los últimos veintitantos años, decidí esa noche, por puro capricho, que empezaría a volver a ver toda la serie de The Next Generation, disponible en su totalidad en la plataforma de Netflix.

(Menciono esta anécdota aparentemente trivial por razones que resultarán claras más adelante, queridos colegas…)

Llegó la noche de la entrevista, y mis amigos de Grimerican tuvieron la amabilidad de permitirme ‘estar al frente’ de la discusión durante la mayor parte del tiempo que tuvimos el Dr. Vallée (pueden escuchar el episodio aquí). Grimerica Show se enorgullece de no tratar de copiar el anticuado modelo de radio, por lo tanto, no tiene patrocinadores o interrupciones comerciales, y los chicos han aprendido la delicadeza de dejar que sus invitados hablen y tratan de cortar lo menos posible. Este formato informal de podcast tiene sus pros y sus contras: las desventajas son que de la larga lista de preguntas que había preparado, creo que solo logro cubrir menos del 15% de lo que quería preguntarle a Vallée; los pros son que la conversación entró en avenidas que no había esperado ni anticipado. En absoluto.

Hay muchas cosas que cubrimos en la hora y media aproximada en la que tuvimos al Dr. Vallée en línea, pero el verdadero meollo de la conversación ocurrió cuando comenzamos a discutir lo que él llama ‘muestras físicas’, y la investigación que ha estado tratando de hacer con ellas. En primer lugar, hizo la distinción entre dos tipos diferentes de muestras relacionadas con la pregunta OVNI: existen los llamados “implantes extraterrestres” que se popularizaron a finales de los 90 gracias al trabajo del fallecido doctor Roger Leir; fue sorprendente escuchar al Dr. Vallée admitir cómo, después de ser muy escéptico inicialmente sobre la naturaleza de los objetos extraños que se extraen de los cuerpos de presuntos abducidos, justificadamente, dado que los dermatólogos están familiarizados con todo tipo de cuerpos extraños que se alojan inofensivamente bajo de la piel, de los que los pacientes no tendrán ningún recuerdo de cómo llegaron allí si tuvieron un incidente a una edad temprana; ahora está convencido de que algunos de estos implantes merecen un mayor escrutinio.Tal vez fue Jeremy Corbell y el trabajo que hizo con Leir justo antes de morir lo que provocara que Vallée cambiara su opinión, pero en cualquier caso fue refrescante una vez más corroborar que la razón por la que el Dr. Vallée es excepcional en este campo es porque no tiene miedo a reinventarse a sí mismo y cambiar de opinión sobre el fenómeno de vez en cuando; a diferencia de la mayoría de los investigadores que pueden comenzar presentando una teoría o caso interesante, y luego pasan el resto de su carrera DEFENDIENDO su posición frente a cualquier tipo de desacuerdo y crítica; pero una vez más, eso es lo que hacen los buenos científicos cuando se les presentan nuevos datos.

Las otras muestras que le interesan al Dr. Vallée, y en las que ha estado centrándose más recientemente, son lo que él llama Ejecta: trozos de escoria de metal supuestamente expulsados ​​por un OVNI en circunstancias inusuales, -como si el objeto sufriera algún tipo de ‘mal funcionamiento’ o pasara por algún tipo de problema-, y ​​luego el material ‘goteara’ hacia el suelo a temperaturas muy altas, que luego será recogido por el desconcertado testigo después de que se enfríe para guardarlo como un recuerdo curioso.

El Dr. Vallée mencionó el famoso caso Ubatuba de Brasil, que salió a la luz en 1957, pero para el campo OVNI de habla inglesa tal vez un ejemplo más reconocible sería el controvertido caso de Maury Island, que fue investigado por Kenneth Arnold y finalmente llevó a la muerte de dos miembros de la Fuerza Aérea mientras recuperaban una caja que contenía muestras de la escoria expulsada por un platillo volante.

Ese tipo de muestras habían sido analizadas hace décadas, tanto por la Fuerza Aérea como por investigadores independientes como el Prof. Sturrock de la Universidad de Stanford, y en varios laboratorios en Francia. En el caso de las muestras de Ubatuba, los investigadores descubrieron que estaban compuestas de magnesio de un nivel muy alto de pureza, lo que las hacía inusuales … pero no necesariamente convincentes si lo que estaban buscando era un elemento químico nuevo, -algo no es de este Tierra-, lo que probaría que los ovnis serían naves interplanetarias. Con el tiempo, tanto los fanáticos de los ovnis como los escépticos se olvidaron del material de eyección, que permaneció oculto en los cajones o armarios de los testigos aún desconcertados.

El tipo de equipo de espectrómetro que el Prof. Sturrock usó en su análisis es muy costoso y los investigadores universitarios lo utilizan constantemente. Lo que el Dr. Vallée ha estado haciendo pacientemente es recoger muestras que se le han proporcionado de casos de ovnis menos publicitados, y acudir a sus asociados en Silicon Valley, donde tienen espectrómetros más nuevos, más pequeños y asequibles.

“Encontramos algo muy curioso”, nos dijo. Al analizar las proporciones de isótopos de estas muestras de minerales, descubrieron que no se ajustaban a las proporciones terrestres esperadas, ni a las extraterrestres exhibidas por objetos meteóricos. En otras palabras, casi parecía como si los isótopos hubieran sido rediseñados, separándolos y otorgándoles una proporción exótica solo para reintroducirlos en la aleación de metal por alguna razón desconocida.

La separación de isótopos del uranio se realizó por primera vez en el proyecto Manhattan, pero separando los isótopos de metales “ordinarios” como el magnesio. Eso aún costaría millones de dólares, según Vallée. Pero incluso si pudieras hacerlo, ¿POR QUÉ lo harías, de todos modos?

Recientemente Vallée ha estado haciendo presentaciones en conferencias, y también ha dado entrevistas de radio en las que ha tratado de explicar este divertido negocio de isótopos, pero supongo que nadie realmente le ha prestado la atención necesaria. Quizás sea de esperar; después de todo, la mayoría de las personas interesadas en el fenómeno OVNI no son científicos o metalúrgicos, ¡incluyéndome a mí! Así que hablar de razones químicas se vuelve enseguida demasiado seco y técnico, y no es realmente lo que quieres escuchar de un hombre como el Dr. Vallée, ¿verdad? Quieren hablar de casos extraños, clásicos, el lamentable estado del campo de los ovnis en el siglo XXI -¡Tom DeLonge! – o sobre el tipo de actividad reportada dentro del famoso rancho Skinwalker, ¿no? En otras palabras, ¡la “actualidad” que mis buenos amigos a los que Ben y Aaron les encanta discutir en su podcast de Mysterious Universe!

Pero entonces me golpeó.

Esperé a que el Dr. Vallée terminara de hablar sobre cómo él y sus colegas están dispuestos a compartir sus muestras con quien quiera llevar a cabo sus propios experimentos, y yo salté con entusiasmo a preguntarle: “¿Estás diciendo que estos resultados sugieren que estamos tratando con una agencia no solo capaz de manipular el continuo espacio-tiempo -como tú y otros investigadores han documentado en muchos casos- sino TAMBIÉN capaz de transformar la energía en materia , ¿y viceversa?”

Casi salté de mi silla cuando me respondió con un resonante “¡Oh, sí!”

Y fue aún más lejos, especulando sobre cómo esto tiene más que ver con el supuesto ‘encubrimiento’ de la realidad OVNI por parte del gobierno de EE. UU., que con cualquier plan nefasto de la supuesta ‘civilización disidente’ o nuestros señores supremos ‘Illuminati’. Si asumimos que de hecho el gobierno recuperó platillos estrellados ​​u otro tipo de material a lo largo de los años, el encubrimiento podría haber tenido sentido en los años 50 si lo que intentaban era encontrar el secreto del ‘sistema de propulsión alienígena’ antes que los soviéticos. El Dr. Vallée cree firmemente que, como contribuyentes, el pueblo estadounidense tendría derecho a exigir una respuesta a aquellos que podrían haber mantenido estos objetos recuperados en secreto durante tanto tiempo.

Pero … ¿y si ellos aún no tienen una respuesta?

Imaginemos que los poderes fácticos han logrado recuperar 10, 50 o incluso 100 platillos estrellados. Descubren cómo abrirlos, solo para encontrarlos … vacíos. Sin sala de control, sin sistema de guía. Ni siquiera un motor o una fuente de poder discernible. Para nosotros, eso no tendría ningún sentido, de la misma manera que alguien que viviera en el siglo XVIII encontraría uno de nuestros automóviles igualmente absurdo; ¡abrirían el capó tratando de encontrar dónde está escondido el caballo!

No solo eso, sino que tampoco pueden aprender nada del hardware ‘alienígena’, porque tarde o temprano descubren lo que Vallée y sus colegas están descubriendo: que está compuesto de ‘materiales mundanos’. No hay Unobtanium o Vibranium para replicar para su I + D militar, y en ninguna parte para conocer el propósito detrás de esta reingeniería “absurda”.

Entonces … la comprensión bastante perspicaz que se mencionó durante la entrevista, ¿eh? A decir verdad, no me puedo dar palmaditas en la espalda por ello, y aquí es cuando volvemos a la “trivial” anécdota que mencioné al principio de este artículo. ¿Recuerdas que había decidido volver a ver ST: TNG en Netflix la noche antes de la entrevista? [¡Spoilers!] Ocurre que en los dos episodios piloto de la primera temporada ( Encounter at Farpoint ) el Enterprise encuentra un misterioso objeto -que inicialmente tiene el aspecto clásico de un platillo volador, BTW- y al final descubren que no están lidiando con un ‘recipiente’ lleno de alienígenas hostiles, sino con una entidad viviente capaz de manipular la realidad y ‘manifestar’ cualquier tipo de objeto a la existencia por puro pensamiento, de una manera similar a los ‘replicadores’ a bordo del Enterprise que fueron utilizados para convertir la energía en materia.

¿Sincrónico? Quizás no sea así. Pero al menos bastante afortunado

Pero volvamos a la entrevista de Vallée. Las implicaciones de este hallazgo, si él y otros investigadores lo confirman con éxito -y nos recuerda que aún no están listos para publicar sus resultados- son asombrosos. Más de cien años después del año en que Albert Einstein escribiera la ecuación de física más famosa del mundo (E = mc2), cualquier niño de la escuela primaria sabe que los átomos que forman la materia ordinaria se pueden dividir, y el proceso libera una enorme cantidad de energía. Este poder no solo es la base de la energía de fisión, sino que también es la razón por la cual nuestro clima geopolítico actual se está volviendo cada vez más … interesante, en el sentido chino de la palabra.

¿Pero invertir la ecuación y convertir la energía pura en materia? Eso todavía permanece en el dominio de la física teórica. Y, sin embargo, los antiguos precursores de nuestros científicos modernos ya tenían un nombre para dicho proceso: TRANSMUTACIÓN.

Los hombres que usaban esa palabra eran tan inteligentes como cualquier graduado del MIT; simplemente no tenían computadoras o grandes colisionadores de hadrones con los que trabajar, sino recipientes y retortas. Tampoco escribieron sus hallazgos usando ecuaciones matemáticas, sino que confiaron en símbolos arcanos entrelazados con el mito y la astrología, para proteger sus descubrimientos de la competencia o la mirada peligrosa de la Iglesia. Estos hombres eran alquimistas , siguiendo una tradición filosófica tan antigua que sus orígenes se perdieron en las arenas del tiempo.

En nuestros tiempos, la Alquimia no se considera más que una “proto-ciencia”, y aunque se atribuye a los alquimistas el fundamento básico sobre el que se erigieron los edificios modernos de la Química y la Física, todavía se los considera necios supersticiosos que desperdiciaron su vida en búsqueda de una sustancia imposible llamada ‘lapis’ o Piedra Filosofal, -algunos científicos incluso se regodean con el hecho de que con nuestro moderno equipo han logrado los sueños más descabellados de los alquimistas de ‘convertir el plomo en oro‘.

Pero el verdadero propósito de la Gran Obra era mucho más complicado que eso: no era la mera transmutación de los metales básicos, sino la transformación del Alquimista mismo. En la tradición occidental esotérica, los filósofos hablaban de la quintaesencia, el “éter” celestial o sustancia divina, diferente de los elementos comunes de la Tierra, el viento, el agua y el fuego. El éter era el “aire puro” que respiraban los dioses, y es del que se suponía que los cuerpos celestes estaban compuestos, similar al Akash hindú y otras tradiciones místicas. Sin la quintaesencia, ninguno de los otros elementos podría existir.

¿Podríamos usar un término diferente para describir este antiguo término alquímico, para hacerlo más accesible a nuestro pensamiento moderno? ¿Qué tal … la Matrix?

Vamos a especular sobre cómo una posible inteligencia (o grupo de inteligencias) puede “manipular la matrix” para manifestar lo que necesiten, donde y cuando quieran; ya sea una embarcación de metal … o un cuerpo, en caso de que necesites interactuar con los nativos por la razón que sea.

Los revolucionarios sistemas de propulsión y los materiales exóticos dentro de un OVNI solo tienen sentido desde la perspectiva de una nave alienígena que vino de otro lugar y llegó a nuestro planeta. Pero cuando juegas un videojuego de computadora, tú (el jugador) no necesitas ‘insertar’ nada en el sistema virtual, y ciertamente no necesitas ser físicamente transportado a ese reino digital. Aprietas unos botones y ¡Voilá! ‘engendras’ un avatar digital para interactuar con el entorno del juego. Y en algunos juegos también puedes manifestar todo tipo de sistemas de transporte. Esos transportes se componen de los mismos 1 y 0 que componen todo en el paisaje sintético, y los programadores no necesitan simular cada pequeña complejidad o componente en el vehículo para que funcione, ya que tienen acceso directo al ‘código fuente’ que controla la dinámica de todo el juego.

¿Absurdo? No, si estás dispuesto a aceptar las suposiciones del Dr. Vallée, y las mías, de que nuestro continuo espacio-tiempo es solo un subconjunto de una Realidad más grande, de la cual puede emanar el fenómeno OVNI. Y si eso te recuerda mucho al antiguo gnosticismo, querido colega, es porque lo es, -el mismo Dr. Vallée lo admitió también durante la entrevista.

Sé muy bien que todas estas especulaciones descabelladas han ido más allá de lo que Jacques Vallée y sus colegas podrían estar cómodos apoyando, y es cierto que lo que están descubriendo abre MÁS preguntas que las respuestas que puede proporcionar. Pero una cosa es segura: cuando se compara con la noción de manifestaciones alquímicas no identificadas (MANIS) invocadas por inteligencias capaces de controlar la Matrix de nuestra propia existencia, la HET (hipótesis extraterrestre) suena sumamente pintoresca … y aburrida.

Así que aquí está la esperanza de que Vallée se las arregle para involucrar a algunos expertos de Silicon Valley en su investigación (¡ejem, ejem! Elon Musk). Y si conoce a alguien que puede estar en posesión de posibles restos expulsados ​​por un OVNI, no se sienta molesto si un caballero francés de buen aspecto le pregunta al respecto. No seas duro con él y dale un poco de escoria.

RED PILL JUNKIE                       The Daily Grail

PALABRAS: SISTEMA DE CONTROL

Cuando hablo de sistema de control del espíritu, no quiero decir que una supercivilización superior nos haya encerrado en las restricciones de una cárcel limitada por el espacio, vigilada de cerca por entidades que podríamos llamar ángeles o demonios. Lo que quiero decir es que la mitología rige un cierto nivel de nuestra realidad social sobre el cual las tendencias políticas e intelectuales normales no tienen poder real. En ese nivel las estructuras del tiempo son largas y la evolución lenta. Los medios de comunicación, cuyo papel consiste en transmitir imágenes de ruido transitorio en algunas fracciones de segundo (mientras más ruido, mejor), dejan de percibir por completo esta señal. Una sociedad incapaz de fijar su atención durante más de algunos minutos (el intervalo entre dos anuncios publicitarios), no puede concebir acontecimientos que comenzaron antes del nacimiento de mi abuelo y que acabarán después de la muerte de mi nieto. Pero tales cambios a largo plazo sí existen. Dominan el destino de las civilizaciones.
Esta teoría no explica cómo los OVNIS hacen para aparecérsenos, aunque incide al menos en una idea: son al mismo tiempo naves físicas (un hecho que me parece innegable desde hace tiempo) y mecanismos psíquicos cuyas propiedades precisas áun están por definir.

JACQUES VALLÉE                Dimensions (en español Crónica de Otros Mundos)

LA TEORÍA DE LA DISTORSIÓN

00portada1111LA DISTORSION, LOS ARQUETIPOS BASICOS RECONOCIBLES Y LA CREATIVIDAD ONIRICA EN LOS ENCUENTROS CERCANOS CON OVNIS

Sherlock Holmes: “El mundo esta lleno de cosas evidentes en las que nadie se fija ni por casualidad”…

En las últimas décadas no ha habido ningún avance significativo en la comprensión del fenómeno OVNI, y particularmente en algunos de sus aspectos más confusos y desconcertantes como son, por ejemplo, los encuentros cercanos. En el año 1969 el insigne investigador Jacques Vallée revolucionó el panorama ufológico internacional con su extraordinario libro “Pasaporte a Magonia” al presentar una nueva visión del enigma. En dicha obra Vallée sentó las bases para un mejor entendimiento de los No Identificados, al relacionarlos con las apariciones no tan mitológicas de duendes, hadas, elfos, etc. en siglos pasados. Estas analogías evidentes entre los anillos de las hadas y los nidos de platillos, los secuestros de los elfos y las abducciones, etc. levantaron ampollas entre aquellos que defendían la hipótesis extraterrestre (tuercas y tornillos). Además describió que el fenómeno OVNI adaptaba sus manifestaciones (adecuando su aspecto externo) a la época en la que vivía el testigo, presentándose acorde a los tiempos que corrían. Definió a este fenómeno como un Sistema de control que de alguna manera “controlaba” o “manipulaba” a la humanidad a través de sus apariciones a lo largo de la historia. Comentaba la célebre oleada de extraños aparatos (air-ship) de finales del siglo pasado, donde los presuntos “extraterrestres” de hoy, se presentaban como científicos pioneros experimentando nuevos aparatos aéreos desconocidos hasta entonces.
En las páginas de “Pasaporte a Magonia” vinculaba a los OVNIs y sus tripulantes con otros fenómenos que hasta entonces habían pasados desapercibidos para muchos investigadores: “El mecanismo de las apariciones, desde los tiempos legendarios e históricos hasta los modernos es siempre el mismo y sigue el modelo de los milagros religiosos. Varios casos, que llevan el refrendo oficial de la Iglesia Católica (Fátima, Guadalupe, etc.) no son más en realidad -si aplicamos las definiciones a rajatabla-, que fenómenos OVNIS en los que el ser asociados con los mismos ha entregado un mensaje que se refiere a creencias religiosas y no a fertilizantes o a ingeniería, como en otros casos”.
En su libro “Crónicas de Otros Mundos” (1988) ampliaba la información cuando decía; “Los fenómenos que llamamos objetos voladores no identificados no son, propiamente hablando, ni objetos ni volantes. Pueden desmaterializarse (…) Los OVNIs han sido vistos durante toda la historia y siempre han recibido una explicación en el marco de cada cultura (…) El contacto entre los testigos humanos y el fenómeno Ovni se produce siempre en condiciones controladas por este último. Su característica es un factor de absurdidad que conduce a las capas superiores de la sociedad en cuestión a rechazar la historia. Los símbolos transmitidos por el encuentro son absorbidos a un nivel profundo”.

Los OVNIS representan uno de los mayores desafíos con lo que se ha topado el ser humano. E indudablemente los encuentros cercanos, por la proximidad de los testigos al fenómeno, ofrecen la mayor fuente de información para resolver el enigma.
Los OVNIS representan uno de los mayores desafíos con lo que se ha topado el ser humano. E indudablemente los encuentros cercanos, por la proximidad de los testigos al fenómeno, ofrecen la mayor fuente de información para resolver el enigma.

Tal fue el calado de sus disertaciones, que incluso el doctor Joseph Allen Hynek, considerado hasta su muerte (1986) la máxima autoridad mundial sobre OVNIS y padre de la ufología científica dudaba de la realidad extraterrestre, en unas elocuentes declaraciones que efectuó en 1976 para la revista “UFO Report”: “Debo decir que la Teoría Extraterrestre es ingenua… debemos tener en cuenta los diversos factores que indican con mucha claridad un vínculo o al menos un paralelismo con episodios de naturaleza paranormal”. El Dr. Hynek se sumó a los que pensaban en otras dimensiones o universos paralelos, que convivirían con el nuestro, como posible origen de los OVNIS. Teorizaba en 1976 sobre cómo podrían acceder a nuestra dimensión: “Si tenemos estos universos interconectados las probabilidades de pasar de uno a otro son muy pequeñas. Pero también puede haber un truco para hacerlo. El truco de la mente-sobre-la-materia. Las experiencias extracorpóreas podrían ser un ejemplo”.
El investigador norteamericano Dennis Stacy, en el libro “OVNIS La Respuesta Definitiva” de John Spencer (1992), consideraba que: “América pudiera ser el refugio (si no el último bastión) de la llamada Hipótesis Extraterrestre”. Stacy llega aún más lejos en su veredicto cuando escribe: “Podría argumentarse que cada lugar y pueblo no sólo tiene los ufólogos que se merece, sino que además, aparentemente, el fenómeno reviste rasgos peculiares en cada país. En E.E.U.U. esos rasgos propios implican, aparentemente, objetos físicos y fotografiados vistos por un gran numero de testigos como es el caso Gulf Breeze, acompañados por una oleada de abducciones y cierto olorcillo a animal muerto (…) Ya se trate del caso en el que el buscador sólo ve lo que quiere ver, o bien los casos se disfracen de broma perversa, el fenómeno permanece sin respuesta”.
El doctor en filosofía Michael Grosso, en el libro “Lo imaginario del contacto OVNI” (1990), compilado por Dennis Stillings, incluía un interesante árticulo titulado “Los OVNIS y el Mito de la Nueva Era” donde reflexionaba lo siguiente: “Tendríamos que buscar los puntos de conexión entre los OVNIs y los otros fenómenos anómalos posiblemente relacionados con ellos: “Big-Foot, visiones de la Virgen, experiencias cercanas a la muerte, “sintonías” y varias cosas más”. Las sugerentes investigaciones de Grosso le llevan a formular que el “fenómeno OVNI y otros fenómenos extraordinarios son manifestaciones de una alteración en el inconsciente colectivo de la raza humana”. “En mi opinión -continua Grosso- el fenómeno de los OVNIs indica la existencia de algún tipo de inteligencia que actúa sobre la raza humana. La acción es a la vez mental y física. La fuente sigue siendo desconocida. (…) No niego que algunos informes sobre los OVNIs sugiere que la inteligencia es extraterrestre. Pero cuando estudiamos el tema más detenidamente encontramos que gran parte de los fenómenos pertenecen al reino psíquico y al reino mítico. (…) Si los OVNIs son proyecciones psíquicas, es inevitable que tengan significación colectiva. (…) tanto los OVNIs -continua Grosso- como las entidades sintonizadas con el más allá, y los ángeles de la guarda, serían parte de un sistema de realidad que nosotros mismos estamos creando. ¿Pero con qué fin? Podría ser para advertirnos a nosotros, para enseñarnos, para despertar nuestro potencial, para recordarnos que somos los creadores de la realidad, para hacer mutar a nuestras mentes y nuestros cuerpos, para acelerar nuestra propia evolución”
Y aunque, como vemos, los planteamientos de Vallée fueron aceptados y ampliados por multitud de investigadores y estudiosos, en los últimos tiempos, coincidiendo con un descenso generalizado en la casuística mundial, no se han producido sustanciosos avances en el pensamiento ufológico.

LA TEORIA DE LA DISTORSION

Desde hace algunos años hemos desarrollado una compleja hipótesis, pero en el fondo simple, que puede aportar un nuevo enfoque al misterio de los OVNIs, basándonos en muchos de los trabajos realizados por ilustres investigadores como Vallée, John Keel, Grosso, Salvador Freixedo, etc. Se trata de la Teoría de la Distorsión. Dicha hipótesis sostiene que un agente externo desconocido utiliza la psique del testigo, “conectando” con ella, como principal fuente de documentación y referencia para la “fabricación” de los contenidos y elementos que se dan cita en los encuentros cercanos con OVNIs. La simbiosis o comunicación de la mente del observador y este indefinido “operador” es capaz de emitir un tipo complejo de “proyección holográfica” que en ocasiones puede ser tangible, tanto como para dejar huellas y marcas sobre el terreno. La “proyección” se desarrolla, y nunca mejor dicho, como si se tratara de una película protagonizada en primera persona por el testigo.

El agente externo es capaz de sintonizar y comunicarse con la mente de los testigos para extraer el "material  psíquico" necesario para conformar la aparición.
El agente externo es capaz de sintonizar y comunicarse con la mente de los testigos para extraer el “material psíquico” necesario para conformar la aparición.

Lo curioso es que el agente externo añade siempre algunos componentes “propios” a la trama que pueden rastrearse y detectarse en cientos de incidentes diferentes y que sirven para su posterior proceso creativo por parte de la mente del observador. El descubrimiento de esta estructura interna, o sea el verdadero proceso de gestación de estas apariciones, demuestra que los pretendidos encuentros con extraterrestres ocultan otro tipo de fenómenos radicalmente distintos.
No deja de ser extremadamente sospechoso que, independientemente de la forma externa de los “platillos volantes” y la variopinta y casi infinita tipología de los humanoides, éstos se entreguen a repetir ciertos gestos y acciones hasta la saciedad, como si todas las “civilizaciones extraterrestres” que nos visitaran se hubieran puesto de acuerdo en redundar en unos mismos patrones de conducta una y otra vez. En multitud de ocasiones los tripulantes de los OVNIs son descritos con “objetos” (palos, pistolas, bolas, etc.) en sus manos que lanzan rayos luminosos a los desprevenidos observadores o, en su defecto, es la propia “nave espacial” la que emite estos haces de luz que suelen inmovilizar o incomodar a los testigos para que no se aproximen a la escena que están observando.
A este rasgo característico, habría que sumar los denominados “Arquetipos Básicos Reconocibles” (ABR) que son utilizados por el agente externo como base de elaboración y desarrollo de las vivencias. Estos ABR son recursos y mecanismos psicológicos, expuestos en un lenguaje simple y diáfano, que ayudan, entre otras cosas, a la asimilación e interpretación de la experiencia, en un contexto aparentemente bizarro y desconcertante para el observador. Ya que se trata de situaciones muy ordinarias y adjudicables o extrapolables a un explorador humano que realizara un viaje espacial a otro planeta. De ahí que, en incontables ocasiones, los supuestos alienígenas se entreguen fervorosos al estudio del terreno y los alrededores, cavando incluso si hace falta para tomar muestras, a la reparación de la nave espacial (como si fuera igual de imperfecta que nuestros artefactos), o a establecer una comunicación, nada trascendental, solicitando ayuda para conocer dónde se encuentran, para pedir agua, o cualquier otra cuestión mundana, ordinaria o absurda. Pero sobre todo son recursos ideográficos que sirven para iniciar la construcción de una perfecta historia de visitación extraterrestre desde una perspectiva muy humana. Después, el agente externo, en permanente sintonía con el inconsciente del observador, añade los elementos individuales de cada testigo para completar los detalles y la acción de la trama que se dará cita en el encuentro cercano. De esta forma, mediante la “comunicación mental”, el agente externo “añade” a los incidentes los Componentes Inconscientes Privativos de cada testigo, consiguiendo que cada experiencia, aun conservando una matriz común, derive en episodios, a priori individuales y diferentes, productos de la imaginación del observador.
Pero en el fondo, las vivencias anómalas son sólo fruto y resultado del desarrollo o puesta en escena de unos mismos patrones repetitivos (avería, exploración, reconocimiento, rayos de luz, etc.) “adaptados” y “moldeados” a los conocimientos personales e intransferibles de los testigos y “recreados” por lo que la Teoría de la Distorsión denomina “Creatividad Onírica”:  la capacidad que tiene la imaginería del testigo de erigir una experiencia a partir de una “historia inducida”, con unos mecanismos y procesos similares a los psicodramas registrados durante el sueño, donde lo absurdo es un signo de identidad de un mensaje inconsciente codificado.
Por todo ello, casi todos los elementos citados anteriormente, incluido la utilización indiscriminada de los haces de luz, podemos encontrarlos incrustados en los encuentros cercanos de medio mundo. ¿O sería lógico hallar una uniformidad de comportamientos en diferentes alienígenas?. Sencillamente NO. Lo mas sensato es pensar es que las observaciones que hemos estado etiquetando como encuentros cercanos con seres extraterrestres, ocultan un tipo de “fenómeno psicológico” desconocido, orquestado por un agente externo que utiliza la información contenida en la psique de los testigos para “elaborar” parte de las experiencias. El método de expresión utilizado por este agente no identificado es la distorsión de nuestro contenido inconsciente individual, que se despliega ante los ojos del observador con un planteamiento análogo a las experiencias oníricas, pero controlando y delimitando que estas vivencias sigan los esquemas de la “visitación extraterrestre”, que es el objetivo que se pretende inculcar. De esta forma se evita que la psique del testigo “añada” o “aporte” demasiado material incoherente y, sobre todo, probatorio de que la mente humana es uno de los principales orígenes de la naturaleza de estos fenómenos. Si el agente externo no ejerciera esta tutela o control sobre la creación “mental” en el proceso de gestación de los encuentros cercanos, es probable, que en el interior de un platillo volador, más de un testigo hubiera observado a miembros de su propia familia, amigos o incluso a su actor preferido haciendo el “rol” de un visitante estelar.
En resumen, la Teoría de la Distorsión sugiere que los encuentros cercanos con OVNIs y sus tripulantes, son el resultado de una “Creación Mental Compartida” entre un agente externo desconocido y el inconsciente del testigo. Por tanto, el significado, repercusión y propósito de estas experiencias hay que buscarlo en el plano mental.

En infinidad de ocasiones los tripulantes de los OVNIs han sido observados recogiendo muestras del terreno imitando a los astronautas humanos. Incluso los pretendidos extraterrestres utilizan herramientas muy parecidas a las nuestras para tales labores.
En infinidad de ocasiones los tripulantes de los OVNIs han sido observados recogiendo muestras del terreno imitando a los astronautas humanos. Incluso los pretendidos extraterrestres utilizan herramientas muy parecidas a las nuestras para tales labores.

Pese a todo lo dicho, no estamos insinuando que los encuentros con OVNIs y sus tripulantes sean una cuestión estrictamente psicológica o alucinatoria que se limita al universo abstracto de la psique humana. Todo lo contrario. La  Teoría de la Distorsión establece que el agente externo es capaz de “fabricar” “Materia Efímera”, para dar corporeidad a algunos avistamientos y reforzar así la creencia de que se trata de fenómenos “reales” y “físicos” ajenos al testigo. Aunque las evidencias dejadas por nuestros escurridizos visitantes son de tal sutileza (quemaduras, hoyos, manchas, pisadas, etc.) que hace que sus apariciones sigan siendo paradigmas insondables y difíciles de creer para una mayoría de la población. Además, es importante reseñar que los encuentros cercanos pueden ser observados por más de una persona, ya que el agente externo recrea la escena básicamente de dos formas:
1.- Mediante una “proyección holográfica” (carente de materia). Esto explicaría infinidad de episodios donde los aterrizajes OVNIs no dejan huellas tras su paso, aunque por las características del terreno debería ser así.
2.- Mediante una escena dotada de materia, donde los humanoides, la nave y objetos observados son aparentemente físicos y tangibles (Materia Efímera). Sin embargo mas allá de la existencia temporal, delimitada en tiempo y espacio del fenómeno recreado para la ocasión, nada de lo percibido, sentido o palpado durante la manifestación tiene una permanencia real, física y continuada en nuestro universo tridimensional. Incluso si diseccionamos el tipo de rastros y huellas que suelen dejar los visitantes del espacio, estos coinciden a la perfección con el tipo de evidencias que cualquier persona podría suponer de antemano, desde ordinarias quemaduras producidas por escapes a manchas de aceite o radiactividad  Sin embargo nunca han aparecido tras un aterrizaje OVNI marcas realmente imprevisibles y no adjudicables a un desembarco espacial humano con tecnología terrestre. Las huellas producidas en los aterrizajes son también fruto de la Distorsión.
Sobre la naturaleza u origen del agente externo poco podemos aventurar con seguridad, salvo revelar su “modus operandi”. Quizás se trate de un fenómeno o epifenómeno psicosocial vinculado al inconsciente colectivo y que interactúa, con cierta independencia y con un tipo de inteligencia limitada y parasitaria, regulada con ciertos automatismos, con los seres humanos. O por el contrario, tampoco podemos descartar que se trate de un sistema de manipulación o camuflaje puesto al servicio de otro tipo de inteligencias desconocidas…

Pero mejor será que veamos algunos ejemplos clarificadores de cuanto venimos diciendo…

UN EJERCITO DE ALIENIGENAS EN UN “AUTOBUS ESPACIAL”

Una noche de mediados de septiembre de 1971, Juan Rodríguez Domínguez de 80 años, vigilaba una finca de melones, propiedad de un teniente general de infantería, llamada “Los Lunarejos” en Aznalcóllar (Sevilla). Sobre las 22:00 horas Juan llegó muy nervioso y asustado al pueblo contando una extraña historia. Relató a sus vecinos que “algo” muy grande, parecido a un autobús luminoso, había aterrizado en el campo y había visto descender a unos misteriosos humanoides. Los investigadores J. J. Benítez, Ignacio Darnaude, Manuel Osuna y F. Laffite lograron entrevistar al testigo. Tal como describe Juanjo Benítez en su obra clásica “100.000 kilómetros tras los OVNIs”, Juan Rodríguez observó sólo el preciso momento del aterrizaje: “Aquello se “aposó” como a 200 metros, no más de un servidor, (…) Antes de que diera un solo paso vi salir del “viajero” (como se referían en el pueblo al autobús), en fila, como en los colegios, entre 50 y 60 hombrecitos”.

El testigo observó estupefacto el desembarco de un completo ejercito de humanoides...  (Foto cortesía de J.J. Benítez)
El testigo observó estupefacto el desembarco de un completo ejercito de humanoides…
(Foto cortesía de J.J. Benítez)

Los humanoides eran de pequeña estatura y estaban uniformados con un traje ceñido de color azul de una sola pieza. Tenían “viseras” o “algo” que les cubría la cara. Avanzaban en perfecta formación, en dos filas, sin hablar y “desfilaban” como un pequeño ejército. Todos iban en dirección a un pozo artesiano que había en las cercanías. El testigo se percató de que 5 o 6 humanoides quedaron en los alrededores del artefacto como vigilando la zona. “No habrían pasado ni dos minutos cuando aquellos hombrecitos sacaron una luz, algo así como una gran linterna y empezaron a enfocarme”. Juan sintió unas molestias en los ojos: “Me dolían. Entonces di media vuelta y corrí a la cabaña. Pero cada vez que asomaba la cabeza, allí seguía la luz.”
Aunque Juan iba armado con una escopeta de caza, nunca pensó en utilizarla  disuadido por el gran número de humanoides en la zona. En esos momentos creyó que los seres le enviaban una “orden telepática” para que se fuera del lugar. Así lo hizo, y el testigo huyó atemorizado hacia el pueblo. En la carrera aún tuvo tiempo para comprobar, cuando giraba la cabeza, que los humanoides le perseguían y continuaban deslumbrándole con aquella rara luz.
En un principio, Juan pensó, incluso, que su avistamiento podría tratarse de un intento para derrocar el Régimen del General Francisco Franco. En el lugar aparecieron multitud de huellas de pequeñas pisadas.

LAS HUELLAS DE LA DISTORSION

En este incidente hallamos varias pistas que nos pueden ayudar a rastrear los efectos palpables del fenómeno de la distorsión.
Por un lado, el evidente trasfondo “militar” incrustado en la experiencia parece tener unos orígenes claros. No en vano el testigo Juan Rodríguez trabajaba para un militar de alta graduación y durante la entrevista que mantuvo con los investigadores hacía constantes referencias al estamento castrense, incluyendo que en un primer momento pensó que aquello era una operación militar secreta para dar un golpe de estado en España. De ahí que los humanoides se comportaran y vistieran como soldados. Así narraba el testigo su encuentro: “Yo he visto muchos soldados. Aquí y en la “tele”. Y aquellos no lo parecían. Además no les ví armas ni mochilas ni gorras.”

El objeto aterrizó  muy cerca de donde se encontraba el testigo.
El objeto aterrizó muy cerca de donde se encontraba el testigo.

Sobre el material psíquico para la elaboración del “vehículo espacial” del que bajaron los más de 50 “soldados”, lo encontramos perfectamente reflejado, de nuevo, en el propio testimonio de Juan cuando describe la semejanza del supuesto OVNI a un simple autobús que veía con frecuencia en el pueblo; “Si, aquello era como el “viajero” –insistió el anciano guarda (…) ¿Qué forma tenía aquel “viajero”? Alargada como un autobús.”.
No deja de ser sospechoso para nuestro estudio que el objeto tuviese dos puertas como un autobús y que los humanoides bajasen; “en fila como en los colegios”, según las propias palabras del guarda. Aquí queda patente que el agente externo, cuando sintoniza con la mente del testigo, obtiene los detalles del autobús y datos generales sobre militares, y es la propia creatividad del testigo, que ante el inminente aterrizaje de un objeto de forma alargada, comienza a “elaborar”, de forma inconsciente, la construcción mental de su experiencia. De esta forma el aporte principal del guarda es que el artefacto volador sea parecido a un autobús y esté tripulado por un ejercito de extraños humanoides, que incluso descienden en perfecta formación castrense. Y para culminar la vivencia, el agente externo incluye el omnipresente “detalle” del “arma de luz” disuasoria… que como veremos a continuación, no es propiedad exclusiva de este particular batallón intergaláctico…

BUZOS Y RAYOS PARALIZANTES

Comparemos el incidente anterior con un avistamiento ocurrido 16 años antes en Francia. Sucedió el 15 de mayo de 1955, en Dinan, Côtes d’Armor (Francia). Sobre las 00:15 horas, Mr. Droguet regresaba a su domicilio, ubicado en una universidad donde era empleado, después de ver una película en el cine.  Cuando, al abrir la puerta del patio, escuchó un extraño ruido. Entonces un rayo de luz azul verdosa le impactó en la cara. Sus rodillas temblaron y el pelo se le erizó. En esos momentos sintió una vibración. En el patio de la universidad, el testigo observó un enorme artefacto de unos 12 metros de diámetro, en forma de platillo con cúpula, que flotaba a 1,50 metros del suelo. Junto al objeto, Mr. Droguet vió dos seres, de 1´60 metros, que vestían “algo parecido a un traje de buzo”, de color gris metalizado, muy similar al muñeco de Michelín. No parecía que se hubieran dado cuenta de la presencia del testigo. Tenían un casco muy grueso, guantes y en el vientre tenían una pequeña caja negra de la que salían varios cables. Uno de los humanoides parecía recoger “piedras” del camino de grava, mientras su compañero, que inspeccionaba los alrededores, “se acercó a una ventana y miró la sala de calderas”. El testigo estaba muy asustado. Comprobó que no podía moverse: estaba completamente paralizado. Aunque no sabe si por la impresión o por la acción de la luz que aquel misterioso artefacto le proyectaba. Mr. Droguet dijo que creyó ver, en el interior del objeto, a un tercer tripulante que manejaba el “proyector de luz”, mientras le vigilaba. Entonces, los dos humanoides, que se movían con dificultad (como si le pesaran los pies), se introdujeron en el artefacto por un agujero negro central, en la parte inferior, donde había una escalera metálica. Pudo oír los pasos metálicos de los seres cuando subían. Después sintió como “una aspiración de aire” y el artefacto se elevó verticalmente sobre los árboles de la zona mientras giraba en completo silencio. Las luces del objeto se apagaron y dejó de verlo. En esos momentos recuperó la movilidad y huyó a su casa. La experiencia duró alrededor de 15 minutos, aunque al testigo le parecieron muchos más.
El investigador galo Henri Durrant afirmó certeramente en la revista “Lumiéres Dans la Nuit”, sobre la absurda recogida de grava del camino, que: “los extraterrestres tienen poco sentido común, a menos que no estuvieran realmente haciendo estudios de la geología, sino una investigación sobre el urbanismo humano”.

Los humanoides observados en Francia se parecían al famoso "muñeco de Michelín"...
Los humanoides observados en Francia se parecían al famoso “muñeco de Michelín”…

En este suceso comprobamos cómo están latentes algunos de los componentes que observamos en el avistamiento del guarda sevillano. Tenemos un desembarco de 2 supuestos extraterrestres para inspeccionar el terreno, y un tercero que queda en la nave para “vigilar”. Además, el “vigilante” utiliza un medio para “amedrentar” al testigo que hemos registrado en infinidad de ocasiones, un instrumento luminoso paralizante. En ambos casos analizados acreditamos que el agente externo, aún desplegando unos componentes comunes  (aterrizaje OVNI, inspección de terreno y luces paralizantes), los testigos los utilizan y los desarrollan con su propia “Creatividad Onírica” otorgándoles una pátina de exclusividad en el contexto de una “historia” creada para cada ocasión. Por ejemplo Juan Rodríguez imprime a su encuentro el “contenido” militar, incorporando un “batallón” de pequeños humanoides de reconocimiento y un aspecto de autobús a la nave espacial, y por su parte, Mr. Droguet observa a unos humanoides parecidos al famoso Bibendum, el muñeco Michelín de la firma francesa de neumáticos (aspecto físico que estaría muy presente en el inconsciente de cualquier galo).
Por lo demás, el engranaje de ambas experiencias se basan en un guión similar: desembarco, inspección del terreno (pozo o grava) y utilización de rayos luminosos.
Pero veamos otro ejemplo de cómo La Teoría de Distorsión puede ser aplicada a otro encuentro cercano jugando con los mismos elementos expuestos anteriormente.

ENCUENTRO DESCONCERTANTE EN BRASIL

En esta ocasión nos trasladamos a Sudamérica para conocer la interesante experiencia de Toribio Pereira que, incluso, fue investigada profusamente por las autoridades militares brasileñas.
Ocurrió el  2 de octubre de 1968, en la ciudad de Lins (Brasil), donde nuestro protagonista de 41 años, trabajaba con su tractor. Sobre las 06:00 horas de la mañana, mientras revisaba el nivel de aceite del vehículo, se sorprendió al observar un extraño artefacto que flotaba a poca distancia del suelo, a unos 30 centímetros aproximadamente. Toribio Pereira desde una posición más elevada y a unos 8 metros de distancia, distinguió perfectamente que se trataba de un objeto de forma oval, de color dorado, y en cuya parte superior había una cúpula transparente. En el interior del disco había 4 sillas y un panel de instrumentos diferente a todo lo que hubiera visto con anterioridad en su vida. El objeto podía medir unos 5 metros de largo por 3 metros de altura. Pereira estaba muy asustado y nervioso ante la presencia de aquella rara aparición.
En ese momento el testigo descubrió que había 4 seres, de 1´60 metros de altura, de apariencia humana en torno al brillante artefacto.

El objeto observado por Toribio Pereira era de color dorado con una gran cúpula cristalina en su parte superior.
El objeto observado por Toribio Pereira era de color dorado con una gran cúpula cristalina en su parte superior.

Los humanoides eran casi idénticos entre ellos, muy bellos y con un rostro que recordaba, por sus expresiones faciales, al de los niños. Vestían una túnica azul que les cubría la cabeza y el cuerpo, y en la parte inferior llevaban una “especie de falda roja”. Lo más curioso es que en sus pies calzaban sandalias marrones con tiras enrolladas hasta cerca de la rodilla. Uno de los humanoides estaba en el interior del objeto y portaba en la mano un objeto parecido a un “taladro eléctrico” que Pereira piensa que se trata de un algún tipo de arma. El resto de los seres está examinando los alrededores de la aeronave. Uno de ellos, con ayuda de una “pala de plata”, está cavando en el suelo, mientras otro de los individuos se aproxima a Toribio y examina el motor de su tractor. El tripulante que estaba en el interior del objeto y que vigilaba al testigo, tecleaba sobre un panel horizontal parecido a un piano. En esos instantes, este humanoide miró fijamente al testigo y le “disparó”, con su arma, una bola luminosa que le impactó en el estómago. El testigo sintió un agudo e insoportable dolor en el vientre que le paralizó por completo, aunque podía seguir viendo y escuchando. Poco a poco, los seres retornaron al artefacto y ocuparon sus sillas. El objeto fue elevándose lentamente y, de repente y sin producir ningún sonido, desapareció a gran velocidad en escasos segundos.
Entonces el dolor del vientre comenzó a remitir, y el testigo se apeó con dificultad del tractor y fue en busca de ayuda. En el camino se topó con un amigo, Ismael, un camionero de la zona, que le trasladó hasta el ayuntamiento. Toribio Pereira estaba muy débil y cansado, los ojos presentaban unas grandes ojeras y estaba completamente pálido. Debido a su estado de nervios, fue examinado por el Dr. Antonio Geris, que no encontró nada anormal en el insólito paciente. Después de recuperar las fuerzas fue a su casa, donde tuvo varios episodios de llanto.

Los humanoides  vestían de una forma llamativa y poco usual para tripular una nave espacial. Uno de los tripulantes portaba en la mano un "arma" luminosa que utilizó contra el testigo provocándole un fuerte dolor en el vientre.
Los humanoides vestían de una forma llamativa y poco usual para tripular una nave espacial. Uno de los tripulantes portaba en la mano un “arma” luminosa que utilizó contra el testigo provocándole un fuerte dolor en el vientre.

Posteriormente el testigo fue trasladado por militares brasileños a una base indeterminada del ejército donde permaneció 3 días, siendo medicado e interrogado varias veces sobre lo sucedido. Los investigadores brasileños creen que, posiblemente, los militares pertenecían a la IV COMAR – Comando Aéreo Regional IV, de St. Paul, que en esas fechas disponía de un grupo de investigación OVNI, el SIOANI – Investigación del Sistema Aéreo de Objetos No Identificados, al mando del Brigadier Mayor Joseph Vaz da Silva. En la semana posterior a su incidente Toribio Pereira perdió casi 7 kilos de peso.
Aunque la apariencia de los humanoides protagonistas de este encuentro cercano es radicalmente distinta a la de los dos casos anteriores, evidenciamos con asombro cómo el hilo conductor principal de la trama sigue teniendo presente los mismos “ingredientes” antes expuestos: aterrizaje, inspección del terreno y utilización de “rayos paralizantes”.
Sin duda la absurda vestimenta de los tripulantes, incluyendo las “sandalias romanas”, obedece a un aporte personalísimo “añadido” por la psique del testigo que, quizás, en fechas cercanas a su observación había visto en el cine o televisión actores con dicha indumentaria. No puede existir un detalle más hiriente y ridículo en un supuesto encuentro con seres extraterrestres que éstos vayan calzados de una manera tan desatinada y nada futurista. Este particular detalle absurdo, que sería elevado a categoría de enigma impenetrable por algunos investigadores, no deja de ser un mero aspecto circunstancial de la experiencia resultado de la interacción de la mente humana en la formación de los elementos, utensilios, vestimenta, calzado, etc. del encuentro cercano.

Antes de que las historias sobre platillos volantes irrumpieran en las páginas de los periódicos de medio mundo, la ciencia ficción ya describía y contenía imágenes sobre armas de rayos de luz en las manos de nuestros previsibles viajeros del espacio... (Esta ilustración pertenece al año 1939)
Antes de que las historias sobre platillos volantes irrumpieran en las páginas de los periódicos de medio mundo, la ciencia ficción ya describía y contenía imágenes sobre armas de rayos de luz en las manos de nuestros previsibles viajeros del espacio… (Esta ilustración pertenece al año 1939)

Por otra parte, el detalle de la pala para la extracción de tierra, así como el estudio de los alrededores, es un claro ejemplo de ABR, que ilustra a la perfección al tractorista brasileño sobre las intenciones de sus misteriosos visitantes. Además la presencia de la figura del “vigilante armado” ofrece una interesante pista de la presencia e interacción de un agente externo en los avistamientos, que repite ciertas pautas y comportamientos en sus “creaciones tridimensionales” a modo de sutiles esbozos de “guiones” a completar…

LA ESENCIA DE LA DISTORSION

Un ejemplo descriptivo de este mecanismo sería el de un profesor (en el papel del agente externo) que pidiera a sus alumnos (que serían nuestros eventuales testigos) elaborar un relato o cuento que contuviera los siguientes elementos: un bosque, duendes y un tesoro. Aunque todos parten de la misma base creativa, el desarrollo sería distinto de un alumno a otro dependiendo de la imaginación y la cultura  de los mismos (TV, cine, literatura, cómics, etc.). Algunos narrarían una fábula con un ejército de aguerridos y fornidos duendes y otros por el contrario sólo escribirían sobre un solitario y diminuto duende.
En los tres casos, que hemos revisado, en el presente trabajo descubrimos unos componentes comunes: aterrizaje OVNI, desembarco de humanoides, inspección y estudio del terreno, y la utilización por parte de un “vigilante” de un “rayo de luz” defensivo sobre el testigo.
En los tres incidentes la “Creatividad Onírica” de cada observador despliega la escena de forma diferente, añadiendo, entre otras cosas, la tipología concreta de los humanoides y demás circunstancias del encuentro.
Por tanto, como hemos visto, a poco que nos esforcemos, encontraremos un eje vertebrador común en la estructura interna de los encuentros cercanos que son en esencia la raíz de donde surgen todas las experiencias, aunque manteniendo sus intrínsecas diferencias que son consecuencia de la “Creatividad Onírica” personal de cada testigo y que sirven para la evolución y crecimiento de las vivencias como historias independientes e inclasificables.
Y todo ello puesto al servicio de la Distorsión…

JOSE ANTONIO CARAV@CA      La Teoría de la Distorsión

Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.

libertalia1

¿SON LOS ARCONTES DE LOS MANUSCRITOS DE NAG HAMMADI, LOS GRISES DE LA MITOLOGÍA UFOLÓGICA?

arconnagEl presente articulo es una traducción de este del Ufo digest, y finalizará con una entrevista de la web karmopolis a John Lamb Lashpinchando sobre este enlace hay una entrevista más, hecha por Reverendo JFK Tadeo.
Por norma general la ufología moderna postula que los extraterrestres vienen de otro planeta o dimensión, pero ¿Que pasaría si están aquí desde los albores de los tiempos?.
La teoría gnóstica alien de John Lash promulga que los extaterrestes son arcontes, primos corruptos del hombre puestos aquí por fuerzas celestiales, que además crearon al hombre.
En 1947 unos textos ocultos en vasijas de barro fueron encontrados en Nag Hammadi, localidad Egipcia, en estos textos nos encontraremos con la visión del mundo de la gente de Nag Hammadi de hace 2000 años.

La palabra Arconte significa gobernador y primordial. De acuerdo con el mito, fueron creados por una entidad interdimensional, Sofía , que estaba en el pleroma con los otros Eones, y así se separaron parcialmente del Padre. Los Arcontes son un producto derivado de Sofía.
Esto sucedió hace billones de años, antes de que el sistema solar naciese.  La materialización de un tipo neonato de arconte psicótico y propenso a la mentira.
Los Arcontes son seres inorgánicos interdimensionales, que reinan y rigen la materia. Esto los hace parecer como dioses a los ojos de los humanos, pero son entidades incompletas, debido a su falta de consciencia y experiencia. Ellos no vienen de ninguna civilización ni construyeron alguna. El primer arconte que creó a todos los demás, fue Yaldabaoth (cultivador de la colmena). Este líder “reptiliano” es agresivo, territorial, y poseedor de poderes demoníacos. Los Arcontes desean mantener a la humanidad bajo el miedo y la eterna preocupación, porque se alimentan de ella. La energía emocional negativa les da fuerza para operar. Son parásitos psíquicos capaces de ejercer control mental en muchos niveles, pero ellos existen y han existido sin la necesidad de los humanos para sobrevivir.
Los Arcontes no pueden vivir en nuestro planeta, el cual les es hostil. Los Arcontes están atrapados en el engaño que crearon para los humanos. Ellos no tienen alma, son una colmena con mente común.
Los texto gnósticos de Lash describen dos tipos de Arcontes, uno embriónico (como los grises de la mitología ufológica actual) y otro de tipo reptiliano. Ellos “abducen almas a la noche”, una descripción precisa de las modernas abducciones Ets. Envidia (codicia) y arrogancia (egomania) son sus principales rasgos. Los arcontes son estúpidos zánganos, ansiosos de poder sobre nosotros y demasiado cobardes para revelarse de una forma abierta ante nosotros. El evangelio gnóstico dice: “Los arcontes pusieron en trance a Adán… en un estado somnoliento, así que perdimos el reflejo de la luz Divina dentro de nosotros”.
 Los videntes gnósticos detectaron e investigaron el problema de la intrusión Alien antes del primer siglo A.D. Ellos señalaron a los Arcontes como una amenaza fundamental para la humanidad. John Lash dice que no esperemos que los arcontes actúen de modo racional. En general, “la mentalidad de los arcontes”no puede ser modificada,” y lo que es peor, “la mentalidad Arcóntica de colmena no es capaz de evolución.”
En la antigua Roma los gnósticos se consideraban a si mismos como Cristianos, y vivieron en armonía con otras confesiones por cientos de años.
Psiconautas, Carlos Castaneda y el concepto de la realidad espiritual
arconLa palabra psiconauta literalmente significa navegador del alma, quienes  se adentran en estados alterados de consciencia para investigar la mente, y formulan preguntas espirituales, a través de la experiencia directa. Los psiconautas tienden a ser plurales, dispuestos a explorar las tradicciones místicas de las religiones mundiales, meditación, sueños lúcidos, etc. Por ejemplo, John Lash, David Icke y Graham Hancock han tenido experiencias psiconáuticas. Terence McKenna es probablemente el más conocido defensor del uso de plantas psicoactivas. De acuerdo a John Lash, estas plantas ayudan “a rasgar los filtros de condicionamiento y comunicarse directamente con la inteligencia planetaria”.
Carlos Castaneda fue un psiconauta, y en sus libros narra las enseñanzas de un indio Yaqui, Don Juan Matus, quién ejerce de mentor del antropólogo. En el proceso de sus aventuras psiconáuticas, Castaneda, se encontró con un tipo de aliens inorgánicos. Según Lash esos aliens inorgánicos eran Arcontes, los pequeños aliens grises.
Ante un horrorizado Castaneda, el viejo brujo Don juan explica como la mente humana ha sido infiltrada por una inteligencia extraterrestre: “Nosotros tenemos a un predador que ha venido de las profundidades del cosmos y rige nuestras vidas. Los seres humanos somos sus prisioneros. El predador es nuestro dueño y Señor. Nos ha vuelto dóciles y temerosos. Si queremos protestar, el predador suprime nuestras protestas. Si queremos actuar independientemente, nos lo impide.”
Los brujos yaquis creen que el predador nos dio su sistema de creencias, nuestras ideas del bien y del mal y nuestras costumbres sociales. Nos ha dado codicia, gula y cobardía. Es el predador quién nos hace complacientes, egoístas y egomaníacos. El predador nos dio su mente, la cual llegó a ser nuestra mente.
El Profesor John Mack dice: ”Un número significativo de chamanes con los que he hablado, de culturas nativas de Norteamérica y Sudamérica, África, y Australia, conocen por completo, o han tenido encuentros, con seres muy similares a los Alien grises que abducen a ciudadanos de Usa y otros países occidentales. Cada cultura tiene un nombre propio para ellos. Según estos chamanes, seres de este tipo han estado con nosotros desde  hace miles de años y parecen tener un gran interés en nuestra sociologia, idiosincrasia y suelen actuar como carroñeros o protectores dependiendo de la experiencia particular que viva el chamán”.
Hay también una conexión con el moderno fenómeno de las abducciones. John Mack dice que muchos abducidos  sienten que otra realidad espiritual es una parte central de la experiencia de las abducciones. Esto es porque los aliens, según Lash crearon realidades virtuales (HAL). Un abducido camina en un mundo donde el tiempo-espacio es separado de nuestro mundo. Los aliens generan esto usando el poder mental. Esto es como un pequeño universo paralelo. Castaneda escribe en sus libros sobre poderes de los brujos que pueden hacer lo mismo. Ellos aprendieron esta habilidad de los arcontes y al mismo tiempo perdieron algo esencial de su alma humana.
arcon2Karla Turner dijo que en uno de sus casos paradigmáticos, en el que una mujer está durmiendo en su cama, los Aliens llegan y la levantan, y una luz plateada rodea su cuerpo, al mismo tiempo hay un OVNI en lo alto de su vivienda, cuando los aliens la dejan y ella lo revive dice que ha estado en un ovni e interactuado con los aliens. En este caso según Lash la mujer estuvo dentro de una realidad virtual (HAL).
Algunas hipótesis ET-Arcónticas similares en la Ufología moderna
arcon3La hipótesis interdimensional (IDH or IH) es una teoría formulada por Jaques Vallée que dice que los OVNIS son eventos relacionados con visitantes de otras “realidades” o “dimensiones” que coexisten por separado junto a nosotros. El denomina al fenómeno ET/UFO como “un sistema de control espiritual” de  ET/cyborgs probablemente pertenecientes al dominio planetario local. El ivestigador paranormal Brad steiger  escribió “le estamos haciendo frente a un fenómeno parafísico multidimensional que es en gran medida ajeno al planeta tierra”. En el libro UFOs: Operation Trojan Horse, publicado en 1970,  John Keel relaciona a los Ovnis con conceptos sobrenaturales como fantasmas o demonios.
En el libro Pasaporte a Magonia, Vallée describe la versatilidad del fenómeno OVni y el contacto/abducción a lo largo de la historia de la humanidad. Albert S Rosales ha recolectado 17.000 encuentros con humanoides desde el año 2500 A.D. hasta el presente, mostrando todo tipo de criaturas interesadas en los humanos.  Vallée sospecha que las entidades alienígenas se manifiestan en el modo en que los sujetos esperan que sean. Lash dice que los Arcontes pueden hacer esto via las capacidades de HAL/realidades virtuales. El motivo es camuflar el fenómeno. El libro Haunting of America escrito por Bill BirnesJoel Martin describe que el fenómeno paranormal de las apariciones es bastante común, y relacionado con eventos históricos. Los arcontes podrían estar operando en el mundo espiritual como fantasmas. El mito gnóstico proclama que los arcontes ni duermen ni se alimentan, son como fantasmas.¿Hay una realidad más allá de nuestra realidad?,  ¿Son los Aliens y los Ovnis solo una parte de esto?. El antiguo gnosticismo sugiere que hay vida después de la muerte, y los arcontes tienen algo que hacer con el tema de la reencarnación.
Linda Howe dijo a principio de los 80’una controvertida frase, que los ” EBEs dicen que el alma se recicla, y que la reencarnación es real. Es la maquinaria del Universo”, y que “los extraterrestres crearon a Jesús”. Y como los Aliens poseen información sobre el pasado y el futuro vía los libros “amarillo” y “rojo” (los seres interdimensionales estaban fuera del espacio y el tiempo, tal y como los gnósticos sugieren). Los extraterrestres tienen un interés en nuestras almas, de un modo predatorio.
Según la búsqueda y creencia de Karla Turner, los aliens (Arcontes) tienen la habilidad de recuperar lo que nosotros llamamos alma, para guardarla en un contenedor, y ponerla en otro cuerpo. Dos rasgos caracterizan el comportamiento alien: Falsedad y crueldad.
 Turner proclama : “Aliens (Arcontes) pueden llevar nuestra consciencia fuera de nuestros cuerpos físicos, deshabilitar el control de nuestros cuerpos, instalar uno de sus propias entidades, y usar nuestros cuerpos como vehículos para sus propias actividades, antes de retornar la consciencia a nuestro cuerpo”. ¿Podría ser que los humanos, posiblemente militares u otros, estén usando una plataforma arcóntica (cuerpo de los grises) para llevar a cabo sus propias agendas?. John Lash no tiene repuesta para esto.
En su libro “Grey Aliens and the Harvesting of SoulsNigel Kerner dice que los grises están buscando algo que los humanos poseen que ellos no tienen: almas. Mediante la manipulación del ADN humano, esperan crear sus propias almas y de esta manera escapar al deterioro entrópico del Universo material en favor del dominio atemporal del espíritu.
Whitley Strieber sugiere en su libro The Key, que los aliens usaron en el pasado las almas como herramientas, y que fueron hechas prisioneras en contenedores. En “The Watchers” de Raymond Fowler hay reportes de experiencias extracorpóreas (OBE) durante una abducción. Las abducciones no siempre envuelven al cuerpo físico. Esto sugiere la dualidad de la mente y la materia, algo obvio para el gnosticismo.
En el libro Intruders Budd Hopkins habla sobre casos de abducción en los que los aliens están interesados en recopilar material genético de los abducidos. David Jacobs cree firmemente que los aliens tienen un programa de mezcla genética con el fin de crear una especie humana híbrida. Bob Lazar, mientras trabajaba en el sector cuatro (S-4), asegura haber visto documentos en los que se manifiesta que los seres humanos son realmente “recipientes,” y que la humanidad es el resultado de  65 modificaciones genéticas ejecutadas por manipulaciones biológicas de los aliens. John Lash no cree que el programa de hibridación pueda funcionar, puesto que el genoma está bien protegido por el Creador. El viejo sueño de los arcontes en nacer como humanos en un paraíso llamado tierra.
La teoría de la reencarnación es postulada por el Budismo e Hinduismo, y algunos textos cristianos no canónicos también hablan sobre ella.Muchos movimientos New age y la Cienciología creen que las almas reencarnan y han vivido en otros planetas antes de su llegada a la tierra.
John Lash y el Gnosticismo
jlashJohn Lash es un free lance autodidacta que combina los estudios y el misticismo experimental para enseñar mitología. Él tuvo extraordinarias experiencias a la edad de cuatro años, tales como sueños lúcidos en los que encontraba seres mágicos que lo ayudaban y otros que lo atacaban.
 En su web metahistory.org, Lash nos presenta una revisión del Gnosticismo, además de una restauración del mito Sofiánico de los misterios Paganos. Él ha desarrollado una teoría en la que los grises, o Arcontes quieren tener un control sobre nosotros. Describe estas entidades como inhumanas, estúpidas, ciegas, miméticas y tergiversadoras. Influencian al modo en que percibimos el mundo, no al mundo en sí.
Lash dice que no tuvieron éxito en su plan de controlarnos y recurrieron al plan B, : “Vamos a hacer que los humanos sean como nosotros”. Este hecho nos conduce a una agenda Transhumanista, una agenda que los Arcontes desean. Están dispuestos a “mejorar” la experiencia humana vía tecnología, y a prolongar nuestra vida. Quieren humanos en el papel de androides, para que abandonen su alma.
Winter Laake, quién se condidera satanista, habla en una entrevista reciente de la fusión entre humanos y máquinas, la cual se planea que suceda alrededor del año 2040. Él denomina a este evento como “singularidad”, y podría llegar a ser el fin de la humanidad tal y como nosotros la conocemos.
En el antiguo Gnosticismo hay una figura salvadora, muchas veces Jesús, que despierta a la humanidad del hechizo de los Arcontes. Esto nos conduciría a una edad de oro de inocencia y libertad. El punto de vista gnóstico de John Lash niega rotundamente esto: “El Cristo gnóstico es un Eón, una fuerza divina que no asume forma humana”. Su mensaje es claramente anticristiano, contrario a la ideología de la redención divina, pero no contra el amor o bondad. Lash no habla de la divina fuerza del Creador o Barbelo mencionada tan a menudo en los textos de Nag Hammadi. Aparentemente, Lash piensa que esto es indiferente o desinformación, por lo que él no cree en el “salvacionismo”.
En una entrevista realizada por Red Ice Radio, Lash condena a todas las religines “Abrahamicas” diciendo que están supeditadas al control de los arcontes. Él no ve nada positivo en estas religiones, y las considera como un instrumento de zombificación de la raza humana. Lash piensa que la diosa Aeon Sofía se presnta en el planeta tierra como flora y fauna. Ella tiene el alma de un animal, y es un ser interdimensional consciente, guiando a la tierra a través del espacio. Nosotros vivimos en su piel. Lash recomienda adentrarse en la naturaleza salvaje y hacer una promesa a Gaia Sofía, la promesa de vivir en armonía con ella.
De acuerdo a estudiosos de las fuentes Gnósticas, el gnosticismo de Lash es una teoría rebuscada, que no tiene mucho que ver con las actuales corrientes gnósticas ni con las antiguas prácticas. Él promulga que ha encontrado el camino verdadero del gnosticismo. Lash piensa que el fenómeno de abducción Alien podría ser causado por los arcontes.  En otra entrevista dijo que los OVnis, aliens, y abducciones serían psyops/blackops de los gobiernos.
Según Lash : ”El cambio planetario se llevará a acabo alrededor del año 2216″. Antes de esta fecha podría acontecer un despertar espiritual. Los gnósticos piensan que la nous, inteligencia espiritual de la humanidad, podría ser bloqueada por los Arcontes. Ellos dependen de que los humanos permanezcan ignorantes de su inherente potencial espiritual. Lash ve la activación de la Kundalini como un arma para protegernos. La activación de la Kundalini produce éxtasis, desencadenando supraconsciencia, abriendo facultades ocultas, y liberando olas de energía sanadora que descargan secreciones hormonales y fisiológicas a través del cuerpo. También la luminosa epinoia o un uso correcto de la imaginación humana puede ser usado contra los Arcontes. Podemos inmunizarnos contra los arcontes fortaleciendo nuestro vínculo vital con Gaia-Sofía, el planeta viviente.
Lash no sabe si los parásitos Arcontes se irán, o tienen voluntad de hacerlo. Dicho de otro modo y parafraseando a Castaneda: “Los seres humanos están en un viaje de consciencia, que ha sido interrumpido momentáneamente por extrañas fuerzas”.
 Lash parece pensar en que las fuerzas superiores no se preocupan por nosotros. ¿Es el gnosticismo de Lash solo un sistema esotérico válido para él?. ¿Es una religión para otros?.
A continuación dejo la traducción de una entrevista del año 2005 realizada por Alain Gossens (quién se suicidó en 2010, y cuya muerte ha sido fruto de todo tipo de controversias en la conspiranoia Francesa)  a John Lamb Lash, la entrevista original pueden leerla aquí:
 
Alain Gossens: Hemos estado discutiendo la idea de que un parásito existe y gobierna nuestra mente. ¿Cómo podemos demostrar a nuestros lectores que este parásito existe y que la idea de “infección mental” no es delirante?
 
John Lash: Al igual que una infección, el parásito mental sería detectado por sus síntomas. La malaria, por ejemplo, produce síntomas violentos causados por una entidad extranjera que invade el cuerpo. Para pensar con claridad acerca de los parásitos, debemos tener en cuenta que ciertos comportamientos y ciertas formas de pensar, en particular las ideologías religiosas, serían un síntoma de una infección o invasión extranjera de la mente humana.
 
AG: ¿Cuál es la naturaleza y el origen de este parásito? ¿Es una inteligencia interdimensional? ¿Es posible que tome una forma orgánica?
 
JL: De acuerdo a los gnósticos, los parásitos o Arcontes, como los llamaban, se originan con la primera fase de la formación del sistema solar, antes de que la Tierra se uniera como un organismo planetario. Su hábitat es el sistema solar, exclusivo de la Tierra, la luna y el sol. Son formas inorgánicas con inteligencia de naturaleza eléctrica, cyborgs, como diríamos.
 
AG: Los textos gnósticos =Nag Hammadi Codices, NHC= describen a los Eones y Arcontes. ¿cuáles son las diferencias entre los Eones y Arcontes?
 
JL: En la cosmología gnóstica, eones o Eones son dioses, deidades, divinidades. No son dioses creadores son un poco como las corrientes masivas vivas, consciencias. Son las fuerzas que forman el núcleo central de la galaxia que habitamos, el Pleroma. Los Arcontes son una especie de seres inorgánicos anómalos que se presentan fuera del Pleroma, en las extremidades o los brazos de la galaxia. Se llaman Arcontes =del griego archai, elementales, desde el principio= ya que surgen en primer lugar, antes de que la Tierra se formara. Sus cuerpos están formados de materia elemental =campos cuánticos= en un estado pre-orgánico.
 
AG: ¿Cree usted que los *voladores* descritos por Castañeda y los Arcontes de los gnósticos son realmente la misma cosa?
 
JL: Sí, estoy convencido de que son los mismos.
 
AG: ? ¿Cuál fué el acontecimiento personal que pasó en su vida que centra su atención en la idea de que un parásito como los Arcontes, voladores, o algún tipo de entidades extraterrestres, afectan a nuestra percepción del universo?
 
JL: La sensación de que algo distorsiona nuestra percepción ha venido a mí poco a poco, no se desencadena por un evento personal específico. Sin embargo, yo tenía notables experiencias a la edad de cuatro años, como sueños lúcidos en los que se encuentran los seres mágicos que vinieron a ayudarme o enseñarme, al igual que los demás seres que me atacaron. He estado directamente consciente de los dos tipos de intervenciones, desde esa edad.
 
AG: ¿Cree usted que algunos seres extraterrestres como los Annunaki o grises son las encarnaciones de este parásito, o que esos seres extraterrestres son más poseídos que nosotros por este parásito, esta inteligencia depredadora?
 
JL: Yo sigo las enseñanzas gnósticas que indican al principal depredador inteligente de los humanos, los Arcontes. Yo creo que son idénticos a los Annunaki y a los modernos Grises.
 
AG: Los gnósticos nos advirtieron acerca de ésta criatura depredadora: se describen como Arcontes y nos dijeron cómo podemos ser afectados por ellas. ¿Los Arcontes nos crearon? ¿Cuál es el legado que nos han dado?
 
JL: Los gnósticos enseñaron que los Arcontes no nos crearon, pero se ven atrapados en una ilusión, y se creen que son nuestros creadores. Uno de sus principales objetivos es convencernos de que nos crearon . Hasta donde yo sé, no hay un legado que hemos recibido de los extraterrestres Arcontes. Ellos son inferiores a nosotros en la voluntad y la inteligencia, aunque superiores en tecnología de navegación para viajar entre los planetas, en la telepatía y las técnicas de imitación =realidad virtual=. Creo que los Arcontes son idénticos a los vigilantes de Enoc, las entidades que se acreditan con la enseñanza de la metalurgia y lo artificial para la humanidad. Si los gnósticos estaban en lo cierto, los ETs Arcontes intentan tomar el crédito para impartir ciertas habilidades para la humanidad, pero la afirmación es falsa, yo creo. Nosotros mismos hemos descubierto éstas habilidades, pero las olvidamos, así que son susceptibles a aceptar la explicación de una intervención extranjera o foránea.
 
AG: ¿Cree usted que los Arcontes pueden tomar una forma orgánica? ¿Cree usted, por ejemplo, que los Arcontes y los grises son la misma cosa?
 
JL: A mi entender, los Arcontes son una especie inorgánica. De silicio y mercurio, como sugiere Kerner. Los Grises son cyborgs, parecidos a la forma humana o, para ser más precisos, la forma de un feto prematuro. Textos gnósticos decriben la producción de las especies Arcontes como un aborto, por lo tanto, la forma de un cuerpo humano prematuro. Los Arcontes son solo cuerpo, no tienen alma. Sí, estoy convencido de que los Arcontes relatados por los gnósticos son idénticos a los grises modernos del tipo embrionario. Whitley Streiber ha observado que los ETs grises tienen la forma de una entidad que no está completamente formada cuando nace.
AG: En su interpretación de los textos gnósticos, los estudiosos describen el papel crucial desempeñado por una persona que se llama Jesús Cristo. Éste personaje nos advirtió acerca de los Arcontes. ¿Es este el mismo Jesús del Nuevo Testamento? ¿Por qué el mensaje de Jesús contenido en el Nuevo Testamento y en la códices de Nag Hammadi son tan diferentes? 
 
JL: Éstas son las grandes cuestiones y problemáticas. Parte del lenguaje en estas preguntas refleja la confusión típica o desinformación, acerca de los materiales gnósticos. De hecho, nunca el nombre de Cristo se produce en los códices de Nag Hammadi, ni el nombre de Jesús. Por el contrario, hay un código recurrente: copto XC o XRC =CHS traducidos o CHRS= e IC o HC =traducido IS=. Por ejemplo, en El tratado tripartita =117.10= se encuentra HC en copto, y los traductores modificaron ésto por H =COY= C, *Esous*, luego se traduce en el nombre de Jesús. Usted puede ver hasta qué punto los estudiosos han manipulado los códigos y los hacen encajar en una idea preconcebida. 
La mayoría de los textos gnósticos utilizan los términos *el salvador*, el *Señor* y el *Revelador*, sin mención específica de Jesús o Cristo en absoluto. Estoy convencido de que estos códigos no se refieren al *Cristo* de San Pablo o el *Jesús histórico* del Nuevo Testamento. 
 
Los códigos se utilizan precisamente para evitar esas identificaciones. El término *el Jesús vivo* que se encuentra en el CNH se refiere a una guía interno o entidad psíquica no un personaje histórico. Para los gnósticos *el Jesús viviente*, indicó una fuerza espiritual que no muere, por lo que no puede ser un ser humano real. Jesucristo en el Nuevo Testamento dice cosas que nunca han sido dichas por un gnóstico iniciado. Sus palabras y actos son incompatibles con un maestro iluminado de los Misterios. El Christo gnóstico no es el Cristo, el Hijo unigénito de Dios, en la teología de Juan y Pablo. El Christo gnóstico es un Eón, una fuerza divina que no puede asumir la forma humana. Los gnósticos negaron la Encarnación. En su opinión, ninguna persona humana tiene el privilegio de encarnar en un Eón, una divinidad.
 
AG: ¿Ve usted una tendencia =aunque muy pequeña= en la Iglesia Católica Romana a reconocer la legitimidad de los textos de Nag Hammadi, incluida la existencia de los Arcontes o de negar el contenido y la pertinencia, la relevancia de los materiales de Nag Hammadi ?
 
JL: No veo ninguna tendencia a reconocer el verdadero carácter no cristiano del NHC, y ciertamente no hay tendencia a reconocer a los Arcontes. Tenga en cuenta que las enseñanzas gnósticas atribuyen a la religión católicacomo fruto de la influencia desviada mental de los Arcontes. Si las autoridades católicas fueran a reconocer el mensaje gnóstico, estarían admitiendo que su sistema de creencias es un implante extraterrestre en la mente humana.
 
AG: La gente suele comparar la importancia del descubrimiento de los textos de Nag Hammadi con los Rollos del Mar Muerto. Por lo que usted sabe, ¿podemos encontrar en los Rollos del Mar Muerto la misma advertencia acerca de los Arcontes, por el hecho de que la creación del universo es un error contenido en el NHC? ¿Quién escribió los Rollos del Mar Muerto y quién escribió el NHC? Eran enemigos? 
 
JL: Muy buena pregunta. Ésta conexión entre el DSS y el NHC, es crucial. Que yo sepa, ningún estudioso ha indicado las referencias cruzadas entre estos textos antiguos, pero existen. Permítanme elaborar. Las DSS no nos advierten sobre los Arcontes porque fueron escritos por una secta extremista que fué manipulada por los Arcontes. El Zaddikim =los justos= del Mar Muerto era una secta violenta y apocalíptica dedicada a los seres celestiales, llamada Kenoshim, que se les apareció con un brillante carro. Algunos textos DSS =en particular, 4Q405, en las canciones de Sabbath= describen el aspecto y el movimiento de los ovnis volando como el platillo típico, tal y como se describen en los avistamientos modernos. 
 
En resumen, estoy convencido de que la secta de Qumran era una secta apocalíptica de los contactados OVNI, como el culto del suicidio, la Puerta del Cielo. Al sur de Qumrán había un campamento gnóstica de un grupo llamado los Archontics que tomó este nombre, creo yo, porque era su misión de espiar a los arcontes que estaban controlando el Zaddikim. En un texto gnóstico, el Apocalipsis de Santiago =25.15=, el Revelador dice: *Jerusalén es el lugar de residencia de muchos Arcontes*, estoy seguro de que muchos gnósticos de los templos de Misterios en el Cercano Oriente eran conscientes de la intrusión de los Arcontes. Detectaron a los extraterrestres y sus efectos, una infección mental o psíquica que tomó la forma de la locura religiosa. Jerusalén estaba muy infectada, y también Qumrán. El CNH no dice que *el universo es un error*, se dice que el sistema mundial en que vivimos, nuestro sistema planetario, es una anomalía debido a la presencia de los Arcontes que inciden en la vida en la Tierra. 
 
La cosmología gnóstica explica el surgimiento de los Arcontes a nivel cósmico, por lo que los gnósticos entiende el origen y comportamiento de estas entidades alienígenas. Los sectarios del Mar Muerto fueron engañados por completo por los Arcontes a los que veían como ángeles celestiales. Ellos creían que el líder Arconte, Jehová, era su creador Dios. Los gnósticos vieron éstas creencias como la locura religiosa, debido al virus ideológico difundido por los Arcontes. Varios pasajes de los rollos DSS se refieren directamente a los gnósticos que se consideran acérrimos enemigos de la Zaddikim. Que yo sepa, ningún estudioso ha señalado que el culto del Mar Muerto haya estado dirigido a los gnósticos de ésta manera. El Zaddikim quería destruir completamente a los gnósticos. 
 
Si mi teoría es correcta, podemos entender porqué: los códices de Nag Hammadi fueron descubiertos en diciembre de 1945, pero su importancia no fué reconocida hasta el verano de 1947, justo cuando los Rollos del Mar Muerto fueron encontrados. Los lectores, por supuesto, deben darse cuenta de que el verano de 1947 fue el momento del avistamiento UFO de Kenneth Arnold de los platillos volantes, y el incidente de Roswell. Es sorprendente que los materiales antiguos escritos por un culto ET/OVNI, así como otros materiales, dejan al descubierto la naturaleza de ese culto, aparecieron en el momento exacto de la onda de 1947 y el incidente de Roswell. Esto es verdaderamente una coincidencia cósmica.
 
AG: ¿Por qué la Iglesia Católica es tan terca y tan reacia a dar acceso a los Rollos del Mar Muerto? ¿Fué la misma reacción con los materiales de Nag Hammadi?
 
JL: El Vaticano controlaba el equipo internacional de académicos asociados con la Escuela Bíblica de Jerusalén. Estos estudiosos, como el de Vaux y Milik, retuvieron los materiales DSS ya que muestran los verdaderos orígenes del cristianismo en una luz muy negativa. Los textos DSS revelan que la ideología de la salvación en el cristianismo no se originó con Jesús, sino que vino a través del culto Zaddikim. Este es un fuerte golpe a la creencia cristiana en la singularidad de su religión. 
 
Con los materiales de Nag Hammadi, un equipo diferente de académicos fué contratado. No retrasaron ni disimularon los resultados. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que la interpretación habitual del NHC es muy favorable al cristianismo, o al menos lo hacen parecer de esa manera. En consecuencia, el NHC es menos amenazantes a la fé cristiana que el DSS. Sin embargo, en mi interpretación radical de las enseñanzas gnósticas, el mensaje del NHC es claramente anti-cristiano, es decir, en contra de la ideología de la redención divina, no contra el amor, la bondad y las buenas obras, por supuesto, entonces, el amor, la bondad y las buenas obras no son monopolio de los cristianos, ¿verdad?. 
 
AG: Antropólogos como Michael Harner o Carlos Castaneda dieron el mismo tipo de descripción de una criatura misteriosa: Harner vió en una visión a la Maninkaris, una criatura negra, una mezcla entre una ballena y un reptil =pterodáctilo=. Estas criaturas que se ocultan y son considerados por los indios de la Amazonia como la fuente de toda vida en la Tierra. Castaneda describe las horribles criaturas voladoras como peces blancos y enormes que se alimentan de la conciencia de la humanidad. ¿Podemos comparar esas criaturas? ¿Crees que tienen la misma naturaleza?
 
JL: No, no me parece que ésta comparación sea válida. La visión de los indios del Amazonas es probablemente una memoria ancestral de los orígenes de la vida humana. Enseñanzas gnósticas sobre ésta materia son similares a los de los pueblos indígenas que afirman que la *gente primera* vinieron de los cielos. Ésto se llama panspermia en la ciencia moderna: la siembra de la especie humana sobre la Tierra desde un origen extraterrestre. En la imaginación de los pueblos nativos como los que iniciaron Harner, las semillas de la vida llegan en canoas grandes, gusanos, dragones y otras formas similares. 
 
Ésta es una manera de visualizar la panspermia. El ADN se puede visualizar como una serpiente enrollándose. En la descripción de Castaneda de los voladores, se refiere a un fenómeno totalmente diferente, un tipo de depredador que es como un murciélago o dragón. A lo largo de la historia del dragón ha sido visto como una figura angelical benigna, incluso un tipo de conciencia superior, pero el *reptil* tipo, descrito como Arconte por los gnósticos es diferente. Tenemos que ejercer un poco de imaginación y distinguir lo universal del dragón arquetipo de la forma específica del extranjero depredador, el Arconte reptil, llamado *drakonic* en el NHC.
 
 
 
AG: ¿Por qué se compara el conocimiento gnóstico al chamanismo? ¿Los gnósticos participan en la investigación sobre la cognición, y otras maneras de percibir la realidad? ¿Se utilizan sustancias alucinógenas como los chamanes utilizan la ayahuasca, el peyote o la psilocibina?
 
JL: Don Juan dice que la hechicería =chamanismo= trata de cambiar los parámetros de la percepción. Yo creo que los gnósticos eran maestros de esta práctica. Ellos eran herederos de una larga tradición de chamanismo que se deriva de los pueblos indígenas de Europa y Asia y se remontan a la época del Paleolítico. En la Gnosis, el camino de la percepción elevada, vemos un sofisticado método de chamanismo, una especie de alta tecnología chamánica, si se quiere. Técnicas de percepción paranormal fueron enseñadas y transmitidas en las Escuelas de Misterios fundadas y dirigidas por gnostokoi, aquellos que saben de las cosas divinas o sobrenaturales. De acuerdo con la *tesis de Wasson*, fué el uso ritual de plantas psicoactivas la base de toda religión genuina en la Tierra. 
 
Gordon Wasson y Albert Hofmann, el químico suizo que descubrió el LSD, propuso que el kykeon, era una mezcla de hongo del cornezuelo de centeno, la base orgánica del LSD. Por lo tanto, era una poción psicodélica. Además, el uso de hongos psicoactivos en los misterios También se ha propuesto, sobre la base de una buena investigación. Ahora es cierto que los antiguos cultos chamánicos, utilizaban plantas psicoactivas para lograr la muerte temporal del ego y cambiar los parámetros de la percepción. Yo creo que los gnósticos eran profundamente experto en el uso de plantas psicoactivas, incluyendo hongos. Sin embargo, no he encontrado ninguna evidencia directa de ésto en los materiales NHC.
 
AG: Algunas religiones y filosofías afirman que nuestro universo material es una ilusión y una trampa y que nuestra alma está enredada en una telaraña de engaño entrópico. Si creemos en Castaneda, el ser humano está dirigido por una conciencia que no es su propia mente, pero sí, la mente del depredador. Éste punto de vista puede sonar muy oscuro y pesimista. ¿Cuál es la forma de salir de esta trampa, este lío?
 
JL: En realidad no hay trampa, pero hay una confrontación con el Tramposo, la presencia extraterrestre en nuestras propias mentes. Los gnósticos no enseñaron que el mundo, éste planeta físico y el reino de los sentidos, son una ilusión o un engaño. Ellos enseñaron que es un misterio profundo y hermoso, pero se les impide entrar en el misterio de la profundidad y de una manera lúcida por factores en nuestras propias mentes. Los Arcontes pueden insinuar su inteligencia extraterrestre en nuestra mente, pero no pueden controlarla o hacerse cargo de nuestras mentes por la fuerza bruta. Sin embargo, si nos dejamos caer bajo su hechizo, se puede descartar por completo nuestra mente autónoma.
Ésto ocurre a través de nuestra abdicación de nuestra propia conciencia, no a través de su dominio, sin embargo, la manera de salir de la trampa es discernir lo que es auténticamente humano en nuestras mentes, y lo que es inhumano, mecánico estúpido, ciego, imitativo, en resumen, debemos entender el potencial humano con el fin de ver cómo se distorsiona y subvierte. Imaginemos, por ejemplo, que nunca has oído una sinfonía de Beethoven, pero sí una versión distorsionada con las notas totalmente deformadas. Sólo podrías saber que la música se distorsiona si conocieras la versión verdadera y sin distorsiones. Del mismo modo, debemos darnos cuenta de nuestra auténtica mente, nuestro verdadero potencial humano, con el fin de ver cómo se desvía. Éste es el reto de los depredadores. Tengo una pequeña frase de esta situación: Yo digo, *el potencial humano viene en un paquete tramposo*.
 
AG: Las *leyes* de la naturaleza se basan en la depredación y el miedo. De hecho, es lo mismo para la humanidad, incluso es más sutil. Todo se basa en la dualidad y la lucha. ¿Es posible que esto se debe a la influencia o la manipulación del universo por los arcontes o voladores? Sin esas criaturas, es posible pensar que el mundo podría ser diferente, no dualista y depredador, o ¿crees que el dualismo está en la esencia misma del universo, con o sin los Arcontes?
 
JL: Éste mundo, es decir, la vida aquí en la Tierra, en realidad no es como usted lo describe. La descripción que usted propone es ya un resultado de la percepción desviada. Existe evidencia tanto en la naturaleza de la simbiosis y la cooperación como la hay para la depredación y el miedo. La forma en que funciona la Tierra es un milagro simbiótico, y es un evento mágico también, y lo que no hay duda es que se debe a *la influencia o la manipulación del universo por los arcontes o los volantes*. La influencia de los Arcontes es la forma en que percibimos el mundo, pero no el mundo mismo. La energía primaria en el mundo en que vivimos es la divinidad que mora en el planeta, la inteligencia de Gaia, llamada Sophia de los gnósticos. Si pudiéramos estar alineados a la inteligencia de Gaia, no veríamos al mundo como un lugar de miedo y depredación, pero sí de belleza, generosidad, y magia.
 
AG: En la tradición gnóstica, *Sophia* es la entidad divina que cometió un error y creó el universo y los Arcontes. ¿Cómo podemos encontrar y reclamar la conexión con este principio creador y evitar el contacto con los Arcontes?
 
JL: Una forma de llegar a Sophia es rendirse a la belleza y majestuosidad de la naturaleza, para entrar en la presencia mística de la Tierra. En la naturaleza los aspectos místicos y físicos de la realidad se fusionan. La belleza es sobrenatural. El objetivo de las prácticas gnósticas y los correspondientes métodos chamánicos era a partir del ámbito social humana, derramar el filtro de aire, y comunicarse directamente con la inteligencia planetaria, Gaia-Sophia. Creo que esto se hizo a través de la disolución temporal del ego con la ayuda y orientación de los aliados sagrados. No hay manera de evitar a los Arcontes, pero podemos construir una inmunidad a ellos mediante el fortalecimiento de nuestra unión vital con Gaia-Sophia, el planeta viviente. 
 
Los Arcontes son los extranjeros que nos alejan de Gaia. Un lenguaje preciso es importante en la explicación de la vida cosmológica. Precisos términos poéticos, si se quiere. El Eón Sophia no cometió un error y creó el universo y los Arcontes. Ella actuó de manera unilateral, sin vinculación con otro Eón, y se proyectó más allá del núcleo galáctico. Eones son poderes sin forma en el núcleo galáctico de cada galaxia. Hay muchas galaxias en el Universo. Sophia no creó el Universo, ella emanó la orden del mundo que experimentamos como el sistema triple: Sol-Luna-Tierra. Sophia no se equivocó, pero ella exageró su participación en la emanación, su Ensueño. Por lo tanto, ella misma se plasmó en su Ensueño. Este es un evento raro, que no es típico de la manera en la que los Eeones operan. Como un efecto secundario de su implicación excesiva en su Ensueño, Sofía cayó desde el núcleo galáctico. Imagínese un aumento o pico de luminosidad, de espuma , como la materia desde el centro galáctico como los brazos rodeando. El impacto hizo sobre la materia elemental los brazos galácticos produciendo una especie inorgánica, los Arcontes. Los Arcontes procedieron a fabricar un sistema inorgánico planetario, un mecanismo de relojería. La Tierra, el planeta viviente que encarna Sofía, fué capturado en ese sistema sin vida. Este es el *error* o, mejor dicho, la anomalía de nuestro sistema mundial.
 
AG: En la tradición gnóstica, como yo lo entiendo, Sophia =sabiduría= no es el único *Dios* o fuente de eternidad y perfección. ¿Se puede comparar a un ser Sophia avanzado muy sofisticado y elaborado, algún tipo de inteligencia extraterrestre super? ¿O debemos admitir que la fuente de todo lo que no es una entidad única, sino más bien un concepto politeísta?
 
JL: En la cosmología gnóstica, Sophia es un Eón, una divinidad a nivel cósmico, pero ella no está sola. Ella es parte de una empresa de Eones, los dioses del Pleroma o plenitud. Hay muchos pleromas, muchas galaxias en el Universo. El mito gnóstico de la diosa caída se trata de nuestra galaxia y de nuestro planeta, no todo el Universo. Si no sabemos lo que está pasando aquí, a nivel local, ¿cómo podemos saber lo que está sucediendo en el resto del universo? La prueba es, que debemos conocer nuestra historia verdadera, y luego entrar en la historia grande. 
 
Debido a la intensidad de su peculiar Ensueño, Sophía llegó a ser incluida en el planeta tierra y por eso es, para nosotros, que habitamos la Tierra, la gran divinidad en la que vivimos. Ella es la Matriz de verdad, la vida. Sophía es la divinidad de la Naturaleza, teológicamente hablando. ¿Cómo es ella? Esto es algo que se debe llegar a comprender a través delas prácticas, a través de un camino de aprendizaje sagrado Gnóstico. Todos los misterios se dedicaron a conocer a Gaia y servir a la inteligencia superior del Eón Sophia. La *fuente de todo* es un misterio. ¿Por qué especular sobre lo que no podemos saber cuando nos enfrentamos a la aventura de explorar lo que podemos saber?
 
AG: A pesar de los malos rumores y teorías conspirativas alrededor de la percepción, ¿qué piensa de la otra concepción del parasitismo representado por Branton, David Icke, y el chamán zulú Credo Mutwa, que creen profundamente que el parásito es de hecho una entidad reptil y que ésta entidad o las sombras invaden los cuerpos de los príncipes líderes de éste mundo, gente como George Bush?
 
JL: Creo que tenemos que entrenar nuestra imaginación para detectar la presencia de entidades extraterrestres, y distinguir lo que es real de lo que es fantasía. Los alquimistas tenían una regla: Proceder de acuerdo con la naturaleza, la observación de las obras de la naturaleza y realizar la Gran Obra con los verdaderos poderes de la imaginación, no con el pensamiento de la fantasía. Esto es un asunto de disciplina que nos enfrenta al camino de la percepción aumentada. Creo que algunas fuentes autóctonas como Credo Mutwa tienen cosas válidas que decir acerca de los Arcontes. Al mismo tiempo, sospecho que el escenario reptil es exagerado debido al pensamiento fantástico y la manipulación mental. 
 
Hasta donde yo sé, los depredadores alienígenas llamados Arcontes por los Gnósticos pueden ser de dos tipos, embrionarios =los extraterrestres grises= y drakónicos, un tipo de reptil, pero que no pueden poseer los cuerpos de los seres humanos. Hay un elemento de sentido común que debe mantenerse en la consideración de los fenómenos paranormales y sobrenaturales. George Bush no tiene por qué ser un reptil para ser un monstruo. Tenemos que reconocer que los seres humanos pueden actuar en formas monstruosas, ya que son desviados por los depredadores reptilianos, sin adoptar la fantasía de que en realidad se convirtieron en reptiles. 
 
Para mí, el escenario propuesto por Icke y otros, da demasiado poder a los depredadores. ¿Cómo, entonces, puede Icke y sus testigos ofrecer pruebas de primera mano de que cambian a la forma de reptil?. Pues bien, la percepción es una construcción. Todo es percepción. Tenga en cuenta que los Arcontes son maestros de la realidad virtual. En copto =el lenguaje del NHC= esto se llama HAL, *simulación*. Textos Gnósticos dicen que los arcontes *secuestran almas por la noche*. Ésto se hace a través de la realidad virtual, las técnicas de realidad virtual de simulación. Por supuesto, que el poder de los Arcontes es tan real para ellos como lo es nuestra realidad sobre la Tierra. La diferencia es que nosotros no podemos interactuar en simbiosis con ese poder. 
 
La otra diferencia es que los Arcontes manipulan los inorgánicos campos cuánticos, las bandas manipulan la percepción que da forma a esos campos. Los Gnósticos enseñaron que somos superiores a los Arcontes en el pensamiento, la percepción y la intención. Yo diría que éstos informes son existencialmente ciertos: los testigos han percibido que algunas personas cambian de forma, pero la percepción es un efecto de las facultades del poder del reptil en lugar de un verdadero fenómeno. Las serpientes nacen de los huevos y arrojan pieles. Esto es lo que la naturaleza nos muestra, y nos puede decir algo acerca de cómo se comportan los reptiles si nos acercamos a esta cuestión con imaginación genuina y no la fantasía.
 
AG: Algunos autores como Paul Von Ward denuncian a YHVH Yahveh como un ser avanzado, una entidad extraterrestre que quiere gobernar nuestro mundo con intenciones no muy puras y agradables. ¿Cree usted que YHVH es un Arconte o el representante de los Arcontes?
 
JL: Textos Gnósticos afirman claramente que Jehová es el *Señor Arconte*, un tipo de reptil depredador del extranjero que domina la mentalidad de la colmena de los extranjeros embrionarias o grises. Jehová, a quien los gnósticos han llamado *Yaldabaoth*, es verdaderamente un ser extraterrestre cuyo reino es independiente del sistema planetario de la Tierra, el Sol y la Luna. Él no es un ser avanzado=es decir, más evolucionados que los humanos=, sino un alienígena loco con ciertos poderes sobrehumanos o deificados. Los gnósticos enseñaban que Jehová infecta a la humanidad con la creencia de que él es su dios creador, pero en realidad no puede crear nada. En el CNH está muy claro que Jehová-Yaldabaoth es el comandante de la especie Arconte.
 
AG: Los gnósticos denuncian el papel de los Arcontes. ¿Te ha resultado el mismo tipo de advertencia en otras tradiciones religiosas?
 
JL: No, no puedo decir que he encontrado esta información tan clara y completa en otras tradiciones religiosas. Tenga en cuenta que la Gnosis es un camino de conocimiento, no una religión. Los misterios eran escuelas de conocimiento paranormal, las instituciones no religiosas. Estoy convencido de que toda religión es un desviado de potencial humano, pero las tres religiones abrahámicas, el judaísmo, el cristianismo y el Islam, son potencialmente letales. Conducen a la terminal de desviación de nuestra especie. Usted no encontrará ninguna religión que le advierta de que es peligroso profesarlas para su salud mental y su supervivencia física. Los Gnósticos veían en la religión salvacionista tanto las pruebas y el instrumento de la intrusión alienígena.
 
AG: Las enseñanzas Gnósticas y las Escuelas de Misterios son la misma cosa, en nuestra opinión. Teóricos de la conspiración como Springmeier y Icke creen que los rituales satánicos provenían de escuelas de misterios y piensan que las Escuelas de Misterios son la raíz de los abusos rituales satánicos e Illuminati y la tradición masónica. ¿Cómo y por qué esos autores hacen la relación entre las escuelas de misterios, iluminismo y el satanismo? ¿Por qué denuncian con tanta violencia, tanto las escuelas de los Gnósticos y los Misterios y la religión Católica Romana, cuando se sabe que los Gnósticos fueron perseguidos por los Católicos Romanos?
 
JL: Los teóricos de la conspiración como Icke y otros, que proponen la intervención extranjera no están familiarizados con los Misterios, sospecho, por dos razones: en primer lugar, que no tienen experiencia directa en instrucción por la luz, comparable a la experiencia de los Misterios, y en segundo lugar, no pueden distinguir los métodos y motivos de los Illuminati de los Gnósticos genuino. Los Illuminati han trastornado a los iniciados, que tenían un profundo conocimiento de las prácticas de misterio, pero mal utilizados para adquirir el poder social y político. 
Las Escuelas de Misterios no eran campos de entrenamiento para los Illuminati, como Icke cree. Se trata de un grave error de su parte. Debido a la falta de experiencia directa, Icke y los demás son incapaces de darse cuenta de que los adeptos de la energía de la serpiente =Kundalini= se oponen directamente a los Illuminati que hicieron un pacto con los poderes reptiles.
 
Como ya he explicado en mis artículos, se nos da la fuerza de Kundalini como para repeler la intrusión alienígena. La serpiente benigna, la de la curación, no es una entidad reptil sino un componente innato de nuestra sucesión biológica divina. La especulación y la investigación =incluso la investigación de Icke= no pueda enseñarnos a hacer tales distinciones. Sólo la experiencia directa puede. Los Illuminati tenían estrictamente prohibido participar en los Misterios, una vez que se detectó su desviación. En otras palabras, los Illuminati eran practicantes de las ciencias ocultas, principalmente, la impresión y el control mental, y tuvieron que ser expulsados de los Misterios … pero esto es otra historia, una historia muy importante por cierto, de la cual Icke y los otros parecen ser totalmente ignorantes.
 
AG: ¿Cuáles son los conceptos de cielo e infierno en términos gnósticos?
 
JL: No hay una concepción del cielo y el infierno en las enseñanzas gnósticas.
 
AG: Clive Prince y Lynn Pycknett en un libro llamado *La Conspiración Stargate* denuncian el hecho de que con la Nueva Era, la manipulación global creará un sincretismo =mezcla de budismo, hinduismo, y las tres religiones del Libro, una religión del nuevo mundo basada en el culto antiguo egipcio y el culto del *Consejo del 9*. En ésta nueva religión, encontramos el libro de las *Claves de Enoc* y gente como James Hurtak y Puharich Andrea, de la Órden de Melquisedec ¿Qué piensa usted acerca de esto, es otra manipulación de los Arcontes?
 
JL: Creo que todo esto es una fantasía compartida por la gente desesperada por el poder y el estado espiritual, y algunos elementos de estos escenarios se vean afectadas por la desviación arcóntica. El desafío frente a los embaucadores alienígenas es discernir lo que es realmente anormal y peligroso, por contraste con la mera necedad y la insensatez. Hay un montón de tonterías en las nuevas teorías de conspiración y órden mundial. Hay un montón de falsedad espiritual y de *pretendidas* personas que canalizan.
 
Esto ha estado sucediendo desde hace muchos años … El problema aquí es que el material de la fantasía es como la arena movediza: sólo tiene que hundirse en ella y no puede salir. Con las indicaciones precisas dadas por los Gnósticos acerca de los Arcontes, podemos empezar a ver lo que está sucediendo en nuestras mentes y corregir la locura, aunque hay que hacerlo uno por uno, de forma individual, ya que no podemos corregir la locura en la mente de los demás.
 
Artículos relacionados:

LA INCÓGNITA OVNI (II)

LA INCÓGNITA OVNI-. Metafísica de la Ruptura     PABLO VERGEL

EL ROL DE LOS GOBIERNOS

El gobierno niega todo conocimiento
Introducción de la serie “Expediente X”

Dentro de la Hipótesis Extraterrestre debemos hacer mención a una polémica que le acompaña permanentemente ¿Cual es el papel de los gobiernos en el fenómeno OVNI? Existe la presunción de que los gobiernos ocultan deliberadamente información sobre la existencia de los OVNIs. Pero ¿Es este realmente el caso? Es probable que la actitud de los gobiernos y los Estados modernos ante
el fenómeno OVNI haya pasado por distintas etapas. En una primera fase pudo existir una genuina inquietud de que algo pudiera ocurrir fuera de su control. Y cuando decimos algo, no nos referimos exclusivamente a la presencia de naves alienígenas, sino que como ocurría en Estados Unidos durante la Guerra Fría, existía miedo a que prototipos ultrasecretos fueran desvelados (Se produjeron accidentes de aviones espía de las fuerzas aéreas norteamericanas que fueron encubiertos al ojo público) o bien que
artilugios soviéticos pudieran estar sobrevolando el país sin ser detectados.
Sin ir más lejos en 1962 un avión U2 norteamericano había sido derribado sobre la URSS. Aquello no fue un simple escándalo diplomático, una escaramuza aérea podría perfectamente haber desencadenado una guerra total nuclear. Poca broma.
Que ambas potencias hayan utilizado los OVNIs como pantalla de distracción para su propio beneficio militar y mediático es una idea recurrente pero tampoco es descartable que los Gobiernos norteamericanos y soviéticos discretamente decidieran estudiar estos avistamientos o encuentros cercanos ante la remota posibilidad de que una civilización alienígena nos estuviera visitando. Si los ciudadanos denuncian oleadas de fenómenos inexplicables, me gustaría pensar que el Gobierno tiene la obligación de investigar y determinar cual es su verdadera naturaleza.
Pero intentar arrojar algo de luz sobre estos supuestos informes supone descender a territorios pantanosos donde se mezcla información, secretismo, desinformación, conspiranoia, mito y leyenda. Parece probado que oficialmente los gobiernos han dedicado recursos a la investigación de ciertos incidentes pero mucho nos tememos que pese a esa imagen de omnipotencia que los Estados proyectan, es bastante probable que éstos se hayan topado con la misma sensación de impotencia que los investigadores independientes y hayan optado por no prestar atención a un fenómeno tan elusivo, que realmente no despierta ninguna alarma social y que además pone en evidencia que hay realidades fuera de nuestro control.

LA HIPOTESIS EXTRATERRESTRE RETROACTIVA

Ellos adoraban a los Dioses Primigenios
que habitaban la tierra a la que llegaron desde
los oscuros cielos, muchísimo antes
de que ni siquiera existieran los hombres.
Howard Philips Lovecraft

Desde que se plantea la Hipótesis Extraterrestre algunos investigadores y escritores comienzan a reflexionar sobre que si los extraterrestres nos están visitando ahora, lo lógico es pensar que también lo hayan estado haciendo antes. Este inapelable razonamiento acabaría derivando en la Teoría del Astronauta Ancestral que popularizaría el escritor Erich Von Daniken basándose en ensayos anteriores de Zacarías Sitchin, o bebiendo de obras de ficción como las del maestro del horror cósmico Howard Philips Lovecraft. Esta fascinante mirada a nuestro pasado sigue gozando a día de hoy de una gran aceptación como prueba la serie “Ancient Aliens” de History Channel que ya va por su exitosa tercera temporada. ¿En que consiste la teoría paleoastronautica? Esta afirma tajantemente que existen indicios suficientes para pensar que hemos sido visitados desde tiempos ancestrales por civilizaciones extraterrestres que han dejado su impronta en culturas primitivas. Esto es observable en dos grandes ámbitos:

 

1. Legados arqueológicos y ooparts:

En todo el planeta existen ruinas de construcciones ancestrales sobre las que no existe una explicación aparente de como se pudieron levantar con la pre-tecnología existente o con que finalidad. El clásico ejemplo serían las pirámides de Egipto, Tiahuanaco, las ruinas de Puma Punku o las famosas líneas de Nazca (Que Von Daniken célebremente interpretó como pistas de aterrizaje de naves espaciales). Entre los defensores de esta teoría y la arqueología convencional existe un acalorado debate. Mención aparte merecen también los Ooparts. Objetos como la famosa “pila de Bagdad” que desafían nuestra idea del nivel tecnológico de la época de la
que datan y que para algunos son otra prueba más que reforzaría la existencia de una injerencia extraterrestre en el devenir de los pueblos primitivos.  Muchos escépticos afirman de forma sensata que algo no se pueda explicar como fue construido no implica que sea necesaria la intervención de una inteligencia y una tecnología extraterrestre. Podría tratarse de técnicas rudimentarias
de ingeniería caídas en el olvido. Inferir que hemos sido visitado por extraterrestres debido a unas cuantas anomalías dispersas por todo el mundo no está exento de cierta temeridad intelectual

2. Tradiciones religiosas y mitologías primitivas:

Es más que común encontrar en todas las religiones, en las mitologías, en las tradiciones orales, en los textos o en el arte de cualquier cultura encontrar referencias a criaturas de los cielos o divinidades. Bajo este enfoque estos relatos serían la interpretación rudimentaria de las interacciones con estos seres extraterrestres. Esta perspectiva permite una más que fecunda revisión literal de cualquier mitología, credo religioso o expresión artística primitiva. Así los ángeles del cristianismo, los dioses hindúes con sus vimanas o los dioses sumerios son presentados como seres extraterrestres ante los cuales los humanos se postran y hacen buena
la máxima de Clarke de equiparar tecnología avanzada con magia o poderes sobrenaturales. Otra variante más rebuscada de esta perspectiva sería la de intentar enlazar ciertas representaciones de la antigüedad de seres mágicos (Por ejemplo las pinturas rupestres de Tassili) con nuestra actual representación arquetípica de los extraterrestres. Esta analogía no se usa para comparar mitologías
sino para demostrar que los extraterrestres ya estuvieron en nuestro planeta hace miles de años. Para ilustrar este punto se suele establecer un paralelismo con el curioso fenómeno de los “Cultos Cargo”. Aquellos movimientos religiosos espontáneos que surgieron entre nativos de remotas islas del Pacífico al interactuar con japoneses y norteamericanos que en plena Segunda Guerra Mundial usaron sus islas por razones logísticas. Estos nativos deslumbrados ante la absoluta superioridad tecnológica de los extranjeros acabaron por divinizarlos y crearon cultos religiosos en torno a su figura. De la misma manera, nuestros antecesores se habrían postrado y rendido culto a a los extraterrestres y su avanzada tecnología. Si la idea de plantear una arqueología alternativa provoca alguna mirada simpática. El segundo punto, esa idea de analizar ciertas religiones y mitologías bajo el prisma extraterrestre, suele despertar polémicas y furibundas reacciones. Por un lado, ciertas religiones encuentran ofensivo que sus pilares trascendentes y espirituales sean interpretados desde un prisma material, y por otro lado los antropólogos se echan las manos a la cabeza al ver como se arrasa cualquier valor alegórico de los mitos y se fuerza una interpretación donde el legado de culturas se convierte sin más y de forma interesada en astronautas, humanoides grises y naves interestelares. Pero la Teoría del Astronauta Ancestral va muchísimo más allá de plantear la presencia de extraterrestres en la tierra desde hace milenios sino que muchos incluso llegan a afirmar que los seres humanos somos producto de la manipulación genética alienígena lo cual les convierte en nuestros creadores. Esta teoría implica pues la divinización de los extraterrestres no a través del prisma místico sino del paradigma científico-
tecnológico humano. Estamos pues ante una nueva mitología religiosa construida con mimbres contemporáneos. En vez de haber sido moldeados en barro, el origen del hombre se habría gestado en una probeta extraterrestre. Como buena derivación de la HET, esta teoría no es de nuevo ningún disparate sino que plantea un escenario coherente y que tiene sentido. De hecho, por mucho que algunos científicos la puedan despreciar, es justo reconocerle que al menos se atreve a aventurar hipótesis muy arriesgadas pero
que son válidas. No está de más recordar que a día de hoy el génesis de la humanidad continua siendo un absoluto misterio y la ciencia ortodoxa sigue sin poder articular una explicación que al menos la religión a su manera o la ufología sí que se ha atrevido a dar. No es poco. Dicho esto, y como buena heredera de la HET, llegado el momento de contrastar esta hipótesis es cuando empiezan a acumularse las malas noticias. ¿Existen pruebas a favor? La respuesta es negativa. Existen ruinas arqueológicas curiosas y, sí, podemos encontrar en cualquier rincón del mundo relatos mitológicos y religiosos en los que se retratan a seres que pueden ser interpretados de una manera u otra pero se necesitan pruebas mucho más contundentes para revertir el paso del logos al mito. No se puede hacer ingeniería inversa de cualquier mitología, reinterpretarla bajo nuestro prisma y llegar a interesadas conclusiones.
Bueno sí que se puede, pero se está aportando bien poco a sustentar una hipótesis que requiere de pruebas extraordinarias. La arqueología no es una disciplina exhaustiva ni se integra en un cuerpo de conocimiento firme y articulado. Aquello que no se encuentra no puede ser echado en falta. ¿Qué se puede concluir muchas veces de cual ha sido nuestro pasado? Existen miles de culturas de nuestro pasado perdidas irremisiblemente o aun esperando a ser descubiertas. Esto no avala ninguna de las teorías
paleoastronaúticas pero lo ignoto de nuestro pasado remoto contrasta con la ausencia de pruebas sobre la presencia extraterrestre en la actualidad donde existen miles de dispositivos capaces de registrar cualquier evento y difundirlo en todo el mundo casi en tiempo real. En cierta manera la Hipótesis Extraterrestre vive mucho más cómoda en el hermético pasado. A día de hoy, Von Daniken y su más que discutible obra se ha convertido en blanco de numerosas críticas, no sólo desde la arqueología oficial sino también desde la propia heterodoxia. Muchas de sus suposiciones han resultado ser equivocaciones y ensoñaciones de un autor que, convencido ante una idea fascinante, se ha dedicado a recorrer medio mundo buscando datos que pudieran remotamente avalar sus convicciones. Aun así, leer un libro de Von Daniken, si se consigue suspender el escepticismo, es una experiencia apasionante y, si me lo permiten, hasta recomendable. Lástima que quizás el autor suizo no haya optado por dedicar sus esfuerzos a escribir ficción y se haya empeñado en querer dotar de legitimidad científica lo que es simple y pura especulación.

LA REVOLUCIÓN VALLÉE

“Desde mi punto de vista, voy a sentirme muy decepcionado si los OVNIs resultan que son simples visitantes de otro planeta, ya que yo pienso que ellos son algo muchísimo más interesante”
Jacques Vallée

El boom de la ufología y la consolidación de la Hipótesis Extraterrestre como la forma de explicar el fenómeno OVNI desataría una auténtica fiebre mundial. Si nos fijábamos en los investigadores consagrados al estudio del fenómeno, los libros, su constante aparición en los medios y hasta la existencia de algún que otro informe oficial parecía que la humanidad estaba convencida de la existencia de seres extraterrestres en nuestro planeta. Pero para aquellos investigadores que se habían tomado en serio el estudio
del Fenómeno OVNI y que están comprometidos, no tanto con la divulgación del misterio sino con el resolver el enigma, empezaron pronto a ver que algo no encajaba con la Hipótesis Extraterrestre. Los cientos de horas de trabajo de campo, de observación, de interrogación de los testigos, de recabar informes oficiales al final arrojaban unos resultados muy, muy pobres que de forma sistemática llevaban a la frustración y la desesperación intelectual. Esta ausencia de pruebas concretas de la intervención extraterrestre en nuestro planeta se compensaba con mensajes de inminencia. A veces y esto se repite a lo largo de la reciente historia de la ufología, parece que estamos al borde de un alumbramiento cósmico pero al final nunca ocurre nada. Es curioso repasar libros o programas de radio de los 70, 80 y 90 donde siempre se intuye que algo va a ocurrir y que por fin las señales se van a
confirmar. Pero nunca pasa nada. Y siempre estamos en el mismo sitio. No es de extrañar que los investigadores serios empezaran a plantearse hipótesis alternativas. Así tras el furor inicial de la Hipótesis Extraterrestre en los años 50 y 60s, en la década de los 70 la ufología más especializada y solvente comienza a plantearse nuevos paradigmas del fenómeno. Es el albor de lo que vendría a llamarse la Nueva Ufología cuya principal premisa es considerar que la Hipótesis Extraterrestre no es capaz de explicar un fenómeno complejo y multidisciplinar que trasciende la irresistible y fascinante idea de que civilizaciones extraterrestres exploran nuestro planeta. Esta Nueva Ufología tendrá muy diversos valedores pero si hay una figura que destaca sobre todas las demás es Jacques Vallée. Curiosamente éste es un personaje que no goza de excesiva popularidad aunque el mismísimo Steven Spielberg le hiciera un homenaje en “Encuentros en la Tercera Fase” con ese trasunto del investigador (Claude Lecombe) encarnado en el film por
François Truffaut.
Jacques Vallée es un investigador y científico francés, actualmente afincado en USA, que desde muy joven mostró una absoluta devoción por el Fenómeno OVNI. No sería el único campo en el que destacaría este polifacético pensador. Al margen de la ufología, Jacques Vallée es un astrofísico de primer orden, un pionero en la informática y es un reconocido empresario de éxito en Silicon Valley. Como todo buen ufólogo en ciernes, Jacques Vallée decidió apostar en un primer lugar por validar la Hipótesis Extraterrestre, de la cual estaba absolutamente convencido. El vivió varias oleadas de OVNIs tanto en Francia como en Estados Unidos e incluso afirma haber visto uno con su familia cuando no era más que un niño. Sus trabajos de aquella época se caracterizan por combinar elegante rigor intelectual con un incansable trabajo de campo visitando lugares donde se han avistado OVNIs, entrevistando a testigos, recogiendo muestras y hasta incluso estableciendo metodologías y protocolos. Pero pese a sus esfuerzos los resultados que arrojan sus investigaciones acaban por demostrarle que el enfoque predominante a la hora de abordar el fenómeno OVNI no es el adecuado. Así tras un laborioso proceso de documentación histórica y contraste de sus propias investigaciones personales, Vallée publica su obra fundamental “Pasaporte a Magonia” y que en sus propias palabras le convertirá en un “hereje entre los herejes” y en el enemigo público de la ufología convencional. En su libro, Vallée traza una solución de continuidad entre los avistamientos OVNIs, pero sobretodo los encuentros cercanos, con las clásicas leyendas de encuentros con hadas, gnomos, o criaturas mágicas. A través
de sus páginas, el autor francés señala las analogías que existen entre los llamados encuentros féericos de siglos anteriores y lo que hoy conocemos como OVNIs o encuentros cercanos. El científico francés demuestra de manera ejemplar lo siguiente:

1. A lo largo de la historia existen registros equivalentes de encuentros con entidades e inteligencias no humanas en distintos confines
del planeta de una manera en la que no se puede aducir la existencia de una contaminación cultural.

2. Los encuentros con supuestos extraterrestres o incluso las novedosas abducciones comparten estructura y multitud de puntos en
común con registros de encuentros con lo insólito de tiempos pretéritos: estados de conciencia alterada, zumbidos, perdida de noción del tiempo, fetichismo mágico y sobretodo una predominancia absoluta de lo absurdo en las interacciones entre humanos.

3. Lo que antes se interpretaba como apariciones mágicas o religiosas, hoy se concibe y se enmarca dentro del paradigma científicotecnológico de la HET.

4. Ambas interacciones son parte de un esquema que no se rige totalmente bajo nuestras leyes materiales sino que responde a otras dimensiones que dejan su impronta en nuestra realidad de una manera muchas veces residual.

5. Los OVNIs junto a las otras entidades no son más que metamorfosis de un sistema de control de la conciencia humana que escapa a nuestro entendimiento humano pero cuyos fogonazos podemos recoger a través de los testimonios OVNI o de las mitologías
trascendentes.

Después de “Pasaporte a Magonia”, Jacques Vallée continuaría publicando libros tales como “Revelaciones”, “Confrontaciones” o “Mensajeros del Engaño” en los que seguirá profundizando en sus planteamientos fundamentales. Vallée pasará por diversas fases y en ellas se acabará mostrando bastante crítico con la ciencia convencional y su estrechez de miras, la inocencia de la ufología ortodoxa, pero sobretodo manifestará su desprecio hacia las autoridades y gobiernos a los que les acusa no sólo de no tener
ningún interés en acercarse tan siquiera a la verdad, sino que, de hecho, se han aprovechado sistemáticamente del fenómeno OVNI para manipularlo a su antojo e interés. Las conclusiones de Vallée no son en absoluto evidentes. El investigador francés intuye que los OVNIs son una manifestación de algo complejo, superior y dotado de una inteligencia pero el propio autor reconocerá que quizás el conocimiento de la naturaleza OVNI esté fuera del alcance no sólo de nuestra ciencia y cultura sino de nuestro equipamiento cognitivo. Independientemente de estas especulaciones, la verdadera ruptura de Vallée será demostrar que el Fenómeno Ovni no es en absoluto novedoso y supera el sentido de sus siglas. Siempre han existido encuentros con lo insólito y el autor lo demuestra con cientos de ejemplos registrados en la literatura de las distintas épocas. En la edad media hablaban de demonios, íncubos y súcubos (Era una conclusión coherente con el esquema cultural y cognitivo imperante), más adelante se interpretaron como románticas  criaturas mágicas tales como duendes y hadas, para finalmente manifestarse como extraterrestres que vienen desde los distantes confines del cosmos. Lo que hoy entendemos como OVNI no es más que la interpretación de un fenómeno que viene manifestándose a lo largo de la historia de la humanidad. Una de las consecuencias de los argumentos de Vallée será el integrar el fenómeno OVNI con multitud de fenómenos sobrenaturales como pueden ser criaturas míticas, las apariciones o bestias legendarias. Esto tendrá serias implicaciones ya que por un lado permite ampliar el campo de estudio de una manera amplia pero en cierto modo le quitará cierta
patina de respetabilidad al fenómeno OVNI que de repente se veía abocado a compartir casuística con leyendas medievales o fábulas del romanticismo. Desde ese punto de vista, un avistamiento OVNI tenía la misma validez y legitimidad que un aldeano que afirma haber visto “La Santa Compaña”. Sin embargo, como veremos más adelante también permitirá plantear una teoría unificadora de lo paranormal que plantea interesantes desafíos intelectuales. Pero Vallée no acaba ahí. La estructura ideológica de lo OVNI no es casual, responde a una mitología que recoge las ansiedades y los anhelos de la raza humana en un determinado momento. Desde su punto de vista lo OVNI (O deberíamos decir la Hipótesis Extraterrestre) es el SuperMito del Siglo XX con esa mezcla de racionalismo, tecnología y mensaje de redención frente a las ansiedades que generaba un mundo que parecía abocado al horror tecnológico en forma de holocausto nuclear. La difusión de los OVNIs y su éxito en la ficción popular avalarían la gran adhesión que despertó.
Y de hecho ¿No se han preguntado nunca por qué el Fenómeno OVNI despierta tanta pasión entre sus adeptos y entre sus detractores? Si está leyendo esto, asumo que debe entender a que me refiero. La idea de las visitas de extraterrestres fascina a lo largo y ancho del planeta. ¿Por qué? Por un lado, se puede efectivamente ver los OVNIs como un Supermito generado que condensa buena parte de nuestros miedos (Apocalipsis ecológico, holocausto nuclear radiactivo…) y deseos (Salvación y ascenso a los cielos) de una manera muy efectiva en nuestra psique. Pero al mismo tiempo, puede que el Mito OVNI nos hace comulgar con nuestro Zeitgeist, con ese concepto hegeliano de espíritu de los tiempos en los que vivimos, convirtiéndolo en una poderosa conexión con nuestra época,
con nuestro presente. Lo cual acaba por darle una fuerza y una tensión a la que algunos parecen no poder resistirse, hasta para intentar demoler los planteamientos que sostienen el propio fenómeno.

(continuará….)

PABLO VERGEL

DENTRO DE LA MATRIX: INTELIGENCIA ARTIFICIAL, LA HUMANIDAD FUTURA Y EL ENIGMA OVNI

Las apasionantes teorías que existen tras el misterio ovni son múltiples y variadas. Por un lado, tenemos la popular noción de que las naves ovni representan seres extraterrestres del espacio exterior. Por otro, vemos a los observadores escépticos de este fenómeno que creen que tiene que ver con variada tecnología humana, diseñada por hombres como tú o yo, fuera del alcance del conocimiento público (o incluso de la mayoría del gobierno).

Y aún otros creen que los ovnis representan anomalías físicas extradimensionales, o alguna clase de inteligencia metaterrestre que es capaz de cruzarse con nuestra realidad en fugaces ráfagas, aterrorizando y fascinando de sus observadores terrestres.

 Es probable que, abierto como permanece el origen del fenómeno ovni, pueda comprender una combinación de todas esas cosas. Del mismo modo que, todavía hay explicaciones incomprensible que constituirían las bases de un cierto número de extraños sucesos observados en nuestra realidad.  Una de ellas implica la manipulación de nuestro entorno por una inteligencia que parece regirse por leyes físicas infinitamente diferentes de las nuestras; pero que sin embargo es posible que tal inteligencia pudiera estar muy relacionado con nosotros….o ¿incluso existiría como alguna extraña extensión de la humanidad misma?

Ya es bastante popular en libros y películas la idea sobre que podría existir una estructura programable dentro de nuestra realidad, o que algún tipo de realidad virtual podría cernirse sobre la humanidad, manipulada por otras inteligencias, culminando en lo que percibimos como nuestro mundo en derredor. Las películas de Matrix exploran esta posibilidad, así como en cierto modo, otras cintas de ciencia ficción incluyendo Vanilla Sky, la trilogía de Terminator y algunas más, en donde lo que vemos y percibimos como el “mundo real” podría ser el resultado de un estado de ensoñación, o incluso el resultado de una intrusión temporal (es decir, un viaje en el tiempo desde el futuro).

 Aplicando todo este tema en términos muy reales, fue publicado recientemente en el blog de Maxim Kammerer, erudito, crítico de arte e historia e investigador esotérico. En su artículo, Una nueva hipótesis ovni: Inteligencia artificial, Mundo Simulado Matrix y el Homo Mechanicus Post-Singularidad, Kammerer plantea la teoría que algunos ovnis podrían ser el resultado de los futuros humanos, denominados apropiadamente Homo Mechanicus debido a su presumible mecanización en un futuro Post-Singularidad, interactuando con nuestro presente a través de una compleja realidad Matrix.
 
Esta teoría es detallada más en profundidad en un manuscrito que Kammerer detalla en el artículo, titulado Ilusiones Espacio-Temporales: Una Exploración Transhumanista de la hipótesis de los ovnis interdimensionales de Jacques Vallee, que será publicado en un futuro cercano. En sus propias palabras, el autor dice:

“El manuscrito compara la idea de Vallee de la unidad de la materia y la conciencia con la teoría de David Bohm del Orden Implicado, de acuerdo a la cual la mente y la materia son generadas por un subyacente Orden Implicado que consiste en una premateria y preconsciencia existiendo como un único, inseparable e interpenetrado fenómeno. Las exhibiciones físicas simultáneas e inmateriales de los ovnis sugieren que el fenómeno no es material ni inmaterial en el sentido habitual de estos términos, sino que podría originarse desde una tecnología que dominara el Orden Implicado de Bohm que no tuviera espaciotiempo y que consistiría en un inseparable premateria y preconsciencia que generara materia y  consciencia en el campo del ilusorio espaciotiempo. De este modo, un dominio tecnológico del terreno común tras la materia y la consciencia podría ayudar a explicar el fenómeno ovni. El Multiverso de Vallee podría ser esencialmente lo mismo que el Orden Implicado de Bohm.”

 La interpretación de Vallee de varios fenómenos dimensionales en relación a los ovnis no se interpreta como las nociones convencionales de “multiverso”, propuestas por los partidarios de la Teoría de Cuerdas y múltiples dimensiones alternativas a las nuestras. En vez de eso, aceptando la noción por la que el espacio y el tiempo son, de hecho, ilusiones impuestas por nuestra consciencia resultante de nuestra habilidad física como humanos para percibir un mundo tridimensional, podemos comenzar a entender, en ausencia de un espacio físico real, la idea de ubicaciones alternativas en coincidencia con las nuestras se convierte en obsoleta; en vez de eso nosotros funcionamos en una única área perceptiva de conciencia. Podría decirse que algunos de los fenómenos que llamamos “ovnis” o “extraterrestres” derivados de la conciencia de un estado perceptivo del todo diferente que alguna que otra vez puede cruzarse con los humanos en esta realidad, aunque sea visto como si fuera magia por el observador humano medio.
 
El conjunto de esta idea es un pensamiento provocativo, y estando de acuerdo con Kammerer en el pasado en algunas cosas, yo creo que esta teoría aún siendo tan buena como cualquiera, -dejando a un lado multitud de extraños fenómenos que observamos de tanto en tanto-, está lejos de explicar las habituales manifestaciones físicas y sucesos fantasmagóricos que constituyen los ovnis y otras anomalías.

MICAH HANKS (11/10/2011)

PLATILLOS DE MANIPULACIÓN

El difunto Mac Tonnies -autor de Los Criptoterrestres y Después del Apocalipsis  Marciano-, dijo una vez: “Yo encuentro muy interesante que tantas descripciones de aparentes “alienígenas” parecen reflejar sucesos escenificados diseñados para confundir a los testigos y embrollar sus percepciones.” Mac no estaba equivocado. De hecho, el dio en el blanco. Uno puede incluso echar una más rápida mirada a la historia ovnilógica y ver claros indicios en los sucesos de supuestos OVNIS y extraterrestres que han sido cuidadosamente controlados, dirigidos y manipulados por la inteligencia detrás del fenómeno.

Una mirada atrás a muchos de los libros iniciales, periódicos y fanzines sobre los platillos volantes de antaño muestra que estaban llenos con encuentros entre estupefactos humanos y alienígenas “tomando muestras de tierra.” “Avistamientos por radar” estaban por todas partes. La gente estaba siempre en el sitio apropiado, -o, dependiendo de tu perspectiva, ¡el lugar equivocado¡-,  para ver a los sorprendidos extraterrestres recoger a toda prisa sus pequeñas herramientas y correr hacia la seguridad de su nave. Y ellos siempre se aseguraban de surcar los cielos a la vista del testigo.

Sin embargo, si analizamos críticamente sucesos de este tipo, es obvio que hay una pauta operando. Eso no es en absoluto de naturaleza accidental. Las entidades fueron vistas porque ellas claramente deseaban ser vistas. La razón: casi con certeza fomentar la expansión de la creencia en extraterrestres entre nosotros, a la manera de un meme. Y tuvo éxito sin duda. Después de todo, apenas 65 años tras el encuentro de Kenneth Arnold en Washington en junio de 1947, el fenómeno OVNI, -y lo que potencialmente implica, sin importar si eres creyente o no-, es, hoy, conocido en todas partes.

 A más largo plazo, al fin y al cabo 65 años no son muchos. Pero en ese período en gran medida cada uno de nosotros ha sido expuesto a la teoría de que “Ovni=alienígenas” de alguna forma, ya sea viendo algún programa de televisión, al leer un periódico, mirando algún anuncio publicitario que incorpora ovnis dentro de su campaña comercial, teniendo un encuentro personal o al conocer a alguien que lo tuvo,y … bueno, la lista sigue. Y aunque muchos no acepten que los extraterrestres estén entre nosotros, de alguna manera, es del todo irrelevante para el hecho de que esas mismas personas conozcan ya lo que el término “ovni” sugiere.

 Pero, ¿porqué tales entidades -o lo que sea la verdadera naturaleza del fenómeno- desearían darse a conocer entre nosotros de tan extraña, cuidadosa y trabajada manera? Quizá para intentar convencernos de su origen extraterrestre, cuando ellos son realmente….algo muy diferente….

De vuelta a 1957, un brasileño llamado Antonio Villas Boas afirmó haber sido seducido por una ardiente “barbie” espacial que bramaba como una bestia salvaje mientras la pareja estaba en ello. ¿No podría haber nada mejor que eso, no? Bueno, imagino que ella podría haber traído a otra amiga, también….

El caso Villas Boas ha sido aceptado por algunos en la comunidad ufológica, ridiculizado por otros y rotundamente desestimado por la mayoría. Por descontando que es una historia muy controvertida, pero también hay algo más.

Antes de su salida de la nave a la cual había sido llevado, Villas Boas supuestamente intentó robar un mecanismo similar a un reloj, pero fue lo evitó un airado miembro de la tripulación. El investigador Jacques Vallee ha señalado que Villas Boas afirmó que el reloj tenía varias marcas, que corresponderían a las 3, 6, 9 y 12 de un reloj ordinario. Sin embargo, mientras el tiempo corría, el reloj no.

“El simbolismo en esta observación de Villas Boas es claro”, dijo Vallee. “Nos recuerda los cuentos de hadas…del país donde el tiempo no pasa.” En suma, el folklore de siglos atrás está repleto de cuentos de gente que afirma haber visitado el reino de las hadas e intentó traer algo como recuerdo pero de una forma u otra se le impide hacerlo en el último momento, justo como a Villas Boas.

Y aún con el tema de las hadas: en 1961, un criador de pollos de Wisconsin llamado Joe Simonton afirmó haberse encontrado con extraterrestres que aterrizaron en su propiedad en un clásico platillo volante. Eran entidades de aspecto muy humano, de apariencia “italiana”, que generosamente le dieron al aturdido Simonton ¡un puñado de crepes que uno de los tripulantes había cocinado alegremente en su parrilla alienígena! Como la historia de Villas Boas, esto no es sólo controvertido, sino mucho más que eso. Continuemos, sin embargo…..
 
La Fuerza Aérea estadounidense tuvo noticia del caso Simonton y, como consecuencia, consiguió un resto de crepe para su análisis. Un informe preparado por el Food and Drug Laboratory of the U.S. Department of Health, Education and Welfare, demostró que el crepe estaba hecho de soja, almidón de salvado, trigo negro y grasa hidrogenada. Pero lo interesante era el hecho de que el crep estaba totalmente carente de sal. En el folklore de la Edad Media, las hadas no podían tolerar la sal.
 
Del mismo modo, en las historias actuales de abduciones, a la gente se le muestra los llamados “niños híbridos”. En mitología de las hadas, dichas entidades tienen un obsesivo interés en la reproducción humana y a menudo robaban niños y dejaban “sustitutos” en su lugar.

Muchos abducidos parecen tener recuerdos encubiertos en los cuales sus encuentros sobrenaturales con los Grises de ojos negros fueron reemplazados por sueños y recuerdos de tropiezos con búhos. La mitología romana habla de la Strix o Striga que ansía la carne humana y a menudo se manifiesta mientras la gente duerme. Su nombre se derivaba del término griego para búho. Cuantos de la Antigua Babilonia narran sobre entidades similares a búhos, de naturaleza sobrenatural, que provocan miedo y terror en los hogares de las personas en lo profundo de la noche, justo como los Grises.

Los paralelismos son obvios. Estamos viendo evidencias de un fenómeno muy viejo entre nosotros que, en varias momentos, ha sido percibido por romanos, griegos y en Babilonia de naturaleza cercana a lo demoníaco, por el folklore de la Edad Media referido al mundo de las hadas, y por nosotros hoy como extraterrestres.

Por supuesto, los viejos ufólogos cascarrabias, tercos como una mula, -que siguen atascados en que “los extraterrestres nos visitan en naves de metal y robar nuestro ADN”-, dirán que las creencias de los antiguos, con respecto a su percepción del fenómeno: hadas, demonios o lo que sea, estaba basada en su incapacidad para captar  que realmente estaban viendo visitantes de las estrellas. Por tanto, ellos incorporaron los encuentros dentro de sus creencias existentes relativas a demonios, duendes, trols, hadas, djinns, elfos, etc.

Pero aquí hay algo importante que muchos de los viejos cascarrabias olvidan (o no aceptan) abordar: ¿Y si  hoy estamos haciendo exactamente lo que aquellos otros antes que nosotros hicieron siglos atrás? Es decir: ¿Y si estamos percibiendo el fenómeno como extraterrestre pura y simplemente porque la noción ET es más plausible y aceptable para nosotros, -y a gran escala, también-, como los demonios y hadas lo eran para los hombres del pasado?
 
Quizá nadie, -ya fuera 3000 años atrás, 500 años antes, en 1950, o cuando sea-, haya llegado realmente a entender la verdadera naturaleza de lo que está entre nosotros y lo que quiere. Pero, muchos valientemente han intentado aportar soluciones. Y he aquí la parte más importante de todas: el fenómeno parece comprender con claridad que la perceción y las creencias humanas cambian con el tiempo y, como resultado, se manifiesta en la forma adecuada y relevante para las personas de la época.

No sólo eso: provoca encuentros para animar y reafirmar la pauta de creencias imperante. Supongo que dos sucesos al azar como (A) un motorista que se cruza con un “científico alienígena” recogiendo un poco de tierra a un lado de la carretera; y (B) alguien que “se pierde” en los bosques de Inglaterra en el siglo XVI y acaba en el “Reino de las Hadas” son todo menos aleatorios.

 No sólo tienen un regusto, -o sugieren-, de una cuidadosa manipulación. Eso es exactamente lo que son. Algo hay ahí fuera y quiere que hoy creamos en su origen extraterrestre. De la misma manera que en el pasado deseaba que se creyera en entidades sobrenaturales.

Todo esto nos lleva a otras cuestiones:¿Porqué la manipulación? ¿Y quiénes son realmente los manipuladores?
 
 Si después de todo “ellos” no son alienígenas, ¿qué podrían ser? Y si el escenario no-extraterrestre tiene validez,  ¿porqué el deseo de manipularnos y convencernos de la perspectiva extraterrestre? Vamos a echar un vistazo a algunas posibilidades.

Antes de que la presión sanguínea de muchos se dispare, yo soy el primero en admitir que lo que sigue son más teorías que se añaden a las ya aportadas. El hecho es que cuando se intenta comprender por completo el fenómeno ovni…bueno..¡no hay ningún hecho! Lo que tenemos, son ideas, teorías, indicios y creencias. Cualquiera que diga lo contrario está al cien por cien equivocado, engañado o está mintiendo. Nadie en la ovnilogía, -nunca-, ha ofrecido una prueba innegable al cien por cien de que alguna teoría es correcta más allá de toda duda. Dicho esto, leamos.
 
 Vamos primero de vuelta con Mac Tonnies y sus criptoterrestres. Dejando aparte si hay algo de cierto en su teoría que afirma que los ovnis podrían estar originados por una muy antigua raza que vive entre nosotros furtivamente, -y se hace pasar por extraterrestre para camuflar sus verdaderos orígens-, al menos él admitía que es sólo una teoría. No gritaba en tono estridente que estaba en lo cierto sin duda. Y no sugería que si estabas en desacuerdo con él debías ser expulsado del círculo ufológico. Así que muchos dentro de ese mismo círculo, -de esos que por alguna desconcertante razón, gritan alto algo como: “¡Yo estoy más cerca de la verdad que tú!”-,  podrían aprender más de una lección de Mac.

Más allá de originarse en mundos lejanos, Tonnies cuidadosamente especula con que los criptoterrestres podrían ser realmente una muy antigua y avanzada civilización, que ha vivido junto a nosotros en secreto, -posiblemente en el profundo subsuelo-, desde innumerables milenios. En suma, Mac sugiere que (a) hoy, sus miembros podrían estar disminuyendo; (b) su ciencia podría no estar demasiado adelantada a la nuestra, -aunque a ellos les gustaría mucho que creyéramos que están avanzadísimos, como maestros tecnológicos; (c) para moverse entre nosotros y operar en nuestra sociedad, ellos se hacen pasar ingeniosamente por alienígenas; y (d) ellos están muy preocupados por nuestras conductas hostiles, -de ahí por lo que están siempre tan interesados en advertirnos sobre los peligros de la destrucción nuclear y el colapso medioambiental: ellos están obligados a compartir de mala gana el planeta con nosotros; aunque de forma furtiva, claro está.
 
 Moviéndose entre seres del pasado y entidades del futuro, Joshua P. Warren, investigador y autor de numerosos trabajos sobre lo paranormal, aporta un punto de vista muy controvertido que señala que los ovninautas somos nosotros mismos en el futuro: Viajeros del Tiempo. Y al hacer eso, Josh se centra en profundidad en el misterioso asunto de los macabros Hombres de Negro.

Josh se pregunta sobre sus extraños atavíos: “¿Porqué los HdN visten así? ¿Porqué les llamamos Hombres de Negro? Bien, si un hombre se viste un traje negro, con un sombrero negro y pasea por la calle en 1910 y le ves, probablemente lo advertirías. ¿Pero pensarías que habría algo demasiado extraordinario o demasiado fuera de lugar?  No, seguramente no. ¿Y si ves a un hombre paseando por la calle en 2010 vistiendo un traje negro y sombrero negro, lo notarías? Probablemente sí. Pero, ¿pensarías que habría algo demasiado extraordinario? No.”
 
Con esto se demuestra, dice Warren, que el conjunto de traje y sombrero negros es lo bastante sensible para moverse dentro del contexto social de una cultura dentro de un siglo o más. Y así, por tanto, si eres alguien que estás metido en viaje temporal, -y durante el transcurso de tu trabajo diario vas a ir a 1910 por algún motivo, y un par de horas después debes ir a 1985, y un poco más tarde estarás en 2003-, no querrás tener que cambiarte de ropa tres veces. ¿Entonces qué haces? En la hipótesis de Warren, tu vistes un modelo que te va a permitir acceder a un más largo período de tiempo dentro del cual el mismo conjunto puede no llamar demasiado la atención.

“Y eso es por lo que”, sugiere Warren, “alrededor de todo el siglo XX el traje y el sombrero negro funcionará para ellos.”

Y si no quieres ir demasiado lejos de lo que en realidad eres, -más allá de extraterrestres, duende o algo sobrenatural-, sino un terrestre futuro, tendría un gran sentido. ¡Por supuesto la teoría tiene mérito!

Ahora viene la teoría probablemente más controvertidad de todas: los ovnis vienen del Infierno….
 
El Dr. Nelson Pacheco, -un antiguo jefe científico del  Supreme Headquarters, Allied Powers, Europe (SHAPE)-, y Tommy Blann, de la fuerza aérea estadounidense, afirmaron sobre el asunto ovni en su libro, Unmasking the Enemy (Desenmascarando al Enemigo): “….proponemos que la “realidad” tras el fenómeno ovni….es debida a la manifestación de de una conciencia no humana preternatural….el propósito es llevar lentamente a nuestras mentes mediante un discreto engaño a aceptar una falsa creencia, mientras socava nuestros procesos mentales racionales y nuestro espíritu humano.” Pacheco y Blann son claros en su creencia en que los ovnis tienen nada menos que orígenes demoníacos. Y otros están de acuerdo.
 
Hacia finales de los 70, dentro de la Organización para la Investigación de los Ovnis en Inglaterra (BUFORA), un buen número de importantes figuras, incluyendo el presidente fundador Graham Knewstub y el director, Roger Stanway, se convirtieron en creyentes en la teoría satánica para el fenómeno ovni. Desde luego, Knewstub fue al grano cuando dijo que “…su origen puede ser una intervención espiritual maligna.”

Mi propio libro, Final Events (2010), cuenta algo similar. Se relata la historia de la Elite Collins: Un grupo tipo think-thank (grupo de expertos) del gobierno estadounidense que llegó a la conclusión de que el tema alien era una farsa; creada por demonios despiadados, que nos estaban engañando y manipulando ingeniosamente. No sólo eso: el engaño y la manipulación, ellos creen, ha sido llevado durante desde que la raza humana ha existido. Las conclusiones de la Elite Collins son perturbadoras.
 
Afirman que el reino del más allá es inquietantemente similar al mundo ensoñado de la saga Matrix. En esas películas, los seres humanos son cosechados como generadores de máquinas increíblemente avanzadas. Para la Elite Collins, el espíritu humano proporciona una forma única de energía que alimenta a las entidades demoníacas. Así, a sus ojos, el Infierno es, -en suma-, una gigantesca “factoría de almas” donde la enigmática esencia de lo que nos hace humanos es cosechado y digerido a escala masiva por criaturas que nos odian de verdad, pero que nos necesitan para sobrevivir.

Para decirlo claro: nosotros somos su comida. Y nuestro planeta es una granja. Como las vacas en el campo, no vemos el panorama mayor más allá de donde vivimos. Esto es, hasta el FIN, cuando todo llega a ser terriblemente claro, justo como las vacas. Parece que los demonios no quieren destruir la Tierra. Antes lo contrario de hecho. Ellos nos quieren para vivir  y prosperar. Después de todo más gente significa más “alimento espiritual”. Y, -cuando ellos eligen andar entre nosotros-, nos permiten pensar que ellos tienen orígenes muy diferentes de lo que en realidad representan, para mantenernos en nuestro sitio y lejos de la oscura verdad. De ahí el “meme” OVNI de hoy, como el de las hadas de hace 500 años, y así atrás hasta los albores de la humanidad.

Ahora bien, antes de que la gente comience a tener pesadillas en las que son destinados a algo parecido a una planta de reciclaje paranormal, incluso los miembros de la Elite Collins admiten que su punto de vista era una combinación de teoría y sospecha. En otras palabras, no tenían evidencias. La mayor ironía es que miraban con malos ojos a los “creyentes en extraterrestres”, mientras no veían que ellos estaban haciendo exactamente lo que los otros: construyendo un sistema de creencias para intentar explicar un fenómeno que crea nada menos que un rompecabezas sobre un acertijo sobre un misterio sobre un enigma.
 
Así que, ¿dónde nos deja todo esto? Bien, te diré donde. Nos deja con una ingente cantidad de datos, -que se extiende miles de años atrás-, y que demuestra que algo ha estado silenciosamente (y en ocasiones, no tan en silencio) interactuando con nosotros, de forma contradictoria, manipulándonos, cambiando su imaginería para adaptarse a los tiempos y a la gente de cada época, y provocando incómodas y perturbadoras posibilidades sobre lo que  nos está engañando, -y siempre lo ha hecho-, y que no es lo que queremos pensar.

¿Demonios? ¿Viajeros del tiempo? ¿Criptoterrestres? ¿Entidades interdimensionales? No lo sé. Pero si, un día, la verdad emerge y son en realidad alienígenas llegados de un remoto mundo y nada más, me quedaré con los ojos tan abiertos como los de esos jod…s pequeños grises.

NICK REDFERN

Para conocer un resumen de teorías sobre el fenómeno extraterrestre mirad aquí

LA AMENAZA (11)

LA AMENAZA-. The Threat – Revealing the Secret Alien Agenda por Dr. David Jacobs. Síntesis y traducción de Tavo Jiménez
 
 
BIOLOGÍA ALIENÍGENA
 
Los reportes de los abducidos sugieren que los aliens carecen de boca, dientes, esófago, tracto digestivo, estómago, incluso orificios para eliminar residuos. Ningún abducido ha afirmado haberlos visto comiendo. Cuando la abducida Lynne Miller directamente preguntó a los alienígenas qué comían, tras una pausa, uno de ellos respondió: ‘No necesitamos consumir de la sustancia que vosotros sí necesitáis’.
Jacobs:
‘Hasta ahora, cómo los aliens obtienen ‘combustible’ ha sido un misterio. En mi temprana investigación aparecía que la biología alienígena era diferente de la biología humana, pero asumiendo que no había signo alguno de ingesta de alimentos, fácilmente podría pensarse que esas entidades eran similares a robots, dependientes de una fuerza energética interna. Una de las experiencias de abducción de Allison Reed me dio la clave a este enigma.’
 
El Dr. Jacobs narra los entresijos de la experiencia de abducción de Allison Reed, que duró cuatro días y medio. En ella, la abducida fue conducida por un híbrido (mitad humano, mitad alien) a reunirse con su acompañante, un hombre que la acompañaba desde el comienzo de la abducción. El híbrido –equivocadamente- llevó a Allison a una estancia que, aparentemente, estaba en zona prohibida (para abducidos). Era una gran sala circular con techo abovedado. Alllison observó aproximadamente cuarenta depósitos llenos de líquido, dispuestos en forma de herradura alrededor de la estancia circular. Ella escuchó un zumbido y observó una luz amarillenta que manaba –procedente del techo- hacia el centro de la sala.
Durante la sesión de hipnosis regresiva con Allison, ésta le describió a Jacobs lo que allí ocurrió, que viene a ser una suerte de alimentación o toma de combustible líquido mediante absorción cutánea. Y Jacobs añade: ‘La teoría de la absorción está apoyada por las informaciones que tenemos sobre fetos que flotan contenidos en depósitos llenos de líquido, a modo de incubadoras. Muchos fetos no tienen cordones umbilicales, lo que sugiere que éstos (los fetos) no reciben alimento de una placenta. Un alienígena le hizo saber a Diane Henderson, una abducida de Illinois, que los fetos permanecían en líquido para alimentarlos, y que el líquido era nutritivo. La misma explicación le fue dada a Pam Martin (otra abducida). Un alien la condujo a una sala de incubación, y le explicó la función del líquido ambiental en el cual los fetos flotaban, afirmando que éstos tomaban todo lo necesario del líquido’.
 
Jacobs nos cuenta el caso de Susan Steiner, una abducida que fue llevada a una sala guardería donde se le presentó un alienígena con un bebé en brazos. Lo primero que el alien hizo fue procurar que el bebé tuviese contacto con la piel de Steiner, frotando la cabeza y abdomen del bebé con ella. Luego, los alienígenas deseaban que ella alimentase al bebé, a lo que ella se opuso. Puesto que no pudieron forzarla a ello, trajeron un bol con líquido marrón y una ‘brocha’ para que ella cubriera al bebé con aquel líquido. Preguntados sobre el propósito de esto, le respondieron que se trataba de ‘alimentarlo’.
 
Así pues, comoquiera que sean los específicos procesos biológicos de los alienígenas, lo que sabemos es que obtienen ‘combustible’ –procedente de los humanos- de diferentes formas, y que su piel tiene una función excepcional. Pero estos son meros indicios sobre la biología alienígena, puesto que la razón de nuestra ignorancia reside, precisamente, en que ellos no desean que sepamos más. Han implementado una política de secretismo que, con éxito, nos previene de comprenderlos y conocer sus intenciones. El secreto es la piedra angular sobre la que se levanta todo el fenómeno de las abducciones. El éxito de la agenda alienígena depende de ello.
 
LA RAZÓN POR LA QUE SE OCULTAN
 
Jacobs:
‘¿Por qué los ovnis no toman tierra enfrente de La Casa Blanca? ¿Por qué no toman los alienígenas la iniciativa y solicitan reunirse con nuestros líderes? ¿Por qué no promueven un contacto formal? Estas preguntas han sido planteadas por la gente durante años, y merecen una atenta consideración. Aunque estas cuestiones son problemáticas en sí mismas porque están basadas en la asunción de que los alienígenas quieren darse a conocer, establecer contacto con los humanos, y hablar con nuestros líderes. Estas premisas son incorrectas. La evidencia que rodea a los ovnis y al fenómeno de la abducción sólidamente nos señala que no pretenden revelarse ante los humanos, sino que mantienen una estrategia de ocultación’.
‘¿Por qué querrían los aliens mantener el asunto ovni y el fenómeno de las abducciones en secreto? El secreto les beneficia a ellos y desconcierta a los humanos. Oculta los hechos y abastece, infinitamente, las especulaciones. El secreto es responsable del prolongado y hostil debate entre quienes sostienen la realidad del fenómeno de las abducciones y quienes lo desacreditan. El secreto tiene, también, una poderosa y negativa influencia sobre los abducidos. Les causa a ellos (y al público que los escucha), el cuestionamiento de su sanidad mental. Sin secretismo, no existiría controversia sobre los ovnis ni sobre el fenómeno de las abducciones.’
‘Últimamente, los avistamientos ovni no compromete el secretismo. Es imposible basar el análisis de las motivaciones y objetivos alienígenas sobre los avistamientos de ovnis y, ocasionalmente, de sus ocupantes. Debemos concluir, entonces, que los alienígenas marcan, activamente, los términos sobre los cuales nosotros podemos estudiarlos. Han elegido no aterrizar junto a La Casa Blanca. Han elegido no hacer contacto. En los años sesenta del siglo XX, el gran investigador francés Aime Michel brevemente lo etiquetó como “El Problema del No Contacto”.’
 
Seguidamente, el Dr. Jacobs se propone hacer un recorrido sobre las interpretaciones que el fenómeno ha tenido durante las diferentes fases históricas que, desde los años cuarenta del siglo XX, nos han traído hasta aquí.
 
Las hipótesis tempranas (1940-1960)
 
Jacobs:
‘Un avistamiento, cualquier avistamiento, parecería ser inconsistente con una política de ocultación (por parte de los aliens). Si los tecnológicamente superiores alienígenas desean mantener su secretismo, se podría argumentar que ellos habrían de evitar ser vistos por testigos. Pero a finales de los años cuarenta, los investigadores luchan con el puzzle del porqué los ovnis no hacen un contacto formal. Los investigadores sugieren diversas hipótesis sobre el No Contacto. Las primeras teorías apuntan a que la motivación del No Contacto reside en la hostilidad humana, la no interferencia por razones éticas, o en que vienen en misión de reconocimiento. Se incluyen varias combinaciones de los mismos supuestos.
La teoría de los ‘humanos hostiles’ sugiere que los ovnis se mantienen en la clandestinidad porque temen la agresión de nuestro mundo. Esta hipótesis estuvo muy de moda cuando EEUU participaba en los escenarios bélicos de la Segunda Guerra Mundial, Corea, la Guerra Fría, y fue influida por las –entonces muy corrientes- ideas antropológicas de que el hombre era innatamente agresivo, un animal belicoso. La primera reacción a una visita extraterrestre, al menos a niveles institucionales, sería el uso de fuerzas militares para controlar o destruir a los ovnis. De ese modo, se entendía que los ovnis mantenían las distancias debido a que eran presumiblemente pacíficos, especie que evitaba el conflicto. Como el analista de las Fuerzas Aéreas norteamericanas James Lipp sugirió en 1949: “Es difícil creer que una raza tecnológicamente avanzada venga hasta aquí, exhiba sus habilidades de forma misteriosa y, luego, simplemente se marche”. Lipp sugiere que “la aparente falta de un propósito, en sus diversos episodios, es también desconcertante. Sólo puede achacárseles un motivo: que los hombres del espacio sienten que nuestras defensas están ‘fuera de lugar’, sin esperar a ser beligerantes”.
 
Jacobs prosigue:
‘Esta teoría tuvo su expresión popular en 1951, en la película “The Day the Earth Stood Still” (‘Ultimátum a la Tierra’), en la que un ovni toma tierra cerca de La Casa Blanca, y los militares, armados y con tanques, inmediatamente lo rodea. Un soldado dispara y hiere a un extraterrestre salido del ovni. Cuando el alienígena escapa, éste completa su misión en la Tierra, sólo viviendo de incógnito entre los humanos. Así, evitar un contacto público era visto como una reacción preventiva a la inherente hostilidad humana.’
 
Jacobs menciona a uno de los pioneros en la investigación ovni, Donald Keyhole (autor de ‘Flying saucers are real’, 1950), quien defendió que ‘la Tierra había estado bajo una periódica observación desde otro planeta o planetas, desde, al menos, los últimos dos siglos’. Dicha observación, a juicio de Keyhole, respondía a un amplio plan de inspección, sin signos de contacto inminente. Plan que proseguiría hasta que su observación de nuestra especie se hubiese completado.
Sobre la base sugerida por Keyhole, el investigador canadiense Wilbert Smith especuló en 1953 que los extraterrestres, tras observar nuestra belicosa civilización, decidirán dejarnos, por ser demasiado primitivos y no alcanzar el estándar mínimo exigido. Otros investigadores opinaban igual, considerando a los alienígenas como una suerte de antropólogos que practican una política de no interferencia. Según esa teoría, los aliens tendrían una responsabilidad moral hacia nosotros, tratando de protegernos de las consecuencias de un contacto tan desigual.
 
Aime Michel combinó, en 1956, la hipótesis de humanos hostiles y la consecuente no intervención alienígena, cuando sugirió que los ocupantes de los ovnis no entraban en contacto por evitarse el peligro. Pero Michel añade que también habría razones ‘egoístas’ por parte de los alienígenas, dado que de mostrarse abiertamente las distancias entre ellos y nosotros podrían verse reducidas, perdiendo ellos su superioridad. ‘¿Usaríamos nosotros el conocimiento con la misma prudencia con que ellos lo han usado?’, se preguntó Michel.
Posteriormente, Aime Michel sugirió que los alienígenas habrían evitado el contacto para no causar estragos en la vida e instituciones humanas. Y los aliens nos suplantarían en la lucha darwiniana del que mejor se adapta. Y añade que el contacto podría, de algún modo, tener lugar sin nuestro conocimiento, porque los aliens son tan superiores y clandestinos que seríamos incapaces de detectar su actividad o analizar sus motivos.
 
En la década de los cincuenta, un nuevo elemento se introdujo en el debate sobre el No Contacto; aparecieron personas que alegaban estar en constante contacto con amistosos ‘hermanos del espacio’. Unos y otros se encontraban en restaurantes, paradas de autobús y áreas deshabitadas. Aunque los investigadores rápidamente expusieron a los contactados humanos como meros fraudes, las masas se creyeron el cuento.
En los años sesenta, la hipótesis de los humanos hostiles fue abandonándose, aunque la hipótesis de que los aliens venían en plan de reconocimiento se mantuvo.
Entretanto, miles de personas seguían observando avistamientos ovni; los investigadores recogieron miles de reportes de todo tipo de avistamientos, incluido aterrizajes de naves. Se incrementó, incluso, el número de reportes sobre ocupantes de ovnis, en los que los testigos veían a los aliens dentro o cerca del ovni. El caso de Barnie y Betty Hill, a comienzos de los sesenta, alimentó el argumento de que se el contacto se estaba llevando de forma encubierta.
¿Significaba esto que los alienígenas estaban mostrándose en un propósito? ¿Cuál era ese propósito?
 
Las hipótesis posteriores (1970-1990)
 
Ya en la década de los setenta, algunos investigadores comenzaron a teorizar que los ovnis estaban revelándose a sí mismos, lentamente, de forma que los humanos pudieran aclimatarse a la idea de la presencia alienígena. Supuestamente, una revelación brusca y repentina de su existencia afectaría enormemente a todas las instituciones humanas. Miedo, depresión. Aumentarían los suicidios, se produciría una desintegración institucional, habría crisis gubernamental, y otras formas de catástrofe podrían sobrevenir, conduciendo al caos y la anarquía. Así que los aliens no querrían impactar brutalmente a la sociedad humana mostrándose abruptamente.
Por tanto, los aliens habrían permitido a los humanos observar los ovnis como una especie de amortiguador social, aceptándolos gradualmente. Los investigadores (Jacques Vallée entre ellos) teorizaban que los avistamientos nos permitían lograr una forma más elevada de conciencia sobre los aliens, de una forma controlada (por los aliens) que se parecería mucho a la acción de un termostato, controlando (siempre ellos, los aliens) la temperatura.
Parte del diseño alienígena fue permitir la asociación entre el ovni –como objeto extraterrestre- y el escenario espacial; asociación que se introdujo en la cultura popular. De ese modo, los investigadores teorizaron que los aliens jugaban con nosotros como titiriteros, por nuestro propio bien, mientras cuidadosamente supervisaban el conocimiento que, sobre ellos, obteníamos.
 
Jacobs nos dice.
‘El investigador Jacques Vallée expuso una versión de su teoría en ‘The Invisible College’ (1975). Las aleatorias apariciones de ovnis, y las oleadas de avistamientos tomaron importancia para Vallée. Esas manifestaciones de ovnis serían parte de un Sistema de Control diseñado por los alienígenas para “estimular la relación existente entre las necesidades de la conciencia humana y las complejidades que nos rodean, las cuales han de ser comprendidas por ella”. Esto conduciría a lo que Vallé llamó “un nuevo comportamiento cósmico”.
Para Vallée, el fenómeno ovni residía en algún lugar entre el los mundos físico y psíquico. Y estaba enlazado a la conciencia del hombre, llamado a condicionar a la humanidad a fin de que ésta cambiase su observación del mundo y, presumiblemente, la posición del hombre dentro del universo. Así, los ovnis eran parte de un régimen de condicionamiento hacia los humanos, aunque Vallée era poco preciso acerca de los objetivos de dicho condicionamiento.’
 
El progresivo aumento de avistamiento de ocupantes de ovnis a finales de los años setenta y comienzos de los ochenta, dio peso a la hipótesis de que los entes provenían de ‘reinos psíquicos’, inmateriales, en lugar de proceder del espacio. Los alienígenas se mostraban de forma incomprensible para nuestra lógica; eludían el contacto, suspendían la comunicación, parecía que inspeccionaban a los humanos -a quienes paralizaban-, para luego meterse en su nave y desaparecer en vuelo. Los testigos hablan de ovnis que descienden sobre coches en marcha, ‘paseando’ a su lado en las carreteras, o persiguiéndolos. Otros testigos describen objetos que se han materializado enfrente de ellos, para luego desaparecer sin que se les haya visto, siquiera, volar.
 
El investigador y astrónomo J. Allen Hynek luchó con el problema del No Contacto y el aparentemente absurdo comportamiento de los ovnis. Cuando los ovnis empezaron a acercarse a coches y aviones, asustando a las personas, sin mostrar señales de buena voluntad, todo parecía ilógico. ¿Por qué los ovnis y sus ocupantes mostrarían un comportamiento tan bizarro?
Hynek especuló que los ovnis procedían de un universo paralelo, u otra dimensión. En cualquier caso, la facilidad con la que se muestran entre nosotros nos sugiere que los ovnis pueden hacer lo que deseen sin necesidad de llevar a cabo un contacto formal.
El biólogo e investigador Frank Salisbury resumió esas actitudes en 1974, cuando afirmó que ‘los extraterrestres podrían, simplemente, tener sus motivos para no desear un contacto formal, y… nosotros, en este estadio de nuestro desarrollo, simplemente no podemos comprender esos motivos’.
 
Jacobs añade a modo de colofón:
‘Creo que esas anteriores hipótesis son inadecuadas para explicar el fenómeno ovni. Los investigadores han basado sus hipótesis sobre el No Contacto en las evidencias circunstanciales. Además, la mayoría de las teorías han situado el No Contacto dentro de un contexto que tiene al hombre como centro: los alienígenas pueden temer a los humanos, o desear ayudarlos. Como Ptolomeo, quien asumió que la Tierra era el centro del Sistema Solar, la mayoría de los investigadores han asumido que los aliens vienen a la Tierra porque se han dado cuenta de la importancia y singularidad de la humanidad. Esto es lo que la tradición judeocristiana enseña.
En verdad, la mayoría de las tradicionales teorías de un contacto forman tiene sus raíces en el antropomorfismo judeocristiano. Esas teorías, generalmente, han asumido que unas especies alienígenas tendrían un poderoso interés en los complejos procesos de pensamiento, civilización y tecnología humanos. Los alienígenas nos respetarían y compartirían con nosotros su conocimiento científico y tecnológico. Y los humanos se unirían, junto a los aliens, a la comunidad de planetas. Esas asunciones han estado basadas no en evidencias, sino en ideas y procesos mentales derivados de la sociedad y cultura en las cuales esos investigadores vivían.
 
TAVO JIMÉNEZ DE ARMAS                           Conciencia y Evolución