MISTERIOS DE WAQRAPUKARA

Waqrapukara es tan desconocido que hasta ahora no se ponen de acuerdo en su verdadero nombre.
En runasimi “waqra” es cuerno y “pukara” el equivalente a fortaleza. Viendo la fotografía el nombre es más que elocuente. Pero los pastores de las comunidades de Acos, al sur de la ciudad de Cusco, también lo conocen como Llamapukara: “no son cuernos –aseguran– son las orejitas de una llama que está alerta ante la presencia de foráneos”.

Pese a su ubicación casi inexpugnable –en lo alto de un pico sobre los abismos que dan al cañón del río Apurímac y sobre los 4 mil m.s.n.m.– por lo menos son cuatro los antiguos caminos que llevan a esta fortaleza.

Sin duda, ambas “orejas” o “cuernos” fueron motivo de sacralización entre sus constructores. Lo mejor conservado son sus muros, escaleras, terrazas y aposentos de piedra finamente tallados al mejor estilo inca clásico.

Para el arqueólogo Miguel Cornejo, Waqrapukara representa la “arquitectura del poder. Es un santuario inca de primer orden, que denota un inmenso poder político y religioso aún no descifrado”, asegura Cornejo. “Antes de acceder a Waqrapukara se llega a un espacio formado por la erosión fluvial y eólica. Todo el entorno natural advierte desde lejos que se está llegando a un sitio especial, fuera de lo común, de una belleza incomparable”, añade el arqueólogo de la PUCP.

Waqrapukara es un buen destino de turismo de aventura y vivencial. Lo cierto es que esta ruta no pide turistas, requiere expedicionarios.

A diferencia de otros destinos con multitud de visitantes, en Waqrapukara se puede acampar en los alrededores. Recomiendo gozar el cielo nocturno. Quizás encuentre la razón por la que sus antiguos constructores eligieron este lugar mágico y misterioso.

LA REPUBLICA

LAS TORRES DEL SILENCIO ZOROÁSTRICAS

Una Torre del Silencio o Dajmeh en persa, es una construcción cilíndrica sobre la cima de una colina donde los zoroástricos colocaban a sus cadáveres para que los buitres los devoraban como parte de sus ritos funerarios. La ciudad iraní de Yazd alberga numerosas de estas torres, aunque ahora únicamente sirven de atracción turística, ya que hace tiempo que dejaron de practicarse sus originales propósitos.

Los cuerpos de los difuntos eran colocados sobre la cima de la torre y expuestos así al sol y a las aves de rapiña. La torre estaba rodeada por muros para evitar que se puediera observar la espantosa vista de las grandes aves devorando los cuerpos de los finados. Así, en poco más de una hora prácticamente sólo quedaban los huesos descarnados.

Según las creencias zoroástricas la naturaleza y sus cuatro elementos, tierra, agua, aire y fuego, son sagrados. La muerte era un triunfo temporal del mal sobre el bien, un demonio que contaminaba todo con lo que entraba en contacto por lo que había que deshacerse del cuerpo con la mayor seguridad posible, por lo que se consideraba lo mejor que lo devorase otro animal.

El techo de las torres se dividían en cuatro anillos concéntricos. Los cuerpos de los hombres se disponían alrededor del anillo exterior, las mujeres en el segundo círculo, y los niños en el tercer anillo. Una vez que un cuerpo era descarnado por los buitres, los huesos eran rociados y lavados con ácido nítrico puro y cal apagada para una purificación adicional. Después de que los huesos hubieran sido blanqueados por el sol y el viento (lo que podría llevar hasta un año) se recogían en un pozo osario en el círculo más interno de la torre. Ayudados por la cal, se desintegrarían gradualmente y el resto el agua de lluvia lo arrastraría a través de múltiples filtros de carbón y arena (que impedían que la tierra sagrada se contaminara).
En esencia, una Torre del Silencio era una tumba reutilizable. Sus procedimientos ceremoniales fueron manejados por los guardianes residentes que vivían en un pequeño lugar techado cerca de la torre en lo alto de la colina, mientras que los familiares del difunto se quedaban en una casa abajo y nunca se les permitía entrar. Los guardianes residentes tendrían acceso a la parte superior de la torre para realizar sus tareas a través de una escalera. A principios del siglo XX, los zoroastrianos iraníes abandonaron gradualmente su uso y comenzaron a favorecer el entierro o la cremación.

Según sus acólitos, el uso de este método funerario tenía sus beneficios. Así, no habría diferencia en el método de eliminación, independientemente de la clase o la riqueza del fallecido y, por lo tanto, todos serían tratados por igual. Además impediría que un cuerpo se descompusiera bajo tierra y ratones y gusanos se alimentaran de él.

 

 

 

 

 

 

 

 

BIBLIOTECA LIBERTALIA (abril 2017)

Una selección de libros, no necesariamente novedades, que me parecen interesantes y que, si puedo leer, en un futuro escribiré un artículo más extenso sobre ellos.

Si las editoriales están interesadas en enviar material o información para futuros artículos, reseñas o difusión pueden dirigirse a :
LIBERTALIADEHATALI, VICENTE MORALES, nº 7

28043 MADRID España

o a libertaliadehatali@yahoo.es

SERES DE OTRA DIMENSIÓN
Explorando lo inexplicable
R. R. López

¿Nos visitan seres de otras dimensiones? R. R. López nos desgrana este misterio a través de un viaje apasionante hacia los rincones y eventos más enigmáticos de nuestro mundo.

Sinopsis de Seres de otra dimensión:
Desde tiempos inmemoriales la humanidad tiene visitantes misteriosos. Dioses, extrañas criaturas y monstruos aparecen en nuestra realidad para luego desaparecer sin dejar rastro, originando pesadillas, mitos y religiones. Los avances en áreas de estudio como la neurología o la física abren una nueva posibilidad para desentrañar este misterio.

A lo largo de este libro se analiza el fenómeno, desde el inicio de la especie y la psique humanas hasta el presente, rastreando evidencias de la presencia de estos seres en nuestra historia y cultura, aportando testimonios directos inéditos que ha recopilado en sus investigaciones, y analizando las hipótesis, tanto escépticas como heterodoxas, para dar con una posible explicación a estos sucesos.

https://www.planetadelibros.com/libro-seres-de-otra-dimension/244898

UN ESPÍA EN LA TRINCHERA
Kim Philby en la guerra civil española. XXIX Premio Comillas
Enrique Bocanegra

Una apasionante investigación sobre las actividades en España del espía más famoso de todos los tiempos: el agente doble británico Kim Philby (1912-1988).

Reclutado por los soviéticos con apenas 22 años, poco después de graduarse en Cambridge, a partir de los años cuarenta ocupó cargos clave en el servicio secreto británico, el legendario MI6. Tras desertar a la Unión Soviética en 1963, su caso salta a la luz pública y provoca un intenso debate sobre cómo fue posible que un alto cargo de la elite británica traicionase durante décadas a su propio país. Sin embargo, el capítulo menos conocido, y que la obra descubre por completo al lector, fue su primera misión, cuando el servicio soviético le ordena instalarse en España en plena guerra civil.

https://www.planetadelibros.com/libro-un-espia-en-la-trinchera/245223

LOS IBEROS
Imágenes y mitos de Iberia
Rafael Ramos

Esta obra, fundamental para el conocimiento de los pueblos iberos, va más allá de la visión que tenemos de ellos como un pueblo guerrero. Lo cierto es que mostraron un gran interés por el arte y sus distintas manifestaciones. Los iberos. Imágenes y mitos de Iberia, recoge una aproximación al territorio ibérico, sus pueblos y sus aspectos socioculturales, así como una detallada descripción de sus piezas artísticas más significativas, pues las imágenes permiten identificar divinidades a las que rindieron culto y asociar a ellas relatos directa o indirectamente transmitidos por los llamados textos clásicos. A través del análisis de la imaginería ibera podremos deducir que existió una primera fase ibérica en la que fueron los monarcas quienes, con las representaciones plasmadas en sus monumentos funerarios, quisieron legitimar su estirpe y su poder, pero que después, a partir de finales del siglo V a. C., el control de los territorios y las fundaciones de ciudades dependieron de una aristocracia que se consideraba descendiente de un héroe forjador del linaje de su pueblo.

http://www.grupoalmuzara.com/a/fichalibro.php?libro=3459&edi=1

OPERACIÓN CABALLO DE TROYA de JOHN KEEL (Autor), REEDICIONES ANOMALAS (Redactor), OSCAR BOMETON (Ilustrador)

¿Qué se esconde detrás de los esquivos Objetos Volantes No Identificados y sus disparatados tripulantes? En “Operación Caballo de Troya”, John Keel (1930-2009) atraviesa las nubes del engaño para aproximarse a la esencia de la cuestión de una manera inteligente, imaginativa y muy bien articulada con ese estilo inconfundible, nunca exento de su agudo sentido del humor. Escrita en la década de los 70, muchas de sus ideas principales se mantienen no sólo vigentes, sino que siguen estando varios pasos por delante de la ufología no sólo de la de su época, sino de la actual. Una obra fundamental que plantea tantas respuestas al enigma de los No Identificados como nuevas preguntas, y que no sólo sirve para reflexionar, sino también para disfrutar del misterio en estado puro NOTA: Esta edición contiene un pequeño error tipográfico en el caracter “d” en cursiva, lo cual no afecta la experiencia de lectura pero creemos conveniente advertirlo.

https://www.amazon.es/dp/8461786890
https://es-es.facebook.com/ReedicionesAnomalas/

POLÍTICA Y GEOPOLÍTICA PARA REBELDES, IRREVERENTES Y ESCÉPTICOS
Augusto Zamora

Recibimos más información que nunca, y, sin embargo, también está más condicionada que nunca, pues la constitución de un oligopolio mediático hace que dicha información tenga un claro sesgo que sirve a los intereses de sus dueños. Y este hecho se ve reflejado con particular crudeza en el ámbito de la política y la geopolítica, donde la visión global de un mundo dividido entre «buenos» (neoliberales) y «malos» (todos los demás) es continuamente martilleada por televisiones, radios y cabeceras periodísticas. De ahí que, para entender bien nuestro mundo (y tratar de cambiarlo, ahora que aún estamos a tiempo), sea necesario casi partir de cero.
Tal es el objeto de este libro. Dirigido a un público joven de 18 a 90 años, en sus páginas se desgranan los conceptos, las teorías y los protagonistas que han dado y dan forma al contexto sociopolítico que nos rodea. De las proyecciones cartográficas a la Guerra Fría, de los «Estados fallidos» a los «Estados canallas», de Estados Unidos a Afganistán, de la Guerra Fría a los bancos, ofrece un panorama que sin duda sorprenderá al lector, pues no acaba de cuadrar con la «versión oficial».
Un texto ameno e irónico que, sin perder el rigor, se dirige a todos los «escépticos, sumisos e inadaptados» que no comulgan con lo que dicta el establishment ni con las supuestas «verdades» sobre las que se cimenta la –triste– realidad. Y no sólo a los que ya son conscientes de ello, sino a los que aún no lo saben.

http://www.akal.com/libros/PolItica-y-geopolItica-para-rebeldes-irreverentes-y-escEpticos/9788496797994

SE ABREN LAS PUERTAS DEL SÓTANO
Daniel Valverde Góngora

Cuando los amantes del Misterio abran las páginas de este sótano sellado descubrirán nuevos puntos de vista de los mitos de siempre. Daniel Valverde es un gran conocedor de historias y, ante todo, un magnífico divulgador que nos invita a cuestionarnos qué hay detrás de los relatos sobre el Más Allá y, por qué no, el Más Acá.

¿Quieren saber qué se escondió tras la famosa “Bestia de Gévaudan”, una extraña criatura que, en el siglo XVIII, dejó a su paso un siniestro reguero de centenares de muertes en el sur de Francia? ¿Qué diantre ocurrió en Tunguska? ¿Fue un ovni escacharrado lo que se estrelló en la taiga siberiana en 1908? ¿Se atreven a acompañar al autor hasta las frías aguas del mítico lago escocés en busca de la escurridiza guarida de Nessie, del indiscutible Rey de los Críptidos? ¿Cree usted que se puede viajar en el tiempo? ¿Por qué nadie acudió a la fiesta para temponautas organizada por Stephen Hawking? ¿Saben realmente en qué consiste un exorcismo? ¿Qué les parece viajar hasta la fantasmagórica Edimburgo para toparse cara a cara con el malvado espectro del tirano juez George Mackenzie o con el fantasma de Annie, una niña que aún sigue habitando el Mary King´s Close? ¿Saben que hubo un fantasma en la prisión-castillo nazi de Colditz y casi dos mil intentos de fuga? ¿Está el temido fin del mundo más cerca que nunca?

Diez años han pasado desde la emisión del primer episodio del radiofónico “El Sótano Sellado”, dirigido y presentado por el autor de esta obra; ahora nos llega una selección de los más de cien casos que conformaron el programa. Lo inexplicable se manifiesta aquí alejado del morbo y del terror gratuito, contado sin tapujos, con un enfoque sensato y con las reflexiones más íntimas e irreverentes.

http://grupoalmuzara.com/a/fichalibro.php?libro=3400&edi=3

TEORÍA E HISTORIA DEL HOMBRE ARTIFICIAL. DE AUTÓMATAS, CYBORGS, CLONES Y OTRAS CRIATURAS
Jesús Alonso Burgos

Siguiendo una antigua tradición literaria, Frankenstein o el moderno Prometeo (1818), la famosa novela de la escritora romántica inglesa Mary Shelley, recrea una idea que los sueños individuales de los hombres y los mitos colectivos siempre habían vindicado: la posibilidad de dar vida a un ser humano desde la materia inerte como Dios dio vida a Adán desde el barro. Sin embargo, por primera vez en la historia, la novela de Mary Shelley no remitía a los viejos mitos de creación (Adán, Prometeo, el Golem, los seres creados por los dioses herreros de las mitologías africanas, etc.), sino a la técnica y el progreso, nuevos dioses de Occidente. Los sucesores del Dr. Frankenstein recorrerán el largo camino que va de la imaginación a la ciencia, de la fabricación de hombres simulados (autómatas, títeres, robots, etc.) a la fabricación de hombres reales, de la primera cirugía protésica a los cyborgs y la biogenética, de la automática a los ordenadores, del alma a la inteligencia artificial.
Teoría e historia del hombre artificial rastrea la idea de la creación del hombre a través de la historia cultural; primero a través de los mitos, las religiones, el folclore y los materialistas de la Antigüedad clásica; posteriormente a través de la filosofía, la literatura, el arte, el cine y la misma ciencia.
¿Qué responsabilidades tiene la ciencia ante la posibilidad, hoy real, de crear seres humanos? ¿Llegará el día en que los hijos poshumanos de la técnica puedan llegar a negar su parentesco biológico con los hombres nacidos del azar genético? ¿Y qué consecuencias tendrá esa negación? Tales son las preguntas que hoy están encima de la mesa de los poderosos gestores de la biopolítica.

http://www.akal.com/libros/TeorIa-e-historia-del-hombre-artificial/9788446044260

EL RUMOR DE LOS MUERTOS
Enrique Laso

Sebastián Madrigal es un joven periodista que escribe para una revista dominical sin mucho renombre. Un día, uno de sus artículos llama poderosamente la atención: «El Necronomicón», acerca de una obra que nadie sabe a ciencia cierta si existe o es solo un invento de H. P. Lovecraft. Un libro cuyo poder maligno es capaz de resucitar a los muertos, arrebatar la vida o ganar la inmortalidad.

Un millonario que ha buscado el Necronomicón durante años confía en que Sebastián es la persona idónea para encontrarlo. El reportero acepta el reto. Muy pronto descubrirá que la realidad y el mito se fusionan en una macabra pintura aterradora.

Intriga, misterio, aventura e historia de la mano de bibliófilos, millonarios, periodistas y hackers.

https://www.planetadelibros.com/libro-el-rumor-de-los-muertos/167786

LOS ASESINOS DE LA FLOR DE LUNA: LAS MUERTES DE LOS OSAGE

Miembros de la nación osage en Washington durante una visita al Capitolio en 1925 para exponer las condiciones de las naciones indígenas en Oklahoma.

Los asesinatos de la nación osage: la conspiración para matar indios millonarios que llevó a Estados Unidos a la creación del FBI

A principios del siglo XX, los miembros de la nación indígena estadounidense de los osage se convirtieron en las personas más ricas de la Tierra. Pero uno tras otro comenzaron a aparecer asesinados.

Estas misteriosas muertes se convirtieron en uno de los primeros casos que investigó la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

La historia es el tema de un nuevo libro llamado Killers of the Flower Moon: the Osage Murders and the Birth of the FBI (“Los Asesinos de la flor de la Luna: las muertes de los osage y el nacimiento del FBI”), de David Grann.

“La nación osage, igual que muchos otros pueblos indígenas de Estados Unidos, fueron expulsados de su tierra hacia una parte del noreste de Oklahoma”, le cuenta David Grann a la BBC.

“Se pensaba que esa tierra no tenía ningún valor. Era rocosa e infértil. Pero entonces bajo su reserva descubrieron unos de los depósitos de petróleo más grandes del país”, señala el autor.

“Y los osage se convirtieron en la gente más rica del mundo”.

Tal como cuenta Grann, los osage rompieron entonces con todos los estereotipos que se tenían de las naciones indígenas.

Los periódicos de la época hablan de la exorbitante riqueza de quienes llamaban “los millonarios rojos”, que vivían en mansiones, vestían con pieles y joyas costosas y empleaban a sirvientes blancos.

Algunos pensaban que los indígenas, que eran considerados “primitivos” y “salvajes”, no debían tener todo ese dinero y poder.

Y pronto los osage empezaron a desaparecer misteriosamente o a morir asesinados, uno tras otro.

A principios de los 1920 los osage se convirtieron en millonarios cuando se encontraron enormes depósitos de petróleo en su reserva en el noreste de Oklahoma.

Para los primeros años de 1920, decenas de osage habían sido encontrados asesinatos.

“Una mujer extraordinaria”

En su libro, David Grann, investigó a una familia particular.

“Seguí el caso de una mujer extraordinaria, llamada Mollie Burkhart, quien nació en territorio indígena en Oklahoma y hablaba el idioma osage”, explica el autor.

“En un período de unos 30 años, la mujer se mudó a vivir a una mansión, se casó con un blanco y empezó a hablar inglés. Y su familia se volvió el principal objetivo de una conspiración para matarlos”.

Mollie tenía tres hermanas y una tras otra, fueron asesinadas. Una fue envenenada, otra murió a tiros y la tercera falleció en una enorme explosión.

“Alguien colocó una bomba bajo su casa y la explosión mató a la hermana de Mollie, a su cuñado y a un sirviente blanco que vivía en la casa con ellos”, dice David Grann.

Durante su investigación, Grann encontró fue que estos hechos no habían podido ocurrir sin la colaboración de las autoridades o al menos sin que estas “hicieran la vista gorda”.

David Grann basó su libro en la historia de Mollie Burkhart, cuya familia se volvió el objetivo principal de una conspiración para matarlos por su dinero.

Se había establecido toda una organización que conspiraba para obtener millones de dólares robándose el dinero de los osage y asesinándolos.

“Se trataba de una conspiración en la que participaron médicos ayudando a envenenar a los osage, empleados de funerarias que cubrían los asesinatos, periodistas que se rehusaron a escribir sobre las muertes, agentes de la ley y orden que fueron directamente cómplices en las muertes o indiferentes a ellas porque se trataba de indígenas y al sistema no le importaba” asegura el autor.

Pero entonces entró a la escena un joven llamado J. Edgar Hoover, quien dirigía una oficina que Grann describe como una “rama oscura” del Departamento de Justicia llamada Buró de Investigaciones.

Y los asesinatos de los osage se convirtieron en el primer caso que conducía Hoover y la primera investigación importante de asesinato de lo que pronto se llamaría FBI.

“Inicialmente, el FBI enredó las cosas”, asegura Grann. “Había un bandido llamado Blackie que acababa de ser liberado de prisión y los investigadores pensaban que lo estaban usando como informante”.

Y agrega: “Pero a Blackie lo perdieron de vista, robó un banco y mató a un policía”.

“Uno de los sujetos más diabólicos”

Hoover, temiendo un escándalo, entregó el caso a otro investigador, un guardia forestal de Texas llamado Tom White.

“Éste era el inicio de la carrera de Hoover y, aunque parezca difícil creerlo, se sentía inseguro en su trabajo”, explica el autor.

“Así que para evitar el escándalo entregó el caso a Tom White, quien organizó un equipo encubierto que incluía al que quizás era el único indígena en el buró”.

Los asesinatos de los osage fue el primer caso que investigó J. Edgar Hoover, quien entonces estaba a cargo de una oficina del Departamento de Justicia llamada Buró de Investigaciones.

Los agentes entonces se infiltraron en la región y utilizando sus más modernas técnicas de detección comenzaron a exponer una de las mayores conspiraciones de la historia de Estados Unidos.

En la investigación descubrieron a un hombre que Grann llama: “Uno de los sujetos más malos y diabólicos que he conocido en todos mis años de reportero”.

Era William Hale, quien se había trasladado al territorio osage a principios del siglo XX.

“Había llegado como un hombre que no tenía pasado: nadie sabía de dónde venía, estaba vestido con harapos, viajaba a caballo y no tenía dinero“.

“Pero poco a poco se fue volviendo cada vez más poderoso, acumulando tierras y ganado, y pronto llegó a controlar todo el territorio hasta llegar a ser conocido como ‘el rey de las colinas de osage'”, afirma David Grann.

“Controlaba a todos en la comunidad”

“Era un hombre con una faceta benévola, que parecía un maestro de escuela y que hacía que todos confiaran en él. Se le veía como un verdadero amigo de los osage”.

Eventualmente Hale, junto con varios otros individuos, fue encontrado culpable de los asesinatos de los osage.

Se descubrió que Hale había engañado, intimidado, mentido y robado a los osage. Y con su creciente avaricia, también los había asesinado.

La investigación del asesinato de los osage fue el primer caso del entonces llamado Buró de Investigaciones del departamento de Justicia.

Hale fue declarado culpable de asesinato junto con otros varios individuos. Fue condenado y enviado a la cárcel. Pero al final fue perdonado.

Según David Grann, muchos pensaron entonces que el perdón “fue un favor que le hicieron sus amigos en la política“.

“Se decía que Hale controlaba a todos en la comunidad, desde el alguacil local, hasta los alcaldes y la oficina del gobernador”, explica.

“Así, aunque se encontró a varias personas culpables de los asesinatos de los osage, la mayoría fueron dejados en libertad”.

Al final, afirma el autor, la investigación reveló una serie de secretos y giros siniestros. Pero sobre todo, dejó al descubierto la frialdad y los prejuicios con que se trataba a las naciones originarias de Estados Unidos.

BBCMundo

LA BESTIA DE JERSEY

Imagina que eres un niño y crees estar teniendo una pesadilla sobre un tipo que se cierne sobre ti y que lleva una máscara como el villano de La Matanza de Texas…. Imagina que eres ese niño que despierta y tienes delante a algo parecido a Leatherface pero real, muy real….

Todos hemos oído historias del Hombre del Saco, pero para 13 niños en los años 1960, las pesadillas fueron absolutamente reales.

El hombre que sería conocido como la “Bestia de Jersey” nació Edward John Louis Paisnel en 1925. Jersey es la más grande de las Islas del Canal, ubicadas frente a la costa de Francia.

La gente local lo llamó “Ted”, y era un reconocido pilar de la sociedad en la ciudad de Grouville. Paisnel se había casado con una mujer llamada Joan, y la pareja había adoptado algunos niños huérfanos. Paisnel incluso se había disfrazado de Santa Claus para un orfanato local.

Sin embargo, algo le cambió. La suegra de Paisnel, Florence Walden, era propietaria de la residencia de niños de La Préférence. A Paisnel le gustaba visitar la casa, e iba al lugar tan a menudo que algunos de los niños que vivían allí le llamaban “tío Ted”. Sin embargo, lo que era efectivamente Paisnel se mostraba cuando se volvía el Dr. Jekyll.

Como no hay relatos de sus crímenes hasta 1960, no está claro qué le llevó a comenzar su horrible reinado de terror. Sin embargo, después de que el mundo se enterara de sus crímenes, Paisnel fue considerado por algunos informes como un excelente ejemplo de la historia de Jekyll y Hyde. No está claro si sólo actuó durante la Luna llena, pero se creía que había conexión con ella  en algunos de sus crímenes. También hay algunas pruebas que demuestran que en algún momento Paisnel comenzó a adorar a Satanás, incluso construyendo un altar en su aislado aislado.

SUS CRÍMENES

Paisnel tenía una máscara de goma muy desfigurada y perturbadora que se colocaba con una peluca negra cuando se movía sobre sus víctimas. Las fotos lo muestran como Leatherface, el villano de la sierra de cadena de Texas.

Había formado pulseras con clavos que salían de ellos como espinas. Fotos de la cobertura de las noticias del juicio muestran que incrustaba clavos en las hombreras de una chaqueta que llevaba durante sus crímenes, asegurándose que cualquier área que algún infortunado pudiera haber intentado agarrar en defensa propia sólo trajera más lesiones.

Durante 11 años, Paisnel se puso esa máscara y la peluca, atacando a los niños pequeños mientras dormían. Hay informes contradictorios sobre si realmente atacó a los niños en un orfanato adicional a La Préférence, o si lo hacía únicamente en el orfanato de su familia.

Se creyó que usaba cloroformo sobre los niños mientras dormían, deslizando un lazo alrededor de sus cuellos y arrebatándolos de sus camas. Él luego abusaba sexual y sádicamente de los niños.

LA CAÍDA DE LA BESTIA

Paisnel aterrorizó a los niños durante más de una década antes de que su propio miedo lo alcanzara. Había robado un vehículo en preparación para su próximo ataque, pero en el camino a su destino, se encontró con un control de la policía que estaba en ese lugar para investigar un crimen completamente ajeno. Pensando que estaban detrás de él, Paisnel entró en pánico y corrió a través de la carretera antes de acelerar. Siguió una persecución de alta velocidad, pero finalmente Paisnel fue detenido y capturado. La policía se sorprendió al descubrir que Paisnel llevaba la chaqueta y las muñequeras con clavos. La máscara y la peluca también se encontraron en su coche.

Paisnel fue condenado a finales de 1971 por 13 cargos de agresión, violación y sodomía. Fue condenado a 30 años de prisión, pero fue puesto en libertad antes del término completo, y falleció en 1994 en la Isla de Wight.

El juicio de Paisnel reveló que la “Bestia” se había inspirado en el legendario noble francés Gilles De Rais, que fue famoso por atraer a niños a su castillo y sacrificarlos a Satanás. De Rais se convirtió en la inspiración para la leyenda de “Barba Azul”.

Investigaciones recientes en el Reino Unido han suscitado sospechas sobre el alcance de los crímenes de Paisnel, ya que ha habido pruebas que sugieren que podría estar vinculado a varios casos sin resolver de niños desaparecidos. En 2008, las autoridades pudieron vincular Paisnel con el cráneo de un niño encontrado durante las excavaciones en el orfanato.

Al menos un testigo en una investigación de 2015 sobre el abuso en hogares infantiles comentó a las autoridades que había visto al despertar los ojos y la máscara de goma que pertenecía a Paisnel. Sólo el tiempo dirá cuántos otros crímenes serán atribuidos a la Bestia de Jersey.

CrimeFeed

EL SEXO EN EL ANTIGUO EGIPTO DE LOS FARAONES

2017022012124720060EDMUNDO FAYANAS ESCUER La sexualidad era algo muy familiar para los egipcios antiguos y frecuentes en todos los órdenes de la vida. La sociedad egipcia no tenía tabúes sexuales y además debido a la climatología del país su ropa era ligera que provoca ver el cuerpo desnudo.

Esta sexualidad abierta que tenían los egipcios se trasladaba también al lenguaje. Podemos ver como los signos fálicos son frecuentes en la escritura jeroglífica, incluso no teniendo relación con el sexo. El verbo “sdr” significaba pasar la noche, era un ideograma donde aparecía un hombre recostado en una cama o también un hombre y una mujer copulando.

Sin embargo, la sociedad egipcia que vivía de forma naturista debido al clima, era mucho más recatada respecto a la que ejercía el mundo griego y romano.

Grupo obsceno. Periodo Ptolemaico, c. 332-30 a. C, Colección Aegyptiaca del Museo de El Cairo
Grupo obsceno. Periodo Ptolemaico, c. 332-30 a. C, Colección Aegyptiaca del Museo de El Cairo

El matrimonio era práctica habitual en el mundo egipcio. Se solían casar muy jóvenes, ellas con catorce años y ellos con dieciséis. Esto era debido a que la esperanza de vida era muy baja, sobre todo en las mujeres. Parece ser que los padres tuvieron algún papel, como queda reflejado en un caso donde el padre de la novia desconfía del yerno y le hace firmar un documento donde se compromete a no abandonarla. Para los egipcios que una mujer no llegara virgen al matrimonio carecía de importancia al contrario de lo que se da en el mundo judeocristiano.

No había ceremonia de casamiento y se entendía que eran pareja cuando se iban a vivir juntos, pero si se podría celebrar alguna fiesta para celebrar dicho acto. Se levantaba un contrato donde quedaban reflejados los derechos de ambos así como será la crianza y custodia de los futuros hijos.

Debe quedar perfectamente reflejado lo que aporta cada uno al matrimonio. En algunos casos la mujer podía elegir al marido Se incluye que en caso de divorcio. cual sería la percepción dineraria de la mujer. En caso de divorcio por adulterio de la mujer, ella debía volver al hogar paterno. La infidelidad femenina no estaba bien vista Se permitía al marido tener una esposa secundaria en caso de que la mujer no le diera descendencia.
2017022012124834217
En caso de que los contrayentes no estuvieran muy seguros de sus intenciones tenían la opción del matrimonio a prueba y con una duración de tiempo limitado.

La finalidad del matrimonio era la reproductiva y la infertilidad era motivo de divorcio. Los egipcios se podían casar con extranjeros pero nunca con esclavos. Los hijos tenidos con esclavas tenían que ser reconocidos por el padre y adoptados por él, para que no pudieran ser considerados esclavos.

La poligamia estaba permitida en el Antiguo Egipto pero fue muy poco practicada porque resultaba muy caro mantener a más de una mujer. La poligamia solo se daba entre las clases ricas “aunque más habitual que tener varias esposas era que los ricos tuvieran una sola y varias concubinas”. Los matrimonios incestuosos solo se realizaban entre la familia real con la finalidad de mantener el poder dentro de la familia.

También es conocido el uso por los egipcios de remedios contra la impotencia y el uso de estimulantes afrodisiacos. Estos eran empleados sobre todo por hombres mayores que se casaban con jóvenes. Entre los afrodisiacos que se empleaban hay un texto del siglo III d.C. que decía “Cómo hacer que una mujer ame a su marido: Machaca semillas de acacia con miel, unta tu falo con esto y duerme con la mujer”.

Existía el harén, pero no como lo entendemos actualmente, era el lugar donde residía la reina y donde eran educados los hijos del faraón, y también residían las mujeres secundarias del faraón.

La sexualidad egipcia no era homogénea dependía de la clase social a la que se perteneciera. Las clases altas lo hacían de una forma más refinada, las clases pobres hacían una sexualidad más ordinaria.

Estatuilla del Dios Min
Estatuilla del Dios Min

Las clases populares nos han dejado testimonios literarios pero sobre todo los grafitos, óstacos y papiros, así como objetos de uso diario.

Las clases poderosas usaban la sexualidad por medio de simbolismos. Este tipo de sexualidad los encontramos en el uso de poesías amorosas como:

¡Mi amor ha regresado, déjame difundir la noticia!
Mis brazos se abren amplios para abrazarla.
Y el corazón hace piruetas en su oscura cámara
Feliz como un pez cuando la noche sombrea la alberca
¡Tú eres mía, mi querida, mía para siempre
Mía dese el día que por primera vez musitastes mi nombre!

Las mujeres egipcias empleaban postizos en forma de trenzas para su cabello o también pelucas, como veremos en las prostitutas, que les tapaban los hombros y eran adornadas con diademas y su finalidad es la seducción del hombre. Un poema egipcio decía:
2017022012124823290
Mi corazón piensa en tu amor, mientras que sólo un lado de mi frente está trenzado. He venido corriendo a buscarte, y he descuidado mi peinado; me he soltado el pelo y me he puesto mi peluca para estar lista en cualquier momento”.

Las egipcias usaban la depilación corporal y para ello contaban con cremas depilatorias y cuchillas. Además empleaban la malaquita verde para maquillar los ojos, pero desde el periodo predinástico empezaron a usar el kohol, que era una pintura negra a base de galena. Usaban perfumes, joyas, pulseras, brazaletes, collares, pendientes y tobilleras. Empleaban el lino en sus vestidos ajustados

En el mundo egipcio se daban orgias relacionadas con la religión. Estas ceremonias están relacionadas con los ritos de la fertilidad y a veces se practicaban sexo en grupo, en el cual se desarrollaba el concepto de transferencia de energía. De ahí que en los templos se encuentren muchos exvotos fálicos que se hubiesen cargado mágicamente a través de las fuerzas sexuales más poderosas.

Nos encontramos en estos templos con la llamada prostitución sagrada. Estas prostitutas se les conocían con el nombre de palácidas, y eran las hijas más hermosas de la elite social egipcia y su función era participar en todos los rituales religiosos en los que se demandaban la crecida anual del río Nilo y se estimulaba la fertilidad sexual.

También han quedado restos sobre prácticas de sexo comunal no sólo en los templos sino que debía ser una práctica frecuente. Sin embargo, si seguimos a Herodoto fueron los egipcios los primeros en prohibir mantener relaciones sexuales dentro del recinto del templo.

En Egipto existía la llamada teogamia que representa las relaciones humanas entre humanos y dioses, es decir, las relaciones entre un Dios y una mujer, que será la madre del futuro faraón. Al ser hijo carnal del Dios, está legitimado para poder ser faraón.

Dentro del mundo de las orgías destaca la diosa felina Sejmet Bastet que tenía una celebración en la ciudad de Bubastis, que era un lugar de peregrinación. Estos hechos son relatados por el historiador griego Herodoto en el siglo V a. C y lo describía así:

“Las barcas, llenas de hombres y mujeres, flotaron cauce abajo por el Nilo: Los hombres tocaban flautas de loto, las mujeres címbalos y los panderos, y quien no tenía ningún instrumento acompañaba la música con palmas y danzas. Bebían mucho y tenían relaciones sexuales. Esto era sí mientras estaban en el río; cuando llegaban a una ciudad los peregrinos desembarcaban y las mujeres cantaban, imitando a las de esa ciudad: Cuando alcanzaron Bubastis celebraron un solemne banquete; se bebió más vino en esos días que en todo el resto del año. Tal era la costumbre de este festival; y se cuenta que casi setecientos mil peregrinos celebraban el banquete de Bastet”.

Hay otros momentos de orgías como en las festividades de las diosas Hathor y Hequet.

En el mundo de los dioses egipcios, el sexo era objetivo principal, puesto que era el creador del cosmos. Hay muchos dioses egipcios unidos directamente al mundo del sexo: Atum, Min, Bastis, Sacmis, Hathor.

Debemos destacar, que en las tumbas tebanas se encuentran también muchos elementos de simbología sexual: plantas como la mandrágora, vid y el loto, maquillajes, pelucas femeninas, perfumes, pájaros que mandó construir su famosa pirámide. Así como instrumentos de música, vino y sobretodo la cerveza.

Entre obras de claro carácter sexual esta el Papiro Satírico erótico de Turín datado en el Imperio Nuevo, en la época ramésida. Está dividido en dos franjas, la parte más conocida es la superior donde narra varias fábulas de animales. Sin embargo la inferior ha sido censurada y consta de doce viñetas pornográficas, donde veremos la práctica de diversas posiciones sexuales. Encontraremos todo un catalogo de posturas acrobáticas para copular.

Fragmento del papiro erótico de Turín
Fragmento del papiro erótico de Turín

Este lugar representa un prostíbulo en la época del Antiguo Egipto en la ciudad de Tebas. Si lo analizamos, podemos comprobar algunos aspectos del mismo.

Vemos como las casas de cervezas aparecen como prostíbulos ya que en muchas imágenes de tipo sexual aparecen jarras de cerveza. Podemos ver en este papiro como las prostitutas se preparan con el uso de pelucas, perfumes y pintalabios. También podemos comprobar el uso de instrumentos que se relacionan con el sexo, como es la flor de loto y los instrumentos musicales.

La homexualidad estaba mal vista socialmente aunque existió en Egipto. No consideraban criticable moralmente la homosexualidad sino consideraban que en unas relaciones sexuales donde había penetración anal era un acto que convertía a uno de los participantes en dominante y el otro en sometido, lo que para los egipcios suponía un deshonor. Además, estos actos no podían producir descendencia, que era lo que se buscaba mayoritariamente en la sexualidad.

La homosexualidad es vista como un medio de agredir al contrario y ponerlo en una situación de inferioridad consiguiendo el poder sobre el penetrado. No existen datos de lesbianismo en el mundo egipcio

La Prostitución era una actividad que era aceptada por la sociedad egipcia. Se les solía identificar con el mundo de la música y el baile pues habitualmente participaban en banquetes y fiestas. También se les situaba en las tabernas, lugar donde los egipcios bebían cerveza.
2017022012124674555
Parece ser que existieron distintas casas de cerveza, algunas de clientela normal y otras que estaban dedicadas a la prostitución. Meretrices y alcohol hacían que estas casas tuvieran mala fama. En un escrito se dice:

No te dejes llevar a beber cerveza
Puesto que cuando hablas, entonces
Lo contrario de lo que piensas sale de tu boca”.

Las prostitutas era conocidas con el nombre de Kat Tahut, estas aparecen siempre representadas con gran contenido erótico como pueden ser las pelucas, la flor de loto o la cerveza y siempre con aspectos relativos a la música y la danza.

Podemos encontrar textos moralizantes:

Cuidado con las mujeres extranjeras (¿prostitutas?), cuidado con las desconocidas en la propia ciudad. No las mires cuando pasean ante ti, no hagas el amor con ellas. Una mujer sin marido es como el agua profunda cuyo rumbo se desconoce”.

El historiador Herodoto cuenta como el faraón Keops al quedarse sin dinero obligó a su hija a ejercer de prostituta “Quéops llegó a tal grado de maldad, que viéndose falto de dinero, colocó a su propia hija en un burdel y le ordenó que se hiciese con una cantidad”.

En el papiro de Ankh Sheshonq se decía: “Guárdate de las mujeres extrañas desconocidas de sus conciudadanos. No te las comas con los ojos cuando pasan ni intentes conocerlas íntimamente”.
2017022012124775430
Desde el punto de vista religioso se les consideraba impuras y es muy probable que las prostitutas estuviesen vetadas a participar en muchos de los rituales religiosos. Las mujeres que se dedicaban a la prostitución adoraban al Dios Bes, Dios asociado al amor y al placer sexual. Muchas llevaban en su muslo un tatuaje de este Dios.

Las prostitutas practicaban el sexo anal y esto era debido a que al realizar dicho tipo de práctica sexual se evitaba quedar embarazadas y además al ser copulado analmente era una fantasía sexual de muchos hombres egipcios. Como dice Lynn Meskell no se puede considerar que tuvieran preferencia por el sexo anal frente a otras posturas, pero si parece ser que fuera una posición vista para simbolizar el sexo visto únicamente desde la perspectiva del puro placer carnal.

Existían las felatrices, que eran prostitutas especializadas en las felaciones y se distinguían por el color rojo intenso de sus labios.

Muchas prostitutas se rapaban la cabeza para luego ponerse suntuosas pelucas que consideraban que de esta forma eran muy seductoras. Se pintaban sus ojos con el khol que era una sustancia negra y que contaba entre sus elementos con plomo.

En Deir el–Medina situado a la entrada del Valle de las Reinas podemos encontrar unas ruinas que se han identificado como los restos de un burdel de grandes dimensiones y una necrópolis donde hay una zona concreta, sólo hay enterradas mujeres con hijos, esto significa que eran mujeres segregadas porque eran prostitutas que vivieron en esta ciudad.

Como dice la investigadora Lynn Meskell de la universidad de Columbia “igual que seguían al ejército, las prostitutas también iban detrás de los obreros. Donde había un asentamiento masculino, había negocio”.

La ciudad de Menfis es descrita en un poema como la ciudad del placer

Yo parto para el norte, por la galera como remero asalariado……. Yo voy a Menfis y diré a Ptah que administre justicia: ¡Dame una joven esta noche! El río es de licor, Ptah está en las rosas, Sekmet en las hojas de loto, laret en botones y Béfertum en el cáliz que se ensancha…… es la alegría que ilumina la tierra con su belleza y Menfis es una ofrenda de mandrágoras puestas ante Ptah, el de la bella cara”.
2017022012124648400
Náucartis colonia griega en Egipto fundada en el siglo VII a. C. con el permiso del faraón, tenía fama por sus prostitutas de lujo. Safo de Lesbos acusó una prostituta de la ciudad Rodopis de robar las riquezas de su hermano que era un rico comerciante como la propia Safo de Lesbos.

Como vemos, la sexualidad en el mundo egipcio estaba al orden del día y con un liberalismo mucho mayor que el actual.

EDMUNDO FAYANAS ESCUER                        Nueva Tribuna

EL ENGAÑO DELONGE: 1 PARTE

delonge-pic-585x306Finalmente, después de setenta años de negación oficial, engaño y ofuscación, la verdad OVNI se acerca rápidamente. Está llegando a nosotros, no a través de algún intrépido periodista de investigación, ni a través de los esfuerzos de filtraciones y denunciantes como Julian Assange o Edward Snowden, sino, más bien, a través del antiguo cantante de una banda de pop-punk. Esto, al menos, es lo que una gran parte de la comunidad OVNI está resuelta a creer.

Estamos hablando, por supuesto, de Tom DeLonge. En los últimos meses, el antiguo líder de Blink 182 ha recibido atención de los medios importantes por sus afirmaciones de reuniones secretas con figuras eminentes del gobierno que le han estado informando sobre lo que algunos creen que es el tema más políticamente sensible de nuestros tiempos, los OVNIS. Por probable que esto suene, sabemos que es un hecho que DeLonge se ha reunido al menos una vez este año con el director de la campaña de Hillary Clinton y el ex jefe de la Casa Blanca, John Podesta. Esto es interesante, pero quizás no es sorprendente teniendo en cuenta el público interés de muchos años de Podesta en los platillos volantes. DeLonge no es el único aficionado OVNI al que Podesta ha dedicado su tiempo a lo largo de los años. Más intrigante son las últimas revelaciones de WikiLeaks, aparentemente confirmando un diálogo entre DeLonge y el teniente general William McCasland. Comandante del Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea en la base de Wright-Patterson en Ohio, McCasland es responsable de la gestión del programa de ciencia y tecnología de más de 2000 millones de dólares que la Fuerza Aérea y está, -es de suponer-, en una posición de acceso directo a tecnologías altamente clasificadas.

Tom DeLonge primero a la izquierda, con John Podesta en el centro y entre ambos Peter Levenda
Tom DeLonge primero a la izquierda, con John Podesta en el centro y entre ambos Peter Levenda

DeLonge afirma estar en estrecho contacto con al menos diez miembros del gobierno y militares en posiciones de profundo conocimiento e influencia sobre la cuestión de los OVNIs. Es a través de estos contactos que ha sido capaz de reconstruir el rompecabezas esparcido del moderno enigma OVNI, y la imagen, dice, es chocante. Los detalles se revelarán sutilmente durante varios años a través de lo que DeLonge nos dice es un ambicioso proyecto que va a cambiar el mundo. También alimentará la cuenta bancaria de DeLonge a través de la venta de libros, música, ropa, artículos de papelería, y más . Todo esto es parte de la compañía de producción del emprendedor, To The Stars, Inc. , diseñada para “desarrollar, fabricar y directamente distribuir franquicias transmedia.” DeLonge dice que su proyecto OVNI durará “años y seguirá desarrollando su propia base de fans [y] expondrá la narrativa a través de diferentes medios. Libros, novelas, lo que sea, de una manera similar a Batman.”

Por ahora, dejemos a un lado la explotación comercial de DeLonge de un tema que él insiste es de una significación socio-política incomparable. Olvídate del asunto comercial. Por ahora, vamos a preguntar, simplemente, ¿está DeLonge diciendo la verdad? Hasta ahora, ha dado pocas razones para sospechar de un engaño voluntario por su parte. Yo, por un lado, no tengo ninguna duda de que ciertas personas en posiciones de influencia le están dando información. Si accedió a Podesta y McCasland, es lógico que haya celebrado reuniones con otras figuras en los corredores del poder, como afirma. Otra cosa es la autoridad sobre los ovnis que esos individuos puedan afirmar, así como su motivación colectiva para compartir su declarado conocimiento del fenómeno con, de todas las personas, una estrella de MTV. ¿Seguro que esto representaría una flagrante violación de la Ley de Seguridad Nacional de los Estados Unidos? No de acuerdo con DeLonge, que sugiere que ha sido elegido como la voz no oficial de un esfuerzo oficial de divulgación. Es un líder una vez más, al parecer, pero su nueva banda sufre de miedo escénico, prefiriendo actuar detrás de un velo negro.
sekret-machines-chasing-shadows-570x369
La punta de lanza del proyecto de revelación OVNI de DeLonge es una serie de libros épicos de “hechos-disfrazados-como ficción”. Un libro, Sekret Máquinas: Chasing Shadows(Máquinas Sekretas: Persiguiendo Sombras), en coautoría con el profesor AJ Hartley de la Universidad de Carolina del Norte, se ha vendido bien desde su publicación a principios de este año y ha recibido críticas positivas de los críticos. En más de 700 páginas, Sekret Machines es demasiado larga para desbrozarla completamente  aquí en este momento, pero sus temas y mensajes, combinados con los expresados por DeLonge en las entrevistas en prensa, radio y televisión, son los siguientes:

El fenómeno OVNI es real.
Tecnologías exóticas están involucradas.
Mientras que inteligencias no-humanas tuvieron su papel en la larga historia de los OVNIs, el fenómeno moderno es más el resultado de  programas humanos de investigación y desarrollo de alto secreto.
Estas tecnologías han sido ocultadas al público por razones legítimas de seguridad nacional, múltiples naciones han estado involucradas en una secreta Guerra Fría por el acceso y el control de las tecnologías ovni. Naturalmente, todo esto tiene implicaciones de largo alcance para la seguridad global.

DeLonge describe su serie Sekret Machines como:

“Un vehículo que va a permitir que algunos hombres y mujeres muy importantes en los niveles más altos oficiales dentro del Departamento de Defensa muestren la información para que la gente pueda entender todas las cosas que quieren que la gente entienda sobre este tema.”

“Esto no es sólo un libro”, dice DeLonge , “[estos infiltrados] me están pidiendo que comunique algo que ellos ven como el mayor problema de seguridad nacional que jamás haya existido”.

Es notable que el tema dominante de la narrativa transmedia de DeLonge hasta el momento es el heroísmo no reconocido de la Seguridad Nacional de los Estados Unidos. DeLonge enfatiza repetidamente en su libro, y en entrevistas, que el histórico secreto de los OVNIs siempre ha sido por un bien mayor. Los “chicos malos” eran los buenos después de todo, con nuestros mejores intereses en el corazón. Las tecnologías revolucionarias se han mantenido en secreto para nuestra propia protección. Esta es la historia que han vendido a DeLonge, y, como otros antes, él la compró. Le dijo a LA Weekly :

“Quería revertir la cínica opinión de la gente sobre el gobierno … hay gente en el gobierno haciendo un trabajo realmente heroico. Cuando la gente escuche esto, van a sentirse tan aliviados de que no sea un gran malvado gobierno secreto. Cambiará la forma en que la gente piensa acerca de nuestro liderazgo militar y de inteligencia.”

Cualquiera que sea su propósito final, parecería que el proyecto Sekret Machines no está diseñado para servirte, sino para servir al sistema y, por supuesto, a Tom DeLonge: “Acabo de anunciar mi proyecto y las preventas de las novelas subieron”, se muestra entusiasmado a John Podesta en un email filtrado de febrero de 2016.

La naturaleza y la existencia misma de programas de acceso especial no reconocidos y sin reconocimiento que funcionan sin supervisión oficial se considera generalmente una cosa nefasta, un sistema fundamentalmente antidemocrático que permite en teoría toda clase de ilegalidades encubiertas y prácticas moralmente dudosas. La historia que Tom DeLonge (literalmente) está vendiéndonos, sin embargo, está diseñada para ablandar nuestras actitudes hacia el secreto institucionalizado y para lustrar la imagen de la comunidad de inteligencia militar estadounidense.
trust_your_government_by_biozz-d4bdt5v-570x425
Recuerda las letras del famoso rap de prosecretismo de Will Smith para Men in Black, en el que nos animan a “demostrar amor al traje negro”:

“Somos tu primera, última y única línea de defensa
Contra la peor escoria del universo
Así que no nos temas,
Si alguna vez te acercas a nosotros, no te burles, somos intrépidos”

En mi libro, Silver Screen Saucers , detallamos detalladamente la historia de los esfuerzos de desinformación de los OVNIs, estableciendo un patrón claro de engaño, con los círculos oficiales utilizando a entusiastas investigadores, inconscientes o simplemente ingenuos de OVNIs y personalidades de los medios de comunicación para perpetuar una narrativa de seguridad nacional sembrada a través de la subcultura OVNI y proyectada a través de medios de entretenimiento.
Es una narrativa que sirve para justificar y sanear el secreto histórico por parte del gobierno estadounidense y las instituciones militares, y para absolver esas instituciones de lo que en el futuro puede ser considerado como actos históricos de criminalidad o de maldad. Todo lo que DeLonge ha dicho y hecho hasta ahora sobre la cuestión de los OVNIs le une de manera transparente con estos esfuerzos históricos. DeLonge reconoce una tradición de engaño del gobierno sobre la cuestión de los OVNIs, pero enfatiza: “cuando averigües por qué lo mantuvieron en secreto, estarás contento de que hayan hecho todo lo que hicieron”.

Así, la historia de DeLonge sirve potencialmente para justificar y absolver. Pero es en gran medida el subproducto de una agenda más obvia: simplemente para controlar cómo la creencia puede ser sembrada y manipulada dentro de una religión de la Nueva Era (ovnilogía), muy unida y controlable. Es un experimento que tiene un profundo potencial de guerra psicológica, tanto en el país como en el extranjero. Se trata de monitorear la difusión de las ideas para ver cómo la creencia puede ser potencialmente  bélica. El engaño DeLonge tiene todas las características de una nueva fase de un experimento estratégico en curso. La comunidad OVNI no es el objetivo, meramente un ensayo útil. Las propias declaraciones de DeLonge apoyan de algún modo esta teoría, aunque probablemente no consciente por su parte. Él dice de Sekret Machines:

“Los necesito [los lectores] para absorber la historia y seguirla … comienza a llamar a la puerta de su actual sistema de creencias y [y eso] puede o no puede cambiar esos sistemas de creencias …”

La nueva historia de Tom DeLonge no es nada nueva. Es simplemente una consolidación de las ideas existentes plantadas hace unas cuatro décadas por agentes de inteligencia militar. La información que DeLonge presenta -y presentará- no es la verdad, es su verdad (quienquiera que sean ellos). En el mejor de los casos, es una pérdida de tiempo, una distracción. En el peor, sirve como ligera propaganda en apoyo de la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Preguntado por LA Weekly lo que hace a Sekret Machines diferente de otras obras de ovnilogía, DeLonge respondió, presumiblemente con toda seriedad, “no habrá desinformación en mi proyecto”. Está seguro de esto porque está “hablando con personas de muy alto nivel”. Su respuesta es tan ingenua e ilógica como para hacer que uno se pregunte si DeLonge incluso entiende el significado de “desinformación”.

Vale la pena señalar aquí cómo DeLonge se sumergió en el mundo secreto de los ovnis. En su libro describe su viaje al círculo interior como una serie de apretones de manos oportunistas y preguntas dirigidas a las personas adecuadas en el momento adecuado. Sin embargo, para el lector exigente, es obvio, incluso desde el propio relato de DeLonge de los acontecimientos, que fue manipulado desde el principio y se le alentó a creer que estaba haciendo sus conexiones de alto nivel a través de sus propias investigaciones. Es más probable que DeLonge hubiera sido identificado como un conducto de desinformación ideal mucho antes de que él sacudiera esa primera mano (él había declarado públicamente su obsesión con los OVNIs ya en 2014 en varias entrevistas con los medios). Una persona lo introduce en la siguiente, y así sucesivamente, todo le dirige a una nueva pieza del mismo “rompecabezas”. Debo enfatizar que no estoy acusando a DeLonge de engaño voluntario. Por el contrario, estoy sugiriendo que está siendo utilizado como una herramienta involuntaria en la promoción de diversas agendas ocultas, sólo algunas de las cuales pueden relacionarse con los ovnis.

En las partes dos y tres de este artículo, contextualizaré la historia de DeLonge dentro del marco de los esfuerzos de gestión de la percepción de OVNI históricos que se remontan a los años setenta. Trazaré la aparición y el desarrollo de una narrativa clara y coherente de Seguridad Nacional sembrada por, y en los intereses a largo plazo, del aparato de inteligencia militar estadounidense. Es un cuento elaborado de tecnología exótica, alta inversión, decisiones difíciles, proezas militares y héroes no reconocidos. Es exactamente lo que quieres creer, y es preocupante lo cerca que muchos en la comunidad OVNI han llegado a aceptar como la “historia principal” (es decir, historia verdadera) del fenómeno moderno OVNI. Es una narrativa que te distrae del enigma OVNI mismo y te atrae hacia una impenetrable red de sombras, medias verdades, alegaciones y suposiciones. No nos ofrece nada más que la creencia y la inquebrantable certeza de que la “Verdad” seguramente estará alrededor de la próxima curva ciega. Es una ilusión de humo y espejos que nos tiene a todos buscando un camino, mientras que el fenómeno en sí mismo -sea lo que sea lo que represente- está en otro lugar completamente distinto, haciendo lo suyo, como siempre lo ha hecho, a pesar de todos los esfuerzos oficiales para monitorearlo y controlarlo.

Parece probable que los elementos dentro de las estructuras de poder oficiales tengan más fragmentos del rompecabezas OVNI en sus manos que el resto de nosotros, pero es extremadamente improbable que hayan logrado resolver el rompecabezas. A pesar de las apariencias y el poder de sus egos, en un universo de unos trece mil millones de años, los guardianes del secreto son monos como el resto de nosotros, buscando respuestas en los primeros años del siglo XXI en un planeta cuya tendencia dominante es la guerra. Es dudoso que el poder puedan siquiera comprender la naturaleza subyacente del fenómeno ovni, mucho menos explicarlo.

Si el oficialismo alguna vez se “sincera” sobre la cuestión de los ovnis, de inmediato deberíamos ser  extremadamente recelosos. La verdad OVNI a través de las estructuras de poder oficiales no será verdad en absoluto. Será, por necesidad, lo que esa verdad menos vilipendie e incrimine a los arquitectos del secreto. Con esto en mente, si él es, como él dice, el portavoz de los verdaderos Hombres de Negro, todos deberíamos ser muy cautelosos con Tom DeLonge.

Continuará

ROBBIE GRAHAM                       MysteriousUniverse

WETIKO, EL VIRUS PSICOESPIRITUAL QUE ESTÁ INFECTANDO A TODA LA HUMANIDAD

descargaLos nativos americanos designan la enfermedad que padece la civilización occidental como wetiko, la manifestación maligna egoica que está destruyendo nuestro planeta

Hay un término que puede ser muy relevante para lo que estamos viviendo como civilización: wetiko. Este término es usado por los indígenas nativo americanos (wetiko para los algonquin), windigo para los Ojibwa) para describir la forma de pensamiento que se desarrolla entre personas que practican el canibalismo, como si fuere el virus mental del canibalismo. Se dice que este patógeno engaña a su huésped y lo hace creer que obtener la fuerza vital de los demás (plantas, animales, personas, etc.) es una forma lógica y racional de existir. wetikoEn otras palabras es el virus del egoísmo, o lo que Paul Levy ha llamado en su libro Dispelling Weitiko, “egofrenia”, el egoísmo intrínsecamente como una enfermedad que impide reconocer la realidad de que vivimos en un mundo interdependiente, que toda la vida tiene el mismo valor intrínseco y que en realidad no existimos como egos separados.

En su libro Colombus and Other Cannibals, el historiador de la cultura nativo americana, Jack D. Forbes, describe la creencia común entre comunidades indígenas de que los conquistadores europeos estaban crónicamente infectados de wetiko. “Trágicamente, la historia del mundo en los últimos 2 mil años es, en gran medida, la historia de la epidemiología de la enfermedad del wetiko”, escribe Forbes. “El canibalismo es el consumo de la vida de otra persona para el beneficio propio”. Puede que actualmente el canibalismo no ocurra de manera literal —aunque se podría argumentar que alimentarnos de animales es una forma de canibalismo—, pero ocurre masivamente en la forma en la que se ejecuta nuestro sistema económico. Miles de millones de personas viven entregando su jornal, toda su fuerza vital, persiguiendo una ilusión, una fantasía ajena, y en el proceso entregando su riqueza a unos pocos. Podemos ver un canibalismo en la voluntad de poder de conquistar el mundo y explotar la naturaleza; en el sobreconsumo y en la extracción de todos los recursos con el fin de obtener más ganancias personales (una especie de vampirismo también de la fuerza vital del planeta). Todo esto se hace en nombre de la civilización, un argumento colectivo que es la más crasa hipocresía. Cuando le preguntaron a Gandhi que pensaba de la civilización occidental, contestó: “Creo que sería una buena idea”. Una buena idea que pese a algunos intentos no ha logrado materializarse.

Al final de cuentas el egoísmo, o la egofrenia, es un canibalismo psíquico. Decimos que es una enfermedad espiritual o psicoespiritual, porque centra toda la conciencia en una parte del cerebro e impide reconocer la profundidad de la mente, que no está constreñida sólo a un cuerpo, a la materia, es decir,  niega el aspecto espiritual del ser.  “La civilización moderna padece un extremo dominio de los aspectos racionales e intelectuales de la mente, un desequilibrio que parece desconectarnos de la naturaleza, de la empatía y de nosotros mismos”, dice Levy.

Podemos creer que wetiko es sólo una forma, más o menos supersticiosa, de imaginar concretamente nuestro egoísmo. Pero es posible que aunque sea sólo una enfermedad mental pueda también contagiarse y replicarse en otras personas, como sugiere la teoría memética de Richard Dawkins. La información en cierta forma se comporta como un organismo vivo que busca perpetuarse, lo cual logra infectando a través de las ideas y el contenido mental (genes culturales) a otros organismos. Paul Levy sugiere que el wetiko opera como un virus mental que esparce a través de nuestros puntos ciegos, de la mente subconsciente, y depende de nuestra propia ignorancia de lo que está sucediendo, es decir, de no ver que estamos siendo arrastrados por la importancia personal o la egofrenia.

pkd-300x300Levy compara el wetiko con el concepto de la Prisión de Hierro Negro del escritor Philip K. Dick. En sus visiones gnósticas Dick notó que “estamos en un tipo de prisión pero no lo sabemos”. Darnos cuenta de que estamos encerrados en una prisión que existe una especie de simulación generada por nuestra propia mente (infecta por un agente patógeno, “un falsificador del espíritu”) que se superpone a la realidad. “La Prisión de Hierro Negro es una vasta y compleja forma de vida que se protege a sí misma induciendo una alucinación negativa”.

La Prisión de Hierro Negro se replica creando a través de nosotros microextensiones de ella misma, “extendiendo su pensamiento androide (la uniformidad) cada vez más”. A lo que Levy agrega ”el pensamiento androide, esto es, pensamiento grupal robótico mecanicista (sin creatividad programada en su sistema) es uno de las cualidades de la mente tomada por wetiko”. La enfermedad opera produciendo un sentido de aislamiento e independencia, de que estamos solos aquí adentro y el mundo haya afuera es salvaje y hostil. “Wetiko nos distrae explotando nuestra tendencia habitual inconsciente a ver la fuente de nuestros problemas como algo externo a nosotros”. Dick había escrito también que creer que existe una realidad objetiva separada de la mente que lo observa sería “un terrible error intelectual”. Esto es importante porque esta creencia en un mundo objetivo es la raíz de nuestra separación —lo que sustenta un mundo dividido entre un sujeto y sus objetos— y es también el alimento que mantiene corriendo el programa del ego como una realidad absoluta.

Philip K. Dick escribió “A veces me parece que el planeta está bajo un hechizo.. Estamos dormidos o en un trance”. Dick creía que un demiurgo que había querido reemplazar la creación original divina había producido un mundo falso, una realidad espuria —pero lo había producido a través de nosotros. El demonio se había infiltrado a nuestra propia mente, al punto de hacernos pensar que es nuestra mente.  (En este sentido puede ser útil recordar la visión del budismo tántrico de que los demonios son en realidad sólo las aflicciones de nuestra propia mente que se proyectan hacia afuera).

Debido a que a final de cuentas el mundo es divino y perfecto, según Dick, el mismo demiurgo y su simulacro global —la Prisión de Hierro Negro o el mismo Wetiko— son agentes de nuestra propia evolución, la enfermedad puede ser el detonador de un estadio de conciencia, de un reconocimiento de lo que es verdaderamente esencial en la vida. Se trata de descubrir que “hay un universo detrás del nuestro, oculto en su interior”. “El mundo no es sólo una falsificación, hay más: es una falsificación, pero debajo de ella yace otro mundo, y es ese otro mundo, ese mundo del Logos, que se filtra y rompe a través”. Dick dice que podemos acceder a ese mundo sin la necesidad de un sacerdote o intermediario. Para hacerlo debemos de recordar (anamnesis) que nosotros no somos realmente egos en un cuerpo sino que nuestra naturaleza es la misma que la divinidad que hizo que se manifestará el universo en primer lugar, es decir que somos la totalidad. Es por ello que el camino —y Dick era un ferviente cristiano gnóstico— era liberarse de la importancia personal y no huir del sufrimiento consustancial del mundo, sino hacerlo sacrificio en la trascendencia del conocimiento de esta unidad divina. “Si es que existe la felicidad en el hombre, ésta viene de su renuncia voluntaria a su yo en favor de su participación en el destino de la unidad total”, escribió Dick. “El poder supremo de la compasión es el único poder capaz de resolver este laberinto”. Tenemos aquí una receta para escapar de la Prisión de Hierro Negro (de la Matrix) y al mismo tiempo de curarnos de este virus llamado wetiko.

A fin de cuentas la noción de que somos egos o seres individuales separados del mundo es sólo un meme, quizás el meme más exitoso de la historia. Terence Mckenna sugería que debíamos contrarrestar los efectos del egoísmo que estaban destruyendo el planeta esparciendo otros memes. En este sentido esparcir el meme de wetiko, tomando conciencia de su existencia, podría un poderoso remedio para tratar la psicosis colectiva que sufrimos.

PijamaSurf

LOS MISTERIOSOS ENTES DE LA DIMENSIÓN DMT

The kingdom of god is within you (dmt), de Heather McLean
The kingdom of god is within you (dmt), de Heather McLean

I El viaje

Junto con el DMT, Alice me dio una serie de indicaciones que seguí al pie de la letra. Una pieza oscura, los teléfonos apagados para evitar interrupciones. Debía sentarme en medio de la cama y colocar cojines donde dejarme caer. Tenía dos dosis y ella me recomendó que primero uno fumara y el otro cuidara y luego cambiáramos. Me explicó que, si bien no había realmente nada que pudiera pasar como para justificar la vigilancia, ésta cumplía la función de otorgarle seguridad al que fumaba, de saber que alguien lo observaba desde el más acá. Esa noche éramos Max y yo. Él dijo que quería ir primero. Fumó, tres caladas profundas, tal como nos insistió Alice y se dejó caer sobre los cojines. El olor era desagradable, como a plástico quemado. Durante treinta minutos me pareció estar frente a alguien durmiendo, con un sueño ligero (Max se aferraba del cubrecamas de vez en cuando), la respiración entrecortada como si el aire fuera insuficiente, hasta que comenzó a volver en sí. Alice nos había recomendado que cuando concluyera el clímax del viaje y volviéramos a nuestro cuerpo, algo que sucedería tras diez o quince minutos, siguiéramos recostados, que ciertas sensaciones sutiles permanecen y es una lástima perdérselas por la ansiedad de comunicar el viaje. Max continuó en silencio otros diez minutos, su respiración volvió a ser regular. Abrió los ojos, en realidad debiera decir abrió el ojo, Max sólo tiene uno, el otro lo perdió en un accidente, pues me miró con su ojo y una expresión seria, noté que lloraba, me dijo: no estoy preparado para la muerte. Max había tenido experiencias con psicodélicos antes de aquella sesión con DMT, sin embargo, habían sido dosis recreativas, nunca había experimentado una visión, como llamó a lo que le sucedió aquella noche. Le pedí que no me dijera más, pensando con ingenuidad, que el relato de su experiencia podría influenciar la mía. Yo había tenido revelaciones, con y sin psicodélicos, sin embargo, nunca había probado el DMT y no sabía qué me deparaba. Sentía temor, a pesar de haber visto a Max como si durmiera frente a mis ojos. Era temor ante lo desconocido, lo que deben haber sentido los exploradores al soltar amarras y lanzarse a altamar. Con la diferencia que ellos no sabían si volverían y yo sí. Tomamos posiciones, Max me acercó el encendedor, le pegué una calada, luego otra y entonces comprendí por qué Alice insistía tanto en la tercera, pues cuando ya llevas dos, el DMT comienza a apoderarse de tus sentidos, la realidad se fractaliza, sentí vértigo ante la rapidez e intensidad del efecto, consideré que era suficiente, pero entonces Alice, desde el recuerdo, me animaba a dar la tercera fumada. Respiré por última vez y justo antes de que mis ojos se cerraran, logré ver cómo la llama del encendedor se transformaba en una hermosa flor de fuego y luego la habitación en que me hallaba parecía sumergirse en un caleidoscopio. Cerré mis ojos y me dejé caer sobre los cojines. Un zumbido creció como si el universo fueran ondas auditivas que atravesaban un largo túnel. De pronto pude ver el túnel, brillando en colores, y yo avanzaba por él, o quizás no era yo el que se movía sino que el túnel se desplazaba en dirección contraria. No podía escuchar mi respiración, tampoco mis latidos. Llevé toda mi atención a mi pecho. Lo percibí quieto, inmóvil, sin sístole ni diástole. El túnel me dejó en el centro de un gigantesco domo de pixeles de colores. Era hermoso e hipnótico. Aunque no veía mi cuerpo, sí había un yo en el centro del domo. Frente a mí había dos enormes serpientes. La de la izquierda, un poco más grande que la otra, era macho. No se cómo lo sabía, pues se mantenía en silencio observando, pero lo sabía. La otra era una serpiente hembra y se comunicaba conmigo telepáticamente. Me invitaba a irme con ellos por un agujero de color blanco que estaba en el suelo, a unos metros a mi izquierda. Me decía que iríamos a conocer la muerte. Era una criatura seductora y obstinada que me producía sospecha como si fuera el llamado de una sirena que debía desoír. ¿Por qué habría de irme con ustedes?, les pregunté mentalmente. Me sorprendió lo poco alterada que estaba mi racionalidad, es decir, mis valores y juicios eran los mismos que antes de fumar esas tres caladas. Le dije que no estaba preparado para dejar a mis amigos y a mi familia. Ella insistía, pero tanta insistencia no hizo más que incrementar mi desconfianza. Tras mi rechazo, el domo desapareció. Volví al planeta tierra, a la habitación, mis sentidos se reactivaron con lentitud, hasta que volví a mi cuerpo en la cama, a oscuras frente a mi amigo Max que me miraba en silencio.

A pesar de haber estado en el lugar más extraño al que una droga me ha llevado, la experiencia no me pareció reveladora, no hubo epifanías, no hubo ese descentramiento de mi perspectiva en el que me suelen situar los psicodélicos, ese sorprendente y renovador abandono de los condicionamientos. Aquellos seres, insisto, me parecieron extrañísimos, pero no me enseñaron nada que pudiera serme de utilidad en el espacio-tiempo en el que vivo, no hubo un elixir que traer de vuelta del viaje. Ese no fue el caso de Max, él me contó que unos arlequines lo molestaron, no lo dejaban tranquilo y él les gritaba que se detuvieran, pero sus palabras, que veía materializadas frente a sí, se descomponían en fractales hasta perder todo sentido; no era un lenguaje útil en aquella dimensión. Al volver, Max concluyó que no estaba preparado para enfrentar su muerte, si no hago algo, esos arlequines me van a hacer papilla.

Mi falta de entusiasmo con la experiencia sufrió un severo revés al día siguiente, cuando recibí una llamada de Max. Se había pasado media noche buscando información en internet. Me dijo que eran tantas las personas que, tras la segunda fumada de DMT, veían cómo la llama del encendedor se transformaba en una flor de fuego que se expandía hasta abarcar toda la habitación, que ya tenía un nombre: el Crisantemo. Que la gran mayoría de quienes habían dado una tercera fumada, atravesaron aquel túnel de colores (otros decían que era la hélice del ADN) y luego llegaron al domo, al que también llaman el Patio de los Entes o, simplemente, la Habitación, aquella catedral psíquica donde se encontraban con ángeles, hadas, arlequines y reptiles. Muchos se comunicaban telepáticamente con los entes. Y quienes hablaban, como Max, solían ver cómo sus palabras se fragmentaban. Había quienes hablaban lenguas que les eran desconocidas pero que comprendían. Muchos desconfiaban de estos entes, sospechaban de tantas insistencias. De pronto, el viaje que habíamos tenido no parecía guardar relación alguna con nuestro yo. En distintas partes del mundo, personas de culturas totalmente disímiles decían llegar al mismo lugar y ver a los mismos entes. Aquel encuentro, que me pareció tan solo extraño y curioso, ahora se manifestaba como un misterio insondable.

La primera explicación que se me ocurrió fue que los entes que veíamos estaban dentro nuestro, es decir, eran arquetipos genéticos y el DMT era la llave que permitía acceder a su encuentro. Un viaje hasta el origen común de toda la humanidad y mucho más allá, hasta aquel momento en que no éramos más que un proto-reptil. No es del todo descabellado si pensamos que nuestro pelo y oído, nuestros dientes, la manera en que nuestra piel se compone de capas, provienen de nuestro tatarabuelo reptil. Incluso el crecimiento de nuestro cerebro comenzó durante la vida de ese proto-reptil, cuyo cerebro algunos dicen es nuestra glándula pineal. El DMT nos permitiría acceder a nuestros orígenes como vertebrados, a aquel pasado en el que éramos uno con la serpiente del paraíso; con la serpiente Apep, de los egipcios; con Vasuki, de los hindúes; con Kai-Kai y Treng-Treng, de los mapuche, etc. Tanta serpiente mítica debía tener su origen en nuestra huella genética y el DMT podía establecer ese contacto. Me parecía que esta hipótesis guardaba cierta consistencia con mi viaje pero ninguna con el de Max: no había relación alguna entre los arlequines y aquel proto-reptil.

La otra posibilidad, aún más difícil de aceptar, es que los entes se encuentran fuera nuestro y, en este caso, el DMT es una molécula que enciende un canal de comunicación con seres de otro espacio, de otro tiempo, o de una dimensión en la que no existe el entramado del espacio-tiempo. Así como el entrelazamiento cuántico permite que dos fotones o dos electrones en extremos opuestos del universo estén en perfecta sincronía, el DMT permitiría que los electrones de nuestras neuronas se entrelacen de forma inmediata con la de aquellos entes. Se que suena inverosímil, pero acaso el entrelazamiento cuántico no lo es también.

Eran hipótesis intuitivas que no satisfacían mi curiosidad. Busqué respuestas y obtuve metáforas, no certezas.

II. Las metáforas

El DMT es el principal alcaloide presente en la ayahuasca y el yopo (sustancias que trataremos en otro artículo). En el norte de Chile se han encontrado tablillas para inhalar alucinógenos con restos de DMT, ¡de tres mil años de antigüedad! Sin embargo, fue aislado en 1931 y tuvieron que pasar otras dos décadas para que alguien experimentara sus efectos y mencionara, por primera vez, un encuentro con los entes. Hoy sabemos que el DMT existe en muchas especies del reino animal y vegetal. Como señala Alexander Shulgin, el DMT está, simplemente, en casi cualquier parte que mires. Está en esta flor aquí, en ese árbol de allá, y en los animales que nos rodean. Incluso en los humanos (se ha encontrado en la sangre y en la orina). Sin embargo, aún desconocemos su función.

Una hipótesis que se repite bastante es que almacenamos DMT en la glándula pineal. El Dr. Rick Strassman, escritor del libro DMT: The Spirit Molecule (a partir del cual se realizó el documental de Netflix) y el último científico en experimentar con esta droga en humanos, sostiene que pequeñas dosis de DMT serían liberadas cuando soñamos y cuando tenemos un orgasmo; dosis más altas serían liberadas durante nuestro nacimiento y muerte. Pero no son más que conjeturas, especulaciones, pues Strassman no ha hallado evidencia de que ello sea así. De hecho, se vio obligado a abandonar sus investigaciones porque no encontró un marco científico desde el cual continuar. Strassman considera al DMT un modelador del alma e insiste en que la apertura del tercer ojo o del séptimo chakra, no son otra cosa que liberación endógena de DMT desde la glándula pineal. Incluso eso sería, precisamente, lo que habrían experimentado los profetas bíblicos: la imagen del Apocalipsis no sería más que un mal viaje en DMT. Por eso Strassman lo bautiza como la molécula del espíritu, no porque sea espiritual por sí misma, sino en cuanto herramienta o vehículo de acceso al infinito: Imaginémosla como un remolcador, una carroza, un explorador montado a caballo, algún objeto al que podamos enlazar nuestra conciencia. Nos empuja hacia mundos que solo ella conoce. Tenemos que aguantarnos firmemente y debemos estar preparados, pues los reinos espirituales incluyen elementos del cielo y del infierno, de fantasía y pesadilla. Aunque la función de la molécula del espíritu nos parezca angelical, nada nos garantiza que no se torne demoníaca.

En las antologías de viajes con DMT compiladas por Strassman y por Erowid, hay todo tipo de experiencias y explicaciones. Shaoni dice haber llegado al salón donde las almas esperan para reencarnar. Recordaba haber estado en aquella habitación antes, en una de sus transiciones. Gaspar Noé, en la película Enter de Void alude a algo parecido. El protagonista fuma DMT, es asesinado y su alma viaja hasta volver a reencarnar. El protagonista se pregunta si está muriendo o viajando en DMT. Noé recrea las luces del túnel y el mundo de colores que muchos suelen ver.

También hay relatos de viajes a lugares hermosos, encuentros con entes extraños pero inofensivos. Sin embargo, no todos son así. Hypnotica asegura que no viajó hacia un mundo desconocido sino que a uno igual al suyo pero sin vida, todo había muerto bajo un fuego apocalíptico y estaba sola, para siempre. Hasta que despertó. Ken nos cuenta que en su viaje había dos cocodrilos sobre su pecho. Me aplastaban, me violaban analmente. No sabía si sobreviviría. Al principio pensé que estaba soñando, que era una pesadilla. Pero entonces me di cuenta de que todo estaba ocurriendo realmente.

El etnobotánico Terence Mckenna es el apóstol del DMT. Cualquiera que haya escuchado psytrance se habrá topado con extractos de sus monólogos sampleados entre los beats. Mckenna destacó la doble cualidad del DMT, como el alucinógeno más poderoso conocido por el hombre y la ciencia y, simultáneamente, el más común en la naturaleza. Fue el DMT el que me dio el poder para comprometerme con la experiencia psicodélica. Me obligaba a cuestionarme qué es la realidad, qué es el lenguaje, qué es el ser, qué es el espacio y tiempo tridimensional, todas las preguntas en las que me adentré durante los siguientes veinte años. Mckenna bautizó a la flor de fuego como Crisantemo y a los extraños entes como máquinas élficas o elfos fractales o máquinas élficas auto-transformadas. Señala que es común que estos elfos reciban a los visitantes con euforia. Sostiene que se trata de coleccionistas de arte primitivo que están esperando visitas para recolectar información. Cuando la mente se encuentra intoxicada con DMT llega a un mundo desconocido que se percibe como real. No es un mundo que surja de nuestros pensamientos, nuestras esperanzas o temores; más bien, es el mundo de esos seres traviesos – sus juegos, sus sueños, su poesía. ¿Por qué? No tengo la más remota idea. Insatisfecho con sus propias conclusiones le dio a probar una pipa de DMT a un monje tibetano. Son las luces menores del Bardo, le dijo el monje, es lo más lejos a lo que puedes llegar en el Bardo si quieres volver. Luego le ofreció a un grupo de chamanes del Amazonas. Estos son los ancestros, le dijeron, son los espíritus con los que trabajamos, son almas ancestrales. Nosotros conocemos ese lugar.

En la película Naked Lunch, David Cronenberg, más que adaptar el libro homónimo de William Burroughs, recrea sus delirios al escribirlo. Allí podemos ver la presencia de estos entes, alienígenas, ciempiés gigantes y máquinas insectoides, en su formato pesadillezco. En los cincuenta Burroughs experimentó con DMT en Londres. Timothy Leary nos cuenta que en aquel tiempo Burroughs trabajaba en una teoría sobre geografías neurológicas – ciertas áreas eran celestiales, otras eran diabólicas. Era un explorador que, por adentrarse en tierras desconocidas, debía realizar un mapa de las áreas amistosas y de las hostiles. En la cartografía farmacológica de Burroughs, el DMT arrojaba al viajero a un territorio extraño y, definitivamente, no amistoso.

Alexander Shulgin, en Tihkal, considera que el DMT puede llevar a ambos territorios: Para algunos usuarios, es una conexión con un mundo vívido de magia y seres místicos. Para otros, es la oscura revelación de los aspectos más negativos de la psiquis. Y todo lo que hay entre medio.

Jon Hanna propone construir un Bestiario, una enciclopedia de entes de la dimensión DMT (una tarea que está realizando DMT-Nexus en su Lexicón del Hyperespacio). Hanna no cree que estos entes sean externos al ser humano, sino que más bien corresponden a los monstruos de la infancia; las imágenes de pesadilla de las que hemos huido desde pequeños. Así se explicaría la heterogénea, aunque constante, fauna de reptiles, insectos, arácnidos, cefalópodos, payasos, arlequines, juguetes animados y extraterrestres.

Sin embargo, existe una notable coincidencia en las acciones que realizan estos entes que no calza muy bien con la teoría que los identifica con quienes nos atormentaban en nuestra infancia. Más de la mitad de los voluntarios de Strassman aseguraban haber tenido un encuentro con entes: Una constante que se repite es la idea de que estos seres son de una inteligencia superior y que están interesados en el visitante, esperando su llegada. Su “trabajo” parece ser la realización de pruebas, exámenes y mediciones a veces incluso modificando la mente y el cuerpo del visitante. Se suelen comunicar a través de gestos, telepatía o imaginería visual. El propósito del contacto es incierto. Muchos voluntarios precedían su relato diciendo “esto no fue un sueño”.

Eso era, precisamente, lo asombroso: la sensación de que aquellos entes no eran un sueño ni una ilusión, al menos, no más que tú y yo. En mi viaje en DMT aquellos entes no me entregaron respuestas, nada que pudiera serme de utilidad; sin embargo, su misteriosa y aparentemente autónoma existencia me llenó de preguntas. Sé que volver a visitarlos será inútil, ellos no revelarán sus intenciones. Quizás algún día descubramos quiénes son.

ALAN MELLER                 DOS DISPAROS

LA POLÉMICA TEORÍA DE LOS 70 QUE EXPLICA EL DESPERTAR DE LOS ROBOTS EN “WESTWORLD”

Anthony Hopkins explica la teoría de la mente bicameral en 'Westworld'
Anthony Hopkins explica la teoría de la mente bicameral en ‘Westworld’

Para explicar el despertar de los robots en la popular serie de HBO, el personaje de Anthony Hopkins se sirve de una teoría que se hizo popular en los 70: la mente bicameral. Aunque la ficción creada por Jonathan Nolan la aplica a los androides, esta controvertida hipótesis trataba de explicar el origen de la conciencia humana. Su creador, el psicólogo Julian Jaynes, defendía que nuestro monólogo interior empieza a escucharse cuando la voz de dios deja de oírse en nuestra mente.

El artículo contiene información sobre dos escenas de ‘Westworld’ que están relacionadas con la teoría. No se desvelan los aspectos relevantes de la trama.

Un parque de atracciones ambientado en el Salvaje Oeste y  habitado por futuristas robots que se parecen inquietantemente a los humanos, que visitan las carísimas instalaciones para disfrutar de una experiencia sin límites. Aunque las duras escenas de violencia y las orgías explícitas sean lo más comentado sobre ‘ Westworld’, la serie de HBO aspira a ser mucho más que un espectáculo de tiros, sexo y muchos efectos especiales, por mucho que los tres ingredientes formen parte del menú.

De hecho, los dilemas que plantea la sucesora de ‘Juego de Tronos’ son bastante trascendentales. La ficción producida por J.J. Abrams (‘Perdidos’) y dirigido por Jonathan Nolan (coguionista de ‘Interstellar o ‘El caballero oscuro’) pone sobre la mesa una de las grandes preocupaciones sobre la inteligencia artificial: ¿qué ocurriría si los androides fueran inteligentes y, para remate,  lo supieran?

Pese a que los espectadores no conocen aún todos los detalles del alzamiento robótico que se presagia violento, el presidente de programación de la cadena ha reconocido que las teorías de los fans ( foros como Reddit están plagados de ellas) van por buen camino. No en vano, Robert Ford, uno de los creadores de ese cruel universo de ficción en el que los robóticos anfitriones han de satisfacer cualquier deseo de sus huéspedes humanos, ya ha dejado caer alguna pista después de que algunos de los androides comenzaran a sufrir alucinaciones.

El excéntrico inventor explica sucintamente a Bernard Lowe, el programador jefe, por qué los robots comenzaron a escuchar voces en su cabeza en el tercer capítulo. El personaje encarnado por Anthony Hopkins justifica que se debe a un antiguo intento por despertar la conciencia de los robots basado en la teoría de la mente bicameral. Pese a que el parque es ficticio, los creadores de la serie se han basado en hechos reales: esa teoría se hizo popular hace cuatro décadas.

LA TEORÍA DE LA MENTE BICAMERAL

Teddy y Dolores, dos de los anfitriones del parque temático 'Westworld'
Teddy y Dolores, dos de los anfitriones del parque temático ‘Westworld’

“Esta conciencia que es yo mismo, que lo es todo y no es nada en absoluto — ¿Qué es? ¿De dónde viene? ¿Y por qué?” El fallecido psicólogo y profesor de la Universidad de Princeton Julian Jaynes se hacía estas preguntas en ‘El origen de la conciencia y la ruptura de la mente bicameral’, un libro publicado en 1976 en el que presentaba la polémica teoría por la que aún hoy es recordado.

Para entonces, hacía tres años que se había estrenado ‘Westworld’ ( ‘Almas de metal’ en España), el film escrito y dirigido por Michael Crichton en el que se inspira la serie de HBO. Así que el autor de ‘Jurassic Park’ no siguió las tesis de Jaynes: en su película, era un virus informático lo que causaba el extraño comportamiento de los autómatas.

Sin embargo, Nolan ha decidido recurrir a una vieja teoría coetánea al ficticio origen del parque. En esencia, Jaynes creía que nuestro cerebro no siempre había funcionado igual. Entre el 9.000 y el 1.400 a.C., la mente humana habría tenido dos cámaras: el hemisferio izquierdo producía el lenguaje y el derecho las voces de los dioses diciéndonos qué debíamos hacer.

Por entonces, el hombre desconocía que el Pepito Grillo era él mismo (carecía de capacidad introspectiva), por lo que convivían los dos ‘yos’. “A veces siento que algo me está llamando, diciéndome que hay un lugar para mí”, confiesa la dulce Dolores, la anfitriona más antigua de ‘Westworld’, en un guiño a la teoría.

Para Jaynes, la mente de los protagonistas de ‘La Ilíada’ aún se encontraba en fase bicameral: sus acciones estaban dirigidas por los dioses que creían escuchar y sin ellas carecían de iniciativa. “ La guerra de Troya fue dirigida por alucinaciones”, afirmaba el psicólogo en su libro. A su juicio, no fue hasta la aparición de la escritura en la antigua Mesopotamia cuando se rompió la mente bicameral, los dioses se callaron y emergió la conciencia.

TAN SOLO “UNA CONJETURA”

"¿Cómo podríamos hacer un robot consciente?", se pregunta el filósofo Daniel Dennett
“¿Cómo podríamos hacer un robot consciente?”, se pregunta el filósofo Daniel Dennett

Ahora bien, ¿tiene sentido esta anticuada y extraña teoría en el siglo XXI? ¿De verdad éramos zombis hasta hace solo 3.000 años? El propio Bernard comenta en la serie que creía la hipótesis “desacreditada”. Ford le replica que lo fue para explicar la conciencia humana, pero no para hacer emerger la artificial.

“A día de hoy la comunidad científica no acepta las premisas de la hipótesis de la teoría bicameral de Julian Jaynes”, asegura Anibal Monasterio Astobiza, doctor en Ciencias Cognitivas e investigador colaborador en el Instituto de Filosofía del CSIC, a HojadeRouter.com. “ Es más una conjetura que una prueba empírica de que así es como emergió la conciencia del ser humano”, detalla el investigador, que tacha la teoría de “ controvertida” y “polémica”.

“Jaynes rechaza la conciencia como un fenómeno biológico”, ha criticado Christof Koch, reputado neurocientífico y presidente del Allen Institute for Brain Science creado por el cofundador de Microsoft. “No distingue el hecho de que ha habido una evolución en la conciencia, en la complejidad de los sistemas nerviosos en el ser humano”, coincide Monasterio Astobiza.

No es la única laguna de la teoría de Jaynes: este investigador nos explica que en realidad el psicólogo confundía la conciencia (“actividad mental de propio sujeto que permite sentirse presente en el mundo y en la realidad”, según la RAE) con la metaconciencia, la capacidad que tenemos los seres humanos de ‘hablar’ sobre nuestros pensamientos.

Pese a ello, la originalidad de la teoría de Jaynes y el hecho de que abordara una pregunta que aún hoy no tiene respuesta gozó de éxito en aquella época. La revista Time, The New York Times y algunas publicaciones científicas hablaron de su obra e incluso fue nominado al Premio Nacional del Libro en Estados Unidos.

Sin embargo, ya en aquella época surgieron los primeros detractores. Ned Block, profesor de Filosofía, Psicología y Neurociencia de la Universidad de Nueva York, escribió un artículo calificándola de “absurda”. “ Esos tipos supuestamente sin conciencia planeaban ciudades sofisticadas, monumentos, edificios y guerras, e inventaron la escritura, el embalsamiento y todo tipo de máquinas. Incluso los textos antiguos a los que Jaynes apela están llenos de enfados, venganza, planes, deseos y engaños”, señalaba este profesor.

Otros reputados pensadores no opinaban lo mismo . Daniel Dennett, uno de los filósofos que se han centrado en el estudio de la conciencia, publicó en los años 80 un artículo reformulando la teoría, y aún hoy  asegura que “había un montón de ideas buenas acechando entre la basura completamente salvaje” de aquel libro.

“Uno de los modos de formular esta pregunta (la forma en que yo suelo pensar en ello) no es ‘¿cómo llegaron los santos, las amebas y luego los monos a nosotros?’, sino ‘¿ cómo podríamos hacer en algún momento un autómata consciente en el mundo, cómo podríamos hacer un robot consciente?’”, se preguntaba Dennett. “La respuesta creo que no se encuentra en las hipótesis sobre el ‘hardware’ en particular, sino en el ‘software’”.

A juicio de Marcel Kuijsten, director de la Julian Jaynes Society, la metáfora de que la evolución a la conciencia es de ‘software’ y no de ‘hardware’ que ideó Dennett serviría para justificar al psicólogo, ya que la ruptura bicameral no sería una brusca modificación biológica, sino un “proceso aprendido”.

De un modo u otro, da la impresión de que los creadores de ‘Westworld’ se han inspirado en las palabras de Jaynes y Dennett al hacer que algunos robots de la serie escuchen extrañas voces. Eso sí, Nolan y Abrams no son los únicos fans de la oscura teoría del fallecido psicólogo estadounidense. La Julian Jaynes Society cuenta con medio millar de miembros y en 2013 organizó un congreso sobre su obra.

Scott Greer, profesor de Psicología en la Universidad del Príncipe Eduardo (Canadá), es uno de los miembros de esta organización. Aunque admite a HojaDeRouter.com que, obviamente, las investigaciones neurocientíficas no han encontrado pruebas de una mente bicameral previa al desarrollo de la conciencia, defiende que tampoco se sabe aún cómo funciona la conciencia o “incluso qué es”. Afirma que Jaynes planteó algunas de las preguntas más importantes sobre nosotros mismos. De hecho, cree que hay una parte del pensamiento del psicólogo “más fuerte” que la “infame” mente bicameral.

“Jaynes defendería que la conciencia es como ‘martillear’: se necesita un martillo, un clavo y una madera (o lo que sea), pero ‘martillear’ no se encuentra en ninguna de esas cosas. De forma similar, usamos nuestros cerebros (neuronas, neurotransmisores) para permitir la conciencia como una actividad, pero también usamos el lenguaje y formas particulares del lenguaje (como la metáfora) para comunicarnos”, detalla Greer. Jaynes defendería así que la conciencia no es una ‘cosa’, sino una actividad que se desarrolla a través de las metáforas.

Al igual que Jaynes, Bernard Lowe parece pensar que el lenguaje metafórico es una de las herramientas de la introspección en ‘Westworld’. El jefe de programación hace que Dolores lea un fragmento de ‘Alicia en el País de los Maravillas’ en el que la niña se pregunta si habrá cambiado durante la noche. Eso sí, no sabemos si la ingenua Evan Rachel Wood, rubia y ataviada con un vestido azul a semejanza del personaje creado por Lewis Carroll, capta el mensaje.

“Este aspecto de las ideas de Jaynes no parece exagerada ni obsoleta en absoluto. Por el contrario, parece muy pertinente y aplicable a estas observaciones y por supuesto a ‘Westworld’”, señala el miembro de la Julian Jaynes Society. “Es un recurso de ficción o de dramatismo […] que puede enganchar a la gente a aproximarse al estudio de la mente, pero también está ese riesgo de que perpetúen determinados clichés sobre el conocimiento de las cosas que es equivocado“, discrepa Anibal Monasterio  Astobiza.

NUESTRO MUNDO (NO) SERÁ COMO EL DE ‘WESTWORLD’

Dolores (Evan Rachel Wood) rodeada de cadáveres en una escena de 'Westworld'
Dolores (Evan Rachel Wood) rodeada de cadáveres en una escena de ‘Westworld’

¿Tendrán conciencia las máquinas en el futuro? Más allá de la polémica teoría de la mente bicameral, han sido mucho los esfuerzos por responder a esta difícil pregunta. “ Si construyes el ordenador de forma adecuada, como un ordenador neuromórfico, podría ser consciente”, ha afirmado Christof Koch , director del Allen Institute for Brain Science y uno de los mayores expertos sobre la conciencia. Este investigador pronostica que construiremos máquinas inteligentes en los próximos años, y que podrán llegar a suponer un peligro, pero no termina de entender por qué razón decidiríamos hacerlas conscientes.

“Es importante entender que el riesgo no viene de máquinas superinteligentes convirtiéndose espontáneamente en conscientes o intrínsecamente malvada y odiando a los humanos”, coincidía el profesor Stuart Russell en declaraciones a HojaDeRouter.com.

Primer firmante de una carta abierta, apoyada por personalidades como Stephen Hawking o Steve Wozniak, que reclama asegurar que las máquinas respeten los valores humanos, este experto en inteligencia artificial considera que los escritores de ciencia ficción han propugnado esas ideas “innecesarias” y “sin motivo”. A su juicio, el problema real de la superinteligencia (que no tendrá cara de vaquero del Salvaje Oeste ni pistola) es que perdamos el control sobre ella.

Cuando se trata de televisión, parece lógico considerar más atractivo un mundo misterioso y cruento en el que los robots comienzan a hacerse preguntas. ¿Llegará algún androide de ‘Westworld’ a decir aquello de “existo, porque pienso” que afirmaba uno de los autómatas del mítico Isaac Asimov? Los fans de la serie, que aún no tiene fecha de estreno para España, tendrán que esperar para comprobarlo.

CRISTINA SÁNCHEZ