EL ENGAÑO DELONGE: 1 PARTE

delonge-pic-585x306Finalmente, después de setenta años de negación oficial, engaño y ofuscación, la verdad OVNI se acerca rápidamente. Está llegando a nosotros, no a través de algún intrépido periodista de investigación, ni a través de los esfuerzos de filtraciones y denunciantes como Julian Assange o Edward Snowden, sino, más bien, a través del antiguo cantante de una banda de pop-punk. Esto, al menos, es lo que una gran parte de la comunidad OVNI está resuelta a creer.

Estamos hablando, por supuesto, de Tom DeLonge. En los últimos meses, el antiguo líder de Blink 182 ha recibido atención de los medios importantes por sus afirmaciones de reuniones secretas con figuras eminentes del gobierno que le han estado informando sobre lo que algunos creen que es el tema más políticamente sensible de nuestros tiempos, los OVNIS. Por probable que esto suene, sabemos que es un hecho que DeLonge se ha reunido al menos una vez este año con el director de la campaña de Hillary Clinton y el ex jefe de la Casa Blanca, John Podesta. Esto es interesante, pero quizás no es sorprendente teniendo en cuenta el público interés de muchos años de Podesta en los platillos volantes. DeLonge no es el único aficionado OVNI al que Podesta ha dedicado su tiempo a lo largo de los años. Más intrigante son las últimas revelaciones de WikiLeaks, aparentemente confirmando un diálogo entre DeLonge y el teniente general William McCasland. Comandante del Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea en la base de Wright-Patterson en Ohio, McCasland es responsable de la gestión del programa de ciencia y tecnología de más de 2000 millones de dólares que la Fuerza Aérea y está, -es de suponer-, en una posición de acceso directo a tecnologías altamente clasificadas.

Tom DeLonge primero a la izquierda, con John Podesta en el centro y entre ambos Peter Levenda
Tom DeLonge primero a la izquierda, con John Podesta en el centro y entre ambos Peter Levenda

DeLonge afirma estar en estrecho contacto con al menos diez miembros del gobierno y militares en posiciones de profundo conocimiento e influencia sobre la cuestión de los OVNIs. Es a través de estos contactos que ha sido capaz de reconstruir el rompecabezas esparcido del moderno enigma OVNI, y la imagen, dice, es chocante. Los detalles se revelarán sutilmente durante varios años a través de lo que DeLonge nos dice es un ambicioso proyecto que va a cambiar el mundo. También alimentará la cuenta bancaria de DeLonge a través de la venta de libros, música, ropa, artículos de papelería, y más . Todo esto es parte de la compañía de producción del emprendedor, To The Stars, Inc. , diseñada para “desarrollar, fabricar y directamente distribuir franquicias transmedia.” DeLonge dice que su proyecto OVNI durará “años y seguirá desarrollando su propia base de fans [y] expondrá la narrativa a través de diferentes medios. Libros, novelas, lo que sea, de una manera similar a Batman.”

Por ahora, dejemos a un lado la explotación comercial de DeLonge de un tema que él insiste es de una significación socio-política incomparable. Olvídate del asunto comercial. Por ahora, vamos a preguntar, simplemente, ¿está DeLonge diciendo la verdad? Hasta ahora, ha dado pocas razones para sospechar de un engaño voluntario por su parte. Yo, por un lado, no tengo ninguna duda de que ciertas personas en posiciones de influencia le están dando información. Si accedió a Podesta y McCasland, es lógico que haya celebrado reuniones con otras figuras en los corredores del poder, como afirma. Otra cosa es la autoridad sobre los ovnis que esos individuos puedan afirmar, así como su motivación colectiva para compartir su declarado conocimiento del fenómeno con, de todas las personas, una estrella de MTV. ¿Seguro que esto representaría una flagrante violación de la Ley de Seguridad Nacional de los Estados Unidos? No de acuerdo con DeLonge, que sugiere que ha sido elegido como la voz no oficial de un esfuerzo oficial de divulgación. Es un líder una vez más, al parecer, pero su nueva banda sufre de miedo escénico, prefiriendo actuar detrás de un velo negro.
sekret-machines-chasing-shadows-570x369
La punta de lanza del proyecto de revelación OVNI de DeLonge es una serie de libros épicos de “hechos-disfrazados-como ficción”. Un libro, Sekret Máquinas: Chasing Shadows(Máquinas Sekretas: Persiguiendo Sombras), en coautoría con el profesor AJ Hartley de la Universidad de Carolina del Norte, se ha vendido bien desde su publicación a principios de este año y ha recibido críticas positivas de los críticos. En más de 700 páginas, Sekret Machines es demasiado larga para desbrozarla completamente  aquí en este momento, pero sus temas y mensajes, combinados con los expresados por DeLonge en las entrevistas en prensa, radio y televisión, son los siguientes:

El fenómeno OVNI es real.
Tecnologías exóticas están involucradas.
Mientras que inteligencias no-humanas tuvieron su papel en la larga historia de los OVNIs, el fenómeno moderno es más el resultado de  programas humanos de investigación y desarrollo de alto secreto.
Estas tecnologías han sido ocultadas al público por razones legítimas de seguridad nacional, múltiples naciones han estado involucradas en una secreta Guerra Fría por el acceso y el control de las tecnologías ovni. Naturalmente, todo esto tiene implicaciones de largo alcance para la seguridad global.

DeLonge describe su serie Sekret Machines como:

“Un vehículo que va a permitir que algunos hombres y mujeres muy importantes en los niveles más altos oficiales dentro del Departamento de Defensa muestren la información para que la gente pueda entender todas las cosas que quieren que la gente entienda sobre este tema.”

“Esto no es sólo un libro”, dice DeLonge , “[estos infiltrados] me están pidiendo que comunique algo que ellos ven como el mayor problema de seguridad nacional que jamás haya existido”.

Es notable que el tema dominante de la narrativa transmedia de DeLonge hasta el momento es el heroísmo no reconocido de la Seguridad Nacional de los Estados Unidos. DeLonge enfatiza repetidamente en su libro, y en entrevistas, que el histórico secreto de los OVNIs siempre ha sido por un bien mayor. Los “chicos malos” eran los buenos después de todo, con nuestros mejores intereses en el corazón. Las tecnologías revolucionarias se han mantenido en secreto para nuestra propia protección. Esta es la historia que han vendido a DeLonge, y, como otros antes, él la compró. Le dijo a LA Weekly :

“Quería revertir la cínica opinión de la gente sobre el gobierno … hay gente en el gobierno haciendo un trabajo realmente heroico. Cuando la gente escuche esto, van a sentirse tan aliviados de que no sea un gran malvado gobierno secreto. Cambiará la forma en que la gente piensa acerca de nuestro liderazgo militar y de inteligencia.”

Cualquiera que sea su propósito final, parecería que el proyecto Sekret Machines no está diseñado para servirte, sino para servir al sistema y, por supuesto, a Tom DeLonge: “Acabo de anunciar mi proyecto y las preventas de las novelas subieron”, se muestra entusiasmado a John Podesta en un email filtrado de febrero de 2016.

La naturaleza y la existencia misma de programas de acceso especial no reconocidos y sin reconocimiento que funcionan sin supervisión oficial se considera generalmente una cosa nefasta, un sistema fundamentalmente antidemocrático que permite en teoría toda clase de ilegalidades encubiertas y prácticas moralmente dudosas. La historia que Tom DeLonge (literalmente) está vendiéndonos, sin embargo, está diseñada para ablandar nuestras actitudes hacia el secreto institucionalizado y para lustrar la imagen de la comunidad de inteligencia militar estadounidense.
trust_your_government_by_biozz-d4bdt5v-570x425
Recuerda las letras del famoso rap de prosecretismo de Will Smith para Men in Black, en el que nos animan a “demostrar amor al traje negro”:

“Somos tu primera, última y única línea de defensa
Contra la peor escoria del universo
Así que no nos temas,
Si alguna vez te acercas a nosotros, no te burles, somos intrépidos”

En mi libro, Silver Screen Saucers , detallamos detalladamente la historia de los esfuerzos de desinformación de los OVNIs, estableciendo un patrón claro de engaño, con los círculos oficiales utilizando a entusiastas investigadores, inconscientes o simplemente ingenuos de OVNIs y personalidades de los medios de comunicación para perpetuar una narrativa de seguridad nacional sembrada a través de la subcultura OVNI y proyectada a través de medios de entretenimiento.
Es una narrativa que sirve para justificar y sanear el secreto histórico por parte del gobierno estadounidense y las instituciones militares, y para absolver esas instituciones de lo que en el futuro puede ser considerado como actos históricos de criminalidad o de maldad. Todo lo que DeLonge ha dicho y hecho hasta ahora sobre la cuestión de los OVNIs le une de manera transparente con estos esfuerzos históricos. DeLonge reconoce una tradición de engaño del gobierno sobre la cuestión de los OVNIs, pero enfatiza: “cuando averigües por qué lo mantuvieron en secreto, estarás contento de que hayan hecho todo lo que hicieron”.

Así, la historia de DeLonge sirve potencialmente para justificar y absolver. Pero es en gran medida el subproducto de una agenda más obvia: simplemente para controlar cómo la creencia puede ser sembrada y manipulada dentro de una religión de la Nueva Era (ovnilogía), muy unida y controlable. Es un experimento que tiene un profundo potencial de guerra psicológica, tanto en el país como en el extranjero. Se trata de monitorear la difusión de las ideas para ver cómo la creencia puede ser potencialmente  bélica. El engaño DeLonge tiene todas las características de una nueva fase de un experimento estratégico en curso. La comunidad OVNI no es el objetivo, meramente un ensayo útil. Las propias declaraciones de DeLonge apoyan de algún modo esta teoría, aunque probablemente no consciente por su parte. Él dice de Sekret Machines:

“Los necesito [los lectores] para absorber la historia y seguirla … comienza a llamar a la puerta de su actual sistema de creencias y [y eso] puede o no puede cambiar esos sistemas de creencias …”

La nueva historia de Tom DeLonge no es nada nueva. Es simplemente una consolidación de las ideas existentes plantadas hace unas cuatro décadas por agentes de inteligencia militar. La información que DeLonge presenta -y presentará- no es la verdad, es su verdad (quienquiera que sean ellos). En el mejor de los casos, es una pérdida de tiempo, una distracción. En el peor, sirve como ligera propaganda en apoyo de la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Preguntado por LA Weekly lo que hace a Sekret Machines diferente de otras obras de ovnilogía, DeLonge respondió, presumiblemente con toda seriedad, “no habrá desinformación en mi proyecto”. Está seguro de esto porque está “hablando con personas de muy alto nivel”. Su respuesta es tan ingenua e ilógica como para hacer que uno se pregunte si DeLonge incluso entiende el significado de “desinformación”.

Vale la pena señalar aquí cómo DeLonge se sumergió en el mundo secreto de los ovnis. En su libro describe su viaje al círculo interior como una serie de apretones de manos oportunistas y preguntas dirigidas a las personas adecuadas en el momento adecuado. Sin embargo, para el lector exigente, es obvio, incluso desde el propio relato de DeLonge de los acontecimientos, que fue manipulado desde el principio y se le alentó a creer que estaba haciendo sus conexiones de alto nivel a través de sus propias investigaciones. Es más probable que DeLonge hubiera sido identificado como un conducto de desinformación ideal mucho antes de que él sacudiera esa primera mano (él había declarado públicamente su obsesión con los OVNIs ya en 2014 en varias entrevistas con los medios). Una persona lo introduce en la siguiente, y así sucesivamente, todo le dirige a una nueva pieza del mismo “rompecabezas”. Debo enfatizar que no estoy acusando a DeLonge de engaño voluntario. Por el contrario, estoy sugiriendo que está siendo utilizado como una herramienta involuntaria en la promoción de diversas agendas ocultas, sólo algunas de las cuales pueden relacionarse con los ovnis.

En las partes dos y tres de este artículo, contextualizaré la historia de DeLonge dentro del marco de los esfuerzos de gestión de la percepción de OVNI históricos que se remontan a los años setenta. Trazaré la aparición y el desarrollo de una narrativa clara y coherente de Seguridad Nacional sembrada por, y en los intereses a largo plazo, del aparato de inteligencia militar estadounidense. Es un cuento elaborado de tecnología exótica, alta inversión, decisiones difíciles, proezas militares y héroes no reconocidos. Es exactamente lo que quieres creer, y es preocupante lo cerca que muchos en la comunidad OVNI han llegado a aceptar como la “historia principal” (es decir, historia verdadera) del fenómeno moderno OVNI. Es una narrativa que te distrae del enigma OVNI mismo y te atrae hacia una impenetrable red de sombras, medias verdades, alegaciones y suposiciones. No nos ofrece nada más que la creencia y la inquebrantable certeza de que la “Verdad” seguramente estará alrededor de la próxima curva ciega. Es una ilusión de humo y espejos que nos tiene a todos buscando un camino, mientras que el fenómeno en sí mismo -sea lo que sea lo que represente- está en otro lugar completamente distinto, haciendo lo suyo, como siempre lo ha hecho, a pesar de todos los esfuerzos oficiales para monitorearlo y controlarlo.

Parece probable que los elementos dentro de las estructuras de poder oficiales tengan más fragmentos del rompecabezas OVNI en sus manos que el resto de nosotros, pero es extremadamente improbable que hayan logrado resolver el rompecabezas. A pesar de las apariencias y el poder de sus egos, en un universo de unos trece mil millones de años, los guardianes del secreto son monos como el resto de nosotros, buscando respuestas en los primeros años del siglo XXI en un planeta cuya tendencia dominante es la guerra. Es dudoso que el poder puedan siquiera comprender la naturaleza subyacente del fenómeno ovni, mucho menos explicarlo.

Si el oficialismo alguna vez se “sincera” sobre la cuestión de los ovnis, de inmediato deberíamos ser  extremadamente recelosos. La verdad OVNI a través de las estructuras de poder oficiales no será verdad en absoluto. Será, por necesidad, lo que esa verdad menos vilipendie e incrimine a los arquitectos del secreto. Con esto en mente, si él es, como él dice, el portavoz de los verdaderos Hombres de Negro, todos deberíamos ser muy cautelosos con Tom DeLonge.

Continuará

ROBBIE GRAHAM                       MysteriousUniverse

LIBERTAD DE EXPRESION: UNA QUIMERA

Los líderes de EEUU y de Europa han decidido mantener la tensión provocada por el video y las caricaturas ofensivas a Mahoma alegando su infranqueable compromiso con  la libertad de expresión, uno de los valores absolutos del liberalismo. ¡Mentira! Hace unos días, en Gran Bretaña, prohibieron publicar las fotos del topless de Kate Middleton; en el 2010 Barak Obama pidió a los medios de comunicación que no publicasen las fotos de agresiones sexuales a las mujeres iraquíes cometidas por sus soldados; en varios países europeos, cunas de la razón, es delito cuestionar la historia oficial del Holocausto, y un inquieto investigador acabaría en cárcel. Es más, si el soldado Bradley Manning está en prisión por pasar a Wikileaks un video sobre los crímenes del ejército de EEUU en Irak, acusado a “poner en peligro la seguridad nacional” ¿por qué no retiran este video que también pone en peligro la seguridad de miles de occidentales estacionados en la zona?

También sorprende que los exaltados en distintos países no salieran de la misma forma masiva cuando se revelaron las torturas en Abu Ghraib, las fotos de los militares de EEUU orinando sobre los cadáveres de civiles afganos, ni contra decenas de Guantánamos y cárceles de la CIA abiertos de par en par por el mundo. ¿Por qué, en vez de quemar edificios, no piden a sus mandatarios, por ejemplo, cortar el suministro del petróleo a EEUU y Francia? ¿O es que la retorica populista, tanto la anti islámica como la anti occidental, sirve para entretener a los pueblos, y no para arañar los intereses reales del gran capital?

Puede que estemos ante un guión bien diseñado por manos invisibles en ambos bandos, interesadas en aumentar la tensión, exportando la crisis interna. A través de la prueba y el error ya sabían que una provocación religiosa conllevaría a la reacción deseada: la guerra entre una civilización occidental tolerante y divertida contra un Oriente musulmán oscurantista y amargado. Un cliché que incluso ha forzado al propio presidente Barak Obama a jurar y perjurar, varias veces, que no es musulmán.

Desde una provocación premeditada y una indignación prefabricada, buscan conseguir la enemistad entre las victimas planetarias de la crisis financiera, mientras los ladrones de guante blanco y la extrema derecha de ambos bandos se retroalimentan: siembran odio y violencia ciega, desvían la opinión pública mientras conducen el caos controlado.

En Occidente, esta crisis ponen a prueba, en la víspera de las elecciones presidenciales de EEUU, la cristiandad de Husein Obama, mide su reacción ante los acontecimientos, y su capacidad para salvar los intereses excepcionales que la superpotencia se ha adjudicado por el mundo.

Es posible que el propio Obama saque provecho de esta situación, y, alegando la peligrosidad de esta zona para sus soldados y la imposibilidad de civilizar a sus habitantes, lleve a cabo lo que es su verdadera obsesión: contener y disuadir a China, trasladando a sus tropas del Oriente Medio al Oriente Lejano. El conflicto actual entre China y Japón, aliado estratégico de EEUU, por unas islas, puede venir como anillo al dedo.

La imagen de algunos miles de exaltados que ni han visto la película hace invisible a los 1.200 millones de musulmanes que, indiferentes a éste barullo, intentan sobrevivir en la jungla del mercado capitalista, a los dictadores y sátrapas corruptos, y a las guerras que no paran de perseguirles.

El principal problema de la humanidad sigue siendo la obscena brecha que separa a unos pocos ladrones de guante blanco y de todos los credos, de los cientos de millones de hambrientos, también de todos los credos.

Humor y sátiras: que se sirvan exquisitos

Un día, cuando el rey subía las escaleras del palacio, Maliyak, su bufón y su querido, apareció detrás de él y le pellizcó las nalgas.

– “¿Cómo te atreves, desgraciado?”, gritó, estupefacto el monarca.

– “Disculpe Majestad –dijo el bufón-, pensé que era la reina”. (Chiste persa)

Las culturas del mal llamado mundo musulmán (compuesto por 54 países diferentes que ni la religión les une) están marcadas por su milenaria literatura y poesía humorística y satírica. En esta genial fórmula picante de expresión popular, nadie se queda a salvo ni hay línea roja.

Por otro lado, en este área geográfica que dedica poco espacio a las artes visuales lo que arrasa son películas de amor con final feliz. Los líderes religioso-políticos, a pesar de disponer de un mar de petrodólares, han sido incapaces de utilizar el séptimo arte para fabricar películas de propaganda religiosa, un vacío que se llena con producciones basura al estilo del clip de la discordia. El único film sobre la vida de Mahoma, El Mensajero, que fue protagonizado por Anthony Quinn e Irene Papas, lleva la fecha del 1976.

Si bien el humor y la sátira se distinguen de la burla y mofa de una idea, una persona, o un grupo étnico, en la literatura persa, turca y árabe abundan textos sarcásticos que tratan cuestiones políticas, sociales e incluso religiosas. Sólo en la lengua persa hay al menos un centenar de páginas en internet dedicadas exclusivamente a chistes. En ésta tierra, hasta iletrados tienen memorizados los Robaiyat del rebelde agnóstico Omar Jayyam, quien hace doce siglos convirtió el hedonismo en una doctrina de buen vivir, cuestionando no solo el veto religioso sobre los placeres mundanos, sino las promesas divinas acerca de la vida placentera en un paraíso que él dudaba de su existencia:

Cuando la llegada de nuevas flores se cante

Pídeles, amor mío, que escancien vino bastante.

Libértate de huríes, paraísos e infiernos,

Todo eso se te entrega aquí, mi vida, cada instante

NAZANIN ARMANIAN       Público

¿QUIÉN ESTÁ DETRÁS DE WIKILEAKS? (II)

El programa nuclear de Irán (Continuación)

Al revelarse que era falsa la información de que Irán estaba desarrollando armas nucleares, quedaba invalidada por completo la denuncia de Washington. Sin embargo, el tema fue prácticamente ignorado por la prensa. También quedó cuestionada la legitimidad de las sanciones contra Irán tomadas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Más aún, como amarga ironía, la lectura selectiva del NYT de los cables de la Embajada ha servido no sólo para dejar de lado el tema central de la información falsa sino también para reforzar, a través de la desinformación mediática, las denuncias de Washington de que Irán están desarrollando armas nucleares. Un caso ilustrativo es el artículo de noviembre de 2010, en el que su coautor David Sanger, dice citando los cables de WikiLeaks:

“Irán obtuvo 19 misiles de Corea del Norte, según un cable fechado el 24 de febrero de este año… Estos misiles tendrían la capacidad de atacar capitales de Europa Occidental o fácilmente llegar a Moscú; y los oficiales estadounidenses advierten que poseen propulsión de avanzada, lo que podría acelerar el programa iraní de misiles balísticos intercontinentales.” (Archivo WiliLeaks – Iran Armed by North Corea -NYTimes.com, 28 de noviembre, 2010)

WikiLeaks, Irán y el mundo árabe

Los cables filtrados de WikiLeaks también fueron usados para crear divisiones entre Irán por un lado, y Arabia Saudita y los estados del Golfo por el otro:

“Después de que WikiLeaks denunciara que ciertos estados árabes estaban preocupados con el programa nuclear iraní y pidieron a EE.UU. que tomara represalias militares contra Irán, la Secretaria de Estado Hillary Clinton aprovechó la oportunidad para decir que los cables filtrados muestran que la comunidad internacional comparte la preocupación de EE.UU. por el programa nuclear iraní. (Tehran Times: WikiLeaks promoting Iranophobia, 5 de diciembre, 2010)

Los medios de comunicación occidentales han saltado a esta oportunidad, y han citado los memorandums del Departamento de Estado filtrados por WikiLeaks con el fin de señalar a Irán como una amenaza a la seguridad global, y promover divisiones entre Irán y el mundo árabe.

“La guerra global contra el terrorismo”

Las filtraciones citadas por los medios de comunicación occidentales revelan el apoyo de los estados del Golfo y Arabia Saudita a varias organizaciones musulmanas terroristas, un hecho conocido y extensamente documentado.

Lo que los reportes no mencionan, sin embargo, es algo esencial para la comprensión de “la guerra global contra el terrorismo”: que los servicios de inteligencia de EE.UU. han canalizado históricamente su ayuda a organizaciones terroristas vía Pakistán y Arabia Saudita. (Véase Michel Chossudovsky, America’s “War on Terrorism”, Global Research, Montreal, 2005.) Estas son operaciones de inteligencia encubiertas patrocinadas por EE.UU. usando agentes sauditas y pakistaníes como intermediarios.

Con respecto a esto, los medios corporativos tienden a usar los documentos de WikiLeaks para mantener la ilusión de que la CIA no tiene nada que ver con las redes terroristas, y que Arabia Saudita y los estados del Golfo son los principales financistas de Al-Qaida, Talibanes, Lashkar-e-Taiba y otros, cuando en realidad el financiamiento se hace en conexión y en consulta con sus colegas de los servicios de inteligencia de EE.UU.:

“La información sale a la luz en la última ronda de documentos entregados el domingo por WikiLeaks. En los comunicados dirigidos al Departamento de Estado, las embajadas de EE.UU. en Arabia Saudita y los estados del Golfo describen una situación en la que adinerados donantes privados, a menudo de manera abierta, apoyan con mucho dinero a los mismos grupos que Arabia Saudita dice combatir.” (WikiLeaks: Saudis, Gulf States Big Funders of Terror Groups -Defense/Middle East – Israel News- Israel National News)

Algo similar, con respecto a Pakistán:

“Los cables, obtenidos por WikiLeaks y entregados a varios medios periodísticos, dejan en claro que por debajo de los acuerdos públicos hay conflictos profundos (entre EE.UU. y Pakistán) sobre los objetivos estratégicos en temas como el apoyo de Pakistán a los talibanes afganos y la actitud tolerante con Al-Qaida…” (Wary Dance With Pakistan in Nuclear World, The New York Times, 1 de diciembre, 2010)

Reportes de esta naturaleza sirven para dar legitimidad a los ataques de EE.UU. contra supuestos blancos terroristas en Pakistán.

El uso y la interpretación que hacen los medios corporativos de los cables de WikiLeaks sirven para perpetuar dos mitos relacionados entre sí:

1) Irán tiene un programa de armas nucleares y representa un peligro para la seguridad global.

2) Arabia Saudita y Pakistán son estados patrocinadores de Al-Qaida. Financian las organizaciones terroristas musulmanas, las que se proponen atacar a EE.UU. y sus aliados de la OTAN.

La CIA y los medios corporativos

Las relaciones de la CIA con los medios corporativos de EE.UU. están extensamente documentadas. The New York Times sigue manteniendo una relación estrecha no sólo con los servicios de inteligencia de EE.UU. sino también con el Pentágono y más recientemente con el Departamento de Seguridad Nacional (Homeland Security).

La operación “Mocking Bird” fue un proyecto de la Oficina de Proyectos Especiales de la CIA, fundada a principios de la década de 1950, con el objetivo de ejercer influencia sobre la prensa nacional y extranjera. Desde su fundación, miembros de los medios estadounidenses fueron reclutados por la CIA.

En 1977, Carl Bernstein describe los entretelones de la relación entre la CIA y los medios de comunicación en un artículo para Rolling Stones titulado The CIA and the Media:

“Más de 400 periodistas estadounidenses han desempeñado tareas secretas para la CIA, según documentación de la misma agencia. [1950-1977] Las relaciones entre algunos de estos periodistas con la Agencia eran tácitos; otros eran explícitos… Los reporteros compartían sus notas con la CIA. Los editores compartían sus ayudantes. Algunos de estos periodistas habían ganado el Premio Pulitzer… La mayoría eran menos destacados: corresponsales en el extranjero que se dieron cuenta de que su asociación con la CIA les era beneficiosa para su carrera…

Entre los ejecutivos que colaboraron con la CIA se contaban William Paley de Columbia Broadcasting System, Henry Luce de Time Inc., Arthur Hays Sulzberger de The New York Times, Barry Bingham Sr. de Louisville Courier Journal y James Copley de Copley News Service. Entre otras organizaciones que colaboraron con la CIA se incluyen: American Broadcasting Company, National Broadcasting Company, Associated Press, United Press International, Reuters, Hearst Newspapers, Scripps-Howard, Newsweek Magazine, Mutual Broadcasting System, Miami Herald, y el viejo Saturday Evening Post y New York Herald-Tribune. (The CIA and the Media by Carl Bernstein)

Bernstein sugiere al respecto que “el uso que la CIA realizó de los medios de comunicación estadounidenses ha sido mucho más extenso de lo que reconocieron funcionarios de la CIA públicamente o en sesiones con miembros del Congreso”.

En los últimos años, la relación de la CIA con los medios se ha vuelto más sofisticada y compleja. Nos encontramos frente a una red de propaganda masiva, de la que forman parte varias agencias del gobierno.

La desinformación de los medios se ha institucionalizado. Las mentiras y fabricaciones son más y más descaradas, cuando se las compara con las de los años setenta. Los medios estadounidenses se han convertido en portavoz de la política exterior de su país. Agentes de la CIA “plantan” rutinariamente desinformación en las salas de redacción de los principales periódicos, revistas y canales de televisión: “Unos relativamente pocos corresponsales con buenas conexiones proporcionan las primicias, que reciben cobertura en las relativamente pocas fuentes de noticias dominantes en el medio, donde los parámetros del debate están fijados de antemano y la “realidad oficial” está establecida por los que se alimentan la basura de la cadena de noticias.” (Chaim Kupferberg, The Propaganda Preparation of 9/11, Global Research,19 de septiembre, 2002)

Desde 2001, los medios de EE.UU. han tomado un nuevo papel en la sustentación de la “Guerra Global contra el Terrorismo” y en el camuflaje de los crímenes de guerra patrocinados por EE.UU. Después del 11 de septiembre, el Secretario de Defensa Donald Rumsfeld estableció la Oficina de Influencia Estratégica, u “Oficina de Desinformación” como fuera apodada por sus críticos: “El Departamento de Defensa dice que necesita hacerlo, y van a plantar historias falsas en países extranjeros con el fin de influir en la opinión pública mundial.” (Entrevista con Steve Adubato, Fox News, 26 December 2002; véase también Michel Chossudovsky, War Propaganda, Global Research, 3 de enero, 2003).

Hoy los medios corporativos de EE.UU. son un instrumento de la propaganda de guerra, por ello hay que preguntarse: ¿Por qué el NYT va repentinamente a promover la transparencia y la verdad en los medios apoyando a WikiLeaks en la difusión? ¿Y por qué la gente en el mundo no se detiene a cuestionar las bases de esta relación incongruente?

En la superficie no hay ninguna prueba de que WikiLeaks sea una operación encubierta de la CIA. Sin embargo la relación estrecha y estructurada de los medios corporativos con los servicios de inteligencia de EE.UU., sin mencionar las conexiones de ciertos periodistas con el aparato de seguridad nacional, hacen que la cuestión del patrocinamiento de la CIA sea relevante.

El entorno social y corporativo de WikiLeaks

WikiLeaks y The Economist han entrado en la fase de lo que podría llamarse una relación contradictoria. Julian Assange, editor de WikiLeaks, recibió en 2008 el premio “The Economist’s New Media Award”. Este medio tiene una estrecha relación con las élites financieras de Gran Bretaña. Es un medio periodístico que en general ha apoyado la guerra de Irak. Lleva el sello de la familia Rothschild. Sir Evelyn Robert Adrian de Rothschild ha sido el Director desde 1972 hasta 1989. Su esposa Lynn Forester de Rothschild es miembro de la Junta Directiva actual. La familia Rothschild es dueña de una porción considerable de acciones de la publicación.

La pregunta esencial es por qué Julian Assange recibiría el apoyo de uno de los medios de prensa británicos más emblemáticos por su continua participación en la campaña de desinformación.

Si no estamos ante un caso de “disidencia manufacturada”, el proceso de apoyar y premiar a WikiLeaks por sus acciones, es una manera de controlar y manipular el proyecto de WikiLeaks y al mismo tiempo captarlo para los medios corporativos.

Es apropiado mencionar otra conexión importante. El abogado de Julian Assange, Mark Stephens de Finers Stephens Innocent (FSI), una firma de abogados de la élite londinense, es el consejero legal de Rothschild Waddesdon Trust. Esto no prueba nada, pero debería ser examinado en el contexto del entorno social y corporativo de WikiLeaks: el NYT, el CFR, The Economist, Time Magazine, Forbes, Finers Stephens Innocent (FSI), etc.

Disidencia manufacturada

WikiLeaks tiene las características de un proceso de disidencia manufacturada. Busca exponer mentiras gubernamentales. Ha filtrado información de crímenes de guerra de EE.UU. Pero una vez que el proyecto ha sido vertido en el molde del periodismo corporativo, es usado como un instrumento de desinformación.

“Las élites corporativos , por su propio interés, deben aceptar el disenso y la protesta como una característica del sistema, siempre y cuando, esto no sea una amenaza para el orden social preestablecido. El propósito no es reprimir la disidencia sino, todo lo contrario, manipular el movimiento de protesta para establecer los límites del disenso. Los medios mantienen su legitimidad, y las élites económicas limitan y controlan las formas de oposición… Para ser eficientes, aquellos que son el objeto del movimiento de protesta, deben regular y controlar cuidadosamente a dicha protesta. (Véase Michel Chossudovsky, “Manufacturing Dissent”: the Anti-globalization Movement is Funded by the Corporate Elites, septiembre 2010.)

Este análisis del proyecto WikiLeaks también sugiere que los mecanismos de propaganda del “Orden del nuevo mundo”, en particular en el aspecto militar, se han vuelto más y más sofisticados.

Ya no descansan en la supresión abierta de los hechos referentes a los crímenes de guerra de EE.UU.-OTAN. Ni dependen de que se proteja la reputación de los funcionarios de alto rango del gobierno, incluyendo el Secretario de Estado. En el nuevo orden, los políticos son prescindibles; pueden ser reemplazados. Lo que debe protegerse y reforzar son los intereses de las élites económicas, quienes controlan el aparato político desde las sombras.

En el caso de WikiLeaks, los hechos están en un banco de datos; muchos de ellos, en particular los referidos a gobiernos extranjeros sirven a los intereses de la política exterior estadounidense. Otros hechos tienden, por su parte, a desacreditar el gobierno. Con respecto a la información financiera, la filtración de datos de un banco específico, entregada a WikiLeaks por una institución rival, podría desencadenar el colapso o la bancarrota del banco denunciado.

Todos los Wiki-hechos han sido redactados selectivamente, luego son “analizados” e interpretados por los medios corporativos al servicio de las élites económicas.

Todo el material informativo del banco de datos de WikiLeaks está disponible, pero el público en general no se toma el trabajo de consultarlo; lo más probable es que lea las selecciones redactadas e interpretadas por los medios corporativos.

Estos presentan una parcialidad sesgada. Las versiones redactadas son aceptadas por el público porque llevan el sello de “fuente confiable”, cuando en realidad lo que aparece en las páginas de los periódicos principales y los canales de televisión es una cuidadosa manipulación y distorsión de la verdad.

Las formas limitadas del debate crítico y la “transparencia” son toleradas mientras refuercen el apoyo del público a las premisas básicas de la política exterior de EE.UU., incluyendo la “Guerra Global contra el Terrorismo”. Esta estrategia ha sido exitosa con grandes segmentos del movimiento antibélico de EE.UU.: “Estamos en contra de la guerra pero apoyamos “la guerra contra el terrorismo”.

Esto significa que la verdad en los medios de comunicación sólo se puede lograr desmantelando el aparato de propaganda, es decir, atacando la legitimidad de los medios corporativos al servicio de los intereses de las élites económicas y del aparato militar global de EE.UU.

Por otra parte, debemos asegurarnos de que la campaña contra WikiLeaks en EE.UU., usando la ley de 1917 Espionage Act, no sea utilizada para controlar el internet. Debemos actuar con firmeza para evitar que Julian Assange sea enjuiciado en EE.UU.

MICHEL CHOSSUDOVSKY

Rebelión

Traducido para Rebelión por Silvia Arana

Fuente: http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=22389

¿QUIÉN ESTÁ DETRÁS DE WIKILEAKS?

James Petras, Heinz Dieterich, Thierry Meyssan, Alfredo Embid y ahora Michel Chossudovsky son algunos de los intelectuales progresistas que están alzando la voz para denunciar lo que WikiLeaks es en realidad, es decir, una nueva herramienta de guerra psicológica al servicio de los intereses del Imperio.

Para Michel Chossudovsky, WikiLeaks cumpliría los siguientes tres objetivos:
– Demonizar o desestabilizar a Irán y otros rivales políticos como China, Rusia o Venezuela.
– Hacerse con el control de la oposición, en este caso en concreto, con el control de la información disidente.
– Y por último, pero no menos importante, justificar una futura intervención y mayor control de internet.

A continuación os ofrezco un extracto del último artículo de Michel Chossudovsky, ¿Quién está detras de WikiLeaks? (Traducido por ANTIMPERIALISTA)

 Las filtraciones han sido presentadas como una enorme victoria contra la censura de los grandes medios corporativos.
Pero existe algo más de lo que los ojos perciben

Wikileaks reconoce que:
“WL Fue fundada por disidentes chinos, matemáticos y técnico de los EE.UU., Taiwán, Europa, Australia y Sudáfrica “…. [Su consejo asesor] incluye expatriados de Rusia y de las comunidades refugiados tibetanos, periodistas, analistas de inteligencia de EE.UU. y criptógrafos. “(Wikileaks Intercambio electrónico de fugas, enero de 2007).

En sus inicios, a principios de 2007, se definió de la siguiente forma en su sitio web: [Wikileaks será] una versión incensurable de Wikipedia para colocar masivamente documentos filtrados y análisis. Nuestros intereses principales son los regímenes opresivos de Asia, del antiguo bloque soviético, del África subsahariana y Oriente Medio, también espera ser de utilidad para aquellos que en Occidente desean revelar el comportamiento poco ético de sus propios gobiernos y empresas “, CBC News – Sitio quiere tomar en línea de denuncia de irregularidades, 11 de enero 2007).

Esto fue confirmada por Julián Assange en junio de 2010 en una entrevista en el New Yorker:   “Nuestros objetivos principales son los opresivos regímenes de China, Rusia y Eurasia Central, pero también esperamos ser de utilidad para aquellos que en Occidente desean revelar el comportamiento ilegal o inmoral de su propio gobierno y las corporaciones.” (Julián Assange Wikileaks: The New Yorker, 07 de junio 2010)

Desde el principio, el enfoque geopolítico de Wikileaks sobre “regímenes opresores” en la ex Unión Soviética, Oriente Medio y Asia central fue el mismo que el de la política exterior de EE.UU.

El planteamiento del equipo de Wikileaks, por no mencionar la metodología de “exposición de secretos” de gobiernos extranjeros, era el mismo que el de las prácticas de operaciones encubiertas de EE.UU. orientado al “cambio de régimen”.

El papel de los Medios de Comunicación Corporativos: El papel central del New York Times.

El New York Times, The Guardian y Der Spiegel participan directamente en la edición y selección de los documentos filtrados. El Economist y la revista Time han jugado también un papel importante.

La colaboración entre Wikileaks y los medios de comunicación seleccionados no es casual, fue parte de varios acuerdos entre EE.UU. los principales periódicos europeos y el editor de Wikileaks Julian Assange.

Si Wikileaks es una parte del despertar de la opinión pública y contra las mentiras y fabricaciones que aparecen diariamente en los medios de comunicación impresos y en la TV ¿Cómo puede luchar contra esta desinformación mediática con la participación y colaboración de los arquitectos de la desinformación, los medios corporativos?

Julian Assange ha pactado con los arquitectos de la desinformación, para luchar contra los medios de desinformación: Un procedimiento incongruente y contraproducente.

Los medios de comunicación corporativos de Estados Unidos y más concretamente el diario The New York Times forman parte integrante del establishment económico, con vinculos con Wall Street, los Think Tanks de Washington, y el Council on Foreign Relations (CFR).

Por otra parte, los medios corporativos de EE.UU. tienen una antigua relación con los aparatos de inteligencia de EE.UU., que se remontan a la operación “Mocking Bird”, una iniciativa de la Oficina de la CIA y de Proyectos Especiales (OSP), establecida en la década de 1950.

Históricamente, el New York Times ha servido a los intereses de la familia Rockefeller. A su vez, los Rockefeller han sido accionistas de varios de los medios medios corporativos de EE.UU..

No debería ser ninguna sorpresa que David E. Sanger y sus colegas en el New York Times centren su atención de forma muy “selectiva” en la difusión de los cables de Wikileaks, que apoyan los intereses de la política exterior de EE.UU.: el programa nuclear de Irán, Corea del Norte, Arabia Saudita y el apoyo de Pakistán a Al Qaeda, sobre China y las relaciones con Corea del Norte, etc.

Las filtraciones están siendo utilizadas para justificar una agenda de política exterior. Un ejemplo de ello es Irán y el programa de armas nucleares que ha sido objeto de numerosos memorandos del Departamento de Estado, así como el apoyo de Arabia Saudita del terrorismo islámico.

Los medios de comunicación occidentales se han lanzado a fomentar las divisiones entre Irán y el mundo árabe, citando los memorandos del Departamento de Estado publicado por Wikleaks en los que se presenta Irán como una amenaza a la seguridad global.

“La Guerra Global contra el Terrorismo”

El uso de los documentos de Wikleaks por Los medios de comunicación tienden a mantener la ilusión de que la CIA no tiene nada que ver con el terrorismo y que Arabia Saudita, Pakistán y los estados del Golfo son quienes proporcionan la mayor parte de la financiación a Al Qaeda, los talibanes, Lashkar- e-Taiba, entre otros, cuando de hecho esta  financiación la llevan a cabo conjuntamente con sus homólogos de inteligencia de EE.UU..

Disidencia manufacturada

Wikileaks Tiene las características esenciales de un proceso de ” disidencia prefabricada”. Busca exponer las mentiras del Gobierno. Se ha publicado información importante sobre los crímenes de guerra de EE.UU., pero una vez que el proyecto se ha incrustrado en el periodismo convencional, se utiliza como instrumento de desinformación.

Es interés de las elites corporativas el aceptar el disenso y la protesta como una característica del sistema” en la medida en que no amenacen el orden social establecido. El propósito no es reprimir la disidencia, la meta, por el contrario, es dar forma y moldear el movimiento de protesta. Establecer el límite de la disensión. Para mantener su legitimidad, las élites económicas deben limitar y controlar la oposición … Para ser eficaz, el proceso de “fabricación de disidencia” debe ser cuidadosamente regulado y supervisado por aquellos que son el objetivo del movimiento de protesta “(Véase Michel Chossudovsky,” Fabricación de disidencia “: el movimiento anti-globalización es financiado por la élite empresarial, septiembre de 2010)

A su vez, Debemos conseguir que la Campaña contra Wikileaks en los EE.UU., usando la Ley de Espionaje de 1917, no sea utilizada como un medio para librar una campaña para el control de Internet.

MICHEL CHOSSUDOVSKY

Antimperialista

JULIAN ASSANGE ACORDÓ PROTEGER A ISRAEL DEL CABLEGATE, SEGÚN UN ANTIGUO COLABORADOR DE WIKILEAKS

Daniel Domscheit-Berg, quien fuera el segundo abordo de WikiLeaks, declara a Syria Truth que Assange recibió dinero de inteligencia israelí a cambio de protegerlos de las filtraciones del Cablegate.

Julian Assange es el nuevo Che Guevara, la imagen mediática de una revolución informática supuestamente encaminada a liberar a las masas del yugo político de la elite -a través de la transparencia- (“Free Julian”, exclama a manera de hip la izquierda mundial)…  y sin embargo, las cosas rara vez son como los medios las pintan. Nos gustaría creer que Assange es un hacker desinterasado, sin ninguna agenda más que la libertad de información, pero en el nivel de manipulación en el que vivimos es difícil sostener una visión tan optimista. Y, aunque Asange pudiera tener intereses nobles, es difícil que no sea cooptado y usado por el mismo sistema que busca en principio destruir (la CIA es experta en infiltrar los movimientos revolucionarios para utilizarlos a su favor).

El sitio Siria Truth cita a Daniel Domscheit-Berg -ex miembro de WikiLeaks que renunció aparentemente por diferencias con Julian Assange para craer su propio sitio de filtraciones- quien supuestamente dijo en una entrevista con Leah Abramowitz, corresponsal en Berlín de origen israelí, que Assange se reunió con agentes de inteligencia israelí previo al cablegate para negociar la aparición del estado de Israel entre los documentos filtrados y recibió dinero de éstos, de esta forma asegurando que Israel no fuera representado de forma negativa y que no se publicaran documentos comprometedoras, como los de “la guerra de julio”.

Esto re relaciona con las declaraciones del primer ministro Netanyahu, quien dijo que los cables filtrados “fueron buenos para Israel” ya que muestran que existe consenso ante el peligro que representa Irán y prueban la transparencia de Israel.

En esta entrevista de Time, Assange describe a  Netanyahu, como un ejemplo de cómo se puede ser transparente sin ser ingenuo en el mundo actual.

Anteriormente habíamos reportado como John Young, actualmente director del sitio cryptome.org, renunció a WikiLeaks alegando que se trataba de una operación encubierta de la CIA.

Las acusaciones presentadas por el sitio Syria Truth son muy serias y merecen ser investigadas ya que hasta al momento no pueden considerarse lo suficientemente confiables (Syria Truth se notablemente anti Isarel) para aseverar que Assange es parte de una red sionista o agente del Mossad como algunos sitios sostienen. Lo cierto es que si se analiza el Cablegate, como el mismo Umberto Eco notó, se trata de un secreto vacío que en realidad solo revela lo que cualquier persona atenta a la información local podría haber descubierto (o golpea sólo a Putin y a Berlusconi o a Al-Jazeera, ciertamente ya antes golpeados por el mainstream). Si bien revela que Estados Unidos dirige una red de espionaje internacional, WikiLeaks muestra que su espionaje es para proteger a su país y al mundo de una amenaza ‘real’ (y aunque sus medios sean cuestionables el fin lo justifica). En cambio los cables de WikiLeaks confirman la existencia de Al-Qaeda y la amenaza nuclear mundial de Irán y favorecen una legislación más severa en internet para proteger la seguridad nacional: un Patriot Act digital.

Al mismo tiempo: una información mucho más grave ha pasado desapercibida: la Reserva Federal de Estados Unidos rescató a diferentes empreasas de todo el mundo por una cantidad de 9 billones de dólares (trillones en inglés), al tiempo que se ha dicho que no hay dinero en Estados Unidos para beneficios de desempleo y otros beneficios públicos. Esta descomunal cantidad se fue a una serie de bancos, muchos de ellos europeos y fondos de inversión que obtuvieron enormes ganancias especulando con ese dinero y a empresas como McDonalds e incluso medios de comunicación como NBC, generando serios conflictos de intereses, repartiendo el pastel más grande del mundo a la sombra, en el fraude más grande de la historia: la crisis financiera del 2008. ¿Pero quién habla de otra cosa que no sea WikiLeaks?

PijamaSurf

WIKILEAKS NO REVELARÁ EL SECRETO DE LA INTELIGENCIA EXTRATERRESTRE. RAZONES POR LAS QUE WIKILEAKS ES UN FRAUDE

Tras la entrega de los cables relativos en su mayoría a relaciones diplomáticas y cotilleos intrascendentes y soeces de política internacional, Assange en una rueda de prensa ha asegurado que no revelará el secreto mejor guardado a nivel mundial: La inteligencia extraterrestre.

Según Julian Assange (fundador de Wikileaks había asegurado que la revelación sería de tal magnitud, que cambiará definitivamente la visión que actualmente tenemos del mundo.) Sin embargo, en la entrevista frivoliza con el asunto, y deja clara su posición. No tratará esos temas.

Por tanto, hemos considerado cerrar la comunicación con Wikileaks, en lo que respecta a esta publicación, Assange sólo es una maniobra de persuasión y desinformación sin contenido de interés científico.

Alfredo Embid expone en un sensacional artículo, “PSIOPS (operaciones psicológicas) Wikileaks ¿es otra maniobra distractora?” , algunos de los intereses ocultos detrás de WikiLeaks. A continuación reproducimos un fragmento de dicho artículo.

¿A quién beneficia WikiLeaks?

A la apariencia de democracia USA: En primer lugar muchos analistas reconocen que los documentos hechos públicos por Wikileaks no aportan nada nuevo que otros medios no hayan dicho antes. Esto ha sido reconocido incluso por el secretario de defensa Gates.

La pantomima de persecución personalizada en su director Julian Assange y su triunfo final sobre los que aparentan querer su cabeza da credibilidad a la burla de democracia imperante en Estados Unidos.

A la minimalización del genocidio en Irak: Según el profesor John Tirman, Director Ejecutivo del Centro del Instituto de Tecnología de Masachusets (MIT) para Estudios Internacionales. “los documentos que se acaban de filtrar, por desgracia, refuerzan las estimaciones más bajas de mortalidad iraquí… Wikileaks aceptó el recuento bajo de IBC como línea de base” Se refiere al Irak body Count del IBC una ONG londinense que solo recoge datos pasivos publicados.

A las compañías de mercenarios: Otro ejemplo es el de los crímenes cometidos por los mercenarios, una denominación absurda ya que sugiere que el resto de los soldados no lo son. Subestiman el número de homicidios cometidos por las empresas de seguridad privada según Pratap Chatterjee, del periódico británico The Guardian: En primer lugar, solo incluyen casos en que soldados de EE.UU. observaron a los contratistas en acción, o entraron en escena poco después de que la violencia se hubiese cometido. En segundo lugar, los informes de campo sobre los ataques mercenarios parecen subestimar su gravedad.

Refuerza la pantomima de que los criminales pueden auto investigarse: El fundador de WikiLeaks no solo ha invitado a los E.E.U.U. a investigar abusos alegados de sus tropas en Afganistán e Iraq, sino que además ha tenido el cinismo de declarar que “EEUU tiene una “tradición orgullosa” de auto-escrutinio”. Esto se está convirtiendo en una tradición. Tenemos a los israelíes investigando sus crímenes contra los palestinos, en Gaza y contra la flotilla de la libertad y hace tiempo que el gobierno de EE.UU. hace lo mismo en casos puntuales de abusos y torturas.

A la ocultación de las actividades mas sucias del gobierno: En este sentido va la crítica de Cryptome, una web que desveló cómo Microsoft guarda datos privados de los usuarios que acceden a servicios ’online’ como MSN Messenger, Windows Live y Xbox Live, y cómo esos datos están a disposición de las autoridades de EE.UU. Cryptome, acusa a WikiLeaks de ser una iniciativa “publicitada” que desvía la atención de las “actividades más negras”. Los documentos revelan que nunca cuestionan el fondo de las guerras y probablemente por eso han recibido tanta atención mediática.

A la fraudulenta guerra contra la droga: Algo huele mal en Wikileaks titulaba William F. Engdahl uno de sus últimos artículos resaltando que en sus documentos no se hace mención al negocio de la droga afgano.“La evidencia sugiere sin embargo que, lejos de una fuga honesta, es una desinformación calculada para la ganancia de los EE.UU. y tal vez la inteligencia israelí y de la India y un encubrimiento del papel de EE.UU. y de Occidente en el tráfico de drogas fuera de Afganistán”.

A la fraudulenta guerra contra el terrorismo: Otro ejemplo: Wikileaks no cuestiona el fraude de la guerra contra el terrorismo contribuyendo a la esquizofrenia del movimiento contra la guerra que Michel Chossudovsky señalaba recientemente “el falso activismo contra la guerra que surgió a raíz del 9 / 11 en términos generales consistía en afirmar: “Estoy en contra de la guerra, pero yo apoyo la guerra contra el terrorismo”.

A Osama bin Laden, y a Al Qaeda: “Los documentos filtrados también afirman que Osama bin Laden, que fue reportado muerto hace tres años por la fallecida candidata pakistaní Benazir Bhutto en la BBC, todavía estaba vivo.” Así que Wikileaks contribuye de este modo a resucitar los mitos de Osama bin Laden, y Al Qaeda que son justificaciones esenciales de la guerra contra el terrorismo estadounidense.

A la escalada guerrera en Pakistán: El principal periódico de los ricos, el Financial Times de Londres dice que el nombre del General Paquistaní Hamid Gul aparece en alrededor del 10 de aproximadamente 180 archivos clasificados de EE.UU. difundidos por Wikileaks. Se acusa a Gul de ser un enlace clave con los “talibanes” y de apoyarlos en su lucha contra las fuerzas de la OTAN. En los documentos difundidos por Wikileaks es acusado de mantener regularmente reuniones con Al Qaeda y los talibanes y de estar relacionado con las personas responsables de orquestar ataques suicidas contra fuerzas de la OTAN en Afganistán. Gul dijo a la prensa que dado que “EEUU ha perdido la guerra en Afganistán, la filtración de los documentos ayudaría a la administración de Obama a desviar la culpa por lo que sugiere que Pakistán era el responsable… Yo soy un chivo expiatorio de América favorito. No se pueden imaginar que los afganos pueden ganar las guerras por su cuenta.”

A la versión oficial del 11S: En el caso del 11/S el papel de Wikileaks es todavía mas descarado, no solo omite cuestiones cruciales u orienta hacia lo que refuerza las versiones oficiales sino que bajo la cobertura de su supuesto prestigio de disidente, el director de Wikileaks se permite descalificar (sin crítica) a otros movimientos que denuncian el fraude de la versión oficial del 11/S. Hace algunos meses ya comentaba su sospechosa opinión acerca del movimiento por la verdad 9 / 11: “Me molesta que constantemente la gente esté distraída por conspiraciones falsas, tales como 9 / 11, cuando todo nos proporciona pruebas de conspiraciones reales, para la guerra o el fraude financiero masivo.”

Fuentes:

Despiertaalfuturo

AntiImperialista

PREGUNTAS SOBRE WIKILEAKS, ¿UN “DESTAPE” MEDIATIZADO O UN “DESTAPE” CONTROLADO?

Sin haber analizado ninguno de los documentos secretos destapados por Wikileaks, y viendo únicamente la información que emiten las principales cadenas y diarios alrededor de las famosas filtraciones, me asaltan algunas preguntas

a) ¿Porqué los grandes medios de comunicación, como el New York Times (Estados Unidos), Le Monde (Francia), El País (España), The Guardian (Gran Bretaña) y Der Spiegel (Alemania), tan implicados en la defensa del modelo capitalista (y de sus gendarmes imperiales) se han comprometido, con tanto entusiasmo, en la difusión de estos documentos?

b) ¿Porqué, con tanta coincidencia, estos medios han destacado (además de algunos “chismes indiscretos” sobre jefes de estado, ya conocidos previamente), la venta de tecnología de misiles balísticos de Corea hacia Irán , miembros del “eje del mal” según la clasificación de la diplomacia norteamericana?

c) Justo en el momento en que las tensiones entre las potencias occidentales y estas dos naciones están a punto de desencadenar conflictos que amenazan con incendiar amplias regiones de Asia, ¿porqué filtrar que China “duda cada vez más de su influencia sobre Pyongyang y está dispuesto a aceptar la reunificación de la península coreana si el régimen colapsa”?.¿Se podría interpretar como un amenazante mensaje dirigido al gobierno de Corea del Norte, en el sentido que su aliado tradicional está dispuesto a ceder, en el Consejo de Seguridad de NNUU, ante una intervención militar de EEUU?

d) ¿Es casualidad que estos documentos develen una posible presencia de Al Qaeda en la llamada “triple frontera” entre Paraguay, Argentina y Brasil?

e) ¿No constituye una “lavada de cara” la publicación de un informe del embajador de Estados Unidos en Honduras, donde denuncia que, en golpe militar en Honduras, Zelaya fue “sin duda” víctima de una conspiración de los militares, el Congreso y la Corte Suprema de Honduras y Roberto Micheletti fue un gobernante ilegítimo?.¿No es interesante que el mismo Zelaya diga que va a usar estos documentos para defender su causa?

f) ¿A quien beneficia saber que el rey Abdalá de Arabia Saudita aconsejó a los estadounidenses “cortarle el cuello a la serpiente” y advirtió que “si Irán lograra desarrollar armas nucleares, todo el mundo hará lo mismo en la región”?. ¿No se está echando mas leña al fuego, con esta filtración, en la división (por otra parte conocida) entre los países del Mundo Islámico, ante el caso de una futura acción contra Irán?

g) ¿Cómo es posible que el Sr. Julian Assange haya podido escapar a la persecución implacable del imperio, y siga ofreciendo declaraciones desde una “ubicación desconocida”?¿ No se parece en algo a otros casos de reales o ficticios terroristas que amenazan desde las cuevas de remotas montañas en Afganistán?

En general, los grandes “destapes” históricos de archivos secretos (como los de la Alemania Nazi, los Papeles del Pentágono sobre la guerra de Vietnam, los archivos de la Rusia Zarista o los archivos de la KGB) han sido filtrados desde el poder, en base a sus intereses del momento y seleccionando cuidadosamente la información que podía (y no podía) ser descalificada.

El caso Wikileaks puede ser un genuino caso de valiente periodismo de investigación. O puede que ese periodismo, como suele pasar, es utilizado por el mismo poder ( a través de falsos o verdaderos informantes con “buenas intenciones”) para poner en manos del público información que provoque un estado particular de opinión pública o cree determinadas matrices de opinión.

¿Es posible que parte de estos documentos sean provistos desde el mismo poder imperial para subrayar que esta información (la que nos alerta de países amenazantes como los ya señalados, Corea e Irán), viene de una fuente “anti-sistema” y, por ende, más creíble que los mismos portavoces gubernamentales?

¿Acaso el oligopolio de las transnacionales de la comunicación sólo nos brindará aquella información que genere una actitud conformista de nuestros pueblos sobre las futuras intervenciones militares en Asia?

¿Estaremos asistiendo a una batalla mediática desde las mismas contradicciones entre las élites políticas y económicas en los EEUU y las principales potencias económicas, donde el medio, Wikileaks, solo juega un papel de mensajero, tan incauto como voluntarioso?

Grupo de análisis “Luz y Verdad” (Nicaragua)

MOISÉS LÓPEZ

Rebelión

WIKILEAKS Y EL CÁRTEL DE LOS MEDIOS

El fenómeno Wikileaks ha acaparado numerosos análisis y reflexiones sobre el futuro de la información, Internet y la participación ciudadana en la difusión de las noticias. El debate se ha limitado entre quienes presentaban como un problema y una irresponsabilidad la distribución de información secreta, y quienes defendían su libre circulación y apoyaban a Wikileaks. En mi opinión se trata de una simplificación, y el modus operandi del propio Wikileaks ha demostrado que el asunto es más complejo. Una prueba de ello ha sido la forma en que ha difundido los 250.000 documentos que recogían comunicaciones de la diplomacia y la Administración central estadounidense. Quienes parecía que subvertían las formas de comunicación del siglo XXI optaron por ofrecer en exclusiva y de forma privilegiada la documentación a cinco grandes medios de comunicación mundial: The New York Times, The Guardian, Der Spiegel, Le Monde y El País. Días después de que las direcciones de estos periódicos los tuvieran en su poder, los ciudadanos seguimos sin poder acceder a los documentos en la Web de Wikileaks.
Por su parte, los cinco periódicos se organizan en un cártel -como bien ha denominado Juan Carlos Monedero- y se coordinan. Según han reconocido, “hay un acuerdo sobre la publicación simultánea de los mismos documentos de relevancia internacional y las fechas de su difusión”. Afirman que “tienen autonomía para decidir sobre la selección, valoración y publicación de las comunicaciones que afecten a sus países”, es decir a cinco países del bloque occidental, toda la información referente al resto del mundo está filtrada por ellos. “Únicamente se publicarán aquellos papeles que consideremos que no representan una amenaza para la seguridad de personas o de países”, han afirmado. En concreto El País reconoce que “ha decidido aceptar los compromisos a los que The New York Times llegue con el Departamento de Estado para evitar la difusión de determinados documentos”.

La connivencia entre Wikileaks y el cártel de los cinco es absoluta. Desde su twitter, Wikileaks ya se remitía a ellos asumiendo que su página quedaría fuera de servicio. Y lo que anuncia en la red social son enlaces a las páginas de los periódicos.

No sé si el origen de Wikileaks era limpio y honesto, lo que sí parece claro es que se está convirtiendo en un sujeto domesticado. Hasta el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha afirmado que los documentos dan la razón a su gobierno en la valoración de la amenaza iraní.

No debemos descartar que, ante la pérdida de credibilidad de la información que hacen pública los gobiernos, se esté recurriendo a formas imaginativas que, bajo una aureola de espontaneidad, filantropía y mitificación de Internet, no sea más que el mismo perro con distinto collar. Que, por ahora, la única iniciativa concreta contra el fundador de Wikileaks sea algo tan peregrino como acusarle de una violación, resulta bastante pintoresco.

PASCUAL SERRANO

Pascual Serrano es periodista. Acaba de publicar el libro “ Traficantes de información. La historia oculta de los grupos de comunicación españoles”. Foca. Noviembre 2010

Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/20101130/cartel-medios/602586.shtml

http://www.pascualserrano.net/

WILILEAKS PODRÍA SER UNA OPERACIÓN ENCUBIERTA DE LA CIA

Aunque podría tratarse de una burda estrategia para desacreditar a WikiLeaks, algunos sugieren que esta organización es parte de una sofisticada operación encubierta, diseñada por la CIA para desinformar a la población mundial

En enero de 2007 un miembro importante de WikiLeaks, John Young, quien actualmente encabeza el sitio cryptome.org, renunció a la organización alegando que se trataba de una operación encubierta de la CIA. Por otro lado algunas fuentes de inteligencia de diversos países asiáticos han sugerido la posibilidad de que “WikiLeaks está operando una campaña de desinformación, alegando persecución de las agencias estadounidenses de inteligencia, pero realmente pertenece a esas mismas agencias”. De hecho no deja de llamar la atención que esta organización dedicada a filtrar información confidencial sea respaldada por gente como George Soros, y que haya logrado en tan poco tiempo convertirse en un protagonista del actual escenario geopolítico, en buena medida con la ayuda de medios informativos del mainstream, los cuales parecen proteger y alimentar la presencia de WikiLeaks.

Esta hipótesis apunta a que a fin de cuentas los secretos revelados por la organización están cuidadosamente seleccionados de acuerdo a una compleja agenda, pero que a fin de cuentas los hechos más significativos, que realmente revelarían los intereses de la élite geopolítica son simplemente mantenidos en la sombra, por ejemplo la necesidad de Estados Unidos de que Pakistán continúe apoyando a los talibanes para mantener a flote la supuesta guerra de Afganistán, la cual forma parte de un mega show bélico destinado a lucrar del tráfico mundial de heroína y a mantener activa la economía de guerra estadounidense.

WikiLeaks se define a sí misma como “una organización multi jurisdiccional para proteger a disidentes internos, filtradores de información, periodistas y blogers que enfrentan amenazas legales o de otro tipo por publicar información, cuyo interés principal es exponer regimenes opresivos en Asia, el antiguo bloque soviético, África subsahariana, y el medio oriente, pero asistimos a la gente de cualquier otra nación que quiera revelar comportamientos no éticos de gobiernos y corporaciones. Y apuntamos a lograr el máximo impacto político posible.” Sin embargo existe un reporte elaborado por el controversial periodista radicado en Washington, Wayne Madsen, que revela una aparente afiliación de Wikileaks como parte de una operación oculta de la CIA. En el reporte se denuncia a WikiLeaks como parte de la estrategia de espionaje digital de Estados Unidos e Israel, operada por la CIA y el Mossad respectivamente, y como fuentes cita a comunicados de las agencias de inteligencia en China y Tailandia. En particular China sospecha que la organización tiene conexiones con el Mossad.

WikiLeaks está íntimamente involucrado con una operación de 20 millones de dólares de la CIA en la que disidentes chinos que viven en Estados Unuidos hackean constantemente computadoras del gobierno de China. Este grupo de hackers simulan ataques informáticos a redes del ejército estadounidense, supuestamente provenientes e China, para que luego el gobierno de Estados Unidos pueda denunciar ciber ataques por parte del gigante asiático. Esta supuesta amenaza justifica el aumento en el presupuesto de ofensiva y defensiva de Estados Unidos y siembra el miedo de organizaciones públicas y empresas en este país que eventualmente se cobijan bajo el gobierno. Para reforzar su hipótesis, Wayne Madsen advierte que uno de los miembros del consejo de WikiLeaks, Ben Laurie, es un programador y experto en seguridad cibernética que trabaja para Google, empresa que recién firmó un acuerdo de cooperación con el conglomerado de agencias de inteligencia estadounidense, la Agencia Nacional de Seguridad (NSA).

También de acuerdo a las fuentes de inteligencia de Asia que han filtrado información a Madsen, la CIA se molestó con WikiLeaks luego de que se enterará que la organización también estaba colaborando con la agencia israelí de el Mossad. Ello motivó que la CIA suspendiera momentáneamente el otorgamiento de fondos a WikiLeaks y por esa razón uno de los fundadores que se presenta bajo el alias de Daniel Schmidt, decidiera mover la operación central de la organización a Bélgica y Suecia.

Por otro lado existen rumores de que George Soros, el viejo lobo de la especulación financiera y uno de los hombres más poderosos del mundo, podría también estar fondeando la operación de Wikileaks. Supuestamente cuando el senador estadounidense Norm Coleman se opuso al nombramiento de Mark Malloch como presidente del Banco Mundial, a quien Soros apoyaba, el magnate húngaro pidió a Daniel Schmitt que hackeara la lista de seguidores de Coleman, robando los datos bancarios y sus domicilios para luego publicarlos en el sitio de wikileaks.org. Esta movida eventualmente costaría a Coleman su reelección frente al demócrata Al Franken, otro de los protegidos de Soros. Además, de acuerdo a esta misma versión Soros estaría promoviendo el movimiento de la base central de operación de WikiLeaks hacia Islandia, país que por un lado se perfila como uno de los mayores protectores de activistas en internet, y que por otro lado su sistema bancario que se encuentra en plena recuperación tras la crisis de 2008 parece el terreno ideal para que el húngaro instale algunos millonarios negocios mientras que WikiLeaks se mantenga cerca de él y pueda continuar sus operaciones desde la tierra del hielo.

Por otra parte el presidente de Irán, país que se ha visto involucrado en los cables filtrados, donde se menciona presión del rey de Arabia Saúdita y de Israel para atacar a Irán, ha declarado a la BBC, que considera que WikiLeaks  es solo propaganda y se trata de una guerra psicológica en contra de su país. “No creemos que la información haya sido filtrada. Creemos que fue organizada para ser publicada en una base regular para lograr ciertas metas políticas”, dijo a la BBC.

Finalmente, dentro de las múltiples acusaciones que acusan a WikiLeaks de estar aliado con la CIA y otras agencias de inteligencia, se presentan una lista de mails de un importante ex miembro de la organización, John Young, en donde Además asocia a Wikileaks con la mafia rusa del Phishing cuyo epicentro se encuentra en Israel y supuestamente es operada por un grupo de judíos rusos.

Con la enorme turbulencia generada por la última publicación por parte de WikiLeaks, que incluye una gran cantidad de cables diplomáticos de funcionarios estadounidenses que revelan “chismes geopolíticos” algunos relevantes y otros meramente entretenidos, lo cierto es que el escenario resulta un poco confuso. Y aunque todos estos rumores bien podrían ser parte de una burda estrategia para deslegitimar a WikiLeaks, lo cierto es que nada es suficientemente disparatado para ser descartado per se, y no sería la primera vez que termina por comprobarse que un organismo o movimiento aparentemente contracultural en realidad forma parte de la misma agenda a la que supuestamente combate.

Así las cosas, lo mejor sería estar pendiente del desarrollo de todo este fenómeno wikilikeano y ejercer nuestra capacidad de análisis a partir de una postura un tanto escéptica frente a cualquiera de los protagonistas. Y más allá de que WikiLeaks sea o no parte de una operación encubierta de la CIA, lo cual tal vez ni siquiera importe, parece innegable que el contemplar esta posibilidad representa un ejercicio sano para encarar la realidad sobreinformada que nos ha tocado vivir en la actualidad.

PijamaSurf 

Y también una nota interesante recogida de El Oro de los Dioses

Wikileaks puede ser un instrumento para la demolición controlada del sistema, para marcar el ritmo del fin de una era mientras ellos, la élite illuminati-sionista-satanista elabora a pasos agigantados el camino hacia el Nuevo Orden Mundial, con un sólo gobierno, un sólo banco y una única moneda.

No cuela que Julian Assange ande por el mundo sin ser detenido, ni cuela que le entregue a medios de comunicación en manos de la élite gobernante toda la documentación para que estos filtren sólo aquello que no duele. Nada de lo filtrado hasta hoy hará tambalear el sistema.

Fuente: Arucas Blog

WIKILEAKS SUBE UN MISTERIOSO ARCHIVO “SEGURO”

Tras las descalificaciones y amenazas por parte del gobierno estadounidense a raíz de la reciente publicación de 77.000 documentos sobre la guerra de Afganistán, Wikileaks ha subido a la red un misterioso archivo encriptado etiquetado como “Insurance (Seguro)”.

El enorme archivo, colocado en la página de la guerra afgana de Wikileaks, tiene 1.4 GB y está encriptado con AES256. También ha sido subido a un sitio de descargas.

Cryptome, otro sitio web revelador de secretos oficiales, ha especulado con que el nuevo archivo encriptado ha sido subido como seguro en caso de que algo sucediera a la página de WikiLeaks o a su fundador, Julian Assange. En ese caso, los voluntarios de Wikileaks podrían enviar la contraseña para permitir a cualquiera descargarse el archivo.

No se sabe que puede contener el archivo secreto pero en diversos chats se especula con que podría contener más revelaciones de Bradley Manning, analista de inteligencia del ejército ahora detenido, incluyendo sucesos de la Guerra de Irak y otros videos comprometedores sobre masacres en Afganistán.

Fuente: WIRED