WETIKO, EL VIRUS PSICOESPIRITUAL QUE ESTÁ INFECTANDO A TODA LA HUMANIDAD

descargaLos nativos americanos designan la enfermedad que padece la civilización occidental como wetiko, la manifestación maligna egoica que está destruyendo nuestro planeta

Hay un término que puede ser muy relevante para lo que estamos viviendo como civilización: wetiko. Este término es usado por los indígenas nativo americanos (wetiko para los algonquin), windigo para los Ojibwa) para describir la forma de pensamiento que se desarrolla entre personas que practican el canibalismo, como si fuere el virus mental del canibalismo. Se dice que este patógeno engaña a su huésped y lo hace creer que obtener la fuerza vital de los demás (plantas, animales, personas, etc.) es una forma lógica y racional de existir. wetikoEn otras palabras es el virus del egoísmo, o lo que Paul Levy ha llamado en su libro Dispelling Weitiko, “egofrenia”, el egoísmo intrínsecamente como una enfermedad que impide reconocer la realidad de que vivimos en un mundo interdependiente, que toda la vida tiene el mismo valor intrínseco y que en realidad no existimos como egos separados.

En su libro Colombus and Other Cannibals, el historiador de la cultura nativo americana, Jack D. Forbes, describe la creencia común entre comunidades indígenas de que los conquistadores europeos estaban crónicamente infectados de wetiko. “Trágicamente, la historia del mundo en los últimos 2 mil años es, en gran medida, la historia de la epidemiología de la enfermedad del wetiko”, escribe Forbes. “El canibalismo es el consumo de la vida de otra persona para el beneficio propio”. Puede que actualmente el canibalismo no ocurra de manera literal —aunque se podría argumentar que alimentarnos de animales es una forma de canibalismo—, pero ocurre masivamente en la forma en la que se ejecuta nuestro sistema económico. Miles de millones de personas viven entregando su jornal, toda su fuerza vital, persiguiendo una ilusión, una fantasía ajena, y en el proceso entregando su riqueza a unos pocos. Podemos ver un canibalismo en la voluntad de poder de conquistar el mundo y explotar la naturaleza; en el sobreconsumo y en la extracción de todos los recursos con el fin de obtener más ganancias personales (una especie de vampirismo también de la fuerza vital del planeta). Todo esto se hace en nombre de la civilización, un argumento colectivo que es la más crasa hipocresía. Cuando le preguntaron a Gandhi que pensaba de la civilización occidental, contestó: “Creo que sería una buena idea”. Una buena idea que pese a algunos intentos no ha logrado materializarse.

Al final de cuentas el egoísmo, o la egofrenia, es un canibalismo psíquico. Decimos que es una enfermedad espiritual o psicoespiritual, porque centra toda la conciencia en una parte del cerebro e impide reconocer la profundidad de la mente, que no está constreñida sólo a un cuerpo, a la materia, es decir,  niega el aspecto espiritual del ser.  “La civilización moderna padece un extremo dominio de los aspectos racionales e intelectuales de la mente, un desequilibrio que parece desconectarnos de la naturaleza, de la empatía y de nosotros mismos”, dice Levy.

Podemos creer que wetiko es sólo una forma, más o menos supersticiosa, de imaginar concretamente nuestro egoísmo. Pero es posible que aunque sea sólo una enfermedad mental pueda también contagiarse y replicarse en otras personas, como sugiere la teoría memética de Richard Dawkins. La información en cierta forma se comporta como un organismo vivo que busca perpetuarse, lo cual logra infectando a través de las ideas y el contenido mental (genes culturales) a otros organismos. Paul Levy sugiere que el wetiko opera como un virus mental que esparce a través de nuestros puntos ciegos, de la mente subconsciente, y depende de nuestra propia ignorancia de lo que está sucediendo, es decir, de no ver que estamos siendo arrastrados por la importancia personal o la egofrenia.

pkd-300x300Levy compara el wetiko con el concepto de la Prisión de Hierro Negro del escritor Philip K. Dick. En sus visiones gnósticas Dick notó que “estamos en un tipo de prisión pero no lo sabemos”. Darnos cuenta de que estamos encerrados en una prisión que existe una especie de simulación generada por nuestra propia mente (infecta por un agente patógeno, “un falsificador del espíritu”) que se superpone a la realidad. “La Prisión de Hierro Negro es una vasta y compleja forma de vida que se protege a sí misma induciendo una alucinación negativa”.

La Prisión de Hierro Negro se replica creando a través de nosotros microextensiones de ella misma, “extendiendo su pensamiento androide (la uniformidad) cada vez más”. A lo que Levy agrega ”el pensamiento androide, esto es, pensamiento grupal robótico mecanicista (sin creatividad programada en su sistema) es uno de las cualidades de la mente tomada por wetiko”. La enfermedad opera produciendo un sentido de aislamiento e independencia, de que estamos solos aquí adentro y el mundo haya afuera es salvaje y hostil. “Wetiko nos distrae explotando nuestra tendencia habitual inconsciente a ver la fuente de nuestros problemas como algo externo a nosotros”. Dick había escrito también que creer que existe una realidad objetiva separada de la mente que lo observa sería “un terrible error intelectual”. Esto es importante porque esta creencia en un mundo objetivo es la raíz de nuestra separación —lo que sustenta un mundo dividido entre un sujeto y sus objetos— y es también el alimento que mantiene corriendo el programa del ego como una realidad absoluta.

Philip K. Dick escribió “A veces me parece que el planeta está bajo un hechizo.. Estamos dormidos o en un trance”. Dick creía que un demiurgo que había querido reemplazar la creación original divina había producido un mundo falso, una realidad espuria —pero lo había producido a través de nosotros. El demonio se había infiltrado a nuestra propia mente, al punto de hacernos pensar que es nuestra mente.  (En este sentido puede ser útil recordar la visión del budismo tántrico de que los demonios son en realidad sólo las aflicciones de nuestra propia mente que se proyectan hacia afuera).

Debido a que a final de cuentas el mundo es divino y perfecto, según Dick, el mismo demiurgo y su simulacro global —la Prisión de Hierro Negro o el mismo Wetiko— son agentes de nuestra propia evolución, la enfermedad puede ser el detonador de un estadio de conciencia, de un reconocimiento de lo que es verdaderamente esencial en la vida. Se trata de descubrir que “hay un universo detrás del nuestro, oculto en su interior”. “El mundo no es sólo una falsificación, hay más: es una falsificación, pero debajo de ella yace otro mundo, y es ese otro mundo, ese mundo del Logos, que se filtra y rompe a través”. Dick dice que podemos acceder a ese mundo sin la necesidad de un sacerdote o intermediario. Para hacerlo debemos de recordar (anamnesis) que nosotros no somos realmente egos en un cuerpo sino que nuestra naturaleza es la misma que la divinidad que hizo que se manifestará el universo en primer lugar, es decir que somos la totalidad. Es por ello que el camino —y Dick era un ferviente cristiano gnóstico— era liberarse de la importancia personal y no huir del sufrimiento consustancial del mundo, sino hacerlo sacrificio en la trascendencia del conocimiento de esta unidad divina. “Si es que existe la felicidad en el hombre, ésta viene de su renuncia voluntaria a su yo en favor de su participación en el destino de la unidad total”, escribió Dick. “El poder supremo de la compasión es el único poder capaz de resolver este laberinto”. Tenemos aquí una receta para escapar de la Prisión de Hierro Negro (de la Matrix) y al mismo tiempo de curarnos de este virus llamado wetiko.

A fin de cuentas la noción de que somos egos o seres individuales separados del mundo es sólo un meme, quizás el meme más exitoso de la historia. Terence Mckenna sugería que debíamos contrarrestar los efectos del egoísmo que estaban destruyendo el planeta esparciendo otros memes. En este sentido esparcir el meme de wetiko, tomando conciencia de su existencia, podría un poderoso remedio para tratar la psicosis colectiva que sufrimos.

PijamaSurf

Anuncios

FENÓMENOS PARANORMALES COMO EVIDENCIA TEÓRICA DE UN UNIVERSO SIMULADO

unisimulEn los últimos años ha habido algunas teorías científicas y experimentos que indican que podríamos vivir en un universo simulado. Podemos ver una explicación de este fenómeno en las películas “The Matrix” y “Nivel 13” como ejemplos cinematográficos de realidad simulada.
Nosotros postulamos que el Universo es una realidad simulada y examinamos lo paranormal en base a esto y tratamos de mostrar cómo sirve para probar que, efectivamente, vivimos en una realidad simulada.
El fenómeno paranormal puede ser estratificado en varias categorías en esta tesis.
El contacto “alien” puede ser un contacto con los “simuladores”.
Las interacciones con lo paranormal pueden ser fallos en la simulación.
Las interacciones con lo paranormal podrían ser artefactos de anteriores simulaciones.

El contacto “alien” puede ser una parte inherente de la simulación, como un todo, o el propósito de la simulación como una manera de aclimatar a la humanidad a la realidad de los “alienígenas”.  Esto sería similar a la idea expresada en el libro “El Fin de la Infancia”.
Examinaremos ahora cada uno de estos puntos en el siguiente artículo.

holodeckSi vivimos en una realidad simulada uno esperaría que “los simuladores” tendrían métodos para monitorear la simulación. Podría haber modos por los que los simuladores pudieran interactuar fuera y dentro de la simulación. Uno puede imaginar que los simuladores podrían sumergirse dentro de la simulación para monitorearla de forma similar a los “agentes” en “The Matrix”.También se podría imaginar que los simuladores desearían controlar la simulación sin estar sujetos a leyes físicas dentro de ella y tendrían un medio mejor para observar e interactuar con los seres que la componen sin llegar a ser ellos mismo una parte de la simulación. Esto podría incluir la intrusión tecnológica. Una forma de imaginar esto sería buscar en el “Holodeck”(Holocubierta) en Star Trek.(http://es.wikipedia.org/wiki/Holocubierta) En la serie se usa una interfaz tecnológica para entrar fisícamente en la simulación de un entorno holográfico, que es el “arco”.

Ahora bien, si examinamos las experiencias de contacto en este contexto, uno puede mirar el contacto con entidades que se identifican como “extraterrestres” o que parecen estar “fuera” de alguna manera por lo que son otra “cosa” que humanos. También examinaremos el contacto con  seres y  tecnología que pueden ser interpretados como hardware “alienígena”. En los primeros días del fenómeno de los contactados muchas personas afirmaron contactar con seres físicos que se auto-identificaron como “aliens”, la mayoría de las veces estos seres parecían estar preocupados con el desarrollo de nuestra tecnología nuclear y el futuro de la raza humana, pero también había otros mensajes para impartir a los testigos.  Yo postulo aquí que el contacto con los seres físicos aparentes, en ausencia de  tecnología, son los simuladores o sus agentes inmersos dentro de la simulación con el fin de aparentar ser entidades físicas “reales”. Si se encuentran las entidades en relación con tecnología puede ser un ejemplo de una inserción tecnológica en la simulación y por lo tanto puede ser interpretado como un “OVNI” o “nave extraterrestre”.  Los seres y el hardware en este último caso no estarían sujetos a las leyes inherentes dentro de la simulación. Cuando se examina el fenómeno OVNI desde esta perspectiva resulta claro que las acciones de las “naves” y los alienígenas que las habitan son capaces de hacer cosas que desafían nuestras leyes físicas. Estos incluyen, -pero no se limitan a ello-, la capacidad de aparecer y desaparecer al instante, la capacidad de soportar las fuerzas G que serían fatales para los seres físicos en la simulación y que superan en gran medida nuestra mejor tecnología en velocidad y maniobrabilidad, que aparenta como “que no sea humana” en la forma, y la capacidad de realizar acciones que parecen ser imposibles en el marco de la física de la simulación.

nivel13Uno puede también plantear que cualquier simulación dejará de ser matemáticamente perfecta o perfecta en la ejecución. Por lo tanto uno puede postular que hay errores en el código de la simulación.  O hay lagunas en el código de la simulación que no dan cuenta de las cosas observadas dentro de la simulación.  Cuando se buscan las lagunas en el código de la simulación podría teorizarse que cosas tales como la materia oscura y la energía oscura son ejemplos de ello. Usamos esos términos “comodines” para estos componentes teóricos del Universo que están “ausentes” de la simulación. En otras palabras, en este contexto, la materia oscura y la energía oscura no son “reales”, sino simplemente indicios de datos que faltan en la simulación. Si nos fijamos en esto un poco más en profundidad podría llegar a ser más evidente.  Se podría imaginar que en una simulación no se necesitaría desarrollarla hasta el nivel subatómico cuando implica seres de menor inteligencia que no serían capaces de percibir aquello que está más allá de su capacidad inherente para observarlo. Algunas simulaciones serán peores que otras. También se podría suponer que las simulaciones pueden evolucionar con el tiempo para incluir las cosas que podrían ser percibidas por los avances tecnológicos de los seres dentro de la simulación.    Esto explicaría el efecto “observador” que vemos dentro de la física, al menos en cierta medida. En otras palabras, en una simulación  una cosa no “existe” hasta que los seres dentro de la simulación tienen la tecnología o la capacidad mental para observarlo. En una simulación evolucionada se añadiría nuevo material en tanto los seres dentro de la misma llegaran a ser más avanzados en su capacidad para percibir las cosas.  Se podría suponer que la adición y modificación de los datos dentro de la simulación crearía errores y que con el tiempo estos errores se agravarían. Estos errores en el código de la simulación podrían reportar observaciones de seres y eventos “sobrenaturales”, así como cosas que no deberían ser posibles.

Hay muchas razones para creer que si vivimos en un universo simulado podría haber cualquier número de simulaciones ejecutándose para diferentes propósitos. La simulación en la que residimos podría tener encarnaciones anteriores. Simulaciones anteriores con diferentes seres o diferentes parámetros podrían dejar artefactos incrustados dentro de la codificación de la simulación actual, especialmente si una simulación se inicia a un nivel inferior y gradualmente se hace más avanzada a la par que los seres que la habitan.
En simulaciones anteriores se puede esperar que las cosas sean tan diferentes como se hayan manejado los diferentes aspectos de la realidad. En este entorno, pudiera ser que las simulaciones anteriores incluyeran cosas tales como “dioses”, “héroes”,  seres y eventos “sobrenaturales”, así como criaturas mitológicas.  Ahora examinamos lo paranormal bajo esta luz y planteamos algunos ejemplos de esta posibilidad. El Bigfoot o el Sasquatch podrían ser artefactos de una simulación anterior o bien podrían ser seres inmersos en la simulación como si fueran criaturas “reales” que los simuladores querían observar. Tambi’en pudieran ser artefactos de criaturas que existieron en el “pasado”, como simulaciones previas.  Si estas cosas son artefactos de simulaciones previas uno desde luego esperar’ia que no hubiera ninguna evidencia concreta de la “realidad” de esos seres o eventos, ya que son meramente  errores de codificación. Podrían aparecer y desaparecer; serán inmunes a las armas, no se encontrarán sus cuerpos, las huellas de repente desparecerían, etc. Se puede extender esta idea a otros seres criptozoológicos similares, ya que todos parecen tener las mismas características básicas que los descritos anteriormente.

pelicula-nivel-13-infinitas-realidades-infini-L-0FJCln Lo que podemos encontrar es que, o bien vivimos en un universo simulado y nuestra conciencia está observando e interactuando dentro de él o nuestra conciencia se simula para percibir un “universo”, o ambas, nuestra “realidad” y nuestra conciencia pueden ser simuladas. En este contexto, la programación de nuestra conciencia, debido a la complejidad de tal empresa, estaría sujeta a errores que pudieran explicar los fenómenos paranormales como “problemas mentales”, estados de delirio y  alucinación.  Éstos serían ejemplos de errores dentro de la programación de nuestra conciencia y, como tales, pueden manifestarse como seres mitológicos, dioses, extraterrestres e incluso antigua tecnología.  Aunque en un entorno donde también nuestra conciencia está simulada, las cosas percibidas no son “reales”, ya que son simplemente constructos de nuestra conciencia. Esto puede explicar por qué algunas personas pueden “ver” un extraterrestre o un ovni y otras que están con ellos no pueden “ver” estas cosas en absoluto.

En el contexto de las propuestas hasta ahora también se puede plantear la posibilidad de que las entidades y las cosas vistas o experimentadas dentro la simulación estén allí por un propósito. En otras palabras, están programadas con sus propios parámetros. Esto puede ser parte de la simulación para algún propósito desconocido.  Hasta el momento, que estas cosas sean parte de la simulación  con un propósito definido pinta poco probable ya que no parecen tener un fin determinado. Esto sería verdad si suponemos que los simuladores son racionales y lógicos, lo cual parece ser el caso ya que la ciencia aparenta sobre todo ser coherente.

Ahora vamos a profundizar en la tesis básicas presentadas en este documento. Es muy posible que inteligencias no humanas pueden estar ejecutando esta simulación con nosotros, si en algún momento de nuestra historia, en su totalidad, los encontramos, ya sea en el pasado, presente o futuro. También es posible que nosotros los seres humanos estamos ejecutando nuestra propia simulación (es) con el fin de entender la historia o  programas experimentales. La naturaleza antropomórfica de nuestra realidad nos lleva a concluir que los simuladores son humanos o casi humanos, más que radicalmente alienígenas. Entonces nos podemos preguntar si esta simulación es una realidad simulada con seres conscientes “reales” insertados en ella o simplemente nuestra conciencia es simulada. Cuando nos fijamos en el estado de estudios de la conciencia se puede concluir razonablemente que nuestra conciencia no es simulada sobre la base de las cualidades observables de la misma y nuestra actual incapacidad para explicarla y definirla.La conciencia exhibe cualidades de no-localidad, y otras características anómalas. Si concluímos que nuestra conciencia no es simulada entonces estamos incrustados dentro de esta realidad simulada con un propósito. Yo no tengo una respuesta en cuanto a la finalidad de la simulación pero podrían ser gran número de cosas.  Una respuesta simple puede ser una historia viva ejecutándose en tiempo real, que puede ser vista y estudiada a intervalos con el fin de comprender mejor la historia en su totalidad en su contexto.

Vamos a considerar los fenómenos paranormales como los conocemos.  La gente ve ovnis, que son detectados por el radar y también exhiben un comportamiento que parece desafiar las leyes de la física tal como las conocemos. En todas las observaciones registradas e interacciones con los ovnis no hay una sola prueba inequívoca de que estas cosas sean físicamente “reales”. No hay nave que nosotros conozcamos. Ni restos conocidos. No hay cuerpos alienígenas. Del mismo modo la gente ve al Bigfoot que deja huellas y evidencias de su paso, pero no tenemos pruebas de que el Bigfoot sea un ser físico. Lo mismo es cierto para los fantasmas y otros fenómenos paranormales. Todos estos fenómenos comparten la misma característica de carecer de la “realidad” física en la medida en que se pueda demostrar con los artefactos físicos y pruebas innegables.

Parece más probable que los fenómenos paranormales en una realidad simulada sean el resultado de: Intervenciones físicas en la simulación por parte de los simuladores. Esto se manifiesta como encuentros “alienígenas”.
También se podría hacer para observar más de cerca la simulación. La intervención podría ser por inmersión en la simulación o mediante una interfaz tecnológica que permitiera a estos seres interactuar u observar sin estar sujetos a las leyes de la simulación. En este último caso podemos percibir algo de tecnología, análogo al “arco” en la sala de hologramas de la serie Star Trek. Esto puede tomar muchas formas, pero sin duda puede ser percibido como ovnis o “naves espaciales”, debido a la proximidad de los seres con tecnología aparentemente avanzada.

Artefactos de una o muchas más antiguas simulaciones. Esto parece ser cierto para las criaturas criptozoologicas como el Bigfoot, monstruos lacustres, “pájaros trueno”, dinosaurios relcitos y otras criaturas que pueden ser parte del “pasado” del planeta Tierra. Esto parece ser cierto para el fenómeno conocido como fantasmas. Si expandimos esta metodología se podría extrapolar esto para incluir cosas tales como los antiguos “dioses”, héroes, líneas temporales alternativas que podrían incluir avanzados seres reptilianos, así como mitos persistentes y fenómenos paranormales atípicos.

Finalmente tenemos los criterios de errores en el código y “falta de datos”. Se puede inferir que si somos una simulación lo más probable es que no seamos la única y que esta encarnación de nuestra simulación puede ser una de una larga lista de simulaciones. Se podría esperar que con el tiempo este tipo de simulaciones tendrían errores o datos perdidos. Como ejemplo de los datos ausentes consideremos los siguientes puntos:

En anteriores y más toscas simulaciones, los seres observados probablemente tendrían una mente y una conciencia mucho menos evolucionadas y probablemente un menor estadio tecnológico. Estos seres no serían capaces de detectar partículas subatómicas, ni de ver los lugares más lejanos del Universo.
Es lógico pensar que las simulaciones anteriores no tendrían que incluir datos que no podrían ser percibidos por aquellos dentro de la simulación. Por lo tanto es una conclusión razonable que las simulaciones de más edad pudieran no incluir todo el Universo observable que vemos hoy en día, ni las partículas subatómicas más pequeñas sino que utilizarían  marcadores de posición para esos datos. También se puede postular que una vez que los seres dentro de la simulación tuvieran la capacidad de detectar aquellas cosas que con posterioridad se añadieran a la simulación y eventualmente descubrieran. Si tuviéramos una situación en la que se añadiera código también se eliminarían los errores.
Pero errores podrían agravarse con el tiempo y podrían entonces manifestarse como muchos fenómenos diferentes, tal vez, incluyendo luces en el cielo, y otras cosas que están asociadas con fenómenos paranormales. Yo postulo que la materia oscura y la energía oscura son marcadores de posición para los datos que faltan en la simulación y puedo predecir que  serán observadas y explicadas tan pronto como desarrollemos la tecnología para hacerlo, ya que se añadirá a la simulación.

En el ejemplo de una realidad simulada parecería más probable que los fenómenos paranormales no sean “reales” en el sentido de que no representan una realidad física programada real, sino, por el contrario, son errores agravados. Esto incluría todos los fenómenos paranormales con excepción de la intervención directa de los simuladores como una exploración previa. Esto sería verdad si fuéramos seres conscientes reales incrustados dentro de la simulación o si fuéramos meramente “seres” con una conciencia simulada en esa simulación.

Nada en este artículo, mitigaría en cualquier forma la “realidad” del fenómeno para el observador ya que  lo que se observa es “real” en el sentido de que representan un fenómeno real codificado que se ha borrado, pero que permanece en un estado cuasi-observacional.

THEODORE TORBICH  Jr

DE SIMULACIONES, MUNDOS VIRTUALES Y PREDICCIONES

Wargames-640x409¿Y si en un futuro lejano algún gobierno u otras especies del espacio exterior, crean una simulación que recreara completamente nuestra realidad física? ¿Los seres conscientes los seres dentro de la simulación sabrían que formarían parte de un medio ambiente simulado, o afirmarían que tal noción es ridícula?

El Departamento de defensa de los EEUU ha desvelado su más nuevo proyecto de simulación, un mundo digital con billones de nodos que representan cada persona en el planeta. Se le conoce como SWS (Sentient World Simulation, Simulación de Mundo Consciente), y será un “espejo sintético del mundo real con un ajuste continuo automático de la información actual del mundo real”. Tal vez lo más interesante incluso es que se considera el proyecto como una PSYOP, operación psicológica, que intentará aprender como los humanos, individual y grupalmente, reaccionan ante ciertas situaciones.

¿Integrará el Ministerio de Defensa análisis de datos de los medios para incrementar el realismo? ¿Y cómo evolucionará esta simulación con nuestros avances tecnológicos? ¿Está más allá de lo posible que alguna vez uno de esos “nodos” pueda desarrollar una forma de conciencia?

Si fuera así, tal vez la teoría de la simulación de Bostrom no sería tan extraña después de todo. Quizás nosotros somos la nueva simulación, desarrollada siglos atrás, buscando el germen del nacimiento de nuestro mundo en un laboratorio informático militar.

(Traducido de TheGhostDiaries 1/10/2013. Y en otro artículo del 19 de este mismo mes, en esta página se habla de otro proyecto -para prospecciones de futuro-, esta vez europeo, Living Earth Platform, otra simulación informática desarrollada con el propósito de simular todos los aspectos de la vida en la Tierra, incluyendo la actividad económica humana, clima y otros procesos físicos del planeta.
Todo esto me suena extrañamente familiar a la novela Simulacron 3, en la que se basó la película Nivel 13)

libertalia1

LA VIDA EN LA MATRIX: NUEVA EVIDENCIA APOYA LA TEORÍA DE LA SIMULACIÓN

thirteenth-floor-640x420Nick Bostrom se ha convertido en algo así como una celebridad de culto en los círculos alternativos por su teoría de la Simulación. Esta teoría supone que, debido a la gran probabilidad de que las singularidades tecnológicas ocurran en el universo, es muy probable que civilizaciones avanzadas, -ya sea nosotros en el futuro, o alienígenas en una lejana galaxia-, hayan creado o crearán simulaciones. Dado que el número de estas simulaciones se contarían por miles de millones, Bostrom sostiene que en realidad es muy probable que estamos viviendo en una especie de simulación por ordenador.

La teoría actual es más elegante que nuestra descripción y se entiende mejor leyendo el documento original de Bostom, que suministra las ecuaciones matemáticas que la sustentan. Desde su publicación, la teoría de la simulación se ha convertido en una musa familiar para las audiencias de ciencia ficción, explorada en películas como The Matrix, Nivel 13, Dark City, y un puñado de películas de anime.

Para la mayoría de la gente, es un concepto excitante, pero en última instancia, incomprensible, algo que está por ahí, tan alejado de la realidad práctica que casi no vale la pena pensar en ello. Pero si eres como nosotros y te gusta ponderar lo distante, lo sublime, lo desconocido, y lo increíble sobre lo cotidiano, la teoría de la simulación en realidad ofrece una fecunda base para evaluar algunas de las preguntas más desconcertantes que nuestra civilización intenta responder.

FALLOS TÉCNICOS EN LA MATRIX

Se ha sugerido que la teoría de la simulación en realidad ayudaría a explicar la actividad paranormal, como fantasmas, casas encantadas, PES en sus múltiples formas y demonios. Visto como parte de la simulación, son simplemente pedazos errantes de código. Entidades como el Big Foot y el monstruo del lago Ness son tan reales como el pastel de manzana, excepto que los programas que están plagados de fallos técnicos.

La teoría de la simulación también explicaría los OVNIS, e incluso la falta de ovnis. Sí, tanto uno como lo otro. Con los ovnis, como señala Micah Hanks en La Singularidad Ovni, una de las anomalías más desconcertantes es que parecen desaparecer en un instante. Muchos ufólogos han señalado que los ovnis a menudo se comportan como si estuvieran en alguna realidad alternativa y de vez en cuando podemos verlos y detectarlos. La teoría de la simulación conciliaría el extraño comportamiento ovni, ya que serían programas pésimamente escritos (tal vez la diversión ociosa de un adolescente post-humano), o bien habrían sido deliberadamente programados para confundirnos.

La falta de extraterrestres u ovnis también podría conciliarse con la teoría de la simulación. La Paradoja de Fermi, que describe lo increíblemente extraño que resulta que en un universo tan asombrosamente enorme que contiene miles de millones de galaxias, cada una con millones de estrellas, con tal alta probabilidad para la vida inteligente (al menos de acuerdo con la ecuación de Drake ), nos hemos encontrado con el silencio cósmico. Pues bien, la teoría de la simulación podría indicar simplemente que la razón por la que no hemos encontrado señales de vida extraterrestre es porque no estaba escrito en el universo que ocupamos. O si lo ha sido, está siendo deliberadamente ocultado. Tal vez pronto se lanzará ese programa, o tal vez la nuestra es una experimento existencial sobre la soledad y la patología de las especies. Tal vez nuestro operador de simulación es un bastardo sádico.

RETÍCULA DE CRONODINÁMICA CUÁNTICA

Tal vez lo más curioso de la teoría de la simulación es que hay prominentes científicos y físicos, que no sólo la consideran posible, sino que están llevando a cabo activamente experimentos para probarla. Un equipo de físicos alemanes piensan que con el tiempo seremos capaces de pintar un mejor retrato de la denominada simulación numérica que es nuestro universo. Ellos están trabajando para crear una mini-simulación que requiere restricciones físicas para ejecutarse. Quieren ver si existen las mismas limitaciones en nuestro propio universo. Con el fin de crear la simulación, los físicos están usando un método llamado Retícula de Cromodinámica Cuántica para tratar de descubrir si existe una red subyacente al espacio/tiempo en nuestro universo. A pesar de que sólo han recreado un pequeño rincón del universo conocido, -unos pocos femtómetros-, han simulado la  hipotética retícula y ahora están buscando las coincidencias con las limitaciones físicas.

Una popular limitación implica partículas de alta energía. Resulta que nuestro universo tiene de hecho una limitación física que no se entiende completamente. Se la conoce como el límite Greisen-Zatsepin-Kuzmin o GZK. Y esta limitación es inquietantemente similar a lo que los físicos predicen que existiría en un universo simulado.

CÓDIGO INFORMÁTICO HALLADO EN LA TEORÍA DE CUERDAS

En los últimos dos años, el físico teórico S. James Gate ha descubierto algo extraordinario en su investigación sobre la teoría de cuerdas. Esencialmente, en el fondo de las ecuaciones que usamos para describir nuestro universo Gate ha encontrado código informático. Y no cualquier código, sino uno muy peculiar, un código binario lineal auto-dual de corrección de errores. Así es, corrección de errores de unos y ceros en el núcleo cuántico de nuestro universo.

Si bien nadie puede decir que esto es una prueba irrefutable de la matrix, es ciertamente revelador escuchar a S. James Gate y Neil deGrasse Tyson hablar en susurros casi profesionales sobre las consecuencias de la búsqueda de código informático mezclado con las ecuaciones de la teoría de cuerdas.

Estos son susurros de éxtasis para The Ghost Diaries. ¿Queremos saber que el universo es una simulación, que toda la verdad y la materia no es más que código, tal vez arbitrariamente programado por un ser que no podemos ni imaginar? No necesariamente, pero es divertido pensar en eso. Y lo hacemos, y mucho.

Alegra esa cara, vamos a lo profundo de la madriguera….

THEGHOSTDIARIES (Traducido por JUAN PEDRO MOSCARDÓ para LIBERTALIADEHATALI)

libertalia1

CUANDO LA IMAGINACIÓN CREA LA REALIDAD

matrix-585x306Como alguien que ha tenido mucho más que unas pocas experiencias extrañas en los últimos años, -sobre todo en relación con asuntos de naturaleza sincrónica-, a menudo reflexiono sobre la realidad. O, tal vez más correctamente, medito sobre lo que consideramos que es la realidad. No puedo dejar de sentir a veces que estamos habitando (¡o quizás estemos atrapados!) un extraño mundo de dimensiones no muy diferentes de las retratadas en The Matrix o Dark City. En ambas películas, lo que pasa por el mundo real en realidad no es nada de eso.

Y es de la naturaleza de la realidad en lo que me quiero centrar en estos momentos. En más de una ocasión, he encontrado ejemplos donde asuntos de naturaleza puramente de ficción parecen surgir de pronto a la vida en el mundo real. Si este tipo de cosas no se deben sólo a la casualidad y la coincidencia (y yo realmente no creo que lo sean), entonces hay algo profundamente extraño en marcha. No pretendo saber cómo ni por qué estas cosas pueden suceder, pero puedo destacar dos, -de muchos-, ejemplos para ti.

quatermass
En  Quatermass and the Pit, una película realizada en 1967 por la Hammer Film Productions (que fue lanzada en los Estados Unidos como Five Million Years to Earth)[y conocida en español como ¿Qué sucedió entonces?; N. T.], en la que extraños, mutantes y diminutos hombres-mono, -que fueron objeto de avanzados experimentos genéticos, emprendidos millones de años antes, debido a la visita de los marcianos-, aparecen en el metro de Londres de la década de los 60, en forma de heredados recuerdos espectrales.

La película se basaba en una serie de televisión de la BBC, también titulada Quatermass and the Pit , que fue escrita por el guionista Nigel Kneale. Se emitió entre diciembre de 1958 y enero de 1959. Tanto la película como la serie tenía un inquietante paralelismo con la historia de un hombre llamado Colin Campbell, quien sostenía que durante el trayecto a casa en el metro de Londres en los 60, tuvo un encuentro de pesadilla con una bestia muy similar a los representados en pantalla.

underground-570x570Según Campbell, la noche estaba muy avanzada y, lo más sorprendente, él era la única persona que se bajó del tren en la parada de la línea Northern. Cuando el tren se alejó del andén inusualmente desierto y en un mortal y misterioso silencio,  Campbell se dirigía hacia la salida,  afirmó haber escuchado un extraño gruñido detrás de él. Rápidamente se dio la vuelta y se sorprendió al ver a un gran y peludo animal simiesco cruzando pesadamente el andén hacia la vía, y en apariencia murmurando para sí mismo.

Lo más extraño de todo, sin embargo, era que la bestia era indudablemente espectral, en lugar de carne y hueso. Alrededor de tres cuartas partes de su cuerpo estaban por encima del andén, mientras que sus piernas eran curiosamente casi transparentes y, aunque parezca increíble, pasó justo a través del andén.

Campbell afirmó además que mientras estaba atemorizado, demasiado sorprendido incluso para tratar de moverse, la bestia continuó caminando a través del hormigón, a la derecha en las vías, y luego directamente a través de la antigua muralla justo detrás del túnel, -todo el tiempo sin prestar la más mínima a Campbell. Esto es escalofriantemente parecido a lo que se retrata en Quatermass and the Pit.

Cambiando de tema: desde 1977 a 1983, en Yorkshire, Inglaterra, se produjeron una serie de encuentros con lo que, increíblemente, fueron descritos por los testigos asustados como nada menos que a enormes monstruos alados, algo parecido a los pterodáctilos. Por supuesto, estas cosas no deberían ser vistas en ninguna parte hoy en día, ¡y menos aún en los cielos de la campiña inglesa!. Sin embargo eso es exactamente lo que los testigos afirmaron.
pterow
Resulta que cuando se produjo el primer encuentro de 1977, un escritor de ciencia-ficción, Ian Watson, estaba trabajando en una novela titulada Miracle Visitors(Visitantes Milagro). En el libro, un muchacho viaja nada menos que a Yorkshire, donde imagina una enorme ave monstruosa. El niño posee una habilidad extraordinaria: es capaz de exteriorizar su imagen mental del gran monstruo volador. De este modo, se da a la bestial mental algo parecido a la cuasi-realidad en el mundo real. Este es el concepto de Tulpa, o el pensamiento-forma.

En ambos casos, -uno en el metro de Londres en la década de 1960, y una completa oleada en el norte de Inglaterra y que abarca la década de 1970 a principios de 1980-, la línea entre la ficción y la realidad se han vuelto decididamente borrosas. De hecho, se desdibujaron hasta el punto en el que parece que los pensamientos, conceptos, ideas y paradigmas surgidas de las fértiles mentes de los escritores de ciencia ficción han irrumpido en el mundo real, en cierto sentido, por lo menos.

El escéptico sin duda menospreciaría y desestimaría estas anomalías al relegarlas a los dominios del fraude, confusión de identidad o coincidencia, -o, tal vez, incluso una rara combinación de los tres. Sin embargo, estos son sólo dos ejemplos de muchos de mis archivos de casos en los que la imaginación, -y, al parecer, muy intensa-, puede en última instancia, y radicalmente, convertirse en algo más.

Ese “algo más” es con toda seguridad un aspecto de la realidad que tiene un innegable aire de “estaba aquí un momento y al instante desapareció”. Sin embargo, esa naturaleza reconocidamente incompleta del fenómeno no elimina lo más extraordinario de todo: la imaginación no sólo influye en la realidad sino que aparentemente tiene la capacidad de crearla, también.

NICK REDFERN    Mysterious Universe

Traducción: JUAN PEDRO MOSCARDÓ (LIBERTALIADEHATALI)

LA VERDADERA (?) NATURALEZA DE LOS OVNIS

5-Keyhoe-Flying-Saucers-cover_webRuedas en el cielo. Aeronaves misteriosas. Cohetes fantasma. Foo fighters. Platillos volantes. Triángulos negros.

A lo largo de la historia, la forma de encuentros ovni ha cambiado. Como Jacques Vallee señaló, aparentemente manteniéndose conforme a nuestras percepciones.

Quimeras. Ángeles. Gnomos. Hermanos del espacio. Grises. Reptilianos.

Los supuestos ocupantes de estas naves ovnis también han cambiado con el tiempo.

Después de mi entrada del viernes, se me ocurrió algo. Estamos hablando de la idea de la nave espacial extraterrestre que es tan sofisticada que pueden autoreplicarse y mantenerse invisible. Esto puede indicar que una civilización avanzada ya ha llegado a su propia singularidad, fundiéndose con a sí mismos con su tecnología. Como la humanidad está en el umbral del transhumanismo, ¿significa eso que nuestras percepciones de los ovnis está a punto de cambiar una vez más? ¿Va a haber cada vez más informes de seres estilo “cyborg”, lo que refleja nuestra propia existencia, pero más avanzada? ¿”Tecnoaliens” por así decirlo?

Esta línea de pensamiento me sugiere algo más. Estoy lejos de ser el primero en pensar en ello, ya que como dije, Vallee y por supuesto John Keel lo hicieron décadas antes. Lo que quiero decir es que….

Yo creo que hay abandonar la idea de que los ovnis, los auténticos en cualquier caso, sean pilotados por seres de otro planeta. En vez de eso, se trata de una manifestación completamente diferente, tal vez incluso de tipo inmaterial, que sólo ahora estoy tratando de comprenderlo. Si crees que ya has leído cosas como estas aquí antes, estás en lo cierto. Si no es así, aquí está un resumen rápido de lo que quiero decir.

Podría ser una fuerza vital que se modifica y se ajusta a nuestras propias percepciones y comprensión a través de adaptación de los pensamientos de la época actual. Podría ser puramente psicológico, es decir, los traemos a la existencia a través de nuestros propios pensamientos. Hay otra idea y ciertamente más inquietante que apenas he empezado a tener considerar: los ovnis son una rutina programada.

Teorías sobre que vivimos en un universo simulado han surgido en los últimos años, sin duda debido en parte a la popularidad de las películas de la saga Matrix. Tuve mis típicas etapas reflexivas con las nociones más especulativas de esta ralea. Desde “no hay manera de que pueda ser verdad” a “supongo que es merecedora de examen” y finalmente hasta un “maldita sea, podría ser cierto.”

El fenómeno OVNI puede ser una proyección, un “test” probado antes en nosotros por seres avanzados para determinar … no sé qué. Estas animaciones se alteran a medida que evolucionamos para que podamos simultáneamente entenderlas y sentirnos impresionados por sus manifestaciones. No estoy preparado para abrazar plenamente la idea de que vivimos en una simulación por ordenador … sobre todo porque me sobrecoge más que la idea de los extraterrestres … pero vale la pena un examen completo.

He terminado especulando de forma libre. Ya has sufrido bastante.

JON NICHOLS

LOS OVNIS NO SON UNA PARTE ESENCIAL DE LA “DIVINA” MATRIX

visitantes1Hemos presentado aquí y en nuestros otros blogs una hipótesis acerca de la existencia: el Juego Divino o Juego de Dios.

Podríamos llamarlo la “divina” Matrix, pero nos gustaría asegurarnos de que no estamos hablando de la existencia como una simulación informática, una idea que no rehuimos necesariamente.

Sin embargo, nuestro concepto es más tangible, real por así decirlo.

Alguien o algo está jugando con la existencia.

Uno puede llamarlo Dios o los dioses. O la fuerza, o los Otros.

Nadie sabe qué fuerza aparentemente inteligente controla la vida y el universo; podrían ser simplemente leyes naturales, leyes físicas o leyes cuánticas.

Pero en nuestro contexto aquí, nos gustaría, una vez más, reiterar que los platillos volantes y los OVNIs nunca han sido y no son parte integrante del Juego de Dios, o la supuesta simulación informática, o incluso esa muy sensata tesis de la evolución de Darwin.

A pesar de lo que creen los teóricos de los Antiguos Astronautas o entusiastas de los extraterrestres, los ovnis son periféricos a nuestra existencia. Siempre lo han sido.

Próximamente desarrollaremos esto.

Pero mientras tanto, esta entrada en David Ritchie UFO: La guía definitiva para objetos voladores no identificados y los fenómenos relacionados [MJF Books, NY, 1994, página 101] da una pista, al igual que las demás entradas en el libro, de por qué los OVNIs son una inserción perversa en los asuntos de los hombres o el Juego de Dios:

visitanteshodomur“Hordomur, el Hombre de la Eternidad”. Una historia de ciencia ficción de Ege Tilms, publicada en 1934, “Hodomur” trata de un hombre belga llamado Belans que tiene un encuentro cercano con extraterrestres. Belans encuentra a los alienígenas en un campo de trigo donde se ha informado de extraordinarias formas de plantas aplastadas. Belans halla a un hombre vestido de negro esperando bajo un árbol y decide observar lo que el hombre aguarda. Al punto Belans siente una extraña fatiga, como si le fuera impuesta por algún agente externo. Después oye un raro zumbido, seguido de una brillante luz y el aterrizaje de una nave extraterrestre.  Una puerta se abre en la nave y el hombre de negro entra. Belans le sigue, aparentemente bajo alguna clase de coacción, y se encuentra a sí mismo dentro del vehículo, en una habitación que está iluminada sin ninguna fuente de luz evidente. Siente una leve vibración cuando la nave despega. Una alta figura se une a Belans en la habitación. Belans tiene la impresión de que este hombre puede leer su mente. Dirigiéndose a Belans en francés, el alienígena afirma haber venido de una estrella lejana. Cuando Belans pregunta porque los extraterrestres no revelan su presencia abiertamente, el hombre alto replica que ellos desean evitar la aceleración la evolución de “factores” exteriores a su propia civilización.  Finalmente los alienígenas retornan a Belans a la Tierra.”

¿Ves porqué?

RRRGroup

DEMONIOS, ALMAS, MATRIX Y EL PENTÁGONO

DevilPentagonA principios de 2007, llevé a cabo una serie de entrevistas con Ray Boeche, un sacerdote anglicano y antiguo director de MUFON del estado de Nebraska. El tema era el contacto de Ray, -desde 1991 en adelante-, con un par de físicos del Departamento de Defensa de los EEUU que trabajaban en un programa clasificado en contacto con lo que ellos denominaban entidades no humanas, o NHE. Muchos dentro del campo de la ovnilogía podrían llamarlos extraterrestres o ETs. El grupo de informantes para los que Ray estuvo trabajando los definen como algo más, algo muy diferente, y algo mucho más controvertido y siniestro: demonios.

Fue gracias a las revelaciones de Ray, de una manera indirecta, que me puse tras la pista de la llamada Elite Collins, cuyas actividades detallé en mi libro Final Events. La Elite Collins fue (y, posiblemente, aún es) un cuasi-oficial grupo del estilo think-tank(grupo de expertos) en el gobierno que cree que el fenómeno OVNI no se origina en el corazón de algún sistema estelar lejano, sino en los abismos del infierno.

Pero, lo que es interesante es que durante el curso de mi investigación sobre la Elite Collins, encontré evidencias de lo que suena sospechosamente como un segundo grupo en el gobierno de los EE.UU. que estaba estudiando la “teoría demoníaca” para los ovnis. Este grupo, sin embargo, parece haber estado operando a un nivel aún mayor de secretismo que la Elite Collins. Además, parece que este grupo parece haber sido cuidadoso y tomó medidas para mantener su existencia lejos de los ojos y oídos de la Elite Collins. Quizás aún lo está haciendo.

Que ambos grupos parecían cubrir muy similares áreas de investigación podría hacer que muchos se preguntaran por qué no comparten sus datos, o incluso unificarse en un sólo proyecto. Dentro del mundo del secreto y la burocracia, sin embargo el secretismo, y una “necesidad de saber” (o, en este caso, ¡la necesidad no saber!) es el reino supremo. Por lo tanto, en ese sentido, la idea de los dos grupos siguiendo una agenda casi idéntica puede no ser tan extraña, después de todo.

Sobre la cuestión misma de este otro grupo, -que por descgracia todavía no he sido capaz de identificar-, tuve la oportunidad de realizar una entrevista cara a cara con el ya retirado profesor universitario en el campo de la teología que parece haber tenido contacto directo con ellos hace más de 40 años.

“Dos personas del gobierno” le consultaron discretamente en 1972 sobre algunos de los temas principales que yo abordé en Final Events. La primera consulta se produjo en el lugar de trabajo del profesor, y el razonamiento detrás de la consulta era simple, pero también inquietante.

Los dos hombres se identificaron como empleados del Departamento de Defensa, dijeron que “conocían” su trabajo, y representaban a un grupo dentro del gobierno que creía que muchos relatos de visitas extraterrestres que habían surgido desde la década de 1940 eran en realidad la evidencia de la presencia de fuerzas satánicas implicadas en un engaño mundial, y con dos objetivos fundamentales.

Esos objetivos eran: (A) alentar y atraer a la raza humana para seguir sus caminos oscuros, y (B) entrampar las almas de todos y cada uno por razones que ni siquiera la Biblia trata, pero que parecen estar relacionada con la “ingestión” de la fuerza vital humana de alguna manera no entendida exactamente.

BatteryLo que el profesor describe cuando me entrevisté con él era algo escalofriante como las escenas en la primera película de Matrix, cuando el personaje de Keanu Reeves, Neo, “despierta” para encontrar que todos estamos viviendo en un mundo de ensueño. Es un mundo en el que estamos “cultivados” por máquinas que, en esencia, lo hacen para producir energía. Como la película sugiere memorablemente, somos el equivalente de las baterías: una fuente de energía, combustible, y nada más.

El Departamento de Defensa, -o, al menos, algunos dentro del mismo-, en 1972 había llegado a la conclusión de que lo que se ha conocido como el infierno no era un pozo de fuego supervisado por Satanás, sino algún tipo de reino extra-dimensional habitado por entidades oscuras con un odio profundo por la raza humana, y que “cultivan” nuestra “alma-energía” después de la muerte, por razones que se han conjeturado y sospechado, aunque nunca se han demostrado en última instancia.

Por supuesto, esto sucedió años antes de que The Matrix llegara a la pantalla grande. Sin embargo, las únicas diferencias importantes fueron que (A) en la película somos ordeñados por máquinas, mientras que en las mentes de algunos jugadores en el Pentágono, eran entidades extra-dimensionales las que estaban haciendo el ordeño, y (B) en Matrix son nuestros cuerpos los que están siendo utilizados, mientras que para el Departamento de Defensa era nuestra fuerza vital, nuestra alma.

Después de haber sido advertido suavemente para no hablar sobre esto con los colegas, los medios de comunicación, amigos y familiares, le preguntaron al profesor si estaría dispuesto a preparar un informe detallado para el grupo sobre sus conocimientos de una amplia investigación en tres temas específicos: las teorías relativas a la naturaleza del alma humana, el concepto y la agenda de los demonios, y el papel desempeñado por los ángeles caídos con respecto al engaño como se describe en la Biblia.

Estuvo de acuerdo y se le dio un número de teléfono donde localizar a la pareja. Seis semanas más tarde, más o menos, con su informe completado, el profesor realizó la llamada, y los dos hombres regresaron de nuevo. Le dieron las gracias por su tiempo, y recogieron su documento, -el cual constaba de a cerca de 130 páginas a doble espacio-, y por el que recibió una “muy bonita” suma por sus esfuerzos, por cortesía del Tío Sam.

Debido a la naturaleza clandestina de la experiencia, el profesor un tanto irónicamente tituló el documento, “A quien pudiera interesar”.

Antes de que los dos hombres se marcharan, le preguntaron si estaría dispuesto a hablar sobre el tema en una ponencia para el grupo. Aunque el profesor se mostró abierto a presentar en una conferencia su informe al final nunca se llegaría a producir esta oferta.

Curiosamente, de los trece miembros y antiguos componentes de la Elite Collins con quien tuve la oportunidad de hablar cuando  yo estaba investigando Final Events, y que estaban muy familiarizados con los muchos y variados aspectos de la labor del grupo de la década de 1950, todos afirmaron que cualesquiera que fuesen los dos “hombres del gobierno” en este caso de 1972, ciertamente no pertenecían a la Elite Collins. Pero, la gente de la Elite Collins admitirían que las preguntas realizada al profesor, y las teorías que estos personajes seguían, sugieren fuertemente la existencia de un otro cuerpo en círculos oficiales que estaba implicado en el ángulo demoníaco del fenómeno OVNI.

¿Realmente existen los demonios? Si fuera así, ¿podrían no ser realmente los secuaces de Satanás y los habitantes de un infierno literal, sino, en vez de eso, serían peligrosas y mortales entidades que existen en algún reino extraño que los antiguos interpretaron como el infierno, pero que, hoy en día, podríamos considerar una dimensión más allá de nuestro mundo 3-D?

Las respuestas, -hasta el punto en que realmente nada podemos probar  con una certeza del cien por cien-, se nos escapan. Pero, al parecer, dentro del del Pentágono y del gobierno hay algunos que llegaron a la conclusión que el fenómeno OVNI y las historias del diablo y del infierno van como anillo al dedo. Y no son sólo los miembros de la Elite Collins. Alguien más en la burocracia también sigue el punto de vista de “platillos y Satanás”…..

NICK REDFERN

Artículos relacionados:

DENTRO DE LA MATRIX: INTELIGENCIA ARTIFICIAL, LA HUMANIDAD FUTURA Y EL ENIGMA OVNI

Las apasionantes teorías que existen tras el misterio ovni son múltiples y variadas. Por un lado, tenemos la popular noción de que las naves ovni representan seres extraterrestres del espacio exterior. Por otro, vemos a los observadores escépticos de este fenómeno que creen que tiene que ver con variada tecnología humana, diseñada por hombres como tú o yo, fuera del alcance del conocimiento público (o incluso de la mayoría del gobierno).

Y aún otros creen que los ovnis representan anomalías físicas extradimensionales, o alguna clase de inteligencia metaterrestre que es capaz de cruzarse con nuestra realidad en fugaces ráfagas, aterrorizando y fascinando de sus observadores terrestres.

 Es probable que, abierto como permanece el origen del fenómeno ovni, pueda comprender una combinación de todas esas cosas. Del mismo modo que, todavía hay explicaciones incomprensible que constituirían las bases de un cierto número de extraños sucesos observados en nuestra realidad.  Una de ellas implica la manipulación de nuestro entorno por una inteligencia que parece regirse por leyes físicas infinitamente diferentes de las nuestras; pero que sin embargo es posible que tal inteligencia pudiera estar muy relacionado con nosotros….o ¿incluso existiría como alguna extraña extensión de la humanidad misma?

Ya es bastante popular en libros y películas la idea sobre que podría existir una estructura programable dentro de nuestra realidad, o que algún tipo de realidad virtual podría cernirse sobre la humanidad, manipulada por otras inteligencias, culminando en lo que percibimos como nuestro mundo en derredor. Las películas de Matrix exploran esta posibilidad, así como en cierto modo, otras cintas de ciencia ficción incluyendo Vanilla Sky, la trilogía de Terminator y algunas más, en donde lo que vemos y percibimos como el “mundo real” podría ser el resultado de un estado de ensoñación, o incluso el resultado de una intrusión temporal (es decir, un viaje en el tiempo desde el futuro).

 Aplicando todo este tema en términos muy reales, fue publicado recientemente en el blog de Maxim Kammerer, erudito, crítico de arte e historia e investigador esotérico. En su artículo, Una nueva hipótesis ovni: Inteligencia artificial, Mundo Simulado Matrix y el Homo Mechanicus Post-Singularidad, Kammerer plantea la teoría que algunos ovnis podrían ser el resultado de los futuros humanos, denominados apropiadamente Homo Mechanicus debido a su presumible mecanización en un futuro Post-Singularidad, interactuando con nuestro presente a través de una compleja realidad Matrix.
 
Esta teoría es detallada más en profundidad en un manuscrito que Kammerer detalla en el artículo, titulado Ilusiones Espacio-Temporales: Una Exploración Transhumanista de la hipótesis de los ovnis interdimensionales de Jacques Vallee, que será publicado en un futuro cercano. En sus propias palabras, el autor dice:

“El manuscrito compara la idea de Vallee de la unidad de la materia y la conciencia con la teoría de David Bohm del Orden Implicado, de acuerdo a la cual la mente y la materia son generadas por un subyacente Orden Implicado que consiste en una premateria y preconsciencia existiendo como un único, inseparable e interpenetrado fenómeno. Las exhibiciones físicas simultáneas e inmateriales de los ovnis sugieren que el fenómeno no es material ni inmaterial en el sentido habitual de estos términos, sino que podría originarse desde una tecnología que dominara el Orden Implicado de Bohm que no tuviera espaciotiempo y que consistiría en un inseparable premateria y preconsciencia que generara materia y  consciencia en el campo del ilusorio espaciotiempo. De este modo, un dominio tecnológico del terreno común tras la materia y la consciencia podría ayudar a explicar el fenómeno ovni. El Multiverso de Vallee podría ser esencialmente lo mismo que el Orden Implicado de Bohm.”

 La interpretación de Vallee de varios fenómenos dimensionales en relación a los ovnis no se interpreta como las nociones convencionales de “multiverso”, propuestas por los partidarios de la Teoría de Cuerdas y múltiples dimensiones alternativas a las nuestras. En vez de eso, aceptando la noción por la que el espacio y el tiempo son, de hecho, ilusiones impuestas por nuestra consciencia resultante de nuestra habilidad física como humanos para percibir un mundo tridimensional, podemos comenzar a entender, en ausencia de un espacio físico real, la idea de ubicaciones alternativas en coincidencia con las nuestras se convierte en obsoleta; en vez de eso nosotros funcionamos en una única área perceptiva de conciencia. Podría decirse que algunos de los fenómenos que llamamos “ovnis” o “extraterrestres” derivados de la conciencia de un estado perceptivo del todo diferente que alguna que otra vez puede cruzarse con los humanos en esta realidad, aunque sea visto como si fuera magia por el observador humano medio.
 
El conjunto de esta idea es un pensamiento provocativo, y estando de acuerdo con Kammerer en el pasado en algunas cosas, yo creo que esta teoría aún siendo tan buena como cualquiera, -dejando a un lado multitud de extraños fenómenos que observamos de tanto en tanto-, está lejos de explicar las habituales manifestaciones físicas y sucesos fantasmagóricos que constituyen los ovnis y otras anomalías.

MICAH HANKS (11/10/2011)

LA TELARAÑA EN EL CIELO

Cuando Margie Kay salió de su hogar en Indenpendence, Missouri, el 26 de septiembre de 2007, sintió como si estuviera siendo observada. Ese sentimiento elevó su mirada hacia el cielo nocturno, donde sólo se veían las estrellas más brillantes a través de las luces de la ciudad. Ella supo que algo estaba allí; algo que no podía ver. Permaneció allí cerca de diez minutos pero nada apareció.

Así que relajó sus ojos y se centró en la noche en vez de intentar encontrar un objeto, y lentamente algo creció en su visión, algo que ella no esperaba.
 
“Yo vi un oscuro, negro material como una telaraña que parecía cubrir todo el cielo nocturno,” dijo ella. Esta telaraña formaba una cuadrícula o rejilla aérea, entrecruzando el cielo como una gran red oscura. “La matrix parecía muy negra, y más oscura que la noche.”

 ¿Qué era eso?, se preguntó Kay. ¿Y alguien más podía verlo?
 
La noche siguiente Kay llevó a su hija Maria afuera y le hizo mirar hacia arriba.
 
“Yo no le describí del todo el suceso a mi hija, pero tan pronto como le dije como mirar ella me describió exactamente lo que yo había visto,” dijo Kay. “Las dos noches parecía lo mismo.”

 Kay, ayudante del director estatal de la MUFON, escribió en un tablón de anuncios su observación de la matrix, esta negra rejilla abarcando el cielo, y rápidamente se dio cuenta de que no eran las únicas.

“No estoy seguro de lo que voy a decir”, respondió un tal JT. “Tu descripción me habló directamente. La noche antes estaba  mirando al cielo y vi lo que has descrito como telaraña. No era algo que pudieras tocar pero estaba en todas partes. Pensé que era la cuadrícula del universo que lo conectaba todo.”

Cuando JT miró la rejilla, bajó sus ojos al suelo y a sí mismo porque estaba seguro que esta “cuadrícula del universo” también estaba conectada a él, pero no lo alcanzaba; la cuadrícula permanecía en el cielo. Cuando lo observó, escuchó un zumbido.
 
“No un zumbido audible, sino más como un murmullo de vida. Parecía activo,” dijo JT. “Yo sentí tal energía que de repente estaba ajena de todo lo demás. Tenía un sentimiento de, ‘vale, lo he pillado’. Así que para responder a tu pregunta, sí, yo vi la telaraña.”

Kay lleva años mirando el cielo nocturno y esta telaraña permanece.

“Todavía está allí cada noche,” dice Kay. “Parece la misma todo el tiempo. Es la misma oscura, casual, como una estructura de telaraña. Medité sobre ello la pasada noche y sentí que esto es algo que conecta todo en el universo.”
 
Kay ha descubierto que más gente ha visto esta negra cuadrícula. Un hombre que ella prefiere mantener en el anonimato contactó con ella en 2007 para informarle de lo que vió y llegó a la misma conclusión que JT y Kay.

“Mi instinto me dijo en cuanto vi lo que describes como la cuadrícula que era lo que conecta todas las cosas en el universo,” el hombre escribió. “No estaba seguro si era un puente, un plano de transferencia interdimensional o simplemente unas pistas de un tren espacial pero yo sentí como si pudiera llevarte a cualquier parte. Fue casi un inmediato reconocimiento de que esto era lo que era y recordaba que no estaba intentando verlo, sólo podía verlo.”

El hombre también vio lo que describió como “pequeñas corrientes de energía” rellenando el cielo, “casi como la nieve que se ve en una pantalla televisiva,” escribió. “Pequeñas corrientes de energía moviéndose a través del cielo, en todas partes.”

Kay ha estudiado la matrix durante los últimos cinco años, y afirma que no sólo conecta partes del cielo, sino que lo conecta todo, incluyendo el tiempo.
 
“Yo creo que es algo que ha estado allí desde siempre y es algúntipo de sistema de información o incluso una rejilla protectora que rodea la Tierra,” dice.  “Hasta ahora, he llegado a la conclusión de que podría ser usada para ver el pasado, el presente o el futuro, hablar con gente de diferentes épocas y de cualquier lugar en la Tierra.”

Kay afirma que ella ha hablado con alguna de esa gente. “Cuando hablamos fue como si estuviéramos charlando con alguien con un alto nivel de conciencia,”, dice. “Aún estoy aturdida por el funcionamiento de esto.”

Aunque la investigación de Kay continúa, ella está segura de que es alguna clase de campo energético.
 
“Aún estoy trabajando en descifrar qué es exactamente,” dice. “Pero he observado que algunos ovnis y bolas de luz parecen viajar sobre ella y ahí es donde la nave realiza un giro de noventa grados sin detenerse. Quizás esto es lo que Tesla buscaba para la energía libre.”

JASON OFFUTT