¿PODEMOS VIAJAR EN EL TIEMPO?

tiempo_reloj_promos_624x351_thinkstockCuando piensas en viajar en el tiempo, ¿qué se te viene a la mente?
¿El doctor Who atravesando los siglos en su Tardis, apretando botones en esa especie de máquina de juegos metafísica?

¿Se te vienen a la cabeza imágenes de los artilugios construidos por victorianos en batas de terciopelo para volar a través de las eras?
¿O más bien algo más parecido al auto deportivo de la serie de películas “Volver al futuro”?
En cualquier caso, la pregunta es: ¿podría lograrse alguna vez?
La probabilidad está siendo estudiada por académicos en la Universidad de Birmingham, Inglaterra. Se ocupan de uno de los aspectos de un programa de investigación sobre la naturaleza del tiempo que involucra a universidades en Australia, Estados Unidos, Alemania, Holanda y Turquía.

El protagonista de "La máquina del tiempo" viaja al futuro lejano. H.G.Wells popularizó la idea de viajar en el tiempo usando un vehículo y acuño el término "máquina del tiempo".
El protagonista de “La máquina del tiempo” viaja al futuro lejano. H.G.Wells popularizó la idea de viajar en el tiempo usando un vehículo y acuño el término “máquina del tiempo”.

Es tiempo

Empecemos por lo desilusionante: el equipo de la Universidad de Birmingham no está construyendo en secreto una máquina del tiempo.
Lo que están haciendo es examinar unas ideas profundas y eternas. Eso porque, cuando uno empieza a reflexionar sobre el tiempo, surgen interrogantes sobre física y filosofía, así como sobre la naturaleza de la realidad.
La máquina del tiempo
El protagonista de “La máquina del tiempo” viaja al futuro lejano. H.G.Wells popularizó la idea de viajar en el tiempo usando un vehículo y acuño el término “máquina del tiempo”.
Nikk Effingham, director del departamento de Filosofía, está liderando el proyecto con Alastair Wilson, quien entre otras cosas se especializa en la filosofía de la física.
Si bien es cierto que la probabilidad de viajar en el tiempo es “infinitesimal”, dice Effingham, no es imposible.
Además, subraya, es inherentemente valioso explorar “preguntas intrínsecamente interesantes”: los resultados pueden ser sorprendentes al embarcarse en investigaciones tan abiertas.

Incluso algunas ideas aparentemente obtusas tienen aplicaciones directas.
Un buen ejemplo es lo que está examinando parte del grupo internacional: cómo perciben el tiempo las moscas de la fruta. Y antes de que lo desestimes, considera que el propósito es comprender mejor la noción del tiempo y la memoria secuencial, un tema relevante para algunos trastornos degenerativos en los humanos.

El proyecto de Birmingham tiene la tarea de abordar algunos de los argumentos clásicos contra el viaje en el tiempo, como “la paradoja del abuelo”, la cual argumenta que si alguien regresa al pasado, podría matar a su abuelo, lo que haría imposible que el turista temporal naciera.
Si no puede nacer, nunca puede retornar, así que el viaje en el tiempo es imposible.

¿Habrá más de un mundo?
¿Habrá más de un mundo?

Había dos veces…

Pero el cuento no termina ahí, pues los filósofos tienen un contraargumento que evaluar.
Dice que para prevenir tal proceso de autoeliminación, cualquier viajero temporal será permanentemente incapaz de matar a su abuelo -la pistola se atascará, la bala alcanzará a otra persona-, de manera que las líneas del tiempo no se modifiquen.

Otra teoría es que los cambios hechos por un turista temporal crearían una cadena de eventos en un universo paralelo, pero no alterarían el mundo original en el que empezó su viaje.
Esto se relaciona con la teoría que sugiere que nosotros vivimos sólo una versión de la realidad y que hay un número infinito de posibilidades que están ocurriendo en universos paralelos.
El viajero en el tiempo podría hacer cambios que provocarían nuevas secuencias de eventos en esos muchos mundos distintos, sin influir su cronología original.

¿Dónde está el portal?
¿Dónde está el portal?

“Curva temporal cerrada”

Para Wilson, examinar el viaje en el tiempo es una manera de abordar preguntas sobre física fundamental.
Implica pensar sobre el tiempo no como una manera de medir el paso de las horas o los días, sino como una dimensión más parecida al espacio.
Si uno pudiera viajar por este concepto de tiempo, señala Wilson, no sería como “entrar en una caja que te llevaría a lugares”.
Sería más bien una especie de portal desde donde se podría partir y regresar, algo que ha sido descrito por los físicos como “curva cerrada de tipo de tiempo” o “curva temporal cerrada”.

Pero, ¿podría alguna vez ocurrir?
“Nuestra mejor física deja la posibilidad abierta”, responde Wilson.
“Si sucediera, podría ser en alguna región exótica del Universo, muy, muy lejos, cerca de un agujero negro con alta concentración de energía”.
Y subraya un detalle importante: en este caso, “no se trata tanto de inventarse una máquina de tiempo, sino de descubrir la ubicación”.

Si en el futuro se podrá viajar por el tiempo, ¿por qué no hemos tenido noticias de nuestros descendientes?
Si en el futuro se podrá viajar por el tiempo, ¿por qué no hemos tenido noticias de nuestros descendientes?

¿Dónde están los nietos de nuestros tataranietos?

La fascinación con el tiempo refleja cuán intrínseco es a la experiencia humana y todas las cosas vivas.
Está ligado a los ritmos naturales del día y la noche, nacimiento y muerte, el latir del corazón, las unidades más minúsculas de la naturaleza y el origen del Universo.

“Nuestros mejores relojes usan la vibración de un átomo para medir el tiempo, átomos que han estado vibrando desde su creación hace miles de millones de años”, apunta Wilson.
Pero hay otro argumento incómodo contra la idea de que viajar en el tiempo podría llegar a ser posible en el futuro distante con los avances de la tecnología.
Si eso fuera a pasar, ¿por qué no hemos conocido a esos humanos del futuro que viajan a visitarnos en lo que es su pasado?
Pero así no nos hayamos encontrado con un turista temporal, Wilson insiste que el viaje intelectual a lo desconocido en sí mismo es valioso.
“La gente se divide entre aquellos que preguntan: ‘¿hay alguna posibilidad práctica de que se logre antes de que yo me muera?’, y cuando les contestas: ‘no’, pierden el interés, y los que están interesados en las preguntas en sí mismas porque están conectadas con cuestiones fundamentales sobre la humanidad”.
¿Podremos devolvernos alguna vez en el tiempo? El tiempo lo dirá.

SEAN COUGHLAN

Más sobre Universos Paralelos: muchos-mundos-que-interactuan-nueva-teoria-de-la-fisica-cuantica/

¿DETECTAREMOS ALGUNA VEZ UNIVERSOS PARALELOS?

LA TEORÍA DE LA INTERPRETACIÓN DE LOS MUNDOS MÚLTIPLES DE LA FÍSICA CUÁNTICA

Anuncios

ROSWELL: REALIDADES MULTIPLES Y HOMBRES DE NEGRO

MIB-at-the-doorSi sólo hay una cosa que podemos decir con certeza acerca de los famosos hechos que se produjeron en las cercanías de Roswell, Nuevo México, en el verano de 1947, es que existen múltiples teorías sobre lo que pasó. Y nadie puede ofrecer ninguna evidencia real y fuerte que definitivamente fije las cosas de un modo u otro. Por supuesto, la ovnilogía siempre ha sido así. Pero Roswell parece tipificar ese aspecto del fenómeno OVNI como ningún otro caso.

Los muchos y variados escenarios implican un OVNI estrellado, un globo meteorológico caído, un globo Mogul utilizado en la detección de las pruebas de la bomba atómica soviética, un experimento sobre globos aerostáticos y japoneses, algún tipo de percance atómico, una artimaña Soviética involucrando niños mutados, maniquíes de pruebas, un experimento de ala volante, una nave pilotada por viajeros del tiempo de nuestro futuro, un vehículo creado por una antigua raza terrestre que vive bajo tierra en grandes cavernas, e incluso un demoníaco engaño, al estilo Caballo de Troya.

Pero de una cosa podemos estar seguros: claramente todos los escenarios anteriores no puede ser correctos. Pero, espera unos minutos. Quizás puedan ser todos correctos, después de todo. Bienvenido al mundo complejo de múltiples líneas de tiempo, realidades alternativas, y multi-dimensiones.

Ahora, antes de que alguien diga que yo lo hago, no estoy diciendo, -en absoluto-, que lo que estoy a punto de exponer explica definitivamente Roswell, sólo que es algo sobre lo que vale la pena meditar y especular, eso es todo. No hay malo con teorizar incontroladamente. Y si tienes un problema con las teorías salvajes, díselo a quién realmente te importe, no a mí.

Considera esto: lo que hace Roswell tan confuso es que muchas de las teorías en realidad tienen grados de credibilidad asociadas a ellas. Los comentarios originales de Mack Brazel (que encontró el enorme campo de restos enorme en el Rancho Foster, del condado de Lincoln, Nuevo México) no parecen sugerir algo así como que cayera un globo meteorológico. Y cuando uno hace una lectura cuidadosa del “Informe globo Mogul” de la Fuerza Aérea de 1994 algunos, -pero ciertamente no todos-, de los datos alimentan el escenario Mogul.

Por otro lado, el llamado “metal memoria” esparcido por todo el rancho no concuerda en lo más mínimo con los desechos de un globo. Efectivamente, sugiere que algo sobrenatural estuvo entre nosotros.
roswell_alien-570x357
Luego está la cuestión de los cuerpos. Vamos a empezar con el escenario de los maniquíes de pruebas. Aunque muchos investigadores de Roswell descartan su testimonio, tanto Gerald Anderson y Jim Ragsdale describieron haber visto cuerpos como muñecos de pruebas. En cuanto a la teoría japonesa, Melvin Brown, -un testigo de los cuerpos extraños-, le dijo a su familia que los cuerpos que vio podrían haber “pasado por chinos”.  Tenemos otros que afirman que diminutos extraterrestres como griseso fueron recuperados en el rancho. Otros hablan de extraterrestres de aspecto mucho más humano, de alrededor de un metro y medio de altura.

En cuanto al propio lugar del accidente, se habla de un campo de restos y nada más. Otros, sin embargo, afirman tajantemente que un platillo volante se encontró en algún lugar de la zona. ¿O era un platillo medio intacto? Algunos dicen que no: en su lugar, se trataba de una cápsula de escape, o un avión Horten alemán, o una bomba atómica caída por error pero por fortuna, sin estallar.

¿Cómo es posible que tanta gente pueda tener tantas versiones contradictorias de lo que vieron, sabían o habían escuchado? La respuesta más obvia es que múltiples escenarios y líneas argumentales se han creado oficialmente en los últimos años para crear deliberadamente confusión sobre lo que en realidad sucedió, y que podría ser muy bien ser el quid de la cuestión y nada más.

Pero, vamos a darnos el gusto por un instante con la teoría de múltiples líneas de tiempo y múltiples realidades. Para ello, tenemos que confrontar las provocativas palabras , -que llevan a reflexionar-, de un amigo mío, Joshua P. Warren.

RMIB-570x623Hace unos años entrevisté a Josh para mi libro The Real Men in Black (Los verdaderos Hombres de Negro) sobre la teoría de que los Hombres de Negro (HdN) pudieran ser viajeros del tiempo y, -lo más-, manipuladores del tiempo. Josh tenía mucho que decir sobre este tema, mucho de la cual giraba en torno a cierta famosa fotografía, que nadie puede encontrar.

Durante el transcurso de la entrevista, Josh discutió la extraña historia de lo que se ha conocido como The Photograph Thunderbird (La fotografía del Pájaro del Trueno). Ciertamente la historia es muy extraña: de regreso a la década de 1960, una fotografía, que dice datada a finales de 1800, apareció en las páginas de una revista de noticias del día, -posiblemente True, Saga, o Argosy-, y muestra los restos de un gigantesco pájaro monstruoso, clavado en las puertas de un establo en algún lugar de la Norteamérica rural. La ubicación exacta continúa siendo materia de debate, al igual que la imagen en sí.

Numerosos autores e investigadores de toda clase de anomalías afirman con absoluta e inquebrantable certeza, que vieron personalmente la foto de incalculable valor cuando se publicó. Sin embargo, el gran problema hoy en día, es que a pesar del hecho de que las páginas de todas las revistas citadas arriba, y muchas otras más, han sido cuidadosa y diligentemente rastreadas, -incluso hasta un punto cercano a la obsesión-, la imagen no se puede encontrar absolutamente en ningún lugar.

Es casi como si nunca hubiera existido la primera vez. Y, de una manera curiosa, tal vez no lo hizo. O bien, si las teorías de Joshua P. Warren son correctas, tal vez lo hizo … pero sólo por un tiempo .

¿Cómo podemos explicar una situación tan extraña? Una fotografía concreta no puede simplemente desaparecer de cada publicación en la que alguna vez apareció. ¿Puede hacerlo?  Tal vez, si seguimos a Josh, sin duda puede: “me da la impresión,” me dijo, “que podría haber una línea de tiempo de desplazamiento que estamos pasando sobre la base del día a día. Un día los ovnis podrían ser reales, y al siguiente no lo son. El próximo día el Bigfoot está corriendo alrededor de tu patio trasero, y al día siguiente no existe”.

Josh continuó: “Un día la foto Thunderbird está en una revista, y luego, cuando la línea de tiempo se juega con el nuevo, que ya no es en la revista. Y puede ser que, día a día, hora a hora, o incluso minuto a minuto, pequeños cambios en la línea de tiempo se están haciendo por estas entidades o seres, volviendo y jugando constantemente con el pasado y el futuro. Así, cosas que recordamos en el pasado, como la foto Thunderbird, de repente ya no existen en el presente.”

Y tal vez eso es lo que ha ocurrido con Roswell. Pero, tal vez, no sólo hay múltiples líneas de tiempo, sino múltiples realidades también, que ya están maduras para una equivalente manipulación por algo parecido a los HdN. Tal vez, en una de esas realidades, los alienígenas encontraron la muerte en Roswell. En otra realidad, los criptoterrestres de Mac Tonnies cayeron sobre el Rancho Foster. En una tercera, todo fue debido a los japoneses. Y, en un cuarto mundo, maniquíes de pruebas fueron la causa desde el principio. Y así sucesivamente. Y así sucesivamente. Y así sucesivamente.

Pero, tal vez los Hombres de Negro, -personajes definitivamente manipuladores en el mejor de los casos-, navegaron esas mismas realidades y líneas de tiempo y pusieron todo en un estado “flujo unificado”. El resultado: las muchas realidades alternativas han llegado a fusionarse en una solas, creando así el escenario donde, en la actualidad, Roswell es una mezcla de recuerdos a cargo de la intromisión caótica con el orden natural, y una combinación de los diferentes escenarios que se originan dentro de las distintas realidades que se han diseminado a través a nuestro mundo.
bender_MIB
Tal vez eso explica también por qué hay tantas teorías contradictorias sobre quién era Jack el Destripador: un médico, un miembro de la familia real británica, un masón, un actor, e incluso ¡una matrona! Tal vez Jack fue todo esto. Sólo depende de que realidad llama a casa. Esto es, hasta que aparecen los HdN y hacen sus extraños trabajos y tejemanejes. Lo mismo podría aplicarse también al asesinato de JFK de noviembre de 1963. ¿Fueron los cubanos? ¿Los rusos? ¿La CIA? ¿Lee Harvey Oswald? ¿La mafia? La respuesta puede ser muy bien: ¡Sí, lo fue!

Si existen múltiples realidades y múltiples Tierras, quizás Roswell, Jack el Destripador y el asesinato de Kennedy para la gente de esos mundos son exactamente como lo que son para nosotros: una masa confusa (y desordenada) de teorías que parecen tener todas cierto grado de validez, algo que debería ser imposible. Pero que en realidad puede que no sea tan imposible después de todo, si alguien ha decidido fastidiar lo que transcurres por la el tiempo y la realidad.

Pero, ¿por qué los Hombres de Negro, o algo como ellos, participan en tal manipulación? Puede ser muy simple: lo hacen porque pueden y les divierte joder a la raza humana.

NICK REDFERN      (Traducido por JUAN PEDRO MOSCARDÓ para LIBERTALIADEHATALI)

Artículo relacionado:

¿CÓMO SABEMOS QUE LOS VIAJEROS DEL TIEMPO NO ESTÁN CONSTANTEMENTE CAMBIANDO EL PASADO?

libertalia1

SEÑALES DE LOS TIEMPOS: ¿VIAJE EN EL TIEMPO, VIAJE MENTAL O SIMPLE PERCEPCIÓN?

Es un tema recurrente en las películas de Ciencia Ficción del último medio siglo; desde la adaptación de George Pal del clásico de H.G.Wells, La Máquina del Tiempo, la increíble idea de saltar épocas a través del espacio y el tiempo ha plagado nuestras ciencias y las mejores ficciones del pasado y el futuro.
De hecho, el tema es tan usado hoy día que, tras décadas de rodar por las pantallas, se hace difícil imaginar que el viaje en el tiempo podría ser real sin alienígenas, robots y tipos con armas laser, o sin el retorno al presente desde algún futuro postapocalíptico para salvar al confiado pasado de un futuro infierno robótico.
 
Mi obvia referencia a la franquicia Terminator no pretende descartar otros clásicos, tales como la trilogía de Retorno al Futuro, así como la favorita “forteana”, El Experimento Filadelfia(1984), protagonizada por Nancy Allen y Michael Pare. ¿Pero cuánto habría de “real” en el viaje en el tiempo que vemos en las películas? Y quizás lo que es más importante, ¿sería el mundo real que vemos en los cines como lo que esperaríamos, o podría haber otros modos de “viaje” a través del tiempo que no implicasen ningún viaje en absoluto?

Parte de lo que he plasmado en estas líneas tiene que ver con las aparentes conexiones entre el fenómeno OVNI y el viaje en el tiempo. Mientras muchos informes de abducidos experimentan lo que ellos llaman un “tiempo perdido”, hay al menos algunos partidarios de la creencia que el enigma OVNI en su totalidad es en realidad el resultado de visitantes transhumanos de nuestro futuro, que pilotan avanzadas naves capaces de impresionantes movimientos a través no sólo del espacio, sino también del tiempo. Este concepto está más desarrollado en mi próximo libro, La Singularidad OVNI, que estará a la venta el 22 de diciembre de 2012.

Pero más allá de los hipotéticos escenarios alrededor del viaje en el tiempo y los OVNIS, vamos a apuntar a la ciencia misma tras la percepción del pasado, presente y futuro, donde yo a menudo me he preguntado si los cambios esperados para las generaciones futuras podrían causar cambios radicales no sólo sobre nuestra tecnología, sino también sobre los niveles de percepción humanos. Esto podría conducir a la capacidad para aparentemente “mirar” a través de la memoria no sólo de nuestro pasado, sino también de hechos futuros; y si fuera así, ¿cómo se lograría esto, sería intencionado?  En otras palabras, ¿podrían los humanos llegar hasta los inicios para ser capaces de cambiar el modo que nosotros pensamos sobre los fenómenos “psi” y, tal vez lo más importante en este tema, más desconocidas vías para el “viaje” a través del tiempo?

Lo que estamos hablando aquí podría no implicar el uso de algún tipo de aparato para viajar en el tiempo. En vez de eso, parece más lógico que los niveles de percepción humana, con la llegada de más complejas y miniaturizadas aplicaciones cerebrales, podrían comenzar a desdibujar las líneas entre presente, pasado y futuro, a nivel perceptual. En su libro Una Breve Historia del Tiempo, Stephen Hawking sostiene que el flujo natural de entropía entre el curso de todas las cosas en el espacio-tiempo influye en el modo en que los humanos piensan y, más importante,   recuerdan. En otras palabras, nuestras funciones cognitivas obedecen leyes naturales donde la entropía causa una tendencia hacia el caos. Sin embargo en el caso de que algo como una “entropía inversa” fuera adquirida, deberíamos considerar si la nanotecnología y otras avances miniaturizados de las ciencias podrían un día ser aplicados para su incorporación al cuerpo humano. No sólo podrían ser cambiados drásticamente los niveles de percepción del espacio y tiempo en los próximos años,-y lo suficiente para permitir la percepción del futuo así como del pasado-, sino que los humanos podrían incluso conseguir un día la inmortalidad.
 
Es algo para pensar, por el momento… y mientras no sea posible constituye lo que nuestras películas de hoy definirían como “viaje temporal”, podría haber un tiempo cuando la mente humana (o alguna modificación transhumanista que llegue después) que resultaría en algo más que similar a un “viaje mental”.

MICAH HANKS

EL POSIBLE DESTINO DE LA CAMPANA NAZI

LA CAMPANA – SU POSIBLE DESTINO

Vuelvo con este asunto de la mayor trascendencia y tan poco conocido. Como ya comenté en unos artículos anteriores, mucho se ha dicho sobre qué pudo pasar con “La Campana” tras el final de la guerra. Recordemos que fue un proyecto ultra-secreto que era la cúspide de la investigación nacionalsocialista y que se basa en los nuevos conceptos de la física, mucho más allá de cualquier física convencional hasta entonces e incluso ahora… Fue un proyecto sin limitaciones presupuestarias, ni de material, ni de personas implicadas.

Se pueden ver mis artículos previos sobre este asunto de fechas 30 y 31 de Octubre, 1/13 y 27 de Noviembre y la información de que se dispone hasta este momento.[ver aquí] Evidentemente no es información oficial, pero sí información conseguida arduamente y pacientemente por investigadores privados serios, que indagan en los documentos que empiezan a desclasificarse sobre este y otros asuntos de la II Guerra Mundial. Sin embargo hoy me gustaría hablar sobre el supuesto final de “La Campana”. Es decir, ¿qué fue de la máquina que construyó el General SS Dr. Hans Kammler y su Kammlerstab, el “think-tank” en tecnología más importante y secreto del mundo en aquel momento. También hay diversidad de opiniones, pero hay un investigador británico residente en Argentina, Geoffrey Brooks, que indica que “La Campana” acabó en ese país tras la guerra.

Brooks parte de la base de sus contactos en la propia Argentina ya que él vive en Buenos Aires y sostiene que “La Campana” y toda la documentación sobre ese proyecto y otros, volaron en un Junkers 390 de seis motores, desde Noruega hasta Argentina. Una prueba de ello es que el Kampfgeschwader 200, la ultra secreta escuadrilla especializada en operaciones aéreas secretas estaba bajo la supervisión directa del general Kammler. Los aviones de gran radio de vuelo estaban a su disposición sin restricciones y Brooks dice que ese avión de la escuadrilla partió de Europa con todo el material, personal y el propio general Kammler hasta la Argentina y Bariloche, concretamente. Esto viene a cuento ya que si recordamos en mis artículos arriba citados, tiene relación directa con el Dr. Ronald Richter y sus extraños experimentos en la Isla de Huemul, ya que tenían mucho que ver con el proyecto de “La Campana”. Geoffrey Brooks dice que durante los años 30 la empresa AEG tenía un laboratorio en el Hospital Charité de Berlín, cuyo propósito era estudiar las bolas de luz, que son la base de la teoría de “La Campana”.

Aquí viene otra casualidad histórica, la AEG (Allgemeine Elektricitäts Gesellschaft) fue la misma empresa que construyó la potente fuente de alimentación eléctrica para “La Campana” y diseñada por el que sería administrador en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida, Dr. Kurt Debus. Uno de los proyectos iniciales para “La Campana” fue precisamente el del Hospital Charité de Berlín, llamado “Proyecto Charité-Anlage” y que fue una de las fuentes de investigación primeras para que hoy conozcamos que ese proyecto, “La Campana”, existió.

Otra pequeña clave sobre la naturaleza del proyecto del Dr. Richter en Huemul y su posible relación con “La Campana” fue que mientras aumentaba la presión aliada durante la guerra para que Argentina rompiese relaciones con los países del eje y sobretodo, con Alemania, el embajador alemán del momento celebraba reuniones en su hacienda de la provincia argentina de Córdoba. La idea era formar una organización que pudiese continuar representando los intereses alemanes y de otros países del eje antes de que el cuerpo diplomático fuese retirado del país. Sin duda, debió ser la base o se integró en la potente presencia alemana tras la guerra en Argentina y Chile.

Curiosamente, una de las empresas en discusión sobre su futura presencia en la zona era la AEG y fue la empresa en la que el Dr. Richter trabajó hasta el final de la guerra. Por ello, la conexión entre en tipo de física exótica, Huemul, “La Campana”, Argentina, el Dr. Richter, AEG, etc. es clarísima y tiene sentido después de la guerra y sobre todo en los años 50. ¿Todo esto que imagen ofrece? ¿Cual pudo ser la historia con más posibilidades? Una posible especulación nos indica que nos hemos de trasladar a los últimos días de la guerra en Europa y concretamente con el 3º Ejército del general George Patton a través del sur de Alemania, Austria y concretamente hacia Pilsen en Checoslovaquia, el centro y cuartel general del ultra-secreto Kammlerstab del general Kammler. Según se sabe esta fue la causa, según la inteligencia norteamericana, de enviar a Patton rápidamente a la zona por la proximidad alemana de disponer de una bomba atómica. Es posible que también supiesen de otras investigaciones y armamento mucho más poderosas que la bomba atómica. Otros dicen que fue por el mito de la “Fortaleza Alpina Alemana”. Todo es discutible. Lo cierto es que Patton se desvió de su camino a Berlín y tuvo que hacerlo por razones poderosas.

Según algunos investigadores, los americanos querían recomponer a todo el equipo técnico de Kammler involucrado en “La Campana” y llevárselo antes que los rusos y parece que ese espíritu continuó después de la guerra. Personalmente opino que los americanos desconocían el verdadero alcance de las investigaciones de Kammler y solo podían conjeturar de qué se trataba y sobre todo pensaban en la amenaza de la bomba atómica, que para Kammler y su equipo ya era algo ¡obsoleto!

Sin embargo, algunos investigadores siguen otra línea de trabajo cuando hablan del posible destino de Kammler y “La Campana”: que esta permaneciese en Europa tras la guerra en manos nazis y continuasen sus investigaciones en sudamerica. Tras el cierre de este asunto por Perón en los 50, quizás continuaron en otro sitio bien resguardado…

Enigmatika

LA CAMPANA NAZI

Traigo dos artículos del investigador Felipe Botaya sobre uno de los proyectos nazis más desconocidos e inquietantes LIBERTALIADEHATALI 

DIE GLOCKE – LA CAMPANA 1/2
 
“¿Cómo es posible que científicos alemanes de los años 40 entendieran exactamente hacia donde se dirigían sus investigaciones? Estaban aplicando ideas y principios de física del siglo XXI…” Igor Witkowski en su libro “The Truth about the Wunderwaffe”.
 
Gracias a este periodista militar polaco y a los escritores británicos Nick Cook y Geoffrey Brooks, conocemos algunos datos sobre el proyecto científico/militar más adelantado del III Reich: Die Glocke (La Campana). Cuando se analizan los datos aportados por estos investigadores y sobre todo del primero, se puede entender que este proyecto ultra-secreto, recibiese el epígrafe “Kriegsentscheidend” o “Decisivo para la Guerra”. Es decir, este proyecto no tenía restricciones de ningún tipo para su desarrollo en cuanto a recursos económicos, humanos o técnicos. Debía conseguirse a toda costa, costase lo que costase.
 
Así como con otros desarrollos científicos alemanes, se ha creado una cierta leyenda que puede estar basada en una realidad, en el caso de La Campana las descripciones son muy claras en cuanto a su diseño, funcionamiento y resultados. También se conoce al personal que estuvo implicado, las instalaciones donde se llevaron a cabo los experimentos y algunos restos físicos que corroboran la historia que destapó Witkowski. Algunos dicen que la historia de La Campana podría ser la base o inicio de los relatos sobre OVNIS alemanes. Witkowski nos dice que su conocimiento de este proyecto fue en el verano de 1997, cuando un oficial de la inteligencia militar polaca, con acceso a documentos secretos gubernamentales, fue quien puso sobre la pista al periodista. Pero dejemos que el propio Witkowski explique la experiencia:
 
“Entre otras cosas, me preguntó si había tenido conocimiento de un aparato desarrollado por los alemanes, cuyo nombre en código era “La Campana”. Hizo un dibujo del mismo que mostraba una base circular, sobre la cual había un objeto acampanado con un gancho de sujeción en la parte superior. Se suponía que estaba hecha de material cerámico, recordando a un aislante de alto voltaje. En su interior tenía dos cilindros metálicos”

Según Witkowski, la descripción del objeto no despertó su interés, pero sí le impresionó la persona que se lo estaba explicando ya que tenía un profundo conocimiento y “no era un aficionado viviendo en un mundo de fantasía. De eso estaba seguro”. Lo que de verdad interesó al periodista polaco fueron las explicaciones sobre el funcionamiento de “La Campana”  y sus efectos que eran “absolutamente increíbles”  y por ello se decidió a continuar las investigaciones sobre ese extraño aparato alemán. Y algo que llamaba la atención es que aparte de bombas atómicas, de hidrógeno, bombas de  aire, cohetes avanzados, materiales de invisibilidad anti-radar, misiles guiados, cañones de sonido,  de viento y de vortex, raíles electromagnéticos, rayos láser, aviones con motores atómicos y todos los demás desarrollos de física exótica llevados a cabo por los científicos alemanes, sólo “La Campana” disfrutaba del epígrafe “Decisivo para la Guerra”. Otro punto importante para la veracidad de esta historia es ¿quienes estuvieron implicados en el desarrollo de “La Campana”? Cuando se unen los actores en una sola imagen, aparece una foto muy curiosa y sugestiva.
 
SS Obergruppenführer und General Dr. Ing. HANS KAMMLER: Máximo responsable de todos los proyectos secretos desde 1944 entre ellos “La Campana” y que a las órdenes de Martin Bormann y del Führer, procedió a la evacuación de todo este material al final de la guerra en un Junkers 390 de seis motores. No se sabe qué fue de él.

SS Obergruppenführer EMIL MAZUW: Coordinador y responsable directo del proyecto, del que se conoce muy poco a pesar de que tenía rango de general de las SS. Se sabe por documentos desclasificados que Mazuw estaba en lo más alto del escalafón SS. No se sabe qué fue de él.

Almirante RHEIN: Figura poco conocida, pero responsable de la “FEP” o “Forschungen, Entwicklungen, Patente” (Investigación, Desarrollo y Patentes). Quizás la Kriegsmarine tenía interés en este desarrollo… No se sabe qué fue de él.
 
Profesor WALTER GERLACH: Premio Nobel por sus trabajos sobre polarización. Físico de primer nivel, especializado en física gravitacional y otros campos muy adelantados a su época como comportamiento del plasma de mercurio o la transmutación de elementos. Curiosamente, después de la guerra jamás volvió a trabajar en física gravitacional. Nick Cook dice que fue “por algo que le asustó más allá de la razón”. Aunque es una especulación, podría ser cierto por dos razones: por los resultados del uso de “La Campana” que podrían asustar a un ser humano racional o bien por la “ley del silencio” tras la guerra ya que las SS ajusticiaron a sesenta científicos y sus asistentes, antes de que este proyecto  pudiese caer en manos aliadas o soviéticas. Sólo se salvaron el propio Gerlach y Kurt Debus.

Dra. ELISABETH ADLER: Matemática de la Universidad de Königsberg. Poco conocida y tampoco su especialidad en matemáticas que la hizo participar en el proyecto “La Campana”. Gerlach ya era un excelente matemático y físico y por ello la intervención de la Dra. Adler debió ser por un tipo de matemáticas no convencionales que la doctora dominaba. Sus conocimientos justificaban su intervención. Si supiésemos en qué tipo de matemáticas era experta la Dra. Adler, se podría saber la naturaleza de la física que se investigaba con “La Campana”. No se sabe qué fue de ella.
 
Dr. OTTO AMBROS: responsable de la preparación de la guerra química en el Ministerio de Armamento de Albert Speer. El efecto de “La Campana” sobre organismos vivos fue denominado “Ambrosismo” en honor a uno de los científicos que no era del equipo directo de investigación de “La Campana”, pero que tenía conexión con el proyecto: el Dr. Otto Ambros. Fue responsable de la IG Farben para supervisar la construcción de la enorme planta “Buna” para caucho sintético en Auschwitz. Al parecer esta planta también era un complejo para el enriquecimiento de uranio. Esto tiene sentido con el Dr. Ambros ya que “La Campana” requería en algunos aspectos, la utilización de isótopos radioactivos.

Dr. KURT DEBUS: Uno de los más interesantes ya que después de la guerra fue trasladado a los USA dentro de la Operación Paperclip, y acabó siendo director del Kennedy Space Flight Center en Cabo Cañaveral con Wehrner von Braun en la NASA. El Dr. Kurt Debus no era un científico en cohetes, sino que estaba interesado en física muy avanzada (incluso para nuestros estándares actuales), como la separación de los campos magnéticos, medición de alto voltaje y medición de los parámetros de descarga de alto voltaje. Fue el responsable de la potente fuente de energía para “La Campana”

Dr. HERMANN OBERTH: Científico especializado en cohetes y padre de los cohetes modernos. No se sabe exactamente el trabajo de Oberth con “La Campana”, pero se sabe que del 15 al 25 de Septiembre de 1944, hizo un aparente “viaje de negocios” con otros técnicos involucrados como Herbert Jensen, Edward Tholen y la enigmática Dra. Adler desde Praga a Breslau y a la región donde “La Campana” se estaba probando. ¿Es posible que la presencia de Oberth nos indique que Alemania tenía dos programas”espaciales” en marcha. Uno abierto al público con las V1 y V2 y otro secreto con “La Campana”, donde Oberth desarrolló su trabajo? Oberth nunca trabajo para la base de cohetes de Peenemünde, donde sí trabajó Wehner von Braun. Oberth era el mejor especialista teórico  sobre los problemas y soluciones para un viaje espacial tripulado de larga duración. Por todo ello, se puede deducir que “La Campana” debía representar algún tipo de desarrollo revolucionario en sistema de propulsión espacial muy avanzado, que no se basaba en el ineficiente combustible por reacción química de los cohetes convencionales. Quizás esto explica también que la Kriegmarine estuviese implicada ya que habría que construir naves presurizadas para las tripulaciones y se requeriría el conocimiento de la marina en la construcción de cascos de submarino herméticos.

DIE GLOCKE – LA CAMPANA 2/2
 
Tal como indicaba en el artículo anterior sobre “La Campana” y basado en las investigaciones independientes del periodista militar polaco Igor Witkowski y el británico Nick Cook, el impulso final para el arma definitiva y por exigencias de la guerra, se aceleró a partir de Enero de 1942 y bajo el nombre en clave de ‘Tor’ (puerta), que fue efectivo hasta Agosto de 1943. A partir de ese momento, ‘Tor’ fue dividido en dos subproyectos: ‘Kronos’ y ‘Laternenträger’.

Como es lógico, ambos se referían a la máquina base “La Campana”, pero sobre dos áreas de interés: una era física y la otra médico-biológica. Los nombres eran tremendamente sugerentes. ‘Tor’ y ‘Kronos’ podían traducirse como ‘Puerta’ y ‘Tiempo’ y ‘Laternträger’ como ‘quien porta la luz’. Ya se podía observar que tras estos nombres había un interés en ‘monitorizar el tiempo’ o una ‘ingeniería del tiempo’. Por ello, se podía afirmar que los alemanes habían abandonado cualquier investigación sobre la teoría de la relatividad, con su ‘espacio plano’ y habían entrado de lleno en una hiper-relatividad donde se conjugaba la ingeniería de la curvatura espacio-tiempo y las consecuencias prácticas de esa ingeniería, con el objetivo de dominarlas.
 
Por ello, el significado de esos nombres codificados apunta a una física totalmente diferente, radical y exótica para los estándares habitualmente aceptados entonces y ahora. En aquel momento y con el desarrollo alcanzado, “La Campana” tenía dos funciones operativas militares y científicas: por un lado la posibilidad real de viajar en el tiempo que posiblemente se llevó a cabo y por otra el desarrollo de una nave anti-gravitacional, que permitiese vuelos espaciales sin restricciones de ningún tipo aplicando la ‘Energía de Gravedad  Cero’.
 
Si bien “La Campana” a primera vista podía parecer un máquina simple, los resultados de su funcionamiento contradecían esta primera impresión. La máquina y su forma recordaban evidentemente a una campana con la base cerrada y sobre un pedestal, cuya altura era de unos 3 metros por 2 de diámetro en su parte baja más ancha.

“La Campana” siempre requería para su funcionamiento, una fuente de suministro eléctrico muy potente en las proximidades.  
La parte central y principal del ingenio, eran dos cilindros de metal plateado ubicados uno sobre el otro, de aproximadamente 1 metro de diámetro cada uno, que durante el funcionamiento giraban en sentido opuesto el uno del otro a altísima velocidad sobre un mismo eje. Dicho eje estaba hecho de un metal especial de alta densidad y con un diámetro de unos 20 centímetros. El eje estaba fijado al pedestal donde descansaba la máquina y que era de un metal pesado. Antes de cada prueba, un contenedor de cerámica  cubría la máquina y era rodeado a su vez por una pared de plomo de un espesor de 3 centímetros. Tenía una longitud de 1,5 metros y se rellenaba de una sustancia extraña y metálica de un color violaceo-dorado que obligaba a que la zona donde se operaba con la máquina se mantuviese a una temperatura constante. Esa temperatura específica impedía que la sustancia que estaba ligeramente coagulada, no se coagulase totalmente. La sustancia recibía la denominación codificada de ‘IRR XERUM-525’ y contenía entre otros elementos óxido de torio y óxido de berilio, denominados ‘Leichtmetall’. Era fácil adivinar que este material ayudaba en la investigación sobre las propiedades de la inercia y el vórtice del material radioactivo, cuando se le sometía a una rotación a muy altas velocidades y los consiguientes efectos sobre los campos de torsión. El IRR XERUM-525, también contenía mercurio y probablemente varios isótopos pesados. Dentro de los cilindros rotatorios había mercurio muy puro.

Antes de iniciar cada prueba experimental y para que durase más en su uso, el mercurio era refrigerado a muy bajas temperaturas. Se usaba gas líquido del tipo nitrógeno y oxigeno. Cuando estaba a punto para la prueba, se cubría todo con la pieza superior en forma de campana, que tenía en su parte superior un gancho para poder izarla y desplazarla con una pequeña grúa. En los primeros experimentos en Ludwigsdorf sólo participaba personal científico y militar.

En aquel lugar, los experimentos se llevaban a cabo en una especie de cámara o piscina sin agua, preparada al efecto y bajo tierra. Dicha cámara era recubierta totalmente de azulejos de cerámica y el suelo, además, con una plancha o alfombra de goma muy gruesa y pesada. Tras cada prueba, la alfombra de goma quedaba inservible y los azulejos se limpiaban con un líquido rosado que parecía brea. Como medida de seguridad, durante los experimentos que se llevaron a cabo en minas subterráneas inactivas, la cámara donde se efectuaba la prueba era siempre destruida con explosivos tras dos o tres experimentos.
 
Se colocaban cámaras de cine y todo tipo de aparatos de medición en un soporte al efecto, en la misma zona donde se desarrollaba el experimento. Dirigidas por técnicos y científicos, las primeras pruebas se efectuaron colocando objetos y muestras de todo tipo cerca de la ‘Campana’ y se comprobaron los efectos de la energía emitida sobre los mismos.  Se hicieron pruebas sobre organismos vivos como ratas, caracoles, lagartos, ranas, insectos y seres humanos, que provenían del campo de internamiento cercano de Gross-Rosen. También se probaron los efectos sobre  plantas de diversos tipos y sobre una serie de sustancias de origen orgánico como huevos, sangre, leche, carne y grasas líquidas. Antes del cada experimento, todo el personal técnico involucrado en la prueba, se situaba a unos 200 metros de “La Campana” debidamente protegidos con trajes de goma gruesa y cascos con visores rojos. El sonido de la máquina en funcionamiento recordaba al de un enjambre de abejas dentro de un recipiente. La limpieza tras cada prueba fue asignada a un grupo de unos 100 prisioneros del campo de internamiento de Gross-Rosen.

Los efectos analizados en los objetos y organismos vivos eran muy claros en el momento en que la máquina era desconectada. Por ejemplo, la instalación de 220V sufría una sobretensión que hacía explotar las bombillas. “La Campana” emitía una luz azulada fosforescente, que era el resultado obvio de una radiación ionizada, y también un campo magnético muy potente. Los participantes en los experimentos y a pesar de las protecciones, sufrían en estos primeras pruebas problemas en su sistema nervioso, espasmos  musculares, dolores de cabeza y un regusto metálico en la boca. También se habían observado con el paso del tiempo, que las personas sufrían falta de sueño, problemas de equilibrio, memoria, dolores musculares y llagas en diversas partes del cuerpo.

Estos problemas ya habían sido solucionados en pruebas posteriores. Pero según las pruebas efectuadas entre Mayo y Junio de 1944, los efectos sobre las muestras orgánicas eran muy peculiares, pero sobre todo mortales. Las plantas, animales y prisioneros que fueron sometidos a su campo de radiación sufrieron diversos tipos de daños, siendo el principal la destrucción de los tejidos de la dermis y la transformación en gelatina y estratificación de los líquidos, entre ellos la sangre. Durante la primera fase, a las cinco horas de finalizada la prueba, las plantas perdían color o se volvían grises en su totalidad, lo que indicaba una descomposición química o una desaparición de la clorofila.

Sorprendentemente y a pesar de ello, la planta seguía viva de forma aparentemente normal durante una semana más. Seguidamente, aparecía un declive muy rápido, entre 8 y 12 horas, que acababa descomponiéndola en una sustancia grasienta, como grasa  rancia.  
Estos efectos colaterales también los sufrieron los científicos en estas pruebas preliminares. De un equipo de siete, cinco murieron y  dos enfermaron muy gravemente. Debido a esta trágica situación, este primer grupo de investigadores fue disuelto por el General SS Hans Kammler, ordenando que la máxima prioridad del proyecto fuese limitar estos daños. Los científicos llegaron a determinar que había habido un problema en la comprensión del vórtice, que había afectado a la separación de los campos magnéticos del experimento.

La Dra. Elizabeth Adler, fue de la máxima ayuda en este punto de la investigación ya que realizó matemáticamente una simulación de las vibraciones hacia el centro de objetos esféricos y cilíndricos, con el objetivo de lograr la solución del problema, que finalmente logró. Se determinó que la rápida decaída del material orgánico, así como las sensaciones físicas de los involucrados en las pruebas tenía que ver con ondas escalares de muy alta frecuencia. Más adelante, estos resultados de la Dra. Adler fueron ampliados y aplicados también en la investigación de la Materia Absorbente para Radar hacia finales de 1944, cuando los científicos alemanes descubrieron que las ondas de radar sobre materia no lineal, producían una gran onda de presión longitudinal y superluminal. En esa investigación particular, los científicos germanos nuevamente rompieron los paradigmas de la física mucho más allá de la física lineal convencional, que había sido estudiada de forma muy básica y primitiva en los laboratorios aliados, durante el desarrollo del llamado  Proyecto Manhattan y su infructuosa y lenta búsqueda de la bomba atómica…

¿Qué fue de “La Campana”? hay varias teorías, pero según los investigadores Cook y Witkowski “La Campana” fue ajustada en su funcionamiento hasta obtener resultados operativos. En qué se aplicó exactamente todavía se discute, aunque pueden haber pruebas de viajes en el tiempo, que ya comentaré en otro artículo más adelante. Por ahora, ¿qué se sabe de esa máquina? Los datos de los investigadores surgen de la declaración que hizo el SS Gruppenführer Jakob Sporrenberg que desde el 28 de Julio de 1944 estuvo al cargo del sistema de seguridad del proyecto, ante un tribunal polaco que lo ajustició el 6 de Diciembre de 1952. Sporrenberg fue capturado por los ingleses, que lo entregaron a los polacos. Desde luego, los ingleses nunca sospecharon hasta más tarde el nivel del capturado y su presencia dentro del Kammlerstab. Estoy convencido que si lo hubiesen sabido a tiempo, jamás lo hubiesen entregado tan rápidamente.

Sporrenberg dirigió la vía de escape de todo el material científico en Abril de 1945, ante la llegada del Ejército Rojo. También hizo fusilar a 62 trabajadores en Ludwigsdorf, que participan en el proyecto para que no cayesen en manos comunistas. A pesar de la brutalidad del sistema, queda claro la importancia de “La Campana” y su salvación a cualquier coste ante el enemigo. La vía de escape fue hacia el norte en un avión Junkers Ju390 de 6 motores, pintado con los colores de la neutral Suecia y que pertenecía al KG200. El avión voló hasta Opeln (hoy Opole, en Polonia), cargó todo el material, luego voló hasta Bodo en Noruega. Tras esta parada y tras su despegue, el general Kammler, otros científicos y las más de 10 toneladas de material desaparecieron…
 
A la vista de todo ello, surgen algunas preguntas incómodas:
 
¿Por qué la testificación de Sporrenberg sigue clasificada 70 años después?
¿Qué pudo decir ante el tribunal polaco que hoy puede ser peligroso, sorprendente o improcedente?
¿Qué tipo de tecnología conoció Sporrenberg que no puede ser explicada a los medios hoy?
¿Hasta dónde llegó esa tecnología exótica para nuestros criterios científicos actuales?
¿Pueden cambiar principios de la historia tal como está escrita oficialmente?
¿Qué sabía Sporrenberg del destino del general Kammler y “La Campana”?
¿Por qué Patton cambió su ruta sobre Alemania y se dirigió a toda marcha hacia Checoeslovaquia?
¿Qué debía capturar antes de que cayese en manos soviéticas?
¿Por qué Patton murio en un extraño y oportuno accidente de coche a finales de 1945?
 
Y ¿usted qué opina de todo esto…?

FELIPE BOTAYA                 Enigmatika 

Las fuentes originales de los artículos:

http://felipebotaya.espacioblog.com/post/2011/11/13/die-glocke-campana-1-2-como-es-posible-que#c5488547

http://felipebotaya.espacioblog.com/post/2011/11/27/die-glocke-campana-2-2tal-como-indicaba-el-articulo#c5501585

Y otro enlace si estáis interesados en una versión novelada del mismo autor:

http://www.novelanowtilus.com/pags.php?d=070a098bd8afec52712a3c733d772fffO59O1050&bsi=44682&bso=16

LA CASI-MÁQUINA DEL TIEMPO DEL DR. KRASNIKOV

¿Quién no ha soñado alguna vez con viajar en el tiempo o con atravesar un portal en dirección a mundos remotos? A los ojos de mucha gente, esto son sólo fantasías o argumentos para historias de ciencia-ficción. Y sin embargo existen algunas personas, en las fronteras más inhóspitas de la física teórica, que estudian estas cuestiones en serio. Así, se convierten en los pioneros de la humanidad futura. Cuando Pitágoras o algún primo suyo dedujo que la Tierra era redonda, o cuando Eratóstenes de Cirene calculó su circunferencia, tampoco parecía que estos conocimientos tuvieran muchas utilidades prácticas: imagina dónde estaríamos ahora sin tales descubrimientos. O si Euclides de Alejandría o Apolonio de Perga hubieran dejado de ser geómetras cuando les preguntaron para qué servían todos esos dibujitos. Y si Maxwell hubiera considerado que eso del electromagnetismo no servía para gran cosa, la electrónica y las telecomunicaciones no habrían surgido jamás. Así funcionan las cosas: primero surge la ciencia pura, después viene la aplicada y finalmente se desarrolla la tecnología. Sin ciencia pura, no hay tecnología ni progreso digno de mención.

Máquinas del espaciotiempo

Aspecto hipotético de un agujero de gusano conectado con otro universo o con otro punto de este universo, por el que una nave espacial podría transitar. Imagen: NASA.

Todo lo que somos capaces de hacer ahora mismo se origina en las cosas que pensaron los teóricos de hace decenas, cientos e incluso miles de años. Todo lo que hagan las generaciones futuras se sustentará en las cosas que piensen los teóricos de hoy en día. Una sociedad, una especie que renunciase a la ciencia teórica y a la especulación científica quedaría estancada para siempre, incapaz de avanzar, de evolucionar. Esas personas que estudian las cosas que aparentemente no sirven para nada son, en cada momento de la historia, los pioneros de las gentes que vendrán. Caminamos sobre los hombros de gigantes, y todo eso.

Permíteme presentarte a uno de estos pioneros: Sergei Krásnikov. Sergei Krásnikov es doctor en Física y trabaja actualmente como investigador en el Observatorio Astronómico Central de Pulkovo. Es experto en relatividad general, teoría cuántica de campos en espaciotiempos curvos y astrofísica de partículas, ¡casi ná!

La cosa no acaba ahí. En 1995, causó un impacto notable sobre la comunidad científica al proponer el tubo o metro de Krásnikov, una especie de agujero de gusano cuyos extremos se encuentran desplazados en el espacio pero también en el tiempo. Este tubo es una distorsión espaciotemporal que podría crearse de manera intencionada para viajar en el tiempo y también por el espacio a velocidades (no-locales) superiores a la de la luz. Utilizando uno de estos tubos, tendrías que viajar a tu destino por medios convencionales, pero podrías regresar a casa poco después de tu partida. Por ejemplo: sales de la Tierra en el año 2100, llegas a otro sistema solar en el 2700, y sin embargo regresas a la Tierra siendo aún el 2120. Extraño, ¿eh? Además, el Dr. Krásnikov ha trabajado también en un modelo de agujeros de gusano que podrían sostenerse a sí mismos, obteniendo así algo muy parecido a las puertas estelares estables. Vamos, que don Sergei no pierde el tiempo, ese que estudia tan profundamente, con cosillas de tres al cuarto.

A pesar de todo ello, el doctor Krasnikov resulta ser una persona de lo más amable y accesible, que no ha puesto ningún inconveniente en contestar a algunas preguntas sobre su trabajo para la Pizarra de Yuri. Gracias a eso, puedo ofrecerte hoy la siguiente entrevista exclusiva con una de las personas que más saben del mundo en materia de viajes no convencionales por el espaciotiempo. Él nos lo va a contar mucho mejor de lo que jamás sabría hacerlo yo:

El metro espaciotemporal de Krásnikov.

Muchas gracias por su valioso tiempo. ¿Cómo es la vida cuando los extremos más exóticos del conocimiento y de la realidad constituyen su pan de cada día?

La respuesta corta: interesante. La respuesta larga daría para un libro: «De consolatione physicae».

Dr. Krásnikov… ¿qué es un tubo de Krásnikov?

Toma el espaciotiempo de Minkowski y ponle un sistema de coordenadas (esto es necesario para dar sentido a las palabras “cerca” y “lejos”). A continuación, sustituye una región de este espaciotiempo plano por otra que sea curva. Esta región se llama tubo de Krásnikov si reúne las siguientes condiciones:

1. Se encuentra por completo en el futuro desde el origen de coordenadas O (o sea, se puede decir que aparece debido a algo que sucedió en O).

2. En el futuro de O hay un punto muy distante (desde O) al que llamaremos D, que se encuentra al mismo tiempo en el pasado de un punto P muy próximo a O (por tanto, lo que describo es una “casi-máquina del tiempo”).

Así pues, hay una curva de tipo tiempo (la línea de universo de una nave espacial) que comienza en O (por ejemplo, la Tierra en el año 2.100), pasa por D (por ejemplo, Deneb en el 2700) y vuelve a casa en P (la Tierra en el 2.120).

Un agujero de gusano es una característica topológica hipotética del espaciotiempo permitida por la Relatividad General, que en esencia constituría un “atajo” a través del mismo (aunque también podría formar un “alargamiento” o un “callejón sin salida”). Se considera generalmente que los agujeros negros realmente atravesables requerirían materia exótica con densidad de energía negativa para estabilizarse.

¿Qué relación tiene con los agujeros de gusano?

Se podría hacer un truco similar –regresar de Deneb antes de llegar allí, según un reloj terrestre– utilizando un agujero de gusano. La diferencia crucial es que para construir un tubo de Krásnikov no necesitas cambiar la topología del espaciotiempo.

Entonces, usando un tubo de Krásnikov sería verdaderamente posible viajar en el tiempo además de por el espacio, ¿no?

Errrr… ¡depende de lo que entiendas por “viajar en el tiempo”!

¿Qué aspecto tendría un tubo de Krásnikov para un observador externo?

El tubo es un cilindro creciente. Uno de sus extremos estaría cerca de la Tierra y el otro seguiría a la nave espacial. El cilindro está vacío por dentro, pero sus paredes son MUY densas. Este cilindro es el pasadizo por donde el viajero regresa a casa.

Tengo entendido que hace falta viajar a velocidades próximas a las de la luz por dentro del tubo para que el efecto se produzca, ¿es así?

Simplemente, no tiene sentido utilizar este tubo para un viaje intergaláctico a menos que te muevas a velocidad relativista con respecto a la Tierra (en el ambiente del espacio de Minkoswki). De lo contrario, el viaje requeriría una cantidad de tiempo prohibitivamente grande para el piloto.

¿Que se vería o se sentiría durante un viaje así? ¿Sería peligroso?

Tendrías que viajar a velocidad relativista a lo largo de un corredor MUY estrecho. Creo que es extremadamente peligroso.

Dr. Krásnikov, imagínese por un momento que fuera usted un escritor de ciencia-ficción. ¿Cómo describiría la ingeniería de un tubo de Krásnikov?

Me sentiría libre para escribir casi cualquier cosa. El tubo es sólo un ejemplo (tan simple como es posible) que ilustra el concepto de “viaje hiper-rápido” y su posibilidad. El método real para realizar viajes interestelares, si aparece algún día, seguramente será muy diferente.

Everett y Roman de la Universidad Tufts han dicho que dos tubos de Krásnikov dispuestos en sentidos opuestos crearían bucles temporales y violaciones de la causalidad. ¿Es esto correcto?

No mucho. Pasa lo mismo que con los agujeros de gusano. Si tienes dos tubos (o dos agujeros de gusano), puedes INTENTAR construir una máquina del tiempo con ellos. Tus posibilidades de tener éxito constituyen una pregunta abierta: habrá siempre un momento en que el universo “elija” entre dar lugar a una máquina del tiempo o a una “singularidad cuasi-regular”. Hoy por hoy no podemos ni influir en esta “decisión”, ni predecirla.

Leí en algún sitio que los tubos de Krásnikov podrían crear un Anillo Romano. ¿Qué es un Anillo Romano? ¿Qué implicaciones tiene para su metro espaciotemporal?

No, no veo ninguna relación obvia entre estos objetos. No sé a qué se referiría el autor. El Anillo Romano, según yo lo entiendo, es un sistema de agujeros negros que presumiblemente puede estabilizar el horizonte de Cauchy de una máquina del tiempo emergente.

Las puertas estelares de Schwarzschild-Hawking.

Dr. Krásnikov, usted ha propuesto también algunas cosas muy interesantes sobre los agujeros de gusano en general. Se considera generalmente que para crear y estabilizar un agujero de gusano atravesable harían falta inmensas cantidades de materia-energía negativa. Sin embargo, según tengo entendido, usted ha sugerido que el propio fenómeno podría producir esta materia-energía negativa y por tanto se convertiría en un agujero de gusano atravesable autosostenido: algo muy parecido a una puerta estelar. ¿Es esto correcto? ¿Cómo sería posible?

La idea no es mía (según a mí me consta, es de Sergei Sushkov). Su esencia es muy simple: dado que el espaciotiempo en un agujero de gusano está curvado, el vacío siempre está “polarizado” ahí. En otras palabras: debido a los efectos cuánticos, un agujero de gusano nunca está vacío, sino lleno con alguna clase de “materia”. Las propiedades de esta materia no están limitadas por las condiciones clásicas (como la exigencia de que la densidad de energía sea positiva), y están determinadas (entre otras cosas) por la forma del agujero de gusano.

Por tanto, todo lo que necesitarías (si supieses cómo crear un agujero de gusano, en primer lugar) es encontrar una forma tal que la materia producida por estos efectos cuánticos sea exactamente la misma que haría falta para mantener el agujero de gusano. Durante un tiempo pensé que había descubierto la forma necesaria para un agujero de gusano autosostenido estático. Después, sin embargo, encontré un error en mis cálculos. Así que abandoné la exigencia de que el agujero de gusano tuviera que ser estático y busqué una forma que se limitara a permitir que fuera atravesable.

Resultó que el agujero de gusano más simple (que es inicialmente la solución de Schwarzschild) posee ya esta propiedad. La famosa radiación de Hawking impide que colapse durante tiempo suficiente como para permitir que un viajero lo atraviese.

Pero seguiría haciendo falta una cantidad inicial de materia-energía negativa, ¿no?

No. Estoy hablando de agujeros de gusano “naturales” que presumiblemente aparecieron en el universo temprano. Su entorno no fue determinado por una “civilización avanzada” que hubiera podido alimentarlos con materia a su albedrío.

¿Qué aspecto tendría uno de esos “agujeros de gusano autosostenidos de Krásnikov”? ¿Cómo sería el viaje? ¿Correrían peligro los viajeros?

Son más bien “agujeros de gusano autosostenidos de Schwarzschild-Hawking”. Tendrían el mismo aspecto que un agujero negro corriente salvo por el hecho de que un viajero, después de intersecar su “horizonte“, dispondría de algún tiempo para alcanzar el otro extremo y salir de él por su otra región asintóticamente plana. Por supuesto, este viaje sería peligroso: si el viajero no es lo bastante veloz, resultará aplastado por la singularidad.

Dr. Krásnikov… ¿qué es el tiempo?

¿Qué es la longitud? ¿Qué es la anchura?

¿Y el espacio?

De hecho, no hay nada tan misterioso en los conceptos de espacio y tiempo (al menos, mientras nos mantengamos dentro de la física clásica). Quizás sea difícil explicar rigurosamente estos conceptos a un niño de seis años, pero cualquier estudiante de segundo curso de carrera es capaz de comprenderlos. Describimos (con éxito) nuestro universo mediante ciertos objetos geométricos: es el espacio de Minkowski en la Relatividad Especial, o el espaciotiempo en la Relatividad General. En la física newtoniana es el producto de un espacio euclídeo tridimensional por una línea real. Y al aplicarlos a esos objetos, palabras como “espacio”, “tiempo” y demás tienen un significado claro y riguroso.

¿Y el espaciotiempo?

Pienso que es una variedad Hausdorff paracompacta, suavemente conectada, de cuatro dimensiones, provista con una métrica de Lorentz suave orientada en el tiempo.

¿Cómo demonios se puede deformar el espaciotiempo? La gente no entiende esto…

¡Esa es una buena pregunta! Sorprendentemente, conocemos una parte de la respuesta. Y la respuesta, llamada Relatividad General, es que CUALQUIER espaciotiempo no vacío está curvado. En cada punto, su curvatura está relacionada con las propiedades de la materia en ese punto, y específicamente con su presión y densidad de energía, a través de las ecuaciones de Einstein.

S. V. Krásnikov: “Es muy sencillo: todas las cuestiones sobre el tiempo, el espacio, el origen del universo, etc. son pura Relatividad General” desarrollada por Albert Einstein

Si una persona joven que esté leyéndonos quisiera dedicarse a esto en el futuro, ¿qué debería estudiar?

Es muy sencillo: todas las cuestiones sobre el tiempo, el espacio, el origen del universo, etc. son pura Relatividad General.

Una última pregunta, Dr. Krásnikov. Como seguramente sabrá, no pocas personas piensan que esto son cosas destarifadas, una especie de pérdida de tiempo muy sofisticada, sobre todo teniendo en cuenta que aquí en la Tierra hay tantos problemas graves por solucionar. ¿Qué le gustaría decirle a estas personas?

Esta era una de las preguntas favoritas de los escritores de ciencia-ficción en los años ’60. No puedo añadir nada a lo que ya dijeron Asimov o Lem, así que me limitaré a hacer dos comentarios:

1. Por supuesto que responder a la pregunta de si se puede vencer la barrera de la velocidad de la luz no es la más urgente. Pero lo mismo puede decirse de CUALQUIER otro problema. ¿Como se atreven esas personas a pintar su casa, o a curar el reumatismo, cuando los niños están LITERALMENTE muriendo de hambre en África? ¡A miles!

2. Estas personas, ¿conocen alguna manera de resolver los problemas realmente importantes sin usar ordenadores, o teléfonos, o la electricidad en general? Pues tuvo que venir Faraday a perder su tiempo en problemas aparentemente inútiles para que todos esos televisores y refrigeradores que usan a diario pudieran llegar a existir.

Por cierto, ¿hay algo importante que no le haya preguntado?

¡Puedes apostar a que sí! Pero habrá que dejar algo para futuras entrevistas, ¿no?

Pues muchísimas gracias de nuevo, Dr. Krásnikov. Si hay algo en lo que yo pueda ayudarle, simplemente dígamelo…

Si lo que vas a escribir incita a un par de estudiantes brillantes para que hagan algo en este campo, me daré por totalmente recompensado.

Y yo también.

Bibliografía:

Introducción a la Relatividad General e Introducción matemática a la Relatividad General, en la Wikipedia (en castellano).
Introducción al espacio, el tiempo, la materia y el vacío, y a la gravitación y los agujeros negros, disponibles en la web de la Universidad de Chile (en castellano).
Einstein, Albert (ed. 2008), Sobre la teoría de la relatividad especial y general. Alianza Editorial, Madrid, ISBN 978-84-206-6841-3 (en castellano).
Misner, C. W.; Thorne, K. S.; Wheeler, J. A. (1973), Gravitation. W. H. Freeman, San Francisco, ISBN 978-0-7167-0344-0 (en inglés).
Wald, R. M. (1984), General relativity. The University of Chicago Press, Chicago, ISBN 0-226-87033-2 (en inglés).
Thorne, K. (1995), Agujeros negros y tiempo curvo: el escandaloso legado de Einstein. Ed. Crítica, Barcelona, 978-84-7423-697-2 (en castellano).
Krásnikov, S. V. (1995), Hyperfast interstellar travel in General Relativity, disponible en arXiv:gr-qc/9511068v6 (en inglés).
Krásnikov, S. V. (2006), Сверхсветовые движения в (полу)классической ото [Movimiento superlumínico en Relatividad (semi)clásica], disponible en arXiv:gr-qc/0603060v1 (en ruso).
 

Fuente: http://www.lapizarradeyuri.com/

 

 

CRONOSTESIA: NUESTRA MENTE NAVEGA A TRAVÉS DEL TIEMPO

Científicos confirman la habilidad de nuestra mente para viajar a través del tiempo, retomando el pasado y proyectándose hacia el futuro para crear una percepción continua

Nuestro cerebro es una especie de jardín secreto que guarda un sinfín de neuroflores. Su capacidad resulta, paradójicamente, casi imposible de concebir aún para nuestra propia mente (¿Puede nuestro cerebro autopercibirse?) y en este sentido nos remite a la paradoja que cuestiona desde una perspectiva filosófica la perfección de Dios: si dios es perfecto puede crear una piedra tan pesada que ni el mismo pueda mover, si no la puede crear, entonces no es perfecto. Si la crea y no la puede mover… tampoco.

Pero más allá de estas neuro divagaciones lo cierto es que el diseño del cerebro humano es, a pesar del escepticismo filosófico, una manifestación perfecta, incluso divina. Y por más que las neurociencias lo estudien, lo incentiven, y lo catalicen, siempre mantendrá secretos que sorprenderán a la mente que, aparentemente, lo controla.

Por lo pronto un grupo de investigadores han descubierto una nueva cualidad impresa en distintas regiones de nuestro cerebro que le permiten viajar a través del tiempo: la cronestesia. Esto se refiere a la habilidad de percibir el pasado, presente, y futuro, y de trasladarse mentalmente a través del tiempo subjetivo.

La capacidad de recordar eventos pasados o imaginar sucesos futuros influye de manera determinante en la acción de elegir, en las decisiones que un individuo adoptará a lo largo de su vida. Apoyados en imagenología de resonancia magnética, científicos han detectado regiones específicas de nuestra corteza cerebral que permiten, a través de mecanismos de neurocorrelación, el viajar mentalmente a través del tiempo.

Científicos de las universidades de Umea (Suecia) del Sur de Illinois, y de Toronto, han publicado los resultados de su investigación sobre las aptitudes cronestésicas del cerebro humano en el diario Proceedings of The National Academy of Science. “El viajar a través del tiempo con la mente consiste en dos series independientes de procesos: unos son los que determinan el contenido de cualquier acto o “viaje” como qué es lo que ocurre, quiénes son los actores, dónde ocurre la acción; es algo parecido al contenido en una película –todo aquello que ves en la pantalla-; y en segundo lugar están aquellos que determinan el momento subjetivo en el tiempo, dentro del cual ocurren las acciones –pasado, presente, y futuro-. Afirma Endel Tulving de la Universidad de Toronto en entrevista con Physorg.

“Dentro de la ciencia neurocognitiva, sabemos bastante sobre el espacio percibido, recordado, conocido, e imaginado. Pero esencialmente desconocemos todo sobre el tiempo percibido, recordado, conocido, e imaginado. Cuando recuerdas algo que hiciste la noche anterior estás conciente no solo de que el suceso ocurrió y de que tu estabas “ahí”, como un observador o participante activo (¿memoria episódica?), pero también sabes que sucedió ayer, es decir, en un tiempo que ya no es más. La pregunta que estamos haciendo es ¿Cómo sabes que ocurrió en un momento que no es el ahora?”

El punto del estudio es develar cual es, específicamente, la habilidad que tiene nuestro cerebro para navegar a través del tiempo subjetivo sin perder la brújula temporal. Y al parecer la respuesta esta en su capacidad cronestésica. Cuando transmitimos información a través de neuroconexiones esto se hace de manera indistinta, hablando desde un punto de vista totalitariamente objetivo. Pero entonces ¿Cómo es nuestro cerebro capaz de percibir y posteriormente indicarnos que esa escena o sensación que estamos proyectando es parte de un episodio pasado, presente, o futuro? ¿Cómo dilucida en un fascinante proceso automatizado si se trata de una percepción impresa en el ahora, o si por el contrario es un recuerdo archivado o una proyección futura? La respuesta, según este grupo de investigadores es relativamente sencilla: nuestra mente puede viajar en el tiempo y regresar al “ahora” para compartirnos la información que recavó en otros puntos de la dimensión temporal… todos somos crononautas!

PijamaSurf

¿VIAJERO DEL TIEMPO EN UNA ANTIGUA FOTOGRAFÍA?

Una fotografía histórica en un museo canadiense muestra a un extraño y “futurista” personaje en una imagen de 1940; analistas apuntan a un probable viajero del tiempo

La penetración del spacetime continuum ha sido una mítica añoranza a lo largo de siglos. El acto de viajar en el tiempo ha sido protagonista de múltiples novelas, películas, fantasías infantiles, y programas secretos de agencias de seguridad a lo de la historia. Es por ello que el extravagante hallazgo de un personaje “futurista” ubicado dentro de una fotografía de los años cuarenta ha provocado tal conmoción entre el público de Estados Unidos y Canadá.

Una imagen exhibida en el museo virtual Barlone Pioneer Museum, de la Columbia Británica canadiense, nos muestra una típica escena de la década de los cuarenta, con hombres y mujeres ataviados de acuerdo al fashion de esa época presenciando una especie de desfile o caravana de automóviles. Sin embargo, al centro a la derecha, aparece un extraño sujeto vestido de una forma contemporánea, con gafas obscuras, y una camiseta de algodón estampada con una M. Expectante, esta persona parece una especie de observador intergaláctico que se divierte modelando el axis del tiempo para atestiguar diversos sucesos a lo largo de la historia.

Para los escépticos este fenómeno podría tratarse de un simple hoax creado por algún hacker photoshopero y juguetón que gusta de sembrar la confusión lúdica dentro de la sociedad digital. Sin embargo, el blog Error Level Analysis realizó un estudió de la imagen en busca de alguna superposición de la imagen o cualquier otro tipo de alteración. El resultado obtenido es que esa imagen no ha sufrido ningún tipo de modificación desde que fue originalmente generada hace varias décadas. Otra de las conclusiones escépticas es que el atuendo completo de este hombre realmente podría haberse dado, en una extraña sincronía de fashion, aún en los años cuarenta ya que no es imposible que todos los elementos que muestra se hubieran manufacturado en esa época.

Por su lado los conspiracionistas y data paranoicos afirman que el sujeto prueba un programa secreto del gobierno estadounidense que consiste en enviar a un ejército de observadores a distintas épocas de la historia con el fin de recabar información precisa sobre acontecimientos relevantes. Incluso hay algunos que afirman que para ello se ha empleado desde hace ya un par de décadas tecnología alienígena para superar la velocidad de la luz y con ello surfear la tan codiciada cuarta dimensión.

Vía Forgetomori

PijamaSurf

¿SABOTAJE DESDE EL FUTURO AL LHC?

lhc2¿SABOTEAN DESDE EL FUTURO A LA “MÁQUINA DE DIOS”?

Dos reconocidos físicos, Holger Bech Nielsen y Masao Ninomiya, publicaron sendos ensayos en los que sostienen que el colisionador de hadrones (la máquina de Dios), instalado en la frontera entre Suiza y Francia podría estar siendo boicoteado desde el futuro…

La máquina más cara y potente jamás construida, que busca recrear las condiciones iniciales del universo para posiblemente arrojar una teoría física del todo, podría estar siendo saboteada desde el futuro. Como si dios o el universo no dejara jugar a ser él, guardando los secretos del Big-Bang, como un escritor de misterio que no revela el final de su historia.

Aunque esto podría sonar como una disparatada teoría de ciencia ficción o conspiración, ha sido propuesta por dos de los físicos más reconocidos de la comunidad científica, Holger Bech Nielsen y Masao Ninomiya. Teniendo en cuenta que, por alguna razón (técnica o metafísica), el ambicioso proyecto del Gran Colisionador de Hadrones ha enfrentado una serie de extrañas vicisitudes que han postergado su activación.

Según especulan estos físicos en sus ensayos “Test of Effect From Future in Large Hadron Collider: a Proposal” y “Search for Future Influence From LHC”, publicados en arXiv.org, producir el bosón de Higgs podría ser una abominación a la naturaleza tal que su creación (deus ex machina) generaría una ola retroactiva desde el futuro que detendría al colisionador antes de que pudiera crear la llamada “partícula de dios”, como un viajero  que regresa en el tiempo para matar a su abuelo: el universo impide robar el fuego de Prometeo porque si esto sucediera, estallaría (o dejaría de tener sentido el juego de escondidillas cósmicas que llamamos evolución).

En la física actual las leyes del universo son reversibles, así que en teoría el futuro podría afectar el presente y el pasado. Dean Radin y el Global Consciousness Project han realizado experimentos donde el futuro parece haber influido en el presente y proponen modelos científicos para explicar esto.

“Tendría que ser nuestra predicción que todas las máquinas capaces de producir el bosón de Higgs deberían de tener mala suerte”, comentó al NY Times el Dr. Nielsen. “Casi se podría decir que tenemos un modelo de Dios… y Él odia las partículas de Higgs, y trata de evitarlas”.

http://www.pijamasurf.com/wp-content/uploads/2009/10/LHC-GRAN-COLISIONADOR-ALICE-BOSON-HIGGS.jpg

Esto también podría explicar por qué el Supercolisionador Superconductivo, diseñado para generar el bosón de Higgs, fue cancelado en Estados Unidos después de que ya se habían invertido miles de millones de dólares o por qué la suerte del gran Colisionador de Hadrones del CERN parece estar saboteando su funcionamiento: iba a ser activado hace más de un año pero fallas de último minuto postergaron su activación, la cual luego fue retrasada otra vez hasta que se supone entraría en acción este diciembre.

Por otra parte hace unos días la policía francesa arrestó a un físico que trabajaba en el Colisionador por supuestos vínculos con Al-Qaeda, algo que recuerda a la película “Ángeles y Demonios”, donde el CERN y el Gran Colisionador fueron infiltrados por organizaciones político-criminales como los Iluminati (quienes en la película roban antimateria del CERN).

El Dr. Nielsen y el Dr. Ninomiya han propuesto un juego de azar para detectar mala suerte del futuro para el proyecto del CERN. De obtenerse un resultado sumamente improbable, algo como que el Gran Colisionador obtenga la única espada en un juego de 1000 diamantes, esto significaría que la máquina no funcionaría o sólo funcionaría a niveles muy bajos de energía.

El Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés) tiene un costo de alrededor de US$ 9.000 millones, compartido por cerca de 100 países y empleando a 10.000 científicos desde su concepción hace 15 años. El LHC permitiría colisiones de haces de protones a velocidades próximas a la de la luz las cuales generarían concentraciones de energía similares a las que ocurrieron en la primera trillonesíma de segundo posterior a la creación del universo.

Cuando sea activado, se cree que el Colisionador producirá el especral bosón Higgs, conocido como la “partícula de Dios”, el cual amalgamaría, como un eslabón perdido, el Modelo Estandár de la física (acercándose a una Teoría Unificada o TOE Theory of Everything) y podría explicar cómo otras partículas elementales adquieren propiedades como la masa, para así empezar a desentrañar el hermetismo de la “masa oscura” (dark matter) que permea el universo.

El bosón de Higg es conocido como “la partícula de dios” un poco por la divinidad del error: un físico quería titular su libro sobre esta partícula “The Goddamn Particle”, debido a lo problemático y ratonero que resultaba el boson Higgs, pero su editorial no se lo permitió y de ahí surgió la “God Particle” ( partícula de Dios).

El CERN y su “Big Bang Machine” incluso ha sido demandado por la especulación de que podría generar un hoyo negro que destruya el planeta y hasta el universo, sin embargo, la probabilidad de que esto ocurra es mínima y las acusaciones han sido desestimadas

http://www.urgente24.com/index.php?id=ver&tx_ttnews[tt_news]=131138&cHash=b3929a4408