EL ENGAÑO DELONGE 2ª PARTE

En la primera parte de este artículo, he argumentado que el ex cantante pop-punk convertido en icono de la Revelación-Ovni, Tom DeLonge, es utilizado como un conducto involuntario de desinformación y suave propaganda en apoyo del estado de seguridad nacional de EE.UU. Sugerí que la comunidad OVNI está siendo explotada en este contexto como un campo de pruebas fértil para monitorear cómo la desinformación moldea la creencia en una subcultura controlable y que la agenda puede relacionarse con la guerra psicológica, el potencial de militarizar la creencia en el país y en el extranjero.

Antes de continuar, vale la pena recapitular los temas y mensajes dominantes de la emergente narrativa de seguridad nacional de DeLonge, tal y como se expresa en su primer libro y en sus múltiples entrevistas para medios impresos y audiovisuales:

El fenómeno OVNI es real.
Las tecnologías exóticas están involucradas.
Mientras que las inteligencias no-humanas juegan un papel en la larga historia de los OVNIs, el fenómeno moderno es más el resultado de los programas de investigación y desarrollo humanos más secretos.
Estas tecnologías han sido ocultadas al público por razones legítimas de seguridad nacional. Muchas naciones se han dedicado desde hace tiempo a una secreta Guerra Fría por el acceso y el control de las tecnologías OVNI. Naturalmente, todo esto tiene implicaciones de largo alcance para la seguridad global.

DeLonge también ha insinuado sistemáticamente una influencia “no humana” detrás del enigma OVNI, pero hasta ahora se ha negado a especificar la naturaleza y el origen de esta influencia como le han descrito sus misteriosos “asesores”. DeLonge ha prometido que su narrativa transmedia continuará desarrollándose durante los próximos años, y, al hacerlo, “revelará” más de este intrigante hilo argumental. Sin embargo, podemos estar seguros de que todo lo que DeLonge ‘revele’ será totalmente inverificable para nuestro fin. Simplemente tendremos que tomar su palabra –para todo ello– tal como él a primera vista ha tomado la palabra de individuos y agencias que se especializan en el arte del engaño.

Escucha atentamente … ese timbre, ¿lo oyes? Ese es tu sentido común sonando la alarma. No lo ignores.

Si todavía no has leído la primera parte, te recomendamos que lo hagas ahora antes de ahondar más profundamente conmigo en el engaño DeLonge. Aquí, en la segunda parte, me concentraré menos en DeLonge y más en la historia documentada de los esfuerzos de desinformación de OVNIs. Es una cronología del engaño que se remonta a unas cuatro décadas. Debemos tratar de comprender la historia de DeLonge dentro de este marco histórico. Esto no será ni corto ni dulce, pero es necesario, y te animo a leer cada palabra.

Volveremos a Tom DeLonge al final de este artículo. Por ahora, si estás inclinado a seguir leyendo, ponte cómodo y prepárate para una historia digna del más paranoico de los thrillers de conspiración de Hollywood.

Espías, mentiras y gestión de la percepción

Los esfuerzos formales del gobierno de Estados Unidos para manejar la percepción pública de los OVNIs se remontan a principios de la década de 1950, cuando el Panel Robertson patrocinado por la CIA instigó una campaña de “desacreditación” a los OVNIs empleando el talento de psiquiatras, astrónomos y celebridades. En sus primeros años, las estructuras oficiales de poder parecían seguir las recomendaciones del Panel Robertson al pie de la letra, utilizando medios de comunicación tanto fácticos como de entretenimiento para “desmitificar y desacreditar” los OVNIs cada vez que se presentaba la oportunidad.

Un memorándum de la CIA desclasificado de principios de 1952 escrito por Walter B. Smith, Director de la CIA, dirigido a Raymond Allen, Director de la Junta de Estrategia Psicológica. En parte, dice: “… objetos voladores no identificados parecen tener implicaciones para la guerra psicológica, así como para la inteligencia y las operaciones … Sugiero que discutamos en una reunión temprana la posible utilización ofensiva o defensiva de estos fenómenos con fines de guerra psicológica”.

Mi opinión es que la propia CIA llegó a considerar sus tempranas tácticas de desprestigio como toscas, ilógicas e insostenibles. La Agencia pronto habría reconocido la futilidad de intentar refutar la existencia de un fenómeno que persistía en manifestarse públicamente a escala global. Sin embargo, fue posible manejar cómo el público percibiría el fenómeno. Más importante aún, era posible manejar cómo el público percibía la relación histórica del oficialismo con el fenómeno. A medida que pasaba el tiempo, el aparato de seguridad nacional de EE.UU. se alejó de la desacreditación absoluta de los OVNIs y en su lugar trató de abrazar y explotar lo que se estaba convirtiendo rápidamente en un sistema de creencias de la Nueva Era. A partir de la década de 1970, las agencias del estado hicieron esfuerzos concertados para manejar las percepciones populares de los OVNIs a niveles subcultural y pop-cultural en forma de “fugas” desinformativas a través de la comunidad OVNI, o a través de las narraciones de los productos de Hollywood. Los objetivos eran variados, pero la contrainteligencia y la guerra psicológica parecían ser factores de motivación clave. El efecto de estas operaciones encubiertas fue sembrar una densa narrativa conspirativa en el tejido de la moderna subcultura OVNI. Fue (y es) una interesada historia que estimulaba una desconfianza popular en las instituciones gubernamentales, mientras que simultánea -y paradójicamente- anima a los teóricos de la conspiración a mirar a esas mismas instituciones para la Verdad definitiva.

Ilustraciones de Jim Nichols

Por el bien del tiempo y el espacio, aquí saltaré tanto la gestión de la percepción OVNI y los esfuerzos de guerra psicológica de los años setenta. Puedo saltarlos porque han sido documentados a fondo en otro lugar. Si no estás familiarizado con los casos de Robert Emenegger y Paul Bennewitz, te animo encarecidamente a leer sobre ellos. Estos fueron los primeros intentos por parte de los agentes de inteligencia militar estadounidense de sembrar y empujar creencias particulares dentro de la comunidad OVNI.

Comienza el juego

Para los propósitos de este artículo, nuestra historia comienza en 1980, cuando los agentes de inteligencia fueron a toda velocidad con una ambiciosa y enormemente exitosa campaña de desinformación de OVNIs. Comenzó con el investigador William Moore, coautor de El Incidente Roswell, que había sido publicado a principios de ese año. Moore comprendió que estaba siendo utilizado por la inteligencia estadounidense, se lo habían dicho así de explícitamente aquellos que le utilizaban. Sin embargo Moore estaba bien con esto, ya que había hecho un trato secreto con ellos.

El contacto original de inteligencia de Moore era un enigmático individuo al que no se le dio nombre durante muchos años. Finalmente el autor Greg Bishop reveló que había sido Harry Rositzke (ya fallecido ), un ex oficial de alto rango de la CIA sacado del retiro. Moore se refirió a Rositzke públicamente sólo como “Halcón”. En su libro Project Beta, Greg Bishop describe cómo Halcón (Rositzke) le dijo a Moore que “representaba a un grupo de agentes de inteligencia en el gobierno de Estados Unidos que estaban cansados del secretismo que rodeaba al tema OVNI y estaban ansiosos por divulgar información más precisa al público. Ellos querían hacer esto a través de un investigador de renombre.” Moore, al parecer, era su hombre. O uno de ellos, al menos.

Director de espionaje de la CIA, Harry Rositzke , un hombre de gran prestigio e influencia en la CIA. Murió en 2002, de 91 años.

Sin embargo, había una trampa. “Para llegar a la información OVNI, tendría que estar de acuerdo en dar algo a cambio al gobierno.” Este “algo” era  ayudar a los agentes de inteligencia a plantear ideas particulares a la comunidad OVNI, mezclar la verdad con la ficción y monitorear e informar sobre cómo se estaba recibiendo, interpretando y difundiendo esta información. “Moore era un recurso, y nada más”, escribe Bishop. “Era sólo otra pieza del juego en el tablero de Halcón.”

Entra Richard Doty

En octubre de 1980, Halcón presentó a Moore a Richard Doty, un Agente Especial de la Oficina de Investigaciones Especiales de la Fuerza Aérea en la Base Aérea de Kirtland en Nuevo México. Doty se convertiría en el principal contacto de inteligencia de Moore. En otras palabras, Doty se convirtió en el controlador de Moore. Pero Doty era manejado por Halcón (Rositzke), quien estaba actuando bajo la autoridad de la CIA, o elementos dentro de ella.

Se pondría aún más complicado, como Greg Bishop observa:

En unos pocos años, Moore y sus colegas empezarían a asignar nombres de código a su creciente círculo de contactos para que pudieran hablar libremente sobre los progresos sin miedo a la identificación si fueran escuchados. A todos se les dieron  nombres de aves, y se les llamó colectivamente el “Aviario”.”

Moore acabaría por confesar de manera espectacular su papel como un activo de inteligencia en la conferencia MUFON anual en 1989. En lugar de ofrecer su prevista charla OVNI, describió cómo había hecho un trato con la comunidad de inteligencia, pero que había estado “jugando el juego de la desinformación y ensuciándose las manos lo suficientemente como para llevar a aquellos que dirigían el proceso a creer que estaba haciendo exactamente lo que querían que hiciera. Todo el tiempo continuaría abriéndose camino en la matriz de defensa e inteligencia para saber quién lo estaba dirigiendo y por qué.

La comunidad OVNI estaba indignada ante la confesión de Moore, y Moore sabía que era mejor no quedarse. Dejó el escenario rápidamente esa noche, y el campo ovnilógico también. Otros investigadores tenían poca inclinación para recoger las piezas, y la campaña de desinformación estaba lejos de haber terminado.

Richard Doty aparece en el documental de 2013, Mirage Men , dirigido por John Lundberg y basado en el libro de 2010 de Mark Pilkington.

En 1983, tres años después de su primera reunión con William Moore, Richard Doty invitó a la investigadora Linda Moulton Howe a la base de la Fuerza Aérea de Kirtland, donde le mostró lo que decía eran documentos secretos referentes a los accidentes/recuperaciones ovni y visitas de antiguos alienígenas. Los documentos sugerían que los extraterrestres de Zeta Reticuli eran los creadores de nuestra especie. Doty insinuó a Howe que los poderes ahora estaban listos para divulgar algo de esta información al público en general, y que ella debía desempeñar un papel en el proceso de aclimatación.

Pocos meses antes de la visita de Howe a Doty, el abogado de Nueva York Peter Gersten, el asesor legal de Citizen’s Against UFO Secrecy (CAUS)[Ciudadanos Contra el Secreto Ovni], también había recibido información “interna” de Doty. Howe resumió más adelante esta reunión:

Doty afirmó que el gobierno y los ETs tienen un acuerdo. Los extraterrestres podrían realizar mutilaciones animales y secuestros humanos a cambio de enseñar a expertos estadounidenses sobre tecnologías avanzadas alienígenas.”

MJ-12

Al año siguiente, en diciembre de 1984, el socio de investigación de William Moore, -el productor de Hollywood Jamie Shandera-, recibió un rollo de película sin revelar que, cuando se procesó, mostró fotos de documentos que discutían un supuesto choque de un platillo cerca de Roswell, Nuevo México, en 1947. Los documentos describían cómo la colisión del platillo llevó al establecimiento de ‘Majestic 12‘ o ‘MJ-12’, un grupo de doce científicos y militares de primera línea encargados por el presidente de dirigir secretamente el asunto de los OVNIs y comprender la verdadera naturaleza y propósito del fenómeno, especialmente las tecnologías avanzadas involucradas.

En los años siguientes, otros documentos MJ-12 fueron “descubiertos” silenciosamente. El contenido de los nuevos documentos apoyaba el de los originales, convenciendo a Shandera y Moore de que el MJ-12 era el verdadero acuerdo y que elementos dentro del gobierno de Estados Unidos habían estado involucrados en la investigación y desarrollo de tecnologías alienígenas que se remontaban a finales de la década de los 40 e incluso habían establecido tratados con los ocupantes de los OVNIs. Los hombres se sentaron ante los documentos MJ-12 durante tres años antes de que Moore los compartiera con la comunidad OVNI en junio de 1987. Lo hizo siguiendo el consejo de Halcón (Rositzke).

Los documentos MJ-12 han sido sometidos a un extenso examen forense y se ha demostrado convincentemente que son fraudulentos. Sin embargo, se está de acuerdo en que quienquiera que los creó se tomó muchas molestias para hacerlo. En resumen, los documentos, de forma realista, sólo podían ser producto de una laboriosa operación de contrainteligencia. Esto no ha impedido que la mayoría de los investigadores ovni acepten, en esencia, la historia del MJ-12. Como señaló George P. Hansen en su libro The Trickster and the Paranormal (El Tramposo y lo Paranormal), a partir de los años 80:

MJ-12, o un grupo similar de cualquier otro nombre, se convirtió en una pieza central de la teórica de los ovnílogos. Estableció un paradigma principal para muchos investigadores. Recopilaron fragmentos de evidencias e intentaron integrarlos en este marco.”

Era un marco construido alrededor de Roswell y la tentadora noción de que los círculos oficiales tenían una comprensión íntima y un firme control de la cuestión de los ovnis.

OVNIS en directo

Esta historia central emergente fue enriquecida y popularizada el 14 de octubre de 1988, con la emisión de UFO Cover-up ?: Live! (¿Encubrimento Ovni? En Directo), un programa televisado nacional de dos horas de duración que examinaba la historia y el secreto de los ovnis. Presentado por el actor Mike Farrell, el espectáculo fue catalogado como la exposición definitiva del encubrimiento OVNI. Robert Friend y el ex portavoz del Pentágono, el Coronel William Coleman, así como el cineasta Robert Emenegger y el oficial de seguridad de la Base de la Fuerza Aérea Holloman, Paul Shartle (quien afirmó haber visto unas prometidas imágenes de aterrizajes alienígenas pero nunca entregadas a Emenegger en los años setenta). También se entrevistó a varios testigos OVNIS de alto perfil.

Las estrellas del espectáculo fueron William Moore y Jamie Shandera, quienes presentaron al mundo a sus informantes aviarios, Halcón y Cóndor, que aparecieron en el espectáculo siluteados y con sus voces distorsionadas electrónicamente. Como si las cosas no fueran ya lo suficientemente misteriosas, el silenciado ‘Halcón’ no era el verdadero Halcón, sino Richard Doty, que estaba al lado de su jefe, Harry Rositzke. Más tarde se supo que Rositzke estaba sentado en el auditorio del estudio todo el tiempo, observando silenciosamente  el asunto. Más adelante se relevaría que “Cóndor” era el antiguo capitán Robert Collins de la USAF, que, como Doty, también había estado estacionado en la base de la fuerza aérea de Kirtland.

Entre ellos, Moore, Shandera, ‘Halcón’ (Doty) y Condor discutieron sobre MJ-12, recuperaciones de accidentes de ovnis (incluyendo Roswell) y la relación entre el gobierno de EE.UU. y dos entidades biológicas extraterrestres, EBE-1 Y EBE-2, así como la biología y cultura alienígena (incluyendo la pasión de los EBEs por el helado de fresa y la antigua música tibetana). En el debut pop-cultural de Blink, el Area 51 también fue mencionada fugazmente en un texto. Esto no fue un accidente, ya que el año siguiente el Área 51 serviría como el foco del siguiente capítulo de la narrativa ovni, finamente adaptada por los guardianes secretos.

UFO Cover-Up ?: Live! sirvió para cristalizar y sintetizar todos los elementos de la emergente “historia central” OVNI que había sido sembrada hasta ese momento en la comunidad OVNI por agentes del gobierno.

El espectáculo fue producido por Michael B. Seligman, que durante años había sido un organizador clave de ceremonias de los premios de la Academia. Fue y es un hombre de considerable influencia en Hollywood. También participó como productor Tracy Tormé, guionista de Fire in the Sky e Intruders. En una entrevista de 2014, Tormé me explicó su participación en el programa y los extraños acontecimientos que se desarrollaron durante su desarrollo y producción.

La historia interna

“Al principio hubo algunas esperanzas muy altas para este proyecto”, me dijo Tormé. “Serían dos horas de duración, iba a ser en vivo, no iban a reparar en gastos…. querían exponer el encubrimiento de los ovnis y demás, y todo se puso en marcha muy bien”.

Las cosas comenzaron a ponerse extrañas cuando el enigmático William Moore se obligó a sí mismo a implicarse en el proyecto. En ese momento, Moore todavía tenía que confesar su extenso papel de “agente” controlado por la comunidad de inteligencia de los EEUU. Esa confesión vendría al año siguiente. “Bill Moore quería involucrarse en el proyecto porque había oído todo sobre él”, recordó Tormé. “Así que entró y fue muy de intriga y misterio. Insistió en reunirse con los productores a puerta cerrada, y no podían contar a ninguno de nosotros lo que habían discutido.” En poco tiempo, Moore llevó a los productores a una isla en medio de los Grandes Lagos donde les presentó a sus Informantes, ‘Halcón’ (Doty, no Rositzke) y ‘Cóndor’ (Robert Collins).

“Después de esta reunión que tuvo lugar en un barco en medio de uno de los grandes lagos, Michael Seligman regresó y estaba asustado de su propia sombra”, continuó Tormé. “Quiero decir, fue simplemente increíble ver el cambio en él. Estaba muy, muy tenso de repente. Estaba muy, muy nervioso. Estaba paranoico. Él nos decía  constantemente que bajáramos la voz cuando hablábamos en las oficinas. Obviamente estaba preocupado de que alguien nos estuviera escuchando.

Tracy Tormé

Después de escuchar los cuentos de MJ-12 y quién sabe qué más de Halcón y Cóndor, Seligman mostró signos de venirse abajo. “Simplemente perdió completamente los papeles”, dijo Tormé, “comenzó a tomar muchas decisiones realmente irracionales. Estábamos haciendo un programa en vivo, pero Michael insistió en que cada persona que apareciera en la cámara durante las dos horas tenía que leer los letreros de referencia. Su razonamiento era que no quería que nadie dijera nada que no esperaba. Quería saber lo que iban a decir. Así que lo que acabó ocurriendo fue que cada entrevista tuvo una estúpida apariencia artificial y acartonada”.

Le pregunté a Tormé si sentía que el programa de televisión había sido usado y secuestrado para el propósito de desinformación OVNI. “En esa época había personas que estaban intencionalmente diseminando desinformación a un selecto grupo de investigadores, entre ellos Bill Moore, Jamie Shandera o Linda Moulton Howe”, reconoció Tormé. “Falsa información estaba siendo canalizada a estas personas. Obviamente Richard Doty fue uno de los desinformandores, y también estuvo involucrado en UFO Cover-Up ?: Live! Así que hay una cierta verdad en los rumores de la conspiración. Podrían haber existido esfuerzos externos para ejercer algún control sobre el proyecto a través de Mike Seligman, al que le temblaban las piernas por ello, y tan asustado por lo que se le había dicho, que estábamos sin timón. No teníamos a nadie a cargo de este proyecto “.

Cuando le pregunté qué podría haber causado una reacción tan extrema de Seligman, Tormé especuló:

Probablemente le dijeron algo que parecía muy ominoso, como si nos dirigiéramos hacia una invasión alienígena, o algo así. Y él se tragó la historia de cabo a rabo.

Tom DeLonge cree que está recibiendo la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad de sus misteriosos “asesores”.

Lo que nos trae, aunque brevemente por ahora, de vuelta a Tom DeLonge, al que parece que sus propios contactos oficiales le han contado una historia sorprendentemente similar. Es lo de siempre: los OVNIs representan una amenaza sin precedentes para la seguridad nacional y el secreto histórico se justifica por estos motivos, -los “malos” no lo son tanto después de todo. La historia también transmite un mensaje sutil pero potencialmente preocupante a las potencias enemigas observadoras: “Tenemos la tecnología de Star Trek, ¡no te metas con nosotros!” ¿Qué mejor manera de asustar a los potenciales agresores que de hacerles sospechar que estás en posesión de tecnologías extraterrestres super avanzadas?

Vale la pena señalar que UFO Cover-Up ? realizó entrevistas en pantalla a varios  científicos soviéticos desde Moscú. Al principio de la serie, el anfitrión Mike Farrell subraya la importancia de esta participación soviética, describiéndola como “la primera glasnost OVNI en la historia de la televisión”. Más tarde en el programa, Farrell, aún leyendo desde su apuntador electrónico, le dice a uno de los soviéticos, “gracias por abrir un nuevo canal de comunicación entre los Estados Unidos y la URSS”. No olvidemos que el programa fue transmitido en 1988 durante las duras heladas de la Guerra Fría. En un arreglo extremadamente inusual, el programa, cuyo eje fundamental era traer la historia central ovni a una audiencia masiva, fue transmitido en vivo simultáneamente en América y la Unión Soviética.

Aparte de la posible meta de jugar con la mente del enemigo, el engaño DeLonge es quizás más sensatamente visto como el último ejemplo del aparato de inteligencia plantando ideas particulares en una subcultura cercana, sembrando la verdad con la ficción y supervisando cómo esta información está siendo recibida, interpretada y difundida. Nos lleva otra vez de regreso a ‘Halcón’. Los nombres y los rostros pueden cambiar, pero el juego sigue igual.

Citando a George P. Hansen:

Cualquier análisis legítimo que intente explicar la creencia en OVNIs debe reconocer que la subcultura OVNI está inundada de desinformación difundida por el personal del gobierno, y que esto ha jugado un papel enorme en la formación de la subcultura. Prácticamente todos los investigadores OVNI que hacen presentaciones públicas regulares son de vez en cuando abordados por personas que afirman haber visto materiales o documentos durante el servicio militar que confirmaron que el gobierno tiene proyectos OVNI … Estos informantes de bajo perfil son una fuente importante de creencias OVNI sostenidas por millones de personas. Su información circula discretamente por toda la cultura…”

Este es el caso. Pero el siguiente “informante” estaba lejos de ser de bajo perfil. Debería gritar desde los tejados, y su testimonio se convertiría en un pilar central de la moderna teoría de la conspiración OVNI….

En la tercera parte, seguiremos la campaña de desinformación a medida que evolucionó a lo largo de los años noventa y en el nuevo milenio en los testimonios de nuevos ‘denunciantes’ y ‘filtraciones’ y veremos cómo el aparato de defensa estadounidense explotó su antigua relación con Hollywood para amplificar a nivel  de la cultura-pop su propia e interesada narrativa ovni cuidadosamente elaborada. Todo conduce lenta pero inevitablemente a cierto cantante punky ojiplático.

Continuará…

ROBBIE GRAHAM                           MYSTERIOUS UNIVERSE

EL ENGAÑO DELONGE: 1 PARTE

delonge-pic-585x306Finalmente, después de setenta años de negación oficial, engaño y ofuscación, la verdad OVNI se acerca rápidamente. Está llegando a nosotros, no a través de algún intrépido periodista de investigación, ni a través de los esfuerzos de filtraciones y denunciantes como Julian Assange o Edward Snowden, sino, más bien, a través del antiguo cantante de una banda de pop-punk. Esto, al menos, es lo que una gran parte de la comunidad OVNI está resuelta a creer.

Estamos hablando, por supuesto, de Tom DeLonge. En los últimos meses, el antiguo líder de Blink 182 ha recibido atención de los medios importantes por sus afirmaciones de reuniones secretas con figuras eminentes del gobierno que le han estado informando sobre lo que algunos creen que es el tema más políticamente sensible de nuestros tiempos, los OVNIS. Por probable que esto suene, sabemos que es un hecho que DeLonge se ha reunido al menos una vez este año con el director de la campaña de Hillary Clinton y el ex jefe de la Casa Blanca, John Podesta. Esto es interesante, pero quizás no es sorprendente teniendo en cuenta el público interés de muchos años de Podesta en los platillos volantes. DeLonge no es el único aficionado OVNI al que Podesta ha dedicado su tiempo a lo largo de los años. Más intrigante son las últimas revelaciones de WikiLeaks, aparentemente confirmando un diálogo entre DeLonge y el teniente general William McCasland. Comandante del Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea en la base de Wright-Patterson en Ohio, McCasland es responsable de la gestión del programa de ciencia y tecnología de más de 2000 millones de dólares que la Fuerza Aérea y está, -es de suponer-, en una posición de acceso directo a tecnologías altamente clasificadas.

Tom DeLonge primero a la izquierda, con John Podesta en el centro y entre ambos Peter Levenda
Tom DeLonge primero a la izquierda, con John Podesta en el centro y entre ambos Peter Levenda

DeLonge afirma estar en estrecho contacto con al menos diez miembros del gobierno y militares en posiciones de profundo conocimiento e influencia sobre la cuestión de los OVNIs. Es a través de estos contactos que ha sido capaz de reconstruir el rompecabezas esparcido del moderno enigma OVNI, y la imagen, dice, es chocante. Los detalles se revelarán sutilmente durante varios años a través de lo que DeLonge nos dice es un ambicioso proyecto que va a cambiar el mundo. También alimentará la cuenta bancaria de DeLonge a través de la venta de libros, música, ropa, artículos de papelería, y más . Todo esto es parte de la compañía de producción del emprendedor, To The Stars, Inc. , diseñada para “desarrollar, fabricar y directamente distribuir franquicias transmedia.” DeLonge dice que su proyecto OVNI durará “años y seguirá desarrollando su propia base de fans [y] expondrá la narrativa a través de diferentes medios. Libros, novelas, lo que sea, de una manera similar a Batman.”

Por ahora, dejemos a un lado la explotación comercial de DeLonge de un tema que él insiste es de una significación socio-política incomparable. Olvídate del asunto comercial. Por ahora, vamos a preguntar, simplemente, ¿está DeLonge diciendo la verdad? Hasta ahora, ha dado pocas razones para sospechar de un engaño voluntario por su parte. Yo, por un lado, no tengo ninguna duda de que ciertas personas en posiciones de influencia le están dando información. Si accedió a Podesta y McCasland, es lógico que haya celebrado reuniones con otras figuras en los corredores del poder, como afirma. Otra cosa es la autoridad sobre los ovnis que esos individuos puedan afirmar, así como su motivación colectiva para compartir su declarado conocimiento del fenómeno con, de todas las personas, una estrella de MTV. ¿Seguro que esto representaría una flagrante violación de la Ley de Seguridad Nacional de los Estados Unidos? No de acuerdo con DeLonge, que sugiere que ha sido elegido como la voz no oficial de un esfuerzo oficial de divulgación. Es un líder una vez más, al parecer, pero su nueva banda sufre de miedo escénico, prefiriendo actuar detrás de un velo negro.
sekret-machines-chasing-shadows-570x369
La punta de lanza del proyecto de revelación OVNI de DeLonge es una serie de libros épicos de “hechos-disfrazados-como ficción”. Un libro, Sekret Máquinas: Chasing Shadows(Máquinas Sekretas: Persiguiendo Sombras), en coautoría con el profesor AJ Hartley de la Universidad de Carolina del Norte, se ha vendido bien desde su publicación a principios de este año y ha recibido críticas positivas de los críticos. En más de 700 páginas, Sekret Machines es demasiado larga para desbrozarla completamente  aquí en este momento, pero sus temas y mensajes, combinados con los expresados por DeLonge en las entrevistas en prensa, radio y televisión, son los siguientes:

El fenómeno OVNI es real.
Tecnologías exóticas están involucradas.
Mientras que inteligencias no-humanas tuvieron su papel en la larga historia de los OVNIs, el fenómeno moderno es más el resultado de  programas humanos de investigación y desarrollo de alto secreto.
Estas tecnologías han sido ocultadas al público por razones legítimas de seguridad nacional, múltiples naciones han estado involucradas en una secreta Guerra Fría por el acceso y el control de las tecnologías ovni. Naturalmente, todo esto tiene implicaciones de largo alcance para la seguridad global.

DeLonge describe su serie Sekret Machines como:

“Un vehículo que va a permitir que algunos hombres y mujeres muy importantes en los niveles más altos oficiales dentro del Departamento de Defensa muestren la información para que la gente pueda entender todas las cosas que quieren que la gente entienda sobre este tema.”

“Esto no es sólo un libro”, dice DeLonge , “[estos infiltrados] me están pidiendo que comunique algo que ellos ven como el mayor problema de seguridad nacional que jamás haya existido”.

Es notable que el tema dominante de la narrativa transmedia de DeLonge hasta el momento es el heroísmo no reconocido de la Seguridad Nacional de los Estados Unidos. DeLonge enfatiza repetidamente en su libro, y en entrevistas, que el histórico secreto de los OVNIs siempre ha sido por un bien mayor. Los “chicos malos” eran los buenos después de todo, con nuestros mejores intereses en el corazón. Las tecnologías revolucionarias se han mantenido en secreto para nuestra propia protección. Esta es la historia que han vendido a DeLonge, y, como otros antes, él la compró. Le dijo a LA Weekly :

“Quería revertir la cínica opinión de la gente sobre el gobierno … hay gente en el gobierno haciendo un trabajo realmente heroico. Cuando la gente escuche esto, van a sentirse tan aliviados de que no sea un gran malvado gobierno secreto. Cambiará la forma en que la gente piensa acerca de nuestro liderazgo militar y de inteligencia.”

Cualquiera que sea su propósito final, parecería que el proyecto Sekret Machines no está diseñado para servirte, sino para servir al sistema y, por supuesto, a Tom DeLonge: “Acabo de anunciar mi proyecto y las preventas de las novelas subieron”, se muestra entusiasmado a John Podesta en un email filtrado de febrero de 2016.

La naturaleza y la existencia misma de programas de acceso especial no reconocidos y sin reconocimiento que funcionan sin supervisión oficial se considera generalmente una cosa nefasta, un sistema fundamentalmente antidemocrático que permite en teoría toda clase de ilegalidades encubiertas y prácticas moralmente dudosas. La historia que Tom DeLonge (literalmente) está vendiéndonos, sin embargo, está diseñada para ablandar nuestras actitudes hacia el secreto institucionalizado y para lustrar la imagen de la comunidad de inteligencia militar estadounidense.
trust_your_government_by_biozz-d4bdt5v-570x425
Recuerda las letras del famoso rap de prosecretismo de Will Smith para Men in Black, en el que nos animan a “demostrar amor al traje negro”:

“Somos tu primera, última y única línea de defensa
Contra la peor escoria del universo
Así que no nos temas,
Si alguna vez te acercas a nosotros, no te burles, somos intrépidos”

En mi libro, Silver Screen Saucers , detallamos detalladamente la historia de los esfuerzos de desinformación de los OVNIs, estableciendo un patrón claro de engaño, con los círculos oficiales utilizando a entusiastas investigadores, inconscientes o simplemente ingenuos de OVNIs y personalidades de los medios de comunicación para perpetuar una narrativa de seguridad nacional sembrada a través de la subcultura OVNI y proyectada a través de medios de entretenimiento.
Es una narrativa que sirve para justificar y sanear el secreto histórico por parte del gobierno estadounidense y las instituciones militares, y para absolver esas instituciones de lo que en el futuro puede ser considerado como actos históricos de criminalidad o de maldad. Todo lo que DeLonge ha dicho y hecho hasta ahora sobre la cuestión de los OVNIs le une de manera transparente con estos esfuerzos históricos. DeLonge reconoce una tradición de engaño del gobierno sobre la cuestión de los OVNIs, pero enfatiza: “cuando averigües por qué lo mantuvieron en secreto, estarás contento de que hayan hecho todo lo que hicieron”.

Así, la historia de DeLonge sirve potencialmente para justificar y absolver. Pero es en gran medida el subproducto de una agenda más obvia: simplemente para controlar cómo la creencia puede ser sembrada y manipulada dentro de una religión de la Nueva Era (ovnilogía), muy unida y controlable. Es un experimento que tiene un profundo potencial de guerra psicológica, tanto en el país como en el extranjero. Se trata de monitorear la difusión de las ideas para ver cómo la creencia puede ser potencialmente  bélica. El engaño DeLonge tiene todas las características de una nueva fase de un experimento estratégico en curso. La comunidad OVNI no es el objetivo, meramente un ensayo útil. Las propias declaraciones de DeLonge apoyan de algún modo esta teoría, aunque probablemente no consciente por su parte. Él dice de Sekret Machines:

“Los necesito [los lectores] para absorber la historia y seguirla … comienza a llamar a la puerta de su actual sistema de creencias y [y eso] puede o no puede cambiar esos sistemas de creencias …”

La nueva historia de Tom DeLonge no es nada nueva. Es simplemente una consolidación de las ideas existentes plantadas hace unas cuatro décadas por agentes de inteligencia militar. La información que DeLonge presenta -y presentará- no es la verdad, es su verdad (quienquiera que sean ellos). En el mejor de los casos, es una pérdida de tiempo, una distracción. En el peor, sirve como ligera propaganda en apoyo de la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Preguntado por LA Weekly lo que hace a Sekret Machines diferente de otras obras de ovnilogía, DeLonge respondió, presumiblemente con toda seriedad, “no habrá desinformación en mi proyecto”. Está seguro de esto porque está “hablando con personas de muy alto nivel”. Su respuesta es tan ingenua e ilógica como para hacer que uno se pregunte si DeLonge incluso entiende el significado de “desinformación”.

Vale la pena señalar aquí cómo DeLonge se sumergió en el mundo secreto de los ovnis. En su libro describe su viaje al círculo interior como una serie de apretones de manos oportunistas y preguntas dirigidas a las personas adecuadas en el momento adecuado. Sin embargo, para el lector exigente, es obvio, incluso desde el propio relato de DeLonge de los acontecimientos, que fue manipulado desde el principio y se le alentó a creer que estaba haciendo sus conexiones de alto nivel a través de sus propias investigaciones. Es más probable que DeLonge hubiera sido identificado como un conducto de desinformación ideal mucho antes de que él sacudiera esa primera mano (él había declarado públicamente su obsesión con los OVNIs ya en 2014 en varias entrevistas con los medios). Una persona lo introduce en la siguiente, y así sucesivamente, todo le dirige a una nueva pieza del mismo “rompecabezas”. Debo enfatizar que no estoy acusando a DeLonge de engaño voluntario. Por el contrario, estoy sugiriendo que está siendo utilizado como una herramienta involuntaria en la promoción de diversas agendas ocultas, sólo algunas de las cuales pueden relacionarse con los ovnis.

En las partes dos y tres de este artículo, contextualizaré la historia de DeLonge dentro del marco de los esfuerzos de gestión de la percepción de OVNI históricos que se remontan a los años setenta. Trazaré la aparición y el desarrollo de una narrativa clara y coherente de Seguridad Nacional sembrada por, y en los intereses a largo plazo, del aparato de inteligencia militar estadounidense. Es un cuento elaborado de tecnología exótica, alta inversión, decisiones difíciles, proezas militares y héroes no reconocidos. Es exactamente lo que quieres creer, y es preocupante lo cerca que muchos en la comunidad OVNI han llegado a aceptar como la “historia principal” (es decir, historia verdadera) del fenómeno moderno OVNI. Es una narrativa que te distrae del enigma OVNI mismo y te atrae hacia una impenetrable red de sombras, medias verdades, alegaciones y suposiciones. No nos ofrece nada más que la creencia y la inquebrantable certeza de que la “Verdad” seguramente estará alrededor de la próxima curva ciega. Es una ilusión de humo y espejos que nos tiene a todos buscando un camino, mientras que el fenómeno en sí mismo -sea lo que sea lo que represente- está en otro lugar completamente distinto, haciendo lo suyo, como siempre lo ha hecho, a pesar de todos los esfuerzos oficiales para monitorearlo y controlarlo.

Parece probable que los elementos dentro de las estructuras de poder oficiales tengan más fragmentos del rompecabezas OVNI en sus manos que el resto de nosotros, pero es extremadamente improbable que hayan logrado resolver el rompecabezas. A pesar de las apariencias y el poder de sus egos, en un universo de unos trece mil millones de años, los guardianes del secreto son monos como el resto de nosotros, buscando respuestas en los primeros años del siglo XXI en un planeta cuya tendencia dominante es la guerra. Es dudoso que el poder puedan siquiera comprender la naturaleza subyacente del fenómeno ovni, mucho menos explicarlo.

Si el oficialismo alguna vez se “sincera” sobre la cuestión de los ovnis, de inmediato deberíamos ser  extremadamente recelosos. La verdad OVNI a través de las estructuras de poder oficiales no será verdad en absoluto. Será, por necesidad, lo que esa verdad menos vilipendie e incrimine a los arquitectos del secreto. Con esto en mente, si él es, como él dice, el portavoz de los verdaderos Hombres de Negro, todos deberíamos ser muy cautelosos con Tom DeLonge.

Continuará

ROBBIE GRAHAM                       MysteriousUniverse