¿TEÓRICO DE LA CONSPIRACIÓN O REALIDAD CONSPIRATORIA?

000-jewish-conspiracyExisten conspiraciones. Ocurren. Han sido documentadas. Hay leyes en contra de ellas. Miles de personas han sido condenadas y encarceladas por ellas. Sin embargo, por alguna razón la mayoría de la gente desecha la idea de que las conspiraciones hayan tenido lugar alguna ver. Con prominentes figuras de la conspiración como Alex Jones gritando diarias paranoias y desinformación a través de las ondas o David Icke siempre en torno de híbridos alienígenas, reptilianos que pueden cambiar de forma, no es de extrañar que el público en general se burle de los llamados “teóricos de la conspiración”. Pero, ¿y si la realidad del controlado mundo en que vivimos verdaderamente es conspiratorio? ¿Y si la verdad realmente es una conspiración? Luego de investigar y expresar este hecho te hace un “conspirativo realista”, no un “teórico de la conspiración”. Y si niegas este hecho, no te hace un “ponderado racionalista” como la mayoría simula, sólo te hace estrecho de mente, crédulo, maleable, borrego, un loro de repetición.
000-conspiracy-realistEl hecho es que la conspiración es la regla, no la excepción.  Cada presidente estadounidense en la historia viene de antiguas líneas reales de sangre británicas y/o francesas. Sociedades secretas como los masones, Skull and Bones, Bohemian Grove, el CFR, el club Bilderberg y la Comisión Trilateral existen todas y mantienen un increíble poder e influencia sobre la política mundial, los medios de comunicación, los ejércitos y la economía. Los principales medios de comunicación mundiales están controlados por un pequeño grupo de miembros de las sociedades secretas. El sistema de adoctrinamiento mundial del gobierno para el obligado lavado de cerebro a nuestros niños se nos ha dado por las mismas personas. Así era el sistema bancario criminal que controla el mundo económicamente. Lea acerca de la Operación Northwoods, la falsa bandera del Lusitania, la falsa bandera de Pearl Harbor, la falsa bandera del Golfo de Tonkin, el 11/S y otras conspiraciones probadas que han conducido a grandes guerras. Lea acerca de la enorme cantidad de control que el sionismo y los sionistas tienen sobre América y el mundo. Lea sobre el largamente planeado Nuevo Orden Mundial. Un único Gobierno Mundial está siendo llevado a buen término lentamente por estas personas.
000-conspiracy-theorist“Teorías” ciertas de la conspiración abundan en Internet, historias de varios encuentros criptozoológicos o promesas de Federaciones Galácticas de extraterrestres benévolos. Estas ideas marginales, muchas sin una sola pizca de evidencia firme, son de hecho meras teorías, con poca o ninguna realidad detrás de ellas. Sin embargo, el hecho de que la humanidad siempre ha sido controlada por un grupo de “reales” psicópatas obsesivamente endogámicos con la sociedad secreta de soldados que influyen en las masas a través del control de los medios de comunicación, la educación, la economía y la política, y que están vorazmente trabajando para un último  poder centralizado en un Nuevo Orden Mundial no es una teoría. Es la conspiratoria realidad que estamos viviendo y que se está haciendo demasiado tarde en el juego del bien contra el mal para permanecer pasivamente protegidos por la negación, con la cabeza en la arena. Es el tiempo para que la gente de un paso hacia el grupo de los que piensan, investigue la verdadera historia de la humanidad, y se vuelvan orgullosos conspirativo-realistas.

ERIC DUBAY

LAS ÉLITES MUNDIALES NECESITAN LA GUERRA PREFABRICADA DE SIRIA

53dd1c0173bf3affead7bc0c735cee11_article¿Por qué las élites mundiales necesitan la guerra prefabricada de Siria?

En el artículo titulado ‘¿Qué se puede esperar en la siguiente etapa de colapso?’, el analista estadounidense Brandon Smith explica por qué la élite mundial necesita la guerra en Siria y vaticina un inevitable colapso global a consecuencia de ello.

A continuación les ofrecemos fragmentos de este artículo.

Los bancos buscan “algo grande” para cubrir el colapso del dólar

“…. La crisis financiera no es un evento que ocurre en una situación de calma o vacío político. Los bancos centrales y los organismos financieros internacionales que causaron nuestro colapso actual, que sigue evolucionando, no permitirán que la destrucción de la economía de EE.UU., o del dólar, o de los mercados mundiales, no sea cubierta por un acontecimiento que oculte su culpabilidad”, señala Brandon Smith y sugiere que este acontecimiento es la crisis en torno a Siria.

“Necesitan algo grande. Algo tan grande que los ciudadanos comunes se sientan abrumados por el miedo y la confusión…”
“Las elites necesitan un apocalipsis fabricado. Entra Siria…”

“El pacto de defensa mutua entre Siria e Irán, sus fuertes vínculos con Rusia, la base naval rusa en sus costas, el avanzado armamento ruso en su arsenal, su proximidad a vulnerables rutas marítimas de petróleo, hacen de esta nación un catalizador perfecto para una catástrofe global. La guerra civil en Siria ya se está extendiendo a los países vecinos como Irak, Jordania y el Líbano, y al examinar los hechos de manera objetiva, toda la guerra es producto de la acción encubierta por parte de los EE.UU. y sus aliados.

La insurgencia siria, una organización de monstruos entrenados por EE.UU.  

EE.UU. entrenó, armó y financió a la insurgencia a través de agentes de Al Qaeda  Arabia Saudita está enviando el dinero y armas. Israel ha ayudado a los rebeldes con bombardeos aéreos dentro de las fronteras de Siria (a pesar de que esto significa que el Gobierno israelí está ayudando esencialmente a sus enemigos mortales). Hoy en día esta guerra no podría tener lugar sin los esfuerzos urgentes de Occidente. Punto.
Al examinar brevemente a la insurgencia siria, veremos que se trata de una organización de monstruos. Amorales vampiros y desdichados asesinos cuyos crímenes han sido ampliamente documentados, incluyendo las ejecuciones en masa de soldados prisioneros, torturas y decapitaciones de inocentes civiles, mutilación y canibalismo, y la implantación de la tiranía religiosa entre la aterrorizada población.

EE.UU. creó y liberó estos demonios, y ahora están pidiendo a la Casa Blanca que los apoye con sus fuerzas armadas.

Pero ¿cuál es el objetivo en este caso?

Creo que el objetivo es transformar completamente los sistemas políticos, económicos y sociales del mundo.

El objetivo es infundir un fuerte miedo, el miedo que se puede utilizar como capital para comprar, lo que los globalistas llaman el “nuevo orden mundial”. Siria es la primera ficha de dominó en una larga cadena de calamidades, lo que la Rand Corporation a veces califica como ‘pieza clave’.

Mientras escribo esto, el Gobierno de Obama está desplegando fuerzas navales y terrestres y clamando de manera dolorosamente patética para convencer al público estadounidense de que el 90% de nosotros estamos ‘equivocados’ y que “un ataque a Siria es, de hecho, necesario”.

¿Qué es lo que nos espera si se produce el ataque contra Siria? El analista estadounidense Brandon Smith no tiene dudas de que será “inevitable” y explica paso a paso qué es lo que pasará con la humanidad en los próximos años.

En su artículo, publicado en el sitio SHTFplan Editor, Smith ofrece un cuadro escalofriante sobre las consecuencias que nos esperan si EE.UU. ataca finalmente a Siria.

1) Muchos aliados estadounidenses se abstendrán de participar inmediatamente en un ataque contra Siria. Obama continuará su política unilateral (o con el continuo apoyo de Israel y Arabia Saudita), evidenciando, de este modo, que Estados Unidos son la causa principal de la crisis.

2) Obama intentará mitigar la protesta pública al limitar los ataques a lanzamientos de misiles, pero estos ataques serán muy ineficientes en comparación con las guerras anteriores en Irak y Afganistán.

3) Se establecerá una zona de exclusión aérea, pero la Marina de EE.UU. tratará de mantenerse fuera del alcance de los misiles rusos de los que dispone Siria (…) Se esperan mayores bajas en la Marina y Fuerza Aérea de EE.UU. en comparación con las guerras en Irak y Afganistán.

4) Irán enviará de inmediato tropas y armas en apoyo de Damasco. Siria se convertirá en un campo de batalla de diversas fuerzas, que lucharían más bien por razones ideológicas que por razones políticas o territoriales. Las batallas se extenderán a otros países, en secreto y abiertamente, al igual que en Vietnam.

5) Israel será probablemente el primer país en enviar oficialmente tropas de tierra a Siria (y probablemente Irán), alegando la falta de eficacia de los ataques aéreos estadounidenses. Poco después serán enviadas las tropas de EE.UU.

6) Irán cerrará el estrecho de Ormuz, hundiendo varios cargueros en la estrecha ruta de navegación y apuntando sus misiles contra cualquier barco que trate de abrir el paso. Las exportaciones de petróleo a través del estrecho de Ormuz se detendrán por meses, reduciendo un 20% los suministros mundiales del crudo de un día para otro.

7) Ya en marcha, pero ignorada por la mayoría, estallará la guerra civil de Egipto, debido a la indignación por la presencia de EE.UU. en Siria. El Canal de Suez se convertirá en una opción peligrosa para los exportadores de petróleo. Muchos de ellos optarán por viajar alrededor del cuerno de África, añadiendo dos semanas al tiempo de transportación y aumentando el coste del petróleo transportado.

8) Arabia Saudita verá el levantamiento de la insurgencia que se ha estado gestando bajo la superficie durante años.

9) Los precios de la gasolina se dispararán. Estoy prediciendo un aumento en 75-100%  dos o tres meses después de cualquier ataque a Siria.

10) Los viajes serán difíciles, o incluso imposibles, debido a los altos costos del combustible (…)

11) Rusia amenazará con limitar o cortar las exportaciones de gas natural a la UE, si esta trata de unirse a los EE.UU. en su agresión contra Siria. Los miembros de la UE actuarán en función de su dependencia de la energía rusa.

12) Rusia desplegará sus fuerzas navales en el Mediterráneo para ejercer presión sobre los EE.UU. Creo que la probabilidad de que Rusia inicie una confrontación directa con los EE.UU. es mínima, principalmente porque países como Rusia y China, para asestar un golpe doloroso, no tienen que enfrentarse a EE.UU. mediante el uso de armas.

13) China y Rusia finalmente anuncian su decisión de abandonar el dólar como moneda de reserva mundial. Se trata de un proceso que ya se inició en 2005, y del que los bancos globales han sido plenamente conscientes durante los años transcurridos.

14) Debido a la posición de China, como el principal exportador e importador del mundo, muchos países seguirán su ejemplo de dumping del dólar en el comercio bilateral. El valor del dólar decrecerá bruscamente. China y Rusia serán culpadas de la guerra en Siria, siendo ignorada la verdadera culpabilidad de los bancos mundiales, como la Reserva Federal.

15) La combinación de los altos precios de la energía y la devaluación del dólar golpeará fuertemente a los precios minoristas. Calculo una duplicación de los precios de todos los productos. Muchos productos importados comenzarán a desaparecer de los estantes.

16) La falta de vivienda crecerá exponencialmente, como resultado de los recortes de los programas sociales; incluso hará falta introducir cupones de alimentos. (…)

17) Los ataques terroristas se extenderán como un reguero de pólvora. Israel será objetivo latente. EE.UU. puede sufrir una serie de ataques, incluidos los cibernéticos contra su infraestructura. Siria y los países que la apoyen serán culpados de ello sin pruebas. La Casa Blanca se pondrá a establecer poderes autoritarios (…)

18) La ley marcial puede incluso no ser anunciada oficialmente, pero las calles de Estados Unidos se sentirán como si estuviesen en guerra, nada menos.

19) Falsos paradigmas se extenderán por el país, puesto que el Gobierno busca dividir a los ciudadanos estadounidenses. Los conflictos se traducirán en: musulmanes contra cristianos, negros contra blancos, pobres contra ricos (pero no contra la élite de los millonarios, por supuesto). Activistas del Movimiento Libertad serán etiquetados de ‘traidores’ por ‘socavar la credibilidad del gobierno’ en un momento de crisis (…) El Gobierno intentará convencer a los estadounidenses de canalizar su rabia hacia la del uno contra el otro.

20) El aparato de seguridad nacional orientará sus actividades completamente hacia el interior, centrándose exclusivamente en los ‘enemigos internos’. (…) El totalitarismo será la norma.

El nivel de colapso, sospecho, no será total. El Gobierno no va a desaparecer, sino que va a ser más firme en sus acciones. Algunas instituciones del país se mantendrán, mientras que otras se desharán (…)  La economía de Estados Unidos va a ser absorbida por el FMI. Los derechos constitucionales serán completamente borrados en aras del restablecimiento del orden público, con la promesa de que la pérdida de nuestras libertades civiles sería ‘temporal’.

“Si EE.UU. ataca a Siria, y se niega a abandonar esta idea, estas cosas SUCEDERÁN”.

El panorama expuesto por el autor incluye posibles revoluciones, golpes de Estado, caos político y económico, etc.
El bombardeo de Siria, que provocaría más guerras en Oriente Medio (de todos contra todos), ya no parece un acontecimiento local y aislado, aunque de importancia mundial, sino la manera de apretar el gatillo de la crisis mundial, provocada por círculos financieros internacionales que han llevado al sistema financiero global al borde del colapso.

El sistema financiero cree que la guerra en el Medio Oriente será su salvación.

“Si EE.UU. ataca a Siria, y se niega a abandonar esta idea, estas cosas SUCEDERÁN”.

El panorama expuesto por el autor incluye posibles revoluciones, golpes de Estado, caos político y económico, etc.
El bombardeo de Siria, que provocaría más guerras en Oriente Medio (de todos contra todos), ya no parece un acontecimiento local y aislado, aunque de importancia mundial, sino la manera de apretar el gatillo de la crisis mundial, provocada por círculos financieros internacionales que han llevado al sistema financiero global al borde del colapso.

El sistema financiero cree que la guerra en el Medio Oriente será su salvación.

Fuente: RTNews

NUESTRA HISTORIA OCULTADA

marrsbook1. Jim podrías compartir con nuestros lectores cuál fue su principal motivación para tu nuevo libro Nuestra Historia Ocultada, ¿Oculta la Elite Global Antiguos Alienígenas?

Jim Marrs:Únicamente siempre he querido saber la verdad de lo que está pasando. Si la Mafia, Barack Obama o incluso los alienígenas están tratando de gobernar el país, entonces que así sea. Yo sólo quiero saber la verdad e informar para que así podamos actuar adecuamente. Se han realizado investigaciones serias sobre los temas de Antiguos Astronautas, así como el intento de controlar el planeta, el llamado el Nuevo Orden Mundial. Simplemente me preguntaba si podría haber una conexión. He encontrado que hay muchas, empezando por los más antiguos mecanismos de control, la religión y el dinero.

2. ¿Un ejemplo de la forma en que la elite global oculta el concepto de antiguos alienígenas? ¿Y exactamente porqué lo quieren así?

JM: Los aspirantes a gobernantes mundiales no pueden controlar físicamente a seis y medio millones de seres humanos. Por lo tanto, deben utilizar el secreto y el engaño. Mantenga el rebaño humano ignorante y luchando entre sí. Divide y vencerás, -es la táctica más vieja. Y es relativamente fácil si se controlan las instituciones académicas más importantes, los partidos políticos y los grandes medios de comunicación (sólo cinco empresas multinacionales con directivas conectadas que controlan todo lo que hoy vemos y oímos.)

3. ¿Podrías compartir algunas pruebas de los sitios prehistóricos sagrados que están conectados a las estrellas y qué señalan a una pasada guerra cósmica?

JM:  La mayor parte de los sitios más antiguos y sagrados del mundo que se han encontrado son calendarios astronómicos basados ​​en la alineación de las estrellas. Las pirámides halladas no sólo en Egipto, sino en América Central y del Sur, Europa del Este, e incluso en China y en Marte, todas evidencian una correlación con el sistema de estrellas, sobre todo Orión y Sirio. La formación de cráteres y la devastación en los planetas de nuestro sistema solar, combinadas con leyendas antiguas, apoya a la idea de una guerra interplanetaria prehistórica.

4. ¿Quieres entrar en el saqueo de Iraq en 2003, y tus pensamientos sobre nuestro gobierno aumentando el control sobre los artefactos y la tecnología?

jmarrsJM: A diferencia de las tácticas militares, -apoderarse de un objetivo, consolidarlo y luego pasar al siguiente objetivo-, el ejército de los de EE.UU. en el año 2003 realizó una “línea de abejas” hacia Bagdad, dejando amplias partes del país sin control. Una vez en la ciudad, y a pesar de las promesas a los directores de museos en el mundo sobre su protección, miles de objetos fueron saqueados del venerable Museo Nacional de Irak. Muchos de éstos se han encontrado y devuelto. Pero recientemente han sido señalados objetos y no catalogados del sótano que siguen desaparecidos y ha sido denunciado como “un trabajo interno” de un comandante de EE.UU.. Estos objetos procedían de excavaciones arqueológicas de científicos alemanes y franceses,
-los dos países que más se opusieron a nuestra entrada en Irak-, que en 1999 y 2001 anunciaron “nuevos descubrimientos increíbles.” Se cree que estos hallazgos incluían antiguos secretos de manipulación de energía que podrían implicar la energía libre, nuevas armas, tratamientos médicos, incluso viajes interdimensionales o temporales dejados para nosotros por antiguos astronautas.

5. ¿Cuáles son tus pensamientos sobre los tipos de sangre RH negativo? He visto estudios que sugieren estos tipos de sangre coinciden en los abducidos o contactados por extraterrestres más de lo que la mayoría de los otros tipos de sangre.

JM: Sólo el 15% de la población mundial tiene sangre RH negativo, una aberración singular en el cruce de especies, como cuando un caballo y un burro son cruzados para obtener una mula. Los seres humanos y las mulas son las únicas especies conocidas en la Tierra con el tipo de sangre Rh negativo. Este cruce no es natural. Sólos en la naturaleza, los caballos y los burros nunca se cruzarían. Este hecho le da un fuerte apoyo a la idea de que en algún momento en el pasado distante, los seres humanos se cruzaron con otra especie, tal vez no de este mundo.

6.  En cuanto extraterrestres, quienes yo creo que casi seguro crearon a la humanidad, ¿cuál es tu opinión sobre nuestros orígenes extraterrestres?

JM: Si la raza humana se originó con extraterrestres, tendremos que repensar casi todo lo que creemos saber acerca de la religión de la historia, la ciencia y uniforme. Y la prueba para esto es sustancial. Sin embargo, la gente debe entender que los alienígenas no crearon a los seres humanos. Cabe señalar que las antiguas tablillas de los sumerios describen debates entre los antiguos astronautas con respecto a la pertinencia de interferir con otra raza. Una facción, como muchos harían hoy, argumentó que sólo Dios puede crear seres vivos. El argumento contrario es que mediante la manipulación del ADN, nada se crea, sólo se ajusta para que sea mejor. Fue simplemente la mejora de la raza, tal como lo hacemos hoy en día con los caballos, los perros y gatos y otros animales. Si este hecho se produjo, sería ir muy lejos en la explicación de la falta de un registro fósil continuo de la humanidad, así como cualquier eslabón perdido.

7.  He visto ovnis y hasta algunos seres extraños de otros lados a mis veinte años después de la muerte de mi padre y poco después de ser sanado de cáncer a través de la ciencia. Sé que están aquí y siempre han estado. Me gusta que tu libro trate de avistamientos antiguos de la literatura védica hindú y los escudos voladores reportados por los romanos. Pero ¿cuáles son tus pensamientos sobre nuestro gobierno usando la agenda alienígena para manipularnos y alejarnos de sus propios manejos tecnológicos? ¿La usan para encubrir la tecnología de drones, etc.? Así no sólo lo estarían ocultando sino que usarían el escenario alienígena en su beneficio, ¿qué opinas?

JM: Al Nuevo Orden Mundial de los posibles controladores no le importa si nos enteramos de que hay extraterrestres fuera de la Tierra. Después de todo, pequeños extraterrestres verdes se han convertido en un lugar común en nuestra sociedad. De las películas y la literatura a la publicidad. La negación se mantiene porque si todos los seres humanos todos conociéramos la existencia de extraterrestres, nuestras estructuras sociales,  -en concreto las religiones-, podrían sufrir. Más importante aún, si todos supiéramos que los extraterrestres existen, entonces sabríamos también que existe tecnología avanzada, lo que podría sacudir los monopolios de la élite dirigente sobre la energía, el transporte, la medicina y las comunicaciones. ¿Por qué gastar dinero y recursos en cohetes de autopropulsión cuando podríamos montar campos de fuerza a las estrellas?

8.  Siendo un superviviente de un cáncer testicular, como he mencionado antes, veo en tu libro que mencionas que utiliza flúor   y permitiendo productos químicos agresivos en nuestro suministro alimentario en un intento de controlar y despoblar la población humana. Yo tenía 17 años cuando ocurrió y un vecino detrás de mi casa lo también lo tuvo. Con seguridad, fue medioambiental . ¿Cuál es tu punto de vista sobre esto?

JM: Es dolorosamente evidente a partir de sus propios escritos el deseo de los aspirantes a gobernantes del mundo la reducción de la población. Cuando este hecho se suma la evidencia de que esta élite también controla los gobiernos y la industria, es muy posible que tanto la mala alimentación y el agua(envenenada) de lo que oímos hablar continuamente, así como las guerras y la degradación ambiental, son el resultado de un programa consciente y más bien siniestro que simplemente la ignorancia y la avaricia corporativa. ¿Por qué cualquier persona en su sano juicio mataría a la gallina de los huevos de oro? Esto debería llevar a preguntarnos si “ellos” somos nosotros. Se debe hacer que nos preguntemos si “ellos” son ni siquiera nosotros.

9.¿Quieres compartir con nosotros algunas de las conclusiones extrañas del Smithsonian que van en contra de la historia convencional?

JM: Esqueletos gigantes, herramientas y “ooparts” (objetos fuera de su lugar) que indican un origen no humano, han desaparecido en los sagrados recintos del Instituto Smithsonian. Especialmente interesante fue el descubrimiento de artefactos egipcios en el Gran Cañón como se informó en 1909. Este y otros descubrimientos han sido negados por funcionarios del Smithsonian, que la mayoría de las personas no se dan cuenta es una institución del gobierno federal.

10. Voy a hacer de esto una cuestión comodín. ¿Qué información del libro te gustaría compartir con el público que desde el corazón consideres que es importante en este momento?

JM:  La humanidad se mantiene dividida y conquistada por las continuas luchas internas entre liberales contra conservadores, republicanos contra demócratas, blancos contra negros contra marrones; las distintas clases, incluso los hombres frente a las mujeres. Por no hablar de una variedad de temas como la investigación con células madre, el matrimonio del mismo sexo, el aborto y las políticas económicas. Tal vez es hora de mirar más allá de estos temas del día y echar un buen vistazo a los individuos y empresas que han expoliado nuestro maravilloso planeta volviéndole en un mundo potencialmente utópico en lugar de las guerras, la muerte, la enfermedad y el descontento.

Entrevista de JEFFERY PRITCHETT

Artículos relacionados:

DIOSES DE LA CAZA: LEYENDAS DE GIGANTES DE OJOS RASGADOS

LA OPOSICIÓN SIRIA ESTÁ MANEJADA POR EL CLUB BILDERBERG

La oposición siria lleva el sello del Club Bilderberg
El ‘proyecto anti-Assad’ fue lanzado por Occidente mucho antes de que estallara el conflicto

Varios de los líderes de la oposición siria están relacionados con la maquinaria anglo-americana de cambio de regímenes que puso su atención en el país árabe en 2005.

Una cantidad de personalidades clave de la oposición lleva mucho tiempo en el exilio y empezó a recibir apoyo financiero del Gobierno de EE.UU. para derrocar a Al Assad mucho tiempo antes de que estallara la primavera árabe.Esos portavoces de la democracia abogan por una intervención militar extranjera en Siria, lo cual los convierte en aliados lógicos de los neoconservadores estadounidenses que respaldaron la invasión en Irak bajo el presidente George W. Bush y que están presionando al Gobierno de Barack Obama para que intervenga en Siria.Por eso varios representantes de la oposición ya han encontrado apoyo y en algunos casos incluso desarrollado relaciones lucrativas con los abogados de la intervención militar en ambos lados del Atlántico, escribe el diario ‘The Guardian’.Las fuentes más citadas de la oposición son los representantes oficiales del Consejo Nacional Sirio (CNS), reconocido en los medios occidentales como la principal coalición opositora. Establecidas unas relaciones más estrechas con Occidente, el CNS lleva llamando a una injerencia militar extrajera ya desde las fases iniciales del conflicto.

Los grandes medios occidentales se limitan habitualmente a formulaciones tales como “portavoz” o “activista prodemocrático” sin escrutar sus historiales ni lazos políticos. Sin embargo, varias de esas fuentes están relacionadas con el negocio anglo-americano de cambio de regímenes.

Bassma Kodmani

De los portavoces del CNS, el de mayor importancia es Bassma Kodmani, miembro del comité ejecutivo del Consejo y responsable de las relaciones exteriores.

Este año Kodmani estuvo presente por segunda vez una reunión del Club Bilderberg, una asociación cerrada de personalidades influyentes en el mundo político y económico que muchos creen tiene las riendas del poder mundial.

Para la conferencia de 2008 fue registrada como ciudadana francesa, pero en 2012 su nacionalidad desvaneció y fue listada como “internacional”.


(Bassma Kodmani a la salida de la conferencia del Club Bilderberg
en Chantilly, Virginia, en junio pasado / facebook.com)

Un poco antes, en 2005, Kodmani trabajó en El Cairo en la Ford Foundation, una organización sin ánimo de lucro que promueve la democracia y el desarrollo humano, como directora del programa de gobierno y cooperación internacional.

En aquel entonces las relaciones entre EE.UU. y Siria se estropearon y Washington llamó a su embajador en Damasco. “La oposición siria empezó a recibir dinero estadounidense después de que George W. Bush congelara de hecho los vínculos políticos con Damasco en 2005”, escribe ‘The Washington Post’.

En septiembre de 2005 Kodmani fue nombrada consejera general de Arab Reform Initiative (Iniciativa para una Reforma Árabe), un programa de investigación política lanzado por el Consejo de Relaciones Exteriores (CRE), un poderoso grupo de presión de EE.UU.

El proyecto goza del apoyo de la élite de los servicios secretos y del sector banquero estadounidense, al que se junta la supervisión financiera de Center for European Reform, con sede en Londres y vínculos con el mundo banquero, diplomático, industrial y del espionaje británico.

Además, Kodmani cuenta con credenciales impecables en la diplomacia internacional: ocupa el cargo de directora de investigación de la Academia Internacional Diplomática, una institución independiente encabezada por Jean-Claude Cousseran, ex jefe de la inteligencia extranjera de Francia.

Radwan Ziadeh es el director para relaciones exteriores del CNS. También es miembro del US Institute of Peace, un centro de estudios en Washington financiado por el Gobierno estadounidense. En febrero pasado se unió a los representantes de la élite política estadounidense que firmaron una carta dirigida a Obama solicitando una intervención en Siria.

Especialistas en relaciones públicas

Ausama Monajed a menudo aparece como experto en programas televisivos. También lleva un blog en ‘The Huffington Post UK’ y no trata de suavizar sus comentarios: “Vemos a civiles masacrados y niños asesinados y mujeres violadas en la pantallas de televisión todos los días”.

Monajed es asesor del presidente del CNS y el fundador de Barada Television, una cadena opositora con sede en Londres.

En 2008 estuvo en Washington, entre los invitados a un almuerzo con George W. Bush.

El año pasado el ‘The Washington Post’ citó filtraciones de correspondencia diplomática divulgadas por WikiLeaks que señalan que el Departamento de Estado asignó al menos 6 millones de dólares para el canal Barada y otras actividades en Siria a través del Movimiento para la Justicia y Desarrollo, con sede en el Reino Unido.

Monajed tiene vínculos estrechos con Michael Weiss, uno de los más citados expertos occidentales sobre Siria y un vehemente partidario de la intervención militar en el país árabe. Es director para relaciones públicas en Henry Jackson Society, un centro de estudios sobre política extranjera con sede en Londres.


(Ausama Monajed. AFP/ Carl Court)

Monajed es también el jefe de Hamza Fakher, especialista en relaciones públicas frecuentemente citado como fuente videdigna sobre los crímenes del régimen de Al Assad.

“Están vendiendo la idea de intervención militar y cambio de régimen que los principales medios tienen ansias de comprar”, escribe ‘The Guardian’.

Considerando los vínculos que los líderes opositores tienen con Washington y Londres, es decir los que realizarían la intervención, el rotativo deduce que “la información y estadística de esas fuentes no son necesariamente noticias sino más bien se trata de una campaña publicitaria, una campaña relaciones públicas”, añade el diario.

Cuenta de víctimas desde el Reino Unido

Para presentar una intervención como “inevitable” se enumeran en los medios varias atrocidades, bombardeos y violaciones de derechos humanos presuntamente cometidos por el régimen de Al Assad.

Como fuente de una avalancha de estos datos destaca el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en el Reino Unido. Es muy difícil encontrar un medio que no lo cite. ¿Pero quiénes son? “Es Rami Abdulrahman, que reside en Coventry”, Reino Unido, escribe ‘The Guardian’.

“Cuando no responde a las llamadas de medios internacionales, Abdulrahman está en su tienda de ropa que gestiona con su esposa, ubicada a pocos minutos de su casa”, según un informe de Reuters en diciembre pasado.

No hay escasez de noticias sobre el conflicto en Siria. Sin embargo, mientras no se escruten las fuentes de información, la máquina de la guerra informática va a ganar terreno. Pero la democracia que publicitan los apasionados enemigos del “autoritario” régimen de al Assad de ningún modo garantiza que en caso de su caída el país siga siendo independiente.

 

¿INFIERNO ILLUMINATI O CIELO DE ACUARIO?

En marzo de 1991, Random House publicó The Seeker’s Handbook – The Complete Guide to Spiritual Pathfinding (TSH)[ El Manual del Buscador – Guía Completa del Sendero Espiritual ]. El libro fue cuidadosamente programado para servir la necesidad que los definía, una necesidad que yo identifiqué en las tendencias socio-espirituales de ese momento: a saber, la necesidad de orientación hacia, -y la clarificación de-, las opciones presentes en el movimiento Nueva Era (MNE), conocidas sin excesivo rigor como espiritualidad alternativa.

 Los primeros años noventa vieron la cumbre del movimiento. Mi intención con este libro era ofrecer una herramienta, algo como una brújula intelectual para la navegación a través del enorme despliegue de libros, profesores, programas y prácticas que habían estado proliferando masivamente desde los sesenta.
 
Al final, yo propuse la metáfora del laberinto para describir los múltiples serpenteantes caminos que afrontan los modernos buscadores de la verdad. También sugerí que en nuestra época, debido a la multiplicidad de opciones para el desarrollo espiritual, -todo desde baha’i hasta el budismo, las posturas corporales, desde la alquimia hasta el zen-, la tarea de descubrirse a sí mismo llega a ser un arte. ¡Organizar qué principio, programa o la persona que vas a seguir en la empresa de la práctica espiritual para guiar tu vida en sus mismos términos un reto, con independencia de la práctica que finalmente sigas!  Esta observación es tan verdadera ahora, yo diría, como cuando escribí el libro.

Hermetismo

No siempre ha sido así, por supuesto. Dediqué una larga parte de TSH a describir “como la radio vino a la playa”. Es decir, como fue el desarrollo histórico para que la sociedad occidental actual muestre tal variado campo de opciones para el autodesarrollo en el ámbito espiritual, metafísico y místico. Sin ir atrás más allá de la Alta Edad Media hasta la destrucción de los Misterios, -otra investigación lo cubrió en profundidad Not In His Image(No A Su Imagen)-, vine hacia delante desde el Renacimiento. El suceso clave que soporta la hoy ecléctica espiritualidad Nueva Era fue el descubrimiento de un haz de escritos titulados Hermetica. El Léxico de 1000 entradas en TSH define Hermetismo:

Para los griegos, Hermes, equivalente al egipcio Thoth, el dios de la escritura, cálculo y las artes sagradas. En general, el cuerpo de técnicas y enseñanzas inspiradoras que se creen derivadas de las escuelas secretas de los Misterios Egipcios. Específicamente, el corpus de trece raros manuscritos llevados a Europa en el siglo quince, que abrieron el camino a la búsqueda espiritual independiente en Occidente, especialmente a través de la revelación del concepto de teogenía.

 El comienzo del camino espiritual de la Nueva Era sucedió prácticamente por la influencia de un noble florentino, Cosimo de Médici (1389-1464). Cuando recibió los manuscritos egipcios, Cosimo consideró que la “antigua sabiduría” preservada en ellos era de mayor valor que la Biblia, y anterior a Moisés. El ordenó a Marsilio Ficino, designado por él como director de la Academia florentian de las Artes y Ciencias, traducir la Hermetica del griego al latín para la constitución de una moderna intelectualidad en su corte. Con este único acto, Cosimo inició una cadena de sucesos que llegarían en última instancia al movimiento Nueva Era de hoy.

 TSH resume dieciséis temas clave de la moderna espiritualidad alternativa, comparando creencias convencionales tales como el Judaísmo, Cristianismo (Católico, Protestante, y Ortodoxo) y el Islam:

1 Antigüa Sabiduría  2 Gaia, renacimiento de la Diosa   3 Chamanismo 4 Maestros 5 Mundialización 6 Canalización 7 Artes holísticas y de sanación 8 Estudios Oriente/Occidente 9 Artes marciales y el camino del guerrero 10 Realidad paranormal y poderes psíquicos 11Reencarnación 12 Cambios de la Tierra 13 Grupos y servicios de ayuda (Idealismo Acuario) 14 Metahistoria (historia secreta o paralela) 15 Parafísica, teoría del caos/complejidad 16 Co-creación.

En el contexto de este ensayo,  la idea final tiene un significado revelador. En último término, se podría decir que el Hermetismo introdujo dos ideas cercanamente vinculadas dentro de la sociedad occidental, y a través de esta pareja todos los aspectos y ramificaciones que son generados desde la perspectiva de la Nueva Era. Esas ideas son co-creación, “tu creas tu propia realidad”, y teogenia, “eres dios, conociendo el bien y el mal.”. Teogenia es una palabra que propongo, no confundir con teogonía, que significa un estudio del origen y genealogía de los dioses -como se encuentra en el poema de Hesiodo, Teogonía, por ejemplo. Teogenia significa “el nacimiento o génesis (theo-) en las especies humanas.” La aseveración de este potencial casi-Dios y la llamada a cultivarlo, es el sello distintivo de la filosofía Nueva Era. También el punto clave de herejía que distingue la espiritualidad alternativa de la fe convencional.

No Illuminati
 
 Los gnósticos de los Misterios designaron la raíz del potencial humano con la palabra griega nous, “inteligencia divina”, base del término noetica. Las escuelas mistéricas fueron una red de campus regionales donde profesores iluminados llamados telestai, “aquellos que están señalados”, enseñaron un vasto campo de ciencias, artes y vocaciones. Esos profesores iluminados desde luego no fueron del tipo  Illuminati psicópata inclinado al control mental e ingeniería social.
Ellos eran profesores entregados queconsiguieron una avanzada comprensión de la naturaleza de la conciencia(noesis) y la conciencia de la naturaleza (personificada en un ser vivo, la diosa Sophia, también llamada Sapientia). En Fragmentos de una Fe Olvidada, el investigador teosófico G.R.S. Mead replantea “la persistente tradición en conexión con las grandes instituciones Mistéricas fueron los introductores de todas las artes de la civilización…ellos fueron los profesores de las razas infantes (quienes) enseñaron las artes, la naturaleza de los dioses, los mundos ocultos, cosmología, antropología, etc.”

El punto de vista de Mead es repetido por S. Angus, autor de Las Religiones Mistéricas: “Los Misterios fueron los últimos reductos del Paganismo hasta su caída. Antes de eso sus partidarios fueron los educadores del mundo antiguo.”
 
Hoy es ampliamente sostenido que las Escuelas Mistéricas de los antiugos precristianos  fueron centros de estudios(comités de expertos) para los predecesores de los actuales jefes del Nuevo Orden Mundial, psicópatas monstruos que desean engañar, dividir y esclavizar  a la humanidad. Investigadores como David Icke y Michael Tsarion protestan sin cesar sobre las acciones inicuas de la banda del NOM, señalándoles como brillantes adeptos de ocultismo que tienen el mundo bajo su hechizo. Por desgracia Icke, Tsarion y otros sistemáticamente atribuyen los métodos y propósitos del NOM al paganismo (grosera e ignorantemente identificados con el Satanismo). Nada podría estar más alejado de la verdad.

 En este crucial instante de la historia humana, cuando llega el momento de derrotar a la agenda del NOM, es un grotesco error asociar a los psicópatas globalistas con los maestros benevolentes de las Escuelas Mistéricas Paganas. No existe un gramo de evidencia que vincule la actual agenda NOM, derivada de los Illuminati de Baviera de 1776, con aquellas sagradas instituciones de educación e ilustración.
Repetidamente he enfatizado que los autodenominados detectives de la agenda NOM, no han hecho bien sus deberes, igualando erróneamenete los ritos empoderamiento teocrático en los tiempos antiguos con los ritos iniciáticos de los Misterios. El objetivo de los Misterios era la conexión con la Gran Diosa, Sophia, personificada en la tierra, no ingeniería social bajo las dementes presunciones de la teocracia. Este error ha engañado a muchos investigadores, por no mencionar a aquellos que los siguen acríticamente.

 El hecho de que algunos modernos (presuntos o autodeclarados) Illuminati pudieran atribuir sus orígenes a los Misterios no significa que sea así. ¡En realidad, la marca distintiva de los Illuminati actuales es el patente error, por no decir demencia, de sus opiniones sobre ellos mismos, su poder, y sus orígenes! Los Illuminati representan la extrema distorsión del egoísmo humano hacia conductas de desviación psicótica que amenezan toda la vida en la tierra. Esa conducta identifica a los Illuminati, sin importar qué principios y pretensiones les hayan asignado, e independientemente de que antiguo linaje se hayan atribuido ellos mismos. Esa conducta es lo que tiene que acabar ahora mismo si la humanidad quiere sobrevivir y prosperar en un mundo “acuariano” basado en una iluminación social, armonía con la naturaleza y ayuda mutua. 

Fin del juego NOM

 Gran parte del desarrollo desplegado después del Renacimiento, conduce hasta el movimiento Nueva Era de la actualidad…. No veo posible resumir ni siquiera las líneas básicas de esta trayectoria en un breve ensayo. (Los lectores pueden consultar TSH para un más completo informe) Basta decir que la agenda NOM, si tiene que ser derrotada, debe ser vista en relación con la agenda Nueva Era. Uno debería preguntarse, ¿cómo se relacionan las dos? Ambos presentan visiones sobre una sociedad global o planetaria, pero obviamente tienen dos concepciones en extremo diferentes de tal sociedad. ¿O la consideraríamos una sola visión en dos diferentes formas? Se ha afirmado que el MNE especialmente en el esquema visionario formulado por las teósofas Madame Blavatsky y Alice A. Bailey, no es sino un falso programa para embaucar a la gente en la pesadilla del NOM de un control mental global, disfrazado como un vasto despertar espiritual, guiado por una elite espiritual, la unidad de todas las religiones, etc.
 
 La posibilidad de una sola religión mundial sería además apropiado para el plan globalista para una centralización y dominación planetaria por una elite autoelegida, ¿no sería la reciente plataforma del MNE, siguiendo a Blavatsky y otros, originalmente concebida con esa intención?

 ¿El infierno Illuminati de la tiranía globalista, ejecutado en un estilo que combina 1984 y Un Mundo Feliz, incorpora para sus propósitos el pernicioso atractivo de un cielo “acuariano” sobre la Tierra? Se podría debatir sin fin sobre este delicado tema.  Por ejemplo,¿cómo determinarías si Lucis Trust  -establecida por Alice A. Bailey para promover los objetivos de los Maestros de la Gran Hermandad Blanca del Himalaya,[Lucis Trust es una organización fundada por Alice Bailey en principio para la publicación de 24 libros de filosofía esotérica y para realizar actividades relacionadas con el establecimiento de “correctas relaciones humanas”. En la actualidad tiene una escuela esotérica, biblioteca, una revista y una editorial. LIBERTALIADEHATALI], “la externalización de la jerarquía”, -debido a tener sus oficinas en las Naciones Unidas, es complementario al plan de la ONU para la dominación mundial, tiranía burocrática, destrucción de la soberanía nacional, eliminación de derechos civiles y personales, etc.? En otras palabras, ¿cómo puedes probar que la jerarquía de los Maestros del Himalaya, presuntos “hermanos mayores” de la humanidad que guían su evolución a largo plazo, no respaldan el NOM? ¿O que la Gran Hermandad Blanca, si es que no es una ficción (como yo sospecho firmemente) no está siendo usada como una operación psicológica para ese fin? Te aseguro que cualquiera que emprenda semejante tarea tendrá que poner en orden los jugadores, reales o ficticios, y definir las agendas en juego, por no mencionar las estrategias para la ejecución de las mismas.
 
 Así que permíteme proponer un atajo para determinar si el fin del juego global del NOM está trabajando junto con el supuesto idealismo social y sincretismo religioso de MNE. El entero tentacular* barullo de especulaciones en torno a este tema puede ser resuelto considerando esta cuestión: ¿Cómo ve la banda del NOM aquellas dos ideas clave de co-creación y teogenia, comparado con las opiniones de los seguidores de la Nueva Era sobre ellas? Si los dos puntos de vista coinciden y se complementan, podemos inferir que la instrumentalización diabólica del NOM está además cooperando con los principios de MNE, quizás por deliberada captación, o simplemente por contaminación, culpable por asociación. Queda a los que se alienean con el idealismo MNE ver más allá de su propia ingenuidad y abandonar sus opiniones o si es posible reclamarlos de la captación.
Vamos a considerar en detalles precisos este pequeño ejercicio de discernimiento espiritual.

Verdad Secuestrada
 
Alrededor de 1904, al calor del resurgimiento del Ocultismo en Euroa -una tardía ramificación de la recuperación renacentista del misticismo pagano y hermético-, el sediciente/autollamado mago Aleister Crowley anunció una clave para el Eón de Horus, su versión de la Era de Acuario: “Haz lo que quieras será toda la Ley. El Amor es la ley, el amor bajo la voluntad.” Mucho se ha escrito sobre esta banal proposición, como si fuera una suerte de revelación cósmica.  Crowley mismo ha sido ridículamente idolatrado por sus seguidores, incluyendo a David Bowie y muchos otros moradores del mundo del espectáculo, -como si tal atención necesitase un pretexto místico para su egomanía.
Crowley era un sádico, manipulador narcisita con delirios de grandeza que de lejos sobrepasaban sus capacidades reales en las artes mágicas, -aunque sus delirios se comprobaron altamente contagiosos. El Libro de la Ley, canalizado por su esposa Rose Kell, es interminablemente citado como una majestuosa declaración de enpoderamiento mágico. De hecho, las palabras de arriba no son más que un secuestro y distorsión del Credo Wicca: “Sin daño alguno, haz lo que quieras”. Significativamente, Crowley omitió la crucial salvedad, “sin daño alguno”. De ahí su telémica ley de magia leega como una incalificable llamada de indulgencia narcisista, con independencia de como afecte a los demás. 

El secuestro del Credo Wicca, y su perversión por la exclusión de crucial sintaxis, ejemplifica como psicópatas interesados retuercen genuinos y benevolentes principios espirituales alternativos y acabar maleándolos. Wicca es una vía de espiritualidad alternativa y ética Gaia, estrechamente alineada con el sendero animista del chamanismo común a las culturas indígenas del mundo, -conocido crudamente como “culto a la naturaleza”. Pero cualquier cosa que sea potencialmente bueno para la humanidad en la filosofía Nueva Era puede  de inmediato ser vuelto contra el beneficio humano. Casi todo el control social propuesto bajo la agenda del NOM hoy puede ser evaluado preguntando como adopta y pervierte algunos principios del movimiento Nueva Era,  o una verdad trazada por la sabiduría indígena. Esto es especialmente claro para dos principios fundamentales que por definición llegaron vía Hermetismo alrededor de 1500: co-creación y teogenia.

 Consideremos primero la teogenia: correctamente entendida, es el cultivo del potencial divino inherente a la especie humana. Pero secuestrado y pervertido, se convierte en la estafa teocrática de la elite gobernante que se tomaron* ellos mismos como dioses en la tierra, superhumanos gobernantes del mundo. Este es un vívido ejemplo de como un concepto de MNE se pervierte a otro de NOM. Es evidente que las conductas generadas por aquellos que promueven este engaño serán muy negativas para el mundo y al final para ellos mismos. Así funciona una de las grandes tendencias de la agenda NOM, tipificada en la insensatez tóxica del transhumanismo.

Ahora consideremos la otra idea clave, la co-creación. Según las ciencias herméticas enraizadas en los Misterios, la co-creación significa el proceso por el que la humnaidad adquiere su divino potencial por el trabajo con la naturaleza y con la ayuda de la alquimia. Los genuinos alquimistas, dejando aparte a muchos charlatanes, se refieren a ellos mismo como herederos de las ciencias herméticas. En ese espíritu, ellos alertan: “La naturaleza traza sus obras gradualmente; y así deberías hacer igual: deja que tu imaginación sea guiada totalmente por la naturaleza. Y observa de acuerdo a ella, a través de que sustancias se regenera a sí misma en las entrañas de la tierra. E imagina esto con la verdad y no con imaginación fantasiosa.”  (El Arte de Hacer Oro, siglo XVII)

En la tradición de las Escuelas Mistéricas, que podrían ser consideradas las bases más fiables para una genuina espiritualidad alternativas en nuestra época, la co-creación iba de la mano con la teogenia. Los iniciados de los Misterios enseñaron que la humanidad había sido dotada con un potencial divino (facultades divinas, no identidad divina), así que podemos desarrollarlo dentro del escenario del experimento divino sobre este planeta, el laboratorio de la naturaleza. Claro y tan convicente como se quiera tal vez, -pero, ¿que es lo que logran los psicópatas del NOM cuando secuestran y pervierten esta  proposición? Ellos montan el ecofascismo como tapadera para el saqueo de la naturaleza y se guardan todo el botín para ellos.

El ecofascismo es una especie de ataque de falsa bandera sobre la naturaleza, culpando a la humanidad por representar una letal amenaza para el medio ambiente y luego exigir que los humanos pagan por el crimen de respirar.  Esta treta es una insidiosa perversión de la “Gran Obra” de la co-creación: crear una única realidad humana sobre la  tierra, una utopía acuariana, trabajando en armonía con la naturaleza. Observese que este principio así enunciado permite el supuesto narcisista por el que “tú (sólo) creas tu propia realidad”. La afirmación que nosotros como especie creamos la realidad mediante el poder de la imaginación colaborando con la naturaleza, es una premisa de la visión Sofiaca de los Misterios recuperada hoy por el Tantra. La noción sobre que cualquiera crea su propia realidad en solitario, sin interacción con la naturaleza y colaboración con otra gente, es una ilusión narcisista de la Nueva Era.
 
Discernimiento
 
 Puede parecer que he abordado el desalentador asunto de como el plan NOM está relacionado con los principios de la Nueva Era, incluyendo el ideal de Acuario, de una manera un tanto general e indirecta. Pero sería imposible hacer un satisfactorio análisis detallado en un ensayo de esta longitud. Además, como dije, el número de madrigueras de conejo para explorar sería prohibitivo incluso para un gran equipo de investigadores. Normalmente soy partidario del método inductivo de Sócrates: razonar desde lo individual a lo general. Pero con el peliagudo y ambiguo tema del NOM/MNE superpuesto, la comprensión de generalidades es esencial y ordena los detalles del cuadro mayor.

 En mi análisis, los principios y propuestas de espiritualidad Nueva Era o Era de Acuario pueden ser adoptados por la agenda del NOM, pero también pueden permanecer libres de esa asociación. Depende totalmente de quién está traficando con esos principios y propuestas, y para qué propósitos. Hay que observar que el ecofascismo es una perversión secuestrada de los principios alquímicos de la co-creación y no significa que los alquimistas fueran los predecesores del actual timo ecofascista. Hay que observar que los Gnósticos enseñaron teogenia, nuestro atributo de potencial divino, y no significa que los Gnósticos fueran precursores del transhumanismo o de la inmortalidad cibernética.  Hay que observar que los Wiccanos reverencian la naturaleza como una presencia viviente y eso no significa que sean cómplices en el demente plan de despoblar el mundo bajo el falso pretexto de aligerar a la Madre Tierra. La ecología seria también afirma que la naturaleza posee un valor intrínseco en sí misma, más allá de uso para los fines humanos. Como muestro en Not In His Image (No A Su Imagen) esta postura está estrechamente alineada con la visión Sofiaca de los Misterios, siendo la Tierra la personificación de un ser divino, la diosa de la sabiduría. Cualquiera de esas legítimas propuestas pueden ser pervertidas por la agenda de dominación de la elite del NOM, pero eso no significa que fueran originalmente concebidas para sustentar dicha agenda.
 
 Vamos a dejar claros los principios generales de esos temas. Luego todos estaremos más preparados para interpretar los asuntos particulares y casos en los cuales la agenda NOM parece diseñada desde la espiritualidad alternativa, Wicca, Gnosticismo y la cultura pagana.

En conclusión, podría añadir mi opinión personal que el peligro que representa la apropiación por el NOM de la espiritualidad alternativa, incluyendo el chamanismo y la sabiduría indígena, es amplificada por la cobardía e ingenuidad de los seguidores de la Nueva Era que rehúyen mirar el mal social a la cara. Arropados en sus monos de blancas luces de pensamiento mágico, los de la Nueva Era y otros fantasiosos, incluyendo los defensores de “El Secreto”, persisten en sus timos narcisistas que les ciegan a las perversiones de naturaleza humana vistas por los depredadores del NOM. 

Pero el dios-complejo de los psicópatas del NOM y la plena deificación de los drones MNE, son dos polos de la misma enconada y narcisista enfermedad. Si los controladores del NOM están usando el idealismo Nueva Era o no, la gran mayoría de los seguidores del MNE carecen de discernimiento, por no mencionar un básico desparpajo para la observación social, que incluso ni siquiera conocerían que sus preciosos ideales jugaran ese papel. Esa ignorancia es el verdadero y actual peligro inherente al movimiento Nueva Era, haciendo posible y verosímil encubridor para las insidiosas agendas de manipulación social y control mental.
 

En última instancia, las dos tendencias sociohistóricas tendentes hacia el infierno del NOM y el cielo Nueva Era podrían converger, lo que sería una enorme victoria para los psicopatas globalistas. Para prevenir tal horroroso desarrollo, una habilidad capital tiene que ser dominada por aquellos que abracen la filosofía Nueva Era o idealismo acuariano:  la habilidad del discernimiento.

Este artículo se publicó en New Dawn, nº 132 (Mayo-Junio 2012)

JOHN LAMB LASH

HISTORIA DEL ESTADO PROFUNDO EN ESTADOS UNIDOS (II)

El «Proyecto Juicio Final» y los eventos profundos: el asesinato de JFK, el Watergate, el Irangate y el 11 de septiembre

En la segunda parte de su estudio sobre el Estado profundo estadounidense, Peter Dale Scott analiza el asesinato de Robert Kennedy, el Watergate y el escándalo Irán-Contras [también conocido como Irangate. NdT.]. Mediante la manipulación de esos hechos, el complejo militaro-industrial se apoderó progresivamente del poder en un país que ahora vive bajo un estado de urgencia permanente. Según este historiador canadiense, la primera exigencia de un movimiento como Occupy Wall Street debería ser la abrogación de la Patriot Act, que legaliza la solución de la crisis política en Estados Unidos por la vía militar.

Todos los eventos profundos anteriormente mencionados han conducido a la atribución a Washington de poderes represivos cada vez más numerosos. Por ejemplo, es evidente que la Comisión Warren utilizó el asesinato de Kennedy para recrudecer la vigilancia de la CIA sobre la ciudadanía estadounidense. Como escribí en mi libro Deep politics, era este el resultado «de las controvertidas recomendaciones de la Comisión Warren imponiendo que se ampliaran las responsabilidades del Servicio Secreto en materia de vigilancia interna (WR 25-26). Paradójicamente, esta última [la Comisión Warren] concluyó que Oswald había actuado solo (WR 22) […], pero también que el Servicio Secreto, el FBI y la CIA debían coordinar más estrechamente la vigilancia sobre los grupos organizados (WR 463). En particular, recomendó al Servicio Secreto que se dotara de una base informática de datos compatible con la que ya había elaborado la CIA» [1].

Este esquema se repetirá 4 años después con el asesinato de Robert Kennedy [también llamado RFK o Bobby]. En las 24 horas transcurridas entre los disparos que alcanzaron a Bobby Kennedy y su deceso, el Congreso adoptó con carácter urgente una ley ya redactada de antemano (como también lo estaban la Resolución del golfo de Tonkín de 1964 y la Patriot Act de 2001) –ley amplió nuevamente los poderes secretos conferidos al Servicio Secreto en nombre de la protección de los candidatos a la presidencia [2].
 No se trataba de un cambio insignificante o benigno. Esa ley, aprobada con la mayor premura bajo la administración Johnson, dio lugar a algunos de los peores excesos de la era Nixon. [3]

Ese cambio contribuyó también al caos y los actos de violencia ocurridos en 1968 durante la Convención Demócrata de Chicago. Agentes de vigilancia de la Inteligencia Militar asignados al Servicio Secreto operaban entonces dentro y fuera de la sala de reuniones. Varios de aquellos agentes equiparon a los «gamberros de la Legion of Justice, como la Chicago Red Squad [que] cometió actos de brutalidad contra los grupos antibelicistas locales» [4].

Fue así como los nuevos poderes secretos conferidos después del asesinato de Robert Kennedy propiciaron el catastrófico desorden de la Convención de Chicago, que prácticamente destruyó el viejo Partido Demócrata representante de los sindicatos. Los tres presidentes demócratas elegidos después de aquello fueron mucho más conservadores.

Si se aborda la cuestión del Watergate o del Irangate, ambos hechos constituyeron en cierta medida no una extensión sino un retroceso de los poderes represivos que ejercían Richard Nixon y la Casa Blanca de Reagan. Aunque de forma superficial, es cierto que estos hechos dieron lugar a reformas legislativas que parecen contradecir mi tesis de la extensión de la represión.

Pero hay que puntualizar bien la diferencia entre, de un lado, la fase inicial del Watergate (la efracción) y los dos años de crisis registrados como consecuencia de ese acto malintencionado. La crisis del Watergate mostró a un presidente obligado a dimitir por la conjunción de numerosas fuerzas, en las que se incluían simultáneamente liberales y conservadores. Pero los personajes fundamentales de la primera fase del Watergate –Howard Hunt, James W. McCord, G. Gordon Liddy y sus aliados cubanos– se situaban todos muy a la derecha de Nixon y de Kissinger. Y el resultado de sus maquinaciones no se concretó hasta el momento de lo que se dio en llamar la Masacre de Halloween, en 1975, cuando Henry Kissinger fue expulsado de su puesto de consejero para la Seguridad Nacional y se le comunicó al vicepresidente Nelson Rockefeller que quedaría al margen de la candidatura republicana en 1976. Esa importante reorganización fue planeada por otros dos personajes anclados muy a la derecha: Donald Rumsfeld et Dick Cheney, por entonces miembros de la Casa Blanca de Gerald Ford. [5]

Aquel día de 1975 se concretó la derrota final de la facción llamada «Rockefeller» –o facción liberal– del Partido Republicano. Fue reemplazada por la facción conservadora llamada «Goldwater-Casey», que rápidamente lograría apoderarse de la candidatura presidencial y luego de la función suprema a través de Ronald Reagan [6]. Esta revolución palaciega poco conocida, al igual que otras intrigas que se produjeron a mediados de los años 1970, contribuyó al cambio en Estados Unidos: este país pasó así de ser una economía capitalista de bienestar, que reducía paulatinamente las disparidades en materia de ingresos y de riqueza, a ser una «plutonomía» financiarizada en la que se invertían las tendencias anteriores [7].

A través del Irangate (tambíen conocido como el escándalo Irán-Contras), nuevamente constatamos la acumulación cada vez más creciente de poderes represivos encubiertos bajo reformas liberales. En esta época, no sólo la prensa sino también los profesores e investigadores universitarios –entre ellos yo mismo– celebraron el fin del respaldo [estadounidense] a los contras en Nicaragua, así como el éxito del proceso de paz de Contadora. En cambio, lo que generalmente no se supo fue que, aunque el teniente coronel Oliver North había sido excluido del Proyecto Juicio Final, los planes de ese programa que preparaban la vigilancia, las detenciones arbitrarias así como la militarización de Estados Unidos siguieron extendiéndose después de su partida [8].

Tampoco se vio el hecho que el Congreso de los Estados Unidos, a pesar de reducir su ayuda a un pequeño ejército narcofinanciado vinculado a la CIA, estaba desarrollando en Afganistán un creciente apoyo a una coalición mucho más grande de fuerzas paramilitares aliadas a la propia CIA y financiadas a través de la droga [9]. Si bien el Irangate permitió que se supiera sobre los 32 millones de dólares que Arabia Saudita había entregado a los Contras (a pedido del director de la CIA William Casey), nada se supo sobre los 500 millones de dólares (probablemente más) que los mismos sauditas, también a pedido de Casey, habían entregado en aquella misma época a los muyahidines afganos [10]. En ese sentido, el dramatismo utilizado al presentar el Irangate en el Congreso puede ser considerado como un engañoso montaje que desvió la atención del público de la implicación, mucho más importante, de Estados Unidos en Afganistán –una política secreta que ha evolucionado desde entonces para convertirse en la guerra más larga de toda la historia de los Estados Unidos.

Si ampliamos nuestra visión del caso Irán-Contras, veremos que en realidad se trata del caso Irán-Contras-Afganistán. Tendríamos que admitir entonces que, a través de ese evento profundo complejo y mal conocido, la CIA recuperó en Afganistán la capacidad paramilitar que el almirante Stansfield Turner había tratado de quitarle cuando ocupó el cargo de director de la agencia, bajo la administración Carter. Fue, en resumen, una victoria para una facción que se componía de individuos como Richard Blee, el protector de al-Mihdhar y defensor en el año 2000 de una intensificación de las actividades paramilitares de la CIA en Afganistán [11].

Nunca olvidaré la primera plana del New York Times del 18 de junio de 1972, el día siguiente a la efracción del hotel Watergate. Allí estaban las fotos de los individuos que se habían introducido en el inmueble, incluyendo la de Frank Sturgis (alias «Fiorini»). Yo había escrito anteriormente sobre este individuo, cerca de 2 años antes, en el manuscrito de mi libro (que nunca se publicó) sobre el asesinato de JFK, La Conspiración de Dallas (The Dallas Conspiracy).

Sturgis no era un tipo cualquiera. Ex contratista de la CIA, contaba además con amplios contactos en el medio de los ex propietarios de casinos de La Habana, todos vinculados al hampa [12]. Mis primeros escritos sobre el caso Kennedy se concentraron en los vínculos entre Frank Sturgis y un campo de entrenamiento de anticastristas cubanos cercano a Nueva Orleáns, en cual Oswald había mostrado interés. También abordaban la implicación de Sturgis en falsos cuentos primarios que describían a Oswald como participante en una conspiración comunista cubana [13].

En 1983, cierto número de cubanos miembros del ejército particular de Manuel Artime, respaldado por la CIA en Centroamérica, ayudaron a Sturgis en la propagación de aquellos cuentos primarios. En 1965, la base de Artime en Costa Rica fue cerrada, supuestamente debido a su implicación en el tráfico de droga [14]. Durante los años 1980, algunos de aquellos exilados cubanos estuvieron implicados en actividades de apoyo a los contras [Los “contras” eran los miembros de las bandas contrarrevolucionarias que Estados Unidos financiaba con el tráfico de drogas para utilizarlos en su guerra sucia contra el gobierno sandinista nicaragüense. NdT.] a través del tráfico de droga [15].

El mentor político del MRR (Movimiento de Recuperación Revolucionaria) de Manuel Artime era Howard Hunt, uno de los organizadores de la operación del Watergate. En 1972, será Artime quien pagará la fianza de los cubanos que se habían introducido en el Watergate. Ramón Milián Rodríguez, un individuo que se dedicaba al lavado del dinero de la droga, declaró haber entregado a varios de los cubanos del Watergate 200,000 dólares provenientes de Artime. Rodríguez dirigió posteriormente dos empresas costarricenses de mariscos –Frigoríficos y Ocean Hunter– que blanqueaban el dinero de la droga para prestar apoyo financiero a los contras [16].

También se dijo que Howard Hunt y James McCord habían estado implicados en los planes de Artime para invadir Cuba, en 1963 [17]. No creo que sea por casualidad que Artime, el protegido de Hunt, se metió en el tráfico de droga. Como ya expliqué por otro lado, Hunt manejaba una conexión de narcóticos en Estados Unidos desde que fue, en 1950, jefe de misión de la OPC (Oficina de Coordinación Política, siglas en inglés) en México [18].

Pero James McCord, quien será posteriormente el cómplice de Howard Hunt y de G. Gordon Liddy en la preparación y ejecución de la efracción del Watergate, no sólo se había distinguido por sus actividades anticastristas en 1963. También era miembro de la red de planificación de crisis de Estados Unidos, que más tarde ocupará un lugar central tras el Irangate y el 11 de septiembre. McCord era miembro de una pequeña unidad de reserva de la fuerza aérea estadounidense en Washington, unidad dependiente de la Oficina de Preparación para Crisis (OEP, siglas de Office of Emergency Preparedness). Aquella unidad estaba encargada «de confeccionar la lista de extremistas y de organizar planes de urgencia para censurar los medios de prensa y el correo postal en Estados Unidos en periodo de conflicto armado» [19]. Su unidad formaba parte del Programa de Seguridad de la Información en Tiempo de Guerra (WISP, siglas de Wartime Information Security Program) que tenía la responsabilidad de activar «los planes de urgencia para imponer la censura de la prensa, de los correos y de todas las telecomunicaciones (incluyendo las comunicaciones gubernamentales), así como para encerrar de forma preventiva a los civiles que representen «riesgos securitarios» poniéndolos en «campos militares» [20]. En otras palabras, se trata de los mismos planes identificados en los años 1980 bajo la denominación de Proyecto Juicio Final –los planes de Continuidad del Gobierno (COG, siglas de Continuity of Government) en los que trabajaron Dick Cheney y Donald Rumsfeld han venido trabajando de conjunto durante los 20 años anteriores al 11 de septiembre de 2001.

La participación de James McCord en un sistema de planificación de urgencias encargado de [censurar] las telecomunicaciones sugiere [la existencia de] un denominador común tras prácticamente todos los eventos profundos que estudiamos. Oliver North –en la organización del Irán-Contras, Oliver Nort era el hombre de confianza del tándem Reagan-Bush dentro de la Oficina de Preparación para Crisis (OEP)– estuvo implicado también en ese tipo de planificación, y tenía acceso a la red nacional supersecreta de comunicación del Proyecto Juicio Final.
 La red de North, conocida con el nombre de Flashboard, «excluía a los demás funcionarios que tenían puntos de vista opuestos […] [y] disponía de su propia red informática mundial dedicada al antiterrorismo, […] a través de la cual sus miembros podían comunicarse exclusivamente entre sí y con sus colaboradores en el extranjero» [21].

Oliver North y sus superiores utilizaron Flashboard en operaciones especialmente sensibles, que debían permanecer secretas para los demás miembros –sospechosos u hostiles– de la administración de Washington.
 Dichas operaciones incluían entregas ilegales de armas a Irán y otras actividades, algunas de las cuales siguen siendo hoy desconocidas, que incluso pueden haber tenido como blanco la Suecia de Olof Palme [22].
 Flashboard, la red de urgencia de los años 1980 en Estados Unidos, era en 1984 y 1986 el nombre que identificaba la red operativa de la COG [Continuidad del Gobierno]. Dicha red fue planificada en secreto durante 20 años por un equipo que incluía a Dick Cheney y Donald Rumsfeld, y su costo total fue de varios miles de millones de dólares. El 11 de septiembre de 2001, los dos hombres que desde hacía tanto tiempo la habían planificado volvieron a activarla [23].

Ya en 1963 se perciben indicios del Proyecto Juicio Final, cuando Jack Crichton, jefe de la 488ª unidad de reserva de la Inteligencia Militar, participó en él, en su condición de jefe de inteligencia para la Protección Civil de Dallas, desde el Centro Subterráneo de Operaciones de Urgencia. Russ Baker cuenta que «dado que debía permitir garantizar la “continuidad del gobierno” en caso de ataque, [el centro] había sido enteramente equipado con material de comunicación» [24]. Un discurso pronunciado en la inauguración del centro, en 1961, proporciona más detalles:

«Este Centro de Operaciones de Urgencia forma parte del Plan Nacional tendiente a conectar las agencias gubernamentales federales, provinciales y locales a través de una red de comunicación a partir de la cual será posible dirigir las operaciones de salvamento en caso de urgencia local o nacional. Es parte esencial del Plan operacional de supervivencia, tanto a nivel federal como provincial y local.» [25]

En otras palabras, Jack Crichton, al igual que James McCord, Oliver North, Donald Rumsfeld y Dick Cheney después de él, formaba parte de lo que en los años 1980 se llamó Proyecto Juicio Final. Pero el objetivo de ese programa se amplió considerablemente en 1988: ya no se trataba sólo de prepararse para un ataque nuclear, sino de planificar la suspensión efectiva de la Constitución de los Estados Unidos ante cualquier tipo de urgencia nacional [26]. Este cambio, introducido en 1988, permitió la aplicación de la COG el 11 de septiembre de 2001. Hasta aquel momento, el Proyecto Juicio Final se había desarrollado hasta convertirse en lo que el Washington Post llamó «un gobierno de la sombra que ha evolucionado basándose en “planes de continuidad de las operaciones” preparados desde hace mucho tiempo atrás» [27].

Está claro que la Oficina de Preparación para Crisis (la OEP, conocida entre 1961 y 1988 bajo el nombre de Oficina para la Planificaron de Urgencias) nos proporciona un denominador común a la hora de identificar a los personajes claves que se hallan tras prácticamente todos los hechos estructurales analizados en este artículo. Queda mucho camino por recorrer antes de que se logre comprobar si la propia OEP (además de los individuos aquí mencionados) fue el origen de alguno de esos hechos. Creo, sin embargo, que las redes alternativas de comunicaciones internas de la OEP (que más tarde serán incorporadas al Proyecto 908) han desempeñado un papel significativo al menos en 3 eventos profundos: el asesinato de John F. Kennedy, el Irangate y el 11 de septiembre.

Lo anterior se demuestra fácilmente en el caso del 11 de septiembre, donde ya se sabe que Dick Cheney aplicó los planes de Continuidad del Gobierno del Proyecto Juicio Final el 11 de septiembre de 2001, incluso antes de que se estrellara el último de los 4 aviones secuestrados [28]. La Comisión Investigadora sobre el 11 de septiembre fue incapaz de encontrar los registros que hubiesen permitido reconstruir las principales decisiones que tomó Cheney aquel día, lo cual parece indicar que dichas decisiones sólo pudieron elaborarse a través del «teléfono seguro» situado en el túnel que conduce al bunker presidencial –tan secreto que la Comisión Investigadora sobre el 11 de septiembre nunca pudo obtener las grabaciones telefónicas [29]. Probablemente se trataba de un teléfono del programa de la COG.

En realidad no se sabe si el «teléfono seguro» del túnel de la Casa Blanca pertenecía al Servicio Secreto o si, como cabe esperar, era parte de la red segura de la Agencia de Comunicaciones de la Casa Blanca (WHCA, siglas de White House Communications Agency). De ser correcta la segunda hipótesis nos encontraríamos entonces ante una importante similitud entre el 11 de septiembre y el asesinato del presidente Kennedy. En efecto, la WHCA afirma en su sitio web que dicha agencia fue «un elemento clave en la documentación sobre el asesinato del presidente Kennedy» [30].
 Sin embargo, no resulta fácil comprender quién compiló esa documentación ya que la Comisión Warren no logró que se le diera acceso a los registros y transcripciones de la WHCA [31].

El Servicio Secreto había instalado un transmisor de radio portátil de la WHCA en el vehículo que encabezaba el cortejo presidencial [32]. Este utilizaba también la radio de la policía para mantenerse en contacto con el auto-piloto, en el que se hallaba George Lumpkin, director adjunto del Departamento de Policía de Dallas (DPD) y miembro de la 488ª unidad de reserva de la Inteligencia Militar [33].

Las grabaciones de las comunicaciones WHCA del convoy nunca fueron entregadas a la Comisión Warren, ni tampoco a la comisión sobre los asesinatos creada por la Cámara de Representantes ni al Comité de Estudio de los Archivos sobre Asesinatos [ARRB, siglas de Assassination Records Review Board] [34]. Por lo tanto, no podemos determinar si dichas grabaciones pudieran explicar algunas de las anomalías comprobadas en los dos canales del Departamento de Policía de Dallas. Por ejemplo, dichas grabaciones habrían permitido aclarar la llamada de origen desconocido que grabó la policía de Dallas. Dicha llamada proporcionó la descripción de un sospechoso exactamente de la misma estatura y el mismo peso –erróneos por demás– que aparecían en los expedientes del FBI y la CIA sobre Oswald [35].

En este año 2011, vivimos aún bajo el estado de urgencia proclamado por el presidente Bush desde el 11 de septiembre de 2001. En todo caso, ciertas disposiciones de la COG siguen en vigor, y fueron incluso reforzadas por Bush a través de la Directiva Presidencial 51 (PD-51) de mayo de 2007. El Washington Post comentaba en aquel entonces la PD-51 en los siguientes términos:

«Después de los atentados de 2001, Bush nombró un centenar de altos funcionarios civiles, entre ellos a Cheney, para que se turnaran en secreto durante varias semanas, o varios meses, en instalaciones de la COG situadas fuera de Washington, para garantizar la supervivencia de la nación. Constituyen así un gobierno de la sombra que ha evolucionado en base a ‘planes para la continuidad de las operaciones’ preparados desde hace mucho tiempo.» [36]

Es posible que este «gobierno de la sombra» haya definido los objetivos finales de los proyectos de la COG ya previstos desde hace tiempo, como por ejemplo la vigilancia sin mandato [judicial], sobre todo gracias a la Patriot Act. Las controvertidas disposiciones de esta legislación ya habían sido puestas en aplicación por parte de Cheney y de otros funcionarios, incluso mucho antes de que el proyecto de ley llegara al Congreso, el 12 de octubre de 2001 [37].
 Otros proyectos de la COG que fueron puestos en práctica incluían la militarización y la vigilancia interna bajo la dirección del NORTHCOM, así como el proyecto del Departamento de Seguridad Interna llamado Endgame –un plan decenal de ampliación de los campos de detención que sólo en el ejercicio fiscal correspondiente al año 2007 alcanzó un costo de 400 millones de dólares [38].

Tengo, por consiguiente, una recomendación para el movimiento Occupy, que muy justamente se rebela en contra de los excesos plutocráticos que Wall Street ha cometido durante las últimas tres décadas. Mi recomendación es llamar a que se ponga fin al estado de urgencia que se mantiene en vigor desde el año 2001. En virtud de ese estado de urgencia, desde el año 2008 una brigada de combate del ejército estadounidense se mantiene permanentemente en posición, en Estados Unidos, en parte para que esté lista «a contribuir al control de las multitudes y de disturbios sociales» [39].

Los amantes de la democracia deben hacer todo lo posible por evitar que la crisis política que actualmente se desarrolla en Estados Unidos se resuelva por la vía militar.

Yo diría, en conclusión, que desde hace medio siglo la política estadounidense ha sido influenciada y se ha visto alterada por la no-solución del asesinato de Kennedy. Según un memorándum del 25 de noviembre de 1963, redactado por el fiscal general adjunto Nicholas Katzenbach, en aquel entonces era importante convencer a la opinión pública de que «el asesino era Oswald» y de que «no había cómplices» [40]. Por supuesto, esta prioridad se hizo más importante aún después de la adopción simultánea de esas dudosas proposiciones por parte de la Comisión Warren, de las instituciones estadounidenses y de la prensa dominante.

Esta disimulación de la verdad se ha convertido desde entonces en una embarazosa prioridad para todas las administraciones posteriores, incluyendo a la actual. En ese sentido podemos citar, por ejemplo, el caso de Todd Leventhal, funcionario del Departamento de Estado –bajo la administración Obama– cuya función oficial consistía –hasta hace poco– en defender la tesis del loco solitario en respuesta a las tesis de los llamados «conspiracionistas» [41].

Si Oswald no fue un asesino solitario, no sería sorprendente que existiese un vínculo entre quienes falsificaron los informes sobre él y quienes han deformado la política de Estados Unidos en los posteriores eventos profundos, empezando por el Watergate.

Desde los eventos profundos de 1963, la legitimidad del sistema político de los Estados Unidos se ha visto atrapada en una mentira que los eventos profundos posteriores han ayudado a proteger [42].

PETER DALE SCOTT

Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la traducción al francés de Maxime Chaix y Sven Martin.

Red Voltaire

HISTORIA DEL ESTADO PROFUNDO EN EE.UU. (I)

El «Proyecto Juicio Final» y los eventos profundos: el asesinato de JFK, el Watergate, el Irangate y el 11 de septiembre

En este análisis, dividido en dos partes, el ex diplomático y profesor de ciencias políticas Peter Dale Scott muestra como Estados Unidos ha caído, por etapas sucesivas y a partir del asesinato de John F. Kennedy, en la situación que el presidente Eisenhower temía y sobre la cual incluso advirtió a sus compatriotas. Desde el 26 de octubre de 2001 y la imposición de la Patriot Act, el Estado profundo, una estructura secreta que se sitúa por encima de las apariencias democráticas, es quien realmente gobierna el país.

“Estoy conciente de la posibilidad que se instaure une verdadera tiranía en Estados Unidos. Tenemos por lo tanto que asegurarnos de que esta agencia [la National Security Agency, NSA] y todas las demás que posean estas tecnologías operen dentro de un marco legal y bajo una supervisión apropiada, para que nunca caigamos en ese abismo. Sería esa una caída sin regreso.” – Senador Frank Church (1975)

Es mi intención abordar en este artículo cuatro hechos importantes, y sin embargo mal analizados: el asesinato de John F. Kennedy, el escándalo del Watergate, el escándalo Irangate [también conocido en Latinoamérica como Irán-Contras, nota del traductor.] y el 11 de septiembre. Analizaré estos hechos o eventos –que llamaré «profundos»– como parte integrante de un proceso político aún más profundo que los vincula entre sí, de un proceso que ha favorecido la construcción de un poder represivo en Estados Unidos, en detrimento de la democracia.

He mencionado, durante los últimos años, la existencia de una fuerza oscura detrás de esos hechos –fuerza que, a falta de encontrar algo mejor, he llamado el «Estado profundo» y que se mueve simultáneamente dentro y fuera del Estado público. Hoy trataré por vez primera de identificar una parte de esa fuerza oscura, que ha venido funcionando al margen del Estado público desde hace al menos 5 décadas. Esta fuerza tiene un nombre que no es de mi invención: «Proyecto Juicio Final» (Doomsday Project).
Así designa el Departamento de Defensa los planes de contingencia tendientes a «garantizar el funcionamiento de la Casa Blanca y del Pentágono durante y después de una guerra nuclear o cualquier otra crisis de gran envergadura.» [1]

Aunque simple, este trabajo tiene un importante objetivo: demostrar que el Proyecto Juicio Final de los años 1980, así como los anteriores planes de crisis que condujeron a la estructuración de dicho proyecto, desempeñaron entre bastidores un papel determinante en los eventos profundos que pretendo analizar.

Dicho de manera más explícita, esta planificación fue un factor primordial tras los tres preocupantes fenómenos que hoy amenazan la democracia en Estados Unidos. El primero fue la transformación de nuestra economía en una «plutonomía», o sea en una economía con objetivos plutocráticos, caracterizada por una creciente división de Estados Unidos en dos clases –los opulentos y los desfavorecidos, los que pertenecen al «1%» y los miembros del «99%». El segundo fenómeno es la creciente militarización de Estados Unidos, y sobre todo su tendencia a librar o desatar guerras en regiones lejanas, lo cual se hecho cada vez más corriente y previsible.
Es evidente que las operaciones de esta maquinaria de guerra estadounidense han estado al servicio de los intereses del 1% que ocupa la cúspide de la pirámide [2].

El tercer fenómeno, que constituye el tema central de este ensayo, es la considerable influencia de los eventos estructurales profundos sobre la Historia de los Estados Unidos, influencia por demás cada vez más nefasta: acontecimientos misteriosos (como el asesinato del presidente John F. Kennedy (ver parte relacionada con Kennedy en este link), el caso de los «plomeros» del Watergate y los atentados del 11 de septiembre, que afectan brutalmente la estructura social estadounidense) tienen un tremendo impacto en la sociedad de este país. Por otro lado, constantemente implican la ejecución de actos criminales o violentos. Y son generados, para terminar, por una fuerza oscura y desconocida.

La actual descomposición de Estados Unidos en términos de disparidades de ingresos y de desigualdad en materia de riqueza, o de su militarización y su creciente tendencia belicista, ha sido objeto de muchos análisis. Mi enfoque en este ensayo tiene, a mí entender, un carácter inédito: consiste en señalar que las disparidades en materia de ingresos –dicho de otra forma, la «plutonomía»–, al igual que las tendencias guerreristas de Estados Unidos han sido considerablemente favorecidas por lo yo que llamo eventos profundos.

Es necesario comprender que las disparidades en materia de ingresos en la economía estadounidense no son fruto de una acción de las fuerzas empresariales independiente de la intervención política. Por el contrario, esas desigualdades fueron en gran parte engendradas por un proceso político continuo y deliberado que data de los años 1960 y 1970 –periodo durante el cual los individuos más ricos del país temían perder el control de este.

En aquella época, en su memorándum de 1971, el futuro juez de la Corte Suprema Lewis Powell advirtió que la supervivencia del sistema de libre empresa dependía de «la planificación y la aplicación cuidadosas, a largo plazo» de respuestas ampliamente financiadas contra las amenazas que representaba la izquierda [3]. Aquella advertencia engendró una violenta ofensiva de la derecha, coordinada por varios círculos de reflexión y generosamente financiada por un pequeño grupo de fundaciones familiares [4].
Hay que tener presente que todo aquello respondía al surgimiento de graves motines en Newark, Detroit y otras ciudades, y que la izquierda lanzaba por entonces un creciente número de llamados a la revolución (tanto en Europa como en Estados Unidos). He de concentrarme aquí en la respuesta de la derecha y en el papel de los eventos profundos en la facilitación de dicha respuesta.

La verdadera importancia del Manifiesto Powell residía no tanto en el documento en sí como en el hecho de que se redactó a pedido de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, uno de los grupos de presión más influyentes y más discretos. Por otra parte, aquel memorándum era sólo un síntoma entre tantos de que una guerra de clases estaba tomando forma en los años 1970, un proceso más amplio que venia desarrollándose tanto dentro del gobierno como fuera del mismo (y que incluía lo que Irving Kristol calificó de «contrarrevolución intelectual» y que llevó directamente a la autoproclamada «Revolución Reagan» [5].

Resulta evidente que aquel proceso más amplio se desarrolló durante prácticamente 5 décadas, mientras que la derecha inyectaba miles de millones de dólares en el sistema político de Estados Unidos. Lo que quiero demostrar aquí es que los eventos profundos también fueron parte integrante de estos esfuerzos de la derecha, desde el asesinato de John F. Kennedy hasta los atentados del 11 de septiembre.
El resultado del 11 de septiembre fue la aplicación de planes para la «continuidad del gobierno» (COG, sigla correspondiente a «Continuity of Government»), que fueron calificados en las audiencias de Oliver North sobre el escándalo Irangate, en 1987, como planes preparatorios para «la suspensión de la Constitución de los Estados Unidos». Estos planes de la COG, elaborados en base a planificaciones anteriores, fueron meticulosamente desarrollados desde 1982 en el marco de lo que ha dado en llamarse el Proyecto Juicio Final (Doomsday Project) por un equipo secreto nombrado por Reagan. Dicho equipo se componía de personalidades públicas y también privadas, entre las que se encontraban Donald Rumsfeld y Dick Cheney.

Trataré de probar que, bajo esa perspectiva, el 11 de septiembre no fue otra cosa que el resultado de una secuencia de eventos profundos que se remonta al asesinato de Kennedy, o incluso a una época anterior, y que los inicios del Proyecto Juicio Final están presentes en cada uno de ellos.

Para ser exacto, sobre estos eventos profundos, trataré de demostrar:

1) que en el seno de la CIA y de otras agencias similares (estadounidenses) hubo comportamientos malintencionados que contribuyeron al asesinato de Kennedy y a los atentados del 11 de septiembre;

 2) que las consecuencias de cada evento profundo incluyeron un recrudecimiento del poder represivo autoritario a favor de esas agencias, en detrimento del poder democrático persuasivo; [6]

3) que existen coincidencias sintomáticas en la presencia de ciertos individuos entre los autores de estos diferentes eventos profundos;

4) que se observa en cada uno de esos eventos la implicación de elementos vinculados al tráfico internacional de drogas –lo cual sugiere que nuestra actual «plutonomía» es también, en cierta medida, una «narconomía»;

5) que tras cada uno de esos eventos se puede observar la presencia del Proyecto Juicio Final (cuyo papel se hace cada vez más importante con el paso de los años), o sea de la estructura alternativa de planificación de urgencia que dispone de sus propias redes de comunicación y opera como una red de la sombra al margen de los canales gubernamentales normales.

El asesinato del presidente John F. Kennedy y los atentados del 11 de septiembre fueron facilitados por la forma como la CIA y el FBI manipularon sus propios expedientes sobre los presuntos autores de cada uno de esos hechos (Lee Harvey Oswald, en lo que llamaré el caso JFK, y los presuntos piratas aéreos Khaled al-Mihdhar y Nawaf al-Hazmi, en los atentados del 11 de septiembre). La decisión tomada el 9 de octubre por Marvin Gheesling, un agente del FBI, de borrar a Oswald de la lista de vigilancia del FBI es parte de esa facilitación. Esa decisión se aplicó después del arresto de Oswald en Nueva Orleáns, en agosto de 1963, y de su posterior viaje a México en septiembre. Es evidente que ambos hechos deberían haber convertido a Oswald en candidato a una vigilancia reforzada [7].

Ese comportamiento malintencionado constituye un paradigma si lo asociamos con las acciones de otras agencias, en particular con las de la CIA, en el caso JFK y en el 11 de septiembre. En efecto, el comportamiento de Gheesling va claramente en el sentido de un ocultamiento culposo de información por parte de la CIA, durante el propio mes de octubre [de 1963] –información que ocultó al FBI y según la cual Oswald se había reunido en México con Valery Kostikov, un presunto agente del KGB [8]. Ese ocultamiento contribuyó también a garantizar que Oswald no estuviese bajo vigilancia.

En efecto, el ex director del FBI Clarence Kelley se quejó en sus memorias de que la retención de información por parte de la CIA fue la principal razón que explicaba por qué Oswald no estaba bajo vigilancia el 22 de noviembre de 1963 [9]. La provocación de la Inteligencia Militar en 1963 fue más alarmante aún. En efecto, no contenta con retener información sobre Lee Harvey Oswald, una de sus unidades fabricó incluso datos falsos de inteligencia que parecían destinados a provocar una respuesta [militar] contra Cuba.

Yo califico ese tipo de provocaciones como cuentos primarios, en este caso se trata de intentos de describir a Oswald como un conspirador comunista (todo lo contrario de los posteriores cuentos secundarios, igualmente falsos, que lo describen como un rebelde solitario). Un cable del mando del IV ejército, con sede en Texas, puede ser considerado un revelador ejemplo de cuento primario. Recoge una información proporcionada por un policía de Dallas que era también miembro de una unidad de reserva de la Inteligencia Militar:

«El primer asistente Don Stringfellow, [de la] sección de Inteligencia, Departamento de Policía de Dallas, notificó al 112º Grupo INTC [de inteligencia], [asignado a] este cuartel general, que las informaciones obtenidas de Oswald revelaron su defección hacia Cuba en 1959 y su condición de miembro del Partido Comunista, del que posee un carnet.» [10]

El 22 de noviembre [de 1963, día del asesinato de JFK], aquel cable fue enviado directamente al Mando estadounidense de Ataques Militares, en Fort MacDill, Florida, la base preparada para desatar un posible ataque de represalia contra Cuba [11].

Aquel cable no era tan sólo una aberración aislada. Contaba con el respaldo de otros falsos cuentos primarios provenientes de Dallas sobre el fusil que supuestamente había utilizado Oswald. Aquellas historias falsas se basaban en particular en una serie de traducciones erróneas del testimonio de Marina Oswald. El objetivo de aquellas falsificaciones era sugerir que el fusil de Oswald en Dallas era un arma que había conseguido en Rusia [12].

Estos últimos informes falsificados sobre Marina Oswald, aparentemente no relacionados con los anteriores, pueden sin embargo llevarnos de regreso a la 488ª unidad de reserva de la Inteligencia Militar, a la que pertenecía Don Stringfellow [13]. Ilya Mamantov, el intérprete que proporcionó inicialmente la falsa traducción de los testimonios de Marina Oswald, fue escogido por Jack Crichton, un magnate del petróleo de Dallas, y por George Lumpkin, el director adjunto de la policía de la misma ciudad [14]. Crichton y Lumpkin eran [respectivamente] el jefe y el primer adjunto de la 488ª unidad de reserva de la Inteligencia Militar [15]. Dentro del círculo de petroleros de Dallas, Crichton era también un simpatizante de la extrema derecha: administrador de la Fundación H.L. Hunt, fue además miembro del Comité Américano de Ayuda a los Combatientes de la Libertad de Katanga (American Friends of the Katanga Freedom Fighters), organización de oposición a las políticas de Kennedy con respecto al Congo.

Es importante tener en mente que ciertos miembros de la Junta de Jefes de Estado Mayor [JCS, siglas correspondientes a Joint Chiefs of Staff] estaban extremadamente irritados porque la crisis de los misiles de 1962 no había desembocado en una invasión contra Cuba. Por otro lado, en mayo de 1963 y bajo la dirección de su nuevo jefe, el general Maxwell Taylor, la JCS seguía convencido de que «una intervención militar de Estados Unidos en Cuba [sería] necesaria» [16]. Habían pasado 6 meses desde el momento en que Kennedy ofreciera garantías explícitas a Jruschov para la solución de la crisis de los misiles, en octubre de 1962, asegurándole que Estados Unidos no invadiría Cuba –garantías que sin embargo dependían de importantes condiciones [17].

Aquellas garantías presidenciales no impidieron que el J-5 de la Junta de Jefes de Estado Mayor (el J-5 es la Dirección de Planificación y Políticas de la JCS) elaborara una lista de de «provocaciones fabricadas para justificar una intervención militar» [18]. (Uno de los ejemplos de «provocaciones fabricadas» incluía «utilizar aviones del tipo MiG piloteados por aviadores estadounidenses para […] atacar barcos mercantes o el ejército de Estados Unidos».) [19]

Las mentiras sobre Oswald que emanaban de Dallas fueron lanzadas inmediatamente después del asesinato [de JFK], por lo tanto no bastan para probar que el asesinato haya sido un complot que implicara engaño y provocación. Sí son reveladoras, en cambio, del sentimiento anticastrista que prevalecía en la 488ª unidad de reserva de la Inteligencia Militar en Dallas, y nos confirman que aquel estado de ánimo era llamativamente similar al que existía en el J-5 en el mes de mayo de 1963 –o sea, se trataba del estado de ánimo que produjo una lista de «provocaciones fabricadas» para justificar un ataque contra Cuba. (Según Crichton, «[la 488ª unidad de reserva] contaba con un centenar de hombres, de los cuales unos 40 o 50 provenía del Departamento de Policía de Dallas.») [20]

Estos comportamientos malintencionados en el seno de las burocracias de la CIA, del FBI y del ejército –las tres agencias con las que Kennedy había tenido serios desacuerdos durante su trunca presidencia [21]– difícilmente pueden explicarse invocando la simple casualidad. Más adelante demostraré, en este mismo artículo, la existencia de un vínculo entre el petrolero de Dallas Jack Crichton y la planificación de crisis de 1963, que se convirtió en el Proyecto Juicio Final.

En 2000 y 2001, antes del 11 de septiembre, la CIA volvió a abstenerse de comunicar al FBI la existencia de importantísimas pruebas –informaciones que, de haber sido compartidas, habrían llevado al FBI a vigilar a Khaled al-Mihdhar y a Nawaz al-Hazmi, dos de los presuntos piratas aéreos. Debido a esta importante retención de información un agente del FBI predijo con toda exactitud, en agosto de 2001, que «un día habrá gente que pierda la vida» [22]. Después del 11 de septiembre, otro agente del FBI declaró, refiriéndose a la agencia: «Ellos [la CIA] no querían que el Buró se metiera en sus asuntos –es por eso que no dijeron nada al FBI. […] Y es por eso que se produjo el 11 de septiembre. Es por eso que se produjo ese hecho. […] Ellos tienen las manos manchadas de sangre. Son responsables de la muerte de 3,000 personas.» [23] En este caso, la retención de información crucial antes del 11 de septiembre –[información] que la agencia estaba obligada a transmitir al FBI en virtud de sus propias reglas– era comparable a las disimulaciones de la NSA [24].

En otras palabras, sin esas retenciones de pruebas, ni el asesinato de Kennedy ni el 11 de septiembre hubiesen podido concretarse como lo hicieron. Como yo mismo señalo en mi libro American War Machine, tal parece como si en un momento dado

«Oswald, y más tarde Al-Mihdhar, hubieran sido preseleccionados como sujetos designados para una operación. El objetivo inicial no sería obligatoriamente cometer un crimen contra Estados Unidos. Por el contrario, probablemente se actuó para preparar a Oswald en relación con una operación contra Cuba y a al-Mihdhar para una operación contra Al-Qaeda [como yo mismo sospecho]. Pero a medida que los mitos [los que era posible explotar] comenzaban a acumularse alrededor de esos dos personajes, se hacía posible que individuos mal intencionados lograran subvertir la operación autorizada convirtiéndola en un sangriento plan cuya existencia misma se escondería después. Ya en ese punto, Oswald (y por analogía al-Mihdhar) dejaba de ser un simple sujeto designado para convertirse también en un culpable designado.» [25]

Kevin Fenton llega a la misma conclusión sobre el 11 de septiembre en su libro, muy completo, titulado Disconnecting the Dots [«Sembrando la confusión»]. O sea que «a partir del verano de 2001, el objetivo de la retención de información era permitir el desarrollo de los ataques» [26].
Kevin Fenton identificó también al principal responsable de ese comportamiento administrativo malintencionado: el oficial de la CIA Richard Blee, director de la Unidad ben Laden de la CIA. Cuando Clinton todavía era presidente, Blee había sido miembro de una facción de la CIA que militaba activamente por una implicación más belicista de la CIA en Afganistán, de conjunto con la Alianza del Norte afgana [27]. Esos proyectos se concretaron inmediatamente después del 11 de septiembre, y el propio Blee fue ascendido al rango de jefe de estación [de la CIA] en Kabul [28].

Ahorraré a los lectores del presente artículo los detalles de esta retención de información, ya ampliamente explicada en mi libro American War Machine (que saldrá a la venta en francés en agosto de 2012). El incidente del golfo de Tonkín es, sin embargo, comparable al asesinato de Kennedy y al 11 de septiembre ya que la manipulación de pruebas contribuyó a poner a Estados Unidos en el camino de la guerra (muy rápidamente en ese caso).

Hoy en día, historiadores como Fredrik Logevall están de acuerdo con la evaluación del subsecretario de Estado George Ball, según la cual la misión de los navíos de guerra estadounidenses en el golfo de Tonkín –que acabó dando lugar a los incidentes– «tenía un carácter esencialmente provocador» [29]. La planificación de aquella misión provocadora venía del J-5 de la Junta de Jefes de Estado Mayor [JCS], el mismo equipo que había estimado en 1963, en el caso de Cuba, que «la fabricación de una serie de provocaciones tendientes a justificar una intervención militar [era] realizable» [30].

La disimulación de la verdad por parte de la NSA y de la CIA, el 4 de agosto de 1964, se produjo en un contexto marcado por una voluntad confesa (pero controvertida), en los más altos niveles del Estado, de atacar Vietnam del Norte. En este aspecto, el incidente del golfo de Tonkín es notoriamente similar a la disimulación de la verdad –por parte de la CIA y de la NSA– que condujo directamente al 11 de septiembre, en momentos en que también existía una voluntad gubernamental de desatar la guerra (a pesar de que también en ese caso se trataba de una voluntad controvertida).

Continuará…..

PETER DALE SCOTT

Peter Dale Scott, ex diplomático canadiense y profesor de inglés en la Universidad de California, es poeta, escritor e investigador. Sus principales libros de poesía son los tres volúmenes de su trilogía: Seculum: Coming to Jakarta: A Poem About Terror (1989), Listening to the Candle: A Poem on Impulse (1992), y Minding the Darkness: A Poem for the Year 2000. Además ha publicado: Crossing Borders: Selected Shorter Poems (1994). En noviembre de 2002 recibió el Premio Lannan de Poesía. Como orador contra la guerra durante las guerras de Vietnam y del Golfo, fue co-fundador del Programa de Estudios de la Paz y de Conflictos en UC Berkeley, y de la Coalición sobre Asesinatos Políticos (COPA). Su poesía ha tratado tanto su experiencia como su investigación. Su investigación más reciente se ha concentrado en las operaciones clandestinas de USA, su impacto en la democracia en casa y en el extranjero, y sus relaciones con el asesinato de John F. Kennedy y el narcotráfico global. El crítico de poesía Robert Hass escribió (Agni, 31/32, p. 335) «que Coming to Jakarta es el poema político más importante que haya aparecido en el idioma inglés desde hace mucho tiempo».

Red Voltaire

EL PLAN DE LA ÉLITE PARA UN NUEVO ORDEN SOCIAL MUNDIAL

Cuando comenzó la Revolución Industrial en Gran Bretaña, a fines de los años 1800, se podía ganar mucho dinero invirtiendo en fábricas e industrias, abriendo nuevos mercados, y obteniendo el control de fuentes de materias primas. Los que tenían más dinero para invertir, sin embargo, no se encontraban tanto en Gran Bretaña sino más bien en Holanda. Holanda había sido la mayor potencia occidental en los años 1600, y sus banqueros eran los principales capitalistas. A la busca de beneficios, el capital holandés fluyó hacia el mercado bursátil británico, y así los holandeses financiaron el ascenso de Gran Bretaña, que luego eclipsó a Holanda económica y geopolíticamente.

De esta manera el industrialismo británico llegó a ser dominado por inversionistas acaudalados, y el capitalismo se convirtió en el sistema económico dominante. Esto condujo a una gran transformación social. Gran Bretaña había sido esencialmente una sociedad aristocrática, dominada por familias terratenientes. A medida que el capitalismo llegaba a ser económicamente dominante, los capitalistas llegaron a ser dominantes en la política. Las estructuras tributarias y las políticas de importación-exportación fueron gradualmente modificadas para favorecer a los inversionistas por sobre los terratenientes.

Ya no era económicamente viable mantener simplemente una propiedad en el campo: había que desarrollarla, convertirla para un uso más productivo. Los dramas victorianos están repletos de historias de familias aristocráticas que enfrentan tiempos difíciles, y se ven obligadas a vender sus propiedades. Por propósitos dramáticos, esa decadencia es generalmente atribuida a un defecto de algún carácter, tal vez un primogénito débil. Pero en los hechos la decadencia de la aristocracia formaba parte de una transformación social más amplia causada por el ascenso del capitalismo.

El negocio del capitalista es la administración de capital, y esa administración es manejada generalmente a través de la mediación de bancos y casas de corretaje. No sería sorprendente que los banqueros de inversión llegaran a ocupar la cúspide de la jerarquía de la riqueza y el poder. Y de hecho, hay un puñado de familias de banqueros, incluidos los Rothschild y los Rockefeller, que ha llegado a dominar los asuntos económicos y políticos en el mundo occidental.

A diferencia de los aristócratas, los capitalistas no están ligados a un sitio, o al mantenimiento de un lugar. El capital es desleal y móvil – fluye a donde se puede encontrar el mayor crecimiento, tal como fluyó de Holanda a Gran Bretaña, luego de Gran Bretaña a EE.UU., y hace poco de todas partes a China. Tal como una mina de cobre puede ser explotada y luego abandonada, bajo el capitalismo toda una nación puede ser explotada y luego abandonada, como lo vemos en las áreas industriales oxidadas de EE.UU. y Gran Bretaña.

Este desapego por el lugar conduce a un diferente tipo de geopolítica bajo el capitalismo, en comparación con la aristocracia. Un rey va a la guerra cuando ve una ventaja para su nación al hacerlo. Los historiadores pueden ‘explicar’ las guerras de los días pre-capitalistas, en términos del engrandecimiento de monarcas y naciones.

Un capitalista provoca una guerra a fin de lograr beneficios, y de hecho las familias bancarias de nuestra elite han financiado ambos lados de la mayoría de los conflictos militares desde por lo menos la Primera Guerra Mundial. Por ello los historiadores tienen problemas para ‘explicar’ la Primera Guerra Mundial en términos de motivación y objetivos nacionales.

En los días pre-capitalistas la guerra era como el ajedrez: cada lado trataba de ganar. Bajo el capitalismo la guerra es más bien como un casino, en el cual los jugadores participan mientras pueden conseguir dinero para más chips, y el ganador siempre resulta ser la banca– los banqueros que financian la guerra y deciden quién será el último en resistir. Las guerras no son solo las más lucrativas de todas las empresas capitalistas, sino al elegir a los vencedores, y administrar la reconstrucción, las familias bancarias de la elite logran, con el pasar del tiempo, adecuar la configuración geopolítica para que sirva sus propios intereses.

Las naciones y las poblaciones son solo peones en sus juegos. Millones mueren en las guerras, infraestructuras son destruidas, y mientras el mundo se lamenta, los banqueros cuentan sus ganancias y hacen planes para sus inversiones en la reconstrucción de posguerra.

Desde su posición de poder, como financistas de gobiernos, las elites bancarias han perfeccionado con el tiempo sus métodos de control. Manteniéndose siempre entre bastidores, tiran las cuerdas que controlan a los medios, los partidos políticos, las agencias de inteligencia, los mercados bursátiles, y las oficinas gubernamentales. Y tal vez la mayor palanca de poder es su control sobre las monedas. Mediante su timo de los bancos centrales, causan ciclos de auge y ruina, imprimen dinero de la nada y luego lo prestan con intereses a los gobiernos. El poder de la pandilla bancaria de la elite (los ‘banksters’) es absoluto y sutil…

Algunos de los hombres más importantes de EE.UU. tienen miedo de algo. Saben que hay un poder en algún sitio, tan organizado, tan sutil, tan vigilante, tan entrelazado, tan completo, tan dominante que más vale que no hablen en voz alta cuando lo hacen para condenarlo. – Presidente Woodrow Wilson.

El fin del crecimiento – los banksters contra el capitalismo

Siempre fue inevitable, en un planeta finito, que habría un límite para el crecimiento económico. La industrialización posibilitó que hayamos acelerado precipitadamente hacia ese límite durante los últimos dos siglos. La producción se ha hecho cada vez más eficiente, los mercados cada vez más globales, y finalmente el paradigma del crecimiento perpetuo ha llegado al punto de la disminución de la rentabilidad.

Por cierto, a ese punto ya se llegó cerca de 1970. Desde entonces el capital no ha buscado tanto el crecimiento mediante un aumento de la producción, sino más bien mediante la extracción de mayores rendimientos de niveles de producción relativamente limitados. De ahí la globalización, que transfirió la producción a áreas de bajos salarios, asegurando mayores márgenes de beneficios. De ahí la privatización, que transfiere a inversionistas las corrientes de ingresos que antes llegaban a los tesoros nacionales. De ahí mercados de derivados y divisas, que crean la ilusión electrónica de crecimiento económico, sin producir nada efectivamente en el mundo real.

Durante casi cuarenta años, el sistema capitalista se mantuvo mediante estos diversos mecanismos, ninguna de los cuales fue productivo en algún sentido real. Y entonces, en septiembre de 2008, el castillo de naipes se desplomó, de repente, poniendo de rodillas al sistema financiero global.

Si se estudia el colapso de las civilizaciones, se aprende que esa incapacidad de adaptación es fatal. ¿Está cayendo en esa trampa nuestra civilización? Tuvimos dos siglos de verdadero crecimiento, en los cuales la dinámica de crecimiento del capitalismo estuvo en armonía con la realidad del crecimiento industrial. Luego tuvimos cuatro décadas de crecimiento artificial – el capitalismo sustentado por un castillo de naipes. Y ahora, después del colapso del castillo de naipes, parece que se hace todo esfuerzo posible por producir ‘una recuperación’ – ¡del crecimiento! Es muy fácil obtener la impresión de que nuestra civilización se encuentra en un proceso de colapso, basado en el principio de la incapacidad de adaptación.

Una impresión semejante sería parcialmente correcta y parcialmente equivocada. A fin de comprender la situación real tenemos que hacer una clara distinción entre la elite capitalista y el propio capitalismo. El capitalismo es un sistema económico impulsado por el crecimiento; la elite capitalista es la gente que se las ha arreglado para conseguir el control del mundo occidental durante la operación del capitalismo en los últimos dos siglos. El sistema capitalista ha sobrepasado su fecha de vencimiento, la elite bankster conoce perfectamente ese hecho – y se está adaptando.

El capitalismo es un vehículo que ha ayudado a llevar a los banksters al poder absoluto, y no tienen más lealtad a ese sistema que al lugar, o a cualquier cosa o cualquier persona. Como mencioné anteriormente, piensan a escala global, y naciones y poblaciones son los peones. Definen lo que es dinero y lo emiten, exactamente como el banquero en un juego de Monopoly. También pueden inventar un nuevo juego con otro tipo de dinero. Hace tiempo que han llegado más allá de toda necesidad de depender de algún sistema económico en particular para mantener su poder. El capitalismo fue útil en una era de rápido crecimiento. Ante una era sin crecimiento, se prepara un juego diferente.

Por lo tanto, no se permitió que el capitalismo muriera una muerte natural. En su lugar fue derribado mediante una demolición controlada. Primero lo pusieron en un sistema de soporte vital, como mencionamos anteriormente, con globalización, privatización, mercados cambiarios, etc. Luego le inyectaron una solución eutanásica, en la forma de burbujas inmobiliarias y derivados tóxicos. Finalmente, el Banco de Pagos Internacionales –el banco central de los bancos centrales– canceló el sistema de soporte vital: declaró la regla de ‘valoración a precios de mercado’, que llevó a la insolvencia instantánea de todos los bancos en posesión de riesgos, aunque tardó un tiempo antes de que fuera aparente. Cada paso en este proceso fue cuidadosamente planificado y dirigido por la clique de los bancos centrales.

El fin de la soberanía – La restauración del antiguo régimen

Tal como fue dirigido cuidadosamente el colapso financiero, lo fue el escenario posterior al colapso, con sus programas suicidas de rescate. Los presupuestos nacionales ya estaban puestos al límite; ciertamente no había reservas disponibles para salvar a bancos insolventes. Por lo tanto los compromisos de rescate no eran otra cosa que la aceptación de nuevas deudas astronómicas por los gobiernos. A fin de pagar los compromisos del rescate, ¡hubo que pedir prestado el dinero al mismo sistema financiero que era rescatado!

No era que los bancos fueran demasiado grandes para quebrar, más bien los banksters eran demasiado poderosos para quebrar: hicieron a los políticos una oferta que no podían rechazar. En EE.UU. se dijo al Congreso que sin rescates habría ley marcial a la mañana siguiente. En Irlanda, se dijo a los ministros que habría caos financiero y disturbios en las calles. De hecho, mientras Islandia se manifestaba, la manera sensata de tratar a los bancos insolventes fue un proceso ordenado de suspensión de pagos.

El efecto de los rescates bajo presión fue transferir la insolvencia de los bancos a los tesoros nacionales. Las deudas bancarias fueron transformadas en deudas soberanas y déficits presupuestarios. Ahora, de un modo bastante predecible, son las naciones las que buscan rescates, y esos rescates llegan con condiciones. En lugar de la suspensión de pagos de los bancos, tienen lugar las de las naciones.

En su libro Confesiones de un sicario económico, John Perkins explica cómo se ha coaccionado al Tercer Mundo durante las últimas décadas –mediante presión y trucos de diversos tipos– para que acepten una esclavitud perpetua de endeudamientos. Intencionalmente, las deudas nunca pueden ser pagadas. En su lugar, las deudas deben ser periódicamente refinanciadas, y cada vuelta de refinanciamiento entierra más profundamente a la nación en deudas – y la lleva a someterse a dictados aún más drásticos del FMI. Con el colapso financiero orquestado, y el timo del ‘demasiado grande para quebrar’, los banksters han creado una situación en la que no hay vuelta atrás: los planes del sicario operan ahora aquí en el primer mundo.

En la UE, la primera vuelta de naciones en caer serán los así llamados PIGS –Portugal, Irlanda, Grecia, y España. La ficción de que los PIGS pueden encarar los rescates se basa en la suposición de que se reanudará la era del crecimiento ilimitado. Como lo saben perfectamente los banksters, simplemente no va a suceder. Finalmente los PIGS se verán forzados al default, y entonces el resto de la UE también se derrumbará, todo parte de un proyecto de demolición controlada.

Cuando una nación sucumbe a la esclavitud por la deuda, deja de ser una nación soberana, gobernada por algún tipo de proceso político interno. En su lugar cae bajo el control de los dictados del FMI. Lo que hemos visto en el Tercer Mundo, y sucede ahora en Europa, esos dictados tienen que ver con austeridad y privatización. Las funciones del gobierno son eliminadas o privatizadas, y los activos nacionales son vendidos. Poco a poco –de nuevo una demolición controlada– la nación Estado es desmantelada. Finalmente, las funciones primordiales que le quedan al gobierno son la represión policial de su propia población, y el cobro de impuestos para entregarlos a los banksters.

En los hechos, el desmantelamiento de la nación Estado comenzó mucho antes del colapso financiero de 2008. En EE.UU. y Gran Bretaña comenzó en 1980 con Reagan y Thatcher. En Europa, comenzó en 1988, con el Tratado de Maastricht. La globalización aceleró el proceso de desmantelamiento, a través de la exportación de puestos de trabajo e industrias, programas de privatización, acuerdos de ‘libre comercio’ y el establecimiento de la Organización Mundial de Comercio (OMC), destructora de regulaciones. Los eventos desde 2008 han posibilitado la rápida aceleración de un proceso que ya estaba bien encaminado.

Con el colapso, los rescates, y el hecho de que no haya iniciado ningún tipo de programa efectivo e recuperación, las señales son muy claras: se dejará que el sistema colapse totalmente, allanando así el terreno para una ‘solución’ previamente diseñada. Mientras se desmantela la nación Estado, se establece un nuevo régimen de autoridad global para reemplazarla. Como podemos ver en el caso de la OMC, el FMI, el Banco Mundial, y las otras partes del embriónico gobierno global, el nuevo sistema global no mostrará pretensiones de representación popular o proceso democrático. El gobierno tendrá lugar a través de burocracias autocráticas globales, que recibirán sus órdenes, directa o indirectamente, de la camarilla bankster.

En su libro The Globalization of Poverty [La globalización de la pobreza], Michel Chossudovsky explica cómo la globalización, y las acciones del FMI, crearon una pobreza masiva en todo el Tercer Mundo durante las últimas décadas. Como podemos ver, con el dramático énfasis en la austeridad, después del colapso y los rescates, este proyecto de creación de pobreza ya no tiene vuelta atrás. En este nuevo sistema mundial no habrá ninguna clase media próspera. Por cierto, el nuevo régimen se parecerá en mucho a los antiguos días de la realeza y la servidumbre (el antiguo régimen). Los banksters son la nueva familia real, y todo el mundo será su dominio. Los tecnócratas que dirigen las burocracias globales, y los mandarines que se presentan como políticos en las naciones residuales, son la clase superior privilegiada. El resto de nosotros, la abrumadora mayoría, nos veremos en el papel de los siervos empobrecidos – si tenemos la suerte de ser uno de los supervivientes al proceso de colapso.

Actualmente, los estadounidenses se indignarían si tropas de la ONU entraran a Los Angeles para restaurar el orden; mañana lo agradecerán. Vale especialmente si se les dice que hay una amenaza exterior del más allá, sea real o promulgada, que amenazaría nuestra propia existencia. Entonces todos los pueblos del mundo rogarán a los dirigentes del mundo que los liberen de ese mal. Lo único que todo hombre teme es lo desconocido. Cuando se le presenta ese escenario, renunciará voluntariamente a los derechos individuales a cambio de la garantía de su bienestar otorgada por su gobierno mundial. – Henry Kissinger, hablando en Evian, Francia, 21 de mayo de 1992, reunión de los Bilderberger.

El fin de la libertad – El Estado policial global

Durante las últimas cuatro décadas, desde aproximadamente 1970, hemos estado viviendo un proceso de cambio de régimen, de un antiguo sistema global a un nuevo sistema global. En el antiguo sistema, las naciones del primer mundo eran relativamente democráticas y prósperas, mientras el Tercer Mundo sufría bajo la tiranía de Estados policiales, pobreza masiva, e imperialismo (explotación por potencias extranjeras). Como mencionamos anteriormente, el proceso de transición ha sido caracterizado por un cruce del Rubicón – la introducción al primer mundo de políticas y prácticas, que antes eran limitadas, en la mayor parte, al Tercer Mundo.

Por lo tanto la esclavitud de la deuda con el FMI cruzó el Rubicón, posibilitado por el timo del colapso-rescate. Por su parte, la pobreza masiva está cruzando el mismo Rubicón, debido a medidas de austeridad impuestas por el FMI, con sus nuevos poderes de posesión de bonos. El imperialismo también está cruzando el Rubicón, mientras el primer mundo cae bajo el control explotador de los banksters y sus burocracias, un nexo del poder que es ajeno a todas las identidades nacionales. No es sorprendente que la tiranía del Estado policial también esté cruzando el Rubicón: la imposición de niveles de pobreza del Tercer Mundo requiere métodos de represión del Tercer Mundo.

El movimiento contra la globalización puede ser considerado como el comienzo de la resistencia popular contra el proceso de cambio de régimen. De la misma manera, la reacción policial a las manifestaciones contra la globalización de Seattle, en noviembre de 1999, puede ser interpretada como el ‘cruce del Rubicón’ de la tiranía policial estatal. La violencia excesiva y arbitraria de esa reacción –incluyendo cosas como mantener abiertos los ojos de la gente y pulverizar pimienta en ellos– no tuvo precedentes en acciones contra manifestantes no violentos en una nación del primer mundo.

Irónicamente, la reacción policial, especialmente porque fue tan ampliamente publicitada, fortaleció realmente el movimiento contra la globalización. A medida que las manifestaciones crecían en tamaño y fuerza, la reacción policial se hizo aún más violenta. Un cierto clímax fue alcanzado en Génova, en julio de 2001, cuando los niveles de violencia de ambas partes casi comenzaron a parecer una guerra de guerrillas.

En esos días el movimiento contra la globalización dominaba las páginas de noticias internacionales, y la oposición a la globalización alcanzaba proporciones masivas. El movimiento visible era solo la punta de un iceberg antisistémico. En un sentido muy real, el sentimiento popular general en el primer mundo comenzaba a tomar un giro radical. Los dirigentes del movimiento pensaban ahora en términos de un movimiento anticapitalista. Había volatilidad política en el aire, en el sentido de que, posiblemente, un sentimiento popular ilustrado podría lograr un cambio en el curso de los eventos.

Todo eso cambió el 11 de septiembre de 2001, el día en el que cayeron las torres. El movimiento antiglobalización, junto con la propia globalización, desaparecieron casi enteramente de la conciencia pública en ese día aciago. De repente había un escenario global totalmente nuevo, todo un nuevo circo mediático – con un nuevo enemigo – un nuevo tipo de guerra, una guerra sin fin, una guerra contra fantasmas, una guerra contra el “terrorismo”.

Anteriormente vimos cómo el colapso financiero orquestado de septiembre de 2008 posibilitó que ciertos proyectos existentes fueran rápidamente acelerados, como ser el desmantelamiento de la soberanía, y la imposición de austeridad. Del mismo modo, los eventos de septiembre de 2001 posibilitaron que otros proyectos existentes fueran acelerados considerablemente, como ser el abandono de las libertades civiles y del derecho internacional.

Antes de la caída de las torres, ya habían redactado la “Ley Patriota”, que proclama de manera muy clara que había llegado el Estado policial (a EE.UU.) con toda su fuerza y para quedarse – la Declaración de Derechos perdió su fuerza legal. Antes de mucho tiempo, legislación ‘antiterrorista’ semejante había sido adoptada en todo el primer mundo. Si algún movimiento antisistémico volvía a levantar cabeza en el primer mundo (como lo hizo, por ejemplo, recientemente en Grecia), se podrían poner en práctica poderes policiales arbitrarios –tantos como fuera necesario– para aplastar la resistencia. No se permitiría que ningún movimiento popular desbaratara los designios de cambio de régimen de los banksters. El movimiento antiglobalización había estado gritando: ‘así es la verdadera democracia’. Con el 11-S, los banksters replicaron: ‘así es la verdadera opresión’.

Los eventos del 11-S llevaron directamente a las invasiones de Iraq y Afganistán, y en general ayudaron a crear un clima en el cual se pudo justificar fácilmente las invasiones de naciones soberanas, con una u otra excusa. El derecho internacional fue abandonado de un modo tan exhaustivo como lo fueron las libertades civiles. Tal como se eliminó toda restricción de las intervenciones policiales interiores, se eliminó toda restricción de las intervenciones militares geopolíticas. Nada debía ponerse en el camino de los planes de cambio de régimen de los banksters.

La era tecnotrónica involucra la aparición gradual de una sociedad más controlada… dominada por una elite, no limitada por valores tradicionales… esta elite no dudaría en lograr sus objetivos políticos utilizando las últimas técnicas modernas para influenciar la conducta pública… La persistencia de la crisis social, la emergencia de una personalidad carismática, y la explotación de medios de masas para obtener la confianza pública serían los escalones en la transformación de a poco de EE.UU. en una sociedad altamente controlada… Además, podría ser posible –y tentador– explotar para fines políticos estratégicos los frutos de la investigación sobre el cerebro y la conducta humana – Zbigniew Brzezinski, La era tecnotrónica, 1970.

La era post capitalista – Nuevos mitos para una nueva cultura

Puede que 2012 no sea el año exacto, pero cuesta ver que la jugada final dure mucho más – y los amos del universo aman el simbolismo, como en 11-S (tanto en Chile como en Manhattan), ELK 007, y otros. 2012 está cargado de simbolismo, por ejemplo el Calendario Maya, e Internet es un hervidero de diversas profecías relacionadas con 2012, estrategias de supervivencia, espera de intervenciones alienígenas, etc. Y luego está la cinta de Hollywood, 2012, que presenta explícitamente el fin de la mayor parte de la humanidad, y la salvación planificada previamente de unos pocos. Uno nunca sabe con las producciones de Hollywood, lo que es fantasía escapista, y lo que apunta a preparar simbólicamente la mente del público para lo que vendrá.

Sea cual sea la fecha exacta, toda la serie se entrelazará, geopolítica e interiormente, y el mundo cambiará. Será una nueva era, tal como el capitalismo fue una nueva era después de la aristocracia, y la Alta Edad Media siguió a la era del Imperio Romano. Cada era tiene su propia estructura, su propia economía, sus propias formas sociales, y su propia mitología. Esas cosas deben relacionarse coherentemente entre sí, y su naturaleza proviene de relaciones de poder y de circunstancias económicas fundamentales del sistema.

Cada vez que hay un cambio de era, la era anterior es satanizada en una nueva mitología. En la historia del Jardín del Edén la serpiente es satanizada – un símbolo reverenciado en el paganismo, el predecesor del monoteísmo. Con la aparición de las naciones Estado europeas, fue satanizada la Iglesia Católica, y se introdujo el protestantismo. Cuando llegaron las repúblicas, la satanización de los monarcas fue una parte importante del proceso. En el mundo posterior a 2012, se satanizará la democracia y la soberanía nacional. Esto será muy importante, para conseguir que la gente acepte un régimen totalitario arbitrario…

En esos terribles días tenebrosos, antes de la bendita unificación de la humanidad, la anarquía reinaba en el mundo. Una nación atacaba a otra, nada mejor que los depredadores en la selva. Las naciones no tenían coherencia a largo plazo; los votantes pasaban de un partido al otro, manteniendo siempre en transición y confusión a los gobiernos. ¿Cómo pudo llegar alguien a pensar que las masas de gente semieducada podrían gobernarse, o dirigir una sociedad compleja? La democracia era un experimento mal concebido que condujo solo a la corrupción y al gobierno caótico. ¡Qué suerte tenemos de estar en este mundo tan ordenado, en el cual la humanidad ha llegado finalmente a crecer, y en el cual aquellos con la mejor experticia toman las decisiones para todo el globo!

El capitalismo tiene que ver con crecimiento, progreso, y cambio. Bajo el capitalismo las virtudes de ambición, iniciativa y competitividad son elogiadas, porque esas virtudes sirven la dinámica del capitalismo. La gente es alentada a acumular cada vez más, y a no darse jamás por satisfecha con lo que tiene. Bajo el capitalismo, la gente tiene que tener un poco de libertad, y un poco de prosperidad, para que la dinámica del capitalismo pueda operar. Sin una cierta libertad, la ambición no puede motivar; sin prosperidad ¿cómo se puede lograr la acumulación? En el mundo post capitalista, las virtudes capitalistas serán satanizadas. Será muy importante para lograr que la gente acepte la pobreza y la regimentación…

La busca de dinero es la raíz de todo mal, y el sistema capitalista es inherentemente corrupto y derrochador. La anarquía reinaba en el mercado, mientras las corporaciones buscaban a ciegas beneficios, sin preocuparse por las necesidades humanas o por la Tierra. Cuánto más sensatas son nuestras brigadas de trabajo, que producen solo lo necesario, y usan solo lo que es sustentable. El capitalismo alentaba la codicia y el consumo; la gente luchaba para competir los unos contra los otros, por ‘ser los primeros’ en la carrera de ratas. Cuánto más sabios somos ahora, que vivimos con nuestras cuotas racionadas, y aceptamos los deberes que se nos asignan, sean cuales sean, sirviendo a la humanidad.

En este cambio de régimen que introduce la era post capitalista, vemos una orquestación consciente de economía, política, geopolítica y mitología – como un proyecto coordinado. Se está creando toda una nueva realidad, toda una nueva cultura global. Cuando se trata del tema, la capacidad de transformar la cultura es la máxima forma de poder. En solo una generación, una nueva cultura se convierte “en así son las cosas”. ¿Y qué, podemos preguntar, podría bloquear el camino de algunas futuras manipulaciones del régimen cultural que pueda prever la familia real bankster?

Desde que se introdujo la educación pública, el Estado y la familia han competido por controlar el condicionamiento de la infancia – y en la infancia se transmite la cultura a la próxima generación. En el micro-administrado futuro post capitalista, es muy probable que veamos la ‘solución final’ del control social, o sea que el Estado monopolice la educación de los niños. Eso eliminaría de la sociedad el lazo entre padre e hijo, y de ahí los lazos relacionados con la familia en general. Ya no existe un concepto de parientes, solo de otros miembros de la colmena. La familia debe ser satanizada. Aquí en Irlanda, ya hay anuncios publicitarios en la televisión que dramatizan los sufrimientos de niños que son abusados o descuidados por sus padres…

Qué horribles eran esos días, cuando parejas sin permiso, sin capacitación, tenían control total sobre niños vulnerables, tras puertas cerradas, con todas las neurosis, adicciones, o perversiones que los padres llegaran a tener. ¿Cómo existió durante tanto tiempo ese vestigio de esclavitud patriarcal, la guarida refugio del abuso infantil, sin ser reconocida por lo que era? Cuánto mejor nos va ahora, con niños educados científicamente, por personal capacitado, que les enseña disciplina y valores sanos.

RICHARD K. MOORE

 

Este artículo apareció primero en New Dawn Nº 128 (septiembre-octubre de 2011).

RIchard K Moore, es un expatriado de Silicon Valley en retiro, emigrado a Irlanda en 1994 para comenzar su ‘verdadero trabajo’ – tratar de comprender cómo funciona el mundo, y cómo podemos mejorarlo. Muchos años de investigación y escritura culminaron en su libro ampliamente aclamado Escaping the Matrix: How We the People Can Change the World (The Cyberjournal Project, 2005).

Fuente: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=27188

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens.
 

HISTORIA DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL (y III)

La Pan-Europa, trampolín de la globalización [mundialización]

La creación de la Pan-Europa se debe a la labor de un aristócrata austriaco de madre japonesa llamado Richard de Coudenhove-Kalergi (1894-1972). El objetivo declarado de Coudenhove-Kalergi era la de impedir que vuelvan a repetirse las atrocidades de la Primera Guerra Mundial. Esta buena intención a primera vista escondía un [plan] secreto, la consolidación de un objetivo que Coudenhove-Kalergi tenía en mente. En efecto, el movimiento de Coudenhove-Kalergi va indicar cuál es la dirección a seguir y para convencer a los demás de seguir su rumbo, su agrupación presenta un informe a la SDN en 1925 [la Sociedad de Naciones fue la precursora de la ONU]. Su objetivo es unificar toda Europa afín de integrarla en una organización política mundial unificada. Y para lograrlo, él menciona en su informe la necesidad de crear [primeramente] «continentes políticos», cuyo conjunto debería constituir [más tarde], una federación de federaciones, este era el plan y pensamiento de Coudenhove-Kalergi [65].

Sus afirmaciones federalistas correspondían exactamente a las aspiraciones y objetivos buscados por la Sociedad Fabiana. Aprovechándose del apoyo de estos aliados, Coudenhove-Kalergi organiza en 1926 el primer congreso Pan-Europeo en la ciudad de Viena (Austria), con los auspicios de su presidente de honor, el Sr. Aristide Briand (1862-1932) [66] quien era al mismo tiempo presidente del consejo de ministros del gobierno francés. Fue durante este congreso, que reunía y contaba con participantes de diversas nacionalidades, [67] que se decidió de debatir para elegir cuál sería el himno europeo. Y fue en ese momento que se escogió la Oda a la Alegría de Beethoven [68], y que es hoy en día el himno de la Unión Europea.
Los objetivos de la Pan-Europa fueron revelados con gran pompa en su carta de «Principios Fundamentales» que estipula lo siguiente:
«(…) La unión Pan-Europea se declara consagrarse [a preservar] el patriotismo europeo, cúspide [valor supremo] de las identidades nacionales de todos los europeos. En una época de interdependencias y de desafíos mundiales, solamente una Europa fuerte y políticamente unida puede garantizar el avenir [futuro] de sus pueblos y entidades étnicas. La unión Pan-Europea reconoce la autodeterminación de los pueblos y el derecho de los grupos étnicos al desarrollo cultural, económico y político (…)» [69].

Durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, Coudenhove-Kalergi, estuvo refugiado en los Estados Unidos dedicándose a la enseñanza en la New York University organizando seminarios del tipo —Research for a postwar european federation («investigaciones para una federación europea post-bélica»)—, favorable al federalismo europeo.
De regreso en Europa en 1946, es decir cuando finalizó la guerra, él contribuye enormemente a la creación de la Unión Parlamentaria Europea, la cual favoreció a su vez y posteriormente, en 1949, la creación del Consejo de Europa [70]. Fortaleciendo su influencia en todos los países (Estados), esta organización europea tiene bajo su mando diversas representaciones nacionales encargadas de difundir el ideal de su padre fundador [71], quien después de haber recibido en 1950 la más importante condecoración europea, el Premio Carlomagno [72], pasó la antorcha de la misión al Sr. Otto de Habsbourg en 1972 y este a su vez al Sr. Alain Terrenoire.

Se puede comprender mejor el impacto que tiene esta agrupación, [el instituto] Pan-Europa, si analizamos por ejemplo, cual es la verdadera esencia que mueve o genera la guerra: el dinero.
Las fuentes de financiamiento de este instituto nos dejan ver la insondable y vigorosa complicidad de su principal dirigente y líder máximo con los demás actores de la globalización [mundialización].
En efecto, aparte de gozar del apoyo de mecenas industriales y financieros, el Sr. Coudenhove-Kalergi benefició del patrocinio del banquero Max Warburg, representante del banco alemán en Hamburgo. Como lo hemos visto anteriormente, su hermano Paul (trabajando en la rama estadounidense) se encontraba a la cabeza de la Fed (Reserva Federal de EEUU) y del CFR.
Ahora podemos comprender porque Coudenhove-Kalergi tenía luz verde para cooperar y negociar con los medios financieros de Wall Street y sus socios en Londres. Esta complicidad entre el fundador de la Pan-Europa y los medios mundialistas [globalizadores] iba proporcionalmente en aumento, cuando sabemos que Max Warburg era miembro del ejecutivo de IG Farben Alemania mientras que su hermano Paul Warburg, era miembro del ejecutivo de la rama IG Farben Estados Unidos [73].

La llegada de Adolf Hitler al poder, como lo explica el investigador Antony Sutton, sólo se puede comprender por la poderosa ayuda que recibió el dictador alemán por parte de los industriales y financieros anglo-sajones por intermedio de sus homólogos germanos. En este asunto, el director del Reichsbank, el Sr. Hjalmar Schacht (1877-1970), jugó un papel clave como intermediario. Su trabajo ganaba en importancia a medida que este personaje subía en los escalones del poder, hasta alcanzar el puesto de Ministro de Economía del III Reich [nazi de Adolf Hitler], puesto que ocupó de 1934 a 1939.

El remonte y progreso económico de la Alemania [nazi] gracias a estos apoyos permitió a Hitler de continuar con una política [militarista bélica] que él nunca hubiese podido entamar ni aplicar en una Alemania arruinada, si no hubiese solucionado antes las esenciales necesidades básicas de la población alemana.
Por estas confabulaciones, complicidades y fechorías con el régimen nazi Hjalmar Schacht debió ser juzgado y condenando a la pena de muerte durante el Proceso de Núremberg al finalizar la Segunda Guerra Mundial, proceso que juzgaba a todos los responsables nazis, pero curiosamente él fue absuelto.

En efecto, Hjalmar Schacht estaba ligado sólidamente a la aristocracia comercial anglo-sajona. Su padre, el estadounidense William Schacht, había trabajado 30 años en el seno de la filial Equitable Life Assurance de Berlín (Alemania) [74].
Su hijo era pues, desde su nacimiento, un miembro más por herencia, un socio más por decir, trabajando para el sistema mundialista globalizador.
Estas afirmaciones cobran más valor cuando se sabemos además que el señor Hjalmar Schacht era miembro desde 1918, del comité ejecutivo del Nationalbank für Deutschland («Banco Nacional de Alemania»), junto al banquero Emil Wittenberg, miembro a su vez del comité ejecutivo del primer banco soviético creado en 1922, es decir el banco Ruskombank [75]. Dicho banco soviético estaba dirigido por un banquero sueco … Olof Aschberg [76] personaje que hemos citado al comienzo de este artículo. Para continuar comprendiendo este atolladero de nombres y conexiones, para seguir mareándonos aún más en estos nexos y círculos de los poderosos, podemos precisar que el director de la filial extranjera de la Ruskombank, es decir el norteamericano Max May [77], ocupaba el puesto de vice-presidente de la Guaranty Trust Company, una filial del banco JP Morgan [78] que era a su vez uno de los cimientos financieros de Wall Street.
En este asunto, un importante cargo estadounidense de Wall Street trabajaba en el seno de la elite bancaria soviética. Además, añadiremos para concluir, que la colaboración de Hjalmar Schacht con este sector se veía reforzada por los lazos de amistad con el patrón [dueño] del Banco de Inglaterra, el Sr. Norman Montagu. Ahora podemos comprender mejor porque Hjalmar Schacht [79] nunca tuvo que preocuparse de ser juzgado por su participación en el régimen nazi de Adolf Hitler.

El apoyo que ofreció la aristocracia comercial y apátrida anglo-sajona al comunismo, al nazismo así que el apoyo para que Franklin Delano Roosevelt [80] tomara el poder en los Estados Unidos , —como lo explica en su trilogía Wall Street el autor Antony Sutton—, era una forma de experimento actuando en un marco regional, es decir, por un lado en la Unión Soviética, por otro en la Alemania nazi, y otro en los Estados Unidos [81].
Bajo la forma de denominaciones diferente, Antony Sutton concluye que estas ideologías, llamadas de maneras diversas «socialismo soviético», «socialismo colectivo» (para el nacional-socialismo nazi) y «socialismo de Nuevo trato» (New Deal norteamericano), todas eran simplemente las diferentes caras de un socialismo monopolístico; ideal [o modelo] de organización que debe conquistar el mundo a nivel planetario en este amanecer del siglo XXI y en el marco del «Nuevo Orden Mundial».

La guerra de 1939-1945 es en cierta forma el resultado de todo este trabajo de fondo que permitió que se vaya torciendo, que se vaya girando despacio hacia la trayectoria de otro mundo: la instauración y surgimiento de dos bloques aparentemente antagonistas y obedeciendo perfectamente al principio hegeliano de la tesis y de la antítesis. Sin embargo, estos dos mundos estaban irrigados por las mismas fuentes financieras. Entonces, por tal motivo, era posible de seguir preparando el terreno, el ordenamiento, debiendo permitir el advenimiento y realización [concretización] de un Estado [gobierno] mundial.

El periodo posterior a 1945, un futuro prometedor

Podemos señalar tres momentos esenciales en los años inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Mundial: 1946, 1947 y 1948. Quien reactiva la idea de unificar Europa es Winston Churchill y lo hace en un discurso que pronuncia en Zurich, el 19 de septiembre de 1946:
«Tenemos que construir una especie de Estados Unidos de Europa» [82], declara Churchill en ese discurso. Palabras que regocijan a Richard de Coudenhove-Kalergi, quien sabe que dispone del apoyo de Churchill.
Trabajando por su parte a favor de la reactivación del ideal europeo, el fundador de la Pan-Europa expuso la historia de su obra y los proyectos a realizar en un libro titulado Yo escogí a Europa. El autor del prefacio es… Winston Churchill.

Con la reunión de Montreux, que se desarrolla en Suiza en agosto de 1947, la segunda etapa constituye un paso decisivo hacia el fortalecimiento de las bases del Estado Mundial que viene preparándose. En efecto, representantes europeos [83] y estadounidenses [84] defensores del principio de un federalismo mundial deciden crear dos institutos, bajo la dirección del jurista suizo Max Habicht [85], cuya eficacia se hace sentir: el «Movimiento Mundial Federalista» (World federalist movement, WFM) y la «Unión de Federalistas Europeos» (Union of European Federalists, UEF).

En el marco de la reunión de Montreux, el WFM presentó su magna carta, favorable al establecimiento de principios fundamentales para la instauración de un Estado mundial con una base federativa. Hay que reconocer que 63 años después de la formulación de aquellos principios sus deseos se han concretado ampliamente. En efecto, el documento señala:
«Nosotros, federalistas mundiales, estamos convencidos de que la creación de la confederación mundial es el problema fundamental de nuestra época. Hasta tanto no se resuelva, todas las demás cuestiones –nacionales o internacionales– quedarán sin respuestas válidas. No se trata de escoger entre la libre empresa o la economía dirigida, ni entre el capitalismo y el comunismo, sino entre el federalismo y el imperialismo».

Entre otras cosas, esta Declaración propone los siguientes principios:
«limitación de las soberanías nacionales» con «el traspaso de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial a la Confederación», «creación de una fuerza armada supranacional». Y subraya en particular algo que cobra gran actualidad en este principio del siglo XXI al señalar que «una perspectiva federalista justa debe integrar los esfuerzos realizados en los ámbitos regional y funcional.
La formación de uniones regionales [NdlR. Subrayado por nosotros] –en la medida en que no constituyan un fin en sí mismas y no exista el peligro de que den lugar a la formación de bloques– puede y debe contribuir al buen funcionamiento de la Confederación mundial». Al final de esa Declaración se precisa que se debe favorecer la creación de una «Asamblea Constituyente Mundial» [86].

Paralelamente a la creación del WFM, nace en Montreux la Unión de Federalistas Europeos (UEF, siglas en inglés). Varios trabajos de vanguardia habían preparado el terreno con anterioridad. En efecto, bajo la influencia de la Pan-Europa de Coudenhove-Kalergi, se había fundado en 1934 la Europa Union, que defendía el ideal de una Europa unificada según el principio federal e inspirada en el modelo suizo [87]. Cuatro años más tarde, en noviembre de 1938, se había creado la Federal Union, bajo la influencia de los fabianos Lord Lothian et Lionel Curtis [88].
La Federal Union es una rama de UEF, al igual que las diferentes «filiales» en países como Francia (UEF France), Alemania (Europa Union Deutschland), Italia (UEF Italia), etc. Es importante precisar que, al igual que las muñecas rusas que se meten una dentro de otra, la UEF es una rama del World Federalist Movement (WFM) [89].
Nos encontramos, por lo tanto, ante un instituto europeo que trabaja a favor del federalismo y que adopta simultáneamente los trabajos del WFM, pero a escala planetaria.

¿Por qué resulta entonces tan importante mencionar la misión de LA UEF?
Este instituto federalista se encuentra bajo la dirección del inglés Andrew Duff, diputado del Parlamento Europeo bajo la etiqueta de los «liberaldemócratas» [90]. También es miembro del European Council on Foreign Relations (ECFR, o «Consejo Europeo de Relaciones Exteriores») [91] creado en 2007 [92], y hermano gemelo del CFR estadounidense creado en 1921.
Es también Andrew Duff quien, en estrecha colaboración con la Fundación Bertelsmann y con el diputado Johannes Voggenhuber, dio lugar a la reactivación del proyecto de constitución europea después del fracaso de aquel texto en los referendos de Francia y Holanda en 2005 [93].

El Tratado de Lisboa nunca hubiera visto la luz –o por lo menos habría sido mucho más difícil– sin el apoyo y las convicciones de Andrew Duff. Su fuerza reside, por otro lado, en demostrar que la influencia de los ya difuntos Cecil Rhodes y Lord Milner se hizo sentir durante la elaboración de la constitución europea (la llamada «Constitución Giscard», preludio del Tratado de Lisboa) en 2003 y 2004. En efecto, el «Grupo Milner» y los fabianos siempre fueron favorables a la unificación de Europa, a condición de que fuera bajo la dirección de los anglosajones.

Durante las dos guerras mundiales, Londres y Washington no podían tolerar los intentos de alcanzar una unidad europea bajo la dirección de Alemania, que era una potencia terrestre, ya que la talasocracia anglosajona se vería entonces marginada de los problemas del Viejo Continente. Cosa que Coudenhove-Kalergi, ya había comprendido, como puede comprobarse a través de la lectura de su discurso de 1950. No es por lo tanto nada injustificado el interesarse en el Secretario General encargado de teleguiar los trabajos de la «Constitución Giscard», el inglés John Kerr. El currículo vitae de Kerr nos informa que dirige una compañía petrolera, la Royal Dutch Shell, y que fue además embajador de Gran Bretaña en Estados Unidos. Sus vínculos con la aristocracia comercial anglosajona también revelan que es miembro del comité de dirección encargado del reclutamiento de las élites en el marco de las «becas de estudio Cecil Rhodes» [94]. Como puede verse, el éxito de los objetivos mundialistas es algo previsto a muy largo plazo… pero que va concretándose.

Y finalmente, el Congreso de La Haya, realizado del 7 al 10 de mayo de 1948, con Winston Churchill como presidente de honor y con la participación de cerca de 800 militantes paneuropeos [95], dejó sentadas las primeras bases de una Europa unificada. Los verdaderos autores de la historia a menudo se mueven entre bastidores, como en el caso de Retinger, quien trabaja para el CFR y el RIIA, cuya acción fue determinante en el desarrollo de las estructuras mundialistas [96].

Bilderberg, New age y Trilateral

La primera reunión del Grupo de Bilderberg tuvo lugar en Oosterbeck, Holanda, en mayo de 1954. Se dice que ese grupo elitista simplemente adoptó el nombre del hotel en que se alojaban los participantes, aunque existen dudas en ese sentido. Su creación se debe, en todo caso, al trabajo de Joseph Retinger, aunque también hay que mencionar a varios «pejes gordos» del mundialismo, como el inevitable David Rockefeller (presidente del CFR y del Chase Manhattan Bank, entre otras conocidísimas instituciones).
Los miembros del Grupo de Bilderberg constituyen «la crema y nata» de la clase política, económica y financiera del mundo atlantista. Los medios occidentales no mencionan más que muy raramente sus reuniones y, en cuanto a que el Grupo sea tema de reportajes… ¡ni hablar! [97].

Las reglas que rigen su organización y las intervenciones de los participantes son una copia estricta de las que rigen en el Royal Institute of International Affairs (RIIA, principio conocido como la «regla de Chatham House»). También en este caso la familia Rhodes y Milner ha dejado su impronta. En realidad, las élites que se mueven en el Grupo de Bilderberg imponen ampliamente sus propias condiciones en materia de política, de economía y en cuestiones financieras. El caso del belga Etienne Davignon resulta especialmente impresionante. Vicepresidente de la Comisión Europea de 1981 a 1985, Etienne Davignon es el gran pachá de ese grupo elitista. Fue él quien invitó al político belga Herman van Rompuy a someterse a una especie de examen oral por el puesto de presidente del Consejo Europeo ante los representantes del Grupo de Bilderberg, el 12 de noviembre de 2009, especialmente ante el ex secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger, en Val Duchesse, en las afueras de Bruselas [98].
Dicho claramente, había que comprobar si Herman van Rompuy tenía la capacidad necesaria para servirle de algo al sistema. Y parece que el examen fue satisfactorio porque le dieron el puesto, o sea reunía las condiciones exigidas.

La designación del primer presidente del Grupo de Bilderberg, el príncipe Bernhard (1911-2004), por Joseph Retinger y sus seguidores, no es ninguna casualidad. En efecto, en los años 1930 este príncipe alemán había sido miembro de las SS [nazis], más exactamente, de la Reiterkorp SS (caballería) y de Farben Bilder, una filial de IG Farben. Casado en 1937 con la heredera del trono de los Países Bajos, la princesa Juliana, su hija, la reina Beatriz, es una activa participante de las reuniones del Grupo de Bilderberg.

El pasado más que nebuloso [por no decir negro] del príncipe Bernhard y su nominación a la cabeza del Grupo de Bilderberg era también un medio de mantenerlo bajo control. En efecto, es más fácil teledirigir a alguien hacia objetivos bien definidos cuando ese alguien tiene unos cuantos esqueletos en el armario [cadáveres en su curriculum]. La designación de este príncipe alemán convertido en ciudadano holandés era seguramente de gran importancia ya que también fue utilizado en otro sector. Tenemos que abordar ahora un tema al que conceden gran importancia los teóricos del mundialismo: la ecología.

La legítima protección de la flora y la fauna adquiere un carácter muy diferente bajo la influencia de los partidarios del Nuevo Orden Mundial. En efecto, estos desvían las mentes hacia una divinización de la naturaleza que se asocia con el movimiento New Age. Se trata del principio que identifica a «Gea» [también llamada Gaya. NdT.] como la «Madre Tierra» [99]. Numerosos institutos se dedican a propagar esa tendencia filosófica, en particular el WWF (World Wild Fund for nature), que promueve la protección de la naturaleza. Su creación, en 1961, se debió al trabajo de varios personajes miembros del movimiento mundialista.

Efectivamente, tenemos que mencionar aquí a los hermanos Aldous y Julian Huxley. El primero es el autor de un libro profético, Un mundo feliz (en inglés Brave New World), publicado en 1932, verdadero programa político mundialista bajo la apariencia de una novela de ciencia ficción en la que habla de un Estado mundial reinante sobre una humanidad sumisa y jerarquizada como resultado de manipulaciones genéticas.
El autor vivió toda su vida utilizando las drogas más diversas para alcanzar una «forma de misticismo». Tales delirios, característicos del medio, también afectaron a su hermano, Julian Huxley, partidario de la eugenesia y primer director general de la UNESCO (la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) en 1946. Esta mentalidad característica de los hermanos Huxley se debe a la influencia de su abuelo por parte de padre, Thomas Huxley (1825-1895). Este biólogo y feroz defensor de los principios de Darwin [100] transmitió esos conceptos a sus nietos para que el mundo entero se beneficiara con ellos. Agreguemos a lo anterior que la red y los vínculos que unen a la familia mundialista son verdaderamente estrechos ya que uno de los estudiantes de Thomas Huxley se llamaba nada más y nada menos que…. H.G. Wells [101].

El análisis de esta especie de relevo de generaciones permite una mejor comprensión de la permanencia del mundialismo y del progreso de su influencia.
Podemos ver ahora el vínculo entre la pasada acción de aquellos hombres y la fundación de WWF en 1961. Esta última se debe, en efecto, a Julian Huxley [102]. WWF contribuye a la divulgación de ese ideal panteísta y constituye una de las ramas de acción del mundialismo. No por casualidad el primer presidente de WWF fue precisamente… el príncipe Bernard, también dirigente del Grupo de Bilderberg [103], que presidió de 1962 a 1976. Entre las personas que han presidido WWF se encuentra también John Loudon, quien, al igual que John Kerr, fue además presidente de la compañía petrolera Royal Dutch Shell.
Este conglomerado petrolero anglo-holandés es uno de los viveros del Nuevo Orden Mundial. Hay que precisar además que el príncipe Felipe, esposo de la reina de Inglaterra Isabel II, también dirigió WWF de 1981 a 1996.
A esta lista de actores proveniente de una larga tradición político-comercial podemos agregar el papel de la Trilateral, creada en 1973 por David Rockefeller y Zbigniew Brzezinski (miembros ambos del CFR), mentor este último del actual presidente estadounidense Barack Obama.
La Trilateral reagrupa tres zonas geográficas económicamente desarrolladas:
Norteamérica, Europa y Japón. Brzezinski, quien recuerda que personalidades francesas como Simone Veil, Robert Marjolin, Raymond Barre e incluso Hubert Vedrine han aportado su apoyo a la Trilateral, agrega que los Estados se ven «ante problemas cada vez más diversos –financieros, económicos y estratégicos– y que tienen cada vez menos posibilidades de resolver, sin proceder al menos a una concertación más estrecha, en su propio interés y en el del resto del mundo».

Como medio de enfrentar esos desafíos, el autor precisa incluso que la Trilateral dio origen a la creación del G-7 [104]. Las estrechas relaciones de la Trilateral con el mundo industrial y el de los thinks-tanks se han evidenciado en particular con la Red Política Transatlántica (la TPN, siglas en inglés) [105].
En efecto, el presidente de la rama europea de la Trilateral, Peter Sutherland, preside además la rama europea de la TPN. Este irlandés dirigió también [el banco de inversión] Goldman Sachs, que a su vez determina por debajo de la mesa la política económica del presidente Obama, y fue además, entre otras cosas, jefe de la Comisión sobre la Competencia (de 1985 a 1989) bajo la presidencia de Jacques Delors [106].
Para rematar, Peter Sutherland es también el director de la escuela fabiana London School of Economics [107]. El ciclo se cierra cuando sabemos que John Kerr –ya mencionado anteriormente– es también miembro de la rama europea de la Trilateral [108].
Como ya hemos podido comprobar, las élites políticas y económicas vienen convergiendo desde hace mucho tiempo hacia la instauración de un Orden Mundial Unificado [109]. El panorama quedaría sin embargo incompleto si no mencionáramos aquí las declaraciones de las autoridades de la Iglesia Católica.

Una Iglesia Católica al servicio del Nuevo Orden Mundial

Seamos creyentes o no, lo cierto es que el estudio de los principios de base de cualquier confesión debe realizarse con toda objetividad. Hay que estudiar los preceptos que defiende y observar si su discurso y acción corresponden o no a su doctrina. En el caso de la Iglesia Católica, el concepto defendido desde hace 2000 años se basa en la supremacía de Dios sobre el hombre.
Las Escrituras y la tradición constituyen el basamento intocable, la base misma de la fe según los términos consagrados, definidos por el sucesor de San Pedro, el Papa.
Marcado por el pecado original, el hombre debe aceptar someterse a una autoridad superior y obedecer el conjunto de preceptos que la Iglesia Católica defiende. Es ese el caso de numerosas iglesias protestantes.
Un cambio fundamental se produce, sin embargo, con el Concilio Vaticano II (1962-1965). Este concilio es resultado de una larga corriente de reflexiones provenientes de numerosos hombres de iglesia, pero también de personajes exteriores a ella, desde el siglo XIX.

Al cabo de una larga lucha entre los defensores de la tradición y los progresistas, estos últimos lograron imponer su propia visión durante la gran reforma de Vaticano II. Se trataba, para ellos, de adaptar la iglesia a las múltiples innovaciones políticas, técnicas y sociales que marcan la evolución del mundo. Para los defensores de la tradición es todo lo contrario. Es el mundo el que tiene que adaptarse a los principios de la iglesia. La humanización, que debía implicar la promoción de los derechos humanos, y su colaboración con las instancias internacionales, fueron claramente expresadas en 1963 en la encíclica Pacem in Terris del Papa Juan XXIII [110]. Recordando los progresos de la ciencia y la técnica que llevan a «intensificar su colaboración y a fortalecer su unión» dentro del género humano, se trata de fortalecer el «bien común universal» que los Estados no logran ya garantizar, según la encíclica.

Es por ello que el documento agrega, muy lógicamente, que «En nuestra época, el bien común universal plantea problemas de dimensiones mundiales. Sólo pueden ser resueltos por una autoridad pública cuyo poder, constitución y medios de acción tengan también dimensiones mundiales y que pueda ejercer su acción sobre el planeta en toda su extensión. Es por lo tanto el orden moral en sí lo que exige la constitución de una autoridad pública con competencia universal».

Después de expresar su deseo de que ese «poder supranacional» no sea instaurado por la fuerza, la encíclica aprueba la Declaración de Derechos Humanos de 1948, con excepción de algunas objeciones. Agrega que «Consideramos esa Declaración como un paso hacia el establecimiento de una organización jurídico-política de la comunidad mundial» [111].
Ese cambio de rumbo de la Iglesia Católica es la marca de fábrica de todos los Papas desde Vaticano II. En su mensaje de navidad de 2005, el actual Papa Benedicto XVI exhorta a los hombres a emprender «la edificación de un Nuevo Orden Mundial» [112].
Resulta por lo tanto totalmente lógico que Benedicto XVI haya lanzado un llamado al establecimiento de una «autoridad política mundial» en su encíclica Veritas in caritate [113], en julio de 2009. Recordando la interdependencia mundial, el Papa llama «con urgencia a reformar la ONU al igual que la arquitectura económica y financiera internacional con vistas a convertir en una realidad concreta el concepto de familia de naciones (…)» [114].

Hacia una Asamblea Parlamentaria Mundial

La creación de grandes uniones políticas regionales que se rigen por leyes comunes como diferentes componentes del Estado mundial tendría que estar representada en el seno de una asamblea única. Ese es el objetivo de la «Asamblea Parlamentaria de las Naciones Unidas» (APNU) [115].
Esa ambición es la lógica continuación de los sueños de unificación mundial que defienden los teóricos del mundialismo (fabianos y asociados).
Nada aparece por casualidad. Los acontecimientos, personajes e institutos del pasado dan sus frutos, que conducen a la construcción de esa especie de torre de Babel. Por consiguiente, el accionar del WFN (World Federalist Movement), creado como ya vimos en 1947 en Montreux, se inscribe en la lógica del trabajo que ya venía realizando.

De la misma manera, el WFN dio origen, en 1992, a la elaboración del primer gran documento que exhorta al establecimiento de una asamblea parlamentaria mundial en el seno de las Naciones Unidas: The case for a United Nations Parliamentary Assembly («El objetivo de una asamblea parlamentaria de las Naciones Unidas») por parte del canadiense Dieter Heinrich [116].
Numerosos trabajos y conciliábulos se han desarrollado posteriormente en el senado canadiense, en el Parlamento Europeo, durante el Foro del Milenio del año 2000 en Nueva York, en el 12º congreso de la Internacional Socialista, etc., para terminar, en septiembre de 2003, con la creación de un «Comité por una ONU democrática». Les remitimos aquí a la versión en alemán ya que, como veremos, las autoridades políticas alemanas desempeñan en esto un papel de primer plano: Komitee für eine Demokratische UNO (KDUN) [117].

El KDUN es el mascarón de proa de un comité ejecutivo [118] que trabaja por la creación de un Parlamento Mundial. Sus trabajos cuentan con la participación de otro instituto ya mencionado anteriormente: el WFM.
Queda por agregar a lo anterior la «Sociedad de Pueblos Amenazados» (Gesellschaft für bedrohte Völcker), instituto alemán que trabaja por la emancipación de los grupos étnicos y colabora estrechamente con la UFCE (Unión Federalista de Comunidades Étnicas Europeas) [119] y con una ONG inglesa, la 2020 Vision Ltd [120].

El KDUN, que tiene su sede en Berlín, anuncia sus aspiraciones cuando estipula en sus estatutos su voluntad de construir una sociedad cosmopolítica que favorezca las integraciones continentales [121]. En su comité de dirección encontramos representantes provenientes de los medios políticos y científicos.
Hay que subrayar que todas las corrientes políticas alemanas están representadas en ese comité de dirección, con excepción de los ex comunistas (die Linke) [122]. También encontramos en ese comité a un personaje clave, Armin Laschet. Este político dio origen al informe elaborado en 2003, en el que se llama a dotar a la Unión Europea de una sede permanente [123] después de la adopción del «Tratado Giscard» (actualmente conocido como «Tratado de Lisboa»). Ejerce una influencia decisiva ya que también dirige el comité de dirección del Prix Charlemagne [124]. Por otra parte, la presencia del eurodiputado alemán Jo Leinen en el seno de la dirección del KDUN resulta particularmente significativa en la medida en que el propio Leinen desempeñó un papel determinante en la adopción del Tratado de Lisboa [125].

Fue en abril de 2007 que el KDUN lanzó su campaña a favor de un Parlamento Mundial, bajo la dirección de su presidente, Andreas Bummel. Autor de un libro titulado Internationale Demokratie Entwickeln («Desarrollar la democracia internacional») [126], Bummel es un ex miembro del partido liberal alemán, el FDP, cuyo presidente, Guido Westerwelle, es ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de Angela Merkel desde septiembre de 2009. Es también colaborador de la «Sociedad de Pueblos Amenazados», que dirige Tilman Zulch (miembro del comité de dirección del KDUN) y del World Federalist Movement (WFM) de Nueva York [127].

Todos estos personajes trabajan por lograr la instauración de ese nuevo órgano mundial. Como se precisa en los textos oficiales:
«(…) La APNU pudiera conformarse en una primera etapa con delegados de parlamentos nacionales y regionales que reflejen sus posiciones políticas. Una APNU incluiría por lo tanto miembros de partidos minoritarios que no forman parte del gobierno. En una etapa posterior, la APNU pudiera ser elegida directamente. Una APNU sería así un órgano único y legítimo que representaría la voz de la ciudadanía sobre cuestiones de orden internacional. Los participantes en la campaña consideran que una APNU, después de creada, evolucionaría para, de simple órgano de consulta, pasar a convertirse en un parlamento mundial con verdadero derecho de información, participación y control» (…) [128].

Esas ambiciosas perspectivas para la APNU, expuestas abiertamente, se amplían más aún cuando se recuerda el apoyo que aportó Benedicto XVI al establecimiento de una «autoridad política mundial». Obviamente, los dirigentes de la APNU saludaron de forma entusiasta la encíclica papal [129].

Conclusión

Esta rápida descripción de la historia de los promotores del mundialismo, desde la Edad Media hasta el comienzo del siglo XXI, demuestra que se trata de una corriente muy antigua. Se basa en la avaricia ilimitada y la búsqueda de un ideal de control total de las riquezas del planeta.
Su evolución ha venido acelerándose a medida que los «sacerdotes» del mundialismo, sucesores de Nimrod, lograban imponer su propia manera de pensar a favor del Nuevo Orden Mundial.
Desde la caída del muro de Berlín, los acontecimientos han venido acelerándose, al igual que la crisis. El decenio que comenzamos en este año 2010 será decisivo para la humanidad ya que el mundialismo, según la doctrina de estas élites, es un mesianismo [que está] apurado.

PIERRE HILLARD

[Doctor e investigador francés en Ciencias Políticas y profesor en Relaciones Internacionales. Sus investigaciones tratan esencialmente acerca de la instrumentalización de la Unión Europea en vista de favorecer el surgimiento de un bloque Euro-Atlántico (Europa-USA). Última obra publicada: Bertelsmann : Un empire des médias et une fondation au service du mondialisme (François-Xavier de Guibert éd., 2009)]

Este artículo ha sido traducido del francés para la Red Voltaire por S.C. & H.V. Asociados / Agencia IPI, Informe de Prensa Internacional, Perú.

Red Voltaire 

Notas:

[65] La Pan-Europa, por Anne-Marie Saint Gille (Presses de l’université de Paris Sorbonne, 2003), págs. 130-131 (libro publicado en francés).

[66] El contrato y compromiso de Aristide Briand con la Pan-Europa, divulgadora de los principios federalistas y regionalistas en un marco político mundial unificado permite de comprender mejor el discurso del presidente francés en la Asamblea General en la Sociedad de Naciones, el 5 de septiembre de 1929, llamando a crear un vínculo federal entre los Estados europeos.

[67] El representante inglés durante el congreso Pan-Europeo de 1926, el señor A. Watts, era miembro de la du Royal Institute of International Affairs provenía del «grupo Milner» en La Pan-Europe, op. cit, pág. 148.

[68] «Richard de Coudenhove-Kalergi (1894 -1972)», sitio internet de la asociación PanEurope-France/Suiza, texto en francés.

[69] La Pan-Europa jugó un papel fundamental en la elaboración de todos los textos a favor de la protección de los grupos étnicos. Ver nuestra publicación en francés: Minorités et régionalismes dans l’Europe Fédérale des Régions (Editions François-Xavier de Guibert, 4è édition, 2004) y sobre todo en este libro el capítulo titulado «L’union Charlemagne» pág. 75 y siguientes.

[70] «Richard Coudenhove-Kalergi» en el sitio internet de la European Society Coudenhove-Kalergi, textos en alemán, francés e inglés.

[71] Sitio oficial de la asociación Pan-Europa.

[72] Leer su discurso profético en el anexo 11 de La Descomposición de las Naciones Europeas; en particular el párrafo en donde Coudenhove llama a la instauración de una «unión atlántica», una «Federación a tres» según su expresión, «Inglaterra siendo el puente entre la Europa y la América (del Norte)». Es exactamente lo que han perseguido las instancias de Bruselas y de Washington de una manera apresurada desde 1990. Ver la lista completa de los ganadores (o beneficiarios) del Premio Carlomagno en el sitio internet de este Comité, texto en alemán.

[73] Ver: Wall Street and the rise of Hiter, op. cit, capítulo 2 «The Empire of IG Farben», pág. 33.

[74] Ver: Wall Street and the bolshevik revolution, op. cit, páginas 125-126.

[75] Ibid., pág. 126.

[76] Ibid., pág. 60.

[77] Ibid., páginas 61-62.

[78] Ibid., pág. 50.

[79] También hay que decir que Hjalmar Schacht es el promotor de la existencia del Banco de Pagos Internacionales (BPI) en (inglés: Bank for International Settlements BIS). Antony Sutton cuenta acerca de una reunión importante que tuvo lugar el 20 de febrero de 1933 en la residencia del nazi Hermann Goering en presencia de Adolf Hitler, reunión que permitió recaudar los fondos para financiar el partido nazi. Los más importantes dueños de la industria alemana estaban presentes y se alinearon también aportando las sumas necesarias (Krupp von Bohlen, Albert Voegler, von Loewenfeld, …); todo esto bajo la dirección de Hjalmar Schacht, en: Wall Street and the rise of Hitler, op. cit, pág. 108.

[80] El autor Antony Sutton evoca entre otras cosas la influencia determinante que jugó Gerard Swope (1872-1957), presidente de la compañía General Electric Company, la cual permitió la política socializante del presidente estadounidense Roosevelt, en: Wall Street and FDR, op.cit, pág. 86.

[81] Carroll Quigley explica cómo ocurrieron las infiltraciones en el seno del aparato político estadounidense de la parte de de JP Morgan, en: Tragedy and Hope. A History of the World in Our Time (GSG and Associates, 1966), pág. 938.

[82] El Primer ministro inglés (Churchill) dijo palabras -en su discurso expuesto en la ciudad de Zúrich-, que respalda el camino del mundialismo, palabras que podemos juzgar nosotros mismos leyendo algunos extractos de su discurso: «(…) La Unión Europea ha hecho mucho (esfuerzo) para lograr este objetivo y este movimiento debe mucho al conde Coudenhove-Kalergi y al gran patriota y hombre de Estado que fue Aristide Briand (…). Nosotros, Británicos, nosotros tenemos la Commonwealth. La organización del mundo no se encuentra debilitada sino al contrario reforzada y cuenta en realidad con varios maestros, que son verdaderos pilares. ¿Y por qué no habría una agrupación europea que diera a otros pueblos (naciones) alejadas unas de las otras el sentimiento de un patriotismo más amplio, una especie de nacionalidad común? ¿Y por qué una agrupación europea no debería ocupar el lugar que le corresponde en medio de otras agrupaciones y contribuir a conducir la barca de la Humanidad? (…). Llamando a una reconciliación franco-alemana, Churchill añade en un puro estilo fabiano: «Es indispensable que nuestro objetivo permanente sea de acrecentar y de reforzar el poder de la ONU. Es necesario crear la familia europea dotándola de una estructura regional acomodada dentro de esta organización mundial, y esta familia podrá llamarse entonces Estados Unidos de Europa» (…) en: George C. Marshall, Points de repère, Lausana (Suiza), 1973.

[83] La influencia federalista se hizo sentir gracias a la labor de europeos convencidos tales que Denis de Rougemont, Henri Brugmans y Alexandre Marc.

[84] Del lado estadounidense, a partir del año 1924, Rosika Schwimmer y Lola M. Lloyd defendían la causa de las mujeres (derecho a votar, igualdad de oportunidades, etc.) y organizaron la primera asamblea constituyente mundial debiendo ser elegida por los pueblos y redactar así una constitución mundial. Esta iniciativa fue lanzada nuevamente en 1937 en Chicago con una campaña a favor de un Gobierno Mundial. Sería interesante de saber quién financiaba tales proyectos. Posteriormente, otros estadounidenses prepararon las mentalidades y los ánimos a favor de un mundo unido: Emery Reves, autor de Anatomy of Peace defendía la idea de un gobierno mundial (él fue también el agente literario de Winston Churchill); el político Wendell Wilkie con su libro One World; el abogado Clark Grenville autor de World Peace through World Law; el periodista Norman Cousins; el periodista y senador demócrata Alan Cranston y el filósofo Robert Hutchins.

[85] Presentación del World Federalist Movement en inglés, sitio oficial internet.

[86] Declaración de Montreux del 23 de agosto de 1947.

[87] Ver nuestro libro: La Fondation Bertelsmann et la gouvernance mondiale (Ediciones François-Xavier de Guibert, 2009), páginas 95-96 y «Geschichte der Europa-Union Deutschland en el sitio internet de Europa Union Deutschland, sitio en alemán.

[88] «The history of Federal Union» en inglés, sitio internet de la asociación.

[89] «Regional Federalism» en inglés, sitio internet del World Federalist Movement.

[90] Sitio oficial internet de Andrew Duff, en inglés.

[91] «ECFR’s Board and Council» en inglés, sitio internet del European Council on Foreign Relations.

[92] «Creación acelerada de un Consejo Europeo de Relaciones Exteriores», Red Voltaire, 24 de octubre de 2007.

[93] Ver: La Fondation Bertelsamann et la gouvernance mondiale, (La Fundación Bertelsamann y el gobierno mundial) op. cit, pág. 92 y siguientes.

[94] «Trustees» en el sitio internet de Rhodes Trust (en inglés).

[95] Entre los numerosos participantes, podemos citar la comparecencia de Richard de Coudenhove-Kalergi, Konrad Adenauer, Denis de Rougemont, Alcide de Gasperi, François Mitterrand, etc.

[96] «Historia secreta de la Unión Europea», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 16 de enero de 2005. Traducido al castellano por H.V.

[97] Una cosa excepcional a pesar de todo; la TV RTL belga difundió durante su noticiero internacional la reunión del grupo Bilderberg en junio de 2000 durante su reunión (secreta) en el pueblito de Genval en la región del Brabant valón. Se puede ver la presencia (participación) de Dominique Strauss-Kahn o aquella la reina Beatriz I de los Países Bajos (Holanda).

[98] «Top candidate debates EU tax at elite dinner» (texto en inglés), por Andrew Rettman, EU Observer, 16 de noviembre de 2001.

[99] La película Avatar film de ciencia ficción de James Cameron fue estrenada en diciembre de 2009 y es el prototipo típico del espíritu de la madre Tierra «Gaia». Cuenta la historia de una tribu viviendo en la selva (naturaleza) con cualidades espirituales superiores a los humanos que han venido explotar y pillar los recursos naturales, esta tribu alcanza su fuerza de la naturaleza y de un árbol padre, verdadero dios que da su energía pero que la puede recuperar.

[100] Thomas Huxley era llamado el «bulldog de Darwin» (recordamos que el bulldog es una raza de perro robusto).

[101] «H.G. Wells: Darwin’s disciple and eugenicist extraordinaire», por Jerry Bergman, en el Journal of Creation, diciembre de 2004.

[102] «WWF in the 60’s» en el sitio internet del World Wild Fund (Fondo Mundial para la Naturaleza).

[103] «Presidents – past and present» (Presidentes pasados y presentes), en inglés, sitio internet del World Wild Fund (Fondo Mundial para la Naturaleza).

[104] Diario francés Le Figaro, 25 de enero de 1999.

[105] Ver pág. 137 (capítulo 28).

[106] «Peter Sutherland, Director General del GAAT y de la OMC de 1993 a 1995», en el sitio internet de la Organización Mundial de Comercio.

[107] «Peter Sutherland», en el sitio internet de la Comisión Trilateral.

[108] «Membership», en el sitio internet de la Comisión Trilateral.

[109] Entre los diversos campos o materias que han participado o contribuido a la edificación del nuevo orden mundial, podemos evocar el caso (acontecimiento) del Codex Alimentarius cuyo objetivo es la de proceder a de modificaciones o a la eliminación entrando en la composición alimentaria (vitaminas, elementos minerales, etc.)

[110] Ver: Texto integral PACEM IN TERRIS, en castellano, sitio internet de la Santa Sede (Vaticano).

[111] Ibid., ver los párrafos de 130 à 145.

[112] «Mensaje Urbi et Orbi del Santo Padre Benedicto XVI» en castellano, 25 de diciembre de 2005, Vaticano.

[113] Ver: Texto integral en castellano, sitio internet de la Santa-Sede.

[114] Ibid., párrafo 67.

[115] Sitio internet oficial de la Campaña para la creación de una Asamblea Parlamentaria de las Naciones Unidas.

[116] The case for a United Nations Parliamentary Assembly, por Dieter Heinrich, World Federalist Movement, octubre de 1992.

[117] Sitio oficial del Komitee für eine Demokratische UNO.

[118] «Comité ejecutivo» de la Campaña para la creación de una Asamblea Parlamentaria de las Naciones Unidas.

[119] Este instituto alemán está al origen de los textos claves a favor de los grupos étnicos de Europa; la Carta de lenguas regionales o minoritarias y la Convención-carta para la protección de minorías. Ver nuestro libro: Minorités et régionalismes, op. cit. pág. 142 y siguientes.

[120] Sitio oficial internet de 2020 Vision, en inglés.

[121] «Satzung für das Komitee für eine demokratische UNO». Documento a bajar del internet.

[122] «Associates des KDUN», en alemán, sitio internet del Komitee für eine Demokratische UNO.

[123] Rapport sur les relations entre l’Union européenne et l’organisation des Nations Unies, documento PDF. [2003/2049 (INI)], (Informe acerca de las relaciones entre la Unión Europea y la ONU), relator Armin Laschet, 16 de diciembre de 2003.

[124] Señalemos también la presencia de Hans-Gert Pöttering en el seno del comité ejecutivo del Premio Carlomagno, presidente de la Fundación Konrad Adenauer, antiguo presidente del parlamento Europeo pero también antiguo presidente de Europa Union Deutschland, filial de la Unión de Federalistas Europeos (el UEF fue creado en Montreux en 1947) dirigido en 2010 por el diputado inglés Andrew Duff en el parlamento Europeo.

[125] Ver: la Fundación Bertelsmann y el gobierno mundial, op. cit, p. 93 y siguientes.

[126] Internationale Demokratie entwickeln, por Andreas Bummel, Horizonte Verlag, 2005.

[127] «Andreas Bummel Der Vorsitzende des Komitees für eine demokratische UNO», par Gerrit Wustmann, 11 de febrero de 2008.

[128] «Al respecto del proyecto UNPA», en el sitio internet de la Campaña para la creación de una Asamblea Parlamentaria de las Naciones Unidas.

[129] «Etude: la création d’un Parlement mondial serait “pleinement en harmonie avec la doctrine papale» (Estudio: la creación de un Parlamento mundial estaría plenamente en harmonía con la doctrina papal), 28 de julio de 2009, Campaña para la creación de una Asamblea Parlamentaria de las Naciones Unidas.

HISTORIA DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL (II)

La oligarquía anglo-sajona y sus príncipes

El público francés es desgraciadamente ignorante y no conoce quiénes son los verdaderos actores [amos] de la política mundial (el autor siendo francés se dirige al público de su país, nota de la redacción). Estos actores de la política mundial no muestran sus rostros, prefieren el anonimato o generalmente se mueven entre los bastidores, ejerciendo sus talentos fuera de las pantallas de televisión, fuera de formaciones o partidos políticos, pero imponen sus decisiones e intereses.
Para poder comprender mejor la desastrosa situación en la que se encuentran los defensores de la causa nacional (del Estado-Nacional en cada país) en este comienzo del siglo XXI, basta con recordar los principales rasgos y el papel eminentemente importante que ha jugado y juega la poderosa elite financiera y aristocrática anglo-sajona. Esta siempre ha constituido un Estado dentro del Estado.

Podemos situar en el tiempo el momento en que estas elites (barones, príncipes y otros nobles) se aprovecharon para tomar influencia y poder. Esto ocurrió durante la instauración de la «Gran Carta» el 15 de junio de 1215. Después de la derrota del rey Juan I de Inglaterra, más conocido como Juan sin Tierra, el 27 de julio de 1214, en la batalla de Bouvines, frente al rey Felipe II de Francia, llamado también Augusto.
En esas circunstancias, los barones ingleses se aprovecharon para reivindicar privilegios políticos y financieros. En adelante, la monarquía británica, la Corona inglesa estará obligada de componer y colaborar con una casta social que emplea la fuerza, el poder financiero y ambiciones comerciales. Es desde esa época que nació una elite ávida, reivindicativa y orgullosa. Es ella misma la que originado la existencia de estos grupos de presión, más conocidos como lobby (cabildeos) y que por diversas vías, es decir por la finanza, el espionaje o control de los medios de comunicación, ejercen enormes presiones sobre el poder político.

Este último, es decir el poder político [los políticos más presisamente], es dependiente del apoyo y sobre todo del dinero contante y sonante para poder mantenerse en el poder –por eso está obligado de tener en cuenta los intereses y consejos emanando de esta casta.
Los think-tanks, fundaciones, grupos elitistas son los herederos y descendientes de un estado de espíritu elitista y mercantil, de un modo de vida selectivo y exclusivo. Estos cenáculos se han convertido en los centros exclusivos e imperativos de una minoría activa que condiciona incluso el avenir del mundo anglo-sajón y, poco a poco, del universo entero.

Contrariamente al concepto político francés que somete cualquier actividad o interés privado para favorecer primeramente el interés del Estado nacional, prioritario en ese sentido, es decir, el interés común del pueblo, estas organizaciones político-comerciales no dependen de ninguna autoridad nacional. Desde muy temprano, estos grupos elitistas ejercieron sus talentos para cimentar sus intereses de casta. Desde la Edad Media, compañías como la London Staplers, la London Mercers Company, o incluso la British East India Company (la BEIC en el siglo XVII) han sido las puntas de lanza del imperialismo británico.

Hay que precisar también que esta aristocracia comercial ha sabido pasar el relevo a sus herederos y descendientes, llevando siempre la antorcha de la conquista y del control de las riquezas, de generación en generación. «Siempre más» para tomar una expresión dicha por François de Closets (periodista y realizador francés).
La derrota francesa en América del Norte condujo a la firma del Tratado del 10 de febrero de 1763, esto puede ser considerado como el acto de nacimiento y el ascenso en potencia de la oligarquía británica. En efecto, la perdida de la Nueva Francia (territorios del actual Canadá y EEUU) otorga a la Corona Británica un continente entero lleno de riquezas, de fabulosas materias primas y prácticamente despoblado. La incapacidad de la monarquía francesa para poblar estos vastos territorios e integrarlos a la esfera de la civilización greco-romana, hace inclinar la balanza, es decir todo este espacio geográfico pasa bajo la influencia del mundo anglo-sajón. Inculcados de una creencia mesiánica, las elites conquistadoras angloamericanas, en contacto con sus homólogos británicos estaban listos ya y determinados a imponer su modelo al resto del mundo.

Después de las guerras de la Revolución [francesa] y la derrota de Napoleón I en el año 1815, el poderío anglo-sajón ya no tiene rival en los mares. Potencia demográfica, el poblamiento de vastos territorios en América del Norte, en África austral, en Australia y Nueva Zelandia le ayuda a implantar colonias y controlar puntos estratégicos en diversas partes del mundo (Gibraltar, Hong Kong, …), controlando así territorios en varios continentes, implementación de tecnología de punta y un sector bancario con buen rendimiento permiten a estas aristocracias comerciales de Londres y de Nueva York de comenzar a soñar en un control del mundo bajo los auspicios de la City [centro de negocios de Londres] y de Wall Street [bolsa de New York]. Un hombre ha encarnado de manera emblemática este ideal: el señor Cecil Rhodes.

Cecil Rhodes (1853-1902) [26]

Cecil Rhodes fue un gran defensor del Imperio Británico, emigra a África austral en donde su personalidad y sus cualidades intelectuales excepcionales le permiten de hacer fortuna en el sector del diamante. Fue gracias a él que surgió y se desarrolló la industria del diamante mediante la creación del grupo De Beers, en relación y con el apoyo de Nathaniel Mayer Rothschild (1840-1915). Su fortuna colosal le abre las puertas de la colonia británica.
Cecil Rhodes prepara el terreno para que el Estado Sudafricano (dominio del Imperio Británico) tome forma y pueda nacer como país, hecho que se concretizará años después de su muerte acontecida en 1910.
Su influencia financiera y política le permite controlar vastos territorios a los cuales les da su nombre: Rhodesia. Territorios divididos más tarde en Rhodesia del Norte y Rhodesia del Sur, estos países son hoy en día las actuales repúblicas de Zambia y Zimbabue.

Trabaja febrilmente para realizar un proyecto colonial, su idea es la de construir una inmensa línea de ferrocarril que parta de Ciudad del Cabo hasta El Cairo (Egipto). En su visión de preservar y defender el Imperio Británico, las vías de comunicación jugaban una función primordial para la explotación de variadísimas riquezas. El desarrollo de las vías de comunicación (bajo todas sus formas [27]) es la clave para el buen funcionamiento del Imperio. Este precepto es, en este comienzo del siglo XXI de gran actualidad [28]. Las vías de comunicación constituyen las arterias irrigando el imperio comercial y político.

Más allá del buen funcionamiento del Imperio Británico, un ideal superior no concretizado mortifica enormemente a Cecil Rhodes. En efecto, convencido de la superioridad de la «raza» anglo-sajona, Cecil Rhodes concibe una [estrategia] política afín de conservar esta supremacía: la unión de todos los países anglo-sajones o, más exactamente, la instauración de un bloque reuniendo el Imperio Británico y los Estados Unidos de Norteamérica.

Este conjunto debe convertirse, según Cecil Rhodes, en el zócalo, la base, la fundación que permitirá el nacimiento de un Estado Mundial animado de los principios y de la filosofía de la aristocracia comercial anglo-sajona.
Afín de lograr este objetivo, él estima necesario reclutar personalidades destacadas y con educación universitaria superior, que incitadas por el mismo ideal, serían apoyadas [por Cecil Rhodes] para ocupar puestos claves en diversos sectores, es decir en la economía, la finanza, el ejército, la educación, la inteligencia ligada al espionaje e incluso en el periodismo y la prensa.
Así, asemejándose a un ejército, estas diferentes personas, como si se tratasen de jesuitas predicadores de la globalización, convergiendo hacia un mismo objetivo, afín de formar y forjar los espíritus y las mentes de los demás en sus respectivos países, al mismo tiempo que desarrollan las estructuras político-económicas conduciendo al nacimiento de un Estado Comercial Mundial.

En su mente, para concretizar ésta ambición titánica y que exige mucho esfuerzo, el magnate piensa que es indispensable crear «becas de estudios Cecil Rhodes» (Rhodes Scholarships en inglés). Cecil Rhodes no tuvo la suerte de ver concretizarse su ideal estando en vida. Fue solamente en el año 1904 que sus más íntimos colaboradores lanzan las primeras becas de estudio llevando su nombre en la Universidad de Oxford. El sociólogo francés Auguste Comte decía con ironía que «los muertos gobiernan a los vivos». Esta frase puede aplicarse a Cecil Rhodes.

Sus conceptos han moldeado el mundo del siglo XX y comienzos del siglo XXI.
Sin necesidad de nombrarlos a todos, podemos citar algunos beneficiarios [ganadores] de estas becas de estudio Cecil Rhodes: por ejemplo el Primer ministro australiano Bob Hawke (1981/1993); James Woolsey, director de la CIA (1993/1995); Wesley Clarke, patrón comandante militar de la OTAN (Alianza Atlántica) durante el decenio de los años 1990 y principal conductor de la destrucción de la Yugoslavia en marzo 1999; el presidente estadounidense Bill Clinton (promoción 1968) e incluso James William Fullbright (senador del Arkansas, EEUU, gran figura de la política estadounidense) [29].

La política de Cecil Rhodes no hubiese podido alcanzar las dimensiones que conocemos sin el apoyo de sus más cercanos e íntimos colaboradores. Aquí tampoco podemos citar la larga y consecuente lista de nombres que figuran a la lectura de [carta] de la Anglo-American Etablishment establecida por Carroll Quigley.
Los hombres que rodeaban a Cecil Rhodes se caracterizaban por algo muy peculiar: ellos ocupaban los puestos claves en los diferentes sectores de la sociedad británica en la segunda mitad del siglo XIX [30]. Ellos han determinado el avenir del mundo de una manera implacable. En esta larga lista, nosotros retendremos tres personajes:

Una de las figuras más representativas y emblemáticas del pensamiento de Cecil Rhodes después de su muerte, considerado también como su sucesor e hijo espiritual, fue Alfred Milner (1854-1925, llamado también Lord Milner). Entre sus numerosas actividades, podemos citar como ejemplo que fue director de la London Joint Stock Bank, jefe del gabinete de guerra del Primer ministro inglés Lloyd George cuando estalla la Primera Guerra Mundial (1914-1918).
Durante este conflicto bélico, un acontecimiento determinante para las generaciones futuras va ocurrir en noviembre de 1917. En efecto, en esa fecha aparece la «Declaración Balfour» (del nombre de un hombre político inglés llamado Arthur James Balfour), quien afirmaba bajo los auspicios del gobierno británico la necesidad de crear una patria judía en Palestina y su reconocimiento.
Dicho reconocimiento fue oficializado rápidamente por una carta dirigida a la atención de Walther Rotschild quien era el intermediario con el movimiento sionista en Gran Bretaña. En realidad, el verdadero redactor de esta declaración fue Alfred Milner. Como lo explicó posteriormente Carroll Quigley, la «Declaración Balfour» debió llamarse más bien «Declaración Milner». [31].

Philipp Kerr (1882-1940, convertido más tarde en lord Lothian) fue el secretario privado de Lloyd George. Cabe precisar que Philipp Kerr era la correa de transmisión en los intercambios políticos entorno al Primer ministro inglés y era en ese sentido, el verdadero pívot por donde pasaban los contactos y decisiones del conjunto del «grupo Milner» [32]. Posteriormente Philipp Kerr fue nombrado embajador del Reino Unido en Washington.

Finalmente, podemos evocar el papel jugado por Lionel Curtis (1872-1955). A parte de su participación en los trabajos del Tratado de Versalles, él fue el autor [inventor] de la expresión «Commonwealth of Nations» cuya aplicación data de 1948. Como lo ha revelado Carroll Quigley, esta expresión fue encontrada durante los trabajos y reuniones y cuyo objetivo era encontrar la frase adecuada para preparar al Imperio Británico a las mutaciones políticas que conducían a una reorganización mundial. Estas sesiones de trabajo llamando a una Commonwealth remontan al año 1916 [33]. Recordemos igualmente para finalizar, que Lionel Curtis jugó una función determinante, en 1919, cuando fundó el think-tank inglés Royal Institute of International Affairs (RIIA conocido también como el Chatham House).

Para comprender como funciona la mecánica de la mundialización [globalización] y cómo ella se ha ido implantando poco a poco en el mundo es necesario estudiarla como si se tratara de un inmenso rompecabezas. Hay que examinar cada pieza de este rompecabezas e ir construyéndolo para tener una visión definitiva de lo que representa. Por tal razón, para pasar a otro escalón de este sistema, nosotros recordamos al lector que debe guardar al espíritu estos diferentes elementos y factores que le permitirán ver finalmente el panorama completo de este conjunto. Será únicamente de esta manera que nosotros podremos comprender como funciona este «Monstruo».

La Sociedad Fabiana (Fabian society) [34]

La Sociedad Fabiana [35] es un instituto que floreció por vez primera en Londres en el año 1884 bajo la impulsión del político inglés Sydney Webb (1859-1947) y de su esposa Beatrice Webb, podemos incluir también al escritor irlandés George Bernard Shaw (1856-1950). La vanguardia de esta sociedad se consolidó bajo la influencia de un promotor [divulgador activista] del socialismo llamado Robert Owen (1771-1858) [36], que a su vez transmitió sus ideas y enseñanzas a John Ruskin (1819-1900), profesor universitario a Oxford [37] y terminó influenciando finalmente a Cecil Rhodes [38]. Otras personalidades impregnadas del ideal socialista cristiano como Frederik Derrison Maurice (1805-1872) prepararon el terreno durante el siglo XIX para que la fundación de la Sociedad Fabiana devenga una realidad. El nombre de «Fabiana» (Fabian en inglés) fue tomado en referencia al nombre de un general romano de la época de las Guerras Púnicas llamado Quinto Fabio Máximo (hacia los años 200 antes de Jesucristo), conocido también como Fabius Cunctator (el «Temporizador» es decir el que retrasa).

Luchando frente al general cartaginés Aníbal, el militar romano practicaba una estrategia de guerrilla que consistía en no acelerar las cosas (los ataques) afín de esperar el desgaste del enemigo y lograr así su objetivo (victoria), podríamos decir conseguirlo a «fuego lento».

Es este método, el de un cambio gradual, suave pero implacable lo que caracteriza como marca de fábrica a la Sociedad Fabiana. Ella defiende el principio de una sociedad sin clases, que debe conducir a la síntesis del socialismo (Estado benefactor) y del capitalismo (leyes del mercado), fusión que debe conducir a la implantación de una economía monopolística en el marco de un Gobierno Estatal Globalizado. Y para que se concreticen las ambiciones de la Sociedad Fabiana, sus dirigentes estiman que es necesario ir despacio, paso a paso, o según su expresión por «graduación». La influencia de esta sociedad es inmensa porque numerosos políticos ingleses han sido miembros de la Sociedad Fabiana. [39].

Sin embargo, su influencia tuvo más repercusión y su pensamiento alcanzó mayor auge cuando la Sociedad Fabiana se vio involucrada en la creación de la London School of Economics (LES) en 1895 gracias a la labor pionera de Sydney Webb. Esta prestigiosa escuela superior de enseñanza económica que ha diversificado sus disciplinas con el tiempo, ha formado en un espíritu fabiano, varias generaciones de dirigentes ingleses pero también numerosos estudiantes del mundo entero. Estos últimos, en gran parte, han llegado a ser importantes cuadros o dirigentes en la vida política o económica de su país de origen.

Como ejemplo podemos citar al ex-presidente de la Comisión Europea, el italiano Romano Prodi; al antiguo presidente John Kennedy; a la reina de Dinamarca Margarita II; a Pierre Trudeau (Primer Ministro canadiense); al especialista en hacer lobby (o cabildeo), miembro de numerosos think-tanks, me refiero a Richard Perle (conocido también bajo el seudónimo del «príncipe de las tinieblas»); al financiero Georges Soros (fundador de los institutos Open Society repartidos en el mundo entero); al antiguo consejero del fallecido presidente francés François Mitterrand, es decir el Sr. Erik Orsenna e incluso podemos incluir al cantante rock de los Rolling stones, Mike Jagger (¡entró hace tan sólo un año! [40]), toda esta gente se ha sentado en las sillas de esta escuela. La London School of Economics gracias a la acción de la Sociedad Fabiana ha contribuido a formatear el espíritu de numerosas personalidades en el mundo. Pero la influencia de esta sociedad ha evolucionado y esto gracias al trabajo de uno de sus miembros, el escritor Herbert George Wells (1866-1946).

Impregnado del ideal fabiano, H.G. Wells supo desarrollar sus puntos de vista en los numerosos libros que escribió. Autor de best-seller como El hombre invisible, La máquina del tiempo, La guerra de los mundos, este escritor inglés supo encontrar la manera de propagar sus convicciones en una obra publicada en 1928: La conspiración abierta [41] (Open conspiracy en inglés), obra preconizando el advenimiento de un Estado (gobierno) mundial sin clases, capaz de controlar todo («una nueva comunidad humana» según la propia expresión de H.G. Wells).

Una ala de esta política [de esta ideología] busca un método para reducir drásticamente la población mundial y la utilización de la eugenesia. En efecto, desde un principio, H.G Wells presentó sus teorías en una obra poco conocida y cuyo título: La Destrucción liberadora (The World Set Free en inglés), corresponde exactamente a la expresión [de la logia] masónica Ordo ab Chao. Este libro apareció en 1914. Esta obra cuenta la historia de una guerra generalizada que va conducir [a la humanidad] a la creación de un Estado (gobierno) Mundial constituido en diez bloques («10 circunscripciones» según la frase del mismo autor) [42]. Es en este libro —recordamos nuevamente que fue publicado en 1914— que encontramos por primera vez la expresión «Nuevo Orden Mundial» [43]. Mucho más tarde, en 1940, H.G. Wells vuelve a repetir sus ideas, esta vez no deja dudas a los que dudan, publica un libro cuyo título será: El Nuevo Orden Mundial [44].

Todos estos miembros y representantes fabianos frecuentaban y colaboraban estrechamente con el equipo de Cecil Rhodes y luego con el de Lord Milner. Así se fue forjando un verdadero clan, una entidad, con un espíritu y objetivo común: la concretización de un Estado (gobierno) mundial, era esto lo que motivaba a estas diversas personas. Estas elites anglo-sajonas, que son los sucesores históricos y legítimos [así como los continuadores] de las aristocracias comerciales de la Edad Media, han continuado concentrando sus fuerzas en el seno de diversos clubs [e institutos] como el Pilgrim Society fundado en 1902 en Londres y en New York [45]. Pero el pensamiento de este movimiento va conocer una aceleración en 1910 con la creación de la Round Table.

La Round Table y sus «críos» [46]

La Round Table [47], es la heredera de un pasado multisecular de tradiciones místicas, financieras y elitistas, y marca una etapa decisiva en los preparativos debiendo conducir a un Estado (gobierno) mundial. En efecto, bajo los auspicios de Lord Milner y sus seguidores, este instituto de alta gama fue creado en estrecha colaboración y comunicación con las elites financieras estadounidenses afín de asentar la predominancia del mundo anglo-sajón y buscar así el advenimiento del Estado (gobierno) mundial. Otras Round Tables fueron creadas en todos los dominios y colonias del Imperio Británico e incluso en los Estados Unidos. Queriendo compartir las ambiciones de Cecil Rhodes, financieros de renombre comenzaron a integrarse al equipo de Lord Milner, como por ejemplo Alfred Beit (1853-1906), Sir Abe Bailey (1864-1940) y la familia Astor. Otros grupos vinieron a juntarse a estos iniciadores del mundialismo de la Round Table, financieros tales que J.P Morgan [48], el banco Lazard e incluso las familias Rockefeller y Whitney [49].

Antes de continuar el estudio de las «bondadosas obras de caridad» de la Round Table, es indispensable de precisar lo siguiente: estas conocidas familias de la mundialización (o globalización), a pesar de compartir un ideal común, no pudieron evitar de pelearse entre ellos mismos y por sus propios desacuerdos internos. Podemos constatar dos causas: la primera es tan vieja como el mundo, se llama rivalidad. Las rivalidades a causa de las ambiciones y de personas ambiciosos buscando cada vez más poder, más influencias y más riquezas, afín de ocupar los mejores puestos del poder, desafortunadamente la historia de esta aristocracia comercial está plagada de estos hechos. Este fenómeno es tan viejo como la misma historia del Hombre.

En efecto, bajo la engañosa apariencia de gozar de una unidad monolítica se escondían dos corrientes de pensamiento en competición. Ambas corrientes, a pesar de todo, persiguían [y persiguen] el mismo objetivo: la instauración de un Estado (gobierno) mundial. Sin embargo, la primera versión defiende la óptica de la constitución de un bloque anglo-sajón unificado (Imperio Británico asociado a los Estados Unidos), esta base, este zócalo o cimiento anglo-estadounidense sería para ellos la columna vertebral permitiendo al resto del mundo de agregarse, de asociarse.

La segunda corriente tiene una visión diferente. Estima que no es necesario privilegiar el nacimiento de un Imperio anglo-sajón donde los demás países vendrían acoplarse. Preconiza más bien el advenimiento de un mundo en donde ningún país tenga la capacidad de imponer su ley o su filosofía política. Los partidarios de esta segunda vía tratan de crear de una especie de «caldo de cultivo» generalizado unificador de la humanidad entera en un solo bloque sin ninguna distinción. Estamos frente a un diferendo de visiones entre los partidarios de un mundialismo [globalización] anglo-sajón y los partidarios de un mundialismo [globalización] planetarizado.

Durante la Primera Guerra Mundial el tiempo transcurrió como si se tratase del juego del subibaja, pasando de un mundo a otro mundo. Si es difícil de citar en detalle el importante papel que desempeñaron las elites anglo-estadounidenses durante este conflicto mundial [50], podemos afirmar sin equivocarnos la relevante misión cumplida por el sueco Olof Aschberg (1877-1960) a la cabeza de su banco Nya Banken de Estocolmo. Él fue el gran financiero sirviendo de intermediario entre las elites de Wall Street (New York) y de la City (Londres) de un lado y los dirigentes bolcheviques del otro lado.
Su apodo era el «banquero de Revolución Mundial». Como nos lo recuerda [el investigador] Antony Sutton, el banco de Olof Aschberg tenía una filial en Londres —el Bank of North Commerce —, cuyo presidente era el Sr. Earl Grey, un importante miembro del equipo de Cecil Rhodes y de Lord Milner [51].

Este último [Lord Milner] jugó una función capital en el seno de la oligarquía anglo-sajona. Además de su desbordante actividad citada anteriormente, fue el mismo Lord Milner quien supo convencer al Primer ministro inglés Lloyd George de apoyar incondicionalmente a la revolución bolchevique [de Lenín].
Estos hechos históricos ocurridos e importantes para la evolución y avenir del mundo se concretizaron después de la visita a Londres, a finales de1917, de William Boyce Thompson (1869-1930), acompañado de un representante del [banco] JP Morgan, Thomas W. Lamont (1870-1948) [52]. Esta persona, miembro del directorio ejecutivo del Banco Federal US (EEUU), es decir de la Fed [Reserva Federal], W.B Thompson era al mismo tiempo un agente al servicio de la oligarquía en el seno de la Cruz Roja estadounidense presente en la ciudad de Petrogrado [hoy San Petersburgo] en 1917.

Bajo esta cobertura, William Boyce Thompson pudo entrar en contacto con los revolucionarios rusos bolcheviques y entregarles la suma de un millón de dólares [enorme suma de dinero para esa época] [53]. En su viaje de regreso a New York, hizo una escala en Londres para remitir un memorándum a Lloyd George recordándole de seguir apoyando la revolución [rusa] bolchevique. Lord Milner, gran admirador de Karl Marx, apoyó a su vez a William Boyce Thompson en sus negociaciones afín de convencer más a Lloyd George en ese sentido.
La revolución bolchevique no habría visto el amanecer sin el apoyo determinante de la oligarquía comercial anglo-estadounidense [54].

Al finalizar la Primera Guerra Mundial, las potencias comerciales anglo-sajonas —que salían victoriosas de esta conflagración mundial— se encontraban en buenas condiciones, mientras que Francia salía de la guerra demográficamente y financieramente arruinada. El Tratado de Versalles no garantizó la seguridad de Francia frente a una Alemania disminuida y dependiente en gran parte de los préstamos [bancarios] anglo-sajones acordados a su economía.

Francia se encontró paralizada e impotente frente a los ricos tesoreros y cajeros anglo-sajones y su situación se agravó más cuando estos financieros prefirieron acordar sus préstamos —mediante los planes de inversión Dawes (1924) y Young (1928) — que colocaba la economía alemana bajo la tutela de los bancos londinenses y neoyorquinos [55], y que fueron determinantes para el refortalecimiento del poderío industrial germánico y nazi.
En efecto, gigantescos complejos industriales de acero y de química (IG Farben y Vereinigte Stahlwerke), indispensables para hacer la guerra, nacieron en Alemania en el decenio 1920-1930. La derrota francesa frente a Alemania en 1940, es decir al inicio de la Segunda Guerra Mundial, encuentra sus causas en parte a la acción y comportamiento financiero-comercial de los anglo-sajones a favor de recuperación económica y técnica de la Alemania nazi (sobre todo en los sectores del acero, del combustible sintético y del caucho) [56].
Paralelamente a esta política, las elites anglo-estadounidenses decidieron de preparar desde los años 1918-1919 una mutación en la Round Table. En efecto, en vista de conseguir una mayor eficacia, se decidió crear dos think-tanks uno a cada orilla del [océano] Atlántico [es decir uno en los EEUU el otro en Inglaterra] cuya misión consistía en convertirse en los motores [propagandísticos] de la política extranjera de estos dos países. Del lado inglés fue la creación en 1919, bajo el patrocinio de Lionel Curtis —un colaborador de más de Lord Milner— del Royal Institute of International Affairs (RIIA, conocido también como Chatham House) [57].

Era el mismo Lionel Curtis quien promovía una Commonwealth federativa capaz de integrar poco a poco los diferentes países del mundo [58]. Estos objetivos eran defendidos y apoyados en los EEUU por Clarence Streit (1896-1986) [59], un periodista corresponsal del [diario] New York Times acreditado ante la Sociedad de Naciones (y ganador también de una beca de estudios Cecil Rhodes, promoción 1920), y por otro lado, el representante estadounidense del «grupo Milner», el Sr. Frank Aydelotte [60].

Del lado estadounidense fue la creación del Council on Foreign Relations (CFR) [61] en 1921 bajo el patrocinio de un personaje que desempeñó una posición central, el coronel Edward Mandell House (1854-1938). Consejero íntimo del presidente [estadounidense] Wilson [62], este coronel fue el pívot entre el grupo Milner y los «poderosos» de Wall Street (JP Morgan, Vanderlip, Rockefeller, Warburg, …). En esta lista incompleta, nosotros podemos citar un nombre importante, Paul Warburg, que estuvo a la cabeza de la Reserva Federal US (la Fed) desde su creación en 1913.
Este banco oligárquico privado, independiente en sí y ajeno al poder central gubernamental [es decir que el gobierno de EEUU no tiene control sobre sus actividades] es responsable de la emisión monetaria nacional —del dólar estadounidense— [63], es decir una entidad privada comportándose como un Estado dentro del Estado. Fue el mismo Paul Warburg quien dirigió el CFR desde su fundación. Estamos ante un caso, ante un complicado entretejido de responsabilidades de primera magnitud en el seno de la oligarquía anglo-sajona.
Ya hablaremos más del Sr. Paul Warburg cuando abordemos el capítulo dedicado a la Pan-Europa.

La síntesis de toda la tarea realizada por el coronel House, cuaja por así decir sola, cuando éste publicó su libro —una obra maestra en la mística mundialista [o globalizadora]—, libro que tiene como título: Philip Dru, administrator [64] escrito en 1912. Esta novela evoca un Golpe de Estado conducido por un oficial [militar de carrera estadounidense] de la academia castrense de West Point (es decir el mismo Philip Dru) logrando instaurar una dictadura en los Estados Unidos de Norteamérica y suprimir la constitución del país.
De manera semejante a la de Lord Milner, el coronel House no duda en evocar sus convicciones profundas cuando afirma que su héroe en la novela (Philip Dru) impone «un socialismo tal como lo habría soñado Karl Marx».
House describe también en el capítulo 52 de su libro su ideal de unificación de la totalidad del bloque Norte-Americano, hecho que ya ha sido consolidado desde el lanzamiento oficial del proyecto en la ciudad de Waco (Texas, EEUU) en marzo del 2005 y como lo hemos explicado al comienzo de este artículo.
Sólo podemos constatar [con sorpresa] que estas elites han anunciado — ¡hace más de cien años! — como iban a desarrollarse los acontecimientos.
La telaraña mundialista [globalizadora] ha sabido reforzar su influencia gracias al nacimiento de un instituto destinado a jugar una función de primer orden en la construcción europea: la Pan-Europa.

[26] Una gran parte de este capítulo se basa en los trabajos del historiador estadounidense Carroll Quigley (1910-1977), profesor entre otro en la Universidad de Georgetown y de su libro The anglo-american Etablishment, GSG § Associates, 1981. Fue además el profesor de … Bill Clinton.

[27] El lanzamiento en julio de 2009 de un proyecto de paneles solares en África del Norte y en el Medio Oriente para generar electricidad a partir de la energía solar con vistas de ser exportada a Europa se ha concretizado en el marco del programa «Desertec». La rama alemana del Club de Roma, el centro aeronáutico y espacial alemán y el príncipe Hassan bin Talal de Jordania han contribuido arduamente en el proyecto. Indirectamente, esta política energética va a contribuir a integrar más estos países al sur del Mediterráneo con la Unión Europea y poco a poco también con el eje Euro-Atlántico en el marco de una interdependencia.

[28] Es el caso del «Corridor de Nasco» con el surgimiento de un bloque Norte-Americano.

[29] Los ganadores o beneficiarios de las becas de estudio Cecil Rhodes en los EEUU, Reino Unido, Australia, África del Sur, etc. pueden ser consultados en los sitios webs de estas diferentes escuelas.

[30] A partir de la segunda mitad del siglo XIX, el equipo de Cecil Rhodes controlaba el diario Times de Londres, diario reservado para las elites políticas y económicas británicas, las cuales, también eran en su mayoría miembros de esta vasta aristocracia comercial. Esto se llama trabajar en circuito cerrado.

[31] Anglo-american Etablishment, op. cit, p. 169.

[32] La expresión «grupo Milner» es utilizado para evocar las personalidades políticas, económicas, militares y periodísticas ganadas y trabajando por los ideales de Alfred Milner y de su mentor, Cecil Rhodes.

[33] Ibid., pág. 133.

[34] Nos apoyamos en los trabajos investigativos de Edward R. Pease, The History of the Fabian Society (EP Dutton and Company, 1916), obra frecuentemente reeditada.

[35] Sitio oficial de la Sociedad Fabiana (Fabian Society).

[36] Robert Owen se apoyaba sobre los principios del filósofo Platón, en particular de su obra La República, obra que defiende el ideal de una sociedad aristocrática dirigida por una elite, eliminando el matrimonio al mismo tiempo que favorece la reproducción de los mejores. Esta teoría tuvo émulos. Volvemos a encontrar estos conceptos en la novela Un mundo feliz de Aldous Huxley, 1984 de Orwell e incluso en ciertas obras de Herbert George Wells, miembro y dirigente de la Sociedad Fabiana.

[37] La Universidad de Oxford se convirtió en uno de los centros de reclutamiento de las elites gracias a las «becas de estudio Cecil Rhodes» en Gran Bretaña.

[38] 38

[39] A inicios del siglo XXI, 200 diputados británicos miembros de la Sociedad Fabiana, como por ejemplo el ex –Primer ministro Tony Blair (promotor de la política económica llamada la «3ra. Vía», principio fabiano por antonomasia) o Gordon Brown.

[40] Todo indica que no encontró allí satisfacción.

[41] Esta obra apareció en el año 1928, vuelta a editar en 1931 bajo el título: What are we to do with our Lives?

[42] The War That Will End War, por H. G. Wells. La versión castellana lleva como título: Un mundo liberado (1914).

[43] Ibid., pág. 134: «Fue en un ambiente de incredulidad que comenzó la reunión que debía instaurar el Nuevo Orden Mundial».

[44] The New World Order, por H.G Wells, vuelto a editar por los editores Filiquarian Publishing, LLC, en 2007.

[45] La mayor parte de los responsables económicos de la administración Obama resultan ser de la Pilgrim Society.

[46] Ver: The Anglo-American Etablishment, op. cit, p. 82 et páginas 117 y siguientes.

[47] Sitio web oficial de la Round Table.

[48] La empresa JP Morgan, columna vertebral de la finanza anglo-sajona fue fundada por John Pierpont Morgan (1837-1913).

[49] Ver los libros del extraordinario autor Antony Sutton (1925-2002), investigador en la institución Hoover y en la universidad de Stanford, narrando el apoyo que prestó Wall Street a tres acontecimientos mayores: Wall Street and the bolshevik revolution, Arlington House, 1974; Wall Street and FDR (ndlr: Franklin Delano Roosevelt) y Wall Street and the rise of Hitler. También podemos añadir esta serie compuesta de tres volúmenes: Western technology and soviet economic development 1917-1930; Western technology and soviet economic development 1930-1945 et Western technology and soviet economic development 1945 to 1965, demostrando con esta documentación de gran importancia el apoyo económico y financiero del Occidente a la Unión Soviética y sus lacayos.

[50] Invitamos al lector a interesarse acerca de Basil Zaharoff (1850-1936) que hizo fortuna vendiendo armas a los dos beligerantes del conflicto en 1914-1918.

[51] Wall Street and the bolshevik revolution, op. cit, pág. 57.

[52] Ibid., págs. 83.

[53] Ibid., p. 82. Es interesante de constatar que Harry Hopkins (1890-1946) que llegó a ser la inminencia gris del presidente Roosevelt, fue el intermediario entre la Cruz Roja estadounidense dirigida por William Boyce Thompson en Petrogrado en 1917 y su representación en Washington en Ibid., p. 72.

[54] Ibid., pp. 89-100. El memorándum de de William Boyce Thompson presentado a Lloyd George puede ser leído en entero en la página 197 y siguientes en el párrafo titulado «Documento 4».

[55] Pétrole, une guerre d’un siècle (Petróleo, una guerra de un siglo), por William Engdahl (Editions Jean-Cyrille Godefroy, 2007), pág. 94 y siguientes (libro publicado en francés).

[56] Wall Street and the rise of Hitler, op. cit, ver los capítulos 1 al 5 en particular la página 47.

[57] The anglo-american Etablishment, op. cit, pág. 182.

[58] Además de la Gran Bretaña y sus dominios, Lionel Curtis no dudó en incluir: Francia, los países escandinavos, Irlanda, Egipto, india, Bélgica, Holanda, Canadá y los EEUU. Estos proyectos fueron presentados en su libro publicado en una sola edición en 1938: The Commonwealth of God in The Anglo-American Etablishment, op. cit, pp. 282-283.

[59] Union Now: A Proposal for a Federal Union of the Democracies of the North Atlantic, por Clarence Streit (Harper & Brothers Publishers, 1939).

[60] The Anglo-American Etablishment, op. cit, p. 283.

[61] «Cómo el Consejo de Relaciones Exteriores determina la diplomacia norteamericana», Red Voltaire, 19 de agosto de 2005.

[62] El presidente Wilson lo llamaba su «alter ego».

[63] Ver: Wall Street and FDR, op.cit, pág. 92 y siguientes.

[64] Ver nuestro libro a tele-cargar (o bajar) La Marcha irresistible del Nuevo Orden Mundial, op.cit, pág. 14 y págs. 80-81. Philip Dru, administrator, por editors Edward Mandell House, reedición Robert Welch University Press, 1998.

PIERRE   HILLARD        Red Voltaire