BIBLIOTECA LIBERTALIA (junio 2017)

Una selección de libros, no necesariamente novedades, que me parecen interesantes y que, si puedo leer, en un futuro escribiré un artículo más extenso sobre ellos.

Si las editoriales están interesadas en enviar material o información para futuros artículos, reseñas o difusión pueden dirigirse a :
LIBERTALIADEHATALI, VICENTE MORALES, nº 7

28043 MADRID España

o a libertaliadehatali@yahoo.es

TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN. DECONSTRUYENDO UN MAGNICIDO: DALLAS 22/11/63  Javier García Sánchez

Este no es un ensayo convencional sobre “El Caso JFK”. Nunca lo pretendió. Más bien al contrario, en la segunda parte del texto se denuncia la falsedad de cierto número de ensayos convencionales acerca del tema, algunos de ellos muy reputados, si no intocables. Porque en Dallas, entre los días 22 y 24 de noviembre de 1963, exactamente desde las ejecuciones públicas de John Kennedy y su presunto asesino, Lee Oswald, tuvo lugar un complejo golpe de Estado desde dentro que afectaría no sólo a los EE.UU. sino al mundo entero, trastocando a peor el mapa geopolítico. Luego, durante tres lustros, por lo menos medio centenar de testigos fue liquidado a fin de ocultar una verdad que aún hoy se niega a nivel oficial. Dicho complot, coordinado por La Central de Inteligencia Americana, dejará tras de sí uno de los grandes misterios de la pasada centuria, aunque ahora podamos saber mucho más al respecto. En 2013, con motivo de los cincuenta años del magnicidio en Texas, iba a materializarse la última y definitiva ejecución de JFK, es decir su memoria. No digamos la de su presunto asesino. Libros, películas, documentales, reportajes, artículos de prensa: todos prácticamente al unísono en el mismo negocio de siempre. Nos mintieron hace medio siglo y continúan haciéndolo en la actualidad y, tanto entonces como hoy, ignorando la ingente cantidad de datos reveladores que nos dejó el caso. En el tortuoso camino hubo el Informe Warren y los Comités del Congreso y del Senado, pero sobre todo hubo toneladas de desinformación hábil y meticulosamente filtrada a lo largo del tiempo. Aquí será rebatida, sin concesiones. Por expresarlo a la manera spinozista, el objetivo fundamental de Teoría de la Conspiración es analizar hasta sus últimas consecuencias la presunta inocencia de Lee Harvey Oswald, de modo que ésta quede demostrada según el orden geométrico. Javier García Sánchez.

https://www.amazon.es/Teor%C3%ADa-conspiraci%C3%B3n-Deconstruyendo-magnicidio-Dallas/dp/8416259755

OVNIS LAS OPERACIONES SECRETAS DE LA CIA José Antonio Caravaca

Sinopsis:
¿Qué ocurriría si buena parte de los archivos de los investigadores OVNI fueran fruto de un gigantesco engaño? ¿Qué pasaría si algunos de los incidentes ufológicos más importantes de la historia fueran el resultado de una terrorífica experimentación clandestina? ¿Existe una gran operación de inteligencia para manipular el fenómeno OVNI desde sus inicios? ¿Es la CIA la responsable de algunas de las abducciones más célebres de la literatura ufológica?
Conoce la inquietante realidad que puede ocultarse tras los platillos volantes y que se ha silenciado hasta la fecha.

http://bibliotecadelmisterio.es/

http://caravaca.blogspot.com.es/2017/04/mi-nuevo-libro-ovnis-las-operaciones.html

LOS RIESGOS DE LA NANOTECNOLOGÍA
Marta Bermejo Bermejo y Pedro A. Serena Domingo

La aparición de la nanotecnología en cientos de materiales, dispositivos y productos cotidianos es imparable, alcanzando a todos los sectores productivos y mostrando su enorme potencial para mejorar nuestro bienestar. A la vez que ocurre esta revolución aparecen ciertos problemas causados por ella, algunos de índole social y política, y otros relacionados con los riesgos y el impacto de los nanomateriales sobre el ser humano y el medioambiente, avivando el debate social sobre la nanotecnología. Esta obra explica sus riesgos, presentes y futuros, los posibles daños y la forma en que todos estos temas se están abordando teniendo en cuenta las perspectivas relacionadas con la vigilancia de la salud, la prevención de riesgos, la regulación y la gobernanza.

http://www.catarata.org/libro/mostrar/id/1234

ST. PAULI OTRO FÚTBOL ES POSIBLE
Carles Viñas, Natxo Parra

En los años ochenta, gracias a los jóvenes vinculados al movimiento autónomo, al punk y al fenómeno de ocupación de viviendas, el St. Pauli se convirtió progresivamente en un club de culto. Desde entonces reconstruyó su identidad alrededor de unos parámetros completamente diferentes a los precedentes. A pesar de su escaso éxito deportivo, consiguió proyectarse como un equipo alternativo dada la serie de iniciativas de carácter social que emprendió una parte de su afición. Gracias a la identificación con ideas políticas de la izquierda, su escudo y sus estandartes han estado presentes en movilizaciones como Can Vies en Barcelona, Gamonal en Burgos o Gezi en Estambul (Turquía). Se ha convertido en un símbolo y suma más de 500 peñas repartidas por toda Europa, media docena de ellas en España.

El St. Pauli es la constatación de que otra forma de entender el mundo y el fútbol es posible. Es romanticismo en estado puro y es lo más similar al fútbol de barrio, a aquel fútbol popular que nuestros bisabuelos contemplaban desde las gradas cien años atrás. La forma de ser del FCSP ha hecho que personas de cualquier punto del mundo utilicen la bandera y el escudo en los movimientos sociales en los que participan. El año que viene seguirá en la Segunda División alemana, pero sus escudos estarán por toda Europa en primera línea de las protestas.

http://capitanswing.com/libros/st-pauli/

RUMBO A LO DESCONOCIDO Pablo Villarrubia

Pocos hombres han llegado a lugares tan recónditos del planeta, rincones que esconden los deslumbrantes misterios de las civilizaciones más antiguas, extraños fenómenos que escapan a la comprensión de la ciencia. Pablo Villarrubia, reportero de Cuarto Milenio, nos sumerge en un mundo lleno de belleza, intriga, aventuras y sensaciones.
“Rumbo a lo Desconocido nos sumerge en un mundo lleno de belleza, intriga y sensaciones salpicadas de misterio.”
VIAJA CON RUMBO A LO DESCONOCIDO y descubre los secretos de:
Las extrañas luminarias del desierto de Uyuni (Bolivia)
Los guardianes de las fórmulas secretas de l os bayele (Camerún)
La conexión cósmica de las colosales “dagobas” (Sri Lanka)
La morada de los muertos de los piaroas (Venezuela)
El fascinante y terrorífico ritual “djambi” (São Tomé y Príncipe)
El paraíso terrenal donde la gente nunca envejece (Altai)
La misteriosa desaparición del explorador Harry Percy Fawcett (Brasil)
El observatorio astronómico de los mil misterios (Armenia)

http://www.editorialodeon.com/tienda/Catalog/show/rumbo-a-lo-desconocido-366420

LOS PELIGROS DEL OCULTISMO Manuel Carballal

Manuel Carballal es el investigador que más casos de fraudes con móviles de temática esotérica ha resuelto en todo el mundo. Como criminólogo especializado en los delitos asociados a las creencias, ha tenido acceso a documentos policiales escalofriantes, en los que se recoge el lado menos amable del ocultismo y que se desvela en esta obra.

https://www.planetadelibros.com/libro-los-peligros-del-ocultismo/246839

CLEMENTE CERDEIRA INTÉRPRETE, DIPLOMÁTICO Y ESPÍA AL SERVICIO DE LA SEGUNDA REPÚBLICA Mourad Zarrouk

Clemente Cerdeira no fue un personaje principal, ni del protectorado de España en Marruecos, ni tampoco durante la Guerra civil. Sin embargo, varios protagonistas de aquella época, el mismísimo Franco entre ellos, lo tenían en su punto de mira, pues en sus manos, leales siempre a la Segunda República, estuvo la posibilidad de quebrar aquel golpe militar y así evitar tan cruenta guerra entre españoles. He aquí su historia…

https://www.editorialreus.es/libros/clemente-cerdeira-interprete-diplomatico-y-espia-al-servicio-de-la-segunda-republica/9788429019681/

¿QUÉ FUE DE LA GUERRA CIVIL? Nuestra historia explicada a los jóvenes Carlos Fernández Liria  Silvia Casado Arenas

Desde la muerte del dictador Francisco Franco se ha consolidado un relato complaciente de la Guerra Civil española: la guerra que comenzó en 1936 fue un enfrentamiento fratricida entre iguales, un conflicto lleno de dolor que tuvo su origen en los errores de unos y otros. Pareciera que, en cierta forma, ambos bandos perdieron. Esta narración, sin ser incierta en su totalidad, es abiertamente tendenciosa. La equidistancia respecto de los acontecimientos históricos no depende tan sólo de lo que se dice, sino de lo que no se dice, y en la historia de la Guerra Civil española son muchas las cosas que no se dicen.
En este libro, ¿Qué fue la guerra civil? Nuestra historia explicada a los jóvenes, se ofrece un relato alternativo a la luz de aspectos y lecturas de la guerra que deben ser tomados en cuenta para su perfecta comprensión. Ser equidistante, cuando se trata de víctimas y de verdugos, consiste en identificar a las primeras y señalar a los segundos.

http://www.akal.com/libros/QuE-fue-la-Guerra-Civil/9788446044376

GRANDES MISTERIOS DE LA ARQUEOLOGÍA Viajes al encuentro de lugares sagrados  Jesús Callejo

Esta obra viene a descubrir y demostrar que muchas culturas y civilizaciones de la humanidad tenían grandes conocimientos científicos sobre ámbitos tan diversos como la ingeniería, geografía o astronomía, y sobre todo, una concepción sagrada de la vida que les hacía pensar y crear en función de las apetencias de sus dioses.

Jesús Callejo nos introduce de manera cautivadora en los grandes misterios que los descubrimientos arqueológicos entrañan en todos los rincones del mundo y que a día de hoy siguen planteando muchos interrogantes. Un libro para disfrutar, aprender y observar nuestro mundo desde otra perspectiva.

http://www.esferalibros.com/libro/grandes-misterios-de-la-arqueologia/

EL OCULTISMO EN LA POLÍTICA Historia secreta de la búsqueda del poder Gary Lachman

Ocultismo en la política es un libro:

…Para descubrir que Estados Unidos fue una nación que diseñaron los masones, y que el peso de sus cimientos se deja sentir incluso en la Era Trump.

…Para saber en qué medida las ideas de artistas y literatos como Swedemborg, Steiner, Blavatsky, Bulwer-Lytton, Roerich o Jung han determinado las políticas de grandes líderes mundiales.

…Para tener en cuenta cómo rosacruces, illuminati, templarios, magos y alquimistas han influido en países y sus tomas de decisiones.

…Para comprender cómo influyeron las creencias en lo sobrenatural en movimientos de izquierdas y de derechas, desde el siglo XIX hasta hoy.

…Para recordar que detrás de Hitler se movieron ideas surgidas de un esoterismo rancio y ancestral.

…Para sorprenderse con la creencia en el «Rey del Mundo», una utopía que algunos creen que persiguen movimientos como la UE.

https://www.planetadelibros.com/libro-el-ocultismo-en-la-politica/248687

EL VALLE ASESINO Frank Westerman

La noche del 21 de agosto de 1986, sin razón aparente, se extingue toda clase de vida humana y animal en un valle en el noroeste de Camerún. Los cuerpos sin vida de gallinas, babuinos, cebúes y pájaros amanecen desperdigados entre la hierba. Y 1.746 personas, entre hombres, mujeres y niños, han sido sorprendidas por la muerte en sus viviendas, ya sea dormidas o en alguna labor cotidiana, sin rastro alguno de violencia. Las casas y las palmeras están intactas. ¿Qué sucedió?

El valle asesino analiza cada faceta en torno a esta muerte masiva y misteriosa en un poderoso y poliédrico relato, con aires de thriller, que se extiende hasta Islandia y Hawái. Frank Westerman nos sumerge en una intrincada realidad donde coexisten la ciencia y la omnipresente mitología del continente africano para poner al descubierto la verdad desde tres perspectivas tan distintas como válidas. En este apasionante recorrido intenta dilucidar cómo nacen los relatos, y de qué forma las palabras y los hechos se transforman en mitos.

http://www.siruela.com/catalogo.php?id_libro=3384

FANTASMAGORÍA, MAGIA, TERROR, MITO Y CIENCIA Ramón Mayrata

Este es el mundo de los espectros y las pesadillas, la alucinación y el delirio… Una inédita historia de la humanidad contada a través de la magia, la ilusión y lo fantasmagórico. Un libro destinado a convertirse en un clásico donde se une la historia con lo tétrico, lo maravilloso y el mundo de los fantasmas en una erudición prodigiosa.

La Revolución francesa fue un impresionante espectáculo, la eclosión de un conflicto social y político que se resolvió, en los momentos culminantes, con una extremada violencia. En un París ensangrentado, la fantasmagoría otorgó vida y movimiento a las sesiones estáticas de la linterna mágica. Las imágenes flotaban solas y enigmáticas, aisladas de su entorno, en una atmósfera en la que las tinieblas de la sala hacían visibles las tinieblas del espíritu. Los seres imaginarios cobraron existencia y movimiento. Los muertos volvieron aparentemente a la vida. Las sesiones masónicas de Schröpfer o Cagliostro, los espectáculos de Philidor o Robertson, de Rueda o Mantilla en España, surgen al tiempo que la novela gótica, con la que comparten el gusto por lo tétrico, lo maravilloso y lo fantasmagórico. Desde hacía siglos, los cerebros habían sido adiestrados para ver seres que no son visibles: dioses, demonios, monstruos o fantasmas. Todos estos seres improbables tenían en el otro mundo su domicilio fijo. Al igual que los antepasados. Pero con la desaparición de la creencia en otra vida, fueron desalojados del Más Allá y tuvieron que ser reabsorbidos por la mente. En cierto modo, los pensamientos se saturaron de espectros que se materializaban a través del sueño, las pesadillas, la alucinación, el delirio o la locura. También a través de la óptica. La fantasmagoría fue la respuesta tecnológica y artística de una época para hacer visible esa poderosa carga espectral recluida en el cerebro.

Fantasmagoría. Magia, terror, mito y ciencia muestra cómo la práctica de desplazar fantasmas o apariencias engañosas desde los sueños o la imaginación al espacio físico se remonta a una historia secular, donde inicialmente lo virtual se asocia con la magia y la religión. Durante miles de años las técnicas de prestidigitación fueron empleadas para la ejecución de la «trampa sagrada» por chamanes y sacerdotes como componente esencial del rito. Desde el Renacimiento, la magia se seculariza y convierte en un arte escénico que tendrá un papel crucial en la configuración de la manera de percibir y sentir la realidad de la cultura moderna, en las tecnologías que posibilitan la sociedad del espectáculo, en la aparición del cine y en el desarrollo de la realidad virtual que invade nuestro espacio físico.

http://www.lafelguera.net/web/FANTASMAGORIA-Magia-terror-mito-y.html

CAZADORES DE NAZIS Andrew Nagorski

Han pasado más de setenta años desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y la era de los cazadores de nazis está llegando a su fin de forma natural. Ahora es el momento de contar la historia completa de los hombres y mujeres que han dedicado su vida a seguirles el rastro a los asesinos del Tercer Reich. Un rastro que ha recorrido el mundo entero, con frecuentes paradas en Sudamérica, donde parte de los criminales más conspicuos encontraron refugio en la posguerra.

La historia empieza con los primeros juicios de Núremberg, recorre los procesos al comandante de Auschwitz Rudolf Höss, a «la perra de Buchenwald» Ilse Koch o al científico Arthur Rudolph, pasando por casos más dignos de una novela como el de la muerte del aviador Herbert Cukurs a cargo de un escuadrón del Mosad o la larga y accidentada búsqueda de Joseph Mengele, «el Ángel de la Muerte» de Auschwitz.

¿Justicia o venganza? La historia de los cazadores de nazis se ha debatido siempre entre estos dos polos. Y los perfiles de Simon Wiesenthal o del matrimonio Klarsfeld, junto a los de los jueces más destacados de estos grandes procesos, cuentan una historia a menudo intensamente personal, sin precedentes en los anales de la humanidad, y que cambiaría para siempre nuestra idea del bien y del mal.

http://www.turnerlibros.com/book/cazadores-de-nazis.html

 

CÍRCULO MÁGICO DE ARCOS DE LA FRONTERA, UNA JOYA SUFÍ EN ANDALUCÍA

El llamado Círculo Mágico de Arcos de la Frontera en Cádiz es uno de los puntos enigmáticos del legado Sufí, en su vertiente esotérica del Islam durante el periodo musulmán en Andalucía. Con una gran carga de energía, tanto telúrica como igualmente cósmica, le hace en sí, muy peculiar en su género, dentro de los clasificados círculos mágicos arqueológicos del planeta.

Bajando la escalinata, delante de la iglesia más importante de Arcos se encuentra el “Círculo Mágico” con su doce piedras rojas y doce blancas. Las blancas llevan marcadas distintas constelaciones cuyos agujeros en la loza estuvieron rellenos de plomo en su momento de mayor esplendor. Todavía las gentes del pueblo recuerdan cuando se traía a un niño a la iglesia para el bautismo, sus padres solían llamar a un exorcista para que librase al bebé de espíritus malignos dentro de este círculo protector. Indudablemente este era un lugar sagrado en la época musulmana.

Originariamente el círculo se encontraba en el interior del recinto de la antigua mezquita, hoy día la Basílica Menor de Santa María de la Asunción. Ante los temores fundados de que la Santa Inquisición iba a destruirlo, gentes implicadas y lucidas decidieron trasladarlo al exterior logrando que pasara como un simple adorno urbano más del entorno, salvándose así de la piqueta y fundamentalismo religioso de aquel entonces, cuyo celo arrasaba gran parte de las manifestaciones religiosas que le habían precedido y rezumaran peligro a su credo.

El Islam heredó directamente de la antigüedad griega, junto con la ilustración clásica, la astrología y la alquimia que se incorporan a los estudios europeos, también dentro del saber árabe se difundieron los conocimientos mágicos judíos. No nos extraña entonces que en la tradición islámica la forma circular sea considerada como la más perfecta. Entre los sufíes se representaba a Dios con un círculo, tal vez por influencia neoplatónica.

Los creadores del Circulo Mágico de Arcos de la Frontera entendían que el círculo son las cuatro funciones de la consciencia: pensar, sentir, intuir y percibir. Para ellos, el cuadrado era la expresión geométrica de la «cuaternidad» (combinación y ordenación regular de cuatro elementos), encarnando lo antidinámico, lo quieto, la estabilización de la perfección y su superposición nos muestra las relaciones entre cielo y tierra, además los cuatro elementos, las cuatro estaciones, las cuatro edades de la vida, pero sobre todo, los cuatro puntos cardinales suministrando orden y fijeza al mundo. Esto no les impedía captar el carácter femenino que suele atribuirse al cuadrado como símbolo preferentemente de la tierra, en oposición al carácter masculino que se advierte en el círculo.

Siguiendo la aproximación a la comprensión del Circulo Mágico, la persona que se coloca dentro de él se asimila al impulso y al movimiento vertical, que corresponde por su significado analógico de lo espacial y lo moral, al impulso de espiritualización. Mientras la horizontalidad de la misma persona dentro del círculo mágico con los brazos extendidos por oposición a la vertical del cuerpo, alude la serenidad, la quietud, lo estable, el cobijo, la no búsqueda.

Son muchas las cosas que nos dice y enseña el Circulo de Mágico de Arcos de la Frontera, por ejemplo que representa ante todo, el tiempo: sin principio ni fin, como una sucesión continua e invariable de instantes, idénticos unos a otros. Es un punto o centro extendido y participa de su perfección. Es emblema solar, igualmente tiene correspondencia con el número “10”, personificando el cielo y la perfección o incluso la eternidad. Su centro es el Principio y lo Real Absoluto, por tanto el Centro de los centros no puede ser otro que Dios. También es el centro, lugar de coexistencia de fuerzas opuestas, el lugar de energía más concentrada.
Podríamos dar muchas definiciones de Sufismo en Arcos de la Frontera.

Esencialmente es el viaje para conocerse a uno mismo, conocer el mundo y conocer la realidad, la fuente, Allah. Es un viaje en donde el ego se desmantela de las armaduras que cubren el corazón y el espíritu para alcanzar la plenitud, en donde lo Absoluto se manifiesta en la vida cotidiana, estado que permite al buscador saborear el momento.

El sufí en este lugar es el hijo del instante, se esfuerza por alcanzar la espiritualidad en la vida cotidiana. Es el que pone empeño por vivir en el Aquí y en el Ahora sin estar esclavizado por los condicionamientos negativos del pasado, se siente proyectado al futuro con la idea de desarrollar lo mejor de sí mismo y con el deseo de conocer al Amado a través de Su manifestación.

En el Círculo Mágico de Arcos se combina la magia astral, típicamente árabe, de origen persa y griega (que actúa por el poder de los astros y depende su efectividad de ciertos signos celestes, días, horas, posiciones planetarias), con los exorcismos (típicamente cristianos y judíos), la magia natural (lo que los antiguos consideraban la ciencia oculta, que se refiere al uso de sustancias naturales) y la magia diabólica (en que intervienen seres infernales).

Los límites entre magia negra y blanca en el Circulo son muy difusos y sujetos a numerosas discusiones, porque en realidad no existen ambas magias. La energía es Una y solamente la intención o el objetivo marcan la diferencia entre blanco y negro, bien y mal, luz y oscuridad, pero eso nada tiene que ver con Dios. Si el propósito es lograr algo que sea constructivo (positivo) los giros son en la dirección de las manecillas del reloj, si por el contrario es destructivo, eliminación de algún impedimento, lo giros son en dirección contraria, siempre dando como mínimo nueve vueltas sobre el propio eje individual.

Por último y a titulo de ejemplo podemos recuperar y anotar una de las tantas oraciones curiosas en el camino de utilidad en el Circulo Mágico. El alcanzar deseos o beneficios del círculo pasa por concentrarse en el corazón, sin admitir ningún pensamiento que enturbie, ni hacer cosa diferente, con seguridad y fuerza, imaginar cada palabra diciendo:

“Padre Mío, Señor Mío, Dios Mío
Te ruego si es Tu Voluntad le ordenes a mi Intercesor Elemental
salir de mi cuerpo fusionarse con este Círculo Mágico para hacerlo libre de las fuerzas del Mal.
Intercesor Elemental, Intercesor Elemental, Intercesor Elemental
Trabajad en el Nombre del “Único”. “El Grande”, a favor de que consiga xxxx…
por el Poder del Supremo, por la Majestad de Él.

EDUARDO ARBOLEDA BALLÉN,  antropólogo.

Webislam

MAGIA NEGRA EN LA ANTIGÜEDAD

Desde tiempos remotos, el hombre ha buscado los más diversos métodos para dominar a las fuerzas sobrenaturales en su propio beneficio. Dioses, demonios y espíritus de los muertos estaban entre los poderes del otro mundo que, con frecuencia, eran requeridos para perjudicar a un enemigo en Grecia, Roma o el Egipto de la época helenística. Así actuaban los magos negros del mundo antiguo…

Las palabras “magia” y “brujería” evocan en nuestra imaginación escenas del medievo, de brujas y magos encerrados en sus cubículos oscuros, rodeados de multitud de artilugios y repugnantes ingredientes, mientras recitan hechizos al calor de sus calderos humeantes. Sin embargo, la práctica de la magia se remonta al amanecer de la civilización, y todas las culturas antiguas contaron con un amplio abanico de prácticas relacionadas con el mundo sobrenatural. Desde Mesopotamia a Egipto, pasando por Grecia y Roma, todos los pueblos antiguos vieron surgir, de forma paralela a sus creencias religiosas, prácticas que incluían la adivinación, las maldiciones, la fabricación de “muñecos vudú” e incluso el contacto con los muertos: la nigromancia. Sus practicantes fueron los primeros magos negros de la Historia.

No es de extrañar, por tanto, que ante la proliferación de estas prácticas, el hombre del mundo antiguo tuviera la percepción de que cualquier mal –enfermedades, infortunios e incluso la muerte– podía tener su origen en la “magia negra” practicada por sus enemigos.

Aunque la existencia de tales creencias era conocida desde hace mucho tiempo a través de textos literarios como la Odisea de Homero y obras de autores clásicos como Heródoto, Platón o Plinio el Viejo, ha sido en las últimas décadas cuando el estudio de la magia negra en la Antigüedad ha recibido una atención especial por parte del ámbito académico, de forma paralela al hallazgo de numerosas piezas arqueológicas que, bajo la forma de llamativos objetos, como las llamadas ‘tablillas de maldición’ o los ‘muñecos vudú’, han ido apareciendo en multitud de excavaciones de todo el mundo grecorromano.

Los estudios realizados hasta la fecha han dedicado parte de sus esfuerzos a determinar las posibles relaciones o diferencias entre religión y magia. Por lo general, aunque difusa en ocasiones, existe una línea que separa ambas prácticas. Mientras que en los cultos religiosos “ortodoxos” lo habitual era que el fiel rezase de forma sumisa a las divinidades, sometiéndose a ellas en busca de ayuda, el practicante de la magia pretendía obligar a los dioses o fuerzas sobrenaturales, casi siempre con una finalidad egoísta o inmoral y de forma discreta o secreta. Por otro lado, habría que distinguir también entre aquella magia realizada con fines benéficos o profilácticos (como la fabricación y el uso de amuletos protectores contra todo tipo de males) y la ejercida con la intención de causar algún daño o de doblegar la voluntad de un enemigo, y que habitualmente se denominaba peyorativamente como goecia (del griego goeteia).

En todo caso, y aunque el origen de dichas prácticas de remontaría muy atrás en el tiempo –en el mundo grecorromano solía identificarse con técnicas utilizadas por los antiguos sacerdotes persas de Zoroastro y Clemente de Alejandría afirmaba, en el siglo III d.C., que Egipto era “la madre de los magos”–, éstas se hicieron especialmente habituales durante el periodo helenístico y los primeros siglos de nuestra era, siendo moneda corriente entre griegos, romanos, judíos en incluso cristianos.

TABLILLAS DE MALDICIÓN
Entre las variadas formas de “magia dañina” que se practicó a lo largo de la Antigüedad clásica, una de ellas destaca de forma especial, por estar asociada a cierto tipo de hallazgos arqueológicos. Son las llamadas tabellae defixionum o “tablillas de maldición”, piezas consistentes en finas láminas –generalmente de plomo–, sobre las que se escribía el nombre de la víctima, a menudo acompañándolo de símbolos y fórmulas mágicas.

Hasta la fecha, los arqueólogos han descubierto más de 1.600 de estas tabellae defixionum, repartidas por todas las provincias romanas y distintos puntos del mediterráneo, y datadas en un periodo cronológico que abarca desde el 500 a.C. hasta finales de la Antigüedad. Normalmente, estas tablillas, una vez debidamente preparadas con las inscripciones correspondientes, eran enrolladas, atravesadas por clavos o uñas y enterradas en el interior o las proximidades de una tumba, el lugar de una ejecución o un campo de batalla. Se escogía estos escenarios pues se suponía que los espíritus de los muertos las “activaban” poniendo en marcha las maldiciones contra las víctimas. La finalidad de estos curiosos hechizos podía ser muy variada: en ocasiones se realizaban para perjudicar a un rival en una competición deportiva, otras buscaban “confundir” el discurso o la mente de un adversario durante un litigio jurídico o conseguir atraer a la persona amada. En algunos casos, por el contrario, podían buscar una meta positiva, como por ejemplo ayudar al espíritu de una persona fallecida de forma violenta.

En todos los casos, era necesaria la intercesión de las fuerzas del inframundo, bien fueran los espíritus de los muertos ya mencionados o ciertas divinidades relacionadas con el mundo de ultratumba. Entre estas últimas, es habitual la inscripción de los nombres de Perséfone o su madre Deméter, Hades, Hécate o Hermes, todos ellos vinculados con el más allá en una u otra forma. Ya en tiempos de la Roma Imperial, un periodo de gran sincretismo entre distintas formas religiosas, se hicieron habituales las menciones a divinidades de todo tipo: las egipcias Osiris, Seth y Thoth, las judías como Iao (Yahveh) o las mesopotámicas como Ereskigal.

MUÑECOS “VUDÚ”
Junto a las tabellae defixionum, otra de las manifestaciones de “magia negra” más llamativas –y este caso siniestras– son los denominados “muñecos vudú”. Estas figurillas, conocidas como kolossoi por los antiguos griegos, se realizaban en la mayor parte de los casos con plomo –aunque también se han hallado ejemplos en bronce, arcilla y cera–, y guardan una estrecha relación con las tablillas. De hecho, en muchos casos han aparecido asociadas a ellas. Aunque se han descubierto muchos menos ejemplos –apenas unas cuantas decenas–, suelen coincidir con las tabellae en finalidad, así como en el marco geográfico y la datación. En este caso, los ejemplos descubiertos varían desde las piezas toscas y apenas reconocibles como figuras humanas, a otras finamente elaboradas.

Al igual que sucedía con las tablillas, los muñecos “vudú” también eran enterrados dentro o cerca de las tumbas, pues debían ser “activados” por los espíritus de los muertos, y en algunos casos en encrucijadas –como señala Platón en uno de sus textos– o masas de agua. Por lo general se inscribía el nombre de la víctima sobre la figura, se modelaba con los brazos atados a la espalda y se atravesaban con clavos partes del cuerpo como la cabeza, los ojos, las extremidades o los órganos sexuales. Un aspecto similar al que acabamos de describir es el que presenta, por ejemplo, una singular figurilla conservada en el Museo del Louvre, en París. Pese a lo que pudiera parecer por sus aparentes similitudes con los muñecos vudú de los cultos afrocaribeños, en este caso la figurilla mágica no buscaba causar dolor o la muerte a la víctima, sino ejercer una especie de atracción mágica “amorosa”. De hecho, la pieza fue hallada en el interior de una vasija de arcilla, acompañada por una lámina con un hechizo de amor inscrito en griego, dirigida a una tal Ptolemais.

Aunque esta práctica adquirió un gran desarrollo en época helenística, existen algunos antecedentes similares que se remontan a tiempos del Antiguo Egipto. Al menos desde la Dinastía XII, fue habitual la inscripción de los llamados “textos execratorios” en figuras de barro. Dichos textos se grababan sobre figurillas de barro, madera o cera, representadas con los brazos atados y muchas veces arrodilladas, que simbolizaban a los adversarios del faraón (generalmente mandatarios de otras naciones enemigas) o traidores. Después se procedía a la destrucción de las mismas, y se depositaban en el interior o las proximidades de las tumbas. En ocasiones, los rituales de execración se realizaban tras la ejecución de un enemigo. De esta forma, “matando” el nombre de la víctima –parte fundamental de su personalidad–, el castigo se extendía a su alma en el más allá.

En ocasiones, estas figurillas podían representar animales, o bien ser insertados en cadáveres de los mismos. Un texto judío cabalístico datado en torno a los siglos III y IV d.C., el Sepher ha-Razim, describe con detalle como causar insomnio a la víctima escogida introduciendo una maldición en el cráneo de un perro negro “que nunca haya visto la luz”. Esta última instrucción indica, con seguridad, que el mago debía matar al cachorro poco después de nacer. En Antioquía, los arqueólogos descubrieron un singular grupo de nueve figuras que representaban caballos. Estas figuras estaban grabadas con los nombres de los animales, pero también de sus jinetes. ¿La razón? Su finalidad era maldecir a los mencionados, adversarios en una competición deportiva…

PAPIROS MÁGICOS
Junto a tablillas y figuras “vudú”, un tercer grupo de evidencias arqueológicas ha permitido a los investigadores profundizar en las prácticas mágicas de la Antigüedad. Se trata de los Papyri Graecae Magicae o Papiros Mágicos Griegos, un conjunto de textos escritos en griego, demótico y copto datados entre el siglo I a.C. y el IV de nuestra era. Estos textos, hallados en el desierto egipcio, constituyen un material de valor incalculable, pues no sólo evidencian la riqueza del sincretismo religiosos de Egipto bajo la dominación romana, sino que además amplían nuestro conocimiento sobre la variedad de hechizos y prácticas mágicas de la época.

Buena parte de las “recetas” incluidas en los papiros guardan notables similitudes con las tabellae, pero en otros casos presentan soluciones totalmente distintas. Una de las instrucciones más singulares explica, con todo lujo de detalles, cómo conseguir que el enemigo pierda la cordura: para ello había que atar un pelo de la víctima al de un muerto, y adherir ambos al cuerpo de un halcón. En otro caso, se alecciona al mago para conseguir que la víctima elegida sufra terribles pesadillas o incluso la muerte, después de dominar la ira del dios Seth y dirigirla contra el adversario deseado.

AL HABLA CON LOS MUERTOS
El repertorio de prácticas mágicas desarrollado en el mundo antiguo contaba también con otra “disciplina” de tintes no menos siniestros: la comunicación con los espíritus de los muertos, o nigromancia. Una práctica esta que debía ser común desde tiempos muy antiguos, pues la primera mención de la que se tiene constancia se halla, precisamente, en el libro XI de la Odisea, un texto que data de la época arcaica.

Los estudios realizados por los especialistas parecen evidenciar que la nigromancia fue una costumbre bastante común en Grecia. De hecho, distintas referencias en fuentes literarias hacen mención a los nekuomanteia o nekromanteia, “lugares de profecía de los muertos” o “lugares donde se ve a los muertos”, respectivamente. Al parecer, existieron cuatro oráculos de este tipo que obtuvieron una fama considerable: el Acheron, en Thesprotia; el Avernus, en Campania; Heracleia Pontica, en el Mar Negro y el Tainaron, en la península de Mani. Según el especialista Daniel Ogden, autor de Greek and Roman necromancy, estos nekuomanteia podían estar ubicados en cuevas artificiales o naturales, o bien en lagos “donde no había pájaros”.

Por desgracia, la arqueología no  ha obtenido muchas evidencias sobre las prácticas allí realizadas, aunque todo parece indicar que para obtener la información deseada, los consultantes debían pasar la noche en el interior del nekuomanteion, de forma que los espíritus le revelaran las respuestas durante el sueño, una práctica conocida como “incubación”.

Ya en época romana, la práctica de la nigromancia estuvo vinculada a la participación de niños durante el ritual, generalmente como médiums, pues se creía que los infantes vírgenes poseían un espíritu limpio que facilitaba la comunicación con los espíritus. Al igual que en el caso griego, la finalidad de estos rituales era obtener algún tipo de información valiosa, o una predicción sobre el futuro. Curiosamente, la participación de niños en los rituales nigrománticos extendió la idea de que, en ciertos casos, éstos eran sacrificados durante los rituales, algo que en ningún caso ha sido demostrado por la arqueología.

Esta connotación negativa de la nigromancia en época romana se manifestó tanto en la República como bajo el Imperio. De hecho, fue moneda corriente que algunos autores del momento utilizarán las acusaciones de nigromancia para desacreditar a figuras relevantes, e incluso a emperadores, como ocurrió con Nerón, Cómodo o Caracalla, entre otros. Una percepción negativa que tuvo su reflejo en la persecución que éstas y otras prácticas mágicas sufrieron en distintos momentos (ver recuadro).

La llegada y posterior desarrollo del cristianismo no acabó con estas “disciplinas” –algunas de ellas, como la adivinación, incluso fueron practicadas por miembros del clero en los primeros siglos–, aunque sí fueron modificándose con el tiempo, creando el caldo de cultivo para prácticas de índole mágica de épocas posteriores.

ANEXO
AL MARGEN DE LA LEY
Las distintas prácticas mágicas desarrolladas en el mundo grecorromano no fueron vistas por las autoridades de la misma manera, y su percepción fue distinta entre griegos y romanos. En el caso de Grecia, prácticas como la nigromancia no estaban mal consideradas, y por norma general sólo se perseguía aquel tipo de magia que buscaba dañar a un individuo o a la comunidad, y se juzgaba en función del mal supuestamente infligido. Una de las escasas referencias conservadas al respecto procede de la ciudad jonia de Teos, en cuyas leyes se condenaba a quienes empleasen pharmaka deleteria (magia dañina) contra la ciudad o algunos de sus miembros. Curiosamente, la cita aparece bajo la forma de una maldición contra quien realizase tal delito: “Aquel que emplee magia dañina contra la gente de Teos, sea destruido, él y toda su familia”.

En Roma, tanto durante la República como en el Imperio, las leyes fueron mucho menos permisivas. Así, el emperador Augusto prohibió durante su mandato el uso de la magia o la adivinación con la intención de predecir la muerte. Igualmente, Tiberio condenó a pena capital a todo aquel que utilizara métodos mágicos para averiguar cuándo iba a fallecer el emperador. Finalmente, en época de Constancio II, la nigromancia quedó proscrita en función de la ley De maleficis et mathematicis et ceteris similibus.

ANEXO
AMULETOS CONTRA EL MAL
Las víctimas –o aquellos que se creían tales– de las más variadas maldiciones contaban con distintos medios de protección frente al mal. El medio más habitual para contrarrestar los hechizos maléficos eran los amuletos protectores, conocidos como periapta o periamma y que, básicamente, consistían en una especie de láminas de oro o plata, llamadas lamella, que se colgaban del cuello y en las que se realizaban inscripciones. Estos amuletos podían proteger frente a males generales o maleficios concretos, como los que se creían causados por las tablillas de maldición. En el caso de éstas, y de los muñecos “vudú”, parece ser que bastaba con descubrir tales objetos maléficos para anular su poder. En otros casos, los amuletos podían consistir en gemas igualmente inscritas, cuyo poder era mayor en función de la riqueza y el valor de la piedra preciosa utilizada.

BIBLIOGRAFÍA

-DICKIE, Matthew W. Magic and magicians in the greco-roman world. Routledge. New York, 2003.

-JANOWITZ, Naomi. Magic in the Roman world. Pagans, jews and christians. Routledge. New York, 2001.

-MIRECKI, Paul, MEYER, Marvin (Eds.) Magic and ritual in the ancient world. Brill Ed. Boston, 2002.

-OGDEN, Daniel. Greek and Roman Necromancy. Princeton University Press, 2001.
-Magic, Witchcraft, and ghosts in the Greek and Roman Worlds. Oxford University Press. New York, 2002.

-PETROPOULOS, J.C.B. (Ed.). Greek magic: ancient, medieval and modern. Routledge monographs in classical studies. New York, 2008.

-PINCH, Geraldine. Magic in ancient Egypt. British Museum Press. London, 1994.

-VÁZQUEZ-HOYS, Ana María. Aspectos mágicos de la Antigüedad. Boletín de la Asociación de Amigos de la Arqueología nº 21, junio 1985.

JAVIER GARCÍA BLANCO

PlanetaSapiens

MAGOS Y ADIVINOS AZTECAS

BreveHistoriaAZTECASTraigo aquí un capítulo del libro Breve Historia de los Aztecas de Marco Cervera

CIENCIAS DE LO OCULTO: MAGOS Y ADIVINOS

Los seres humanos podían acceder a una comunicación directa con lo sobrenatural por otros medios, además del sacrificio. También existía una serie de técnicas que podían llegar a establecer contacto con lo divino. Este tipo de acciones del hombre son una serie de saberes y técnicas que permiten una comunicación directa con ese mundo poco accesible, pero este conocimiento era sobre todo oculto, no podía acceder cualquiera a este saber, que si embargo era un conocimiento que ponía al hombre en una situación de subordinación respecto a lo sobrenatural; nos referimos a la magia y la adivinación.
Una de las principales fuentes de investigación en torno a la magia mexica es, por un lado, la fuente escrita, pero sobre todo la gran cantidad de conjuros que durante el siglo XVII Ruiz de Alarcón pudo recobrar de diversos estados de México como son Guerrero, Puebla y Morelos, y que se publicó bajo el nombre de Tratado de supersticiones…
La magia, por una parte, debe ser considerada como una técnica para acceder a lo sobrenatural en una acción personalizada dirigida a convencer, amedrentar o engañar, mientras que la adivinación es una acción dirigida solo a conocer. De esta manera, los magos del mundo mexica conocían por lo menos dos técnicas básicas para convencer a las fuerzas sobrenaturales: el nahualatolli o lenguaje de lo oculto, lenguaje que solo ellos podían conocer, en el cual intervenían el cliente, sus colaboradores y los agresores. Parte de este lenguaje incluía el conocer el nombre secreto de las cosas, de manera que permitiera a los magos una acción directa de estos seres en su forma secreta. Este tipo de lenguajes
puede también ser conocido como conjuro.
La segunda técnica registrada es a través del consumo de psicotrópicos, que permitían acceder al mundo de los dioses. La magia estaba muy conectada con otras actividades de gran importancia como la medicina, y pese a que la magia era un acto solo para especialistas, había quien podía conocer algunos conjuros para activarlos en la vida cotidiana, como durante la pesca, la siembra, la caza o incluso la tala de un árbol, como afirma López Austin, una de las principales autoridades en este tema. Imaginemos por un momento, como puede suceder en el México actual en las comunidades indígenas, a un joven leñador que antes de actuar para poder derribar un árbol sabe que este ser de la naturaleza está formado por una materia pesada y mundana y solo necesita utilizar su hacha para derribarlo, pero a su vez sabe que una parte de ese árbol está formada por una pequeña parte de sustancias divinas, por lo que antes de cortarlo pronuncia un conjuro para evitar ser dañado por el árbol. Este tipo de actitudes era común en el México antiguo dentro de la vida cotidiana, pero cuando la acción era más importante, como inaugurar una casa o desarrollar algunas técnicas adivinatorias y medicinales, era necesario recurrir al especialista.
De esta misma forma se podía ejercer la magia medicinal mexica. Por un lado se actuaba sobre la naturaleza y se ejercía también una acción dirigida a los aspectos sobrenaturales que empeoraban la lesión, la enfermedad o la cuestión patológica que se tratara. Se concebían de esta forma dos tipos de enfermedades: la enfermedad mágica y la sobrenatural. La mágica se distinguía porque estaba causada por hombres como chamanes o brujos y podía curarse por la intervención humana; mientras que en la segunda es necesaria la petición de la cura a los seres sobrenaturales. Así, los mexicas mezclaban técnicas que debemos decir “científicas”, mágicas y en ocasiones religiosas para curar las enfermedades. De esta forma, los mexicas consideraban que una
buena parte de las enfermedades eran causadas por objetos mágicos, por humanos o por seres naturales que se infiltraban en el cuerpo. Los
médico-brujos utilizaban parte de sus conjuros, llamados nahuallatolli o discurso de los brujos, que producían un efecto de tipo placebo sobre
los pacientes. Además, suministraban sustancias y medicamentos que eran los que en realidad les curarían las enfermedades. Por ejemplo, cuando se daba la picadura de un escorpión se chupaba el veneno, se administraba tabaco sobre la herida y se invocaba el mito del origen de los escorpiones. Mucho se relacionaban las características del medicamento para curar enfermedades con características similares. Por ejemplo, con la Flor de corazón “yoloxochitl” trataban de curarse enfermedades cardíacas, con la hierba llamada tzotzoca tzihuitl, “hierba verruga”, se curaban las verrugas, etc. Pero las enfermedades no solo podían curarse con hechizos y conjuros y la asociación simpática de la cura y la enfermedad, sino que también existía un fuerte conocimiento de la medicina herbolaria con una larga tradición que aún se utiliza en el México actual y que está reconocida por la medicina científica. Esta herbolaria, de la que existe una gran abundancia en los recursos naturales mexicanos, fue sobre todo entendida por los antiguos mexicanos y fue uno de sus principales recursos para curar realmente sus malestares. Muchos de estos medicamentos naturales presentan propiedades curativas reales, que con una buena administración pueden ayudar a contrarrestar varios malestares. En alguna ocasión una mujer mazahua del estado de México me comentó que a su madre le habían hecho una brujería, pues recordaba que desde su ventana todos los días veía cómo un burro se paraba frente a su casa e inclinaba la cabeza y el cuerpo frente a esta. En otra ocasión, decía que constantemente veía cómo un perro de color negro también se acercaba a la puerta de su casa, tomando la misma actitud que el burro. Ella explicaba esto y lo justificaba diciendo que un brujo que vivía cerca de su pueblo estaba intentando lanzar una serie de hechizos malignos sobre su casa y su madre.
En el lenguaje popular de muchos pueblos de casi cualquier parte de la República Mexicana es también común encontrar narraciones de gente que dice observar a lo lejos luces brillantes que vuelan por los cielos, luces que generalmente se observan en lo alto de los cerros y que son solo explicables a ojos de los habitantes de estos pueblos como “brujas” que están rondando las casas para chupar la sangre a los niños. Dicen que estas “brujas” son mujeres como cualquier otra y que por las noches suelen quitarse los brazos y las piernas y dejarlos en un fogón para que el calor conserve las partes y se transformen en pavos para salir volando a buscar a sus víctimas. Argumentan diversas formas mágicas para evitar que entren a las casas, como colocar unos pantalones del revés en la puerta, un vaso con agua o unas tijeras. La larga tradición de la magia precolombina explica todas estas narraciones fantásticas por la conservación de muchos de estos rasgos mágicos.
Se sabe de la existencia en tiempos mexicas de un tipo de magos malvados, conocidos en lengua náhuatl como nahuales, cuyas características son precisamente las mismas que se manejan en las sociedades indígenas de ahora y que se contemplan bajo este tipo de narraciones fantásticas. Existían en tiempos mexicas diversos tipos de magos malvados que tenían una infinidad de procedimientos para hacer el mal a sus enemigos, como soplar el maleficio sobre la gente, quemar las efigies de sus víctimas o dormir a sus enemigos con pases mágicos para robarles. Se creía en un tipo de magos llamados teyolocuani que comían el corazón de sus enemigos. Pero de todos los magos, los más característicos y que se ajustan a las descripciones actuales eran los llamados mometzcopinque, los cuales, como ha registrado López Austin, “se arrancaban las piernas, colocaban en los huecos unas patas de pavo y salían volando con propósitos maléficos”. Hechiceras que podríamos identificar como las famosas brujas de sitios como Peña de Lobos en el Estado de México. Y por supuesto, los nahuales, quienes tenían la propiedad de transformarse en otros seres tomando la forma de muchos animales como pumas, jaguares, perros, pavos o bolas de fuego. Pero este, a diferencia de las creencias actuales, no se consideraba un mago malvado necesariamente. Nuevamente el uso de psicotrópicos y la auto mortificación eran los medios por los cuales los adivinos podían acceder al conocimiento de un absoluto presente, integrándose como observadores en la geometría cósmica antes descrita. Así, se podían conocer los secretos del pasado, del futuro y de lo oculto. Por ello estaban muy solicitados, para hacer cosas tan ambiguas como reencontrar las cosas robadas o hasta a la mujer desaparecida del marido. También podía precisar a través de las cuentas calendáricas y de los registros históricos fechas específicas, tanto malas como buenas Por ello, dependiendo de las combinaciones podían ser fechas de mala o buena suerte. Me refiero a un tipo de personajes que en tiempos prehispánicos se consideraban adivinos. Estos estaban presentes en el momento en que un niño nacía, ya que justo después se le otorgaba un nombre secreto o calendárico que le revelaría mucho de su presente y su futuro en esta tierra.
En la actualidad, pese a que el estudio de la religión mesoamericana es, a mi juicio, uno de los temas más fructíferos, aún siguen vigentes diversos problemas que causan polémicas, como pueden ser la unidad y diversidad de la religión mesoamericana y sus transformaciones históricas, el asunto de los sacrificios humanos en general y sobre todo su función social, el problema del calendario y su grado de precisión. Con este tema llegamos al final de nuestro viaje por un mundo que, después de más de 200 años de investigación, aún sigue presentando grandes momentos en su proceso de conocimiento.
Hay quien dice, ignorantemente, que todo está ya descubierto, pero ¡véanse los recientes hallazgos del Templo Mayor! Yo más bien me admiraría por todo lo que falta por descubrir.

MARCOS CERVERA   Editorial Nowtilus