DESMONTANDO LOS “PAPELES DE PANAMÁ” Y AL FALSO PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN

panamapapers2Traigo aquí unas reflexiones muy atinadas de una página muy interesante que he descubierto hace poco y que animo a que visitéis: Urania en Berlín, LIBERTALIADEHATALI

‘Panama Papers’, arma de distracción masiva manufacturada por el Departamento de marketing de la CIA y el Mossad

Con gran pompa, boato, traca cohetera e impostada desvergüenza mediática se ha puesto a la luz una supuesta trama fiscal defraudatoria a nivel mundial que revela cómo, al parecer, políticos, altos funcionarios, empresarios, artistas y deportistas de todo el orbe planetario han realizado (oh, gran novedad) desfalcos fiscales y financieros a través del paraíso fiscal de Panamá. El “noble” objetivo no era otro, claro está, que el de ocultar capitales, ganancias, fortunas, en definitiva, evadir impuestos, esa cosa tan desagradable y colectivista para los ricos. Pero hay un problema (o varios) que apesta en todo este asunto. Todos sabemos quiénes han construido e impulsado esos “edenes” fiscales sobre los que ahora, hipócrita y cínicamente, se echan algunos, teatralmente, las manos a la cabeza. Nos dicen, con hiperbólica propaganda, los medios de intoxicación masiva, que más de 11 millones de documentos han sido obtenidos, de forma supuestamente “anónima”, de un despacho de abogados panameño (Mossack Fonseca). “Papeles” que han servido para escenificar una nueva gran opereta internacional con sabor a ejercicio de guerra psicológica de las agencias del crimen organizado de todos conocidas. Un operativo que ha sido dirigido, en exclusiva, para demonizar nuevamente a Rusia y a Putin, eso sí, colocando a otras marionetas de postre para que la farsa resulte más digerible.

Los “acusados” de los “Panama papers” forman parte de un carrusel, al parecer interminable, compuesto por centenares de empresas y variopintos personajes de diferentes países. Los actores principales señalados como objetivo a desprestigiar y difamar han sido, gran novedad mundial, íntimos cercanos al presidente sirio Bashar Al Asad, el ex presidente iraní Mahmud Ahmadineyad, el presidente chino Xi Jinping y, por encima de todos ellos, el presidente ruso Vladimir Putin, el objetivo a batir, aunque no figure como implicado en la “mascletá” panameña. Otros, como el dictadorzuelo neoliberal argentino, Mauricio Macri, el carnicero ucraniano Poroshenko, una borbona corrupta real española, un islandés de nombre raro o los terroristas petrojeques del Golfo, son los muñequitos de distracción secundarios para “equilibrar” el juego sucio desinformador contra Putin, el nuevo leviatán mundial.

De Bashar Al Asad, he leído una cosa esperpéntica en el site Truthdig, página trotskista americana a la que había dado una leve credibilidad, más que nada por algún artículo suelto de su periodista más destacado, Chris Hedges. Pero vaya…vaya..porquería al más puro estilo Fox News. Lean y asómbrense: Los documentos de Panamá revelan que la riqueza robada por la familia Assad ayuda a explicar la Revolución Siria. Ahi es nada, la boutade de estos “campeones”….Truthyihad style. Menos mal que los usuarios le dan un buen repaso al payaso indocumentado que escribe semejante morralla infame. Pero no es un plumífero cualquiera, ni tan “indocumentado”, no, sino que los hábiles lectores de Truthdig le han identificado como ex agente de la CIA: In 2011, Counterpunch documented that Cole worked as a CIA consultant—his past support for invasion of Afghanistan and Iraq are well publicized)

Pero..un momento…¿no echan de menos a alguien en este infumable folletín “panameño”? Efectivamente, acertaron, en la tangana papelera del país centroamericano no se han visto implicados (el azar es así de caprichoso) los grandes oligarcas y políticos gestores de las políticas criminales (y los paraísos fiscales) de EEUU, Israel (no hagan caso si les cuelan que hay empresas israelíes por allí) y la mayor parte de países de Europa (salvo algunos elementos irrelevantes que mueven al sonrojo). No, no aparecen las gigantescas mafias políticas y financieras del complejo militar industrial estadounidense, Wall Street, Hollywood o magnates-oligarcas con estrechos vínculos con la CIA, el poder político estadounidense y los países de la OTAN. No aparecen narcobancos creados por la CIA, la DEA y otras agencias de inteligencia para financiar oleoductos de droga, golpes de Estado o “revoluciones de colores”. ¿Se acuerdan, si han leído a Paul L. Williams (Operation Gladio), del Nugan Hand, el narcobanco creado por la CIA en las Islas Caimán para sufragar la red terrorista Gladio? ¿Dónde está el dinero sucio de la CIA con el que está financiando el Gladio B, es decir, el Estado Islámico?

Ningún personaje o entidad relevante de EEUU aparece en el bodrio panameño. Y ello a pesar del hecho de que el imperialismo está “a tiro de piedra” de Panamá, su protectorado, país que EEUU invadió en 1989 para deponer al que era su hombre, el narcodictador Manuel Antonio Noriega, que se les había “ido de las manos”. La invasión de Panamá causó miles de muertos civiles (sobre todo en el barrio de El Chorrillo), víctimas que los marines lanzaron al mar despedazando sus cuerpos. La ocupación militar del país centroamericcano fue orquestada, fundamentalmente, para aprovechar el caos golpista que, en aquel año de 1989, estaba organizando la CIA en el Este socialista de Europa, por lo que dicha invasión pasaría a un segundo plano mediático, como así sucedió. Panamá es, a todos los efectos, un paraíso fiscal ensamblado y dirigido fundamentalmente por EEUU e Israel, sobre todo para canalizar el narcotráfico a nivel mundial.

LOS MONTAJISTAS MEDIÁTICOS DE LOS “PANAMA PAPERS”: EL ICIJ, FALSO PERIODISMO DE “INVESTIGACIÓN” AL SERVICIO DE EEUU, LA OTAN Y EL NUEVO ORDEN ANGLOSIONISTA. CAMPAÑA MEDIÁTICA EN CONTRA DE RUSIA

ASÍ ACTÚAN LOS ESBIRROS MEDIÁTICOS DE LA CIA. UN CUADRO PICTÓRICO TENDENCIOSO CON EL PRESIDENTE SIRIO ASAD CULPABLE EN LOS “PAPERS” DE PANAMÁ Y AL FONDO CIVILES SIRIOS HERIDOS O MUERTOS Y CIUDADES DEVASTADAS POR HELICÓPTEROS DEL EJÉRCITO SIRIO QUE LANZAN BARRILES DE DINAMITA SOBRE SU PROPIA POBLACIÓN. VERGÜENZA DE PERIODISMO CRIMINAL
ASÍ ACTÚAN LOS ESBIRROS MEDIÁTICOS DE LA CIA. UN CUADRO PICTÓRICO TENDENCIOSO CON EL PRESIDENTE SIRIO ASAD CULPABLE EN LOS “PAPERS” DE PANAMÁ Y AL FONDO CIVILES SIRIOS HERIDOS O MUERTOS Y CIUDADES DEVASTADAS POR HELICÓPTEROS DEL EJÉRCITO SIRIO QUE LANZAN BARRILES DE DINAMITA SOBRE SU PROPIA POBLACIÓN. VERGÜENZA DE PERIODISMO CRIMINAL

La operación “Panama papers”, coordinada por la CIA, ha sido llevada a cabo por el llamado Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). Se trata de un grupo de reporteros de todo el mundo que trabaja en los medios hegemónicos, los cuales están claramente, no hace ni falta decirlo, al servicio de los intereses de Washington. Vamos, lo que se dice periodismo independiente “investigador” de primer nivel. El embuste no podía empezar con peor pie. El más conocido y el elegido para dar a conocer la charada panameña es el alemán Süddeutsche Zeitung (el de la imagen de arriba), pero también están en el tinglado medios como The Guardian (Reino Unido), el judío-sionista defensor de las masacres palestinas, Haaretz (próximo a Netanyahu), además de Le Monde (Francia), Stern (Alemania), The Sunday Times (UK), La Nación (Argentina) y un largo etc de medios controlados. Mientras, de parte de EEUU los más relevantes son, cómo no, los periódicos cabecera de la CIA, The Washington Post y The New York Times.

También aparece en el ICIJ la ínclita Radio Free Liberty Europe, en Azerbaiyán, la emisora de propaganda anticomunista creada por la CIA en la guerra fría, que todavía sigue activa. En España colaboran con el ICIJ medios de la extrema derecha como El Mundo, El Confidencial o el neoconservador pro-norteamericano y atlantista ELPAÍS, caracterizados todos ellos por estar aquejados de una rusofobia compulsiva, al igual que los antes mencionados. Por tanto…¿se puede creer uno, de partida, este tongazo de los “Panama Papers” cuando ha sido publicitado, selectivamente, por los mismos medios que sirven al nuevo orden globalista, a sus falsas banderas y a sus guerras genocidas? De los media españoles (ELPAIS, ElMundo, La SEXTA) omito reflejar su recital de basura “anti-Putin”, exhibida hasta el indecoro y servilismo más repulsivo,  en favor de EEUU.

Pero vayamos a lo sustantivo sobre quién está detrás estos falsimedios. ¿Cuáles son las fuentes de financiación del ICIJ que dejan en evidencia su impostura “panameña”? El ICIJ recibe fondos, para su negocio de desinformar y mentir, de instituciones (ONG’s tapadera) o lobbys injerencistas como la Fundación MacCarthur, la Open Society Foundation de George Soros, la Fundación Ford, Pew Charitable Trust y otras con tufo a pantallazos monitoreados desde el espionaje estadounidense. El ICIJ es auspiciado, además, por el Centro para la Integridad Pública (IPC), otra “ONG” fachada de la CIA creada para dar soporte a la desinformación global, centro que es subvencionado, a su vez, por la Fundación Ford, la Fundación Carnegie, la familia Rockefeller o la Fundación Kellogg. Es decir, unas “joyas” informativas de primer orden. Motivo suficiente para echar al vertedero, sin contemplaciones, todo este suntuoso aparato propagandístico de los “Panama Papers”, obra exclusiva con el sello distintivo de la CIA y el Mossad.

Como dice Gordon Duff, editor-jefe de Veterans Today, La filtración de esta información de Mossack Fonseca por los medios corporativos sigue una agenda gubernamental occidental muy clara y precisa. No hay mención alguna en el informe de Mossack Fonseca del uso masivo del paraíso fiscal panameño por las grandes sociedades corporativas de Occidente o multimillonarios de las democracias capitalistas, sus principales clientes. Al Mossad le encanta toda esta basura de líderes políticos de todo el mundo que ahora puede controlar aún mejor.

El periodismo de “investigación” respaldado por los medios hegemónicos no es más que un contenedor de basura que tiene como objetivo servir a la lógica imperialista de desinformar y tener al rebaño domesticado. En el caso de los “papers panameños” existe un claro componente demonizador hacia un país y un dirigente concreto: la Rusia de Putin. A su vez, se omite, sospechosamente, en ese fraude manipulador, a político, banco, compañía o empresario estadounidense alguno. Lo que no te cuentan en los medios imperiales es algo tan sencillo como esto: ¿Cómo es posible que no haya salido a la luz ninguna empresa o individuo estadounidense cuando Panamá es una colonia de Estados Unidos y es utilizada a menudo por los norteamericanos ricos para la evasión de impuestos?

El periódico británico The Guardian y el resto de medios serviles con Washington que han fabricado toda esta gran comedia de los “Panama papers” no han presentado ni  una sola prueba de que el líder ruso, Vladimir Putin, esté “implicado” en fraude o evasión fiscal alguna, pero es culpable sin serlo, agarrándose a una serie de vaguedades sobre conexiones con amigos de la infancia y otros chistes al uso para inocular a la opinión pública el hecho de que Putin es un corrupto y un delincuente, pasando de puntillas y sin meter ruido sobre otros personajes que aparecen en el informe panameño incluidos, por otra parte, con calzador y con ánimo de jugar la exquisita baza de la manipulación.

Señala acertadamente Sibel Edmonds, en la anterior entrada, que toda esta suerte de mercenarios del periodismo chivato tiene una más que relación incestuosa con las agencias de espionaje occidentales. En el caso del alemán Süddeutsche Zeitung, el propagador originario de toda esta basura, su jefe de investigación, Hans Leyendecker fue señalado por el ex Ministro alemán del SPD, Andreas Von Bülow, disidente de la versión oficial del 11-s y gran conocedor de las maquinaciones criminales de los servicios de inteligencia, como un agente de la CIA. Imaginen al resto de falsimedios y sus más prominentes y pusilánimes falsificadores-“redactores”.

Los “Documentos de Panamá” son, en definitiva, un bluff, una falsa bandera mediática orquestada por los globalistas que ha sido enmascarada como “periodismo de investigación” y desde donde se ha diseñado una serie de insinuaciones para lograr convencer al ciudadano medio, ese que está robotizado por los “mass-mierda”, de que existe un enemigo, muy concreto (ruso para más señas), que “asesina” espías como Litvinenko, bombardea poblaciones civiles en Siria, derriba aviones de pasajeros (Ucrania), invade territorios “ajenos” (Crimea) y ahora tiene cuentas corruptas en paraísos fiscales, cuando los mayores paraísos fiscales son y han sido siempre los Estados Unidos y sus socios europeos del crimen organizado, sus principales creadores.

Putin aguó la fiesta terrorista en Siria a los asesinos anglosionistas por lo que tienen que seguir socavando su imagen, aunque sea con este macropapel higiénico panameño. Se van a tener que joder, puesto que el líder ruso ya se está limpiando con él y su figura e imagen siguen estando a salvo de las maniobras criminales del Nuevo Orden occidental.

UraniaenBerlín

LA CASA ISRAELÍ DEL TERROR

Aunque la prensa global occidental rara vez lo menciona, el terrorismo yace en la raíz de la creación y posterior supervivencia de Israel. Son esos mismos medios globales los que vienen martilleando profundamente en el imaginario colectivo mundial la idea de que “Terrorismo = Islam”.

Se trate del 11 de septiembre 2001 o de los ataques suicidas en Londres y Madrid, o de asesinatos políticos en todo Oriente Medio y otras regiones, o de la explosión de una bomba en un autobús repleto de turistas en Bulgaria, para la prensa global se impone siempre la conclusión de que “la culpa la tienen los fundamentalistas islámicos”.

De manera que cuando vemos al candidato presidencial estadounidense Mitt Romney participar en Israel en una reunión de alto perfil público para reunir fondos para su campaña en el Hotel Rey David -verdadero símbolo del terrorismo sionista-, uno no puede por menos que maravillarse ante el permanente doble discurso que mantiene andando la “relación especial” entre Estados Unidos e Israel.

Aunque la mayoría de la gente lo ignora, el ataque terrorista más virulento perpetrado por la guerrilla sionista tuvo lugar en julio de 1946 y su blanco fue, precisamente, este mismo lujoso hotel de Jerusalén, que en aquél entonces era sede del gobierno británico para Palestina

Se entiende entonces que este sea un tema sensible para los británicos. En un artículo titulado ‘Recuerden al Hotel Rey David’ publicado hace algunos años en el matutino londinense ‘The Guardian’ con motivo del sesenta aniversario de aquél ataque terrorista con bombas que dejó 92 muertos, el periodista George Galoway le recordaba a sus lectores que este ataque terrorista sionista lo perpetró el grupo guerrillero llamado Irgun Zvai Leumi cuyo líder era un tal Menachem Beguin.

‘The Guardian’ agregaba cómo años después, ya como líder del partido ultraderechista Likud, Beguin “terminó siendo dos veces primer ministro israelí; en 1982 durante su segundo mandato ordenó la invasión ‘limitada’ del sur del Líbano, que rápidamente se convirtió en un verdadero asalto a todo el país ocasionando muchos miles de muertes.” El periodista Galoway “recordaba todo esto mientras leía que Benjamín Netanyahu… primer ministro de Israel y preferido de la CNN participaba de una celebración de las acciones del Irgun [o sea la voladura del Hotel Rey David], diciendo que ‘Es muy importante saber distinguir entre grupos terroristas y luchadores por la libertad; y entre acciones terroristas y acciones militares legítimas…’.”.

Agregaba Galoway: “…En 1946 no existía Hezbolla; tampoco existía en 1948 cuando se desplazó por la fuerza a 750.000 palestinos de sus hogares para hacer lugar para el Estado de Israel. Tampoco existía Hezbolla en 1982; esta organización recién hizo su aparición luego de las masacres de los campos de refugiados de Sabra y Shatila”.

Años después, en 1978 los Dueños del Poder Global lo honrarían al líder terrorista Menahem Beguin… ¡con el Premio Nobel de la “Paz“…! (¡…pobre paz…!). Agreguemos que la metodología y características de este ataque al Hotel Rey David son el antecedente directo de las voladuras de la Embajada de Israel en 1992 y de la mutual judía AMIA en 1994, probables ataques de “falsa bandera” perpetrados en Buenos Aires.

¡Dios bendiga a las bombas sionistas!

Por supuesto, durante su visita a Israel, el Sr. Romney juró apoyo incondicional de los Estados Unidos a Israel si él llega a ser elegido como próximo inquilino de la Casa Blanca (Hmmm. ¿y qué más hay de nuevo…?).

Sin duda, Romney sabe demasiado bien que tales juramentos resultan absolutamente esenciales para lograr el apoyo del poderoso lobby pro-Israel en los Estados Unidos y para acceder a su capacidad gigantesca de financiación espuria de campañas electorales.

Mas no solo estamos hablando de los lobbies judíos como el poderoso AIPAC (Comité Estadounidense-Israelí de Asuntos Públicos) o el Congreso Judío Estadounidense, o la ADL (Liga ‘antidifamación’). También están las muy poderosas organizaciones políticas y económicas de la ultraderecha fundamentalista evangélica “sionista-cristiana”, que en su fanatismo religioso ven en el regreso de los judíos (o al menos algunos de ellos) a Tierra Santa el cumplimiento de profecías bíblicas y, por ende, de la obra de “dios” (!).

No se ría…. ¿No era el “cristiano renacido” George W Bush quien admitió una vez que “Dios me habló y me dijo que invadiera Irak, y así lo hice…”?

El Hotel Rey David es apenas uno de tantos episodios similares en los que participaron los padres fundadores de Israel. Itzakh Shamir, otro ex primer ministro del partido Likud que falleció recientemente a los 96 años de edad, en aquellos “buenos viejos tiempos” condujo otro grupo terrorista: la “Pandilla Stern” según la apodaron los británicos.

Stern llevó a cabo un ataque de “lucha por la libertad” el 17 de septiembre de 1948 al asesinar en la vía pública al Conde Folk Bernadotte, negociador para Palestina del Consejo de Seguridad de la flamante Naciones Unidas, que se encontraba en Jerusalén para tratar de negociar la paz entre árabes y judíos proponiendo una solución en la que tanto los israelíes como los palestinos tendrían ambos un Estado soberano.

Años después, el genocida de Sabra y Shatilla, el general Ariel Sharon también se transformaría en otro primer ministro israelí del partido Likud.

Ladrándole al árbol equivocado…

Sin embargo, a la opinión pública mundial rara vez se le explican estas cosas, y el hecho de que siempre ha habido y sigue habiendo un muy sofisticado y poderoso terrorismo sionista.

Hoy, ese terrorismo ha crecido hasta transformarse en verdadero Terrorismo de Estado, sustentado sobre tecnologías punta que cuentan con los conocimientos y la experiencia de agencias de inteligencia como el Mossad Israelí, cuyo lema lo dice todo: “Hacer la guerra a través del engaño”. Innegablemente son los máximos expertos en borrar sus propias huellas.

Fue el fisiólogo ruso Iván Pavlov quien una vez programó a un perro para que reiteradamente asociara el sonido de una campanilla con el alimento, de manera tal que el perrito terminaba salivando cada vez que oía la campanilla, se lo alimentara o no.

Bien. Pareciera que las mentes modernas empiezan a “salivar” cada que escuchan el grito de “¡Terrorismo!”, viendo “terroristas musulmanes” por todas partes, a pesar de que son “otros” quienes suelen llevar a cabo los actos de terrorismo…

A lo largo de décadas, esto viene siendo alimentado por técnicas de guerra psicológica masiva. Por ejemplo, los estereotipos étnicos promovidos por la industria del “entretenimiento” de Hollywood, que siempre representa a prácticamente todo terrorista furioso y desvariado, como un fanático musulmán con vestimenta árabe, barba oscura y respondiendo al nombre de Mohamed, Hamid o Alí.

De manera que estemos alertas: si el Sr Romney resulta elegido presidente de los Estados Unidos de Norte América, él -como todos los presidentes norteamericanos del último medio siglo- continuará la “guerra contra el terror” de su país trabajando muy estrechamente con el Partido Likud de Benjamin Netanyahu, cuyos fundadores -hombres como los señores Beguin, Shamir y Sharon- fueron ellos mismos crueles y violentos líderes terroristas… ¡perdón…! quise decir “luchadores por la libertad…”

Está bien si yo lo hago; está mal si tu lo haces…

Crucémonos ahora al lado palestino. Ahí nos enteramos que organizaciones como Hezbolla y Hamas han sido calificadas como “organizaciones terroristas” por los Estados Unidos, el Reino Unido e Israel.

El más elemental sentido común nos indica que las fuerzas armadas de toda nación -se trate de los EEUU, Rusia, China, Brasil o Israel- deben estar necesariamente subordinadas a sus respectivos Estados Nacionales. Ahora bien, ¿qué se supone que deben hacer los pobres palestinos para defenderse de un cruel invasor si no se les permite tener un Estado nacional soberano propio?

Ahí entonces es dónde entran en escena Hezbolla y Hamas. Es fácil descalificar a ambos llamándolas “organizaciones terroristas”, pero aplicando este mismo criterio ¿no deberían entonces las potencias occidentales renombrar a una organización como la Resistencia Francesa de la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, como una “organización terrorista” por haber rehusado a aceptar de buena gana la invasión militar alemana a su país?

En pocas palabras, o debemos considerar a la Resistencia Francesa, al Irgun y Stern, Hamas y Hezbollah, como “organizaciones de lucha por la Liberación nacional” o, sino, tendremos que considerarlas a todas como “organizaciones terroristas”.

En Argentina tenemos una frase que dice asi: “no se puede tener la chancha y los veinte”, lo que significa que no se puede tener lo mejor de dos mundos.

Por eso, Occidente debe abandonar su doble discurso hipócrita y dejar de insultar la inteligencia de los pueblos del mundo, imponiendo una subjetividad tan obscena, grosera y flagrante en torno al terrorismo mundial del que ellos mismos son creadores.

Adrian Salbuchi para RT
Adrian Salbuchi es analista político, autor, conferencista y comentarista en radio y TV de Argentina.

www.asalbuchi.com.ar

EL MOSSAD

Hoy explicaremos quienes son y a “que dedican el tiempo libre”, su guerra de propaganda y sus ataques através de los desinformadores, disfrutad: El Mossad Israeli.

En la Biblia, según “Números 13”, Dios ordenó a Moises que tomase 12 hombres para espiar la tierra de Canaan; al cabo de 40 días, éstos regresaron con frutas recogidas de dicha tierra, entre las que se encontraba un gran racimo de uvas que debía ser portado por dos hombres…

Ellos (el Mossad) argumentan así que los primeros espías de la historia fueron israelitas.
No sé si fueron los primeros… pero sí son los mejores (Eslogan Publicitario, jajaja)
—————————————————————————————————
Las actuales guerras del Mossad: Iran, Hezbollah & CIA

ORGANIZACIÓN DE LA INTELIGENCIA ISRAELI I….

El Mossad (Ha-Mosad le-Modi’ en u-le-Tafkidim Meyuhadim) que significa Instituto para la Información y los Asuntos Especiales, tiene la responsabilidad del conjunto de las actividades de recolección de información, las operaciones clandestinas y la lucha antiterrorista del Estado de Israel. Sus prioridades son la vigilancia de las naciones y organizaciones árabes a través del mundo. Pero, el Mossad actúa también en el marco de movimientos clandestinos judíos en Siria, en Irán así como en Etiopía. Localiza a sus agentes también en los antiguos países del bloque comunista, en los países occidentales y en las Naciones Unidas. Sus cuarteles generales tienen base en Tel-Aviv. Actualmente, esta agencia dispone de cerca de 1500 empleados. La identidad del jefe del servicio es secreta, pero en marzo de 1996 el Gobierno israelí anunció el nombramiento del General Danny Yatom, como sustituto de Shabtaï Shavit en el mando de la organización, con lo cual la identidad de la autoridad máxima del Mossad paso a ser publica.

El Mossad forma parte de las oficinas de información israelíes, como el Aman (inteligencia militar) y el Shabak (seguridad interior). Su papel es comparable a la CIA (Estados Unidos), el MI6 (Gran Bretaña) y el DGSE (Francia). La razón de ser del Mossad y sus agencias periféricas es la necesidad para Israel de informarse en cualquier momento, del estado del Mundo y sobre todo de su medio ambiente cercano, con el fin de poder garantizar la existencia de Israel.

En sus orígenes el Mossad fue conocido bajo el nombre de Instituto Central para la Información y la Seguridad. El mismo se funda el 1 de abril de 1951 bajo la iniciativa del Primer Ministro de entonces, David Ben Gurion, que establece la nueva agencia: “para nuestro Estado que desde su creación no deja de ser asediar por su enemigos, la información constituye la primera línea defensiva”…”nosotros debemos aprender a analizar lo que pasa en torno a nosotros”.

El Mossad consta de 8 divisiones, pero el detalle de la organización interna de la agencia sigue siendo indeterminado:

La División de Información es la más importante. Tiene la responsabilidad de las operaciones de espionaje, a través de sus bases oficiales o clandestinas en el extranjero. Este departamento se divide en oficinas, cada una de ellas siendo responsable de una zona geográfica, de las sub-bases que allí se encuentran, y de los agentes que dirige.

La División de Relaciones Internacionales se ocupa de las relaciones y operaciones conjuntas con las agencias de los países amigos y con los países que no disponen de contactos normales con el Estado de Israel. En las estaciones de gran importancia como París, el Mossad dispone, bajo la protección de la embajada, de 2 responsables uno afiliado a la división de Información, otro a la de Relaciones Internacionales.

La División de Operaciones Especiales (METSADA en hebreo) conduce las operaciones de asesinato de objetivos sensibles, de actividades de sabotaje, paramilitares y de guerras psicológicas.

La División de Guerra psicológica (Loh’ ama Psichologit) como su nombre lo indica se ocupa de la guerra psicológica, la propaganda y las operaciones de intoxicación.

La División de Investigación es responsable de la interpretación de la información. Para eso, proporciona un informe diario, un boletín semanal y un cuaderno mensual detallado. Este departamento se divide en 15 zonas geográficas que son los Estados Unidos, Canadá, Europa Occidental, Rusia y la CEI, China, el continente africano, Latinoamérica, el Magreb (Marruecos, Argelia, Túnez y Libia), el Líbano, Irak, Jordania, Siria, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos e Irán. Una oficina Anexa sigue la evolución de los proyectos de armamento de los países vecinos.

Cabe destacar que Israel cuenta también con el Shabak (ex Shin Bet) que es el Servicio de Seguridad General (en hebreo, Shérout Ha-Bitah’ él Ha-Klali). El Shin Beth es el servicio de contraespionaje y seguridad interior del Estado de Israel. Incluye a 3 divisiones operativas y 5 secciones de reservas:

La División de Asuntos Árabes es responsable de las operaciones antiterroristas y de la actualización de un fichero de terroristas árabes.

La Sección Militar del Shabak (HENZA) trabaja en cooperación con el cuerpo de tropa del Aman (Inteligencia Militar) para combatir los motines en los territorios ocupados. Tiene por objetivo infiltrar las oficinas de información extranjeras y las misiones diplomáticas en Israel, así como interrogar a los inmigrantes de antigua URSS y Europa del Este.

La División de Seguridad garantiza la protección de las instalaciones gubernamentales, diplomáticas (Embajadas) y científicas, de las industrias militares, y de los vuelos de la compañía nacional EL-Al.

El Shabak supervisa las actividades de los movimientos de extrema derecha y los movimientos subversivos de izquierda. Toda persona de nacionalidad extranjera puede ser sometida a una vigilancia del Shabak, que dispone de una amplia red de agentes e informadores.

Desde 1987, Israel condena el uso de la tortura pero permite utilizar ‘moderadamente’ la presión física y psicológica para obtener información. Así pues, el código penal israelí prohíbe a un agente de las fuerzas públicas usar la fuerza para obtener información, pero esta autorizado el jefe del Shabak por ley a adoptar ‘medidas especiales’ que sobrepasan el marco del uso moderado de la presión, exclusivamente en el caso donde están en juego vidas israelíes.

LA CAIDA EN LA IMAGEN PÚBLICA Y LA GUERRA PSICOLOGICA INTERNA

Desde hace varios años, el Mossad parece haber perdido parte de su eficacia, aunque solamente las operaciones que han fracasado han visto la luz, como en el caso de los servicios de seguridad egipcio que desmontaron 7 redes israelíes en 1996, mientras que en los 15 últimos años, se habían instalado solamente 20. Esto provocó una verdadera crisis en los servicios de información israelíes. Esta situación quizá se debe al hecho de que la eficacia de los servicios de información extranjeros aumentó con relación a su nivel de los años 1960, período brillante para la inteligencia israelí entonces pionera en este tema.

Un informe del Knesset (Parlamento israelí) pone de relieve el deterioro de la credibilidad de los servicios de información israelíes, desde su participación en la campaña de intoxicación sobre las supuestas armas de destrucción masiva iraquíes. Conducida con el mismo método que Estados Unidos y Gran Bretaña esta campaña había suscitado una psicosis aguda en el Estado judío, ante la advertencia de los servicios que habían mencionado una posibilidad de ataque a la población por parte de Saddam Hussein para destruir Israel. La investigación parlamentaria, presidida por el diputado del Likud, Yuval Steinitz, no permitió determinar si los servicios se habían equivocado o si habían cedido a presiones del gabinete de Sharon.

Esta amenaza se presentaba como completamente real durante los seis meses que precedieron al desencadenamiento de la invasión de las tropas de la Coalición en Irak. En marzo de 2003, el ejército israelí había desplegado sus defensas antimisiles en la región de Tel-Aviv, con el fin de poder asegurarse contra un posible ataque de misiles iraquíes. Se invitaba a la población a equiparse del material necesario para su protección, como agua mineral, conservas, baterías y linternas. A pesar de esto, el jefe de los servicios de información militar israelíes, el general Aharon Zeevi, ya había constatado que Irak no había desplegado misiles Scud en la parte occidental de su territorio, volviendo improbable la posibilidad de ataques dirigidos contra Israel. Pero sus observaciones pasaron inadvertidos, en el mar de información alarmista difundida por los medios de comunicación y las autoridades israelíes.

Incluso es posible afirmar que, por sus repetidas declaraciones públicas sobre la ‘amenaza iraquí’, la administración israelí participó ampliamente en la campaña de desinformación llevada adelante principalmente por los Estados Unidos y Gran Bretaña. La primera de estas declaraciones se remonta al 13 de agosto de 2002, dos semanas antes de que el Vicepresidente estadounidense Dick Cheney designe el ‘objetivo iraquí’, en un discurso pronunciado ante un grupo de veteranos norteamericanos.

En ese clima tenso el ejército israelí anunció haber puesto a punto un nuevo modelo de máscara anti gas, más eficaz y más fácil de utilizar. El Ministerio de Salud, sobre la base de esta información, prepara entonces una posible campaña de vacunación general contra la viruela. A principios de agosto, el mismo Ministerio ya había anunciado que se había seleccionado a cien miembros de su personal para fabricar el plasma humano necesario para la preparación de una vacuna contra la peste bubónica que podrían contener los misiles iraquíes. Al día siguiente, a pesar de las llamadas a la calma del Ministro de Defensa, Benyamin Ben Eliezer, el Director General del Ministerio de Defensa, Amos Yaron, anuncia la próxima distribución de píldoras de yodo a la población, con el fin de reducir los efectos de las radiaciones radioactivas, lo que abasteció naturalmente a la psicosis general y contribuyó a acreditar la idea según la cual Saddam Hussein dispondría de armas nucleares.

Los medios de comunicación israelíes se apoderan del tema y lo trataron permanentemente. El recuerdo era aún vivaz de los 39 misiles iraquíes que habían afectado a Israel durante la primera guerra del Golfo, en 1991. Los periodistas en la televisión opinan de forma unánime: los misiles que Bagdad podría lanzar sobre Israel se dotarán con cabezas químicas o biológicas susceptibles de causar millares de víctimas. La avalancha sobre las máscaras anti gas es inmediata. El propio Estado enumera la marcha que debe seguirse en caso de ataques: sirenas de alerta, preparación de las habitaciones protegidas, ir a los refugios, empleo de las máscaras anti gas.

Mientras que la amenaza de bombardeo químico permite suscitar un miedo intenso en la población, se distribuye un folleto a cada familia en el que se enumeran las medidas que deben adoptarse en caso de ataque, a principios de febrero de 2003. El mismo indica, en particular, cómo preparar un refugio y asegurarlo contra un ataque químico o bacteriológico. Se agrega una lista de productos que deben comprarse. Tales acciones de gran envergadura, apoyadas por enlaces de información, no pueden basarse en simples convicciones personales de los cronistas, estos resaltan que la información pudieron leerle en informes obtenidos de los servicios de inteligencia.

Es así que el Mossad, como los otros servicios de información israelíes, participó en la campaña de intoxicación lanzada por George W. Bush y Tony Blair a partir de agosto de 2002. A esta conclusión llega, en diciembre de 2003, un informe del Centro Jaffee de Estudios Estratégicos, en Tel Aviv. Su autor, el general de reserva Schlomo Brom, resaltó como las comisiones de investigación que trabajaron en los Estados Unidos y el Reino Unido, sobre los “errores” de los servicios de inteligencia, olvidan que había un tercer socio importante que apoyaba esta información, según la cual Saddam Hussein disponía de armas de destrucción masiva y los medios para lanzarlos, y este tercer socio era Israel.

Los servicios de información israelíes fueron un socio de pleno derecho para la presentación de las capacidades no convencional iraquíes por el Reino Unido y los Estados Unidos, y es así como los fracasos de la guerra en Irak demuestran fracasos y debilidades inherentes a los servicios de información y a los responsables israelíes. Tales errores podrían reproducirse en el futuro si la cuestión no es objeto de una investigación completa. Los servicios de información exageraron en gran parte el riesgo de un ataque no convencional sin atrever a decir que era prácticamente nulo. Sólo en la víspera de la ofensiva, una vez que la población se había equipado perfectamente a fin de soportar un ataque, Ariel Sharon anunció, el 15 de marzo de 2003, que existía un 1% de posibilidad de que Israel fuera atacado.

El informe del Centro Jaffee destaca ‘el elevado precio financiero’ de las medidas defensivas adoptadas por Israel. Pero no es este el punto más grave. Al exagerar la amenaza, la inteligencia israelí sobre todo debilitó considerablemente su credibilidad para con la población israelí y los servicios de información extranjeros. Schlomo Brom trata a su modo de ver esta falla de los servicios de información, vinculados al síndrome de la guerra de octubre de 1973, cuando estos mismos servicios no habían conseguido anticipar el ataque contra Israel. La visión israelí de la amenaza iraquí simplemente se debe a una concepción dogmática. Las oficinas de información fueron sumergidas por una visión unidimensional de Saddam que lo describían como la encarnación del Mal, un hombre sujeto a la obsesión de desarrollar armas de destrucción masiva para afectar Israel entre otras cosas. Pero Brom no excluye sin embargo que sospechas de manipulación política no manchen duraderamente la credibilidad de las agencias ya que las oficinas de información extranjeras podrían perder confianza en la información israelí, y sospechar de que Israel proporciona pistas falsas con el fin de convencer a los otros países de adoptar su posición política.

Los servicios de información israelíes son famosos por su eficacia, hasta el punto que el Mossad hasta tiene que vender una parte de la información que recoge a otras agencias extranjeras, práctica habitual posible por la extrema fiabilidad concedida por la comunidad internacional de la información a los trabajos de los agentes israelíes. Este hecho es amenazado por la participación de Israel en la campaña de intoxicación relativa a las armas de destrucción masiva supuestamente en poder de Saddam Hussein. Israel, que había sido el primer país pendiente y alerta del programa nuclear iraní a mitad de los años noventa, podría así encontrarse desacreditado, y ya no beneficiarse de la misma atención que antes, por parte de los servicios occidentales, principalmente en Europa. Sus advertencias sobre los programas de armamento de sus vecinos – y de sus adversarios – podrían en adelante ignorarse. Es necesario para los servicios de información israelíes restaurar esta credibilidad.

El hecho de que los responsables de las oficinas de información hayan podido estar convencidos de la necesidad de mentir, y en consecuencia de poner en juego su credibilidad, revela la amplitud de las presiones políticas que pesa sobre ellos y que los impulsa a defender una posición belicista. La transformación de un servicio de inteligencia en órgano de propaganda no es una señal de buena salud democrática. Pero al menos este episodio habrá tenido el mérito de hacer caer la confianza ciega que los israelíes y los Gobiernos extranjeros concedían al Mossad. En la actualidad, hay un hecho probado: incluso el mejor servicio de información del mundo no está al resguardo de manipulaciones políticas. En este sentido será necesario para los demás servicios de espionaje desconfiar de los datos que produce, en particular, con respecto a Siria, próximo objetivo probable de los Estados Unidos.

Publicado por John Doe   MUNDO CON MIS OJOS

WILILEAKS PODRÍA SER UNA OPERACIÓN ENCUBIERTA DE LA CIA

Aunque podría tratarse de una burda estrategia para desacreditar a WikiLeaks, algunos sugieren que esta organización es parte de una sofisticada operación encubierta, diseñada por la CIA para desinformar a la población mundial

En enero de 2007 un miembro importante de WikiLeaks, John Young, quien actualmente encabeza el sitio cryptome.org, renunció a la organización alegando que se trataba de una operación encubierta de la CIA. Por otro lado algunas fuentes de inteligencia de diversos países asiáticos han sugerido la posibilidad de que “WikiLeaks está operando una campaña de desinformación, alegando persecución de las agencias estadounidenses de inteligencia, pero realmente pertenece a esas mismas agencias”. De hecho no deja de llamar la atención que esta organización dedicada a filtrar información confidencial sea respaldada por gente como George Soros, y que haya logrado en tan poco tiempo convertirse en un protagonista del actual escenario geopolítico, en buena medida con la ayuda de medios informativos del mainstream, los cuales parecen proteger y alimentar la presencia de WikiLeaks.

Esta hipótesis apunta a que a fin de cuentas los secretos revelados por la organización están cuidadosamente seleccionados de acuerdo a una compleja agenda, pero que a fin de cuentas los hechos más significativos, que realmente revelarían los intereses de la élite geopolítica son simplemente mantenidos en la sombra, por ejemplo la necesidad de Estados Unidos de que Pakistán continúe apoyando a los talibanes para mantener a flote la supuesta guerra de Afganistán, la cual forma parte de un mega show bélico destinado a lucrar del tráfico mundial de heroína y a mantener activa la economía de guerra estadounidense.

WikiLeaks se define a sí misma como “una organización multi jurisdiccional para proteger a disidentes internos, filtradores de información, periodistas y blogers que enfrentan amenazas legales o de otro tipo por publicar información, cuyo interés principal es exponer regimenes opresivos en Asia, el antiguo bloque soviético, África subsahariana, y el medio oriente, pero asistimos a la gente de cualquier otra nación que quiera revelar comportamientos no éticos de gobiernos y corporaciones. Y apuntamos a lograr el máximo impacto político posible.” Sin embargo existe un reporte elaborado por el controversial periodista radicado en Washington, Wayne Madsen, que revela una aparente afiliación de Wikileaks como parte de una operación oculta de la CIA. En el reporte se denuncia a WikiLeaks como parte de la estrategia de espionaje digital de Estados Unidos e Israel, operada por la CIA y el Mossad respectivamente, y como fuentes cita a comunicados de las agencias de inteligencia en China y Tailandia. En particular China sospecha que la organización tiene conexiones con el Mossad.

WikiLeaks está íntimamente involucrado con una operación de 20 millones de dólares de la CIA en la que disidentes chinos que viven en Estados Unuidos hackean constantemente computadoras del gobierno de China. Este grupo de hackers simulan ataques informáticos a redes del ejército estadounidense, supuestamente provenientes e China, para que luego el gobierno de Estados Unidos pueda denunciar ciber ataques por parte del gigante asiático. Esta supuesta amenaza justifica el aumento en el presupuesto de ofensiva y defensiva de Estados Unidos y siembra el miedo de organizaciones públicas y empresas en este país que eventualmente se cobijan bajo el gobierno. Para reforzar su hipótesis, Wayne Madsen advierte que uno de los miembros del consejo de WikiLeaks, Ben Laurie, es un programador y experto en seguridad cibernética que trabaja para Google, empresa que recién firmó un acuerdo de cooperación con el conglomerado de agencias de inteligencia estadounidense, la Agencia Nacional de Seguridad (NSA).

También de acuerdo a las fuentes de inteligencia de Asia que han filtrado información a Madsen, la CIA se molestó con WikiLeaks luego de que se enterará que la organización también estaba colaborando con la agencia israelí de el Mossad. Ello motivó que la CIA suspendiera momentáneamente el otorgamiento de fondos a WikiLeaks y por esa razón uno de los fundadores que se presenta bajo el alias de Daniel Schmidt, decidiera mover la operación central de la organización a Bélgica y Suecia.

Por otro lado existen rumores de que George Soros, el viejo lobo de la especulación financiera y uno de los hombres más poderosos del mundo, podría también estar fondeando la operación de Wikileaks. Supuestamente cuando el senador estadounidense Norm Coleman se opuso al nombramiento de Mark Malloch como presidente del Banco Mundial, a quien Soros apoyaba, el magnate húngaro pidió a Daniel Schmitt que hackeara la lista de seguidores de Coleman, robando los datos bancarios y sus domicilios para luego publicarlos en el sitio de wikileaks.org. Esta movida eventualmente costaría a Coleman su reelección frente al demócrata Al Franken, otro de los protegidos de Soros. Además, de acuerdo a esta misma versión Soros estaría promoviendo el movimiento de la base central de operación de WikiLeaks hacia Islandia, país que por un lado se perfila como uno de los mayores protectores de activistas en internet, y que por otro lado su sistema bancario que se encuentra en plena recuperación tras la crisis de 2008 parece el terreno ideal para que el húngaro instale algunos millonarios negocios mientras que WikiLeaks se mantenga cerca de él y pueda continuar sus operaciones desde la tierra del hielo.

Por otra parte el presidente de Irán, país que se ha visto involucrado en los cables filtrados, donde se menciona presión del rey de Arabia Saúdita y de Israel para atacar a Irán, ha declarado a la BBC, que considera que WikiLeaks  es solo propaganda y se trata de una guerra psicológica en contra de su país. “No creemos que la información haya sido filtrada. Creemos que fue organizada para ser publicada en una base regular para lograr ciertas metas políticas”, dijo a la BBC.

Finalmente, dentro de las múltiples acusaciones que acusan a WikiLeaks de estar aliado con la CIA y otras agencias de inteligencia, se presentan una lista de mails de un importante ex miembro de la organización, John Young, en donde Además asocia a Wikileaks con la mafia rusa del Phishing cuyo epicentro se encuentra en Israel y supuestamente es operada por un grupo de judíos rusos.

Con la enorme turbulencia generada por la última publicación por parte de WikiLeaks, que incluye una gran cantidad de cables diplomáticos de funcionarios estadounidenses que revelan “chismes geopolíticos” algunos relevantes y otros meramente entretenidos, lo cierto es que el escenario resulta un poco confuso. Y aunque todos estos rumores bien podrían ser parte de una burda estrategia para deslegitimar a WikiLeaks, lo cierto es que nada es suficientemente disparatado para ser descartado per se, y no sería la primera vez que termina por comprobarse que un organismo o movimiento aparentemente contracultural en realidad forma parte de la misma agenda a la que supuestamente combate.

Así las cosas, lo mejor sería estar pendiente del desarrollo de todo este fenómeno wikilikeano y ejercer nuestra capacidad de análisis a partir de una postura un tanto escéptica frente a cualquiera de los protagonistas. Y más allá de que WikiLeaks sea o no parte de una operación encubierta de la CIA, lo cual tal vez ni siquiera importe, parece innegable que el contemplar esta posibilidad representa un ejercicio sano para encarar la realidad sobreinformada que nos ha tocado vivir en la actualidad.

PijamaSurf 

Y también una nota interesante recogida de El Oro de los Dioses

Wikileaks puede ser un instrumento para la demolición controlada del sistema, para marcar el ritmo del fin de una era mientras ellos, la élite illuminati-sionista-satanista elabora a pasos agigantados el camino hacia el Nuevo Orden Mundial, con un sólo gobierno, un sólo banco y una única moneda.

No cuela que Julian Assange ande por el mundo sin ser detenido, ni cuela que le entregue a medios de comunicación en manos de la élite gobernante toda la documentación para que estos filtren sólo aquello que no duele. Nada de lo filtrado hasta hoy hará tambalear el sistema.

Fuente: Arucas Blog

ENTREVISTA A DIMITRI KHALEZOV SOBRE VICTOR BOUT (I)

Por fin tenemos la traducción de la entrevista con Dimitri Khalezov. Hoy colgamos la primera parte. Es un documento único.

Los que no han podido leer o entender bien la tramas oculta de la saga BOUT, os invito a leerlo nítidamente y pasarlo a todos vuestros contactos.

¿Cómo se relaciona entre sí Victor BOUT, armas atómicas, Irán, Rusia, EEUU, droga, DEA, FARC, Raúl Reyes, Osama Bin Laden, terrorismo islámico, 9-11 (11 de septiembre), atentados de el Nogal, Bali, Oklahoma City y mucho más? Lo tenemos aquí, en este reportaje. Hoy, primera de cuatro partes.

Daniel Estulin

Dimitri Khalezov es un antiguo oficial de la “Unidad Militar 46179″, conocida también como “El Servicio de Control Especial” del duodécimo departamento del Ministerio de Defensa de la Unión Soviética. Ha accedido a contestar a nuestras preguntas y es un placer para nosotros poder ofrecer a los lectores de http://www.danielestulin.com/ otra entrevista de calidad.

Dimitri es una pieza crucial en el puzle del caso Víctor Bout. Es acertado afirmar que si no fuera por la dedicación de Dimitri en la ayuda al Sr. Bout, su incorruptibilidad y brillantez, Víctor se encontraría ahora muy probablemente entre rejas en alguna prisión estadounidense de alto perfil. Dimitri fue el primero en haber visto a Bout en la cárcel y en persona tras su famoso arresto en Bangkok y es el hombre que más dolores de cabeza ha dado al gobierno de los Estados Unidos. Es más, Dimitri Khalezov ha sido la primera persona en el mundo que ha descubierto los verdaderos motivos para la persecución de Víctor Bout por parte del gobierno estadounidense.

El arresto de Víctor Bout está directamente ligado al 11-S y el Sr. Khalezov, como antiguo miembro de la inteligencia “atómica” y posteriormente “nuclear” soviética, dice haber tenido constancia del llamado “Proyecto de Demolición Nuclear de Emergencia” de las Torres Gemelas desde principios de los años 80 cuando aún estaba al servicio del Servicio de Control Especial Soviético.

¿Cómo ha acabado por comprometerse con este caso?

Tanto Víctor Bout como yo somos rusos, también antiguos oficiales militares soviéticos y además del mismo pueblo. Creo que éstas son buenas razones para intentar ayudarle con el caso, teniendo en cuenta que Víctor fue arrestado en Bangkok y por aquél entonces yo también vivía allí. Además tengo amplia experiencia con el sistema legal tailandés, ten en cuenta que Estados Unidos también ha intentado que me arresten y me extraditen a América en conexión con el 11-S. Esto fue en el 2003. En consecuencia, mi motivación para intentar ayudar a Víctor es más que suficiente.

En Marzo de 2008, Víctor Bout fue el equivalente de Osama Bin Laden en lo que concierne a notoriedad en el escenario mundial. ¿Cómo se las arregló para poder ver a Bout en persona el primer día de su detención en Bangkok?

Bajo el código penal tailandés cualquier persona bajo arresto tiene el derecho innegable a ser visitado por amigos en su celda. Víctor Bout, a pesar de ser llamado “Mercader de la Muerte” o “Señor de la Guerra” no quedó apartado de los procedimientos ordinarios del código penal tailandés. Simplemente fui a la comisaría donde estaba detenido y solicité poder ver a mi amigo. Tuvieron que dejarme pasar por mucho que les pudiera resultar incómodo. De hecho la policía fue muy atenta y se portaron muy bien. Nos sentaron a los dos en un sofá en el pasillo y dejaron que conversáramos con tranquilidad. Normalmente sólo permiten a los visitantes hablar con los detenidos a través de los barrotes de una celda pero con Víctor y conmigo hicieron una excepción.

¿Hay algún vínculo entre su caso, el 11-S y Víctor Bout?

Por lo visto sí. EEUU al parecer me quería detener en relación al 11-S y los atentados de Bali de 2002 (que fue un atentado mini-nuclear), mientras que Víctor Bout les interesa también por el 11-S y el atentado de El Nogal (Colombia) de 2003. Lo de El Nogal se sabe que fue un atentado mini-nuclear, al menos los oficiales de seguridad apropiados lo saben. Como puedes ver hay muchas similitudes.

¿Quiénes son los principales protagonistas del caso BOUT, tanto por parte del gobierno estadounidense como por parte de los seguidores de Víctor?

Puede parecer que existe un cierto “Grupo de Seguidores de Bout” pero esta impresión es totalmente falsa. Este “grupo Bout” está formado por Víctor Bout, su mujer, su hermano, su madre, su hija, yo (Dimitri Khalezov), dos amigos de Bout de la Unión Soviética, su abogado tailandés, Sr. Lak Nittiwatvicharn, su abogado ruso, por supuesto Daniel Estulin y tal vez algunos periodistas que vinieron a conocer a Bout y a su familia durante su investigación del caso. Si puedes llamar a este ejército improvisado un “partido de seguidores de Bout” entonces sí, tienes dos equipos principales, sería el “equipo Bout” contra Estados Unidos. Aparte del gobierno estadounidense, sin embargo, existen unos cuantos jugadores más, gente poderosa y que se ha posicionado en contra de Víctor.

¿Quiénes son estos jugadores poderosos y por qué no hemos oído hablar de ellos?

Ante todo el gobierno ruso (o al menos ciertos individuos con poder dentro de éste) y los servicios secretos rusos.

¿De verdad? ¿No está de broma? ¡Acaba de acusar al gobierno ruso de trabajar en contra de Víctor Bout, cuando el mundo entero está convencido de que si no fuera por los esfuerzos de Putin y Medvedev, ya se hubiera extraditado a Víctor Bout a los Estados Unidos hace mucho tiempo!

No escucharás nada de ellos porque no son tan estúpidos como para mostrarse públicamente. En vez de ello prefieren dar una imagen diametralmente opuesta, la de que supuestamente están “ayudando” a Víctor Bout. Pero no te equivoques, desde el principio de esta farsa sin precedentes, el gobierno ruso estuvo muy involucrado con los americanos en toda la operación que le jugó a Víctor y que lo atrajo a Bangkok. El plan fue concebido y desarrollado por ambas partes, los servicios secretos americanos y rusos trabajaron conjuntamente. Además de los rusos también hubo otros implicados. Principalmente los servicios secretos israelíes, el Mossad y el Sayaret Matkal. También ellos tienen interés en este caso. Queda demostrado en la participación sin precedentes del Sayaret Matkal con uno de los líderes de la FARC, Raúl Reyes y “su” uranio enriquecido que fue plantado por “alguno” de sus seguidores en la jungla de Ecuador. No hay que pasar este punto por alto: Raúl Reyes fue asesinado el 1 de Marzo de 2008 mientras que a Víctor Bout se le tenía que encontrar en Bangkok el 4 de Marzo de 2008 en conexión directa con los casos FARC y Uranio. Toda la documentación legal que solicitaba Tailandia para su arresto había sido entregada a las autoridades tailandesas por los americanos el último día de Febrero, esto es ANTES del asesinato de Raúl Reyes.

Ahora, por favor, observe que fue el Sayaret Matkal de Israel (una organización de alto nivel que trata exclusivamente con armas nucleares enemigas y con nada más que eso) el grupo involucrado en el asesinato de Raúl Reyes y en el “descubrimiento” de su uranio. No hay que ignorar tampoco el hecho de que Víctor Bout no llegó a Bangkok solo, sino en la siniestra compañía de su “amigo”, un cierto coronel del FSB ruso quien fue inicialmente arrestado con él, pero luego puesto en libertad de una forma un tanto extraña y enviado a Moscú en el primer vuelo disponible. Para entender lo improbable que es esto, imaginemos la siguiente situación: digamos por ejemplo que unos servicios secretos cualquiera (los franceses, por ejemplo) se las han ingeniado para atraer a Osama Bin Laden a París, prometiéndole que se encontrará allí con sus hermanos musulmanes y hablarán todos acerca de cómo demoler la Torre Eiffel utilizando un arma mini-nuclear robada de la Unión Soviética. Pero Osama Bin Laden no llega solo al encuentro de París sino acompañado de un cierto coronel de los servicios de contraespionaje talibanes, un señor que ha decidido viajar junto a Osama para aprovechar la ocasión de ver el Louvre y la Torre Eiffel (antes del atentado).

Los servicios secretos franceses arrestan a ambos, a Osama Bin Laden y al coronel talibán. Aunque luego se dan cuenta de que únicamente quieren a Osama y no al coronel de contraespionaje, que tan sólo ha venido para visitar París como turista y para hacer compañía a su amigo durante el vuelo a la capital francesa. Por tanto deciden soltar a este último y reenviarlo a Kabul en el primer vuelo disponible, deteniendo tan sólo a Oasama Bin Laden puesto que SÓLO él fue el objetivo de su operación. Esta versión, ¿suena creíble?. Pues así de creíble es la explicación de por qué la policía tailandesa y la DEA de EE.UU. soltaron tan pronto al compañero casual de Víctor Bout, el coronel del FSB, quien llegó curiosamente en el mismo avión y en el mismo taxi y tenía reserva en el mismo hotel pero en realidad no quería ayudar a su compañero a vender “misiles portátiles anti-aéreos” a los narcotraficantes sedientos de sangre de las FARC… él sólo quería ver Bangkok y tener la oportunidad de probar el famoso masaje tailandés.

Pero claro, el coronel del FSB había venido a Bangkok “por error”, por tanto este “error” fue corregido rápidamente por la honorable y honrada policía tailandesa quienes rápidamente se dieron cuenta de la inocencia del amigo del “Mercader de la Muerte” y le enviaron a casa de inmediato. ¿Te crees este surrealismo?, yo no. Al menos cuatro países estuvieron fuertemente involucrados en el montaje a Víctor Bout: Rusia, EE.UU., Israel y Tailandia. Hay evidencia plausible de que hubo también otras naciones implicadas pero en menor grado que las cuatro anteriormente mencionadas. Parece ser que los daneses, holandeses y los rumanos también estuvieron involucrados, al menos es la impresión tras examinar el papeleo disponible en el dossier de Víctor en los juzgados de lo penal de Tailandia.

El mundo entero tiene ahora la impresión de que el gobierno ruso y la embajada rusa en Tailandia han hecho todo lo que han podido para ayudar al Sr. Bout. Incluso hubo quejas públicas por parte de Estados Unidos a causa de la supuesta presión ejercida entre bastidores sobre los tailandeses por Putin y compañía a favor de la liberación de Bout.

Desgraciadamente esto es uno de los mayores errores, el pensar que el gobierno ruso está involucrado en el caso de extradición de Víctor Bout desde el lado de Víctor. Por supuesto que en la “línea oficial” muchas publicaciones histéricas de la prensa occidental e incluso en la rusa han dado por sentado que la burocracia rusa supuestamente “intenta por todos los medios” ayudar a Víctor puesto que Víctor podría, supuestamente, implicar a “algunos políticos rusos” en algunos supuestos actos criminales. Este cuadro se mantiene gracias al hecho de que los oficiales de la embajada rusa han asistido de forma regular a las sesiones en los juzgados tailandeses durante el caso de extradición de Bout y también debido a una serie de declaraciones emitidas desde el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia. Esta impresión es sin embargo engañosa. Los oficiales rusos que visitaron a Bout y acudieron al juicio no son más que el apoyo consular que regularmente se presta a un ciudadano ruso, ya sea éste Víctor Bout o un anónimo compatriota.

Con esto dicho, puedo asegurar que incluso si el cónsul ruso ha atendido a cada fase del juicio los jueces tailandeses no han sido presionados por la delegación rusa. Es normal para los cónsules estar presentes en las audiencias de demandados extranjeros y los jueces de Tailandia están acostumbrados. De ninguna manera se puede considerar el correcto desempeño de sus funciones por parte de un cónsul ruso como “asistencia extrajudicial” a Víctor Bout en la sala de justicia.

Aunque el Ministro de Asuntos Exteriores ha dicho públicamente que creía en la inocencia del Sr. Bout y se quejaba de supuestos intentos de presión al gobierno tailandés, no deberíamos tomar esta faceta pública como las verdaderas intenciones del gobierno ruso. Lo digo alto y claro: desde el principio del caso Bout en marzo de 2008, el gobierno ruso ha hecho todo lo posible para dañar las posibilidades de Víctor en su juicio. Suena raro para un occidental laico, pero se han de entender algunas peculiaridades en cuanto a los rusos. Para empezar, aparte de Putin, Medvedev y compañía, existen otros poderes políticos en Rusia, los llamados “patriotas” liderados por Vladimirr Zhirinovsky por ejemplo, o los “comunistas” entre otros. Algunos de los “viejos rusos” sinceramente creen que no se debería permitir que el gobierno estadounidense arreste a un ciudadano ruso fuera de las fronteras rusas, especialmente en un tercer país. Porque si se le deja actuar así con impunidad esto supondrá un precedente peligroso. Hoy se atreven a incriminar y arrestar a un supuesto “Mercader de la Muerte” que no conoce secretos gubernamentales. Pero mañana puede que cojan a un verdadero coronel de las tropas estratégicas de armas atómicas de Rusia que esté de vacaciones en Tailandia. El gobierno de los Estados Unidos puede acusar al coronel de estar “planeando la aniquilación de los Estados Unidos como nación con un ataque masivo termo-nuclear” y solicitar su extradición a América. Es más, en este caso una acusación hipotética de este tipo sería incluso correcta, al poder realmente estar el coronel planeando la aniquilación de EE.UU. a causa de sus deberes de servicio.

Se tiene que comprender que la gran mayoría de ciudadanos rusos, así como las Fuerzas Armadas del país están muy descontentos con la idea de que EE.UU. pueda, de una forma tan arrogante, ejercer su supuesta jurisdicción en territorios que no son parte de ese país, algo que molesta especialmente cuando el acoso afecta directamente a ciudadanos rusos. Medvedev, Putin y compañía son conscientes de esta oposición y han de tenerla en cuenta a la hora de hacer declaraciones oficiales.

De aquí vienen las peticiones públicas de apoyo por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, que suenan como si realmente les importara Víctor Bout o su caso en Tailandia. Pero nadie debería engañarse con estas peticiones lloronas de apoyo. No son nada más que un truco publicitario. En realidad no hacen más daño a los americanos y su causa que los ladridos de los perros callejeros en los alrededores del tribunal de justicia en Bangkok. Todas estas acciones del Ministerio de Exterior de Rusia están dirigidas tan sólo a apaciguar a la población rusa creando la impresión de que el gobierno ruso “trabaja para Rusia” y sigue representando “un desafío a la hegemonía de EE.UU. en el mundo”. En realidad las cosas son distintas. Es más, si el gobierno ruso se hubiera abstenido por completo de “ayudar” a Víctor Bout en su caso de extradición en Tailandia éste hubiera tenido más probabilidades de salir ganando.

¿El interés de los Estados Unidos por Víctor Bout se debe a que es traficante de armas tal y como lo ha descrito el periodista de la U.N. y EE.UU. Douglas Farah o hay algo más?

En realidad Bout no interesa a nadie por ser un supuesto “Mercader de Armas” tal y como ha sido retratado y entendido por gente que se esfuerza más en escribir artículos que en averiguar hechos reales. Si a Víctor realmente lo quisieran por lo que sugieres, entonces los americanos no hubieran esperado hasta marzo de 2008 para arrestarlo, sino que hubieran emprendido acciones legales contra él ya en los años 90 o como muy tarde al comienzo del nuevo milenio. El problema es que la importancia de Bout NO se debe a que es el “Mercader de Armas”, al menos no en el sentido en que se le puede ver en la infame película o como lo describe el irresponsable reportaje de la ONU escrito por un antiguo inspector de armas de las Naciones Unidas, Johan Peleman. A Víctor lo necesitan por algo totalmente distinto, pero si te parece comentaremos eso a continuación en más detalle.

http://www.danielestulin.com/

PIRATAS SIONISTAS CONTRA PISTOLAS DE PINTURA

Seis días antes de la masacre de la Flotilla de la Libertad, una de los más conspicuos judíos anti-sionistas, el anciano ex diputado israelí Uri Avnery, publicaba un artículo en el que llegaba a la conclusión de que el actual Gobierno sionista ha conseguido lo que buscaba: devolver a los israelíes la sensación de que todo el mundo está contra ellos. Con amarga ironía, Avnery argumentaba que los sionistas se desintegran cuando pierden esos mecanismos de defensa que, con razón o sin ella, han desarrollado a lo largo de los siglos por lo que sólo son felices cuando se sienten despreciados y amenazados (ver Counterpunch, 25.V.2010) De ser cierta esta tesis, es indudable que Netanyahu y Ehud Barak pueden estar contentos: hoy tienen muchísimos más motivos para verse como víctimas de la incomprensión mundial.

Breve relación de algunas piraterías sionistas

8 de junio de 1967. Aviones y barcos torpederos sionistas atacan en aguas internacionales al buque gringo USS Liberty causando no menos de 34 muertos y 171 heridos. Los sionistas impidieron así un hipotético e improbable obstáculo contra su ataque a Siria. Hasta la fecha, este acto de suprema piratería sigue siendo el único incidente no investigado por el Congreso de los EEUU.

23 de agosto de 2008. Dos minúsculas embarcaciones fletadas por el Free Gaza Movement (FGM) llegan a Gaza.

29 de octubre de 2008. El yate Dignity, fletado por el FGM llega a Gaza [Tres intentos posteriores del FGM de llevar a Gaza ayuda humanitaria se saldaron con sendos ametrallamientos, varios heridos y asalto final a los barcos antes de que pudieran atracar en su destino]

24 de julio de 2009. So pretexto de que transporta armas para Siria e Irán, el Mossad secuestra el barco finlandés Artic Sea. El 14.agosto, es “encontrado” –vacío, claro está- por la marina rusa en aguas próximas a Cabo Verde. La imaginativa versión ruso-sionista es que transportaba madera y que fue abordado por el ala dura de los ecologistas.

17 de mayo de 2010. Brasil, Turquía e Irán firman un contrato nuclear: Irán depositará en territorio turco 1.200 kgs. de uranio iraní enriquecido al 3,5% que le será devuelto enriquecido al 20%. Para colmo, en el mismo acto, el ministro turco de Relaciones Exteriores Ahmet Davitoglu “exhortó a la comunidad internacional a renunciar a adoptar nuevas sanciones contra Irán”.

Para demostrar que en Gaza no hay crisis humanitaria por la sencilla razón de que no hay bloqueo pues Israel les provee de todo a los gazatíes, la oficina del Primer Ministro distribuye entre otros lujos disponibles en la Franja, menús de los restaurantes de Gaza en los que destacan la crema de espinacas y el filete Stroganoff.

Matanza nocturna en alta mar

31 de mayo de 2010.- Con las agravantes de premeditación, alevosía, exceso de fuerza, desprecio de sexo, nocturnidad y trasgresión de las leyes del mar –piratería-, comandos de la fuerza de élite Shayetet 13, asaltaron la Flotilla de la Libertad en aguas internacionales. Aunque ni siquiera estaban provistos de lacrimógenas sino sólo armados con pistolas de pintura (paintball guns), la resistencia (estúpida e incomprensible) que ofrecieron los semidormidos activistas humanitarios obligó a los tiernos marines sionistas a masacrar a decenas de pasajeros –a quienes, pequeño detalle, previamente les habían cortado Internet-.

Si permitieron dos veces la llegada a Gaza de barcos humanitarios, ¿por qué esta vez Israel ha masacrado a unos inermes civiles? Dejemos aparte dos hechos que nos parecen menores: uno, que los anteriores barcos eran minúsculos; dos, que desde aquellas arribadas ha cambiado el Gobierno sionista. Entremos en temas mayores clasificando las múltiples explicaciones y causas que se esconden tras esta matanza, todas ellas independientes de la (siniestra) suerte que Israel reserva a sus esclavos gazatíes:

1) el ataque va dirigido realmente contra Turquía, el más próximo de los firmantes del contrato con Irán. El remoto Brasil queda para una segunda fase e Irán, ad calendas graecas como veremos más adelante.

2) Rahm Emmanuel, capitán del ejército sionista (IDF o Tsahal), hijo de terrorista del Irgun y mano derecha de Obama, acaba de visitar Israel so pretexto de que su hijo cumpla el rito de iniciación judía llamado Bar Mitzva. En otras palabras, EEUU ha dado luz verde a la masacre, probablemente para compensar al proverbial sadismo sionista por la firma del contrato antes citado y, con toda seguridad, para garantizar el apoyo del lobby sionista a Obama de cara a las elecciones gringas del próximo 2 de noviembre.

3) el ataque va también contra la unidad del pueblo palestino. Por lo pronto, el muy corrupto dizque presidente Mahmud Abbas se ha limitado a adoptar medidas tan rutinarias como simbólicas -tres días de luto oficial en Cisjordania- a la vez que mantiene el “diálogo” con Tel Aviv.

4) la matanza es un regalo a los sionistas ultraortodoxos. Los Haredin dejarán momentáneamente de incordiar y no digamos los poseídos de la furia del converso -los inmigrantes rusos-. En los últimos días, estos asesinos no estaban satisfechos con crucificar a la soldado Anat Kamm por el supuesto delito de hablar con la prensa ni tampoco con haber metido en la cárcel por enésima vez a Mordechai Vanunu –el héroe judío que denunció la bomba nuclear sionista-. Querían más y ya lo tienen.

5) este acto de piratería también va encaminado a escindir a las ONG. Dicho de otra manera, busca satanizar y amedrentar a las más humanitarias para que, de una vez por todas, dejen de molestar a las ONG tecnocráticas.

Todo ello por lo que respecta a la inmediata actualidad politico-fáctica. Desde la psicología social –una disciplina algo fantasiosa- podemos añadir que, siendo el sadomasoquismo la principal seña de identidad de ese Estado teocrático y militarista –añadir racista y genocida sería redundancia- que dice ser la suprema expresión moderna del judaísmo, los sionistas se notaban masoquistas por haber dejado entrar a unos barquichuelos ergo lo han tenido que compensar con el sadismo de una gran masacre.

Más aún, antes del famoso contrato tripartito, Irán ya se había blindado contra una agresión gringo-sionista mediante el ardid de firmar sustanciosos convenios con Rusia y, sobre todo, con el amo del dólar: China. Atacados en la parte más débil de su anatomía –el bolsillo-, los EEUU se sintieron impotentes y así se lo hicieron saber a Israel, su hijo travieso. Pero éste, caprichoso como todo niño mimado, a cambio quería romper algún juguete. Sabiendo que el castigo de papá no pasará de una regañina cara a los vecinos, ya lo ha roto.

El mañana

Creación de innumerables comisiones de investigación: la ONU, la Unión Europea, la Liga Árabe, incluso los EEUU y puede que hasta el Vaticano competirán en presentar las mentiras y medias verdades mejor empaquetadas. Un ejemplo reciente de hasta dónde llegan estas comisiones: el 20 de enero de 2010, el Mossad asesinó en Dubai a un palestino. Pocos días después se demostró que los asesinos habían utilizado falsos pasaportes europeos, ingleses en su mayoría. El Reino Unido convocó al embajador israelí y el entonces premier Brown prometió crear una comisión de investigación. Desde entonces, ¿alguien ha oído hablar de ella?

Manipulación mediática: Que se prepare la Alianza de las Civilizaciones porque se centrará en la difamación de Turquía. Para subrayar que ha actuado en defensa propia, Israel inventará haber sufrido “algunas” bajas. Estará prohibido hablar de tropezones, ineptitud, precipitación, confusión entre las propias filas y, por supuesto, será anatema mencionar siquiera el “fuego amigo”. Además, las agencias amigas –Reuters en especial-, inundarán al mundo con imágenes espeluznantes de la “insania turca” –como todos sabemos, heredera directa del genocidio armenio y de los empalamientos, suplicio favorito de los pérfidos sultanes-. De hecho, Israel ya ha difundido unas primeras fotos en las que se aprecia a un supuesto pasajero amenazando a la Humanidad con un cuchillo curvo. Según la propaganda sionista, es obvio que, siendo feo y barbudo, sólo puede un terrorista camuflado -turco desde luego y probablemente amigo de Alí Agca, ahora cristiano pero antes frustrado asesino de Juan Pablo II-

Como postre, las mismas agencias de desinformación nos abrumarán con conmovedoras narraciones sobre los amorosos cuidados que los hospitales israelíes han brindado a los humanitarios heridos.

Esta manipulación no se limitará a invenciones y/o medias verdades sino que no se detendrá ante la mentira pura y dura. Ejemplo: han querido desprestigiar a la Flotilla acusándola de negarse a llevar una carta a Gilad Shalit –el soldado israelí preso en Gaza- cuando la verdad es que, bajo la amenaza de usar las armas, horas antes de zarpar obligaron a la Flotilla a no admitir la susodicha carta.

Ataques a Brasil: Obviamente, no serán ataques directos sino sinuosos. Pronto oiremos hablar de la destrucción de la Amazonia, de la esclavitud en Pará y de lo chapuceros que son los productos brasileros. En esta campaña, no estarán solos los medios sionistas –la inmensa mayoría de los verdaderamente planetarios- sino que también les acompañarán los gringos pues, a fin de cuentas, ellos son los más perjudicados por el surgimiento de ese tercer polo que representa la diplomacia brasileña.

En cuanto a la joya de la corona sionista –sus servicios secretos-, la batalla está servida. Por ahora, el Mossad y sus innumerables otras agencias hermanas saben que quienes lograron introducir al presidente Zelaya en la embajada de Brasil y quienes han preparado en el mayor sigilo el contrato con Irán no son enemigo pequeño. Esperemos que esta deducción no les lleve a recurrir contra los brasileños a su método habitual –el asesinato-.

ANTONIO PÉREZ        Rebelión

MISTERIOSA ENFERMEDAD RELACIONADA CON UN VIRÓLOGO ISRAELÍ DESAPARECIDO

Los medios de comunicación del noroeste de los Estados Unidos comenzaron a informar desde el pasado 24 de abril de un extraño, -previamente desconocido-, y virulento hongo que se transmitía por el aire, que había matado al menos a seis personas en Oregon, Washington e Idaho y se extendía por la región. El hongo, según expertos  microbiólogos, es un nuevo genotipo de Cryptococcus gatti fungi, que normalmente se halla en regiones tropicales y subtropicales en India, Sudamérica, Africa y Australia.

 Los microbiólogos estadounidenses afirman que la variedad hallada, por razones todavía desconocidas,  es mucho más mortífera. Un número indeterminado de personas en la región han enfermado por esta variedad del hongo y los médicos dicen que puede infectar también a las mascotas y los síntomas no aparecen hasta después de dos o cuatro meses de la exposición. Dichos síntomas incluyen ligera tos, dolores agudos de pecho, fiebre, sudores nocturnos, pérdida de peso, dolor de cabeza y respiración acelerada. Puede ser tratado exitosamente si se detecta a tiempo, con antifúngicos, pero no se puede prevenir ni hay vacuna. Si no se diagnóstica, el hongo afecta al fluído espinal y al sistema nervioso central, causando una mortal meningitis.  Según el microbiólogo Edmond Byrnes este novedoso hongo es inquietante porque es una amenaza para las personas sanas, al contrario que otros hongos que atacan a trasplantados o pacientes de Sida.

Algunos microbiólogos y epidemiólogos dicen que el  hongo previamente apareció en la isla de Vancouver en el otoño de 2001 o quizá antes, y mató a perros, gatos, caballos, ovejas y al menos 26 personas. Se expandió por la brisa y el viento.  Algunos investigadores en California también afirman que desde hace décadas se trabaja con este hongo, en concreto en Fort Detrick, Maryland (Centro Biológico del Ejército en Estados Unidos).
Informes sobre guerra bacteriológica obtenidos a través de la Ley de Libertad de Información revelaron que comenzó en torno a 1952 el ejército montó un enorme programa de investigación que incluía numerosas plantas y hongos, con numerosos contratos que implicaban a universidades para completar los trabajos de investigación. El mismo microbiólogo, que declinó hablar públicamente, narró el extenso trabajo desarrollado sobre el hongo en Fort Detrick y también afirmó que investigadores del Instituto de Investigación Biológica de Tel-Aviv, Israel, también han trabajado con el Cryptococcus. Asimismo, también se dice que el misterioso virólogo israeli-estadounidense, Joseph Moshe,  podría haber dirigido estudios secretos sobre el hongo mientras residía en los últimos tiempos en California. Este Moshe saltó brevemente a la fama internacional en 2009 cuando fue objeto de una espectacular detención por la policía de Los Angeles, asistida por el FBI, el servicio secreto, la CIA, el ejército y otras agencias oficiales. Su arresto nunca ha sido totalmente explicado a los medios de comunicación y su paradero desde entonces permanece desconocido.  De acuerdo con los medios de Los Angeles, Moshe afirmó se un “antiguo microbiólogo del Mossad” que había llamado a la policía profiriendo amenazas sobre el presidente Obama y la Casa Blanca. Después de su detención, Moshe fue llevado a un hospital psiquiátrico y luego a otro centro en Los Angeles. Un mes más tarde, Moshe fue secretamente liberado y su actual paradero se desconoce.

Desde su arresto proliferaron, sobre todo en Internet, informes sobre las actividades de Moshe en los Estados Unidos.  Algunos de las fuentes más fiables le han vinculado a la fuerte expansión de la gripe A en Ucrania. Otras, incluyendo dos antiguos bioquímicos de Fort Detrick, también le vinculan a una misteriosa enfermedad que está llegando a ser alarmantemente común en Vermont y otros estados, como California. Esta “enfermedad de Morgellons”, ha matado o incapacitado al menos a 10 o 20 granjeros.  Antiguos científicos de Fort Detrick, en privado dicen que la enfermedad fue “experimentada intensamente” a finales de los años 60 en varios “lugares de prueba en New England”.  Morgellons provoca horribles problemas en la piel así como fatiga, confusión y serios problemas de memoria, y la extraña sensación de ser atravesado por alfileres o de que algo se arrastra por la carne.

Volviendo al principio, algunos investigadores afirman que Morgellons está llegando a ser “un problema médico muy serio en algunas partes del país”.

Fuente: Truthout

LA LICENCIA PARA MATAR DEL MOSSAD

El asesinato de Mahmud al-Mabhuh tiene todas las características del implacable servicio de inteligencia israelí. Uno de los más destacados historiadores de la agencia presenta una perspectiva singular de sus métodos.

Los asesinos del Mossad sólo pueden haber sentido satisfacción al aparecer la noticia de que habían tenido éxito en el asesinato de Mahmud al-Mabhuh, un alto comandante militar de Hamas, en Dubai el mes pasado.

La negativa del gobierno israelí de comentar sobre la muerte ha provocado una vez más publicidad mundial para el Mossad, su temido servicio de inteligencia. Sus implacables asesinatos se hicieron famosos por la película “Munich”, que detalló los ataques del Mossad contra los terroristas que mataron a atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de 1972. Hace tiempo, la agencia ha establecido que el silencio es el modo más efectivo de diseminar el terror entre sus enemigos árabes.

El año pasado al-Mabhuh había pasado a encabezar la lista de objetivos, cada uno de los cuales debe ser legalmente aprobado bajo directivas fijadas hace más de medio siglo por Meir Amit, el más innovador e implacable director general del servicio. Nacido en Tiberíades, la ciudad favorita del rey Herodes, Amit estableció las reglas para asesinatos.

“No habrá asesinatos de dirigentes políticos por extremos que sean. Deben ser tratados por medios políticos. No habrá asesinatos de familiares de un terrorista a menos que también estén directamente implicados en terrorismo. Cada ejecución debe ser sancionada por el primer ministro incumbente. Por lo tanto toda ejecución es patrocinada por el Estado, la máxima sanción judicial legal. El ejecutor no es diferente del verdugo nombrado por el Estado o cualquier otro ejecutor legalmente nombrado.”

Encontré por primera vez a Amit en 2001 y gracias a él hablé con los espías del Mossad, los katsas, y finalmente, con los asesinos, los kidon, que toman su nombre de la palabra hebrea para bayoneta. Me ayudaron a escribir el único libro aprobado por el Mossad, “Los espías de Gideón.” Amit dijo que el libro “dice cómo era – y cómo es.”

Amit me mostró una copia de esas reglas en nuestra primera reunión. Después de dos años de entrenamiento en la academia del Mossad en Herzlia cerca de Tel Aviv, todo recluta para kidon recibe una copia.

El asesinato en Dubai es un ejemplo clásico de cómo realiza su trabajo el Mossad. Los 11 asesinos de al-Mabhuh se escogieron entre los 48 kidon actuales, seis de los cuales son mujeres.

Todavía hay que establecer cómo asesinaron a al-Mabhuh, pero la preferencia de los kidon es estrangulamiento con un alambre, una bomba bien colocada en un coche, un choque eléctrico o uno de los venenos creados por los científicos del Mossad en su cuartel en un suburbio de Tel Aviv.

El plan para el asesinato de Mahmud al-Mabhuh se finalizó en una pequeña sala de conferencias próxima a la oficina de Meir Dagan, que ha dirigido el Mossad durante los últimos ocho años. Décimo director general, Dagan tiene la reputación de no dudar antes de caminar por una callejuela árabe desconocida sin otra cosa que una pistola en su bolsillo.

Sólo él sabe cuántas veces ha solicitado a un primer ministro el permiso legal para matar a un terrorista que no podía ser llevado ante un tribunal israelí, junto a los kidon a los que muestra el documento legalmente sellado, la licencia para matar.

Si el nombre de Mahmud al-Mabhuh hubiera estado en un documento semejante, habría sido firmado por Benyamin Netanyahu. Eso, como todo aspecto de una operación kidon, sería enérgicamente desmentido por un portavoz del gobierno, si se le preguntara. Lo que no ha impedido que el jefe de la policía de Dubai, el teniente general Tamin, despotricara contra el primer ministro israelí.

Esta semana hace dos años que Dagan envió un equipo de kidon a Damasco a asesinar a Imad Mughniyeh. Su expediente en el Mossad incluía detalles de la organización del secuestro de Terry Waite y del atentado contra la base de marines de EE.UU. cerca del aeropuerto de Beirut, matando a 241 personas. EE.UU. había ofrecido 12,5 millones de libras por su cabeza. Dagan sólo lo quería muerto.

Psiquíatras, psicólogos, científicos conductuales, psicoanalistas y perfiladores – conocidos colectivamente como los “especialistas” – recibieron instrucciones de decidir la mejor manera de asesinar a Mughniyeh.

Concluyeron que estaría entre los invitados de honor en las celebraciones del Centro Cultural Iraní en 2008 para la celebración de la Revolución de Jomeini. El equipo colocó una bomba en el apoya-cabezas del Mitsubishi Pajero que había sido alquilado por Mughniyeh, para que fuera detonada por un teléfono móvil. Cuando Mughniyeh llegó al Centro Cultural exactamente a las 7pm el 12 de febrero, la explosión hizo volar su cabeza.

En el funeral de Mughniyeh en Beirut, su madre, Um-Imad, estuvo sentada en medio de un mar de chadores negros; una sombría anciana que gemía que su hijo iba a visitarla el día después de su muerte. Gritaba que no tenía una fotografía para recordarlo. Dos días después recibió un paquete. Contenía su fotografía. Se había enviado desde Haifa.

La lista de asesinatos por los kidon es larga y va más allá del mundo árabe. En su base en lo profundo del desierto Néguev – la arena sólo es interrrumpida por una vista distante de la instalación nuclear de Israel en Dimona – los kidon practican con una variedad de pistolas, aprenden a ocultar bombas, a administrar una inyección letal en una multitud y a hacer que un asesinato parezca un accidente.

Estudian asesinatos famosos – el de John F. Kennedy, por ejemplo – y estudian las caras y las costumbres de objetivos potenciales cuyos detalles están almacenados en sus ordenadores altamente confidenciales. Allí también hay miles de mapas de calles constantemente puestos al día, bajados de Google Earth.

El Mossad es uno de los servicios de inteligencia más pequeños del mundo. Pero tiene un sistema de respaldo que ningún otro puede equiparar. El sistema es conocido como sayanim, palabra derivada del hebrero lesayeah, que quiere decir ‘ayudar’.

Hay decenas de miles de esos “ayudantes”. Cada uno ha sido cuidadosamente reclutado, a veces por katsas, los agentes del Mossad en el terreno. A otros, miembros del secreto grupo les han solicitado que se conviertan en ayudantes.

Creado por Meir Amir, el papel de los sayanim es un impactante ejemplo de la cohesión de la comunidad judía mundial. En términos prácticos, un sayan que dirige una agencia de alquiler de coches puede suministrar a un kidon un vehículo sin hacer preguntas. Un sayan agente inmobiliario puede suministrar un edificio para la vigilancia. Un sayan gerente de banco suministrará fondos a cualquier hora, y un doctor sayan asegura la asistencia médica.

Cualquiera de estos ayudantes podría haber estado involucrado en el asesinato de Mahmud al-Mabhuh. El Mossad ha expandido recientemente su red de sayanim en los países árabes.

Un doctor sayan en Cisjordania suministró detalles de la poción homeopática que Yasser Arafat solía beber. Cuando murió en 2004, su médico personal, doctor al-Kurdi, dijo que “un envenenamiento es una fuerte posibilidad en este caso.” Ha habido informes de que más de una docena de terroristas han muerto envenenados en los últimos cinco años.

Dentro de la comunidad de inteligencia global, el respeto por el Mossad aumentó después del asesinato kidon del doctor Gerald Bull. El científico canadiense era probablemente el mayor experto mundial en balística de tubos de cañones. Israel había hecho varios intentos de comprar su experticia. Cada vez, Bull había dejado claro su disgusto por el Estado judío.

En su lugar había ofrecido sus servicios a Sadam Hussein para construir un súper cañón capaz de lanzar proyectiles conteniendo materiales nucleares, químicos o biológicos directamente desde Iraq hacia Israel. Sadam había ordenado tres cañones a un coste de 20 millones de dólares. Bull fue contratado como consultor por un honorario de 1 millón de dólares.

En la tarde del 20 de marzo de 1990, la aprobación para asesinar a Bull fue dada por el entonces primer ministro Yitzhak Shamir. Nahum Admoni, jefe del Mossad, envió un equipo de tres hombres a Bruselas donde Bull residía en un bloque de apartamentos de lujo. Cada kidon llevaba una pistola bajo su chaqueta.

Cuando Bull, de 61 años, respondió al timbre de su apartamento, le dispararon cinco veces en la cabeza y en el cuello; uno tras otro cada kidon disparó su pistola de 7,65, dejando a Bull muerto en la puerta de entrada a su hogar. Una hora después habían salido del país en un vuelo a Tel Aviv.

En pocas horas el propio departamento de guerra psicológica del Mossad había organizado que sayanim en los medios europeos filtraran historias de que Bull había sido asesinado por un equipo de asesinos de Sadam porque tenía intenciones de no cumplir con su acuerdo.

Las mismas tácticas se prepararon el 24 de octubre de 1995 para el asesinato de Fathi Shkaki quien, como Mahmud al-Mabhuh, encabezaba la lista de objetivos del Mossad como resultado de sus ataques terroristas.

Dos kidon – con los nombres de código Gil y Ran – habían salido de Tel Aviv en vuelos separados. Ran voló a Atenas, Gil a Roma. En cada aeropuerto recibieron nuevos pasaportes británicos de un sayan local. Los dos hombres llegaron a Malta en un vuelo por la tarde y se registraron en el hotel Diplomat con vista al puerto de Valetta.

Esa noche, un sayan entregó una motocicleta a Ran. Dijo al personal del hotel que iba a usarla para un tour por la isla. Al mismo tiempo, un barco de carga que había partido el día anterior de Haifa hacia Italia envió un mensaje a las autoridades maltesas diciendo que tenía problemas de motores. Mientras los arreglaban echaría el ancla frente a la isla. A bordo del barco iba un pequeño equipo de técnicos en comunicaciones del Mossad. Establecieron un contacto con una radio en la maleta de Gil.

Shkaki había llegado en ferry desde Trípoli, Libia, donde había estado discutiendo con el coronel Gadaffi lo que el Mossad estaba convencido era un ataque terrorista. Los dos kidon esperaron que caminara por el muelle. Ran y Gil se acercaron en la motocicleta y Gil disparó seis veces en la cabeza a Fathi Shkaki. Se había convertido en una firma de los kidon.

Cuando la policía llegó a revisar el dormitorio de Shkaki encontraron un letrero de “No molestar” en su puerta – una firma que se repitió en el asesinato en Dubai del mes pasado.

GORDON THOMAS

 

Gordon Thomas es autor de ‘Gideon’s Spies’.

Fuente: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=17713

 

Rebelión

EL TERRORISMO ISRAELÍ

La horrenda masacre de miles de víctimas inocentes perpetrada el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, atrajo gran atención sobre el problema del terrorismo, Osama bin Laden y al-Qaida.

Los medios y los políticos no han dejado de hacer determinadas insinuaciones desde entonces sobre los árabes y los musulmanes, en referencia a Oriente Medio y al conflicto palestino. Pero en ningún sitio hay mención alguna del terrorismo israelí en relación con este conflicto.

El terrorismo se puede definir de muchas formas. Una definición interesante fue la que propuso el destacado intelectual Noam Chomsky, quien escribió: “Hay una característica clave en el nuevo lenguaje contemporáneo acerca del ‘terrorismo’: siempre se alude a los actos violentos de Ellos, nunca a los Nuestros”.

Sin embargo, se elabora otro tipo de definición cuando los hombres, mujeres y niños asesinados son palestinos y los pistoleros o pilotos que les matan son israelíes. Se nos dice que esa forma de terrorismo no es tal terrorismo, que no es más que un mero acto de represalia, autodefensa o de lo que definen como “terrorismo civilizado”.

El difunto profesor Israel Shahak, superviviente del Holocausto, que después fue presidente de la Liga Israelí por los Derechos Humanos y Civiles, escribió: “No hay nada nuevo en el hecho de que Israel es un estado terrorista que, casi desde sus inicios, ha utilizado a su servicio de inteligencia (el Mossad) para asesinar a gente en suelo extranjero mediante cualquier acto de violencia o terrorismo que ha considerado necesario para alcanzar sus fines”.

Las acciones del estado de Israel desde su creación, y las de las bandas terroristas (el Stern, Irgun Zwei Leumi y la Haganah) que las llevaron a cabo, atestiguan el largo historial de Israel en el terrorismo, no sólo en Oriente Medio sino también en el escenario internacional. Ese historial es inmenso y llevaría volúmenes relatarlo todo, pero me referiré sólo a unos cuantos ejemplos:

El asesinato de dirigentes e intelectuales palestinos en Europa y en Oriente Medio ha continuado sin tregua durante años. Ahí se incluiría el asunto Lillehammer, que se produjo en Noruega en 1972, donde un inocente camarero marroquí fue asesinado por error en lugar del palestino seleccionado como objetivo; en 1985, en Bruselas, el asesinato del diplomático y académico palestino Naim Khader, y tantos otros más.

Fathi Shikaki fue asesinado en Malta en 1995 por orden de Yitzhak Rabin. No debe olvidarse tampoco el papel de Ehud Barak, disfrazado de mujer árabe, en el asesinato en Beirut en 1975 de tres dirigentes palestinos, entre los que se incluía el poeta Kemal Nasser.

Los asesinatos selectivos perpetrados por Israel de palestinos descritos como activistas, así como de meros civiles inocentes, prosiguen hasta el momento actual. Los asesinatos israelíes no se limitan a los palestinos, también incluyeron, por ejemplo, al ministro británico Lord Moyne en 1944 en El Cairo, planeado por Yitzhak Shamir.

Un crimen horrible fue el cometido en Jerusalén el 17 de septiembre de 1948, con el asesinato del aristócrata sueco Conde Folke Bernadotte, mediador de Naciones Unidas, por orden de Yitzhak Shamir, quien después se convirtió en primer ministro de Israel. El pecado que cometió el Conde Bernadotte fue recomendar, como mediador de Naciones Unidas, que los palestinos que Israel había expulsado de sus hogares debían tener derecho a volver a sus casas. Esta recomendación constituyó la esencia de la Resolución nº 194 de Naciones Unidas el 11 de diciembre de 1948, que estipula el derecho al retorno de los refugiados palestinos tan pronto como sea posible.

La utilización israelí de armas químicas figura también en su historial, como ocurrió en el frustrado intento de asesinato de Khalid Mescal en Ammán en 1997, ordenado por el primer ministro Benjamín Netanyahu.

Aunque pueda parecer increíble, también se considera con indulgencia el desarrollo del bioterrorismo israelí.

El primer acto de piratería aérea en la historia de la aviación civil fue llevado a cabo por Israel en 1954, cuando un avión comercial civil sirio fue obligado a aterrizar en Tel Aviv, reteniéndose a los pasajeros y a la tripulación como rehenes, a pesar de la condena internacional.

La primera vez que se derribó un avión comercial fue también autoría de Israel cuando un avión comercial libio fue atacado en febrero de 1973 por aviones de combate israelíes sobre el Sinaí por orden de la primera ministra israelí Golda Meir, matando a 107 de los pasajeros y a toda la tripulación, de nacionalidad francesa.

El terrorismo israelí no se limita a palestinos, árabes y europeos, sino que también incluyó a su más estrecho partidario y aliado, Estados Unidos. En 1954, agentes secretos israelíes bombardearon los centros diplomáticos estadounidenses en El Cairo y Alejandría (conocido como el Affair Lavon), intentando culpar a los egipcios. Seguidamente Israel condecoró al autor de los hechos, Marcello Ninio.

En junio de 1967, las fuerzas israelíes atacaron y hundieron el buque espía estadounidense USS Liberty y ametrallaron los botes salvavidas, matando a 35 soldados estadounidenses e hiriendo a 170, en un intento por ocultar sus propias comunicaciones secretas, y de nuevo culparon de los hechos a los egipcios. Hasta ahora, por increíble que parezca, el Congreso de EEUU se niega a investigar ese crimen, como han exigido los supervivientes de la tripulación. Ni que decir tiene que ni se impusieron sanciones ni se pidió la extradición de los autores.

Ni los judíos se salvan del terror sionista. En 1940, la banda terrorista Irgun Zwei Leumi de Menachem Begin bombardeó el buque Patria en el puerto de Haifa, matando a 240 refugiados judíos, culpando esta vez a los británicos en un intento de conseguir beneficios políticos.

En 1950-51, se enviaron a Iraq varios agentes israelíes con la orden de lanzar granadas de mano en la atestada sinagoga de Massauda Shem-Tov, causando numerosas muertes y culpando a los iraquíes para así animar a los judíos iraquíes que no estaban muy decididos a emigrar a Israel a que lo hicieran.

El terrorismo israelí contra los palestinos prosigue sin tregua, incluyendo asesinatos, torturas, expropiación de la tierra para crear asentamientos ilegales, demolición de miles de casas, de pueblos y ciudades enteras, por no mencionar las numerosas masacres perpetradas, como las de Deir Yassin, Qibya, Sabra y Shatila, Yenin y Gaza.

Los palestinos de Cisjordania llevan ya 34 años bajo ocupación ilegal, en desafío del derecho internacional y de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Israel describe como terrorismo sus actos de resistencia, pero el derecho internacional reconoce el derecho de todos los pueblos a resistir la ocupación extranjera.

Ocupación es violencia, y poner fin a la violencia llevará paz y seguridad a israelíes y palestinos, Israel debe cumplir el derecho internacional y retirarse completamente de todos los territorios ocupados en 1967, incluido Jerusalén Este.

Los actos de beligerancia israelíes van más allá de su desafío del derecho internacional y de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas hasta la violación de sus propios acuerdos con la Autoridad Palestina.

Su reciente reocupación de siete pueblos y ciudades en las áreas autónomas palestinas es ilegal. El pretexto ahora utilizado es el reciente asesinato del ministro de turismo israelí Rehavam Zeevi por miembros del Frente Popular para la Liberación de Palestina, en represalia por el asesinato de su dirigente Mustafa Zibri dos meses antes.

El asesinato del Sr. Zibri fue uno de los cincuenta dirigentes palestinos asesinados el pasado año. La invasión de esas ciudades, incluidas Belén y Beit Yala, utilizando tanques y aviones de combate Apache, ha provocado la demolición de decenas de casas y la matanza de alrededor de cincuenta palestinos, en su mayoría mujeres y niños.

La invasión de esos pueblos y ciudades prosigue su marcha desafiando la condena internacional y el llamamiento a una retirada inmediata hecho por EEUU, el aliado de Israel, su benefactor e incuestionable partidario. Pero nada importa, Israel está por encima del derecho internacional.

El difunto historiador canadiense Frank Epp, cuando era presidente de la facultad Grebel de la Universidad de Waterloo, escribió: “Es verdad que gentes identificadas como palestinos han perpetrado actos terroristas. Pero hay otro terrorismo mucho más vicioso y bestial, que es el de la desposesión y desplazamiento forzosos de los palestinos. Sin embargo, el terrorismo perpetrado por los palestinos, aunque sea condenable, es tan sólo un minuto en comparación con el cometido contra ellos. Los medios de comunicación no han registrado nunca de forma adecuada ese hecho”.

La tragedia del pueblo judío de Israel por los crímenes que se cometen en su nombre, queda subrayada en la declaración hecha por el destacado historiador británico Arnold Toynbee, quien en una conferencia pronunciada en 1961 ante una audiencia, mayoritariamente judía, dijo: “El trato que los árabes recibieron de los judíos en 1948 es tan moralmente indefendible como la carnicería perpetrada por los nazis contra seis millones de judíos… Lo más trágico que puede haber en la vida humana es cuando un pueblo que ha sufrido impone a su vez sufrimiento a los otros”.

El pueblo palestino sigue exigiendo un atisbo de justicia. Porque sin justicia no habrá paz en Oriente Medio ni para árabes ni para judíos.

ISMAIL ZAYID

El Dr. Ismail Zayid nació y creció en Beit Nuba, Palestina. Es autor de dos libros: “Palestine: A Stolen Heritage” y “Zionism: The Myth and the Reality”.

 

Fuentes:

Rebelión

Dissident Voice

COMPLOT INTERNACIONAL Y HONGOS ATÓMICOS SOBRE TEHERÁN

¿Une un hilo el caso “Arctic Sea”, el “accidente” en la base militar rusa de Tambov y el viaje secreto de Netanyahu a Moscú?
   

Es posible que algo muy importante haya ocurrido y siga ocurriendo “bajo la alfombra” relacionado (tal vez para anticiparla e impedirla) con la clamorosa decisión de Obama de renunciar al sistema misilístico en Europa (con radar en la República Checa). Esta decisión no sólo es crucial sino, sobre todo, devastadora para los planes israelíes. La motivación aducida por Obama, de hecho, se basa en la valoración conjunta de las varias agencias americanas, y de los servicios secretos de que Irán ni cuenta ni podrá contar en un futuro previsible con el arma atómica ni podrá construir vectores capaces de lanzarla hasta los Estados Unidos.
En cambio, se sabe que Israel considera esta eventualidad no sólo posible sino cercana, por lo que se dice intencionado a acabar con ella cueste lo que cueste, sea como sea.

La decisión de Obama supone, por tanto, un duro distanciamiento del liderazgo de Israel. Un cambio sin precedentes para los Estados Unidos de América. Ésta es la premisa en la que se enmarca lo que contaré basándome en la información disponible y tratando de limpiarla de la contaminación que la altera, lo que no es de extrañar, pues es un asunto candente en todos los sentidos.

La misteriosa historia del buque Arctic Sea, nave con bandera maltesa y tripulación rusa de 13 personas, desaparecida el pasado 28 de julio, asaltada por extraños “piratas” frente a las costas portuguesas, tal vez tenga que ver también con esta historia.

Comencemos por los últimos sucesos e intentemos ir componiendo este difícil mosaico.

El 14 de septiembre todos los medios de comunicación rusos y el New York Times informan de un gravísimo accidente en la base militar de Tambov, a unos 400 kilómetros al sureste de Moscú. Citando a la Reuters, que, a su vez, citaba la agencia RIA-Novosti, que a su vez citaba una fuente de alto nivel de los servicios secretos rusos, el New York Times escribe que “documentos secretos cruciales pueden haber sido pasto de las llamas” en un accidente en el que perdieron la vida cinco oficiales de guardia. El edificio pertenece a los “servicios secretos” y alberga “documentos secretos de importancia especial” para la seguridad nacional rusa. “El incendio -continuaba el despacho de Reuters- dañó gravemente la zona secreta del edificio”, y afectó a “unos 400 metros cuadrados”. El viceministro de Defensa, Coronel General Aleksander Kolmakov, acudió al lugar junto con altos oficiales de los servicios secretos. Todo había sucedido a las 10 de la mañana de la víspera, domingo 13 de septiembre.

Hasta aquí llegan las noticias oficiales y aquí comienzan las oficiosas, que no dejan de ser interesantes incluso después de depurarlas. Hay un sitio web, bastante conocido, que dispone de contactos discretos y probados con fuentes rusas que quieren que se sepa “más”. Se llama  http://www.whatdoesitmean.com/index1275.htm y en él se recogen a menudo análisis firmados con un nombre femenino, Sorcha Faal. No sé quién será, pero del contexto y del contenido se deducen dos cosas: hay cosas ciertas en lo que dice, aunque el conjunto debe tomarse con cautela.

En este análisis se recogen afirmaciones desconcertantes. El incendio no fue accidental. Se pudo tratar de un ataque de tropas especiales contra los “búnker donde se aloja la Dirección General de la Inteligencia rusa”. ¿Qué tropas de élite? No se dice, pero se entiende que se trata de un trabajo altamente especializado. Uno o más grupos armados que “en menos de 15 minutos” habrían sido capaces de “penetrar en el perímetro de seguridad, desactivar los sistemas anti-incendio y atacar el búnker de documentos con armas incendiarias”.

Se plantean enseguida muchas preguntas. ¿Quién envió esas tropas? ¿Eran rusos? Y, si no eran rusos, ¿cómo pudieron llegar hasta el corazón de Rusia recorriendo -se supone que por aire- varios cientos de kilómetros sin que los detectaran y los detuvieran? En Rusia todo es posible, pero tampoco en Rusia existen los milagros.

¿Existe un nexo entre este episodio y los otros hechos acaecidos en las últimas semanas? Acaso se podría intentar relacionar algunos de ellos. Demos un salto atrás de varios días. El 8 de septiembre el Jerusalem Post escribe que el primer ministro Netanyahu se ha marchado con rumbo desconocido. El día 9 otro periódico israelí da con precisión una noticia sensacional: Netanyahu voló en secreto a Moscú a bordo de un avión privado. ¿Por qué? ¿Cómo? El sitio anteriormente citado aporta detalles importantes que parecen proceder de una fuente de los servicios secretos rusos. Sigamos la narración de Sorcha Faal.

Según ella, Netanyahu se precipitó a Moscú, sin advertir de antemano al gobierno ruso, para pedir la “inmediata restitución” de “todos los documentos, del equipamiento y de los agentes del Mossad capturados por las tropas de élite rusas y estadounidenses” que habían recuperado el control del buque Arctic Sea después de que un comando compuesto por israelíes y agentes fuera de control (“rogue agents”, dice Sorcha Faal) de la CIA hubiera asaltado la nave, y se hubiera adueñado de ella durante horas, tal vez días. Aquí las preguntas ya se agolpan. También las dudas.

Sin embargo, es bien probable que no sea una invención peregrina. La fuente de la FSB que narra el asunto añade detalles extraordinariamente interesantes a la vez que precisos. De acuerdo con esta fuente, en la Dirección General del FSB de Tambov se hallaban “todos los archivos operativos” recogidos por el FSB relativos a la famosa Blackwater, la corporación privada a la que Bush y Cheney confiaron importantes encargos de seguridad en Irak, pero no sólo, y a la que la CIA (tal y como resulta ahora de la investigación abierta en Estados Unidos) encargó asesinatos selectivos para liquidar a líderes y militantes relevantes en Al Qaeda. Que los servicios secretos rusos tuvieran o tengan bajo observación esta actividad es totalmente lógico. Lo ilógico sería pensar lo contrario. Lo que queda por saber es qué habían descubierto y cómo lo hicieron. Entonces, ¿qué tiene que ver con esto Netanyahu?

Volvamos, pues, a su viaje secreto a Moscú. El 10 de septiembre, por la tarde, junto con otros miembros del club de discusión Valdai (1), del que formo parte, veo al ministro de Exteriores ruso, Sergej Lavrov. En Moscú circulan sin cesar rumores sobre ese viaje y la pregunta es inevitable. Lavrov no confirma, pero tampoco desmiente la noticia. Por supuesto no dice quién ha visto a Netanyahu y el porqué, pero declara que Moscú no ha violado ninguna de las reglas internacionales del comercio de armas y que en el pasado ha abastecido a Irán de “armas rigurosamente defensivas”. Entre tanto, fuentes israelíes, inmediatamente recogidas en varios periódicos occidentales y también rusos, difunden la información de que, a bordo del Arctic Sea no había un cargamento de maderas preciosas sino de misiles S-300 destinados a Irán. Los S-300 son misiles anti-misil, o sea, armas defensivas.

Noticia extraña. De modo que Rusia mandó por ahí, por una ruta larguísima (del océano Ártico al Atlántico pasando por el canal de la Mancha hasta las Canarias, ¿para ir adónde?) un cargamento delicadísimo exponiendo su mercancía a todo tipo de riesgos (como ocurrió luego), sin poder tenerlo bajo control. Basta con mirar un mapa para entender que Moscú puede enviar a Irán lo que quiere a través del mar Caspio, que baña tanto los puertos rusos como los iraníes. Noticia improbable por tanto. Seguro que el cargamento del Arctic Sea era muy importante, pero no era el que dicen los israelíes. Y no se dirigía a Irán -he aquí la novedad de Sorcha Faal- sino “a Estados Unidos”.

Así se explica por qué intervino Estados Unidos -con tropas e información sobre la localización de la nave- en la operación de rescate del Arctic Sea.

Según la reconstrucción mencionada, la Marina militar rusa ayudada por unidades de apoyo de la marina finlandesa y de los servicios estadounidenses recuperó tres misiles dotados de cabeza nuclear del submarino nuclear Kursk, que se hundió en 2001 en misteriosas circunstancias en el Ártico. En esa tragedia perdieron la vida 118 marineros y oficiales rusos. Los rusos encargaron la recuperación de los cadáveres del Kursk a dos compañías danesas, la Mammoet y la Smit International, pero sin el permiso de tocar los misiles. Se trataba de misiles nucleares tácticos P-700 Granit capaces de hundir naves de gran tamaño, por ejemplo, portaaviones.

Según fuentes de la inteligencia militar rusa, el GRU, se cargaron los misiles en el Arctic Sea y la nave emprendió rumbo a Estados Unidos, donde los confiarían a la US Nuclear Security Administration, que debía ocuparse de su desmantelamiento en la instalación Pantex, en Texas. Todo ello siguiendo los acuerdo de desarme START-2.

El Arctic Sea, con su cargamento harto más importante que la madera, se ve atacado por “tropas de élite no identificadas”. Es obvio que no se trata de simples piratas. Aquí entran en juego servicios secretos potentes, capaces de entrometerse nada menos que en una operación conjunta ruso-estadounidense. Moscú reacciona con vehemencia inusitada. El comandante en jefe de la marina, Vladimir Visotskij, declara públicamente que “se han enviado todas las naves y unidades de la Marina rusa en el Atlántico en busca de la nave desaparecida”. El 18 de agosto, el ministro de Defensa ruso, Anatolij Serdiukov, anuncia que las fuerzas navales rusas, “en cooperación con el Comando Espacial de la Marina de EEUU”, han “recuperado el control” del Arctic Sea. Fuentes anónimas de los servicios rusos hablan de “terroristas de la CIA con pasaportes falsos estonios, letones y rusos”. Hay otra fuente no anónima, rusa, que cuenta otra versión. Se trata de Mijail Voitenko, director de una revista especializada en accidentes marítimos, la Sovfracht. Voitenko hace presente que el Arctic Sea no es una nave cualquiera de transporte, sino que está dotada de los medios más modernos de localización y comunicación. Por añadidura, en el momento del asalto de los “piratas”, la nave se encontraba en aguas donde “incluso los teléfonos celulares funcionaban”. ¿Por qué no se lanzó una alarma enseguida? El misterio se espesa. Mijail Voitenko, después de haber hablado demasiado, escapa a Turquía y declara que su vida corre grave peligro.

Volvamos ahora a Netanyahu, ya que el sitio anteriormente citado relaciona directamente a los servicios secretos israelíes con el asunto del Arctic Sea. Fuentes esta vez del ministerio de Exteriores ruso revelan que el avión privado en el que viajaba Netanyahu tenía un plan de vuelo que preveía el aterrizaje en Tblisi, Georgia, pero que -el episodio debió de suceder entre el 8 y el 9 de septiembre-, de pronto, en proximidad del espacio aéreo ruso, el piloto solicita “urgentemente” poder aterrizar en Moscú, especificando que lleva a bordo al primer ministro israelí, Netanyahu. Se concede el permiso y el avión aterriza en la base militar de Kubinka, no lejos de la capital.

Siempre según lo que cuenta Sorcha Faal, el presidente ruso Dmitri Medvedev llega deprisa al aeropuerto de Kubinka, donde encuentra no sólo a Netanyahu furibundo, sino a una completa delegación israelí, compuesta por el general Meir Kalifi, ministro para los Asuntos Militares y Uzi Arad, consejero de Seguridad Nacional de Israel. La petición perentoria a Medvedev es la “inmediata restitución de todos los documentos, del equipaje y de los agentes del Mossad” capturados por los rusos y los estadounidenses a bordo del Arctic Sea. Por lo visto, Medvedev, ya enojado por la falta de aviso, por el procedimiento insólito y por el tono empleado por sus huéspedes, replica que “la investigación está en marcha” y que “Rusia no está dispuesta a rendir cuentas a nadie”. Con toda probabilidad, se habló de más cosas, y aquí la versión de Sorcha Faal se vuelve completamente imposible de comprobar. Uno de los asuntos cuestionados, con probabilidad, habría sido una petición a Rusia para que aclare con qué armas estaría abasteciendo a Irán. Todo ello ligado al posible ataque israelí a las instalaciones nucleares iraníes. Sorcha Faal entrecomilla frases de Netanyahu de gravedad increíble, como por ejemplo: “Que Rusia se cubra el culo” y no se sorprenda cuando “nubes con forma de hongo empiecen a aparecer sobre Teherán”.

No se recoge la reacción de Medvedev. Pero tanto Medvedev como Putin, en los encuentros con miembros del Club Valdai, repitieron varias veces que toda acción de fuerza contra Irán era inaceptable y que había que desarrollar la vía de las negociaciones.

No está de más recordar aquí quién era uno de los dos acompañantes de Netanyahu en Moscú, Uri Arad. El actual Secretario de Seguridad Nacional de Israel es persona non grata en los Estados Unidos. Lo es desde que resultó en 2006 que estaba directamente implicado en el escándalo de espionaje AIPAC (American Israeli Public Affair Commitee). En ese proceso, cubierto ampliamente por la prensa estadounidense, salió a la luz que se filtraban importantes documentos de la política estadounidense respecto a Irán a través del AIPAC, y personalmente a Uri Arad, a través de un funcionario del Departamento de Defensa, Lawrence Franklin. Este fue condenado a 13 años por espionaje a favor de un Estado extranjero; condena que luego pasó a ser de 10 meses de arresto domiciliario. Pues bien, cuentan que Uri Arad fue protagonista de un escándalo añadido cuando Hillary Clinton vio a Netanyahu en Jerusalén. Hillary y sus consejeros se quedaron desconcertados al ver a Arad al lado de Netanyahu y, para evitar un incidente diplomático, propusieron que participaran sólo tres personas por parte al encuentro. Netanyahu no se inmutó y pidió al embajador israelí en Washington, Sallai Meridor, que se apartara, y se quedó con Uri Arad. Meridos dimitió días después y un portavoz de Netanyahu explicó seguidamente que la presencia de Arad era “indispensable en la cuestión iraní”. Lo indispensable que era su presencia lo demuestra la posición de Arad al respecto: “máxima disuasión”, en el sentido de que Israel “debe amenazar o atacar todo aquello que tenga importancia al respecto”, empezando “por los líderes”, y terminando con “los lugares sagrados”. (Editorial de Paul Woodward, 18 de marzo de 2009).

Cuánto hay de verdad en las revelaciones (conducidas por los servicios secretos militares rusos) según las cuales entre los archivos destruidos en Tambov figuraban también los que “confirmaban” las acusaciones contra los servicios secretos de EEUU e israelíes, formuladas por el general Mirza Aslam Beg, ex-jefe de estado mayor del ejército pakistaní, según las cuales “mercenarios privados” de la Blackwater (ahora rebautizada como “Xe”) fueron “los organizadores de los atentados contra el ex-primer ministro libanés Rafik Hariri y contra Benazir Bhutto”.

En cualquier caso, y para concluir, se puede decir con certeza que hubo un viaje de Netanyahu a Moscú, y que una cuestión semejante sólo ocurre si hay en juego acontecimientos dramáticos.

Se entiende que Netanyahu tenía una prisa extraordinaria, una semana antes de que Obama anunciase que Irán no constituye, por el momento, una amenaza para la seguridad de Estados Unidos. Lo que queda por saber es cuál era el objetivo del asalto al Arctic Sea y cómo fue que los servicios secretos israelíes se expusieron de modo tan abierto a una operación hostil contra Estados Unidos y Rusia. Queda también por investigar, como es obvio, el asalto (en el caso de que lo fuera) a la base secreta rusa de Tambov, sólo cinco días después del encuentro tempestuoso en Kubinka.

Nota:

(1): El Fórum Valdai es un grupo de discusión que existe desde hace algunos años y que permite a un cierto número de expertos internacionales, de “sovietólogos” de antaño, politólogos y periodistas, tomar contacto directo con los mayores líderes de Rusia con un intercambio de ideas muy franco (garantizado por las condiciones “off the record”).

Giulietto Chiesa
Megachip

Recogido de Rebelion

Fuente: http://www.megachipdue.info/component/content/article/42-in-evidenza/668-intrigo-internazionale-e-funghi-atomici-su-teheran-alta-tensione.html
Traducido para Rebelión por Gorka Larrabeiti